Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros139De caminos y ventasLugares y viajes maravillosos en ...

De caminos y ventas

Lugares y viajes maravillosos en los autos sacramentales de Lope de Vega

José Enrique Duarte
p. 93-114

Resúmenes

En este artículo, el autor realiza un análisis de las alegorías del viaje en los autos sacramentales de Lope de Vega, partiendo de los avances realizados por el proyecto de edición completa de los autos de Calderón de la Barca. Se parte de tres modelos que configuran las posibilidades alegóricas y se analizan distintos elementos compositivos de estas obras señalando su importancia en el desarrollo de una fórmula teatral sacramental. Estas obras de Lope muestran ya elementos diversos que prefiguran el esplendor posterior del género como la música, la utilización de microestructuras, la espectacularidad en la representación, la formulación de alegorías para la comprobación posteriormente de las consecuencias. Todo ello hace necesario continuar un proceso de edición crítica de estas obras que permita formarnos una idea ajustada de la época y del escritor.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 14/05/2020; accepté le 23/06/2020

Texto completo

Introducción

  • 1 Ver los datos de estas obras en Referencias bibliográficas.
  • 2 Nogués, 2011.
  • 3 Izquierdo, 2013 y 2014.
  • 4 Romeu, 2015.

1Una de las parcelas de nuestra literatura más necesitada de la atención de los críticos es la relativa a los autos sacramentales compuestos por Lope de Vega. Se echan en falta ediciones críticas fiables que permitan la lectura actualizada de esta porción de nuestra literatura y que completen una imagen coherente del fénix de los ingenios. Esta carencia ha sido muy parcialmente solucionada con la aparición recientemente de ediciones críticas de obras como Las bodas entre el Alma y el Amor divino, El hijo pródigo, La Maya, El viaje del alma, La privanza del hombre, El nombre de Jesús, Las hazañas del segundo David y El misacantano1. Naturalmente, encontramos también avances muy interesantes como la tesis doctoral de María Nogués2, los dos libros dedicados al análisis de los autos sacramentales lopianos de Amparo Izquierdo, fruto de su tesis doctoral3, o el artículo de Romeu4 en el que se estudia un problema crucial relativo a las atribuciones de las distintas piezas de los autos sacramentales de Lope. Al mismo tiempo, el éxito del proyecto de edición completa de los autos sacramentales de Calderón dirigido por Ignacio Arellano, nos ha posibilitado un avance muy significativo en el conocimiento de estas obras, no solo por haber proporcionado unos textos impecables con una anotación muy exigente, sino también por haber facilitado una serie de valiosos estudios que han profundizado en las técnicas y temas desarrollados por el maestro Calderón.

  • 5 Ver Nogués, 2011, pp. 21-67, para un análisis más exhaustivo de la bibliografía crítica.
  • 6 Ver Wardropper, 1967, p. 15: «En el siglo xx hemos aprendido a apreciar los autos sacramentales de (...)

2La relación entre Lope de Vega y Calderón en sus autos sacramentales no es nueva y numerosos críticos la han analizado de alguna manera u otra. Aicardo en sus largos artículos en la revista Razón y fe durante los años 1907 y 1908; González Pedroso en 1952; Jaime Mariscal de Gante, quien considera a Lope como una de las piezas clave en la transición al auto de Calderón5 y Bruce Wardropper, para quien el último objetivo de su libro, Introducción al teatro religioso del Siglo de Oro era demostrar que Calderón se sirvió de una tradición dramática anterior siendo Lope un puente que permitía el paso de los autos viejos a los nuevos6, son algunos ejemplos. Por último, en un trabajo que firmaban Arellano y Duarte, defendían lo siguiente:

  • 7 Arellano y Duarte, 2003, p. 109.

Los autos sacramentales de Lope ya van prefigurando algunas características de los autos calderonianos: el uso de la música con funciones significativas y no sólo decorativas, la utilización de tramoyas cada vez más espectaculares y el uso de un vestuario y de una kinesia de los actores que caracterizan a los personajes alegóricos y que van acercando al género, como sucederá con los de Tirso, a la espectacularidad de los mejores autos de Calderón7.

3Por lo tanto, considero plausible aplicar los avances significativos realizados en la edición y estudio de los autos de Calderón a este corpus indeterminado de obras lopianas a la luz de los logros hallados en las obras de Calderón.

El viaje en los autos sacramentales de Lope

  • 8 Para la relación entre la comedia y el auto lopiano y las opiniones de la crítica, ver Duarte, 2017 (...)

4Una rápida lectura de los autos sacramentales de Lope nos sirve para demostrar que falta bastante camino todavía para la perfección del auto sacramental calderoniano. Lope carece de una teorización alegoricista sobre los dos planos (historial y teológico) sobre el que se construye el auto sacramental, ya que en sus autos pesa muchísimo el concepto de «comedia» como ha señalado la crítica, para quien Lope parte de estructuras propias de la comedia profana para volverlas a lo divino8.

5Sin embargo, encontramos algunos autos de Lope que se organizan en torno a ciertas estructuras como el viaje, muy común en los autos sacramentales de Calderón. Ignacio Arellano ha estudiado esta organización dramática y pone de relieve su efectividad y rentabilidad ya que aunque:

  • 9 Arellano, 2011, p. 166.

Los autos de Calderón no son, obviamente, relatos de viajes, integran de manera constante elementos viajeros —nada extraños si se tiene en cuenta que uno de sus grandes esquemas argumentales es el de la peregrinación o el destierro del homo viator en su vida terrena—, que quizá merezca la pena examinar9.

6Además, Arellano explicaba que existen cuatro categorías de viajes en los autos sacramentales de Calderón:
1) viajes cuyo argumento procede de la mitología clásica;
2) viajes misionales, en los que el viajero ha de cumplir una determinada tarea, a la que la técnica alegórica confiere siempre un sentido religioso;
3) destierros y fugas;
4) peregrinaciones propiamente dichas, modalidad que de alguna manera puede englobar a todas, pero que adquiere rasgos muy específicos en algunos casos como el de
El año santo de Roma, sobre el jubileo de 1650, o La protestación de la fe, sobre la peregrinación de la reina Cristina de Suecia a Roma para profesar la fe católica.

  • 10 Fothergill-Payne, 1977, pp. 68 y ss., especialmente pp. 71 a 75.

7Fothergill-Payne advertía que uno de los temas de los autos sacramentales antes de Calderón era la búsqueda, especialmente la de la libertad, donde se desarrolla la metáfora del mar de la vida, o la exploración de un camino, relacionado con el de la peregrinación como metáfora de la vida10. Hay que admitir que en Lope de Vega este mecanismo no alcanza tanta complejidad como en el caso de Calderón. Pero existe, es explotado con cierta asiduidad y hasta podríamos hacer ciertos agrupamientos que permiten clarificar este mecanismo alegórico. En principio, se podrían establecer tres grupos de viajes:
1) Aquellos viajes impuestos por el plano historial.
2) Viajes organizados en torno al esquema argumental del
homo viator, que muestra una alta rentabilidad, ya que la metáfora es bastante asidua en Lope.
3) Los viajes misionales, protagonizados principalmente por la divinidad.

Viajes impuestos por el plano historial

  • 11 Vega, Obras de Lope de Vega, 6. Autos…, p. lix: «Es uno de los pocos en que Lope no se atuvo rígida (...)

8Una serie de autos sacramentales se organiza en torno a un viaje que realizan los protagonistas, pero este traslado está dominado por el plano historial de la alegoría. El ejemplo más claro estaría en La vuelta de Egipto, donde se narran el viaje de regreso de la sagrada familia de Menfis hasta Nazaret a la muerte del rey Herodes, después de haber permanecido en Egipto diez años. La base historial de este auto sacramental se encuentra en los evangelios apócrifos, como ya señaló Menéndez Pelayo11, ya que el evangelio de Mateo, 2, 13-23, no ofrece grandes detalles de la huida de la sagrada familia a Egipto.

9Este seguimiento de un plano historial ya determinado no implica la ausencia de elementos metafóricos. Un ejemplo significativo lo encontramos en la descripción de la barca en la que se realiza el viaje de vuelta a Galilea a través del río Nilo. El niño Jesús ya imagina que esa embarcación es la nave de la Iglesia con los símbolos de la pasión, elemento muy significativo que analizaré más adelante:

  • 12 Ver Vega, La vuelta de Egipto, p. 355. Una referencia semejante aparece en Obras son amores, p. 118 (...)

Pensaba que era este río
un mar de pena y dolor
y este el barco en que mi amor
navega como amor mío.
El árbol imaginé
columna y cruz con la entena,
la vela sábana llena
de olor, yo sé para qué.
Los escalamos hacían
clavos, escala la cota,
el remo, que el agua azota,
azote me parecía.
La gavia juzgué corona,
estas sogas y cordeles,
algunos harto crueles
para una tierna persona.
Del trinquete a la mesana
lanza y caña imaginé
12.

  • 13 Menéndez Pelayo advertía que este texto pudo haber sido manipulado por otras manos, a pesar de habe (...)

10Otra obra navideña que sigue este esquema del viaje es el Auto famoso del nacimiento de Nuestro señor Jesucristo donde se nos muestra a María y José camino a Belén para empadronarse, aunque este texto presenta problemas de autoría importantes13.

11En Las bodas entre el Alma y el Amor divino, el Alma debe embarcarse en otra nave (de la Iglesia) para viajar hasta Valencia, donde le espera el Amor divino para sus desposorios en la ciudad del Turia. En realidad, el plano historial viene determinado por las bodas de Felipe III con Margarita de Austria y, según Menéndez Pelayo, el auto se representó en esta ciudad durante la octava del corpus de 1599 pocos días después de las bodas de los reyes, por lo que las referencias a la ciudad son constantes. Un ejemplo muy claro lo encontramos en los siguientes versos:

  • 14 Ver Vega, Las bodas entre el Alma, vv. 881-888.

el Amor viene a casarse
con el Alma Margarita.
Valencia eres hoy, bendita
puede tu tierra llamarse;
pues será previlegiada
del Amor Filipo santo
y por bien y favor tanto
de toda España envidiada
14.

  • 15 Ver Mateo, 21, 33: «Un padre de familia plantó una viña, la rodeó de una cerca, cavó en ella un lag (...)
  • 16 Ver Vega, La siega, p. 299: «Ahora es Señor del campo, / donde siembra su palabra / en forma de lab (...)

12En otros autos, el viaje viene impuesto también por el plano historial de una parábola. El heredero del cielo se desarrolla en torno a la parábola de los viñadores homicidas que arriendan la viña al padre de familia que ha de salir de viaje a tierras extrañas y que aparece en Mateo, 21, 35 y ss15. La siega, aunque sigue otra parábola diferente que es la del sembrador (Mateo, 13, 24-30)16, es otro auto sacramental en el que se sigue por atracción la parábola de los labradores homicidas y donde el dueño de la heredad se marcha a otras tierras.

13Para finalizar este grupo de obras, no podemos olvidarnos de El hijo pródigo que sigue la parábola que aparece en Lucas, 15, 11-32. El texto de la vulgata puntualiza lo siguiente:

  • 17 Para el texto citado, ver la Biblia sacra iuxta vulgata, en Secundum Lucam, 15, 13-30.

Et non post multos dies, congregatis omnibus, adolescentior filius peregre profectus est in regionem longinquam, et ibi dissipavit substantiam suam vivendo luxuriose. Et postquam omnia consummasset, facta est fames valida in regione illa et ipse coepit egere. […] sed postquam filius tuus hic, qui devoravit substantiam suam cum meretricibus, venit, occidisti illi vitulum saginatum17.

14El texto explica que el hijo joven se marcha «in regionem longinquam» ‘a una tierra lejana’, viviendo de forma «luxuriose» y gastando lo suyo «cum meretricibus» ‘con prostitutas’. Oteiza ha estudiado cómo se produce la representación de esta parábola en seis obras del teatro español que van desde un testimonio del Códice de autos viejos hasta la comedia tirsiana Tanto es lo de más como lo de menos de Tirso de Molina, incluyendo el auto sacramental de Lope El hijo pródigo. En una franja temporal de casi un siglo, desde 1532 a 1618-1619, llega a la conclusión de que:

  • 18 Oteiza, 2017, pp. 353-354.

sus autores configuran la escena curiosamente siguiendo el mismo modelo compositivo en su estructura […] Lo que al margen de filiaciones (manifiestas entre Valdivielso y Lope, por ejemplo) evidencia un pensamiento cultural uniforme en la época del significado (y recreación) de la vida disipada (sea la del hijo pródigo o no), que irá acomodándose en otros tiempos a nuevos vicios18.

15Lo que encuentro interesante en estas obras teatrales del Siglo de Oro es que el viaje del hijo pródigo se realiza siempre, no tanto a una «regionem longinquam», cuanto a un espacio urbano, donde se localiza la vida lujuriosa y se produce la perdición y ruina del joven. En Lope, este paso de una vida rural, junto al padre y al hermano, a la vida urbana disipada se encuentra también muy marcado:

  • 19 Vega, Las bodas entre el alma y el Amor divino; El hijo pródigo, vv. 345-360.

El Pródigo, con un vestido de camino verde y cuajado de plata, salió por una de aquellas calles fingidas, en entrándose su hermano y padre, sobre un caballo con aderezos verdes de monte, y cercado de algunos criados, que todos representaban vicios.
Pródigo
Ten, Juventud, ese estribo.
Lascivia
Libertad, ten el caballo.
Juventud
La Gula puede llevallo.
Pródigo
Desde hoy triunfo, desde hoy vivo,
¡qué bella es esta ciudad!
Juventud
Lindas damas.

Lascivia
                     Poco afeite.
Pródigo
¿Cómo se llama?
Juventud
                      Deleite.
Pródigo
¿Y esta calle?
Juventud
                      Novedad.
Pródigo
¿Quién reina aquí?
Juventud
                      El interés.
Pródigo
¿Trae guerra?
Juventud
                    Con el amor.
Pródigo
¿Quién ha sido el vencedor?
Juventud
Siempre el interés lo es.
Pródigo
¿Dónde vive la verdad?

Juventud
Es lejos.
Pródigo
               ¿Dónde?
Juventud
                    En el cielo.
Pródigo
Luego ¿no la hay en el suelo?
Juventud
Poca y con poca amistad
19.

16Otro auto que sigue esta estructura de la parábola del hijo pródigo es El hijo de la Iglesia, donde Satán ha cercado la Iglesia con vicios y envenenado al Hijo arrojándole una flecha untada en hierbas maléficas al corazón. El Hijo, enajenado y despreciando la Razón, sale de la Iglesia y se arruina en un viaje de placeres empobrecedor.

Viajes del Homo viator

  • 20 Martin, 1981, p. 37. Cito por Nogués, 2011, p. 53.
  • 21 Tomo estos datos de Calderón, El año santo de Roma, v. 1

17Una de las técnicas preferidas de Lope de Vega es la de organizar los autos en torno al esquema argumental de la peregrinación del homo viator donde a lo largo de un camino simbólico van ocurriendo una serie de acontecimientos. Ya Philip H. Martin en su tesis doctoral había clasificado los autos en un apartado titulado «Peregrinatio vitae», en el que incluía algunas obras como El viaje del alma, La margarita preciosa, La Isla del Sol, La oveja perdida y El desengaño del mundo20. Menos común es la organización de la alegoría siguiendo el modelo de viajes mitológicos (del que no he encontrado ningún caso), lo que no quiere decir que no existan referencias mitológicas en los autos de Lope. No voy a detenerme a citar los numerosísimos textos bíblicos y patrísticos en los que esta imagen es desplegada. Remito al lector curioso a la edición del auto sacramental calderoniano El año santo de Roma, donde el editor de esta obra despliega una erudición asombrosa21.

  • 22 Ver Vega, «Comedia del viaje», p. 66: «Aunque denominada “comedia” es, en realidad, un auto sacrame (...)

18El texto donde se muestra esta alegoría con mayor claridad es la Comedia del viaje del hombre, editada por Valentín Azcune, texto fechado en 158422. En este temprano ejemplo encontramos las dos variantes: el mar como metáfora de la vida:

  • 23 Vega, Comedia del viaje del hombre, vv. 95-118.

Si en este mar entregas
tu pobre barca y en su onda extiendes
las velas, y navegas
por el ancho camino que pretendes,
el tiempo presuroso
la llevará al estrecho peligroso,
y cuanto en ti revuelvas
de tu engañada vida a aquel discurso
y atrás el rostro vuelvas
midiendo el paso por el mesmo curso,
verás que has encallado
en el hábito mismo del pecado.
Verás las fieras rocas
tu pequeñuela barca amenazando,
y las hambrientas focas
despedazar tu cuerpo deseando,
y que ya se aniquila
entre Caribdis y la fuente Scila.
Querrás volver la vela,
huyendo un monstruo aquí y allí un vestiglo,
y ya se me revela
que te llevan los gustos deste siglo
al negro lago estigio,
de muerte eterna mísero prodigio
23.

19Sin embargo, en el caso de esta obra, la peregrinación humana se hace por tierra, donde aparece el motivo del bivium, las dos sendas que el peregrino debe elegir para salvarse o condenarse, emblematizadas en la letra Y, insertado con total coherencia:

  • 24 Vega, Comedia del viaje del hombre, vv. 157-174. Este tema de los dos caminos es común en estos aut (...)

Por esta letra quiero,
que enseña un sabio y es llamada griega,
mostrarte el verdadero
agrio camino que a la gloria llega;
y el otro deleitoso
que nos induce al trance temeroso.
Este camino estrecho
tiene su fin alegre y espacioso,
que al cielo va derecho;
y éste que miras ancho y deleitoso,
el fin estrecho tiene
porque a dar en el infierno viene.
Si le sigues, te juro
que el fin se te promete en llanto eterno;
mas, si el áspero y duro
con penitencia y celestial gobierno
del santo excelso gremio,
gozar siempre de Dios te da por premio
24.

20Siguiendo la metáfora del mar como vida humana, el ejemplo más claro lo constituye El viaje del alma, uno de los autos sacramentales que no presenta problemas de autoría. Alma, vestida de blanco, acompañada por el villano Voluntad y la Memoria, debe realizar el viaje de la vida, traslado que se realiza por mar. La Memoria le recuerda los peligros que tiene el mar, la vida humana, mientras el Demonio le ofrece su nave del Deleite con destino al Nuevo Mundo. Una música tentadora acaba de convencer a Alma y esta embarca dejando su blanco vestuario por otro de color negro. Frente a esta nave diabólica se encuentra atracada en el mismo puerto la nave de la Iglesia capaz de resistir los ataques de los herejes. Finalmente, Alma decide subir a la nave de la Iglesia desnudándose de las vestiduras de color negro.

21En este caso, El viaje del alma pone en contraposición dos naves: la nave del Demonio que se caracteriza de la siguiente manera:

  • 25 Vega, El viaje del alma, v. 826 acot.

Corrieron a este tiempo una cortina, descubriéndose la nave del Deleite, toda la popa dorada y llena de historia de vicios, así de la divina, como de la humana historia, encima de la cual estaban muchas damas y galanes comiendo y bebiendo, y alrededor de las mesas muchos truhanes y músicos. Los siete pecados mortales estaban repartidos por los bordes, y en la gavia del árbol mayor iba la Soberbia en hábito de grumete y finalmente cantaron así25.

22Frente a esta nave, surge la de la Iglesia, también espectacular en la descripción:

  • 26 Vega, El viaje del alma, v. 947 acot.

Descubriose en esta sazón la nave de la Penitencia, cuyo árbol y entena era una cruz, que por jarcias desde los clavos y rótulo tenía la esponja, la lanza, la escalera y los azotes, con muchas flámulas, estandartes y gallardetes bordados de cálices de oro, que hacía una hermosa vista: por trinquete tenía la columna y san Bernardo abrazado a ella; la popa era el sepulcro, al pie del cual estaba la Magdalena. San Pedro iba en la bitácora mirando el aguja y el pontífice que entonces regía la romana Iglesia estaba asido al timón. En lugar de fanal iba la custodia con un cáliz de maravillosa labor e inestimable precio; junto al bauprés estaba de rodillas san Francisco, y de la cruz, que estaba en lugar del árbol bajaban cinco cuerdas de seda roja, que le daban a los pies, costado y manos, encima del extremo de la cual estaba la corona de espinas a manera de gavia. La música de chirimías y los tiros que se dispararon entonces causaron a todos una notable alegría26.

23Otro auto muy semejante es Las aventuras del hombre, obra cuya atribución a Lope tampoco es discutida. El Hombre es expulsado del Paraíso tras el pecado original y comienza su peregrinación por la tierra acompañado por la Consolación. Sin embargo, no llega lejos, pues acaba encarcelado bajo el poder de la Culpa. Dios se apiada del desventurado, apareciéndosele con traje de labrador, y lo libera junto a todos los demás que en la cárcel le acompañan. Inmediatamente aparece la nave de la Iglesia, donde podrá embarcar el Hombre en su viaje vital, quedándole como alimento en la travesía la Eucaristía. La descripción de la nave de la Iglesia en este auto sacramental es también muy significativa:

  • 27 Vega, Las aventuras del hombre, pp. 285-286.

Esta es la nave divina
de la militante Iglesia,
y el fin de tus aventuras,
aunque a navegar comienza.
Esta es la salva que salva,
y que a la triunfante lleva;
Fe, Caridad y Esperanza,
son de aquel árbol banderas.
Segura por los peligros
de las infernales puertas,
pisará con viento en popa
las tempestades soberbias.
La Herejía y la Crueldad
no importa que contra ella
se opongan, porque tendrá
pilotos de ilustres letras,
Agustín, Gregorio, Ambrosio,
Jerónimo en defensa:
sobre la dorada popa
dos faroles la hermosean,
Tomás y Buenaventura,
sin otras divinas velas,
que velarán cuidadosos
contra los dogmas y setas
del Moro y Heresiarca:
y contra tiranas fuerzas
de los Césares romanos,
la constancia y fortaleza
de Laurencio y cuantos siguen
al protomártir Esteban.
Y no solo en ella habrá
estos invictos Atletas,
pero la fe y el valor
de muchas vírgenes tiernas
como Inés y Catalina
y quedará Pedro en ella
por patrón, a quien de hoy más
quiero que quede sujeta.
[…]
Tiempo
Amor, pues vas a morir,
tendidas todas las velas
de tu sacrosanta nave,
¿cómo piensas que la dejas
segura de tempestades,
pues bien sabes que en tu ausencia
se han de levantar tiranos
y apóstatas que la ofendan?
Matarán tantos pilotos,
que vaya, en ondas sangrientas
navegando, a gran peligro.
[…]
Consuelo
Pues hoy en la nave de la Iglesia
Pan de ángeles comerás;
dulce Amor, el Pan me muestra
Amor: vuelve a la popa los ojos;
verás la blanca moneda,
que es rescate de tu culpa.
[…]
Abriéndose la popa se vean dos ángeles con el cáliz en las manos.27

  • 28 Suárez Miramón, 2011, p. 351.
  • 29 Vega, La margarita preciosa, p. 157: «Mundo: Aquella nave extranjera / parece que puerto toma; / qu (...)
  • 30 Vega, Las bodas entre el Alma y el Amor divino, v. 912 acot.: «Llegó a esta razón, con mucha música (...)
  • 31 Vega, La maya, vv. 1094-1103: «Rey de las tinieblas: Nave es la Iglesia entretanto: / velas peniten (...)
  • 32 Vega, La siega, p. 311: «Escribirán tales plumas, / que confundan tus contrarios, / a quien echarás (...)
  • 33 Ver Vega, El triunfo de la Iglesia, p. 389: «será tu carro triunfal / una nave: irá en la gavia / C (...)

24Suárez Miramón, en un artículo en el que estudia las naves del mercader, es decir, la nave de la Iglesia del teatro sacramental calderoniano, destaca la importancia que tuvo la batalla de Lepanto, donde la representación de la nave significó el triunfo de la Iglesia militante. Entre otros muchos ejemplos, cita esta autora la canción de B. L. Argensola «A la nave de la Iglesia con motivo de la batalla de Lepanto», desarrollándose un modelo muy visual e iconográfico que hunde sus raíces en el grabado Triumphus Ecclesiae realizado en 1601 por Philippo Tomasini. Este motivo fue muy utilizado en emblemas, jeroglíficos y proverbios en los que se expresa la idea de una nave que conduce al individuo desde su nacimiento a través del mar tempestuoso de la vida humana hasta la muerte28. Naves aparecerán en otros autos como La margarita preciosa, en la que se representa la nave del mercader, que es el hombre29, Las bodas entre el Alma y el Amor divino30, La maya31, La siega32, y El triunfo de la Iglesia33, de atribución dudosa.

  • 34 Sobre La isla del sol, ha habido cierta polémica sobre si el texto manuscrito era autógrafo. La cue (...)

25Un auto muy interesante es también La isla del sol34, en la que el Hombre protagonista se embarca huyendo de la Justicia tras haber asesinado al Alma:

  • 35 Vega, La isla del sol, p. 397.

Temiendo que la justicia
contra mí la espada empuñe,
huyendo en el mar del mundo
a navegar me dispuse.
Mi voluntad es la nave,
mi piloto mis costumbres,
las velas mis liviandades
y el eje mis inquietudes.
Navegando voy aprisa:
no me detengas ni ofusques.
Hasta el temor que yo llevo
del castigo que me arguye.
Sople el viento favorable
y entre sus ondas me oculte
el mar, porque venturosa
mi nave sus aguas surque;
vaya mi ventura en popa,
destierre sus pardas nubes
35.

26En ese viaje, llega a un territorio maravilloso en el que se encuentran más riquezas que en las Indias. Es el reino de Plasencia, cuyo gobernante es el demonio:

  • 36 Vega, La isla del sol, p. 400.

Llámase el reino Placencia,
y no hay Indias ni Pirú
con más riqueza y deleites
y a todos toda es común.
Aquí tienen sus estrados
el garitero y tahur,
uno pelando las gangas,
y otro empandillando el flux.
Es la tierra más viciosa
que hay desde Flandes al Sur;
y aunque es de firmeza el menos,
de gustos es el non plus.
Hay chacona de Castilla,
de Guinea gurujú
y bravos escarramanes
bailados a lo andaluz
36.

27Pero el Hombre se enamora de la Gracia, que vive en otra isla enfrente del reino de Plasencia: la isla del sol, un lugar maravilloso al que desea ir, la Jerusalén celestial cuyas riquezas hacen palidecer las falsedades del demoniaco reino de Plasencia:

  • 37 Vega La isla del sol, p. 414.

Ya estás en el llano
más fértil que el cielo vio.
Desde aquí puedes mirar
de la isla la belleza,
cuya excelencia y grandeza
supo Juan bien ponderar.
Sus calles son de oro puro;
de margaritas sus puertas,
ya para ti bien abiertas;
de verde jaspe su muro.
Y, al fin, la gloria que encierra
no sabe nadie explicar
37.

28Y en esta isla, que representa a la Iglesia, se muestra la apariencia culminante que recuerda mucho a la espectacularidad calderoniana. La representación del sagrado sacramento caracterizado por una iluminación especial:

  • 38 Vega, La isla del sol, p. 415. Merece la pena recordar el artículo de Suárez Miramón, 2007, en el q (...)

Avanza una luz grande, en medio de la cual un árbol en forma de cruz, y el brazo de la mano derecha lleno de formas de hostias, con muchos reflejos de Sol, y en el brazo izquierdo habrá manzanas, y en esta parte estará Jesucristo. Saldrán cinco cintas coloradas, caños de manos, pies y costado, que caen en el cáliz, y debajo haya mesa donde estará otro cáliz, y echará del grande en el pequeño la sangre38.

  • 39 Ver Arellano, 2001, pp. 173 y ss., donde analiza los jardines calderonianos dentro de los espacios (...)
  • 40 Vega, De los cantares, p. 384: «Esté en lo alto un jardín con su encañado, y en medio una cruz a mo (...)
  • 41 Nogués, 2011, p. 319, señala que el manuscrito que se conserva está a nombre de Mira de Amescua. Má (...)
  • 42 Vega, El Príncipe de la paz, p. 448: «Custodio: En un jardín de quien ya / quedaba el cielo envidio (...)

29De apariencia muy semejante a esta, los jardines en Lope suelen tener sentido celestial o significar la Iglesia, donde se refugia el alma frente a los ataques del demonio, apariencia muy importante en el teatro sacramental calderoniano39. En el auto De los cantares, el jardín en el que se retira la esposa puede interpretarse como la Iglesia40. En El Príncipe de la paz, auto de atribución insegura41, el jardín significa la unión mística del hombre y Dios42 al que se accede por medio de la contemplación.

30En cuanto a los viajes terrestres, un auto sacramental que merece la pena analizar es La venta de la Zarzuela, cuya autoría es bastante clara, y presenta a un protagonista que se expresa como peregrino:

  • 43 Vega, La venta de la Zarzuela, p. 351.

Soy desde Adán peregrino;
en Sevilla tomé puerto;
del Oriente en que nací,
vengo, como ves aquí,
de mi ignorancia cubierto
43.

31Debe encontrar su camino en la tierra para llegar a la Jerusalén celestial, pasando primero por Sierra Morena, paso complicado por la cantidad de bandoleros y salteadores que amenazan la vida de los peregrinos. Encontramos una metáfora muy interesante cuando el peregrino explica que su cuerpo es la bestia que le lleva en el camino:

  • 44 Vega, La venta de la Zarzuela, p. 359. Más adelante, se reitera la metáfora. Ver Vega, La venta de (...)

Mi bestia, que cuerpo es,
aún no ha comido cebada,
y aunque viene desherrada,
herrados tiene los pies
44.

  • 45 Ver Vega, La venta de la Zarzuela, p. 367.

32Evidentemente, guiado por Olvido, el Hombre acaba en la venta de la Zarzuela regentada por la bella Lascivia y donde nuestro protagonista es asaltado por Engaño, Vicio y Mundo. Solo gracias a la ayuda de un buen Pastor, rodeado de luz, es capaz el Hombre de salir de ese infierno y llegar a la maravillosa cabaña del rescatador donde encuentra una mesa con una cruz y un serafín, de cuyo costado saldrán siete listones de seda roja: «Ábrese la cabaña y véase una mesa con una cruz, y un serafín enfrente, en una cruz con listones de seda roja, con fuentes que va a dar al cáliz, saliendo del costado»45. Estas cintas rojas representan los sacramentos, imagen que aparecerá en múltiples ocasiones en los autos de Lope:

  • 46 Vega, La venta de la Zarzuela, p. 367. Para el análisis de esos listones de seda roja, que simboliz (...)

¿No veis que desde la cruz
le salen de aquel costado
los sacramentos que han dado
a su muerte vida y luz?
46

33Sin embargo, a pesar de que la alegoría de este auto es una peregrinación terrestre, la imagen del mar como tribulación de la vida aparece de forma nítida también. Al tratar del costado de Cristo, del que salen los sacramentos, aparece inevitablemente la imagen del mar:

  • 47 Vega, La venta…, p. 362.

Engaño
Es el camino mayor
siempre el costado de Cristo:
es senda que va derecha
a la gran Ciudad Real:
es un puerto celestial
que en la tormenta aprovecha
47.

  • 48 Vega, La venta…, p. 362.

34La idea final del auto es que la cruz es la tabla a la que se agarran muchos náufragos para salir del mar del mundo: «que en la tabla de esa cruz / muchos salieron del mar»48.

Viajes misionales

  • 49 Ver Nogués, 2011, p. 373.
  • 50 Ver Vega, El Tusón del rey, pp. 339-340. Para un análisis de la misa como microestructura en los au (...)

35En los autos de Lope, encontramos también viajes misionales, personajes que se embarcan o peregrinan con un objetivo, una misión que deben cumplir. Uno de los más claros es El Tusón del rey del cielo, cuya autoría no plantea problemas y que fue representado en Madrid en 161749. El argumento se basa en las leyendas caballerescas en las que Cristo instituye la Orden del Tusón para la conquista de Tierra Santa y nombra a los doce pares. La encarnación se ve como una expedición militar y la institución de la Orden utiliza la microestructura de la misa, elemento interesante también en estas obras sacramentales de Lope y Calderón50. De nuevo, la cruz es comparada con una embarcación en la que se realiza el viaje para la misión guerrera

  • 51 Vega, La puente del mundo, p. 342

Rey
     Pasaré el mar
de mi pasión rigurosa,
embarcado en una tabla
para mi grandeza angosta;
es un árbol que me lleva
por vela, que mi persona
ha de colgar de su entena,
y por cinco partes rota;
los peñoles son los clavos;
azotes, martillo, esponja,
lanza y corona de espinas,
las jarcias, trizas y escota
51.

36Otro auto sacramental muy interesante es el titulado La puente del mundo, en el que Dios viaja a la tierra como un Amadís celestial, procedente de Alemania, mientras que los apóstoles siguen siendo los doce pares:

  • 52 Vega, La puente del mundo, p. 401.

Ese Amadís celestial,
de Grecia o de gracia venga,
y el alta Alemania tenga
por su patria natural,
que yo me avendré con él
52.

37En esta alegoría, el demonio será un príncipe musulmán que labra una fortificación desde donde ejerce la violencia contra el género humano:

  • 53 Vega, La puente del mundo, p. 406.

El cruel Príncipe Moro
un fuerte labrando está
cercado de almenas fuertes
para prisión inmortal.
Sobre el foso y contrafoso,
a donde hay de fuego un mar,
una puente levadiza
a nadie deja pasar.
Todos le pagan tributo
desde la culpa de Adán,
sin que nadie se reserve;
que a todos hace pagar
53.

38Lo interesante de esta obra se encuentra en que el planteamiento de la alegoría se acerca mucho a la técnica desarrollada por Calderón. Para Parker,

  • 54 Parker, 1983, pp. 72-73.

Esto es lo que a menudo hace Calderón en sus últimos autos: permite al público que siga todas las etapas del hilo del pensamiento, tal como este va surgiendo en la mente de un personaje que está en la escena; de este modo el público se halla ante el personaje que va concibiendo la acción ante sus ojos. La importancia de este recurso tan extraordinariamente original, reside en la notable claridad que puede darse a un tema abstracto pues permite que el personaje que está imaginando la acción la interrumpa con el fin de recordar las diferentes etapas de su discurrir, comentar algunos puntos de particular interés y resumir las conclusiones preliminares a que ha llegado antes de seguir adelante. […] Esta nueva técnica tiene, por tanto, la importancia adicional de que es la culminación lógica de la teoría dramática de Calderón: la acción del auto depende para existir de la mente de la persona que la piensa, esta persona está por consecuencia presente, y se nos da no solo sus pensamientos, sino los sentimientos que se despiertan en ella54.

39Un embrión de esta forma de plantear la alegoría aparece en este auto sacramental de La puente del mundo: aquí, el Príncipe de las Tinieblas, la Soberbia y el Mundo tienen noticias de la inminente llegada del Mesías a través de los profetas del Antiguo Testamento, lo cual, de ser cierto, frustraría sus planes de dominio de todo el Género humano. El Príncipe de las Tinieblas se ve forzado a hacer una comprobación, a crear una alegoría para ver las consecuencias de la llegada del esperado Mesías:

  • 55 Vega, La puente del mundo, pp. 401-402.

Príncipe
Ahora bien: el alto fuerte
deste valle y bosque umbroso,
tenga un río caudaloso
de los que el infierno vierte;
llamémosle Flegetonte,
y hágase en él una puente
que divida su corriente,
y llegue de monte a monte.
Esta será levadiza,
y con dos fuertes cadenas
colgará de sus almenas.
[…]
Para defensa del puente
quiero poner un Gigante,
que con solo verle espante
al más gallardo y valiente
y pondrele un nombre fiero.
[…]
El gigante Leviatán,
Soberbia, llamarle quiero
55.

40El demonio construye en su imaginación una alegoría, un espacio de representación historial consistente en un puente levadizo cuyas cadenas colgarán de unas almenas y que dividirá las aguas de un río salvaje llamado Flegetonte. Este puente, además, será defendido por un gigante espantoso llamado Leviatán. En este caso el viaje es el que realiza Cristo, el Amadís celestial, en una misión que tiene como objetivo el rescate del ser humano. Al Príncipe de las Tinieblas todo el experimento le sale muy mal y el Amadís celestial consigue pasar el puente, encadenar al gigante Leviatán y liberar al Alma del poder del infierno, dándole siete sacramentos y un nuevo puente que le permite alcanzar el cielo: la cruz que ha utilizado en la derrota del demonio.

  • 56 Vega, La puente del mundo, 410b.

Ábrese lo alto del carro de la gloria, y echan una Cruz a manera de puente; baje al suelo del carro, y esté con sus corredores y bolas doradas lo más ancho de la tabla, porque parezca puente56.

41Como podemos observar, no encontramos las sutilezas calderonianas, pero creo que este auto sacramental nos muestra cierto avance de lo que más tarde será una nueva presentación de la alegoría.

Conclusiones

42Para concluir, podemos confirmar a través del análisis de las alegorías de los viajes y los lugares que hemos realizado que el teatro sacramental de Lope de Vega, incluyendo algunos autos atribuidos, es un paso necesario hacia la fórmula definitiva del teatro sacramental de Calderón. Es cierto que algunos elementos han de ser posteriormente desarrollados y explotados en toda su potencialidad, pero a través del motivo del viaje que he analizado y las apariencias desarrolladas, vemos cómo Lope ya prefigura fórmulas del teatro posterior. Como se ha podido observar, en Lope encontramos elementos que configurarán la formula teatral y doctrinal definitiva calderoniana: la música, la utilización de microestructuras, como la misa, la espectacularidad en la representación, la formulación de alegorías para comprobar posteriormente las consecuencias.

  • 57 Shergold, 1964, pp. 19 y ss.

43Es cierto que nos puede llamar la atención cierto abuso de la imagen de las naves, tanto de la Iglesia como las infernales o las que describen simplemente al hombre, en muchas de estas alegorías lopianas. Sin embargo, creo firmemente que se trata también de un intento por parte del escritor de dotar a sus obras de una espectacularidad que llegará a su punto álgido con la reforma de 1647-1648 en la que se pasa de dos carros a cuatro para la representación del auto sacramental, como ya explicó Shergold57.

44No obstante, también debo advertir que persisten muchos problemas, incluso desde la perspectiva de la constitución de un corpus sacramental lopiano fiable, por lo que sería interesante prestar una mayor atención a este tipo de teatro sacramental para poder ofrecer nuevas ediciones con textos debidamente fijados y anotados. Solo así nos daremos cuenta y podremos entender la evolución de un género como es el del auto sacramental.

Inicio de página

Bibliografía

Arellano Ayuso, Ignacio, Estructuras dramáticas y alegóricas en los autos de Calderón, Pamplona/Kassel, Universidad de Navarra/Reichenberger, 2001.

Arellano Ayuso, Ignacio, «El motivo del viaje en los autos sacramentales de Calderón, I: los viajes mitológicos», Revista de Literatura, enero-junio, 73/145, 2011, pp. 165-182.

Arellano Ayuso, Ignacio, «El motivo del viaje en los autos sacramentales de Calderón, II. Viajes misionales», en Ingenio, teología y drama en los autos sacramentales de Calderón, Kassel/Pamplona, Reichenberger/Universidad de Navarra, 2012, pp. 9-38.

Arellano Ayuso, Ignacio, y José Enrique Duarte, El auto sacramental, Madrid, Laberinto, 2003.

Biblia sacra iuxta Vulgatam Clementinam. Nova Editio, eds. Alberto Colunga y Laurentio Turrado, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1959.

Blanco Sarto, Pablo, y José Enrique Duarte, «La misa, de Lutero a Lope: doctrina y paradigmas compositivos», en La santa Juana y el mundo de lo sagrado, ed. Blanca Oteiza Pérez, Madrid/New York, Instituto de Estudios Tirsianos/Instituto de Estudios Auriseculares, 2016, pp. 249-264.

Calderón de la Barca, Pedro, El año santo de Roma, eds. Ignacio Arellano y Ángel L. Cilveti, Pamplona/Kassel, Universidad de Navarra/Reichenberger, 1995.

Crivellari, Daniele, «Métrica y marcas de segmentación en los autos sacramentales autógrafos de Lope», Arte nuevo, 5, 2018, pp. 165-188.

Duarte, José Enrique, «De la comedia al auto sacramental: del honor al perdón en Lope de Vega/ From Comedy to the Sacramental Play: from Honor to Forgiveness in Lope de Vega», Hipogrifo, 5/2, 2017, pp. 43-58.

Duarte, José Enrique, «El paradigma compositivo de la misa en los autos sacramentales de Calderón», en Actas del Congreso «El Siglo de Oro en el nuevo Milenio», eds. Miguel Zugasti y Carlos Mata, Pamplona, Eunsa, 2005, vol. I, pp. 571-589.

Fiestas del santísimo sacramento repartidas en doce autos sacramentales, con sus loas y entremeses, compuestas por el Fénix de España frey Lope Félix de Vega Carpio, del hábito de san Juan, recogidas por el licenciado José Ortiz de Villena, dedicadas al túmulo y fama inmortal suyo, Zaragoza, Pedro Verges, 1644.

Fothergill-Payne, Louise, La alegoría en los autos y farsas anteriores a Calderón, London, Tamesis Books, 1977.

Granja, Agustín de la, «Lope y las cintas coloradas», en Estudios sobre Calderón y el teatro de la Edad de Oro. Homenaje a Kurt y Roswhita Reichenberger, ed. Francisco Mundi Pedret, Barcelona, PPU, 1989, pp. 263-276.

Izquierdo Domingo, Amparo, Los autos sacramentales de Lope de Vega. Clasificación e interpretación, Vigo, Editorial Academia del Hispanismo, 2013.

Izquierdo Domingo, Amparo, Los autos sacramentales de Lope de Vega. Funciones dramáticas, New York, IDEA, 2014.

Los evangelios apócrifos. Colección de textos griegos y latinos, versión crítica, estudios introductorios y comentarios, ed. Aurelio de Santos Otero, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1988.

Martin, Philip Howard, Los autos sacramentales de Lope de Vega (Tesis doctoral inédita), Chapel Hill, University of North Carolina at Chapel Hill, 1981.

Nogués Bruno, María, Clasificación de los autos sacramentales de Lope de Vega (Tesis doctoral inédita), Barcelona, Universidad Autónoma de Barcelona, 2011.

Oteiza Pérez, Blanca, «Para la historia de un topos literario: El hijo pródigo», Hipogrifo, 5/1, 2017, pp. 345-355.

Parker, Alexander Austin, Los autos sacramentales de Calderón de la Barca, Barcelona, Ariel, 1983.

Romeu, Luis María, «A honor y gloria del pan: una revisión a los autos fiables de Lope», Rilce, 31/1, 2015, pp. 224-246.

Sagrada Biblia, versión directa de las lenguas originales, eds. Eloíno Nácar Fuster y Alberto Colunga, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1965.

Shergold, Norman D., «A problem in the staging of Autos Sacramentales in Madrid: 1647-1648», Hispanic Review, 32, 1964, pp. 12-35.

Suárez Miramón, Ana, «La luz en el acontecer de lo maravilloso en los autos de Calderón», en El mundo maravilloso de los autos de Calderón, eds. Ignacio Arellano Ayuso y Dominique Reyre, Pamplona/Kassel, Universidad de Navarra/Reichenberger, 2007, pp. 201-214.

Suárez Miramón, Ana, «El viaje marítimo del mercader en los autos de Calderón», Anuario calderoniano, 4, 2011, pp. 349-363.

Vega Carpio, Lope de, Auto famoso del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, en Obras de Lope de Vega, 7. Autos y Coloquios II, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 7-31.

Vega Carpio, Lope de, Las aventuras del hombre (auto sacramental), en Obras de Lope de Vega, 6. Autos y Coloquios I, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 269-286.

Vega Carpio, Lope de, Las bodas entre el Alma y el Amor divino; El hijo pródigo, ed. J. Enrique Duarte, en Autos sacramentales completos de Lope de Vega, dir. Ignacio Arellano Ayuso, Kassel, Reichenberger, 2017.

Vega Carpio, Lope de, «Comedia del viaje del Hombre», ed. Valentín Azcune, en Dicenda: Cuadernos de Filología Hispánica, 15, 1997, pp. 61-99.

Vega Carpio, Lope de, De los cantares (auto sacramental), en Obras de Lope de Vega, 6. Autos y Coloquios I, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 375-389.

Vega Carpio, Lope de, Las hazañas del segundo David; El Misacantano, ed. J. Enrique Duarte, en Autos sacramentales completos de Lope de Vega, dir. Ignacio Arellano Ayuso, Kassel, Reichenberger, 2018.

Vega Carpio, Lope de, El heredero del cielo, en Obras de Lope de Vega. 6, Autos y Coloquios I, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 177-188.

Vega Carpio, Lope de, El hijo de la Iglesia, en Obras de Lope de Vega, 7. Autos y Coloquios II, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 104-117.

Vega Carpio, Lope de, La isla del sol, en Obras de Lope de Vega, 7. Autos y Coloquios II, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 397-415.

Vega Carpio, Lope de, La margarita preciosa. Auto sacramental, en Obras de Lope de Vega, 7. Autos y Coloquios II, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 155-167.

Vega Carpio, Lope de, La Maya; El viaje del Alma, ed. Juan Manuel Escudero Baztán, en Autos sacramentales completos de Lope de Vega, dir. Ignacio Arellano Ayuso, Kassel, Reichenberger, 2017.

Vega Carpio, Lope de, Obras de Lope de Vega, 6. Autos y coloquios, I, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963.

Vega Carpio, Lope de, Obras son amores, en Obras de Lope de Vega, 6. Autos y Coloquios I, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 105-121.

Vega Carpio, Lope de, El príncipe de la paz, en Obras de Lope de Vega, 7. Autos y Coloquios II, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 439-457.

Vega Carpio, Lope de, La privanza del hombre, ed. Victoriano Roncero López; El nombre de Jesús, ed. Ignacio D. Arellano-Torres, en Autos sacramentales completos de Lope de Vega, dir. Ignacio Arellano Ayuso, Kassel, Reichenberger, 2018.

Vega Carpio, Lope de, La puente del mundo (auto sacramental), en Obras de Lope de Vega, 6. Autos y Coloquios I, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 399-411.

Vega Carpio, Lope de, La siega (auto sacramental), en Obras de Lope de Vega, 6. Autos y Coloquios I, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 297-312.

Vega Carpio, Lope de, El triunfo de la Iglesia, en Obras de Lope de Vega, 7. Autos y Coloquios II, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 382-395.

Vega Carpio, Lope de, El Tusón del rey del cielo, en Obras de Lope de Vega, 7. Autos y Coloquios II, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 335-349.

Vega Carpio, Lope de, La venta de la Zarzuela, en Obras de Lope de Vega, 7. Autos y Coloquios II, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 351-367.

Vega Carpio, Lope de, La vuelta de Egipto, en Obras de Lope de Vega, 6. Autos y Coloquios I, ed. Marcelino Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, pp. 345-358.

Wardropper, Bruce W., Introducción al teatro religioso del Siglo de Oro. Evolución del auto sacramental antes de Calderón, Salamanca, Anaya, 1967.

Zugasti Zugasti, Miguel, «El espacio del jardín en los autos sacramentales de Calderón», en Calderón 2000: homenaje a Kurt Reichenberger en su 80 cumpleaños. Actas del Congreso Internacional, IV Centenario del nacimiento de Calderón (Universidad de Navarra, septiembre, 2000), ed. Ignacio Arellano Ayuso, Kassel, Reichenberger, 2002, vol. II, pp. 1059-1072.

Inicio de página

Notas

1 Ver los datos de estas obras en Referencias bibliográficas.

2 Nogués, 2011.

3 Izquierdo, 2013 y 2014.

4 Romeu, 2015.

5 Ver Nogués, 2011, pp. 21-67, para un análisis más exhaustivo de la bibliografía crítica.

6 Ver Wardropper, 1967, p. 15: «En el siglo xx hemos aprendido a apreciar los autos sacramentales de Calderón. Se ha puesto de moda […] se ha llegado a creer que […] creó casi por sí solo el auto sacramental. No se trata en este libro de negar ni el talento ni la originalidad de Calderón, aunque sí se pretende descubrir la tradición dramática de que se sirvió al empezar a escribir sus autos».

7 Arellano y Duarte, 2003, p. 109.

8 Para la relación entre la comedia y el auto lopiano y las opiniones de la crítica, ver Duarte, 2017, pp. 44-46.

9 Arellano, 2011, p. 166.

10 Fothergill-Payne, 1977, pp. 68 y ss., especialmente pp. 71 a 75.

11 Vega, Obras de Lope de Vega, 6. Autos…, p. lix: «Es uno de los pocos en que Lope no se atuvo rígidamente a los datos de la Escritura, sino que introdujo algunas circunstancias tomadas de los libros apócrifos». Se puede ver el Evangelio árabe de la infancia, capítulo x, pp. 308-309, donde se narra la huida a Egipto; y los capítulos xxv y xxvi en los que se cuenta la estancia en Menfis y vuelta a Nazaret. También aparece en el apócrifo de la Historia de José el Carpintero, cap. viii y ix, p. 339, en los que se cuenta la huida y vuelta a Galilea.

12 Ver Vega, La vuelta de Egipto, p. 355. Una referencia semejante aparece en Obras son amores, p. 118: «Tan niño fui peregrino, / que iba de mi madre en brazos / huyendo a quien tantos lazos / me puso por el camino. / El sangriento desatino / de los Inocentes sabes».

13 Menéndez Pelayo advertía que este texto pudo haber sido manipulado por otras manos, a pesar de haber sido impreso en Fiestas del santísimo sacramento, Zaragoza, 1644. Ver Vega, Obras de Lope de Vega, 6. Autos…, p. lxix: «Es imposible que Lope, ni despierto ni dormido, haya hecho versos de esta calaña. […] Tales cosas no pueden ser de Lope, sino del vándalo que se metió a enmendarle la plana, profanando su obra, cuyo texto nos es ya imposible restituir, puesto que no hemos podido hallar manuscrito alguno de este auto». Nogués, 2011, pp. 258-259, advierte de esta circunstancia: «Sigo como siempre el texto de la edición de Menéndez Pelayo, subrayando la advertencia que en su día hizo don Marcelino, es decir: estamos frente a un texto muy alterado del que no disponemos, desgraciadamente, manuscrito». Izquierdo, 2013, pp. 222-228, lo analiza como los demás y cita al final las palabras de Menéndez Pelayo. Romeu, 2015, pp. 229, 231 y 243, lo admite como lopiano y aporta testimonios manuscritos.

14 Ver Vega, Las bodas entre el Alma, vv. 881-888.

15 Ver Mateo, 21, 33: «Un padre de familia plantó una viña, la rodeó de una cerca, cavó en ella un lagar, edificó una torre y la arrendó a unos viñadores, partiéndose luego a tierras extrañas» (tomo el texto de Sagrada Biblia, versión directa de las lenguas originales). Las condiciones que se dan al judaísmo en el arriendo de la viña son semejantes a las condiciones que se le ponen a Adán en el Edén: «Un pámpano solamente / no habéis de dejar cortar, / ni por cerca o puerta entrar / extraña y bárbara gente. / Porque solo para mí / quiero de esta planta el fruto» (El heredero del cielo, p. 178).

16 Ver Vega, La siega, p. 299: «Ahora es Señor del campo, / donde siembra su palabra / en forma de labrador, / que lo divino disfraza; / la generación eterna / de aquella deidad sagrada, / ¿qué Serafín, qué abrasado / Querubín podrá contarla? / No te metas, pues no puedes, / en cosas que son tan altas, / que aquí por alegoría, / o de su Iglesia se trata, / o del reino de los cielos, / o del alma, que con varias / razones puede entenderse / la Iglesia, el reino y el alma, / a diferentes sentidos».

17 Para el texto citado, ver la Biblia sacra iuxta vulgata, en Secundum Lucam, 15, 13-30.

18 Oteiza, 2017, pp. 353-354.

19 Vega, Las bodas entre el alma y el Amor divino; El hijo pródigo, vv. 345-360.

20 Martin, 1981, p. 37. Cito por Nogués, 2011, p. 53.

21 Tomo estos datos de Calderón, El año santo de Roma, v. 1

22 Ver Vega, «Comedia del viaje», p. 66: «Aunque denominada “comedia” es, en realidad, un auto sacramental».

23 Vega, Comedia del viaje del hombre, vv. 95-118.

24 Vega, Comedia del viaje del hombre, vv. 157-174. Este tema de los dos caminos es común en estos autos sacramentales. Por ejemplo, Vega, Las aventuras del hombre, p. 282: «Luz del mundo ha de llamarse / aquella palabra eterna; / bienaventurado aquel / a quien sus rayos elevan. / Tú, pues, me alumbra y me guía, / tú me ilumina y me enseña: / todo se yerra sin ti, / todo contigo se acierta. / Peregrino, soy, luz mía: / erré la divina senda: / engañome la más ancha, / siendo en el fin más estrecha»; Vega, El viaje del Alma, vv. 310-324: «Hubo un sabio antiguamente / que una letra fabricó, / cifra del vivir presente, / y símbolo en que mostró / de los dos fin diferente; / era Y griega, que te advierte. / Dos sendas hasta la muerte, / común la entrada, en que fundo / que el rey y el pobre en el mundo / entran de una misma suerte. / En estrecho fin paraba, / Alma, aquel ancho camino, / y el que estrecho comenzaba, / ancho, glorioso y divino / el dichoso fin mostraba»; Vega, El hijo pródigo, vv. 461-468: «Al principio de la vida / le ofrecieron dos caminos: / el ancho le ha dado gusto / por los regalos que ha visto. / La Juventud le ha guiado, / la Lascivia le ha perdido, / los enemigos del alma / acabando van con sus bríos».

