Navegación – Mapa del sitio

Pícar@s que no dejan huella. La muerte del picarismo en la picaresca de Castillo Solórzano

Aldo Ruffinatto
p. 73-90

Resúmenes

A la luz de las cuatro elementos básicos del “picarismo”, detectados por Maurice Molho en un importante ensayo de los años ochenta del siglo pasado (es decir: el seudo autobiografismo, la genealogía vil del protagonista, su encarnación del anti-honor, y la crítica social), se intentan valorar las distintas manifestaciones del pícaro (y de la pícara) en la producción narrativa de los autores que, más o menos intencionadamente, pretenden ceñirse al género picaresco. Tras comprobar que en las obras más representativas del género (Lazarillo, Guzmán, Justina, Buscón) quedan perfectamente en pie los cuatro elementos evidenciados y, en especial, el cuarto bien vehiculado por sus manifiestas instancias satíricas, y tras observar que Salas Barbadillo con su Hija de Celestina revela el propósito de traicionar el primero y el cuarto principio de la novela picaresca propiamente dicha, se dirige la atención crítica a las tres narraciones supuestamente “picarescas” de Castillo Solórzano: La niña de los embustes, Teresa de Manzanares (1632); las Aventuras del bachiller Trapaza (1637); y, finalmente, La garduña de Sevilla y anzuelo de las bolsas (1642). En ellas se muestra la desaparición progresiva de todas las variables del picarismo y la consiguiente transformación de los protagonistas de sus novelas en personajes apicarados fuertemente contaminados con el mundo cortesano e impregnados de elementos antipicarescos. En este sentido es lícito hablar de la muerte del picarismo en la picaresca de Castillo Solórzano.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 12/05/2019; accepté le 10/08/2019

Texto completo

  • 1 Molho, 1983, pp. 128-129.

1Al tratar el tema del “picarismo”, es decir, de los elementos que califican el género picaresco, Maurice Molho1 afirmó que el pícaro funda su existencia en la conjunción de cuatro variables:
1)
el discurso-yo (el pícaro se expresa siempre en primera persona. La (seudo)autobiografía se constituye, pues, como marco de la narración);
2)
bajeza debida a un linaje vergonzoso (genealogía vil, bastardía, sangre conversa, vileza del padre y de la madre, etc.);
3)
antítesis del honor (el pícaro es un desecho social, es la encarnación del anti-honor; de ahí su calificación de antihéroe);
4)
crítica social (capacidad de poner en cuestión el código moral y social de los grupos dominantes, apelando contra la sentencia que lo excluye del valor temporal y espiritual del hombre).

  • 2 Como es bien sabido, los estudios sobre el género picaresco son infinitos y abarcan un arco tempora (...)

2Pese a su carácter intencionadamente genérico, asimilable al concepto chomskyano de estructura profunda, estas cuatro variables nos ofrecerán un sólido punto de apoyo a la hora de valorar la producción narrativa de los autores que de distinta manera pretenden ceñirse al género picaresco2.

  • 3 Para la Niña de los embustes remito a la ed. de Antonio Rey Hazas en Picaresca femenina (La hija de (...)
  • 4 Cito el Trapaza por la edición de Jacques Joset.
  • 5 Por lo que atañe a La garduña de Sevilla y anzuelo de las bolsas me sirvo de la edición de Rodrígue (...)
  • 6 En cuanto a Justina remito a la edición de Luc Torres.
  • 7 En efecto, no es lícito olvidar que La hija de Celestina no es la versión definitiva de la obra, pu (...)
  • 8 Más adelante veremos cómo la misma Justina (que reivindica su parentesco con Celestina) tiene, en r (...)

3En lo que se refiere a Castillo Solórzano (el homenajeado de nuestras Jornadas) son tres las narraciones que en línea de principio se consideran vinculadas al picarismo. Se trata de (en orden cronológico de publicación): La niña de los embustes, Teresa de Manzanares (1632)3; las Aventuras del bachiller Trapaza (1637)4; y, finalmente, La garduña de Sevilla y anzuelo de las bolsas (1642)5. La primera (Teresa) y la tercera (Garduña) con protagonista femenino, la segunda (Trapaza) con un héroe de sexo masculino. De entrada, cabe señalar que esta diferencia de sexo marca dos líneas distintas en el proceso de derivación concerniente a la picaresca de Solórzano: los personajes de sexo femenino (Teresa y Garduña-Rufina) sacan a colación el mundo de las pícaras empezando por la que inaugura oficialmente la categoría, es decir: La pícara Justina6, y continuando con la ingeniosa heroína de Salas Barbadillo (en un primer momento La hija de Celestina, 1612 y, después, La ingeniosa Elena, 16147); sin considerar a otras mujeres, que aún no siendo propiamente pícaras comparten con las susodichas algunos rasgos característicos, como, por ejemplo, La Gitanilla de Miguel de Cervantes8.

4Por otro lado, no cabe duda de que el personaje Trapaza dialoga intertextualmente con Lazarillo, con el Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán, con el Buscón de Quevedo y con otros héroes más o menos picarescos, como el Pedro de Urdemalas de Salas Barbadillo, El soldado Píndaro de Céspedes y Meneses, el escudero Marcos de Obregón de Vicente Espinel y el Lazarillo de Manzanares de Cortés de Tolosa. Sin embargo, precisamente el personaje masculino (Trapaza) que en sus propiedades parece acercarse mayormente a los parámetros canónicos del picarismo, quebranta el primero y principal de los temas básicos evidenciados por Molho, es decir: el discurso-yo. El bachiller Trapaza, en efecto, confía a una tercera persona (a un narrador omnisciente) la tarea de relatar sus aventuras y adversidades privándose al mismo tiempo de la capacidad de poner en tela de juicio, en su calidad de protagonista, el código moral y social de los grupos dominantes en su mundo.

5De eso hablaremos más adelante. Consideremos, por ahora, lo que ocurre en la vertiente femenina de la picaresca de Solórzano para comprobar que la primera de las dos pícaras (Teresa), se expresa en primera persona, mientras que la segunda (Rufina) prefiere, como Trapaza, encomendarse a una tercera persona.

  • 9 Sobre la “mujer libre”, su vertiente histórico-social y sus reflejos en la literatura picaresca fem (...)

6De todas formas, las señas de identidad de las dos remiten con buena aproximación a una categoría de personajes literarios (las así denominadas “mujeres libres”)9 que encuentran en la pícara Justina el primer ejemplo oficial de la estirpe: «En este libro —escribe el prologuista de Justina— hallará la doncella el conocimiento de su perdición, los peligros en que se pone una “libre mujer” que no se rinde al consejo de otros [...] Aquí hallarás todos cuantos sucesos pueden venir y acaecer a una “mujer libre”...» (Torres, 2010, p. 113).

  • 10 «La figura de la mujer libre era contemplada en aquella España como una amenaza al orden social. So (...)
  • 11 Adviértase que La hija de Celestina (primera versión de la novela picaresca de Salas Barbadillo) no (...)
  • 12 Distinto es el caso de otras mujeres libres cervantinas (Gelasia en La Galatea, Marcela en el Quijo (...)

7“Mujeres libres”, depositarias de una fuerza desestabilizadora directamente proporcional al papel que ejercen en sus respectivos mundos posibles y, por consiguiente, portavoces del cuarto principio del picarismo enunciado por Molho (capacidad de poner en cuestión el código moral y social de los grupos dominantes)10. Siempre que desempeñen un papel dominante y puedan ser consideradas, por su naturaleza, “antiheroínas”, exactamente como son “antihéroes” en sus mundos respectivos Lázaro, Guzmán, Pablos y afines. Esta es la razón por la que, a mi modo de ver, no deben buscarse antecedentes de nuestras pícaras en las mujeres de mal vivir que se han hecho famosas en mundos lejanos del picarismo, como Celestina11 o como Aldonza (la lozana andaluza), personajes sí repletos de características negativas pero que en ningún momento reivindican la función de mujer libre en el sentido dado por López de Úbeda a su pícara Justina12.

  • 13 Luc Torres (Lámina de la primera edición de La pícara Justina) coloca esta lámina en la hoja que an (...)

8Y eso a pesar de que en el grabado que aparece en la portada de la primera edición de La pícara Justina13, un grabado que representa icónica y alegóricamente la «nave de la vida picaresca», Celestina haga su aparición en la cubierta de dicho navío acompañando a Justina y al pícaro Alfarache; y con su apelativo de “madre” pretenda desempeñar el papel de fundadora del género picaresco. En realidad, el mismo grabado nos ofrece una indicación sobremanera interesante al respecto, pues, el primer responsable de la vida picaresca (Lazarillo) no está con los otros en la cubierta de la nave sino que viaja solo y remando en un bote que remolca la misma nave. Según mi parecer, este apartamiento de Lázaro de los demás personajes picarescos si, por un lado, nos sugiere su exclusión de la categoría propiamente dicha (como bien sabemos, Lázaro no es exactamente un pícaro), por otro lado, a pesar de esta exclusión y mediante la función “remolcadora” que la historia de Lázaro ejerce con respecto a la vida de los pícaros propiamente dichos, nos informa sobre la intensidad del diálogo intertextual entre La vida de Lazarillo de Tormes y las vidas del pícaro Guzmán de Alfarache y de la pícara Justina. Un diálogo que, al no poder manifestarse en el nivel de los protagonistas de las historias, tendrá que asomarse por otras aberturas del texto y en especial las concernientes a los coprotagonistas del Lazarillo que, como es bien sabido, desempeñan un papel básico en el proceso de formación del pregonero toledano.

  • 14 Ruffinatto, en su ed. del Lazarillo, p. 242.
  • 15 Ruffinatto, en su ed. del Lazarillo, pp. 111-112.

9Si bien miramos, el prototipo de la “mujer libre”, lejos de materializarse en la figura de Celestina, se encuentra precisamente en los personajes secundarios del Lazarillo y, principalmente, en la barragana del Arcipreste, que no por casualidad reivindica su libertad de acción y su derecho a salir y entrar en la casa de su amancebado cuando se le antoje sin que su marido (Lázaro) se atreva a reprocharle nada; es más, con el pleno consentimiento de sus dos hombres: «Mas yo de un cabo y mi señor de otro, tanto le dijimos y otorgamos, que cesó su llanto, con juramento que le hice de nunca más en mi vida mentalle nada de aquello, y que yo holgaba y había por bien de que ella entrase y saliese, de noche y de día, pues estaba bien seguro de su bondad»14. Y al lado de la mujer de Lázaro se sitúa otra mujer aspirante a libre en la persona de su viuda madre quien, al verse «sin marido y sin abrigo» determina «arrimarse a los buenos» trasladándose a la ciudad cercana, alquilando una casilla y trabajando en lo propio. Con el deseo de entrar en la categoría de los “buenos” («por ser uno dellos»), es decir parodiando los que en la dimensión real, siendo bajos, intentan dar la escalada social para meterse en el mundo de los nobles o cortesanos15.

10Desde esta perspectiva, pues, resulta evidente que la pícara Justina ahonda sus raíces en el mismo Lazarillo a través de sus personajes secundarios y prescindiendo del protagonismo de Lázaro; lo que equivale a decir que La vida de Lazarillo de Tormes proporciona a la picaresca femenina sus mujeres. Y lo mismo ocurre con el Guzmán de Alfarache donde por cierto no faltan otras mujeres libres como, por ejemplo, la matrona romana y las mozuelas zaragozanas que se burlan de Guzmán en II.1.5 y en II.3.1, la muchachuela madrileña qua chantajea al pícaro en II.3.2 y, finalmente, la segunda esposa de Guzmán que se va a Italia con un capitán de galera en II.3.6.

11Lazarillo y Guzmán, en efecto, mucho más que la alcahueta de la Tragicomedia (de Calixto y Melibea), entablan un intenso diálogo intertextual con la pícara Justina y no simplemente en el nivel de algunos personajes secundarios (mujeres libres) que se trasladan de un mundo a otro para revestir el papel de protagonistas, sino también en lo referente a su modalidad literaria de burla satírica que se manifiesta por medio de una ingeniosa parodia capaz de arrojar sus envenenados dardos contra las normas sociales y morales rectoras de la sociedad cortesana (el cuarto elemento básico del picarismo, según Molho).

  • 16 Me refiero, naturalmente, a las resonancias irónicas que en la parte final del Lazarillo nacen de l (...)
  • 17 Rey Hazas, 2003, p. 107.

12Lázaro (y, con mayor desarrollo narrativo, Guzmán) se hacen portadores de una metáfora burlesca o de una «ficción mascarada», como la llama Bataillon, que en el primer caso (el de Lázaro) permite al anónimo autor burlarse de los estamentos (nobiliarios, religiosos, militares) hasta alcanzar el mismo «victorioso emperador» Carlos V16, mientras que en el segundo caso (el de Guzmán) la intención paródica se extiende a todos los «temas axiales»17 de la sociedad del tiempo, desde los teológicos y espirituales, hasta los morales, sociales, políticos, filosófico literarios y económicos.

  • 18 Bataillon, 1982, p. 161.
  • 19 «El Libro de entretenimiento de la pícara Justina —escribe Rey Hazas (1986, p. 251)—, como su títul (...)

13Estas son las contraseñas que el anónimo toledano y Mateo Alemán trasmiten al médico «chocarrero» Francisco López de Úbeda, el inventor del picarismo femenino, que, a su vez, confiere al Libro de entretenimiento de la pícara Justina su calidad de mascarada para burlarse de las creencias de su época acerca de la imposibilidad de refutar el determinismo de ambiente y herencia. Sobra recordar que se debe a Marcel Bataillon el reconocimiento de que esta obra fue escrita para los cortesanos de Felipe III en pleno apogeo del poder del Duque de Lerma y de Don Rodrigo Calderón, y que representa un «vivo desafío a la honra tal como la sufría aquella España obsesionada por la hidalguía»18. Con Justina, pues, quedan perfectamente en pie los cuatro elementos del picarismo evidenciados por Molho y, en especial, el cuarto, bien vehiculado por su manifiesta instancia satírica19.

  • 20 De hecho, tanto en la primera versión de 1612 (La hija de Celestina) como en la de 1614 (La ingenio (...)
  • 21 Rey Hazas, 1986, p. 305.
  • 22 Sevilla, 2001, p. 641b.

14Cosa que, en cambio, parece alejarse del horizonte de expectativas de su heredera Elena, la cual desde el primer momento, cuando sale a la plaza (al parecer, sin la autorización de Salas Barbadillo) con el título de La hija de Celestina, demuestra su propósito de traicionar el primero y el cuarto principio de la novela picaresca propiamente dicha. De hecho, Salas, además de confiar a una tercera persona el discurso narrativo (como ya se ha dicho), no se sirve de Elena (que en ningún momento —fíjense bien— adopta la denominación de “pícara”)20 como instrumento polémico de burla social, sino que la pone al servicio de su ideología, intensamente conservadora y moralizadora, actuando de modo que la dialéctica “pícaro/noble” no produzca ninguna síntesis: sus representantes de la hidalguía y la truhanería (los ya mencionados Sancho y Elena), como advierte Rey Hazas21, se rozan pero no se unen verdaderamente en ningún momento. Es más, ya lo hemos visto, Salas Barbadillo emplea dos artificios para neutralizar los márgenes de peligrosidad inherentes al personaje pícaro: la tercera persona que permite al narrador omnisciente el dominio absoluto sobre sus creaturas; y la eliminación física de la hija de Celestina: «No le acompañó Elena, porque a la tarde la sacaron, causando en los pechos más duros lástima y sentimiento doloroso, al río de Manzanares, donde, dándola un garrote, conforme a la ley, la encubaron»22.

  • 23 Rodríguez Mansilla, 2009.

15Sin embargo, la muerte física de la ingeniosa Elena no es óbice para que Castillo Solórzano le proporcione nueva vida a la figura de la mujer libre en sus obras denominadas picarescas con protagonista de género femenino. Sobre todo a la luz de otra obra de Salas Barbadillo, a saber: una colección de novelas cortas que se titula Corrección de vicios, en que Boca de todas verdades toma las armas contra la malicia de los vicios y describe los caminos que guían a la virtud. En esta colección, como es bien sabido, se encuentran dos novelas (El escarmiento del viejo verde, y La niña de los embustes), ambas protagonizadas por una muchacha desenvuelta y cínica que se llama Teresa (o Teresica) y que actúa en un primer momento en colaboración con una vieja alcahueta nombrada Emerenciana23.

16No cabe duda, pues, de que tanto Teresa de Manzanares (con su título de «niña de los embustes») y Rufina, la garduña de Sevilla, descienden (en el primer caso, recta via) de Teresica y de Elena, la hija de Celestina, con las que comparten una serie de cualidades físicas, tachas morales y trabas sociales. Como Teresica («una mozuela de muy buena cara»), y como Elena («mujer de buena cara, y pocos años») las dos son jóvenes y hermosas, y como la dos de Salas saben atraer y enamorar incautos, saben incitar los deseos sexuales de los hombres para engañarlos; como Elena ellas son señoras de algunos muchachos, escuderos o rufianes que las sirven, y así siguiendo. Y al igual que Teresica y Elena las de Solórzano manifiestan su adhesión al segundo principio del picarismo: bajeza debida a un linaje vergonzoso, genealogía vil (bastardía, sangre conversa, vileza del padre y de la madre). Pero, entre la mujeres de Salas Barbadillo y las mujeres de Solórzano no se perfilan simplemente afinidades o semejanzas; hay también diferencias que afectan principalmente al tercer elemento del picarismo: antítesis del honor (el pícaro es un desecho social, es la encarnación del anti-honor).

17Teresica y Elena, en efecto, son personajes totalmente negativos: son ladronas y prostitutas; se mueven por instintos primitivos y elementales; se dejan guiar por leyes exclusivamente materialistas presididas por el egoísmo; rechazan cualquier sentimiento noble; en suma, son realmente la encarnación del anti-honor.

  • 24 Ella misma (no olvidemos que la La niña de los embustes se adhiere al discurso-yo) ofrece a su comp (...)
  • 25 Dunn, 1952, p. 40.
  • 26 Por lo que se refiere al tema del marido celoso en Cervantes y Castillo Solórzano, véase, entre otr (...)

18Teresa de Manzanares, en cambio, no cierra todas las puertas al recato, a la decencia y a cierta rectitud de comportamiento. Bien es verdad que traiciona a su primer marido, pero también es verdad que lo hace después de que este, cautivado por los celos (como el celoso extremeño cervantino), convirtiera su casa en una verdadera cárcel24. Cervantes, por supuesto, que —como observó en primer lugar Dunn25— se insinúa intertextualmente en La niña de los embustes ofreciéndole rasgos nuevos y diferenciales con respecto a sus ascendientes Justina y Elena. Pero no solo a través de sus Novelas Ejemplares, sino también y sobre todo por medio de otros individuos que actúan en otros mundos posibles cervantinos26.

  • 27 Esta es la descripción que de ella hace el polaco Ortel Banedre, que aquí actúa en calidad de india (...)
  • 28 Cervantes, Los trabajos de Persiles y Sigismunda, pp. 502-503.

19Me refiero —y creo que hasta ahora nadie se ha dado cuenta de las analogías— a Luisa la Talaverana, un personaje secundario del Persiles que hace su aparición en el cap. 6 del tercer libro merced a un narrador intra y homodiegético (el polaco Ortel Banedre, un caballero adinerado tras su estancia de quince años en las Indias). Luisa posee todas las características de las pícaras de Castillo: doncella de joven edad, no desprovista de belleza, limpia y olorosa, aunque «algo atrevidilla y algún tanto libre y descompuesta»27. Habiéndose enamorado de esta muchacha, Ortel Banedre pide la mano de la doncella a su padre y la obtiene pese a que Luisa ya está prometida a Alonso. Ocurre pues que un día, Luisa coge las joyas y dineros de su esposo y se fuga con el mozo, dejando al polaco agraviado y deseoso de venganza. El mismo polaco hace saber que los dos «han parecido presos en la cárcel de Madrid» y manifiesta su intención de alcanzarles para «sacar con su sangre las manchas de mi honra»28. Pero, a pesar de su determinación, Periandro (narratario entre otros de esta historia) logra con sus consejos hacerle mudar de propósito.

20Sin embargo, la historia de Luisa no termina aquí, sino que prosigue a lo largo del tercero y del cuarto y último libro. Con distintos artificios narrativos (flash-backs, paralelismos con la historia principal, narración a cargo de narradores intra y heterodiegéticos, cartas) se deja constancia de que Luisa ha logrado salir de la cárcel después de la muerte de su compañero, se ha amancebado con un soldado español que la persigue, desea librarse de él con la ayuda de los “buenos” (Auristela, principalmente). La obtiene, pero, pese a sus buenos propósitos, decide juntarse con Bartolomé, el maletero de la comitiva de peregrinos, y fugarse con él tras robar los bagajes de Periandro y Aursitela. Arrepentidos, devuelven los bagajes y en hábitos de peregrinos se dirigen ellos también hacia Roma. Dejan huellas de su recorrido en el primer capítulo del libro cuarto y después (en el cap. V) por medio de una carta Bartolomé informa que, en consecuencia de sus delitos (asesinato del soldado español ex-compañero de Luisa y del pobre polaco Ortel Banedre) los dos han sido encarcelados en Roma y sentenciados a muerte. Librados de la cárcel y de la muerte por intercesión de algunos integrantes de la comitiva de Periandro y Auristela, Luisa y Bartolomé deciden someter sus cuellos al yugo matrimonial.

  • 29 «Su sentido (de La pícara Justina) no es otro que el de brindarnos una imagen burlesca, carnavalesc (...)
  • 30 Me sirvo aquí del sintagma “mundo cortesano” para hacer referencia al ambiente creado por un sub-gé (...)
  • 31 Acerca de los efectos “de-constructivos” que algunas novelas cervantinas ejercen con respecto al gé (...)

21Sobra decir que la historia de Luisa recuerda y adelanta en muchas partes la historia de Teresa (y de Rufina). Teresa, como Luisa, es una pícara que intenta «arrimarse a los buenos» acercándose mucho a la categoría de los buenos de verdad, es decir a los que constituyen los estamentos superiores: nobles y cortesanos. Un propósito que, en cambio, no se muestra en Teresica ni en Elena, no obstante su ingenio, ni mucho menos en Justina, a pesar de su indudable alusión paródica a cortesanos de la época29. Razón por la que es importante establecer una clara distinción entre narraciones picarescas (masculinas o femeninas, no importa) que remiten paródicamente o de forma sarcástica a un estamento superior (Lazarillo¸ Guzmán de Alfarache, Justina, Buscón, La hija de Celestina, principalmente) y narraciones picarescas que convierten la intención paródica y transgresiva en aceptación pasiva de los principios que emanan de un estamento superior como lo es, en nuestro caso, el mundo cortesano30 recreado por las tres de Castillo Solórzano gracias también al influjo cervantino31.

  • 32 Kindelán, 1983, p. 128.

22No extraña, pues, que la vocación cortesana de Teresa se reverbere en la estructura misma de la obra donde, sobre la base del esquema realizado por Velasco Kindelán32, se muestra una fuerte presencia de elementos cortesanos, elementos que se integran en la historia de la pícara dándole una connotación particular y acercándola al mundo de los estamentos superiores sin crear tensiones o contrastes que puedan activar el mecanismo que Molho propone como cuarto elemento del picarismo (es decir, la capacidad de poner en cuestión el código moral y social de los grupos dominantes).

23Observemos el esquema de Magdalena Velasco Kindelán:

24Del que se desprende que los elementos cortesanos ocupan casi la mitad de la novela repartiéndose entre narraciones completamente cortesanas (la Historia del ermitaño. 5/IX), aventuras con elementos cortesanos (son cuatro: 7, 10, 11, 12) y una estratagema cortesana dentro de una aventura picaresca (3/VI: la boda con el viudo rico).

  • 33 Como apunta con acierto Hanrahan (1967, II, p. 258): «Teresa y Rufina son hermanas que, con pequeña (...)

25Por otro lado, la “vocación” cortesana y cervantina de Teresa se refleja en la Garduña de Sevilla pese a que esta última no sea tan honrada y virtuosa como la primera merced a su carácter acentuado de prostituta delincuente y malévola. Y a pesar de que Teresa, como ya sabemos, se expresa en primera persona, mientras que Rufina prefiere encomendarse a una tercera persona. Pero, las consecuencias que pueden proceder de la distinta indentidad del narrador (sobre todo las visiones del mundo relacionadas con el diferente punto de vista), no impiden que Teresa y Rufina, más allá de la antítesis formal “yo/él”, se muestren hermanadas en sus aspectos funcionales33.

  • 34 Téngase en cuenta que estas observaciones se relacionan únicamente con el diálogo intertextual entr (...)

26Además, como ya se ha dicho, las dos conjuntamente no ocultan su relación directa con la primera pícara (Justina), ni tampoco encubren el diálogo con La hija de Celestina de Salas Barbadillo y, sobre todo, con la segunda versión de esta obra (La ingeniosa Elena) donde en la historia que contempla el mundo delictivo de Elena y los devaneos amorosos de Sancho (una mezcla, según Rey Hazas, de novela picaresca y novela cortesana) se insertan otros materiales narrativos34.

27Y no solo esto. Sino que la novela de Salas Barbadillo, con su hibridismo técnico-formal (alternancia de tercera y primera persona en la narración), parece relacionarse tanto con Teresa (que elige la primera persona) como con Rufina que prefiere entregarse por entero a un narrador omnisciente.

28Cabe señalar también el hecho de que Teresa y Rufina están hermanadas por su protagonismo absoluto, la una bajo el signo de los embustes (La niña de los embustes) y la otra con las insignias de la ratera que hurta con maña y disimulo en una ciudad picaresca por antonomasia (La garduña de Sevilla). De ahí que la vocación cortesana de la una se traslade al mundo de la otra determinando una marcada injerencia de elementos pertenecientes al tipo cortesano (personajes, escenario, intriga, sentido de la realidad) en el recorrido diegético de la pícara Rufina. Como puede comprobarse en este esquema elaborado por Magdalena Velasco (1983, p. 129):

  • 35 A este respecto véase Dunn (1952, p. 39 y ss.) que descubre ecos cervantinos, relacionables con El (...)

29Donde se manifiesta el neto predominio de elementos cortesanos que, según indica la estudiosa, corresponden a un 80% de la novela ya que se presentan en tres novelas intercaladas, en las aventuras galantes de la primera época de la pícara y en las fingidas historias que Rufina cuenta al perulero, al genovés, al fraile y a Jaime. Y a la “cortesanía” conviene añadir el diálogo con Cervantes que aquí, como con La Niña de los embustes, juega un papel relevante sea en las novelas intercaladas35, sea en la figura y el comportamiento de la protagonista de la historia principal.

30No cabe ninguna duda, pues, de que la vocación cortesana y cervantina de Teresa se extiende a Rufina desvirtuando, al mismo tiempo, sus aparentes connotaciones picarescas. Al igual que la niña de los embustes, la garduña de Sevilla pierde casi por entero la carga de transgresión inherente a un personaje antiheróico y deja de ser antitética con respecto a los grupos dominantes. Un objetivo éste que Salas Barbadillo, a pesar de todos sus esfuerzos, no había logrado llevar a cabo porque ni el artificio del narrador omnisciente ni la eliminación física de la pícara habían sido suficientes para quitar de en medio el picarismo; en otras palabras, Salas había matado a la pícara pero no el picarismo (o bien no quiso matarlo, por lo menos en la primera versión de la historia de Elena).

31Podríamos añadir que Castillo Solórzano logra ofrecerle nueva vida a la pícara de Salas (y a Justina, por supuesto) pero, al sumergirlas en el mundo cortesano, apaga todo el potencial subversivo que les corresponde. A saber: el vallisoletano hace revivir a las pícaras, pero mata el picarismo. Teresa y Rufina, en definitiva, son pícaras que no dejan huella. Y no por casualidad representan la última aparición de las mismas en el panorama narrativo de la literatura áurea española.

32Las cosas parecen tomar otro rumbo, en cambio, cuando Castillo Solórzano confía la tarea de llevar a cabo sus aventuras a un pícaro de sexo masculino, es decir, al Bachiller Trapaza, quinta esencia de embusteros y Maestro de embelecadores; aunque la confianza no es total pues al lado del protagonismo no le ofrece la posibilidad de expresarse en primera persona (o sea le reserva el mismo trato que a Rufina).

33Sin embargo, el tupido entramado intertextual de las Aventuras del bachiller Trapaza descubre, como ya se ha dicho, una fuerte conexión del héroe de Castillo con los héroes de la picaresca o de los relatos apicarados: a partir del Lazarillo de Tormes, del que extrae casi al pie de la letra el episodio del escudero comprometido en su casa lóbrega y oscura en ocultar a los ojos de Lázaro su miseria y su mucha hambre pero bien dispuesto a compartir con él el pobre fruto de la limosna: un mendrugo de pan y un «pedazo de uña de vaca con otras pocas de tripas cocidas». Una circunstancia en la que el mismo Trapaza desempeña el papel de Lázaro, mientras que el rol del escudero corre a cargo de un tal don Tomé, caballero de Sevilla. Y prosiguiendo con el Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán y el Buscón de Quevedo, sacados a colación en más de una aventura y en detalles que no pueden descuidarse como, por ejemplo, el hecho de que tanto el bachiller Trapaza como Guzmán de Alfarache den término a sus peripecias en las galeras de España. Sin olvidar el relato apicarado de Salas Barbadillo, Pedro de Urdemalas, al que Trapaza parece remitir en el cap. XII con la burla del fantasma que apaga su antorcha en «la parte más sensitiva» del cuerpo de don Tomé. Y, después, el Lazarillo de Manzanares que, según advierte Chandler, transmite al bachiller el episodio de la mula borracha (cap. XIII); y, finalmente, la Varia fortuna del soldado Píndaro de Céspedes y Meneses que se propone como fuente literaria del robo del retrato en el cap. XIV del Bachiller.

34Lo que parece ofrecerle al picarismo la calidad de ingrediente básico de este mundo habitado por el bachiller Trapaza. De no ser que otro ingrediente, más intenso y más poderoso, se inserte en el entramado intertextual de la obra otorgándole un sabor cercano al que descubrimos en el mundo de las pícaras: me refiero, naturalmente, al ingrediente cortesano.

35Según Magdalena Velasco los ingredientes cortesanos del bachiller abarcan un 54% de la novela y se ponen de manifiesto en dos novelas y una aventura (la de doña Serafina) totalmente cortesanas, a las que hay que añadir tres aventuras con elementos de este tipo según el siguiente esquema:

  • 36 En su excelente edición de la picaresca femenina de Solórzano, Rodríguez Mansilla (pp. 104-111) hac (...)

36Y al lado del preponderante elemento cortesano36 se colocan otros ingredientes como, por ejemplo, los motivos folklóricos sacados de los cuentecillos tradicionales (en efecto, basta con echar una ojeada al Entremés de la castañera en el cap. XV del bachiller para comprobarlo).

  • 37 Según afirma atinadamente Alán Francis: «Los pícaros y pícaras ya no son problemáticos ni tienen la (...)

37Así que, a la luz de estos datos estructurales, el aparente picarismo del antihéroe de Solórzano se convierte en un componente meramente superficial del que se desprende que el bachiller Trapaza, pese a sus semejanzas con Lázaro, no posee de ningún modo la carga transgresiva de éste; y pese a su acercamiento al pícaro por antonomasia (Guzmán de Alfarache) no comparte su determinación y su calidad de trepador social. Ni tampoco comparte con el apicarado Pedro de Urdemalas su poder de enmascaramiento, ni alcanza la fuerza destructiva del Buscón de Quevedo. Le falta, pues, la capacidad de poner en cuestión el código moral y social de los grupos dominantes de su época (cuarto principio del picarismo) y al privarse de esta peculiaridad adquiere las características de una figura de mero entretenimiento37. En un contexto donde el delectare se pone al servicio de un docere que mira principalmente a la defensa de la aristocracia; tanto es así que Jacques Joset considera el Bachiller Trapaza un «baluarte aristocrático» calificando sus aventuras como «una síntesis, no totalmente lograda desde el punto de vista de su calidad literaria», que encuentra su razón de ser en el «propósito de defensa social» inherente al público.

  • 38 En el mundo posible que le da cabida es lícito descubrir con Rodríguez Mansilla (en su ed. de Teres (...)
  • 39 Bien es verdad que Jacques Joset (en su ed. del Trapaza, pp 42-43) encuentra en el Estebanillo Gonz (...)

38En resumidas cuentas, es lícito afirmar que, al desatender, entre otros, el cuarto principio del picarismo y de la misma manera que sus parientes cercanas de sexo femenino Teresa y Rufina, Trapaza es un pícaro que no deja huella38. En balde buscaremos algo relacionado o relacionable con el héroe de Castillo Solórzano en el ámbito de los relatos con protagonista aspirante a pícaro que se escribieron en años sucesivos a su aparición (La vida de don Gregorio Guadaña, el Estebanillo González, y, por último, El periquillo de las gallineras)39, pues la de Trapaza es algo más que una simple agonía del pícaro, como la define Alberto del Monte en su fundamental Itinerario del romanzo picaresco spagnolo (Del Monte, 1957 pp. 101-120). En realidad, Trapaza con sus homólogas Teresa y Rufina determinan la desaparición del picarismo y en paralelo la disgregación y la muerte sígnica del personaje pícaro.

  • 40 Con total acierto Manuel Piqueras (2015, p. 187-200) apunta que «tanto los nuevos materiales litera (...)
  • 41 Son muy significativas a este respecto las palabras que el narrador Octavio pronuncia al comienzo d (...)
  • 42 Sobre la imagen del “figurón” en el teatro (y en otros géneros literarios) véase la bella tesis de (...)

39Incluso se podría decir que Castillo Solórzano con la ayuda de sus personajes apicarados logra llevar a cabo la misión que Salas Barbadillo había confiado a su ingeniosa Elena (tras su primera aparición en La hija de Celestina) contaminándola con el mundo cortesano e impregnándola de elementos antipicarescos40. A su vez, Teresa, Trapaza y Rufina, siguiendo la pista de Elena, abandonan definitivamente el docere (implícito en el cuarto principio del picarismo) para entregarse totalmente a un delectare en el que no encuentran cabida las fuerzas capaces de desafiar ni de poner en tela de juicio las normas sociales preestablecidas41. De hecho en este delectare de Castillo faltan del todo la parodia (que es la nota dominante, como es notorio, de la pícara Justina) y la sátira (quevedesca, en primer lugar pero no extraña a Salas Barbadillo); una ausencia que se hace sentir de manera especial en sus protagonistas cuya actuación recuerda muy de cerca la de los ridículos pero inocuos figurones que poblaban las comedias de Moreto, de Rojas Zorrilla, de Solís y, naturalmente, del mismo Alonso de Castillo Solórzano42.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Arredondo, María Soledad, «Pícaras. Mujeres de mal vivir en la narrativa del Siglo de Oro», Dicenda. Cuadernos de Filología Hispánica, 11, 1993, pp. 11-33.

Bataillon, Marcel, Pícaros y picaresca. La pícara Justina, Madrid, Taurus, 1982 (la primera edición, revisada por el autor, es de 1969).

Bonilla Cerezo, Rafael (ed.), Novelas cortas del siglo xvii, Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 660), 2010.

Cabo Aseguinolaza, Fernando, El concepto de género y la literatura picaresca, Santiago de Compostela, Universidade de Santiago de Compostela, Servicio de publicacións e intercambio científico, 1992.

Castillo Solórzano, Alonso de, Aventuras del bachiller Trapaza, ed. Jacques Joset, Madrid, Cátedra, 1986.

Castillo Solórzano, Las harpías en Madrid, ed. Pablo Jauralde Pou, Madrid, Castalia, 1985.

Castillo Solórzano, Tardes entretenidas en seis novelas, ed. Emilio Cotarelo y Mori, Madrid, Librería de los Bibliófilos Españoles, 1908.

Castillo Solórzano, Tardes entretenidas, ed. Patrizia Campana, Barcelona, Montesinos, (Biblioteca de Clásicos y Raros), 1992.

Castillo Solórzano, Teresa de Manzanares y La garduña de Sevilla, en Picaresca femenina de Alonso Castillo Solórzano: Teresa de Manzanares y La garduña de Sevilla, ed. Fernando Rodríguez Mansilla, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert (Biblioteca Áurea Hispánica, 79), 2012.

Cervantes, Miguel de, Los trabajos de Persiles y Sigismunda, ed. Carlos Romero Muñoz, Madrid, Cátedra (Letras Hispánicas, 427), 1997.

Coll Tellechea, Reyes, Contra las normas. Las Pícaras Españolas (1605-1632), Madrid, Ediciones Clásicas/Ediciones del Orto (Biblioteca Crítica de las Literaturas Luso-Hispánicas), 2005.

Del Monte, Alberto, Itinerario del romanzo picaresco spagnolo, Firenze, Sansoni, 1957.

Dunn, Peter N., Castillo Solórzano and the Decline of Spanish Novel, Oxford, Basil Blackwell, 1952.

Dunn, Peter N., «Cervantes De/Re-Constructs the Picaresque», Cervantes. Bulletin of the Cervantes Society of America, 2/2, 1982, 109-131.

Fernández, Olga, La comedia de figurón de los siglos xvii y xviii, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 2003, http://eprints.ucm.es/tesis/19972000/H/3/H3057501.pdf

Francis, Alán, Picaresca, decadencia, historia: aproximación a una realidad histórico-literaria, Madrid, Gredos, 1978.

González de Amezúa y Mayo, Agustín, Formación y elementos de la novela cortesana, Madrid, Tipografía de Archivos, 1929.

Grouzis Demory, Christelle, «El motivo del marido celoso: de la novela italiana a la novela corta española del siglo xvii. Imitación y reescritura en Cervantes, Castillo Solórzano y Juan de Piña», en I novellieri italiani e la loro presenza nella cultura europea: rizomi e palinsesti rinascimentali, eds. G. Carrascón y C. Simbolotti, Torino, Accademia University Press, 2015, pp. 491-505.

Hanrahan, Thomas, La mujer en la novela picaresca española, Madrid, Ediciones José Porrúa Turanzas, 1967, 2 vols.

Laspéras, Jean-Michel, La nouvelle en Espagne, Université de Montpellier, Éditions du Castillet, 1987.

Lázaro Carreter, Fernando, «Lazarillo de Tormes» en la picaresca, Esplugues de Llobregat Barcelona, Ediciones Ariel, 1972.

López Martínez, José Enrique, «Corrección de vicios, de Salas Barbadillo, y la primera etapa de la novela corta española», Revista Crítica de Narrativa Breve, 7, 2014, pp. 1-16.

López de Úbeda, Francisco, La pícara Justina, ed. Luc Torres, Madrid, Castalia (Clásicos Castalia, 303), 2010.

Maravall, José Antonio, La literatura picaresca desde la historia social, Madrid, Taurus, 1986.

Molho, Maurice, «¿Qué es picarismo?», Edad de Oro, 2, 1983, pp. 127-135.

Parker, Alexander Augustine, Los pícaros en la literatura: la novela picaresca en España y Europa (1599-1753), Madrid, Gredos, 1975.

Piqueras Flores, Manuel, «De La hija de Celestina a La ingeniosa Elena: Estructura narrativa, género literario e interpolación», Edad de Oro. Revista de Filología Hispánica, 34, 2015, pp. 187-200.

Rey Hazas, Antonio, Picaresca femenina («La hija de Celestina», «La niña de los embustes», «Teresa de Manzanares»), Barcelona, Plaza y Janés, 1986.

Rey Hazas, Antonio, Deslindes de la Novela Picaresca, Málaga, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Málaga, 2003.

Rodríguez Mansilla, Fernando, «La niña de los embustes, entre Salas Barbadillo y Castillo Solórzano», Dicenda. Cuadernos de Filología Hispánica, 27, 2009, pp. 109-130.

Ronquillo, Pablo Javier, Retrato de la pícara: la protagonista de la picaresca española del 17. sec., Madrid, Playor, 1980.

Salas Barbadillo, Alonso J. de, La hija de Celestina y La ingeniosa Elena, ed. José Radejas, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 1983.

Sevilla, Florencio (ed.), La novela picaresca española, Madrid, Castalia, 2001.

Velasco Kindelán, Magdalena, La novela cortesana y picaresca de Castillo Solórzano, Valladolid, Servicio de Publicaciones de la Diputación Provincial, 1983.

La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades, ed. Aldo Ruffinatto, Madrid, Castalia (Clásicos Castalia, 265), 2001.

Inicio de página

Notas

1 Molho, 1983, pp. 128-129.

2 Como es bien sabido, los estudios sobre el género picaresco son infinitos y abarcan un arco temporal muy amplio que desde el siglo xix llega hasta nuestros días. Según advierte acertadamente Fernando Cabo (1992, pp. 16-44) son tres las orientaciones fundamentales de la crítica picaresca: 1) la orientación referencialista, la más concurrida y en la que confluyen el referencialismo extremo (Morel-Fatio, Kirkpatrick, Wilson, Pfandl), la actitud realista (Ortega, Américo Castro, José Fernández Montesinos), el positivismo crítico de Marcel Bataillon, las aproximaciones de sesgo marxista (Alberto del Monte, Belic, Tierno Galván, Aguinaga), el determinismo contextual de Parker, y, finalmente, las aproximaciones socioideológicas de Antonio Maravall; 2) la orientación formal, que ya aparece incardinada en la construcción de Chandler (1899-1912) y se muestra proclive a enfatizar aspectos tales como el punto de vista o el desarrollo interno del personaje (Guillén, Lázaro Carreter, Rico, Alfonso Rey, Carrillo); 3) la orientación comparatista, o sea la tendencia a llevar los lindes de la picaresca más allá del reducido marco de la España áurea (Wicks, Parker, Blackburn, Alter, Howard Mancing, etc.). Las variables de Molho a las que aquí se hace referencia proceden principalmente de la orientación formal; y a la orientación formal se ciñen también los cuatro elementos clásicos de la «poética esencial de la picaresca» evidenciados por Lázaro Carreter (1972, pp. 195-229), a saber: 1) el relato en primera persona, 2) el origen vil, 3) el servicio a varios amos, 4) la vertebración de la obra a partir del “caso”. Como puede fácilmente comprobarse, los primeros dos elementos coinciden perfectamente con los dos primeros elementos de Molho; el tercero y el cuarto, en cambio, difieren notablemente. Lázaro Carreter prefiere poner el acento sobre las deudas que los principales relatos picarescos (Lazarillo, Guzmán, Buscón) contrajeron con las metamorfosis de Lucio, y sobre los rasgos inequívocamente epistolares impuestos por un destinatario que desea ser informado acerca de las peripecias del personaje narrador. Molho, por su parte, se inclina más bien hacia la naturaleza transgresora de los protagonistas y las implicaciones socio-literarias que de tal naturaleza descienden. Para nuestros propósitos resulta más ventajoso, como veremos, el paradigma de Molho que el de Lázaro Carreter y otros muchos que siguieron sus huellas.

3 Para la Niña de los embustes remito a la ed. de Antonio Rey Hazas en Picaresca femenina (La hija de Celestina, La niña de los embustes, Teresa de Manzanares).

4 Cito el Trapaza por la edición de Jacques Joset.

5 Por lo que atañe a La garduña de Sevilla y anzuelo de las bolsas me sirvo de la edición de Rodríguez Mansilla en Picaresca femenina de Alonso Castillo Solórzano: Teresa de Manzanares y La garduña de Sevilla. Algunos opinan que otras dos obras de Castillo Solórzano se adhieren al género picaresco, a saber: Las harpías en Madrid y coche de las estafas y El Proteo de Madrid, novela corta incluida en la colección Tardes entretenidas. En realidad, por lo que se refiere a las Harpías Jauralde (en su ed., p. 25) sabiamente advierte: «... sobre el género de Las harpías se ciernen confusamente tradiciones literarias no acabadas por consolidar junto a esbozos y apuntes de otras que se venían ensayando desde Cervantes»; mientras que Rey Hazas hace justamente notar que esta obra «no se estructura por medio de un viaje, sino que se desarrolla por entero en Madrid; no tiene punto de vista único sobre la realidad ni evolución temporal o psicológica del personaje. Es decir, no tiene ninguno de los rasgos constructivos característicos de la novela picaresca» (Rey Hazas, 2003, p. 344). Rodríguez Mansilla (en su ed., pp. 24-25), por su parte afirma que la obra no es ni una colección de novelas cortas ni una novela picaresca al uso; y sin embargo la coloca en el caudal picaresco de las obras de Castillo Solórzano porque, en su opinión, se trata de un libro de transición hacia Teresa de Manzanares. Mientras, en lo que atañe al Protheo no es difícil comprobar cómo este personaje pueda a lo sumo preciarse de personaje apicarado que, sin embargo, actúa en mundos posibles muy lejanos de los que pertenecen al género picaresco; y en eso no hay discrepancias entre los especialistas.

6 En cuanto a Justina remito a la edición de Luc Torres.

7 En efecto, no es lícito olvidar que La hija de Celestina no es la versión definitiva de la obra, puesto que, dos años después (en 1614) Salas Barbadillo publicó otra versión (titulada La ingeniosa Elena) con materiales intercalados en la narración: dos largos poemas en tercetos (entre el III y el IV cap.), una novela corta típicamente cortesana (la del Pretendiente discreto) y algunos romances entre el VI y el VII. Cabe añadir que esta segunda versión fue la única autorizada por Salas.

8 Más adelante veremos cómo la misma Justina (que reivindica su parentesco con Celestina) tiene, en realidad, sus antecesoras en los primeros ejemplos de la literatura picaresca. Además tendremos la oportunidad de observar cómo otras mujeres cervantinas (además de La Gitanilla) pueden haber influido de manera determinante en la creación de La hija de Celestina.

9 Sobre la “mujer libre”, su vertiente histórico-social y sus reflejos en la literatura picaresca femenina pueden consultarse con provecho los trabajos de María Soledad Arredondo (1993) y Reyes Coll Tellechea (2005, pp. 20-29).

10 «La figura de la mujer libre era contemplada en aquella España como una amenaza al orden social. Sobre ella, contra ella, confluyeron una serie de discursos cuya función era la contención de esa fuerza potencialmente destabilizadora [...] una mujer libre era una pieza suelta en el sistema social, alguien que intentaba escapar su obligado “recogimiento”» (Coll Tellechea, 2005, pp. 20-21).

11 Adviértase que La hija de Celestina (primera versión de la novela picaresca de Salas Barbadillo) no pretende remitir recta vía al personaje de la Tragicomedia de Fernando de Rojas sino. más concretamente, quiere indicar el nombre de la madre de Elena, un personaje cuyo nombre es sin duda alusivo pero que no tiene nada que ver con el mundo de Calixto y Melibea.

12 Distinto es el caso de otras mujeres libres cervantinas (Gelasia en La Galatea, Marcela en el Quijote de 1605), pues a ellas se les confía un papel extraño tanto a las mujeres de mal vivir (Celestina, Lozana) como a los personajes femeninos de la picaresca. De hecho, tanto Gelasia como Marcela se mueven paródicamente en el ámbito específico de la novela pastoril y no pretenden de ninguna manera sobrepasar los límites de este mundo posible.

13 Luc Torres (Lámina de la primera edición de La pícara Justina) coloca esta lámina en la hoja que antecede a la página del título de su edición. Aparece también en Wikipedia (https://es.wikipedia.org/wiki/ La_pícara_Justina) y en otros muchos lugares informáticos.

14 Ruffinatto, en su ed. del Lazarillo, p. 242.

15 Ruffinatto, en su ed. del Lazarillo, pp. 111-112.

16 Me refiero, naturalmente, a las resonancias irónicas que en la parte final del Lazarillo nacen de la comparación entre el estado infamante de Lázaro (pregonero y marido sufrido) y las grandezas del Emperador: «Desta manera no me dizen nada, y yo tengo paz en mi casa. Esto fue el mesmo año que nuestro victorioso Emperador en esta insigne ciudad de Toledo entró y tuvo en ella Cortes, y se hizieron grandes regozijos y fiestas, como V.M. avrá oýdo» (Ruffinatto, en su ed. del Lazarillo, p. 243).

17 Rey Hazas, 2003, p. 107.

18 Bataillon, 1982, p. 161.

19 «El Libro de entretenimiento de la pícara Justina —escribe Rey Hazas (1986, p. 251)—, como su título indica nítidamente, es una fusión perfecta de novela picaresca —segundo componente del título mencionado— y sátira —primer componente—; es decir, es una novela picaresca satírica, que integra varias tradiciones de distinta procedencia en el seno axial del género picaresco».

20 De hecho, tanto en la primera versión de 1612 (La hija de Celestina) como en la de 1614 (La ingeniosa Elena) la palabra “pícaro” aflora tan solo en tres circunstancias: la primera vez en el primer capítulo indicando genéricamente a los truhanes en contraposición con los caballeros: «... cuando la desembarazada y embarazosa picardía —porque para ninguna cosa halla estorbo, y en ninguna deja de hacelle aquella gente, tan acomodada, que en todas partes encuentra la mesa puesta y la cama hecha— venía anunciando la máscara, corriendo y gritando desordenadamente, como ufana de ver que en este mundo hay ocasión en que traen los pícaros mejor lugar que los caballeros» (Sevilla, 2001, p. 612ª); una segunda vez en el capítulo cuarto como palabra hiriente o insulto: «—Pícaros, hombres viles, no os dije antes de llegar a este coche que mirásedes bien si era lo que se buscaba? ¿Por qué no lo considerastes?, locos. ¿Por qué quisistes que diéramos de ojos en tan vergonzosa afrenta?» (Sevilla, 2001, p. 624ª); y finalmente, en el capítulo quinto, cuando la “venerable Méndez” (consejera de Elena) se sirve de esta palabra para realzar las maldades de su compañero Montúfar: «Mucho gusto recibiera de que con éste tal abrasárades vuestro caudal, pero con un pícaro, hombre de ruines entrañas y de bajo ánimo, cuyo corazón es tan vil, que se ha contentado y satisfecho para pasar su vida deste bajo entretenimiento en que se ocupa estafando mujeres, comiendo de sus amenazas y viviendo de sus insolencias, locura es, necedad sin disculpa gastar con él la hacienda y el tiempo» (Sevilla, 2001, p. 625ª). Pero en ningún caso se le achaca a Elena el título de “pícara”.

21 Rey Hazas, 1986, p. 305.

22 Sevilla, 2001, p. 641b.

23 Rodríguez Mansilla, 2009.

24 Ella misma (no olvidemos que la La niña de los embustes se adhiere al discurso-yo) ofrece a su comportamiento una precisa justificación apoyándose en una sentencia moralizadora: «No pensé hacer tal flaqueza, mas los celos sin ocasión pedidos, y los recatos sin causa ejecutados, juntamente con la opresión en que me vi, me hizo determinarme a lo que sin nada desto no hiciera. Sirva esto de advertencia a los que, imprudentes, tratan así a sus mujeres: que lo escusen, porque el afecto de la venganza es vivo siempre en ellas, y así, la ponen en la ejecución contra quien las oprime sin causa» (Sevilla, 2001, p. 981b).

25 Dunn, 1952, p. 40.

26 Por lo que se refiere al tema del marido celoso en Cervantes y Castillo Solórzano, véase, entre otros, el estudio reciente de Grouzis-Demory (2015, pp. 491-505).

27 Esta es la descripción que de ella hace el polaco Ortel Banedre, que aquí actúa en calidad de indiano enamorado: «Digo, pues, que, estando en este mesón, entró en él acaso un[a] doncella de hasta diez y seis años, a lo menos a mí no me pareció de más, puesto que después supe que tenía veinte y dos. Venía en cuerpo y en tranzado, vestida de paño, pero limpísima, y al pasar junto a mí me pareció que olía a un prado lleno de flores por el mes de mayo, cuyo olor en mis sentidos dejó atrás las aromas de Arabia». Y éste es el comentario de Martina, la propietaria del mesón donde se hospeda Ortel Banedre, tras haber asistido al mal trato que le reserva a Luisa Alonso, el mozo mesonero su prometido: « y, en fe de los tratos que andan entre los padres della y los dél, de esposa, se atreve Alonso a molella a coces todas las veces que se le antoja, aunque muy pocas son sin que ella las merezca; porque, si va a decir la verdad, señor huésped, la tal Luisa es algo atrevidilla, y algún tanto libre y descompuesta» (Romero Muñoz, en su ed. del Persiles, pp. 498-499).

28 Cervantes, Los trabajos de Persiles y Sigismunda, pp. 502-503.

29 «Su sentido (de La pícara Justina) no es otro que el de brindarnos una imagen burlesca, carnavalesca, de la sociedad de la época reflejada en el espejo reformador de una corte festiva, que en cierto modo busca huir de una inquietante realidad: la de una España que está iniciando un profunso proceso de crisis política, moral y económica estrechamente vinculado con la emergencia del tema de la locura y del mundo al revés en la mejor literatura de la época» (Torres, en su ed. de La pícara Justina, p. 49).

30 Me sirvo aquí del sintagma “mundo cortesano” para hacer referencia al ambiente creado por un sub-género literario (novelas cortas de derivación preferentemente italiana) que Agustín González de Amezúa refrendó en su tiempo con la denominación de “novela cortesana” (González de Amezúa, 1929). Sobra decir que esta denominación tuvo muchísimo éxito en el ámbito de los estudios filológicos y literarios concernientes a la narrativa española.

31 Acerca de los efectos “de-constructivos” que algunas novelas cervantinas ejercen con respecto al género picaresco nos ofrece importantes consideraciones Peter N. Dunn (1982); consideraciones basadas fundamentalmente en el contraste entre el empleo de la primera o la tercera persona en el discurso narrativo.

32 Kindelán, 1983, p. 128.

33 Como apunta con acierto Hanrahan (1967, II, p. 258): «Teresa y Rufina son hermanas que, con pequeñas variantes, experimentan una serie de episodios semejantes en estructura sin más variación que los nombres de sus personajes».

34 Téngase en cuenta que estas observaciones se relacionan únicamente con el diálogo intertextual entre Salas Barbadillo y Castillo Solórzano y no pretenden de ninguna manera poner en tela de juicio la opinión de algunos estudiosos, como Rey Hazas, que consideran la primera versión de la historia de Elena de Salas Barbadillo «una de las mejores novelas de Salas Barbadillo», pues «su estructura está bien construida y perfectamente trabada» (Rey Hazas, 2003, p. 286).

35 A este respecto véase Dunn (1952, p. 39 y ss.) que descubre ecos cervantinos, relacionables con El casamiento engañoso en el primero y cuarto libro de La garduña, y con el mismo Don Quijote en la novela intercalada que lleva el título de El conde de las Legumbres.

36 En su excelente edición de la picaresca femenina de Solórzano, Rodríguez Mansilla (pp. 104-111) hace notar cómo en La garduña de Sevilla puede apreciarse un notable incremento de la impronta cortesana, basándose concretamente en la estructura de la novela. Con razón, el estudioso considera el componente picaresco de La garduña como un marco en el que se integran tres novelas cortesanas que de alguna manera contaminan a la misma protagonista de la novela abriéndole el camino para que logre apropiarse de habilidades de la dama y, como dama, enamorarse y acabar felizmente casada e instalada en la sociedad.

37 Según afirma atinadamente Alán Francis: «Los pícaros y pícaras ya no son problemáticos ni tienen la más mínima posibilidad de serlo. La picaresca no ha caído en decadencia; responde a otra poética, la de la aventura y el escapismo» (Francis, 1978, p. 149).

38 En el mundo posible que le da cabida es lícito descubrir con Rodríguez Mansilla (en su ed. de Teresa de Manzanares y de La garduña, p. 144) una especie de jubilación prematura del personaje y el tipo de ficción que lo mantiene como (anti)héroe.

39 Bien es verdad que Jacques Joset (en su ed. del Trapaza, pp 42-43) encuentra en el Estebanillo González un pasaje que recuerda el primer capítulo del Trapaza (lo que le permite afirmar que el autor del Estebanillo fue lector de la obra de Castillo); pero también es verdad que ninguna de las peculiaridades del bachiller se traslada al soldado chocarrero, mercenario y cobarde que protagoniza la ficción autobiográfica que vio la luz en Amberes, en 1646, con el título de La vida y hechos de Estebanillo González, hombre de buen humor.

40 Con total acierto Manuel Piqueras (2015, p. 187-200) apunta que «tanto los nuevos materiales literarios como el nuevo título vinculan la obra en dos direcciones diferentes», de manera que La ingeniosa Elena se mueve ya definitivamente «entre la llamada novela cortesana y la novela picaresca, en una nueva propuesta narrativa».

41 Son muy significativas a este respecto las palabras que el narrador Octavio pronuncia al comienzo de la Novela Tercera de Las tardes entretenidas: «Paréceme, hermosas damas y discreto auditorio, que conociendo mi alegre sujeto, os habréis prometido dél más donaires que moralidades, pues lo poco devoto que en mí habéis visto os tiene en seguridad de que me empeñaré más en lo deleitoso que en la moral, por tener tanto de almendro. Si sabemos que de la ponzoña se hace la triaca, y que no hay animal por nocivo que sea, que no encierre en sí alguna virtud, razón será que hoy, desdiciendo de mi natural, veáis que no altero vuestra costumbre, antes la observo con más rectitud y cuidado» (ed. 1908, p. 150. La cursiva es mía). Con referencia al papel marginal o inexistente desempeñado por el docere en la picaresca femenina de Solórzano pueden leerse también estas consideraciones de Rodríguez Mansilla: «Tanto en Teresa de Manzanares como en La garduña de Sevilla los fragmentos moralizantes son algo abruptos, postizos, o simplemente se eluden. En todo caso no se depende ya de los parlamentos maralizadores como elemento estructurante a la manera del Guzmán de Alfarache. Bien visto, se prescinde de críticas de índole social, como acostumbraba la picaresca debido a su “poética comprometida”, porque, simplemente, ya no hay lugar para las mismas. En tanto los sujetos han admitido el orden social vigente no hay conflicto profundo en ese sentido que pueda encerrar el personaje picaresco» (Rodríguez Mansilla en su ed. de Teresa de Manzanares y de La garduña, p. 53).

42 Sobre la imagen del “figurón” en el teatro (y en otros géneros literarios) véase la bella tesis de Olga Fernández, 2003.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Aldo Ruffinatto, « Pícar@s que no dejan huella. La muerte del picarismo en la picaresca de Castillo Solórzano », Criticón, 136 | 2019, 73-90.

Referencia electrónica

Aldo Ruffinatto, « Pícar@s que no dejan huella. La muerte del picarismo en la picaresca de Castillo Solórzano », Criticón [En línea], 136 | 2019, Publicado el 18 noviembre 2019, consultado el 12 diciembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/criticon/6899 ; DOI : 10.4000/criticon.6899

Inicio de página

Autor

Aldo Ruffinatto

Aldo Ruffinatto es catedrático emérito de Literatura Española en la Facultad de Letras y Filosofía de la Universidad de Turín. Especialista en literatura medieval, renacentista y barroca, sus trabajos abarcan el dominio de la crítica textual, de la filología y lingüística medieval, de la crítica semiológica de los principales textos en prosa y en verso del Siglo de Oro, y, finalmente, el de la literatura comparada hispano-italiana. En lo referente a la crítica textual cabe recordar sus ediciones críticas de la Vida de Santo Domingo de Silos y del Poema de Santa Oria de Gonzalo de Berceo (Logroño 1978; Madrid 1992), del Lazarillo de Tormes (Madrid 2001) y de los Sonetos de Garcilaso de la Vega (Madrid 2014), mientras por lo que atañe a la crítica de los textos áureos resaltan tres libros publicados entre 1989 y 2007: Sobre textos y mundos (Murcia 1989), que contiene, entre otros, sus primeros estudios cervantinos; Las dos caras del «Lazarillo» (Madrid 2000), que suscitó escándalo en su tiempo por su aspecto original y, en cierta medida, revolucionario; Tríptico del ruiseñor (Vigo 2007) con ensayos sobre Berceo, Garcilaso de la Vega y San Juan de la Cruz.Su último libro, Dedicado a Cervantes, publicado en Madrid en el 2015, toma en consideración varios temas cervantinos, desde el cautiverio del alcalaíno en Argel hasta la publicación póstuma de Los trabajos de Persiles y Sigismunda, pasando por el teatro (con especial atención al contraste entre el arte nuevo y viejo de hacer comedias), por algunos aspectos del Quijote y por el carácter modélico de las Novelas Ejemplares. Aldo Ruffinatto es presidente de honor de la Asociación Internacional de Hispanistas (AIH), socio de honor de la Associazione degli Ispanisti Italiani (Aispi), miembro de honor del Instituto Universitario La Corte en Europa (Iulce), Socio nacional de la Accademia delle Scienze de Turín, y en enero de 2014 fue condecorado con la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica.
aldo.ruffinatto@unito.it

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals