Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

Cristóbal de Acuña, Nuevo descubrimiento del gran río de las Amazonas. Estudio, edición y notas de Ignacio Arellano, José M. Díez Borque y Gonzalo Santonja. Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2009. 184 p.

Fernando Rodríguez Mansilla
p. 253-254
Referencia(s):

Cristóbal de Acuña, Nuevo descubrimiento del gran río de las Amazonas. Estudio, edición y notas de Ignacio Arellano, José M. Díez Borque y Gonzalo Santonja. Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 184 p. (ISBN: 978-84-84894-45-2; Biblioteca Indiana, 16.)

Texto completo

1El caudaloso río Amazonas, desde su descubrimiento por Francisco de Orellana en 1540, ha alimentado a lo largo de los siglos la imaginación de los hombres. Durante el periodo colonial específicamente, el Amazonas fue tema constante de las crónicas y en torno a él se tejieron leyendas, pero también ambiciosos proyectos de conquista y colonización. Prueba de ello es el Nuevo descubrimiento del gran río de las Amazonas (Madrid, 1641) pergeñado por Cristóbal de Acuña, una muestra sobresaliente del género textual áureo de los memoriales, informes dirigidos a la Corona en los que se relataban los hallazgos de una expedición. De hecho, el Nuevo descubrimiento constituye parte de un conjunto de textos sobre el famoso río, en el que se incluyen capítulos destacados (que lo evocan en su grandeza y exhuberancia frente a la mirada occidental) de las principales crónicas americanas, como las de Fernández de Oviedo, Zárate, López de Gómara, Cieza y el mismo Inca Garcilaso.

2El Amazonas cobró dilatada fama por ser la supuesta ruta hacia el País de la Canela o el Dorado, región fantástica cuya riqueza fue móvil de fracasadas empresas de conquista. Esta enumeración de fracasos empieza con el de su propio descubridor, Orellana, quien tras su primer viaje intentó navegarlo a la búsqueda del reino fabuloso que manaba oro; aunque desafortunadamente para él la mayoría de su tripulación pereció en el camino. Años más tarde, el Amazonas recibiría a la expedición de Pedro de Ursúa, la misma que degeneró en la rebelión desaforada de Lope de Aguirre, cuya tiranía dejará una huella profunda en el imaginario americano y una estela literaria alargada. Mención aparte merece la leyenda de las mujeres guerreras, proveniente de la Antigüedad, que le dio su nombre al río.

3Con todos estos elementos de leyenda e historia que impregnaron al río Amazonas, queda claro que un viaje por sus aguas prometía una empresa colosal y exigía al encargado de registrarlo ser un hombre de letras, tal como lo era Cristóbal de Acuña, jesuita burgalés asentado en Cuenca, actual Ecuador, aunque con experiencia misionera en otros territorios de Perú y Chile. La expedición que recoge el Nuevo descubrimiento, llevada a cabo en 1639, fue encabezada por el capitán Pedro Tejeira y era un intento de consolidar la presencia española en riberas del río aún no exploradas en profundidad y establecer nuevas rutas de acceso (partiendo desde Quito), y a la larga comerciales, en territorios muy prometedores en términos económicos y geopolíticos. En ese sentido, el texto de Acuña se justifica por los dos móviles que animaban la exploración y conquista del Nuevo Mundo: la evangelización y la extracción de riquezas. Ambos conceptos formaban parte de la política española en América, de forma que el Nuevo descubrimiento es un llamado al valido de Felipe IV, el conde duque de Olivares, destinatario del libro, a no cejar en la exploración del Amazonas, por todos los beneficios, terrenales y divinos, que su conquista acarrea.

4Considerando los presupuestos de la expedición en la que se embarca Acuña, su obra es una mezcla de contenidos diversos: una reseña histórica sucinta en torno a los antecedentes de la empresa exploradora (desde Orellana a Tejeira, quien ya había navegado por el río, pasando por el desequilibrado Lope de Aguirre); un relato de las vicisitudes del viaje; así como una descripción hidrográfica (del Amazonas y sus afluentes) según el recorrido de los expedicionarios, que va de la mano de una descripción de las tribus que encuentran los exploradores por el camino. Las notas de Acuña, de carácter semietnográfico, en torno a estos pueblos indígenas, poseen gran valor, considerando que se encuentran entre las primeras menciones de ciertos grupos nativos amazónicos: el cronista se ocupa de temas como la vivienda, la alimentación, costumbres, rituales religiosos, etc.

5Estos elementos, imprescindibles en el formato del memorial típico, se ven enriquecidos por una mirada que, delatando su educación, abre la puerta al asombro frente a un territorio nuevo y al mismo tiempo cargado de significación mítica. No obstante, la pluma de Acuña, dentro de su propósito de veracidad en lo concerniente a la materia narrada, es prudente y se propone, por ello, brindar información de primera mano, respaldada por compañeros del viaje dignos de fiar (cuyas «certificaciones» se incluyen en los preliminares del Nuevo descubrimiento). Así, cuando Acuña menciona pigmeos, indígenas gigantes o las célebres mujeres guerreras que viven sin hombres, tiene el cuidado de declarar que son rumores y noticias que no puede refrendar con su propio testimonio, aunque no duda de que puedan ser reales. De tal forma, el cronista consigue un relato que cumple con el rigor histórico a la vez que no deja de rendir tributo al sustrato legendario que envolvió al Amazonas desde bien temprano.

6La edición del texto es pulcra, con modernización ortográfica y de puntuación siguiendo los criterios acuñados por el GRISO. La anotación filológica es exacta, sin caer en la sobreabundancia. Se edita también el Memorial presentado al Real Consejo de Indias, una especie de apéndice del Nuevo descubrimiento, que Acuña escribió tras la rebelión de Portugal (1640). En este último documento, el autor reitera los grandes beneficios que supone la conquista y control del Amazonas para el rey de España, conjugando nuevamente la política (hay que evitar que los portugueses, ahora enemigos, se apoderen del río, aliados con los holandeses) y los planes divinos (la propagación de la fe católica a los gentiles amazónicos). El volumen se cierra con un índice de los nombres de tribus anotados y una nómina de pueblos indígenas amazónicos a partir del trabajo del padre Juan Magnin en su Breve descripción de la provincia de Quito (1740), una necesaria addenda a la lista clásica de Clements R. Markham.

7La suma de todos estos elementos, amalgamados por una prosa amena y precisa, convierte al Nuevo descubrimiento en un texto de interés tanto para el especialista en letras coloniales como para el lector curioso. En un conciso a la vez que detallado estudio, los editores I. Arellano, J. M. Díez Borque y G. Santonja han apuntado con acierto los méritos de Acuña como cronista de Indias, entre los cuales hemos intentado reseñar aquí los más destacados. Más allá inclusive, esta reciente edición del Nuevo descubrimiento del gran río de las Amazonas nos recuerda que, desde mucho antes de la moda ecológica, los ríos eran considerados fuentes de vida, maravillas de la naturaleza y deidades según la tradición clásica. Solo así se comprende la emoción de Acuña cuando lo describe como «el mayor piélago de aguas dulces que hay en lo descubierto, el más caudaloso río de todo el orbe, el fénix de los ríos, el verdadero Marañón, tan suspirado y nunca acertado de los del Perú, el Orellana antiguo y, para decirlo de una vez, el gran río de las Amazonas».

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Fernando Rodríguez Mansilla, « Cristóbal de Acuña, Nuevo descubrimiento del gran río de las Amazonas. Estudio, edición y notas de Ignacio Arellano, José M. Díez Borque y Gonzalo Santonja. Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2009. 184 p. », Criticón, 110 | 2010, 253-254.

Referencia electrónica

Fernando Rodríguez Mansilla, « Cristóbal de Acuña, Nuevo descubrimiento del gran río de las Amazonas. Estudio, edición y notas de Ignacio Arellano, José M. Díez Borque y Gonzalo Santonja. Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2009. 184 p. », Criticón [En línea], 110 | 2010, Publicado el 20 febrero 2020, consultado el 15 agosto 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/15929

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals