Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

Felipe B. Pedraza Jiménez y Rafael González Cañal (eds.), Francisco de Rojas Zorrilla, Antonio Coello Ochoa y Pedro Calderón de la Barca, «El jardín de Falerina». Barcelona, Octaedro, 2010. 224 p.

Alejandra Ulla Lorenzo
p. 187-188
Referencia(s):

Felipe B. Pedraza Jiménez y Rafael González Cañal (eds.), Francisco de Rojas Zorrilla, Antonio Coello Ochoa y Pedro Calderón de la Barca, «El jardín de Falerina». Barcelona, Octaedro, 224 p. (ISBN: 978-84-9921-010-0; Biblioteca Octaedro, 18.)

Texto completo

1Las comedias escritas en colaboración, durante años desatendidas por diversos motivos, han llamado de un tiempo a esta parte la atención de un sector de la crítica que empieza a ocuparse de este fenómeno artístico propio del teatro áureo español. La edición que aquí nos ocupa es, sin duda, uno de los mejores ejemplos de esta situación. Gracias a la pericia y acertada decisión de sus editores llega al lector especialista un texto fiable de El jardín de Falerina, una pieza de tres ingenios, compuesta para la corte en 1636, inédita hasta hoy y conservada en un único manuscrito del siglo xvii.

2La edición se divide en los tres apartados propios de toda edición crítica: una introducción, el texto crítico de la pieza anotado filológicamente y el aparato de variantes.

3El punto primero de la Introducción, titulado «Razones de una sinrazón», explica con precisión los motivos por los cuales esta comedia nunca se había editado hasta ahora. Como causas generales aducen los editores el inabarcable patrimonio teatral áureo y el ya indicado escaso interés de la crítica por este tipo de piezas de varios autores. Las razones particulares de su olvido son, por su parte, dos. La primera es que la comedia se escribió para los escenarios cortesanos y nunca se representó en los comerciales, por lo que no debió de llegar a las manos de libreros o impresores que pudieran editarla en partes de varios autores, siendo también verdad —la cosa es quizás más importante— que sus autores nunca la imprimieron en sus partes de comedias individuales. El segundo motivo es que existen hasta tres piezas teatrales más con idéntico título, una de Lope (hoy perdida) y dos de Calderón (una zarzuela y un auto sacramental), lo cual sin duda creó confusión entre los impresores de la época pero también, en períodos más recientes, entre los críticos que se han acercado a la comedia de los tres dramaturgos. Según explican sus editores, el interés por la esta comedia llegó, a principios del siglo xx, de la mano de los estudiosos de Rojas Zorrilla; un ejemplo señero es, sin duda, el de Cotarelo y Mori, quien se preocupó por la pieza ya en 1911; pero el texto de tres ingenios fue también susceptible de una edición crítica realizada como tesis doctoral mecanografiada y nunca editada por Rudolph Bacalski en 1972.

4El estudio de la generación dramática a la que pertenecen los autores de El jardín de Falerina, de los que se aporta una breve biografía, y sus distintivas características frente a la anterior de Lope de Vega, ocupa el segundo apartado de la Introducción («Los poetas»).

5El tercer epígrafe de la misma («Una representación palaciega») está consagrado al estudio de las condiciones que rodearon el estreno de la comedia, que tuvo lugar en palacio en enero de 1636; en aquella ocasión los espectadores pudieron ver un montaje vinculado en muchos aspectos al celebrado en el Estanque del Buen Retiro en julio del año anterior: El mayor encanto, amor de Calderón de la Barca.

6Pedraza Jiménez y González Cañal estudian, junto a la dimensión espectacular de la pieza, la literaria. El cuarto apartado de la Introducción, «Fuentes próximas y remotas», está dedicado, como ya indica su título, a las fuentes directas e indirectas de la pieza. A este respecto, los editores llaman la atención sobre la importancia de la materia caballeresca en los escenarios cortesanos ya desde las fiestas de Aranjuez de 1622, aunque precisan que especialmente relevantes fueron aquellos textos literarios que narraban las hazañas de los paladines de Carlomagno, tal y como habían hecho Boiardo y Ariosto en el Orlando enamorado y el Orlando furioso, fuentes inmediatas, pues, de El jardín de Falerina de nuestros tres ingenios y de otras comedias áureas. Un análisis del texto de la pieza permite a sus editores demostrar que la comedia se escribió, como en otros muchos ejemplos, sobre una lectura fragmentaria de dichas fuentes o bien empleando el típicamente barroco procedimiento de la variatio. El minucioso estudio de los dos motivos literarios principales de la comedia es lo que los lleva a esta conclusión. En primer lugar, está el del jardín fantástico, cuyo modelo inmediato es Boiardo pero entremezclado en la comedia con episodios concretos de la mitología clásica y elementos procedentes de obras dramáticas anteriores, como, por ejemplo, la isla de Circe de El mayor encanto, amor o de Polifemo y Circe. El segundo motivo, la locura de Orlando, está, por su parte, tomado del Orlando furioso, pero ampliamente influenciado por el romance de Góngora titulado «En un pastoral albergue...».

7El siguiente apartado de la Introducción («Los personajes y la trama») está destinado, en primer lugar, al análisis comparativo de los personajes de la comedia con respecto a los de las fuentes indicadas. Por su parte, la cohesión argumental que se observa en la comedia, a través de la trabazón de las dos acciones principales, lleva a los editores a afirmar que las tres jornadas de la comedia se compusieron de manera Sucesiva.

8El análisis de la escenografía, las tramoyas empleadas y la función que adquirió la música en la primera representación ocupan el sexto apartado («Tramoya, música, espectáculo y poesía»). Dicho estudio está realizado a partir del propio texto de la pieza y, especialmente, mediante las acotaciones, pues no se conservan otros documentos que hagan referencia al estreno.

  • 1 NDLR (Marc Vitse). Los editores de El jardín de Falerina no acompañan su «Sinopsis métrica» de ning (...)

9Le sigue a éste un apartado («Bibliografía comentada») que contiene las referencias bibliográficas más relevantes para la redacción de la introducción. A continuación se sitúan los «Criterios de edición», en donde se indica, por una parte, el texto base empleado —el del manuscrito 17.320 de la BNE— y, por otra, se consignan cuestiones referidas a la modernización del texto y su puntuación. En estas líneas se avisa al lector sobre el uso de la edición de Bacalski en comparación con la aquí reseñada, cuyas diferencias quedan recogidas en el aparato crítico. Se indica, asimismo, la bibliografía empleada para las notas filológicas, integrada por las fuentes literarias de El jardín de Falerina y ciertos recursos habituales como son el diccionario de Autoridades y el de Covarrubias; otras referencias bibliográficas —las particulares a obras de uso menos frecuente en el trabajo de anotación— quedarán consignadas en el cuerpo de las notas, entorpeciendo, quizá, la lectura de las mismas. El apartado final que cierra la Introducción recoge la «Sinopsis métrica» de las tres jornadas de la comedia, con un resumen de los porcentajes de las estrofas empleadas en cada jornada1.

10Tras la Introducción se encuentra el texto de la comedia editado con su correspondiente anotación filológica situada a pie de página; en ella los editores reconstruyen con precisión el horizonte de recepción de un lector o espectador ideal del siglo xvii. Las notas recogen así magníficas explicaciones referentes a elementos escenográficos; también en ellas se descifran las posibles alusiones mitológicas que aparecen en la comedia; se explican lugares geográficos; quedan apuntados los tópicos y otras alusiones literarias, además de aquellos casos de intertextualidad con otras piezas teatrales de los mismos autores o de otros; se desgrana minuciosamente la construcción de cada uno de los personajes y su relación con la fuente; se señalan y parafrasean pasajes complicados sintácticamente y se resuelven problemas léxicos. La anotación incluye, finalmente, cuestiones relacionadas con el manuscrito, como pasajes atajados o tachados, lecturas dudosas o rasgos propios del copista. Al final de la edición, no obstante, se echa en falta un índice de voces anotadas.

11En las últimas páginas se sitúa el aparato crítico, en el que se recoge, en primer lugar, una descripción bibliográfica del manuscrito —el primero de los testimonios— y los datos bibliográficos de la edición de Bacalski, tratada aquí como el segundo testimonio. En el aparato crítico, luego, queda consignada la lectura escogida en el texto editado; al lado, en abreviatura, el testimonio al que pertenece, normalmente el manuscrito, por ser el texto base; y, a continuación, la lectura de la edición de Bacalski si es que no coincide con la del manuscrito. En ocasiones, sin embargo, los editores se ven obligados a enmendar el propio manuscrito cuando aparecen errores o erratas; para estos casos, a veces se toma la lectura ya escogida por Bacalski en su edición y, otras, se aporta una nueva lectura. Todos los cambios y correcciones sobre las lecturas del manuscrito quedan debidamente explicadas, en letra cursiva, en las notas que siguen a cada una de las variantes. Quizás en algunas variantes las explicaciones de ciertas erratas o de cambios de puntuación sobre la propuesta por Bacalski resulten, por obvias, demasiado prolijas.

12Estas mínimas objeciones no empañan en ningún caso la pulcritud y coherencia con que se plantea la edición —también elaborada en colaboración, como la comedia— de este Jardín. La relevancia del trabajo de Pedraza Jiménez y González Cañal viene dada, en primer lugar, por el hecho de hacer llegar al lector una pieza dramática hasta ahora olvidada, y que, por su peculiar modo de composición, pudiera entrañar dificultades editoriales; si a ello se suma la maestría y buen hacer que sus editores demuestran en cada párrafo de la introducción, en cada pasaje desentrañado en las notas y en cada variante explicada, el resultado no puede ser otro que una magnífica edición con la que, indudablemente, se avanza un paso más tanto en el estudio de la comedias compuestas por varios ingenios, como en la construcción de un corpus teatral áureo al que se pueda acceder en ediciones críticas fiables.

Inicio de página

Notas

1 NDLR (Marc Vitse). Los editores de El jardín de Falerina no acompañan su «Sinopsis métrica» de ningún comentario. Pero su excelente labor editorial nos ofrece la posibilidad de contemplar una caso raro, hasta rarísimo (¿excepcional?), de una alternancia de romances asonantados u-o / u-a en el diálogo que mantienen Selenisa y Falerina en la primera jornada (vv. 49-240). Se trata de un uso muy original de la variación versal propia del sistema polimétrico característico de la Comedia, un ejemplo más que habrá que integrar en el tan deseado libro general que queda por escribir sobre la versificación del teatro áureo. Añadamos que la presentación indiferenciada de todos los cambios métricos en dicha «Sinopsis métrica» no sólo dificulta una percepción inmediata de la esencial unidad dramática de la escena anteriormente mencionada (vv. 49-240), sino que deja al lector con menor criterio para hacer la distinción entre las formas englobadoras y las formas englobadas (son formas englobadas las décimas de los vv. 299-348 y 1617-1646, las canciones de los vv. 1757-1761 y 1790-1804 y la tercerilla de los vv. 2395-2397). Véanse sobre las formas englobadas los estudios de Fausta Antonucci y Marc Vitse incluidos en el volumen Métrica y estructura dramática en el teatro de Lope de Vega, ed. Fausta Antonucci, Kassel, Reichenberger, 2007, así como mis observaciones recientes en «Partienda est comoedia: la segmentación frente a sí misma», Teatro de palabras, 4, 2010, pp. 19-75.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Alejandra Ulla Lorenzo, « Felipe B. Pedraza Jiménez y Rafael González Cañal (eds.), Francisco de Rojas Zorrilla, Antonio Coello Ochoa y Pedro Calderón de la Barca, «El jardín de Falerina». Barcelona, Octaedro, 2010. 224 p. », Criticón, 110 | 2010, 187-188.

Referencia electrónica

Alejandra Ulla Lorenzo, « Felipe B. Pedraza Jiménez y Rafael González Cañal (eds.), Francisco de Rojas Zorrilla, Antonio Coello Ochoa y Pedro Calderón de la Barca, «El jardín de Falerina». Barcelona, Octaedro, 2010. 224 p. », Criticón [En línea], 110 | 2010, Publicado el 20 febrero 2020, consultado el 15 agosto 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/15996

Inicio de página

Autor

Alejandra Ulla Lorenzo

Universidade de Santiago de Compostela

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals