Navegación – Mapa del sitio
Reseñas

David ALVAREZ ROBLIN y Olivier BIAGGINI (eds.). La escritura inacabada. Continuaciones literarias y creación en España. Siglos xiii a xvii. Madrid, Casa de Velázquez, 2017. 306 p. (ISBN: 978-84-9096-071-4; Collection de la Casa de Velázquez, 159.)

Luis Gómez Canseco
p. 192-194
Referencia(s):

David Alvarez Roblin y Olivier Biaggini (eds.). La escritura inacabada. Continuaciones literarias y creación en España. Siglos xiii a xvii. Madrid, Casa de Velázquez. 306 p. (ISBN: 978-84-9096-071-4; Collection de la Casa de Velázquez, 159.)

Texto completo

1Cada mercado genera sus propias necesidades y, al tiempo, los productos con que cubrirlas. Así ocurre también y ha ocurrido desde tiempo atrás con el mercado del entretenimiento. No hay que ir muy lejos para comprobarlo, pues el cine actual y las series de televisión se alimentan incesantemente de continuaciones de toda índole, categorizadas con un nombre específico que, en inglés las más veces, define cada variante: secuela, reboot, spin-off, precuela o remake. Y es que el éxito de una saga hace sonar la caja y reclama la explotación del recurso, unas veces con acierto y otras como un cáliz que se ha de consumir hasta las heces. No otra cosa ocurrió en la literatura áurea con los libros de entretenimiento, que abrieron unas inusitadas perspectivas de negocio. Las ventas de un libro o el feliz suceso de un género entre los lectores invitaban de inmediato a libreros y autores a aprovechar esa inercia en forma de continuaciones, que muchas veces nacían de una invitación expresa en el propio original. Baste recordar el «Forse alto canterà…» que cerraba la primera parte del Quijote cervantino. De ahí, pues, la proliferación de Celestinas, Amadises, Dianas, Lazarillos y aún de Guzmanes y Quijotes entre los siglos xvi y xvii.

2La voluntad de La escritura inacabada. Continuaciones literarias y creación en España es atender a ese fenómeno característico de la España del Siglo de Oro, aunque no tanto desde esa perspectiva comercial como atendiendo a la dimensión propiamente literaria del asunto. En ello han influido, sin duda, los estudios que se han renovado de unos años a acá sobre las continuaciones del Guzmán de Alfarache y del Quijote (las firmaron —aunque bajo capa— Mateo Luján de Sayavedra y Alonso Fernández de Avellaneda), y, en especial, el muy sólido y brillante ensayo De l’imposture à la création. Le «Guzmán» et le «Quichotte» apocryphes, que David Alvarez Roblin publicó en 2014 también en la Casa de Velázquez.

3Con una conciencia crítica nacida de esos trabajos previos, los editores —el propio David Alvarez y Olivier Biaggini— han logrado transformar una colección de ensayos firmados por diversos autores y que atiende a materias en principio muy diversas en un libro coherente y que aspira a constituirse en una reivindicación cabal de la continuación literaria. Hasta el título mismo apunta inequívocamente a esa posición reivindicativa, cuando subraya lo «inacabado» de los originales que se continúan y destaca el componente creativo que aportan las continuaciones. Se añade a ello la voluntad de abordar de manera sistemática un problema propio en la historia de la literatura española, a partir siempre del Guzmán de Alfarache y del Quijote. Ambos textos, con sus dos partes y sus apócrifos respectivos, se convierten en eje y referencia para la evolución del caso y para la fijación de una cuestión esencial para la época, como fue el concepto de autoría.

4La lectura de estos ensayos, con la guía imprescindible de la «Introducción» que firman ambos editores, termina por ofrecer el esbozo de una historia de las continuaciones en la literatura española, una tipología de las mismas y hasta los mimbres para reconstruir la poética que movió a sus autores. Aunque la Edad Media, con sus ciclos épicos, se constituye en punto de partida para el libro, su verdadero eje está en la Edad Moderna con dos cambios absolutamente decisivos: el paso del manuscrito a la imprenta y la consolidación del estatuto del autor. Recuérdese que nos movemos en los terrenos resbaladizos de la imitación, el préstamo, la refundición, el plagio y hasta el fraude, y que, en muchos de los géneros que se estudian en la obra —como los libros de caballerías, la historias pastoriles o la ficción picaresca—, la trama inclusa y, con ella, la invitación a la continuación se convirtieron en marcas de identidad literaria.

5Lo que, de manera general, viene a sostenerse en La escritura inacabada es que estas continuaciones tienen independencia, originalidad y valor creativo frente al texto original. Por eso, la continuación, al tiempo que prosigue una historia empezada por otro, se enfrenta con ese original, y a veces, como en el caso de Avellaneda, de manera explícita y hostil. El nuevo autor reivindica su labor y, por más que se apropie de temas, tramas y personajes ajenos, los transforma hasta hacerlos propios y darles una nueva vida y un nuevo sentido. Ese conflicto no solo se limita al autor primero, sino que con frecuencia se extiende a otros continuadores con los que se había de competir en el campo literario y en el comercial.

6Son esas las líneas mayores que se plantean en la introducción de Alvarez Roblin y Biaggini y que se desarrollan a lo largo de un volumen que tiene como punto de partida el trabajo de William H. Hinrichs, «La novela y la secuela. De cómo la prosa narrativa del Siglo de Oro inventó la continuación literaria». Hinrichs resume y puntualiza parte de lo propuesto en su libro The invención of the Sequel. Expanding Prose Fiction in Early Modern Spain (2001), subrayando la importancia que la prosa de ficción española tuvo en el desarrollo de las continuaciones como fenómeno literario, especialmente con obras como La Celestina y el Quijote. A partir de ahí, el volumen se dispone en tres partes, la primera de la cuales se consagra a las continuaciones celestinescas, la segunda a las narraciones épicas, caballerescas y pastoriles y la tercera, en fin, a las ficciones picarescas y quijotescas.

7En la primera de esas secciones se analiza con notable coherencia las diversas vidas que La Celestina tuvo a lo largo de los siglos xv y xvi, comenzando por el trabajo en el que Carlos Heusch analiza puntualmente la labor de Fernando de Rojas como continuador de la obra original, para lo que sigue el testimonio del manuscrito de Palacio. Sophie Hirel-Wouts, por su parte, se centra en el Tratado de Centurio, defiende su pertinencia en la construcción de la obra y destaca la importancia del personaje, en paralelo con la misma Celestina. Al tiempo, Consolación Baranda se detiene en la primera continuación del ciclo celestinesco, la Segunda Celestina de Feliciano de Silva (1534), y en la última, la Comedia Selvagia de Alonso de Villegas (1554), para analizar sus divergencias respecto al original, así como las soluciones, unas veces distintas y otras coincidentes. que ofrecen ambas secuelas. Por último, Pierre Civil discurre por la iconografía de La Celestina como un elemento esencial en la conformación del género en tanto que producto editorial. Entiende Civil que los impresores, imitando los grabados originales, llegaron a configurar un modelo que permitía a compradores y lectores identificar fácilmente el conjunto de la producción celestinesca.

8La segunda sección se mueve entre narraciones caballerescas y pastoriles, aunque parta, en realidad, de un antecedente medieval, el ciclo cidiano, cuya continuación en el tiempo es analizada por Marta Lacomba, para constatar las mutaciones genéricas de la historia del Cid entre la épica y la crónica. Como una suerte de reelaboración ficticia de la materia épica, los libros de caballería conforman una literatura en la que la continuación se convierte en motivo central del género. Así lo explica con puntualidad Rafael Ramos, que estudia el ciclo de los Amadises, de los Palmerines, de El caballero del Febo o del Espejo de príncipes y caballeros, para concluir que, en todas y cada una de sus tipologías, se reitera una invitación explícita o implícita a la extensión de la materia por medio de nuevas narraciones. A la singular labor como continuador que llevó a cabo Feliciano de Silva consagra sus páginas Emilio José Sales Dasí, destacando su originalidad, las novedades que incorpora respecto a los modelos previos y la importancia que tuvo para el desarrollo de la prosa de ficción en el Siglo de Oro, por más que recibiera el castigo risueño del mismísimo Cervantes. En fin, Cristina Castillo Martínez se adentra en el mundo pastoril y en el juego de continuaciones e imitaciones a que dio lugar la Diana de Montemayor, rematando su trabajo con un caso de plagio perpetrado por Jerónimo de Tejeda en su tercera Diana, impresa en 1627.

9En la tercera y última parte se aborda este mismo fenómeno en varios Lazarillos, Guzmanes y Quijotes, textos todos que comparten, frente a los caballerescos y pastoriles, un sesgo realista. Hanno Ehrlicher analiza con sabia precisión la potencialidad de la continuación en el género y los mecanismos literarios con que esa posibilidad se plasma en obras como el Lazarillo de Tormes o el Guzmán de Alfarache. Tirando de ese mismo hilo, Philippe Rabaté indaga muy lúcidamente en las transformaciones que el modelo lazarillesco de 1554 sufrió en la anónima continuación de 1555 y en la que Juan de Luna publicó en 1620; mientras que David Alvarez Roblin estudia, desde un punto de vista estrictamente literario, la labor de Mateo Luján de Sayavedra y Alonso Fernández de Avellaneda como continuadores del Guzmán y el Quijote, para defender la labor creativa de ambos autores más allá de la mera apropiación de obras y tramas ajenas. Por su parte, David González Ramírez se centra en la Tercera parte del Guzmán de Alfarache, donde Félix Machado de Silva e Castro abandona en gran medida de la estructura del modelo picaresco y se atiene a la narración de una peregrinación en la que el protagonista sufre un proceso de conversión y purificación. Y, en fin, las «Conclusiones» de Nadine Ly revisan las líneas mayores del libro y destacan su propuesta como una línea abierta para la investigación en torno a la literatura áurea.

10Como explica la misma Nadine Ly en esas páginas finales, la literatura se hace de literatura. Es cierto, pero aquí se añaden algunos ingredientes que alteran la pócima, pues las continuaciones se alimentan, al menos en principio, de materiales ajenos. Líbreme Dios de sentir por ello el más mínimo escándalo, pero tampoco quisiera engañarme ni engañar a nadie: por más que me decidiera a escribir una continuación de La cartuja de Parma, jamás podría ser Stendhal. Y, a decir verdad, si pretendiera entrar en la historia de la literatura, entiendo que optaría por crear un texto original, antes que continuar la tarea de otros. Quiero decir que Feliciano de Silva, por más que resulte original, interesante para el devenir de la ficción en prosa y a menudo divertido, no es Fernando de Rojas, que Luján de Sayavedra no tiene la fuerza narrativa de Mateo Alemán y que —desde luego— Avellaneda está muy lejos Cervantes. Ninguna de las obras que aquí se analizan alcanza la envergadura literaria de los originales que les sirven como punto de partida. Eso no significa que no sean dignas de estudio, y más cuando, como ocurre en la literatura del Siglo de Oro, vienen a conformar un fenómeno compacto y llamativamente significativo. Bajo la tutela de David Alvarez y Olivier Biaggini, La escritura inacabada ha afrontado ese estudio con inteligencia y sin juicios previos.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Luis Gómez Canseco, « David ALVAREZ ROBLIN y Olivier BIAGGINI (eds.). La escritura inacabada. Continuaciones literarias y creación en España. Siglos xiii a xvii. Madrid, Casa de Velázquez, 2017. 306 p. (ISBN: 978-84-9096-071-4; Collection de la Casa de Velázquez, 159.) », Criticón, 131 | 2017, 192-194.

Referencia electrónica

Luis Gómez Canseco, « David ALVAREZ ROBLIN y Olivier BIAGGINI (eds.). La escritura inacabada. Continuaciones literarias y creación en España. Siglos xiii a xvii. Madrid, Casa de Velázquez, 2017. 306 p. (ISBN: 978-84-9096-071-4; Collection de la Casa de Velázquez, 159.) », Criticón [En línea], 131 | 2017, Publicado el 10 diciembre 2017, consultado el 23 septiembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/criticon/3647

Inicio de página

Autor

Luis Gómez Canseco

Universidad de Huelva
canseco@dfeso.uhu.es

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • OpenEdition Journals