Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros141Lonja de investigadoresAmadores desdichados…: Góngora y ...

Lonja de investigadores

Amadores desdichados…: Góngora y Virués

Frédéric Serralta
p. 249-252

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 27/07/2020; accepté le 25/03/2021

En el número 37 (1987) de esta revista, Frédéric Serralta creó una sección titulada Lonja de investigadores. He aquí el texto fundador y pliego de condiciones: «En el reciente Seminario de edición y anotación de textos del Siglo de Oro que tuvo lugar en Pamplona (Universidad de Navarra) del 10 al 13 de diciembre de 1986, surgió la idea de crear en CRITICÓN una sección destinada al intercambio de informaciones textuales, filológicas, bibliográficas, etc., entre investigadores de la literatura aurisecular. Con esta página inaugural concretamos el proyecto y sugerimos algunas normas para el funcionamiento de dicha sección. Si un hispanista se encuentra, durante sus investigaciones, con un problema que él no consiga solucionar (y partiendo del principio evidente de que más saben muchos que uno solo, por erudito que sea), podrá comunicarlo a esta revista, la cual a su vez lo someterá a la sagacidad de sus lectores solicitando aclaraciones al respecto. Las preguntas podrán ser de interpretación textual, de averiguación del paradero de tal o cual edición rara o perdida, o de cualquier otro tipo, siempre que se relacionen con la investigación aurisecular. Cada vez se hará constar la identidad del que plantea el problema, a no ser que él mismo prefiera explícitamente que no se mencione. Cuando se reciba la solución apetecida (y naturalmente también se agradecerán meras sugerencias, hipótesis y orientaciones útiles), se publicará aquí mismo con el nombre del que nos la manda, comprometiéndose de antemano el solicitante a citar, si los utiliza en sus trabajos futuros, a quien le proporcione los datos así recogidos. Además, CRITICÓN irá archivando estos últimos en un fichero que se pondrá a disposición de quien lo necesite».
Claro está que hoy en día la era digital nos va proporcionando unos medios que arrinconan a un lejano pasado esta estimuladora sugerencia de Frédéric Serralta. Aun así, CRITICÓN propone reabrir la
Lonja de investigadores con el mismo cometido, pero añadiendo otra propuesta: en la trayectoria profesional de cada estudioso surge a menudo que una investigación no dé más de sí que unos cuantos párrafos, ricos, sin embargo, de unas valiosas informaciones. Pueden ser una nota, una aclaración a un texto oscuro, pero también un texto interesante que no se ha vuelto a editar. Dejamos pues la posibilidad a quienes conserven este tipo de joyas en la memoria de su ordenador, de publicarlas en estas páginas ciñéndose a la misma exigencia de calidad que cualquier otro artículo de la revista.
La
Lonja reabre pues hoy, con una aportación de quien creara la sección en 1987:

Texto completo

  • 1 Luis de Góngora, Romances, I, ed. Antonio Carreira, Barcelona, Quaderns Crema, 1998. Véase p. 197.
  • 2 Recordará el lector que el romance gongorino, estructurado por la repetición del estribillo «Déjame (...)

1Como lo señala Antonio Carreira en su imprescindible edición de los Romances de Góngora1, el asunto del poema Ciego que apuntas y atinas2 «fue muy frecuentado en serio y en broma durante los siglos xvi y xvii». Añade el reconocido especialista del poeta cordobés que este romance de Góngora y una letrilla del mismo «coinciden, tal vez forzosamente, en varias imágenes», con poemas de diferentes autores. No nos hubiera extrañado pues encontrar hace poco, en una de las tragedias de Cristóbal de Virués, una estrofa relacionada con el romance gongorino, a no ser porque la relación entre ambos nos ha parecido más precisa que las que evoca Antonio Carreira. Para analizarla nos proponemos ahora llevar a cabo un breve análisis conjunto de los dos fragmentos.

  • 3 Rematada la cuarta por un estrambote de dos versos.

2El de Góngora es la tercera estrofa, delimitada como las demás por el estribillo común, del romance citado. El de Virués, la primera de las cuatro estancias de diez versos3 declamadas por el Coro como final del segundo acto de Elisa Dido. Veamos ahora los dos textos, en una presentación paralela destinada a facilitar la comparación:

Góngora:

Virués:

Amadores desdichados

¡Oh míseros mortales

que seguís milicia tal,

que seguís del amor el bando injusto,

-----------------------------

por infinitos males

-----------------------------

pasando, tras un breve y falso gusto!

decidme, ¿qué buena guía

¿Dónde vais tras un ciego

podéis de un ciego sacar?

sino a dar una mísera caída?

De un pájaro, ¿qué firmeza?

¿A qué dulce sosiego

¿Qué esperanza, de un rapaz?

quien vuela alado, tristes, os convida?

¿Qué galardón, de un desnudo?

¿Qué premio soberano

De un tirano, ¿qué piedad?

esperáis de un desnudo y un tirano?

3Lo primero que salta a la vista es una diferencia global: la agilidad del romance opuesta a la rítmica solemnidad de la alternancia heptasílabo / endecasílabo, ambas muy a tono con la finalidad de cada obra, lírica la de Góngora, trágica y ejemplar la de Virués.

4Pero en cuanto entramos en el proceso comparativo lo que se nos va acumulando no son las diferencias sino las concordancias. Ya en el verso inicial, además de los primeros sinónimos (míseros/desdichados), el mismo apóstrofe directo, no al dios Amor, sino a sus víctimas, designadas como amadores desde la perspectiva lírica del romance y como mortales bajo el enfoque cristiano de la tragedia de Virués. En el segundo, el mismo verbo seguir y la misma expresión metafórica para significar la condenable sujeción a una autoridad más o menos militar, evidente en milicia, sugerida tanto en uno como en otro de los dos sentidos posibles de bando: «parcialidad, partido» o «edicto, ley y mandato solemnemente publicado de orden superior» (Aut.). Los dos versos siguientes (por infinitos males / pasando tras un breve y falso gusto), que solo están en Virués, los interpretamos como una enfatización de los peligros que acechan a los seguidores del bando del amor, un nuevo exponente de la orientación aleccionadora del fragmento. Pero inmediatamente reaparecen entre ambos textos las identidades estructurales (la misma forma interrogativa), y semánticas, mediante repeticiones de la misma palabra o sinónimos transparentes: ciego / ciego (en este caso también es de notar que la explícita mención de la caída agudiza la amenaza de un peligro solo implícito en la alusión a la buena guía), quien vuela alado / pájaro, premio / galardón, desnudo / desnudo, tirano / tirano… Y, si bien falta en Virués la alusión al Amor como rapaz (tal vez porque las connotaciones positivas de la palabra podrían desentonar con las severas advertencias de la tragedia), la esperanza que para negarla se le asocia en el verso correspondiente del romance todavía suena, por decirlo así, y con el mismo signo negativo, en el esperáis del último verso de la estancia.

5Desde luego no cabe duda de que, entre las muchas «frecuentaciones» del tema señaladas por Carreira, no pocas incluirán algunas coincidencias textuales como las que acabamos de comentar. Para estar seguros de que en nuestro caso se trata de una imitación propiamente dicha, y no de la posible impregnación por un tema común a cuantos compartían la misma cultura literaria, un estudio menos provisional que el nuestro debiera tener en cuenta la totalidad de los textos afines. Pero la acumulación de indicios ya creemos que está muy cerca de ser una prueba de la relación directa entre ambos textos. Sobre todo si se les añade el siguiente, que en nuestra opinión se puede considerar decisivo: como lo podrá comprobar el lector, todas —todas— las unidades paralelas de estructura o de léxico se presentan en los dos casos exactamente por el mismo orden. Parece sumamente improbable que tantas concordancias se puedan deber a la casualidad, por lo cual opinamos que se trata a todas luces de una imitación directa.

6Y para nosotros el imitador no pudo ser sino Cristóbal de Virués. Firme convicción, ya que no certeza absoluta, que no fundamos en ningún apriorismo retrospectivo (algo así como: «el genial poeta cordobés ¡no iba a copiar a un dramaturgo respetable pero de segunda o tercera categoría!»), sino en consideraciones más relacionadas con el entorno histórico de los textos.

  • 4 En la introducción a su edición de La gran Semíramis y Elisa Dido, Madrid, Cátedra, 2012 (segunda e (...)

7Alguna orientación nos podían proporcionar las respectivas fechas de redacción. Se conoce a ciencia cierta la del romance, 1580, pero la de las tragedias viruesinas no se ha llegado a determinar con la misma precisión. De una documentada recopilación por Hermenegildo de las hipótesis que propone la crítica anterior4 se deduce que la opinión mayoritaria las sitúa en torno al mismo año 1580, aunque no faltan estudiosos que amplían el abanico, por ejemplo hasta 1590. Como se ve, la imprecisión de las fechas no nos permite sino evidenciar la posibilidad cronológica de una casi inmediata derivación directa. Tendremos pues que fundarnos, para justificar nuestra convicción, en el arriesgado criterio de la verosimilitud.

  • 5 Refiriéndose a las cinco tragedias de Virués, evoca Hermenegildo en la misma introducción, p. 30, « (...)
  • 6 Josep Lluís Sirera, «Los trágicos valencianos», en Escritos sobre teatro de Josep Lluís Sirera, a c (...)
  • 7 Antonio Carreira, «Difusión y transmisión de la poesía gongorina», en Góngora, la estrella inexting (...)

8Nos parece efectivamente poco verosímil que en 1580 (a sus diecinueve años) llegara a conocer Góngora el texto de una obra que siguió inédita hasta 1609, sobre cuyo acceso a las tablas no hay testimonio fehaciente5, y que, como las demás tragedias de Virués, «no logr[ó] la necesaria repercusión que [le} asegurase la pervivencia y que moviera a la imitación»6. Los romances y letrillas de Góngora, «poeta precoz y de fama temprana», conocieron al contrario una gran difusión, y durante la primera etapa de la transmisión de sus textos, que empieza ya en 1580, se editaron profusamente en diversos Romanceros7.

9Concluiremos estos breves apuntes con una opinión personal sobre el texto de Virués. Como ya lo ha venido sugiriendo nuestro análisis comparativo, opinamos que su estrofa responde a todas las exigencias de una adaptación «a lo trágico», reproduciendo casi textualmente, desde luego, la columna vertebral del modelo —en este caso, las diferentes representaciones contemporáneas del dios Amor, la forma interrogativa, etc.—, pero realizando además con cierta habilidad creadora las modificaciones que al dramaturgo le parecieran más adecuadas para remachar el clavo de la ejemplaridad. Clara intertextualidad, imitación muy directa… y pertinente utilización del romance original.

Inicio de página

Notas

1 Luis de Góngora, Romances, I, ed. Antonio Carreira, Barcelona, Quaderns Crema, 1998. Véase p. 197.

2 Recordará el lector que el romance gongorino, estructurado por la repetición del estribillo «Déjame en paz, Amor tirano…», se construye sobre el desengaño de yo poético y la personificación del dios de la mitología mediante sus tópicas representaciones bajo la forma de un niño ciego, alado, desnudo, etc.

3 Rematada la cuarta por un estrambote de dos versos.

4 En la introducción a su edición de La gran Semíramis y Elisa Dido, Madrid, Cátedra, 2012 (segunda edición), p. 17.

5 Refiriéndose a las cinco tragedias de Virués, evoca Hermenegildo en la misma introducción, p. 30, «una producción teatral escrita, y, tal vez, representada en pleno reinado de Felipe II» (el subrayado es nuestro).

6 Josep Lluís Sirera, «Los trágicos valencianos», en Escritos sobre teatro de Josep Lluís Sirera, a cargo de Juan V. Martínez Luciano, Rosa Sanmartín y Rodolf Sirera, Madrid, Academia de las Artes Escénicas de España, 2016, pp. 69-94. Véase p. 70.

7 Antonio Carreira, «Difusión y transmisión de la poesía gongorina», en Góngora, la estrella inextinguible: magnitud estética y universo contemporáneo, coord. Joaquín Roses Lozano, Madrid, Sociedad Estatal de Acción cultural, 2012, pp. 87-99. Véase pp. 87-88.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Frédéric Serralta, «Amadores desdichados…: Góngora y Virués»Criticón, 141 | 2021, 249-252.

Referencia electrónica

Frédéric Serralta, «Amadores desdichados…: Góngora y Virués»Criticón [En línea], 141 | 2021, Publicado el 10 junio 2021, consultado el 25 octubre 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/19528; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.19528

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search