Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros131ArtículosNoticia del Pro pace sancienda…, ...

Artículos

Noticia del Pro pace sancienda…, la obra recuperada del inquisidor Adam de la Parra

Mayte Contreras Mira
p. 145-156

Resúmenes

Nicolás Antonio, en su Bibliotheca Hispana Nova, reseña entre las obras del inquisidor Juan Adam de la Parra un título del que dice que no ha visto ejemplar; tampoco años después se tiene noticia de él, tanto es así que se llega a cuestionar su existencia. Se trata de Pro pace sancienda… que sí cita el cronista José Pellicer, pero lo atribuye a otro autor, Madavite. El apunte de ese título en el Inventario de la biblioteca privada de Pellicer —inédito y que tenemos en estudio—, ha propiciado la identificación de la obra de Adam de la Parra, de la que se dudaba incluso que se hubiera impreso, así como la localización en distintas bibliotecas de esta obra, que nos desvelará nuevos aspectos del polemista inquisidor.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 5 septembre 2017; accepté le 10 octobre 2017

Texto completo

  • 1 Domínguez Ortiz, 1951.
  • 2 Antonio, Bibliotheca Hispana Nova, p. 627.

1«La única noticia que se tenía de la obra titulada Pro cautione christiana…, de J. Adam de la Parra, era la mención de Nicolás Antonio…»: así comienza Domínguez Ortiz su artículo «Una obra desconocida de Adam de la Parra»1 y así podríamos nosotros también iniciar el nuestro para dar cuenta del Pro pace sancienda…, otro título atribuido al inquisidor, también por Nicolás Antonio2.

  • 3 Conspiratio haeretico-christianissima…, Murciae, 1634; Pro Cautione Christiana in supremis senatibu (...)

2Nicolás Antonio, en efecto, reseña cuatro obras del inquisidor Juan Adam de la Parra; la última que figura, sin lugar de impresión ni año, es el título en latín del Pro pace sancienda, del que dice: «nescio quid obtulisse dicitur supremo ecclesiae autistiti» («Se dice que ofendió al Papa no sabemos qué escrito titulado: Pro pace sancienda», según la traducción de la Fundación Universitaria Española). Nicolás Antonio sí vio las tres obras restantes3, pero ésta no.

  • 4 A Entrambasaguas, 1973, debemos un estudio completísimo del inquisidor, en algunos aspectos todavía (...)
  • 5 Entrambasaguas, 1973, p. 231. Más recientemente, autores como R. Kagan, 2005, p. 322, también han i (...)

3Y parece que nadie, o casi nadie, ha visto nunca ese libro. De ahí que Joaquín Entrambasaguas4 pueda poner en duda que la obra llegara a estamparse: «Sólo es conocida por una referencia, sin que haya sido posible dar con un ejemplar, si es que se imprimió, aunque tampoco está muy claro; ni con una copia manuscrita de su texto»5.

  • 6 Pellicer, Catálogo de los cincuenta y ocho libros, y obras, que ha escrito, y publicado don Ioseph (...)
  • 7 La cita también la recoge Jover, 2003, p. 101.

4Sin embargo, José Pellicer da una noticia precisa de ese título. Lo cita por primera vez en el Catálogo de los cincuenta y ocho libros y obras que ha escrito y publicado Don Joseph Pellizer… hasta fin del año M.DC.LVI6. Es en el registro XVIII de la Defensa de España contra las calumnias de Francia (Venecia, 1635) donde indica, refiriéndose a su obra, que «Este libro fue quemado públicamente en París por sentencia del Parlamento y acto de verdugo, a diez de marzo de 1637. Así lo escribe el Doctor Madavite en su libro de Pro pace sancienda, en el capítulo treinta y ocho»7.

Al final del capítulo XXXVIII de Pro pace sancienda… es donde se relata la quema de la obra de José Pellicer. [BNE, signatura: 3/40407]

Al final del capítulo XXXVIII de Pro pace sancienda… es donde se relata la quema de la obra de José Pellicer. [BNE, signatura: 3/40407]
  • 8 Aunque en el pie de imprenta figura la fecha de 1671, en el texto se incluyen referencias a fechas (...)
  • 9 Pellicer, Bibliotheca formada de los libros y obras públicas de Don Joseph Pellicer…
  • 10 Traducción libre: ‘Estas mentiras forjadas bajo sello público, las rechazó un español, José Pellice (...)

5Años más tarde, en 16718, cuando publicó su Bibliotheca9, una autobibliografía en la que recopila todas sus obras y las comenta, vuelve a recordar que el Doctor Madavite, en el capítulo treinta y ocho de su libro Pro pace sancienda, dedicado a su Santidad, decía: «Haec mendacia sigillo publico conficta scripto Iosephus Pellicerius Hispanus reiecit, cuius exemplaria Lutetiae combusta, & interdictae fuere»10.

  • 11 Cito por el ejemplar de la Biblioteca Nacional de España, segunda edición añadida y enmendada, Zara (...)
  • 12 Manifiesto por el que el rey de Francia, Luis XIII, declaraba la guerra a España el 6 de junio de 1 (...)

6También en otra de sus obras, La astrea sáfica. Panegírico al gran monarca de las Españas y Nuevo Mundo (1640)11, reitera la referencia y concluye diciendo: «El Doctor Mada-Vite, teólogo, en el libro que escribió a su Santidad, Por el establecimiento de la paz, hablando del Manifiesto de Francia12 dice...» y vuelve a repetir la frase recogida más arriba, algo más extensa.

  • 13 Por ejemplo, lo vemos en un grabado a toda plana, en la última página de Idea del principado de Cat (...)

7Como vemos, Pellicer se sentía orgulloso de que su libro Defensa de España contra las calumnias de Francia, publicado en 1635 en respuesta al Manifiesto de Luis XIII, hubiera sido «condenado al fuego por sentencia del Parlamento y acto de verdugo el 10 de marzo de 1637». Tanto es así que, incluso en alguna obra posterior13, incluye un grabado de una hoguera en la que es pasto de las llamas un libro con el título de Defensa de España…

  • 14 El Inventario de la biblioteca particular de José Pellicer, hasta ahora desconocido, es la base de (...)

8A pesar de tan insistente mención, por parte de Pellicer, del Pro pace sancienda, se ponía en duda, como hemos visto, la existencia misma de dicha obra. Pero hoy, al estudiar el Inventario14 de la biblioteca privada del cronista, volvemos a encontrarnos con el Pro pace sancienda. Allí se registra como obra del Doctor Mada-Vitis, impreso en Nancaei, en 1638; figura entre los libros en 4º, en el estante 17. El registro viene pues a confirmar que el libro existía y se había impreso un año después de la condena al fuego de la obra de Pellicer, que sin duda tomó el dato directamente de la obra que tenía en su librería.

¿Quién era Mada-Vitis?

  • 15 Por ejemplo, en www.cervantesvirtual.com, solo figura el Pro pace…Palau no recoge a Mada-Vitis en s (...)

9Pero ¿quién era este Mada-Vitis del que no habíamos oído hablar ni localizamos ninguna referencia? Evidentemente la misma persona que el Madavite que cita Pellicer. Ahora bien, sea nombre real o pseudónimo, en los repertorios bibliográficos, cuando figura este autor, solo se cita esa obra15, que se recoge en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español, número de identificación: CCPB000713270-0, con el título Pro pace sancienda. Pro christianissimi clientibus commotis, elusis, spoliatis, occisis ad Urbanvm Octavvm Pontificem Maximum, Nancaei: Ex Officina Exulum, apud Petrum Vvolfcanium, sub signo S. Crucis, 1638.

  • 16 De momento no me ha sido posible identificar el taller en el que se imprimió, aunque no cejo en el (...)

10Pues bien, lo mismo que Mada-Vitis solo escribió esta obra, Petrum Wolcanium tampoco tiene más impresos que éste, mientras que Nancaei, aunque fonéticamente suene a Nancy, no existe. Por tanto estamos ante un apócrifo, creo que tirado en una imprenta posiblemente española16.

11Y como nada en esta obra es lo que parece, creemos que en realidad este Doctor Mada-Vitis no es otro que el inquisidor Adam de la Parra: Mada es Adam escrito al revés, de derecha a izquierda, y Vitis es vid, Parra en latín.

  • 17 Sánchez Portocarrero, Antigüedad del noble y muy leal señorío de Molina…, p. 266. Cito por el ejemp (...)
  • 18 La reseña contiene los mismos datos que recoge Nicolás Antonio quién indica que «se dice» y pudiera (...)

12Ahora que tenemos identificados autor y obra, encontramos nuevas referencias. Así, Pellicer, en su Bibliotheca, comenta que Diego Sánchez Portocarrero los cita en Historia de Molina17. Y efectivamente. Sánchez Portocarrero, al reseñar la quema de la Defensa…, escribe: «El doctísimo inquisidor don Juan Adam de la Parra en el libro escrito a su Santidad Pro pace sancienda, capítulo treinta y ocho, número tercero…»18.

13Y de nuevo, el mismo Pellicer, en su Bibliotheca, en el «Catálogo de los grandes varones destos tiempos que han hecho memoria en sus escritos de los de Don Joseph Pellicer», cita al inquisidor «Don Juan Adam de la Parra, en su libro Por el establecimiento de la paz», ofreciendo el título en romance, quizás para disimular e intentar mantener así el anonimato del autor. Desde luego lo consiguió. Durante cuatro siglos el libro ha reposado en los anaqueles sin que lo reclamaran.

14Actualmente se localizan al menos cinco ejemplares de Pro pace sancienda en bibliotecas españolas, más otros dos en Italia y Dinamarca respectivamente. Se trata de:

  • 19 También carecen de licencia de impresión otras dos obras de Adam de la Parra, el Pro cautione chris (...)

15Pro pace sancienda. Pro christianissimi clientibus commotis, elusis, spoliatis, occisis ad Urbanum octavum Pontificem Maximum, Doctor Mada-Vitis, Theologiae Professor, publicae quietis studiosus. Nancaei: Ex Officina Exulum: apud Petrum Vvolfcanium, sub signo S. Crucis, 1638. En 4º, 8 fols. sin numerar, 279 páginas, sin aprobaciones, pero al verso de la portada y a pie de página: «De Nanci, ce I de April, 1638 / Avec privilege19»; carece de colofón y tiene un error de foliación: página 280 en lugar de 278.

16En la Biblioteca Nacional de España [BNE] tenemos dos ejemplares, en tamaño 4º, como recoge el Inventario de la biblioteca privada de Pellicer, encuadernados en pergamino a la española, con cierres de correíllas, y ambos perfectamente conservados. Y al abrir uno de ellos, el de signatura 3/40407, vemos en la portada una inscripción de grafía antigua, en tinta negra y a pluma que dice: «Id est Adam de la Parra » [Es decir Adam de la Parra], con lo que, si nos quedaba alguna duda, parece despejada. Además, en la primera hoja de guarda, en la cabeza y centrado, también en tinta negra, a pluma y se diría que de la misma mano, figura la palabra: «Expurgado».

Portada del Pro pace sancienda… conservado en la Biblioteca Nacional de España, signatura: 3/40407, con la identificación de Mada-Vitis como Adam de la Parra.

Portada del Pro pace sancienda… conservado en la Biblioteca Nacional de España, signatura: 3/40407, con la identificación de Mada-Vitis como Adam de la Parra.
  • 20 Carbonero y Sol, 2001 [1873]; Bujanda, 2002; Índice, 1790.
  • 21 Agradezco al profesor Fernando Bouza sus comentarios sobre esta particularidad.
  • 22 La Biblioteca Nacional de España fue fundada por Felipe V a final de 1711. Desde su apertura, en ma (...)
  • 23 Agradezco a Pilar Egoscozabal, bibliotecaria de la Biblioteca Nacional de España, la información so (...)

17El Pro pace…, sin embargo, no figura en ninguno de los Índices, ni los elaborados por la Inquisición española, ni por Roma20; por tanto, se podría pensar que se revisó en algún momento pero no se prohibió, o bien que el expurgo consistió precisamente en identificar al autor para cumplir con uno de los requisitos del Índice: no podían circular obras de autores no identificados21. El volumen procede de la Real Biblioteca Pública22, como lo atestigua el sello de tinta y el ex libris tipográfico que aparecen en la portada. El otro ejemplar, signatura 2/37001, no presenta ninguna inscripción, sólo la impronta en tinta seca de uno de los sellos utilizado en el siglo xix por la Biblioteca Nacional23.

18Los otros tres volúmenes los encontramos en bibliotecas universitarias:

19— Universidad de Valladolid. La Biblioteca Histórica de Santa Cruz, fundada por el cardenal Mendoza en 1483, conserva un ejemplar de Pro pace…, signatura U/Bc 09236, encuadernado en pergamino con correíllas. En esta biblioteca no existe ninguna obra de Adam de la Parra, sólo la traducción por Ángeles Roda de la Conspiratio haeretico-christianissima, Madrid, 1943.

  • 24 https://gredos.usal.es/jspui/handle/10366/47998 (consultado 10/VII/2017).

20— Universidad de Salamanca. También en su fondo antiguo encontramos este título, signatura BG/14264, igualmente encuadernado en pergamino y con varias anotaciones: sello de tinta de la biblioteca: Biblioteca Universitaria Salamanca; anotación manuscrita: «Quatro Reales de a ocho»; ex libris manuscrito: De la Libª. del Colº Mor. de Cuenca; y también anotaciones manuscritas marginales. En el catálogo general de la biblioteca no se incluyen más datos, pero en el registro del repositorio en línea, Gredos24, sí se cuestiona si Mada-Vitis es pseudónimo, aunque no se da respuesta. De Adam de la Parra, en la biblioteca universitaria de Salamanca, además de la traducción de Ángeles Roda, conservan el Apologético contra el tirano y rebelde Verganza…, Zaragoza, 1642, pero en el catálogo el primer apellido del autor figura como Adán, no Adam, un cambio bastante habitual en las referencias al inquisidor.

  • 25 Agradezco a la bibliotecaria de la Biblioteca General de la Universidad de Zaragoza, Paz Miranda, e (...)

21— Universidad de Zaragoza25. En el fondo antiguo de esta universidad se conserva otro volumen de la obra, signatura G-4-197, encuadernado en pergamino. Precisamente en este ejemplar, en la portada, manuscrito, letra antigua y en tinta negra, aparece el nombre de Adam de la Parra en el margen derecho, junto al del doctor Mada-Vitis. No hay más datos. Solo un sello estampado en tinta seca, «Biblioteca Universidad y Provincia de Zaragoza».

  • 26 http://bve.opac.almavivaitalia.it/result.php (consultado 10/VII/2017).

22Además de estos cinco volúmenes localizados en bibliotecas españolas, todos de la misma edición y con su encuadernación original en pergamino flexible, encontramos otro volumen en Italia. Según el Catálogo del Servizio Bibliotecario Nazionale, conservan un ejemplar en la Biblioteca Nazionale Centrale di Roma26, signatura MISC. VAL.835.4. Indican que perteneció al cardenal Silvio Valenti Gonzaga (1690-1756), y que procede de la biblioteca de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús en Roma. Tiene una encuadernación en pergamino pero del siglo xix. El ejemplar, que está digitalizado, presenta múltiples apostillas marginales, manuscritas, en latín. No se encuentran obras de Adam de la Parra en el catálogo de esta biblioteca.

  • 27 https://rex.kb.dk/primo-explore/search?vid=NUI&lang=en_US&sortby=rank (catálogo en línea)

23Y el séptimo ejemplar se localiza en Dinamarca. En la Det Kongelige Bibliotek de Copenhague27, encontramos el último ejemplar conocido del Pro pace… En el catálogo en línea de esta biblioteca no se da ningún dato sobre la obra o sus antiguos posesores, salvo la escueta referencia bibliográfica de catalogación. Aquí conservan dos títulos diferentes de Adam de la Parra, Pro cautione christiana… y Apologético contra el tirano…

  • 28 Entrambasaguas, 1930. Documento original en AHN, Inquisición, legajo, 2810.
  • 29 Domínguez Ortiz, 1951, p. 113.

24El Pro pace sancienda está escrito en latín, la lengua que utiliza Adam de la Parra cuando quiere traspasar fronteras, como lingua franca que era en la época. En una carta dirigida al Consejo Supremo de la Inquisición, fechada el 23 de mayo de 1634 en Murcia, en la que comunica que ha escrito y está traduciendo en romance, para ofrecérsela al rey, la Conspiratio haeretico-christianissima, dice «que ahora he querido ponerlo en latín porque hablo con todos los príncipes de Europa poniéndoles a cada uno su mina delante los ojos»28; también en otra obra anterior, Pro cautione christiana…, explicaba: «Elegí el latín acordándome de la circunspección de tu abuelo (Felipe II), quien, en otra controversia similar sobre esta ley, prohibió el empleo de la lengua vernácula porque en ella libremente juzga y vocifera la plebe toda, o porque pensó que las materias arcanas debían ventilarse en una lengua también arcana»29.

  • 30 Agradezco a mi director de tesis, Fernando Bouza, la ayuda para resolver el acróstico.

25El Pro pace sancienda está dedicado a «Urbano VIII, pontífice máximo, por el Doctor Mada-Vitis, profesor de Teología, estudioso de la paz». Aunque ya hemos apuntado que en el verso de la portada y al pie de página se lee «Avec privilege», no figura ningún tipo de aprobación o licencia. Las 280 páginas del texto están divididas en cuarenta y seis capítulos y dos epístolas con las que comienza la obra; la primera, destinada al papa Urbano VIII, y la otra, a los reyes europeos. Al final de cada una de las dedicatorias figura el acróstico L. D. I. A. D. L. P. I. A., resuelto como Licenciado Don Juan Adam de la Parra30, que utilizó también en otra obra, Apologético contra el tirano y rebelde Verganza…. Por lo que respecta al I.A., creo que responde a Abogado de la Inquisición, siguiendo la firma que emplea en Pro cautione christiana…, «Licenciatus Ioannes Adamus de la Parra, in Regalibus Consiliis & Sanctae Inquisitionis Advocatus». Precede a ambas firmas la misma fecha de 1 de abril de 1638, pero en el caso de la epístola a los reyes está equivocado el año (1628), posiblemente por un error tipográfico.

¿Por qué ocultarse?

  • 31 Término muy ilustrativo empleado por Soledad Arredondo (1992, p. 106; y 1998, pp. 120 y 124).
  • 32 Arredondo, 1999.

26Adam de la Parra participó en todas las «guerra de papeles»31 que libraron polemistas y publicistas sobre los distintos conflictos bélicos que se verificaron durante el valimiento de conde-duque de Olivares. Pero mientras que está clara su intervención en la cuestión catalana —Súplica de Tortosa, 1640— y en la rebelión portuguesa —Apologético contra el tirano Verganza, 1642—, para la guerra con Francia nos remite Soledad Arredondo32 a la Conspiratio…, 1634, como un adelanto a la declaración de guerra de 1635. Y así es; de hecho, Adam de la Parra, en carta al Consejo de la Inquisición del 17 de julio de 1634, asegura, refiriéndose a la Conspiratio…: «Yo he deseado disuadir algunos príncipes de Europa de cavilaciones de franceses por ese tratado». No parece que consiguiera su objetivo, pero desde luego la publicación de esa obra le proporcionó más de un quebradero de cabeza y de hacienda.

  • 33 Entrambasaguas, 1973.

27Así se desprende de la correspondencia del inquisidor publicada por Entrambasaguas33. Con el asunto de la impresión del libro, Adam de la Parra remitió desde Murcia, donde ejercía como fiscal de la Inquisición, ocho misivas al Consejo, entre el 23 de mayo y el 17 de julio de 1634. En la primera dice que tiene casi escrita la «conjuración hereje-cristianísima que en estos tiempos se ha movido contra la religión católica, Imperio y Casa de Austria», y añade que espera el beneplácito de su Majestad para publicarla. Un mes más tarde, el 28 de junio, cuando estaba prácticamente impresa la obra —aunque sin autorización— y había repartido tres ejemplares, al conde-duque de Olivares, al Presidente de Castilla y al licenciado José González, le dicen que no la distribuya. El inquisidor se ofrece reiteradamente a hacer todas las correcciones que le indiquen sobre su original, pero lo cierto es que el 17 de julio vuelve a insistir en que «mi obra está detenida y yo con poco crédito [...] después del gasto que en él he hecho movido de ver la religión tan oprimida y las armas de España en tales conflictos».

  • 34 Traducción de Ángeles Roda, 1943.
  • 35 Arredondo, 1999.

28Finalmente, la obra salió a la calle con este pie de imprenta: Murtiae, apud Ludouicum Berossium, 1634. La dedica a Felipe IV, a quien pide perdón porque «he hecho que este librito sea publicado antes de obtener tu permiso […] para que no me sobrevenga aquel dicho del Profeta: “¡Ay de mí porque callé!” (Esai, 6)»34. Con todos esos contratiempos, no es de extrañar que la siguiente obra decidiera publicarla bajo nombre supuesto y con pie de imprenta apócrifo, porque también parece claro que Adam de la Parra no se iba a quedar al margen una vez desatada la guerra con Francia. Así, el Pro pace sancienda, 1638, parece ser el eslabón que faltaba en la obra del polemista, partícipe con su pluma en todos los conflictos del reinado de Felipe IV, pero a veces oculto en el anonimato, como en la Súplica de Tortosa, que Soledad Arredondo demostró que también era obra suya35.

José Pellicer y Adam de la Parra

  • 36 Entrambasaguas, 1943 e IBSO: Inventarios y Bibliotecas del Siglo de Oro, www.bidiso.es.

29El título de nuestra obra redescubierta parece que fue conocido y divulgado en la época. Además de en el Inventario de la biblioteca de José Pellicer, también la encontramos en la de Lorenzo Ramírez de Prado (1583-1658): biblioteca estudiada por Joaquín de Entrambasaguas36, tiene toda la obra que conocemos de Adam de la Parra, solo le falta Pro cautione christiana… No ocurre lo mismo con la de Pellicer; él, además del Pro pace sancienda, solo poseyó la Conspiratio haeretico-christianissima…

  • 37 [Súplica de Tortosa…] Avisos del 27/11/1640 y 4/12/1640.
  • 38 [Apologético contra el tirano Verganza] Avisos del 28/5/1641.
  • 39 Pellicer, edición de Chevalier y Clare, 2002.
  • 40 Uno de ellos, Miguel Batista de Lanuza, identificado por Fernando Bouza (2001).

30Lo que no significa que ambos no pudieran tener bastante relación como veremos. Joseph Pellicer siempre guardó el anonimato a Juan Adam de la Parra. A pesar de sus múltiples citas para destacar la referencia a la quema en París de su Defensa de España…, nunca menciona el verdadero nombre de Mada-Vitis. En cambio, en los Avisos sí son frecuentes las referencias. Quizás porque estaban escritos para una difusión privada y más o menos controlada por su autor, que sabía para quién los redactaba. Así, Pellicer da noticia de los avances del inquisidor en la respuesta a la Proclamación de los catalanes37 o del memorial contra el duque de Braganza38. De las otras obras, ni siquiera del Pro pace… puede haber referencias, pues los Avisos39, esas noticias semanales que remitía a uno o varios corresponsales40, los comenzó a escribir Pellicer en 1639.

  • 41 Avisos del 9/9/1642.
  • 42 Índice, 1790.

31La relación entre ambos escritores debía de ser cuando menos cordial, pues es a Adam de la Parra a quien le da cuenta del «malvado papel Anti Pelargesis Ibero y de tanto perjuicio para la reputación del rey […] para que proceda el Tribunal del Santo Oficio contra los que le tuvieren [el Anti Pelargesis Ibero] sin manifestarle»41. Y efectivamente el inquisidor actuó, pues el título figura con dos registros en el Índice de los libros prohibidos por el Santo Oficio de la Inquisición española42; en el primero, con la siguiente descripción: «Antipelargesis Ibero. Papel así int.: Rupelaae», 1642; el segundo, «Antipelargesis Ibero. Empieza: “Por cierto aviso”. Acaba “Ante diem clauso componet vesper Olimpo”. Papel impreso en 4 folios».

  • 43 Elliott, 1972.

32Sin embargo, no informa Pellicer de la prisión de Adam de la Parra. Puede que se deba a que la relación de los Avisos se interrumpe durante diez meses, desde el 16 de septiembre de 1642 hasta el 14 de julio de 1643, y fue en noviembre de 1642 cuando Adam fue detenido y encarcelado en el convento de San Isidro de León, acusado de difamar a dos ministros en una composición poética43. También en León, desde hacía tres años, estaba preso Francisco de Quevedo, en el convento de San Marcos, donde le ingresaron el 7 de diciembre de 1639. Quevedo en una carta dirigida al jesuita Pedro Pimentel, el 29 de noviembre de 1642, da la noticia de la llegada de Adam de la Parra a León:

  • 44 Jauralde, 1998, p. 803 y Crosby, 2005, cartas núms. 33, 35, 36, 38 y 44.

[…] el sr. Don Juan de Porras, inquisidor de Toledo, con un alguacil de corte, trujo preso al sr. Adam de la Parra, y por orden de su majestad se le entregó al sr. abad de San Isidro. […] díjome el alguacil de corte era la causa una diligencia de una décima, con todo diez versos infamatorios de personas de gran puesto y del Tribunal de la Suprema, y que estaba probado con cuatro testigos contestes […]. Me dijo el barbero que había hecho la barba al nuevo preso, que no le dejaban hablar con nadie y que la orden era muy rigurosa […]44.

  • 45 Las condiciones de la celda de Adam de la Parra en una de las torres del convento de San Isidro de (...)
  • 46 Avisos del 26/4/1644.

33De hecho, la única alusión a la prisión de Adam de la Parra que hace Pellicer es para hablar del traslado a Madrid. En los Avisos del 14 de julio de 1643 dice escuetamente: «Vinieron Don Francisco de Quevedo y el inquisidor Adam de la Parra, presos en León»; no añade que habían sido puestos en libertad, lo da por supuesto. La última noticia que ofrece es la de la muerte de Adam de la Parra que no sobrevivió ni un año a su cautiverio45: «Murió Don Juan Adán de la Parra, que fue aquí inquisidor ordinario, y le habían llevado preso a León, desde donde, después de la retirada del señor conde-duque, había ido a ser inquisidor en Logroño, y se tenía por cierto volvería a su oficio. Murió en Logroño»46.

Inicio de página

Bibliografía

Adam de la Parra, Juan, Conspiración Herético-Cristianísima, trad. de Ángeles Roda Aguirre, Madrid, CSIC, 1943.

Antonio, Nicolás, Bibliotheca Hispana Nova, tomus primus, Madrid, Joaquín Ibarra, 1783.

Antonio, Nicolás, Biblioteca Hispana nueva, trad. Francisco Pérez Bayer, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1999.

Arredondo, Mª Soledad, «La espada y la pluma contra Francia en el siglo xvii: cartas de Quevedo y Saavedra Fajardo», Criticón, 56, 1992, pp. 103-115.

Arredondo, Mª Soledad, «Armas de papel. Quevedo y sus contemporáneos ante la guerra de Cataluña», La Perinola, 2, 1998, pp. 117-151.

Arredondo, Mª Soledad, «Noticia de la Súplica de Tortosa (1640), atribuida al inquisidor Juan Adam de la Parra», Cuadernos de Historia Moderna, 22, 1999, pp. 139-156.

Bouza, Fernando, Corre manuscrito. Una historia cultural del Siglo de Oro, Madrid, Marcial Pons, 2001.

Bujanda, J. M. de, Index librorum prohibitorum: 1600-1966, Montreal, Mediaspaul, 2002.

Carbonero y Sol, León, Índice de los libros prohibidos por la Inquisición española desde su primer decreto hasta el último 29 de mayo de 1819 y por los Rdos. obispos españoles… [1873], ed. facs., Maxtor, 2001.

Crosby, James O., Nuevas cartas de la última prisión de Quevedo, Rochester, NY, Tamesis Books, 2005.

Domínguez Ortiz, Antonio, «Una obra desconocida de Adam de la Parra», Revista Bibliográfica y Documental, 5,1951, pp. 97-114.

Elliott, John, «Nueva luz sobre la prisión de Quevedo y Adam de la Parra», Boletín de la Real Academia de la Historia, 169, 1972, pp. 171-182.

Entramabasaguas, Joaquín de, «Varios datos sobe Juan Adam de la Parra», BRAE, 17, 1930, pp. 113-131, 211-226, 539-570 y 705-720.

Entramabasaguas, Joaquín de, La biblioteca de Ramírez de Prado, Madrid, CSIC, 1943, 2 t.

Entramabasaguas, Joaquín de, Estudios y Ensayos de Investigación y Crítica: De la Leyenda de Rosamunda a Jovellanos,Madrid, CSIC, 1973.

Índice último de los libros prohibidos [...] Índice expurgatorio de 1747 y edictos posteriores hasta 1789…, Madrid, Antonio de Sancha, 1790.

Jauralde Pou, Pablo, Francisco de Quevedo (1580-1645), Madrid, Castalia, 1998.

Jover, José Mª, 1635: Historia de una polémica y semblanza de una generación, Madrid, CSIC, 2003.

Kagan, Richard L., Los Cronistas y la Corona, Madrid, Marcial Pons, 2005.

Lynn, Kimberly, Between court and confessional: the politics of Spanish inquisitors, Cambridge, Cambridge University Press, 2013.

Pellicer, José, La astrea sáfica. Panegírico al gran monarca de las Españas y Nuevo Mundo, Zaragoza, Pedro Vergés, 1641.

Pellicer, José, Avisos, eds. Jean-Claude Chevalier y Lucien Clare, Paris, Éditions Hispaniques, 2002, 3 vols.

Pellicer, José, Bibliotheca formada de los libros y obras públicas de Don Joseph Pellicer…, Valencia, Gerónimo Vilagrasa, 1671.

Pellicer, José, Catalogo de los cincuenta y ocho libros, y obras, que ha escrito, y publicado don Ioseph Pellizer de Ossau y Touar ... hasta fin de año MDCLVI, [s.n., s.a. 1656?]

Pellicer, José, Idea del principado de Cataluña, Amberes, Gerónimo Verdús, 1642.

Sánchez Portocarrero, Diego, Antigüedad del noble y muy leal señorío de Molina…, Madrid, Diego Díaz de la Carrera, 1641.

Inicio de página

Notas

1 Domínguez Ortiz, 1951.

2 Antonio, Bibliotheca Hispana Nova, p. 627.

3 Conspiratio haeretico-christianissima…, Murciae, 1634; Pro Cautione Christiana in supremis senatibus sanctae Inquisitionis, & Ordinum, Ecclesia Toletana, & coetibus scholarium observata. Adversus Christianorum Proselytos & Sabathizantes nomine & specie Christianorum, Matriti, 1633 [1630]; y Apologetico contra el tirano y rebelde Verganza y coniurados, Arzobispo de Lisboa y sus parciales: en respuesta a los doze fundamentos del padre Mascareñas, Zaragoza, 1642.

4 A Entrambasaguas, 1973, debemos un estudio completísimo del inquisidor, en algunos aspectos todavía no superado, al que recientemente se ha unido la obra de Lynn, 2013.

5 Entrambasaguas, 1973, p. 231. Más recientemente, autores como R. Kagan, 2005, p. 322, también han intentado localizar el Pro pace sancienda, sin éxito.

6 Pellicer, Catálogo de los cincuenta y ocho libros, y obras, que ha escrito, y publicado don Ioseph Pellizer…[ s.n., s.a. 1656?]; sólo se localiza un ejemplar: BNE, signatura 2/34594(15).

7 La cita también la recoge Jover, 2003, p. 101.

8 Aunque en el pie de imprenta figura la fecha de 1671, en el texto se incluyen referencias a fechas posteriores; incluso termina la obra con la data «Madrid primero de diciembre de 1676».

9 Pellicer, Bibliotheca formada de los libros y obras públicas de Don Joseph Pellicer…

10 Traducción libre: ‘Estas mentiras forjadas bajo sello público, las rechazó un español, José Pellicer, mediante un escrito cuyos ejemplares fueron prohibidos y quemados en París’ [en nota al margen] 10 de marzo de 1637.

11 Cito por el ejemplar de la Biblioteca Nacional de España, segunda edición añadida y enmendada, Zaragoza, Pedro Vergés, 1641, signatura 2/69046.

12 Manifiesto por el que el rey de Francia, Luis XIII, declaraba la guerra a España el 6 de junio de 1635.

13 Por ejemplo, lo vemos en un grabado a toda plana, en la última página de Idea del principado de Cataluña, 1642, cerrando la obra, junto con el escudo de la casa de Pellicer y el mote «Perecer más no huir».

14 El Inventario de la biblioteca particular de José Pellicer, hasta ahora desconocido, es la base de mi tesis doctoral que, dirigida por el doctor Fernando Bouza, tengo en proceso.

15 Por ejemplo, en www.cervantesvirtual.com, solo figura el Pro pace…Palau no recoge a Mada-Vitis en su Manual del librero hispanoamericano; José Simón Díaz, tampoco, pero en la Bibliografía de la literatura hispánica, tomo IV, entrada 1981, sí figura, entre las obras de Adam de la Parra, el Pro pace sancienda, del que solo dice: «citado por Nicolás Antonio».

16 De momento no me ha sido posible identificar el taller en el que se imprimió, aunque no cejo en el empeño. Agradezco a la doctora Mercedes Fernández Valladares las indicaciones dadas para la consecución del fin.

17 Sánchez Portocarrero, Antigüedad del noble y muy leal señorío de Molina…, p. 266. Cito por el ejemplar de la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense, signatura BH FLL 34360.

18 La reseña contiene los mismos datos que recoge Nicolás Antonio quién indica que «se dice» y pudiera ser que quien decía fuera precisamente Sánchez Portocarrero y de él tomara los datos.

19 También carecen de licencia de impresión otras dos obras de Adam de la Parra, el Pro cautione christiana…, BNE, signatura, PORCONES/100/15; y la Súplica de… Tortosa…, Biblioteca de Cataluña, signatura, A-Gg4, Hh2.

20 Carbonero y Sol, 2001 [1873]; Bujanda, 2002; Índice, 1790.

21 Agradezco al profesor Fernando Bouza sus comentarios sobre esta particularidad.

22 La Biblioteca Nacional de España fue fundada por Felipe V a final de 1711. Desde su apertura, en marzo de 1712, se denominó Real Biblioteca Pública, hasta que en 1836 dejó de ser propiedad de la Corona y pasó al Estado con la denominación actual. En el antiguo catálogo por fichas de la biblioteca figuran las de ambos volúmenes, escritas a mano con letra del siglo xix, según me confirma Eduardo Anglada, del departamento de Referencias de la BNE. En cada ficha se considera esta obra de una materia diferente; mientras que en la registrada con la signatura 2/37001, se cataloga como «Teología»; en la de signatura 3/40407 se considera obra de «Jurisprudencia». Las fichas no nos aportan nada más.

23 Agradezco a Pilar Egoscozabal, bibliotecaria de la Biblioteca Nacional de España, la información sobre los sellos de la biblioteca.

24 https://gredos.usal.es/jspui/handle/10366/47998 (consultado 10/VII/2017).

25 Agradezco a la bibliotecaria de la Biblioteca General de la Universidad de Zaragoza, Paz Miranda, el haberme facilitado los datos que aporto sobre el ejemplar.

26 http://bve.opac.almavivaitalia.it/result.php (consultado 10/VII/2017).

27 https://rex.kb.dk/primo-explore/search?vid=NUI&lang=en_US&sortby=rank (catálogo en línea)

28 Entrambasaguas, 1930. Documento original en AHN, Inquisición, legajo, 2810.

29 Domínguez Ortiz, 1951, p. 113.

30 Agradezco a mi director de tesis, Fernando Bouza, la ayuda para resolver el acróstico.

31 Término muy ilustrativo empleado por Soledad Arredondo (1992, p. 106; y 1998, pp. 120 y 124).

32 Arredondo, 1999.

33 Entrambasaguas, 1973.

34 Traducción de Ángeles Roda, 1943.

35 Arredondo, 1999.

36 Entrambasaguas, 1943 e IBSO: Inventarios y Bibliotecas del Siglo de Oro, www.bidiso.es.

37 [Súplica de Tortosa…] Avisos del 27/11/1640 y 4/12/1640.

38 [Apologético contra el tirano Verganza] Avisos del 28/5/1641.

39 Pellicer, edición de Chevalier y Clare, 2002.

40 Uno de ellos, Miguel Batista de Lanuza, identificado por Fernando Bouza (2001).

41 Avisos del 9/9/1642.

42 Índice, 1790.

43 Elliott, 1972.

44 Jauralde, 1998, p. 803 y Crosby, 2005, cartas núms. 33, 35, 36, 38 y 44.

45 Las condiciones de la celda de Adam de la Parra en una de las torres del convento de San Isidro de León eran extremas y minaron su salud.

46 Avisos del 26/4/1644.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Al final del capítulo XXXVIII de Pro pace sancienda… es donde se relata la quema de la obra de José Pellicer. [BNE, signatura: 3/40407]
URL http://journals.openedition.org/criticon/docannexe/image/3614/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 880k
Título Portada del Pro pace sancienda… conservado en la Biblioteca Nacional de España, signatura: 3/40407, con la identificación de Mada-Vitis como Adam de la Parra.
URL http://journals.openedition.org/criticon/docannexe/image/3614/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 424k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Mayte Contreras Mira, «Noticia del Pro pace sancienda…, la obra recuperada del inquisidor Adam de la Parra»Criticón, 131 | 2017, 145-156.

Referencia electrónica

Mayte Contreras Mira, «Noticia del Pro pace sancienda…, la obra recuperada del inquisidor Adam de la Parra»Criticón [En línea], 131 | 2017, Publicado el 10 diciembre 2017, consultado el 05 agosto 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/3614; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.3614

Inicio de página

Autor

Mayte Contreras Mira

Una vez finalizada su formación bibliográfica, tras cursar el Máster Universitario en Gestión de la Documentación, Bibliotecas y Archivos por la Universidad Complutense de Madrid, dedica su investigación a la historia del libro y de la lectura, la cultura escrita de los siglo xvii-xix, con especial atención a José Pellicer, sobre cuya biblioteca prepara una tesis doctoral dentro del Programa de Doctorado de Historia y Arqueología de la UCM. mconmira@yahoo.es

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search