Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros139PrólogoLas representaciones políticas de...

Prólogo

Las representaciones políticas de los lugares de paso pirenaicos: trascendencia del asunto para los Habsburgo de España

Olivier Caporossi
p. 11-23

Resúmenes

Las relaciones entre el compuesto que formaba la monarquía de los Habsburgo y sus periferias pirenaicas han de enfocarse desde el contexto bélico del siglo xvii. La desaparición del frente de catolicidad, con el cual seguía identificada la frontera hispano-francesa en el siglo xvi, se acompañó de una militarización de los pasos fronterizos. Los lugares de paso pirenaicos vinieron a ser la puerta de entrada de los flujos de falsa moneda y de contrabandos de todo tipo, renovándose así la conflictividad con Francia.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 12/05/2020; accepté le 28/06/2020

Texto completo

Introducción: el centro y la integración de las periferias en un contexto bélico

1Los Pirineos, a pesar de su alejamiento de los centros de decisión de las monarquías francesa y española, se convirtieron en la Edad Moderna en el objeto de sus rivalidades, obligando a cada una de las monarquías contrarias a involucrarse política y militarmente en esas fronteras periféricas. Dicho interés, bien se estudie desde el punto de vista de la integración de los enclaves pirenaicos, o desde el de su autonomía, incluso desde el de su resistencia, demuestra el papel de la frontera pirenaica en la construcción de las instituciones de la monarquía hispana. Desde la Paz de Vervins en 1598 y hasta la Guerra de Sucesión Española (1700-1713), los Borbones y los Habsburgo estuvieron en una situación de rivalidad, las más veces envueltos en conflictos violentos, en particular durante la guerra de 1635-1659, si bien los enfrentamientos militares directos resultaron más bien escasos, exceptuando el fracaso francés en Fuenterrabía (1639) y durante la Guerra de Cataluña (1640-1658). La frontera política entre las dos monarquías no varió mucho, dejando aparte la pérdida de Rosellón y Cerdaña por España en el Tratado de los Pirineos de 1659. Tal vez convendría hablar de fronteras en plural: fronteras políticas entre los distintos territorios transpirenaicos, fronteras fiscales señaladas por puestos aduaneros (tablas de Navarra) y fronteras jurídicas de las distintas comunidades que constituyeron el espacio pirenaico. La afirmación de soberanía de la monarquía española sobre las estribaciones pirenaicas no fue solo militar y política sino igualmente fiscal. Se trataba de controlar los flujos tanto de mercancías como de hombres. La emigración ‘francesa’ del Sudoeste a las Provincias Vascongadas, a Navarra, Aragón y Cataluña (artesanos, trabajadores especializados, mercaderes) era esencial a la economía de dichas tierras. El mismo comercio transpirenaico sufrió algunos cambios. El eje Pamplona-Bayona sustituyó al de Pamplona-San Sebastián, sobre todo después de 1650.

2La imagen de la frontera pirenaica como frente de la catolicidad que servía de rechazo al enemigo francés, siempre sospechoso de herejía protestante, cohabitaba en la mente de las élites de la Corte con la idea de unos lugares de paso que podían constituir otros tantos nudos viarios y caminos que controlar. Los lugares de paso de la frontera pirenaica representaban tanto puertas de entrada hacia los territorios periféricos de la monarquía hispana, verdadera zona de amortiguación que defendía el acceso a Castilla, como puertas de salida para cuantos amenazaban el orden social de la península (moriscos, extranjeros, protestantes, contrabandistas y bandoleros). Esta visión de los lugares de paso en las representaciones políticas y jurídicas de la Monarquía católica y de las élites de la Corte es la que se trata de cuestionar aquí.

La desaparición progresiva del frente de catolicidad

  • 1 Tucoo-Chala, 1961, pp. 132-133.
  • 2 Sobre un total de 238 causas para el periodo de 1570 a 1610. Ver Bombín Pérez, 1997, p. 106.

3La presencia protestante en el Condado de Fox y en Bearne desde el siglo xvi convertía a la frontera pirenaica en una frontera religiosa, un verdadero frente de catolicidad para los partidarios de la Reforma Católica. Presionado por el clero, Luis XIII restauraba en 1617 por un edicto de mainlevée el culto católico en Bearne, exigiendo la restitución de los bienes eclesiásticos incautados por los protestantes durante las Guerras de Religión (1561-1598). Esta decisión dividió los Estados de Bearne entre una mayoría protestante y una minoría católica, negándose el consejo soberano a registrar el edicto. El rey, al mando de un ejército de 20 000 hombres, entró desde 1620 en Bearne sin encontrar la menor resistencia. Obligó al consejo soberano a registrar su edicto de mainlevée y, después de suspender los fueros de Bearne, le impuso otro edicto que proclamaba la unión de Bearne y Baja Navarra a Francia bajo el pretexto de defender esos dos territorios contra una eventual influencia extranjera. El consejo soberano y la chancillería de Navarra instalada en Saint-Palais fueron reunidos para formar un único ‘parlamento’ en Pau1. Esta integración de Bearne y Baja Navarra dentro del marco de la soberanía de la monarquía francesa acababa con el proyecto de un estado hugonote soñado por Juana de Albret en 1571. La promoción de los nuevos parlamentarios de Pau mediante el bautismo católico y más adelante la prohibición del protestantismo y su represión por Luis XIV después de 1685 y 1686 —que impulsó a los pastores protestantes y a los que se negaban a convertirse a salir del país por los montes para ir a Inglaterra vía el puerto de San Sebastián— permitía asentar la soberanía del rey de Francia mediante la unidad religiosa. Le libraba a la monarquía hispana de la amenaza protestante que pesaba sobre parte de sus fronteras pirenaicas, aplacando por vía de consecuencia la vigilancia ejercida por la Inquisición sobre los franceses, una vigilancia que ya venía declinando desde finales del siglo xvi. Así pues, el tribunal del distrito de Logroño, que incluía al País Vasco y a Navarra observó un descenso significativo de procesos por luteranismo entre 1591 y 1610, pasando de 55 causas a 92. Tenemos por ejemplo solo a dos franceses perseguidos en 1602, ambos reconciliados y condenados a estudiar la doctrina católica en un convento.

