Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

Alain HUGON y Alexandra MERLE (coords.), Soulèvements, révoltes, révolutions dans l’empire des Habsbourg d’Espagne, xvie-xviie siècle. Madrid, Casa de Velázquez, 2016. 362 p. (ISBN: 978-84-616-9268-2; Colección de la Casa de Velázquez, 158.)

Adrian Guyot
p. 178-181
Referencia(s):

Alain Hugon y Alexandra Merle (coords.), Soulèvements, révoltes, révolutions dans l’empire des Habsbourg d’Espagne, xvie-xviie siècle. Madrid, Casa de Velázquez. 362 p. (ISBN: 978-84-616-9268-2; Colección de la Casa de Velázquez, 158.)

Texto completo

1Los quince estudios reunidos en este volumen por Alexandra Merle y Alain Hugon se centran en una serie de acontecimientos emblemáticos de las revueltas que sacudieron el imperio español a lo largo de los siglos xvi y xvii. Aprovechándose de enfoques tan variados como el análisis histórico, el estudio de textos de diversa índole (pasquines, textos jurídicos, panfletos…), o la lectura iconográfica de imágenes y de eventos (fiestas, ceremonias), esta compilación se apoya en una significativa variedad metodológica para evidenciar unos de los rasgos más característicos del fenómeno insurreccional frente al poder establecido, en este caso el dominio de los Habsburgo de España.

2La obra se articula en torno a cuatro ejes, abarcando cada uno de ellos un conjunto de estudios dedicados a un aspecto particular de la cuestión. Más allá del carácter sumamente proteico de cada episodio de rebelión, la estructura misma del libro desvela en filigrana claves interpretativas comunes, al poner de realce motivos compartidos entre tales episodios insurreccionales. Tal es por ejemplo el caso de los discursos de auto-legitimación que se generan entre los rebeldes, o de la manera en que estos últimos perciben su papel en el tablero político.

3El propósito que inerva el libro viene apuntado en la introducción por Alexandra Merle y Alain Hugon: analizar las diferentes modalidades de expresión de los movimientos de alzamiento que se desarrollan en varios momentos y lugares en el marco de la monarquía española del Siglo de Oro. El criterio esencial de selección de los episodios de revuelta estudiados radica pues en la voluntad de los partidos involucrados en ellos de producir un discurso político, sea alegato o requisitorio. De ahí la esmerada atención que los artículos otorgan a los instrumentos y medios de comunicación usados tanto por los rebeldes como por las autoridades contestadas: palabra escrita, dicha o cantada, imagen, puesta en escena teatral, festiva o ceremonial.

4El primer eje reúne cuatro trabajos que analizan las diversas maneras de expresar la revuelta, en particular en cuanto a su legitimación. El artículo liminar de Manfredi Merluzzi cuestiona los lazos entre «rebelión, lenguaje e imaginario político en la revuelta peruana de 1543-1548», focalizándose específicamente en el modo de autorrepresentación empleado por los insurrectos peruanos, y, al otro extremo del espectro, de como los percibieron las fuerzas lealistas. En el artículo siguiente, Michèle Guillemont pone en tela de juicio la pertinencia de calificar los acontecimientos que tuvieron lugar en 1649 en Asunción del Paraguay como un momento de insurrección, al cruzar las perspectivas de las fuerzas insurgentes, de las autoridades civiles locales o reales y la del Consejo de Indias. Siguiendo con el escrutinio del vínculo entre agitación política y producción literaria, Jesús Gascón Pérez arroja luz sobre las críticas textuales contra Felipe II en Aragón: en el contexto de la rebelión aragonesa de 1591, una notable cantidad de pasquines denunciaron en efecto las tendencias absolutistas del Rey Prudente, sin llegar sin embargo a censurar la legitimidad de su poder. Por último, Mathias Ledroit examina las causas, repercusiones y significados que tuvo el bombardeo de Perpiñán que llevaron a cabo en junio de 1640 las tropas de Felipe IV, contra una población muy reacia a la idea de alojar a las tropas reales. El bombardeo fue un acontecimiento de «espectacular violencia» (p. 68), cuyo sentido oscila, según el bando, entre castigo ejemplar y paragón de la tiránica opresión del poder central.

5El segundo eje se centra en los medios de comunicación que usaron tanto los rebeldes como las autoridades, desde Italia a los Países Bajos, en periodos de alzamiento: sus soportes, sus canales, sus recursos técnicos de producción, etc. Francesco Benigno subraya la importancia central que, en la sociedad siciliana del siglo xvii, tuvo la comunicación política en el espacio público para contener una opinión popular, «fuente de posibles alteraciones, disensiones, tumultos, sediciones» (p. 93). A continuación, Juan Carlos D’Amico centra sus análisis en el marco de la frustrada rebelión napolitana que, en 1547, provocará la presunta intención de Carlos V de introducir en el virreinato de Nápoles la Inquisición «a la española», pero igualmente motivada por la fuerte impopularidad del virrey Pedro de Toledo. Juan Carlos D’Amico recalca entonces el importante papel desempeñado por el cartel, medium privilegiado por los insurrectos, que lo usaron como «un arma política en una verdadera batalla por la opinión» (p. 110). En una perspectiva comparable, el estudio llevado a cabo por Joana Fraga y Joan-Lluís Palos analiza en detalle el sentido y el alcance de algunas producciones iconográficas de las revueltas que surgieron en Cataluña, Portugal y Nápoles en los años 1640. Si, a primera vista, dichos acontecimientos difieren en cuanto a sus causas, los autores recalcan algunas concordancias significativas: las tres insurrecciones estallaron en ámbitos de alta concentración popular, y las tres dieron lugar a una fuerte guerra iconográfica, en que la imagen (retrato, ilustración, ícono…) se convirtió en una auténtica arma de propaganda.

6Prosiguiendo la lectura de la producción cultural desde la perspectiva de su potencial de contestación, Julie Versele se interesa por la difusión y el control de las ideas insurreccionales en el periodo consecutivo a la represión liderada por el duque de Alba durante la revuelta de los Países Bajos. El duque se convertirá de hecho en el blanco de una intensa crítica, que se encarnará en un extenso abanico de modalidades (panfletos, pasquines, caricaturas). Insiste asimismo la autora en la progresiva politización de la crítica, que va abandonando su matiz meramente religioso para abarcar consideraciones jurídico-políticas. La palabra escrita fue de la misma manera un vector esencial de las aspiraciones de los Barretines sublevados en la Cataluña de los años 1687-1690. Entre canciones, declaraciones políticas y manifiestos, Héloïse Hermant perfila así en el estudio que dedica a esta temática una verdadera «culture de la révolte» (p. 166).

7El tercer eje examina la expresión dentro del espacio público de varios acontecimientos relacionados con una insurrección o con sus consecuencias, mediante puestas en escena, o mediante la ritualidad característica de fiestas y celebraciones. En efecto, para ganarse el apoyo del pueblo, el recurso a fiestas, ceremonias o comitivas resulta imprescindible. Es éste el propósito de la investigación propuesta por Ida Mauro, que se interroga sobre el impacto de las ceremonias que, organizadas en Nápoles a partir de 1648 por el virrey Oñate, se inscribieron en un programa propagandista de pacificación consecutivo a la represión de la revuelta de 1647. Asimismo, al burlarse extensamente del enemigo castellano, el carnaval de Lisboa celebrado supuestamente en 1666, representó, como lo expone Rafael Valladares, un «acto de comunicación política» (p. 218) al proporcionar una ocasión de celebrar la victoria de Alfonso VI Braganza frente a Felipe IV. La ponencia de Diana Carrió-Invernizzi, dedicada a la «imagen y propaganda de los exiliados de la guerra de Cataluña en Madrid (1640-1652)» subraya a su vez la eficacia de la estética como recurso político. Tal como apunta Diana Carrió-Invernizzi un ejemplo evocativo de la presencia de los catalanes que huyeron de las agitaciones en su país es sin duda la fundación por Felipe IV en Madrid de la Iglesia de Nuestra Señora de Montserrat, de gran alcance y potencia simbólicos.

8El último eje atañe a la circulación, recuperación y adaptación de modelos políticos, a través de tres estudios. En el primero de ellos, Manuel Herrero Sánchez hace hincapié en la importancia de las ciudades en el marco de una monarquía policéntrica, y aboga por una lectura de la monarquía católica en clave de una «verdadera monarquía de repúblicas urbanas» (p. 164). Según Manuel Herrero Sánchez, el poder se articulaba en un complejo sistema de núcleos pilotados por el soberano a través de sus representantes, los cuales, a medida local, establecían los vínculos de intercambio con las élites de cada polo urbano. Otro aspecto de la cuestión de los modelos políticos y de sus elaboraciones en momentos de insurrección viene planteado por Joaquim Albareda, quien se interesa por las nociones de constitucionalismo y de republicanismo en la revuelta de los Barretines (1687-1689) y durante la resistencia catalana de 1713-1714 frente a Felipe V. De hecho, la defensa del constitucionalismo constituye según el estudioso el «denominador común» (p. 268) entre ambos episodios: en el primer caso, el conflicto se origina en la incompatibilidad entre el proyecto real de alojamiento de soldados en casas de civiles y las Constituciones de Cataluña; la segunda ocurrencia viene ocasionada por la guerra de sucesión que opone a Austrias y Borbones, en que la defensa de las libertades, encarnadas por las Constituciones, se volvió candente, cuanto más al verse los barceloneses sitiados en los años 1713-1714 por Felipe V.

9Quizás sea en el último estudio, llevado a cabo por Clizia Magoni, donde aparece con máximo relieve el concepto de circulación de modelo político, en este caso el modelo aragonés, que será mencionado en diversos focos intelectuales y jurídicos en la Edad Moderna. Desde la literatura monarcómaca de índole hugonote al ámbito revolucionario francés, pasando por el pensamiento constitucionalista inglés del siglo xvii, los fueros aragoneses gozaron de una significativa fortuna conceptual, llegado el momento de relativizar, o incluso de denunciar, la plena potestad del soberano frente a sus súbditos y a las leyes.

10En las páginas de conclusión, se pone de realce el carácter evolutivo de los movimientos de revuelta, evidenciado por las mismas producciones culturales que los acompañan. La manera en que los sublevados se perciben a sí mismos es reveladora de tal dinámica, ya que pocas veces se consideran inicialmente a sí mismos como rebeldes, e incluso suelen afirmar su fidelidad al poder real, al denunciar precisamente los abusos de su supuesto representante local. Es éste el sentido del lema «Viva el rey, muera el mal gobierno», gritado durante varios episodios insurreccionales, en particular con ocasión de la revuelta de los Barretines. Si, tal como subrayan Alexandra Merle y Alain Hugon, existe una frecuente pretensión inicial a inscribir el alzamiento en un marco legal, rápidamente se buscan otros zócalos normativos para justificar la rebelión, trátese de las constituciones locales —los fueros en el caso aragonés—, u otras fuentes históricas o jurídicas. Luego, suele surgir un momento de radicalización, hasta incluso una ruptura, que puede desembocar en un rechazo total del poder real, o bien, en el caso portugués, en la búsqueda de un «monarque de substitution» (p. 302).

11Las distintas contribuciones otorgan un interés común a los discursos de legitimación que apoyan los movimientos de ruptura: de la reactivación de hechos históricos, a la mitificación y recuerdo de acontecimientos fundadores, pasando por el recurso a documentos jurídicos antiguos, las modalidades son variables, pero concuerdan en el cuidado que suelen poner los insurrectos en asentar sus reclamaciones sobre un aparato teórico sólido. En este mismo sentido, cabe señalar que una de las intenciones principales de los trabajos reunidos es mostrar el papel central que desempeña la comunicación: antes de la insurrección, mediante la denuncia de prácticas abusivas por parte del poder y signos precursores del alzamiento; durante la revuelta, mediante la propagación del discurso insurreccional; después del éxito o del fracaso de la revuelta, mediante la apropiación del legado del acontecimiento, por parte de posibles continuadores de la contestación, o por parte de la propia potencia represora. Y más allá del acontecimiento insurreccional, mediante su puesta en memoria, una perspectiva que los autores esperan hacer fructificar en futuros trabajos. El libro se cierra con la ambición declarada de ir ampliando el campo de investigación ya no sólo al ámbito hispánico, sino al conjunto de las revueltas europeas de la Era Moderna: ha sido precisamente el objeto de un recién congreso organizado por Alexandra Merle, Manuel Herrero Sánchez y Marina Mestre Zaragozá en Sevilla a finales de mayo del 2017, que dará lugar a un volumen dedicado a las sediciones y revueltas en la reflexión política de la Europa moderna.

12Cabe mencionar finalmente la presencia de un extenso repertorio de fuentes y de referencias bibliográficas, herramienta de gran auxilio para quien quiera dedicarse al estudio de las revueltas en el ámbito hispánico, un campo de investigación especialmente sugestivo, tal como lo demuestra el volumen propuesto por Alexandra Merle y Alain Hugon. A través de las distintas contribuciones presentes en este volumen, el lector, en definitiva, tiene acceso a una pormenorizada y perspicaz lectura del fenómeno insurreccional, contemplado en la diversidad que ofrecen al investigador las coordenadas geográficas e históricas del imperio de los Habsburgo de España.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Adrian Guyot, « Alain HUGON y Alexandra MERLE (coords.), Soulèvements, révoltes, révolutions dans l’empire des Habsbourg d’Espagne, xvie-xviie siècle. Madrid, Casa de Velázquez, 2016. 362 p. (ISBN: 978-84-616-9268-2; Colección de la Casa de Velázquez, 158.) », Criticón, 131 | 2017, 178-181.

Referencia electrónica

Adrian Guyot, « Alain HUGON y Alexandra MERLE (coords.), Soulèvements, révoltes, révolutions dans l’empire des Habsbourg d’Espagne, xvie-xviie siècle. Madrid, Casa de Velázquez, 2016. 362 p. (ISBN: 978-84-616-9268-2; Colección de la Casa de Velázquez, 158.) », Criticón [En línea], 131 | 2017, Publicado el 10 diciembre 2017, consultado el 22 septiembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/criticon/3640

Inicio de página

Autor

Adrian Guyot

Université de Lyon, ENS de Lyon, IHRIM (UMR-CNRS 5317)
adrian.guyoy@ens-lyon.fr

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • OpenEdition Journals