25 Vega, El viaje del alma, v. 826 acot.

26 Vega, El viaje del alma, v. 947 acot.

27 Vega, Las aventuras del hombre, pp. 285-286.

28 Suárez Miramón, 2011, p. 351.

29 Vega, La margarita preciosa, p. 157: «Mundo: Aquella nave extranjera / parece que puerto toma; / que la salva y la saloma. / Codicia ver la ribera. / ¡Oh, qué de flámulas bellas / que cuelgan de los peñoles! / ¡qué tres dorados faroles / como lucientes estrellas! / ¡Qué bien embreadas jarcias / desde babor a estribor! / ¡Qué valiente árbol mayor, / qué fuertes defensas marcias! / ¡Qué mesana y qué bauprés, / qué fuertes lonas y velas, / escotas, aferravelas / y escalas de tres en tres! / ¡Oh, qué bien que la guarnecen / los cables y municiones! / ¡Los estayes y motones / peregrina vista ofrecen! / Las barandas y aflechales / por toda la obencadura / la muestran firme y segura, / con las coronas iguales. / El piloto Entendimiento / en la bitácora viene; / ¡hermosa nave, si viene / su potencia el regimiento! / Carne: ¿Pues no ves que la Razón / lleva el timón y la guía? / Demonio: ¿Qué podrá la industria mía / si aquel gobierna el timón? / Mas si la victoria gozas / como puedo presumir, / de fuego le han de servir / gúmenas, trizas y trozas; / venid, y al paso saldremos / con nuestras mercadurías».

30 Vega, Las bodas entre el Alma y el Amor divino, v. 912 acot.: «Llegó a esta razón, con mucha música de chirimías y trompetas, la galera de la fe, llena de banderas, gallardetes y flámulas, sembrados de las armas de la Iglesia y de cálices y hostias, y hecha una alegre desembarcación, tomó tierra el Alma».

31 Vega, La maya, vv. 1094-1103: «Rey de las tinieblas: Nave es la Iglesia entretanto: / velas penitencia son, / piloto es Cristo, ¡qué espanto!, / su cruz divina el timón, / viento el Espíritu Santo. / ¡Contrastalda dél regida, / o querelda combatir! / ¡Ah pesar de mi caída! / ¡No pudiera yo morir, / para no sufrir tal vida!».

32 Vega, La siega, p. 311: «Escribirán tales plumas, / que confundan tus contrarios, / a quien echarás al remo / de mi leño sacrosanto, / de cuyas entenas cuelgue / árbol vencedor del árbol / del primero labrador, / del mundo en precio en tres clavos. / Y entre los reyes de Europa / deberás a un quinto Carlos / oponerse a la herejía / de un labrador temerario».

33 Ver Vega, El triunfo de la Iglesia, p. 389: «será tu carro triunfal / una nave: irá en la gavia / Cristo; será tu fanal / la Hostia».

34 Sobre La isla del sol, ha habido cierta polémica sobre si el texto manuscrito era autógrafo. La cuestión parece haber quedado zanjada con el artículo de Crivellari, 2018, p. 168: «Por lo que atañe, en cambio, a La isla del sol, el manuscrito no salió de la pluma de Lope, con la excepción quizá de las últimas dos hojas, aunque coincido con varios investigadores en que todo apunta a que estas también son apócrifas».

35 Vega, La isla del sol, p. 397.

36 Vega, La isla del sol, p. 400.

37 Vega La isla del sol, p. 414.

38 Vega, La isla del sol, p. 415. Merece la pena recordar el artículo de Suárez Miramón, 2007, en el que analiza la importancia de la luz para subrayar lo maravilloso en el auto sacramental.

39 Ver Arellano, 2001, pp. 173 y ss., donde analiza los jardines calderonianos dentro de los espacios codificados y Zugasti, 2002.

40 Vega, De los cantares, p. 384: «Esté en lo alto un jardín con su encañado, y en medio una cruz a modo de árbol, entre otras plantas que tengan por flores los pasos de la Pasión de Nuestro Señor, y salgan detrás tres fuentes con ramos, con hojas que estén en ellas, do se vean algunas otras, como que fueron las frutas de los ramos, y una parra con racimos revuelta».

41 Nogués, 2011, p. 319, señala que el manuscrito que se conserva está a nombre de Mira de Amescua. Más segura de la atribución a Lope se muestra Izquierdo, 2013, p. 37. Lo adjudica a Lope sin dudas, Romeu, 2015, pp. 229 y 230-231, donde comenta la alegoría mediante el análisis argumental de la obra.

42 Vega, El Príncipe de la paz, p. 448: «Custodio: En un jardín de quien ya / quedaba el cielo envidioso, / porque viendo los favores / que le dan sus plantas bellas, / sus más lucientes estrellas / quisieran servir de flores; / allí está amorosamente, / de sus cuidados rendido, / al pie de un árbol dormido, / al son de una clara fuente; / mil canciones celestiales / le cantan los ruiseñores, / los pies le besan las flores, / y el cabello los cristales. / Sube por aquesta escala, / que es de la contemplación, / y llegarás a la unión / que con tal gloria se iguala. Ábrase el carro como nube en cuatro partes y aparezca un jardín con muchas flores con sus enrejados, y en medio una pila de fuente, con una cruz en medio, con cinco caños de agua que den en ella; el Príncipe de la Paz sentado al pie durmiendo, y baje una escalera del mismo jardín al tablado, y vaya subiendo Celia».

43 Vega, La venta de la Zarzuela, p. 351.

44 Vega, La venta de la Zarzuela, p. 359. Más adelante, se reitera la metáfora. Ver Vega, La venta de la Zarzuela, p. 364: «Cansado de andar / sendas de Pereza / me vuelven atrás / y como la bestia / del cuerpo mortal / no comía cebada / sino vanidad / y ya no podía / aquel gavilán / espíritu mío / sin carne volar».

45 Ver Vega, La venta de la Zarzuela, p. 367.

46 Vega, La venta de la Zarzuela, p. 367. Para el análisis de esos listones de seda roja, que simboliza la sangre de Cristo derramada, de pies, manos y costado, fuentes sacramentales, ver Granja, 1989.

47 Vega, La venta…, p. 362.

48 Vega, La venta…, p. 362.

49 Ver Nogués, 2011, p. 373.

50 Ver Vega, El Tusón del rey, pp. 339-340. Para un análisis de la misa como microestructura en los autos de Lope, ver Blanco y Duarte, 2017. Para la importancia de la microestructura de la misa en Calderón, ver Duarte, 2005. Para los paradigmas compositivos en los autos de Calderón, ver Arellano, 2001, pp. 19-61.

51 Vega, La puente del mundo, p. 342

52 Vega, La puente del mundo, p. 401.

53 Vega, La puente del mundo, p. 406.

54 Parker, 1983, pp. 72-73.

55 Vega, La puente del mundo, pp. 401-402.

56 Vega, La puente del mundo, 410b.

57 Shergold, 1964, pp. 19 y ss.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

José Enrique Duarte, «Lugares y viajes maravillosos en los autos sacramentales de Lope de Vega»Criticón, 139 | 2020, 93-114.

Referencia electrónica

José Enrique Duarte, «Lugares y viajes maravillosos en los autos sacramentales de Lope de Vega»Criticón [En línea], 139 | 2020, Publicado el 23 septiembre 2020, consultado el 26 julio 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/16466; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.16466

Inicio de página

Autor

José Enrique Duarte

J. Enrique Duarte es licenciado y doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Navarra. Fue contratado por el GRISO en 1998 y desde entonces realiza su investigación en diversos autores: Pedro Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Tirso de Molina, Lope de Vega y Francisco Antonio Bances Candamo. Ha dirigido su interés principalmente al teatro del Siglo de Oro, publicando diversos artículos y ediciones de comedias y autos sacramentales. Actualmente, compagina sus labores de investigación con las tareas de coordinación en la revista La Perinola (ISSN: 1138-6363) como secretario. Además, se encarga, también como secretario, de los Anejos La Perinola.
eduarte@unav.es

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search