Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros139De caminos y ventasLa venta como espacio dramático e...

De caminos y ventas

La venta como espacio dramático en el teatro español del siglo xvii

Rafael González Cañal
p. 141-156

Resúmenes

La venta aparece a menudo en la literatura áurea como espacio de la acción. Las posibilidades dramáticas de la venta y el mesón no pasaron desapercibidas para Lope de Vega y sus seguidores, y, por tanto, es frecuente encontrar este espacio dramático en las comedias del Siglo de Oro. Es especialmente habitual en el subgénero denominado comedia de valientes, en el que la venta se convierte en un escenario esencial para el desarrollo de la trama. Analizamos especialmente este espacio dramático en tres comedias de Antonio Enríquez Gómez pertenecientes a este subgénero.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 21/05/2020; accepté le 29/06/2020

Notas del autor

Este trabajo forma parte del proyecto de investigación FFI2017-87523-P, aprobado por la Secretaría de Estado de Ciencia e Innovación del Ministerio de Economía y Competitividad.

Texto completo

  • 1 Azorín, 1984, p. 49.

Las ventas tienen su significación en la literatura española y son inseparables del paisaje de España1.

  • 2 Sobre las ventas en Cervantes, véase Arco y Garay, 1951, pp. 600-609; Salazar Rincón, 1995-1997; y (...)

1Como bien se sabe, cuando hablamos de ventas el imaginario colectivo nos remite inevitablemente a La Mancha, la tierra de don Quijote2. En la novela cervantina la venta es un lugar de paso y encuentro en donde se entrecruzan las vidas de los personajes y se producen equívocos y pendencias. No hay más que recordar la venta de Juan Palomeque, escenario esencial en la primera parte de la novela. Pero también podríamos citar la venta del Molinillo, en los campos de Alcudia, en donde se conocen otros dos personajes cervantinos: Rinconete y Cortadillo.

  • 3 Covarrubias, 1987, p. 999.
  • 4 Campos y Fernández de Sevilla, 2009, p. 148.

2La venta era un espacio bien conocido para los viajeros de los siglos xvi y xvii. Según Covarrubias, «comúnmente es una casa en el campo, cerca del camino real, adonde los pasajeros suelen parar el mediodía, y a necesidad hacer noche»3. En el Repertorio de caminos de Alonso de Meneses en 1576 se citan 27 ventas en el camino de Madrid a Sevilla y en las Relaciones topográficas de los pueblos de España hechas por orden de Felipe II (1575-1578) se registran veinte únicamente en el término de Almodóvar del Campo4.

  • 5 Véase Deleito y Piñuela, 1953, pp. 167-178.

3Los mesones y posadas, en cambio, solían estar situados en las poblaciones. En ellos no solía darse de comer, sino que se guisaba y aderezaba lo que los huéspedes traían de fuera. Así lo señala Cervantes en La ilustre fregona con respecto a la famosa posada del Sevillano de Toledo. Para comer en las poblaciones estaban los figones y los bodegones5.

  • 6 Moreto, Lo que puede…, Acto II.

4Las ventas servían como refugio en las tormentas y descanso de caminantes y viajeros. El denominador común de todas las alusiones a estos lugares son las estrecheces e incomodidades que se sufren en ellos, además de la inseguridad, los peligros y la mala comida, escasa y adulterada. No en vano no tenían muy buena fama las ventas españolas, como bien observó Mme D’Aulnoy en su viaje por España. Perdigones, capones, gazapos, truchuelas, palominos, etc. eran manjares habituales, pero los engaños y adulteraciones de los venteros estaban al orden del día. Así lo señala el gracioso Colmillo en una comedia de Moreto: «Esto es / comer grajo en una venta / y pensar que es palomino»6. Algo parecido le advierten a Antona García cuando va a entrar cansada y hambrienta en una venta:

  • 7 Tirso de Molina, Antona García, vv. 1909-1913, p. 599.

Pero
                Guardaos de ella,
que es redomado el ventero
y encaja a los más ladinos
los grajos por palominos
y la cabra por carnero
7.

  • 8 Correas, p. 502. El tópico del ventero ladrón, que también aparece en la novela italiana, es lugar (...)
  • 9 Salazar, Cartas, p. 50.
  • 10 «Salteador y ventero todo es uno» dice Pacheco en Lope de Vega, El valiente Juan de Heredia, p. 638
  • 11 Tirso de Molina, El amor médico, p. 113, vv. 423-424.

5La mala fama de los venteros se refleja incluso en el refranero de Correas («Venteros y gatos todos son latros»)8 o en las Cartas de Eugenio Salazar: «el ventero cariacuchillado […] os vende gato por liebre, el macho por carnero, la cecina de rocín por de vaca y el vinagre aguado por vino puro»9. A veces los venteros están conchabados con los bandoleros de la zona, como ocurre en El niño diablo de Lope, que van a medias en las ganancias10. También suele asociarse la venta a mozas traviesas y ligeras de cascos que engatusan a los viajeros, como la cervantina Maritornes. Así lo señalaba Tirso de Molina en El amor médico: «pero de niñas y en venta, / quien se fía, poco sabe»11; o en Desde Toledo a Madrid:

  • 12 Tirso de Molina, Desde Toledo a Madrid, pp. 255-256, vv. 2160-2162.

              Camas y lodos
déjanse pisar de todos,
como mozas de mesón
12.

6Obviamente, en la época las ventas estaban mal acondicionadas. Incluso algunos viajeros llevaban su propia cama, como el oidor que llega a la venta de Juan Palomeque (I, 42), o su propia ropa de cama, como don Alonso y don Felipe en Desde Toledo a Madrid:

  • 13 Tirso de Molina, Desde Toledo a Madrid, pp. 255-256, vv. 2163-2165. Además, la ropa de cama que lle (...)

mas yo siempre me prevengo
de sábanas y almohadas
caseras por las posadas
13.

7O don Juan en La cortesía de España de Lope de Vega cuando llega a una venta en Orgaz. Su criado Zorrilla se encarga de preparar el alojamiento:

  • 14 Lope de Vega, La cortesía de España, p. 569, vv. 1493-1502.

Digo que dice el ventero
que hay en la casa que estás
un aposento no más
y que en él hice al cochero
que echase los traspontines,
y dos sábanas saqué;
la colcha de raso eché
y los morados cojines
les puse por cabecera,
con la sábana cubiertos
14.

8Ante la falta de espacio, el criado aposenta en un pajar a las tres dueñas que vienen con ellos:

  • 15 Lope de Vega, La cortesía de España, p. 571, vv. 1535-1539.

Todas tres en el pajar
como damas borriqueñas.
Y más otra desventura:
que allá tengo de dormir
o al campo me he de salir
15.

9Las ventas eran edificios pequeños con un gran zaguán y un patio al que se asomaban las puertas de tres o cuatro cuartos. Eran elementos esenciales el patio, el pozo y la pila para abrevar el ganado. En la planta alta había un sobrado o camarón en donde se amontonaban los sacos de cereales o se colgaban los pellejos de vino. A veces se habilitaba este espacio como dormitorio, por lo que no resulta raro que don Quijote se despierte y entable una batalla a cuchilladas con unos pellejos de vino que confunde con gigantes (I, 35). En la parte trasera de la venta estaban las cuadras y el pajar.

10Como lugares de paso y aislados, cualquier encuentro es posible y no es raro que los protagonistas se vean sorprendidos por robos, enfrentamientos y pendencias o asesinatos. Tenían fama de lugar inseguro y peligroso, como bien señala Quevedo en su Premática del tiempo:

  • 16 Quevedo, Prosa festiva completa, p. 211.

Informado de los grandes robos y latrocinios que de ordinario se hacen en ventas, mandamos que nadie sea atrevido de aquí adelante a llamarlas ventas, sino hurtos16.

11La mala fama de las ventas lleva a Carranza, criado de Entre bobos anda el juego de Rojas Zorrilla, a llamarlas «segundo Peralvillo»:

  • 17 Rojas Zorrilla, Entre bobos anda el juego, p. 381, vv. 541-546.

Carranza
¿No me dirás, don Luis, adónde vamos?
Ya en las ventas estamos
del muy noble señor Torrejoncillo,
u del otro segundo Peralvillo,
pues aquí la hermandad mesonitante
asaetea a todo caminante
17.

Estos espacios de encuentro son un buen reflejo de la realidad social de la época, ya que desfilan por ellos todas las clases sociales. Son lugares propicios para la sociabilidad y para contar y escuchar todo tipo de historias.

12En la literatura la venta y el mesón son escenarios habituales de la acción. Ya aparecían las posadas en las novelle italianas, desde las colecciones tempranas como las Trecentonovelle (h. 1392) de Franco Sacchetti, hasta las novelle de Bandello. A veces, en poemas de materia carolingia, aparece como variante del castillo, como, por ejemplo, en el Morgante Maggiore (1482-1483) de Luigi Pulci o en el Orlando furioso (1516) del Ariosto.

  • 18 Oleza, 2006, pp. 683-684.

13En el teatro renacentista español se encuentra la venta en el Auto da Alma, de Gil Vicente, representado en 1508. Así lo señala Oleza18, que añade además otros ejemplos: la Farsa de la ventera en que se representan algunos engaños que algunas suelen usar con que a las veces roban a los caminantes, de Diego Sánchez de Badajoz, o Los engañados de Lope de Rueda, versión muy simplificada de la pieza colectiva de los Intronati de Siena, Gl’Ingannati, representada en 1531, en la que aparece un mesón en la ciudad de Módena.

  • 19 Oleza, 2007, pp. 30-34.
  • 20 Alemán, Guzmán de Alfarache I, p. 274.
  • 21 Joly, 1986, p. 335.
  • 22 Alemán, Guzmán de Alfarache I, p. 272.

14La venta es escenario esencial en El Quijote, en la novela picaresca y en numerosas obras dramáticas del siglo xvii. Además, a veces funciona como lugar de iniciación: apenas sale de su casa don Quijote se tropieza con una venta en donde le sucede su primera aventura. También las primeras aventuras del Guzmán de Alfarache, que marcarán su vida posterior, suceden en estos lugares de paso19. Es en la venta de Cazalla en donde Guzmán, para sobrevivir, se hace «mozo de ventero, que es peor que de ciego»20 y allí tiene lugar su verdadera formación, aprendiendo todo tipo de trucos para estafar a los viajeros. Como señala Monique Joly, «Alemán fait de l’auberge un lieu privilegié de tromperie, un lieu de contraste entre l’être et le paraître, et lui donne un rôle initiatique en y plaçant les premières désillusions de son héros»21. La exclamación de Mateo Alemán no deja lugar a dudas: «¡Qué de robos, qué de tiranías, cuántas desvergüenzas, qué de maldades pasan en ventas y posadas!»22.

15En el teatro áureo el viaje marca el tratamiento del espacio dramático en muchas obras y no es raro encontrar escenas en ventas, posadas o mesones, lugares necesarios para reponer fuerzas tras las penurias sufridas por los caminos. Famosas eran, por ejemplo, las posadas de Illescas, como se apunta al inicio de La dama boba:

  • 23 Lope de Vega, La dama boba, p. 43.

Liseo
¡Qué lindas posadas!
Turín
                              ¡Frescas!
Liseo
¿No hay calor?
Turín
                      Chinches y ropa
tienen fama en toda Europa.
Liseo
¡Famoso lugar Illescas!
23

16Pero no es tan frecuente encontrar elogios. En otra obra de Lope, Enmendar un daño a otro, se hace una descripción de estos lugares bien sugerente:

  • 24 Lope de Vega, Enmendar un daño a otro, p. 300.

Pues luego una cama, donde
juegan cañas cada noche
las chinches y escarabajos.
Luego una pulga bullendo,
luego un tábano zurriando,
y, sobre todo, al hacer
la cuenta, quedar llorando,
dejando a un cristiano en cueros
24.

  • 25 Martínez, 2000, pp. 359-379.
  • 26 «Venta de Viveros, / ¡dichoso sitio, / si el ventero es cristiano / y es moro el vino! / ¡Sitio dic (...)
  • 27 Véase Nougué, 1960, pp. 326-330.

17Tanto en la comedia como en los autos o en los entremeses, este tipo de lugares aparecen como espacio de la acción y del enredo, y son descritos como incómodos, inseguros, poblados por rufianes y mujercillas; en ellos se producen a menudo galanteos, robos, engaños y chanzas, como bien estudió María José Martínez25. La famosa venta de Viveros, por ejemplo, situada entre Madrid y Alcalá, a la que llega Pablos en El buscón de Quevedo y que aparece en la segunda parte del Guzmán de Alfarache de Mateo Luján, es también aludida en diversas obras dramáticas: en Al pasar el arroyo de Lope, en Por el sótano y el torno de Tirso o en Las paredes oyen de Ruiz de Alarcón26. Otra venta famosa, la de Mollorido, que se encontraba entre Salamanca y Medina, aparece en la tercera jornada de Antona García de Tirso. También se cita la venta de las Pavas, cerca de Toledo, en Dª Beatriz de Silva y en Los cigarrales de Toledo de Tirso de Molina27.

  • 28 La comedia La ilustre fregona y amante al uso se publicó póstumamente en la Veintiuna Parte perfect (...)
  • 29 Véase Torres, 1995, p. 440, artículo en el que se analiza, a partir de las dos primeras obras de Lo (...)

18Lope de Vega descubre muy tempranamente las posibilidades dramáticas del mesón o de la venta, y así se manifiesta en una pieza tan temprana como Los donaires de Matico (h. 1589). Pero más allá de las escenas sueltas en esta o aquella obra dramática, la aportación más notable de Lope son tres comedias propiamente de mesón, dos suyas, El mesón de la corte (1588-1595) y La noche toledana (1605), y otra, La ilustre fregona y amante al uso, versión de la novela cervantina, que probablemente no es de Lope, aunque le haya sido atribuida28. Las tres comedias se desarrollan en un mesón, «lugar cerrado y abierto a la vez»29, muy propicio para pendencias y escarceos eróticos. Evidentemente, el enredo amoroso es lo que prima en estas comedias porque, como se señala en La noche toledana, «el amor en mesones / suele comprarse barato». En esta comedia la criada Inés urde un sutil enredo entre las damas y caballeros que se alojan en una posada toledana.

19Otras escenas semejantes se pueden leer en La moza de cántaro, en donde una dama llamada doña María va a parar a una venta en Adamuz (Córdoba), en las estribaciones de Sierra Morena, en donde conoce a un indiano. En una venta en Orgaz se desarrolla una de las escenas de La cortesía de España en la que el gracioso Zorrilla se enamora irremediablemente de una criada. En una posada de Illescas comienza La dama boba. Pero este espacio también está presente en Pedro de Urdemalas, El sastre del Campillo, El testigo contra sí, Amar, servir y esperar, Porfiar hasta morir —en las ventas de Alcolea empieza la acción— y en El niño diablo, compuesta después de 1618, en donde asistimos al enfrentamiento entre el protagonista y unos bandidos en uno de estos lugares de paso.

20En la dramaturgia de Tirso de Molina abundan igualmente este tipo de escenas, en obras como Desde Toledo a Madrid, La huerta de Juan Fernández, Por el sótano y el torno, Dª Beatriz de Silva o Antona García. En esta última destaca un pasaje verdaderamente singular, en el cual la ventera ayudará a parir unos gemelos a la brava Antona mientras apalea a unos portugueses en medio del parto.

  • 30 «ventas de Torrejoncillo»: alude a las posadas que existían a medio camino entre Toledo y Madrid, c (...)

21En Entre bobos anda el juego de Rojas Zorrilla, escrita hacia 1638, aparecen las ventas de Torrejoncillo, cerca de Illescas30, y se asocian ya claramente los personajes cervantinos con la venta. No falta tampoco el chiste habitual sobre el engaño en la comida:

  • 31 Rojas Zorrilla, Entre bobos anda el juego, pp. 384-385, vv. 613-626.

1
                                ¡Ah seor ventero!
Dentro.
¿Hay qué comer?
2
                         No faltará carnero.
Dentro.
1
¿Es casado vusted?
Dentro.
2
                              Más ha de treinta.
Dentro.
1
Según eso, carnero hay en la venta.
Dentro.
3
Dentro
Huésped, así su nombre se celebre,
véndame un gato que parezca liebre.
[…]
Carranza
Nada, pues, te alborote.
1
¿Dónde van Dulcinea y don Quijote?
Dentro.
2
¿Dónde han de ir? Al Toboso, por la cuenta.
Dentro.
Lucas
Voy al infierno.
Dentro.
1
                       
Eso es: a la venta.
Dentro31.

  • 32 La venta de la Zarzuela, situada en los confines de la Mancha y Sierra Morena, era frecuentada por (...)

22Otras ventas y posadas desfilan por las comedias de otros autores: en Correr por amor fortuna de Luis Vélez de Guevara, en El Cristo de los milagros de Moreto, en La mesonera del cielo de Mira de Amescua, en Mazariegos y Monsalves de Antonio de Zamora, etc. Significativo es el título de una comedia conservada manuscrita de Cristóbal de Monroy: Lo que pasa en un mesón. Además, también encontramos la representación de la posada o mesón como lugar de perdición en el auto titulado La venta de la Zarzuela de Lope de Vega32.

  • 33 Madroñal, 1996, pp. 104-105.

23Asimismo, las formas teatrales breves acogieron con gusto este tipo de espacios propicios para el enredo y la burla, y si Lope escribió un Baile de la mesonerica, Quevedo compuso el entremés de La venta, que se desarrolla en uno de estos lugares de paso en el camino hacia Granada. Pero también hay venta en El bodegonero de Juan Vélez, en Lo que pasa en una venta de Belmonte, en El reloj y genios de la venta de Calderón de la Barca y en otros entremeses anónimos: Los coches de Sevilla, La venta y el soldado, etc. Asimismo, el tema de la venta y el ventero es frecuente en el teatro de Luis Quiñones de Benavente; aparece, por ejemplo, en El alcalde de sacas, en El remediador, en el Entremés del ventero, en Don Gaiferos, en el Baile del invierno y el verano, en Los muertos vivos, en La malcontenta, etc.33

Las ventas en las comedias de valientes

  • 34 Véase Rubiera, 2005, pp. 99-124.

24Las comedias de valientes, subgénero dramático que se desarrolla a partir de los años 20, tienen predilección por las escenas de ventas. Son comedias protagonizadas por un valentón, personaje hosco y agresivo, amigo de pendencias y riñas, y que se caracterizan por la movilidad espacial. A menudo aparece la venta como espacio de la acción, no en vano los valientes, perseguidos por la Justicia, tenían que huir de un lugar a otro. Se da en estas obras lo que Javier Rubiera llama «espacio itinerante», un espacio dinámico de transición que cumple una función de enlace entre los diversos espacios dramáticos34.

25Podemos citar las siguientes obras de este tipo en las que encontramos este espacio dramático: El valiente Juan de Heredia y El valiente Céspedes (1612-1615), de Lope de Vega, El valiente Lucidoro, de Juan Bautista Villegas, representada en el cuarto de la reina en octubre de 1622; El valiente Diego de Camas, El capitán Chinchilla y El valiente Campuzano, de Enríquez Gómez; El tejedor de Segovia, de Ruiz de Alarcón, publicada en 1634; las dos tituladas El Hércules de Ocaña, una de Vélez de Guevara y otra de Diamante; Afanador el de Utrera, de Luis de Belmonte; El más valiente andaluz, Antón Bravo, de Cristóbal de Monroy; Las travesuras de Pantoja, de Agustín Moreto; El valor no tiene edad y Sansón de Extremadura de Juan Bautista Diamante; El más valiente extremeño, Bernardo del Montijo, de José de Cañizares, etc.

  • 35 Morley y Bruerton, 1968, p. 570, no la consideran obra de Lope.
  • 36 Lope de Vega, El valiente Juan de Heredia, pp. 635b-638a.

26En primer lugar, detengámonos en El valiente Juan de Heredia, atribuida a Lope de Vega35, obra que cuenta con una escena de venta en la segunda jornada36. Se trata de una venta nueva en el camino real a Sevilla a la que llega el valiente con su dama para descansar a la hora de la siesta. El ventero se enfada por las acusaciones que le hace el criado Pacheco de dar gato por liebre. Cuando está dispuesta la mesa llegan tres salteadores que se apuntan a la comida y que provocan al valiente hasta que este se enfrenta a ellos, les dispara y les hace huir.

  • 37 Sobre la figura del valiente Céspedes, véase Rodríguez Cáceres, 2007, pp. 223-236.

27En El Hércules de Ocaña de Luis Vélez de Guevara, Céspedes llega a una venta manchega tras perderse en una noche tormentosa37. Allí encuentra, bajo una luz, al ventero muerto y amortajado en el suelo. El valiente, sin ningún miedo, se pone a cenar y el muerto se levanta, se sienta a la mesa y termina cogiéndole del brazo. En El Hércules de Ocaña de Juan Bautista Diamante encontramos de nuevo la misma escena. Céspedes y Ortuño llegan con gran alivio a una venta al final de la primera jornada: «que como haya venta basta / para aliviar el cansancio». Sin embargo, lo que se encuentran es «un muerto con dos luces». Ante la macabra escena Ortuño cae presa del pánico, mientras que el valiente Céspedes se sienta a comer e incluso brinda con el muerto.

28Otra comedia protagonizada por un valiente es El tejedor de Segovia de Ruiz de Alarcón. En la tercera jornada aparece un «ventero vejete» que acoge a un pasajero en su venta en medio del campo, a dos leguas de Segovia. La escena, con notas entremesiles, transcurre entre burlas sobre la comida que el ventero ofrece y equívocos idiomáticos entre el castellano y el italiano, cuando es interrumpida por la llegada de un grupo de hombres que traen presos al valiente Pedro Alonso, el rebelde tejedor de Segovia, y a su amante Teodora. Allí se produce un hecho esencial para el desarrollo de la trama, ya que en un descuido el valiente logra soltar sus ataduras y escaparse.

  • 38 Curiosamente se conserva una edición suelta de esta obra impresa a nombre de Fernando de Zárate con (...)
  • 39 Joly, 1986, p. 337, señala que el hallazgo genial de Mateo Alemán consistió en descubrir, gracias a (...)

29También en una venta cerca de Pavía comienza El valor no tiene edad, y Sansón de Extremadura de Diamante y en un mesón de Écija se desarrolla una escena de Afanador el de Utrera, de Luis de Belmonte. En Las travesuras de Pantoja, de Agustín Moreto38, no hay venta, pero su lugar lo ocupa un castillo en ruinas en donde se desarrolla una escena del mismo tipo39: el valiente se sienta a cenar y se le aparece el difunto al que había dado muerte. Sin miedo alguno Pantoja le invita a sentarse y a cenar con él.

  • 40 González Cañal, 2015.

30En las tres comedias de este tipo del converso Antonio Enríquez Gómez encontramos la venta como uno de los espacios de la acción dramática: El valiente Diego de Camas, El capitán Chinchilla y El valiente Campuzano40.

  • 41 Enríquez Gómez, El valiente Diego de Camas, f. 11r.

31En El valiente Diego de Camas, estrenada el 22 de mayo de 1633 por la compañía de Manuel Vallejo, encontramos dos escenas desarrolladas en ventas de Sierra Morena, en la primera y tercera jornada respectivamente. En el primer caso llegan a media noche a la venta en la que se aloja el valiente cuatro hombres «de camino», quejándose de hambre y pidiendo vino. Su protesta ante el vino aguado que les sirven termina en una pelea con Diego de Camas. El ventero, que además es cuadrillero de la Santa Hermandad, interviene, pero el valiente huye tras prender fuego a la venta y sacar en brazos a una mujer a la que salva la vida. El criado Coronel, que le llama «Nerón de ventas» (v. 741)41, comenta irónicamente ante la aparición inesperada de la dama:

  • 42 Enríquez Gómez, El valiente…, f. 11r-11v.

Coronel
La venta es concha, por Dios,
estas perlillas va echando
42.

32En la tercera jornada el valiente y su criado se refugian en medio de una noche tormentosa en una venta de Sierra Morena. Entran cuatro bandoleros que están conchabados con el ventero. Tras la cena, el ventero les ofrece un aposento en el que hay un cadáver debajo de la cama. Al final, Diego de Camas manda a Coronel esconderse en el pajar, él se oculta debajo de la cama y pone en ella el cadáver, que es al que acuchillan los bandoleros con la intención de robarle. Curiosamente, la presencia del difunto le infunde cierto pavor al valentón, algo que le diferencia de otros valientes como Céspedes o Pantoja:

  • 43 Enríquez Gómez, El valiente…, f. 27r.

Diego
Ninguna cosa en mi vida
me ha causado espanto y miedo
como estar con un difunto
a solas. ¡Qué horrible y feo
es el rostro de la muerte!
43

33El mismo año de 1633 escribe una nueva obra de este tipo titulada El capitán Chinchilla, estrenada el 4 de diciembre. Al final de la segunda jornada se desarrolla una escena similar a las anteriores. Chinchilla y su criado Torralta están en medio de una tormenta de nieve en la sierra de Altomira, entre las provincias de Guadalajara y Cuenca, y se topan con una venta en donde se cobijan. En ella encuentran a un muerto sentado a la mesa en plena cena y Chinchilla propone cenar lo que ha quedado en la mesa ante la sorpresa de Torralta. La escena es de lo más truculenta:

  • 44 Antonio Enríquez Gómez, La gran comedia del capitán Chinchilla, hoja 35r.

Torralta
¡Jesús! ¿Qué le doy?
Chinchilla
                          La mano
en seña de la amistad.
Agora vamos cenando;
siéntate.
Torralta
           Que estoy muy bien.
Chinchilla
Un ave tiene este plato.
Torralta
¡Mira la sangre del muerto,
que todo lo ha salpicado!
Chinchilla
Más ha de costar. ¿Qué piensas?
¡Bebe!
Torralta
          Señor.
Chinchilla
                   Bebe un trago.
Yo sé que este caballero
te lo da.
Torralta
          ¡Jesús, qué espanto!
44

34Cuando aparece el ventero les cuenta que el difunto ha sido asesinado por cuatro hombres que están a punto de llegar. Finalmente, aparecen los bandoleros, el criado se salva haciéndose el muerto y Chinchilla les hace frente acabando con uno de ellos.

  • 45 Véase González Cañal, 2013, pp. 215-216. Ese mismo año salía impresa a nombre de Fernando de Zárate (...)

35El valiente Campuzano fue representada el 27 y el 28 de abril de 1660 por la compañía de Jerónimo Vallejo en el corral de la Cruz como comedia «vieja», con lo que es posible que hubiera sido estrenada antes45.

36El conflicto de la comedia se centra en la oposición que mantiene el irascible Pedro Campuzano al matrimonio de su hermana con un rico mercader de origen morisco. Este valentón, cristiano viejo, no puede permitir tal mancha en su linaje, y tras impedir las bodas tiene que huir dejando tras de sí un rastro de riñas y muertes. Finalmente, terminará enrolado en el ejército en Italia en donde se encontrará y matará al mercader morisco. No obstante, será perdonado por el marqués de Leganés, general del ejército, debido al valor mostrado en la batalla.

  • 46 Enríquez Gómez, El valiente Campuzano, p. 575.

37La segunda jornada de esta comedia se abre también con una escena desarrollada en una venta cerca de Granada. Campuzano y su compañera Catuja se han refugiado en ella y el ventero Maladros da aviso a la Justicia para que venga a prender al valiente. Catuja desconfía del ventero: «Desde aquí al ventero miro / con su talle de ladrón, / aforrado de lo mismo»46. Finalmente, Campuzano desarma al juez y a sus ministros y ajusticia al ventero por traidor.

38Precisamente, una escena interesante es el proceso simulado que hacen Campuzano, Catuja y Pimiento al ventero y que termina con la sentencia de muerte. Parece una parodia de un proceso del Santo Oficio y sirve de crítica a los enrevesados procesos judiciales de la época:

  • 47 Enríquez Gómez, El valiente Campuzano, p. 576.

Ahora bien, entre los tres,
sin probanzas ni testigos,
peticiones ni traslados,
del derecho laberinto,
hemos de juzgar la causa
del ventero
47.

39Campuzano ejerce de juez y hace entrar al acusado («Salga, digo») y pregunta al supuesto tribunal: «¿Por qué está preso este hombre?». Entonces Catuja hace de relator y da cuenta de los cargos:

  • 48 Enríquez Gómez, El valiente Campuzano, p. 576.

Señor, habiendo venido
a su venta Campuzano,
la Catuja y el corito
de Pimiento, fue a Granada,
y como infame atrevido,
quebrantando el hospedaje
y la ley noble de amigo,
a la Justicia dio parte
de que estaban retraídos
en su venta, y los vendió
48.

  • 49 Recuérdese que la segunda transmigración del protagonista de El siglo pitagórico y vida de don Greg (...)
  • 50 Enríquez Gómez, El valiente Campuzano, p. 577.

40El ventero Maladros es el traidor que les ha delatado a la Justicia y constituye un buen ejemplo del personaje del «malsín», una de las obsesiones del escritor conquense49. El supuesto proceso termina con la condena y ejecución del ventero a manos de Campuzano, algo que considera perfectamente justificado: «A soplones de esta suerte / se les debe dar castigo»50. Después, el valiente se pone ante el juez y hace relación de su vida, otro de los recursos habituales de este género.

  • 51 Enríquez Gómez, El valiente Campuzano, p. 577.

41La presentación en escena del cuerpo muerto del ventero es bastante macabra y sirve de nuevo para resaltar la crueldad de Campuzano: «En alto del medio del tablado, aparezca en un palo el ventero, como dado garrote, con la montera puesta lo más honroso que ser pueda». El valentón se regodea delante del juez en la cruenta escena: «¡Mire / qué tragedia tan gustosa! / ¿no está galán?». Se permite incluso una comparación del espectáculo del cadáver colgado de un palo con una novia en el lecho nupcial: «En un tálamo la novia / no está mejor que él está»51. El juez, ante el cariz que toma la situación, reacciona prudentemente y deja marchar al valiente, no sin antes recordarle el valor de la justicia y aconsejarle que se enrole en el ejército para canalizar sus comportamientos violentos.

Conclusión

42El espacio de la venta resulta, pues, bastante frecuente en nuestro teatro áureo. Se trata de un lugar pasajero y abierto, que permite todo tipo de encuentros. Pero también es un lugar inseguro y peligroso, que sirve de refugio a personajes que huyen de la Justicia o a los bandoleros y salteadores. Además, los venteros, que siempre se les tacha de ladrones, suelen estar conchabados con ellos, o bien son cuadrilleros de la Santa Hermandad o cómplices de la Justicia.

  • 52 «Diego: ¡Qué necio / es el que anochece en ventas! / Coronel: Eso me dijo mi agüelo» (Enríquez Góme (...)

43Las ventas tienen siempre una connotación negativa52. Son lugares apartados en medio del camino real, por donde pasan todo tipo de personajes. Las incomodidades, la suciedad y la comida adulterada son los tópicos que se repiten: chinches y piojos, gato por liebre, grajo por palomino, rocín por ternera y vino aguado son las quejas de los viajeros.

  • 53 De Toledo a Sevilla duraba el viaje unos 10 días.

44En general, hay ventas en comedias en las que los personajes viajan por la difícil geografía española. Es el camino real de Madrid a Sevilla el que más aparece y, sobre todo, las ventas de Sierra Morena53. En cuanto a las posadas son famosas las de Illescas, en el trayecto de Madrid a Toledo. Algunas comedias desarrollan un enredo íntegramente en un mesón o posada como El mesón de la corte o La noche toledana.

45En todo caso, estamos casi siempre ante comedias de enredo que aprovechan las posibilidades de este tipo de espacio público e incontrolable en el que todo es posible: equívocos, disfraces, escenas nocturnas, engaños, encuentros furtivos, etc. Pero el género en el que más abundan estas escenas de venta es aquel en el que aparecen valientes y bandoleros. Son comedias emparentadas con el mundo de la picaresca, en las que siempre hay robos, delaciones, muertos y engaños. Los bandidos y salteadores pueblan las ventas de El valiente Juan de Heredia de Lope y de El valiente Diego de Camas y de El capitán Chinchilla de Enríquez Gómez. Estos lances sirven para mostrar el arrojo de los protagonistas, que contrasta en todos los casos con el miedo que exhiben sus respectivos criados.

46El espacio de la venta cuadraba muy bien con las características de los corrales. En el patio de una venta se podían desarrollar enredos favorecidos por el tipo de construcción: puertas, cuartos, escondites, salidas y entradas de gentes diversas, sorpresas, etc. Todo ello permitía un juego escénico y una movilidad muy del gusto de los dramaturgos del siglo xvii.

  • 54 Véase Maravall, 1975, pp. 317-318.
  • 55 Covarrubias Horozco, Emblemas morales, Centuria I, p. 100.
  • 56 Tirso de Molina, La Santa Juana, p. 219, v. 2742.

47Por otra parte, no hay que olvidar que la imagen de la vida como posada o mesón es también un tópico que expresa a menudo el malestar barroco54. A ella dedicó todo un libro Rodrigo Fernández de Ribera, El mesón del mundo (Madrid, 1631) y aparece, por ejemplo, en los Emblemas morales de Sebastián Covarrubias y Horozco55. Tirso de Molina también acude a esta imagen en la primera parte de La Santa Juana: «Camino es esta vida, el mundo venta»56.

48Por todo ello, creo que las ventas y posadas son espacios dramáticos que se pueden considerar característicos en las comedias de enredo y en las comedias de valientes y bandoleros, así como el palacio, el jardín o la quinta son espacios fundamentales en el género de la comedia palatina.

Inicio de página

Bibliografía

Alemán, Mateo, Guzmán de Alfarache, ed. José María Micó, Madrid, Cátedra, 1997, 2 vols.

Arco y Garay, Ricardo del, La sociedad española en las obras dramáticas de Lope de Vega, Madrid, Academia Española, 1941.

Arco y Garay, Ricardo del, La sociedad española en las obras de Cervantes, Madrid, Patronato del IV centenario del nacimiento de Cervantes, 1951.

Azorín, Castilla, Madrid, EDAF, 1984.

Barbagallo, Antonio, «Las ventas del Quijote: un microcosmos encantado y encantador», Anales Cervantinos, 36, 2004, pp. 187-196.

Belmonte Bermúdez, Luis de, Afanador el de Utrera, en Parte treinta y dos de comedias nuevas…, Madrid, Andrés García de la Iglesia, 1669, pp. 402-438.

Calderón de la Barca, Pedro, Cuál es mayor perfección, en Obras completas, II. Comedias, ed. Ángel Valbuena Briones, Madrid, Aguilar, 1973.

Campos y Fernández de Sevilla, F. Javier, Los pueblos de Ciudad Real en las «Relaciones topográficas de Felipe II», Ciudad Real, Diputación Provincial, 2009.

Chevalier, Maxime, Tipos cómicos y folklore, Madrid, Edi-6, 1982.

Correas, Gonzalo, Vocabulario de refranes y frases proverbiales, ed. Víctor Infantes, Madrid, Visor, 1992.

Covarrubias, Sebastián de, Tesoro de la lengua castellana o española, ed. Martín de Riquer, Barcelona, Altafulla, 1987.

Covarrubias, Sebastián de, Emblemas morales de Don Sebastian de Couarrubias Orozco..., Madrid, por Luis Sánchez, 1610. <http://www.cervantesvirtual.com/obra/emblemas-morales-de-don-sebastian-de-couarrubias-orozco>, [20 de noviembre de 2018].

Deleito y Piñuela, José, Sólo Madrid es corte, Madrid, Espasa-Calpe, 1953.

Dille, Glen F., «The Tragedy of Don Pedro: Old and New Christian Conflict in El valiente Campuzano», Bulletin of the Comediantes, 35, 1983, pp. 97-109.

Enríquez Gómez, Antonio, La gran comedia del capitán Chinchilla, Parma, Biblioteca Palatina, ms. CC* iv. 28033, vol. 38, IV, 56 h.

Enríquez Gómez, Antonio, El siglo pitagórico y Vida de don Gregorio Guadaña, ed. Teresa de Santos, Madrid, Cátedra, 1991.

Enríquez Gómez, El valiente Campuzano, en Dramáticos posteriores a Lope de Vega, I, ed. Ramón de Mesonero Romanos, Madrid, Rivadeneira (BAE, 47), 1858, pp. 569-586.

Enríquez Gómez, Antonio, El valiente Diego de Camas, Madrid, Biblioteca Nacional de España, ms. 15076, 30 h.

González Cañal, Rafael, «La trayectoria escénica de Antonio Enríquez Gómez», en, Diferentes y escogidas. Homenaje al profesor Luis Iglesias Feijoo, ed. Santiago Fernández Mosquera, Madrid, Iberoamericana, 2013, pp. 213-230.

González Cañal, Rafael, «Las comedias de valientes de Antonio Enríquez Gómez», Hispanófila, 175, 2015, pp. 125-139.

Joly, Monique, La bourle et son interprétation, Lille/Toulouse, Université Lille III/Université de Toulouse-Le Mirail, 1986.

Madroñal Durán, Abraham, «Introducción», en Nuevos entremeses atribuidos a Luis Quiñones de Benavente, Kassel, Edition Reichenberger, 1996.

Maravall, José Antonio, La cultura del barroco. Análisis de una estructura histórica, Madrid, Ariel, 1975.

Martínez, María José, «La venta y sus representaciones en el teatro áureo», en Homenaje a Frédéric Serralta. El espacio y sus representaciones en el teatro español del Siglo de Oro, eds. Françoise Cazal, Christophe González y Marc Vitse, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2000, pp. 359-379.

Moreto, Agustín, Lo que puede la aprehensión, Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 1999, <http://www.cervantesvirtual.com/nd/ark:/59851/bmc736n8, [19/11/2018].

Morley, Sylvanus Griswold, y Courtney Bruerton, Cronología de las comedias de Lope de Vega, Madrid, Gredos, 1968.

Nougué, André: «“La venta de las Pavas” chez Tirso de Molina», Bulletin Hispanique, 62, 1960, pp. 326-330.

Oleza, Joan, «Mesones de teatro», en El Siglo de Oro en escena. Homenaje a Marc Vitse, eds. O. Gorsse y F. Serralta, Toulouse, Presses Universitaires du Mirail, 2006, pp. 681-694.

Oleza, Joan, «De venta en venta hasta el Quijote. Un viaje europeo por la literatura de mesón», Anales Cervantinos, 39, 2007, pp. 17-51.

Quevedo, Francisco de, Prosa festiva completa, ed. Celsa C. García Valdés, Madrid, Cátedra, 1993.

Rodríguez Cáceres, Milagros, «De El valiente Céspedes de Lope a El Hércules de Ocaña de Diamante», en Los segundones. Importancia y valor de su presencia en el teatro aurisecular. Actas del Congreso Internacional (Gargnano de Garda, 18-21 de septiembre de 2005), eds. Alessandro Cassol y Blanca Oteiza, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2007, pp. 223-236.

Rojas Zorrilla, Francisco, Entre bobos anda el juego, en Obras completas IV, Segunda parte de comedias, edición crítica y anotada del Instituto Almagro de teatro clásico dirigida por Felipe B. Pedraza Jiménez y Rafael González Cañal, coord. Milagros Rodríguez Cáceres, Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2012, pp. 323-482.

Rubiera, Javier La construcción del espacio en la comedia española del Siglo de Oro, Madrid, Arco Libros, 2005.

Ruiz de Alarcón, Juan, Las paredes oyen, ed. Alfonso Reyes, Madrid, Espasa-Calpe, 1970, 8ª ed.

Salazar, Eugenio de, Cartas…, publicadas por la Sociedad de Bibliófilos Españoles, Madrid, Imprenta y Estereotipia de M. Rivadeneyra, 1866.

Salazar Rincón, Javier, «De ventas y venteros: tradición literaria, ideología y mímesis en la obra de Cervantes», Anales Cervantinos, 33, 1995-1997, pp. 85-116.

Tirso de Molina, El amor médico, ed. Blanca Oteiza, Madrid/Pamplona, Revista Estudios/GRISO (Universidad de Navarra), 1997.

Tirso de Molina, Antona García, ed. Eva Galar, en Obras completas. Cuarta parte de comedias I, edición crítica del IET dirigida por Ignacio Arellano, Madrid/Pamplona, Revista Estudios/GRISO (Universidad de Navarra), 1999.

Tirso de Molina, Desde Toledo a Madrid, ed. Berta Pallarés, Madrid, Castalia, 1999.

Tirso de Molina, La Santa Juana. Primera parte, ed. Isabel Ibáñez, New York/Madrid, Instituto de Estudios Auriseculares (IDEA/IGAS), 2017.

Torres, Milagros, «Erotismo mesonil en El mesón de la Corte y La noche toledana de Lope de Vega: de la palabra al gesto», en Erotismo en las letras hispánicas. Aspectos, modos y fronteras, eds. Luce López-Baralt y Francisco Márquez Villanueva, México, El Colegio de México (Publicaciones de la Nueva Revista de Filología Hispánica, 7), 1995, pp. 439-459.

Vega Carpio, Lope de, La cortesía de España, ed. Elena di Pinto, en Comedias. Parte XII, edición crítica de PROLOPE, Madrid, Gredos, 2013, pp. 491-648.

Vega Carpio, Lope de, La dama boba, ed. Felipe B. Pedraza Jiménez, Madrid, Biblioteca Nueva, 2002.

Vega Carpio, Lope de, Enmendar un daño a otro, en Obras de Lope de Vega, publicadas por la Real Academia española (nueva edición), Madrid, Tip. de «Rev. de Arch., Bibl. y Museos», 1918, V, pp. 296-324.

Vega Carpio, Lope de, El valiente Juan de Heredia, en Obras de Lope de Vega, publicadas por la Real Academia española (nueva edición), Madrid, Tip. de «Rev. de Arch., Bibl. y Museos», 1916, II, pp. 624-656.

Zárate, Fernando de, El valiente Pantoja, s. l., s. i., s. a., Madrid, BNE, T/14987-4.

Zárate, Fernando de, El valiente Campuzano, en Pensil de Apolo, en doce comedias nuevas de los mejores ingenios de España. Parte catorce, Madrid, Domingo García y Morras, 1660.

Inicio de página

Notas

1 Azorín, 1984, p. 49.

2 Sobre las ventas en Cervantes, véase Arco y Garay, 1951, pp. 600-609; Salazar Rincón, 1995-1997; y Barbagallo, 2004.

3 Covarrubias, 1987, p. 999.

4 Campos y Fernández de Sevilla, 2009, p. 148.

5 Véase Deleito y Piñuela, 1953, pp. 167-178.

6 Moreto, Lo que puede…, Acto II.

7 Tirso de Molina, Antona García, vv. 1909-1913, p. 599.

8 Correas, p. 502. El tópico del ventero ladrón, que también aparece en la novela italiana, es lugar común en la literatura castellana del siglo xvii. En el entremés de La venta de Francisco de Quevedo canta la criada Grajal lo siguiente: «Ventero murió mi padre: / Satanás se le llevó, / porque no piense el Infierno / que hubo solo un mal ladrón». A su figura se asocian una serie de tópicos que se repiten a menudo; véase Chevalier, 1982, p. 71.

9 Salazar, Cartas, p. 50.

10 «Salteador y ventero todo es uno» dice Pacheco en Lope de Vega, El valiente Juan de Heredia, p. 638.

11 Tirso de Molina, El amor médico, p. 113, vv. 423-424.

12 Tirso de Molina, Desde Toledo a Madrid, pp. 255-256, vv. 2160-2162.

13 Tirso de Molina, Desde Toledo a Madrid, pp. 255-256, vv. 2163-2165. Además, la ropa de cama que llevaban los viajeros era signo de distinción social, como señala un personaje de una obra de Calderón de la Barca: «La jornada corre prisa, / ya ves que la ropa blanca / dice quién es cada uno, / mayormente en las posadas», (Calderón, Cuál es mayor perfección, p. 1641).

14 Lope de Vega, La cortesía de España, p. 569, vv. 1493-1502.

15 Lope de Vega, La cortesía de España, p. 571, vv. 1535-1539.

16 Quevedo, Prosa festiva completa, p. 211.

17 Rojas Zorrilla, Entre bobos anda el juego, p. 381, vv. 541-546.

18 Oleza, 2006, pp. 683-684.

19 Oleza, 2007, pp. 30-34.

20 Alemán, Guzmán de Alfarache I, p. 274.

21 Joly, 1986, p. 335.

22 Alemán, Guzmán de Alfarache I, p. 272.

23 Lope de Vega, La dama boba, p. 43.

24 Lope de Vega, Enmendar un daño a otro, p. 300.

25 Martínez, 2000, pp. 359-379.

26 «Venta de Viveros, / ¡dichoso sitio, / si el ventero es cristiano / y es moro el vino! / ¡Sitio dichoso, / si el ventero es cristiano / y el vino es moro!» (Ruiz de Alarcón, Las paredes oyen, pp. 198-199, vv. 1902-1908).

27 Véase Nougué, 1960, pp. 326-330.

28 La comedia La ilustre fregona y amante al uso se publicó póstumamente en la Veintiuna Parte perfecta de las Comedias del Fénix de España, Frey Lope Félix de Vega Carpio (Zaragoza, Pedro Verges, 1641).

29 Véase Torres, 1995, p. 440, artículo en el que se analiza, a partir de las dos primeras obras de Lope citadas, el mesón como espacio favorable para el desarrollo de la burla erótica.

30 «ventas de Torrejoncillo»: alude a las posadas que existían a medio camino entre Toledo y Madrid, cerca de la villa de Ugena. Lógicamente debían de levantarse al borde del camino real (actual autopista A 41). Las referencias internas de la obra las sitúan muy cerca de Illescas. Así, Cabellera afirma que don Lucas duerme y «se oye en todo Illescas el ronquido» (Rojas Zorrilla, Entre bobos anda el juego, p. 401, v. 954); y dirá que el mesonero es «el huésped más cocido / que hay en Illescas» (Rojas Zorrilla, pp. 408-409, vv. 1138-1139).

31 Rojas Zorrilla, Entre bobos anda el juego, pp. 384-385, vv. 613-626.

32 La venta de la Zarzuela, situada en los confines de la Mancha y Sierra Morena, era frecuentada por salteadores y era el terror de los caminantes que iban de Andalucía a Ciudad Real o viceversa.

33 Madroñal, 1996, pp. 104-105.

34 Véase Rubiera, 2005, pp. 99-124.

35 Morley y Bruerton, 1968, p. 570, no la consideran obra de Lope.

36 Lope de Vega, El valiente Juan de Heredia, pp. 635b-638a.

37 Sobre la figura del valiente Céspedes, véase Rodríguez Cáceres, 2007, pp. 223-236.

38 Curiosamente se conserva una edición suelta de esta obra impresa a nombre de Fernando de Zárate con el título de El valiente Pantoja. Quizá el éxito de El valiente Campuzano en los escenarios y en las prensas sea la razón de este error inadvertido o interesado por parte del impresor.

39 Joly, 1986, p. 337, señala que el hallazgo genial de Mateo Alemán consistió en descubrir, gracias a la venta, una mutación realista del castillo encantado de los cuentos fantásticos.

40 González Cañal, 2015.

41 Enríquez Gómez, El valiente Diego de Camas, f. 11r.

42 Enríquez Gómez, El valiente…, f. 11r-11v.

43 Enríquez Gómez, El valiente…, f. 27r.

44 Antonio Enríquez Gómez, La gran comedia del capitán Chinchilla, hoja 35r.

45 Véase González Cañal, 2013, pp. 215-216. Ese mismo año salía impresa a nombre de Fernando de Zárate en el Pensil de Apolo.

46 Enríquez Gómez, El valiente Campuzano, p. 575.

47 Enríquez Gómez, El valiente Campuzano, p. 576.

48 Enríquez Gómez, El valiente Campuzano, p. 576.

49 Recuérdese que la segunda transmigración del protagonista de El siglo pitagórico y vida de don Gregorio Guadaña es precisamente en un «malsín» (Enríquez Gómez, El siglo pitagórico…, pp. 85-96).

50 Enríquez Gómez, El valiente Campuzano, p. 577.

51 Enríquez Gómez, El valiente Campuzano, p. 577.

52 «Diego: ¡Qué necio / es el que anochece en ventas! / Coronel: Eso me dijo mi agüelo» (Enríquez Gómez, El valiente Diego de Camas, vv. 1943-1945). También en Afanador el de Utrera de Luis de Belmonte Bermúdez, p. 425, se señala que las ventas son lugar de desgracias, «porque aún hasta las desgracias / pienso que las vendéis vos» refiriéndose al ventero.

53 De Toledo a Sevilla duraba el viaje unos 10 días.

54 Véase Maravall, 1975, pp. 317-318.

55 Covarrubias Horozco, Emblemas morales, Centuria I, p. 100.

56 Tirso de Molina, La Santa Juana, p. 219, v. 2742.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Rafael González Cañal, «La venta como espacio dramático en el teatro español del siglo xvii»Criticón, 139 | 2020, 141-156.

Referencia electrónica

Rafael González Cañal, «La venta como espacio dramático en el teatro español del siglo xvii»Criticón [En línea], 139 | 2020, Publicado el 23 septiembre 2020, consultado el 26 julio 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/16656; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.16656

Inicio de página

Autor

Rafael González Cañal

Rafael González Cañal es Doctor en Filología Hispánica, Catedrático de Literatura Española de la Universidad de Castilla-La Mancha y director de las Jornadas de teatro clásico que se celebran anualmente en el marco del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. Es también uno de los editores de las actas de estas Jornadas (27 vols. publicados). Es especialista en teatro y poesía del Siglo de Oro y ha editado diversas obras de autores de esta época como Rojas Zorrilla, Lope de Vega, Mira de Amescua, Cervantes, Enríquez Gómez o el conde de Rebolledo, además de haber publicado numerosos artículos sobre el teatro de Lope, Tirso, Calderón, Rojas Zorrilla y Enríquez Gómez.
rafael.gcanal@uclm.es

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search