Navegación – Mapa del sitio

Jacobo GRIMM, Silva de Romances Viejos. Prólogo y notas de José J. Labrador Herraiz y Ralph A. Di Franco. Biografía de Jacobo Grimm por José Manuel Pedrosa. Estudio de Vicenç Beltran. México, Frente de Afirmación Hispanista, A. C., 2016. 612 p. (ISBN: 978-84-616-9269-9.)

Giuseppe Di Stefano
p. 201-205
Referencia(s):

Jacobo Grimm, Silva de Romances Viejos. Prólogo y notas de José J. Labrador Herraiz y Ralph A. Di Franco. Biografía de Jacobo Grimm por José Manuel Pedrosa. Estudio de Vicenç Beltran. México, Frente de Afirmación Hispanista, A. C., 612 p. (ISBN: 978-84-616-9269-9.)

Texto completo

1«El Consejo Editorial del Frente de Afirmación Hispanista a lo largo de sus publicaciones ha tenido, y continúa teniendo, especial interés en el estudio y edición de los romances, esa “cuarta columna” sobre la que se sustenta la unidad lingüística, temática y formal del hispanismo». Con orgullo bien apropiado, esto escriben Labrador y Di Franco prologando el volumen que aquí se reseña, uno de los muchos que en años recientes se han ofrecido a los apasionados del romancero y se han ido posando sobre las mesas de trabajo de sus investigadores. La lista de tantos esmerados facsímiles, que los dos promotores dan en notas a pie de página, hay que ponerla ya al día: acaban de salir las Partes Primera y Segunda de la Silua de varios Romances (Zaragoza 1550; está en prensa la Tercera), el romancero cidiano recopilado por Juan de Escobar (Hystoria del mvy noble, y valeroso cavallero, el Cid Ruy Diez de Biuar, Lisboa 1605) y la segunda edición del Cancionero de romances aumentada e impresa por Martín Nucio en Amberes en 1550. Prestigiosos especialistas introducen estas reproducciones, comentando amplia y detalladamente sus contextos histórico-culturales, sus fuentes y su organización interna; sin que falte en ocasiones la contribución erudita de los mismos Labrador y Di Franco. El volumen presente les debe casi doscientas utilísimas páginas que alistan «las fuentes manuscritas e impresas» donde es posible localizar cada uno de los romances, con bibliografía relativa.

2Precedido por Quintana y seguido por Depping, Ochoa, Durán y Wolf, Jacob Grimm (1785-1863) abría la época moderna de la edición e investigación del romancero, con un muy novedoso aporte de erudición y de crítica, estimulado por los albores y desarrollos de las concepciones románticas de la cultura en general y de la literatura y de la poesía en particular, especialmente la de raigambre popular, o por lo menos considerada tal. Problemáticas más que conocidas y magisterios, de Herder en primer lugar y de los Schlegel, más que evocados. Lo que distingue la actividad de Jacob Grimm, en colaboración frecuente con su hermano Wilhelm, es, por un lado, la amplitud de sus intereses científicos: de la historia del derecho a la de la lengua, de la antropología y de la recolección y estudio de la narrativa popular a la investigación de la antigua poesía épica germánica y, en conexión, del canto histórico-épico en general y por lo tanto del romancero; mientras que, por otro lado, Grimm es uno de los precursores mejor preparados e influyentes de una metodología muy anclada en orientaciones e instrumentos de la naciente filología y de los estudios comparados, cuyos estímulos se perciben en la concepción de la Silva. Ejemplar el esbelto y denso perfil biográfico de ambos hermanos que traza Pedrosa.

3El atributo «viejos» del título, que llega de lejos (se usaba ya en el siglo xv) y que volverá a adoptar Wolf como buen filólogo él también, define para Grimm los romances más auténticos del género, los «verdaderos», a su vez conectados con la poesía épica, la que «exige verso luengo y largo y que le repugna todo cortamiento o entrelazo, como que le destorbarian de su equilibrio y tranquilidad» (p. vii del prólogo «Al lector», y 79 del volumen). Es afirmación precedida por un prudente y sabio «a mi me parece» y seguida por una expresión de respeto hacia la eventual opinión contraria de quien pueda defender el verso corto, por lo demás instaurable fácilmente. Sin embargo, en su frase y en su castellano un tanto anómalo (mis citas directas de nombres y texto de la Silva respetan su grafía y ausencia de acentos), Grimm emplea términos fuertemente críticos: «repugna», «cortamiento», «destorbarian», y dos parejas que expresan su contrario: «luengo y largo», «equilibrio y tranquilidad»; además lanza una censura, en nota: «es probable, que las tyranas, seguidillas, boleros y otras coplas de este jaez han hecho olvidar los ayres de los romances antiguos», incapaces de «resistir al tumulto vareteado de los lyricos colores» («Al lector», p. vii-viii). Para que resulte claro el tipo de placer que emana de la lectura de los romances auténticamente viejos, Grimm garantiza su «atraimiento inapreciable para quienes han gustado de la simplecedad de los coronistas viejos» («Al lector», p. xi).

  • 1 Edición que a su vez respeta el modelo estrenado por la edición s.a. Lo abandonó en favor de los ro (...)
  • 2 Ver María Teresa Zurdo y Ramón Santiago, «La Silva de romances viejos de Jacob Grimm», Lingüística (...)

4La definición que del romancero se suele usar hoy, la de un género épico-lírico, no habría encontrado el favor de Jacob Grimm. Lo épico-narrativo señorea su idea del romancero más genuino. Dedicando la primera de las dos secciones de su Silva a los «romances del emperador Carlos y de los doze pares» sigue a su fuente, el Cancionero de romances (edición de 1555)1, pero al mismo tiempo obedece a sus propias inclinaciones de estudio, y de gusto. En esos romances encuentra amplios trasuntos de la materia carolingia ignorada por la canción popular de Francia, materia que iba investigando en relación con la épica y la tradición literaria germánicas2; materia que la crítica actual, con mayor propiedad, suele definir pseudo-carolingia, desarrollada y reelaborada ampliamente en los romances “juglarescos”, muy apreciados por un amplio sector del público antiguo si concedemos valor documentario a la mayor frecuencia de tales textos en lo conservado hasta hoy (no sabemos cuánto casualmente) de la producción quinientista de hojas volantes, los “pliegos sueltos”. Si el relieve de la vertiente narrativa del romance, rasgo nada secundario de su seducción, ha influido de manera evidente en la fortuna del género y en la actividad de recolectores y editores antiguos, en medida no menor sigue predominando en los modernos. Los criterios y matices que actúan en la selección y organización de la Silva de Grimm son analizados en detalle en las páginas de Beltran. Queda aclarada la relación de la Silva con sus fuentes, en particular para los tres textos que recoge fuera del Cancionero de romances de 1555: se demuestra que provienen uno del Romancero general de 1600, el titulado Romance de los castellanos, y de la Floresta de Tortajada los otros dos, un Montesinos y un Durandarte, acogidos en el mismo orden que les dio la recopilación aparecida en Valencia en 1562 y que mucho debió de interesar a Grimm por estar dedicada enteramente al romancero carolingio, como bien subraya Beltran (pp. 47ss.). A cuyo ensayo debemos también un vivaz excursus sobre la herencia de Grimm en los estudios alemanes del romancero y sus reflejos en los de España, orientados éstos por razones obvias hacia el patrimonio temático nacional pero al mismo tiempo interesados en las persistencias carolingias dentro del marco de la problemática tradicionalista y orígenes épicos del romancero: resabios románticos y filología, distintamente matizados, remiten a Grimm.

  • 3 Donde leemos: «Es muy satisfactorio comprobar que a través de estos romances —y sin necesidad de re (...)
  • 4 Zurdo y Santiago, 1988, pp. 282n., 287-288 y n. 35.

5En el perfil biográfico que de él traza Pedrosa, se destaca con acierto la coincidencia que se da, en los mismos años, entre el fraguarse de la Silva y la labor de los dos hermanos Grimm que sacan a luz los Kinder- und Hausmärchen (1812 la primera edición, 1816 la segunda con modificaciones) y las Deutsche Sagen (1816-1818). El proyecto de la Silva se remonta a 1809, se anuncia públicamente en 1811 con un aviso redactado el año anterior3 y el volumen está listo para ser impreso en 1812, aunque saldrá en 1815 por las dificultades en encontrar un editor dispuesto a publicar textos en lengua española sin traducción al alemán. De hecho, las ventas fueron muy escasas y el haber contado entre sus lectores a Karl Marx4 no podía representar todavía, en aquella época, una consolación. Ahora bien, creo que sobre la secuencia de los romances en la Silva, sobre su «ponellos en concierto» según se expresaba Juan de Escobar, pudieron tener algunos reflejos la ordenación de los Cuentos y de las Leyendas y las opiniones que a tal propósito los Grimm expusieron al prologar las dos recolecciones.

6Aclaremos preliminarmente que los textos de la Silva, 69 según su propia numeración, corresponden en la tradición impresa antigua y moderna a 71 romances, ya que Grimm reunió en un texto único los tres que componen la historia del Marqués de Mantua: es el que lleva el número 6, titulado con propiedad Romance de la triste muerte de Baldovinos, asunto básico y constante de la historia entera; y que coloca inmediatamente después del Romance de Baldovinos y de la linda Sevilla (5), texto que en su fuente iba separado del Mantua por más de setenta romances. Quedan así en secuencia temporal correcta dos fragmentos de la historia del protagonista. Es uno de los criterios que rigen la ordenación de la Silva, no ajeno a las antiguas recopilaciones pero sin la coherencia de la de Grimm, que la estrena con los tres primeros romances: infancia, adolescencia y juventud de Gaiferos; y se avisa, en nota al final del volumen, que como cuarto habría sido oportuno colocar el Romance de don Beltran, «tio de Gaiferos», impreso como 23. Ese cuarto lugar lo ocupa el Romance del moro Calaynos, que narra una desafortunada empresa de Baldovinos adolescente, abriendo la serie antes aludida relativa a este malogrado héroe. Los textos del 7 al 17 están conectados —con intervalos— por el hilo de la batalla de Roncesvalles (8) y la muerte de Roldán anunciada a Alda (9), el cautiverio de Guarinos (10), Montesinos en búsqueda del cuerpo de Durandarte (14), que halla moribundo (15 y 16). El romance 7 presenta a un Roldán que, exiliado por el Emperador, recobra, gracias a algunas estratagemas —su muerte ficticia entre otros, con el duelo auténtico de Alda, casi un anuncio del tema del texto 9— el favor del emperador Carlos. Los romances 11, 12 y 13 son los tres primeros de los cuatro dedicados a Montesinos, del que narran la venganza contra el traidor Tomillas, la rivalidad con Oliveros por amor de Aliarda y el amor que le declara Rosaflorida el tercero; el último, el 17, segundo de Durandarte, apunta una desilusión de amor padecida por el que acabamos de encontrar en punto de muerte: es muy probable que Grimm no lo haya adelantado para guardar la estrecha conexión señalada entre los 14, 15 y 16.

7Tras el más largo de los romances juglarescos pseudo-carolingios, el del Conde d’Irlos o Dirlos (18), va un grupo de textos algo heterogéneo, aparentemente. En efecto, los tres primeros, 19, 20 y 21, presentan un doble vínculo: el del tema, por tratar amores azarosos y al final felices entre un prócer de la corte y la Infanta, y el de ser los protagonistas masculinos don Reinaldos de Montalbán en el primer texto y su hijo el conde Claros en los otros dos. En el romance 22 el emperador Carlos recupera, identificándolo por un lunar, al hijo varón que se consideraba perdido desde niño; y en el 23 el «buen viejo de su padre» reconoce, entre los cadáveres en el campo de batalla, el de su hijo Beltrán gracias a que «en el carrillo derecho el tenia una señal / que siendo niño pequeño se la hizo un gavilan».

8Más de un hilo conecta los romances que van del 24 al 29, concluyendo la Sección de los Carolingios, varios de ellos con aspecto de fragmentos y algo confusos en su relato. La infanta que en sus amores secretos con don Galván ha parido más de una vez y a quien la reina madre amenaza : «si virgen no estays de mal fuego seays ardida» (24), ha realizado lo que otra infanta imaginaba con el conde Alemán antes de entreverlo, en una noche de luna llena, en la cama con su madre la reina y de invocar furiosa «mal fuego» contra todo (25). El conde Benalmenique de Narbona, víctima de un asalto de moros, se despide de la condesa herido de muerte; condesa muy deseada por el infante Bovalías, sobrino de Almanzor, que arma un escuadrón y corre a raptarla a pesar de que la halla ¡«en braços del conde Almenique»!; no menos guerreros son los ánimos de otro Bovalías, pagano este, renegado, a veces moro, a veces cristiano, que corre a sitiar Sevilla con «tiendas de seda oro y brocado» (26, 27 y 28). Cierra la serie otra Infanta más: es Julianesa, la «hija del emperante» que fue raptada por los moros y ahora «en braços del moro esta», como la condesa en los del conde Almenique (29).

  • 5 Es evidente, por ejemplo, en la colocación que los romances de esta sección de la Silva tienen en s (...)

9Así pues la Sección primera de la Silva presenta en su conjunto una estructura bien definida y coherente, con núcleos de textos formados esencialmente sobre una especie de cronología biográfica o convergencia onomástica o similitud temática. Son criterios rastreables en los impresos antiguos, aunque aplicados de manera muy irregular5. La secuencia de los 40 romances de la Sección Segunda no ofrece la sistematicidad poco cuestionable de la organización de los textos de la Primera. Sin embargo, se presta a una exploración que creo no del todo infructuosa.

10Protagonista de esta Sección parece ser el tema amoroso, con una extensión y un papel muy superiores a los que presentaba en la Sección anterior. Quizá no sea casual la abertura con Tristán y Lanzarote (1, 2 y 3), los campeones de la tradición literaria caballeresca y amorosa medieval, emparejados también en lo adulterino de sus relaciones. ¿Y será simple casualidad el que la Sección se cierre con seis romances de amor negado o perdido? De ello padecen el prisionero de Mes de mayo, «quando los enamorados van a servir al amor; / sino yo triste cuytado […]» (35); el ruiseñor rechazado por la tortolica (36); el amigo a quien Rosafresca no concede ya su amor (37); el compañero fiel al recuerdo de su «linda amiga» que casó con un villano (38); el caballero capturado por la justicia que debe separarse de su inolvidable Catalina (39). Último romance, cual broche que pone el toque final en tonalidad trovadoresca al arca entera confeccionada por Grimm, el «Dezime vos pensamiento, donde mis males estan» (40), aquí titulado Otro romance del cautivo en clara señal de anillo terminal de la cadena abierta con el 35 que lleva el título de Romance del cautivo; es al mismo tiempo la despedida del filocarolingio Jacob con un texto que en parte cita y contrahace versos de su tan querida saga romancística, el romance del cautiverio de Guarinos (10), según indica el mismo Grimm en nota (p. 410). ¿Será ironía del caso que los últimos versos impresos en esta Silva del romancero “viejo” sean: «los, que la causa supieren, tu firmeza loaran, / viendo menor tu pecado, qu’el castigo, que te dan», versos emblemáticos del romancero “nuevo” cancioneril y esencia del amor cortés trovadoresco que se exalta en su apenada fidelidad a la dama insensible? No solamente Naturpoesie en la cultura y en el gusto de Jacob Grimm.

11Los diez romances que anteceden a los que acabo de comentar forman el bloque compacto de los que tratan de temas épicos españoles: Rey Rodrigo (de 25 a 29), el Cid (de 30 a 33, con el primero que debería concluir el ciclo y no abrirlo, único error de Grimm, colocación correcta en su fuente) y Fernán González (34); de este héroe solo un texto, puede que seleccionado no casualmente: al tratar del cautiverio y liberación del Conde y al ir seguido por el texto del ya citado Romance del cautivo (35), se crea un enlace que suaviza el paso de la materia guerrera a la amorosa.

12El título de Diversos que encabeza la Sección Segunda parece revelar, del texto 4 al texto 24, su pleno sentido, lindante con lo heterogéneo. Y sin embargo algunas sugerencias afloran, aunque menos inmediatas que las anotadas hasta aquí. Por ejemplo, son moros los protagonistas o responsables de la acción en los romances del 20 al 24, se trate del asedio al castillo de don García, de la falta de socorro a la Valencia árabe, de cristianos cautivos, de Morayma violada. Es un bloque “moruno” que bien prepara el ciclo que sigue, el de Rodrigo y la invasión árabe de España, bloque que no tiene huellas en ninguno de los demás romances de la Sección. Otra sugerencia nos ofrecen los romances 8, 9 y 10, relativos al Hijo del rey de Francia, Bodas en Francia e Hija del rey de Francia, que nos recuerdan uno de los criterios evaluados, y abandonados, por los hermanos Grimm para ordenar las Deutsche Sagen, el del lugar teatro de la acción relatada. No sorprende que el romance siguiente sea el de Ricofranco (11), aunque tal personaje se define «aragones»; es romance que habla de una venganza cruel pero justa, como el sucesivo, el del Infante vengador (12). Otros dos textos exhiben ciertos elementos en común, el de la Infantina (15) y el de la Donzella «ribericas de la mar» (16): en el marco de un bosque en un caso, del mar en el otro, una doncella de hermosa cabellera (matiz erótico) invita al amor a un caballero en el primer romance, canta sus amores lejanos en el segundo. Doy fin a estos posibles perfiles de microsecuencias con el Conde Alarcos y con Los dos plateros, contiguos en Grimm (17 y 18) acaso por tener en común el papel de la intervención divina, justiciera en el final del uno y premiadora en el otro.

13Concluyo reiterando el agradecimiento tanto a Labrador Herraiz y a Di Franco por su indispensable labor editorial como a los excelentes especialistas que con renovadoras investigaciones contribuyen a esclarecer génesis y peculiaridades de las preciosas recopilaciones que la imprenta antigua dedicó al romancero. Tales y tantos frutos de entusiasmo y sabiduría logran ser hermosos volúmenes que llegan puntuales a nuestros despachos y bibliotecas gracias a la culta y generosa pasión de don Fredo Arias de la Canal, mecenas ejemplar.

Inicio de página

Notas

1 Edición que a su vez respeta el modelo estrenado por la edición s.a. Lo abandonó en favor de los romances religiosos, según tradición, el impresor Esteban de Nájera en su Primera parte dela Silua de varios Romances, por lo demás muy deudora del Cancionero anversano: véanse los comentarios de Beltran en las pp. 84-89 y 105-106 de su Introducción a la edición facsímil de la Primera Parte de la Silua citada arriba.

2 Ver María Teresa Zurdo y Ramón Santiago, «La Silva de romances viejos de Jacob Grimm», Lingüística Española Actual, 10, 1988, pp. 281-298 [286].

3 Donde leemos: «Es muy satisfactorio comprobar que a través de estos romances —y sin necesidad de remontarnos al Turpín— la fábula de Carlomagno y sus héroes adquiere una nueva perspectiva, encontrándose entre ellos, además, algunos poemas particularmente interesantes relativos a la fábula de Arturo». Debo esta cita al concienzudo artículo ya cit. de Zurdo y Santiago, 1988, p. 286, descubierto en el ensayo de Vicenç Beltran.

4 Zurdo y Santiago, 1988, pp. 282n., 287-288 y n. 35.

5 Es evidente, por ejemplo, en la colocación que los romances de esta sección de la Silva tienen en su fuente: cf. Beltran, p. 42 n. 17.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Giuseppe Di Stefano, « Jacobo GRIMM, Silva de Romances Viejos. Prólogo y notas de José J. Labrador Herraiz y Ralph A. Di Franco. Biografía de Jacobo Grimm por José Manuel Pedrosa. Estudio de Vicenç Beltran. México, Frente de Afirmación Hispanista, A. C., 2016. 612 p. (ISBN: 978-84-616-9269-9.) », Criticón, 130 | 2017, 201-205.

Referencia electrónica

Giuseppe Di Stefano, « Jacobo GRIMM, Silva de Romances Viejos. Prólogo y notas de José J. Labrador Herraiz y Ralph A. Di Franco. Biografía de Jacobo Grimm por José Manuel Pedrosa. Estudio de Vicenç Beltran. México, Frente de Afirmación Hispanista, A. C., 2016. 612 p. (ISBN: 978-84-616-9269-9.) », Criticón [En línea], 130 | 2017, Publicado el 10 junio 2017, consultado el 20 octubre 2018. URL : http://journals.openedition.org/criticon/3515

Inicio de página

Autor

Giuseppe Di Stefano

Università di Pisa

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • OpenEdition Journals