Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros141La poesía en los albores del Sigl...Aquí comienzan tratados / sobre l...Les trobes en lahors de la verge ...

La poesía en los albores del Siglo de Oro: fuentes y ediciones críticas
Aquí comienzan tratados / sobre los pliegos sueltos

Les trobes en lahors de la verge Maria: historiografía de un incunable poético ¿sine notis?

Josep Lluís Martos
p. 15-36

Resúmenes

Les trobes en lahors de la verge Maria es el incunable poético hispánico más antiguo, que se avanza en ocho años a los otros impresos poéticos castellanos (1482) y en trece años a los otros de poesía catalana (1487), lo que es buena muestra de su singularidad. La historia bibliográfica, desde finales del siglo xvii, ha prestado atención al hecho de tratarse de un incunable sin colofón, para reconstruir sus datos de imprenta: en Valencia, en 1472, por Lambert Palmart, que es la hipótesis aceptada y generalizada desde hace más de un siglo.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 27/07/2020; accepté le 25/03/2021

Notas del autor

Este trabajo se enmarca en el proyecto Cancionero, Romancero y Fuentes Impresas del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (FFI2017-86313-P) (AEI/FEDER, UE), del cual soy investigador principal.

Texto completo

El primer incunable poético

  • 1 Antonio, 1788, II, pp. 305-306, nº 650; Rodríguez, 1747, pp. 81-82; Ximeno, 1747-1749, I, p. 59; Ce (...)
  • 2 Fuster, 1827, p. 52.
  • 3 «Es opinión, generalmente admitida, que el primer libro que se imprimió en España es el Certamen po (...)
  • 4 1874, pp. 44-50.
  • 5 «Cúmplese en el presente año 1874 el cuarto siglo de la introducción de la imprenta [...] y el Aten (...)
  • 6 «L’afer de 1874 no s’hauria esdevingut sense la iniciativa del poeta i literat Vicent W. Querol (18 (...)
  • 7 Para este certamen conmemorativo de 1874, que sería el germen de los Jocs Florals que, posteriormen (...)
  • 8 «Un solo ejemplar queda (si no fue acaso el único que se imprimió) de la primera obra dada a la est (...)
  • 9 «El pensamiento de reproducir Les Trobes en lahors de la Verge María, primer libro impreso en Españ (...)

1La antigüedad del incunable de Les trobes en lahors de la Verge Maria ha quedado patente desde los bibliógrafos ilustrados1, pero no es hasta Justo Pastor Fuster que se llegó a considerar «el primer libro impreso en España»2 y así se mantuvo en la bibliografía posterior durante más de un siglo y medio. Dionisio Hidalgo añadió el dato en su actualización de la Tipografía Española de Méndez3 y José María Torres Belda4 desarrolló un artículo titulado «El primer libro impreso en España» para contextualizar los actos por el IV Centenario de la Imprenta Hispánica previstos por el Ateneo Científico, Artístico y Literario de Valencia5. Esta conmemoración decimonónica se proyectó6 sobre este incunable poético y su certamen original, con idea de repoducir ambos, si bien solo fue adelante la celebración de unos Jocs Florals a imagen de los que dieron lugar a este impreso7. Sí que conocemos, sin embargo, las características que había de tener la reimpresión del ejemplar único de este incunable, cuya pretendida fidelidad al original no debemos entender como una edición facsímil8. El proyecto no fructificó entonces, pero siguió vivo, hasta que, a partir de una copia realizada por Manuel Rubio y Borrás, Pascual Aguilar tomó el testigo y decidió publicar veinte años después, en 1894, lo que hoy entenderíamos como una edición paleográfica, con la introducción de Francisco Martí Grajales (1894) correspondiente al premio ganado por este en los Jocs Florals de Lo Rat Penat de 1893, con su estudio biográfico sobre los poetas participantes en el certamen9. No solo lo advierte Aguilar al inicio de su nota editorial, sino también en el título de la obra: Primer libro impreso en España (Trobes 1894). Tal insistencia en esta cuestión era, sin lugar a dudas, por ser este un aliciente del producto editorial que se ofrecía.

  • 10 Haebler, 1903-1917, I, p. 231, nº 488.
  • 11 Massó i Torrents, 1913-1914, p. 238.
  • 12 Massó i Torrents, 1932, p. 47.
  • 13 Hain, 1826-1838, IV, p. 358, nº 15044.
  • 14 Haebler, 1903-1917, I, p. 302, nº 630.
  • 15 «En su Historia de Segovia pretende Colmenares que las actas del sínodo que en enero o junio de 147 (...)
  • 16 Valverde, 1930, pp. 268-272, nº 466.
  • 17 Valverde, 1930, p. 271, nº 466.

2Konrad Haebler «le atribuye el primer lugar entre los impresos de España»10 y, aunque Jaume Massó i Torrents aún consideraba que este incunable poético «es el primer llibre imprès a Espanya»11, matizaba ligeramente su afirmación años después: «Es creu que és el primer llibre imprès a Espanya12». Quizás lo hacía por un afán general de prevención, si no por tener noticia de la entrada de Hain13 sobre el Sinodal de Segovia (c. 1472) o de la que Haebler14, con muchas dudas, incorpora a su Bibliografía Ibérica, al no conocerse ejemplar y provenir la noticia de una referencia, más o menos ambigua, recogida en un libro del siglo xvii15. Sin embargo, décadas después y solo dos años antes del segundo repertorio de Massó i Torrents, se localiza y da noticia de un ejemplar del Sinodal en la Catedral de Segovia16, que se debió de imprimir dos años antes que Les trobes en lahors de la Verge Maria, con lo cual le arrebataría la consideración de ser el primer libro impreso en tierras hispánicas: «no me parece atrevido afirmar que el sinodal en cuestión es un año, a lo más, posterior a la fecha de celebración del Sínodo, siendo quizá el impreso y desde luego el libro más antiguo de cuantos, hasta hoy, se conocen en España»17.

  • 18 Ibarra, 1945: En realidad, no matiza siquiera que se trate del primer libro incunable, sino del pri (...)
  • 19 Trobes, 1945.
  • 20 Ibarra, 1945, p. 29.

3Quizás por la guerra y la dura primera década de posguerra, no es hasta 1951 que llega esta noticia a los grandes repertorios y, por ello, aún en 1945 se mantiene la consideración de ser Les trobes el primer libro impreso en el contexto hispánico. Así lo recoge el título mismo del monográfico Noticias sobre la impresión del primer incunable español18, que, a manera de introducción, acompaña a la primera y más lujosa edición facsímil de este incunable poético, al cuidado de Vicente Escrivà19. En esta fecha, por tanto, es ya un error afirmar que «el ejemplar de Les Trobes sigue siendo el glorioso adelantado de los libros españoles»20.

  • 21 Vindel, 1951, pp. 3-7, nº 1.
  • 22 Para este incunable, véase también García Craviotto, 1989-1990, I, p. 272, nº 1749; Reyes Gómez, 19 (...)
  • 23 «El primero que dio noticia de esta obra fue el historiador segoviano Diego de Colmenares en su His (...)
  • 24 «Sin indicaciones tipográficas, pero en Castilla, hacia 1472-73» (Vindel, 1951, p. 3, nº 1).
  • 25 Bohigas, 1962, pp. 77-98.
  • 26 Bohigas, 1962, pp. 83-84.
  • 27 Vindel, 1946, pp. 3-4, nº 1.
  • 28 «Casi todos los bibliógrafos consideran que la fecha de la introducción de la Imprenta en Valencia (...)

4Francisco Vindel21 incorpora a su repertorio la entrada al Sinodal segoviano22, remitiendo, por primera vez, al catálogo del padre Valverde23 y manteniendo su propuesta de datación en 1472 o, a lo sumo, 147324. Es muy probable que llegue a través de él a la monografía de Pere Bohigas sobre el libro español, con un amplio epígrafe sobre la introducción de la tipografía en España25, en el que ya se matiza que «el impreso más antiguo de las prensas de Valencia son las Obres e trobes en lahors de la verge Maria26». Es esta, de hecho, la misma consideración que da Vindel27 al incunable de Les trobes, con el que abre su repertorio valenciano, reservando para otros el simbólico honor de ser el primer incunable hispánico28.

  • 29 Sin duda, porque remite a él para esta cuestión: «Vegeu un bon resum del debatut problema dels prim (...)
  • 30 Riquer, 1964, III, p. 372.

5De Pere Bohigas pasa la noticia a Martí de Riquer29, que dos años después inicia el epígrafe Les trobes del 1474 de su Història de la Literatura Catalana de la siguiente manera: «Durant molt de temps fou considerat com el primer llibre imprès a Espanya [...] encara que això no es pot mantenir actualment»30. Sin lugar a dudas, este es el catalizador bibliográfico por el que se difunde tal noticia en la tradición crítica valenciana sobre este incunable.

  • 31 Trobes, 1974b.
  • 32 Trobes, 1945.
  • 33 Trobes,1974b, p. xi.
  • 34 Trobes, 1974a.
  • 35 Guarner, 1974a, p. 17.
  • 36 Guarner, 1974c, p. 13.

6Sorprende, sin embargo, que en el título de la edición facsímil para el Instituto Nacional del Libro Español31, siga anunciándose, siguiendo la estela de la edición de Hemeroscopea32, como El primer incunable español, porque, además, su estudio introductorio, de Luis Guarner33, comienza, precisamente, reconociendo a Segovia y al Sinodal de Aguilafuente tal circunstancia. De hecho, en su introducción a la otra edición facsímil, publicada meses antes por Espasa-Calpe34, ya hablaba in extenso de esta cuestión, para concluir, con rotundidad, que «hemos de aceptar que el Sinodal de Segovia fue impreso en 1472, lo que le da rango de edición príncipe entre las españolas»35. Precisamente por ello, avanza hacia su consideración como El primer libro literario impreso en España (Valencia, 1474), como titula su prólogo a esta edición, que reproduce como opúsculo independiente, en el que, a pesar de mantener esta cita de arriba36 y toda la argumentación al respecto, vuelve a subtitularlo como Primer Incunable Español. Sin lugar a dudas, las razones son de propaganda editorial y respondería a la consciente necesidad de justificar una publicación como esta por el Instituto Nacional del Libro Español y por el Patronato Nacional del V Centenario de la Imprenta, un centenario y una importante inversión, no lo olvidemos que no tendría sentido si nos retrotraemos a 1472.

  • 37 Trobes, 1974c.
  • 38 Sanchis Guarner, 1974, pp. xlv-xlvi; 1979, p. 55: «Tal imprès segovià de 1472, el qual per les seue (...)
  • 39 «Avui hom admet que el primer llibre imprés a Espanya foy el Synodal de Segovia, estampat seguramen (...)

7Manuel Sanchis Guarner, en esas mismas circunstancias de conmemoración del centenario de la imprenta hispánica, retoma el argumento más acertado de Luis Guarner para salvar los fastos conmemorativos y justificar, así, su edición facsímil, transcripción y edición de Les trobes en lahors de la Verge Maria37, no como primer libro incunable, sino como primer libro literario salido de unas prensas hispánicas: «El Synodal segovià no és, doncs, de cap manera, un llibre destinat al públic en general, amb textos literaris, com és el cas del valencià les Trobes en llaors de la Verge Maria»38. Así lo asume Antoni Ferrando en su monografía sobre los certámenes valencianos, reproduciendo el argumentario de Sanchis y considerándolo, por tanto, el primer llibre literari imprés a Espanya39.

  • 40 Palanca Pons y Gómez Gómez, 1981, p. 111, nº 240.
  • 41 Palanca Pons, 1962, p. 8.
  • 42 No tiene justificación, sin embargo, que la edición de Emili Miedes i Bisbal lo defina aún, en el s (...)

8A pesar de ello, por aquellas mismas fechas, se llega a identificar todavía como el «Primer libro impreso en España»40, aunque la razón es evidente: se trata del catálogo de incunables de la Universitat de València, publicado por esta misma entidad, con lo que tal referencia ennoblece, así, su fondo bibliográfico, a pesar de que Palanca Pons41 había negado dos décadas antes tal preeminencia de Les trobes42.

  • 43 El espíritu conciliador de Manuel Bas lo avala, de hecho, porque, para restar tinta en los enfrenta (...)
  • 44 Bas Carbonell, 1992, p. 16.
  • 45 Riquer, 1964, III, p. 372.

9Manuel Bas Carbonell, que asume la antigüedad del Sinodal de Segovia, concluye la cuestión quitando hierro al debate, que no deja de ser circunstancial y que, en realidad, responde a una cierta reivindicación de la erudición local43: «Desde entonces mucha tinta ha corrido en defensa de una u otra ciudad como pionera tipográfica, sin que tenga mayor importancia lo que no deja de ser una pura anécdota»44. Martí de Riquer fue, incluso, más conciliador, sin restar un ápice de valor a este impreso, pues, pese a no ser el más antiguo de los hispánicos, sí que «es tracta d’un dels més preats incunables»45.

  • 46 «Las primeras producciones tipográficas serían lógicamente más breves que Les trobes [...]. En 1473 (...)
  • 47 «Anteriormente a Les Trobes es posible que se imprimieran en el taller de Palmart, como más tarde v (...)
  • 48 Romero Lucas, 2005, II, p. 25, nº 6.

10Les trobes en lahors de la Verge Maria no son, por tanto, el más antiguo de los libros impresos en los talleres hispánicos del siglo xv y esta es una conclusión generalizada y aceptada por la crítica filológica y por la incunabilística, que, sobre todo en el ámbito valenciano y por razones más sentimentales y/o pragmáticas que científicas, ha querido restituirle un mérito similar al considerarlo el primer libro literario en España. Ahora bien, no solo se le ha disputado su primacía frente a imprentas de otros reinos hispánicos, sino que también se le ha llegado a cuestionar su carácter prístino en la propia imprenta valenciana, por parte, primero, de Romero de Lecea46 y, después, de Manuel Bas Carbonell47, lo que es coherente también con el catálogo de Romero Lucas48, que, en este orden, le antepone cinco protoincunables: el Datus, el pseudo-Falaris, la Historia de duobus amantibus, el Esopo y el Aristóteles. Con esto, ni siquiera podría mantener la consideración de primer libro literario, si no es que lo restringimos aún más, para limitarlo a la lengua romance.

  • 49 El ejemplar único que nos ha llegado se conserva en la Biblioteca Nacional de España, con signatura (...)

11Lo que sí que está fuera de toda duda es, sin embargo, su singularidad como incunable poético, pues es el decano de todos ellos, el más antiguo y primitivo, con diferencia. Solo hace falta mirar el catálogo de Brian Dutton (1990-1991, V, pp. 1-2) para comprobar en la sección de fuentes poéticas impresas que desde 74*LV, que identifica el incunable de Les trobes en lahors de la Verge Maria, se pasa a 82*GM, 82IM, 82*IM y 82*JM. O lo que es lo mismo, que desde el impreso valenciano de 1474 no encontramos otros incunables poéticos hispánicos hasta 1482, tres de ellos sin datación específica y de ahí los asteriscos, pero un cuarto con colofón completo (82IM): «¶Fecha en çamora a veynte y | çinco de henero año de lxxxij. | Centenera» (h. e7v49). El incunable 82*GM también está impreso en Zamora por Antón de Centenera, pero no nos aporta el año, aunque Dutton lo considera de 1482, probablemente porque ya se incorpora en el impreso 82*IM, que, como 82*JM, atribuye con interrogante a prensas zaragonanas.

  • 50 Para la materialidad de este incunable y su estructura en relación al certamen original, véase Mart (...)
  • 51 Recogida en segundo lugar en el Cancionero general de 1511 y en todas sus ediciones posteriores.
  • 52 Martos, 2018, p. 532.
  • 53 Véase Forteza Oliver (2011, pp. 37-52 y pp. 96-97, nº 2) para la contextualización de este incunabl (...)
  • 54 En su Bibliografía dels antics poetes catalans, Massó i Torrents aún no conocía el impreso mallorqu (...)
  • 55 Infantes, 2007, p. 166.

12Ocho años separan la impresión de Les trobes en lahors de la Verge Maria de los incunables poéticos de Centenera, pero en la imprenta valenciana tenemos que esperar aun más, hasta trece años, para documentar otro impreso poético: el 14 d’abril de 1487, Lambert Palmart lleva a las prensas un incunable derivado también de un certamen valenciano50, una fuente que no recoge Dutton en su catálogo, a pesar de contener una composición en castellano de Juan Tallante (ID 604651), por lo que, siguiendo su modelo de siglas, deberíamos incorporarla «quizás denominándola 87FD, por el año de impresión y las iniciales de su editor y responsable literario, Ferrando Díeç52». Solo unos meses antes, el 31 de enero de 1487, Nicolau Calafat imprime en Palma un incunable con ocho composiciones poéticas en catalán53, que, en la tradición bibliográfica propia, conocemos por Massó i Torrents (1932, pp. 347-351) como impreso b1, mientras que el incunable de Palmart de ese mismo año sería b2 y el de 1474, objeto de este trabajo, se cataloga como a54. Es evidente, por tanto, la singularidad de Les trobes en lahors de la Verge Maria, un protoincunable poético que irrumpe de manera temprana en la imprenta hispánica sin generar, aparentemente, una tendencia editorial inmediata, quizás porque «los impresores no arriesgaban por un género venerable, pero incómodo y de difícil salida»55.

Un impreso sine notis

  • 56 Odriozola, 1976, p. 25.
  • 57 Salvà y Mallén, 1872, I, p. 140.
  • 58 Haebler, 1903-1917, I, p. 231, nº 488.
  • 59 No es el caso, sin embargo, de Concheff (1985, p. 73, nº 757) y BITECA (manid 1448).
  • 60 «Careix de puntuacio, peu d’emprenta, any y colofo» (Genovés y Olmos, 1911-1914, I, p. 5); «No cont (...)

13Aunque la presencia de colofones es temprana en la imprenta hispánica, también lo es su ausencia o falta de sistematicidad en muchos de estos protoincunables, como los define Antonio Odriozola56, por no llevar, además, signaturas de cuaderno, lo que, como veremos en otro contexto, ha causado ciertos problemas en la delimitación de estos por lo que respecta a la edición de Les trobes en lahors de la Verge Maria. Así ha ocurrido también con su lugar, fecha e impresor, al tratarse de una edición aparetemente sine notis, lo que, sensu stricto, no se indica hasta Salvá —«S. l. ni a.»57— aunque es, probablemente, a través de Haebler —«sin indicaciones tipográficas»58— que se acepta y se explicita, generalmente59, que la ausencia de colofón era un rasgo de esta edición protoincunable60.

En Valencia, en 1474

  • 61 Antonio,1788, II, pp. 305-306, nº 650.
  • 62 «Vidimus quidem huiusmet anni MC[M]LXXIV. apud amicum nostrum nuper laudatum D. Hippolytum Samper P (...)
  • 63 «Certamen poètic, en llaor de la Concepció. Es su principio, de esta manera: Les Obres, o Trobes, d (...)
  • 64 Rodríguez, 1747, p. 82.
  • 65 Rodríguez, 1747, p. 81.
  • 66 «Obres, ó Trobes, les quals tracten de lahors de la Sacratissima Verge Maria. En Valencia 1474. en (...)
  • 67 Ximeno, 1747-1749, I, p. 59.
  • 68 «Obres e trobes, les qual tracten de lahors de la Sacratissima Verge Maria: en Valencia, 1474. 4. E (...)
  • 69 «La obra que cita Ximeno, número 1, que es: Obres e Trobes, les quals tracten de llaors de la sacra (...)
  • 70 Sin duda, a partir de Rodríguez por la identificación como certamen dedicado a la Inmaculada: «Cert (...)
  • 71 Antonio, 1788, II, pp. 305-306, nº 650.
  • 72 Rodríguez, 1747, p. 81.

14A lo largo de los siglos xviii y xix, en cualquier caso, sí que hay referencias que, de manera implícita, se generan sobre el hecho de tratarse de una edición o ejemplar sin colofón. Ya Nicolás Antonio atribuye el impreso a un taller de la ciudad de Valencia, aunque advierte que es una mera hipótesis: «Editio in 4º prodiit Valentiae, ut credimus»61. Con ello, por tanto, que bien no vio directamente el ejemplar y dependía de notas mediatizadas, bien no disponía de colofón originariamente o bien no lo conservaba. Centra su entrada62 en el hecho de que los materiales proviniesen de un certamen poético y en ello y en cuya base debe de radicar su propuesta de adscripción a la imprenta de Valencia, por el carácter circunstancial del producto. Josep Rodríguez desarrolla esta cuestión63 y, en este sentido, además, destaca que «todos los poetas contenidos en él, parecen valencianos64». La diferencia entre Antonio y Rodríguez es el ut credimus, pues el segundo ofrece como ciertos la fecha y el lugar en que se imprimió este incunable poético —«En Valencia 1474»65— y así mismo, asociándolo también al certamen del que provienen los textos66, lo indica Vicente Ximeno67; y, a partir de ellos, lo reproducen Cerdá y Rico68 y, asimismo, Fuster69 y Hain70. Nicolás Antonio, en su Bibliotheca Vetus, al final de su entrada, explicita su hipótesis sobre la ciudad en que se imprime, mientras que la fecha está implícita en el inicio de esta, asociando el año del libro con el del certamen: «Vidimus quidem huiusmet anni MC[M]LXXIV. apud amicum nostrum nuper laudatum D. Hippolytum Samper Poeticum certamen olim Valentiae habitum hoc anno»71. No obstante, Rodríguez y Ximeno eliminan todo rastro de reconstrucción hipotética de estos datos y añade el primero que «falta nombre de impresor»72, lo que implicaría que esta edición incunable contenía una información, pero no la otra.

  • 73 Villaroya, 1796, pp. 58-66.
  • 74 «Falta el año y lugar de la impresión; pero esto no convence que no hubiese sido Valencia, y que se (...)
  • 75 Villarroya, 1796, p. 62.
  • 76 Villarroya, 1796, p. 66.

15Así lo creyó José Villaroya73, que, efectivamente, confirma que en el ejemplar no están esos datos actualmente74, pero hace una defensa a ultranza de que ambos bibliógrafos lo vieron y no mintieron en cuanto a que se advertía en él que fue impreso en Valencia en 1474. Lo justifican porque, según ellos, «falta la ultima hoja donde estaba [...] el lugar y año de la impresión, que vieron Rodríguez y Ximeno»75 y porque «después del reconocimiento y examen de este ejemplar, fue cuando faltó, se traspapeló, o quitó76». Para este bibliógrafo, por tanto, sí que habría formado parte de la edición original y sería una pérdida del ejemplar único conservado.

  • 77 La literalidad es, en realidad, «Falta nombre de impresor» (Rodríguez, 1747, p. 81).
  • 78 Salvà, 1872, I, pp. 140-141.

16Sin embargo, su razonamiento no convenció a Pedro Salvá y Mallén, quien considera que «la inexactitud, vaguedad y laconismo con que Rodríguez y Jimeno dan el título de la obra, me prueban lo poco que hay que fiar en que ellos sencillamente anoten En Valencia, 1474, advirtiendo ya el primero, carece de nombre de impresor77: por lo mismo estos textos aducidos por Villaroya para justificar su creencia, me parecen de poca valía»78, de manera que sería, por tanto, la propia edición —y no el ejemplar— la que no contendría los datos de lugar, fecha e impresor. Y esta creencia es la que se consolida a partir de él, pero no sus conclusiones, puesto que, como veremos después, llega a negar la existencia de incunables valencianos hasta 1475, con lo que ello implica para la datación de este impreso.

  • 79 Torres Belda, 1874, p. 45.
  • 80 Haebler, 1897, pp. 5-8. Haebler habla, en realidad, de una serie de incunables impresos con fecha d (...)
  • 81 Haebler, 1903-1917, I, p. 231, nº 488: «Es verdad que le faltan del todo las señas bibliográficas, (...)

17En cuanto a este último supuesto, José María Torres Belda se aleja de Salvá e insiste, precisamente por ello, en el carácter indudable de la datación el mismo año de celebración del certamen poético: «Carece de portada y colofón, no designando tampoco el nombre del impresor, ni la fecha en que se estampó, aun cuando no existe duda alguna de que fue en 1474»79. José Enrique Serrano y Morales, que fundamenta su tratamiento del incunable de Les trobes en lahors de la Verge Maria en el trabajo de Torres Belda, ampliamente citado, no lo discute, pero, como Haebler80, no establece una adscripción a una ciudad y fecha más que implícitamente. Tenemos que esperar a la Bibliografía ibérica para que así sea81.

  • 82 Porque era la razón implícita de la adscripción a esta ciudad en los repertorios ilustrados.

18La adscripción a la ciudad de Valencia no se ha cuestionado en ningún momento desde la propuesta de Nicolás Antonio, por razones lógicas, al tratarse de una obra de circunstancias, como justifica explícitamente Francisco Vindel82:

  • 83 Vindel, 1946, p. xii.

Casi todos los bibliógrafos consideran que la fecha de la introducción de la Imprenta en Valencia fue en 1474, con la estampación de Les bres en trobes en lahors de la Verge Maria, como consecuencia del certamen que se celebró en los primeros meses de dicho año en Valencia, y que lógicamente se debió de imprimir acto seguido, pues era el momento de su actualidad. No discrepo en este punto, e incluso catalogo esta obra como la más antigua83.

  • 84 García Craviotto, 1989-1990, II, p. 25, nº 4158.
  • 85 Romero Lucas, 2005, II, p. 25, nº 6.
  • 86 Haebler, 1903-1917, I, p. 231, nº 488.
  • 87 Palanca Pons y Gómez Gómez, 1981, p. 111, nº 240.
  • 88 Bas Carbonell, 1992, p. 27, nº 1.
  • 89 GW. Incluso podríamos catalogar aquí Brian Dutton (1990-1991, V, p. 1), desde el momento que recurr (...)
  • 90 Como en el caso de Jaume Massó i Torrents (1913-1914, p. 238; 1932, p. 47).

19Advierte aquí mismo Vindel que la datación en 1474 es por parte de casi todos los bibliógrafos, entre los que no se encuentra, puesto que defiende que lógicamente se debió de imprimir acto seguido. En realidad, es quien más concreta su datación, porque no es lo mismo acto seguido que después del 25 de marzo, que es la fecha de la lectura de la Sentència, como hacen García Craviotto84, Romero Lucas85, BITECA (manid 1548) y el ISTC (im00270500), puesto que esto implica, simplemente, un terminus post quem. Por otro lado, Haebler86, Palanca Pons y Gómez Gómez87, Bas Carbonell88 y el GW (M27366) lo consideran circa 147489. Tal prudencia por expresar el carácter aproximativo se aleja de la tradición bibliográfica más antigua, que se limitaba a datarla, simplemente, en 1474, un rasgo que encontramos aún de manera aislada en el siglo xx90. De una manera u otra, no se cuestiona una cierta inmediatez en la impresión de este incunable en 1474, tras la celebración del certamen. No se discute, al menos, explícitamente, como sí que hizo Salvá, por un exceso de celo en la necesidad de comprobación empírica, de documentación estricta, en estos términos:

  • 91 Salvà, 1872, I, p. 141.

Yo, aunque valenciano, no me atreveré hoy a suponer que existen o hayan existido impresiones de mi país con el año de 1474, por más que tenga una casi seguridad de que en 1473 se trabajaba ya en la impresión del Comprehensorium, volumen gruesísimo en folio, terminado el 23 de febrero de 1475.
Quede, pues, sentado que este
Comprehensorium es, hasta ahora, el primer libro de fecha fija e incuestionable dado a luz por las prensas españolas, y el segundo el Salustio del 16 de julio del mismo año91.

  • 92 «Estas y otras consideraciones que harían interminable nuestro escrito, nos inducen a pensar que es (...)
  • 93 Romero de Lecea, 1974, p. 93.
  • 94 El cancionero impreso 87FD, que recopila los poemas presentados al certamen poético inmaculista de (...)
  • 95 Es el impreso de 1488 derivado del certamen inmaculista en prosa en vulgar de 1487 (Martos, 2015, p (...)
  • 96 El incunable derivado del certamen poético de San Cristóbal, celebrado en 1488 y que se imprimió en (...)

20Su propuesta retrasaría, por tanto, la datación de Les trobes en lahors de la Verge Maria con posterioridad a 1474, lo que recoge Carlos Romero de Lecea para explicitarlo en 147592, a partir, sin embargo, de un argumentario muy poco sólido, como se puede deducir de una de las razones aducidas: «El primero, que en el siglo xv se celebran otras Justas poéticas en 1440, 1470, 1486, 1487 y 1488, y de ninguna de ellas, que nosotros sepamos, existen ediciones incunables»93. De los certámenes tempranos de 1440 y 1470, es lógico que no haya un impreso al no estar asentada la imprenta en Valencia y por el carácter circunstancial de estas ediciones poéticas, pero las justas de 148694 y 148795 y las dos 148896 sí que han dado lugar cada una de ellas a un incunable.

Por Lambert Palmart

  • 97 Rodríguez, 1747, p. 81.
  • 98 Villarroya, 1796, p. 51.
  • 99 Salvà,1872, I, p. 141.
  • 100 Como tradicionalmente se conocía el antiguo Convento de Santo Domingo de esta ciudad, donde aún se (...)
  • 101 El texto se inicia con una invocación simbólica en forma de cruz. La transcripción es mía. Solo los (...)

21Josep Rodríguez es el primero en advertir, como hemos visto, que «Falta nombre de Impresor»97, lo que no vuelve a referir otro bibliógrafo hasta medio siglo después —«por impresor anónimo»98— y tres cuartos de siglo más tendremos que esperar hasta que Salvá99 cite la primera de estas referencias. Sorprende, por tanto, esta desatención de la bibliografía de los siglos xviii y xix hacia la adscripción a un taller concreto de un libro de tal antigüedad. Si la mera falta del dato en cuestión prácticamente no se reporta, menos aún se dedica un espacio a identificar al impresor. En realidad, sí se hace, pero por parte del bibliotecario del Convento de Predicadores de Valencia100, fray Josep Sánchez, a través de una anotación directamente ejecutada sobre el ejemplar único, en el recto de la hoja en blanco que precede a la primera impresa101:

La Bibliotheca Valentina pág. 82 supone haberse impreso este libro en Valencia el mismo año que se celebró este Certamen; esto es el 1474. Nicolás Antonio in Bibliotheca Veteri. tom. 2. lib. 10. cap. 12 fol. 200, núm. 650 hace mención de este certamen sin nombrar por autor a mosén Bernardo Fenollar, tal vez atendiendo a que este fue secretario del certamen, y que la obra no es suya sino de los poetas que concurrieron; pero concluye: Editio in 4º prodiit Valentiae ut credimus. Cuál fuera el impresor, no consta pero con bastante seguridad puede decirse que fue Jaime Villa. Este imprimió en Valencia año 1493 la Ystoria de la Passio de Nostre Sr. Jesuchrist & del mismo Fenollar un tom. en 4. como refiere D. Nicolás Antonio Bibliotheca Vet., tom. 2 lib. 10. cap. 15. pag. 220. num. 824. Si tuviéramos la fortuna de tener este libro, con la compulsación de caracteres saldríamos de duda.
Fr. Josef Sanchez

  • 102 Serrano y Morales, 1898-1899, p. 436.
  • 103 Antonio, 1788, II, p. 306, n. 1, nº 650. Y desde estas devuelve la remisión a la entrada de Les tro (...)
  • 104 Antonio, 1788, II, pp. 336-227, nº 824.
  • 105 Antonio 1788, II, p. 352, nº 923.
  • 106 Es muy probable, por todo lo explicado, que utilizase la edición anotada por Pérez Bayer, por lo qu (...)

22La nota es, por tanto, anterior, al menos, a 1836 —con la desamortización de Mendizábal, que acaba desembocando en la llegada de este ejemplar a la Biblioteca de la Universitat de València—, si bien, por criterios paleográficos, debemos datarla aún en el siglo xviii102. El padre Sánchez cita la Bibliotheca Vetus de Nicolás Antonio, a la que se refiere para proponer, por primera vez, un posible impresor, Jaume de Vila, que, en realidad, es el editor de Lo passi en cobles impreso por Hagenbach y Hutz en 1493. Los bibliógrafos ilustrados y algunos del siglo xix y principios del xx incorporan la referencia a este incunable en la entrada correspondiente al poeta Bernat Fenollar, aunque este no es el caso de Nicolás Antonio. Sin embargo, Francisco Pérez Bayer, en su anotación a esta obra, sí que relaciona el certamen y el correspondiente incunable con Fenollar y remite a su(s) entrada(s) —«Plura nos infrà de hoc Poetico certamine in Bernardo Fenollario»103—, en las que incorpora la referencia a la Istòria de la Passió104 y a la Contemplació105, en ambos casos advirtiendo como impresor a Jaume de Vila. Josep Sánchez solo refería la primera de ellas (nº 824106), que, por el autor y la temática de la obra, genera la idea de un mismo impresor, con la voluntad frustrada de comparar tipos, lo que, efectivamente hubiese sido suficiente para descartar la arriesgada hipótesis, pues unos eran romanos y los otros góticos.

  • 107 Torres Belda, 1874, p. 50.
  • 108 Serrano y Morales, 1898-1899, p. 437.

23Torres Belda es el primero en referir esta nota inicial y rebatir la propuesta de Sánchez, quien «expresó la conjetura de que el impresor fuese Jaime Villa, por llamarse así el que en 1493 dio a la estampa la Istoria de la Passi o de Nostre Senyor Jhesucrist, del mismo Fenollar, pero numerosas razones bibliográficas combaten la posibilidad de tal aserto»107. Serrano y Morales, que transcribe por primera vez el texto del bibliotecario dominico, se limita a decir, con el mismo laconismo de Torres, que «no hemos de detenernos a refutar ahora las equivocadas hipótesis del P. Sánchez»108. Es José Ribelles Comín quien desarrolla algunos argumentos, entre los que se encuentra uno tan decisivo como las dos décadas que separan un impreso y otro, lo que, implícitamente, conlleva la sustitución de la tipografía romana por la gótica, unas cuestiones que no hacen sino incidir en las valoraciones vertidas hacia los limitados conocimientos bibliográficos del dominico:

  • 109 Ribelles Comín, 1915, p. 240. Sanchis Guarner, que depende para su descripción declaradamente de Ri (...)

La conjetura de fray José Sánchez, que suscribe la anterior nota manuscrita, de que quizás fuera Jaime Vila el impresor del libro de Les Trobes, es completamente infundada, porque solo se apoya en que dicho Vila imprimió en 1493, o sea, diecinueve años después, la Istòria de la Passio de Nostre Sr. Jesuchrist y los caracteres góticos en que está impreso este libro, nada tienen que ver con los venecianos del libro de Les Trobes. Además, no debía de andar el padre Sánchez muy enterado de los libros impresos en lengua valenciana, cuando solo cita el impreso por Vila en 1493, pues hasta este año son en buen número los que conocemos impresos y tenemos anotados en dicha lengua109.

24A partir de la constatación de que la Tertia pars Summae Sancti Thomae cuenta con un colofón, que, además, explicita que fue impreso en Valencia por Lambert Palmart en 1477, Konrad Haebler concluye que hay que adscribir a este impresor los primeros incunables valencianos sin colofón, pero con la misma tipografía romana, entre los que se encuentran Les trobes en lahors de la Verge Maria:

  • 110 Haebler, 1897, p. 6.

Thus the long-disputed question about the first printer of Spain was answered at last. We have a group of four, or possibly five, books printed in Roman type, and apparently all of common origin; and as Lambert Palmart alone was undoubtedly the printer of the latest of them, we may suppose that they were all executed by him only. He afterwards entered into partnership with Alfonso Fernandez de Cordoba, but from that time printed no more in Roman, but only in Gothic type. The partnership with Fernandez seems to have been an event of no great importance in the life of Palmart; they printed only one book together, a Bible in Catalan110.

  • 111 Serrano y Morales, 1898-1899, p. 433.

25Serrano y Morales recogió inmediatamente esta propuesta de atribución exclusiva a Palmart de este protoincunable poético, fundamentada en una misma tipografía: «La comparación de los tipos con que se estampó este libro, indubitado de Palmart, con los de los otros tres, anónimos de impresor, acusa la más exacta identidad, y demuestra, a nuestro juicio de modo evidente, que a Lamberto corresponde el honor de haber sido el primero que ejerció en España el arte tipográfico»111. Su decidida afección y/o inclinación por las conclusiones de Haebler tienen una razón de ser: en realidad, el bibliógrafo alemán se había puesto en contacto con el valenciano ante el descubrimiento del colofón de la Tertia pars Summae Sancti Thomae para solicitarle la comprobación de los tipos.

  • 112 Agradezco a Falk Eisermann, el director del Gesamtkatalog der Wiegendrucke, que me permitiera consu (...)
  • 113 Cuya transcripción espero ofrecer en breve, con un estudio introductorio, en un próximo trabajo. La (...)
  • 114 A pesar de haber establecido sus dudas antes de recibir la respuesta y las fotografías de Léopold D (...)

26El archivo del Gesamtkatalog der Wiegendrucke contiene, entre otra documentación, una caja de tamaño folio, identificada como Spanien | Korrespondez 1898-1902 | (Haebler mit span. Bibliotheken | Institutionen u Privatpersonen)112. En ella, se conservan algo más de 300 cartas recibidas por Haebler organizadas y numeradas por orden alfabético del remitente, con bibliógrafos y bibliotecarios del paso del siglo xix al xx, entre las cuales destacan, para los intereses en la imprenta incunable valenciana, las 21 enviadas por José Enrique Serrano y Morales (nº 276-296), que se datan del 6 de enero de 1897 al 16 de noviembre de 1905113. La primera de ellas es, precisamente, respuesta a la carta de 22 de diciembre de 1896 con la que Haebler inicia el contacto con este bibliógrafo a propósito de la identificación de los tipos de la Tertia pars Summae Sancti Thomae, en un espíritu de colaboración previa a la publicación de sus respectivos The Early Printers of Spain and Portugal y Reseña histórica en forma de diccionario de las imprentas que han existido en Valencia desde la introducción del arte tipográfico en España, como se deriva de las múltiples noticias que hace esta correspondencia al proceso editorial de ambas obras. Son cinco las cartas enviadas por Serrano y Morales a Haebler que tratan sobre la identificación de los tipos del incunable de 1477 (nº 276-280), fechadas entre el 6 de enero y el 16 de abril de 1897, en la tercera de las cuales, concluye lo siguiente114:

  • 115 Nº 278, 12 de febrero de 1897.

Al fin contestó Mr. Delisle, incluyéndome las fotografías deseadas de la Tertia pars, y por cierto que no dejan duda de que Palmart fue el impresor de las tres obras primeras estampadas <en Valencia> con letra veneciana. Los tipos de estos son los mismos que los usados en la Tertia pars, y he tenido una verdadera satisfacción al compararlos y persuadirme de su identidad. Me parece que ya se vislumbran con bastante claridad los orígenes de la imprenta valenciana, anterior seguramente a ninguna otra de España. Lo que convendría averiguar por documento fehaciente, es el lugar desde donde vino Palmart; pues aunque parece indudable que fue de Italia por los caracteres tipográficos que trajo, no tenemos noticia positiva de que así fuera ni sabemos dónde aprendió a imprimir115.

  • 116 «The name of Palmart (which perhaps is rather to be spelt Palmaert) suggests a Flemish origin, and (...)
  • 117 En carta de 16 de abril de 1897: «De otro hallazgo he de dar a usted noticias, y es un hermoso ejem (...)
  • 118 Haebler, 1903-1917, I, p. 307, nº 637.

27Haebler depende, por tanto, de Serrano y Morales para esta atribución tipográfica, como también desarrolla la sugerencia de este sobre la identificación de los orígenes de Palmart al final de su epígrafe sobre este impresor116 e introduce la noticia de un ejemplar de la Tertia Pars en la Biblioteca de la Universitat de València, pero no en The Early Printers of Spain and Portugal, porque, al comunicársela en una carta dos meses posterior117, no debió de llegarle a tiempo y la incorpora en su Bibliografía ibérica118, a partir ya de la propia obra de Serrano y Morales (1898-1899, pp. 432-433).

  • 119 Serrano y Morales, 1898-1899, p. 432.
  • 120 Haebler, 1903-1917, I, p. 231, nº 488.
  • 121 Palanca Pons y Gómez Gómez, 1981, p. 111, nº 240; Concheff, 1985, p. 73, nº 757; García Craviotto, (...)

28Aunque no lo explicita, el «group of four, or possibly five, books printed in Roman type» al que se refería Haebler para atribuirlo en su conjunto a Lambert Palmart, estaría formado por Les trobes en lahors de la Verge Maria (nº 488), el Comprehensorium de Johannes (nº 339), las Opera de Salustio (nº 593), un volumen con obras de Aristóteles en latín (nº 33) y la Tertia pars Summae Sancti Thomae (nº 637), porque las Fabulae de Esopo (nº 3) y las Elegantiolae de Datus (nº 187 y 188) piensa que son ligeramente posteriores. Sería la primera atribución implícita a Palmart de Les trobes en lahors de la Verge Maria, que Serrano y Morales acepta sin dudar: «no vacilamos en atribuirle también, por las razones que más adelante expondremos, la impresión de Les Trobes en lahors de la Verge, el Comprehensorium y el Salustio; por más que las primeras carezcan en absoluto de señas de impresión, y en el colofón de los dos últimos libros solo se diga que se imprimieron en Valencia en 23 de febrero y 13 de julio respectivamente del año 1475»119. Pero es la entrada correspondiente de la Bibliografía ibérica —«sin indicaciones tipográficas, pero en Valencia por Lamberto Palmart, ca. 1474»120— la que funciona de catalizador y llega, prácticamente, a toda la bibliografía de los siglos xx y xxi121.

  • 122 «Los primeros libros valencianos se estamparon en las prensas y con los tipos de Lamberto Palmart, (...)
  • 123 Vindel, 1946, pp. 3-23, nº 1-8.
  • 124 Vindel, 1946, pp. xi-xviii.
  • 125 Del que solo se hace eco puntualmente, pero no por parte de tipógrafos ni bibliógrafos: «Actualment (...)
  • 126 «Brunet, in mentioning one of them, the Sallustius completed at Valencia, July 13th, 1475, states t (...)
  • 127 Bohigas, 1962, pp. 83-85.
  • 128 «No cabe duda de que el taller de Jacob Vizlant, que tuvo que cerrarse por falta de papel, debía se (...)
  • 129 Bohigas y Soberanas, 1976, pp. 71-72, n. 1.
  • 130 Riquer, 1964, III, pp. 372-375.
  • 131 «Aqueixos tipògrafs que Vizlant hagués d’aviar o acomiadar per tancament del seu obrador a València (...)

29Al atribuir a Palmart Les trobes en lahors de la Verge Maria y el resto de protoincunables en tipografía redonda o romana, Serrano y Morales relega a Alfonso Fernández de Córdoba a aprendiz del taller de este122, una perspectiva que invierte Francisco Vindel, atribuyendo a este último los ocho primeros impresos valencianos en sus entradas correspondientes123 y argumentándolo in extenso en su introducción124, un extremo que no arraiga en la incunabilística internacional125 y que, en última instancia, recuperaba la superada hipótesis decimonónica de Charles Brunet126. Años después, Pere Bohigas127 opta por una solución intermedia, que era la atribución de estos impresos y, con ellos, de Les trobes, al taller de Jacobo Vizlant128; y así lo mantiene décadas más tarde129. Riquer130 evita posicionarse y solo asume esta hipótesis Manuel Sanchis Guarner131, aunque BITECA (manid 1458) remite a ella de manera secundaria.

En conclusión

30La historiografía bibliográfica ha valorado la singularidad y el carácter temprano del protoincunable que conocemos como Les trobes en lahors de la verge Maria, que, más allá de su consideración como primer libro impreso en España, incluso con su reinventada singularidad de limitarlo al ámbito literario, sí que hemos de reconocer como primer incunable poético salido de unas prensas hispánicas: se avanza en ocho años a los impresos poéticos castellanos de Antón de Centenera (1482) y hasta en trece a los otros incunables de poesía catalana, de Palma y Valencia (1487). El hecho de no contener o conservar un colofón, unido a su antigüedad, han dado protagonismo en la historia bibliográfica a la reconstrucción de su pie de imprenta: unánimente aceptado como valenciano, por su carácter circunstancial, que también justifica que se haya imprimido en 1474, aunque su atribución al taller de Lambert Palmart ha generado mayor debate. Hoy, en cualquier caso, es la más extendida y aceptada de las hipótesis, lo que tiene claro fundamento tipográfico, sin duda, pero tambien socioliterario: no podemos olvidar el protagonismo de este impresor en la edición de productos bibliográficos locales, en general, pero, especialmente, los derivados de certámenes. Los tres dedicados a la Inmaculada Concepción y patrocinados por Ferrando Díeç en 1486, 1487 y 1488 dan lugar a tres incunables impresos por Lambert Palmart y esto, quizás, no sea un argumento suficiente, pero, desde luego, no es una casualidad. No lo es e incide en las conclusiones derivadas de criterios tipográficos, unos argumentos que la tradición bibliográfica atribuye a Konrad Haebler, pero que aquí se demuestra que, al menos en su parte técnica y a sugerencia del primero, fueron determinados, en realidad, por José Enrique Serrano y Morales.

Inicio de página

Bibliografía

Aguilar, Pascual, «Advertencia del Editor» al Primer libro impreso en España. Les Trobes en lahors de la Verge Maria, publicadas en Valencia en 1474 y reimpresas por primera vez, ed. Francisco Martí Grajales, Valencia, Librería de Pascual Aguilar, 1894.

Antonio, Nicolás, Bibliotheca Hispana Vetus, sive Hispani scriptores qui ab Octaviani Augusti aevo ad annum Christi md floruerunt, Madrid, apud viduam et Heredes D. Joachimi Ibarrae Regii Quondam Typographi, 1788 2 vols. [1ª ed.: Romae, Typographia Antonii de Rubeis, 1696].

Bas Carbonell, Manuel, «Historia de los incunables valencianos», en Bibliofilia Antigua, 1, Valencia, Vicent García Editores, 1992, pp. 13-36.

[BITECA] Bibliografia de Textos Antics Catalans, en Philobiblon [http://sunsite.berkeley.edu/Philobiblon/phhmbi.html] [fecha de consulta: 1 de abril de 2020].

Bohigas, Pedro, El libro español (ensayo histórico), Barcelona, Editorial Gustavo Gili, 1962.

Bohigas, Pere, y Amadeu J. Soberanas, Exposició commemorativa del V centenari de la impremta. El llibre incunable als Països Catalans, Barcelona, Diputació Provincial de Barcelona, 1976.

Cerdá y Rico, Francisco, «Notas al Canto del Turia», en Gaspar Gil Polo, La Diana enamorada, cinco libros que prosiguen los VII de Jorge de Montemayor, Madrid, Imprenta de don Antonio de Sancha, 1778, pp. 267-523.

Concheff, Beatrice Jorgensen, Bibliography of Old Catalan Texts, Madison, Hispanic Seminar of Medieval Studies, 1985.

Dutton, Brian, y Jineen Krogstad, El cancionero del siglo xv (c. 1360-1520), Salamanca, Universidad de Salamanca (Biblioteca Española del Siglo xv), 1990-1991, 7 vols.

Ferrando Francés, Antoni, Els certàmens poètics valencians, Valencia, Institució Alfons el Magnànim, 1983.

Forteza Oliver, Miquela, Los orígenes de la imprenta en Mallorca, Palma, Objeto Perdido Ediciones, 2011.

Fuster, Justo Pastor, Biblioteca valenciana de los escritores que florecieron hasta nuestros días, con adiciones y enmiendas a la de D. Vicente Ximeno, Valencia, Imprenta y Librería de José Ximeno, 1827.

García Craviotto, Francisco, Catálogo general de incunables en bibliotecas españolas, Madrid, Ministerio de Cultura/Dirección General del Libro y Bibliotecas, 1989-1990, 2 vols.

Genovés y Olmos, Eduardo, Bibliografia valenciana. Catalech descriptiu de les obres impreses en llengua valenciana desde 1494 fins 1910, Valencia, Manuel Pau, 1911-1914, 4 vols.

Guarner, Luis, «Prólogo. El primer libro literario impreso en España (Valencia, 1474)», en Les trobes en lahors de la Verge Maria. Impresas en facsímil del libro original, Madrid, Espasa-Calpe, 1974a, pp. 9-47.

Guarner, Luis, «El primer incunable español», en El primer incunable español. Les trobes en lahors de la Verge Maria. Edición facsímil del único ejemplar conocido, Valencia, Instituto Nacional del Libro Español, 1974b, pp. ix-xxx.

Guarner, Luis, Les Trobes en lahors de la Verge Maria. Primer incunable español, Valencia, Patronato Nacional del V Centenario de la Imprenta, 1974c.

[GW] Gesamtkatalog der Wiegendrucke, Leipzig, K. V. Hiersemann [http://www.gesamtkatalogderwiegendrucke.de/] [fecha de consulta: 15 de abril de 2020].

Haebler, Konrad, The Early Printers of Spain and Portugal, Londres, Bibliographical Society at the Chiswick Press, 1897.

Haebler, Konrad, Bibliografía ibérica del siglo xv. Enumeración de todos los libros impresos en España y Portugal hasta el año de 1500, La Haya/Leipzig, Martinus Nijhoff/Karl W. Hiersemann, 1903-1917, 2 vols.

Hain, Ludovico, Repertorium bibliographicum, in quo libri omnes ab arte typographica inventa usque ad annum MD, tipys expressi ordine alphabetico vel simpliciter enumerantur vel adcuratius recensentur, Stuttgart/París, J.G. Cottae/Jul. Renouard, 1826-1838, 4 vols.

Ibarra y Folgado, José María, Les trobes en lahors de la Verge Maria. Noticias sobre la impresión del primer incunable español, Valencia, Hemeroscopea Ediciones, 1945.

Infantes, Víctor, «Edición, literatura y realeza. Apuntes sobre los pliegos poéticos incunables», en Juan Carlos Conde y Víctor Infantes, De cancioneros manuscritos y poesía impresa. Estudios bibliográficos y literarios sobre lírica castellana del siglo xv, Madrid, Arco/Libros, 20072, pp. 163-189 (1ª ed. 1989).

[ISTC] Incunabula Short Title Catalogue, Londres, British Library [http://www.bl.uk/catalogues/istc] [fecha de consulta: 15 de abril de 2020].

Martí Grajales, Francisco, «Introducción» a Primer libro impreso en España. Les Trobes en lahors de la Verge Maria, publicadas en Valencia en 1474 y reimpresas por primera vez, Valencia, Librería de Pascual Aguilar, 1894, pp. 11-92.

Martos, Josep Lluís, «Josep Maria Torres Belda i la còpia vuitcentista del Cançoner de Saragossa», en Miscel·lània Albert Hauf, 3, Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat (Estudis de Llengua i Literatura Catalanes, 64), 2012, pp. 125-152.

Martos, Josep Lluís, «La literatura perdida de Joan Roís de Corella: límites, proceso y resultados de un catálogo», en Estudios de literatura medieval en la Península Ibérica, ed. Carlos Alvar, San Millán de la Cogolla, Cilengua, 2015, pp. 123-145.

Martos, Josep Lluís, «Un incunable de Pere Trincher: tipografía, decoración y datación», Revista de Poética Medieval, 30, 2016a, pp. 199-231.

Martos, Josep Lluís, «Un cancionero incunable valenciano: descripción bibliográfica, estructura y contextos», en La literatura medieval hispánica en la imprenta (1475-1600), ed. María Jesús Lacarra, Valencia, Universitat de Valencia, 2016b, pp. 173-189.

Martos, Josep Lluís, «Fuentes poéticas incunables: el cancionero 87FD y Juan Tallante», en Poesía, poéticas y cultura literaria, eds. Andrea Zinato y Paola Bellomi, Como/Pavia, Ibis, 2018, pp. 523-533.

Martos, Josep Lluís, «Materialitat i errors de composició d’un incunable poètic (b2/87FD): la rendibilitat ecdòtica», Magnificat Cultura i Literatura Medievals, 6, 2019a, pp. 165-184.

Martos, Josep Lluís, «Estructura de un incunable poético: la Obra de la Sacratíssima Concepció de la intemerada Mare de Déu», Hispanófila, 187, 2019b, pp. 145-162.

Martos, Josep Lluís, «Los ejemplares del incunable poético 87FD», en Literatura medieval hispánica. Libros, lecturas y reescrituras, coord. María Jesús Lacarra, eds. Nuria Aranda, Ana M. Jiménez y Ángela Torralba, San Millán de la Cogolla, Cilengua, 2019c, pp. 753-768.

Martos, Josep Lluís, «Orationes ad laudem purissime conceptionis virginis Marie: recuperación de un incunable / literatura recuperada», Revista de Literatura Medieval, 31, 2019d, pp. 63-93.

Martos, Josep Lluís, «El cancionero 87FD en la bibliografía ilustrada: desatención a lo material y generación de fantasmas», en «Et era muy acuçioso en allegar el saber». Studia Philologica in Honorem Juan Paredes, Granada, Universidad de Granada, 2020a, pp. 541-558.

Martos, Josep Lluís, «Exemplar(s) d’un incunable retrobat: Orationes ad laudem Purissime Conceptionis Virginis Marie (Valencia, Lambert Palmart, 1489)», en Miscel·lània Antoni Ferrando, 1, Barcelona, Publicacièns de l’Abadia de Montserrat (Estudis de Llengua i Literatura Catalanes, 74), 2020b, pp. 113-133.

Massó i Torrents, Jaume, «Bibliografia dels antichs poetes catalans», Anuari de l’Institut d’Estudis Catalans, 5, 1913-1914, pp. 2-276.

Massó i Torrents, Jaume, Repertori de l’antiga literatura catalana: la poesia, 1, Barcelona, Editorial Alpha, 1932.

Mayans y Siscar, Gregorio, Epistolario, XVII. Cartas Literarias. Correspondencia de los hermanos Mayans con los hermanos Andrés, F. Cerdá y Rico, Juan Bta. Muñiz y José Vega Sentmenat, con estudio preliminar, transcripción y notas de Amparo Alemany Peiró, Valencia, Publicaciones del Ayuntamiento de Oliva, 2000.

Méndez, Francisco, Tipografia española ó Historia de la introducción, propagación y progresos del arte de la imprenta en España, edición corregida y adicionada por Dionisio Hidalgo, Madrid, Imprenta de las Escuelas Pías, 1861 [1ª ed: Madrid, Viuda de Ibarra, 1796].

Odriozola, Abelardo, Nacimiento de la imprenta en España, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1976.

Palanca Pons, Abelardo, Incunables valencianos, sus características tipográficas, Valencia, Gremio de Maestros Impresores de Valencia y su Provincia, 1962.

Palanca Pons, Abelardo, y María del Pilar Gómez Gómez, Catálogo de los incunables de la Biblioteca Universitaria de Valencia, Valencia, Universitat de València, 1981.

Pastor Banyuls, Víctor, «El certamen literari de l’Ateneu científic, literari i artístic de València en commemoració de la introducció de la impremta (1874)», en Actes del Dissetè Col·loqui Internacional de Llengua i Literatura Catalanes: Universitat de València, 7-10 de juliol de 2015, eds. Manuel Pérez Saldanya y Rafael Roca Ricart, Valencia, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2017, pp. 421-430.

Reyes Gómez, Fermín de los, La imprenta en Segovia, Madrid, Arco/Libros, 1996, 2 vols.

Ribelles Comín, José, Bibliografía de la lengua valenciana, o sea, catálogo razonado por orden alfabético de autores de libros, folletos, obras dramáticas, periódicos, coloquios, coplas, chistes, discursos, romances, alocuciones, cantares, gozos, etc., que escritos en lengua valenciana y bilingüe, han visto la luz pública desde el establecimiento de la imprenta en España hasta nuestros días, 1, Madrid, Imprenta de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1915.

Riquer, Martí de, y Antoni Comas, Història de la literatura catalana, Barcelona, Ariel, 1964.

Rodríguez, Josep, Biblioteca valentina, Valencia, Joseph Thomàs Lucas impressor, 1747.

Roig Condomina, Vicente, «El Ateneo científico, literario y artístico de Valencia y su aportación a las artes en el último tercio del siglo xix», Ars longa. Cuadernos de arte, 6, 1995, pp. 107-114.

Romero de Lecea, Carlos, La imprenta y los pliegos poéticos, Madrid, Joyas Bibliográficas, 1974.

Romero Lucas, Diego, Catálogo gráfico descriptivo de la imprenta en Valencia 1473-1530, Valencia, Universitat de València, 2005 [tesis doctoral].

Salvà y Mallén, Pedro, Catálogo de la biblioteca de Salvà, Valencia, Imprenta de Ferrer de Orga, 1872, 2 vols.

Sanchis Guarner, Manuel, «Estudi preliminar» a Les trobes en lahors de la Verge Maria (València, 1474), València, Caixa d’Estalvis i Mont de Pietat de València, 1974, pp. xi-lii.

Sanchis Guarner, Manuel, «Estudi preliminar» a Les trobes en lahors de la Verge Maria, València, Vicent García Editors S. A., 1979, pp. 5-63.

Serrano y Morales, José Enrique, Reseña histórica en forma de diccionario de las imprentas que han existido en Valencia desde la introducción del arte tipográfico en España hasta el año 1868 con noticias bio-bibliográficas de los principales impresores, Valencia, Imprenta de F. Doménech, 1898-1899.

Torres Belda, Josep Maria, «El primer libro impreso en España», Boletín-Revista del Ateneo de Valencia, 8/88, 1874 (30 de enero), pp. 44-50.

[Trobes] Primer libro impreso en España. Les Trobes en lahors de la Verge Maria, publicadas en Valencia en 1474 y reimpresas por primera vez, edición paleográfica con introducción de Francisco Martí Grajales, Valencia, Librería de Pascual Aguilar, 1894.

[Trobes] Les trobes en lahors de la Verge Maria, edición facsímil al cuidado de Vicente Escrivá, con introducción de José Mª Ibarra y Folgado, Valencia, Hemeroscopea Ediciones, 1945.

[Trobes] Les trobes en lahors de la Verge Maria. Impresas en facsímil del libro original, con prólogo de Luis Guarner, Madrid, Espasa-Calpe, 1974a.

[Trobes] El primer incunable español. Les trobes en lahors de la Verge Maria. Edición facsímil del único ejemplar conocido, edición facsímil con prólogo y traducción parcial de Luis Guarner, Valencia, Instituto Nacional del Libro Español, 1974b.

[Trobes] Les trobes en lahors de la Verge Maria (València, 1474), edición facsímil con introducción y transcripción de Manuel Sanchis Guarner, Valencia, Caixa d’Estalvis i Mont de Pietat de València, 1974c.

[Trobes] Les trobes en lahors de la Verge Maria, edición facsímil con introducción aumentada y transcripción de Manuel Sanchis Guarner, Valencia, Vicent García Editors S. A., 1979.

[Trobes] Les trobes en lahors de la Verge Maria, edición facsímil, Valencia, Librerías París-Valencia, 1979.

[Trobes] Les trobes en lahors de la Verge Maria, edición facsímil con prólogo de Rafael Pérez Contel, Valencia, Conselleria de Cultura, Educació i Ciència, 1988.

[Trobes] Les trobes en lahors de la Verge Maria, edición facsímil, Valencia, Librerías París-Valencia, 1997.

[Trobes] Les trobes en lahors de la Verge Maria. Primer libro impreso en España en mccclxxiv, edición facsímil con introducción facsimilada de Francisco Martí Grajales (1894) y transcripción de Emili Miedes i Bisbal, Valencia, Imprenta Nácher, 2002.

Valverde del Barrio, Cristino, Catálogo de incunables y libros raros de la Santa Iglesia Catedral de Segovia, Segovia, Imprenta de «El Adelantado», 1930.

Villarroya, José, Disertacion sobre el origen del nobilisimo arte tipografico, y su introduccion y uso en la ciudad de Valencia de los edetanos, Valencia, Oficina de D. Benito Monfort, 1796.

Vindel, Francisco, El arte tipográfico en España durante el siglo xv: Valencia, Mallorca y Murcia, Madrid, Dirección General de Relaciones Culturales, 1946.

Vindel, Francisco, El arte tipográfico en España durante el siglo xv. Dudosos de lugar de impresión. Adiciones y correcciones a toda la obra, Madrid, Dirección General de Relaciones Culturales, 1951.

Ximeno, Vicente, Escritores del Reyno de Valencia cronológicamente ordenados desde el año MCCXXXVIII de la christiana conquista de la misma ciudad, hasta el MDCCXLVIII, Valencia, Imp. Josep Estevan Dolz, 1747-1749, 2 vols.

Inicio de página

Notas

1 Antonio, 1788, II, pp. 305-306, nº 650; Rodríguez, 1747, pp. 81-82; Ximeno, 1747-1749, I, p. 59; Cerdá y Rico, 1778, p. 318; Villaroya, 1796, pp. 51-67.

2 Fuster, 1827, p. 52.

3 «Es opinión, generalmente admitida, que el primer libro que se imprimió en España es el Certamen poètic que Bernardo Fenollar, secretario de la junta, y uno de los que disputaron el premio, recopiló e hizo imprimir en Valencia en 1474» (Méndez, 1861, p. 321). Por criterios editoriales de Criticón, se actualizan los textos bibliográficos citados.

4 1874, pp. 44-50.

5 «Cúmplese en el presente año 1874 el cuarto siglo de la introducción de la imprenta [...] y el Ateneo, que simboliza hoy el movimiento artístico y científico de nuestra ciudad, ha tomado la iniciativa para que se conmemore, como es debido, ese centenario de las letras. La festividad secular que se proyecta será, sin duda, digna del objeto que la motiva, y no creemos incurrir en ese error vaticinando que los venideros tiempos verán reproducirse esa fiesta cada vez que se cumpla un nuevo siglo de la introducción de la imprenta en nuestro país» (Torres Belda, 1874, p. 44). Con este artículo, «anunciaven la reproducció d’aquella obra medieval i hi adjuntaven una breu introducció de l’obra medieval gràcies a Josep Maria Torres, aleshores bibliotecari de la Universitat de València, que hauria ajudat i assessorat en el projecte de reproduir l’obra» (Pastor Bañuls, 2017, p. 423). Para esta sociedad valenciana, instituida en 1870, véase Roig Condomina (1995) y, para la figura de Torres Belda y otras actuaciones de recuperación del legado literario medieval, remito a Martos (2012).

6 «L’afer de 1874 no s’hauria esdevingut sense la iniciativa del poeta i literat Vicent W. Querol (1837-1889). Aquell any havia estat nomenat president de l’Ateneu valencià des d’on va desenvolupar una important activitat cultural. Així ho constata, doncs, l’epistolari entre el valencià i l’erudit mallorquí Marià Aguiló (Biblioteca de Catalunya, Fons Marià Aguiló. BC, FMA). El 25 de desembre de 1873 Querol anuncià a Aguiló que havia estat elegit president dels ateneistes i li comunicà les primeres notícies sobre el certamen commemoratiu: “Cúmplense en 1874 los cuatro siglos justos de la introducción de la Imprenta y estamos obligados los valencianos a una fiesta secular que recuerde en España nuestra orgullosa primogenitura. He suscitado la idea en el Ateneo: ha sido acogida con entusiasmo y cae sobre mí en gran parte la pesadumbre de realizarla”. Aquest primer fragment ens fa percebre —des de l’òptica de Querol— qui fou el promotor de la celebració del certamen de 1874. A més, l’epístola ens aporta informació sobre els actes programats a realitzar, com ara un certamen literari sobre el mateix tema que la justa poètica de 1474, una exposició dels treballs tipogràfics de la impremta de l’època i una exposició retrospectiva de documents impresos des de la introducció de la impremta» (Pastor Bañuls, 2017, p. 422).

7 Para este certamen conmemorativo de 1874, que sería el germen de los Jocs Florals que, posteriormente, desarrolló Lo Rat Penat, remito a Pastor Banyuls (2017), quien documenta el proyecto de reedición y su posterior anulación: «De la mateixa manera, val a dir que en aquests actes Querol i els ateneistes pretenien reimprimir les Obres o trobes en lahors de la Verge Maria. Així ho fa saber el president de l’Ateneu a Aguiló en aquesta tramesa de 1873: “Y por último (y aquí es donde principalmente necesito del auxilio y consejos de V.), reproducción tan fidelísima y parecida como posible sea del libro primero que la Universidad conserva como inestimable joya”. Mesos després, però, va desistir-hi i confessava a Aguiló: “Las dificultades que estorban la prosecución de las publicaciones que V. tiene emprendidas son mayores aun en Valencia, así que, mi proyecto de reimprimir Les trobes á la Verge Maria corre riesgo de no realizarse”» (Pastor Bañuls, 2017, pp. 422-423).

8 «Un solo ejemplar queda (si no fue acaso el único que se imprimió) de la primera obra dada a la estampa en Valencia, y guárdalo la biblioteca de nuestra Universidad Literaria, como la más rica y codiciada de sus numerosas joyas. Cualquier accidente desgraciado pudiera privarnos de tan inestimable tesoro, y por eso el Ateneo ha creído que de ningún modo podía celebrar mejor el cuarto siglo de la imprenta en Valencia que reproduciendo ese libro único, pero con tan cuidadoso esmero, que la reimpresión imite cuanto sea posible el papel, los tipos y el gusto tipográfico del original, hasta confundirse con él si dable fuera» (Torres Belda, 1874, p. 44).

9 «El pensamiento de reproducir Les Trobes en lahors de la Verge María, primer libro impreso en España, fue iniciado hace veinte años por el Ateneo científico literario y artístico de Valencia, con motivo de celebrarse en aquella época el cuarto centenario de la introducción de la imprenta en nuestra patria, pero no se llevó a efecto aquel laudable propósito, como era el deseo de aquella corporación. En este estado, el Sr. D. Manuel Rubio y Borrás, individuo del Cuerpo Facultativo de Archiveros y Bibliotecarios, hizo suyo aquel proyecto y al efecto sacó una copia del único ejemplar que se conserva en la Biblioteca Universitaria de esta ciudad. Cuando se estaban realizando los trabajos, fue trasladado dicho señor a otro punto y con este motivo adquirimos la propiedad de la reproducción, que hemos continuado hasta su feliz término. [...] El trabajo de copia realizado por el Sr. Rubio, fielmente compulsado luego, ha debido su complemento a una feliz coincidencia que hemos creído conveniente utilizar. En el pasado año 1893, el Excmo. e Illmo. Sr. D. Ciriaco María Sancha, Arzobispo de Valencia, ofreció, para los Juegos Florales celebrados por Lo Rat Penat, un premio a la memoria que diese más noticias biográficas acerca de los poetas que intervinieron en la Justa poética de 1474, que dio motivo a la publicación del primer libro: obtuvo aquel premio D. Francisco Martí Grajales y esta monografía es la que sirve de Introducción a Les Trobes, completándose de esta suerte nuestro primitivo intento, reducido al de la reimpresión del famoso libro, ya que nuestro móvil al emprender esta empresa no era otro que contribuir de algún modo a enaltecer y perpetuar uno de los monumentos más preciados de la abundante y rica literatura valenciana» (Aguilar, 1894, pp. 7-8).

10 Haebler, 1903-1917, I, p. 231, nº 488.

11 Massó i Torrents, 1913-1914, p. 238.

12 Massó i Torrents, 1932, p. 47.

13 Hain, 1826-1838, IV, p. 358, nº 15044.

14 Haebler, 1903-1917, I, p. 302, nº 630.

15 «En su Historia de Segovia pretende Colmenares que las actas del sínodo que en enero o junio de 1472 celebró en la iglesia de Aquilafuente de esta ciudad su obispo Juan Arias Dávila se imprimieron “luego”, y fundándose en este “luego” algunos autores han afirmado la existencia de una imprenta en dicha ciudad en el año de 1472. Es cierto que hay algunos sinodales como el de Ávila impresos pocos años después de la introducción de la imprenta en España, y es por tanto muy verosímil que al poco tiempo de la celebración del sínodo de dicho año 1472 se imprimieran los de Segovia; pero debió ser por algun tipógrafo ambulante, no pudiendo servir nunca de base la noticia vaga de Colmenares, para atribuir a Segovia la primera imprenta de España. Si realmente existe el tal sinodal es de esperar que algun día aparecerá un ejemplar o a lo menos un trozo, y con esto no sería difícil averiguar si se imprimió por un tipógrafo conocido o si es producción de una oficina ambulante. Pero hasta tanto, aunque no se niega la posibilidad de su existencia, en forma judicial no vale tal sinodal en favor de la primacía de Segovia» (Haebler, 1903-1917, I, p. 302, nº 630).

16 Valverde, 1930, pp. 268-272, nº 466.

17 Valverde, 1930, p. 271, nº 466.

18 Ibarra, 1945: En realidad, no matiza siquiera que se trate del primer libro incunable, sino del primer impreso, una diferencia esencial que Valverde (1930, p. 271, nº 466) sí que tenía en cuenta.

19 Trobes, 1945.

20 Ibarra, 1945, p. 29.

21 Vindel, 1951, pp. 3-7, nº 1.

22 Para este incunable, véase también García Craviotto, 1989-1990, I, p. 272, nº 1749; Reyes Gómez, 1996, I, nº 1; GW M43438; ISTC is00753500.

23 «El primero que dio noticia de esta obra fue el historiador segoviano Diego de Colmenares en su Historia de Segovia, Madrid, 1639, donde dice, de forma concluyente, que en 1472 se celebró sínodo en Aquilafuente, que se imprimió luego, y que es de las primeras cosas que se imprimieron en España. Posteriormente, y a partir del P. Méndez, en 1793 (sic), todos los bibliógrafos han negado la veracidad de esta cita, incluso el Dr. Haebler, hasta que en 1930, el muy Rvdo. P. Valverde del Barrio, Bibliotecario de la Catedral de Segovia, publica el Catálogo de los incunables que se conservan en dicho archivo, y bajo el núm. 446 describe un ejemplar en perfecto estado de conservación» (Vindel, 1951, p. 7, nº 1).

24 «Sin indicaciones tipográficas, pero en Castilla, hacia 1472-73» (Vindel, 1951, p. 3, nº 1).

25 Bohigas, 1962, pp. 77-98.

26 Bohigas, 1962, pp. 83-84.

27 Vindel, 1946, pp. 3-4, nº 1.

28 «Casi todos los bibliógrafos consideran que la fecha de la introducción de la Imprenta en Valencia fué en 1474, con la estampación de Les Obres en trobes en lahors de la Verge Maria, como consecuencia del certamen que se celebró en los primeros meses de dicho año en Valencia, y que lógicamente se debió de imprimir acto seguido, pues era el momento de su actualidad. No discrepo en este punto, e incluso catalogo esta obra como la más antigua, pero sí quiero establecer más sólidamente la fecha de introducción de la imprenta en el año 1474 con pruebas más decisivas» (Vindel, 1946, p. xii).

29 Sin duda, porque remite a él para esta cuestión: «Vegeu un bon resum del debatut problema dels primers llibres impresos a Espanya a P. Bohigas, El libro español (ensayo histórico), Barcelona, 1962, pàgs. 80-91» (Riquer, 1964, III, p. 372, n. 10).

30 Riquer, 1964, III, p. 372.

31 Trobes, 1974b.

32 Trobes, 1945.

33 Trobes,1974b, p. xi.

34 Trobes, 1974a.

35 Guarner, 1974a, p. 17.

36 Guarner, 1974c, p. 13.

37 Trobes, 1974c.

38 Sanchis Guarner, 1974, pp. xlv-xlvi; 1979, p. 55: «Tal imprès segovià de 1472, el qual per les seues característiques bibliogràfiques seria això que avui anomenem un opuscle o fullet, no és pròpiament un llibre, sinó la impressió d’un text legislatiu eclesiàstic, dirigit per a la seua execució a les autoritats municipals de la diòcesi segoviana. El propio Romero de Lecea, l’editor del Synodal, ho reconeix notablement i objectiva: “Trátase de lo que hoy denominaríamos una edición privada, no comercial, que va destinada al público, y que se distribuye directamente a determinadas personas o entidades. No trasciende del círculo interno de quienes integran un grupo definido: las corporaciones de la provincia eclesiástica de Segovia”» (Sanchis Guarner, 1974, p. xlv; 1979, p. 55). El esfuerzo e intensidad de la justificación es destacable, pero no comparto todos los argumentos que se aducen: Romero de Lecea también aduce para el incunable valenciano «el carácter de edición decidida (sic) a fines privados» (1974, p. 93), un concepto que no acabo de tener claro ni para un impreso ni para el otro; y tampoco me parece fundamentado intentar relegar el Sinodal a un opúsculo por tener 45 hojas y considerar Les trobes, con 58 hojas impresas, como un libro, porque la diferencia material no es significativa. Sí está clara, sin embargo, y habría sido suficiente aducir la diferencia de contenidos para avalar el matiz que introducen Luis Guarner y Manuel Sanchis Guarner al considerar les Trobes en llaors de la Verge Maria como primer libro literario, frente al Sinodal segoviano.

39 «Avui hom admet que el primer llibre imprés a Espanya foy el Synodal de Segovia, estampat segurament abans del 10-XII-1472. Però per les seues característiques bibliogràfiques, l’opuscle segovià no és pròpiament un llibre, sinó la impressió d’unes ordinacions eclesiàstiques dirigides per a la seua execució a les autoritats municipals de la diòcesi segoviana, com bé ha reconegut el seu editor actual Carlos Romero de Lecea. Les Trobes sí que és un llibre destinat al públic en general, amb textos literaris, i, per tant, el primer llibre literari imprés a Espanya» (Ferrando Francés, 1983, p. 163).

40 Palanca Pons y Gómez Gómez, 1981, p. 111, nº 240.

41 Palanca Pons, 1962, p. 8.

42 No tiene justificación, sin embargo, que la edición de Emili Miedes i Bisbal lo defina aún, en el siglo xxi, como Primer libro impreso en España en su portada (Trobes 2002).

43 El espíritu conciliador de Manuel Bas lo avala, de hecho, porque, para restar tinta en los enfrentamientos regionales y/o nacionales que hay tras ello, atribuye a un valenciano la datación anterior del incunable segoviano: «Fue un valenciano de Oliva uno de los primeros en datar el Sinodal en 1472, el erudito Gregorio Mayans y Siscar, en carta de 10 de mayo de 1758 al bibliógrafo Meerman» (Bas Carbonell, 1992, p. 16).

44 Bas Carbonell, 1992, p. 16.

45 Riquer, 1964, III, p. 372.

46 «Las primeras producciones tipográficas serían lógicamente más breves que Les trobes [...]. En 1473 y en 1474 se imprimen varios libros, pequeños libros, opúsculos y folletos: el Datus, el Esopo, el Phalaris» (Romero de Lecea, 1974, p. 92).

47 «Anteriormente a Les Trobes es posible que se imprimieran en el taller de Palmart, como más tarde veremos, varias obras menores: Datus, Esopo, Phalaris» (Bas Carbonell, 1992, p. 16).

48 Romero Lucas, 2005, II, p. 25, nº 6.

49 El ejemplar único que nos ha llegado se conserva en la Biblioteca Nacional de España, con signatura INC/2159.

50 Para la materialidad de este incunable y su estructura en relación al certamen original, véase Martos (2019a y 2019b), mientras que para el estudio de sus dos ejemplares remito a Martos (2019c).

51 Recogida en segundo lugar en el Cancionero general de 1511 y en todas sus ediciones posteriores.

52 Martos, 2018, p. 532.

53 Véase Forteza Oliver (2011, pp. 37-52 y pp. 96-97, nº 2) para la contextualización de este incunable en la imprenta del Reino de Mallorca.

54 En su Bibliografía dels antics poetes catalans, Massó i Torrents aún no conocía el impreso mallorquín de Caldentay y, por esta razón, identifica el de Palmart de ese mismo año simplemente como b. Remito, sin embargo, a este trabajo para la estructura interna de ambos incunables valencianos (Massó i Torrents, 1913-1914, pp. 238-244), que abrevia en su Repertori de 1932.

55 Infantes, 2007, p. 166.

56 Odriozola, 1976, p. 25.

57 Salvà y Mallén, 1872, I, p. 140.

58 Haebler, 1903-1917, I, p. 231, nº 488.

59 No es el caso, sin embargo, de Concheff (1985, p. 73, nº 757) y BITECA (manid 1448).

60 «Careix de puntuacio, peu d’emprenta, any y colofo» (Genovés y Olmos, 1911-1914, I, p. 5); «No contiene lugar ni año de / impresión, y por tanto carece del colofón, donde generalmente constan uno y otro» (Ribelles Comín, 1915, p. 243); «Sense lloc ni any, però València, per Lambert Palmart, 1474» (Massó i Torrents, 1913-1914, p. 238; 1932, p. 47). En otros repertorios se recurre a la convención de incorporar los datos entre corchetes, como indicador de esto mismo (Palanca Pons y Gómez Gómez, 1981, p. 111, nº 240; García Craviotto, 1989-1990, II, p. 25, nº 4158; Bas Carbonell, 1992, p. 27, nº 1; Romero Lucas, 2005, II, p. 25, nº 6; GW M27366; ISTC im00270500.

61 Antonio,1788, II, pp. 305-306, nº 650.

62 «Vidimus quidem huiusmet anni MC[M]LXXIV. apud amicum nostrum nuper laudatum D. Hippolytum Samper Poeticum certamen olim Valentiae habitum hoc anno sub auspiciis D. Ludovici Despuig Montesiae Ordinis Magistri, regnique Pro-regis De laudibus Mariae Deiparae Virginis: in quo ei qui quavis linguam ceteris melius designatorum iudicium sententiam fecisset satis argumento, ferici texti, quantum sufficeret conficiendo thoraci coloris nigri, dictum fuit praemium. Cuius certaminis exitus quidem ille fuit, ut ne ulli ex ad bravium currentibus fieret iniuria, Deiparae ipsi praemium, quae disertas fecerat linguas poetarum, decerneretur. Id quod propter antiquitatis venerationem, poeticaeque artis, etiamnum rudis, hoc genus velitationum posteris commendandam praetermittere noluimus» (Antonio, 1788, II, pp. 305-306, nº 650).

63 «Certamen poètic, en llaor de la Concepció. Es su principio, de esta manera: Les Obres, o Trobes, davall escrites, les quals tracten de llaors de la Sacratíssima Verge Maria; foren fetes, i ordenades, pels trobadors de jus, e en cascuna de les dites obres, escrits, etc. [...] Contiene papeles (casi todos metros) de treinta y seis poetas; y menos un Poema, que hay en toscano, y cuatro en castellano; los demás son en lemosín; como dije en Ausiàs March; y mas fastidiosa esta leyenda, por las abreviaturas. De nuestro escritor, hay varios poemas. Recopiloles todos, por haber sido secretario, en dicho Certamen. Celebrose día de la Encarnación, 25 de Marzo, del año ya dicho 1474, dentro de la Iglesia, de la Real Cofradía, del invictíssimo Patrón, de los Reinos de esta Corona, San Jorge, Martir; que estava, y hoy persevera, en la Parroquía de S. Andrés, apóstol; y dicho año lo hizo imprimir, y dedicó al excelentísimo fray D. Luis Despuig, gran Maestre de Montesa; Virrey, y Capitán General, de este Reyno; que asistió, y honró, con su presencia, el Certamen» (Rodríguez, 1747, pp. 81-82).

64 Rodríguez, 1747, p. 82.

65 Rodríguez, 1747, p. 81.

66 «Obres, ó Trobes, les quals tracten de lahors de la Sacratissima Verge Maria. En Valencia 1474. en 4. Este es el Certamen que dexamos citado, y citarèmos en algunos Escritores que intervenieron en èl, el qual se celebrò à 25. de Marzo del referido año en la Cofadria [sic] de San Jorge Martir, aora Colegio de la Orden de Montesa, à devocion de Don Luis Despuig, Maestre de la misma Orden, y Virey de este Reyno, siendo Secretario nuestro Escritor» (Ximeno, 1747-1749, I, p. 59).

67 Ximeno, 1747-1749, I, p. 59.

68 «Obres e trobes, les qual tracten de lahors de la Sacratissima Verge Maria: en Valencia, 1474. 4. Es un certamen celebrado a 25. de marzo del mismo año por varios poetas de aquel tiempo en la cofradria [sic] de San Jorge Mártir, a devoción de D. Luis de Spuig, Maestre de la Orden de Montesa y Virrey de la misma ciudad, en el cual fue secretario nuestro poeta, y uno de los que mejor le desempeñaron» (Cerdá y Rico, 1778, p. 318). Que sigue, casi literalmente, a Ximeno, porque él mismo, en carta a Gregorio Mayans de 17 de diciembre de 1779, reconoce que no ha podido consultar el ejemplar: «Si se hallara el Certamen Poético de Fenollar, celebrado en 25 de marzo de 1474, podrían sacarse y ponerse en las Adiciones las poesías que hay allí de los poetas del Canto de Turia. En esta Real Biblioteca no hay ese libro» (Mayans y Siscar, 2000, p. 279).

69 «La obra que cita Ximeno, número 1, que es: Obres e Trobes, les quals tracten de llaors de la sacratíssima Verge Maria: Valencia 1474, en 4º (y es el primer libro impreso en España): es un certamen celebrado a 25 de marzo de dicho año. Los poetas de quienes hay poesías y coplas de dicho certamen, son los siguientes, por el mismo orden en que están, y con los mismos nombres y linajes que ellos prestaron» (Fuster, 1827, p. 52).

70 Sin duda, a partir de Rodríguez por la identificación como certamen dedicado a la Inmaculada: «Certamen poètic, en l’honor de la Concepció. (Sunt carmina XXXVI variorum auctt., lingua castellana, limusina et italica concinnata, edita a Bern. Fenollar.) En Valencia 1474. 4.» (Hain, 1826-1838, I/2, p. 364, nº 6966).

71 Antonio, 1788, II, pp. 305-306, nº 650.

72 Rodríguez, 1747, p. 81.

73 Villaroya, 1796, pp. 58-66.

74 «Falta el año y lugar de la impresión; pero esto no convence que no hubiese sido Valencia, y que se verificase en el de 1474» (Villarroya, 1796, pp. 57-58).

75 Villarroya, 1796, p. 62.

76 Villarroya, 1796, p. 66.

77 La literalidad es, en realidad, «Falta nombre de impresor» (Rodríguez, 1747, p. 81).

78 Salvà, 1872, I, pp. 140-141.

79 Torres Belda, 1874, p. 45.

80 Haebler, 1897, pp. 5-8. Haebler habla, en realidad, de una serie de incunables impresos con fecha de 1474 que son todos valencianos, pero el primero que contiene datación explícita es el Comprehensorium: «Indeed, the first books printed in Spain and bearing a date (1474) were really executed at Valencia, but by whom it has hitherto been impossible to ascertain» (1897, p. 5).

81 Haebler, 1903-1917, I, p. 231, nº 488: «Es verdad que le faltan del todo las señas bibliográficas, y no contiene otra fecha que la del certamen expresada en la página de introducción. Pero esa fecha de 1474 es anterior a la de los libros fechados que Lamberto Palmart imprimió con los mismos caracteres tipográficos al año siguiente. Esto y el aspecto general del libro sirven de base al juicio que le atribuye el primer lugar entre los impresos de España» (Haebler, 1903-1917, I, p. 231, nº 488).

82 Porque era la razón implícita de la adscripción a esta ciudad en los repertorios ilustrados.

83 Vindel, 1946, p. xii.

84 García Craviotto, 1989-1990, II, p. 25, nº 4158.

85 Romero Lucas, 2005, II, p. 25, nº 6.

86 Haebler, 1903-1917, I, p. 231, nº 488.

87 Palanca Pons y Gómez Gómez, 1981, p. 111, nº 240.

88 Bas Carbonell, 1992, p. 27, nº 1.

89 GW. Incluso podríamos catalogar aquí Brian Dutton (1990-1991, V, p. 1), desde el momento que recurre al asterisco en la referencia 74*LV, que indica, según sus convenciones, que la fecha no está en el impreso y que, por tanto, es aproximada.

90 Como en el caso de Jaume Massó i Torrents (1913-1914, p. 238; 1932, p. 47).

91 Salvà, 1872, I, p. 141.

92 «Estas y otras consideraciones que harían interminable nuestro escrito, nos inducen a pensar que es solamente posible la fecha de 1474 para terminar de imprimir Les trobes, pero que la fecha más probable de su impresión sea la de ya entrado el año 1475» (Romero de Lecea, 1974, p. 93).

93 Romero de Lecea, 1974, p. 93.

94 El cancionero impreso 87FD, que recopila los poemas presentados al certamen poético inmaculista de 1486, publicado en 1487 (Martos, 2018, 2019a, 2019b, 2019c y 2020a).

95 Es el impreso de 1488 derivado del certamen inmaculista en prosa en vulgar de 1487 (Martos, 2015, p. 131).

96 El incunable derivado del certamen poético de San Cristóbal, celebrado en 1488 y que se imprimió en 1489, aunque en el incunable indica 1498 (Martos, 2016a y 2016b); y el certamen inmaculista en prosa latina, celebrado en 1488 e impreso al año siguiente, cuyo ejemplar único he recuperado recientemente (Martos, 2019d y 2020b).

97 Rodríguez, 1747, p. 81.

98 Villarroya, 1796, p. 51.

99 Salvà,1872, I, p. 141.

100 Como tradicionalmente se conocía el antiguo Convento de Santo Domingo de esta ciudad, donde aún se conservaba el ejemplar.

101 El texto se inicia con una invocación simbólica en forma de cruz. La transcripción es mía. Solo los dos facsímiles más cuidados reproducen esta nota respetando fielmente su tamaño y en el mismo lugar en que se encuentra en el original, es decir, en el recto de la guarda anterior al texto (Trobes 1945 y 1979a), mientras que en otros se desplaza al vuelto (Trobes 1974a, 1979b y 1997). Aunque uno de ellos (Trobes 2002) sí lo contiene en el recto, en el vuelto de la misma hoja incorpora la primera del impreso, con el texto en prosa, porque, en realidad, no es, sensu stricto, un facsímil, sino una edición que acara la fotografía original y la transcripción del texto. En otros casos, ni siquiera se reproduce (Trobes 1974b, 1974c y 1988).

102 Serrano y Morales, 1898-1899, p. 436.

103 Antonio, 1788, II, p. 306, n. 1, nº 650. Y desde estas devuelve la remisión a la entrada de Les trobes en lahors de la Verge Maria (Antonio, 1788, II, pp. 336-227, nº 824 y p. 352, nº 923).

104 Antonio, 1788, II, pp. 336-227, nº 824.

105 Antonio 1788, II, p. 352, nº 923.

106 Es muy probable, por todo lo explicado, que utilizase la edición anotada por Pérez Bayer, por lo que el año de 1788 sería un terminus post quem para su advertencia manuscrita sobre el ejemplar de Les Trobes en lahors de la Verge Maria.

107 Torres Belda, 1874, p. 50.

108 Serrano y Morales, 1898-1899, p. 437.

109 Ribelles Comín, 1915, p. 240. Sanchis Guarner, que depende para su descripción declaradamente de Ribelles Comín y Torres Belda, los sigue también en esta cuestión, ya avanzado el siglo xx y cuando no era más que una obviedad tipográfica: «És gratuïta l’atribució de la impressió del llibre de les Trobes a Jaume Vila, que fa el pare Josef Sánchez en aqueixa nota» (Sanchis Guarner, 1979, p. 43).

110 Haebler, 1897, p. 6.

111 Serrano y Morales, 1898-1899, p. 433.

112 Agradezco a Falk Eisermann, el director del Gesamtkatalog der Wiegendrucke, que me permitiera consultar este archivo en mi visita a Berlín en junio de 2017.

113 Cuya transcripción espero ofrecer en breve, con un estudio introductorio, en un próximo trabajo. Las cuatro últimas cartas fechadas de Serrano y Morales (nº 292-295) se datan entre el 4 de junio de 1903 hasta el 16 de noviembre de 1905, por lo que el arco de la correspondencia es más extenso de lo que indica el tejuelo de la caja con la correspondencia de Haebler del archivo del GW.

114 A pesar de haber establecido sus dudas antes de recibir la respuesta y las fotografías de Léopold Delisle, a partir de la referencia a la letra de tortis que advierte para este incunable la historia de la imprenta inédita de Justo Pastor Fuster, en propiedad de Serrano y Morales (nº 277), el 22 de enero de 1897.

115 Nº 278, 12 de febrero de 1897.

116 «The name of Palmart (which perhaps is rather to be spelt Palmaert) suggests a Flemish origin, and we are reminded of one Lambert Laurenszoon, who was some time partner with Antonius Mathias, who has been believed to be Mathaeus Flander. But as Laurenszoon was a native of Delft in the Netherlands, and Palmaert is decidedly a Flemish name, there is no ground for identifying them. He never tells us from what country he came, but he constantly styles himself a German» (Haebler, 1897, p. 7).

117 En carta de 16 de abril de 1897: «De otro hallazgo he de dar a usted noticias, y es un hermoso ejemplar de la Tertia pars Suma S. Thome de 1477, que estaba sin catalogar en esta Biblioteca Universitaria. En el de París, segun las fotografías que me remitió Mr. Delisle, faltan las capitales y los calderones que debían llenarse a mano después de la impresión; y el ejemplar que aquí tenemos los lleva en tinta roja o azul» (nº 280).

118 Haebler, 1903-1917, I, p. 307, nº 637.

119 Serrano y Morales, 1898-1899, p. 432.

120 Haebler, 1903-1917, I, p. 231, nº 488.

121 Palanca Pons y Gómez Gómez, 1981, p. 111, nº 240; Concheff, 1985, p. 73, nº 757; García Craviotto, 1989-1990, II, p. 25, nº 4158; Bas Carbonell, 1992, p. 27, nº 1; Romero Lucas, 2005, II, p. 25, nº 6; BITECA manid 1548; GW M27366; ISTC im00270500.

122 «Los primeros libros valencianos se estamparon en las prensas y con los tipos de Lamberto Palmart, en cuyo taller creemos que aprendió Fernández de Córdoba» (Serrano y Morales, 1898-1899, p. 434).

123 Vindel, 1946, pp. 3-23, nº 1-8.

124 Vindel, 1946, pp. xi-xviii.

125 Del que solo se hace eco puntualmente, pero no por parte de tipógrafos ni bibliógrafos: «Actualment hom atribueix la seua impressió al jueu castellà Alfons Fernández de Córdova, establert a València devers el 1473» (Ferrando Francés, 1983, p. 162).

126 «Brunet, in mentioning one of them, the Sallustius completed at Valencia, July 13th, 1475, states that it was printed by Lambert Palmart and Alfonso Fernández de Córdoba» (Haebler, 1897, p. 7).

127 Bohigas, 1962, pp. 83-85.

128 «No cabe duda de que el taller de Jacob Vizlant, que tuvo que cerrarse por falta de papel, debía ser una imprenta. Ninguna otra industria hubiera necesitado tanta cantidad de este material para poder trabajar. Pero, además, el nombre de Felipe Vizlant, heredero de Jacobo, aparece como financiero de la edición, en el colofón de la Biblia valenciana de Bonifacio Ferrer, terminada de imprimir en marzo de 1478 por Alfonso Fernández de Córdoba, natural del reino de Castilla, y por Lamberto Palmart, “alamany, mestre en arts”). Esto demuestra que aquel comerciante alemán, establecido en Valencia, no era ajeno al negocio de libros. Asimismo, el número de impresos de Valencia por estas fechas es superior al de cualquier otra ciudad de España. Los tipos romanos de las Obres e trobes aparecen en un número de ediciones sin fecha, bastante elevado, que pueden datarse entre los años 1475 y 1477) y son empleados en la Tertia pars summae de Santo Tomás de Aquino, terminada por Lamberto Palmart en 18 de agosto de 1477. Con ellos habían sido compuestos anteriormente el Comprehensorium de Johannes, fechado en Valencia en 23 de febrero de 1475 ―el más antiguo libro con fecha publicado en España―, y las Opera de Salustio, también de Valencia, terminadas en 13 de julio de 1475. A partir de esta fecha transcurrieron dos años sin tenerse noticia de ningún impreso valenciano fechado. En este intervalo debió de cerrarse el taller de los Vizlant y además Valencia estuvo afligida por una peste que duró desde julio de 1475 a marzo de 1476. Se comprende que, en circunstancias tan poco propicias, hubiera habido una dispersión de los maestros del taller de Vizlant» (Bohigas, 1962, pp. 84-85).

129 Bohigas y Soberanas, 1976, pp. 71-72, n. 1.

130 Riquer, 1964, III, pp. 372-375.

131 «Aqueixos tipògrafs que Vizlant hagués d’aviar o acomiadar per tancament del seu obrador a València el 1475, havien estat els que imprimiren les Trobes, i altres llibres valencians primerencs compostos en lletra romana, com els susdits Ethica d’Aristòtil, Comprehensorium de Johannes, i les traduccions llatines de De duobus amantibus de Brunus Aretinus, de les Epistolae del pseudo Phalaris, de les Faules d’Esop i les Elegantiae de Datus» (Sanchis Guarner, 1979, pp. 55-57).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Josep Lluís Martos, «Les trobes en lahors de la verge Maria: historiografía de un incunable poético ¿sine notis?»Criticón, 141 | 2021, 15-36.

Referencia electrónica

Josep Lluís Martos, «Les trobes en lahors de la verge Maria: historiografía de un incunable poético ¿sine notis?»Criticón [En línea], 141 | 2021, Publicado el 10 junio 2021, consultado el 24 octubre 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/18914; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.18914

Inicio de página

Autor

Josep Lluís Martos

Josep Lluís Martos es catedrático de literatura medieval por la Universitat d’Alacant. Su investigación se especializa en la literatura medieval catalana y castellana del siglo xv, así como su transmisión textual durante el siglo xvi y xix. Ha dirigido diversos proyectos de investigación, todos ellos con carácter interuniversitario, sobre poesía medieval y renacentista en testimonios manuscritos e impresos. Es especialista en filología material y cancionero, tanto desde la codicología, como desde el estudio de la imprenta, a la que ha atendido, asimismo, en su perspectiva socioliteraria, especialmente por lo que respecta a Valencia y a Flandes. Ha publicado en las más prestigiosas revistas filológicas y ha asistido como ponente plenario e invitado a varios congresos especializados, con más de 100 publicaciones. Es vicepresidente de la Sociedad Convivio para el Estudio de los Cancioneros desde 2008 y ha sido secretario-tesorero de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval desde 2005 hasta 2015. Ha presidido el comité organizador de varios congresos internacionales. Es director de la web CIM sobre poesía de cancionero hispánica (www.cancioneros.org) y de la Revista de Cancioneros Impresos y Manuscritos (https://rcim.ua.es/).
jl.martos@ua.es

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search