Navegación – Mapa del sitio
Artículos

Un texto recuperado: los comentarios al Ibis de Ovidio por Francisco de Amaya

Mª Ángela Garrido Berlanga
p. 133-144

Resúmenes

El erudito gongorista Francisco de Amaya (Antequera, 1585-Valladolid, c. 1640) escribió en su juventud unos comentarios al Ibis de Ovidio que quedaron manuscritos y que fueron, ya en su edad, prácticamente desconocidos. Gracias a la Manuel Ruiz Luque y a la Fundación que lleva su nombre hemos logrado recuperar esta obra original escrita de mano de su autor y la presentamos aquí para su conocimiento.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 1er novembre 2017; accepté le 30 novembre 2017

Texto completo

1En la Biblioteca Manuel Ruiz Luque de Montilla (Córdoba) se encuentra un manuscrito único y, hasta ahora, desconocido. Se trata de un manuscrito autógrafo escrito en latín de mano de su autor, Francisco de Amaya (Antequera, 1585-Valladolid, c. 1640) titulado In P. Ouidii Nasonis Ibin. D. Francisci de Amaya. Annotationes.

  • 1 Calvo González, 2010.
  • 2 Antonio, 1999, p. 400.

2Como sabemos, el antequerano Francisco de Amaya1 fue un reconocido jurisconsulto que también ejerció como catedrático en la universidad de Osuna y de Salamanca, llegando a prestar sus servicios, además, en la chancillería de Granada y en la de Valladolid. Todas sus publicaciones versaron sobre la disciplina jurídica, salvo su obra póstuma Desengaño de los bienes humanos, sacada a la luz por su viuda, Luisa de la Vega, en Madrid, en 1681. Aun así, no todas sus obras corrieron la misma suerte y parte de ellas quedaron manuscritos. Tal es el caso del que nos ocupa. Sobre sus Annotationes poco o nada más de lo que Nicolás Antonio dice sobre ellas se sabe. Así, menciona: Juvenis commentatus fuerat in Ovidii Ibin, atque item in vernaculi poetae principis Ludovici a Gongora poematium, cui Primera Soledad inscripsit auctor2. De aquí se extrae que tanto los Comentarios al Ibis como a la Soledad primera de Góngora fueron realizados por Francisco de Amaya en su juventud. Lo cual concuerda con lo que el propio Amaya dice en su carta a Pellicer:

  • 3 Real Academia de la Historia, Ms. 9/5770 en Iglesias Feijoo, 1983, pp. 181-182. Esta carta debe sit (...)

[…] Lo que escribí en mis mocedades parece que imitó el mismo genio que don Luis, pues se quedó en pañales menores como el otro Ayax de Augusto, que in spongiam incubuit. Fui el primero que tomó a su cargo la defensa, después escribió don Francisco de Córdoba otra Apología, pero todo siguió aquella mala estrella de la obra principal. Ahí le envío a vuestra merced un pedazo de el borrador, que nunca llegó a verse vestido de limpio; lo que se sigue en verdad está tan estropeado, que no me atreveré a enviallo si no es trasladándolo, y para cosa mala basta un poco3.

  • 4 Iglesias Feijoo, 1983, p. 183.

3En relación al Comentario a la Primera Soledad de Amaya que, en adelante, llamaremos Apología, para Feijoo «el hecho de que no hubiesen pasado de borrador explica que ya los contemporáneos los desconociesen y solo corriese entre los aficionados de don Luis la noticia de su existencia, pero no el texto de los mismos»4. La misma suerte tuvieron los Comentarios al Ibis de Ovidio de Amaya —en adelante, Annotationes que se encuentran también en borrador. Parece, por tanto, que ni un texto ni el otro, circularon demasiado, pues ni siquiera sus coetáneos, con los que mantuvo correspondencia y conocieron, al menos, su comentario a la obra de Góngora, dan muchos más datos.

  • 5 Según la carta del mismo don Francisco Fernández de Córdoba a Pedro Díaz de Ribas publicada en 1975 (...)
  • 6 Jammes, 1994, se basa en el soneto «Restituye a tu mudo horror divino» que Góngora dedica a Amaya y (...)
  • 7 Por su parte, Iglesias Feijoo, 1983, sitúa la Apología de Amaya entre finales de 1616 y principios (...)
  • 8 V. Calvo González, 2010.

4En cuanto a la datación, Amaya sitúa su Apología anterior a la de Francisco de Córdoba, escrita en julio de 16175. Robert Jammes concreta la fecha y la ubica en el verano de 16156 y Feijoo entre finales de 1616 y principios de 16177. En cualquier caso, durante este periodo, el jurisconsulto Francisco de Amaya ejerce profesionalmente como catedrático y, posteriormente, como rector en la Universidad de Osuna. Podríamos pensar, entonces, que las Annotationes fueron escritas también durante estos años, pero un precioso dato en el margen izquierdo del recto del primer folio del manuscrito nos ofrece una información precisa sobre cuando pudo ser compuesta esta obra. Compartiendo espacio con pruebas de pluma y en posición vertical a la orientación del folio, puede verse la firma del autor en la que se lee: «Licenciado don Francisco de Amaya» (Imagen 1). Este dato, por tanto, nos permite considerar que las Annotationes fueron escritas con anterioridad a la Apología. Teniendo en cuenta que Francisco de Amaya se licenció en Cánones en la Universidad de Salamanca el 11 de diciembre de 1608 y se doctoró en la Universidad de Osuna el 16 de mayo 16128, podemos establecer 1608 como fecha a quo de redacción del manuscrito y 1612 como fecha ad quem. Durante este tiempo encontraríamos al antequerano cursando sus estudios conducentes a obtener su borla de doctor en la Universidad de Osuna, donde poco después sería catedrático y rector.

  • 9 Sobre la biblioteca del conde de Fernán Núñez, ver Díez Fernández, 1997.
  • 10 La muerte sin descendencia de Joaquín López de Zúñiga y Castro hizo que este fuera el último Zúñiga (...)
  • 11 Sobre la vida del Conde de Fernán Núñez, Carlos Gutiérrez de los Ríos, ver Gutiérrez de los Ríos, 1 (...)
  • 12 Fondo Muñoz, Biblioteca de la Historia, A 120-93, ff. 254-78.
  • 13 Ver Díez Fernández, 2005.

5Una vez contextualizada la obra, procedo a su descripción material. El manuscrito cuenta con [4] h; 154 p.; [1] f.; [34] h y tiene un tamaño en cuarto, con unas dimensiones de 202x145 mm. Presenta una encuadernación de la época en pergamino con restos de broches. El f. [1]r. tiene una foliación anterior, probablemente debido a un error; la hoja siguiente al folio se encuentra rasgada y escrita en el margen superior del recto, mientras que en el vuelto está en blanco. Las hojas [2], [4], [12], [15], [17], [18], [19], [20], [21], [22], [23], [24], [25], [27], [28], [31], [33], [34], [35], [36], [37], [38], [39], [40], [41], [42], [43] están rasgadas sin restos de escritura. Como ya hemos adelantado, se trata de un manuscrito autógrafo escrito en latín, con rúbricas del autor en la h.1r. y en la cubierta. En la h.2r. aparece una marca de procedencia: la signatura C.29-C.4. Esta es la marca de la biblioteca del VI conde de Fernán Núñez, D. Carlos José Gutiérrez de los Ríos y Rohan-Chabot (1778-1787)9 quien, como he podido averiguar, adquirió este manuscrito tras comprárselo a su cuñado, el XII duque de Béjar, Joaquín López de Zúñiga y Castro (1715-1777), quien murió sin sucesión10 tras contraer segundas nupcias con la hermana de D. Carlos, Escolástica Gutiérrez de los Ríos y Rohan-Chabot (1747-1782)11, como consta en el Índice de libros que el Excelentísimo Señor Conde de Fernán Núñez compró de la librería de Béjar, de 178512. El conde de Fernán Núñez adquirió un total de 642 libros de la librería del duque de Béjar que en el citado Índice aparecen relacionados junto al valor por el que fueron obtenidos y, en ocasiones, también el tamaño. Este es el caso de la obra que nos ocupa que en el folio 268 r. aparece mencionada del siguiente modo: “Amaya (Francisco) Annot. in Ovidium. Ms. 4º. 6”. Acaricié la idea de que, junto a las Annotationes podría encontrarse la Apología de Amaya. El influyente mecenazgo del ducado de Béjar confirmaría esta hipótesis13. Sin embargo, en el Índice consultado solo aparecen las Annotationes y no la Apología. Ello no quiere decir que el duque de Béjar no contara con esta obra en su librería o que no hubiera contado con ella en algún momento. Con todo, me inclino a pensar que el conde de Fernán Núñez no rechazó la compra de la Apología de Amaya y que, si no la adquirió, fue porque, al menos, en ese instante, no se encontraba en la librería de su cuñado.

6En lo que respecta a la obra, el manuscrito se articula del siguiente modo. A continuación, se indican los folios o páginas que ocupan cada una de las partes de la obra:
h. [1]r.:
Probatio pennae con firmas autógrafas (Imagen 1).
h. [1]v.: En blanco.
h. [2]r.: Signatura de la biblioteca del duque de Fernán Núñez y una cita en castellano de otra mano.
h. [2]v.-[3]r.: En blanco.
h. [3]v.-[4]r.: Índice: «
Auctorum quorum testimoniis in │his commentariis usi sumus nomenclatura»
h. [4]v.: Título provisional:
Totius hujus operis argumentum │ D. FRAN[CIS]CI de Amaya I[uris] C[onsulti] Antiquarien[sis] │ IN P[ublij] Ouidij Nasonis Ibin, opus quid[em] │ difficile obscuru[m] et tenebros in- │ -volutum, obseruationes. ANNotatio[nes]. (Imagen 2).
p.1: Título definitivo :
In P. Ouidij │Nasonis Ibin. │D. Francisci de Amaya.│ Annotationes y texto de la obra (Imagen 3).
p. 2-154, f. [1] y h.[1]r.: Texto de la obra.
h. [1]v.: En blanco.
h. [3] y [5]-[11] y [13]-[14] y [16] : Adiciones al texto:
Additiones aliquae, quae huic operi.│Additae sunt. Aunque faltan las hojas [4], [12] y [15] el texto no se interrumpe, por lo que puede pensarse que las hojas fueron arrancadas con anterioridad.
h. [26]r.: En blanco.
h. [26]v.:
Probatio pennae.
h. [29]r.-[30]v. y [32]: Índice:
Omnium rerum memorabilium quae│in hoc opere sparsae sunt index copio[si]ss[im]us. Al-│-phabetico ordine digestus. A pesar de que falta la h. [31] el texto no se interrumpe, por lo que puede pensarse que las hojas fueron arrancadas con anterioridad.

  • 14 Ver Guarino Ortega, 1996.
  • 15 V. Guarino Ortega, 1999, p. 22.
  • 16 Menéndez Pelayo, 1952, vol. 1, p. 188.

7En cuanto a la edición seguida para el comentario por Amaya es, casi con total seguridad, la del Brocense14, ya que ambos textos coinciden y Amaya incluye su nombre en el listado de autoridades que precede su obra. Como comenta Guarino, hasta el siglo xvi no comienzan las ediciones críticas propiamente dichas de la obra de Ovidio15. La erudición y el gusto de los humanistas por la didascalia lo incitan. En este contexto el Ibis de Ovidio, por su manifiesta oscuridad, supone un desafío que Sánchez de las Brozas decide asumir. Así edita y comenta el Ibis de Ovidio junto con el Ternario de Ausonio, «dos de las composiciones más oscuras de la poesía latina», a juicio de Menéndez Pelayo16. Amaya era consciente de la oscuridad de la obra de la que mana su exégesis, como consta en el título provisional que le confiere.

8Si nuestros cálculos son ciertos y la fecha en la que antequerano compuso su Annotationes coincide con el final de sus estudios en Salamanca, es decir, a partir de 1608, por entonces, la edición y el comentario del Ibis de Sánchez de las Brozas —quien ocupó la cátedra de retórica, griego en Salamanca— estaría bullente aún en el mundo academicista y universitario. Prueba de ello son las dos ediciones que ya por entonces contaba la obra: la primera impresa en Salamanca en 1596 y la segunda solo dos años después, también en Salamanca. Tanto éxito tuvo la primera edición que en la segunda el nombre del humanista y sus cargos académicos encabezan la obra sirviéndole de aval: Francisci Sanctii Brocensis, in Inclyta Salmanticensi Academia Rhetorices, graecaeque Linguae Doctoris, in Ibim Ovidii, et in Ternarium Ausonii Galli, Annotationes. Salmanticae, apud Didacum a Cussio, 1598.

9De la fecha a quo de redacción de las Annotationes, es decir, de 1608, precisamente, data la primera traducción al castellano del Ibis de la que tenemos noticia realizada por el sevillano Diego de Mexía en tercetos castellanos y acompañada de notas fundamentalmente de carácter explicativo. Mexía editó esta traducción junto con la de Las Heroidas de Ovidio en un volumen que tituló Primera parte del Parnaso Antártico y publicó en Sevilla en 1608.

10Parece, entonces, que en las fechas aproximadas en las que Amaya glosó el Ibis de Ovidio, este gozó de cierto interés por parte de los traductores y comentaristas que encontraron en él, probablemente, una forma de ejercicio intelectual y una muestra de erudición palpable.

11El Ibis de Ovidio consta de 644 versos. Francisco de Amaya comenta el texto al completo a través de 193 notas en las que se detiene a glosar las partes más oscuras de la obra. Para ello, copia el dístico elegíaco en cuestión y, posteriormente, lo explica. Dada la naturaleza del Ibis, la mayor parte de las notas que Amaya hace al texto suelen ser mitológicas. La manera en la que el texto se presta a ello lo hace especialmente atractivo a quien se acerca a él con la intención de evidenciar su erudición y una sólida cultura clásica. De este modo, Amaya sustenta sus notas en citas de Ovidio con las que ilustra sus glosas. Asimismo, encontramos citas y referencias a autores grecolatinos tales como Aristóteles, Virgilio o Séneca y a autores más contemporáneos al autor como Erasmo, el propio Brocense o el cordobés Martín de Roa, siendo las primeras mucho más prolíficas que las segundas. En todas ellas da muestra de una gran erudición y buen dominio de las fuentes clásicas.

12Amaya anota los versos que considera más oscuros sin seguir un orden establecido. Y aunque dota a la obra de unas adiciones finales que va marcando en el texto con asteriscos, también inserta comentarios marginales, sobre todo bibliográficos. A pesar de ello, no podríamos decir que estamos ante una obra lista para la imprenta, sino, más bien, ante un borrador debido a la multitud de tachones, borrones y subrayados que contiene en el mismo cuerpo del texto. En ocasiones, incluso, copia el dístico pero no lo comenta, dejando un espacio en blanco lo que corrobora que estamos ante una obra inacabada, quizás elaborada por el autor para su propio aprendizaje o disfrute (Imagen 4). No obstante, en otras ocasiones, detalles como la inserción de su nombre y el título de la obra, de manera abreviada en el margen superior de algunos de los folios, tal y como podría encontrarse en la cabecera de las páginas de un libro nos hace pensar que Amaya pudo regodearse en la idea de ver impresas sus Annotationes (Imagen 5).

13De cualquier manera, las pretensiones del autor importan aquí menos que el mérito de la obra, el cual es indiscutible ya que ofrece la lectura completa de una de las composiciones más complejas y oscuras de la literatura clásica, el Ibis de Ovidio, por parte del erudito gongorista Francisco de Amaya. Es una suerte haber podido recobrar para su estudio filológico y literario esta obra, la cual se encuentra hoy a buen recaudo en la Fundación que lleva el nombre de quién la atesoró para nuestro regalo y conocimiento, el bibliófilo montillano Manuel Ruiz Luque. A él y al director de la Fundación, al bibliógrafo José Antonio Cerezo, quién puso en mis manos este manuscrito, debemos hoy la feliz noticia de su recuperación.

Imagen 1: h. [1]r. de las Annotationes de Francisco de Amaya.

Imagen 1: h. [1]r. de las Annotationes de Francisco de Amaya.

Imagen 2: h. [4]v. de las Annotationes de Francisco de Amaya.

Imagen 2: h. [4]v. de las Annotationes de Francisco de Amaya.

Imagen 3: p. 1 de las Annotationes de Francisco de Amaya.

Imagen 3: p. 1 de las Annotationes de Francisco de Amaya.

Imagen 4: p. 48 de las Annotationes de Francisco de Amaya.

Imagen 4: p. 48 de las Annotationes de Francisco de Amaya.

Imagen 5: p. 110 de las Annotationes de Francisco de Amaya.

Imagen 5: p. 110 de las Annotationes de Francisco de Amaya.
Inicio de página

Referencias bibliográficas

Alonso, Dámaso, «Góngora en las cartas del Abad de Rute», en Homenaje a la memoria de D. Antonio Rodríguez-Moñino, 1910-1970, Madrid, Castalia, 1975, pp. 27-58.

Antonio, Nicolás, Biblioteca hispana nueva o de los escritores españoles que brillaron desde el año MD hasta el de MDCLXXXIV, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1999.

Calvo González, José, «Amaya, Francisco de», en Diccionario biográfico español, Madrid, Real Academia de la Historia, vol. IV, 2010, pp. 60-62.

Díez Fernández, José Ignacio, «Textos literarios españoles en la Fernán Núñez Collection (Bancroft Library. Berkeley)», Dicenda. Cuadernos de Filología Hispánica, 15, 1997, pp. 139-182.

Díez Fernández, José Ignacio, ed. El mecenazgo literario de la Casa Ducal de Béjar durante la época de Cervantes, Burgos, Fundación Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2005.

Guarino Ortega, Rosario, «El Brocense, comentarista del Ibis de Ovidio», en La recepción de las artes clásicas en el siglo xvi, eds. E. Sánchez Salor, L. Merino Jerez y S. López Moreda, Cáceres, Universidad de Extremadura, 1996, pp. 651-656.

Guarino Ortega, Rosario, Los comentarios al Ibis de Ovidio: el largo recorrido de una exégesis, Frankfurt am Main, Peter Lang, 1999.

Gutiérrez de los Ríos, Carlos, Vida de Carlos III, con una biografía del autor, apéndices y notas por A. Morel-Fatio y A. Paz y Melia y un prólogo de Juan Valera, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1988.

Iglesias Feijoo, Luis, «Una carta inédita de Quevedo y algunas noticias sobre los comentaristas de Góngora, con Pellicer al fondo», Boletín de la Biblioteca de Menéndez Pelayo, 59, 1983, pp. 141-203.

Jammes, Robert, ed. Luis de Góngora, Soledades, Madrid, Castalia, 1994.

Menéndez Pelayo, Marcelino, Bibliografía hispano-latina clásica, Santander, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1952.

Inicio de página

Notas

1 Calvo González, 2010.

2 Antonio, 1999, p. 400.

3 Real Academia de la Historia, Ms. 9/5770 en Iglesias Feijoo, 1983, pp. 181-182. Esta carta debe situarse, según Feijoo, a finales de junio o principios de julio de 1630.

4 Iglesias Feijoo, 1983, p. 183.

5 Según la carta del mismo don Francisco Fernández de Córdoba a Pedro Díaz de Ribas publicada en 1975 por Alonso, 1975, p. 50.

6 Jammes, 1994, se basa en el soneto «Restituye a tu mudo horror divino» que Góngora dedica a Amaya y que Chacón sitúa en 1615, para datar el Antiantídoto de Amaya en este mismo año. El segundo cuarteto del poema dice así: «Prudente cónsul, de las selvas digno, / de impedimentos busca desatado / tu claustro verde, en valle profanado / de fiera menos que de peregrino». Según Jammes, 1994, p. 636 «al parecer, Amaya aprovecharía el periodo veraniego de 1615, cuando estaba “de impedimentos desatado”, para buscar, lejos del claustro de la Universidad de Osuna, el “claustro verde” de la Naturaleza», ya que «Amaya era en efecto natural de Antequera (a poca distancia de Osuna), a donde volvería, seguramente, durante las vacaciones de verano: allí hay que situar, sin duda el “claustro verde” en el que empezó a redactar el Antiantídoto que esperaban con impaciencia los admiradores de las Soledades».

7 Por su parte, Iglesias Feijoo, 1983, sitúa la Apología de Amaya entre finales de 1616 y principios de 1617, ya que surgió como reacción al Antídoto de Jáuregui

8 V. Calvo González, 2010.

9 Sobre la biblioteca del conde de Fernán Núñez, ver Díez Fernández, 1997.

10 La muerte sin descendencia de Joaquín López de Zúñiga y Castro hizo que este fuera el último Zúñiga en vestir el título de duque de Béjar, pasando, desde entonces, el título a ser propiedad de los Téllez-Girón al ser heredado por su sobrina, María Josefa Pimentel y Téllez-Girón.

11 Sobre la vida del Conde de Fernán Núñez, Carlos Gutiérrez de los Ríos, ver Gutiérrez de los Ríos, 1988.

12 Fondo Muñoz, Biblioteca de la Historia, A 120-93, ff. 254-78.

13 Ver Díez Fernández, 2005.

14 Ver Guarino Ortega, 1996.

15 V. Guarino Ortega, 1999, p. 22.

16 Menéndez Pelayo, 1952, vol. 1, p. 188.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Imagen 1: h. [1]r. de las Annotationes de Francisco de Amaya.
URL http://journals.openedition.org/criticon/docannexe/image/3605/img-1.png
Ficheros image/png, 1,9M
Título Imagen 2: h. [4]v. de las Annotationes de Francisco de Amaya.
URL http://journals.openedition.org/criticon/docannexe/image/3605/img-2.png
Ficheros image/png, 1,6M
Título Imagen 3: p. 1 de las Annotationes de Francisco de Amaya.
URL http://journals.openedition.org/criticon/docannexe/image/3605/img-3.png
Ficheros image/png, 2,1M
Título Imagen 4: p. 48 de las Annotationes de Francisco de Amaya.
URL http://journals.openedition.org/criticon/docannexe/image/3605/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 272k
Título Imagen 5: p. 110 de las Annotationes de Francisco de Amaya.
URL http://journals.openedition.org/criticon/docannexe/image/3605/img-5.png
Ficheros image/png, 1,9M
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Mª Ángela Garrido Berlanga, « Un texto recuperado: los comentarios al Ibis de Ovidio por Francisco de Amaya », Criticón, 131 | 2017, 133-144.

Referencia electrónica

Mª Ángela Garrido Berlanga, « Un texto recuperado: los comentarios al Ibis de Ovidio por Francisco de Amaya », Criticón [En línea], 131 | 2017, Publicado el 10 diciembre 2017, consultado el 23 mayo 2018. URL : http://journals.openedition.org/criticon/3605 ; DOI : 10.4000/criticon.3605

Inicio de página

Autor

Mª Ángela Garrido Berlanga

Mª Ángela Garrido Berlanga es doctora en Literatura Española por la Universidad de Sevilla (2016) con la tesis La obra poética de Enrique Vaca de Alfaro: edición y estudio de la «Lira de Melpómene» y autora de un libro que la recoge, en parte, titulado Edición y estudio de la «Lira de Melpómene» de Enrique Vaca de Alfaro (Universidad de Sevilla, Universidad de Córdoba, 2017). Cuenta, además de con la licenciatura en Filología Hispánica por la Universidad de Córdoba (2010), con un Máster de Textos, Documentos e Intervención Cultural (2011) y con un Máster de Profesorado (2012). Es miembro del Grupo de Poesía Andaluza del Siglo de Oro (PASO) desde 2013 y participa en varios de los proyectos de investigación que mantiene activos. Ha realizado varias estancias internacionales, en la Universidad de la Sorbona (París) y en la de Fordham (Nueva York) al amparo de la beca predoctoral concedida por el Ministerio de Educación y Ciencia (MINECO, 2013 a 2016). Ha trabajado como profesora de Didáctica de la Lengua y la Literatura en la Universidad de Huelva (2017) y, actualmente, desempeña su labor investigadora y docente como profesora de Literatura Española en la Universidad de Sevilla. magarrido@us.es

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • OpenEdition Journals