Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

Klaus W. Hempfer, Anne Duprat, Cesc Esteve, Emilio Blanco, Jorge García y Josep Solervicens, La poètica barroca a Europa. Un nou sistema epistemològic i estètic, edició a cura d’Antoni L. Moll & Josep Solervicens, [Lleida & Barcelona], Punctum & Mimesi, 2009, 182 p.

Pedro Luis Críez Garcés
p. 247-249
Referencia(s):

Klaus W. Hempfer, Anne Duprat, Cesc Esteve, Emilio Blanco, Jorge García y Josep Solervicens, La poètica barroca a Europa. Un nou sistema epistemològic i estètic, edició a cura d’Antoni L. Moll & Josep Solervicens, [Lleida & Barcelona], Punctum & Mimesi, 182 p. (ISBN: 978-84-936094-9-8; Col·lecció Poètiques, 1.)

Texto completo

1En mayo de 2008, tuvo lugar, en la Universidad de Barcelona, el primer coloquio internacional del proyecto Mímesis sobre «Conceptes clau de la poètica barroca: un nou sistema epistemològic i estètic», cuyas ponencias y debates son el origen de este libro. Ambos —libro y coloquio— surgen con la pretensión de contribuir a que el Barroco literario sea definido desde sus propios parámetros, superando el legado de valoraciones prejuiciosas que dejó el Neoclasicismo. Según se explica en la introducción firmada por Josep Solervicens, se quiere acabar así con la imagen ornamental del Barroco y reivindicar los elementos epistemológicos profundos que lo sustentan.

2El volumen reúne seis artículos en los que se examinan los principios rectores de la literatura barroca (la maravilla, la agudeza, la variedad...) y su difusión en Europa. Que el campo de estudio rebasa lo hispánico queda claro desde el propio título de la publicación y se confirma en su lectura, donde los nombres de los autores teóricos con los que nos topamos son de origen francés, italiano, castellano o catalán. En consonancia con ello está la diversidad lingüística de los trabajos, de los cuales dos están escritos en catalán, otros dos en español, uno en italiano y uno en francés.

3El primer artículo del conjunto, de Klaus W. Hempfer, sirve a la vez de puerta y marco al resto, al plantear una serie de «Riflessioni sulla possibile (forma di) razionalità dell’interpretazione letteraria» (pp. 21-40). Hempfer comienza poniendo de manifiesto las limitaciones y contradicciones de las teorías que pretenden negar la posibilidad de interpretar los textos (menciona a Susan Sontag, a Wolfgang Iser o la deconstrucción postestructuralista), para concluir que, cuando nos relacionamos con ellos, la interpretación se vuelve algo ineludible. Considera que la interpretación literaria se funda en un saber cómo en lugar de en un saber qué, es decir, en un saber performativo en vez de proposicional, de actos y no de reglas. Sugiere además que es posible contemplar la interpretación como argumentación tópica, en el sentido aristotélico. Finalmente, ofrece tres máximas que deberían guiar la labor interpretativa: interpretar históricamente (evitando anacronismos), tomar el texto en su totalidad (evitando mutilaciones) y conectar los elementos textuales primariamente con el sistema literario (y solo después con otros sistemas socioculturales).

4A continuación, nos encontramos con «Mimesis et vraisemblance dans les poétiques italiennes et françaises de la première modernité (1575-1630). Éléments de perspective» (pp. 43-67), de Anne Duprat. El concepto de verosimilitud, central en las poéticas de la primera modernidad, fue ampliamente debatido en las disputas literarias del Barroco. Duprat se propone aquí estudiar las modificaciones que pudieron producir en él los debates franceses e italianos del último tercio del siglo xvi y el primero del siglo xvii, que no se pueden desvincular de las nuevas lecturas de la Poética aristotélica, en las cuales se prioriza la noción de fábula y donde la verosimilitud se impone «comme le régime même de la mimesis poétique» (p. 44). La investigadora subraya el interés pragmático de este «choix d’Aristote» por el papel que ha podido jugar en la justificación de las ficciones poéticas, así como la utilidad que una lectura barroca del texto del Estagirita tiene en nuestros días para la comprensión del funcionamiento de las ficciones literarias.

5La noción de maravilla es también fundamental en la poética barroca. Lo extraordinario, lo novedoso, lo inesperado, lo raro ocupan un lugar de privilegio en la visión del mundo y, consecuentemente, en la estética de la época. Por ello, Cesc Esteve, en «Les poètiques de la meravella a Itàlia (1550-1700)» (pp. 71-96), se lanza a hacer un inteligente rastreo que ayuda a conocer la historia y evolución de este concepto. Tras revisar las referencias a la maravilla que se encuentran en los capítulos ix y xxiv de la Poética de Aristóteles, hace un repaso a las opiniones que sobre este asunto pueden espigarse en las obras de diversos tratadistas italianos a lo largo de ciento cincuenta años, entre mediados del siglo xvi y los albores del xviii: unos de pensamiento neoaristotélico (Denores, Tasso), alguno antiaristotélico (Patrizi), otros influidos por el conceptismo (Pallavicino, Peregrini, Tesauro) o que integran conceptismo y aristotelismo (Muratori). Observamos así cómo se teorizó sobre la maravilla en relación a distintos géneros (dramática, épica, lírica) y a diversos niveles de la creación literaria (la fábula, la selección de materiales, el estilo), y cómo varió igualmente lo que se pensaba sobre sus usos y su finalidad.

6El cuarto trabajo, titulado «“Teórica flamante”: algunas notas (irreverentes) sobre la teoría de la agudeza de Baltasar Gracián» (pp. 99-118), se lo debemos a Emilio Blanco, quien se enfrenta a la Agudeza y arte de ingenio de Gracián en busca de las claves que permitan definir términos como agudeza o concepto, para acabar descubriendo que estas no se revelan por sí solas en el texto. Blanco confirma que es un libro raro «tanto si se compara con el conjunto de la obra graciana como si se mira a su contexto inmediato hispánico» (p. 99): un libro con dos redacciones que guardan entre sí diferencias considerables (ya desde el título: Arte de ingenio. Tratado de la agudeza, en 1642; Agudeza y arte de ingenio, en 1648); un tratado literario que incumple las máximas de claridad, orden y rigor inherentes al género —en parte, porque el objeto sobre el que teoriza (la agudeza) se presenta indefinible y difícilmente reductible a reglas—, pero que, con todo, ha sido de enorme relevancia para la interpretación de la poesía barroca.

7En «Reflexiones en torno al estilo lacónico: historia y variaciones» (pp. 121-147), Jorge García López realiza un análisis del estilo lacónico como seña de identidad del siglo xvii. Nos recuerda la tesis de Croll de que «el laconismo constituye una etapa fundamental de la consolidación de la modernidad, no simplemente una antigualla del barroco siglo xvii» (p. 121), e intenta demostrar que se trata de un fenómeno complejo que está vinculado con una renovación cultural profunda. Distingue varias etapas en su desarrollo: la primera abarca los dos últimos tercios del siglo xvi y se caracteriza por el anticiceronianismo y la consolidación de la propuesta estética de Justo Lipsio; la segunda comienza a la muerte del humanista belga (en 1607) y está marcada por la prosa de sus discípulos (como la del De laconismo syntagma, de Puteanus); la tercera se inicia a finales de los años veinte y consiste «en el transvase a gran escala de las propuestas literarias de la prosa culta latina a las literaturas romances» (p. 133), proceso en el que Virgilio Malvezzi se presenta como un agente esencial; el epílogo del laconismo, a finales de siglo, vendría con su asunción por parte de otros clasicismos y las polémicas suscitadas por este estilo literario.

8El último artículo —ejemplo de que la claridad expositiva no está reñida con la profundidad analítica— lo dedica Josep Solervicens a hablar de «“Remuntar de la mecànica comprensió”: la poètica barroca a l’àmbit català» (pp. 151-182). Si entendemos poética en el sentido estricto de ‘tratado literario’, el ámbito lingüístico catalán no produce ninguna durante el Barroco. Ahora bien, en su lugar, contamos con cerca de un centenar de textos poetológicos en los que se discurre sobre conceptos teóricos que permiten explicar la literatura de este periodo; Solervicens clasifica dichos textos en siete grupos: comentarios a poéticas clásicas; comentarios a creaciones literarias; tratados de retórica; historias generales de la literatura y repertorios de varones ilustres de las letras; tratados morales y opúsculos que plantean la licitud del teatro; tratados de prosodia, métrica y versificación; y, finalmente, comentarios a la propia obra literaria. Acude, así pues, a escritos de Vicent Mariner, Joan Baptista Escardó, Josep Morell, Josep Romaguera o Ricardo de Turia buscando sus reflexiones sobre el furor poético, la maravilla, la novedad, la mímesis, la verosimilitud, la teoría de las pasiones, la finalidad de la literatura, la fusión de géneros y estilos y la nueva concepción de figuras y tropos, para constatar «que es pot parlar, sense hipèrboles, d’una poètica catalana del Barroc, que les observacions que articulen els textos poetològics catalans connecten amb les poètiques italianes i castellanes, i que, tot i la diversitat d’autors i la multiplicitat textual, els conceptes que descriuen s’interconnecten i formen un sistema» (pp. 177-178).

9El tiempo y el esfuerzo que estos seis estudios exigen del lector —especialmente si este (como no es difícil) no domina todas las lenguas que se emplean en su redacción— se ven ampliamente recompensados, ya que sus autores no se limitan a repetir concepciones heredadas, sino que llevan a cabo un replanteamiento muy interesante y sugestivo de la materia que tratan. Logran, por tanto, su objetivo, expresable en una frase de inspiración barroca: que alcancemos una idea más ajustada de la idea que el Barroco tenía de sí mismo.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Pedro Luis Críez Garcés, « Klaus W. Hempfer, Anne Duprat, Cesc Esteve, Emilio Blanco, Jorge García y Josep Solervicens, La poètica barroca a Europa. Un nou sistema epistemològic i estètic, edició a cura d’Antoni L. Moll & Josep Solervicens, [Lleida & Barcelona], Punctum & Mimesi, 2009, 182 p. », Criticón, 110 | 2010, 247-249.

Referencia electrónica

Pedro Luis Críez Garcés, « Klaus W. Hempfer, Anne Duprat, Cesc Esteve, Emilio Blanco, Jorge García y Josep Solervicens, La poètica barroca a Europa. Un nou sistema epistemològic i estètic, edició a cura d’Antoni L. Moll & Josep Solervicens, [Lleida & Barcelona], Punctum & Mimesi, 2009, 182 p. », Criticón [En línea], 110 | 2010, Publicado el 20 febrero 2020, consultado el 12 agosto 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/15886

Inicio de página

Autor

Pedro Luis Críez Garcés

 

 

Universidad Complutense de Madrid

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals