Navegación – Mapa del sitio

La caída de Osuna, desde la ladera italiana (con un testimonio de época recién dado a conocer)

Alessandro Martinengo
p. 79-89

Resúmenes

En el volumen recientemente publicado (2015) del Cerimoniale del Viceregno spagnolo di Napoli, 1503-1622, se presenta al Virrey duque de Osuna como un modelo de príncipe generoso, valiente y, en el momento de su caída (1620), cristianamente resignado a la voluntad de Dios. Por el contrario, otras fuentes italianas contemporáneas le presentan como un hombre excesivo en sus pasiones y hasta imputable de felonía.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 15 juillet 2017; accepté le 30 septembre 2017

Texto completo

1Bajo la dirección del historiador del arte Attilio Antonelli, acaba de publicarse el tercer volumen de la colección I Cerimoniali della Corte di Napoli, a cargo de la Dirección de Bellas Artes y Paisaje para el Ayuntamiento y la Provincia de Nápoles, volumen intitulado Cerimoniale del Viceregno spagnolo di Napoli. 1503-1622. Antecedieron un primer volumen titulado Cerimoniale del viceregno spagnolo e austriaco di Napoli.1650-1717 (2012) y un segundo, bajo el título de Cerimoniale del viceregno austriaco di Napoli. 1707-1734 (2014). Según se ha anunciado, van a seguir dos volúmenes más, de asunto parecido y concernientes a otras épocas. A diferencia de los dos primeros volúmenes, en los que se publican manuscritos conservados en Nápoles, en el tercero —al que vamos a referirnos en lo que sigue— se da a la luz, en lengua original y con traducción al italiano, aparato de notas y una espléndida documentación iconográfica, una importante fuente manuscrita, conservada en la «Institución colombina» de la Biblioteca Capitular de la catedral de Sevilla (sign. 59 – 2 -- 9). Preceden el texto manuscrito importantes ensayos críticos debidos a estudiosos españoles e italianos, entre ellos el del propio Attilio Antonelli. Nuestro manuscrito presenta un frontispicio que reza:

  • 1 contino: cierto tipo de cargo o nombramiento en la corte, que implicaba una residencia fija o conti (...)

Libro / en que se trata de / todas las ceremonias / acostumbradas hazer- / se en el Palatio Real / del Reyno de Nápoles, y del / Gouierno, edificios, y / memorias hechas por / los Virreyes, desde / el Gran Capitan / a esta parte. / Dirigido all’ [sic] Ill.mo y Ecc.mo S.or Don / Antonio Alvarez de Toledo / Duche [sic] de Alva. / Puesto en luz, y en su punto / por Miguel Diez de Aux, / contino y entretenido1 / por su Magestad. / El año M. D. C. XXII.

  • 2 Cerimoniale…, «Introduzione», p. 15; reproducción del frontispicio, p. 113.
  • 3 Cerimoniale..., pp. 11-13.

2Su autor, Miguel Díez de Aux, además de los títulos (muy de época y muy propios de la sede napolitana) que ostenta en la portada («contino y entretenido»), llevaba también el de ujier mayor y maestro de ceremonias, habiendo asistido durante cerca de cincuenta años al servicio de la Corte virreinal2. Una corte que, según explica en el pórtico del volumen el profesor Aurelio Musi, catedrático de Historia Moderna en la Universidad de Salerno3, había empezado a estructurarse como tal en tiempos del virrey duque de Alcalá, en los años setenta del siglo xvi, llegando a florecer como cabal sistema de gobierno y centro de mecenazgo artístico y literario (actuando «a la manera de Borgoña») durante los virreinatos, respectivamente, de Benavente, Lemos, Osuna y Alba.

3A continuación reproduzco un fragmento del texto de Díez de Aux, en una lectura mía que solo en contadas ocasiones se aleja de la ofrecida por el Cerimoniale (cc. 280-292, correspondiendo a las pp. 178-180 del volumen; la trad. italiana en las pp. 367-374). El fragmento escogido consta de dos partes, reproducida integralmente la primera —titulada don Pedro Girón—, la segunda tan solo parcialmente con el título de Cardenal Borja, llamando nuestra atención por seguirse relatando en ella detalles acerca de la partida de don Pedro Girón tras la dramática revocación sufrida. Ambas partes configuran pues un conjunto homogéneo.

  • 4 Colateral: consejo de asesores y ministros que se sientan al lado del virrey.

[280] DON PEDRO GIRÓN,
duque de Ossuna. Habiendo acabado su gobierno en Sicilia / vino al deste Reino por orden de su Majestad, adonde halló / gobernando a D. Francisco de Castro por haberse partido / el Conde de Lemos, el cual no le aguardó aquí por algunos celos que entre los dos había habido en materia de jurisdicción. / Desembarcose en Puzol en el mes de julio 1616,
adonde fue / a visitarle D. Francisco de Castro con todo el Colateral4, Baronaje, / y Tribunales conforme se acostumbra visitarse todos los de-/más Virreyes, y a causa de estar enfermo el duque no le / volvió la visita. Partiose D. Francisco de Castro para su go-/bierno al Reino de Sicilia a los dos de agosto del mismo año. // [281] Entró el duque de Ossuna en Posilipo en la casa del duque de / Traeta, donde fueron el Colateral y Tribunales a darle la pose-/sión para que pudiese ejercitar su cargo. Entretúvose allí por / todos los caniculares, gobernando, y dando las órdenes desde allí. Hizo luego su ingreso con doce galeras, recibiéndole esta ciudad con la puente, Síndicos, Ciudad, Baronaje, Colateral, Tribunales, Continos, y Guarda alemana, con la mayor pom-/pa y grandeza que jamás se ha hecho a ningún Virrey. /
Quedó el Reino de Sicilia tan satisfecho de su buen / gobierno que todos, chicos y grandes, lloraban porque se / partía, diciendo se partía el padre de pobres, el administrador de justicia, y el
pater patriae. Trujo consigo dos galeras y dos famosos galeones, los cuales habían em-/pleado con toda la armada real del Turco, defendídose / de ella, maltratando y destrozando algunas galeras, y en particular la galera propria real del Turco. Hizo lue-/go armar otros doce galeones, guarneciéndolos de mucha / artillería e infantería española, todos de mosquetería, sin / picas, ni otras armas. Inviolos en corso con algunas galeras // [282] debajo del cargo de Don Ottavio de Aragón. Hicieron / muy famosas y muy ricas presas, hinchendo esta ciudad y Reino de muchas y preciadas cosas que habían tomado. / Invió luego los doce galeones a que residiesen en el puerto de Brindis, freno, y cuchillo de los Venecianos. Ofreciose asimismo levantar muchos tercios, así de españoles, como de italianos, valones, compañías de tudescos, franceses, escoceses, / e irlandeses, y de todas naciones, formando un ejército or-/dinario para soccorrer, y ayudar a D. Pedro de Toledo, Gobernador de Milán, en la guerra que tenía su Majestad con el duque de Saboya, por las diferencias con el duque de Mantua. Inviole muchos tercios de españoles e italianos, asimismo envió 18 compañías de gente de armas y caballería, la más lucida de Italia, y otras cuatro compañías / de caballos ligeros, inviando por Cabo y Condutor de toda esta caballeria al Príncipe de Avelino, caballero de Tusón / de oro. También invió a dicha guerra al duque de Matalón con otras seis compañías de caballos, corazas, / y lanzas. Y para que pudiesen ir con más commodi-/dad, y presteza escribíó a Su Santidad, por vía del // [283] Embajador que Su Majestad tiene en aquella corte romana, / supplicándole fuese servido darle licencia para que pu-/diese pasar aquella caballería y gente que invía a Milán / para servicio de su Rey por el Estado Eclesiástico, por ser cosa muy necesaria, conveniente e importante. No se la concedió. Y visto no le había hecho esta gracia, volvió / a replicar segunda vez, supplicándole lo mirase Su / Santidad mejor pues lo que pedía era cosa justa y santa / y no diese lugar a mayores inconvenientes, y que no tan / solo se lo supplicaba, sino que también se lo requería, y / protestaba. Viendo Su Santidad con su Sacro Colegio la deter-/minación deste Señor, fue de acuerdo concedérsela como / se le concedió, y así la invió como se dice por todo el / Estado eclesiástico, acto inaudito, y de memoria eterna. /
Ofreciose asimismo inviar otros dos tercios de italianos / a Alemania al socorro del Emperador, inviándole / cuatrocientos y cincuenta, y cinco mil ducados para socorro / de la guerra que tenía con el Conde Palatino lu-/terano, y esto todo por orden de su Majestad. //
[284] Tuvo en esta ciudad y Reino más de quince mil hom-/bres de guerra, no faltando jamás todo el vito neccessario [sic] y / grasa abundantísima sin sentirse penuria de nada. Fue tan / severo y justiciero que no perdonó ni dejó pasar ningún delitto / feo, condenando y castigando muy severamente de man-/dato regio sin dar lugar a los maestros, datas y escribanos / que ocupasen los delictos por sobornos. Hizo ahorcar en / su tiempo más de 100 personas facinerosas, soldados hui-/dos, así españoles como italianos y otras naciones. Mandó echar / en galeras más de otros 400.
Habiendo echado bando sope-/na de la vida ninguno fuese osado a poner mano a la espa-/da, tanto gente marítima, como otras naciones. Por el cual / y temor que le tenían, nunca sucedió revuelta, ni cosa descom-/puesta, con haber tanta gente, y de tan varias naciones, levanta-/da con las armas en las manos y que en un día entraron en esta / ciudad sesenta y dos banderas de infantería española,/ ultra el tercio de [Nápoles], Valones, y otras naciones. Espantó / el mundo la quietud y abundancia con que se vivía: y esto / porque de día y de noche iba de persona rondando y re-/conociendo toda la ciudad. Tenía dado orden que todos// [285] los presos que la justicia prendía los llevasen delante su / presencia, a los cuales interrogaba y examinaba sobre / el delitto que le habian prendido, y conforme los iba va-/riando, y interrogando, atemorizados de la misma presencia, / confesaban muchos de plano el delitto, teniendo casi d[e] istinto / natural en la cognición de la filosomía [sic], y en el hablar cono-/cía luego la culpa del carcerado, y así no era menester / remitirles a Vicaría, ni a Auditor general, sino como está / dicho de mandato regio él mismo los condenaba, quién / a muerte, quién a galera, y quién a azotes, conforme / el mérito del delicto. Tenía con esta resolución atemorizado / no solamente esta ciudad y Reino, pero todos los demás Rei-/nos, Repúblicas y potentados enemigos de la Corona Real / de España. Otras muchas cosas se ofrecieron dignas de su / grandeza y valor, y otras de mucha consideración en pró / que no son dignas si se debe meter en boca, ni en prática el / valor de tan gran príncipe y señor. Dejarémoslas para que / otros satíricos digan como mejores coronistas lo que les pare-/ciere. Por lo cual vino orden de su Majestad que viniese / por lugarteniente y Capitán General el Cardenal Borgia, // [286] a petición del proprio duque que había supplicado a su Majestad que / por algunos dignos respetos le diese licencia por cuatro meses / para poder ir a la corte a comunicar algunos secretos que / convenían mucho al seruicio de la Corona Real de España. Y así / con esta intención entendía que el Cardenal Borja no venía a este / Reino sino por lugarteniente suyo, y a su petición, el cual / Cardenal avisó de Roma a Su Excelencia cómo tenía orden de su Majestad / de venir al gobierno deste Reino; y sobre el ver la orden / de la una parte y la otra, se apuntaron y vinieron en / algunos desabrimientos sin quererse mostrar las carta[s] uno a otro./ El duque hincó el pie en no quererse partir sin ver primero / la orden de su Majestad y el Cardenal asimismo porfiando en / querer entrar a tomar la posesión, que la carta, y orden de / su Majestad la mostraría al Colateral y Ciudad, a quien tocaba / darle la posesión. Hizo el Cardenal alto por algunos días en / Puzol, y luego se pasó a la isla de Prósita, aguar-/dando que el señor duque de Ossuna desocupase / el puesto, el cual le invió una compañía de Infantería // [287] española a Prósita para guardia de su persona, la mitad / de la Guardia alemana, dos porteros de Cámara y el Uger / mayor, para que le sirviesen, como es sólito inviarse a todos los Virreyes.

  • 5 He modernizado la grafía del texto manuscrito e introducido acentos y puntuación modernos. He respe (...)

CARDENAL BORJA
Tuvo prática muy secreta el Cardenal
Borja con el Colateral / y Ciudad que allí en Prósita fuesen a darle la posesión / del Gobierno, como fueron, y así a media noche tres de / junio del año 1620, secreto y embozadamente se par-/tió de la isla de Prósita y se vino a meter en Castilnovo / de Nápoles, habiendo primero inviado las órdenes muy secretas que sopena de la vida nadie obedeciese las de / el duque de Ossuna, sino las suyas como Virrey de Nápoles, teniendo prevenido a Don Pedro Sarmiento / Maestro de Campo del tercio de Nápoles que tuviese a cargo / toda la gente de guerra, galeras, y gente marítima, y / en conformidad de lo mis/mo a los castellanos de los castillos desta ciudad, que no obedeciesen otra orden sino la suya / y la misma al Colateral, Baronaje, Ciudad, Tribunales, / Regente de Vicaría, y todos los demás ministros, y oficiales / mayores y menores así de la Cancelería, Escribanía de Ración,/ Real Cámara de la Summaría, Tesorería general, y Caja / militar.
Recibiole el Castellano en Castillo Novo, a la media noche, / como queda dicho, y a la mañana al amanecer le hicieron / salva general todos los castillos como a Virrey, a la cual / despertando Su Excelencia, pidiendo de vestir muy aprisa
invió / a saber qué salva era aquella. Dijéronle los secretarios / que era salva por la entrada del Cardenal Borja. Por lo cual / el valeroso señor quedó como una estatua immota del / repentino azote de la mano de Nuestro Señor. Vístose despojado / y privado del Gobierno, sin saber cosa alguna, caso / inusitado sin que se tenga ejemplar ninguno de semejan-/te, pues en todas las Historias, modernas ni antiguas, no //[289] se lee ni se halla.
Estuvo irresoluto de lo que había de hacer, al fin se confortó y / recibió este fragelo de la mano de Dios, estando en mucha paciencia y cordura. No salió de su palacio ni su aposento hasta los 14. / de junio que se embarcó, sin que consintiese le acompañase nadie. / Diéronle ocho galeras llevándolas a su cargo Don Ottavio de / Aragón, con algunas secretas órdenes del Cardenal Borja por las / cuales parecía llevasen a Su Excelencia con mucha custodia y vigilancia / hasta desembarcalle en España.
Entraron las galeras en el puerto de Liorna, donde el gran / duque de Florencia invió a su hermano a visitarle por estar / él muy malo, y asimismo le invió un sumptuosíssimo pre-/sente, y refresco de todas las cosas comestibles de grandísimo valor / y estima. Recibió la embajada y visita con grandísimo / gusto, y el regalo mandó repartir por todos los Capitanes / de Infantería, y galeras. Luego partió la vuelta de Génova / donde estuvo muchos días holgándose en saraos, festines / y gustos de toda la República que le había recibido con / extraordinaria grandeza. Fue hospedado de D. Carlos / Doria. Hizo largas mercedes, y presentes de muchos centenares // [290] de doblones, así en las casas de los festines, bailes y saraos / como a los criados y gente de la casa de D. Carlos Doria. / Partiose luego la vuelta de Marsella donde también desem-/barcó, recibiéndole el Gobernador della con grandísimo a-/plauso, adonde también estuvo muchos días holgándose, en los / festines, saraos, y máscaras con aquellas hermosas Damicelas, / dando larguísimos dones y presentes.
Don Octavio de Aragón que, como queda dicho, llevaba a su / cargo las ocho galeras, nunca quiso entrar en el puerto de Marsella / por la cadena que había, y también por algunos recelos que tenía / no le succediese alguna desgracia, y habiéndole faltado la pa-/nática, munición y vitualla de las galeras, dijo a Su Excelencia / que se resolviese a partir presto la vuelta de España, donde po-/drían tomar munición y vitualla pues las galeras no la tenían / para ocho dias. Respondió Su Excelencia que soccorriese él de su / plata y oro las galeras del Rey, que él tendría cuidado / no faltase nada a las suyas. A esta respuesta entró en / mayor suspección el D. Ottavio de Aragón, temiendo que / con las galeras de Francia no le hiciesen alguna afrenta, // [291] quitándole las galeras del duque de Ossuna que él traía / a su cargo. Y así al punto sin perder un momento de tiempo / se partió la vuelta de España, y allegado a la torre de Ambúcar / mandó desembarcar toda la recámara, baúles, y ropa de / el duque, consignándolo al Capitán Simón Costa, y también / desembarcó a todos los criados. Despachando luego a su Majestad / al Capitán D. Pedro de Mendoza y Navarra, dando cuenta de / todo el succeso, partiéndose luego a toda prisa la vuelta de / Nápoles dejando en Marsella al duque de Ossuna.
Este fue segundo flagelo que este buen señor recibió todo con mu-/cha paciencia y con aquella cordura que siempre tuvo. Partiose / a la vuelta de España. Fue recibido en Barcelona del duque de Alcalá, Virrey de aquel Reino, con mucha auto-/ridad y grandeza, escribiendo a su Majestad dándole parte / de todo su
successo, y supplicándole le diese licencia para / entrar en la corte a besarle la mano, como se la dio. Recibiole / con mucho gusto, esperando de su real mano y grandeza / el ser oído en su justicia y descargo. Estuvo con grandísimo gusto en Madrid, hospedado y regalado en casa del / duque de Uceda, y de muchos grandes que cada día le // [292] visitaban y banqueteaban, y así dejaremos esta materia, / volviendo a la entrada y gobierno del Cardenal Borja5.

  • 6 Linde, 2005, p. 190, afirma que el cardenal Borja había apoyado ante el pontífice Paulo V la petici (...)

4El testimonio de Díez de Aux, ciertamente muy cercano a los eventos relatados, y más o menos contemporáneo del de Zazzera, del que hablamos enseguida, ostenta tonos apologéticos y a ratos casi hagiográficos, siendo especialmente importante por su carácter semi-oficial. Empieza enfatizando la satisfacción de los súbditos del duque durante su anterior gobierno de Sicilia, donde le habían apellidado «padre de pobres» y «pater patriae» (c. 281), Desde luego ya en Sicilia había acometido empresas contra el Turco y había actuado como «freno y cuchillo» de los Venecianos. Más tarde, desde Nápoles, había enviado tropas en socorro del gobernador de Milán para la guerra de Mantua e incluso en socorro del Emperador en su contienda con los luteranos; a este último propósito, Díez de Aux revela un detalle no muy conocido: el papa Urbano VIII se había negado, primero, a conceder su licencia para el paso de las tropas del duque por los estados eclesiásticos (p. 283), acordándosela solo tras súplicas reiteradas6.

5En cambio, Aux omite prudentemente cualquier alusión a la conjuración de Venecia, siendo además de considerar otra omisión significativa concerniente a los excesos y escándalos de los que fue acusado el Virrey. Opta en efecto por un diplomático silencio acerca de tantos chismes y hablillas corrientes, que no considera dignos del nivel serio de la historiografía oficial: «dejaremos ... que otros satíricos digan como mejores coronistas lo que les pareciere» (c. 285).

6A propósito del relevo por parte del cardenal Borja, Aux destaca cómo Osuna había pedido al Rey el permiso de viajar a España durante un período de cuatro meses «por el servicio de la corona» (c. 286), y por lo tanto podía interpretar la designación de Borja solo como la de un lugarteniente interino. A la actitud del duque, que mientras tanto había renunciado al viaje a España, se contraponen las ambigüedades y artimañas del Cardenal al acercarse solapadamente a la capital del Virreinato: tiene primero, desde Procida, «prática muy secreta» con los representantes de Nápoles; se embarca luego, a media noche, «secreto y embozadamente», instalándose en uno de los castillos de la capital, desde el cual empieza a dar las órdenes propias del nuevo Virrey. Las salvas que saludan al nuevo mandatario despiertan a Osuna que, sorprendido y deslumbrado, pide «de vestir muy aprisa», enviando «a saber qué salva era aquella» (c. 288). A continuación, Aux traza el icono del perfecto príncipe cristiano, resignado a la voluntad de la Providencia: queda primero «como una estatua immota del repentino azote de la mano» de Dios; vuelve enseguida en sí, aceptando «este fragelo..., estando en mucha paciencia y cordura» (c. 289). Ni faltó un «segundo flagelo» que el buen príncipe tuvo que soportar, y fue cuando, durante el viaje de vuelta a España, el que llevaba el mando de la flota, don Ottavio de Aragón, le abandonó en Marsella, «partiéndose luego a toda prisa la vuelta de Nápoles» (c. 291).

  • 7 De Humana Physiognomia Ioannis Baptistae Portae Neapolitani Libri IV, 1601. La primera traducción a (...)

7Nos enfrentamos pues aquí con un primerísimo paradigma de laudatio al que seguirán luego los de Quevedo y se opondrán pronto tantos otros de vituperatio: no faltan desde luego rasgos propios de una personalidad fuera de lo común, como el extremado coraje personal del duque, que lo impulsaba a «rondar» de noche, solo, por la ciudad, asegurando así el orden, y su fulmínea y arbitraria administración de la justicia, fiado en su «istinto natural en la cognición de la filosomía» (c. 285). Una anotación muy significativa, esta última, si se reflexiona sobre el carácter de la cultura napolitana del momento, empapada como estaba de la enseñanza de Giovan Battista della Porta, el famoso autor del De Humana Physiognomia7.

  • 8 Francisco de Quevedo, Marco Bruto, escríbelo por el texto de Plutarco..., ed. Luis Astrana Marín, p (...)

8En cuanto al coraje personal de don Pedro, es imprescindible traer a colación el testimonio de Quevedo, en calidad de familiar y protegido del duque, y testigo casi hasta el final de su trayectoria napolitana; por otra parte estas mismas razones no desdicen de su inclusión en una perspectiva «italiana» sobre la caída de Osuna. Dejamos de lado el episodio XIII de la Hora de Todos, que casi seguramente alude a la manera autoritaria y expeditiva del Virrey de administrar la justicia; nos ceñiremos al párrafo del Marco Bruto que evoca las últimas fases del virreinato, cuando los motines provocados por Genoino, el Electo del pueblo apoyado a toda costa por don Pedro, fueron afrontados por este «en un caballo, acompañado de sola su espada, mandando la quietud que otro alguno no pudiera rogar o persuadir». La relación del episodio sigue en el texto, con ostentado paralelismo, a la descripción de otro análogo, exaltando una parecida hazaña de don Pedro cuando, en años anteriores, durante los tumultos de Messina, «en un caballo, solo y en cuerpo»8, se arrojó al mayor peligro.

  • 9 Vaíllo, 2011; Étienvre, 1993.
  • 10 Yo había explicado en trabajos anteriores, fundándome en antiguos tratados de heráldica como los de (...)

9Carlos Vaíllo ha publicado un excelente artículo, remitiendo a otro, igualmente excelente, de J.-P. Étienvre9, donde habla, a este propósito, de un procedimiento de mitificación heroica, fundado en una suerte de «comunión mística entre el Virrey y el pueblo, que se pliega a sus órdenes... por compartir el símbolo que caracteriza a ambos agentes: el caballo» (p. 702). Étienvre, de su parte, se detiene en explicar la que llama una «construcción simbólica» orientada a la exaltación del héroe «partiendo de la identificación... del blasón compartido por la ciudad y la casa del duque: un caballo» precisamente (en palabras de Vaíllo, p. 701)10.

  • 11 Los Giornali tuvieron una primera edición, parcial y censurada (puesto que omitían cualquier alusió (...)

10A medio camino entre laudatio y vituperatio se colocan los Giornali del governo di Don Pietro Girone Duca d’Ossuna Vicerè di Napoli. Su autor es un veneciano arraigado en Nápoles, Francesco Zazzera, que nos da un extenso relato cuya redacción se remonta, por lo que atañe a los sucesos que nos interesan, a una época muy cercana, quizás de poco posterior, al testimonio de Díez de Aux11. También Zazzera insiste en las ambigüedades y artimañas del Cardenal Borja en su aproximación al gobierno del Virreinato, «aggiutando molto [al resultado esperado] il sito dell’isola [di Procida] che fusse secreto» (p. 597). Fingiendo ir de caza y embarcándose por el contrario, con el favor de las tinieblas, rumbo a Nápoles, deja los atavíos cardenalicios y se disfraza «da soldato, con spada e pugnale», entrando de este modo en uno de los castillos de la ciudad (p. 599). Aludiendo a continuacion a la actitud de Osuna al enterarse de lo que significaban las salvas, el cronista, lejos de adoptar los rasgos de simpatía y casi de cariño que aparecen en el relato de Aux, presenta al personaje «de mal talento, quasi presago del successo», acudiendo la misma noche, «tutto furibondo», al puerto, con el fin de conseguir un barco para la fuga (p. 602). Mientras tanto, viéndose libres del peligro representado por Genoino, los ciudadanos «fecero festa, e fur placati i timidi e fugato il timore; finite le minacce, li banchi spalancarono le porte che già per timore erano state serrate; disparve Giulio Genoino e i suoi seguaci…»: si los ciudadanos se alegraron y los bancos abrieron sus puertas, cerradas antes por temor a disturbios, el duque «estuvo a punto de volverse loco y morirse de pena, viéndose burlado de tal manera» (p. 603).

  • 12 Zazzera, Giornali…, pp. 599-600n.

11A manera de comentario de los sucesos aludidos, Francesco Palermo, en la edición citada de los Giornali, reproduce parcialmente dos cartas de Vittorio Vettori al secretario del Gran duque de Toscana, su señor, en las que trata de la caída de don Pedro Girón y que confluyen en una idéntica vituperatio, contribuyendo, desde una época tan temprana, a formar aquella verdadera leyenda negra que afligió al duque durante mucho tiempo. En fecha de 4 de junio de 1620, refiere en efecto Vettori que, con ocasión de la toma del poder por Borja, se hicieron «orazioni» de agradecimiento en las iglesias napolitanas y se difundió entre los ciudadanos «allegrezza grande, parendoli di essersi liberat[i] da un tiranno»; acusación que el propio Vettori justifica en otra carta al mismo corresponsal, de 11 de junio de 1620, dando ya por descontado y de dominio común el que la ambición del duque fuera de «impadronirsi di questo Regno»12.

  • 13 Battista Nani, Historia della Repubblica Veneta di Battista Nani…, Parte prima, libro IV, p. 226.

12El siglo acaba, por lo que a nuestro asunto se refiere, con la agria polémica entre el historiador de la República véneta, el patricio veneciano Battista Nani (1616-1678), y el polígrafo y polemista calvinista, Gregorio Leti (1630-1701). Como buen valedor de su república, tan denostada por Osuna (y Quevedo), Nani acepta sin chistar la opinión de quienes acusaban al duque, no satisfecho desde luego con haber subvertido la Italia entera, de querer cambiar «il ministerio nel Principato»13. Por esto y por los escándalos de todo tipo que se le atribuían, fue obligado a marcharse

esecrato da ogni conditione di persone. A lento viaggio, per dar tempo che lo sdegno del Rè si placasse, e che ‘l fauore de gli amici s’inuigorisse, uerso Spagna s’incaminò, doue accolto nelle Carceri, fù dalla morte poco appresso inuolato al Giudizio, et alle pene (p. 227).

13Párrafo que, en su indignación de fervoroso defensor y partidario de Osuna, copia literalmente Leti en su obra, agregando el muy polémico comentario siguiente:

  • 14 Gregorio Leti, Vita di don Pietro Giron, duca d’Ossuna…, Parte terza, pp. 331-332.

Quanto sà fare la passione, ecco due errori in poche parole; l’Ossuna non solo non fù accolto nelle Carceri, ma ricevuto con più honori… che se fosse stato Prencipe del sangue, e per sei mesi continui fino alla morte del Rè comparve sempre con un tal fasto,… che simile non s’era visto in Spagna dalla comparsa in poi di Carlo Emanuele… di Savoia allora che andò per isposare l’Infanta Caterina. E inoltre la sua morte non arrivò «poco appresso» ch’è un grande inganno, essendo restato in prigione tre anni e cinque mesi14.

  • 15 Gregorio Leti, Vita di don Pietro Giron, duca d’Ossuna…, Parte terza, pp. 337-338.

14A continuación, se detiene Leti en confutar la maliciosa insinuación de Nani acerca de las pretendidas razones de detenerse mucho tiempo Osuna en el viaje de vuelta a España. Sin hacer caso de otras fuentes según las cuales el duque al partir de Nápoles había dejado a su mujer en la ciudad, el biógrafo afirma que, durante su larga estancia en Francia, el duque se había separado de ella, enviándola a España encargada de una misión que se podría definir propiciatoria: disponer a la indulgencia los ánimos más ajenos a ella, disipando en primer lugar «quelle cattive impressioni ch’erano state impresse nella mente del Rè». En efecto, recién llegada a Madrid, doña Catalina suplicó ser recibida de Felipe III: siguió un coloquio casi familiar, en el cual el soberano, no solo la aseguró de que su deseo hubiera sido de que el duque permaneciese en el gobierno napolitano hasta finales del mes de octubre (de 1620), sino que, en su opinión, «il Signor Cardinal Borgia haveva eseguito i suoi ordini con troppa abbondanza di zelo». El rey añadió que si bien el duque tenía enemigos, él hacía votos que «le informationi della sua buona condotta lo giustificheranno a pieno»15.

15Otras fuentes presentan de manera distinta el papel de la duquesa recién partido el marido, insinuando que su permanencia en Nápoles era una treta de Osuna, deseoso de tener un pretexto para reintegrarse en el gobierno napolitano: el agente del duque de Urbino en Nápoles, sin embargo, en un despacho de 18 de agosto de 1620, refería que la posición del duque en la Corte se había vuelto «irrimediabile», es decir sin posibilidad de solución positiva; por esto no estaba asegurada la permanencia de la duquesa en Nápoles, «e se pur sarà, sarà solo ad honorem, acciocché li nimici del Duca non gli perdino il rispetto; non perché ci sia veramente speranza di ritorno di Sua Eccellena» (Zazzera, p. 281). En otro lugar, el editor de los Giornali inserta la nota siguiente (p. 614n), en la que se afirma que la duquesa permaneció tan largo tiempo en Nápoles como para darle a Felipe III la ocasión de consolarla por el encarcelamiento del marido. La carta del rey, conservada en el Archivo Mediceo de Florencia, solo se reproduce en traducción italiana:

Per li spropositi di suo marito, abbiamo comandato che sia carcerato... Noi terremo conto della persona vostra… Abbiamo scritto al cardinale Zappata [Zapata, sucesor de Borja como Virrey de Nápoles] acciò vi dia galere per venirvene in tutta brevità; e se vi vorrete accompagnare con cavalieri italiani, l’avremo per bene (p. 614n).

  • 16 Linde, Don Pedro Girón…, 2005, p. 190.

16El documento de Díez de Aux recién publicado me ha persuadido a repasar unos cuantos testimonios más desde la ladera italiana, sin pretender, ni mucho menos, hacer un balance exhaustivo de las opiniones contemporáneas sobre Osuna, oscilantes entre los extremos de la admiración hacia una personalidad excepcional y las acusaciones de felonía. Queda por resolver la disyuntiva lúcidamente planteada por Linde, de si lo que ocasionó la caída del duque fue la falta de ideas claras sobre lo que quería hacer o si esta se debió a «un encadenamiento de hechos que él había puesto —por acción u omisión— en marcha, pero que dejó de controlar incluso antes de la llegada de Borja a Gaeta»16. En este último caso, una fatal coincidencia de casualidades adversas.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Bulifon, Antonio, Giornali di Napoli dal 1547 al 1706, ed. Nino Cortese, Napoli, Societá Napoletana di Storia Patria, 1932.

Cerimoniale del viceregno spagnolo di Napoli. 1503-1622, ed. Attilio Antonelli, Napoli, Editrice Politecnica, 2015.

Della Porta, Giovan Battista, De Humana Physiognomia Ioannis Baptistae Portae Neapolitani Libri IV, Vrsellis, Typis Cornelii Sutorii, sumptibus Ion[a]e Rosae Fr., 1601.

Étienvre, Jean-Pierre, «Quevedo. Les cavaliers de l’Apocalypse et le coursier de Naples», en Il potere delle immagini. La metafora politica. / Die Macht der Vorstellungen. Die politische Metapher, eds. W. Euchner, F. Rigotti y P. Schiera, Colonia/Berlín, Il Mulino/Duncker y Humblot, 1993, pp. 183-194.

Fernández Guerra, Aureliano, Obras de Don Francisco Quevedo y Villegas, t. II, Madrid, Atlas (BAE., 48), 1951.

Leti, Gregorio, Vita di don Pietro Giron, duca d’Ossuna…, Amsterdamo, Giorgio Gallet, MDCXCIX.

Linde, Luis M., Don Pedro Girón, duque de Osuna. La hegemonía española en Europa..., Madrid, Encuentro, 2005.

Martinengo, Alessandro, «Il blasone del Duca di Osuna e il blasone dei Turchi (saggio di commento alla poesia di Quevedo), en El Girador, eds. G. B. De Cesare y S. Serafin, Roma, Bulzoni, 1993, pp. 641-648.

Martinengo, Alessandro, Quevedo, fronteras de la filología, Pamplona, EUNSA, 2006.

Nani, Battista, Historia della Repubblica Veneta di Battista Nani, Cavaliere e Procuratore di San Marco…, In Venetia, Per Combi et La Noù, MDCLXXVI.

Palermo, Francesco, Narrazioni e documenti sulla storia del Regno di Napoli dall’anno 1522 al 1677, raccolti e ordinati con illustrazioni da ——, Firenze, Vieusseux, IX, 1846, pp. 473-617.

Quevedo, Francisco de, Marco Bruto, escríbelo por el texto de Plutarco..., en Obras completas de Quevedo, textos genuinos del autor, descubiertos..., ed. L. Astrana Marín, Obras en prosa, Madrid, Aguilar, 1932.

Quevedo, Marco Bruto, en Obras completas en prosa. V. Tratados políticos, ed. Alfonso Rey, Madrid, Castalia (NBEC), 2012.

Schipa Michelangelo, «I diari dello Zazzera e la loro edizione», Archivio storico italiano, VII serie, 17, 1932, pp. 217-237.

Vaíllo, Carlos, «Realidad histórica y mitificación tardía del duque de Osuna en un pasaje de Quevedo», en Cultura della guerra e arti della pace. Il III Duca di Osuna in Sicilia e Napoli, ed. E. Sánchez García, Napoli, Pironti, 2011, pp. 687-708.

Zazzera, Francesco, Giornali del governo di Don Pietro Girone Duca d’Ossuna Vicerè di Napoli, en Francesco Palermo, Narrazioni e documenti sulla storia del Regno di Napoli dall’anno 1522 al 1677, raccolti e ordinati con illustrazioni da ——, Firenze, Vieusseux, IX, 1846, pp. 473-617.

Inicio de página

Notas

1 contino: cierto tipo de cargo o nombramiento en la corte, que implicaba una residencia fija o continua en dicha corte; entretenido: el que está esperando ocasión de que se le haga alguna merced de oficio o cargo, y mientras tanto se le dan algunos gajes para vivir (Autoridades).

2 Cerimoniale…, «Introduzione», p. 15; reproducción del frontispicio, p. 113.

3 Cerimoniale..., pp. 11-13.

4 Colateral: consejo de asesores y ministros que se sientan al lado del virrey.

5 He modernizado la grafía del texto manuscrito e introducido acentos y puntuación modernos. He respetado las mayúsculas del original y los reales o presuntos italianismos.

6 Linde, 2005, p. 190, afirma que el cardenal Borja había apoyado ante el pontífice Paulo V la petición de Osuna acerca del paso de sus tropas, además de defender la política antiveneciana del duque.

7 De Humana Physiognomia Ioannis Baptistae Portae Neapolitani Libri IV, 1601. La primera traducción al italiano fue publicada en Nápoles en 1610 y la dedicó Della Porta al Virrey conde de Lemos. La obra tuvo un enorme impacto e influyó en Quevedo, que la tenía en su biblioteca.

8 Francisco de Quevedo, Marco Bruto, escríbelo por el texto de Plutarco..., ed. Luis Astrana Marín, pp. 633-634; ed. Alfonso Rey, pp. 931-933.

9 Vaíllo, 2011; Étienvre, 1993.

10 Yo había explicado en trabajos anteriores, fundándome en antiguos tratados de heráldica como los de Gudiel (1577) y de Argote de Molina (1588), el origen del blasón de la familia de don Pedro, los Girones (tres triángulos isósceles rojos, estilización de la porción de la sobreveste arrancada —en la batalla de la Sagra de Toledo— por el legendario progenitor de la familia al rey don Alfonso VI como prueba de haberle salvado la vida). La figura del caballo no formaba propiamente parte, pues, del blasón de don Pedro, sino que se la había añadido él mismo como «timbre» (o corona) del blasón originario. Por otra parte, el caballo no estaba incluido en el escudo de la ciudad, sino en el de sendos seggi o barrios de ella, los de Nido y de Capuana. Ver Martinengo, 1993, p. 643, y 2006, p. 73.

11 Los Giornali tuvieron una primera edición, parcial y censurada (puesto que omitían cualquier alusión a los excesos sexuales del duque) en Francesco Palermo, Narrazioni e documenti sulla storia del Regno di Napoli dall’anno 1522 al 1677 (1846), pp. 473-617. A esta edición nos atenemos por resultar fidedigna a nuestros fines. Michelangelo Schipa (1932), cotejando la edición de Francesco Palermo con tres códices más, publicó algunos de los pasajes omitidos (pertenecientes todos ellos a la época 1616-1617), entre otros el que llegó a ser famoso por tratar de Quevedo. Este, informado por un clérigo pariente suyo, refirió a Osuna acerca de una poción mágica que en años anteriores una de sus amantes lo habría obligado a beber, confesión que desencadenó, además de la ira del duque, episodios de caza a las brujas. También se hicieron otras ediciones parciales de los Giornali, tanto italianas como españolas (entre las cuales la de los pasajes concernientes a Quevedo en A. Fernández Guerra, 1951, pp. 631 ss.; el erudito quevedista advierte de la existencia en España de dos manuscritos de los Giornali). La recopilación del siglo xviii debida a Antonio Bulifon, Giornali di Napoli dal 1547 al 1706, es una refundición de varias fuentes, incluyendo pasajes de Zazzera, cuya identificación no resulta por lo demás posible, a diferencia de lo que parece creer Linde, 2005, p. 381.

12 Zazzera, Giornali…, pp. 599-600n.

13 Battista Nani, Historia della Repubblica Veneta di Battista Nani…, Parte prima, libro IV, p. 226.

14 Gregorio Leti, Vita di don Pietro Giron, duca d’Ossuna…, Parte terza, pp. 331-332.

15 Gregorio Leti, Vita di don Pietro Giron, duca d’Ossuna…, Parte terza, pp. 337-338.

16 Linde, Don Pedro Girón…, 2005, p. 190.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Alessandro Martinengo, « La caída de Osuna, desde la ladera italiana (con un testimonio de época recién dado a conocer) », Criticón, 131 | 2017, 79-89.

Referencia electrónica

Alessandro Martinengo, « La caída de Osuna, desde la ladera italiana (con un testimonio de época recién dado a conocer) », Criticón [En línea], 131 | 2017, Publicado el 10 diciembre 2017, consultado el 22 octubre 2018. URL : http://journals.openedition.org/criticon/3556 ; DOI : 10.4000/criticon.3556

Inicio de página

Autor

Alessandro Martinengo

Alessandro Martinengo ha sido Profesor Titular de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Pisa (1958-1963) y de Literatura Española en la de Trieste (1963-1969), y luego Catedrático de Literatura Española (1969-2003) en la Universidad de Pisa. Sus publicaciones versan sobre el Romanticismo español —ha cuidado la edición de las Poesías (1840) de Espronceda, Barcelona, Octaedro, 2004—, la literatura de los descubrimientos geográficos y el Barroco español con varios libros dedicados a Quevedo, como sus últimos titulados Quevedo, fronteras de la filología. Con una mirada hacia Gracián (Pamplona, EUNSA, 2006), Al margen de Quevedo. Paisajes naturales. Paisajes textuales (New York, IDEA, 2015). martinen@rom.unipi.it

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • OpenEdition Journals