Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

Felipe B. Pedraza Jiménez, Cervantes y Lope de Vega: historia de una enemistad, y otros estudios cervantinos. Barcelona, Octaedro, 2006. 236 p.

Francisco Sáez Raposo
p. 263-266
Referencia(s):

Felipe B. Pedraza Jiménez, Cervantes y Lope de Vega: historia de una enemistad, y otros estudios cervantinos. Barcelona, Octaedro, 236 p. (ISBN: 84-8063-811-7.)

Texto completo

1Reúne el profesor Felipe Pedraza media docena de trabajos que a lo largo de los últimos años ha dedicado a aportar más luz a la enrevesada relación personal y artística que mantuvieron dos de los más ilustres ingenios literarios de todos los tiempos: Miguel de Cervantes Saavedra y Félix Lope de Vega y Carpio. Bajo la tópica y homogénea antipatía (incluso inquina) con la que tradicionalmente se ha transmitido, se esconde un complejo entramado de fuerzas opuestas que van desde la envidia hasta la admiración, desde el orgullo a la humildad, desde la soberbia al complejo. Sus vidas paralelas se desarrollan a través de un camino jalonado por la obsesión, el rencor, la venganza, el fracaso y la vulgaridad, pero también por la grandeza, la genialidad, la elegancia, el éxito y la glorificación. Pedraza es consciente del riesgo que corre de ser seducido por el canto de sirenas al que tantos otros sucumbieron en su travesía por los mares de la leyenda lopiana y cervantina: de ahí que decida amarrarse sólidamente al mástil del desapasionamiento y de la objetividad científica. El monstruo de la naturaleza y el príncipe de los ingenios españoles descienden desde la cima del Parnaso a la arena en la que transcurre el día a día del común de los mortales de finales del siglo xvi y comienzos del xvii. Como hijos de su tiempo (de cualquier tiempo), sus relaciones personales, su propia existencia no puede dejar de ser heterogénea, poliédrica e intrínsecamente compleja.

2Abre la serie de trabajos uno dedicado, precisamente, a la evolución de esa relación y al desencuentro final en el que desembocó («Cervantes y Lope de Vega: historia de una enemistad», pp. 13-62). Cuestiones anecdóticas aparte, Pedraza establece como eje fundamental del devenir vital de ambos escritores su condición de ingenios legos, algo que asumieron con talante dispar, y señala «tres etapas y tres imágenes» que nos sirven de guía e ilustración a través del proceso: «compañeros de inquietudes poéticas, enemigos declarados y maestros mal reconocidos» (p. 20). El trato que se dispensaron fue correcto y considerado hasta que llegó el encumbramiento artístico del Fénix. Estamos en 1604, poco antes de que Cervantes entregara el Quijote a las prensas, en un momento en el que tal vez coincidieran en Sevilla. Pedraza presenta una serie de alusiones («o presuntas alusiones») que se dedicaron con posterioridad a 1605 y que delinean el ambiente literario en el que se fraguaron tanto el Quijote apócrifo (1614) como la segunda parte auténtica (1615).

3Es, precisamente, al proceso de creación de la inmortal novela cervantina a lo que se dedica el segundo de los artículos («Cervantes y Lope: a vueltas con la génesis del Quijote», pp. 63-77), que nació como homenaje al profesor Alberto Sánchez. Obviamente, una obra de la magnitud y la trascendencia del Quijote no se puede cifrar a partir de una influencia o de un interés concreto (ni de una decena, ni de un centenar): estamos ante una creación de la que se pueden identificar todas sus fuentes y ascendientes, pero todos éstos juntos no son capaces de dar cuenta cabal de ella. Lo que hace Pedraza es resaltar el posible papel que en el proceso jugaron, consciente e inconscientemente, nuestros dos protagonistas y el reflejo que de ellos se puede intuir en el texto. Desde unos planteamientos interpretativos que se adentran por los senderos del psicoanálisis, el investigador ahonda en la sugerente teoría de que detrás de la génesis de la obra subyace la sátira contra la desmesura que por aquel entonces ya exhibía un Lope obsesionado por vivir en un mundo vaciado en los moldes de su megalomanía artística y vital. Lo verdaderamente singular es que, aunque Cervantes no tuviera en mente al Fénix de manera consciente a la hora de perfilar a su personaje, otros (incluido el propio Lope) sí relacionaron automáticamente a uno con el otro y, de hecho, «no se explica de otra manera la inquina con que recibió [Lope] la obra y la virulenta reacción del Quijote apócrifo publicado en 1614» (p. 67). Pero bajo la motivación lopiana late el referente propio, el reflejo de sí mismo. «Por las venas del hidalgo manchego», dirá Pedraza, «corre la savia autobiográfica» (p. 71). Una savia convertida en hiel en el ánimo de un Cervantes resignado a aceptar una realidad en la que parece no tener cabida, a asumir una experiencia vital marcada por el sello del fracaso.

4El camino se sigue trazando desde lo particular a lo general, desde el producto literario al marco que lo propicia. Y este último, tal y como se expone en «El Quijote en la controversia literaria del Barroco» (pp. 79-129), estaba bastante agitado a comienzos del xvii. En el artículo se van entrelazando los mimbres (diversos, heterogéneos, convergentes) que originan el panorama intelectual en el que tienen que desenvolverse, prácticamente sin referencias, ambos genios. En un contexto económico pre-capitalista, se muestran determinantemente marcados por la necesidad de asegurarse el sustento por medio de una producción literaria que cada vez más va adquiriendo la forma de producto comercial. Asimismo, deben evitar perder la estimación de las élites cultas que son, a la postre, quienes certifican su aceptación o no en el canon. Se trata de un difícil malabarismo entre el hombre que debe hacer accesible su obra a un mayor número de público que esté dispuesto a pagar por verla en un escenario o leerla en un libro y el artista que debe evitar la incurrencia en un excesivo número de concesiones que le alejen de la consideración de sus pares. Es un camino de ida y vuelta de lo popular a lo culto que muestra la contradicción de dos espíritus en los que se refleja la de la época que les ha tocado vivir. Dos caracteres en ocasiones tan antagónicos construyen de la mano la literatura de la modernidad.

5De aquí en adelante los trabajos restantes se distancian del parámetro comparativo entre uno y otro escritor para centrarse en algunos aspectos espinosos de la producción literaria de Cervantes, especialmente la dramática.

6Sobre una de las principales consideraciones en las que se cifra la singularidad del arte cervantino, el realismo que impregna toda su narrativa y su impacto en la percepción que de él se tiene como creador de la novela moderna, versa «El Quijote, el realismo y la realidad» (pp. 131-162). Pedraza nos recuerda que, a pesar de que sus coetáneos leyeron con verdadero fervor Los trabajos de Persiles y Sigismunda, «fuera de esa primera etapa [de su recepción], el Cervantes que más ha interesado, mejor dicho, el único que ha interesado hasta fechas muy recientes, es el realista […]» (p. 138). Curiosamente, la idealización palpable a lo largo de toda su producción se viene reivindicando últimamente a partir del sello realista con que se la ha etiquetado. El propio Pedraza lo sintetiza de un modo eficaz: «[…] La Galatea y el Persiles han de merecer una subida valoración ya que salieron de la misma pluma que escribió el Quijote» (ibidem). El resto del artículo analiza el procedimiento empleado para conseguir la sensación de realismo recreando literariamente la realidad que observa (conceptos estos, «realismo literario» y «realidad», que, como bien se apunta, no son equipolentes contra lo que pudiera pensarse). A grandes rasgos, Cervantes lo consigue no sólo al presentar a sus personajes realizando acciones tan necesarias como dormir o comer (que, de tan mundanas, parecían no tener cabida en el ámbito literario), sino introduciendo una miríada de detalles a simple vista nimios, prescindibles, incluso imperceptibles para el lector, aunque con la capacidad de generar en su mente una impresión de verdad. Cervantes (re)crea la realidad a partir de la palabra, del uso preciso de los elementos lingüísticos y no de copiar fielmente el mundo que le rodea.

7Los dos últimos artículos se centran en la compleja y traumática relación que Cervantes tuvo con el teatro de su tiempo. El título del primero de ellos («El teatro mayor de Cervantes: comentarios a contrapelo», pp. 163-190) nos proporciona la pista de los vericuetos por los que se acercará el estudioso a las comedias compuestas por él. Le da inicio desmintiendo dos de los tópicos más extendidos en el cervantismo: el desinterés de la crítica por estas obras y el sentimiento de tolerancia que se ha querido ver destilando en su pluma. Los datos que aporta para rebatir el primero de estos lugares comunes, tanto en lo referente a estudios al respecto como a la puesta en escena de sus comedias, son contundentes, pues demuestran que tanto el rigor y la exhaustividad de unos como la cantidad de las otras superan con creces a los de cualquier otro dramaturgo del Siglo de Oro. Lo mismo sucede con la segunda consideración. Los argumentos expuestos ponen en cuarentena algunas nociones (por ejemplo, una excesiva o mal entendida modernidad) nacidas desde presupuestos anacrónicos. Como hombre del tiempo que le tocó vivir, Cervantes está inmerso en un universo ideológico determinado que le permite un margen de heterodoxia limitado. Pedraza cuestiona el rigor científico de los estudios de humanidades, ya que un mismo autor no puede ser el adalid de doctrinas ideológicas diametralmente opuestas según la época histórica desde la que se interprete. Se presentan algunas de las causas del fracaso de la dramaturgia cervantina y se lleva a cabo una interesante reflexión que vincula la excepcionalidad de algunos montajes de estas comedias, precisamente, a su grado de imperfección dramática. Otra paradoja más en el haber del alcalaíno. Y no será la última.

8Con «Cervantes frente al teatro de su tiempo» (pp. 191-216) termina el libro profundizando en la faceta de dramaturgo de éste, esta vez confrontándola con la corriente que, personalizada en Lope, se terminó imponiendo en los escenarios del Barroco. Como en otros grandes narradores, la verdadera pasión de Cervantes fue la de ver a los personajes e historias que imaginaba cobrar vida sobre un escenario. Pedraza lo ubica en el conjunto de una supuesta «generación perdida del teatro áureo» (p. 195), aquella justo anterior a la explosión de la comedia nueva, la que acometió e impulsó los tanteos que terminarían por conformarla, pero que perdieron el tren de la misma. La frustración que ello produjo en Cervantes es perceptible en los ataques que a través de varios de sus personajes dedica a las nuevas premisas dramáticas. Su adhesión a los postulados más añejos que defendían el respeto por las unidades clásicas o la atención al decoro esperable en cada uno de los personajes se antoja irreconciliable con su modus scribendi, caracterizado, precisamente, por su capacidad para quebrantar tales preceptos. Su negativa a aceptar el modelo que se estaba implantando le lleva a buscar en vano alternativas al mismo. Una última paradoja: la prosa de Cervantes, eterno dramaturgo frustrado, tuvo un impacto decisivo en la comedia nueva que tanto denostó. Ni el mismísimo Fénix pudo mantenerse ajeno a su influjo.

9Los artículos recopilados por Felipe Pedraza ayudan a tener una visión mucho más precisa y profunda sobre un periodo clave en la historia literaria de España. Un momento en el que, entre otras cosas, se produjo la conformación del teatro comercial, «uno de los fenómenos culturales más apasionantes del mundo moderno en Occidente» (p. 207). Con la complicada relación personal y creativa que mantuvieron Cervantes y Lope como trasfondo y sobre una base de rigor científico, el profesor Pedraza combina con maestría las dosis exactas de amenidad y didactismo para dar respuestas convincentes a cuestiones controvertidas. A través de planteamientos valientes que no dudan en cuestionar opiniones y consideraciones (conscientes o inconscientes) firmemente arraigadas en el dictamen académico, reflexiona sobre la figura, la obra y el contexto socio-cultural en el que se encajó la trayectoria vital y artística de estos dos iconos literarios en un ejercicio crítico verdaderamente saludable.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Francisco Sáez Raposo, « Felipe B. Pedraza Jiménez, Cervantes y Lope de Vega: historia de una enemistad, y otros estudios cervantinos. Barcelona, Octaedro, 2006. 236 p. », Criticón, 110 | 2010, 263-266.

Referencia electrónica

Francisco Sáez Raposo, « Felipe B. Pedraza Jiménez, Cervantes y Lope de Vega: historia de una enemistad, y otros estudios cervantinos. Barcelona, Octaedro, 2006. 236 p. », Criticón [En línea], 110 | 2010, Publicado el 20 febrero 2020, consultado el 15 agosto 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/15969

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals