Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

Juan de HOROZCO Y COVARRUBIAS DE LEYVA. Trescientos emblemas morales. Edición, traducción, notas y comentarios de M.a del Mar Agudo Romeo, Alfredo Encuentra Ortega, Juan Francisco Esteban Lorente. Zaragoza, Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2017. 557 p. (ISBN: 978-84-16933-72-3; De Arte.)

Christian Bouzy
p. 181-189
Referencia(s):

Juan de Horozco y Covarrubias de Leyva. Trescientos emblemas morales. Edición, traducción, notas y comentarios de M.a del Mar Agudo Romeo, Alfredo Encuentra Ortega, Juan Francisco Esteban Lorente. Zaragoza, Prensas de la Universidad de Zaragoza. 557 p. (ISBN: 978-84-16933-72-3; De Arte.)

Texto completo

1Las Prensas de la Universidad de Zaragoza acaban de publicar (junio de 2017) un magnífico volumen de quinientas cincuenta y siete páginas en el cual se edita por primera vez la totalidad de la obra emblemática de Juan de Horozco, «el más destacado autor hispano en el tema» según el resumen de presentación en la contraportada. Bajo el título Trescientos emblemas morales, este volumen enriquece notablemente la biblioteca de las ediciones modernas de libros de emblemas españoles de los Siglos de Oro. Esta biblioteca cuenta ya con un número impresionante de títulos tanto en las ediciones materializadas como en las ediciones virtuales.

2Se debe este enriquecimiento a la faena hercúlea de dos profesores titulares de Filología Latina de la Universidad de Zaragoza (M.a del Mar Agudo Romeo y Alfredo Encuentra Ortega) dirigidos por Juan Francisco Esteban Lorente, catedrático de Historia del Arte de la misma Universidad. Juntando sus esfuerzos, los tres estudiosos zaragozanos han sabido llevar a cabo una larga tarea empezada hace varios años logrando reunir las ediciones de dos libros de emblemas diferentes de Juan de Horozco, principal autoridad emblemática de los Siglos de Oro. Esta calidad se le atribuye de pleno derecho tanto por sus posiciones teóricas en el «Libro primero» de sus Emblemata Moralia (reedición latina de los Emblemas Morales de Segovia, 1589) como por su práctica con más de trescientos emblemas repartidos en los Libros II, III, IV y V de esta obra (50 emblemas en cada libro) y en los Sacra Symbola, un librito de cien emblemas. Ambas obras, editadas en Agrigento (1601) en la imprenta personal del mismo Juan de Horozco que oficiaba en aquel entonces de obispo en Sicilia, constituyen la base de la edición zaragozana moderna.

3El desafío era de mucha monta ya que se trataba no solo de reunir las diferentes obras sino también de presentarlas, traducir el texto latino de Emblemata Moralia, traducir los versos latinos de las empresas de Sacra Symbolaopus dedicado al pontífice Clemente VIII—, hacer un estudio teórico sobre la composición de los emblemas y otras formas afines, presentar la vida y la obra del autor, comentar los trescientos emblemas y llevar a cabo otras tareas usuales en este tipo de empresa editorial (bibliografías, aparato de notas, varios índices, etc.)

4Los Trescientos emblemas morales se presentan de manera a la vez práctica y estética en diferentes apartados que llevan al conocimiento tanto de los especialistas mencionados como de los neófitos una cantidad de datos interesantes por todos sus aspectos.

51) El primer apartado lo constituye una extensa «Introducción» (pp. 9-43) por la cual los editores presentan un gran número de datos pormenorizados de la vida de Juan de Horozco: su ascendencia, su filiación con Sebastián de Horozco —autor del famoso Cancionero y del Teatro universal de Proverbios—, sus estudios, su estado de eclesiástico y sus diferentes responsabilidades en el clero español. Insisten también sobre las relaciones del autor con su ilustre hermano mayor Sebastián de Covarrubias —autor del Tesoro de la Lengua—, con sus conocidos «tíos» Diego de Covarrubias y Alonso de Covarrubias que eran en realidad primos de su madre pero a quienes llamaba «tíos»; relaciones también con el poeta siciliano Sebastiano Bagolino que le prestó ayuda en la confección de los emblemas traduciendo «al latín los versos españoles del obispo» (p. 24) de los Libros II, III y IV de los Emblemata Moralia. Todos estos detalles están perfectamente documentados y consiguen dar vida a la personalidad de Juan de Horozco.

6Los editores obran con la misma precisión y el mismo afán de exhaustividad respecto a diferentes tratados no emblemáticos escritos por el autor: Tratado de la verdadera y falsa profecía (Segovia, 1588), Paradoxas Christianas contra las falsas opiniones del mundo (Segovia, 1592), Doctrina de Príncipes enseñadas por el santo Job (Valladolid, 1605). Aquellos tratados siguen casi desconocidos pero no están desprovistos de interés si se considera el espíritu neo-estoico —dominante en la época— que se refleja en ellos.

7De manera muy detallada y fina, los editores ponen en perspectiva la totalidad de la obra emblemática de Juan de Horozco explicando cómo concebía sus emblemas y los realizaba materialmente; distinguiendo las diferentes partes de un emblema (grabado, lema, composición poética) según el famoso «emblema triplex» concebido por Alciato; aludiendo a los autores clásicos y coétanos imitados o en quienes se inspira el eclesiástico de gran cultura humanista. Un estudio comparativo entre los grabados de la edición de Agrigento y aquellos de la edición princeps de Segovia proporciona al lector informaciones de interés sobre los diferentes tacos usados por Horozco, quien realizaba con su propia mano el dibujo original de los grabados.

8Termina la «Introducción» por una descripción bibliográfica de las dos obras Emblemata Moralia y Sacra Symbola en las que se fundamenta la edición, insistiendo en la intervención del poeta siciliano Sebastiano Bargolino en la composición de los versos latinos de los Libros II, III y IV de los Emblemata Moralia.

9Todo este apartado viene debidamente ilustrado con varios ejemplos de dibujos, grabados, blasones, frontispicios, retratos, emblemas, empresas y hieroglíficos escogidos con gran pertinencia y comentados como Dios manda, particularmente en el caso del propio blasón de Juan de Horozco (p. 37).

102) En el segundo apartado (pp. 47-49), una bibliografía bastante completa da la vuelta a los principales estudios críticos sobre Juan de Horozco y su obra.

113) La edición propiamente dicha de los emblemas empieza por la traducción del «Libro primero» de los Emblemata Moralia (pp. 53-180) que, sobre el tema de la emblemática, constituye la más completa reflexión teórica propuesta por un autor español del Siglo de Oro. Cabe precisar que esta reflexión teórica, ya desarrollada en la edición prínceps de Segovia, se inspira esencialmente en el Dialogo dell’imprese militari et amorose (Roma, 1555) del italiano Paolo Giovio (1483-1552), obispo de Núcera, traducido en «Romance Castellano» por Alonso de Ulloa bajo el título Diálogo de las empresas militares y amorosas (León de Francia, Gvillielmo Roville [Guillaume Rouillé], 1561).

12Este «Libro primero» se puede repartir en cinco partes principales:
a) capítulo primero (pp. 59-63): definición de las palabras «emblemas, empresas, insignias, divisas, símbolos,
pegmas y jeroglíficos [hieroglíficos]»;
b) capítulos 2-14 (pp. 64-111): histórico de las manifestaciones simbólicas desde la Creación del Mundo;
c) capítulos 15-18 (pp. 112-128): reglas de invención de las empresas, semejanzas y diferencias entre emblemas y empresas;
d) capítulos 19-30 (pp. 129-162): sobre los «jeroglíficos [
hieroglíficos] de los egipcios», presentación detallada de los Hieroglyphica de Horapolo;
e) capítulos 31-35 (pp. 163-180): diversos asuntos, desde los símbolos de Pitágoras hasta el significado de los colores pasando por el simbolismo de las coronas.

  • 1 Véase nuestro estudio: «La poétique de l’emblème au Siècle d’or: Juan de Horozco, théoricien du sym (...)

13Estos treinta y cinco capítulos, cuya lectura se revela sumamente interesante para quien desee acercarse al estudio de los emblemas o profundizar sus conocimientos en esta materia, tienen ínfulas de auténtico tratado del arte de hacer emblemas, empresas, insignias, divisas, símbolos, pegmas y hieroglíficos1.

144) El «Libro II» (pp. 181-233) ostenta un conjunto de cincuenta emblemas, uno por página, que se estructuran de la manera siguiente: el grabado de la edición de Agrigento encima del lema del emblema (las más veces en latín) con su traducción al español; debajo, la estrofa castellana con la estrofa latina yuxtapuesta en paralelo; debajo, la traducción de la estrofa latina; luego, la traducción de la glosa latina; en el pie de página —a modo de aparato de notas—, un comentario «basado en parte en la glosa hecha por el propio Horozco» en la edición prínceps de Segovia como indican los editores (p. 182). Se puede elogiar esta presentación muy clara que utiliza el espacio mínimo de una página para dar un máximo de datos informativos.

  • 2 «Empresas o divisas de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón [los Reyes Católicos]», Janus, 1, 20 (...)

15En los emblemas aparecen todos los tipos de figuras simbólicas: animalísticas, mitológicas, bíblicas, hagiográficas, naturales, históricas de la antigüedad, paisajísticas, hieroglíficas (sacadas de Horapolo), alegorías o sencillamente objetos que remiten a la historia o a la realidad política de España. Es el caso por ejemplo del emblema (fig. 1) del yugo con el nudo gordiano reunido mediante una corona al haz de flechas (p. 199). En esta figura se reconoce el cuerpo muy esquematizado de las dos empresas de los Reyes Católicos concebidas por el gran humanista Antonio de Nebrija; los dos motivos esenciales —yugo y haz de flechas— aparecen con el lema «Parcere subjectis et debellare superbos» («Clemencia a los sometidos y rigor a los soberbios») sacado de la Eneida, según comentan los editores que declaran: «Horozco ya desconoce el significado originario de estas empresas reales». Esta opinión difiere un poco de la de Sagrario López Poza que, en un estudio completo sobre el tema, afirma: «es el emblematista Juan de Horozco quien acierta en la interpretación correcta de las dos divisas y el mote de los Reyes Católicos»2.

16Sea lo que fuere, este emblema indica claramente la tendencia natural de los emblemistas españoles a ocupar un puesto de educadores o consejeros de príncipes como lo demostrará más tarde Diego de Saavedra Fajardo en su Idea de un Príncipe político-christiano más conocida bajo el título de Empresas políticas.

17De esta variedad de figuras nace en gran parte la riqueza de los emblemas de Juan de Horozco que se inspira en las más diversas fuentes del saber y de las culturas a través de las épocas y de las civilizaciones. En cada caso, los comentarios de los editores son particularmente pertinentes y no dejan de aclarar en varias ocasiones algunas preguntas que los lectores, incluso los mejores conocedores de los emblemas de Horozco, pueden plantearse.

185) En el «Libro III» (pp. 235-288) se repite la misma estructura editorial que en el «Libro II». Asimismo los emblemas siguen teniendo la misma variedad en las fuentes de inspiración. A veces, el grabado representa una escena o un motivo aparentemente sin mucho relieve ni originalidad simbólica, como un edificio instalado en un paisaje agradable (fig. 2); entonces, el epigrama llega a ser el elemento dominante del emblema. En este caso, el soneto toma una intensa tonalidad inspirada en Fray Luis de León desarrollando una doble temática donde se juntan los tópicos del «Beatus ille» y del «Locus amœnus». Con particular juicio, los autores notan que todos los elementos de la Canción de la vida solitaria de Fray Luis aparecen en el grabado: palacio, monte, fuente, río, árboles y un huerto. En cambio, comparar el palacio del grabado con la Basílica de Vincenza de Palladio puede parecer algo atrevido, ya que las semejanzas son poco perceptibles, descontando el hecho de que esta aserción tiende a anular la presencia del palacio y, por lo tanto, le resta importancia a la imitación de Fray Luis.

196) El «Libro IV» (pp. 289-341) muestra una nueva serie de cincuenta emblemas realizados desdichadamente con grabados xilográficos mucho más toscos que aquellos de los dos libros anteriores. Los editores nos han explicado en la «Introducción», con todas las menudencias, las razones de tales desperfectos estéticos. Por lo que se refiere al acto creativo, estos emblemas —que no aparecían en las precedentes ediciones de los Emblemas Morales (Segovia, 1589; Zaragoza, 1591)— siguen con la misma variedad de fuentes de inspiración a la vez icónicas y literarias demostrada en los libros anteriores. Cada emblema viene debidamente analizado, interpretado y comentado por los editores.

20Está claro también que el didactismo genéticamente inherente a la emblemática perdura a lo largo de los cincuenta emblemas en los cuales se advierte también una fuerte propensión neo-estoica de índole senequista, más particularmente en el emblema que ostenta un caracol (fig. 3) con el lema «TECVM HABITA», cuyo origen podría encontrarse en Persio (Sátira IV, v. 52) según los editores. Es preferible traducir este lema por «Vive contigo mismo» que por «Contigo mismo vive», enunciado que puede ser ambiguo.

21La imagen del caracol para representar un principio de la Stoa, la filosofía del Pórtico, aparece emblemáticamente por primera vez en la Hécatongraphie de Gilles Corrozet (1544). El emblemista francés se sirvió de ella para significar el hombre prudente o sabio.

22En realidad, Juan de Horozco no se inspira en la Hécatongraphie de Gilles Corrozet sino en el Picta Poesis de Barthélémy Aneau (1552) donde aparece el mismo adagio «TECVM HABITA». En la glosa de la empresa 72 del libro VI (p. 478), Horozco acude a la misma idea «Habita contigo mismo», cuya paternidad atribuye «a aquel antiguo filósofo», según una fórmula que solía utilizar para referirse a los estoicos. Profundamente marcado por la filosofía estoica y poco llevado a consideraciones estéticas o metafísicas, Juan de Horozco elabora emblemas que son principalmente el reflejo de una tópica antigua plasmada dentro de una sabiduría de las naciones con el objetivo ético de una moral pragmática. Por eso, tanto en sus emblemas como en sus diferentes tratados, remite sin cesar a la filosofía estoica media e imperial de Cicerón y Séneca.

23La imagen del caracol estoico, ni envidiado ni envidioso, constituye finalmente la perfecta representación de la ataraxia, esta ansia de tranquilidad tan representativa de la filosofía del Pórtico. Anteriormente a Juan de Horozco, Juan de Borja, en sus Empresas Morales (Praga, 1581), se había valido de esta imagen del caracol para desarrollar la idea de la vida retirada y del contemptus divitiae en una perspectiva netamente cristiana:

Porque así como el caracol nunca sale de su habitación, y en ella vive estrecha y apretadamente, de la misma manera el hombre que viviere consigo y no se derramare por los sentidos, alcanzará a conocer la pobreza de las alhajas que tiene de sus puertas adentro. Y cuanto desto más supiere, tanto más alcanzará a conocer la grandeza de las riquezas de la sciencia y sabiduría de Dios, en que consiste su bienaventuranza.

247) En el «Libro V» (pp. 343-395) la calidad estética de las xilografías no mejora, sencillamente porque los tacos de los grabados fueron realizados en las mismas condiciones. Por su parte, como comentan acertadamente los editores que revelan las nutridas fuentes de cada ítem emblemático, la inspiración de Horozco sigue apoyándose en los mejores autores emblemáticos o asimilados (Andrea Alciato, Achiles Bocchio, Gilles Corrozet, Barthélémy Aneau, Sébastien Brant…) y en los mejores autores de la antigüedad, sin olvidar a los Padres de la Iglesia.

25Por supuesto los tópicos, que constituyen uno de los materiales preferidos de los emblemas y géneros afines, abundan en los cinco libros de Horozco editados; cualquier conocedor de emblemática los reconoce sin ninguna dificultad ya que venían utilizados por cantidad de emblemistas en los siglos xvi y xvii. Tal es el caso del emblema 46 «SCRVTATOR MAESTATIS» (p. 390), que muestra una mariposa revoloteando alrededor de la llama de una vela (fig. 4).

26El grabado se vale de una observación empírica generalizada en todas las civilizaciones y culturas: de noche, los insectos son atraídos por la luz de la llama que, finalmente, les quema las alas. La Historia Natural de Plinio (Libro XI, XLII, 36) constituye una de las fuentes más conocidas de este tópico. En su escrupuloso afán de exhaustividad verdaderamente meritorio los editores nos revelan otras fuentes: Cicerón, Séneca (los dos autores latinos más citados por Horozco en sus Emblemas Morales), Marsilio Cognato, Solino, Eliano y san Alberto Magno.

27Por otra parte, los editores identifican el origen bíblico del lema (Proverbios, 25, 27), versión truncada del proverbio salomónico (verso segundo) «sic qui scrutator est majestatis opprimetur a gloria»: «del mismo modo al que es escudriñador de la majestad lo hundirá la gloria». Interpretan además el emblema con gran juicio: el hombre (la mariposa) que se atreve a especular teológicamente usando la razón será castigado por la luz de Dios (la llama de la vela).

  • 3 Ver Sagrario López Poza, «Los libros de emblemas como tesoros de erudición auxiliares de la inventi (...)

28Por supuesto, la intención de Horozco es totalmente diferente de la intención de los demás emblemistas, tanto anteriores como posteriores, que utilizaron este motivo: Gilles Corrozet, Guillaume Guéroult, Gabriele Simeoni, Adriaen de Jonghe, Girolamo Ruscelli, Maurice Scève, Juan de Borja, Jean-Jacques Boissard, Otto van Veen, Sebastián de Covarrubias, Núñez de Cepeda, Francisco de Zárraga, Pedro Rodríguez de Monforte… La mayoría de ellos suele dar a esta imagen el significado petrarquista tradicional (Canzionere, «Soneto CXLI»: «Come talora al caldo tempo sole / semplicetta farfalla al lume avezza»): la vela encendida es la dama, la mariposa es el enamorado cegado por la pasión. Es verdad que algunos como Covarrubias, Zárraga y Rodríguez de Monforte —todos españoles del siglo xvii— insisten en otra interpretación más ética o fúnebre3. La originalidad de Horozco radica precisamente en el hecho de que su arte de la emblemática versa esencialmente en el aspecto religioso: lo que le importa es el impacto de las enseñanzas catequísticas presentes en su obra, cuya finalidad es esencialmente parenética. Asimismo los ejemplos aducidos en sus emblemas debieron de servirle en sus homilías dominicales cuando fue sucesivamente canónigo de la catedral de Segovia, arcediano de Cuéllar, obispo de Agrigento y, finalmente, obispo de Guadix.

298) El «Libro VI» (pp. 397-506) de los Trescientos emblemas morales es la edición en español de los Sacra symbola, traducidos Empresas sagradas, librito de cien empresas que iba dedicado «Ad Sanctissimum Dominum N. Clementem VIII. Pontif. Maxim.». Se nota en seguida la poca calidad estética de las xilografías aún más toscas que en los libros precedentes.

30En una pequeña introducción sobre el ave Fénix, los editores insisten en la importancia de este hieroglífico como representación del sumo pontífice en las nueve primeras empresas de Sacra Symbola. Aparentemente se trata de empresas propiamente dichas es decir de un motivo (cuerpo) acompañado por un mote (alma) pero que Juan de Horozco emblematiza añadiendo un dístico en latín perfectamente ritmado según las reglas de la versificación latina. El dístico está sistemáticamente traducido en español por un terceto octosilábico.

31Los motivos vienen constituidos más bien por animales (ave del paraíso, erizo, áspid, avestruz, abeja, araña, perro, rinoceronte, zorra, etc.), objetos de la vida cotidiana (tonel, llave, potro, reloj, campana, instrumentos de música, yunque, prensa, ventosas, linterna, rueda, etc.), elementos de la naturaleza (árboles, flores, sol, luna, mar, montes, etc.). Cada cual de estos motivos tiene su propio valor hermenéutico según las circunstancias en las cuales se presenta y en función del mote que da más precisiones sobre el significado que tiene el cuerpo de la empresa. Los editores comentan de la mejor manera los diferentes elementos logrando así descifrar las intenciones parenéticas de Juan de Horozco.

32Cabe decir por otra parte que casi todas las empresas obedecen perfectamente a las reglas enumeradas en los capítulos 15 a 17 del «Libro primero» excepto algunas que no tienen mote (10, 61, 65, 68, 69, 76).

339) Bajo el título «Fuentes» (pp. 509-520), se presenta una ingente lista de los autores y de los libros usados por Juan de Horozco en la escritura de sus emblemas, «sin duda no todos» declaran con modestia los editores.

3410) Finalmente, tres índices (pp. 521-556) —un índice de motes, un índice de jeroglíficos [hieroglíficos] y un índice de nombres muy útiles para el manejo del libro— terminan esta edición perfectamente concebida por tres estudiosos que no ahorraron ningún esfuerzo para presentarnos de manera a la vez estética y pragmática el conjunto de la obra emblemática de Juan de Horozco.

35Esta edición original de Trescientos emblemas morales de Juan de Horozco constituye a la vez una hazaña editorial por su presentación muy lograda y una hazaña cultural por su notable deseo de analizar cada emblema y cada empresa, de encontrar el mayor número de fuentes y autoridades en las cuales se apoya el autor. Por cierto, la labor llevada por los tres estudiosos de Zaragoza merece ocupar un lugar preferente en todas las bibliotecas públicas y privadas que se precian de reunir las mejores obras del Siglo de Oro. Constituye en efecto una aportación imprescindible tanto respecto a la originalidad de la escritura como respecto a la historia de las ideas, dominio en el cual los Trescientos emblemas morales de Juan de Horozco desempeñan un papel significativo.

Inicio de página

Notas

1 Véase nuestro estudio: «La poétique de l’emblème au Siècle d’or: Juan de Horozco, théoricien du symbole », en Hommage des Hispanistes français à Henry Bonneville, [Tours], SHFES, 1996, pp. 75-110, 6 ilustraciones. Para evitar toda ambigüedad propongo guardar la denominación «jeroglíficos» para la genuina escritura egipcia.

2 «Empresas o divisas de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón [los Reyes Católicos]», Janus, 1, 2012, p. 13, <URL: http://www.janusdigital.es/articulo.htm?id=5>.

3 Ver Sagrario López Poza, «Los libros de emblemas como tesoros de erudición auxiliares de la inventio», en Emblemata Áurea. La emblemática en el arte y la literatura del Siglo de Oro, eds. Rafael Zafra y José Javier Azanza, Madrid, Akal («Arte y Estética 56»), 2000, pp. 272-274).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Christian Bouzy, « Juan de HOROZCO Y COVARRUBIAS DE LEYVA. Trescientos emblemas morales. Edición, traducción, notas y comentarios de M.a del Mar Agudo Romeo, Alfredo Encuentra Ortega, Juan Francisco Esteban Lorente. Zaragoza, Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2017. 557 p. (ISBN: 978-84-16933-72-3; De Arte.) », Criticón, 131 | 2017, 181-189.

Referencia electrónica

Christian Bouzy, « Juan de HOROZCO Y COVARRUBIAS DE LEYVA. Trescientos emblemas morales. Edición, traducción, notas y comentarios de M.a del Mar Agudo Romeo, Alfredo Encuentra Ortega, Juan Francisco Esteban Lorente. Zaragoza, Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2017. 557 p. (ISBN: 978-84-16933-72-3; De Arte.) », Criticón [En línea], 131 | 2017, Publicado el 10 diciembre 2017, consultado el 25 septiembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/criticon/3642

Inicio de página

Autor

Christian Bouzy

Universidad Blaise Pascal, Clermont-Ferrand
christian.bouzy@uca.fr

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • OpenEdition Journals