Navegación – Mapa del sitio

Disenso, argumentos y persuasión como nutrientes del debate en el Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte (Cuenca, 1612)

Germán Redondo Pérez
p. 13-25

Resúmenes

En cualquier controversia son imprescindibles al menos dos puntos de vista contrapuestos que posibiliten el debate, opiniones enfrentadas que a menudo se plantean a través de dos interlocutores. El diálogo literario se revela como un medio atractivo y eficaz para mostrar el haz y el envés de aquello que genera controversia. En este artículo se analizan los recursos que se emplean en el Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte (Cuenca, 1612) para crear disenso, argumentar y persuadir mediante dos dialogantes que conversan en torno a un tema tan universal, y quizá por ello tan controvertido, como la mejor manera de afrontar el último trance.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 12/09/2019; accepté le 25/11/2019

Texto completo

Un ars moriendi dialógica

  • 1 En la licencia de impresión y privilegio por veinte años de la obra, que firma Tomás de Angulo por (...)

1En el año 1612 salió del taller conquense de Salvador Viader El diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte. Se trata de un texto escrito —según figura en la portada del impreso— por el doctor Tomás Bernabé, autor del que tan solo se conocen algunos datos biográficos y ninguna otra obra que se le pueda atribuir1.

  • 2 Para una visión amplia sobre las artes moriendi, léanse los trabajos de Chartier, 1976; Ariès, 1977 (...)

2Este diálogo se enmarca en la tradición de las artes moriendi, obras que desde el siglo xv se popularizaron por toda Europa. Las artes de bien morir hicieron una aportación considerable al ya elevado caudal de producciones artísticas y teológicas de carácter luctuoso que brotó con especial fuerza a finales de la Edad Media y se mantuvo sin grandes pérdidas durante toda la Edad Moderna2.

  • 3 Así lo considera Martínez Gil, 2000, pp. 187 y 360.

3Este tipo de obras, escritas a menudo en forma de tratado, tenían la función de instruir al moribundo para afrontar el último trance. Las artes de bien morir se convirtieron en el protocolo que el moribundo debía seguir para acabar sus días de manera cristiana y, por tanto, para asegurar en la medida de lo posible su salvación. Eran, en consecuencia, un claro instrumento aleccionador que cobró especial importancia después del Concilio de Trento3.

  • 4 Véanse las fichas de Dialogyca BDDH dedicadas a estos diálogos: BDDH33, BDDH96 y BDDH318, en Dialog (...)

4En tal contexto, el Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte viene a representar un eslabón más en la conversión de un género originariamente no literario en un producto plenamente ficcional con el que posiblemente se hiciera más amena esta instrucción en tema tan poco lúdico. Dicha transformación se encuentra favorecida, en gran parte, por el componente argumentativo que caracteriza tanto al tratado como al diálogo. Por tanto, esta obra sigue la estela de otras artes de bien morir escritas en castellano que también supieron reconvertir las características argumentativas y las cualidades ficcionales de los antiguos tratados en diálogos literarios: es el caso del Consuelo de la vejez (Salamanca, 1539), los Diálogos de la preparación de la muerte de Pedro de Navarra (posiblemente Tolosa, 1565) o La última batalla y final congoja con que aflige el demonio al hombre en el artículo de la muerte, de Jerónimo de los Ríos Torquemada (Valladolid, 1593)4.

Persuadir a través de la inducción

5Como se puede inferir de lo dicho hasta el momento, si existe una necesidad de aleccionar sobre algo es precisamente debido a la controversia que puede generar ese tema, y desde luego existen pocas materias tan controvertidas como la mejor manera de enfrentarse a un momento por el que todo ser humano debe pasar.

  • 5 Para las características del diálogo pedagógico, y sus diferencias con el diálogo polémico o erísti (...)

6El Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte tiene una estructura claramente pedagógica con una nítida función consolatoria5. Distanciándose de las réplicas propias del diálogo erístico o polémico, los interlocutores de este texto adquieren y asumen desde un principio los roles de maestro y discípulo. En este diálogo, Tomás —razonable proyección de Tomás Bernabé, el autor— actúa como maestro ante el otro interlocutor del diálogo, Antonio, que ya desde su primera intervención manifiesta la condición de discípulo que le caracteriza durante toda la obra. Dice Antonio a Tomás:

  • 6 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 2.

Por aliviar el ánimo he venido a ti, para trocar con tu discreta plática esta amargura en contento, si es que hay modo para ello6.

  • 7 Para una aproximación teórica a los conceptos ‘argumento’ y ‘argumentación’ en el diálogo, consúlte (...)

7Esto no quiere decir que no haya disenso, pues Antonio solicita constantemente una explicación de todos los argumentos que Tomás utiliza para persuadirle, argumentos que Antonio no deja de cuestionar o matizar en ningún momento7. Desde el capítulo I, aparece la disputa como elemento caracterizador del contenido de este diálogo; dice así su título:

  • 8 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 1.

Capítulo I. En el cual se trata de la brevedad y prolongación de la vida y se disputa cuál dellas sea mejor8.

8En otros casos, Antonio duda de la validez que tienen los argumentos de su interlocutor, como se demuestra en esta intervención en la que el discípulo desacredita el razonamiento del maestro acudiendo a las Sagradas Escrituras:

  • 9 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 40.

Antonio.– Acuérdome que más arriba dijiste ser mejor y más de desear la vida corta que la larga. Lo cual, si fuese verdad, en ninguna manera la Divina Escriptura nos pondría delante esta pintura y simulacro de la muerte para terror y espanto, y no vendría a propósito espantarnos de lo que de suyo es amable9.

9No obstante, Antonio va siendo persuadido por Tomás a medida que se va desarrollando el proceso argumentativo en sucesivas intervenciones. El interlocutor o personaje que desempeña el rol de discípulo sirve como catalizador para plantear problemas universales que, desde luego, interesan a los lectores potenciales de este diálogo, pero también son extrapolables a otros contextos históricos, otras culturas e incluso otras religiones distantes del lector potencial.

10Con seguridad, cada ser humano reflexionará a lo largo de su vida sobre su propia muerte, lo que ya garantiza de antemano no solo la atención del lector, sino el debate mismo entre los argumentos del autor y los razonamientos internos que formule quien lea este diálogo. La persuasión de Antonio, según diferentes marcas textuales, es un hecho que se va consiguiendo a medida que va progresando el andamiaje argumentativo de Tomás, pero el convencimiento del lector no se puede garantizar en tema tan difícil como aceptar el hecho de enfrentarse a la muerte sin temor alguno, miedo que es innato a la condición humana. En consecuencia, a menudo Antonio se convierte en el portavoz de los potenciales lectores, es decir, de aquellos que intentarán asimilar un mensaje que va en contra de su propia naturaleza, esto es, no temer la llegada de la muerte. Antonio representa, por tanto, desde su condición de auditorio particular —finalmente persuadido por decisión del autor— a ese amplísimo auditorio universal de lectores que no se sabe si serán convencidos.

Tipos de argumentos y sus funciones en contexto

  • 10 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 303-305 y 402-405.

11Analicemos ahora los argumentos que utiliza el orador, o esa razonable transfiguración del autor en su personaje con función de maestro, para determinar las armas que se emplean en este proceso de persuasión dirigido al auditorio particular representado por Antonio, aunque su objetivo último sea ese difícil convencimiento del auditorio universal formado por los lectores. Para ello, se ha empleado la taxonomía de Perelman y Olbrechts-Tyteca, que divide los argumentos en cuasi lógicos y en argumentos basados en la estructura de lo real10.

  • 11 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 303-304.

12Como es sabido, los argumentos cuasi lógicos intentan aproximarse a las demostraciones formales propias, por ejemplo, de las ciencias exactas o de la lógica, es decir, a las verdades difícilmente cuestionables. Es, por tanto, un tipo de argumento que pretende ser lo más riguroso posible, aunque los límites del lenguaje y la complejidad de reducción al plano formal a veces dificulten su eficacia en un debate11.

13En el Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte se emplean varios argumentos cuasi lógicos destinados a contrarrestar las inquietudes y dudas de Antonio. Uno de los más recurrentes es el que trata de probar o deshacer, según se utilice para atacar o para defenderse, la incompatibilidad que existe entre los dos elementos de un enunciado. Tras una intervención en la que Tomás ensalza las cualidades del temor a Dios como medio para obtener la salvación eterna, Antonio manifiesta lo siguiente:

  • 12 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, pp. 21-22.

Antonio.– Lo que se dice del amor de Dios bien se me asienta, porque el amor siempre vive en corazones hidalgos, pero en lo que toca al temor, no hay cosa que a los hombres libres y hidalgos menos cuadre y agrade12.

14Esto es, para Antonio, quien es libre y de noble corazón puede amar, pero no puede temer, es decir, como el mismo Antonio señala, ambas cosas a la vez no cuadran, son incompatibles. No obstante, Tomás responde a este argumento dirigido a demostrar la incompatibilidad de su enunciado y, por tanto, la invalidez de su razonamiento, mediante una restricción del campo distinguiendo entre dos tipos de temor: uno bueno y el otro malo. Dice Tomás:

  • 13 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 24.

Entre aquel temor que no tiene parentesco ni compañía con el amor [es decir, el malo] y aquel que siempre le acompaña [el que se desarrolla junto al amor, el bueno], hay esta diferencia: que aquel, como sea servil y bajo, muévese a obedecer por la pena del castigo, pero este, por cierta excellencia voluntaria y ahidalgada, y por la fuerza de estímulos de la misma virtud y de los premios que le están propuestos, persuade13.

15Por tanto, Tomás no solo contrarresta el ataque de Antonio, sino que deshace al mismo tiempo la incompatibilidad que, como a su interlocutor en el diálogo, pudiera presentársele al auditorio universal, es decir, al lector. Además, introduce un nuevo elemento para reforzar la unión entre amor y temor, a saber, la virtud. En consecuencia, se disponen tres elementos —amor, temor y virtud— en una relación de transitividad en la que se pueden detectar las siguientes equivalencias: amar es temer y temer es virtud, luego lo virtuoso es amar y temer al mismo tiempo.

  • 14 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 343-352.

16Otro de los argumentos cuasi lógicos que aparecen de manera frecuente en este diálogo es el argumento de reciprocidad, mediante el cual se establece una relación de simetría entre dos elementos14. Un argumento de reciprocidad es aquel que permite emitir una misma afirmación, aunque de manera bidireccional y en un principio contrapuesta, dependiendo del punto de vista de quien elabore el argumento. Ejemplo de ello es el fragmento donde Antonio y Tomás debaten sobre si son más afortunados los habitantes de lugares legendarios en los que se vive de manera ilimitada o aquellos que moran en regiones donde, según se dice, sus habitantes no viven más de nueve años. Así argumenta Tomás su razonamiento después de que Antonio manifieste su deseo de acudir a la isla de Taprobana o Meroe, regiones donde la vida es ilimitada:

  • 15 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 6.

Tomás.– Allí, si es verdadero lo que se dice [esto es, en Meroe o la isla de Taprobana], los hombres, cansados con una vida tan prolija, son forzados [a] buscar región donde puedan morir. De donde se puede collegir que a muchos de los que habitan aquella tierra les será más agradable la muerte que aquella tan larga y fastidiosa vida. Con todo eso, dicen haber otra región casi contraria a esta donde los que han vivido ocho o nueve años se juzgan haber vivido más que Matusalén15.

17A este razonamiento Antonio responde que a él no le gustaría vivir en esa región donde se muere al poco tiempo de haber nacido, y Tomás replica que a él sí, porque prefiere librarse de las calamidades de la vida antes que sufrirlas de manera permanente, si bien es cierto que no renuncia en ningún momento a la vida como don recibido. Dice Tomás:

  • 16 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, pp. 7-8.

no soy del parecer de aquellos que, poniendo los ojos en las miserias de la vida humana, tienen por muy bueno no haber nacido, así, por el contrario, pienso que aciertan los que piensan ser utilísimo librarse destas calamidades considerando que tienen sobre sí los que mucho viven tantos infortunios y peligros que, o al pensar en ellos o el padecellos, viene a consumillos16.

18Por tanto, el argumento de reciprocidad que aquí se plantea consiste en la simetría entre dos formas de llegar a un mismo objetivo, a saber, la felicidad, si bien estas vías son opuestas. Para Antonio, la felicidad consiste en tener una larga vida, por tanto, pretende llegar a la felicidad desde el lugar en que, de manera extraordinaria, se vive por tiempo ilimitado; para Tomás, la felicidad consiste en librarse lo antes posible de las calamidades de la vida terrenal, por tanto, accederá a su objetivo desde el lugar en que, de manera extraordinaria, se muere transcurridos ocho o nueve años. No obstante, el argumento de Tomás se ve apoyado por la convicción en que hay vida más allá de la muerte, y que además esa vida ultraterrena es mejor, algo que da una fuerza persuasiva a su argumento que el de Antonio no tiene.

  • 17 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 383-395.

19Tratándose de un diálogo en el que la religión tiene una presencia fundamental, no es de extrañar que el interlocutor maestro utilice en varias ocasiones el denominado argumento por el sacrificio, consistente en establecer una relación explícita entre un logro y el esfuerzo requerido para conseguirlo17. Cuanto mayor sea el logro, más grande será el sacrificio y más justificado estará el sufrimiento que conlleve. Un ejemplo de este argumento cuasi lógico se puede encontrar en un intercambio de réplicas donde Antonio intenta desmontar la argumentación de Tomás diciendo que su razonamiento es contra natura. Dice Antonio:

  • 18 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, pp. 111-112.

aunque en esto andemos filosofando cuanto mandares [es decir, la aceptación valiente y despreocupada de la muerte], no podrás negarme ser muy ajeno de la condición de los hombres que ellos de su cosecha desean la muerte, porque harto hacen en recebilla con ánimo valeroso y fuerte cuando ella se viene, pero, llamarla voluntariamente y desearla, esto me parece cosa inhumana18.

20Ante este razonamiento, Tomás, dejando claro de paso su rechazo a la muerte voluntaria —algo que se encuentra de manera tácita durante todo el diálogo—, elabora un argumento por el sacrificio en el que el valor del logro es elevado, pero también el del esfuerzo, lo que revaloriza más si cabe el objetivo que se pretende conseguir. Dice Tomás:

  • 19 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 112.

Tomás.– Yo no pido a nadie que de todo punto arranque de sí el amor y afición que debe a su ser y humanidad, ni que él salga al encuentro a la muerte, porque en esto la mesma naturaleza se muestra repugnante, fuera de otras cosas que son bastante ocasión de poner miedo. Empero esto principalmente me parece necesario, que el que quisiere reinar con Cristo y ser participante de su gloria procure este tal refrenar con esfuerzo el afecto y amor que tiene a su humanidad y naturaleza, y con el favor de la gracia divina hollalre y menospreciarle19.

  • 20 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 402-405.

21Aparte de argumentos cuasi lógicos, de los que aquí solo se ha analizado una pequeña muestra de los muchos que hay en el diálogo, también se pueden encontrar en este texto varios argumentos basados en la estructura de lo real. Como los argumentos cuasi lógicos, los que se basan en la estructura de lo real sirven para lograr la persuasión o convencimiento, pero, a diferencia de aquellos, se basan en juicios ya admitidos, por lo que la complejidad de reducirlos al plano de lo formal es mucho menor20.

  • 21 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 409-416.

22Uno de los argumentos basados en la estructura de lo real que se utilizan con mayor frecuencia es el argumento pragmático, gracias al cual se justifica o se reprueba un acto atendiendo a las consecuencias que se deriven de él21.

23En el Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte se emplea este tipo de argumento en varias ocasiones. Una de ellas es el fragmento en el que Antonio debate con Tomás sobre la conveniencia de pensar en la muerte. Dice Antonio:

  • 22 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, pp. 72-73.

no me parece ser saludable para vivir traer como presente la muerte, de modo que sea forzoso pensar siempre en ella, porque esto no se ha de decir vivir, sino morir o vivir muriendo, porque no es vida la que se pasa sin contento y descanso del ánimo22.

24Tomás se defiende ante esta acusación utilizando un argumento pragmático con el que añade coherencia al acto que Antonio reprueba y él defiende, a saber, vivir pensando constantemente en la muerte. Para ello, explicita la consecuencia positiva que tiene este acto, lo que permite justificar un comportamiento que, a priori, y según plantea Antonio, es perjudicial para cualquier ser humano. Dice Tomás:

  • 23 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 73.

Tomás.– Para desterrar la confianza de vivir mucho, la cual certísimamente es ocasión de muchos males, aprovecha mucho ponernos delante el espejo de la muerte. Pero esto no ha de ser de manera que, con esta especulación y pensamiento de la muerte, nosotros mesmos llamemos [a] la tristeza y le salgamos al camino. Porque no se ha de emprender este pensamiento y especulación de tener la muerte al ojo para destruir el alegría del ánimo, sino para huir de los peligros y males que nacen de la esperanza de larga vida23.

  • 24 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 469-476.
  • 25 Para Vian Herrero, 2018, párr. 9, «Cuanto más importante es la autoridad, su poder se hace más indi (...)

25Antes de esta intervención, Tomás ya había incidido en lo provechoso del memento mori mediante otro argumento basado en la estructura de lo real: se trata del argumento de autoridad, uno de los más recurrentes en cualquier disputa o disertación donde se quiera probar algo24. Este diálogo se encuentra repleto de referencias a autoridades que acreditan y dan prestigio a aquello que argumenta el interlocutor con función de maestro. Por un lado, existen múltiples citas de los evangelios, pasajes del Antiguo y Nuevo Testamento o autoridades de la Iglesia y Santos Padres, tanto occidentales como orientales, pero, por otro, también hay una larga lista de autores grecolatinos con los que se intentan refutar varias ideas25. A menudo, autoridades cristianas y paganas se combinan y enlazan en el proceso argumentativo. En otros casos, se recurre a autoridades que no pertenecen ni a un grupo ni al otro, como se puede ver en esa justificación previa del memento mori que se acaba de mencionar. En esa ocasión, Tomás se sirve de los brahmanes de la India como argumento de autoridad. Este recurso se muestra muy eficaz porque, como casta predominante en la jerarquía de una región, si bien exótica y no cristiana, tiene la autoridad para acreditar una idea que, precisamente porque no solo los cristianos han llegado a ella, sino también los hombres sabios de otras religiones, tiene una validez universal. Dice Tomás:

  • 26 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 32.

Los bracmanes orientales, cuentan las historias, que andaban tan metidos en este pensamiento [es decir, el de la muerte], que tenían abiertas las sepulturas a las puertas de sus casas para que, entrando y saliendo por ellas, no perdiesen la memoria de la muerte, por no pecar, y pues de la memoria della procede evitar pecados, síguese [que] del olvido dello procede cometerlos26.

  • 27 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 455-469.

26Otros argumentos basados en la estructura de lo real son aquellos que se fundan en la interacción del acto y la persona, es decir, aquellos que determinan la esencia de alguien en base a sus actos27. La interacción del acto y la persona condiciona fuertemente la esencia del ser en quien se ha establecido dicha interacción, si bien es cierto que esa esencia no es inmutable, pues existen técnicas para modificarla acudiendo a diversas actualizaciones de los actos. Un ejemplo del argumento fundado en la interacción del acto y la persona sería la justificación por obras para acceder a la salvación eterna, argumento que Tomás utiliza para persuadir a Antonio al mismo tiempo que desacredita la justificación por la sola fe. Dice Tomás:

  • 28 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 269.

Sabe, amigo mío, que dificultosamente se hallan en la adversidad las guarniciones que no fueron buscadas antes en la paz, y ansí, hallarás escripto en el Eclesiástico: «antes de tu muerte, obra justicia». Porque no hay [que] buscar alimento ni manjar en los infiernos, y toda obra buena y escogida será justificada, y quien obra bien será honrado en su obra, y ansí en el cielo no viven sino los que están ricos de buenas obras28.

27Como se puede observar en este ejemplo, a veces los argumentos se combinan, puesto que aquí, además de un argumento fundado en la interacción del acto y la persona, también existe un argumento de autoridad debido a la cita del Eclesiástico.

28Hay incluso ocasiones en las que los argumentos se disponen de manera acumulativa, fusionando tipos y categorías, en los que forma y significado se conjugan para ofrecer reflexiones realmente atractivas. Esto es lo que ocurre en el siguiente ejemplo, donde Tomás, citando a San Mateo, elabora este complejo razonamiento:

  • 29 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, pp. 142-143.

La naturaleza, al principio, imprimió en todos los animales la defensa de sí, de su vida y cuerpo, y el huir de lo que les pareciere dañoso. Pero en esto ha de haber moderación, y este deseo se ha de refrenar con la razón, de tal modo que el demasiado amor no acarree perpetua destruición así al ánima como al cuerpo. Porque, como escribe un santísimo varón, cualquiera que se ama demasiadamente, este, por cierto, no ama a Dios, y no amando a Dios como es razón, tampoco ama su vida, porque el que no puede vivir de sí, muere amándose a sí, pero cuando se ama aquel por quien se vive, entonces también se ama la vida29.

29En este caso, se funden dos argumentos basados en la estructura de lo real con un argumento cuasi lógico. Por un lado, se está citando a una autoridad incuestionable para los cristianos católicos y, por otro, se presenta un argumento pragmático, puesto que se afirma que nadie debe amarse inmoderadamente y contra razón para no destruir su vida. Además, de manera simultánea, ambos argumentos evidencian la incompatibilidad en la que incurren aquellos a quienes se ataca, es decir, a los que viven amándose solo a sí mismos: puesto que quien vive solo amándose a sí no ama a Dios, y quien no ama a Dios no vive, es incompatible amarse solo a sí mismo con vivir.

Síntesis

  • 30 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 117.

30En conclusión, se puede afirmar que buena parte de los diálogos escritos entre los siglos xvi y xvii, por estrictamente pedagógicos que algunos de ellos sean, llevan en su seno la controversia. La necesidad de enseñar nace del deseo de ordenar lo confuso y aportarle luz, labor que, sin un discípulo que cuestione razonamientos, formule preguntas y solicite aclaraciones a su maestro, no se puede llevar a cabo con la misma eficacia. Los argumentos juegan un papel decisivo en todo este proceso, pues son los únicos medios de los que se dispone para convencer sobre aquello que se quiere transmitir. En consecuencia, de la correcta elaboración de los argumentos depende su grado de efectividad y, por tanto, la capacidad de influir en el destinatario del razonamiento, pues, como el propio Tomás se encarga de recordar, «una razón bien considerada quita el miedo a los prudentes30».

  • 31 Véanse Morel d’Arleux, 1993, p. 728 y Ferreras, 2015.
  • 32 Nótese el contraste con este fragmento del diálogo de Jerónimo de los Ríos Torquemada donde un enfe (...)
  • 33 Según señala Morel d’Arleux al comentar el concepto de ‘ars moriendi en Erasmo, «En realidad, para (...)

31La argumentación resulta fundamental para persuadir sobre la forma óptima de enfrentarse a un temor: ese es el objetivo prioritario y razón de ser de las artes moriendi, entre las que se encuentra el diálogo que se acaba de analizar. Si bien un arte de bien morir dialógica no es algo excepcional, puesto que existen varios precedentes, sí lo es el tratamiento que se hace de la muerte en esta ars moriendi escrita varias décadas después de Trento. A diferencia de otras artes de bien morir creadas en fechas cercanas, que retoman el fatalismo, la agonía y el carácter lúgubre de los primeros tratados —tal es el caso de La última batalla y final congoja con que aflige el demonio al hombre en el artículo de la muerte, de Jerónimo de los Ríos Torquemada (Valladolid, 1593)—31, en el diálogo de Tomás Bernabé no hay pugnas entre el enfermo y el diablo, no existen imágenes tétricas ni espanto de un agonizante ante la presentación de un más allá tenebroso32. En el Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte se prescinde de los elementos macabros y melancólicos para plantear en su lugar casi un encomio de la muerte como acto de júbilo y liberación, tránsito necesario entre la vida terrenal y la celestial al que, según lo expuesto en este diálogo, no se debe acudir con temor, sino, como indica su título, con alegría. En este sentido, resulta curioso observar cómo esta ars moriendi compuesta a principios del siglo xvii recibe, desde la ortodoxia doctrinal expresada en el texto, el influjo de las llamadas artes de bien vivir de carácter erasmista, pues no se centra únicamente en los momentos finales del enfermo en su agonía, sino en las medidas espirituales que el cristiano debe adoptar para llegar al fin de sus días preparado y sin temor alguno33.

32El Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte armoniza, en definitiva, didactismo, argumentación, disenso y literatura en una obra que no solo refleja la preocupación existente en la época por la forma más adecuada de morir para un católico, sino el intento atemporal e instintivo por mitigar un temor intrínseco y universal entre los seres humanos.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Alfaro Torres, Paloma, La imprenta en Cuenca (1528-1679), Madrid, Arco Libros, 2002.

Antonio, Nicolás, Bibliotheca Hispana Nova, sive hispaniorum scriptorum qui ab anno MD. ad MDCLXXXIV floruere notitia..., Matriti, Apud Joachimum de Ibarra [et] Apud Viduam et Heredes Joachimi de Ibarra, 1788, vol. II.

Ariès, Philippe, L’Homme devant la mort, Paris, Éditions du Seuil, 1977.

Bernabé, Tomás de, Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte, en la cual hallarán con mucha curiosidad cómo habemos de vivir con amor y temor de Dios, menospreciando la vanagloria deste mundo, y el dolor siempre que habemos de tener de nuestros pecados, y la confianza en la misericordia de Dios, del perdón dellos en la hora de la muerte. Compuesto por el doctor Tomás Bernabé, teólogo, predicador, canónigo en la Santa Iglesia Catedral de Amberes. Con privilegio. Impreso en Cuenca, en casa de Salvador Viader, impresor de libros. Año 1612. Ejemplares localizados: Barcelona. Biblioteca de Catalunya, Reserva [Res 457-12º]; Madrid. Biblioteca Nacional de España [3/22862]; Madrid. Convento de la Encarnación [ME/220]; México. Biblioteca Nacional de México [RFO 248 TOM.d. 1612].

Chartier, Roger, «Les arts de mourir, 1450-1600», Annales, Économies, Sociétés, Civilisations, 31/1, 1976, pp. 51-75.

Dialogyca BDDH. Biblioteca Digital de Diálogo Hispánico [en línea] http://iump.ucm.es/DialogycaBDDH. Consultado el 5 de noviembre de 2018.

Ferreras, Jacqueline, «Le dialogue humaniste au service de l’écriture de soi: La última batalla y final congoja… de Jerónimo de los Ríos Torquemada (1593)», en Les États du dialogue à l’âge de l’Humanisme, eds. E. Buron, Ph. Guérin y C. Lesage, Tours/Rennes, Presses Universitaires François Rabelais de Tours/Presses Universitaires de Rennes, 2015, pp. [313]-323.

Infantes de Miguel, Víctor, «El auditorio fúnebre de la plegaria tanatográfica: las Oraciones para el artículo de la muerte (1575)», Via Spiritus, 15, 2008, pp. 7-20.

Martínez Gil, Fernando, Muerte y sociedad en la España de los Austrias, Cuenca, Ediciones de la Universidad Castilla-La Mancha, 2000.

Moll, Jaime, «El privilegio del calendario anual en el siglo xvii», en Las relaciones de sucesos en España: 1500-1750. Actas del primer Coloquio Internacional, Alcalá de Henares, 8-10 de junio de 1995, eds. Henry Ettinghausen, Víctor Infantes de Miguel, Augustin Redondo y María Cruz García de Enterría, Alcalá de Henares, Servicio de publicaciones de la Universidad de Alcalá, 1996, pp. 253-260.

Morel d’Arleux, Antonia, «Los tratados de preparación a la muerte: aproximación metodológica», en Estado actual de los estudios sobre el Siglo de Oro. Actas del II Congreso Internacional de Hispanistas del Siglo de Oro, Salamanca-Valladolid, 21-27 de julio de 1990, ed. Manuel García Martín, Salamanca, Universidad de Salamanca, 1993, vol. II, pp. 719-734.

Palau y Dulcet, Antonio, Manual del librero hispanoamericano, Barcelona, Librería Palau, 1949, vol. II.

Perelman, Chaïm, y Lucie Olbrechts-Tyteca, Tratado de la argumentación. La nueva retórica, Madrid, Gredos, 2015.

Plantin, Christian, La argumentación, Barcelona, Ariel, 1998.

Redondo Pérez, Germán, «Tres manifestaciones de la identidad literaria en el Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte (Cuenca, 1612): autor, editor y dedicatario», Arte nuevo, 6, 2019, pp. 179-192.

Rey Hazas, Antonio, «Introducción», en Artes de bien morir. «Ars moriendi» de la Edad Media y del Siglo de Oro, ed. Antonio Rey Hazas, Madrid, Ediciones Lengua de Trapo, 2003, pp. xi-xlv.

Ríos Torquemada, Jerónimo de los, La última batalla y final congoja con que aflige el demonio al hombre en el artículo de la muerte para hacerle desesperar de su salvación. Con la resistencia que se le ha de hacer para alcanzar la victoria declarando el salmo 120. Levavi oculos meos in montes. Va en dialogismo entre el Enfermo, la Tentación, la Prudencia y la Fe. Compuesto por el licenciado Jerónimo de los Ríos Torquemada. Con privilegio. En Valladolid, por Andrés de Merchán, impresor de libros. Año de 1593. Ejemplares localizados: Madrid. Nacional [R-29813 (olim 3/20057)]; San Lorenzo de El Escorial (Madrid). Monasterio, 23-VI-16 (1º); Madrid. Real Biblioteca (Palacio) [III/1480 (olim XH7; olim ms III-E-4)].

Sanmartín Bastida, Rebeca, El arte de morir. La puesta en escena de la muerte en un tratado del siglo xv, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2006.

Vian Herrero, Ana, «Interlocución y estructura de la argumentación en el diálogo: algunos caminos para la poética del género», Criticón, número monográfico Voces áureas. La Interlocución en el teatro y en la prosa del Siglo de Oro, 81-82, 2001, pp. 157-190.

Vian Herrero, Ana, «Introducción», en Diálogos españoles del Renacimiento, ed. Ana Vian Herrero, Córdoba, Editorial Almuzara/Fundación Biblioteca de Literatura Universal, 2010, pp. xiii-cccii.

Vian Herrero, Ana, «Fabulaciones del yo-autor en diálogo: autocita y estrategias de identidad. I. Fundamentos teóricos y autores clásicos», e-Spania [En línea], 29 febrero de 2018, Publicado el 01 febrero de 2018, consultado el 05 de noviembre 2018. URL: http://journals.openedition.org/e-spania/27343; DOI : 10.4000/e-spania.27343

Vovelle, Michel, La mort et l’Occident. De 1300 à nos jours, Paris, Gallimard, 1983.

Wilkinson, Alexander S., y Alejandra Ulla Lorenzo, Iberian Books, 1601-1650 / Libros Ibéricos, 1601-1650, Leiden, Brill, 2015, vol. II.

Inicio de página

Notas

1 En la licencia de impresión y privilegio por veinte años de la obra, que firma Tomás de Angulo por mandato real en 1608, se dice que el doctor Tomás Bernabé era ya difunto. Considerando que el editor es Cristiano Bernabé, sobrino del autor, y teniendo presentes algunos indicios textuales, se puede conjeturar que el autor pudo haber escrito este diálogo entre finales del siglo xvi y principios del siglo xvii. Además, se indica en la portada —y se repite en los paratextos— que el doctor Tomás Bernabé fue teólogo, predicador y canónigo en la Santa Iglesia Catedral de Amberes. Tanto el autor como el editor de la obra pudieron haber pertenecido a una familia española asentada en los Países Bajos, pues Cristiano Bernabé era archero real y, como la mayoría de estos guardias de élite, procedía de Flandes: en este caso, según afirma Paloma Alfaro Torres, Cristiano era «vecino de Cuenca y natural de Amberes» (Alfaro Torres, 2002, p. 56). No parece casual que el dedicatario del diálogo también sea de origen flamenco: don Diego de Croy y Peralta, v marqués de Falces, quien además ostentaba el cargo de capitán de la Guardia de Archeros cuando se publicó esta obra. Asimismo, Cristiano Bernabé ejerció una intensa actividad relacionada con la producción y comercio de libros en Cuenca a finales del siglo xvi, asociándose con impresores como «Juan Masselin, Pedro del Valle, Miguel Serrano de Vargas, Cornelio Bodán y Salvador Viader» (Alfaro Torres, 2002, p. 56). También se cree que fue el propietario de una imprenta en Cuenca con varios regentes, e incluso parece que poseyó un molino de papel (Moll, 1996). Para más información sobre los vínculos entre Tomás Bernabé, su sobrino y don Diego de Croy y Peralta, léase Redondo Pérez, 2019. Se han localizado varios ejemplares de esta edición de 1612 del Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte: Barcelona. Biblioteca de Catalunya, Res 457-12º; Madrid. Biblioteca Nacional de España, 3/22862; Madrid. Convento de la Encarnación, ME/220; México. Biblioteca Nacional de México, RFO 248 TOM.d. 1612. Se cita una edición de 1642 en Palau, 1949, vol. ii, n. 24214; Rey Hazas, 2003, p. xli; y Wilkinson/Ulla Lorenzo, 2015, vol. ii, n. 22507. Wilkinson y Ulla Lorenzo dicen que no ha sobrevivido ningún ejemplar de esta edición. Tampoco Palau ni Rey Hazas aportan la signatura de ejemplar alguno. Posiblemente se trate de una noticia imaginaria originada por Palau, pues pudo haber leído erróneamente 1642 en lugar de 1612, que es lo que figura en la entrada dedicada a Thomas Barnabas de la Bibliotheca Hispana Nova de Nicolás Antonio, a quien Palau cita. Nicolás Antonio solo menciona esta edición de 1612 (vol. II, p. 299).

2 Para una visión amplia sobre las artes moriendi, léanse los trabajos de Chartier, 1976; Ariès, 1977, pp. 129-133; Vovelle, 1983, pp. 142-146 y 205-212; Morel D’Arleux, 1993; Sanmartín Bastida, 2006; e Infantes, 2008.

3 Así lo considera Martínez Gil, 2000, pp. 187 y 360.

4 Véanse las fichas de Dialogyca BDDH dedicadas a estos diálogos: BDDH33, BDDH96 y BDDH318, en Dialogyca BDDH. Biblioteca Digital de Diálogo Hispánico [en línea], http://www.dialogycabddh.es/ [20-10-2018]. En Morel d’Arleux, 1993, pp. 731-734 y Rey Hazas, 2003, pp. xl-xlv se pueden consultar sendos repertorios de artes moriendi españolas de los siglos xv al xvii.

5 Para las características del diálogo pedagógico, y sus diferencias con el diálogo polémico o erístico, véanse los trabajos de Vian Herrero, 2001, p. 171, n. 61 y 2010, pp. cxxxiv-cxl.

6 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 2.

7 Para una aproximación teórica a los conceptos ‘argumento’ y ‘argumentación’ en el diálogo, consúltese Plantin, 1998, pp. 39-40.

8 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 1.

9 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 40.

10 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 303-305 y 402-405.

11 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 303-304.

12 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, pp. 21-22.

13 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 24.

14 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 343-352.

15 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 6.

16 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, pp. 7-8.

17 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 383-395.

18 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, pp. 111-112.

19 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 112.

20 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 402-405.

21 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 409-416.

22 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, pp. 72-73.

23 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 73.

24 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 469-476.

25 Para Vian Herrero, 2018, párr. 9, «Cuanto más importante es la autoridad, su poder se hace más indiscutible y categórico, impermeable a cualquier obstáculo, pero en cualquier caso, esta autoridad tiene que ser opinión compartida: el auditorio tiene que reconocerle poder en un campo concreto para que el orador pueda utilizarla, y esta situación es cambiante en cada contexto y en cada tiempo».

26 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 32.

27 Perelman y Olbrechts-Tyteca, 2015, pp. 455-469.

28 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 269.

29 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, pp. 142-143.

30 Bernabé, Diálogo de la alegría del alma, p. 117.

31 Véanse Morel d’Arleux, 1993, p. 728 y Ferreras, 2015.

32 Nótese el contraste con este fragmento del diálogo de Jerónimo de los Ríos Torquemada donde un enfermo agonizante en su lecho de muerte está a punto de claudicar ante los ataques argumentativos de su interlocutora, a saber, una anciana que encarna al diablo: «Con mucho contento quedó la enemiga mía pensando tenerme vencido, como de veras lo estaba, porque eran sus palabras para mayor juicio que el mío. Estaba confuso no sabiendo qué responderle, y, pareciéndome que tenía razón, estaba con el temor más muerto en la vida que lo estuviera después de la muerte. Cercome un frío sudor, repeluzábanseme los cabellos con el espanto, el cual, junto con la gravedad de mi enfermedad, enflaquecieron mis fuerzas, dejándome con muy poco sentido, sintiendo perderle, y antes que me viese sin él, comencé a pensar entre mí quién me socorrería» (1593, fols. 16v-17r).

33 Según señala Morel d’Arleux al comentar el concepto de ‘ars moriendi en Erasmo, «En realidad, para el humanista y para sus discípulos, el arte de bien morir no se reducía a preparar los últimos instantes, sino que suponía todo un arte de vivir cristianamente. Una buena muerte no era suficiente para borrar los desperfectos causados por una vida escandalosa e impía» (1993, p. 725). Morel d’Arleux pone de relieve además el cambio de paradigma que se produjo en el ars moriendi postridentino: «Pero cuando las disposiciones tridentinas comienzan a hacerse efectivas y los tratados erasmistas son retirados de la circulación y puestos en el Índice de libros prohibidos, vuelve a operarse un cambio en la manera de preparar la muerte […] La Contrarreforma modela y canaliza la nueva actitud ante la muerte por los senderos doctrinales de un programa de intimidación, dando prioridad al aspecto técnico de una preparación centrada en el destino del alma después del tránsito […] El temor a la muerte forma parte de las obsesiones de la época, como el sentimiento de inestabilidad y de fugacidad, o el de considerar la vida como una lenta agonía […] Por todo ello los tratados recuperan el título tradicional de Arte de bien morir y abandonan la doctrina del “bien vivir” de los reformistas» (1993, pp. 727-728).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Germán Redondo Pérez, « Disenso, argumentos y persuasión como nutrientes del debate en el Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte (Cuenca, 1612) », Criticón, 137 | 2019, 13-25.

Referencia electrónica

Germán Redondo Pérez, « Disenso, argumentos y persuasión como nutrientes del debate en el Diálogo de la alegría del alma contra el temor de la muerte (Cuenca, 1612) », Criticón [En línea], 137 | 2019, Publicado el 19 diciembre 2019, consultado el 30 mayo 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/7502 ; DOI : https://doi.org/10.4000/criticon.7502

Inicio de página

Autor

Germán Redondo Pérez

Germán Redondo Pérez es doctor en Lengua Española y sus Literaturas por la Universidad Complutense de Madrid, con premio extraordinario y mención europea. Trabaja como investigador contratado en el Instituto Universitario Menéndez Pidal de la Universidad Complutense de Madrid y ha formado parte de varios proyectos competitivos tanto nacionales como internacionales. Asimismo, es miembro del Grupo de Prosa Hispánica Bajomedieval y Renacentista de la UCM, que en la actualidad ostenta el reconocimiento de “Grupo de excelencia”. Es autor de varios trabajos publicados en revistas y editoriales prestigiosas. Sus líneas de investigación se centran en la literatura española de los Siglos de Oro, la ecdótica y el género dialógico.
gredondo@ucm.es

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals