Navegación – Mapa del sitio

Lope de VEGA, La vega del Parnaso. Edición crítica y anotada del Instituto Almagro de teatro clásico; dirigida por Felipe B. Pedraza Jiménez y Pedro Conde Parrado. Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2015, 3 tomos, con la paginación siguiente: Tomo I: 781; Tomo II: 813; Tomo III: 894. (ISBN: vol. I: 978-84-9044-143-5; vol. II: 978-84-9044-155-8; vol. III: 978-84-9044-157-2.)

Víctor Sierra Matute
p. 205-209
Referencia(s):

Lope de Vega, La vega del Parnaso. Edición crítica y anotada del Instituto Almagro de teatro clásico; dirigida por Felipe B. Pedraza Jiménez y Pedro Conde Parrado. Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 3 tomos, con la paginación siguiente: Tomo I: 781; Tomo II: 813; Tomo III: 894. (ISBN: vol. I: 978-84-9044-143-5; vol. II: 978-84-9044-155-8; vol. III: 978-84-9044-157-2.)

Texto completo

1Los investigadores ajenos al campo de los estudios auriseculares suelen sorprenderse cuando el lopista les asegura que aún queda muchísimo trabajo por hacer en torno a Lope. La apabullante producción literaria y documental que generó el «Fénix de los ingenios» es solo uno de los factores, pues, lejos de quedar en simple tópico repetido hasta la saciedad, determina tanto las características de la crítica alrededor de sus textos como la recepción y la edición de los mismos. Otro factor es el amplio espectro de géneros y subgéneros que abarca su obra, pues ha permitido y fomentado la mutación del canon lopesco de la mano de los gustos del público. Así, algunas piezas que disfrutaron de poca atención en su momento han sido encumbradas como textos clave, mientras que se ha escatimado el valor de otras que resultan imprescindibles para comprender integralmente la obra de Lope y de su figura. Solo en este contexto puede llegar a entenderse que, hasta ahora, no haya existido una edición crítica de La vega del Parnaso, colección de radical importancia para el estudio —y, sobre todo, para el pleno disfrute— de Lope.

2Afortunadamente, la presente edición crítica viene a cubrir un importante vacío en el panorama actual de los estudios lopescos. Como toda gran empresa —la edición de La vega lo es, por los motivos que explicaré más adelante—, tiene su intrahistoria. El proyecto llevaba en mente del profesor Felipe B. Pedraza, principal experto en la poesía de Lope, desde hace bastantes años. Tal como detalla en las «Palabras preliminares» de la edición, la idea empezó a fraguarse en 1996; no en vano, fue tema de conversación cuando nos conocimos en un seminario organizado en 2010 por el grupo Prolope de Barcelona. Por aquel entonces empezó a darse la posibilidad de acceso a dos documentos cruciales para contrastar el texto de la prínceps de La vega: por un lado, la Biblioteca Nacional de España adquiría el códice Daza y lo ofrecía digitalmente en su catálogo; por otro lado, Víctor García de la Concha y Abraham Madroñal publicaban el facsímil y la transcripción de otro cartapacio autógrafo, el códice Durán-Masaveu. Poco más tarde, Felipe B. Pedraza y Pedro Conde Parrado reunieron a un selecto grupo de investigadores con la misión de preparar, por fin, la esperada edición crítica. El resultado es inmejorable: tras varios encuentros —y lo que a ciencia cierta ha debido de ser un largo y dificultoso proceso de transcripción, anotación, cotejo de fuentes, discusión y unificación de criterios—, La vega del Parnaso vuelve a ver la luz gracias al excelente trabajo de este equipo.

3La vega del Parnaso recoge parte de la producción del Lope de senectute —el mejor Lope, probablemente, como ya apuntaba Rozas—, conteniendo en ella una variada mezcla de obras dramáticas y de composiciones poéticas. Lope ideó el volumen en vida, pero la colección no vio la luz hasta 1637, dos años después de su muerte. Sabemos que en la primavera o el verano de 1635 se entregó un legajo —compuesto por pliegos impresos y copias manuscritas— para iniciar los trámites oficiales de publicación, pero también que José Ortiz de Villena, amigo y seguidor del Fénix, intervino después en la preparación de la colección. Aunque el prólogo parece sugerir que las comedias fueron añadidas con posterioridad, es difícil certificar fehacientemente el grado de intervención del albacea. Lo cual, claro está, da lugar a especulaciones que han dividido a la crítica. Felizmente, los defensores de las dos principales hipótesis sobre la conformación del poemario—Maria Grazia Profeti y el propio Pedraza— participan en esta edición de La vega, que añade a sus virtudes el haberse convertido en un fructífero terreno de reflexión sobre las estrategias editoriales de Lope.

4En cualquier caso, la naturaleza póstuma del conjunto complica la fijación textual de las obras incluidas, pues gran parte de los poemas se encuentra en los borradores autógrafos y otra tanta tuvo una vida editorial paralela a La vega. Llegados a este punto de la reseña, debe hacerse un inciso relativo a las prácticas de escritura del Fénix: la naturaleza de los autógrafos poéticos de Lope de Vega poco tiene que ver, por lo general, con la de sus manuscritos dramáticos. Si la letra de Lope suele ser de fácil lectura en los pliegos donde copia sus comedias —en parte porque muchos van a tener un uso inmediato por parte de autores teatrales—, los autógrafos poéticos son un auténtico festival de borrones, tachaduras, enmiendas y sesudas correcciones en parte ilegibles. La posibilidad de acceso a los autógrafos poéticos, además de mostrarnos gráficamente el valor superior que Lope otorgaba a su producción lírica, complica sobremanera el proceso de edición. Desafío que los editores de la colección han afrontado y superado de forma ejemplar, logrando descifrar algunos de los pasajes más complejos y ofreciendo, valientemente, su lectura provisional de los prácticamente indescifrables.

5En cuanto a su contenido concreto, La vega del Parnaso está compuesta por treinta y cuatro obras, de las cuales ocho son comedias y el resto poemas de extensión y naturaleza variadas. En la edición que reseñamos, cada uno de los textos viene precedido de un riguroso estudio introductorio que sirve de complemento perfecto de las cuidadas ediciones anotadas. La decisión de dedicar una introducción crítica a cada texto, por breve que este sea, no puede ser más acertada, ya que, como avanzábamos arriba, las obras tienen una tradición textual distinta al margen de su inclusión en La vega, y necesitan ser tratados en su especificidad. Los criterios de edición están consistentemente unificados, si bien se ha dejado al juicio de cada editor la elección del testimonio base. Se nota aquí, de nuevo, la excelente labor de coordinación, que da voz a los participantes de la edición colectiva sin descuidar ni la unidad ni el tono del conjunto.

6La «Introducción» corre a cargo de Pedraza. Breve y concisa, presenta los principales problemas críticos de La vega y la sitúa en el contexto histórico y vital del escritor, que al final de su carrera exige mayor reconocimiento por parte del mundo cortesano. Pedraza vincula, muy acertadamente, las exigencias de Lope con la génesis del poemario y con el general tono de desasosiego que lo atraviesa. En la «Introducción» se ofrece también una detallada relación de las composiciones de La vega que vieron la luz antes de 1637. De las ocho comedias, tan solo El guante de doña Blanca corría impresa mientras que las piezas restantes permanecieron inéditas hasta la aparición de La vega. El panorama respecto a los poemas líricos es diferente, pues diecisiete de los veinticuatro habían sido publicados con anterioridad. Parte de estos están recogidos, con diferentes estados de composición, en los códices Daza, Pidal y Durán-Masaveu. Pedraza ensaya después un intento de clasificación del contenido de La vega, si bien reconoce que el conjunto presenta resistencia a taxonomías. Aunque considero que este tipo de clasificaciones suele resultar problemático —pues muchas veces corresponde a criterios más cercanos a la concepción actual de los géneros literarios—, creo que pueden ser de gran utilidad para el lector, y exponerlos aquí puede servir para presentar el gusto general del volumen. Pedraza distingue dos grandes bloques de poemas líricos: celebrativos (subdivididos en poemas a la familia real, a la aristocracia, religiosos y encomios particulares) y elegíacos (que se subdividirían en tragedias personales, poemas de protesta, muerte de amigos y una elegía nobiliaria). En cuanto a la clasificación de las comedias, encontramos los subgéneros habituales en la obra de Lope: palatinas, urbanas, mitológicas e históricas. Estructuralmente, comedias y poemas se combinan en lo que parece un intento de agrupación temática, aunque no siempre resulta consistente o fluido.

7Por motivos de espacio evidentes, no pueden reseñarse aquí todos y cada uno de los textos contenidos en los tres tomos de los que consta esta edición de La vega; pero sí quisiera dedicar unas palabras a algunos de los textos más representativos de la colección como muestra de la variedad de problemas que presenta y de las estrategias que han seguido los editores para resolverlos.

8Tras los preliminares, el primer tomo se abre con la edición de la silva El siglo de oro. Sus editores, Pedro Conde Parrado y Cristina Gutiérrez Valencia, inician su estudio preliminar con una reflexión sobre la provisionalidad de un poema al cual le falta la lima que sí tuvieron otros de la colección (A Claudio, Amarilis). El motivo se anuncia en la «Advertencia al lector», probablemente obra de Ortiz de Villena: tanto la silva como el soneto que sigue serían los últimos escritos del poeta antes de que la enfermedad que lo aquejaba terminara con su vida. El estado inacabado del poema resulta evidente si atendemos a su arranque, en el que se intuyen varias lagunas que parecen existir también en otros pasajes del texto. Como El siglo de oro no se encuentra en los cartapacios autógrafos, la decisión de Conde y Gutiérrez ha sido respetar el texto de la prínceps, salvo errores evidentes y fácilmente reparables. Debido al estado provisional del poema, la tarea de enmendarlo se antoja especialmente ardua, escollo que los editores han salvado a la perfección. Debe destacarse además la excelente labor de anotación de los editores, que presentan un aparato crítico sumamente iluminador sobre todo en cuanto al profundo entramado mitológico de esta silva.

9Entre otras joyas, el primer tomo contiene las comedias El guante de doña Blanca, La mayor virtud de un rey y Las bizarrías de Belisa. Las dos primeras fueron ya editadas y ampliamente estudiadas por José Cano Navarro como parte de su tesis doctoral, hecho que se refleja en el gran conocimiento que tiene de las mismas y la comodidad que muestra al sintetizar los aspectos relevantes en sendas introducciones críticas. Como ya adelanté arriba, la empresa colectiva hace las veces de espacio de reflexión sobre las prácticas de escritura de Lope; las ediciones preparadas por Cano constituyen un claro ejemplo de ello, pues su postura sirve como principal argumento para justificar la elección de testimonios base. En el caso de la comedia El guante de doña Blanca, Cano apunta que hay diferencias significativas entre las dos ramas existentes. Estas dos ramas son, por un lado, las versiones que aparecieron publicadas en las partes veintinueve y treinta de varios autores; y, por otro, la versión incluida en La vega, testimonio escogido por Cano como base de su edición. Apoyándose en el ya clásico trabajo de Marco Presotto, Le comedie autografe di Lope de Vega (2000), Cano se adscribe a la posibilidad de que la versión de la comedia contenida en las partes fuera entregada por un autor para su publicación, mientras que la versión incluida en La vega habría sido revisada por el propio Lope, gozando esta de mayor autoridad. Similar trato recibe La mayor virtud de un rey, que también se edita con la príncipe de La vega como base, pero con la salvedad de que la Biblioteca Zabálburu custodia dos versiones manuscritas del primer acto donde intervino Lope: un autógrafo con enmiendas y una copia en limpio de otra mano, que a su vez fue corregida por él; lo cual arroja hasta cuatro revisiones, hecho que sería excepcional con respecto a la praxis del Fénix en la escritura de comedias. Conservamos también autógrafo de Las bizarrías de Belisa —sin duda la pieza estrella de este primer tomo—, que en esta ocasión sirve de apoyo a su editora, Katerina Vaiopoulos, para subsanar los errores evidentes de la príncipe. En el estudio preliminar, Vaiopoulos reclama una mayor atención hacia la materia autobiográfica de la comedia, cuyo tratamiento estaría más cercano a la ironía del Tomé de Burguillos que a la dureza de algunas de las composiciones poéticas contenidas en La vega.

10Del segundo tomo se erigen como protagonistas los poemas A Claudio, Huerto deshecho y Amarilis, los tres editados por Pedraza. Poemas estos que comparten «una contenida cólera que el poeta sabe inútil e incluso contraproducente» (II, p. 11), y que quizá por ello constituyan probablemente las composiciones más personales e intensas de toda la producción de Lope. Además del trasfondo, los poemas comparten vicisitudes respecto a una recepción crítica que Pedraza cree necesario revisar. Así, la introducción de A Claudio es una reivindicación de lecturas del poema que vayan más allá del mero interés biográfico, pues la tendencia ha sido analizarlo como un simpe epítome de la vida de Lope. Pedraza propone leerlo desde el paradójico y agridulce amor-odio hacia el mundo cortesano que, como sinteticé arriba, protagoniza los últimos años de la vida del Fénix. En la misma línea desengañada se encuentra Huerto deshecho. Esta oda de influencia horaciana también sufrió la simplificación promovida por el interés documental, pues fue relacionada con el «secuestro» (en realidad fuga) de Antonia Clara, hija de Lope. Pedraza sigue aquí a Eusebio Asensio y tacha de error la fijación de un hecho concreto del cual dependería el poema; la alternativa de análisis es considerar las circunstancias psicológicas y vitales del poeta como un todo, lectura mucho más completa y sugerente. Por último, el similar interés por el trasunto biográfico que suscitó Amarilis tiene que ver con la revelación que hizo Cayetano Alberto de la Barrera en su estudio del epistolario lopesco. Esta elegía —disfrazada de égloga de inspiración garcilasiana— estaría motivada por la muerte de Marta de Nevares. De nuevo, Pedraza propone ir más allá, pues considera que el valor estético de Amarilis no reside tan solo en su valor documental, sino en «la voz apasionada y directa, visiblemente enamorada de la protagonista del relato y también del instrumento literario (la tradición petrarquista y clásica) que le permite dar expresión al dolor del hombre y del poeta» (II, p. 647).

11Pedraza ofrece consideraciones interesantes respecto a las condiciones de escritura de los poemas más relevantes del segundo tomo. Partiendo de las conclusiones de su reciente artículo «A Claudio, de Lope de Vega, al trasluz: entre manuscritos e impresos» (2016), defiende que existieron dos versiones de la epístola dedicada a Claudio Conde: una breve, cuya impresión se ha perdido, que constaría de 66 liras y estaría basada en la contenida en el códice Daza; y una versión ampliada a 91 liras, publicada en dos impresos sueltos que servirían de base a la versión de La vega, motivo por el cual son escogidos como testimonio principal. Asimismo, Pedraza ha demostrado en otro recentísimo artículo de 2017 («Amarilis: la construcción de una elegía») que el poema conmemorativo de la muerte de Nevares conoció hasta tres redacciones. Ambos ensayos —que, como habrá notado el lector, son posteriores a la edición aquí reseñada— constituyen una clara muestra de que la labor de este equipo de investigadores facilita y promueve el desarrollo de futuros trabajos.

12Del tercer y último tomo quisiera destacar las ediciones de dos poemas dialogados: la égloga de impronta elegíaca Filis y el original Diálogo militar a honor del marqués Espínola. La primera corre a cargo de Christian Giaffreda, que mejora la edición de la Filis que ya nos ofreció en 2013. La versión de la prínceps de La vega se basó en la suelta de 1635, por lo que Giaffreda considera ambas como base y escoge la lectio melior en los pocos casos en que estas difieren. En su estudio preliminar, Giaffreda dibuja el trasfondo biográfico de la égloga (la mencionada fuga de Antonia Clara) y ofrece una breve descripción de su estructura poemática, haciendo énfasis en el sincretismo estilístico que la caracteriza y donde coexisten Virgilio, Ovidio, Garcilaso o fray Luis filtrados por la estética posgongorina. Respecto al Diálogo miliar, su editor, Fernando Rodríguez-Gallego, destaca el carácter híbrido y experimental del texto, que mezcla el ambiente bucólico aportado por la ninfa que lo inicia con el largo elogio que un soldado dedica a las hazañas bélicas del marqués Ambrosio Spínola. La probabilidad de que el poema tuviese un acompañamiento musical añadiría originalidad a esta pieza ya de por sí curiosa; tanto, que su naturaleza híbrida pudo ser el motivo por el que quedó fuera de las obras completas de Lope en la Biblioteca Castro. En este caso, el texto no presenta muchos problemas de fijación de variantes, pues su edición príncipe es la incluida en La vega y, como afirma Rodríguez-Gallego, la versión goza de muy buen estado.

13A modo de conclusión, tan solo añadir que la edición de La vega del Parnaso coordinada por Pedraza y Conde es el ejemplo perfecto de que la colaboración entre expertos en diferentes géneros y disciplinas resulta absolutamente necesaria para editar con rigor cualquier colección de obras del Siglo de Oro. La tendencia a desgajar colecciones para publicar sus obras por separado nos imposibilita muchas veces la comprensión integral de los textos. Debe agradecerse, por tanto, la generosidad de los editores de La vega —que han logrado hacer de ella también una excelente herramienta de trabajo— y esperar que este modelo se aplique con mayor frecuencia en futuras ediciones de misceláneas auriseculares.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Víctor Sierra Matute, « Lope de VEGA, La vega del Parnaso. Edición crítica y anotada del Instituto Almagro de teatro clásico; dirigida por Felipe B. Pedraza Jiménez y Pedro Conde Parrado. Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2015, 3 tomos, con la paginación siguiente: Tomo I: 781; Tomo II: 813; Tomo III: 894. (ISBN: vol. I: 978-84-9044-143-5; vol. II: 978-84-9044-155-8; vol. III: 978-84-9044-157-2.) », Criticón, 130 | 2017, 205-209.

Referencia electrónica

Víctor Sierra Matute, « Lope de VEGA, La vega del Parnaso. Edición crítica y anotada del Instituto Almagro de teatro clásico; dirigida por Felipe B. Pedraza Jiménez y Pedro Conde Parrado. Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2015, 3 tomos, con la paginación siguiente: Tomo I: 781; Tomo II: 813; Tomo III: 894. (ISBN: vol. I: 978-84-9044-143-5; vol. II: 978-84-9044-155-8; vol. III: 978-84-9044-157-2.) », Criticón [En línea], 130 | 2017, Publicado el 10 junio 2017, consultado el 23 octubre 2018. URL : http://journals.openedition.org/criticon/3518

Inicio de página

Autor

Víctor Sierra Matute

Universidad de Pensilvania vics@sas.upenn.edu

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • OpenEdition Journals