Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros141La poesía en los albores del Sigl...Al fin las exposiciones / todas s...El Cancionero de romances en el c...

La poesía en los albores del Siglo de Oro: fuentes y ediciones críticas
Al fin las exposiciones / todas son de Romancero

El Cancionero de romances en el canon del romancero historiado

Alejandro Higashi
p. 199-220

Resúmenes

A lo largo del siglo xix, la crítica soslayó el valor artístico del romancero historiado. En el presente estudio, demuestro que la coincidencia de las aspiraciones historicistas de los autores y del componente ficcional de sus tramas contribuyó al proceso de dignificación del romancero en general y no nada más al del romancero historiado. Por medio de una lectura detallada de «Yo me estando en Giromena», «Un día de San Antón» y «Estauan dentro en Iaen», expongo cómo la verosimilitud del detalle histórico y las atractivas formas, más bien novelescas, de las tramas se conjugan para satisfacer el gusto del público lector sin menoscabar su poder edificante. Queda claro, por último, que las fronteras entre lo histórico y lo literario no eran tan estrictas entonces como hoy en día.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 27/07/2020; accepté le 25/03/2021

Notas del autor

Este trabajo se enmarca en el proyecto Cancionero, Romancero y Fuentes Impresas del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (FFI2017-86313-P), financiado por la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Texto completo

1Con la publicación de los Romances nueuamente sacados de historias antiguas dela cronica de España, Lorenzo de Sepúlveda inauguró un capítulo importante en el camino hacia la dignificación del romancero impreso al componer sus propios romances, inspirados en una prestigiosa crónica, en vez de nada más recogerlos del cauce de los pliegos sueltos como había hecho Nucio en 1546 con el Cancionero de romances. Sepúlveda satisfizo las demandas de un público que había aprendido a interesarse por la narración pormenorizada de los asuntos en la historiografía y no solo por las formas melodiosas del romancero, con una clara conciencia del valor ejemplar de la historia antigua y con la intención de ver un reflejo literario de ella en el naciente romancero impreso. Las tramas del romancero historiado, nombre que se dio muy pronto a este género, de inmediato resultaron más complejas e interesantes para el público de la época, frente a las anécdotas fragmentarias y sucintas del romancero viejo.

2El éxito de esta empresa se prolongó en otras parecidas, quizá igual de extravagantes para los críticos del siglo xix, como el libro de los Quarenta cantos de Alonso de Fuentes de 1550. Aunque Sepúlveda y Alonso de Fuentes parecen un hito aislado en el campo feraz del romancero impreso del quinquenio 1546-1551, la verdad es que solo son ejemplos prominentes del interés por los temas con respaldo histórico que debió tomar fuerza en las décadas previas e irradió sus características con mucha fortuna hacia otros proyectos editoriales. Si la crítica decimonónica vio al romancero historiado como una monstruosa deformación del romancero tradicional que no valía la pena considerar, hoy tenemos muchas razones que nos convencen de lo contrario: al grado de poder afirmar que difícilmente se entiende el desarrollo del romance en los impresos de la segunda mitad del siglo xvi sin atender a las coordenadas del romancero historiado.

  • 1 Di Stefano 1988, 1989, 1990, 1992, 1992 y 2006.
  • 2 Díaz-Mas 1994 y 2017.
  • 3 Beltran 2014, 2016 y 2020.
  • 4 Garvin 2007, 2014, 2015a, 2016b, 2016a, 2016b, 2017 y 2018; Garvin e Higashi, 2017.
  • 5 Dumanoir 1998, 2003, 2012, 2014a y 2014b.
  • 6 Martos 2015 y 2017.
  • 7 Higashi 2004, 2013a, 2013b, 2014, 2015, 2016, 2017a, 2017b y 2019.
  • 8 De la Campa 2016-2017.
  • 9 Gamba Corradine 2015 y 2018.
  • 10 Laskaris 2016.
  • 11 Labrador Herraiz 2014, 2015, 2016-2017, 2016a, 2016b, 2017a, 2017b, 2018a, 2018b y en prensa.

3No quiero insistir en lo obvio en relación directa con el Cancionero de romances de Nucio o de las partes de la Silva de varios romances de Esteban de Nájera, testigos del esplendor del quinquenio de 1546-1551, caracterizado por un animado bullicio comercial alrededor del romancero impreso en sus variantes más prestigiosas para el momento: carolingio, historiado, religioso, viejo, morisco, de historia troyana, cortesano. Ahí, los extensos y sesudos trabajos de Giuseppe Di Stefano1, Paloma Díaz-Mas2, Vicenç Beltran3, Mario Garvin4, Virginie Dumanoir5, Josep Lluís Martos6, Alejandro Higashi7, Mariano de la Campa8, Ximena Gamba Corradine9, Paola Laskaris10, o la colección coordinada por José J. Labrador Herraiz11, nos han convencido de la importancia que tuvo la interacción entre los autores, el público y los impresores en las distintas vertientes del tratamiento de los temas históricos. En esta ocasión, pese a todo, me gustaría mostrar la forma en que el interés por la historia moldeó las tramas y las formas del romancero a través de ejemplos concretos.

  • 12 Cancionero de romances, 1546, ff. 169v-172r; 1550, ff. 177v-179r.
  • 13 Botta 1995a, 1995b, 1996, 1999 y 2010.

4El gusto por el detalle historiográfico, patente a lo largo de la colección de Nucio, se reafirma en el caso de aquellos romances que de origen mostraron una vena ficcional muy importante como «Yo me estando en Giromena / a mi placer y holgar»12. Sin entrar en la adscripción problemática de este romance al ciclo de Isabel de Castro —por otra parte, bien estudiado13, la distancia artística con la que se proyecta el hecho histórico permite ver una interesante mezcla entre el romancero novelesco (con una trama en esencia ficcional) y el romancero historiado (saturado por detalles de profundo verismo), lo que hace de este romance un magnífico ejemplo de la atracción que ejerció el romancero historiado por las anécdotas complicadas y llenas de esos pormenores que dotaron de verosimilitud al conjunto. Al mismo tiempo, este romance expone aspiraciones historicistas que advierten de la fuerte influencia ejercida por el romancero historiado en las obras de ficción que no dependieron de una crónica previa.

  • 14 Cancionero de romances, 1546, ff. 107v-114v y 169r-169v; 1550, ff. 107r-114v y 175v-177r.

5En este romance prevalece una trama de ficción muy cercana a los otros romances sobre uxoricidio por razón de estado, como «Retraída está la infanta», «Doña María de Padilla» y «Yo me estando en Tordesillas»14. Por mi parte, considero que ilustra bien el resultado de mezclar la trama del romance novelesco con la verosimilitud del romance historiado, construida principalmente a partir de indicios narrativos. El romance que nace de la colindancia de ambos subgéneros presenta tramas complejas conformadas por subtramas de indicios narrativos diseminados a lo largo de los primeros versos cuyo verdadero valor y articulación solo se descubre en el desenlace de cada una. En este romance de Isabel de Liar podemos ver varios ejemplos: la animadversión que don Rodrigo siente por doña Isabel, expresada siempre desde la perspectiva de ella (vv. 18, 19-20, 31-32 y 49-50), cobra sentido al final, cuando los caballeros que lo acompañan opinan que debe ser perdonada y don Rodrigo insiste en darle muerte (vv. 111-112). La injusticia del castigo que sufre doña Isabel debe deducirse al confrontar las razones por las que la reina manda matarla (vv. 35-46) con el testimonio de doña Isabel (vv. 49-70); ambas secciones están preparadas para que a cada acusación de la reina corresponda un argumento en contra de doña Isabel: la reina culpa a doña Isabel por ser la causa de estar mal casada (vv. 39-40) y doña Isabel argumenta que fue convertida en concubina contra su voluntad y la de su familia (vv. 52-66); la reina se queja de los hijos del rey concebidos fuera del matrimonio legítimo (vv. 41-42) y doña Isabel le recuerda que si procreó con ella y no con la reina fue por la voluntad de Dios (vv. 67-70). Por si esto no fuera suficientemente claro, doña Isabel expresa su inocencia al final de la polémica («¿Por qué me habéis de dar muerte / pues que no merezco male?», vv. 71-72); la relevancia de estos versos es tal que servirán de guía a la conclusión del romance («Así murió esta señora / sin merecer ningún male», vv. 129-130).

  • 15 Partida sexta, tit. XVI, ley i, f. liiiv.
  • 16 Partida sexta, tit. XVI, ley ii, f. liiiv.
  • 17 Partida sexta, tit. XVI, ley iiii, f. liiiir.
  • 18 Partida sexta, tit. XVI, ley xiiii, f. lviv.
  • 19 Partida sexta, tit. XVI, ley xiiii, f. lvir.

6Las continuas alusiones a la nobleza de los tres caballeros de la delegación, directas (vv. 15-17, 28, 83-84 y 123) e indirectas (a través del atuendo, vv. 5-10), así como su número (v. 106), tendrán sentido cuando doña Isabel aparezca acompañada de sus tres hijos (vv. 113-118) y les pida que sean sus guardas de huérfanos para que al morir ella no queden desamparados (vv. 123-126); aunque el tres es un número frecuente en los textos folclóricos, la correspondencia entre el número de nobles y de niños simpatiza con la verosimilitud histórica del conjunto. Desde las Siete partidas, estaba previsto que los padres otorgaran la tutela de los niños menores de 14 años y las niñas menores de 12 —así como de sus bienes— a guardadores designados15. Lo anterior sucede en un ambiente de apego a los detalles propio de las aspiraciones historicistas de este romance, aunque la anécdota en sí misma no tenga un respaldo histórico. La modalidad más socorrida para otorgar la custodia fue por medio de testamento —«quādo el padre establesçe guardador a ssus fijos en ssu testamēto, a q llamā en latin tutor testamētario»16—, pero en este caso extraordinario doña Isabel expresa su última voluntad verbalmente. Los tres nobles cumplen con los requisitos para ser guardadores de huérfanos («el que fuere dado por guardador de huerfanos nin deue sser mudo, nin ssordo, nin desmemoriado, nin desgastador de lo que ouiere, nin de malas maneras»17; incluso demuestran no ser «de malas maneras» cuando departen animadamente durante la confesión de Isabel (vv. 105-112). La descripción inicial de los tres caballeros («ellos no vienen de guerra / ni menos vienen de paz; / vienen en buenos caballos, / lanzas y adargas traen», vv. 7-10) confirma que no estaban en campaña militar, condición que también los hubiera privado de ser guardadores de huérfanos18. Si don Rodrigo ha mostrado animadversión hacia doña Isabel, en todo caso rinde lealtad al rey (vv. 125-126). Por el contrario, el obispo de Oporto estaba descartado por su propia investidura —«obispo, nin monje, nin otro religioso non puede sser guardador de huerfano»19—. La verosimilitud parece un valor cardinal en el poema: la edad documentada de los niños (vv. 115-118) coincide con los tres años de encierro que declara doña Isabel (v. 65); no puede descartarse que este dato esté ahí para conmover al público, pero ciertamente comprueba el espíritu histórico con el que se construye este romance.

  • 20 Cancionero de romances, 1546, ff. 175v-177v.
  • 21 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s.a., ff. 211r-212v.

7El «Romance del obispo don Gonzalo» («Un día de San Antón / ese día señalado») publicado por Martín Nucio en 154620 y la versión del caballero cesáreo titulada «Dela perdida de los caualleros de Iaen» («Estauan dentro en Iaen / bien trezientos hijos dalgo»), también publicada por Nucio en la colección de Lorenzo de Sepúlveda, sin año21, ilustran dos procedimientos de composición diferentes, tras los que subyace una misma vocación más de historiadores que de verdaderos folcloristas, pero en los que se expresan las contradicciones y los matices de la historiografía del periodo. Sobre el primero, resulta significativo que se haya impuesto su autoridad histórica pese a la falta de respaldo documental. Por ejemplo,Menéndez Pidal, después de una revisión exhaustiva en la que advertía que el episodio protagonizado por el obispo de Jaén, don Gonzalo de Zúñiga, no se conservó en las crónicas, no tuvo reparo en concluir que:

  • 22 Menéndez Pidal, 1973, p. 153.

[...] desde luego nada hay que vede tenerlo por histórico. Ciertamente no hallamos medios de asegurar que sea un episodio de alguna de las muchas incursiones que debió hacer el obispo, o particularmente de algunas de las que cuentan los cronistas; solo podemos decir que a éstas se parece en extremo el relato del romance, el cual está hecho con un fondo de realidad tal que nos impide buscar su origen en una pura invención poética22.

  • 23 Menéndez Pidal, 1973, pp. 136-137.

8La tendencia de atribuirle un valor histórico al romance es muy antigua. La noticia de la prisión del obispo don Gonzalo transmitida por la versión de Argote de Molina (y censurada en los pliegos sueltos y el Cancionero de romances) llegó en distintas ocasiones a oídos de los cronistas que no titubearon en ajustarla a los otros datos históricos que tenían. Como apunta Menéndez Pidal23, por ejemplo, Francisco de Rus Puerta no duda en 1646 que la muerte del obispo de Jaén en 1456 debió coincidir con su cautiverio.

9Si Menéndez Pidal consideró el «Romance del obispo don Gonzalo» como un romance histórico, pese a no contar con evidencia del lance en las crónicas, fue porque el autor anónimo compuso un texto rico en detalles que apuntaban a ese «fondo de realidad» que revestió su versión de autoridad histórica. Para empezar, el protagonista, el obispo don Gonzalo de Zúñiga (¿1390?-1457), era un personaje histórico a quien las crónicas coincidían en señalar por su valor guerrero y el piadoso servicio que prestó a la frontera de Jaén. Por ejemplo, apunta Diego Ortiz de Zúñiga en su Discurso genealógico de los Ortizes de Sevilla que:

  • 24 Discurso genealógico, ff. 87v-89r.

Como escriue Bartolome Ximenez Paton en el cap. 13 de su historia de la ciudad de Iaen: «El Obispo de Iaen suele dezir Missa armado»; y antes auia explicado esta continuacion del excercio Militar en los Obispos de Iaen, por estas palabras: «Como esta Ciudad era frontera, elegianse Obispos animosos, de grande esfuerço, y valentia; su Santidad dispensaua con sus irregularidades de homicidios justos de infieles, &c. dando su garbo, y bizarria motiuo al cantar no olvidado: “Ay mi Dios, que bien parece / El obispo don Gonçalo / Armado de todas armas, / Hasta los pies del cauallo”»24.

10Quizá lo que más llame nuestra atención es que el registro cronístico no excusa al personaje de cierta desmesura; tanta, que incluso se celebra que su nombre haya llegado a un cantar que el cronista califica de «olvidado» y que coincide con las versiones de los pliegos sueltos, del Cancionero de romances y de Argote de Molina. Resulta difícil no advertir en esta referencia admirativa que las fronteras entre la ficción y la historia eran más permeables de lo que hoy estaríamos dispuestos a aceptar.

  • 25 Viedma Guzmán, 2017, pp. 101-102.

11La ubicación temporal y geográfica de la acción oscila entre el dato verosímil y cierta indeterminación ficcional: un día preciso («dia de Santanton», 17 de enero), pero sin especificar el año; salen de San Juan, topónimo común que no coincide con el lugar de residencia de don Gonzalo en Jaén ni con el cierre del romance («se bueluen para jaen / con la honra que han ganado»), pero que se consolida en la tradición impresa. Se especifica el número de sus tropas («quatrocientos hijos dalgo») y cuando llegan al castillo de La Guardia (próximo, en efecto, a Jaén) sale a recibirlos un hidalgo de nombre genérico, un tal Rodrigo que los previene de los peligros en tierra de moros. Más adelante se menciona a don Diego de Haro, alusión quizá a don Diego López de Haro, el Bueno (fallecido en 1214), uno de los fundadores del señorío de La Guardia25, aunque no habría podido coincidir con el obispo don Gonzalo. La versión, en todo caso, es pródiga en indicios históricos, algunos verosímiles y otros ficcionales:

  • 26 Cancionero de romances, 1546, ff. 175v-176r.

ROMANCE DEL OBISpo don gonçalo.

VN dia de Santanton
esse dia señalado
se salian de san juan
quatrocientos hijos dalgo
las señas que ellos lleuauan
es pendon rabo de gallo
por capitan se lo lleuan
al obispo don Gonçalo
armado de todas armas
encima de vn buen cauallo
yua se para la guarda
esse castillo nombrado
sale se lo a rescebir
don Rodrigo esse hidalgo
26.

  • 27 Cancionero de romances, 1546, ff. 166v-168v.

12El dato histórico más o menos preciso, como se ve, no está reñido con una anécdota ficcional compleja, dividida en cuatro núcleos principales: 1) la salida de Jaén (vv. 1-12); 2) la invitación a retroceder ante el mal augurio de don Rodrigo (que ha perdido del otro lado del vado tres caballeros, un primo, un hermano y un paje —tragedia que recuerda mucho el mal augurio del Fadrique de «Yo me estaba allá en Coímbra / que yo me la hube ganado27, quien al pasar el río pierde una mula, un puñal dorado y un pa-je—; vv. 13-28); 3) en un giro argumental, Diego de Haro los anima a que crucen el río (vv. 29-38):

  • 28 Cancionero de romances, 1546, ff. 176r-176v.

ellos estando en aquesto
llego don diego de haro
adelante caualleros
que me lleuan el ganado
si de algun villano fuera
ya lo ouierades quitado
empero alguno esta aqui
a quien plaze de mi daño
no cale dezir quien es
que es el del roquete blanco
el obispo que lo oyera
dio de espuelas al cauallo
28.

4) El último núcleo (vv. 39-68), central y por ello más elaborado desde una perspectiva estilística, describe la batalla entre cristianos y moros. Como sucede en la non-fiction novel, la mezcla de detalles verosímiles y ficcionales crea la sensación de que el verismo de los auténticos se prolonga sobre los hechos ficcionales que terminan por adquirir un convincente halo de verosimilitud: el caballo de don Gonzalo, ligero, salta un vallado y al salir de una cuesta tiene frente a sí, en el llano que se despliega delante, un numeroso contingente de moros armados con lanzas y escudos; en adelante, el autor anónimo se esforzará para demostrar la superioridad cristiana (don Gonzalo desbarata dos de cada tres batallas; quienes mueren en combate ganan eterna fama; el más cobarde es esforzado cuando imita a don Gonzalo; por cada cristiano muerto, sucumben diez moros; si algún moro escapa, es a todo correr de su caballo). Se trata de una sabrosa narración que tiene sus fundamentos en los indicios históricos, pero rápidamente se independiza hacia una narrativa ficcional llena de acción trepidante:

  • 29 Cancionero de romances, 1546, ff. 176v-177r.

dio de espuelas al cauallo
el cauallo era ligero
y saltado auia vn vallado
mas al salir de vna cuesta
a la assomada de vn llano
vido mucha adarga blanca
mucho albornoz colorado
y muchos hyerros de lanças
que reluzen en el campo
metido se auia por ellos
como leon denodado
de tres batallas de moros
las dos ha desbaratado
mediante la buena ayuda
que en los suyos ha hallado
aun que algunos dellos mueren
eterna fama han ganado
todos passan adelante
ninguno atras se ha quedado
siguiendo a su capitan
el couarde es esforçado
honrra ganan los christianos
los moros pierden el campo
diez moros pierden la vida
por la muerte de vn christiano
si alguno dellos escapa
es por vña de cauallo
por su mucha valentia
toda la prez han cobrado
assi con esta vitoria
como señores del campo
se bueluen para jaen
con la honra que han ganado
29.

  • 30 Lorenzo Galíndez de Carvajal, Crónica de Juan II, ff. xxiiiiv-xxvr.
  • 31 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s.a., ff. 211r-212v.
  • 32 Beltran, 2020, pp. 183-187.
  • 33 Beltran, 2020, pp. 187-190.

13Últimamente, Vicenç Beltran ha analizado con la meticulosidad que caracteriza sus trabajos las relaciones entre los textos más tempranos (la Crónica de Juan II de Lorenzo Galíndez de Carvajal30, la versión del Cancionero de romances y la atribuida al caballero cesáreo, «Estauan dentro en Iaen / bien trezientos hijos dalgo»31) y demuestra que ninguno de los romances (o un protoromance que los hubiera inspirado) pudo servir de fuente para la información contenida en la Crónica de Juan II32, aunque los autores (o refundidores) de cada versión imprimen su sello particular en sus respectivas composiciones33.

14La versión atribuida al caballero cesáreo llama la atención por suprimir la figura del obispo de Jaén (por la sencilla razón de no encontrarse en la Crónica de Juan II que le sirve de fuente) e insistir en detalles históricos que robustecieron la intencionalidad didáctica de la versión: demostrar la superioridad de los caballeros más viejos y por ello más prudentes. Paradójicamente, la supresión del protagonista abonaba la historicidad del episodio en el romance al no atribuirle un lance en el que no había indicios de su participación según la crónica. Los indicios históricos que servirían al caballero cesáreo para ubicar el lance temporal y espacialmente ya estaban en la crónica, como el número de combatientes, su procedencia geográfica, los nombres de los protagonistas de esta incursión, la fecha (un viernes de mayo) y su primer destino (Pinar):

  • 34 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s. a., ff. 211r-211v.

Estauan dentro en Iaen
bien trezientos hijos dalgo
moços desseosos de honrra
y los mas enamorados
por amor de sus amigas
todos se han juramentado
de llegar hasta Granada
y correlle todo el campo
y no tornar en Iaen
sin dar Moro en aguinaldo
los moços más orgullosos
era don Diego el loçano
desse conde doñAlonso
hijo mayor muy amado
tambien Fernando de Torres
Pero Muñiz y Gonçalo
y Fernan Ruyz de Narbaez
entre todos señalados
vn viernes por la mañana
enel mes era de Mayo
salen todos muy a punto
de arneses y cauallos
acuerdan de yr a Pinar
a se correr todo el campo
34.

  • 35 Galíndez de Carvajal, Crónica de Juan II, ff. xxiiiiv-xxvr.

15Las noticias del romance se corresponden puntualmente con las de la Crónica de Juan II de Lorenzo Galíndez de Carvajal de 1517 en varios de los detalles que sirven para ubicar la acción: los «trezientos hijos dalgo» y «dentro en Iaen» del íncipit reflejan los «trezientos de cauallo que estauan por fronteros en Jahen» en el subtítulo de la crónica (que alude a ellos en números cerrados porque en el cuerpo de la crónica se mencionan «hasta ciento y veynte de cauallo: & doziētos y cinquēta peones»); la fecha («vn viernes por la mañana / enel mes era de Mayo») refleja una lectura muy atenta de la crónica («& caualgaron en viernes dos días antes de pascua de pentecoste, enel mes de mayo año suso dicho»); atacan el castillo de Pinar, camino a Granada («todos se han juramentado / de llegar hasta Granada»; «acuerdan de yr a Pinar / a se correr todo el campo») con un itinerario idéntico al de la crónica («otro día de mañana acordarō algunos delos dichos caualleros que fuessen a correr al castillo de Pinar: & otros lo contradezian diziendo que era muy cerca de granada & tanto porfiaron don Diego: & fernando de torres q todos vuieron de yr a correr a Pinar aun que fue cōtra voluntad de los mas»). De los personajes, «don Diego, el loçano» es hijo mayor «desse conde doñAlonso» y van con él Fernando de Torres, Pero Muñiz y Gonçalo y Fernan Ruyz de Narbaez, exactamente como en la crónica: «Eneste tiempo estando por fronteros en jahen don Diego hijo del conde don Alonso: & fernādo de Torres: & Pero muñiz de torres: & fernan ruyz de narbaez: & otros caualleros muchos: los quales acordaron de entrar a correr tierra de moros»35.

16Pero los indicios históricos son nada más una parte de las estrategias compositivas. La otra se concentra en destacar el componente edificante que en la crónica se ubica en la rúbrica («De como trezientos de cauallo que estauan por fronteros en Jahen se perdieron por creer el consejo delos mançebos») y al final del lance como una moraleja independiente del núcleo de la acción y que no afecta notablemente a la trama:

  • 36 Lorenzo Galíndez de Carvajal, Crónica de Juan II, f. xxvr.

E fueron alli presos doziētos y treynta y tres christiāos: & muertos enel escaramuça sesenta. De donde todos los que estan en guerra deuē mucho mirar de no tomar consejo de los mançebos los quales cōel ardideza & poca esperiencia que tienen de los hechos d armas alas vezes por se mostrar muy valientes ponen a si: & alos otros en gran peligro. E los reyes y los capitāes q gouiernā la guerra deuē crudamēte castigar a los tales36.

El plano estratégico y edificante se manifestará de forma muy distinta en el romance.

17Por un lado, a través de indicios que caracterizan a los personajes por su juventud y los disgustos que ésta conlleva: su deseo desmedido de fama adquirida por la virtud y el mérito («moços desseosos de honrra») y la fogosidad de sus pasiones («los mas enamorados»); incluso se asocian arrogancia en la conducta y juventud en el apelativo del protagonista («los moços más orgullosos / era don Diego el loçano»).

18Por el otro, gracias a la inserción de dos nuevas secuencias narrativas. La primera, para caracterizar a los jóvenes que prometen a sus amigas volver con un cautivo de regalo («por amor de sus amigas / todos se han juramentado / de llegar hasta Granada / y correlle todo el campo / y no tornar en Iaen / sin dar Moro en aguinaldo»); la segunda, más compleja, dividida en tres parlamentos, para mostrar la prudencia de los caballeros viejos que recomiendan no exponerse:

  • 37 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s.a., f. 211v.

Hablaron dos caualleros
de todos los mas ancianos,
estos dixeron señores
perdemonos de liuianos
en querer yr a Pinar
os veo determinados
mira ques tierra cubierta
y estan Moros ayuntados
armarnos han la celada
ver nos emos en trabajo
no deuedes hazer esso
que podreys quedar burlados
37.

19La respuesta de don Diego, «el loçano», confirma su soberbia e insensatez cuando acusa a los caballeros viejos de ser «acouardados» y de estorbar el asalto para no tener que pelear, sin reconocer que su conducta es la más prudente; incluso los invita a volver a casa:

  • 38 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s.a., ff. 211v-212r.

respondierales don Diego
hablades acouardados
caualleros somos todos
quen Granada haremos salto
no auian de yr ala guerra
los hombres de muchos años
siempre estoruan los ardides
por no verse enlos trabajos,
mas si queredes bolueros
bien podeys a vuestro saluo
38.

20La respuesta de los viejos confirma que no son cobardes, que si les falta la fuerza física les sobra la buena fama adquirida por la virtud y el mérito de batallas anteriores («la fuerça delas honrras»; esto responde a la presentación de los jóvenes como «moços desseosos de honrra») y que si opinan es porque los respalda la experiencia:

  • 39 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s. a., f. 212r.

Respondieron les los viejos
esto que oyreys han hablado
no lo mande dios del cielo
que por miedo atras boluamos
que la fuerça delas honrras
lleua sin fuerça los años,
mas hablamos enla guerra
como mas esperimentados
39.

  • 40 Beltran, 2020, pp. 183-184.
  • 41 Beltran, 2020, p. 183.

21Respecto a la inserción de este capítulo en la Crónica de Juan Segundo, Vicenç Beltran ha expresado que «se trata de un episodio menor, desconectado de la campaña de Antequera aunque coetáneo de ella y, seguramente, propiciado por el ambiente de guerra abierta»40; en todo caso, «el capítulo termina con una lección de moral y estrategia, nada rara por otra parte en este período»41.

  • 42 «& caualgaron en viernes dos días antes de pascua de pentecoste, enel mes de mayo año suso dicho: (...)

22Fiel a la naturaleza sintética del romancero, el caballero cesáreo abrevia una compleja cadena de peripecias bélicas42 para no distraer de la propuesta edificante del episodio. Pasa por alto que el contingente cristiano llegó a La Guardia y se desplazó hasta el castillo moro de Arevado; ahí, los caballeros discutieron sobre dirigirse o no al Pinar, aunque al final don Diego y don Fernando de Torres decidieron ir a Pinar sin importarles contradecir la voluntad de la mayoría; atacaron Montejícar y quemaron las casas aledañas, hasta que quedaron paralizados por la llegada de dos mil moros listos para el combate. Fernando de Torres logró cabalgar entre ellos con otros treinta caballeros, pero ante la inmensa desproporción, los cristianos tuvieron que replegarse en un cerro alto cerca del castillo. Ahí los cercó el contingente moro. Fernando de Torres y Pero Muñiz, con otros veinticinco caballeros, lucharon contra el contingente, pero murieron todos salvo Muñiz y cinco de sus hombres. Escapó Don Diego con siete de sus caballeros. Diego Gutiérrez y Fernán Ruiz se escondieron entre las casas donde trataron de defenderse, pero terminaron por entregarse al capitán de los moros. En el romance, esta excitante serie de lances militares se transforma en un pálido epítome donde las tropas cristianas llegan a Montejícar para ser masacradas por el contingente moro y apenas sobrevive una treintena de caballeros:

  • 43 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s. a., ff. 212r-212v.

partan todos juntamente
y por Pinar han entrado
la atalaya los descubre
alarma luego ha tocado
cerca de Montexicar
Moros luego han caualgado
los de Iaen el castillo
quiseran tomar de salto
apeanse prestamente
tienen lo muy apretado
enesto gran caualgada
de Moros los han tomado
solos treynta caualleros
de todos han caualgado
presos y muertos han sido
poquitos se han escapado
por no creer el consejo
los moços delos ancianos
43.

23La comparación entre la crónica y el romance nos permite constatar que la definición de lo histórico era amplia y podía abarcar, sin problema, anécdotas salpicadas de noticias verosímiles, pero cuya tendencia edificante termina por subordinar las peripecias del romance. Si en la crónica importaba ser particularmente fieles a la realidad, también es cierto que resultaba difícil olvidar que el principal objetivo de la historia era mostrar historias atractivas que al mismo tiempo instruyeran al público.

  • 44 Ortiz de Zúñiga, Discurso genealógico, f. 89r.
  • 45 Véase Viedma Guzmán, 2017, pp. 51 y passim.

24Las versiones posteriores, recogidas y quizá cinceladas por los mismos historiadores que las citaban como fuentes, tomaron como base el texto recogido en el Cancionero de romances de Martín Nucio, pero enriquecido con indicios que alentaron las aspiraciones de verosimilitud de los autores y probablemente también de sus lectores. La versión que transmite Diego Ortiz de Zúñiga, en su Discurso genealógico de los Ortizes de Sevilla (1670), encontrada «en vn Romancero, que se imprimió en Sevilla el año de 1573»44, destaca por su clara vocación historicista. Para empezar, no oculta su orientación correctiva: contra la errata topográfica fácilmente corregible («se salian de San Juan»), consolidada por la imprenta en pliegos sueltos (RM694 RM1069 RM1070), en las ediciones de Martín y Filipo Nucio (1546, 1550, 1555 y 1568), en la de Medina del Campo (1550), en la de Nájera (1550) y hasta la muy tardía de Lisboa (1581), propone la lectura correcta: «Quando salen de Iaen». Aunque la errata era fácilmente corregible desde los mismos pliegos sueltos (en los vv. 71-72, al cierre del romance, se indica que «se bueluen para jaen / con la honra que han ganado»), pasó inadvertida para impresores tan cuidadosos como el Martín Nucio de 1555 y 1568, o Esteban de Nájera en la primera parte de la Silva de varios romances. Quizá esta misma orientación correctiva explique la clara tendencia amplificatoria, centrada en indicios que procuran satisfacer las aspiraciones de verosimilitud de un autor comprometido más con el ambiente histórico que propiamente con los componentes estéticos. A Jaén y La Guardia, se suma la mención de Andújar, Úbeda y Baeza, ubicaciones todas próximas a Jaén. La mención a un hidalgo, don Rodrigo, ciertamente genérico, se convierte en Mejía en la versión de 1573, un noble cuyo apellido estaba naturalmente filiado al señorío de La Guardia45:

  • 46 Cancionero de romances, 1546, ff. 175v176r.
  • 47 Ortiz de Zúñiga, Discurso genealógico,

Vn dia de Santanton
esse dia señalado
  
  
se salian de san juan
quatrocientos hijos dalgo
  
  
las señas que ellos lleuauan
es pendon rabo de gallo
por capitan se lo lleuan
al obispo don Gonçalo
armado de todas armas
encima de vn buen cauallo
yua se para la guarda
esse castillo nombrado
sale se lo a rescebir
don rodrigo esse hidalgo.
(
Cancionero de romances, 1546)46

Vn dia de San Anton,
esse día señalado,
repicauan en Andujar,
y en la Guardia d
ā rebato
Quando salen de Iaen
quatrocientos hijosdalgo,
y de Vbeda, y Baeza
se salian otros tantos.
Las señas q ellos lleuauan
es pendon, rabo de gallo,
por Capitan solo lleuan
al Obispo D. Gonçalo,
armado de todas armas,
encima de vn bu
ē cauallo.
Ivase para la Guardia,
esse Castillo nombrado,
saleselo a recibir
Mexia esse buen hidalgo.
(Romancero desconocido, Sevilla, 1573)
47

  • 48 Ortiz de Zúñiga, Discurso genealógico, f. 90r.

25A partir de aquí, el romance continuará con pocos cambios, pero sin olvidar que aspira a una corrección persistente en distintos niveles: donde en el Cancionero de romances dice «la guarda», en la versión de 1573 se apunta «La Guardia»; también puede advertirse cierta tendencia a atenuar algunas formas: «no cale dezir quien es» se convierte en «no vale dezir quien es»; «siguiendo a su capitan / el couarde es esforçado» merece alguna censura en «el caudillo es esforçado»; en «diez moros pierden la vida / por la muerte de vn christiano» parece preferible «diez Moros pierdē la vida / por la causa de vn Christiano» y «por su mucha valentia / toda la prez han cobrado» se transforma en «toda la pressa hā cobrado». Con esta inclinación a la corrección política, no extraña que, como en el caso del Cancionero de romances, se recoja el triunfo del obispo don Gonzalo y a Ortiz de Zúñiga esta versión le parezca digna de mayor crédito: «assi este romance muda la serie del sucesso, y saca vitorioso al Obispo; sucesso mas facil de olvidar, que el de su perdida, y cautiuerio, que por notable entonces, no le omitieran las historias»48.

26La versión de 1588 de Argote de Molina, última en el tiempo, es la suma de las aspiraciones de un historiador serio: como la de 1573, persigue una verdad histórica que sea verosímil, pero como la de Sepúlveda sabe que aprovecha más si al mismo tiempo resulta edificante. Desde el caballero cesáreo, la orientación moralizante o estratégica del episodio era vista como una prolongación natural de los detalles de profundo verismo que sostuvieron la trama tanto en los pliegos sueltos, en Nucio y en el romance de 1573. En todo caso, con Argote de Molina se refrenda la verosimilitud de los indicios históricos en una glosa que contextualiza el romance (aunque la lección moral hay que buscarla en la trama de la versión):

  • 49 Argote de Molina, Nobleza de Andaluzia, ff. 312v-313r.

Dia de San Anton del año de mil y quatrocientos y veynte y cinco escrive Luys Fernandez de Tarancon en su Calendario, que fue desbaratado por los Moros en batalla don Gonçalo de Çuñiga Obispo de Jaen, de cuyo sucesso en la chronica del Rey don Iuan el Segundo no se haze memoria. Lo qual parece, que pudo acaecer assi, por averse cumplido las treguas con los Moros a quinze de Iulio del año de mil y quatrocientos y veynte y quatro. La memoria que a quedado de padres a hijos desta batalla fue, que salio de Jaen el Obispo don Gonçalo con mucha Cavalleria de Baeça, y Vbeda, de Jaen, y Andujar, y fue desbaratado por los Moros de Granada, Guadix y Baça. Y en esta batalla fue muerte Ruy Perez de Torres hijo de Pero Ruyz de Torres, porque hallamos memoria q fue muerto por los Moros, y sin duda fue en esta batalla. De la qual solo a quedado un vn Romance, que dize assi49.

  • 50 Olmo López, 2004, p. 20,
  • 51 Viedma Guzmán, 2017, p. 113.

27Argote de Molina hizo coincidir el íncipit del romance algo tópico («Vn dia de Santanton») con el 17 de enero de 1425, apoyado en el calendario de Fernández de Tarancón; fecha que historiadores recientes como Olmo López50 o Viedma Guzmán51 han dado por buena sin considerar que se trata de un dato de Argote de Molina respaldado exclusivamente por nuestro romance. No regatea otros indicios de verosimilitud como el número de soldados («quatrocientos hijos dalgo»), con sus correspondientes pendones «rabo de gallo», o una mención al castillo de La Guardia, próximo a Jaén. En todo caso, el contexto histórico del romance, tomado de otras fuentes y con aquellos datos del romance que le parecen más verosímiles, está claramente subordinado a las amplificaciones que subrayan la intencionalidad moral de esta versión:

  • 52 Cancionero de romances, 1546, ff. 175v-176r.
  • 53 Argote de Molina, Nobleza de Andaluzia, ff. 312v-313r.

Vn dia de Santanton
esse dia señalado
se salian de san juan
quatrocientos hijos dalgo
  
  
  
  
  
  
  
  
las señas que ellos lleuauan
es pendon rabo de gallo
por capitan se lo lleuan
al obispo don Gonçalo
armado de todas armas
encima de vn buen cauallo
  
  
yua se para la guarda
esse castillo nombrado
sale se lo a rescebir
don rodrigo esse hidalgo
(
Cancionero de romances, 1546)52

Dia es de San Anton,
esse Sancto Señalado,
quando salen de Iaen,
quatrocientos hijosdalgo,
y de Vbeda y Baeça,
se salian otros tantos,
moços desseosos de honra,
y los mas enamorados,
en braços de sus amigas,
van todos juramentados,
de no bolver a Iaen,
sin dar Moro en Aguinaldo.
La Seña que ellos llevavan,
es Pendon Rabo de Gallo,
por Capitan se lo llevan,
al Obispo don Gonçalo,
armado de todas armas,
en un cavallo Alazano,
todos se visten de verde,
el Obispo azul y blanco,
al Castillo de la Guardia,
el Obispo avia llegado,
sale se lo a recebir,
Mexia el noble hidalgo
(Argote de Molina,
Nobleza de Andaluzia)53

  • 54 Menéndez Pidal, 1973, pp. 134-141.
  • 55 Argote de Molina, Nobleza de Andaluzia, f. 313r.

28Las versiones se separan notablemente en el desenlace —bien reseñado por Menéndez Pidal54—: mientras en la del Cancionero de romances el obispo don Gonzalo triunfa, en la de Argote de Molina queda en cautiverio, aunque el autor desconfía de la noticia: primero afirma que «aver sido cativo el Obispo, no es cierto, que si lo fuera, no dexaran de hazer dello memoria los Autores de la chronica del Rey don Iuan» y, no conforme, argumenta que la noticia sobre su cautiverio es exagerada —«lo q el Romance refiere, que fue cativo, es acrecentado»55—.

  • 56 Por ejemplo, Higashi, 2017b.

29Quizá haya que considerar entre las versiones tempranas y la de Argote de Molina la versión transmitida por Joan de Timoneda en la Rosa española (1573). Aunque el romance también gravita entre los dos polos muy poderosos que ya conocemos, el de la verosimilitud y el de la intención edificante, la tendencia a la amplificatio típica del romancero erudito56 suma varios versos con un valor ornamental y raramente con sustancia narrativa a la versión. Dicho esto, con algo de prisa, el ornato desplegado por Timoneda podría explicar que ni Ortiz de Zúñiga ni Argote de Molina la hayan considerado como una fuente fiable, pero, dado que el romancero erudito se caracteriza precisamente por la amplificatio, creo que hay otra razón más simple y poderosa: como había pasado con la versión del caballero cesáreo, Timoneda no incluyó tampoco al obispo don Gonzalo en su trama. Cito el inicio del romance y señalo las amplificaciones en cursivas:

  • 57 Joan Timoneda, Rosa española, ff. lxixr-lxixv.

Ya se salen de Jaen
los trezientos hijos dalgo,
moços codiciosos de honra,
pero mas enamorados,
por amor de sus amigas
todos van juramentados
de llegar hasta Granada,
y correrles todo el campo:
ni dar buelta sin traher
algun moro en aguinaldo.
vn Lunes por la mañana
parten todos muy loçanos
con lanças y con adargas,
muy ricamente adreçados:
todos visten oro y seda,
todos puñales dorados:
muy brauos cauallos lleuan
a la gineta ensillados:
los jaezes son azules
de plata y oro broslados,
las reatas son listones
que sus damas les han dado

Los moços mas orgullosos
sō dō Joā pōce y su hermano,
y tambien Pedro d Torres
Diego Gil y su cuñado
57.

  • 58 Menéndez Pidal, 1973, p. 125.
  • 59 Menéndez Pidal, 1973, p. 131.
  • 60 Vicenç Beltran, 2020, p. 190.

30Estas amplificaciones suntuarias, que al principio parecen meras interpolaciones parasitarias e hicieron pensar a Milá y a Menéndez Pelayo en zurcidos editoriales de la imprenta de Timoneda para acomodar la composición al romancero morisco58, dan paso muy pronto a una construcción más compleja basada en un rico juego anafórico de enumeraciones descriptivas que empiezan con «vehen», «vieron» o «tanto» y que Menéndez Pidal circunstancialmente estimó propias de la épica primitiva59, pero que en el estado actual de nuestras investigaciones sobre el romancero impreso podemos atribuir al estilo más artificioso que esperarían los lectores de Timoneda. Como ha señalado Beltran, el caballero cesáreo «dedica dos versos a la llegada de las tropas moras (“en esto gran caualgada / de Moros los han tomado”, vv. 65-66) que Timoneda de nuevo desarrolla en una larga tirada descriptiva de dieciocho versos (vv. 50-67)»60; estos son los 18 versos:

  • 61 Joan Timoneda, Rosa española, f. lxxr.

Llegados son a Granada
dado hā buelta a todo el cāpo
ya q lleuauā la presa,
de Moros hueste assomado
mas de seys mil son d guerra
que los estauan mirando:
vehen tocar los atambores,
vehen pendones campeādo,
vehen poner los esqdrones,
los de pie, y los de cauallo:
vieron mil moros mācebos,
tanto albornoz colorado:
vieron tanta yegua houera,
tanto cauallo alazano:
tanta lança con dos fierros,
tanto del yerro azerado:
tantos pendones azules
y de Lunas plateados
61.

31Como espero haber demostrado hasta aquí, el gusto por los detalles verosímiles y las anécdotas complejas que alentaron al romancero historiado no se restringió a las obras que hoy consideramos declarada y explícitamente historiadas (los romances de Lorenzo de Sepúlveda, el caballero cesáreo o Alonso de Fuentes), sino que se extendió a otras que habían circulado tempranamente en pliegos sueltos. La cuidadosa inserción de detalles verosímiles en romances más bien novelescos nos habla de la formación paulatina de un público que encontró en la dimensión histórica de estas composiciones, paradójicamente, una justificación para incorporarlas al canon literario. Este panorama se completa, por supuesto, al analizar los romances compuestos por Sepúlveda o el caballero cesáreo y descubrir que su noción de lo histórico también fue rica y compleja: en sus composiciones, las aspiraciones historicistas se reflejaron muchas veces en los personajes, las fechas, la toponimia o la trama general, aunque luego se toma distancia del evento histórico para crear una trama ficcional subordinada a la intención edificante. Los romances analizados en este trabajo nos permiten advertir que un romance histórico nunca es histórico al cien por ciento y que uno con una matriz ficcional tampoco puede desviarse de ciertos códigos básicos de verosimilitud que lo conectan con un momento concreto (ya el de la trama, ya el de la época de composición); si el romancero fue significativo para el público de las cortes, el de las calles a través del pliego suelto y el de los consumidores de libros luego del quinquenio 1546-1551, fue por su notable flexibilidad para darle a cada quien lo que buscaba: una verdad histórica para Argote de Molina o una trama edificante para el caballero cesáreo. La versatilidad del género no fue sino un reflejo de los variados intereses del público al que sagaces impresores como Nucio, Steelsio, Esteban de Nájera o Timoneda lo hicieron llegar.

Inicio de página

Bibliografía

Alfonso X, Siete partidas [partidas I a III]: Las Siete Partidas del Sabio Rey don Alfonso Nono, por las quales son deremidas y determinadas las questiones y pleytos q en España occurrē; sabiamente sacadas las leyes naturales ecclesiasticas e imperiales y de las fazañas antiguas de España, Alcalá, Joannes Brocarius, 1542 [ejemplar de la Biblioteca Digital de la Universidad Carlos III de Madrid, A-Z\p8\s, 2A-2H\p8\s].

Alfonso X, Siete partidas [partidas IV a VII]: La quarta Partidas del Sabio Rey don Alfonso el Nono, que fabla de los matrimonios e parentescos e debdos que ha entre los homes: con la Glossa del excelente Dottor Alfonso de Montaluo, Lyon, Mathias Bonhome, 1550 [ejemplar de la Biblioteca Digital de la Universidad Carlos III de Madrid, A-F\p8\s, 2A-2G\p8\s].

Argote de Molina, Gonzalo, Nobleza de Andaluzia, Seuilla, Fernando Diaz, 1588 [ejemplar de la Biblioteca Nacional de España, R10805 y R26842].

Beltran, Vicenç, «El romancero: de la oralidad a la imprenta», en La poesía en la imprenta antigua, ed. J. L. Martos, Alacant, Publicacions de la Universitat d’Alacant, 2014, pp. 249-265.

Beltran, Vicenç, El romancero: de la oralidad al canon, Kassel, Reichenberger, 2016.

Beltran, Vicenç, «Estudio preliminar», en Joan Timoneda, Rosas de romances, II, Rosa española, Rosa real, Madrid, Frente de Afirmación Hispanista, 2020.

Botta, Patrizia, «Inés de Castro y el romancero», Lexis: Revista de Lingüística y Literatura, 19/2, 1995a, pp. 325-338.

Botta, Patrizia, «El romance del Palmero e Inés de Castro», en Medioevo y literatura: Actas del V Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, coord. Juan Paredes Núñez, Granada, Universidad de Granada, 1995b, vol. 1, pp. 379-400.

Botta, Patrizia, «El fantasma de Inés de Castro: entre leyenda y literatura», en Studia Aurea: actas del III Congreso de la Asociación Internacional Siglo de Oro (Toulouse, 1993), coords. Ignacio Arellano Ayuso, Carmen Pinillos Salvador, Marc Vitse y Frédéric Serralta, Pamplona, GRISO/LEMSO, 1996, vol. 2, pp. 87-96.

Botta, Patrizia, ed., Inês de Castro. Estudos. Estudios. Studi, Ravenna/Roma, Longo Editore/Università di Roma «La Sapienza»/Instituto Camões, 1999.

Botta, Patrizia, «Las muertes de Inés de Castro», en La violencia en el mundo hispánico en el Siglo de Oro, eds. Juan Manuel Escudero Baztán y Victoriano Roncero López, Madrid, Visor, 2010, pp. 25-46.

Campa, Mariano de la, «La edición de textos del romancero nuevo», Abenámar, Cuadernos de la Fundación Ramón Menéndez Pidal, 1, 2015-2016, pp. 35-70.

Cancionero de Romances en qve estan recopilados la mayor parte delos romances castellanos que fasta agora sean compuesto, En Enveres, En casa de Martin Nucio [s.a., ca. 1546] [ejemplar de la Bibliothèque Nationale de France, Bibliothèque de l’Arsenal, RÉSERVE 8- BL- 16099].

Cancionero de Romances en que estan recopilados la mayor parte delos romances castellanos que fasta agora se an compuesto, Nuevamente corregido, emendado, y añadido en muchas partes, En Envers, En casa de Martin Nucio, M.D.L. [ejemplar de la Bayerische Staatsbibliothek, Munich. Rar. 925].

Cancionero de romances, Amberes, Martín Nucio, 1550, ed. facsímil, «Introducción» de Paloma Díaz-Mas, coord. general José J. Labrador Herraiz, Madrid, Frente de Afirmación Hispanista, 2017.

Di Stefano, Giuseppe, «El Romance de don Tristán. Edición “crítica” y comentarios», en Studia in honorem prof. M. de Riquer, Barcelona, Quaderns Crema, III, 1988, pp. 271-303.

Di Stefano, Giuseppe, «Il Romance del conde Alarcos. Edizione “critica”», en Symbolae pisanae, Studi in onore di Guido Mancini, eds. Blanca Periñán e Francesco Guazzelli, Pisa, Giardini, 1989, t. I, pp. 179-197.

Di Stefano, Giuseppe, «Edición “crítica” del Romancero antiguo: algunas consideraciones», en Actas del Congreso Romancero-Cancionero UCLA (1984), ed. Enrique Rodríguez Cepeda, Madrid, José Porrúa Turanzas, 1990, t. I, pp. 29-46.

Di Stefano, Giuseppe, «El romance del conde Alarcos en sus ediciones del siglo xvi», en Hispanic Studies in Honor of Samuel G. Armistead, eds. E. Michael Gerli y Harvey L. Sharrer, Madison, Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1992, pp. 111-129.

Di Stefano, Giuseppe, ed., Romancero, edición, introducción y notas de Giuseppe Di Stefano, Madrid, Taurus. 1993.

Di Stefano, Giuseppe, «El impresor-editor y los Romances», en La literatura popular impresa en España y en la América colonial. Formas & temas, géneros, funciones, difusión, historia y teoría, dir. Pedro Cátedra, eds. Eva Belén Carro Carvajal et al., Salamanca, Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas/Instituto de Historia del Libro y de la Lectura, 2006, pp. 415-424.

Di Stefano, Giuseppe, ed., Romancero, edición, introducción y notas de Giuseppe Di Stefano, Madrid, Castalia, 2010.

Di Stefano, Giuseppe, «Editar el Romancero», Edad de Oro, 32, 2013, pp. 147-154.

Díaz-Mas, Paloma, Romancero, edición de Paloma Díaz-Mas, estudio preliminar de Samuel G. Armistead, Barcelona, Crítica, 1994.

Díaz-Mas, Paloma, «Introducción», Cancionero de romances, Amberes, Martín Nucio, 1550, ed. facsímil, coord. general José J. Labrador Herraiz, Madrid, Frente de Afirmación Hispanista, 2017, pp. 13-56.

Dumanoir, Virginie, «De lo épico a lo lírico: los romances mudados, contrahechos, trocados y las prácticas de reescritura en el Romancero viejo», Criticón, 74, 1998, pp. 45-64.

Dumanoir, Virginie, Le Romancero courtois, Jeux et enjeux poétiques des vieux romances castillans (1421-1547), Rennes, Presses Universitaires de Rennes, 2003.

Dumanoir, Virginie, «Los romances castellanos a partir del Cancionero general de Hernando del Castillo: la imprenta y la afirmación del género», en Estudios sobre el Cancionero general (Valencia, 1511), poesía, manuscrito e imprenta, eds. Marta Haro Cortés, Rafael Beltrán Llavador, José Luis Canet y Héctor H. Gassó, València, Universitat de València, 2012, pp. 223-246.

Dumanoir, Virginie, «De un impreso a otro: variatio y errata romanceriles», en La poesía en la imprenta antigua, ed. Josep Lluís Martos, Alacant, Universitat d’Alacant, 2014a, pp. 267-290.

Dumanoir, Virginie, «Pragmática poética: estudiando el “Romançe por la sennora Reyna de Aragon”», Revista de Poética Medieval, 28, 2014b, pp. 57-75.

Fuentes, Alonso de, Quarenta Cātos de diuersas y peregrinas historias, declarados y moralizados por el magnifico cauallero Alonso de Fuentes, Seuilla, en casa de Dominico de Robertis, difuncto, 1550 [ejemplar consultado, Bibliothèque Nationale de France, Tolbiac, Rez-de-jardin-magasin, RES-YG-78].

Galíndez de Carbajal, Lorenzo, La cronica del rey don Juan el Segundo, corregida por el doctor Lorenço galindez de caruajal del consejo del muy alto & muy poderoso el rey don Carlos nuestro señor, Logroño, Arnao Guillen de Brocar, mil.cccccxvii [ejemplar consultado Biblioteca de la Fundación Sancho el Sabio, signatura ZRV 1283].

Gamba Corradine, Jimena, «El corpus de romances troyanos (siglo xvi) y la Crónica troyana de 1490», Troianalexandrina, 15, 2015, pp. 51-98.

Gamba Corradine, Jimena, «“Triste estaba y muy penosa”: sobre la formación del romancero erudito y sobre los ciclos de romances» [en línea], Atalaya, 18, 2018, URL: http://journals.openedition.org/atalaya/3253; DOI: https://doi.org/10.4000/atalaya.3253, consultado el 8 de julio de 2020.

Garvin, Mario, «Sobre sociología de la edición: el orden del Cancionero de romances (s.a y 1550)», en La literatura popular impresa en España y en la América colonial. Formas & temas, géneros, funciones, difusión, historia y teoría, dir. Pedro Cátedra, eds. Eva Belén Carro Carbajal, Laura Mier, Laura Puerto Moro y María Sánchez Pérez, Salamanca, Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas /Instituto de Historia del Libro y de la Lectura, 2006, pp. 491-502.

Garvin, Mario, Scripta Manent. Hacia una edición crítica del romancero impreso (Siglo xvi), Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2007.

Garvin, Mario, «La lógica del pliego suelto. Algunos apuntes sobre la materialidad en la transmisión poética», en La poesía en la imprenta antigua, ed. J. L. Martos, Alacant, Publicacions de la Universitat d’Alacant, 2014, pp. 295-309.

Garvin, Mario, «El Libro de cincuenta romances: historia editorial de un impreso perdido», Zeitschrift für Romanische Philologie, 131/1, 2015a, pp. 36-56.

Garvin, Mario, «La edición de romances y el problema de la representabilidad», en Miscelánea de estudios sobre el Romancero: Homenaje a Giuseppe di Stefano, coords. Pere Ferré, Pedro M. Piñero y Ana Valenciano, Sevilla, Editorial Universidad de Sevilla/Universidade do Algarve, 2015b, pp. 273-294.

Garvin, Mario, «Edición e intención editorial: los romances de Martín Nucio», Lemir, 20, 2016a, pp. 561-576.

Garvin, Mario, «Martin Nucio y las fuentes del Cancionero de romances», eHumanista, 32, 2016b, pp. 288-302.

Garvin, Mario, «Mecanismos del cambio textual en el romancero impreso», en Variación y testimonio único: la reescritura de la poesía, ed. J. L. Martos, Alacant, Universitat d’Alacant, 2017, pp. 129-140.

Garvin, Mario, «Los romances de Lorenzo de Sepúlveda: de las ediciones antuerpienses a la princeps», Nueva Revista de Filología Hispánica, 66/1, 2018, pp. 71-94.

Garvin, Mario, y Alejandro Higashi, «Texto crítico e intención editorial en el Cancionero de romances de Martín Nucio», Incipit, 37, 2017, pp. 81-108.

Higashi, Alejandro, «“Cuidando Diego Laínez” y las funciones de la hipótesis de trabajo en ecdótica», Nueva Revista de Filología Hispánica, 52/ 2, 2004. pp. 355-388.

Higashi, Alejandro, «El género editorial y el romancero», Lemir, 17, 2013a, pp. 37-64.

Higashi, Alejandro, «La variante en el romancero impreso y manuscrito: pautas en la corrección de copistas, impresores y autores», Nueva Revista de Filología Hispánica, 61/1, 2013b, pp. 29-64.

Higashi, Alejandro, «Función de la microvariante: del pliego suelto al Cancionero de romances», en La poesía en la imprenta antigua, ed. J. L. Martos, Alacant, Publicacions de la Universitat d’Alacant, 2014, pp. 305-324.

Higashi, Alejandro, «El Cancionero de romances como paradigma editorial para el romancero impreso del xvi: análisis de microvariantes», Boletín de la Real Academia Española, 95, 2015, pp. 85-117.

Higashi, Alejandro, «Descripción de los testimonios troncales del Cancionero de romances de Martín Nucio», eHumanista, 32, 2016, pp. 303-343.

Higashi, Alejandro, «Testimonios raíces, troncales y periféricos en la edición crítica del Cancionero de romances», en Doiro antr’o Porto e Gaia, estudos de literatura medieval ibérica, coord. José Carlos Ribeiro Miranda, ed. Rafaela da Câmara Silva, Porto, Estratégias criativas, 2017a, pp. 527-540.

Higashi, Alejandro, «La amplificación en el romancero erudito y artístico», en Variación y testimonio único, la reescritura de la poesía, ed. Josep Lluís Martos, Alacant, Universitat d’Alacant, 2017b, pp. 159-179.

Higashi, Alejandro, «La anotación crítica de la miscelánea poética», en Pragmática y metodologías para el estudio de la poesía medieval, eds. Josep Lluís Martos y Natalia A. Mangas, Alacant, Universitat de Alacant, 2019, pp. 127-150.

Labrador Herraiz, José J., coord. general, Georges Bernard Depping, Colección de los más célebres romances antiguos españoles, facsímil de la edición de Londres 1825, estudio de Pedro M. Piñero, introducción y notas de José J. Labrador Herraiz y Ralph A. Di Franco, Madrid, Frente de Afirmación Hispanista, 2014.

Labrador Herraiz, José J., coord. general, Juan Nicolás Böhl de Faber, Floresta de rimas antiguas castellanas, estudios preliminares de Belén Molina Huete, Emilia Merino Claros, Francisco Báez de Aguilar González y Fernando Durán López, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2015, 3 vols.

Labrador Herraiz, José J., coord. general, ed. Vicenç Beltran, Primera parte de la Silva de varios romances [...] 1550; Segunda parte de la Silva de varios romances [...] 1550; Tercera parte de la Silva de varios romances [...] 1551, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2016-2017.

Labrador Herraiz, José J., coord. general, Jacobo Grimm, Silva de romances viejos, Vienna de Austria, en casa de Jacobo Mayer y comp., 1815, prólogo y notas de José J. Labrador y Ralph A. Di Franco, biografía por José Manuel Pedrosa, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2016a.

Labrador Herraiz, José J., coord. general, Manuel José Quintana, Poesías escogidas de nuestros cancioneros y romanceros, tomos XVI-XVII, 1796, biografía de Ángel Romera Valero, introducción de María Elena Arenas Cruz, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2016b.

Labrador Herraiz, José J., coord. general, Paloma Díaz-Mas, Cancionero de romances, Amberes, Martín Nucio, 1550, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2017a.

Labrador Herraiz, José J., coord. general, Juan de Escobar, Hystoria del muy noble y valeroso cauallero el Cid, Lisboa, 1605, preámbulo de José J. Labrador Herraiz, prólogo e introducción de Arthur Lee-Francis Askins, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2017b.

Labrador Herraiz, José J., coord. general, Juan de Escobar, Romancero e historia del muy valeroso cauallero el Cid, Alcalá, 1612, estudio de Alejandro Higashi, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2017c.

Labrador Herraiz, José J., coord. general, Juan de la Cuesta / Francisco López, Romancero general en que se contienen todos los romances que andan impressos, Madrid, 1604, edición facsímil, estudio de Antonio Carreira, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2018a.

Labrador Herraiz, José J., coord. general, Joan Timoneda, Rosas de romances, I, Rosa de amores, Rosa gentil, edición facsímil, estudio de Vicenç Beltran, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2018b.

Labrador Herraiz, José J., coord. general, Miguel de Madrigal, Segunda parte del romancero general, edición facsímil, estudio de José Manuel Pedrosa, México, Frente de Afirmación Hispanista, en prensa.

Laskaris, Paola, El Romancero del cerco de Zamora en la tradición impresa y manuscrita (siglos xv-xvii), Málaga, Universidad de Málaga, 2006.

Martos, Josep Lluís, «Juan Martín Cordero en Flandes: humanismo, mecenazgo e imprenta», Revista de Filología Española, 95/1, 2015, pp. 75-96.

Martos, Josep Lluís, «La fecha del Cancionero de romances sin año», Edad de Oro, 36, 2017, pp. 137-157.

Menéndez Pidal, Ramón, Obras completas de R. Menéndez Pidal, XI, Estudios sobre el romancero, Madrid, Espasa-Calpe, 1973.

Nájera, Esteban de, Primera parte dela Silua de varios Romances [...] impressa en Çaragoça por Steuan G. de Nagera, 1550, edición facsímil, estudio de Vicenç Beltran, coordinación de la edición de José J. Labrador Herraiz, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2016.

Nájera, Esteban de, Segunda parte dela Silua de varios Romances [...] impressa en Çaragoça por Steuan G. de Nagera, 1550, edición facsímil, estudio de Vicenç Beltran, coordinación de la edición de José J. Labrador Herraiz, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2017a.

Nájera, Esteban de, Tercera parte dela Silua de varios romances [...] impressa en Çaragoça por Esteban G. de Nagera, 1551, edición facsímil, estudio de Vicenç Beltran, coordinación de la edición de José J. Labrador Herraiz, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2017b.

Olmo López, Antonio, «Mentesa romana, visigoda y musulmana. La Guardia fronteriza», Sumuntán, Anuario de Estudios sobre Sierra Mágina, 20, 2004, pp. 13-28.

Ortiz de Zúñiga, Diego, Discurso genealógico de los Ortizes de Sevilla, Cádiz, Pedro Ortiz, 1670 [ejemplar del Fondo antiguo de la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense de Madrid, BH FLL 36076].

Sepúlveda, Lorenzo de, Romances nuevamente sacados de historias antiguas de la crónica de España (En Anvers, En casa de Juan Steelsio, 1551), edición facsímil, introducción de Alejandro Higashi, coord. de la colección José J. Labrador Herraiz, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2018.

Sepúlveda, Lorenzo de, Romances nuevamente sacados de historias antiguas de la crónica de España (En Anvers, En casa de Martín Nucio, con privilegio), edición facsímil, estudio de Mario Garvin, coord. de la colección de José J. Labrador Herraiz, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2018.

Timoneda, Joan, Rosas de romances, II, Rosa española, Rosa real, estudio introductorio de Vicenç Beltran, México, Frente de Afirmación Hispanista, 2020.

Viedma Guzmán, Ángel, «El castillo y fortaleza de la villa de La Guardia (Jaén): aproximación a su historia, especialmente durante la época del marquesado (siglos xvi-xix), a través de sus documentos. Los alcaides del castillo», Boletín Instituto de Estudios Giennenses, 215, enero-junio de 2017, pp. 75-106.

Inicio de página

Notas

1 Di Stefano 1988, 1989, 1990, 1992, 1992 y 2006.

2 Díaz-Mas 1994 y 2017.

3 Beltran 2014, 2016 y 2020.

4 Garvin 2007, 2014, 2015a, 2016b, 2016a, 2016b, 2017 y 2018; Garvin e Higashi, 2017.

5 Dumanoir 1998, 2003, 2012, 2014a y 2014b.

6 Martos 2015 y 2017.

7 Higashi 2004, 2013a, 2013b, 2014, 2015, 2016, 2017a, 2017b y 2019.

8 De la Campa 2016-2017.

9 Gamba Corradine 2015 y 2018.

10 Laskaris 2016.

11 Labrador Herraiz 2014, 2015, 2016-2017, 2016a, 2016b, 2017a, 2017b, 2018a, 2018b y en prensa.

12 Cancionero de romances, 1546, ff. 169v-172r; 1550, ff. 177v-179r.

13 Botta 1995a, 1995b, 1996, 1999 y 2010.

14 Cancionero de romances, 1546, ff. 107v-114v y 169r-169v; 1550, ff. 107r-114v y 175v-177r.

15 Partida sexta, tit. XVI, ley i, f. liiiv.

16 Partida sexta, tit. XVI, ley ii, f. liiiv.

17 Partida sexta, tit. XVI, ley iiii, f. liiiir.

18 Partida sexta, tit. XVI, ley xiiii, f. lviv.

19 Partida sexta, tit. XVI, ley xiiii, f. lvir.

20 Cancionero de romances, 1546, ff. 175v-177v.

21 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s.a., ff. 211r-212v.

22 Menéndez Pidal, 1973, p. 153.

23 Menéndez Pidal, 1973, pp. 136-137.

24 Discurso genealógico, ff. 87v-89r.

25 Viedma Guzmán, 2017, pp. 101-102.

26 Cancionero de romances, 1546, ff. 175v-176r.

27 Cancionero de romances, 1546, ff. 166v-168v.

28 Cancionero de romances, 1546, ff. 176r-176v.

29 Cancionero de romances, 1546, ff. 176v-177r.

30 Lorenzo Galíndez de Carvajal, Crónica de Juan II, ff. xxiiiiv-xxvr.

31 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s.a., ff. 211r-212v.

32 Beltran, 2020, pp. 183-187.

33 Beltran, 2020, pp. 187-190.

34 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s. a., ff. 211r-211v.

35 Galíndez de Carvajal, Crónica de Juan II, ff. xxiiiiv-xxvr.

36 Lorenzo Galíndez de Carvajal, Crónica de Juan II, f. xxvr.

37 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s.a., f. 211v.

38 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s.a., ff. 211v-212r.

39 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s. a., f. 212r.

40 Beltran, 2020, pp. 183-184.

41 Beltran, 2020, p. 183.

42 «& caualgaron en viernes dos días antes de pascua de pentecoste, enel mes de mayo año suso dicho: & llegaron ala guardia lugar de Diego gonçalez mexia: & dixeronle el acuerdo con que yuā: & acordo de se yr conellos & serían todos hasta ciento y veynte de cauallo: & doziētos y cinquēta peones: & anduuieron toda la noche: & passarō cerca de vn castillo de moros que dizen Areuado & otro día de mañana acordarō algunos delos dichos caualleros que fuessen a correr al castillo de Pinar: & otros lo contradezian diziendo que era muy cerca de granada & tanto porfiaron don Diego: & fernando de torres q todos vuieron de yr a correr a Pinar aun que fue cōtra voluntad de los mas: & corrieron el cāpo: & sacaron assaz ganados de bueyes y vacas & viniendo por su camino con su caualgada & passaron junto con monte Xicar/ & ay descaualgarō: & començaron a combatir el castillo/ & quemar las casas que cerca del estauan. Y estādo assi cōbatiēdo vierō venir hasta dos mil peones moros de cauallo con tres pēdones puestos en batalla: & tāto fuerō turbados los christianos por ver tan gran muchedūbre de moros cerca de si q pocos pudierō caualgar. E fernando de torres caualgo & hasta treynta de cauallo conel. Los quales hizieron tres entradas en los moros q delante venian: & alli murieron tres moros de cauallo & de los christianos cinco & algunos peones: & como la batalla gruessa llego los christianos no lo pudieron sofrir: & vuierōse de subir en vn cerro alto cerca del castillo. E los moros cercarōlo por todas partes: & alli se junto con fernando de torres Pero muñiz cō veynte & cinco de cauallo: & acordaron de morir o salir de entre ellos/ & aderescaron por vna parte: & pusieron las lanças so los braços/ & todos en tropel entraron por entre los moros: & derribaron algunos dellos. E los christianos murierō todos saluo Pero muñiz q escapo cō cinco d cauallo porq lleuauā buenos cauallos. E don Diego salio por otra parte con siete de cauallo: & Diego gutierrez: & fernan ruyz acogieronse a las casas & començarō a se defender & desque vieron que no podian ampararse de los moros dieronse a prision al alcayde de mofarres que vinia por capitan» (Lorenzo Galíndez de Carvajal, Crónica de Juan II, f. xxvr).

43 Sepúlveda, Romances nuevamente sacados de historias antiguas, s. a., ff. 212r-212v.

44 Ortiz de Zúñiga, Discurso genealógico, f. 89r.

45 Véase Viedma Guzmán, 2017, pp. 51 y passim.

46 Cancionero de romances, 1546, ff. 175v176r.

47 Ortiz de Zúñiga, Discurso genealógico,

ff.89r-90r.

48 Ortiz de Zúñiga, Discurso genealógico, f. 90r.

49 Argote de Molina, Nobleza de Andaluzia, ff. 312v-313r.

50 Olmo López, 2004, p. 20,

51 Viedma Guzmán, 2017, p. 113.

52 Cancionero de romances, 1546, ff. 175v-176r.

53 Argote de Molina, Nobleza de Andaluzia, ff. 312v-313r.

54 Menéndez Pidal, 1973, pp. 134-141.

55 Argote de Molina, Nobleza de Andaluzia, f. 313r.

56 Por ejemplo, Higashi, 2017b.

57 Joan Timoneda, Rosa española, ff. lxixr-lxixv.

58 Menéndez Pidal, 1973, p. 125.

59 Menéndez Pidal, 1973, p. 131.

60 Vicenç Beltran, 2020, p. 190.

61 Joan Timoneda, Rosa española, f. lxxr.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Alejandro Higashi, «El Cancionero de romances en el canon del romancero historiado»Criticón, 141 | 2021, 199-220.

Referencia electrónica

Alejandro Higashi, «El Cancionero de romances en el canon del romancero historiado»Criticón [En línea], 141 | 2021, Publicado el 10 junio 2021, consultado el 28 octubre 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/19419; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.19419

Inicio de página

Autor

Alejandro Higashi

Alejandro Higashi es profesor investigador de tiempo completo de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, y miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua. Doctor por El Colegio de México, ha publicado distintos trabajos en revistas especializadas y las ediciones facsímiles del Romancero de Lorenzo de Sepúlveda (Steelsio, 1551) en 2018 y el Romancero e historia del muy valeroso cavallero el Cid Ruy Diaz de Bivar (Alcalá, Juan Gracián, 1612) en 2017. Ocupó la Cátedra Rosario Castellanos, financiada por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México y la Universidad Hebrea de Jerusalén, durante el 2012, y la Cátedra Institucional Manuel Calvillo otorgada por El Colegio de San Luis. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel 3, desde el 2001.
higa@xanum.uam.mx

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search