4La desaparición progresiva del peligro hugonote se debe relacionar en el caso de la monarquía española con el problema morisco. El aplastamiento de la revuelta de los moriscos del Reino de Granada (1568-1571) había impelido a Felipe II (1556-1598) a desterrar parte de ellos diseminándolos por toda España para que se integraran en la sociedad de cristianos viejos bajo la tutela de la Inquisición. Entre 1602 y 1604 se descubrió una correspondencia secreta del gobernador protestante de Bearne con unos moriscos de Valencia quienes proponían reconocer la soberanía de Enrique IV a cambio de un apoyo a su alzamiento. A principios del siglo xvii, el fracaso de la integración y los supuestos lazos con el bandolerismo aragonés llevó a Felipe III a decretar la expulsión de los 300 000 moriscos de España (1609-1614). La expulsión de algunas familias moriscas de Navarra y Aragón no pudo llevarse a cabo sino por los puertos pirenaicos y precisó una intervención militar entre junio y septiembre de 1610. La negociación tratada entre el gobernador de Bearne, el Duque de La Force y el Marqués de Aitona, virrey de Aragón, permitió hacer pasar a 10 000 personas por la carretera de Jaca-Canfrán-Somport a cambio de pagar un tributo de 10 reales por persona mientras el ejército español, instalado en Canfrán, estaba encargado de quitarles el oro que pudieran transportar hacia Francia. Otra parte de los moriscos aragoneses fue expulsada por Navarra, siguiendo la ruta de los moriscos de Navarra expulsados, escoltados en su destierro por los soldados del virrey por Vera y Burguete hacia la carretera de Bayona (9625 personas), no sin haber sido despojados antes (un ducado por morisco que viajaba a Bayona).

5Pero desde los lugares de paso montañosos venía bajando otro peligro religioso para la sociedad de los cristianos viejos: la brujería que amenazaba con propagarse por toda la península. Los inicios del siglo xvii representan un verdadero giro para la frontera religiosa pirenaica. Al tiempo que la ‘amenaza’ protestante y la morisca se iban esfumando, la Inquisición se volvió contra la brujería de las montañas. Pedro de Valencia (1555-1620) relató en su Suma de las relaciones de Logroño que

  • 3 Pedro de Valencia, 1997, p. 106.

el vicario de la villa de Vera, por estorbar que no llevasen los niños al aquelarre, metió a dormir en su casa más de cuarenta de ellos, y los exorcizaba y les echaba agua bendita, con lo cual no los podían llevar, y andaban los brujos invisibles alrededor y encima del tejado, riendo y haciendo ruido3.

  • 4 Henningsen, 1983, p. 19.

6La actividad del tribunal del Santo Oficio de Logroño cobraba al tiempo un nuevo impulso en la represión de la brujería de los montes vascos y navarros: 2000 reos, y 5000 sospechosos. Según el historiador Gustav Henningsen, la sola persecución llevada a cabo en la primavera de 1611 permitió a los inquisidores descubrir 162 brujos en Fuenterrabía, 84 en Rentería, 230 en Lesaca, 187 en Vera, 82 en Echalar, 124 en Zugarramurdi y Urdax, 84 en Yanci etc.4. Pero la acción del inquisidor Valle se vio rápidamente limitada por el envío de los comisarios del Consejo de la Inquisición en 1612 quienes, poco convencidos por la realidad de una amenaza de brujería, pusieron término a la represión. La verdad es que los autos de fe de Logroño consolidaron la soberanía del rey católico sobre aquellos territorios montañosos y lejanos. La negociación de las bodas de Luis XIII con la infanta de España, Ana de Austria, exigía de allí en adelante pasar a otra cosa.

7El declinar programado de la frontera religiosa cuyos presuntos peligros para la comunidad cristiana habían legitimado la intervención de los poderes soberanos a expensas de las autonomías locales, no ponía fin a la frontera política y militar.

La militarización de los pasos fronterizos

8Frente a la nueva atención a la frontera pirenaica en la estrategia de defensa y de aumento de los Borbones, marcada por un nuevo interés por sus fortificaciones de Fort-les-bains, Bellegarde, Mont-Louis, Navarrenx, Perpiñán, San-Juan-Pie-de-Puerto, verdaderas señales patrimoniales de la soberanía francesa sobre las marcas pirenaicas, los Hasburgo reforzaron el glacis militar con las plazas de Fuenterrabía, Pamplona, Burguete, etc. Dos sistemas de fortificaciones y de guarniciones militares estaban enfrente uno de otro para controlar la salida de los valles pirenaicos y sus pasos. Daban cuenta del empeño militar un conjunto de fortificaciones y la presencia de una guarnición. En cuanto al virrey de Navarra, este era un jefe militar que controlaba las tropas reales presentes en el reino, pero también mandaba la guarnición de Fuenterrabía.

9También había que contar con las milicias locales que se podían movilizar en caso de invasión extranjera, cuyo peligro se hizo más concreto para el Conde-Duque de Olivares ya desde 1625. Según Diego de Silva y Mendoza:

  • 5 Silva y Mendoza, Diego de Silva y Mendoza, conde de Salinas y marqués de Alenquer, Cartas y memoria (...)

Los rumores de guerra a que las armas francesas han dado principio en Italia dieron también ocasión a que su Majestad os mandase escribir por el Consejo de Aragón que, como duque de Híjar y conde de Belchite, estuviese prevenido para lo que el tiempo y las ocasiones pudiesen dar de sí; a que parece que obliga particularmente la parte en que, por el Principado de Bearne, confina Aragón con Francia5.

  • 6 Silva y Mendoza, Diego de Silva y Mendoza..., p. 422.

10El consejero del rey Diego de Silva y Mendoza, conde de Salinas, hizo un balance en abril-mayo de 1625 para la frontera francoaragonesa, en respuesta a los temores del rey y de su privado. Efectivamente, él reconocía lo siguiente: «he querido haceros la descripción y relación siguiente de sola la parte cuya defensa toca a Aragón, y lo que en razón de ofensa pueden hacer por ella misma los aragoneses»6. Dicho de otra manera, traía a colación las capacidades de defensa de las distintas comunidades aldeanas, el estado de los caminos para el transporte de las tropas de a pie y de a caballo, y para la artillería. Estimaba en 5350 el número de hombres armados movilizables en los montes aragoneses para defenderse contra una eventual invasión francesa. La frontera estaba constituida por una serie de lugares de paso cuya cantidad necesaria en hombres para asegurar su defensa contra los franceses había calculado él.

11El paso de la frontera francoaragonesa en 1625 según Diego de Silva y Mendoza

Lugares de paso (pasos)

Puestos aduaneros (puertos)

Defensa (recursos humanos)

Valle de Ansó

Petrechema

50 hombres

Valle de Hecho

La Peña de la Forca

50 hombres

Valle de Aragüés

Aragüés

50 hombres

Valle de Aisa

La Garganta de Aisa

60 hombres

Valle de Canfrán

Santa Cristina

50 hombres

Valle de Tena

Sallent

550 hombres

Valle de Broto

 

80 hombres

Valle de Vió

 

200 hombres

Valle de Pitao

Puértolas

200 hombres

Valle de Ainsa

Ainsa

100 hombres

Valle de Gistau

Aura, Loron y Claravida

50 hombres

Valle de Perdiguera

 

150 hombres

Valle de Benasque

Alba

200 hombres

Valle deArán

Arán

300 hombres

12Los lugares de paso pirenaicos se describían en función de las posibilidades que su topografía proporcionaba como defensa natural o como obstáculo para los invasores. Así pues, Diego de Silva y Mendoza podía afirmar que:

  • 7 Silva y Mendoza, Diego de Silva y Mendoza..., p. 432.

El paso del Portalet (mirado por la parte de Aragón) es en forma de portal con una puerta en medio y troneras que hacen frente a Aragón, y se defienden por la parte de Francia; y ganando esta puerta por las espaldas queda franca para Aragón e impedida a los franceses. Fórmase el paso del Portalet entre una peña inaccesible y un río profundo, y una legua de tierra por medio, sobre la cual está el dicho portal y puerta de madera7.

13Según él, una ofensiva española contra Bearne implicaba según él hacerse con todos los pueblos de los valles de Aspe, de Ossau y Lavedán, Baretous y Barèges para ahuyentar a sus habitantes hacia las montañas antes de que les diera tiempo para armarse y concentrarse. También apuntaba el número de casas de cada pueblo o ciudad que controlar: por ejemplo, 70 en Laruns, 30 en Sévignacq, 300 en Arudy, 800 en Olorón etc. La defensa de estos la estimaba débil: 20 hombres armados para el Valle de Ossau. La ruta a Bearne quedaba pues abierta.

14El interés estratégico que representaba la frontera pirenaica en el siglo xvii era tanto militar y político como fiscal. Los soldados más presentes eran los guardas de los puestos aduaneros («puertos» o «tablas»), cuya administración se podía arrendar. Pero los puestos aduaneros no estaban todos concentrados en los caminos de la sola frontera pirenaica. Estaban repartidos por las distintas fronteras de cada reino o provincia, desde Guipúzcoa hasta Navarra, Aragón y Cataluña. Al sur de estos territorios, unos puestos aduaneros controlaban el comercio con Castilla. En cada puesto aduanero, un escribano llevaba el registro de las mercancías declaradas o embargadas y un capitán mandaba una tropa de guardas capaces de intervenir a caballo contra eventuales contrabandistas. En 1632, la justicia navarra persiguió a una cuadrilla de 5 bandidos que despojaban a los viajeros en el paso de Velate, por la parte montañosa y desértica de la carretera que comunicaba a Pamplona con el valle de Baztán, a quienes consideraba como:

  • 8 Archivo General de Navarra, Tribunales reales, Procesos judiciales, 74354, f. 19.

ladrones famosos y bandoleros corsarios y que, como tales, haciéndose caudillos de otros ladrones y gente de mala vida, han andado en camarada por montes y despoblados, así de noches como de día, y en este reino como en el de Francia, haciendo muchos hurtos y salteamientos a viandantes. Y ha sido con tanta continuación y exceso que no se atrevían a andar por los caminos los viandantes por el conocido riesgo que se ponían de sus vidas y haciendas, porque los dichos acusados se juntaban de camarada muchos y tan prevenidos que aunque fueran a tres, cuatro y más los pasajeros, los emprendían, robaban y salteaban, quitándoles cuanto llevaban, haciendo los dichos hurtos lo más cercano a la muga [‘límite’] de este reino con el de Francia, para mejor poder pasarse de un reino a otro como ladrones y salteadores astutos y corsarios8.

  • 9 Sánchez Aguirreola, 2006, p. 300.

15La militarización de los puestos aduaneros no puso término a la inseguridad de los lugares de paso pirenaicos, pero sí la limitó. Los lugares de paso pirenaicos cristalizaron en la mente de las autoridades reales la peligrosidad de las fronteras. El salteador de caminos vino a ser una de las grandes figuras de los lugares de paso pirenaicos9. Algunos se hacían pasar por guardas aduaneros para despojar a los mercaderes.

La peligrosa experiencia de los lugares de paso pirenaicos

16Los intercambios transfronterizos constaban de flujos tanto humanos como comerciales. En el siglo xvii la emigración francesa era la que constituía sobre todo los desplazamientos de poblaciones fomentados por los desequilibrios demográficos y económicos entre el norte y el sur de la sierra pirenaica. La profesión de los emigrados franceses en Aragón la determinaba su región de origen: pastores en el caso de los oriundos de la diócesis de Olorón, trabajadores agrícolas en el de los de la diócesis de Lescar. La integración social parecía ser más fácil para los que venían de los Pirineos. La certeza de encontrar a familiares ya instalados reforzaba esta emigración. España representaba para ellos la esperanza de una vida mejor. Los franceses desplegaban su actividad en el sector textil, la agricultura y el pastoreo, es decir en empleos de pocas ganancias. Los mercaderes extranjeros, menos numerosos, constituían un grupo social aparte.

17Pero estos dejaron más huellas. Pongamos el ejemplo de Navarra. La emigración francesa en Navarra constaba de comerciantes procedentes de Bayona, Baja Navarra y Bearne, que seguían en contacto con sus regiones de origen, de banqueros y corredores vinculados con empresas comerciales, instalados en Pamplona y a menudo bearneses, de emigrados temporeros empleados en pequeños oficios del campo y de la artesanía, de franceses y de sus descendientes integrados en el mundo urbano. A finales del siglo xvii se calcula que había 5000 franceses en Aragón, 1000 en Cataluña y 1000 en Navarra, de los cuales sólo un 5% eran mercaderes.

18Para la monarquía española el control de extranjeros tenía dos objetivos: primero se trataba de poder embargar sus bienes o expulsarlos en caso de guerra como ocurrió en 1625 y en 1635, luego, dentro de una lógica mercantilista, luchar contra la salida de moneda de plata (piastras) que los mercaderes habían cobrado en pago de sus mercancías manufacturadas (textiles, etc.). Pero hasta cierta cantidad, el comercio entre Francia, por una parte, y Guipúzcoa, Navarra, Aragón y Cataluña por otra, era casi totalmente libre de derechos con vistas a garantizar el abastecimiento de esas provincias, lo cual daba pie a numerosos casos de contrabando.

  • 10 Pontet, 1990, pp. 470-471.
  • 11 Vázquez de Prada, t. I, 1993, p. 211.
  • 12 Vázquez de Prada, t. II, 1993, p. 267.
  • 13 Según Pérez Sarrión, una real cédula de 1697 habría permitido a los habitantes de Baja Navarra ver (...)
  • 14 Pérez Sarrión, 2012, p. 345.

19Desde el siglo xvii, el comercio bayonés con España se fundaba en la entrada fraudulenta de géneros alimenticios y manufacturados al mercado navarro, castellano y aragonés y en la saca de dinero en metálico10. Pero las necesidades económicas de Navarra obligaron a Felipe II a admitir la saca de monedas destinadas a operaciones comerciales hasta unos 50 reales de plata y 100 de vellón a cambio de un simple juramento prestado ante alcalde. Las Cortes de 1567 consiguieron de la Corona que reconociera que todos los navarros tenían derecho a sacar hasta 12 ducados del reino para comprar alimentos como pescado u otros comestibles11. Aquello era abrir una brecha por la cual las monedas de allende el Pirineo pudieron penetrar la economía navarra, ayudadas en eso por el fraude de los mercaderes. El coto de 50 reales de plata se ascendió a 100 en 1695 a petición de las Cortes12. Los privilegios fiscales de los que gozaban los navarros y los extranjeros naturalizados (libre importación de productos para el autoconsumo de Navarra, ferias francas, aranceles reducidos sobre los intercambios) favorecían la entrada de mercancías en el reino con vistas a ser reexpedidas hacia el mercado castellano y aragonés13. En 1628 se confirmó el privilegio que detentaban los navarros de poder entrar mercancías en su reino sin pagar derechos de entrada en los puestos aduaneros («tablas») administrados por el Tribunal de cuentas14.

  • 15 Azcona Guerra, 1996, pp. 41-43.
  • 16 Alloza Aparicio, 2006, p. 135 y Gelabert, 1997, p. 135.
  • 17 Alloza Aparicio, 2006, p. 120.

20Desde mediados del siglo xvii, Navarra se había afirmado como etapa clave en el comercio entre Francia, Castilla y Aragón, atrayendo a numerosos negociantes franceses. La ruta comercial entre Pamplona y Bayona fue suplantando a lo largo del siglo xvii la que comunicaba a la capital navarra con San Sebastián15. Ya desde 1623, el Consejo Supremo de Hacienda de Madrid había denunciado la introducción de mercancías de contrabando holandesas en España por Navarra y los puertos secos (zonas aduaneras) de Castilla via los puertos de Bayona y San Juan de Luz16. La acción represiva de la Junta del Almirantazgo (1624-1647) se veía estorbada por la negativa del virrey a transmitir las apelaciones de los embargos de bienes de los holandeses residentes en Navarra motivada por el respeto a los fueros locales17. El arrendamiento de los puestos aduaneros hacía imposible el control de intercambios franconavarros, porque las sociedades financieras, a manos de marranos que se beneficiaban de ellos, eran también las primeras en defraudar al fisco.

  • 18 Caporossi, 2013.
  • 19 Caporossi, 2012, pp. 255-266.
  • 20 Caporossi, 2011, pp. 15-23.

21Después de 1599, la introducción del vellón como moneda interior por la Monarquía católica y las distintas alteraciones monetarias que dejaron su huella en el reino de Castilla hasta las reformas de Felipe V, intensificaron entre las élites españolas y francesas el debate sobre la moneda. El resultado de este fue una definición de la falsificación de moneda que vinculaba esta forma de criminalidad con la noción de frontera. Si bien es cierto que la falsa moneda se acuñaba y se difundía tanto o más en el interior de los territorios de la monarquía española, el Consejo de Castilla, el Consejo de Estado, parecían empeñarse en no verla sino en las fronteras del reino. A partir de pleitos contra falsos monederos18, se ha podido esbozar la construcción de esa dialéctica entre la falsificación de moneda hispana y la frontera pirenaica por las máximas autoridades de la monarquía española y discernir lo que se ventilaba en ella19. La acuñación de falsas monedas en la frontera, constitutiva de la guerra (bien sea abierta o no) entre la Monarquía cristiana y la Monarquía católica durante todo el siglo xvii, pudo representar una verdadera arma de guerra20. Por ende, se hizo hincapié en el vínculo entre falsificación monetaria y redes de contrabando. El contrabando monetario aprovechaba las mismas redes y los mismos caminos. Abarcaba tanto las fronteras políticas cual los Pirineos, como lugares de actividad intérlope cual los puertos de mar. La necesidad de manifestar más que en otras partes la autoridad real con vistas a afianzar su influencia, se fue imponiendo en el transcurso de la Edad Moderna. La construcción de la majestad era pues lo que se ventilaba en las fronteras pirenaicas y obligaba a la Monarquía católica a promover nuevos procedimientos judiciales.

22Por ejemplo, los autores de la real provisión navarra de 1611 identificaban al País Vasco francés y a Bearne como el taller de los falsos reales de plata, de los falsos vellones y de las monedas defectuosas o cercenadas que invadían Navarra y luego Castilla. Felipe III afirmaba pues:

  • 21 AGN, Tribunales reales, Procesos judiciales, 266727, f. 37.

Y por haber tenido descuido los dichos alcaldes y otros oficiales en ejecutar la dicha provisión, algunas personas de mala conciencia han tomado por granjería de traer a este reino reales de plata cercenados de las partes de Francia, Vascos y Bearne, Aragón y otras, y en particular por la vía de Oloron, y por los confines de val de Roncal, de val de Salazar, Vera, Sangüesa, Tudela y otras partes, que muchos de los dichos reales sencillos no tenían medio real de peso, y con ello han sacado la mayor parte de la buena moneda de oro y plata que había en este Reino, y aun muchos han hecho granjería de sacar dél la dicha buena moneda de justo peso, y trocarla por reales sencillos cercenados dándoles por ello a diez por ciento de ganancia, y otros viniendo a comprar en este Reino lanas, vino, hierro y otras mercaderías para la paga dello han traído de fuera dél los dichos reales en especial sencillos cercenados y faltos de peso, habiéndolos buscado con industria y pagado con ellos lo que así compraban, engañando en ello a nuestros súbditos y naturales, no valiendo la tal moneda la mitad del precio en que se concertaban y habían de pagar, y aun a vuelta dellos se han hallado muchos reales falsos, que han traído de ultrapuertos. Y para remedio dello, con acuerdo del Ilustre nuestro visorrey regente y los del nuestro Consejo, mandamos que todas y cualquier personas (sic), de cualquier estado y condición que sean, guarden la dicha nuestra provisión, y todo lo contenido en ella, so las penas en ella contenidas, y que todos los que tuvieren noticia de los que contraviniendo a ella han metido o metieren en este reino de fuera dél los dichos reales cercenados y faltos de peso, en especial los sencillos, lo hayan de manifestar luego al alcalde, o justicia más cercana, para que tome a nuestra mano Real la dicha moneda faltosa y averigüe así por confesión de las partes, como dicho de otras personas, de dónde la trajeron, y por qué puerto entraron, y quién les ha dado favor y ayuda para ello y los han encubierto, y que para averiguar esto puedan los alcaldes, no sólo de las fronteras, sino de todas las ciudades, villas, y lugares deste reino, hacer los escudriños y diligencias que les pareciere conviene, y las informaciones que sobre ello recibieren juntamente con la moneda faltosa y cercenada que así tomaren y los presos y culpados que hubiere, los envíen al nuestro Consejo, a buena y segura guarda en tercero día, para que se provea justicia. Y para que mejor se cumpla lo ordenado por la dicha nuestra provisión, mandamos que ningún vecino ni morador deste reino pueda recibir de los extranjeros dél, ni de naturales por extranjeros, en pago de las lanas, vino, hierro o otras mercaderias o averías, ni en pago de deudas, reales de plata sencillos, ni otros ningunos cercenados o faltos de peso, sino que la paga se les haga en reales de justo peso y valor y de buena moneda, so pena que la moneda faltosa que así recibieren se dará por perdida, aplicadas las dos partes para nuestra cámara y fisco y gastos de justicia, y la tercera parte para el denunciador, y donde no hubiere denunciador, la dicha tercera parte sea para el juez que de oficio los cogiere con la dicha moneda faltosa; y así bien que los naturales o moradores deste reino que hizieren semejantes compras para extranjeros y las pagaren en reales cercenados y faltosos incurrirán en la misma pena, y en perdimiento de lo que así compraren, o su valor aplicado como dicho es. Y porque conviene desterrar deste reino los dichos reales de plata sencillos cercenados y faltosos, para que el comercio y contratación se haga con buena moneda y de justo peso, ordenamos y mandamos que los dichos reales de plata sencillos, cercenados y faltosos no valgan por moneda en este reino, pasado este año de 1611, sino por plata quebrada, y que dentro del dicho tiempo se vayan deshaciendo dellos y echándolos fuera de este reino21.

  • 22 Joachim de Elizondo, Novísima recopilación de leyes..., ley XIV, p. 818 y ley XVII, p. 820.
  • 23 Joachim de Elizondo, Novísima recopilación de leyes..., p. 821.
  • 24 AGN, Cámara de Comptos, PS 1 S, legajo 164, n° 7.

23El rey denunciaba la ruta de Olorón, el valle del Roncal, el valle de Salazar, los de Vera, Sangüesa y Tudela como otras tantas puertas de entrada para las monedas falsas francesas. Los lugares de paso pirenaicos vinieron a ser el cauce de las invasiones de las falsas monedas francesas. Los autores de la legislación monetaria navarra acusaban en 1624 a Francia de haberse convertido en el taller de fabricación de los vellones falsos, y en 1632 la frontera francesa era el lugar de paso privilegiado de los falsos cuartos del extranjero destinados a Castilla22. En 1642, se seguía acusando a Francia de ser el granero de las monedas falsas, aunque en realidad existían otros23. Se acusaba a los mercaderes franceses de introducir moneda falsa de oro, de plata y de vellón para pagar a sus corredores y sus mercancías en Navarra y de volver a su tierra con buena moneda de oro y de plata que de este modo salía del reino y arruinaba el comercio castellano. Ante la crisis de la moneda peruana en 1650, el virrey denunciaba los falsos reales de plata acuñados con el sello del Potosí que llegaban de Francia y de Portugal, países contra los cuales la Monarquía católica estaba en guerra24. La falsa moneda no podía sino llegar del extranjero-enemigo. Once procesos de setenta en total para el siglo xvii por falseamiento de moneda conservados en el Archivo General de Navarra atañen a franceses, los cuales representaban pues la primera comunidad extranjera perseguida por crímenes monetarios en el reino.

  • 25 AGN, Comptos penas, Libros de condenaciones del Señor Regente, serie 1, n° 85, f. 100.
  • 26 AGN, Tribunales reales, Procesos judiciales, 266757.
  • 27 Testón: «Moneda usada en diversos reinos, llamada así porque tienen grabada una cabeza o testa» (Au (...)

24En 1609 el Consejo Real condenaba a 66 reales de multa al bearnés Juan de Toplasot y a Ramón Carrera, detenidos en el valle del Roncal por detentar reales cercenados. El mismo año, el Consejo real condenaba a otros bearneses, Guillén de Menbiela, Pedro de Laria y Guillén de Savina a perder los 36 reales cercenados que poseían25. El 10 de octubre 1611, el francés Guillén de Huarte, vecino de Baja Navarra, era detenido en la villa de Puente-la-Reina por orden del alcalde ordinario por haber hecho trampa en las cartas26. Se valía de reales cercenados y de francos testones27 para apostar y recuperar las buenas monedas de plata (40 reales). Encarcelado, acabó por ser condenado al destierro del reino y a servir 4 años en galeras.

Conclusión

25Sin pretender ser exhaustivo, nuestro objetivo ha sido destacar las principales características de los lugares de paso de las fronteras pirenaicas del siglo xvii, entrando tanto en temáticas de la historia política, como de la historia social y económica de un conjunto más amplio que serían los espacios transpirenaicos. Partiendo de su estatuto de periferias, las representaciones políticas de los lugares de paso pirenaicos han puesto de manifiesto el largo trabajo de la soberanía monárquica sobre esos territorios mediante un cuestionamiento de su grado de integración en la Monarquía católica en diferentes momentos claves de la Edad Moderna que hacía emerger al mismo tiempo la noción de enclaves autónomos, y mediante la confrontación de esa política de integración a largo plazo con la historia de las resistencias y rebeliones locales. Los historiadores han ido cuestionando a menudo la pertinencia del concepto de frontera religiosa en el caso de los Pirineos, poniendo de realce el impacto político de la confesionalización de Bearne, con el fin de valerse del aporte de la historia de las mentalidades a partir de la cual se ha emprendido y enfocado la historia pirenaica de la Reforma Católica y de la represión de la brujería. Sin embargo, el estatuto fronterizo de las poblaciones pirenaicas era tal vez el más obvio desde el punto de vista de la historia económica y de la historia de las criminalidades, pues hacía aflorar el concepto de sociedad transfronteriza. Este enfoque es el que se ha privilegiado aquí. Así pues, el estudio del comercio transpirenaico y de los movimientos de población hacia España, la reconstitución del papel del contrabando en la economía pirenaica y en las representaciones identitarias de la sociedad, la historia del lugar ocupado por el contrabando monetario y del falseamiento monetario en los intercambios, han permitido esbozar los rasgos característicos de una sociedad transfronteriza pirenaica.

26Los lugares de paso pirenaicos eran vistos por los círculos de la Corte como representaciones estereotipadas de las desviaciones religiosas, sociales, comerciales en las cuales se reflejaban todas las deficiencias de la soberanía plural de la Monarquía católica. La estigmatización de los lugares de paso pirenaicos vistos desde Madrid venían a legitimar todos los esfuerzos del Rey católico para reafirmar en estos territorios su autoridad en materia religiosa, militar, fiscal y monetaria frente al enemigo francés.

Inicio de página

Bibliografía

Alloza Aparicio, Ángel, Europa en el mercado español. Mercaderes, represalias y contrabando en el siglo xvii, Valladolid, Junta de Castilla y León, 2006.

Archivo General de Navarra, Tribunales reales, Procesos judiciales, 266757, 266727 y 74354.

Archivo General de Navarra, Comptos de penas, libros de condenaciones del Señor Regente, serie 1, n° 85.

Archivo General de Navarra, Cámara de comptos, PS IS, legajo 164, n° 7.

Azcona Guerra, Ana María, Comercio y Comerciantes en la Navarra del siglo xviii, Pamplona, Gobierno de Navarra, 1996.

Bombín Pérez, Antonio, La Inquisición en el país vasco: el tribunal de Logroño 1570-1610, Bilbao, UPV, 1997.

Caporossi, Olivier (dir.), Douanes et contrebandes dans les Pyrénées occidentales du xvie au xxe siècle, Pau, Marrimpouey, 2010.

Caporossi, Olivier, «Le faux-monnayage hispanique au début du xvie siècle: une arme de guerre?», en Commerce et économie dans la guerre et la paix, dir. Jean Duma, Perpignan, edición electrónica-CTHS, 2011, pp. 15-23.

Caporossi, Olivier, «Le faux monnayage hispanique (xviie-xviiie siècle): une criminalité de la frontière?», en La fabrique du faux monétaire (du Moyen Âge à nos jours), dirs. Olivier Caporossi y Bernard Traimond, Toulouse, Méridiennes, 2012, pp. 15-23.

Caporossi, Olivier, «L’étranger, le soldat et le bandit. Trois figures judiciaires du faux-monnayage hispanique transfrontalier à la fin du xviie siècle», Criminocorpus, dossier Figures de faux-monnayeurs du Moyen Âge à nos jours, <http://journals.openedition.org/crimino corpus/807>, [3 de noviembre de 2013].

Dufourcet-Hakim, Marie Bernadette, y Josette Pontet (dirs.), Guerre et paix. Les enjeux de la frontière franco-espagnole (xvie-début xixe siècle), Bordeaux, PUB, 2016.

Elizondo, Joachim de, Novísima recopilación de leyes de el reino de Navarra, Pamplona, Joseph Joachim Martínez, 1735.

Folio, Gérard, La citadelle et la place de Saint-Jean-Pied-de-Port de la Renaissance à l’époque contemporaine, Paris, Ministère de la Défense/CEHD, 2005.

Gelabert González, Juan Eloy, La bolsa del rey. Rey, reino y fisco en Castilla (1598-1648), Barcelona, Crítica, 1997.

Hennigsen, Gustav, El abogado de las brujas. Brujería vasca e Inquisición, Madrid, Alianza, 1983.

Herzog, Tamar, Vecinos y extranjeros. Hacerse español en la Edad Moderna, Madrid, Alianza, 2006.

Lange, Christine, La inmigración francesa en Aragón (siglo xvi y primera mitad del xvii), Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1993.

Melón Jiménez, Miguel Ángel, Miguel Rodríguez Cancho, Isabel Testón Núñez y Rocío Sánchez Rubio (eds.), Fronteras e Historia. Balance y perspectivas de futuro, Badajoz, Technigraf, 2014.

Pérez Sarrión, Guillermo, La península comercial. Mercado, redes sociales y Estado en España en el siglo xviii, Madrid, Marcial Pons, 2012.

Pontet, Josette, Bayonne: un destin de ville moyenne à l’époque moderne, fin xviie-milieu du xixe siècle, Biarritz, J&D, 1990.

Sánchez Aguirreolea, Daniel, El bandolero y la frontera. Un caso significativo: Navarra, Siglos xvi-xviii, Madrid/Pamplona, Vervuert/Universidad de Navarra, 2006.

Silva y Mendoza, Diego de, Diego de Silva y Mendoza, conde de Salinas y marqués de Alenquer, Cartas y memoriales (1584-1630), ed. Trevor J. Dadson, Madrid, Marcial Pons, 2015.

Tucoo-Chala, Pierre, La vicomté de Béarn et le problème de sa souveraineté des origines à 1620, Bordeaux, Bière, 1961.

Valencia, Pedro de, Obras completas, León, Universidad de León, 1997, vol. VII.

Vázquez de Prada, Valentín, y Jesús María Usunáriz Garayoa (dirs.), Las cortes de Navarra desde su incorporación a la corona de Castilla. Tres siglos de actividad legislativa (1513-1829), Pamplona, EUNSA, 1993, t. I (1513-1621) y t. II (1624-1829).

Warmoès, Isabelle, Vauban, bâtisseur du Roi-Soleil, Paris, Somogy, 2007.

Inicio de página

Notas

1 Tucoo-Chala, 1961, pp. 132-133.

2 Sobre un total de 238 causas para el periodo de 1570 a 1610. Ver Bombín Pérez, 1997, p. 106.

3 Pedro de Valencia, 1997, p. 106.

4 Henningsen, 1983, p. 19.

5 Silva y Mendoza, Diego de Silva y Mendoza, conde de Salinas y marqués de Alenquer, Cartas y memoriales (1584-1630), p. 422.

6 Silva y Mendoza, Diego de Silva y Mendoza..., p. 422.

7 Silva y Mendoza, Diego de Silva y Mendoza..., p. 432.

8 Archivo General de Navarra, Tribunales reales, Procesos judiciales, 74354, f. 19.

9 Sánchez Aguirreola, 2006, p. 300.

10 Pontet, 1990, pp. 470-471.

11 Vázquez de Prada, t. I, 1993, p. 211.

12 Vázquez de Prada, t. II, 1993, p. 267.

13 Según Pérez Sarrión, una real cédula de 1697 habría permitido a los habitantes de Baja Navarra ver su naturalidad navarra reconocida al otro lado del Pirineo. Pérez Sarrión, 2012, p. 337.

14 Pérez Sarrión, 2012, p. 345.

15 Azcona Guerra, 1996, pp. 41-43.

16 Alloza Aparicio, 2006, p. 135 y Gelabert, 1997, p. 135.

17 Alloza Aparicio, 2006, p. 120.

18 Caporossi, 2013.

19 Caporossi, 2012, pp. 255-266.

20 Caporossi, 2011, pp. 15-23.

21 AGN, Tribunales reales, Procesos judiciales, 266727, f. 37.

22 Joachim de Elizondo, Novísima recopilación de leyes..., ley XIV, p. 818 y ley XVII, p. 820.

23 Joachim de Elizondo, Novísima recopilación de leyes..., p. 821.

24 AGN, Cámara de Comptos, PS 1 S, legajo 164, n° 7.

25 AGN, Comptos penas, Libros de condenaciones del Señor Regente, serie 1, n° 85, f. 100.

26 AGN, Tribunales reales, Procesos judiciales, 266757.

27 Testón: «Moneda usada en diversos reinos, llamada así porque tienen grabada una cabeza o testa» (Autoridades).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Olivier Caporossi, «Las representaciones políticas de los lugares de paso pirenaicos: trascendencia del asunto para los Habsburgo de España»Criticón, 139 | 2020, 11-23.

Referencia electrónica

Olivier Caporossi, «Las representaciones políticas de los lugares de paso pirenaicos: trascendencia del asunto para los Habsburgo de España»Criticón [En línea], 139 | 2020, Publicado el 23 septiembre 2020, consultado el 04 agosto 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/16032; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.16032

Inicio de página

Autor

Olivier Caporossi

Olivier Caporossi es profesor titular de Historia Moderna en la Université de Pau et des Pays de l’Adour. Es miembro de la École des Hautes Études Hispaniques (EHEH) de la Casa de Velázquez de Madrid. Su tesis Les justices royales et la criminalité madrilène sous le règne de Philippe IV (1621-1665). Unité et multiplicité de la juridiction royale à la cour d’Espagne fue defendida en la Université de Toulouse-Le Mirail en 2002. Su área de estudio se centra en la criminalidad en el Antiguo Régimen y especialmente en la falsa moneda y el contrabando.
olivier.caporossi@wanadoo.fr

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search