Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

Francisco Javier Lorenzo Pinar, Fiesta religiosa y ocio en Salamanca en el siglo xvii (1600–1650). Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2010, 226 p.

M.ª Jesús Framiñán de Miguel
p. 266-271
Referencia(s):

Francisco Javier Lorenzo Pinar, Fiesta religiosa y ocio en Salamanca en el siglo xvii (1600-1650). Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 226 p. (ISBN: 978-84-7800-209-2; Acta Salmanticensia, «Estudios Históricos & Geográficos», 148.)

Texto completo

1En la Semana Santa de este año de 2010 tuvo lugar en Salamanca la presentación pública de esta monografía de carácter documental sobre las actividades lúdico-festivas que dicha ciudad conociera hace 400 años con motivo de diversas celebraciones religiosas y profanas en fechas señaladas del calendario festivo tradicional. Su autor, avezado historiador y paleógrafo de la universidad salmantina, presentaba el fruto de una exhaustiva labor de exhumación de los fondos de archivo de la ciudad tormesina, cuyo análisis muestra el conjunto de espectáculos públicos de Salamanca, y de algunos municipios aledaños, en pleno esplendor barroco. Su amplio compendio de datos revela, así mismo, la confluencia de intereses eclesiásticos, municipales y académicos en la organización y celebración de la fiesta en ese concreto espacio urbano durante el medio siglo áureo.

2Agazapado entre ese vasto panorama festivo, queda escondido un preciado tesoro para quienes se interesan en una determinada perspectiva de estudio del teatro español áureo: Lorenzo Pinar brinda la aportación documental más significativa, hasta ahora, sobre actividades dramáticas registradas en esta ciudad castellana durante el Seiscientos. Los suyos son unos valiosos testimonios inéditos y, en consecuencia, no registrados, por ejemplo, en el Diccionario biográfico de actores del teatro clásico español (DICAT), dirigido por Teresa Ferrer Valls (Kassel, Reichenberger, 2008). Espigar algunos casos llamativos es fácil; entre otros, el testamento del autor de comedias Alonso de Riquelme, otorgado en Salamanca el 8 de octubre de 1624 (pp. 198-200); o bien, el elenco completo de la compañía de Pedro Llorente, a fecha de 1615 (p. 184); o el repertorio de 50 títulos de comedias que figuran en el inventario de bienes hipotecados por Juan Jerónimo Valenciano y su cuñada, Manuela Enríquez, para poder trasladar su compañía desde Salamanca a Sevilla, datado el 9 de enero de 1625 (pp. 190-192). Y esto es sólo un “abre-bocas” o, por mejor decir, la guinda final, ya que todos estos datos se localizan en el Apéndice documental que cierra la obra (pp. 181-226). Pero empecemos por el principio.

3Las fuentes manejadas por el investigador son libros de acuerdos y protocolos notariales del Archivo Municipal y del Archivo Histórico Municipal de Salamanca, respectivamente; actas capitulares, cuadernos de fábrica, constituciones y estatutos del Archivo Catedralicio salmantino, así como libros parroquiales, libros de visita y de cofradías, como la de la Vera Cruz, procedentes del Archivo Histórico Diocesano de Salamanca; y, en menor cuantía, protocolos del Archivo Histórico Provincial de Zamora, así como algunas actas del Estudio salmanticense. La naturaleza de estas fuentes, unas veces de carácter contractual, otras reglamentista, y en otras ocasiones, intervencionista, determina la orientación del estudio, como señala el propio autor (p. 18).

4El resultado del análisis de estos materiales aparece dispuesto en una arquitectura casi de cuento enmarcado: la obra se abre con una Introducción, que sitúa el marco teórico referencial de la fiesta, con abundante apoyatura bibliográfica del siglo xxi, y se cierra con un Epílogo, que contiene una aguda reflexión sobre fiesta e intervencionismo eclesiástico. Entre una y otro discurren ocho capítulos, en buena medida organizados en torno al calendario ritual, ya sea litúrgico o tradicional. Así, un primer bloque se dedica, por este orden, a festividades de advocación religiosa; a la Navidad, centrada en las parodias sacro-profanas del obispillo; a rituales procesionales de Semana Santa; a manifestaciones lúdicas de raíz folklórica, como las celebraciones primaverales; y, finalmente, al amplio desarrollo festivo que origina el Corpus. A continuación, hallamos lo que viene a ser un segundo apartado temático, referido a otra serie de espectáculos: en primer término, a las comedias y, después, al festejo atávico de correr toros. Por último, se nos acerca a divertimentos populares como el juego de naipes, los bailes y rondallas nocturnas, banquetes festivos y hasta volatines en la Plaza Mayor.

5El tratamiento o la amplitud con que se desarrolla cada capítulo en particular es desigual, pues está determinada por «la dispar información ofrecida por las fuentes documentales», como advierte el autor al cerrar la Introducción (p. 18). En efecto, al obispillo o al juego bastan cuatro sustanciosas páginas en cada caso (pp. 43-46 y pp. 157-160, respectivamente), mientras que la Semana Santa y el Corpus Christi alcanzan las treinta y pico (pp. 47-78 y pp. 83-116, respectivamente). Pero bajo la apariencia de una «estructura final asimétrica», el diseño global de sus materiales es bien coherente, según ha quedado descrito. Se añaden cinco planos de la ciudad que reconstruyen varios itinerarios procesionales estudiados.

6El volumen se cierra con la preceptiva Bibliografía y un valioso Apéndice documental, cuyo orden, por cierto, está trastocado en el Índice, ya que primero figura el Apéndice, pero con la paginación correspondiente a la Bibliografía, y viceversa. Dicho apartado incluye 30 piezas documentales pertenecientes a cuatro ámbitos: 10 están referidas a Comedias, 10 al Corpus, 4 a Toros y 6 a «Escrituras diversas», como contratos de ministriles, de alquiler de ventanas en la Plaza Mayor, de un almuerzo de doctorado… En suma, un desfile de vida cotidiana y un micro-cosmos lúdico de antaño se despliega ante los ojos del lector-espectador de hogaño.

7El método expositivo utilizado también contribuye a ese despliegue: Lorenzo Pinar traza el relato de lo que fue la actividad festiva vivida en el espacio público de plazas, catedrales, iglesias, monasterios, calles, claustros, atrios, algunas casas particulares y ciertos lugares convertidos en cosos taurinos a la antigua usanza. Esta narración de los hechos se ilustra con extractos documentales significativos y, en nota a pie de página, se remite a la fuente correspondiente, añadiendo otros testimonios complementarios a los del hilo argumental principal. De modo que el conjunto de la información suministrada en el “cuerpo del relato” y la que se acompaña en el pie, proporciona el cuadro completo de la actividad o el regocijo estudiados en cada caso. A veces, la proporción entre ambas es difícil de resolver: con motivo de la celebración del Corpus en zonas rurales, en las páginas 100-101, la información erudita, destinada al experto, se relega al cuerpo de las notas, en verdad caudalosas aunque sumamente interesantes, mientras que el enunciado de los hechos se sintetiza en breves líneas para quien sigue el relato central. En estas notas, a veces, se acumulan tantas referencias a las fuentes (por ejemplo en la nota 106, de la p. 39), que el lector distingue mal a quién corresponde cada contrato por actuaciones de músicos y comediantas en una larga enumeración de protocolos; o hay algún desliz, como la falta de foliación en algún apunte concreto (nota 73, p. 32), si es que no se trata de un folio único; o se nota un leve lapsus de numeración: figuran dos notas 26 en la página 121. Peccata minuta en relación con el arsenal informativo manejado.

8Ahora bien, por la trascendencia del repertorio de noticias referidas particularmente a la actividad teatral salmantina, insistiré a continuación sobre el interés de esta aportación específica por encima del panorama global que el autor ofrece en torno a la fiesta, a su espacio celebrativo urbano y a su contextualización cultural y social, auténtico objetivo de su estudio. Por otra parte, el hecho de no contar con un índice onomástico que, aunque no fuera general a toda la obra, como creo que es menester, abarcara sólo el Apéndice documental, merma operatividad de consulta a esta monografía, en especial para los especialistas “teatreros”, que habrán de “vaciar” el volumen para exprimir todo su jugo noticioso.

9El Apéndice documental. Entresaquemos, pues, los datos más sobresalientes cotejándolos con la base de datos del DICAT. El primer protocolo de la serie confirma la pertenencia del representante Juan de Benavides a la compañía de Antonio de Granados, con quien firma un contrato para representar en el Hospital General de Salamanca tantas comedias como días de vacaciones de Pascua en 1613 (p. 182).

10Un interesante dato, complementario a la abundante información del DICAT en torno a la compañía de Pedro Llorente, es su elenco actoral completo a la altura de 1615, cuando representa 20 comedias en los 20 últimos días de vacaciones escolares en el citado Hospital General de la ciudad (pp. 183-184). Junto a la ya conocida vinculación de Francisco de Robles, Alonso Fernández, María de Morales (mujer del autor), Ana Cabello, Ana María, Petronila de Loaisa, Juan de Sotomayor, Antonio de San Payo, Juan Jiménez, Gaspar de Tapia y Juan de Tapia, se confirma ahora la de Luis de Toledo, Juan de Montemayor, Diego Hernández y Francisco de la Guardia; y aparece por vez primera la inclusión de Agustín Palope, Simón Aguado y Antonia de Vaca, inéditos, como digo, hasta el momento. A ellos se incorpora Bernabé de Tafalla, recitante procedente de la compañía de Fernando Sánchez Vargas, según la información que proporciona otro protocolo diferente (pp. 127-128, n. 63).

11Un llamativo conjunto de cuatro registros, dos en la sección de Comedias y otros dos en la del Corpus, se refiere a comediantas (sic), contratadas siempre en pueblos serranos o en localidades de difícil acceso para representar, cantar y bailar simultáneamente, acompañadas de músicos, identificados también en los protocolos. De un total de seis mujeres, sólo una pudiera relacionarse con la actriz homónima, correspondiente a la segunda entrada del DICAT, Ana de León. Quienes ahora salen a la luz son Mariana Pacheco, con dos registros, Juana Vázquez, María Díez Olivares y Madalena Díez. A ellas cabe añadir María Pacheco, en 1629, año bastante distante de los dos registros de actrices homónimas del DICAT, fechados en 1689 y 1673, respectivamente, por lo que a buen seguro la salmantina es otra cómica anterior, y por tanto novedosa.

12Los datos referidos a ellas se distribuyen como sigue: «hermanas, recitantes» son Mariana Pacheco y Ana de León Pacheco, contratadas en Salamanca para hacerse cargo de los primeros y segundos papeles de las comedias, y sus respectivos bailes, de las fiestas de la Visitación de Becedas (Ávila) en 1626 (p. 186). Por su parte, Mariana Pacheco vuelve a aparecer, en 1629, esta vez junto a María Pacheco, para hacer los papeles de tres comedias, y cantar y bailar «lo necesario» en la festividad de la Cruz, celebrada en la localidad salmantina de Candelario (p. 189). En ambos casos, los contratos mencionan a los músicos que las acompañan. Con motivo del Corpus, las comediantas María Díez de Olivares, que ha de «bailar y danzar de hombre», y Juana Vázquez representan tres comedias con sus respectivos entremeses en 1629, la víspera, el Jueves y el día siguiente al Corpus en Piedrahita, Salamanca (p. 211). Por último, intervienen el músico Antonio Rodríguez, su mujer, Magdalena Díez, y Ana de León para hacer dos comedias y dos entremeses, cantar y bailar, el domingo posterior al Corpus de 1629, en Vadillo de la Sierra, Salamanca (p. 212).

13También es novedoso el registro del autor de comedias Roque de Figueroa en cuanto que representa en Ciudad Rodrigo 16 comedias en el otoño de 1628 (p. 187). O la noticia del traslado de 21 personas de la compañía de Baltasar de Pinedo desde Salamanca a Zamora, a comienzos de noviembre de 1628 (p. 192), dato que complementa el registrado por el DICAT: entre el 27 y el 31 de octubre había representado una comedia sobre la Purísima en la universidad.

14El contrato de un especialista en la compañía de Alonso de Olmedo, en concreto el representante Cristóbal de Morales, para hacer el papel de gracioso, y ocuparse de bailes y entremeses, durante los años de 1621 a 1623, incluye una cláusula que le obliga a pagar al gracioso suplente, en caso de que él se ausentara de dicha compañía (pp. 194-195).

15En el otoño de 1618 se firma el contrato entre el autor de comedias Pedro Cebrián y uno de sus actores, Diego de Ávila, con los «comediantes que están en la compañía de Pinedo», a saber, Alonso de Robles, José Jiménez y su mujer Vicenta de Borja, «como músicos y para que representen lo que fuera menester», a partir del miércoles de ceniza —fecha habitual de las contrataciones— del año 1619 (pp. 198-200). Se complementaría así, o se desvelaría, el verdadero destino de este trío actoral, que según el DICAT, se encaminaba a la compañía de Melchor de León.

16Mayor relieve, como destacaba al principio, son dos perlas documentales de este estudio. La primera es el testamento de Alonso de Riquelme, otorgado el 8 de octubre de 1624, por lo que cabe presumir que falleciera en Salamanca. Además de sus penurias económicas, deja constancia de la estructura empresarial de su compañía. Cita como cobradores a Luis de Granados y Antonio de Reina (éste no registrado en el DICAT), y a otro actor asociado a Riquelme, Felipe Conte, como tenedor del libro de pagas. Se menciona también al representante Pedro García de Salinas (pp. 198-200).

17Y el segundo hallazgo es un Memorial de 50 títulos de comedias, que acompaña a un inventario de bienes materiales, como fianza de los 6.000 reales que Juan Jerónimo Valenciano y su cuñada, Manuela Enríquez, adeudaban a un sastre salmantino en enero de 1625 (pp. 190-191). Revisada la cincuentena, varios títulos no figuran asociados a la compañía de Juan Jerónimo Valenciano en el DICAT (la numeración entre corchetes es mía): El mayor prodigio [2], La morica garrida [4], La fe del gran patriarca [47], El galán del Sol [48], El poder vencido [49] y Santa Inés [15], que acaso pudiera corresponder al anónimo La rosa de Policiano, santa Inés, según el Catálogo de autores españoles del siglo xvii de Héctor Urzáiz Tortajada, (Madrid, FUE, 2002, p. 119).

18Son frecuentes las variaciones en los encabezados de ciertas piezas. Lorenzo Pinar señala La tericia de sí mesma [46] en lugar de La tercera de sí misma, obra de Mira de Amescua. Otros casos son La vitoria de las Malucas [41] por La victoria de las malvas; La hermosa Felida [21] por Hermosa Flérida, representada por Valenciano ya en 1620; Admirada quien alabáis [25], por Mirad a quién alabáis, obra de Lope. Por su parte, La vida de san Onofre [35] es San Onofre o el rey de los desiertos, cuya representación por la compañía de J. J. Valenciano, en 1621, ocasiona el incendio el Coliseo de Sevilla, como reseña el DICAT. La Dorotea sería La infelice Dorotea, mientras que Tanto celo de más como lo de menos corresponde a Tanto es lo de más como lo de menos.

19En otros casos la transmutación es mayor: La venganza de Jamoz [22] seguramente sea La venganza de Tamar, que sí figura asociada a la compañía de J. J. Valenciano, según el DICAT. Por la misma razón, El cuerdo en la prosperidad [7] sin duda es El cuerdo en palacio. Don Gregorio de Córdoba es La nueva victoria de don Gonzalo de Córdoba, escrita por Lope de Vega específicamente para la compañía de J. J. Valenciano, según el Catálogo de Urzáiz Tortajada, p. 674. Este mismo investigador señala que El auto de Siques y Cupido [39], cuyo título completo es Psique y Cupido, Cristo y el alma, de José de Valdivielso, fue representado en Sevilla el año de 1621 precisamente por la compañía de Valenciano (Catálogo, p. 644). Por otro lado, según el repertorio del empresario en el DICAT, El rey don Jaime [12] sería El rey don Jaime el Conquistador y El agravio en la lealtad [29] es El agravio y la lealtad.

20«Las comedias». Este capítulo (pp. 117-135) condensa un sinnúmero de noticias inéditas. Un numeroso grupo se refiere a contrataciones de determinados representantes con compañías concretas. Sólo en las tres primeras décadas, las más activas en cuanto a actividad teatral, pueden detectarse un total de 13 casos que aportan novedades, una vez más, respecto de los datos del DICAT.

21El primero de ellos, en octubre de 1601, corrobora el enrolamiento como representantes en la compañía de Gabriel Vaca y Pedro Jiménez [de Valenzuela], del gran autor de comedias Melchor de León y de su mujer Mariana Ortiz durante un año, de cuaresma a cuaresma, por 300 ducados. En 1602 se firman varios acuerdos para la temporada de 1603-1604. Así, el vallisoletano Pedro Valdés contrata para su compañía a Pedro de Callenueva y a su mujer Lucía de los Ángeles, representante no registrada en el DICAT. En la Navidad, Nicolás de los Ríos contrata al representante Juan de Torres, cuya identidad coincide con la tercera entrada del actor homónimo que figura en el citado Diccionario. En 1605 Alonso de Riquelme contrata, para «decorar» los papeles de su mujer, Micaela Gadea, y para representar y bailar, a Pedro de Azor. En 1606 entran en la compañía de Juan [Medrano] de Morales varios representantes: Lorenzo Tadeo —no registrado en el DICAT—, María Jiménez —cuya identidad correspondería a la segunda entrada del Diccionario—, así como Bartolomé de Barrientos y su mujer, María de la Peña, asociada por primera vez a esta compañía.

22En la década siguiente, en octubre de 1618, abandonan la compañía de Pedro Cebrián tres músicos, Alonso Robles, José Jiménez y Vicenta Borjas (sic) para pasar a la de Tomás Fernández [de Cabredo], quien, a su vez, contrata a Tomás Enríquez y a su mujer, María de la Candelaria, exactamente un año más tarde.

23En 1621, el actor Miguel Jerónimo, que provenía de la compañía de Jerónimo López, es contratado por la de Manuel Vallejo. De febrero a octubre de 1622 representa en Salamanca la compañía de Diego López de Alcaraz, quien se hace con los servicios de los representantes Santiago Arroyo, Jerónimo Sánchez, Antonio de Villagómez y Juan Montero, ninguno de ellos asociados a dicho autor de comedias. En 1623 Juan Morales Medrano (sic) contrata al comediante José del Peral, que lo había sido antes en la compañía de Andrés de la Vega. A su paso por Salamanca en 1624, un representante de la compañía de Juan Jerónimo Valenciano, Agustín de Coronel, otorga un poder para casarse con la actriz María de Salinas, perteneciente a la compañía de Alonso Riquelme, a la que todavía permanecerá vinculada un año más debido a la relevancia de sus papeles en ésta última. En 1627 Hernán Sánchez de Vargas contrata a Jerónimo de Heredia y a su mujer Catalina de Osorno, no asociada hasta entonces a dicha compañía. Mientras representa en Salamanca en septiembre de 1628, la compañía de Juan Jerónimo Valenciano contrata a Bernardino Álvarez y a su hija, junto a la pareja formada por Juan Manzano (también Juan «Manzana», según el DICAT, en años posteriores) como cantor, y por su mujer, Dorotea Sierra, para bailar. Finalmente, en 1629, Roque de Figueroa contrata a Miguel Jerónimo y a la por entonces su mujer, Isabel de Robles, quien no figura en el citado Diccionario (sí recoge, en cambio, a Isabel Hernández «la Velera» como cónyuge del famoso actor/autor).

24También interesa destacar la presencia de la compañía de «Los Andaluces» en enero de 1601 en Salamanca, en la que figura Francisca de los Ríos, esposa del recitante Bartolomé de Montiel, puesto que con esa denominación dicha compañía sólo se documentaba a partir de 1605 en adelante. Por otra parte, algunos datos referidos a vacilaciones en las grafías de ciertos nombres pueden ser relevantes. En 1611 se contrata a la compañía de Julio Balbín para representar en Salamanca 20 comedias nuevas a partir del 8 de septiembre, al que seguiría Baltasar de Pinedo los 21 días restantes de vacaciones. Pero el autor que, según el DICAT, está por Valladolid y Palencia en esas mismas fechas es Domingo Balbín, y no Julio; acaso se trate de una variante gráfica referida a la misma persona. Otro caso similar, pero éste con numerosas variantes registradas, se refiere al segundo apellido de Tomás Fernández de Cabriedes (sic), cuya presencia en Salamanca se detecta en 1610, actuando luego en septiembre de 1617 y en octubre de 1619. Y más curioso es añadir dos variantes, en un mismo documento de 1624, para el mismo autor: Juan de Torres Salcedo y Juan Salcedo Torres Hermosilla, ninguna de las cuales coincide con la entrada del DICAT de 1627, a saber, Juan de Hermosilla Salcedo.

25Mayor enjundia teatral encierran otros datos como, por ejemplo, añadir a las exiguas tres líneas del DICAT material nuevo: Juan Bautista Muñoz actúa en 1620 en Salamanca, junto a la compañía de Diego Vallejo y la de Alonso de Olmedo. De nuevo, otras tres compañías en una misma temporada se documentan en 1602, las de Nicolás de los Ríos, Melchor de León y Pedro Valdés; en 1609, las de Baltasar de Pinedo, Alonso Riquelme y Alonso de Heredia (éste último, también en 1606); en 1613, las de Antonio de Granados, Alonso Riquelme y Pedro Valdés, junto a su mujer Jerónima de Burgos (el último repetirá en 1614); en 1615, otra vez Pedro Valdés con Fernando Sánchez de Vargas (sic) y Pedro Llorente; en 1627 giran las de Andrés de la Vega, Hernán Sánchez de Vargas y José de Salazar.

26Dejo al margen la relación correspondiente a la serie de dos compañías que actúan en la misma temporada en la ciudad, o la de tan solo una por año. Como también, el rastro de las que viajan desde Salamanca contratadas a otras localidades para representar allí… o la enumeración de músicos y maestros de danzar que los acompañan. Tan sólo he mencionado lo más sobresaliente: juzgue el curioso lector y el investigador avezado el grado de interés de la monografía reseñada. Y es que, desde el testimonio del estudiante florentino Girolamo da Sommaia, entre 1604 a 1606, cuyo diario, editado en su día por la Universidad de Salamanca, proporcionaba un filón ingente de datos, no se había llevado a cabo una tarea sistemática de rescate y afloramiento de una realidad teatral sobre base documental como ésta de Lorenzo Pinar.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

M.ª Jesús Framiñán de Miguel, « Francisco Javier Lorenzo Pinar, Fiesta religiosa y ocio en Salamanca en el siglo xvii (1600–1650). Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2010, 226 p. », Criticón, 110 | 2010, 266-271.

Referencia electrónica

M.ª Jesús Framiñán de Miguel, « Francisco Javier Lorenzo Pinar, Fiesta religiosa y ocio en Salamanca en el siglo xvii (1600–1650). Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2010, 226 p. », Criticón [En línea], 110 | 2010, Publicado el 20 febrero 2020, consultado el 12 agosto 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/15981

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals