Navegación – Mapa del sitio

Estimaciones gongorinas en la narrativa de Castillo Solórzano

Rafael Bonilla Cerezo
p. 211-279

Resúmenes

El presente artículo da cumplida noticia de todos los estilemas gongorinos imitados, celebrados y —en menor medida— burlados por Alonso de Castillo Solórzano a lo largo de su vasto corpus narrativo. Se divide en cuatro secciones: 1) introducción acerca de los juicios críticos sobre la novela culta del Barroco; 2) tabla 1: gongoremas usados por el polígrafo de Tordesillas, con cita del título de sus respectivos libros; los párrafos en cuestión, los versos del autor de las Soledades que eligió como falsilla y la fecha de escritura y/o publicación de las composiciones de don Luis y de las colecciones del pucelano; 3) tabla 2: culturemas (no del todo gongorinos) remedados o escarnecidos desde las Tardes entretenidas (1625) a La quinta de Laura (1649); y 4) conclusiones a propósito de los textos más aludidos y su índice de frecuencia.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 04/06/2019; accepté le 14/09/2019

Notas del autor

Este trabajo se inscribe en el marco del Proyecto I+D+i del MINECO La novela corta del siglo xvii: estudio y edición (y III) (FFI2017-85417-P).

Texto completo

El tiempo y sus circunstancias

1Un siglo antes y también cuatro después cosas de disfrutar del don de la eternidad de la muerte de Luis de Góngora, allá por el año 1627, el monstruoso y enamoradizo Pier Francesco (Vicino) Orsini, duque de Bomarzo, con todas sus reservas, su orgullo, su poder insondable, su aristocrática soledad y su desesperada ternura, nos confesaba desde la novela río de Mujica Lainez (1962) que

  • 1 Mujica Lainez, Bomarzo, p. 99.

mi sensibilidad ha reaccionado siempre de la misma manera, y si hoy me atraen los escritores más diversos, de Dante y Shakespeare y Góngora a Proust y Joyce y Virginia Woolf (y también al zarandeado y admirable autor de Lolita) es ―además, claro está, de su calidad esencial muy honda― por la sal de la ironía terrible que, en medio de un párrafo aparentemente grave, los torna de súbito capaces de sonreír y de reír, y los relaciona con las pinturas flamencas, que, en la opulencia de sus composiciones, abren pequeños postigos insólitos hacia zonas de gracia cotidiana y pintoresca que nos aproximan vertiginosamente a sus autores, borrando la majestuosa separación del tiempo y las circunstancias1.

  • 2 Respecto a Cervantes como protagonista novelesco, teatral y/o cinematográfico (omitiendo los biopic (...)

2Es justo esa linde entre el siglo en el que don Luis se decidió a difundir por la corte sus obras cimeras, el Polifemo (1612) y las Soledades (1613-1614), y los avatares que hicieron de él un agitador maestro para muchos de sus epígonos poetas, dramaturgos y novelistas, los mismos que lo convertirían en blanco de una larga querelle y hasta en personaje de ficción, la que suscita aquí mi interés. Porque la leyenda de Góngora pronto atravesó ese espejo que separa la vida que en su caso produjo versos excelentes de la literatura; en mayor medida, y citaré apenas tres ejemplos, que las de Cervantes, Quevedo o el muy celebrado Lope2.

  • 3 Arguijo, Cuentos, p. 159.
  • 4 Ruiz Pérez, 1984, p. 35. Para los cuentos relativos a Góngora, véanse los núms. 55, 60, 129, 312, 3 (...)

3Así, una de las primerísimas noticias cierto que un punto folklórica del que he dado en bautizar como «Góngora ficcional» se localiza en los cuentos orales recogidos (c. 1619-1624) por el sevillano Juan de Arguijo y acopiados dentro del cartapacio 19380 de la BNE. El caballero veinticuatro nos devolvía en ellos la imagen de un poeta acerca del cual «dijo […] un día en Nápoles el duque de Osuna que, cada vez que le veía, le venía luego a la memoria el romance: Funestos y altos cipreses; y cada vez que le oía, pensaba que le decía a la oreja las palabras de la consagración: Hoc est corpus meum»3. Huelga repetir, pues, según anotara Ruiz Pérez, que «este dato indica claramente cómo el Góngora valorado y apreciado [por entonces] era el de los romances y las letrillas satíricas […], lo que cimentó la fama de su ingenio, y no los [textos] cultistas, que […] despertaron el desprecio y la burla, no solo de sus enemigos literarios, sino también de [la agudeza] popular»4.

  • 5 Por lo que atañe a estas figuras en las Fiestas del jardín (1634), Fuentes Nieto, 2019, ha subrayad (...)

4Sin embargo, diría que esta noticia de mi bético colega vale exclusivamente para la floresta de Arguijo, si bien ayudará a definir el perfil de los que podríamos clasificar como «figurones hipercultos»; o sea, los miembros de la cofradía de lindos, bachilleres, oscuros poetastros y copleros que, a la zaga de los nuevos y peregrinos modos del vate cordobés, desfilaron por comedias, entremeses y un buen número de relatos5.

  • 6 Acerca de su bio-bibliografía remito a Bonilla Cerezo, 2012. De El culto graduado se han ocupado ya (...)

5A este respecto, bastaría con echar una ojeada a la novelita de El culto graduado en las Tardes entretenidas (1625), la primera colección a la italiana del maestresala y polígrafo vallisoletano Alonso de Castillo Solórzano (Tordesillas, 1584-¿1648?)6, al que voy a consagrar este artículo; o tal vez a la cuarta de las Academias del jardín (1630) de Salvador Jacinto Polo de Medina, en la que nos topamos con

  • 7 Polo de Medina, Obras completas, p. 267. Véanse los capítulos «Doctorum agnomina. Motejar doctores» (...)

uno de estos que […], muy bruñido de lenguaje, muy confitado de palabras, hablando por azúcares y pastillas de boca, muy desenvuelto de acciones, ceremoniático de manos, con perlesía en ellas y con más meneos que un santiguador, refiere por suyos los conceptos que le oye a otros, y luego dice que son ignorantes aquellos a quien los hurta7.

  • 8 Lezama Lima, El reino de la imagen, p. 249.
  • 9 Véanse al respecto Jammes (ed.), 1994, pp. 589-719, Roses Lozano, 1994, y Osuna Cabezas, 2008. Un e (...)

6Pues bien, como creador que fue de «un vivir de apetito o impulsión de metamorfosis»8, el rastro de Góngora en la narrativa del Barroco se cifra en las luminosas citas y agudas rapiñas que los novelistas sacaron de las minas del Polifemo y las Soledades, sin orillar las parodias a costa de la escuela culta. No en balde, los volúmenes de Francisco Lugo y Dávila (Teatro popular. Novelas morales, 1622), el mencionado Lope de Vega (Novelas a Marcia Leonarda, 1621-1624), Tirso de Molina (Cigarrales de Toledo, 1621-1624, y Deleitar aprovechando, 1635), José Camerino (Novelas amorosas, 1624), Juan Pérez de Montalbán (Sucesos y prodigios de amor en ocho novelas, 1624; Para todos, 1632), Juan de Piña (Novelas ejemplares y prodigiosas historias, 1624; Varias fortunas, 1627), Francisco de Quintana (Experiencias de amor y fortuna, 1626; Historia de Hipólito y Aminta, 1627), Jacinto Arnal de Bolea (El forastero, 1636), Andrés Sanz del Castillo (Mojiganga del gusto, 1641), Andrés de Prado (Meriendas del ingenio, 1663) y Luis de Guevara (Intercadencias de la calentura de amor, 1685) ofrecen un rico muestrario de la recepción de sus versos a lo largo y ancho de más de cinco décadas del Seiscientos; y en paralelo a la copiosa riada de cartas, advertencias, apologías y pareceres surgidos al calor de la polémica sobre las Soledades9.

  • 10 Cito por la espléndida edición de Matteo Mancinelli, 2019, p. 179.

7Metido de lleno en el campo de dicha batalla, Francisco Fernández de Córdoba, abad de Rute, fue pionero en subrayar el indeleble sello que Góngora le imprimió a las letras del Barroco: «el más lego, después de haber escuchado absorto cualquiera obrilla suya, la admira y alaba como mejor alcanza [...], infiriendo hechos, casi de acuerdo con Sócrates, de superior ingenio, y de la excelencia de lo que entienden, la bondad de lo que no» (Examen del Antídoto c. 1617)10.

  • 11 Gates, 1960, p. 59.

8Un criterio que aviene del todo con este otro de Pedro Díaz de Rivas en sus Discursos apologéticos (c. 1616-1617), que a mi juicio abrieron el horizonte de la proyección del racionero sobre las ficciones de su siglo: «el intento del poeta ha de ser decir con tropos, aunque así se oscurezca la oración, de modo que si los versos se desatan de los números y se truecan en prosa, en esta parezcan los miembros desatados»11.

9Hemos leído bien: «si los versos […] se truecan en prosa». Y lo mismo estimaba Martín Vázquez Siruela en su Discurso sobre el estilo de don Luis de Góngora (1645):

  • 12 Yoshida, 1995, p. 94.

En las prosas se ha visto la propia mudanza con mayor maravilla, influyendo en ellas y realzándolas el estilo nuevo de Góngora; que si bien muchos que las hablan o las escriben no atienden a eso, ni hacen estudio de su imitación, y aun a muchos por ventura les falta la primera noticia de que tal hombre vivió en España, como ya las formas de su estilo están embebidas en la lengua, y de unos en otros se han ido dilatando, sin sentir las concibe el entendimiento, y de allí pasan a la conversación y a la pluma obrando con secreta causalidad, como la luz y el aire de que vivimos12.

10A la espera de reunir todas las citas, guiños, burlas y lisonjas a Góngora en la prosa de creación, un sueño de largo aliento que coronaré si las fuerzas y, de nuevo, el tiempo y las circunstancias me asisten, me limito en estas páginas a trazar un primer bosquejo, aunque cumplido, dentro del corpus de Castillo Solórzano.

11Pero antes de examinarlo, convendrá adelantar que ya a mediados del siglo xix Cayetano Rosell, con loables pero medianos deseos de iluminar la novela del Barroco, les ganó por la mano al resto de estudiosos a la hora de definir el gongorismo como una de sus claves más singulares. Eso sí, tampoco vaciló en trocar en música de viento los aplausos de Vázquez Siruela que acabo de reproducir. Al hilo de la prosa del talaverano Gonzalo de Céspedes y Meneses hacia 1615, coincidiendo, pues, con los albores de la circulación del Polifemo y las Soledades, escribió lo siguiente:

  • 13 Rosell, 1851/1946, p. ix.

¡Ojalá pudiésemos alabar del mismo modo el estilo y las formas de El español Gerardo! Céspedes estaba contagiado con los resabios del culteranismo, como la mayor parte de los autores, y en esta obra quiso hacer gala del vano oropel que deslumbraba a nuestros ingenios. Frases conceptuosas, períodos enmarañados, violentas transposiciones, metáforas altisonantes: todo lo que entonces se creía afluencia de imaginación, no siendo más que extravagancias del mal gusto y desvaríos del atrevimiento, lo hallarán nuestros lectores en la producción a la que nos referimos13.

12Y apostilló:

  • 14 Rosell, 1851/1946, pp. xiii-xiv. Veredicto que no difiere del fallado mucho más tarde por Barrero P (...)

De lo que brevemente hemos expuesto se colige que la novela española no hizo progreso alguno en los géneros conocidos, ni creó ningún otro nuevo, después de los ejemplos dados por Cervantes. […] Si la lengua en algunos escritores se conservaba floreciente y pura, en otros comenzaba ya a adulterarse, y viciado el instrumento, necesariamente había de influir mucho en la imperfección de la obra14.

  • 15 Fernández de Navarrete, 1854/1950, p. 100.
  • 16 Ticknor, 1851, pp. 330-358.

13Comparemos ahora sus palabras, que suenan a furor decimonónico, con las igualmente adustas de Fernández de Navarrete tres años después: «su estilo [de la novela barroca] no es siempre puro, porque la plaga del culteranismo y la pedantería estropeaban ya con frecuencia los mejores pensamientos; mas su lenguaje es siempre hermoso […] y castizamente castellano»15. Y tampoco se ignoren las de Ticknor en el que pasa por ser el decano entre los capitulillos sobre las colecciones áureas dentro de las historias de la Literatura. En efecto, ni siquiera un talento de las prendas de Tirso pudo sustraerse al embrujo de Góngora, recibiendo por ello más de un varapalo del traductor e hispanista bostoniano, quien le afeaba al mercedario la «pobrísima invención del laberinto de los Cigarrales de Toledo [1624], que pecan del conceptismo y extravagancias de la escuela [culta]. El libro, sin embargo, gustó mucho y Tirso preparó otro del mismo género, intitulado Deleitar aprovechando [1635]»16.

  • 17 Rodríguez Cuadros, 2014, p. 11.

14Bien andada la segunda mitad del Ochocientos, Emilio Cotarelo y Mori, en sus «emotivas ediciones»17 de varios volúmenes de Lugo y Dávila, Piña, Salas Barbadillo y, por supuesto, Castillo Solórzano, auspiciadas todas ellas por la Librería de la Viuda de Rico y por la de Bibliófilos Españoles, quiso reevaluar el gongorismo de aquella prosa, no sin reservas:

  • 18 Cotarelo y Mori, 1906, pp. 7-9.

En algunos, la precipitación con que escribían, y en otros el deseo de hacerlo mejor, cayendo por ello en los vicios del culteranismo o del conceptismo, deslucen, es verdad, varias de estas [novelas]. Pero no se crea en la frecuencia del caso; porque otras, y en número infinitamente mayor, están libres de tales efectos y encierran un lenguaje más o menos elegante y escogido, pero siempre claro, castizo y adecuado a la narración y asuntos en que se emplea18.

  • 19 Millé Jiménez, 1923.
  • 20 Hilborn, 1971.
  • 21 Wilson, 1971.

15Por las mismas fechas, Millé Jiménez19 y, luego de más de un cuarto de siglo, Hilborn20 y Wilson21 se harían eco del mismo asunto, que, según se ha visto, peca de una ligereza que asusta, pero ciñéndose esta vez a las comedias lopistas y calderonianas. Considero que el que mejor dio en el clavo fue Samonà en un ensayo que no ha gozado de excesiva suerte entre los gongoristas de la piel de toro y que tomo aquí como norte:

  • 22 Samonà, 1990, pp. 115-120. Remito también a Cossío, 1939, p. 196: «curioso fenómeno el de la crític (...)

Lo studioso [...] avvertirà una distinzione netta fra la partecipazione attiva nella scelta dell’immagine cultista, fra un “paraíso” che è ancora, effettivamente, “cerrado para muchos”, e il dissolvimento di questa coscienza gelosa della poetica in una forma di imitazione inerte, non di rado persino grossolana. [...] In molti casi dunque l’impersonalità di certi cultismi si deve non tanto a una veloce assimilazione di gongorismo, quanto all’incontro fra un primo impulso culterano e una lenta e graduale divulgazione di forme già cinquecentesche. [...]. L’influsso dell’autore del Polifemo si configura dunque come un aspetto ―un aspetto particolarissimo, quanto più è nascosto e viene assunto dal drammaturgo o dal poeta suo malgrado― di una generale tendenza cultista che anche il teatro assimila nelle forme più diverse: una convenzionale immagine petrarchesca o d’un galanteo di sapore ancora trovadorico. [...] L’attenzione si rivolga alla singola immagine o al frammento, indicando cioè, caso per caso, se essi siano o non effettivamente gongorini? Sarà sempre infallibile aritmetica dei ricorsi? Senza dubbio no. [...]. Che traslati come cítaras de pluma, flores, espumas, purpúrea nieve, eclipse, cristal e così via, e cultismi sintattici come l’ablativo assoluto, l’accusativo alla greca, l’iperbato, e formule antitetiche e correlative si articolino in un poema narrativo o in un sonetto della scuola di Góngora non è la stessa cosa del loro apparire, del loro insinuarsi in una commedia di Lope de Vega o di Tirso de Molina22.

  • 23 Sobre el gongorismo en los Donaires del Parnaso (1624-1625) de Castillo Solórzano véase Bonilla Cer (...)

16En definitiva, Samonà nos invitaba a separar el trigo de la paja; o sea, a distinguir qué le debían aquellos dramaturgos barrocos al poeta de Córdoba, con datos contantes y sonantes, y qué derivaba en cambio de un cierto aire de época más o menos contaminado. Repito que yo solo abordaré aquí las colecciones de Castillo Solórzano, sin desatender los poemas, comedias y entremeses incluidos en Tiempo de regocijo (1627), Huerta de Valencia (1629), Fiestas del jardín (1634), Los alivios de Casandra (1640) y Sala de recreación (1649)23.

17Volviendo a la novela y a mi breve estado de la cuestión, Miguel Herrero-García publicó en 1930 un ensayo, Estimaciones literarias del Siglo de Oro, que pienso que habría que reeditar más pronto que tarde. Con todo su dignísimo positivismo a cuestas. Le he rendido tributo en el título de este trabajo. El erudito rondeño reservó una amplia sección para Góngora (pp. 139-352), en la que consignaba que

  • 24 Herrero-García, 1930, p. 140.

el pensamiento del siglo xvii sobre el cordobés, aunque es bastante simple, aparece complejo, y a su esclarecimiento hemos de ir paulatinamente, dilucidando sus diferentes manifestaciones, para llegar, en definitiva, a la conclusión sintética de ideas y juicios. [...] De los versos se puede decir lo mismo que de los libros: habent sua fata. Y en este aspecto, la suerte con que nacieron algunos de los suyos fue, sin duda, extraordinaria24.

  • 25 Excepción hecha de las aportaciones de Jammes (1987, 2011) y Soria Mesa (2013), que ha probado el o (...)
  • 26 Paz, 2012, 2014a, 2014b, 2014c, 2017a, 2017b.
  • 27 Artigas, 1925, p. 217. Véanse asimismo González y Francés, 1896/2011, y Sliwa, 2004.

18Su tocayo Artigas había concluido algo similar en la única biografía de don Luis de la que disponemos hasta la fecha (1925)25, a la espera de que la meticulosa Amelia de Paz siga colmando las muchas lagunas que todavía se ciernen sobre la vida y milagros del poeta26. Para decirlo de una vez, no se ha dado en nuestras letras «un caso de veneración […] por un contemporáneo como el que los admiradores y apasionados tuvieron por Góngora. Trasladaban, […] defendían, glosaban, imitaban sus versos. Los analizaban con la advertencia y cuidado que los famosos comentadores habían empleado con los de Homero y Virgilio»27.

19No podría estar más de acuerdo. Pero este destello hermenéutico se esfumaría por mor del influyente círculo de cervantistas del primer tercio de la pasada centuria, los cuales, prendados, ¡y con razón!, de las Novelas ejemplares, campaban por los respetos de Góngora, coincidiendo paradójicamente con la efeméride del tercer aniversario de su muerte. Para no ir demasiado lejos, una fina estudiosa de Boccaccio como fue Caroline B. Bourland sentenció en 1927 que

  • 28 Bourland, 1927/1973, pp. 21-22.

few writers escape altogether the influence of the new estilo culto, and even Cervantes succumbed more than once to the fashionable temptation to use high-sounding apostrophes and exagerated and antithetical expressions. Long and involved sentences and the abuse of comparison and metaphor are faults frequently found in the novelist who followed him, even in the works of a so competent man as Castillo Solórzano28.

  • 29 González de Amezúa, 1929/1951, pp. 219-221.

20Solo dos años después, el académico Agustín González de Amezúa acuñó un marbete («novela cortesana») que haría fortuna en la historia crítica del género, puntualizando que los caballeros y las damas de este acervo de relatos «tendrán noticias más o menos someras de filosofía moral y natural, de matemáticas, de política, poética y oratoria, […] sin que por ello rehúse[n] la grata y sabrosa comunicación de un Garcilaso, de un Góngora o de un Horacio»29. Pero no tardaría ni cuarenta páginas en asestarles un rejonazo en toda la yema a los narradores postcervantinos que imitaron a don Luis:

  • 30 González de Amezúa, 1929/1951, pp. 77-278. Lo mismo señalaron Pfandl, 1933, p. 404, en su Historia (...)

Lo que causó grave e incurable daño a la novela cortesana, infiltrando en ella gérmenes que la hacen estéril durante cerca de dos siglos, fue la espantosa corrupción, el general contagio culterano, que a su lenguaje, como a las demás muestras del ingenio español, corroe desde el siglo xvii. […] Metáforas absurdas, de transposiciones violentas, de estilo, en fin, oscurísimo, crespo y depravado, se hallarán por doquier en las novelas de Piña, abortos de una estética novelística degenerada y de insufrible estilo, de Aguirre, de Peralta y otros afines30.

21Que la sombra de González de Amezúa fue muy alargada lo prueba que hasta la tesis de Willard F. King (1963), otra de las que comenzaron a despejar el panorama, se hablase sin remedio ni prudencia posibles de «hinchazón retórica», «abortos», «dañinos virus» y otras lindezas. Por eso la profesora estadounidense se expresaba en estos términos:

  • 31 King, 1963, pp. 110-111.

aun cuando se considere que en la segunda mitad del siglo xvii se da un notable incremento de la artificiosidad e ingeniosidad a costa del arte y del ingenio, o aun cuando se esté convencido de que la unidad orgánica de la novela se ve perjudicada o destruida por interpolaciones y digresiones, hay que reconocer que los prosistas del siglo xvii fueron innovadores sin norte ni guía, y que a lo largo de un siglo una fuerte corriente de la teoría literaria sostuvo que una obra en prosa novelística no era digna de elogios si no contenía digresiones31.

  • 32 Spieker, 1975, pp. 41-42.

22A grandes rasgos, abrió una senda que luego ensancharía Spieker al distinguir dentro de las novelle peninsulares aquellas que se orientaban a la fabricación de argumentos para deleitar «merced a la sorpresa, la admiración y el asombro», por un lado, y los bizarros «fenómenos sintáctico-estilísticos» por los que tanta afición mostraron los barrocos32. Aun dejando de lado tropos y metáforas, quizá lo más interesante, tal como veremos en la obra de Castillo Solórzano, el perspicaz Spieker añadiéndole todas las comillas que gustemos no hizo sino apurar la premisa de un opúsculo de Formichi impreso solo dos años atrás:

  • 33 Formichi, 1973, p. 46.

Il respiro si fa corto, faticoso, si rallenta o si affretta artificiosamente e mostra chiari i sintomi di quell’asfissia intellettuale a cui va incontro la gran parte di questi elaborati destinati ad esser rapidamente ingurgitati e dimenticati dai consumatori. La novella del Seicento nasce e muore per un eccesso di tecnica, nell’atmosfera irrigidita e sterilizzatta della Controriforma33.

  • 34 Rodríguez Cuadros, 1979, p. 47.

23Hemos llegado así al final de este sondeo a vista de pájaro. Porque el giro copernicano acerca del éxito o quizá del lastre del gongorismo en la narrativa del Seiscientos lo consumó otra tesis doctoral, esta vez la de la profesora Evangelina Rodríguez Cuadros. En su monografía Novela corta marginada del siglo xvii. Formulación y sociología en José Camerino y Andrés de Prado (1979), sostenía que entre los criterios para evaluar estas colecciones había que considerar al menos cuatro: 1) la sublimación estética; 2) la formalización en géneros; 3) la pura textualidad; y 4) la determinación específica. Aunque redujera sus pesquisas a Camerino (1624) y Prado (1663), que por cierto siguen sin reimprimirse, hay que aplaudirle la conquista de un nuevo enfoque con apenas una fórmula (pura textualidad) y un feliz sintagma (sublimación estética). Con ambos ponía su coto a un larguísimo período de reparos hacia la “temida plaga del gongorismo”. Para Rodríguez Cuadros, «la discriminación según este postulado anatemiza a la novela como un género menor, súbitamente elevado a la genialidad por Cervantes. Y, [como es natural], hace entrar en funcionamiento la coordenada del maniqueísmo estético entre Cervantes, unos segundos privilegiados y la baja estofa literaria»34.

24Suscribo una a una sus palabras, y hasta me atrevería a postular el magisterio de esos donnadies sobre un grupo de prosistas italianos de la Edad de Oro. Lo ha sugerido también Davide Conrieri:

  • 35 Conrieri, 1982, pp. xxx-xxxi.

considerate nel loro insieme […], con la molteplicità di direzioni che percorrono, con la loro oscillazione fra tentativi di riprese di modelli illustri e tentativi più o meno radicali di rinnovamento costruttivo, tematico e stilistico (ai quali non sono estranei né l’influsso della contemporanea narrativa straniera, soprattutto spagnola, né il legame con il più generale orientamento di certe correnti della prosa secentesca avverse alla sintassi più sciolta, e magari spezzettata in brevi periodi), con le loro incertezze, le loro irreparabili cadute, la loro disparità qualitativa di resultati, insomma con tutte le loro caratteristiche positive e negative, occupano un posto di primaria importanza nella novellistica secentesca35.

  • 36 Sánchez Robayna, 1993, p. 169. A bosquejarlo se encaminó un epígrafe del manual de Colón Calderón, (...)

25Más cercano ya a mis propósitos, y basándose en los ecos gongorinos perceptibles en la Reivindicación del Conde Don Julián (1970), de Juan Goytisolo, después de referirse a «Góngora en el dancing» (1929), del surrealista Ernesto Giménez Caballero; Lancelot, 28º-7º (1929), de Agustín Espinosa; el capítulo XI de Paradiso (1966), de José Lezama Lima, en el que Fronesis y Cemí dialogan sobre el Inca Garcilaso y citan algunos versos de las Soledades en un proliferante juego de reflejos; Colibrí (1984), de Severo Sarduy; y Tiempo de silencio (1962), de Luis Martín Santos, Sánchez Robayna se lamentaba de que «la huella de la obra de Góngora en la prosa de ficción no ha sido, que sepamos, objeto de un estudio particular. […] No aspiran estas líneas a convertirse en ese estudio, ni siquiera a establecer un panorama de las obras de ficción narrativa que, tan solo en el marco de la prosa del xvii, habría de ser [formidablemente] amplio»36.

26Las mías, en cambio, sí que persiguen reunir una crestomatía —lo más completa posible— de las voces y los ecos gongorinos en el corpus de Castillo Solórzano. Por ello, para no construir torres de viento, los he agrupado en dos tablas que juzgo claras y de fácil consulta. Después enunciaré mis corolarios. El lector ha de tener presente que se trata de apenas una pincelada para justipreciar la acogida del «Homero español» en la cultura del Barroco; y sería aún más eficaz, por qué no decirlo, si la careásemos con las de los antídotos, escrutinios y apologías de lo que se conoce como polémica gongorina.

El Góngora de Castillo Solórzano

  • 37 Gallo, 2003, p. 19.
  • 38 No reduzco por ello el artículo a las obras del vallisoletano que Velasco Kindelán, 1983, p. 29, ti (...)

27La narrativa del escritor pucelano no participa de la que Gallo tituló «retórica del asombro»37, pero hizo suyos numerosos estilemas de Góngora, sin privarse por ello de poner en solfa el hermetismo de la corriente culta38. De ahí que a continuación desarrolle dos tablas muy distintas.

  • 39 Góngora, Obras de don Luis de Góngora (manuscrito Chacón): homenaje a Dámaso Alonso.
  • 40 Góngora, Obras completas y Poesía.

28He reservado la primera para los préstamos directos, indicando siempre el título de la obra de Castillo en la que aparece, su fecha de composición, los versos que copió del genio cordobés y sus respectivas datas según Chacón39 y los matices de Antonio Carreira en sus dos ediciones de la Poesía completa de Góngora40. Omito, porque nos llevaría la eternidad y un día, los giros sintácticos condicionales («A si no B», «si no A, B», etc.) y las metáforas de estirpe gongorina que no aparecen en las obras de don Luis (romances, letrillas, sonetos, décimas, canciones, la Fábula de Polifemo y Galatea, las Soledades y el Panegírico al duque de Lerma).

  • 41 Góngora, Epistolario completo, p. 2.

29La segunda tabla informa de las parodias y vejámenes de los figurones cultos, pues, como digo, arrojan luz sobre la controversia aventada por los poemas mayores y no discurren faltos de gracia. Procuro, eso sí, cuando la técnica lo permite, separarlos de los gongoremas puros. No tengo duda de que me habré dejado en el tintero más de uno y de dos, e incluso alguna colección de novelas, pero, parafraseando al mismo don Luis en su «Carta-respuesta» del 30 de septiembre de 1613, con este rastreo «me holgara de haber dado principio a algo; pues es mayor gloria empezar una acción que consumarla»41.

30Tabla 1

Novelas y colecciones de Alonso de Castillo Solórzano

(Se registran asimismo los poemas, comedias y entremeses insertos)

Gongoremas

Texto base gongorino

Datación según el manuscrito Chacón

Año

Tardes entretenidas

  1. Marco: «Pues como en este alegre tiempo conviden con su fertilidad los campos a que los gocen y los amenos jardines a que los asistan, uno —afrenta de los de Hibla y admiración de los de Cypro, cuyas vistosas cercas adornadas de intrincadas yedras y trepadores jazmines aprisionaba el risueño Manzanares con grillos de cristal, cerca de la Antigua Mantua, de compuestos cuadros, tejidos cenadores y artificiales fuentes— eligieron por estancia todo el mes de mayo dos nobles familias» (pp. 11-12).

  2. Romance «Hechizos solicitaba»: «De una niña de cristal / siente durezas de acero» (pp. 260-262).

Fábula de Polifemo y Galatea (1612, XXVIII):

«Huyera; mas tan frío se desata

un temor perezoso por sus venas,

que a la precisa fuga, al presto vuelo,

grillos de nieve fue, plumas de hielo»

(vv. 221-224).

1625

El culto graduado

(Tardes entretenidas)

Novela paródico-imitativa del gongorismo.

Sátira contra los cultos (bastante más que contra Góngora).

1625

El culto graduado

(Tardes entretenidas)

«Siete leguas de la insigne y real villa de Madrid, corte del cuarto Filipo, monarca de las dos Españas, dista la villa de Casarrubios del Monte, de donde se intitulan condes los ilustres descendientes de la clara prosapia de Chacón, familia tan estimada en España como honrada de sus generosos reyes» (ed. Bonilla Cerezo, 2015a).

Nota bene:

El novelista pucelano gusta de ubicar a sus “figurones” en la periferia de las capitales. Así, por ejemplo, ocurre con Aparicio, morador de Vallecas –por aquel entonces un pueblo– en El ayo de su hijo, publicada en Tiempo de regocijo (1627). Como puede verse, no dista demasiado de lo que acabo de transcribir:

«A los fines de la calle de Atocha —en esta insigne villa de Madrid— llegaba Aparicio de Santillana, vecino del lugar de Vallecas —si bien en tiempos antes lo fue de la corte, entretenido con los dos reales y medio de ración y quitación, asentados gajes de un escudero—, cuando, emparejando con el chafariz de la fuente vecina al Hospital General, el jumento en que volvía a su aldea se paró, sin ser posible con el castigo del palo que llevaba hacerle pasar adelante» (Tiempo de regocijo, pp. 123v-124r).

Castillo Solórzano se refiere a la familia de los Chacón, a quien perteneció don Gonzalo Chacón, señor de Casarrubios, ayo y valido de la princesa Isabel (futura reina de Castilla), y apenas un siglo después también don Antonio Chacón, señor de Polvoranca, el amigo de Góngora que preparó el deslumbrante manuscrito antígrafo que recopila y fecha todos los poemas de don Luis.

Esta familia ostentó a lo largo del siglo xvii el condado de Casarrubios.

Acaso la elección de Casarrubios como patria del bachiller Alcaraz represente un guiño de Castillo al exquisito calígrafo de cuyos servicios se valió Góngora desde 1619 hasta su muerte.

1625

El culto graduado

(Tardes entretenidas)

«Llegaron a sus manos [a las del bachiller Alcaraz] unos [versos] de algún autor pesado, de aquellos a quien la rudeza del vulgo llama cultos, siendo este nombre tan opuesto al que merecen. No hablo de particulares sujetos, que en la obscuridad de sus escritos han descubierto elegancias y rayos de ingenio, dando en ellos admiración a nuestra nación y las extranjeras» (ed. Bonilla Cerezo, 2015a).

El aplauso de Castillo Solórzano va aquí dirigido a Góngora y no a sus epígonos («aquellos a quien la rudeza del vulgo llama cultos»).

El abad de Rute lo había defendido con términos similares en su Examen del Antídoto (1617): «Para mí, señor, tengo por infalible, que cuando llegaron a manos de vuestra merced las Soledades y trató de escribir contra ellas, si lo consultara con hombres de buen juicio se empleará de trabajo semejante, y empleará su talento en defenderlas, antes que impugnarlas; pues, a la verdad, por común consentimiento, es hoy su autor el mejor Poeta que se conoce en España» (Fernández de Córdoba, Examen del Antídoto, p. 171).

Festini, 2013, p. 35, sugiere que este párrafo de El culto graduado es también deudor de la Respuesta al papel que escribió un señor de estos reinos en razón de la nueva poesía, donde se lee: «Mas, sea lo que fuere, yo la he de estimar y amar, y tomando de él lo que entendiere con humildad, y admirando lo que no entendiere con veneración; pero a los demás que le imitan con alas de cera en plumas tan desiguales, jamás les seré afecto, porque comienzan ellos donde él acaba».

Y un poco después: «Y para que mejor vuestra excelencia entienda que hablo de mala imitación y que a su primero dueño reverencio, doy fin a este saludo con este soneto que hice en alabanza de este caballero, cuando a sus dos insignes poemas no respondió igual la fama de su patria».

1625

El culto graduado

(Tardes entretenidas)

1. El bachiller Alcaraz había leído «obras sueltas y manuscritas de conocidos ingenios, siendo tocado por este contagio» (Castillo Solórzano, 2015).

2. No hay duda de que Castillo tuvo noticia de varios textos de la polémica gongorina.

3. Romances y sonetos en los que el pucelano se burla de la oscuridad, los neologismos y los hipérbatos:

«Caracteres de crueldad»;

«Esplendente deidad, cándido tiro» (ed. Bonilla Cerezo, 2015a).

Guiño a la difusión manuscrita de las Soledades (1613).

Polémica acerca de la retórica de estas dos silvas: Pedro de Valencia (1613), Andrés Almansa (1614), Jáuregui (1616), Francisco Fernández de Córdoba (1617), y de nuevo Juan de Jáuregui, Discurso poético (1624)

1625

El culto graduado

(Tardes entretenidas)

Fragmento del romance «Caracteres de crueldad»:

«Canoras afecta salvas

turba plumosa si ve

tal de los cielos aurora,

tal de la tierra mujer.

Cede a deidad, solfa alada,

ministra aplauso a crüel

beldad, que favor infante

joven transforma desdén.

Nestóreos, acumulando

años goce; eternas dé

alabanzas sí a lo hermoso,

la fama no, a su vejez.

Aquestos cantaba versos

Alcarcio a su puerta, al tiem-

po que el alba subpedita

celajes de rosicler» (ed. Bonilla Cerezo, 2015a).

Intervengo en la puntuación.

Canoras es un epíteto propio del «idiolecto culto».

El sustantivo afectación, o bien el verbo afectar, eran del gusto de Góngora, que los utilizó tanto en el Panegírico al duque de Lerma («¿Qué mucho si, afectando vulto triste, / llora la adulación y luto viste», 1617, vv. 415-416) como en el villancico «Nace el niño y velo a velo» («Tiembla, pues, y afecta el heno», 1264, v. 13)

La «turba plumosa» citada aquí por el bachiller recuerda a «la infame turba de nocturnas naves» de la octava V del Polifemo (1612, v. 39) y a la «turba canora» de la Soledad primera («cual de aves se caló turba canora», 1613, v. 633).

El verbo ministrar, al igual que el adjetivo joven, se usan aquí con valor paródico. Castillo ya los había incluido en su romance «Instrucción para saber» (1ª parte de los Donaires del Parnaso, 1624): «Ministrar es el servir, / terminador, el que puso / límite en cualquier acción / decrepitante, el caduco, / pitonicida es Apolo, / protonauta, Palinuro, / precipitante, Faetón, / antipodexter, el zurdo. / Esplendor, parangonar, / fulgor, pululante, inculto, / errante, seminador, / júbilo, incentivo, impulso, / libación, vagante, intonso, / vilipendio y otros muchos / términos cultisonantes / que por no cansar no busco; / aunque confundan y extrañen / por lo remotos del uso, / se permite usar de todos, / porque se admire el confuso» (López Gutiérrez, 2003, p. 335, vv. 69-88).

celajes de rosicler: sintagma para burlarse de las cronografías de los cultos.

Así figura, con tono absolutamente serio, tanto en varios romances de Góngora como en la octava I de la dedicatoria al conde de Niebla en el Polifemo: «Estas que me dictó rimas sonoras, / culta sí, aunque bucólica Talía, / oh excelso conde, en las purpúreas horas / que es rosas la alba y rosicler el día, / ahora que de luz tu Niebla doras, / escucha al son de la zampoña mía, / si ya los muros no te ven de Huelva, / peinar el viento, fatigar la selva». Véase Góngora, 1612, vv. 1-8.

Por otra parte, como anota Campana (Tardes entretenidas, p. 269), el vallisoletano usa de forma voluntariamente tosca, y a lo largo de todo el romance «Caracteres de beldad», los recursos más típicos del culteranismo: el léxico latinizante (subpedita), la omisión del artículo (cede a deidad), el hipérbaton (canoras afecta salvas), etc. Recursos que se incrementan hasta llegar al final, donde por medio de un raro deslazamiento (tmesis) se corta un sustantivo, de forma que cada una de sus partes se escinde a lo largo de dos versos distintos («tiem- / po»).

1625

El culto graduado

(Tardes entretenidas)

Soneto gongorizante:

«Esplendente deidad cándido tiro

(en fúlgidos bocados ya tascante)

unce a clara mansión, solio vagante,

subpeditando campos de zafiro.

Desmayado esplendor en corto giro

desmiente antiguo ser de su brillante

diadema, que deidad más fulgurante,

luz oponiendo a luz, da al sol retiro.

Tersa mira palestra, en quien duplica

beldades de su origen procedentes,

la suya radiante improperando;

ínvidos rayos a la luna aplica

con que, pausas haciendo intercadentes,

menos vaya primores propagando» (ed. Bonilla Cerezo, 2015a).

Góngora empleó el verbo «tascar» en la octava II del Polifemo:

«tascando haga el freno de oro, cano,

del caballo andaluz la ociosa espuma» (1612, vv. 13-14).

Téngase en cuenta que el «cándido tiro» al que alude Castillo Solórzano es el de los caballos del sol («esplendente deidad»), que tascan no el oro cano, como sucedía en el Polifemo, sino «fúlgidos bocados». Subyace, pues, en este culto soneto del pucelano el luminoso tiro que también aparecía en la Soledad primera:

«Del carro, pues, Febeo,

el luminoso tiro

mordiendo oro, el eclíptico zafiro,

pisar quería […]» (1613, vv. 709-712).

El sintagma campos de zafiro es otra metáfora de indiscutible sabor gongorino, pues figura en el íncipit de las Soledades: «Era del año la estación florida / en que el mentido robador de Europa / (media luna las armas de su frente, / y el Sol todos los rayos de su pelo), / luciente honor del cielo, / en campos de zafiro pace estrellas» (1613, vv. 1-6).

1625

El culto graduado

(Tardes entretenidas)

«–Confieso –dijo el bachiller– que este divino modo de cultizar no es para la plebe sino para agudos y perspicaces ingenios, salvando el que vuesa merced no incurre en esto, porque le tengo por docto; pero no es bien que tosco y zafio en su rústico albergue sea partícipe de lo que las divinas musas y su laureado protector dictaron al poeta, pues lo manoseado y común, ¿qué valor ha de tener? Lo inconstructo, lo brujuleado y, finalmente, lo impalpable sí que es digno de estimación, que cuando el científico lo penetre, el plebeyo por no entendido lo admire» (ed. Bonilla Cerezo, 2015a).

Según Festini, 2013, p. 37, «el comentario de don Diego […] parece sugerir la famosa frase de la Carta de don Luis en respuesta de la que le escribieron: “Demás que honra me ha causado hacerme escuro a los ignorantes, que esa es la distinción de los hombres doctos, hablar de manera que a ellos le parezca griego; pues no se han de dar las piedras preciosas a animales de cerda”».

La propia Festini, 2013, p. 37, añade que «plebeyo es el término utilizado por Juan de Jáuregui en el capítulo VI de su Discurso poético, para calificar a los ingenios que “no pueden extender su juicio a la majestad poética”».

1625

Engañar con la verdad

(Tardes entretenidas)

Naufragio con ecos del íncipit de la Soledades:

«Las olas se aumentaban al peso que el airado viento las impelía, registrando los vasos así los cóncavos senos del cerúleo imperio como las celestiales esferas. [...] A pique, con la mucha agua que habían hecho, no habiendo acudido, con la turbación, a desaguar con las bombas, y así no se salvó hombre de cuantos iban, sino fue nuestro gallardo don Remón, que le guardaba el cielo para que gobernase el reino de Sicilia en compañía de su hermosa reina, el cual, como viese el peligro tan próximo, desnudándose de sus vestidos hasta quedar en camisa y calzoncillos de holanda, se abrazó con un grueso tablón de la galera y se dejó llevar de las furiosas olas, remando con los brazos a toda fuerza, procurando arribar a tierra. El lastimoso espectáculo miraban tres pescadores desde la orilla del mar, cuyo mayor caudal se cifraba en un pequeño barco y unas remendadas redes, con que se sustentaban sus familias en una corta aldea cercana a la marina, y viendo que encima del tablón fluctuaba contra la furia de las embravecidas olas un hombre que, más venturoso que los demás, procuraba entretener su vida con esperanza de algún socorro, deseando dilatársela se aventuraron, aunque con algún riesgo suyo, a favorecerle con su barco» (pp. 317-321).

Soledad I, 1613:

«Del siempre en la montaña opuesto pino / al enemigo Noto / piadoso miembro roto, / breve tabla, delfín no fue pequeño / al inconsiderado peregrino / que a una Libia de ondas su camino / fio, y su vida a un leño» (vv. 15-21).

Soledad I, 1613:

«¡Oh bienaventurado / albergue, a cualquier hora, / templo de Pales, alquería de Flora! / No moderno artificio / borró designios, bosquejó modelos, / al cóncavo ajustando de los cielos / el sublime edificio» (vv. 94-100).

Soledad II, 1614:

«Los escollos el Sol rayaba, cuando / con remos gemidores / dos pobres se aparecen pescadores, / nudos al mar de cáñamo fiando» (vv. 33-36).

Soledad II, 1614:

«Dos son las chozas, pobre su artificio / más aún que caduca su materia: / de los mancebos dos, la mayor, cuna, / de las redes la otra y su ejercicio / competente oficina» (vv. 200-204).

Según Tanganelli, 2019, p. 190, «Castillo echó mano aquí del submotivo lucaniano del buque que llega hasta el cielo para hundirse a continuación en el abismo: “crecidas montañas de agua [...] hacían comunicar con ellas [las altas nubes los esparcidos vasos tal vez, y tal sumergirlos en los más profundos senos de las aguas [...] las olas se aumentaban al peso que el airado viento las impelía, registrando los vasos así los cóncavos senos del cerúleo imperio como las celestiales esferas”».

1625

Engañar con la verdad

(Tardes entretenidas)

«Tinacria, y en estos modernos tiempos Sicilia, ínsula famosa del mar Tirreno, que por la fertilidad de sus mieses mereció llamarse patria de la diosa Ceres, y ahora el granero del romano imperio [...]» (p. 308).

Fábula de Polifemo y Galatea (1612, XVIII):

«Sicilia, en cuanto oculta, en cuanto ofrece, / copa es de Baco, huerto de Pomona: / tanto de frutas ésta la enriquece, / cuanto aquél de racimos la corona. / En carro que estival trillo parece, / a sus campañas Ceres no perdona, / de cuyas siempre fértiles espigas / las provincias de Europa son hormigas» (vv. 138-144).

1625

Jornada I

(Jornadas alegres)

Fragmento del romance «Presuroso caballero» (vv. 13-16):

«Margenado Manzanares,

parece plana de niño,

con manchas de lavanderas

y borrones de coritos» (pp. 62-63).

Castillo Solórzano remeda aquí el tópico chancero del menguado cauce del río Manzanares.

Bastará citar como ejemplo de este lugar común del Barroco el soneto gongorino «Duélete de esa puente, Manzanares» (1588):

«Duélete de esa puente, Manzanares,

mira que dice por ahí la gente

que no eres río para media puente,

y que ella es puente para muchos mares»

(vv. 1-4).

Véase el romance «Manzanares, Manzanares» (1619), de nuevo del poeta cordobés: «enano sois de una puente / que pudierais ser marido, / si al besalla en los tres ojos / le llegareis al tobillo» (vv. 17-20).

No niego que Castillo también pudo tomar la idea de Quevedo, 1990, pp. 825-827:

«Manzanares, Manzanares, / arroyo aprendiz de río, / practicante de Jarama, / buena pesca de maridos. / […] / “Yo soy el río avariento, / que, en estos invierno frito, / una gota de agua sola / para remojarme pido», vv. 1-28).

Remito por último a otros ejemplos en la poesía del mismo Castillo Solórzano (Donaires del Parnaso, 5-6): el romance A la fiesta de Santiago el Verde, en el Sotillo de Manzanares de Madrid; sus octosílabos A las novedades de Madrid (Donaires del Parnaso, p. 9); la Silva al Manzanares (Donaires del Parnaso, p. 11); o los romances «El espejo de cristal» (Donaires del Parnaso, p. 28) y «La esposa que a Manzanares» (Donaires del Parnaso, p. 38).

1626

Jornada I

(Jornadas alegres)

Fragmento del romance «Presuroso caballero» (vv. 17-24):

«Esa cuesta de la entrada

bajan, el mayo florido,

damas con acero estable

tras el oro fugitivo.

Con ambiciones de estafas

anhelan por donativos,

y la fiesta de la entrega

viene a parar en novillos» (p. 63).

Castillo se refiere a la fiesta de Santiago el Verde, que se celebraba el primero de mayo. Era, pues, una efeméride primaveral y, en buena lógica, exaltaba la vegetación, el amor y la alegría de vivir. Según Zabaleta, 1983, pp. 399-417, consistía en una romería al Soto del Manzanares, donde había existido una ermita consagrada a San Felipe y Santiago. La zona contaba entonces con unos pocos árboles, regados por el anémico caudal del río, y hacia allí se dirigían los ciudadanos a pie, en asnos, coches o caballos engalanados para la ocasión.

Transcribo la probable fuente del vallisoletano, una letrilla tardía de Góngora: «No vayas, Gil, al Sotillo» (1620):

«No vayas, Gil, al Sotillo,

que yo sé

quien novio al Sotillo fue,

que después volvió novillo» (vv. 1-4).

1626

No hay mal que venga por bien

(Jornadas alegres)

Fragmento de la silva «Aquel anciano, celebrado río» (vv. 142-149):

«Dijo el anciano río,

y la virgen cuadrilla,

coros formando en una y otra orilla,

a las damas hermosas,

que en ser vistas prometen esperanza,

da igual alabanza

a la gran perfeción de sus primores,

por quien el niño Amor muere de amores» (p. 97).

Lejano recuerdo de una imagen de la Soledad I, 1613:

«Sigue la femenil tropa conmigo:

verás curioso y honrarás testigo

el tálamo de nuestros labradores. / […] /

Coros tejiendo, voces alternando,

sigue la dulce escuadra montañesa

del perezoso arroyo el paso lento,

en cuanto él hurta blando

(entre los olmos que robustos besa)

pedazos de cristal, que el movimiento

libra en la falda, en el coturno ella»

(vv. 525-545).

1626

Jornada II

(Jornadas alegres)

Cronografía gongorizante:

«Ya la Aurora había dejado el lecho del anciano esposo y, desterrando tinieblas de la oscura noche, daba menudo aljófar a las plantas, anunciando la venida del rojo Febo, el cual, no dilatando el comunicar sus hermosos rayos al hemisferio, salió por tersos campos de zafir, cuando aquellos caballeros y Feliciano entraron a despertar a las damas para que se vistiesen» (p. 98).

La imagen de los campos de zafir es un probable homenaje al íncipit de la Soledad I, 1613:

«Era del año la estación florida

en que el mentido robador de Europa

(media lunas las armas de su frente,

y el Sol todo los rayos de su pelo),

luciente honor del cielo,

en campos de zafiro pace estrellas» (vv. 1-6).

1626

Jornada II

(Jornadas alegres)

Fragmento del romance «La gran puente segoviana» (vv. 1-28):

«La gran puente segoviana

de su desigual esposo

decía quejas una tarde

a los campos y a los sotos.

Perdone Dios el capricho

del que juntó en matrimonio

una señora de estado

con quien no tiene uno solo.

Sabiendo mis calidades,

fue injusto darme en consorcio,

a quien nace de una fuente

como el humor de buboso.

¿Cómo hará vida conmigo /

quien tiene extremos de loco,

siendo en verano un menguado

y en el invierno un furioso?

Viendo mi garboso talle

les parece mal a todos

que tenga una puente sana

por marido un charquirroto.

Tan poco caritativo

que, ofendiéndome el buchorno,

de las legañas de arena

aún no me limpia los ojos.

Es prodigio en su miseria,

pues el animal más tosco

lo que le prestó en cristales,

le cobra en orines rojos […]»

(pp. 99-100).

Soneto «Duélete de esa puente, Manzanares» (1588):

«Hoy, arrogante, te ha brotado a pares

húmedas crestas tu soberbia frente,

y ayer me dijo humilde tu corriente

que eran en marzo los caniculares. / […]

Me di, ¿cómo has menguado y has crecido,

Cómo ayer te vi en pena y hoy en gloria?

—Bebiome un asno ayer, y hoy me ha meado».

Soneto «Señora doña puente segoviana» (1609):

«Señora doña puente segoviana,

cuyos ojos están llorando arena,

si es por el río, muy enhorabuena,

aunque estáis para viuda muy galana–.

De estangurria murió. No hay castellana

lavandera que no llore de pena,

y fulano Sotillo se condena

de olmos negros a loba luterana.

Bien es verdad que dicen los doctores

que no es muerto, sino que del estío]

le causan parasismos los calores;

que a los primeros del diciembre frío,

de sus mulas harán estos señores

que los orines den salud al río».

1626

La obligación cumplida

(Jornadas alegres)

«La oposición de los dos encontrados vientos, Ábrego y Noto, alteraban los salados campos de Neptuno, levantando montañas de agua en el Océano septentrional, de tal suerte que a la vista parecía querer competir con las altas nubes; y porque no se ensoberbeciesen con el supremo lugar que les daban en breve instante, desvanecida su altiva arrogancia, se hallaban en el primero ser de que se habían formado. Riguroso era el temporal para los que, o llevados de la insaciable codicia de aumentar riquezas, o con causa forzosa que les obligaba, fiaban sus vidas de cuatro dedos del grueso de una tabla y de una leve aguja, naufragando expuestos a los varios sucesos de la Fortuna. En este peligroso estado se hallaba un pequeño navichuelo, fluctuando con los furiosos ímpetus de las crecidas olas a la vista de un puerto de la que antiguamente se llamó Ibernia, y en estos tiempos se llama Irlanda, de donde sus continuos pescadores, ociosos en su marítimo ejercicio por el recio temporal, estaban mirando el trágico espectáculo, compadecidos de la calamidad y tormenta en que se vía, con notorio y conocido peligro de irse presto a pique, chocando en una de aquellas eminentes rocas que ponen más fuertes límites al mar. En este miserable objeto ocupaban los pescadores su vista, ciertos profetas del daño que brevemente experimentó; porque arrojado de los recios vientos y furiosas olas al puerto, en la más peligrosa roca de él dio al través, haciéndose mil pedazos. Admirados les tenía a todos los compadecidos de su desdicha ver que del navichuelo no se oyese el rumor de gente que en los tales conflictos suele oírse de lamentos, oraciones, ruegos y votos; atenta más la vista en los miserables despojos del fatal estrago, vieron que, de un tablón asido, prohescaba contra las rocas un mancebo, sirviéndose de los pies en lugar de remos, para llegar a la tierra. Comenzáronle a animar los pescadores, deseando que se librase del urgente peligro, con lo cual el joven se alentó de tal manera que pudo resistir con valeroso ánimo la fuerza de las furiosas olas y llegar hasta el trecho que bastó para ser socorrido con un cabo de una cuerda, que un pescador le arrojó, al cual asido, dejando el grueso tablón en que venía, pudo llegar nadando hasta la orilla, donde le recibió aquella piadosa gente con general gusto de todos, alegrándose sumamente de verle puesto en salvo. Salió del agua casi perdido el aliento; traía un rico y costoso vestido verde, bordado de plata, y al cuello una gruesa cadena de oro. Lleváronle a una de sus barracas, donde, desnudo de cuanto traía mojado, le pusieron, en lugar de aquellos preciosos vestidos, otros toscos y remendados de uno de aquellos pescadores. Hicieron lumbre, y con el calor de ella y de la ropa enjuta que tenía ya vestida, volvió el desgraciado mozo en su acuerdo, admirado de verse en aquel grosero traje. […] Preguntó si cerca de allí había algún lugar y fuele dicho que dos millas de aquel puerto estaba una pequeña aldea, de donde eran naturales casi todos los que trataban en aquel piscatorio ejercicio, a donde habían de irse a dormir aquella noche, por parecerles que el riguroso temporal no daba permisión a que ejerciesen su oficio. […] Era [Fabio] de edad de veintidós años, de perfectas facciones, bien proporcionado y de gentil disposición. Fuese al fin con los compasivos pescadores a su lugar, y del más bien puesto y rico de aquella sencilla compañía, fue hospedado en su casa con mucho gusto, ofreciéndosela por posada todo el tiempo que gustase de asistir en aquella pequeña aldea. Agradeció el joven su liberal ánimo, […] y encargole mucho que rogase a aquellos pescadores compañeros suyos que no diesen parte de su desgracia a nadie, porque él pensaba vivir en aquel lugar algunos días en su compañía, vistiendo su rústico traje, hasta que el tiempo le mostrase lo que había de hacer, y con esto cerró la puerta, así a su huésped como a los demás que vieron su desgracia, para que no le preguntasen su verdadero nombre, patria y causa de venir solo en aquel pequeño navío. En el rústico hábito de labrador estaba este gallardo joven en aquella pobre aldea, tratando con la gente de ella, y ocupándose en todos los ejercicios [en] que los labradores suelen entretenerse cuando dan vacaciones al trabajo de sus labores. Aventajábase a todos Fabio en el luchar, correr, saltar y tirar a la barra, por ser hombre de grandes fuerzas y ligereza» (pp. 101-103).

Deuda evidente con el comienzo de la Soledad I, 1613:

«Del siempre en la montaña opuesto pino

al enemigo Noto

piadoso miembro roto,

breve tabla, delfín no fue pequeño

al inconsiderado peregrino

que a una Libia de ondas su camino

fio, y su vida a un leño.

Del Ocëano pues antes sorbido,

y luego vomitado

no lejos de un escollo coronado

de secos juncos, de calientes plumas,

(alga todo y espumas)

halló hospitalidad donde halló nido

de Júpiter el ave.

Besa la arena, y de la rota nave

aquella parte poca

que lo expuso en la playa dio a la roca:

que aun se dejan las peñas

lisonjear de agradecidas señas.

Desnudo el joven, cuanto ya el vestido

Ocëano ha bebido,

restituir le hace a las arenas;

y al sol lo extiende luego,

que, lamiéndolo apenas

su dulce lengua de templado fuego,

lento lo embiste, y con süave estilo

la menor onda chupa al menor hilo.

No bien pues de su luz los horizontes,

que hacían desigual, confusamente

montes de agua y piélagos de montes,

desdorados los siente,

cuando, entregado el mísero extranjero

en lo que ya del mar redimió fiero,

entre espinas crepúsculos pisando,

riscos que aun igualara mal volando

veloz, intrépida ala,

menos cansado que confuso, escala»

(vv. 15-51).

Juegos deportivos de la Soledad I, 1613:

«Vencedores se arrogan los serranos

los consignados premios otro día,

ya al formidable salto, ya a la ardiente

lucha, ya a la carrera polvorosa:

el menos ágil, cuantos comarcanos

convoca el caso, él solo desafía,

consagrando los palios a su esposa,

que a mucha fresca rosa

beber el sudor hace de su frente,

mayor aun del que espera

en la lucha, en el salto, en la carrera»

(vv. 562-572).

Ambiente piscatorio propio de la Soledad de las riberas (1614).

Como puede verse, el largo párrafo de Castillo Solórzano mezcla el íncipit de la Soledad I, donde el peregrino era acogido por unos rústicos, con el de la II, en la que hallará la compañía de unos pescadores:

«Llegó pues el mancebo, y saludado

sin ambición, sin pompa de palabras,

de los conducidores fue de cabras,

que Vulcano tenían coronado» (1613, vv. 90-93);

«Dos son las chozas, pobre su artificio

más aún que caduca su materia:

de los mancebos dos, la mayor, cuna,

de las redes la otra y su ejercicio

competente oficina.

Lo que agradable más se determina

del breve islote ocupa su fortuna,

los extremos de fausto y de miseria

moderando. En la plancha los recibe

el padre de los dos, émulo cano

del sagrado Nereo, no ya tanto

porque a la par de los escollos vive» (1614, vv. 200-211).

Refacción de distintos pasajes de las Soledades:

«Desnudo el joven, cuanto ya el vestido / Ocëano ha bebido, / restituir le hace a las arenas; / y al sol lo extiende luego, / que, lamiéndolo apenas / su dulce lengua de templado fuego, / lento lo embiste, y con suave estilo / la menor onda chupa al menor hilo» (1613, vv. 34-41).

«“¡Oh bienaventurado / albergue, a cualquier hora, / templo de Pales, alquería de Flora!”» (1613, vv. 94-96).

«Acogió al huésped con urbano estilo, / y a su voz, que los juncos obedecen, / tres hijas suyas cándidas le ofrecen, / que engaños construyendo están de hilo» (1614, vv. 216-219).

Véase asimismo Tanganelli, 2019.

1626

La obligación cumplida

(Jornadas alegres)

«Obedeciéronle con grande diligencia, si bien no en todo, porque, compadeciéndose el Cielo de mi inocencia, permitió que hallasen allí otro navichuelo sin jarcia ni bastimento, el cual sacaron a jorro del puerto, y en él, a dos millas el mar adentro, me trasladaron, dejándome en él solo; y al partirse de mi presencia, me manifestaron ser aquella voluntad del rey, si bien ordenada con más riguroso modo de muerte, el cual me dijeron, y la causa por que se usaba aquello conmigo, juntamente con el autor de mi daño. Con esto dieron la vuelta a Escocia, dejándome en el peligro que he dicho, expuesto el navichuelo sin velas ni timón a donde el viento le quisiese llevar, y yo con la aflición que Vuestra Alteza puede considerar. Dentro de tres horas, poco más, que se partieron de mí los ejecutores del rigor del rey, se levantó una rigurosa tormenta con la cual me vi mil veces ya cerca de las altas nubes y ya en los hondos abismos del mar casi sumergido, y otras tantas tragada la muerte, tratando más de encomendar mi alma a su Criador que de mirar por mi vida. Permitió el Cielo que, después de medio día que anduvo el navío peleando con las furiosas olas, diese en una roca de las cercanas al puerto de esta isla, y, haciéndose el vaso mil pedazos en ella, pude escaparme de este rigor asido a un grueso tablón, en el cual, y con el ánimo que me ponían unos pescadores que desde la orilla miraban mi desgraciado suceso, pude salir a tierra casi perdido el aliento. Allí fui socorrido de ellos, abrigándome con sus pobres vestidos por haberme quitado los que saqué mojados del mar. Encendieron fuego, con el cual pude volver presto en mí para agradecerles la piedad que habían usado conmigo; lleváronme de allí a una pequeña aldea, patria suya, donde en la casa de un anciano pescador de aquellos fui huésped, hallando en él obras de padre y él en mí obediencia de hijo agradecido a su mucho amor y voluntad, si bien no se la he pagado como quisiera. Neguele mi patria y nombre, pidiéndole a él y a los demás que se hallaron a favorecerme en el referido peligro que no dijesen a nadie mi desgraciado naufragio, porque pensaba quedarme algún tiempo en su compañía, vestido en su rústico traje, ayudándoles en el ejercicio de la pesquería con intento de disimular así quien era; porque, sabiendo estar en esta isla, determiné encubrirme, que, por las enemistades y guerras que entre ella y Escocia ha habido, me importaba que no me conociese nadie» (pp. 114-115).

Soledad I, 1613:

«Del siempre en la montaña opuesto pino / al enemigo Noto / piadoso miembro roto, / breve tabla, delfín no fue pequeño / al inconsiderado peregrino / que a una Libia de ondas su camino / fio, y su vida a un leño. / Del Ocëano pues antes sorbido, / y luego vomitado / no lejos de un escollo coronado / de secos juncos, de calientes plumas, / (alga todo y espumas) / halló hospitalidad donde halló nido / de Júpiter el ave. / Besa la arena, y de la rota nave / aquella parte poca / que lo expuso en la playa dio a la roca: / que aun se dejan las peñas / lisonjear de agradecidas señas. / Desnudo el joven, cuanto ya el vestido / Ocëano ha bebido, / restituir le hace a las arenas; / y al sol lo extiende luego, / que, lamiéndolo apenas / su dulce lengua de templado fuego, / lento lo embiste, y con süave estilo / la menor onda chupa al menor hilo. / No bien pues de su luz los horizontes, / que hacían desigual, confusamente / montes de agua y piélagos de montes, / desdorados los siente, / cuando, entregado el mísero extranjero / en lo que ya del mar redimió fiero, / entre espinas crepúsculos pisando, / riscos que aun igualara mal volando / veloz, intrépida ala, / menos cansado que confuso, escala. / […] / El can ya, vigilante, / convoca despidiendo al caminante; / y la que desviada / luz poca pareció, tanta es vecina, / que yace en ella la robusta encina, / mariposa en cenizas desatada. / Llegó pues el mancebo, y saludado, / sin ambición, sin pompa de palabras, / de los conducidores fue de cabras, / que a Vulcano tenían coronado» (vv. 15-93).

De nuevo mezcla aquí Castillo el íncipit de la Soledad I con la ambientación piscatoria de la segunda.

1626

La cruel aragonesa

(Jornadas alegres)

Fragmento del romance «La más superior beldad» (vv. 29-40):

«Al animado cristal

listón de nácar le ciñe,

color con que su beldad

más perfección multiplique

Y porque temer el daño

es propio afecto, le pide

que a sus dos soles hermosos

permita breves eclipses.

Atreviéndose el acero

con los dos filos sutiles,

halló entre campos de nieve

una mina de rubíes» (p. 157).

El animado cristal es el cuerpo, casi transparente de la mujer, en la mejor tradición de la Fábula de Polifemo y Galatea: «fugitivo cristal, pomos de nieve» (1612, v. 328).

Esta imagen del cristal es propia del pucelano, que la repetiría en Los amantes andaluces: «Ella le tomó, quitándose para ello un guante, conque descubrió un pedazo de cristal animado que fue nuevo rendimiento para mí» (p. 11v).

El contraste entre el rojo y el blanco como tópico para describir el rostro de la dama se registra más de una vez en la poesía de Góngora. Véase, por ejemplo, la octava XIV de la Fábula de Polifemo y Galatea: «o púrpura nevada, o nieve roja» (1612, v. 108).

1626

Fábula de las bodas de Manzanares

(Jornadas alegres)

«Esta real quinta —que intituló Casa del Campo y este nombre conserva hoy— está mirando, en la opuesta ribera, al sumptuoso y rico alcázar de este poderoso monarca, fábrica de su invictísimo padre y suya, que gozó el inmediato sucesos, obra digna de sus reales majestades; cuyos fuertes cimientos, con amena y deleitosa igualdad de verdes árboles, adorna un cercado que llaman El Parque, depósito de inquietos y bulliciosos conejuelos, que no es bien darles el epíteto de tímidos, pues aquí la reguridad con que son guardados les hace degenerar de su naturaleza, viviendo libres sin el susto del cauto cazador y el temor del ardiente plomo» (p. 238).

De forma algo elíptica, Castillo hace suyos aquí unos versos de la Soledad II, 1614:

«A pocos pasos lo admiró no menos / montecillo, las sienes laureado, / traviesos despidiendo moradores / de sus confusos senos, / conejuelos que (el viento consultando) / salieron retozando a pisar flores, / el más tímido al fin más ignorante / del plomo fulminante» (vv. 275-282).

1626

Fábula de las bodas de Manzanares

(Jornadas alegres)

Fragmento del Soneto de Mendino (Sebastián Francisco de Medrano, según Brown, 1980, p. 199) (vv. 9-14):

«¿Culpas, velocidad, a quien te espera?

¿Escarmientos no sacas de los daños

y niégaste a la voz que te gobierna?

Si a su impulso enderezas tu carrera,

limados días que royeron años,

siglos aumentarán a fama eterna».

(p. 244)

Soneto «Menos solicitó fugaz saeta» (1623):

«Mal te perdonarán a ti las horas,

las horas que limando están los días,

los días que royendo están los años» (vv. 12-14).

1626

Fábula de las bodas de Manzanares

(Jornadas alegres)

Fragmento del soneto-memorial «Manzanares, arroyo principal» (vv. 12-14):

«Tenga lugar debajo tu dosel,

pues que su calidad es superior

a las del sucio Esgueva y Zapardiel».

(p. 246)

El novelista, que lo conocía de primera mano por haber nacido en Tordesillas (Valladolid), alude al río Esgueva, afluente del Pisuerga, que nace al pie de Peña Cervera, muy próximo al Monasterio de Santo Domingo de Silos.

Durante el Barroco proliferaron las pullas sobre las inmundicias depositadas en su caudal.

Véase la letrilla «¿Qué lleva el señor Esgueva?» y el festivo soneto «¡Oh qué malquisto con Esgueva quedo!», ambos escritos por Góngora en 1603.

Véase en especial el artículo de Conde Parrado y García Rodríguez (2011).

Castillo avanzó este motivo en los Donaires del Parnaso («Descripción de la ciudad de Cuenca»).

Véase Bonilla Cerezo, 2006, p. 102.

1626

Fábula de las bodas de Manzanares

(Jornadas alegres)

Fragmento de la silva «Manzanares, vejete de entremeses» (vv. 26-33 y 79-85)

«En la profundidad, que ha sido archivo

de secretos ocultos,

apenas conocido de los cultos,

que hurones son de las profundidades,

huyendo de patentes claridades

Manzanares reserva

una partida de agua que conserva,

sin que al mar dé tributo; […]

Manda el flamante río Manzanares

a todos sus sirvientes familiares,

ya lagunas, ya fuentes, ya arroyuelos,

que peñas saltan y atraviesan suelos,

que, en caudal exprimido,

sin que nada se oculte,

con su plata le vayan acudiendo».

(pp. 249-251).

Sátira contra los cultos e imitación gongorina.

Algunos versos («que, en caudal exprimido», «con su plata le vayan acudiendo», «a la nieve se atreve / y en líquido cristal volvió la nieve») recuerdan, lejanamente, a los de la metamorfosis del rubio Acis (octavas LXII-LXIII) en la Fábula de Polifemo y Galatea, 1612:

«Con lágrimas la ninfa solicita

las deidades del mar, que Acis invoca:

concurren todas, y el peñasco duro

la sangre que exprimió, cristal fue puro.

Sus miembros lastimosamente opresos

del escollo fatal fueron apenas,

que los pies de los árboles más gruesos

calzó el líquido aljófar de sus venas.

Corriente plata al fin sus blancos huesos,

lamiendo flores y argentando arenas,

a Doris llega, que, con llanto pío,

yerno lo saludó, lo aclamo río» (vv. 493-504).

1626

El duque de Milán

(Tiempo de regocijo)

«Ese día partió la descuidada duquesa a caza, como tenía determinado, con menos gente que acostumbraba otras veces salir. Llegó al monte y, saliendo de la carroza, le dieron un alentado caballo de campo y, con una jabalina en la mano, fue guiada de dos monteros a un puesto donde la noche antes habían visto tener su cama un cerdoso jabalí» (pp. 26r-26v).

Reinterpretación de un pasaje de la Dedicatoria al duque de Béjar de las Soledades, 1613:

«las formidables señas

del oso que aun besaba, atravesado,

el asta de tu luciente jabalina,

o lo sagrado supla de la encina

lo augusto del dosel, o de la fuente

la alta zanefa lo majestüoso

del sitïal a tu deidad debido,

¡oh Duque esclarecido!»

(vv. 19-26).

1627

La quinta de Diana

(Tiempo de regocijo)

«[Martín Peralta] llegó a él y conoció ser una deshecha iglesia que por sus ruinas mostraba haber sido lustroso su edificio en siglos pasados, mas ya el tiempo había hecho sus efectos en él, haciéndole su trofeo y habitación de infaustas y nocturnas aves, cuyos funestos chillidos se oían por aquellos contornos» (p. 68r).

Acaso un vago recuerdo de los siguientes versos de la Soledad I, 1613:

«Aquellas que los árboles apenas / dejan ser torres hoy (dijo el cabrero / con muestras de dolor extraordinarias), / las estrellas nocturnas luminarias / eran de sus almenas, / cuando el que que ves sayal fue limpio acero. / Yacen ahora, y sus desnudas piedras / visten piadosas yedras, / que a rüinas y a estragos / sabe el tiempo hacer verdes halagos» (vv. 212-221).

Más evidente se antoja la deuda con la octava V de la Fábula de Polifemo y Galatea, 1612:

«Guarnición tosca de este escollo duro

roncos robustos son, a cuya greña

menos luz debe, menos aire puro

la caverna profunda, que a la peña;

caliginoso lecho, el seno obscuro

ser de la negra noche nos lo enseña

infame turba de nocturnas aves,

gimiendo tristes y volando graves» (vv. 33-40).

1627

El ayo de su hijo

(Tiempo de regocijo)

«Quiso el culto poeta la paga de su trabajo y una mañana, cuando don Fadrique se levantaba, le dio un paje un papel en que leyó estas razones: «Afectuosa puse mente el cuidado en servir a vuesa señoría con los de mi musa meditados versos; séanme intercesores con vuesa señoría para que, en una que se me ofrece necesidad, se sirva de darme treinta, su generosa mano, escudos, no por de mi trabajo premio, sino por ser vuesa señoría quien es» (p. 150v).

Burla del arranque del Polifemo y las Soledades, tanto cuando hace referencia al receptor noble (la carta va enderezada al hijo de un conde) como al hecho de la inspiración procedente de una musa:

«Estas que me dictó rimas sonoras,

culta sí, aunque bucólica Talía» (1612, vv. 1-2).

«Pasos de un peregrino son errante

cuantos me dictó versos dulce musa,

en soledad confusa,

perdidos unos, otros inspirados» (1613, 1-4).

No era la primera vez que parodiaba tan violento hipérbaton, ya que en su Fábula de Polifemo a la Academia de Madrid, incluida en la Primera parte de los Donaires del Parnaso (vv. 1-2), se lee:

«Estas que me dictó rimas burlescas

jocosa, si no culta, musa mía»

(Bonilla Cerezo, 2006b, p. 131).

1627

Romance que cierra la Fiesta II (justo después de la novela La quinta de Diana)

(Tiempo de regocijo)

Romance de don Lorenzo «A un casado que triunfaba en la corte sin tener renta»:

«Ahora que estoy de espacio,

señora doña Fortuna,

mil preguntas quiero hacerle,

que no yerra el que pregunta»

(p. 120v).

Romance «Ahora que estoy de espacio» (1588)

1627

Romance incluido al final de la Fiesta II (justo después de la novela La quinta de Diana)

(Tiempo de regocijo)

Romance «Aquel átomo de río, / encogido y pasicorto» (p. 114v).

Participa de estilemas quevedescos y gongorinos.

Soneto «Duélete de esa puente Manzanares» (1588) (vid. supra).

1627

El casamentero

(Entremés incluido en la novela El duque de Milán, y ésta, a su vez, en Tiempo de regocijo)

En esta pieza una dama acude a los servicios de un «poeta en crepúsculo», o sea, culto, para «escribir obras claras». Se trata, en fin, de un ingenio que identificará más tarde con Ariosto, Garcilaso, Ausias, Marón, Camoëns, el Sannazaro, Luis Alemán, los Dantes y el Petrarca, por una parte, y Lucilio, Juvenal, Persio y Catulo, por otra (pp. 61v-62v).

Leído con atención, el catálogo de autoridades aducidas por esta dama se hace eco de las fuentes que tanto Díaz de Rivas como Jáuregui citan para el mejor entendimiento de las Soledades.

1627

El amor por la piedad

(Huerta de Valencia)

«Cayó luego el Alcaide en quien fuese, como antiguo vecino de Valledeolid» (pp. 24-25).

Soneto «¿Vos sois Valladolid? ¿Vos sois el valle?» (1603):

«¿Vos sois Valladolid? ¿Vos sois el valle

de olor? ¡Oh fragrantísima ironía

A rosa oléis, y sois de Alejandría,

que pide al cuerpo más que puede dalle» (vv. 1-4).

1629

Las dos dichas sin pensar

(Noches de placer)

«Una oscura y tenebrosa noche del encogido y erizado invierno amenazaba, con densos nublados y furiosos vientos, copiosas pluvias, cuando en las faldas de las montañas de Jaca —donde es menos áspera y fragosa la tierra, pues en ella hallaban pasto, entre sus carrascas y malezas, ligeras y trepadoras cabras de gruesos rebaños que allí había— aumentaban la confusión entre las oscuras sombras latidos de perros, vigilantes guardas de aquellos ganados, sustituyendo entonces las de sus pastores, pues en encerrados apriscos cercanos a bien reparadas chozas les tenían reparándose de la inclemencia de las aguas que prometía el lóbrego seno de la tempestuosa noche. Dilatado tesón en su inquieto ladrar tenían los valientes animales, congregados en cierta parte áspera de aquel distrito, tanto que obligaron a que sus dueños dejasen sus albergues, temerosos por la ferocidad de los voraces lobos —que en aquellas montañas había— no hubiesen hecho algún notable daño en sus rebaños; y así, tomando encendidas teas —rústicas antorchas del campo—, salieron a averiguar la inquieta confusión de sus perros de qué procedía» (p. 81).

La cronografía, con las montañas envueltas por la oscuridad, los rebaños, los ladridos de los perros y los famélicos lobos, además de evocar los versos de la Soledad I (1613) que describen la llegada del náufrago a la choza de los pastores («El can ya, vigilante, / convoca despidiendo al caminante, / y la que desvïada / luz poca pareció, tanta es vecina, / que yace en ella la robusta encina, / mariposa en cenizas desatada. / Llegó pues el mancebo, y saludado / sin ambición, sin pompa de palabras, / de los conducidores fue de cabras, / que a Vulcano tenían coronado», vv. 84-93), parece recordar la octava XXII del Polifemo, 1612:

«Mudo la noche el can, el día dormido

de cerro en cerro y sombra en sombra yace.

Bala el ganado; al mísero balido,

nocturno el lobo de las sombras nace.

Cébase y, fiero, deja humedecido

en sangre de una lo que la otra pace.

¡Revoca, Amor, los silbos, o a su dueño

el silencio del can sigan y el sueño

(vv. 169-176).

Además, la voz «latidos», con esa acepción, es un estilema muy gongorino: el cordobés lo volvería a repetir en la octava XXIV del Polifemo, esta vez para referirse al “Can celeste” (en ese caso, la constelación de la canícula): «latiendo el Can del cielo estaba» (v. 186).

1631

Las dos dichas sin pensar

(Noches de placer)

Fragmento del romance «Deidad cubierta de un velo»:

«Deidad cubierta de un velo

con quien quiso el niño Dios

para acumular deseos

dar a sus rayos prisión,

¿de qué sirvió dar clausura

a tan divino esplendor,

si para rendirme tiene

libertad la discreción?

No es de menor potestad

un discurrir superior,

que dos hermosos luceros

émulos del claro sol (p. 90).

Fábula de Polifemo y Galatea (1612, VII):

«Un monte era de miembros eminente

este (que, de Neptuno hijo fiero,

de un ojo ilustra el orbe de su frente,

émulo casi del mayor lucero)

cíclope, a quien el pino más valiente,

bastón, le obedecía, tan ligero,

y al grave peso junco tan delgado,

que un día era bastón y otro cayado» (vv. 49-56).

1631

Las harpías en Madrid

Sátira a Lisarda («Boca de Lisarda bella», fragmento):

«Naturaleza, gran sastre

(aunque no en mentir ni hurtar),

os pespuntó dos ribetes

que descosió a un cardenal;

purpúreos alcaides son

de ese orificio locuaz,

si acaso no se despeja

a demanda universal.

Agria sois al castellano,

al aragonés, voraz,

[pedigüeña] al portugués

y estafante al catalán.

¡Cuántos hay que se atrevieran

a tan bello portapaz,

si el mal olor del pedir

no les llegase a infestar!

Que ese epicúreo postigo

(bella aduana del pan)

si llama con su hermosura,

despide con su crueldad

El mendicante clavel

(si en lo grave monacal)

es para el ósculo, encuentro,

para socaliña, azar. […]

Más fruto saca a la gente

ese hechizo circular

que una boca de un mendigo

en una pierna jayán» (pp. 88-89).

Inspirada por la Fábula de Píramo y Tisbe (1618):

«De plata bruñida era,

proporcionado cañuto,

el órgano de la voz,

la cerbatana del gusto» (vv. 65-68).

Castillo recicló aquí estilemas de la descripción de la ninfa Galatea (octava XVI-XVII) en su Fábula de Polifemo a la academia de Madrid, 1624:

«Index es la nariz, que nos señala

la boca, que del aire, mar y tierra

con aves, peces, carnes se regala,

cuando el hastío de su umbral destierra.

Aromas finas de su centro exhala

si los postigos de clavel no cierra;

y esto diré que siempre lo ha expelido

si rábano o cebollas no ha comido.

Columna erige el cuerpo, que sustenta

el hechizo mayor de nuestra Europa,

torneada, gentil, grave y exenta,

y pasadizo de cualquiera sopa.

Si digo que es cristal, querrán que mienta

mi grave narración de proa a popa,

que, a serlo, le causara mil enfados

ver que puedan contarle los bocados».

(Bonilla Cerezo, 2006b, p. 136).

1631

La niña de los embustes

Décimas del licenciado Sarabia: «Un semiloquio entona»

(fragmento)

«Un semiloquio entona

mi musa, alegre y jovial,

entre un simio racional

y una apersonada mona. […]

“Concorvado soy de bien

—la dijo— y menos que tú”.

Mas la que nació en Tolú

se volvió a reír también»

(pp. 105-107)

Soneto «¿Son de Tolú o son de Puertorrico?», 1609:

«¿Son de Tolú o son de Puerto Rico,

ilustre y hermosísima María,

o son de las montañas de Bugía

la fiera mona y el disforme mico? (vv. 1-4)

1632

La niña de los embustes

«Don Luis de Góngora, compatriota suyo, ingenio que tanto celebró España y actualmente celebraba por sus versos, que los hizo elegantísimos, así en lo grave como en lo jocoso» (p. 165).

Opinión favorable sobre Góngora.

1632

Los amantes andaluces

«Vino a este tiempo un soldado de los que habían ido a La Mamora, más adornado de galas que de papeles de sus servicios, pues era aquella primera facción a que se había dispuesto salir y, como duró tan poco tiempo, volvió más deseoso de alistarse en la milicia de Cupido que en la de Marte» (p. 30v).

Soneto «A la Mamora, militares cruces»:

«¡A la Mamora, militares cruces!

Galanes de la corte, ¡a la Mamora!

Sed capitanes en latín ahora

los que en romance ha tanto que sois duces» (1614, vv. 1-4)

1633

Los amantes andaluces

Fragmento del romance «Torcida sierpe de plata»:

«Torcida sierpe de plata

guarnece el pie de un jazmín,

que es, dilatando sus brazos,

galán dosel de un pensil

cuyos süaves aromas,

haciendo el sitio feliz,

entre sus amenidades

reparte el viento sutil» (p. 92r).

El primer endecasílabo recuerda a dos imágenes de la Soledad I, 1613:

«Estimando seguía el peregrino,

al venerable isleño,

de muchos pocos numeroso dueño,

cuando los suyos enfrenó de un pino

el pie villano, que groseramente

los cristales pisaba de una fuente.

Ella, pues, sierpe, y sierpe al fin pisada

(aljófar vomitando fugitivo

en lugar de veneno),

torcida esconde, ya que no enroscada,

las flores que de un parto dio, lascivo,

aura fecunda al matizado seno

del huerto, en cuyos troncos se desata

de las escamas que vistió, de plata».

(vv. 314-327)

«el istmo que al océano divide,

y, sierpe de cristal, juntar le impide

la cabeza, del norte coronada» (vv. 425-427).

1633

Los amantes andaluces

«[Fenisa] traía recogido el cabello con una montera que se escapó de la codicia de los salteadores por no reparar en ella, y como venía en camisa descubrió unos pechos que la nieve era negra en comparación de ellos» (p. 152v).

Imagen canonizada por la octava XLI de la Fábula de Polifemo y Galatea, 1612:

«Entre las ondas y la fruta imita

Acis al siempre ayuno en penas graves:

que en tanta gloria infierno son no breve

fugitivo cristal, pomos de nieve» (vv. 325-328).

1633

Los amantes andaluces

Romance de don Félix: «En el regazo de un prado» (fragmento):

«En el regazo de un prado,

fértil campaña de flores,

poderoso rinde el sueño

la mayor beldad del orbe.

Con tan dulce tiranía,

eminente mira un monte

con menos luz a los campos,

con menos gozo a los bosques.

Felicio, que carecía

de la beldad de dos soles,

esto cantando les dice

a las aves que le oyen:

«Libres avecillas,

galas de las selvas,

cantores que aplauden

a la primavera,

pues que veis eclipsadas dos luces bellas],

cantad, cantad, cantad;

y tan blando sea

que repose Belisa, que si recuerda,

volverán a verse las almas en dulces penas]».

(pp. 181r-181v)

Parece evocar un endecasílabo de la octava VII de la Fábula de Polifemo y Galatea (1612):

«un monte de miembros eminente» (v. 49)

En general, el texto recicla la ambientación de la estancia XXIV (vv. 185-192) del Polifemo, justo en el momento en que irrumpe Acis.

Véase en particular el octosílabo dedicado a la descripción de la amada durmiente, o sea: «veis eclipsadas dos luces bellas», ya que nos recuerda a un par de endecasílabos de la octava XXIV del Polifemo, 1612:

«llegó Acis; y de ambas luces bellas

dulce occidente viendo al sueño blando,

su boca dio y sus ojos cuanto pudo

al sonoro cristal, al cristal mudo» (vv. 189-192).

1633

Los amantes andaluces

«—Si la gentilidad perseverara en este país, oh hermosa Diana, quién duda que viendo tu belleza, tu nombre, tu ejercicio —a no tener conocimiento de ser tú hija de esta tierra—, se pensara que del primero cielo habías bajado a fatigar las selvas, seguir las fieras y usar del venátil ejercicio» (p. 189v).

fatigar la selva: perífrasis de raíz virgiliana, se usa como sinónimo de ‘cazar’: «En., IX, 605, venatu invigilant, pueri silvasque fatigant, ‘de niños velan ya atentos a la caza y no dan punto de reposo a los bosques’» (ed. Ponce Cárdenas 2010, pp. 182-183).

Como precisara Vilanova, 1957, pp. 195-204, «es preciso tener en cuenta […] que la cadena temática que culmina en el bellísimo verso del Polifemo gongorino, ‘peinar el viento, fatigar la selva’ que tiene su fuente clásica en el ya citado verso de la Eneida de Virgilio, cuenta con una trayectoria paralela, que se desarrolla en torno al mismo tema partiendo de una fuente distinta, también […] virgiliana. […] Intextusque puer frondosa regius Ida, / velocis iaculo cervos cursuque fatigat. [En., V, 252-253, ‘Por la fronda del Ida dardo en mano / cansa corriendo a los veloces ciervos ardorosos’].

Góngora escribió en la octava I del Polifemo, 1612:

«si ya los muros no te ven, de Huelva,

peinar el viento, fatigar la selva» (vv. 7-8).

1633

Los encantos de Bretaña

(Comedia incluida en las Fiestas del jardín)

«Esa deidad, esa beldad mentida

de máscara y cautelas embozada;

de amores y de imperios prevenida,

que pararán en humo, en viento, en nada» (vv. 680-683).

(p. 167).

Soneto «Mientras por competir con tu cabello», 1582:

«goza cuello, cabello, labio y frente

antes que lo que fue en tu edad dorada

oro, lilio, clavel, cristal luciente,

no solo en plata o víola troncada

se vea, mas tú y ello juntamente

en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada»

(vv. 11-14).

1634

Los encantos en Bretaña

(Comedia incluida en las Fiestas del jardín)

Diálogo entre el rey y la duquesa Laura. La aristócrata toma la palabra:

«Dame, señor, atención:

ostentaba la copia de Amaltea

lucido adorno de diversas flores,

siendo fragante pomo que recrea

al tercero sentido en sus olores.

Las fértiles campañas hermosea

Flora con variedad de sus colores,

próvida, generosa y advertida;

que era del año la estación florida.

Entonces, yo, siguiendo de Diana

el ejercicio venatorio, al monte

salí, cuando la Aurora nieve y grana

manifestó en su faz al horizonte.

En un hermoso bruto porcelana

que en ligereza excede al mismo Etonte

iba tan pisador que parecía

que desatar las cinchas pretendía.

Después de haber a un jabalí cerdoso

privado del vivir, por dar venganza

a Venus, con quien fue tan enojoso

aquel que se encubrió en tu semejanza.

A mi cansancio procuré el reposo,

que brevemente mi deseo alcanza,

junto a una clara fuente que dilata,

entre esmeralda verde, undosa plata.

En su apacible margen recostado

al Duque Arnaldo hallé, que divertido

gozaba de aquel sitio, descuidado

de que fuese de mí favorecido».

(p. 184).

Soledad I, 1613: «Quiere la copia que su cuerno sea, / si al animal armaron de Amaltea» (vv. 203-205);

Soledad I, 1613: «Era del año la estación florida» (v. 1).

Soledad II, 1614: «Pisad dichoso esta esmeralda bruta / en mármol engastada siempre undoso, / jubilando la red en los que os restan / felices años...» (vv. 367-370).

1634

Aventuras del bachiller Trapaza

«Con esto fue condenado nuestro Pedro de la Trampa a que no le valiese la que intentaba hacer con Olalla: y así, le mandaron que se casase con ella y que, de no hacer, la dotase en una buena cantidad, que se le señaló; y en caso que todo faltase, fuese al charco de los atunes a servir a Su Majestad, al remo y sin sueldo, por tiempo de seis años» (p. 64).

Romance «Arrojose el mancebito», 1589:

«Arrojose el mancebito

al charco de los atunes,

como si fuera el estrecho

poco más de medio azumbre» (vv. 1-4).

1637

Aventuras del bachiller Trapaza

Romance «La prisión de un jirguerillo»:

«La prisión de un jirguerillo

dilatan redes menudas,

adonde sin libertad

llega a sentir su clausura.

Ni amor ni celos le afligen,

que no son penas de burlas,

cuando en la prisión cantando

con esto las disimula.

Rompió Lisardo la jaula

que su libertad usurpa,

y, dándosela ligero,

el aire peinan sus plumas» (p. 81).

Levemente inspirado por la Soledad II, 1614:

«peinar el aire por cardar su vuelo» (v. 864).

1637

Aventuras del bachiller Trapaza

Hernando lee para Estefanía el comienzo de una novela:

«Cerca del puerto de Mesina, entre esta confusión de olas, derrotó un hombre que arrojó el mar de sí, como a una de sus algas a la orilla; venía abrazado con una gruesa tabla, que fue quien le libró de la muerte. Vieron su salvamiento, desde una quinta vecina al mar, unas damas que estaban solazándose en ella un mes había, y mandaron a un criado que fuese a valer aquel hombre. Hallole ya besando la tierra en agradecimiento de haberse librado del mar. Era un joven de veinte y cuatro años, hermoso de rostro, buena proporción de cuerpo, y venía con sola una ropilla de lama de oro verde y en calzones de lienzo que el conflicto de la tormenta no le dejó, con la priesa, desnudar del todo» (pp. 143-144).

Soledad I, 1613:

«Del siempre en la montaña opuesto pino / al enemigo Noto / piadoso miembro roto, / breve tabla, delfín no fue pequeño / al inconsiderado peregrino / que a una Libia de ondas su camino / fio, y su vida a un leño. / Del Ocëano pues antes sorbido, / y luego vomitado / no lejos de un escollo coronado / de secos juncos, de calientes plumas, / (alga todo y espumas) / halló hospitalidad donde halló nido / de Júpiter el ave. / Besa la arena, y de la rota nave / aquella parte poca / que lo expuso en la playa dio a la roca: / que aun se dejan las peñas / lisonjear de agradecidas señas» (vv. 15-33).

1637

Alivio I

(Los alivios de Casandra)

Letra «Avecillas alegres» (vv. 8-14):

«Aves, que, cantando a coros,

continuamente asistís,

haciendo salva, a la aurora

en el balcón de zafir,

en arpadas lenguas decid, decid

que Casandra es alba divina

que alaba la fama con dulce clarín]». (p. 7r)

Soledad II, 1614:

«Invidia convocaba, si no celo,

al balcón de zafiro

las claras, aunque etíopes, estrellas» (vv. 612-614).

Lejana huella de la octava III de la Fábula de Polifemo y Galatea, 1612:

«Alterna con las Musas hoy el gusto

que si la mía puede ofrecer tanto

clarín (y de la Fama no segundo)

tu nombre oirán los términos del mundo» (vv. 21-24).

1640

La confusión de una noche

(Novela I: Los alivios de Casandra)

«Sucedió, pues, que una tarde que hubo carrera pública en su calle —cosa muy usada otras veces, y más con la ocasión de tener esta ciudad vecindad con la de Córdoba, donde las riberas del claro Betis crían tan hermosos caballos que por excelencia los llaman hijos del viento— vino a hallarse en ella un caballero forastero que en hábito de soldado quiso con militares galas acompañar a los naturales en aquel lucido ejercicio» (p. 8v).

Acaso inspirado por la Soledad II, 1614:

«el veloz hijo ardiente

del Céfiro lascivo»

(vv. 724-725).

1640

La confusión de una noche

(Novela I: Los alivios de Casandra)

Letra «A tus ojuelos, Dorinda»

(vv. 1-5)

A tus ojuelos, Dorinda,

se rinde el rapaz Amor

y pierde el valor,

mas que mucho se rinda

si triunfas de su rigor (p. 27v).

Aunque la asociación del Amor con un «rapaz» es común en la Edad de Oro, véase siquiera el íncipit del romance «Ciego que apuntas y atinas», 1580:

«Ciego que apuntas y atinas,

caduco dios, y rapaz» (vv. 1-2)

1640

A un engaño otro mayor

(Novela II: Los alivios de Casandra)

«Mi patria es Córdoba, mi prosapia noble, pues es de los Góngoras de aquella ciudad, caballeros muy conocidos en ella» (p. 42r).

Más adelante el personaje declara que su nombre de pila es Lope. Según Morell Torrademé, 2002, pp. 185, 371, dicha elección no es casual, «sino que puede tratarse de un juego de palabras con una finalidad más satírica que humorística, ya que se forma con el nombre del dramaturgo Lope de Vega y el apellido del poeta Luis de Góngora» (vid. infra).

Sobre el linaje de los Góngora véase ahora Soria Mesa, 2013.

1640

A un engaño otro mayor

(Novela II: Los alivios de Casandra)

«Se informó del forastero llamarse don Lope de Góngora, ser caballero mozo y mayorazgo en Córdoba de dos mil escudos de renta, cosa que conformó mucho con los deseos de la dama, porque temía que fuese casado» (Castillo Solórzano, 1640, p. 43v).

Véase lo apuntado supra.

1640

Alivio Quinto

(Los alivios de Casandra)

Letra «Competían el Sol y la Aurora»:

«Los rayos y perlas miro

darse batalla campal

ya en mansiones de cristal,

ya en campañas de zafiro»

(vv. 7-10) (p. 121r).

Soledad I, 1613:

«en campos de zafiro pace estrellas» (v. 6)

1640

El mayorazgo figura

(Comedia de Los alivios de Casandra)

«No impetra la persuasiva,

aunque hable a lo gongorio»

(v. 2124) (p. 175r)

Alusión burlesca a Góngora y sus epígonos.

1640

El mayorazgo figura

(Comedia de Los alivios de Casandra)

«un galán abejaruco,

que solitúdines busca,

anhelante y vagabundo,

pide que vuestra beldad»

(vv. 2562-2565)

(p. 184v)

Latinismo burlesco que quizá aluda a la oscuridad de la calle, trasunto del estilo hermético de las Soledades gongorinas.

Francisco Fernández de Córdoba, abad de Rute, en su Examen del antídoto (1617), se detuvo sobre el uso y el sentido de la palabra soledad y sus formas latinas e italianas solitudo, solitudine, acudiendo a numerosas autoridades clásicas y transalpinas.

1640

El desdén vuelto a favor

(La quinta de Laura)

«Encontrados el Euro con el Noto, formaron los dos palestra en las campañas de Nereo, donde con la fortaleza de sus embates, con la fuerza de su poder comenzaron a hacer su batalla. Lo fuerte de sus golpes, lo severo de sus encuentros, fue en daño del proceloso campo de Neptuno, porque levantando sus olas a las celestes esferas, formaban excelsos montes de agua, causando horror a los humanos ojos. Fluctuaba entre el borrascoso duelo una nave, que deseando tomar puerto en la famosa cabeza de Cataluña, Barcelona, llegó solo a ver las altas torres, mas no alcanzó la ventura de poder lograrse su deseo con el fuerte temporal, arrojada con la fuerza de los dos encontrados émulos, en lo más profundo del salado golfo. Tal vez se hallaba tocar en las estrellas, tal en el centro de las salobres aguas. Zozobrando, pues, entre las ondas, solo se escuchaban lamentos roncos de los despechados navegantes. Poco les aprovechaba coger las velas con las demás faenas que en tales trances se hacen, porque con más fuerza los dos mortales émulos procuraban su total derrota. Roto estaba el árbol grande, los otros puestos cerca de este estado, cuando era la nave pelota de las ondas, pues esta la sacaba con tremenda fuerza, para que la opuesta la tornase con mucha más. Dos horas se pasaron puesto el vaso en este trance, cuando conforme los vasallos de Eolo se conjuraron contra la pobre nave, dando con ella en el más alto escollo que guarnece al mar. Tan tremendo fue el choque contra su dureza que echó el vaso muchos fragmentos. En un punto se hallaron los navegantes en los ocultos senos de Neptuno, que les amparó con undoso sepulcro. Pasaron todos por este trance de la muerte, menos un joven, que abrazado a una angosta tabla de las desechas de la nave, pudo con la fuerza de las aguas contra el furor del enojado Eolo. Este, pues, con alentado esfuerzo, batallando contra los dos fuertes elementos, tomó puerto en una cala que tuvo por guardas dos escollos, cerca del puerto de Rosas, en el condado de Rosellón. Apenas el favor celeste le condujo a parte segura, cuando en tocando la mojada arena quedó fuera de su acuerdo, arrojado su cuerpo en ella, que del mucho nadar, anhelando a su salvamento, tuvo este suceso. En este estado se hallaba cuando, cuando para su amparo llegó a aquella parte la hermosa Rosarda, centro de la beldad, portento de la hermosura, dulce objeto de los mortales. Procreó a esta dama el conde don Ramón, señor absoluto del estado de Rosellón, de donde esperaba ser la sucesora, por no tener varón que lo fuese. Cansada de la caza, la hermosa dama trató de tomar un poco de descanso cerca del mar, donde su gente la esperaba con un gustoso refresco. En tanto, pues, que se le daba, se fue acercando al arenoso margen, freno del cerúleo elemento que era teatro funesto del naufragante joven, donde acompañada de dos caballeros de su casa, hallaron en mortal forma un hermoso mancebo; porque aunque el pasado suceso le pudo transformar en otra fea, no lo ordenó el poder celeste, para que con lo hermoso provocase a darle amparo. Lo perfecto de su cuerpo notaba Rosarda en que ostentaba ser hombre noble. […] Menearon de una parte a otra a aquel hermoso joven, porque juzgaron —según las señales del rostro— que aún no estaba desamparado de alma su cuerpo» (pp. 175-177).

Soledad I, 1613:

«Del siempre en la montaña opuesto pino / al enemigo Noto / piadoso miembro roto, / breve tabla, delfín no fue pequeño / al inconsiderado peregrino / que a una Libia de ondas su camino / fio, y su vida a un leño. / Del Ocëano pues antes sorbido, / y luego vomitado / no lejos de un escollo coronado / de secos juncos, de calientes plumas, / (alga todo y espumas) / halló hospitalidad donde halló nido / de Júpiter el ave. / Besa la arena, y de la rota nave / aquella parte poca / que lo expuso en la playa dio a la roca: / que aun se dejan las peñas / lisonjear de agradecidas señas. / Desnudo el joven, cuanto ya el vestido / Ocëano ha bebido, / restituir le hace a las arenas; / y al sol lo extiende luego, / que, lamiéndolo apenas / su dulce lengua de templado fuego, / lento lo embiste, y con süave estilo / la menor onda chupa al menor hilo. / No bien pues de su luz los horizontes, / que hacían desigual, confusamente / montes de agua y piélagos de montes, / desdorados los siente, / cuando, entregado el mísero extranjero / en lo que ya del mar redimió fiero, / entre espinas crepúsculos pisando, / riscos que aun igualara mal volando / veloz, intrépida ala, / menos cansado que confuso, escala» (vv. 15-51).

1649

Sala de recreación

Letrilla: «Remontado pensamiento, / humilla tu vuelo altivo, / si no temes en tu daño / un funesto precipicio. / A esferas tan levantadas / no te ensalcen tus designios, / que es profanar de los cielos / los pavimentos divinos. / No la ejecución iguales / a tu intento, con aviso / que se despeñó Faetón / por loco y por atrevido. / Lo glorioso de la empresa / no te empeñe en el peligro, / que no se aumenta la fama / del que en él ha perecido. / Si te ciega la esperanza / de que iguala el ciego niño / los sujetos por amor / en tiernos amantes finos. / Como aquí falta lo más, / calma pensamiento mío, / deja que obliguen finezas, / que tal vez ablandan riscos. / Que coloques tu altivez / en los más altos zafiros / atrevimiento será / mas amor quiere principio. / Para, para, tente, tente, pensamiento mío, / que si al cielo te has atrevido, / morirás castigado de tu delirio» (pp. 59-60).

Soneto: «Pongo en alta parte el pensamiento, / que camina a una esfera inaccesible, / donde cuanto más tiene de imposible, / tanto más viene a acreditar su intento. / Conozco en tan osado atrevimiento / que el daño y precipicio es insalible, / que el ascender a más de lo posible / en Ícaro previene el escarmiento. / Morir en la conquista de este empleo / es mi intención, amor que me ha animado / no le prometa glorias al deseo, / que habiendo mis intentos colocado, / o seré de fortuna su trofeo, / o ha de lograr su dicha mi cuidado» (p. 66).

Probablemente inspirada en una letrilla atribuida a Góngora: «Hágasme tantas mercedes» (1624):

«Pensamiento no presumas / tanto de tu humilde vuelo, / que el sujeto pisa el cielo / y al suelo bajan las plumas: / otro barrió las espumas / del Mediterráneo mar, / pudiendo mejor volar / que tú ahora volar puedes» (vv. 5-11).

Probablemente también basada en la Soledad II, 1614: «Audaz mi pensamiento / el Cenit escaló, plumas vestido, / cuyo vuelo atrevido, / si no ha dado su nombre a tus espumas, / de sus vestidas plumas conservarán el desvanecimiento» (vv. 137-143).

1649

La torre de Florisbella

(Comedia de Sala de recreación)

«En el espejo del cerúleo espacio,

en quien se mira el célico topacio,

obligue al dios del húmedo tridente».

(Castillo Solórzano, 1977, pp. 246-247).

Soneto «Oh claro honor del líquido elemento» (1582):

«que no es bien que confusamente acoja

tanta belleza en su profundo seno

el gran dios del húmido tridente» (vv. 12-14).

1649

31Tabla 2

Novelas y colecciones de Alonso de Castillo Solórzano

(Se registran asimismo los poemas, comedias y entremeses insertos)

Culturemas y parodias

Tipología

Año

El culto graduado

(Tardes entretenidas)

«Esto tiene una nueva jerigonza, darse los que la leen por entendidos de ella por no ser menos que otros, y tragando la burla procurar pagársela con otra tal, si son poetas, quedando todos más ayunos de su entendimiento que la familia de un miserable en año caro» (ed. Bonilla Cerezo, 2015a).

Sátira contra los cultos

1625

La obligación cumplida

(Jornadas alegres)

Décimas «Orate comunidad»:

«Quien pide versos ajenos

para aficionar su dama,

quien piensa que adquiere fama

por quitarla a muchos buenos,

quien se anda a sufrir serenos

por quien le ha desengañado,

quien por culto es confiado,

quien escribe y no ha leído,

etcétera, que han querido

darme campo limitado».

(pp. 122-123).

Sátira contra los cultos

1625

El ayo de su hijo

(Tiempo de regocijo)

«Acertó su desgracia a toparse con uno culto, de los de nuevo idioma, tan escuro en sus versos como Nuruega en la mitad del año. Hombre que, para exagerarle de poco entendido, bastará decir que él mismo no sabía entenderse lo que escribía. Este tal, después de un día y una noche de desvelo, escribió en su nueva jerigonza —remedo del erudito estilo que no alcanzaba a entender, aunque le quería imitar— un romance, el cual le llevó don Fadrique a la dama que se le había pedido, confiado en que en lengua culta había de ser bien recebido. Pero sucediole al revés de lo que pensó, porque cuando estaba aguardando grandes hipérboles de su hermosura y subtiles conceptos en su alabanza, halló nuevas y exquisitas voces extranjeras de nuestra lengua y mal entendidas della. Y lo que le dijo el día siguiente que la volvió a visitar fue:

—Señor don Fadrique, si como no sois mi galán lo fuérades, me diera por desobligada de vuestros versos, porque no os he entendido lo que en ellos habéis querido decir: declarádmelos por vida vuestra hasta que tenga un vocabulario de esas voces —que, puesto tanto se usan ya, le debe de haber— o aprenda latín.

Aquí fue cogido en la trampa nuestro postizo caballero, pues queriendo la curiosa dama saber lo que contenían las coplas del escuro romance, no se las supo declarar, con que se salió corrido de la visita sin volver a ver más la dama.

Quiso el culto poeta la paga de su trabajo y una mañana, cuando don Fadrique se levantaba, le dio un paje un papel en que leyó estas razones:

«Afectuosa puse mente el cuidado en servir a vuesa señoría con los de mi musa meditados versos; séanme intercesores con vuesa señoría para que, en una que se me ofrece necesidad, se sirva de darme treinta, su generosa mano, escudos, no por de mi trabajo premio, sino por ser vuesa señoría quien es».

Al alma le llegó la petición y la nota del papel a don Fadrique y, para no darle lo que le pedía, formó queja de que no habían sido entendidos sus versos, dándosela en la respuesta de su papel con este que le sigue:

«Hiciera mal si reales monedas, con católicas armas y santas cruces, fueran premio de versos herejes, apóstatas de la cristiana lengua castellana. En un armenio y un griego —cuyos idiomas imita— puede buscar este socorro, que yo no gasto mi dinero neto en calabriada de lenguas extranjeras».

Este papel se le dio al culto poeta, volviendo por la respuesta del suyo, con esperanzas de merecer por sus versos lo que había pedido. Enfureciose, habiéndole leído, el culterano con el desprecio del incontrastable don Fadrique y no quiso que se le fuese sin castigo, dando un rabioso filo a su pluma e invocando una criminal musa que le dictó esta sátira, la cual se le cantó la siguiente noche a la puerta de su casa, cerca de las ventanas del aposento en que dormía, de donde la pudo muy bien oír, que era desta suerte: “Antialejandro español, / perdona pasadas chistes / que a sátiras criminales / les das motivos civiles. / Antípoda al liberal / cerrada la mano vives, / que aun a la buena ventura / nunca al gitano la abriste. / A la acuñada moneda / con las armas de Felipe, / como otro Midas avaro / siempre por Dios la tuviste. / De Gastones de Moncada / nunca envidiaste el origen, / que solo de Guardïolas / has estimado su estirpe. / No tengas antipatía / con Francos, ni Francolines, / que no todos han de ser / Tenorios ni Tenerifes. / Ser conde en Villafranqueza, / ni lo apeteces, ni eliges, / que tu condición te fuerza / que al Tentubar te inclines. / Al capitán de la guardia / bien es que el cargo le envidies, / que oficio de pagador / no quieres que te acredite. / Después que en ser guardián / tanta eficacia pusiste, / nunca apóstata moneda / salió de tus camarines. / Al juego del deja y pon / tu inclinación no se rinde, / que sólo con tus talegos / te alegras al escondite. / Miserable de valor / eres, pues, cuando te embisten, / con los asaltos del Daca / hallan tu fuerza invencible. / Cierto de tu condición / estoy, si la Iglesia sigues, / que préstamos repudiaras / por lo que el nombre te aflige. / Y a ser jurista en la corte, / de los que a Abogar asisten, / solo del civil Derecho / supieras leyes civiles. / Solo un impulso cristiano / se te ve entre mil gentiles, / que es tener contra paganos / siempre ojeriza terrible. / Informado de tu gente, / conformes todos me dicen / que con Membrillos y Cerbas / panza y condición estringes. / Plegue al Cielo, ¡oh miserable!, / que boticarios malsines / esa indigestión que tienes / con sus clisteles te quiten. / Y que en cuadrúpeda forma / con el latón te jeringuen, / hecho blanco donde asesten / y terrero donde tiren, / hasta despedir el alma / desa cárcel insufrible / que por avara la aguardan / los piélagos de alquebrite» (pp. 149v-152v).

Sátira contra los cultos

1627

Tiempo de regocijo

Un poeta culto escribe «invocando» a una Musa criminal que le «dicta» una sátira. Parodia del inicio del Polifemo:

«dando un valioso filo a su pluma e invocando una criminal musa que le dictó está sátira, la cual se la cantó la siguiente noche a la puerta de su casa, cerca de las ventanas del aposento en que dormía» (p. 151r).

Acaso una lejana parodia del íncipit de la Fábula de Polifemo y Galatea (1612, I):

«Estas que me dictó rimas sonoras, / culta sí, aunque bucólica, Talía / —¡oh excelso conde!—, en las purpúreas horas / que es rosas la alba y rosicler el día, / ahora que de luz tu Niebla doras, / escucha, al son de la zampoña mía, / si ya los muros no te ven, de Huelva, / peinar el viento, fatigar la selva» (vv- 1-8).

1627

Huerta de Valencia

Divertimento III:

«Había el desprecio de la ingrata Dafne, si objecto amable de la hermosa Olizie, asegurado con su luciente rostro la tranquilidad en el día, cuando los cliéntulos de las nueve hermanas acudieron a su gustoso divertimento a la alquería del Maestro Laurencio, cuyo cuidado previno estancia a propósito del tiempo y a gusto de los que a ella había convidado» (p. 117).

Divertimento III:

«Por fiestas de aquel glorioso Santo Patrón de Alcalá de Henares, mílite glorioso en la seráfica Religión Franciscana, de San Diego digo, se corrieron toros en aquella insigne villa, a que acudió toda la corte» (Castillo Solórzano, 1944, p. 123).

Cronografía hiperculta y adopción de fórmulas condicionales («A si B»).

Uso de esdrújulos en cadena, típicos de los cultos.

1629

Huerta de Valencia

Romance de don Guillén (Divertimento V):

«Al que preside en los campos

fresco y bizarro clavel,

con dos hojas más hermoso,

otro le pudo exceder.

Divina unión de rubíes

en su belleza se ve,

noble envidia de Ceilán,

y afrenta de rosicler.

Al múrice en finas granas

menosprecia su desdén,

y del más fino carmín

hace burla su altivez».

(p. 217)

Lejanas coincidencias con:

-Soneto: «Al tronco Filis de un laurel sagrado» (1621).

-Fábula de Polifemo y Galatea (1612, XLII).

1629

Lisardo enamorado

Prólogo:

«Una novela te presento, temeroso de que lo que ha de parecer, pues va preñada de muchas; su estilo no es tan cuidadoso que se acoja a esto que llaman culto, ni tan relevante que le ignore por escuro el que le desea entender, porque no quiero que este libro se compre por no inteligible que estuviera a peligro de correr varias fortunas, hallando en él ignorancias apiñadas; su lenguaje es claro y, si humilde, con él han corrido otros de su mismo autor por manos de quien les ha honrado» (p. 57).

Condena de la oscuridad

1629

Las harpías en Madrid

Entremés de El comisario de figuras (pp. 115-125):

COMISARIO. ¡Figura, figurón y figurinísima; / figura de figuras sin cimientos, / que es lo mismo que decir, cuento de cuentos. / ¿Escribes en el limbo o en el infierno, / que con lo obscuro das tormento eterno!

CULTO. Esta de mi capricho culta ciencia / vulgar no admite pedantina plebe.

COMISARIO. ¿Qué pedantina? ¡Belcebú te lleve! / Ministros figurosos, yo os advierto / que de esta gente no toméis memoria.

ALGUACIL 1°. ¿Por qué?

COMISARIO. Por no cargar con tanta escoria, / y al gasto no poner añadiduras.

ALGUACIL 2°. Y aun despoblar la Corte de figuras.

COMISARIO. Pague aqueste por todos el escote.

CULTO. ¿Cómo, cómo?

COMISARIO. Ponedle capirote

(p. 123).

Sátira contra los cultos

1631

La niña de los embustes

1. Idilio entre el Licenciado Sarabia y Teresa (Teodora), muchacha que daba lustre al gremio de las fregatrices:

«Teodora se acabó de rematar de juicio, considerándose ser ella sola la deidad de Madrid, pues por su belleza la contribuían los galanes, en tiempo que cerraban el puño a toda demanda. Leyó el papel, no menos enamorado que sucinto, que como el galán tenía más vivo el ingenio a puras dietas, excedió en la prosa al Galeno, que sólo tiraba a las substancias sin andarse por los arrequives de la filatería. Prometía por cortapisa de su papel a Teodora una música aquella noche. [...]

—Señora Teresa, gala de la mantellina y donaire de la pedante serafinidad: no pondero con hipérboles ni exageraciones cuánto júbilo ha sentido mi alma con ver esa angélica presencia de vuesa merced; válgame ella en la de mi señora Teodora, para que conozca de este su amante la más fénix voluntad que ha visto el orbe. [...] No he dejado hermano de todas las nueve que ministran el ambrosía al délfico planeta, protector suyo, que no invoque para hacerla encomios a sus perfectas facciones; dos resmas de papel tengo escritas de octavas en su alabanza, que pienso imprimir, dándoles el título de la Teodorea» (pp. 89-91).

2. El licenciado Sarabia admite la prosa culta:

«lo decía con tanta gracia que a mí me dejo parada de lo crespo de su prosa»

3. Teresa encuentra un albergue en la oscuridad de la noche:

«oía de cuando en cuando unas dolorosas voces que se duplicaban con los ecos de aquellas soledades, y éstas me aterrorizaban grandemente. Bajando, pues, de una parte a otra, acerté a ver en una cumbre una pequeña luz adonde comencé a guiar mis pasos, pensando que estaría cerca; engáñeme en la distancia, porque primero caminé más de media legua que llegase al pie de la cumbre» (pp. 136-137).

4. Romance satírico de don Jerónimo:

«A un poeta culterano / secuaz de la secta hereje, / antipático de Apolo / y de las hermanas nueve. / A un sujeto en embrión / que aún las facciones no adquiere / a un genio crepusculante / si anochece o no anochece. / A un transpositor de frasis / de oscuridad tan rebelde / que no hay lince del Parnaso / que su sentido penetre, / rindiole el vendado amor / (culto por la vista) un viernes, / y de una ninfa cecial / es metrificado arenque»

(pp. 163-166).

5. Entremés de El barbador:

Piruétano y Pescaño, «a bulto, hablan en lenguaje culto» (pp. 176-186).

6. Entremés de La prueba de los doctores:

Crítica al uso de la cultismos forzados y ridículos: «ventrícula», «dolencial», «riñocida»... (pp. 215-229).

Sátira contra los cultos

Acaso inspirado por un pasaje de la Soledad I, 1613:

«cuando, entregado el mísero extranjero / en lo que ya del mar redimió fiero, / entre espinas crepúsculos pisando, / riscos que aun igualara mal volando / veloz intrépida ala, / menos cansado que confuso, escala. / Vencida al fin la cumbre, / del mar siempre sonante, / de la muda campaña / árbitro igual e inexpugnable muro, / con pie ya más seguro / declina al vacilante / breve esplendor de mal distinta lumbre, / farol de una cabaña / que sobre el ferro está, en aquel incierto / golfo de sombras anunciando el puerto» (vv. 46-61).

1632

El marqués del cigarral

(Comedia incluida en las Fiestas del jardín)

Leonor, protagonista de El marqués del cigarral:

«Vite, Leonor, en el prado / el cabello suelto y libre, / de quien el rapaz amor / forma sus redes sutiles. / Vi tus dos soles hermosos, / que de negro esmalte visten, / por quien el mayor planeta / padece envidia de eclipses. / Vi tus perfectas mejillas, / que el nácar y nieve imprimen, / de quien la purpúrea rosa / el bello color codicie. / Vi el primoroso clavel / que, hablando, en dos le divides, / custodia hermosa que guarda / perlas que engastan rubíes» (Castillo Solórzano, 2015b, p. 388).

El rostro de la nereida en la Fábula de Polifemo y Galatea (1612, XIII-XV) pudo sugerir lejanamente el de la protagonista de El marqués del cigarral

1634

La fantasma de Valencia

(Comedia incluida en las Fiestas del jardín)

«[…] No acumulo

sino repaso vocablos

destos lóbregos Catulos»,

(p. 246).

Sátira contra los cultos

1634

Los encantos en Bretaña

(Comedia incluida en las Fiestas del jardín)

1. El idiolecto del «mágico» Ardenio participa de los latinismos propios de la «secta culta»:

«Pues escuchad y sabréis / lo que los hados prometen. / Estando, habrá cuatro días, / en mi aldea, pobre albergue, / donde en soledades libres / no envidio cortes de reyes. [...] / Dite que el Tartáreo seno / riges, gobiernas y postras, / y en espeluncas de fuego / resuenan tus voces roncas. / Tú que con violencia suma / de aquella triforme diosa / eres esposo, eres dueño, / y de sierpes te coronas» (pp. 135-136).

2. El gracioso Chilindrón admite que el gongorismo ha terminado por imponerse en la tercera década del siglo xvii:

«CHILINDRÓN. Linda está la sonetada, / ¿quieres escuchar mis versos? / CAMILA. Huelen a pobre. / CHILINDRÓN. Es verdad. / Ese buen gusto agradezco, / los versos de paño pardo / se oyen mal en estos tiempos, / y tienen mejor cabida / los que son de terciopelo. [...] / A saber, señor, trobar / lo oscuro me hiciera culto / mas, ¿qué es esto, cielo santo? / Mesa con luz y comida» (Castillo Solórzano, 2015b, pp. 145-146 y 151).

3. De nuevo Chilindrón relaciona a los cultos con la lengua hebrea:

«Meterme en el critiquismo / es hablarme en lengua hebraica, / que nunca la supe» (p. 160).

Imitación de latinismos crudos

La moda del gongorismo

Sátira contra los cultos

1634

Sagrario de Valencia

Tercetos a san Vicente Ferrer (fragmento):«Oh tú que en nicho de esplendor luciente»:

«En tanto, allá en el Tártaro distrito,

entre fétidos piélagos gimiendo,

tu dicha envidia el serafín precito.

Auméntase en su cóncavo tremendo

el castigo a los míseros pacientes,

duplicado en sus grutas el estruendo.

Crinado de mortíferas serpientes

Luzbel airado con crecidas penas 

se vuelca en baños de resina ardientes, 

y entre horribles crujidos de cadenas

aquella voraz sierpe de la envidia

acóniton exala por sus venas»

(f. 28r-v, vv. 49-60)

(pp. 27v-28v)

Poema fundado en esdrújulos

Véase al respecto Castillo Martínez, 2017, pp. 64-65

1635

Aventuras del bachiller Trapaza

1. Episodio de El conde de las legumbres:

«Fue vestirse don Pedro de un hábito ridículo, que era a lo antiguo, con follados de paño verde. Ropilla de faldas grandes, capa de capilla redonda, muy corta, y una gorra de Milán, verde, de terciopelo. [...] Surcando iba las cristalinas ondas del claro río, cuando las aguas se dividieron y yo fui sumergido en ellas y recibido en los brazos del mismo Sil, que cercado de sus hermosas ninfas fui llevado a su cristalino albergue. Bien pensaréis que esto es poética ficción de las que maquinan los poetas; pues creedme, que pasó como lo digo. En este oculto albergue fui criado de las ninfas y doctrinado del anciano río, que deseo sumamente que yo saliese consumado en todo, y para esto puso toda su diligencia en mi enseñanza. Supe tres o cuatro lenguas, en especial la latina con más cuidado que todas. Bien sería de cuatro lustros cuando amor quiso que su fuego tuviese jurisdicción en el agua, porque se le diese feudo como absoluto señor de lo terrestre y acuátil. Había entre aquel virgíneo coro de ninfas una de quien el anciano Sil hacía más estimación que de las demás; llamábase Anacarsia; sus gracias eran superiores, porque su hermosura era singular, aventajando con ella a sus compañeras con el exceso que el délfico planeta aventaja en luz a los celestes astros» (pp. 128-132).

2. Presentación del figurón don Tomé, en diálogo con Trapaza:

«—¿Vuesa merced, señor mío, necesita sirviente, que el que presente tiene se halla con voluntad de servirle?

—De buena gana os recibiré por mi doméstico, porque vuestra fachada me indica benévolo aspecto y apto para cualquiera cosa. ¿Cuál es vuestra nativa patria?

Hablaba por estos términos el don Tomé, conque se canonizaba por figura. A lo cual respondió:

—Yo soy de la ciudad de la acuñamoneda, forjapaños y criafinísimos hijos. [...]

—Ninguna cosa de cuantas he visto en vos —dijo don Tomé— me satisface más, que vos que me hayáis hablado a mi modo, porque yo soy exquisito en el dialecto y así gusto que quien más me comunicare tome el modo de hablar que yo tengo» (pp. 180-181)

3. Don Tomé intenta seducir con estas palabras a la hija de un perulero:

«habiendo eclipsado a aquellos hermosos soles el sueño, para que Febo tomase aliento y en su ausencia hiciese una atrevida abeja, pensando que eran claveles sus hermosos labios, que cogió una flor dellos con tal vigor que la despertó. Dichosa muerte, a trueque de haber tocado tan divinos labios, que la estoy yo envidiando» (p. 185).

4. «—Ello bien puede ser bueno —dijo Trapaza—; pero a mí no me lo parece, que no hay cosa como la claridad. En los versos, no digo yo que sean tan humildes que no se levanten del suelo; pero los que tienen las voces graves, significativas y bien colocadas, siempre son estimados, y éste no es uso, sino una fullería de jerigonza que han aprendido los mal oídos poetas para que el vulgo los aplauda y celebre, que, como no lo entiende, hace misterio de lo que no lo es, celebra a ciegas lo que se escribió con ojos ciegos de la razón. [...] Los cultos, o incultos por mejor decir, escriban así, hablen frasis bárbaras, hagan transposiciones, encajen una metáfora en otra como cesto sobre cesto, para que el mismo demonio no lo entienda, y vuesa merced se ría dellos dándose a la pura claridad, a lo grave y bien colocado, haciendo la fuerza en el concepto y no en el exquisito modo del decir» (p. 187).

5. Liras «Gémina luz viviente» (p. 185).

6. Romance farmacéutico-burlesco («Egrotante está la niña»):

«Egrotante está la niña / de los años ciento y diez / con ciento y diez mil congojas / en enfermedades tres. [...] / El farmacópola, diestro / en repiques de almirez, / calabriando lo aplicado, / puso el remedio a cocer. / Ya el latónico instrumento, / florentín o calabrés, / particular apuntante / desta fembra quiere ser. [...] / Enfadado el jerigante / de aguardar cansado en pie / resistir apuntamientos / de la mitad del envés, / viendo con tantos melindres / una edad Matusalén, / tarasca de novedades, / esto la dijo cortés: / “Racional argentería, / tarabilla humana, a quien / la más girante veleta / sumisiones puede hacer, / si la viviente baraja / tan barajada tenéis, / dejadme, señora, alzar, / y el juego comenzaré”» (pp. 204-206).

Adopción en prosa del apego que los cultos tenían por el uso de vocablos esdrújulos

Sátira contra los cultos

Aminta de Torquato Tasso

Alguna coincidencia con la Fábula de Polifemo y Galatea (1612, XLII): «No a las palomas concedió Cupido / juntar de sus dos picos los rubíes, / cuando al clavel el joven atrevido / las dos hojas le chupa carmesíes» (vv. 329-332).

Hipercultismos

Hipercultismos

1637

El mayorazgo figura

(Comedia incluida en Los alivios de Casandra)

1. Jornada III. Don Diego inicia la seducción de doña Elena dolido porque ésta haya creído que el gracioso Marino era un rico indiano:

«ELENA: Tengo por milagro raro

que aquí os permita venir

aquel serafín humano

que os gobierna el albedrío.

DON DIEGO: No os entiendo.

ELENA: No me espanto,

que hablo oscuro y griego»

(vv. 2317-2322).

(ed. Arellano, 1989, pp. 164-165).

2. Diálogos entre Marino y Elena:

«(Sale Marino vestido a lo antiguo, con follados, ridículamente, y Hermenegildo y Inés).

MARINO. Conducido de un sirviente

que mis gustos amplifica

y mis penas modifica,

a vuestra mansión algente,

serafínica señora,

vengo a adorar el fulgor

que supera en esplendor

a la que habita la aurora.

ELENA. Seáis, señor, bienvenido.

MARINO. Verifico que lo soy

si próximo a vos estoy.

ELENA. Tal favor no he merecido. [A Inés.] (Extraña y rara figura,

Inés amiga.)

INÉS. [A Elena.] (Admirable,

pero el talle es razonable.

(vv. 1092-1106)

(ed. Arellano, 1989, p. 114).

3. Siempre a partir de la esgrima verbal. Elena, juzgando pobre a Don Diego, opta por seducir a Marino en un nuevo asalto, pleno de jocosos cultismos, del que la “pícara” saldrá muy escaldada. Triunfa de hecho el gracioso, oculto tras su plumaje cortesano:

MARINO. Con la duplicada lumbre

hacen los soles visivos

delictos ejecutivos

si en vos fénix costumbre;

con júbilo aparatoso

el alma fiestas publica

porque esta dicha me indica

premisas de venturoso,

y como al sol me apropincuo

inquiero en su claridad

que me tiñe opacidad

y etíope derelincuo.

Válgame su pulcritud,

si no lo impide el recato,

para que no quede abstracto

de mirar su celsitud.

ELENA. Aunque tan crespo lenguaje

dude el llegarle a entender,

para poder responder,

porque lisonjas ataje,

que yo por tales las tengo,

digo que si no lo son

de ellas hago estimación

(vv. 1136-1158).

MARINO: Ya afecto credulidad

y pues esa perfección

pide culta locución,

oiga mi verbosidad:

Nise, que cubicularia

eres de Elena, y ultrajas,

haciéndole mil ventajas,

a la tropa famularia,

cosquillosamente intima

tu fulguroso splendor

rayos a un flamante amor

que fue embrión y se anima;

y pues domina imperiosa

en mí tu luz, Nise bella,

sea venérea centella

y no chispa fulgurosa.

Conoce afectos anejos

del amor que has visto en mí

para que goce de ti

el premio con mil amplejos;

halle mi pesar leticia

en tu fámula beldad,

y de socarronidad

expele toda nequicia. (vv. 2075-2098)

MARINO. A objetos tan luminosos

que expelen luces difusas

¿qué vigor resistirá

próximo a su esfera ebúrnea?

Tremulante la osadía,

mil deliquios la circundan

y afecta retrocedencias

cuando piensa que conculca.

LEONOR. Notable modo de hablar.

ELENA. Del esposo que me ilustra

menos encarecimientos

harán su fe más segura».

(vv. 2624-2635)

(ed. Arellano, 1989, pp. 116-117, 151-152 y 178-179).

Sátira contra la oscuridad

Sátira contra la afectación de los cultos: esdrújulos, latinismos, participios de presente, etc.

Sátira contra la afectación de los cultos: esdrújulos, latinismos, participios de presente, etc.

1649

La torre de Florisbella

(Comedia incluida en la Sala de recreación)

«En tanto que la guerra suspendía

por su razón de estado, los furores,

y en marcial campaña no se oía

el rumor de trompetas y tambores,

dio en seguir la gustosa montería

con lebreles de Irlanda y con ventores,

y fatigaba el valle, el monte y sierra,

por ser la caza imagen de la guerra» (vv. 338-345)

(p. 211)

Ciertos paralelismos con la Soledad I, 1613:

«Con gusto el joven y atención lo oía, / cuando torrente de armas y de perros, / (que si precipitados no los cerros, / las personas tras de un lobo traía) / tierno discurso y dulce compañía / dejar hizo al serrano, / que, del sublime espacïoso llano / al huésped al camino reduciendo, / al venatorio estruendo / (pasos dando veloces) / número crece y multiplica voces» (vv. 222-232).

1649

La ingratitud castigada

(La quinta de Laura)

«Llegose el día de San Juan tan celebrado en Valencia, donde su tarde se solemniza en el Grao, lugar cercano a la playa que hace allí el mar. Allí van todas las damas de la ciudad, y se puebla aquella orilla de cerúleo campo de infinidad de coches, surcando mucha parte de ellas por dentro de los salados cristales, por ser más fresco paseo» (p. 120).

Gusto por el epíteto gongorizante y esdrújulo

1649

El desdén vuelto a favor

(La quinta de Laura)

1. «Miércoles (pórtico a la novela III: El desdén vuelto en favor)»:

«Trinaban los pintados pajarillos en las verdes ramas del hermoso jardín de Laura, brindados por el murmureo de las risueñas y cristalinas fuentes, señal con que menos fuego aliviaba el can mayor su ardiente sed, porque el flamígero planeta delineaba su curso donde en el marítimo imperio le aguardaba la hermosa Tetis, acompañada del virgíneo coro de sus ninfas y nereidas, cuando el discreto cónclave de damas, sirvientes de la hermosa Laura, acompañando a su bello dueño y anciana tía, bajó al jardín; y en una amena estancia de él que formaba un hermoso y verde cuadro, secundado de una clara fuente de mármol, tomaron asiento, recreándose con el cristalino licor que vertía un fiero león del mismo mármol, a quien aquel fertilísimo nazareo Sansón desquijaraba, que de la misma materia estaba formado» (p. 173).

Nota bene:

Este tipo de cronografías mitológicas y descripciones de loci amoeni proliferan en todas las colecciones de de Castillo Solórzano. Solo he transcrito esta última porque merecerían un estudio pormenorizado; sobre todo por lo que atañe al uso de los distintos hipocorísticos para aludir a Apolo o a la luna, a las perífrasis astrológicas, etc.

Por lo general, el vallisoletano acusa el influjo del gongorismo en dichas hipotiposis, pero se antoja difícil espigar préstamos de versos concretos.

Descriptio puellae de Rosarda:

«Era Rosarda de garboso talle, su cabello castaño, blanca la frente, cejas bastantemente pobladas, ojos negros rasgados, afrenta del cuarto planeta. En las opuestas campañas de su rostro —que coloreó el nácar, mezclado con el perfecto candor—, puso paz a su emulante duelo una hermosa, una perfecta valla; debajo de ella, se ostentaban dos bellos muros de clavel, guardadas del más opulento tesoro que posee el orbe, pues, sus blancas, sus netas perlas pueden exceder a las que derrama la aurora, cuando con clara luz es precursora del dorado Apolo. Perfecta barba fue remate de aquel portento de belleza. En ella se mostraba un cóncavo tan breve como perfecto, que pudo el rapaz amor escogerle para su morada, mejor que la que le venera de Paphos. Columna ebúrnea, esmaltada de turquesadas venas era la basa de este hermoso rostro, donde la naturaleza echó el resto de su saber este bello objeto» (pp. 179-180).

Cronografía culta y sintaxis plagada de incisos y cláusulas subordinadas

Prosopografía femenina repleta de cultismos

1649

Conclusiones

321. Las dos tablas han ofrecido noticias de veras jugosas. Sobre todo la primera, que es la que voy a tomar aquí como piedra de toque para mis corolarios. Pero antes opino que valdrá la pena ordenar cronológicamente los poemas gongorinos, con vistas a calibrar su rastro en la narrativa de Castillo Solórzano:

  • 42 Coinciden puntualmente las ideas, pero no hay pruebas de que Castillo pudiera tener acceso a dicha (...)

Año

Texto de Góngora

Recepción novelesca

Año

1582

Soneto «Mientras por competir con tu cabello»

Los encantos en Bretaña (comedia de Fiestas del jardín)

1634

1588

Romance «Ahora que estoy de espacio»

Romance de don Lorenzo A un casado que triunfaba en la corte sin tener renta: «Ahora que estoy de espacio» (Fiesta II, justo después de La quinta de Diana, novela de Tiempo de regocijo )

1627

1588

Soneto «Duélete de esa puente, Manzanares»

Romance «Presuroso caballero» (Jornadas alegres)

1626

1588

Soneto «Duélete de esa puente, Manzanares»

Romance «La gran puente segoviana» (Jornadas alegres)

1626

1588

Soneto «Duélete de esa puente, Manzanares»

Romance «Aquel átomo de río» (Fiesta II, justo después de La quinta de Diana, novela de Tiempo de regocijo)

1627

1589

Romance «Arrojose el mancebito»

Aventuras del bachiller Trapaza

1637

1603

Letrilla «Qué lleva el salir Esgueva?

Soneto-memorial «Manzanares, arroyo principal» (Fábula de las bodas de Manzanares, novela de Jornadas alegres)

1626

1603

Soneto: «¡Oh qué malquisto con Esgueva quedo!»

Soneto-memorial «Manzanares, arroyo principal» (Fábula de las bodas de Manzanares, novela de Jornadas alegres)

1626

1603

Soneto «¿Vos sois Valla-dolid? ¿Vos sois el valle?

El amor por la piedad (Huerta de Valencia)

1629

1609

Soneto «Señora doña puente Segoviana»

Romance «La gran puente segoviana» (Jornadas alegres)

1626

1609

Soneto «¿Son de Tolú o son de Puerto Rico?»

Décimas del licenciado Sarabia: «Un semiloquio entona» (La niña de los embustes)

1632

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (I, 1-8)

Romance «Caracteres de crueldad» (El culto graduado, novela de Tardes entretenidas)

1625

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (I, 1-2)

El ayo de su hijo (Tiempo de regocijo)

1627

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (I, 7-8)

Los amantes andaluces

1633

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (II, 13-14)

Soneto «Esplendente deidad cándido tiro» (El culto graduado, novela de Tardes entretenidas)

1625

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (V, 39)

Romance «Caracteres de crueldad» (El culto graduado, novela de Tardes entretenidas)

1625

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (V, 33-40)

La quinta de Diana (Tiempo de regocijo)

1627

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (VII, 49-56)

Romance «Deidad cubierta de un velo» (Las dos dichas sin pensar, novela de Noches de placer)

1631

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (VII, 49)

Romance «En el regazo de un prado»

1633

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (XIV, 108)

La cruel aragonesa (Jornadas alegres)

1626

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (XVIII, 138-144)

Engañar con la verdad (Tardes entretenidas)

1625

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (XXII, 169-176)

Las dos dichas sin pensar (Noches de placer)

1631

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (XXIV, 185-192)

Los amantes andaluces

1633

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (XXIV, 186)

Las dos dichas sin pensar (Noches de placer)

1631

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (XXIV, 189-192)

Los amantes andaluces

1633

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (XXVIII, 217-224)

Tardes entretenidas

1625

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (XLI, 328)

La cruel aragonesa (Jornadas alegres)

1626

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (XLI, 325-328)

Los amantes andaluces

1633

1612

Fábula de Polifemo y Galatea (LXII-LXIII)

Silva «Manzanares, vejete de entremeses» (Fábula de las bodas de Manzanares, novela de Jornadas alegres)

1626

1613

Dedicatoria al duque de Béjar

(Soledades) (vv. 1-4)

El ayo de su hijo (Tiempo de regocijo)

1627

1613

Dedicatoria al duque de Béjar (Soledades) (vv. 19-26)

El duque de Milán (Tiempo de regocijo)

1627

1613

Soledad I (v. 1)

Los encantos en Bretaña (comedia de Fiestas del jardín)

1634

1613

Soledad I (vv. 1-6)

Soneto «Esplendente deidad cándido tiro» (El culto graduado, novela de Tardes entretenidas)

1625

1613

Soledad I (vv. 1-6)

Jornada II (Jornadas alegres)

1626

1613

Soledad I (v. 6)

Alivio V (Los alivios de Casandra)

1640

1613

Soledad I (vv. 15-21)

Engañar con la verdad (Tardes entretenidas)

1625

1613

Soledad I (vv. 15-33)

Aventuras del bachiller Trapaza

1637

1613

Soledad I (vv. 15-51)

La obligación cumplida (Jornadas alegres)

1626

1613

Soledad I (vv. 15-51)

El desdén vuelto a favor (La quinta de Laura)

1649

1613

Soledad I (vv. 15-93)

La obligación cumplida (Jornadas alegres)

1626

1613

Soledad I (vv. 34-41)

La obligación cumplida (Jornadas alegres)

1626

1613

Soledad I (vv. 84-93)

Las dos dichas sin pensar (Noches de placer)

1631

1613

Soledad I (vv. 90-93)

La obligación cumplida (Jornadas alegres)

1626

1613

Soledad I (vv. 94-100)

Engañar con la verdad (Tardes entretenidas)

1625

1613

Soledad I (vv. 94-96)

La obligación cumplida (Jornadas alegres)

1626

1613

Soledad I (vv. 203-205)

Los encantos en Bretaña (comedia de Fiestas del jardín)

1634

1613

Soledad I (vv. 212-221)

La quinta de Diana (Tiempo de regocijo)

1627

1613

Soledad I (vv. 314-327)

Los amantes andaluces

1633

1613

Soledad I (vv. 425-427)

Los amantes andaluces

1633

1613

Soledad I (vv. 525-545)

Silva «Aquel anciano, celebrado río» (No hay mal que venga por bien, novela de Jornadas alegres)

1626

1613

Soledad I (vv. 562-572)

La obligación cumplida (Jornadas alegres)

1626

1613

Soledad I (v. 633)

Romance «Caracteres de crueldad» (El culto graduado, novela de Tardes entretenidas)

1625

1613

Soledad I (vv. 709-712)

Soneto «Esplendente deidad cándido tiro» (El culto graduado, novela de Tardes entretenidas)

1625

1613

Carta de don Luis en respuesta de la que le escribieron (30/09/1613)42

El culto graduado (Tardes entretenidas)

1625

1614

Soledad II (vv. 33-36)

Engañar con la verdad (Tardes entretenidas)

1625

1614

Soledad II (vv. 137-143)

Letrilla «Remontado pensamiento» (Sala de recreación)

1649

1614

Soledad II (vv. 200-204)

Engañar con la verdad (Tardes entretenidas)

1625

1614

Soledad II (vv. 200-211)

La obligación cumplida (Jornadas alegres)

1626

1614

Soledad II (vv. 216-219)

La obligación cumplida (Jornadas alegres)

1626

1614

Soledad II (vv. 275-282)

Fábula de las bodas de Manzanares (Jornadas alegres)

1626

1614

Soledad II (vv. 367-370)

Los encantos en Bretaña (comedia de Fiestas del jardín)

1634

1614

Soledad II (vv. 612-614)

Alivio I (Los alivios de Casandra)

1640

1614

Soledad II (vv. 724-725)

La confusión de una noche (Los alivios de Casandra)

1640

1614

Soledad II (v. 864)

Romance «La prisión de un jirguerillo» (Aventuras del bachiller Trapaza)

1637

1614

Soneto «A la Mamora, militares cruces»

Los amantes andaluces

1633

1618

Romance «La ciudad de Babilonia»

Sátira a Lisarda: «Boca de Lisarda bella» (Las harpías en Madrid)

1631

1619

Romance «Manzanares, Manzanares»

Romance «Presuroso caballero» (Jornadas alegres)

1626

1621

Letrilla «No vayas, Gil, al Sotillo»

Romance «Presuroso caballero» (Jornadas alegres)

1626

1623

Soneto «Menos solicitó fugaz saeta»

Soneto de Mendino (Fábula de Manzanares, novela de Jornadas alegres)

1626

1624

Letrilla «Hágasme tantas mercedes»

Letrilla: «Remontado pensamiento» (Sala de recreación)

1649

332. Sorprende la elevada presencia de versos escritos en la década que va de 1610 a 1620, especialmente los que Castillo espigó de las obras maestras del cordobés: la Fábula de Polifemo y Galatea (1612) y las dos Soledades (1613-1614):

Trayectoria poética de Góngora

Número de citas en la narrativa de Castillo Solórzano

Porcentaje

1580-1590

6

8.57%

1590-1600

0

0%

1601-1610

5

7.14%

1611-1620

56

80%

1621-1627

3

4.28%

Total

70

100%

343. El cómputo arroja el siguiente índice de frecuencia a lo largo de los tres decenios (1615-1649) en los que estuvo activo el autor del Trapaza, siempre en virtud del número de citas gongorinas:

Década

Número total de citas gongorinas

Porcentaje

1620-1630

43

61.42%

1631-1640

24

34.28%

1641-1650

3

4.28%

Total

70

100%

354. A la luz de estos datos, concluyo que:

364.1. Los poemas de Góngora más imitados, elogiados y —en contadas ocasiones— blanco para los azotes de Castillo pertenecen, por abrumadora mayoría (56 citas, o sea, un 80% del total), a la década comprendida entre 1611 y 1620: precisamente aquella en la que don Luis compuso y se afanó en difundir el Polifemo y las Soledades por la corte.

374.2. De ese periodo se imponen en la narrativa del pucelano los préstamos de la Fábula de Polifemo y Galatea (18 de 70: un 25.71%) y las Soledades (34, por tanto un 48.57%). Llaman la atención, por su menor recurrencia en los papeles de la polémica, los guiños a la Soledad II: 10 de 34, lo que se traduce en un 29.41%.

384.3. Extraña asimismo la poca ventura de los romances y las letrillas, el corpus gracias al cual Góngora se alzaría con el título de poeta más popular y guasón de España entre 1580 y 1600, aproximadamente. Castillo solo se hizo eco de 5 romances (7.14%) y 3 letrillas (2.1%). Además, como reza en la tabla 1, habría que distinguir dos clases de deudas: el romance «Ahora que estoy despacio» (1588), copiado en Tiempo de regocijo (1627), y el relativo al mito de Hero y Leandro («Arrojose el mancebito», 1589), uno de cuyos octosílabos («al charco de los atunes», v. 2) el novelista evocaría en su Trapaza (1637), representan dos guiños explícitos a los versos gongorinos. Y apenas sorprende que el primero de ellos se incluya dentro de la tercera colección de Castillo, mientras que el segundo, por su tono jocoso, resulta más que apropiado para una trama picaresca como la del rufián segoviano. Sin embargo, son ciertamente vagos los ecos de los romances «Ciego que apuntas y atinas» (1580), en La confusión de una noche (Los alivios de Casandra, 1640); «Manzanares, Manzanares» (1619), en Jornadas alegres (1626); y la formidable y heroicómica Fábula de Píramo y Tisbe («La ciudad de Babilonia», 1618), que bien pudo servir de modelo para la descriptio puellae de la Sátira a Lisarda («Boca de Lisarda bella») en Las harpías en Madrid (1631). Las tres, como digo, podrían remitir a la poesía de Góngora —así lo creo—, pero fusionadas con tópicos del Barroco reciclados por Quevedo y el propio Castillo Solórzano: verbigracia, las frecuentes chanzas sobre el caudal del Manzanares, o el antedicho retrato de Lisarda, que debe lo suyo a la Fábula de Polifemo a la Academia que el agudo maestresala de Tordesillas publicó en el primer volumen de sus Donaires del Parnaso (1624).

394.4. La sombra de las letrillas tampoco pasa de mediana. No dudo de que una de las más tardías («No vayas Gil al Sotillo», 1620), y por tanto vecina de la irrupción de Castillo en la república de las letras, latía bajo del romance «Presuroso caballero» (vv. 17-24) de las Jornadas alegres (1626). Harina de otros costales son las que comienzan «¿Qué lleva el señor Esgueva?» (1609) —cuyo tema calcaría de nuevo en la Fábula de las bodas de Manzanares (Jornadas alegres, 1626), pero sin descartar que acudiera a la sátira quevedesca, o a sus propios Donaires— y «Hágasme tantas mercedes» (1621), ya que el motivo de la vanagloria intelectual, nítido en la letra «Remontado pensamiento» (Sala de recreación, 1649), no solo fue privativo de Góngora.

404.5. Los sonetos sí que me han dado pie a un examen más profundo. Excepción hecha de «¡Oh qué malquisto con Esgueva quedo!» (1603), para el que valdría lo dicho acerca de la letrilla «¿Qué lleva el señor Esgueva?, y del que comienza «¡A la Mamora, militares cruces!» (1614), que resucitó en Los amantes andaluces (1633) —aun cuando la toma en 1614 de esta plaza marroquí por Luis Fajardo Chacón, bastardo del II marqués de los Vélez, tuviera otros cantores—, Castillo Solórzano acudiría a un total de seis homenajes en diversos lugares de su obra. Así, el magistral soneto gongorino de juventud «Mientras por competir con tu cabello» (1582) seguía vivito y coleando en la memoria de los lectores barrocos, tal como evidencia el tributo al último endecasílabo («en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada») en la comedia Los encantos en Bretaña (Fiestas del jardín, 1634), impresa más de medio siglo después de que aquel se compusiera: «que pararán en humo, en viento, en nada» (vv. 680-683). Aunque no tengo espacio para dar fe de todos los gongoremas que he exhumado en los novelistas del tiempo de los Austrias menores, sí destacaré que el guiño a «¿Son de Tolú o son de Puertorrico?» (1609) solo figura en las décimas del licenciado Sarabia («Un semiloquio entona») en La niña de los embustes. Teresa de Manzanares (1632). Finalmente, Castillo sentía profunda querencia —como Góngora y Quevedo— por reírse de los ríos castellanos que no eran merecedores de tal nombre; por ejemplo el citado Manzanares, y así lo puso de relieve en el romance «La gran puente segoviana» (Jornadas alegres, 1626), inspirado en sendas imágenes de los sonetos «Duélete de esa puente, Manzanares» (1588) y «Señora doña puente segoviana» (1609).

414.6. Nótese cómo Castillo, poeta más que probado en las academias del primer tercio del siglo xvii, guardó en su bufete de autoridades un par de sonetos gongorinos compuestos, respectivamente, treinta y ocho y diecisiete años antes de que él entregara a las tórculos su segundo libro de novelas. Y lo más interesante: cómo supo trasladar las metáforas y chistes de don Luis de un molde en arte mayor, como es el soneto, a otro que hunde sus raíces en el octosílabo.

424.7. Dejando a un lado «Mientras por competir con tu cabello», el Góngora que apreciaba Castillo era sin duda el festivo; aquellos versos suyos que movían a la risa y hasta a la escatológica chocarrería. Véase la pincelada de «¿Vos sois Valladolid? ¿Vos sois el valle?» (1603) en la novelita El amor por la piedad (Huerta de Valencia, 1629). Sin embargo, tampoco le haría ascos a uno de los siete sonetos del denominado ciclo de senectute: «Menos solicitó veloz saeta» (1623), quizá por compartir este con «Mientras por competir con tu cabello» (1582) la preocupación por el tempus fugit.

434.8. Es asaz inusitada la fortuna del Polifemo y las dos Soledades en su narrativa. De la fábula sobre el cíclope y la ninfa Galatea destaca el número de citas entresacadas de la dedicatoria al conde de Niebla (1612, I-III): 4 sobre 18, es decir, un 22.22%. Del todo lógico, pues, que nuestro polígrafo recordara las oberturas de dos poemas tan ambiciosos como son el Polifemo y las Soledades, bastante más que otros versos de sus respectivas diégesis. Eso sí, no se le pudieron escapar la novedad ni los efectos fonosemánticos de endecasílabos tan célebres como «infame turba de nocturnas aves» (1612, 39), en El culto graduado (1625); y tampoco la delicadeza —incluso material— de la prosopografía de Galatea: «fugitivo cristal, pomos de nieve» (1612, 328), lejanamente reproducida en La cruel aragonesa (1626) y en Los amantes andaluces (1633). O la metamorfosis de Acis: «Corriente plata al fin sus blancos huesos, / lamiendo flores y argentando arenas» (1612, LXII-LXIII), revisitada en la Fábula de las bodas de Manzanares (Jornadas alegres, 1626). Respecto a las Soledades, Castillo leyó estas dos silvas con curiosidad y provecho. Así, hay casos en los que un trazo de la dedicatoria del Polifemo («tascando haga el freno de oro, cano, / del caballo andaluz la ociosa espuma», 1612, 13-14) se da la mano con una imagen de la Soledad I («Del carro, pues, Febeo, / el luminoso tiro / mordiendo oro, el eclíptico zafiro, / pisar quería […]», 1613, 709-721), tal como se lee en uno de los sonetos («Esplendente deidad cándido tiro / (en fúlgidos bocados ya tascante»)) incluidos en El culto graduado (1625). Pero lo más reseñable es la copia del naufragio del peregrino (Soledad I, 1613, vv. 15-21) tanto en Engañar con la verdad (Tardes entretenidas, 1625) como, por extenso (vv. 15-51), en La obligación cumplida (Jornadas alegres, 1626), El desdén vuelto a favor, que vería la luz en una colección póstuma, La quinta de Laura (1649); y mucho más extraño, por tratarse de una ficción picaresca, en la novela que Hernando lee para Estefanía en las Aventuras del bachiller Trapaza (1637). Sin orillar tampoco los remedos de uno de los versos más conseguidos de la silva de los campos: aquel que aludía a la metamorfosis de Júpiter en toro, y luego al catasterismo zodiacal («en campos de zafiro pace estrellas», 1613, v. 6), en la segunda jornada de las Jornadas alegres (1626) y en una letra de Los alivios de Casandra (1640), estampados casi tres lustros más tarde. No falta tampoco un guiño al íncipit del mismo poema de Góngora («Era del año la estación florida, Soledad I, 1613, v, 1) en la comedia Los encantos en Bretaña (Fiestas del jardín, 1634). Y quizá choquen un poco, según he advertido, los diez estilemas de la Soledad II (vv. 33-864) que diseminó desde Engañar con la verdad (Tardes entretenidas, 1625) a Sala de recreación (1649), sobresaliendo dos de ellos (1614, vv. 200-211, 216-19) en La obligación cumplida (Jornadas alegres, 1626).

  • 43 Véase Bontempelli, 1973.

444.9. Cabría sumar tres pistas sobre el Polifemo. A diferencia de lo ocurrido con las Soledades, de las que se revelan ecos desde 1627 hasta 1649, la devoción de Castillo por la fábula gongorina comenzó en 1625 (Tardes entretenidas) y se apagaría en 1633 (Los amantes andaluces): un intervalo de ocho años que coincidieron precisamente con: 1) el auge de los epilios burlescos, de la mano de Polo de Medina (Apolo y Dafne, Pan y Siringa)43 y del propio Castillo Solórzano, que había versionado este mito en su Fábula de Polifemo a la Academia (1624); 2) la floración del apogeo de la polémica gongorina, que comenzaría a amainar justo en la década de los 30; y 3) el creciente barroquismo de la narrativa desde 1640 (Alcalá y Herrera, Sanz del Castillo, Prado, Guevara…), del que don Alonso se distanciaría —al menos por lo que afecta al menudeo de citas— después de las Fiestas del jardín (1634).

454.10. Mayor interés entraña el que no haya ni rastro del Polifemo en sus libros picarescos, o “picaresco-cortesanos”, como era lo esperable en un género más realista e incomparablemente menos retórico que la novella. Y tampoco juzgo azaroso que apenas se haya documentado un homenaje a las Soledades; y además en un relato de segundo grado. No en balde, la ascendencia de las dos silvas sobre la narrativa de Castillo solo se debilitaría (apenas 1 cita, y dudosa) a partir de 1641; o sea, durante la última etapa de su vida, en la que salieron a la plaza del mundo La garduña de Sevilla (1642), la Sala de recreación (1649) y La quinta de Laura (1649).

464.11. Por último, la segunda tabla confirma que sus chuzos llovieron siempre contra los porfiados epígonos de Góngora y nunca sobre el cisne andaluz. Los hallamos en la novela del Culto graduado (1625), toda ella una sátira de la poesía culta; Jornadas alegres (La obligación cumplida, 1626), Tiempo de regocijo (El ayo de su hijo, 1627), el «Divertimento III» de Huerta de Valencia (1629), el prólogo del Lisardo enamorado (1629), el entremés El comisario de figuras (Las harpías en Madrid, 1631), La niña de los embustes (1632), las comedias El marqués del cigarral, La fantasma de Valencia y Los encantos en Bretaña (las tres en Fiestas del jardín, 1634) y el episodio del conde de las Legumbres en las Aventuras del bachiller Trapaza (1637), antes de extinguirse, casi por completo, en 1640 —si bien con la promesa de reverdecer— gracias al descacharrante Marino de El mayorazgo figura.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Alonso Cortés, Narciso, «Quevedo en el teatro», Revista de Bibliotecas, Archivos y Museos, 21, 1929, pp. 1-22.

Arguijo, Juan de, Cuentos, eds. Beatriz Chenot y Maxime Chevalier, Sevilla, Diputación Provincial, 1979.

Arnal de Bolea, Jacinto, El forastero, ed. crítica Nicola Usai, Madrid, SIAL, 2016.

Artigas, Miguel, Don Luis de Góngora, Biografía y estudio crítico, Madrid, Tipografía de la Revista de Archivos, 1925.

Barrero Pérez, Óscar, «La decadencia de la novela en el siglo xvii: el ejemplo de Francisco Santos», Anuario de Estudios Filológicos, 13, 1990, pp. 27-38.

Benítez Castro, Francisco, y Carlos Clementson Cerezo, Góngora, sombra y fulgor de un hombre, Córdoba, Ediciones La Posada, 2002.

Blanco, Mercedes (dir.), Para una edición digital de la polémica gongorina (CLEA 3-OBVIL): (http://www.paris-sorbonne.fr/la-recherche/les-ecoles-doctorales/ed-3/labex-obvil/).

Bonilla Cerezo, Rafael, «Cítara argentando plumas: el gongorismo en las Novelas exemplares y prodigiosas historias de Juan de Piña», en Italia-España-Europa: Literaturas comparadas, tradiciones y traducciones. XI Congreso Internacional de la Sociedad Española de Italianistas (celebrado del 11 al 13 de mayo en la Cartuja de Sevilla), coords. Mercedes Arriaga Flórez, José Manuel Estévez-Saá, María Dolores Ramírez Almazán, Leonarda Trapassi y Carmelo Vera Saura, Sevilla, Arcibel, 2005, pp. 69-85.

Bonilla Cerezo, Rafael, «El gongorismo en las Novelas exemplares y prodigiosas historias de Juan de Piña (II)», Il confronto letterario. Quaderni del Dipartimento di Lingue e Letterature Straniere Moderne dell’Università di Pavia, 45, 2006a, pp. 25-54.

Bonilla Cerezo, Rafael, Lacayo de risa ajena. El gongorismo en la «Fábula de Polifemo» de Alonso de Castillo Solórzano, Córdoba, Diputación Provincial, 2006b.

Bonilla Cerezo, Rafael (ed.), Novelas cortas del siglo xvii, Madrid, Cátedra, 2010a.

Bonilla Cerezo, Rafael, «“Émulo casi del mayor lucero”: ecos latinos y polifémicos en La ingratitud hasta la muerte (José Camerino, 1624)», Studi Ispanici, 35, 2010b, pp. 121-158.

Bonilla Cerezo, Rafael, «Alonso de Castillo Solórzano: bio-bibliografía completa», Tintas. Quaderni di letterature iberiche e iberoamericane, 2, 2012, pp. 243-282.

Bonilla Cerezo, Rafael, «De Góngora a Cerdeña: sociables e industriosas lenguas en El forastero de Jacinto Arnal de Bolea», en Sociedad y sociabilidad en el Barroco, eds. Mechthild Albert y Christoph Strosetzki, Madrid/Frankfurt, Iberoamericana/Vervuert, 2013, pp. 301-343.

Bonilla Cerezo, Rafael, «Introducción» a Alonso de Castillo Solórzano, El culto graduado, ed. Rafael Bonilla Cerezo, París, La Sorbona, 2015 : https://obvil.sorbonne-universite.fr/corpus/ gongora/1625_el-culto-graduado.

Bontempelli, Giulia, «Polo de Medina, poeta gongorino», en Id., Venezia nella letteratura spagnola e altri studi barocchi, Padova, Liviana Editrice, 1973, pp. 87-135.

Bourland, Caroline B., The Short Story in Spain in the Seventeeth Century (with a Bibliography of the Novela from 1576 to 1700), Northampton, Smith College, 1927 (reimp. New York, Burt Franklin, 1973).

Brown, Kenneth, Anastasio Pantaleón de Ribera (1600-1629): ingenioso miembro de la república literaria, Madrid, José Porrúa Turanzas, 1980.

Casona, Alejandro, El caballero de las espuelas de oro. Retablo jovial, Madrid, Austral, 1965.

Castillo Martínez, Cristina, «La escritura hagiográfica de Castillo Solórzano: el Sagrario de Valencia (1635)», Edad de Oro, 36, 2017, pp. 59-73.

Castillo Solórzano, Alonso de, Donaires del Parnaso, Madrid, Diego Flamenco, 1624.

Castillo Solórzano, Alonso de, Tiempo de regocijo y carnestolendas de Madrid, Madrid, Luis Sánchez, 1627 (BNE, R-6958).

Castillo Solórzano, Alonso de, Los amantes andaluces, Barcelona, Sebastián Cormellas, 1633.

Castillo Solórzano, Alonso de, Sagrario de Valencia, Valencia, Silvestre Esparsa, 1635.

Castillo Solórzano, Alonso de, Los alivios de Casandra, Barcelona, Jaime Romeu, 1640 (BNE, R-4215).

Castillo Solórzano, Alonso de, La garduña de Sevilla, ed. Federico Ruiz Morcuende, Madrid, Espasa-Calpe, 1942; Madrid, Austral, 1955.

Castillo Solórzano, Alonso de, Huerta de Valencia. Prosas y versos en las Academias de ella, ed. Eduardo Juliá Martínez, Madrid, Sociedad de Bibliófilos Españoles, 1944.

Castillo Solórzano, Alonso de, Lisardo enamorado, ed. Eduardo Juliá Martínez, Madrid, Real Academia Española, 1947.

Castillo Solórzano, Alonso de, Sala de recreación, eds. Richard F. Glenn y Francis G. Very, Chapell Hill University of North Carolina (Estudios de Hispanófila, 43), 1977.

Castillo Solórzano, Alonso de, Las harpías en Madrid, ed. Pablo Jauralde, Madrid, Castalia, 1985.

Castillo Solórzano, Alonso de, Aventuras del bachiller Trapaza, ed. Jacques Joset, Madrid, Cátedra, 1986.

Castillo Solórzano, Alonso de, El mayorazgo figura, ed. Ignacio Arellano, Barcelona, PPU, 1989.

Castillo Solórzano, Alonso de, Tardes entretenidas, ed. Patrizia Campana, Barcelona, Montesinos (Biblioteca de Clásicos y Raros), 1992.

Castillo Solórzano, Alonso de, Noches de placer, ed. crítica Giulia Giorgi, Madrid, SIAL, 2013.

Castillo Solórzano, Alonso de, La quinta de Laura, ed. Christelle Grouzis-Demory, Madrid, Verbum, 2014.

Castillo Solórzano, La niña de los embustes, Teresa de Manzanares, ed. Mª Soledad Arredondo, reed., Barcelona, Penguin Clásicos, 2016 (primera edición, Barcelona, Del Bolsillo, 2005).

Castillo Solórzano, Alonso de, El culto graduado, ed. Rafael Bonilla Cerezo, París, La Sorbona, 2015a: https://obvil.sorbonne-universite.fr/corpus/gongora/1625_el-culto-graduado.

Castillo Solórzano, Alonso de, Fiestas del jardín, ed. Juan Luis Fuentes Nieto, Jaén, Universidad de Jaén, 2015b. Tesis doctoral.

Castillo Solórzano, Alonso de, Jornadas alegres, eds. Julia Barella y Mita Valvassori, Madrid, SIAL, 2019.

Collado, José Luis, y Gerardo Vera, Sueños, Madrid, Teatro de la Comedia, 2017.

Colón Calderón, Isabel, La novela corta en el siglo xvii, Madrid, Ediciones de El Laberinto, 2001.

Conde Parrado, Pedro, y Javier García Rodríguez, «Aprovechando que el Esgueva…: Góngora (y Quevedo) en la corte vallisoletana (1603)», La Perinola. Revista de Investigación Quevediana, 15, 2011, pp. 57-94.

Conrieri, Davide, «Introducción» a Novella italiana. Il Seicento. Il Setecento, Milán, Garzanti, 1982, pp. vii-lxii.

Cossío, José María de, «Salvador Jacinto Polo de Medina», en Id., Notas y estudios de crítica literaria. Siglo xvii. Espinosa, Góngora, Gracián, Calderón, Polo de Medina, Solís, Madrid, Espasa-Calpe, 1939, pp. 113-228.

Cossío, José María, Lope, personaje de sus comedias. Discurso leído el día 6 de junio de 1948 en su recepción pública por el Excmo. Sr. D. José María de Cossío y contestación del Excmo. Sr. D. Emilio García Gómez, Madrid, Real Academia Española, 1948, pp. 9-101.

Cotarelo y Mori, Emilio, «Prólogo» a Francisco de Lugo y Dávila, Teatro popular (novelas), Madrid, Colección Selecta de Antiguas Novelas Españolas, 1906, pp. v-xxiv.

Da Costa Vieira, Maria Augusta, «Códigos de conducta en El culto graduado de Castillo Solórzano», Criticón, 135, 2019, pp. 65-75.

Dunn, Peter N., Castillo Solórzano and the Decline of Spanish Novel, Oxford, Basil Blackwell, 1952.

Enrigue, Álvaro, Muerte súbita, Barcelona, Anagrama, 2013.

Entrenas, Miguel Ángel, Góngora, brillante oscuridad, Córdoba, Miguel Ángel Entrenas, 2012.

Fernández de Córdoba, Francisco (abad de Rute), Examen del «Antídoto» o Apología por las «Soledades» de don Luis de Góngora contra el autor del «Antídoto», ed. crítica Matteo Mancinelli, Córdoba, Almuzara, 2019.

Fernández de Navarrete, Eustaquio, «Bosquejo histórico de la novela española», en Novelistas posteriores a Cervantes, Madrid, Real Academia Española (BAE, 33), 1854 (reimp. 1950), pp. v-c.

Festini, Patricia, «El culto graduado de Castillo Solórzano: un texto marginado de la polémica gongorina», Filología, 45, 2013, pp. 29-46.

Formichi, Giovanna, «Saggio sulla bibliografía critica della novela spagnola seicentesca», Lavori Ispanistici, Serie III, Messina/Firenze, Casa Editrice D’Anna, 1973, pp. 5-105.

Fuentes Nieto, Juan Luis, «La parodia culterana en las Fiestas del jardín: Castillo Solórzano frente a Góngora», Criticón, 135, 2019, pp. 131-142.

Gallo, Antonella, Virtuosismi retorici barocchi: novelle con lipogramma, Firenze, Alinea Editrice, 2003.

Gates, Eunice Joiner, Documentos gongorinos. Los «Discursos apologéticos» de Pedro Díaz de Ribas y El «Antídoto» de Juan de Jáuregui, México, Colegio de México, 1960.

Giménez Caballero, Ernesto, Julepe de menta, Madrid, Cuadernos de la Lectura, 1929.

Góngora, Luis de, Obras de don Luis de Góngora (manuscrito Chacón): homenaje a Dámaso Alonso, introd. Dámaso Alonso, prefacio de Pere Gimferrer, Madrid, Real Academia Española, 1991, 3 vols.

Góngora, Luis de, Obras completas, ed. Antonio Carreira, Madrid, Biblioteca Castro, 2000a.

Góngora, Luis de, Epistolario completo, ed. Antonio Carreira, concordancias de Antonio Lara, Lausanne, Sociedad Suiza de Estudios Hispánicos, Hispánica Helvética, 2000b.

Góngora, Luis de, Fábula de Polifemo y Galatea, ed. Jesús Ponce Cárdenas, Madrid, Cátedra, 2010.

Góngora, Luis de, Poesía, ed. Antonio Carreira, París, Universidad de la Sorbona, 2015: (http://www.paris-sorbonne.fr/la-recherche/les-ecoles-doctorales/ed-3/labex-obvil/).

González de Amezúa, Agustín, «Formación y elementos de la novela cortesana (1929)», en Id., Opúsculos histórico-literarios, Madrid, CSIC, 1951, I, pp. 194-279.

González y Francés, Manuel, Góngora, racionero. Noticias auténticas de hechos eclesiásticos del gran poeta sacadas de libros y expedientes capitulares, Córdoba, Imprenta y Librería del Diario, 1896 (reed. con prefacio de Robert Jammes, Sevilla, Extramuros, 2011).

Herrero García, Miguel, Estimaciones literarias del Siglo de Oro, Madrid, Voluntad, 1930.

Hilborn, Harry W., «El creciente gongorismo en las comedias de Lope de Vega», en Homenaje a W. L. Fichter. Estudios sobre el teatro antiguo hispánico y otros ensayos, eds. David Kossoff y José Amor y Vázquez, Madrid, Castalia, 1971, pp. 281-294.

Huerga, Manuel, Cervantes contra Lope, Televisión Española / Onza Entertainment / Minoría Absoluta, 2016.

Jammes, Robert, La obra poética de don Luis de Góngora y Argote, Madrid, Castalia, 1987.

Jammes, Robert, «Apéndices» a Luis de Góngora, Soledades, ed. Robert Jammes, Madrid, Castalia, 1994, pp. 589-719.

Jammes, Robert, «Góngora en el espacio y en el tiempo (1609-1615)», en El poeta Soledad: Góngora 1609-1615, coord. Begoña López Bueno, Zaragoza, Universidad de Zaragoza, 2011, pp. 15-32.

Jáuregui, Juan, El retraído: comedia famosa de don Claudo: representola Villegas, Barcelona, Sebastián Cormellas, 1635.

King, Willard F., Prosa novelística y academias literarias en el siglo xvii, Madrid, Anejo X del Boletín de la Real Academia Española, 1963.

Lanot, Jean-Raymond, y Marc Vitse, «Éléments pour une théorie du figuron», Caravelle, 27, 1976, pp. 189-213.

Lezama Lima, José, El reino de la imagen, selección, prólogo y cronología de Julio Ortega, Biblioteca Ayacucho, 1981.

López Gutiérrez, Luciano, Donaires del Parnaso de Alonso de Castillo Solórzano: edición, estudio y notas, Madrid, Universidad Complutense, 2003.

Marcello, Elena E., «Lope de Vega en Italia. De dramaturgo a personaje de ficción», en Pictavia aurea. Actas del IX Congreso de la Asociación Internacional Siglo de Oro, eds. Alain Bègue y Emma Herraz Alonso, Toulouse, Presses Universitaire du Mirail, 2013, pp. 955-962.

Melo, Francisco Manuel de, Apólogos Dialogáes, Lisboa Occidental, Matías Pereyra da Silva y Joam Antunez Pedrozo, 1751.

Millé Jiménez, Juan, «Lope, Góngora y los orígenes del culteranismo», Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 44, 1923, pp. 297-319.

Morell Torrademé, María Pineda, Estudio de la obra narrativa de Alonso de Castillo Solórzano, Tarragona, Universitat Rovira i Virgili, 2002.

Mujica Lainez, Manuel, El laberinto, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1974.

Mujica Lainez, Manuel, Bomarzo, Barcelona, RBA, 1993.

Olivares, Pablo y Javier, El ministerio del tiempo, Televisión Española / Onza Entertainment / Minoría Absoluta / Cliffhanger, 2015.

Osuna Cabezas, María José, Las «Soledades» caminan hacia la corte: primera fase de la polémica gongorina, Vigo, Academia del Hispanismo, 2008.

París, Inés, Miguel and William, Zebra Producciones, 2007.

Paz, Amelia de, «La Huerta de don Marcos», Nueva Revista de Filología Hispánica, 60, 2012, pp. 181-198.

Paz, Amelia de, «Góngora, secretario del cabildo», en Hilaré tu memoria entre las gentes. Estudios de literatura áurea (en homenaje a Antonio Carreira), eds. Alain Bègue y Antonio Pérez Lasheras, Zaragoza, Universidad de Zaragoza, 2014a, pp. 219-282.

Paz, Amelia de, «Las cuentas de don Luis en 1619», en El universo de Góngora: orígenes, textos y representaciones, ed. Joaquín Roses, Córdoba, Diputación Provincial, 2014b, pp. 31-80.

Paz, Amelia de, Todo es de oídas. El proceso de un inquisidor de Córdoba en 1597, Sevilla, Renacimiento, 2014c.

Paz, Amelia de, «Góngora y la casa de El Carpio (un documento gongorino en el archivo de la Universidad de Salamanca)», Boletín de la Real Academia de Córdoba, 166, 2017a, pp. 369-390.

Paz, Amelia de, «El barrio de Góngora en 1607», Criticón, 129, 2017b, pp. 171-206.

Pérez-Reverte, Arturo, El capitán Alatriste, Madrid, Alfaguara, 1996.

Pfandl, Ludwig, «La novela corta», en Historia de la literatura nacional española en la Edad de Oro, Barcelona, Sucesores de Juan Gili, 1933, pp. 330-405.

Polo de Medina, Salvador Jacinto, Obras completas, ed. Ángel Valbuena Prat, Murcia, Biblioteca de Autores Murcianos, 1948.

Quevedo, Francisco de, Poesía original completa, ed. José Manuel Blecua, Barcelona, Planeta, 1990.

Rodríguez Cuadros, Evangelina, Novela corta marginada del siglo xvii. Formulación y sociología en José Camerino y Andrés de Prado, Valencia, Universidad de Valencia, 1979.

Rodríguez Cuadros, Evangelina, «Novela cortesana, novela barroca, novela corta: de la incertidumbre al canon», Edad de Oro, 33, 2014, pp. 9-20.

Rodríguez de la Flor, Fernando, La península metafísica, Madrid, Biblioteca Nueva, 1999.

Rodríguez Mansilla, Fernando, «Un Quijote culterano: El culto graduado de Alonso de Castillo Solórzano», Bulletin of Hispanic Studies, 89/4, 2012, pp. 331-345.

Rosell, Cayetano, «Noticia crítico-bibliográfica», en Novelistas posteriores a Cervantes, Madrid, Real Academia Española (BAE), 1851 (reimp. 1946), pp. v-xiv.

Roses Lozano, Joaquín, Una poética de la oscuridad. La recepción crítica de las «Soledades» en el siglo xvii, London, Tamesis, 1994.

Ruiz Pérez, Pedro, «Juan de Arguijo y la literatura barroca oral», en El Barroco en Andalucía, ed. Manuel Peláez del Rosal, Córdoba, Universidad de Córdoba, 1984, II, pp. 33-41.

Samonà, Carmelo, «Poesia, teatro: un incontro di forme. L’esperienza cultista nell’età di Lope», en Id., Ippogrifo violento. Studi su Calderón, Lope e Tirso, Milano, Garzanti Editore, 1990, pp. 109-187.

Sánchez, Alberto, «Quevedo, personaje de ficción», en Homenaje a Luis Morales Oliver, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1986, pp. 563-585.

Sánchez Robayna, Andrés, «Góngora y la novela: Don Julián, de Juan Goytisolo», en Id., Silva gongorina, Madrid, Cátedra, 1993, pp. 169-189.

Sliwa, Krzysztof, Cartas, documentos y escrituras de don Luis de Góngora y Argote (1561-1626) y de sus parientes, Córdoba, Universidad de Córdoba, 2004.

Soria Mesa, Enrique, El origen judío de Góngora, Córdoba, Hannover, 2015.

Spieker, Joseph B., «La novela ejemplar: delectare-prodesse», Iberorromania, 2, 1975, pp. 33-68.

Tanganelli, Paolo, «Engañar con la verdad de Castillo Solórzano o la tormenta perfecta del Barroco», Criticón, 2019, pp. 77-95.

Ticknor, George, «Cuentos y novelas cortas», en Id., Historia de la Literatura Española, trad., con adiciones y notas críticas por Pascual de Gayangos y Enrique de Vedia, Madrid, 1851, III, pp. 330-358.

Val, Joaquín del, «La novela española en el siglo xvii», en Historia General de las Literaturas Hispánicas, III. Renacimiento y Barroco, dir. Guillermo Díaz Plaja, Barcelona, Editorial Vergara, 1949 (reed. 1968), pp. xlv-lxxx.

Velasco Kindelán, Magdalena, La novela cortesana y picaresca de Castillo Solórzano, Valladolid, Institución Cultural Simancas, 1983.

Vilanova, Antonio, Las fuentes y los temas del «Polifemo» de Góngora, Madrid, CSIC, 1957.

Waddington, Andrucha, Lope, Coproducción España-Brasil, Ikiru Films / Cospiraçao Filmes Entretenimiento Ltda. / Antena 3 Films / El Toro Pictures, 2010.

Wilson, Edward M., «Un memorial perdido de don Pedro Calderón», en Homenaje a W. L. Fichter. Estudios sobre el teatro antiguo hispánico y otros ensayos, eds. David Kossoff y José Amor y Vázquez, Madrid, Castalia, 1971, pp. 801-817.

Yoshida, Saiko, «Martín Vázquez Siruela, Discurso sobre el estilo de don Luis de Góngora. Presentación, edición y notas», en Autour des «Solitudes». En torno a las «Soledades» de Luis de Góngora, eds. Francis Cerdan y Marc Vitse, Toulouse, Presses Universitaires du Mirail (Anejos de Criticón, 4), 1995, pp. 89-106.

Zabaleta, Juan de, El día de fiesta por la mañana y por la tarde, ed. Cristóbal Cuevas, Madrid, Castalia, 1983.

Inicio de página

Notas

1 Mujica Lainez, Bomarzo, p. 99.

2 Respecto a Cervantes como protagonista novelesco, teatral y/o cinematográfico (omitiendo los biopics), véase de nuevo Bomarzo (1962), donde el alcalaíno ejerce como “soldado de apoyo”, y el filme Miguel and William (Inés París, 2007). Quevedo, por su parte, también ha sido bastante ficcionalizado: desde El retraído (1635), del pintor y poeta Juan de Jáuregui, y los Apólogos Dialogáes (1657/1721) de Francisco Manuel de Melo, a la novela Muerte súbita (2013) de Álvaro Enrigue; pasando por la pieza El caballero de las espuelas de oro (1965) de Alejandro Casona, El capitán Alatriste (1996) de Arturo Pérez-Reverte, o el montaje Sueños (2017) de José Luis Collado y Gerardo Vera. Hasta mediados de los ochenta del último siglo, remito a Alonso Cortés, 1929, y a Sánchez, 1986. El Fénix desfilaría en cambio por El laberinto (1974), del antedicho Mujica Lainez, y en filmes (o telefilmes) todavía recientes: Lope (Andrucha Waddington, 2010) y Cervantes contra Lope (Manuel Huerga, 2016); sin olvidar su papel como heroico colega en las dos temporadas de la serie de culto El ministerio del tiempo (Pablo y Javier Olivares, 2015). Además, el dramaturgo gustaba de incluirse con el seudónimo de Belardo en varias de sus comedias e incluso hizo de relator, actor y personaje en las Novelas a Marcia Leonarda (1621-1624). Véanse Cossío, 1948, y Marcello, 2013. Por último, aunque Góngora haya sido menos literaturizado que sus coetáneos: en el cuento Góngora en el dancing (1929), de Ernesto Giménez Caballero, en la novela del capitán Diego Alatriste (1996), en la obra de teatro de Francisco Benítez Castro y Carlos Clementson (Góngora, sombra y fulgor de un hombre, 2002) y en un mediometraje de Miguel Á. Entrenas (Góngora, brillante oscuridad, 2012), pondré aquí de relieve cómo sus versos, su fama y —las más de las veces— los vicios de su escuela se convirtieron en argumento para las novelas cortas del siglo xvii. Entiéndase así, pues, «Góngora ficcional». A no tardar mucho, verá la luz el poemario El arcón de Góngora, de Rafael Ballesteros, dedicado a —y protagonizado por— el autor de las Soledades.

3 Arguijo, Cuentos, p. 159.

4 Ruiz Pérez, 1984, p. 35. Para los cuentos relativos a Góngora, véanse los núms. 55, 60, 129, 312, 360 (repite este el núm. 55), 361 y 552 (Arguijo, Cuentos, pp. 48, 50, 71, 139, 158 y 220).

5 Por lo que atañe a estas figuras en las Fiestas del jardín (1634), Fuentes Nieto, 2019, ha subrayado el gongorismo del gracioso Chilindrón en Los encantos en Bretaña. También se detuvo en la conversación entre el culto Leandro y el criado Guillén de La fantasma de Valencia, segunda comedia de las Fiestas. Su artículo se cierra con el retrato de un «figurón de figurones»: el don Cosme de Armenia de El marqués del cigarral. Sobre los figurones en las letras del Barroco, véase sobre todo Lanot y Vitse, 1976.

6 Acerca de su bio-bibliografía remito a Bonilla Cerezo, 2012. De El culto graduado se han ocupado ya Bonilla Cerezo (ed.), 2010, pp. 285-338, Rodríguez Mansilla, 2012, Bonilla Cerezo, 2015, y Da Costa Vieira, 2019.

7 Polo de Medina, Obras completas, p. 267. Véanse los capítulos «Doctorum agnomina. Motejar doctores» y «Las prácticas paródicas» en Rodríguez de la Flor, 1999, pp. 39-44 y 56-57.

8 Lezama Lima, El reino de la imagen, p. 249.

9 Véanse al respecto Jammes (ed.), 1994, pp. 589-719, Roses Lozano, 1994, y Osuna Cabezas, 2008. Un equipo de investigadores dirigido por Mercedes Blanco (Université Paris-Sorbonne) aborda la edición de cada uno de esos documentos: Para una edición digital de la polémica gongorina (CLEA 3-OBVIL): (http://www.paris-sorbonne.fr/la-recherche/les-ecoles-doctorales/ed-3/labex-obvil/). Sobre el gongorismo de Juan de Piña, remito a Bonilla Cerezo, 2005 y 2006. También lo he rastreado en las Novelas amorosas (1624) de Camerino (Bonilla Cerezo, 2010) y en El forastero (1636) de Arnal de Bolea (Bonilla Cerezo, 2013). Véase asimismo la edición de esta novela en el haber de Nicola Usai (Arnal de Bolea, 2016).

10 Cito por la espléndida edición de Matteo Mancinelli, 2019, p. 179.

11 Gates, 1960, p. 59.

12 Yoshida, 1995, p. 94.

13 Rosell, 1851/1946, p. ix.

14 Rosell, 1851/1946, pp. xiii-xiv. Veredicto que no difiere del fallado mucho más tarde por Barrero Pérez, 1990, cuando, a partir del ejemplo de Francisco Santos, reprobaba la decadencia de la novela en el siglo xvii. Y lo mismo opinó Dunn, 1952, pp. x-xii, acerca de nuestro Castillo Solórzano: «This work is a study in the decline of the novel in Spain in the seventeenth century, and takes as representative of that decline one of the most notable and prolific writers of fiction in the period between the death of Cervantes and the mid-century. […] Poor quality, when it is the product of insensitive minds, naturaly shows itself in all aspects of a work: a) in the low standard of feeling evoked; b) in the unimportance and frivolity of the plot; c) in the failure of a “plot” to be anything more tan a pattern of events viewed from without; d) in the use of conventional devices; e) in the faulty presentation of detail, from the extreme of presenting only the barest facts, objects, customs, etc.».

15 Fernández de Navarrete, 1854/1950, p. 100.

16 Ticknor, 1851, pp. 330-358.

17 Rodríguez Cuadros, 2014, p. 11.

18 Cotarelo y Mori, 1906, pp. 7-9.

19 Millé Jiménez, 1923.

20 Hilborn, 1971.

21 Wilson, 1971.

22 Samonà, 1990, pp. 115-120. Remito también a Cossío, 1939, p. 196: «curioso fenómeno el de la crítica adversa al culteranismo. […] Se muestran discordancias, se censuran giros y frases, se alegan autoridades, se subrayan extravagancias, y los bien pertrechados censores acaban incurriendo en [aquellas mismas] faltas que critican: noveles, plenamente impregnados de esencias cultistas; escritores ya probados, tiñéndose —la expresión es de Lope […]— con el inequívoco tinte de la execrada escuela».

23 Sobre el gongorismo en los Donaires del Parnaso (1624-1625) de Castillo Solórzano véase Bonilla Cerezo, 2006b.

24 Herrero-García, 1930, p. 140.

25 Excepción hecha de las aportaciones de Jammes (1987, 2011) y Soria Mesa (2013), que ha probado el origen judío tanto del linaje de los Góngora como de los Argote.

26 Paz, 2012, 2014a, 2014b, 2014c, 2017a, 2017b.

27 Artigas, 1925, p. 217. Véanse asimismo González y Francés, 1896/2011, y Sliwa, 2004.

28 Bourland, 1927/1973, pp. 21-22.

29 González de Amezúa, 1929/1951, pp. 219-221.

30 González de Amezúa, 1929/1951, pp. 77-278. Lo mismo señalaron Pfandl, 1933, p. 404, en su Historia de la literatura nacional española en la Edad de Oro, donde acusaba a los novelistas del reinado de Felipe IV de haber creado «un monumento de mal gusto, […] las últimas excrecencias de un periodo de la novela clásica»; y Joaquín del Val, 1960, p. xlv, para quien la novela barroca «acabó diluyéndose en la alegoría moral o en los más necios artificios de ingenio».

31 King, 1963, pp. 110-111.

32 Spieker, 1975, pp. 41-42.

33 Formichi, 1973, p. 46.

34 Rodríguez Cuadros, 1979, p. 47.

35 Conrieri, 1982, pp. xxx-xxxi.

36 Sánchez Robayna, 1993, p. 169. A bosquejarlo se encaminó un epígrafe del manual de Colón Calderón, 2001, pp. 17-18: «Mientras que Pérez de Montalbán, Castillo Solórzano y Zayas se muestran contrarios a la prosa compleja, Piña defendió un estilo culto, gongorizante, afirmando incluso que “¡ya murió el terreno de las novelas!”». Véase también Bonilla Cerezo (ed.) (2010).

37 Gallo, 2003, p. 19.

38 No reduzco por ello el artículo a las obras del vallisoletano que Velasco Kindelán, 1983, p. 29, tipificó como «novelas jocosas […] con un sentido del humor […] bastante burdo. […] Prototipo de las novelas de figurón: […] El culto graduado (Col. Tardes entretenidas); El celoso hasta la muerte (Col. Noches de placer); y El conde de las legumbres (La garduña de Sevilla)».

39 Góngora, Obras de don Luis de Góngora (manuscrito Chacón): homenaje a Dámaso Alonso.

40 Góngora, Obras completas y Poesía.

41 Góngora, Epistolario completo, p. 2.

42 Coinciden puntualmente las ideas, pero no hay pruebas de que Castillo pudiera tener acceso a dicha carta.

43 Véase Bontempelli, 1973.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Rafael Bonilla Cerezo, « Estimaciones gongorinas en la narrativa de Castillo Solórzano », Criticón, 136 | 2019, 211-279.

Referencia electrónica

Rafael Bonilla Cerezo, « Estimaciones gongorinas en la narrativa de Castillo Solórzano », Criticón [En línea], 136 | 2019, Publicado el 18 noviembre 2019, consultado el 11 diciembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/criticon/7391 ; DOI : 10.4000/criticon.7391

Inicio de página

Autor

Rafael Bonilla Cerezo

Rafael Bonilla Cerezo enseña Literatura Española en las Universidades de Córdoba (España) y Ferrara (Italia). Premio Extraordinario y Primer Premio Nacional de Fin de Carrera (2001-2002), asume desde hace una década la responsabilidad científica del Proyecto I+D+i del Excelencia del MINECO La novela corta del siglo xvii: estudio y edición (I, II, III). Professore a Contratto en la Università di Pavia (2008-2011), ha sido Visiting Researcher en la University of Cambridge (2010) y Visiting Professor en las de Sao Paulo (2014) y La Manouba (2018). Ha publicado una docena de libros, entre los que destacan su edición crítica (junto a Manuel Abad) de Los comendadores de Córdoba, de Lope (2003), Lacayo de risa ajena: el Gongorismo en la «Fábula de Polifemo» de Alonso de Castillo Solórzano (2006), su edición Novelas cortas del siglo xvii (2010), la monografía (junto a Paolo Tanganelli) Soledades ilustradas. Retablo emblemático de Góngora (2013) y el ensayo La risa del caballero Marías. Escolios sobre «El Quijote de Wellesley» (2017). Cabría citar asimismo la edición crítica (junto a Ángel L. Luján) que llevó por título Zoomaquias. Épica burlesca del siglo xiii (2014). Director de la Colección Prosa Barroca de la editorial SIAL y de la Revista Creneida, sus heterónimos se extienden del uno al otro confín.
angharad41@yahoo.es

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals