Navegación – Mapa del sitio

Los relatos autobiográficos de conversión y controversia anticatólica de Juan Nicolás y Sacharles (1621) y Tomás Carrascón (1623)

Clara Marías
p. 79-113

Resúmenes

Este artículo se centra en The Reformed Spaniard y Texeda Retextus. The Spanish Monk... dos obras de dos monjes españoles convertidos al calvinismo y refugiados en la Inglaterra jacobina, Juan Nicolás y Sacharles y Tomás Carrascón, que se publican en 1621 y 1623 en latín y en inglés y contienen la narrativa y los motivos de su conversión, a modo de propaganda anticatólica y con intención de crear controversia. En primer lugar, se estudia el contexto de ambas obras y la situación política que vivían la Monarquía Hispánica e Inglaterra en esos años de intentos de fortalecer la paz a través de un casamiento cruzado. Los opositores a un acuerdo de paz trataron de boicotearlo con la publicación de obras de controversia como estas, para destacar las tensiones y enfrentamientos religiosos. En segundo lugar, se analizan las dedicatorias de ambas obras para ver las intencionalidades de sus autores. Finalmente se examinan los argumentos empleados en estos dos panfletos, desde la experiencia autobiográfica hasta las lecturas de autoridades católicas y reformadas.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 10/10/2019; accepté le 09/11/2019

Notas del autor

Este trabajo se ha realizado gracias al contrato posdoctoral Juan de la Cierva-Formación del Ministerio de Educación (2018-2020). Agradezco a los revisores, las coordinadoras del monográfico y el editor sus sugerencias, así como a James Amelang sus correcciones y observaciones.

Texto completo

  • 1 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard. Empleo el ejemplar digitalizado de la British Library r (...)
  • 2 Hasta donde sé, no hay una biografía actualizada de Nicolás y Sacharles. Quien ha reunido más datos (...)
  • 3 Carrascón, Spanish monk. Empleo el ejemplar digitalizado de la BNE, U/8786(1) que contiene la versi (...)
  • 4 Véase la identificación por Carasatorre, 2003. Existe biografía actualizada por Faustino Menéndez P (...)
  • 5 Esta publicación en varias lenguas de manera simultánea, a veces incluso en un mismo volumen, es ha (...)
  • 6 Véase la narración de Wiffen de cómo descubrió estas obras y las envió a Luis Usoz en Boehmer, 1874 (...)
  • 7 Para las condiciones de publicación clandestina de la colección, véase http://www.bne.es/es/Microsi (...)

1Este artículo analiza dos breves autobiografías que podríamos considerar de controversia anticatólica, pues pertenecen a dos españoles que abjuraron del catolicismo y se convirtieron al calvinismo: The Reformed Spaniard (Hispanus reformatus)1, del quizás catalán Juan Nicolás y Sacharles2, monje jerónimo que, tras su paso por el monasterio de El Escorial, abandonó el país y su fe de nacimiento; y Texeda retextus: or The Spanish monke his bill of diuorce against the Church of Rome (Hispanus conversus), firmada por Fernando de Tejeda3 (pseudónimo de Tomás Carrascón4, 1595-1631), hidalgo de Cintruénigo (Navarra) y monje agustino que, tras estudiar en Salamanca y Burgos, vivió un proceso similar y se exilió en Inglaterra, donde se casó y fue canónigo y vicario luego acabaría en Holanda unos años después de la muerte del rey Jacobo Estuardo, en 1625. Ambas autobiografías de conversión fueron publicadas en Londres casi simultáneamente, en latín y traducidas al inglés5, en 1621 y 1623 respectivamente, y solo la primera vio la luz en traducción castellana a mediados del siglo xix6, dentro de la colección semiclandestina de Reformistas Antiguos Españoles7 impulsada por Luis Usoz y Río, Benjamin Wiffen y Eduardo Boehmer para defender la tolerancia y devolver a los españoles el legado de tantos perseguidos por no ser católicos:

  • 8 Carrascón, 1848, «Prólogo de Luis Usoz...», pp. lxi-lxii.

Nos atrevemos [...] a rogar a los españoles que lean este libro lo hagan, desde luego, ajenos de aquellas prevenciones de la intolerancia, el odio y la pasión. Tiempo es ya [...] de que lean en los libros escritos por otros españoles sobre asuntos de tamaña entidad, y que la Inquisición les vedó leer para embrutecerlos y esclavizarlos [...] Solo se desea renovar, volver a hacer oír en nuestra querida Patria esas obras y esos acentos, y que sirvan de meditación y de luz, y que guíen a un mejor y más sólido conocimiento8.

  • 9 Hauben, 1965, analizó la congregación española calvinista en Londres de 1559 a 1565; Hauben, 1967, (...)
  • 10 Socas, 1992, estudió, tradujo del latín y editó las memorias de Enzinas.
  • 11 Gilly ha dedicado numerosos estudios pioneros a los reformados españoles y sus publicaciones en Eur (...)
  • 12 García Pinilla, 2008b y 2014, estudió a Antonio del Corro, así como al grupo protestante sevillano, (...)
  • 13 Boeglin, 2017, estudió la retórica de la disimulación de Constantino de la Fuente.
  • 14 Colón Calderón, 2010, estudió y editó el Tratado contra el Papa de Cipriano de Valera.
  • 15 Por mi parte, he estudiado las versiones poéticas de los salmos de Pedro de Coster Van der Ven, exi (...)
  • 16 Hauben, 1965, dedicó un artículo a la iglesia calvinista española en Londres en torno a la década d (...)
  • 17 Menéndez y Pelayo, 1948, capítulo sobre « Protestantes españoles fuera de España en los siglos xvi (...)
  • 18 Castro, 1851, p. 309 y Torres, 1864, p. 74, mencionan a Carrascón entre los perseguidos.
  • 19 Roldán-Figueroa, 2010 y 2012.
  • 20 Pereda, 2017.
  • 21 Demetriou, 2003 y 2004a.
  • 22 Amelang, 2013a y 2013b. Agradezco al profesor Amelang su ayuda bibliográfica, así como su informaci (...)
  • 23 Boro, 2018, p. 111, en el contexto de obras de polémica religiosa, menciona las obras que Carrascón (...)
  • 24 Díaz Pineda, 2016, si bien no añade ninguna información nueva sobre ellos.
  • 25 Salzman, 2002, p. 174, menciona la autobiografía de Sacharles en comparación con otros relatos de c (...)
  • 26 Albarrán, 2016.
  • 27 Boer, 2008, pp. 107-108, propone que la obra de Carrascón de igual título impresa en 1633 en Ámster (...)
  • 28 Menéndez y Pelayo, 1948. Cito por la edición de 1986, p. 184.
  • 29 Menéndez y Pelayo, 1948. Cito por la edición de 1986, p. 181.
  • 30 Menéndez y Pelayo, 1948. Cito por la edición de 1986, p. 181.
  • 31 Amelang, 2013b, p. 14: «I am now able to document that an individual bearing his name did practice (...)

2Pese al impulso de la Biblioteca de Reformistas, las obras de Nicolás y Sacharles y Carrascón no han recibido tanta atención como merecen, eclipsadas por los trabajos sobre todo tratados, cartas, traducciones bíblicas y de autores como Lutero o Calvino de los reformistas españoles exiliados en el siglo xvi (Francisco de Enzinas, Antonio del Corro, Constantino de la Fuente, Casiodoro de la Reina, Cipriano de Valera...), magistralmente estudiados y/o editados en las últimas décadas por Paul Jacob Hauben9, Francisco Socas10, Carlos Gilly11, Ignacio García Pinilla12, Michel Boeglin13 o Isabel Colón14. Las obras en castellano y otras lenguas de los reformados de origen hispano del primer tercio del xvii no han recibido tanta atención como los del siglo xvi15, como tampoco los pasos de los calvinistas españoles refugiados en Inglaterra16. Sin embargo, recogiendo el testigo del siempre atento Menéndez y Pelayo17, y de otros eruditos decimonónicos18, en los últimos años Rady Roldán-Figueroa19 ha dedicado dos artículos a Carrascón, que también ha llamado la atención de Felipe Pereda20. Eroulla Demetriou21 ha centrado su tesis doctoral en los panfletos antiespañoles de la época y ha escrito un artículo sobre Nicolás y, más recientemente, James Amelang ha estudiado en un capítulo de libro y una conferencia las obras de Nicolás, Carrascón y otros conversos como James Wadsworth padre e hijo, además de tener en marcha un proyecto más amplio sobre estos personajes a caballo entre la España de Felipe III y Felipe IV y la Inglaterra de Jacobo I22. Ambas obritas de Carrascón y Sacharles aparecen mencionadas en obras panorámicas sobre las traducciones23, sobre los reformados españoles del siglo xvi24, o sobre la cultura de la época jacobina25, y aparecen incluso en un trabajo sobre la Verdadera Historia del rey don Rodrigo del morisco Miguel de Luna, pues fue impresa por el mismo círculo que las sacó a la luz26, así como en otro sobre los impresores sefardíes en Ámsterdam27. Mucho se ha avanzado, por tanto, desde que Menéndez y Pelayo atribuyera la conversión de ambos al deseo de tomar esposa («el protestantismo español del siglo xvii está representado por tres o cuatro frailes, que, huyendo las austeridades de la regla monástica y ansiosos de libertad y de soltura [...] ahorcaron los hábitos, se fueron a Inglaterra o a Ginebra y tomaron mujer»28), dudara de la existencia de Nicolás y Sacharles y le creyera «protestante fabuloso»29, y a su autobiografía «fraude piadoso, una especie de novela forjada por algún fanático protestante inglés para entretener y edificar a las beatas de su país a costa del Papismo»30; o desde que, siguiendo a Wiffen, pensara que el nombre verdadero de Carrascón era Fernando de Tejeda. Gracias a Amelang, por ejemplo, sabemos que la existencia de Sacharles está ya probada documentalmente31.

Contexto político: the Spanish Match

  • 32 Shinn, 2018.
  • 33 De la nómina de Menéndez y Pelayo, recogida por Díaz Pineda, 2016, destaca entre los relatos de con (...)
  • 34 Su polémica anticatólica Pseudo-Martyr (1610), en la que renunciaba a su anterior fe y abrazaba el (...)
  • 35 Véase el estudio de Baseotto, 2012.
  • 36 Véanse los resultados del proyecto CORPI dirigido por Mercedes García Arenal en el CSIC.
  • 37 Hay ejemplar en la BNE, U/3521. Se abre con la conversión de Melchor Román. Esta misma impresora/ed (...)
  • 38 Demetriou, 2003, 2004a y 2006.
  • 39 Álvarez Recio, 2000a, 2002, 2009 y 2013. Esta investigadora ya había analizado en su tesis doctoral (...)
  • 40 Álvarez Recio, 2012, p. 8.

3Existen otras muchas biografías (más o menos noveladas) con relatos de conversión, etiquetadas genéricamente como «conversion narratives» o «tales of turning» por su estudiosa Abigail Shinn32, tanto de quienes abrazan el catolicismo y se asientan en un reino católico, como James Wadsworth padre; como de quienes reniegan del catolicismo33, por ejemplo, el poeta y predicador John Donne34, o de quienes se vuelven puritanos35 (es el mismo género de las de judíos o musulmanes que abrazan el cristianismo o viceversa36). Algunas de las anticatólicas fueron reunidas, traducidas y editadas con una clara finalidad propagandística, por ejemplo, las impresas por Joanna Brome37, en las que se destaca desde la portada la importancia de la argumentación de los conversos: Eight learned personages lately conuerted (in the Realme of France) from papistrie, to the churches reformed hauing aduisedly and holily set downe the reasons that moued them thereunto, London, 1601. Otras se centraban en conversiones especialmente dramáticas, motivadas por un próximo ajusticiamiento: A true Declaration of the happy conversion, contrition, and Christian preparation of F. Robinson... who for counterfetting the Greate Seale of England was drawen, hang’d and quartered at Charing-Crosse (London, 1608). Si es una época abundante en estas autobiografías religiosas, más aún lo es en la impresión de panfletos anticatólicos, género del que también participan estas obras, que llega a su apogeo en 1623 y tiene como bestias negras al embajador español en Londres, el conde de Gondomar, y a los jesuitas, como han estudiado recientemente Demetriou38 y Álvarez Recio39. Recordemos que los panfletos eran, en palabras de Álvarez Recio, «the main source of information about international affairs [...] accessible to a wide range of readers»40.

  • 41 Con este sugestivo título se tradujo al español en 1978 la obra de Hauben, 1967, que se reivindicab (...)
  • 42 Según recoge Demetriou, 2004a, ya en 1604 se habían iniciado negociaciones para casar al primogénit (...)

4Pero las dos conversiones panfletarias escogidas para este estudio sobre este viaje «del monasterio al ministerio»41 destacan porque resulta especialmente interesante el contexto político en que se publican. Se trata de la última fase del Spanish Match (1613-1624), el intento de compromiso entre el príncipe Carlos de Gales (futuro Carlos I), hijo de Jacobo I y heredero por accidente, y la infanta María Ana de España, hermana de Felipe IV, con el que se quería sellar la paz42, y que supondría, de producirse, el tercer enlace matrimonial entre los reinos hispánicos y británicos, tras los de Catalina de Aragón y Enrique VIII y María Tudor y Felipe II.

  • 43 Véase Oyarbide, 2016.
  • 44 Vando, 1610.
  • 45 Wadsworth y Bodell, Copies of certaine letters. Hay ediciones posteriores como A Letter to Mr. Jame (...)
  • 46 BNE, MSS/8632 y MSS/11378. Aunque las copias parecen tardías, la obra tiene que ser anterior a 1630 (...)

5Recordemos que, tras tres décadas de guerra abierta y agresiones directas, con persecuciones de católicos en Inglaterra por ejemplo, la prisión del hermano de John Donne, que motivó la conversión de este al anglicanismo y de protestantes en España, ambas coronas firman la paz con el Tratado de Londres a comienzos del reinado de Jacobo I (1603-1625). Se abre así una época de esfuerzos diplomáticos, marcada por el deseo de evitar la guerra de dos reyes, Jacobo en Inglaterra, Escocia e Irlanda y Felipe III en la Monarquía Hispánica, ambos célebres por el sobrenombre de «pacíficos»43. Tras las numerosas controversias suscitadas por las negociaciones de paz, con acusaciones de claudicación incluidas, y la política de tolerancia impulsada desde entonces por el rey Jacobo, la desconfianza mutua alienta numerosas publicaciones de reafirmación ideológica y religiosa en ambas monarquías, como, por ejemplo, la traducción al español de las leyes de Jacobo contra los católicos, impresa en 161044. Otras publicaciones del final de esta etapa, ya con Felipe IV y el conde-duque de Olivares gobernando, plasman la controversia simulando un diálogo interconfesional. Así, las cartas intercambiadas entre James Wadsworth45 (1572-1623) antiguo pastor anglicano convertido al catolicismo, que había servido a Felipe III como preceptor inglés de su hija María, y se había asentado en Sevilla en tanto que pensionado de la Inquisición y William Bodell antiguo compañero suyo y ministro anglicano en Suffolk, publicadas en 1624 tras la muerte del primero y dedicadas por el último al príncipe Carlos, en las que el primero explica los motivos de su conversión a su «very loved friend», y el otro los rebate. Pese a estas controversias dialogadas, los temores de las monarquías católicas en Europa ante el empuje de las protestantes prevalecen, así como las posturas más radicales, que se advierten por ejemplo en la obra manuscrita anti-protestante del fiscal Juan Balboa de Mogrovejo, Gemidos de la Iglesia y religión católica46.

  • 47 Para un acercamiento reciente a la embajada de Gondomar, su anglofilia y el empleo de la imprenta y (...)
  • 48 Para un enfoque político e histórico de este novelesco episodio, véase Redworth, 2003. Para un acer (...)
  • 49 Véase Sanz, 2002, para las relaciones diplomáticas anglo-hispanas en esta época.
  • 50 El caso más estudiado es el del puritano Thomas Scott, furibundo opositor al Spanish Match. Véanse (...)
  • 51 Véase la base de datos: http://www.earlystuartlibels.net/htdocs/spanish_match_section/N0.html, que (...)
  • 52 Véanse los análisis de Sánchez Escribano, 1992, Álvarez Recio, 2000b, y Fuchs, 2013.
  • 53 Véase la carta dirigida al Conde-Duque de Olivares, citada por Oyarbide, 2016, n. 14.
  • 54 Véase Álvarez Recio, 2000b.
  • 55 Véase el reciente análisis de Álvarez Recio, 2012.
  • 56 Véase Demetriou, 2004a.

6Este diálogo (o más bien batalla) tanto verbal como impreso se intensifica en torno a la segunda embajada del conde de Gondomar en Londres (1620-1622)47, con motivo de perseverar en las eternas negociaciones por el Spanish Match48. Muchos ingleses se oponían abiertamente a la política conciliadora de su rey, especialmente tras su inacción ante la pérdida de derechos sobre el Palatinado de su yerno a favor de los Habsburgo, por haber este aceptado la corona de Bohemia; y tras la ejecución de sir Walter Raleigh en 1619. Es comprensible, pues, que en esta época de intensos contactos diplomáticos49 y luchas de opinión entre hispanófobos e hispanófilos, abunden en Inglaterra las publicaciones tanto de panfletos antihispánicos como Vox Populi y Nova Vox Populi (1620 y 1624)50, protagonizados por un corrupto y satánico Gondomar pese a su buena relación con el rey y el príncipe de Gales y sus enfrentamientos con la corte madrileña, como de relatos de conversiones, de controversias y de poemas satíricos51 a favor de la paz o de la guerra con España alguno atribuido al propio rey Jacobo. También se observa el auge de traducciones anglo-hispanas y de obras de enseñanza del inglés o el español. Mientras se llevan a escena piezas teatrales inspiradas en el Spanish Match, como la cortesana Neptune’s Triumph de Jonson (1623), que alaba al rey; o la exitosa en los teatros A Game at Chess, de Middleton (1624), que ataca la política jacobina y se inspira en los panfletos de Scott para sus ataques a Gondomar convertido en The Black Knight y ridiculizado por sus fístulas52, lo que conlleva protestas diplomáticas53 y lleva al encarcelamiento de dramaturgo y actores54; circulan también por España, Inglaterra y Escocia obras de propaganda a favor del enlace y de la política jacobina, como The Spanish-English Rose55, atribuida por algunos al propio embajador español, al que se ofreció tanto la versión latina como la inglesa, junto a los dedicatarios regios y principescos56. Esta obra trataba de reivindicar la antigua amistad hispano-inglesa y de restañar las heridas abiertas por el fallido ataque de la Armada Invencible, que había modelado el anti-hispanismo desde época isabelina, y justificarlo por las injurias que, al fin y al cabo, provocaron que Felipe II decidiera la operación:

  • 57 The Spanish... citado por Álvarez Recio, 2012, p. 18.

But they were Anciently your Dear and Honourable Friends, and never perhaps your Dishonourable Enemies. For though in the year 88 They came against you in Hostile manner, with a Mighty Navy: Yet did they not that, till they were first provoked by Grievous and Intolerable Injuries57.

  • 58 Sigo los datos aportados por Amelang, 2013b, pp. 3 y ss.
  • 59 James Wadsworth padre es autor además de un relato de su conversión, de cómo pasó de ministro angli (...)
  • 60 Carrascón, Texeda Retextus, p. 33, señala que hace dos años y medio que abandonó España, y la obra (...)
  • 61 Véase Amelang, 2013b. Primero publica The Present State of Spayne, London, 1630, enumeración de tít (...)
  • 62 The Memoires of Mr. J. Wadswort, a Jesuit that recanted... Published ... out of the Authors own ori (...)

7Además de los enfrentamientos ideológicos y literarios, hay numerosos intercambios confesionales y vitales entre ambos países y cortes a lo largo del reinado jacobino y del comienzo del de su sucesor. Por ejemplo, mientras James Wadsworth58 padre, llegado a España en 1605 como capellán anglicano con la embajada para negociar la paz de Londres, después de su rápida conversión al catolicismo por su contacto con los jesuitas, se convierte en profesor de inglés de la infanta María y escribe una gramática inglesa para ella59; Tomás Carrascón, antiguo monje refugiado en Inglaterra en torno a 162060, al mismo tiempo que la segunda embajada enviada para negociar el Spanish Match, abraza la fe reformada, y traduce el Book of Common Prayer como la Liturgia Inglesa para la infanta María por mandato del rey Jacobo, y con financiación del obispo de Lincoln, con la intención de contribuir a que la futura princesa consorte adoptara el anglicanismo. El primero obtuvo de parte de Felipe III protección y numerosas prebendas, y el segundo recibió del rey inglés una canonjía en Hereford (1623-1631) y una vicaría en Blackmere. El hijo homónimo de James Wadsworth (1604-¿?), también llamado Diego de Vadesforte, que, con el resto de su familia, se había reunido con su padre en España y había crecido como católico en Sevilla y Madrid, para luego estudiar en el Colegio jesuita inglés de Saint-Omer (Francia), tras ser capturado por piratas y esclavizado, al volver a España sirve como intérprete en la visita del príncipe Carlos, obteniendo varias mercedes de Felipe IV. Pero, en fecha incierta, se convierte al anglicanismo y vuelve a Inglaterra, donde, tras varias peripecias por Europa, acaba como denunciante de criptocatólicos y lleva a la imprenta varias obras de controversia anticatólica bajo el sobrenombre de the English Spanish Pilgrim61, además de su relato de conversión62, reflejo invertido del publicado por su padre décadas antes.

  • 63 Para ver toda la oposición política al reinado de Jacobo I, inspirada especialmente en el rechazo h (...)
  • 64 Como es bien sabido, las negociaciones se frustraron y finalmente la infanta María se casaría con F (...)
  • 65 Véase Sprunger, 1982, pp. 289 y ss. para las dificultades en la convocatoria y el desarrollo del sí (...)
  • 66 Amelang, 2013b, pp. 16-17, aporta datos sobre esta conexión con Conway.

8Entre estos vaivenes geográficos, lingüísticos y confesionales, no cabe duda de que los relatos de conversión de los monjes católicos Nicolás y Sacharles y Tejeda/Carrascón al protestantismo tenían un indudable interés propagandístico, en la sempiterna lucha sobre si era mejor la política jacobina de alianza con los católicos63 o la guerra total en apoyo de los protestantes atacados por toda Europa; y la controversia sobre cuál de los príncipes, María o Carlos, debería abrazar la fe del otro para consolidar el matrimonio y la alianza de paz64. Al mostrar las maldades de los católicos y la superioridad de los reformados servían, sin duda, como argumento a los anticatólicos y antiespañoles, a los opositores al Spanish Match y a los que clamaban por la reanudación de la guerra. Ello se deduce tanto de la rapidísima publicación en dos lenguas, latín e inglés algo común en toda la literatura propagandística de la época como de los dedicatarios de las obras. En el caso de Nicolás (London, W. Burre, 1621), ofrece su biografía claramente anti-hispana «to all reformed Churches... in speciall to the... Archbishops... Bishops... Doctors and Pastors now gathered together... in the Synode at London». Es decir, aprovecha la importantísima reunión de varios miembros de iglesias reformadas en Londres, debida a la convocatoria del English Synod, en el que se querían reunir las distintas confesiones existentes en Inglaterra, Irlanda y Escocia, a imitación del Sínodo de Dordt65, para llegar a una serie de acuerdos que ampararan a todas dentro de la Church of England. En cuanto a Carrascón, dedica su obra a Sir Edward Conway66, secretario de Estado del rey Jacobo, miembro de su consejo privado, y defensor de una política exterior anticatólica, de alianza con los protestantes.

  • 67 Véase la compilación de Sell y Johnson, 2009, sobre distintos escritos que reflejan las relaciones (...)
  • 68 Recuérdese que esta época se abre con el Gunpowder Plot contra el rey y la del King James’ Oath of (...)

9Pero, al mismo tiempo que obras de propaganda, se encuadran sin duda dentro de las obras polémicas o de controversia entre protestantes y católicos, tan en auge durante el periodo jacobino67. En palabras de Anthony Milton, en una época de tanta tensión y desconfianza tanto hacia los católicos como entre las distintas confesiones reformadas que convivían68 anglicanos, presbiterianos, arminianos, puritanos, calvinistas, refugiados luteranos..., triunfaba la manipulación de la ortodoxia y heterodoxia, con cada bando tratando de acentuar los errores de los demás:

  • 69 Milton, citado por Salzman, 2002, p. 176.

The more that the polemical nature of theological discourse is grasped, the more its relationship with more popular and political perceptions of religion becomes clear [...] all shared a common manipulation of the symbols of orthodoxy and heterodoxy69.

  • 70 Para un buen resumen de los motivos del final del Spanish Match, véase Pursell, 2002, que propone c (...)
  • 71 Esta pluralidad de reacciones ha sido estudiada en el volumen coordinado por Samson, 2006.
  • 72 En A transcript of the registers of the stationers..., tomo IV, p. 51, aparece registrada el 20 de (...)
  • 73 En A transcript of the registers of the stationers..., tomo IV, p. 89, figura «Entred for his copie (...)

10Finalmente, todas las tensiones y enfrentamientos ideológicos y confesionales entre ingleses y españoles, y dentro de cada país, entre los partidarios y los detractores del casamiento y de la paz, con el apoyo de exiliados conversos en uno y otro lugar, explotan con el desastroso fiasco del compromiso, tras la secreta visita del príncipe de Gales y el duque de Buckingham a Madrid70 (de febrero a octubre de 1623), tan celebrada en España por autores como Andrés Almansa y Mendoza o el embajador John Digby, y tan atacada en Inglaterra, donde solo festejan el regreso del príncipe sin la infanta71. El cese de las negociaciones desembocará en la reanudación de las hostilidades siempre con la excusa del Palatinado en 1625, cuando Carlos I suceda a su padre Jacobo I, como Felipe IV había sucedido a Felipe III en 1621. La impresión de la obra de Sacharles en 162172, por tanto, se puede situar en el peligroso momento para los opositores a la paz con los españoles de la segunda embajada para las negociaciones matrimoniales; y la autobiografía de Carrascón en 162373, en la antesala del fracaso de las mismas, cuando el sentimiento anti-hispano y anticatólico llega a su culmen, como muestran los muchísimos libelos en contra de España, antes mencionados, y los versos satíricos que circulaban manuscritos y asociaban el final de las negociaciones con la victoria sobre los mentirosos y maquiavélicos «papistas»:

  • 74 «Of the Prince’s returne from Spayne. 1623», Bodleian MS Rawl. Poet. 26, fol. 22r-v, editado en htt (...)

They tolde us twenty thousand lyes,
To feede the peoples fantasies;
And put them in great feare.
But when the Prince to England came,
And brought not home the Spanish Dame,
The Papists hung their eares
74.

11Estos versos acusaban abiertamente a los españoles, a los católicos en general y quizá a los partidarios de la paz de mentir y de poner en peligro a los ingleses, y de esconderse (agachando las orejas, como dice el último verso) tras el fracaso del viaje del príncipe de Gales y la ruptura del compromiso.

Comparación entre el Hispanus reformatus y el Hispanus conversus

  • 75 En el caso de Carrascón se señalan también las autoridades católicas empleadas, y se resumen los pr (...)
  • 76 En su escrito dice haber traducido el Bouclier de la foy, de Du Moulin, pero ya Menéndez y Pelayo d (...)
  • 77 Solo he encontrado un poema preliminar de elogio en la obra de retórica de Thomas Vicars, Manuducti (...)
  • 78 Carrascón, Scrutamini scripturas, Miracles unmasked, Carrascón. Además, en el prólogo de Carrascón (...)
  • 79 Amelang, 2013a y 2013b.
  • 80 Estas lecturas debieron ser realizadas tanto en España como en Inglaterra, pues cita la edición de (...)

12Es indudable el paralelismo de las trayectorias de Nicolás y Sacharles y Carrascón/Tejeda: su común educación universitaria, su común consagración a la Iglesia católica como monjes; y, tras su conversión y huida, su coincidencia en Inglaterra en el mismo periodo y con la misma intención de buscar la protección del rey Jacobo I. Coinciden en la elección del molde en que expresan sus vivencias, los panfletos de conversión, y en ciertos aspectos editoriales (como las anotaciones marginales que señalan las frecuentes citas bíblicas75). Pero ambos autores se diferencian en su dedicación a la escritura y en cómo argumentan su conversión en estos panfletos. Nicolás y Sacharles, doctor en Física y médico, no es conocido por otras obras de controversia76, y hay pocas huellas de él en los impresos de la época que nos permitan conocer sus redes77; mientras que Carrascón, además de ser célebre por su traducción del latín al español de la liturgia anglicana, tiene, al menos, otras tres obras impresas de esta tendencia78, y alguna manuscrita de la que solo se conocen las referencias que él mismo aporta. Ya Amelang79 destacó el contraste entre el método empleado por Nicolás y Sacharles, que escribe una obra con un mayor peso de lo novelesco y supuestamente vivido (es decir, que emplea argumentos emocionales y experienciales para su abandono del catolicismo), y el de Carrascón, que aunque no incluya en esta obra, como hace en otras, una bibliografía de libros empleados80, siempre se jacta de emplear tan solo fuentes católicas para fundamentar sus ataques a la doctrina o costumbres de la Iglesia Católica, comparándose con David, que utilizó la espada de su enemigo Goliat para acabar con él. Esto marca profundamente el carácter de controversia de su obra, pues se aprovecha de los argumentos del enemigo para desarmarlo, mientras que Nicolás y Sacharles, cuando abandona la argumentación experiencial y alude a las lecturas que le han influido, sí que menciona a autores reformados, como Cipriano de Valera, y no concede tanto peso a los católicos.

  • 81 Véase el estudio de Moreno, 2008, y el de García Pinilla, 2008b.
  • 82 Véase el análisis comparado de Boeglin, 2008.
  • 83 Véase la introducción a su edición de García Pinilla, 2008a.
  • 84 Amelang, 2013b, p. 23, sugiere la conexión entre esta obra y la de Nicolás.
  • 85 Salzman, 2002, p. 174.

13Las obras que nos interesa analizar coinciden, pues, en su breve extensión (son panfletos), en su intención propagandística, y en lo esencial de su relato de conversión. También en que ambos autores fueran antes monjes católicos y se exiliaran por varios países buscando tolerancia (Nicolás y Sacharles por Francia e Inglaterra, Carrascón por Inglaterra y Holanda). Pero sus diferencias pueden surgir de su posible adscripción a géneros literarios distintos. Veamos cuál es la tradición de la que parten, cuáles son los géneros más habituales empleados por los reformados hispanos. Dentro de las obras originales (dejando a un lado las abundantes traducciones de la Biblia y de los teólogos de la Reforma) escritas por reformados españoles en castellano o en otras lenguas, destacan genéricamente las cartas públicas impresas (frecuentemente con un destinatario primario poderoso, como la de Antonio del Corro a Felipe II, muy autobiográfica81; o la de Pérez de Pineda al mismo82, o las de Juan Aventrot a Felipe III instándole a convertirse en varias lenguas); los relatos biográficos (sean extensas memorias de persecución como las de Enzinas, narraciones de un converso asesinado convertido en mártir como la Historia de Juan Díaz83, o breves folletos como los que nos ocupan); y los sesudos tratados doctrinales o de controversia como A Reformed Catholike84 (a veces escritos en forma de diálogo para acentuar su didactismo). En el caso de The Reformed Spaniard, según Salzman, es «a clear and well-told narrative, the reformed doctrine expressed in this book is moderate, the attack on Catholic doctrine is very predictable, moving through issues such as worship of images, communion in only one kind and a subject’s right to depose a ruler»85. Este autor considera el relato de Sacharles «a conversion narrative, a popular genre», como el de Christopher Musgrave, Musgrave’s Motives and reasons for his secession and dissevering from the Church of Rome doctrine after that he had for 20 years lived a Carthusian monk, impreso en 1621 y dedicado al arzobispo Abbot. Salzman distingue entre estas obras narrativas populares para el gran público, y las polémicas con ataques más crudos al catolicismo, sin tanto protagonismo de la peripecia y sin una forma autobiográfica, como Work for a Masse Priest, de Cooke (1617 y sucesivas ediciones ampliadas). Estas últimas obras planteaban además las críticas al catolicismo y al papado desde un punto de vista político, destacando la imposibilidad de confiar en la lealtad de los súbditos católicos del rey Jacobo, y la amenaza del Papa y de los jesuitas es decir, censurando la política pacifista del rey—. Asimismo, diferencia estas de aquellas controversias más doctrinales y profundas, verdaderas obras de erudición sobre algunos de los temas más conflictivos, como la doble predestinación defendida por Calvino, según la cuál Dios ya habría determinado desde la Creación quiénes se salvarían y quienes se condenarían (The Golden Chain, de William Perkins, por ejemplo). La obra de Carrascón estaría más cerca de las polémicas basadas en argumentos teológicos y filosóficos, ya que no narra persecuciones de los católicos ni novelescos atentados contra su persona; de hecho, apenas menciona su suerte en el exilio, que conocemos por otras obras posteriores a la que nos ocupa.

14A continuación, examinaremos las intenciones de Nicolás y Sacharles y de Carrascón, y su papel en la controversia anticatólica a partir de sus textos preliminares, para después abordar las fuentes textuales empleadas para justificar su conversión, así como el peso de la experiencia autobiográfica como argumento contra los papistas. Es decir, fundamentalmente nos interesan los paratextos, y los pasajes dedicados a explicar el porqué de la conversión y, de haberlo, el maltrato sufrido a manos de los católicos, todo aquello que sirviera de munición a los opositores al Spanish Match.

Dedicatorias, proyección autorial e intencionalidad de los relatos de conversión

  • 86 Véase Amelang, 2013b, pp. 17 y ss. para la información sobre Burre y los demás impresores conectado (...)
  • 87 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard, cuadernillo E2, sin paginar.
  • 88 «Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder», en la tr (...)

15El panfleto de Juan Nicolás y Sacharles se publicó en latín con el título de Hispanus Reformatus, impreso por Walter Burre86 en Londres, en 1621, y el mismo año fue traducido al inglés (no sabemos por quién, pero difícilmente por él mismo, pues declara ser «being utterly ignorant of the English tongue»87) como The Reformed Spaniard y salió a la luz en la misma imprenta. La dedicatoria de la obra figura en la portada, no hay una pieza propia en los preliminares, y es exactamente la misma en la versión latina y en la inglesa: «omnibus ecclesiis reformatis fidem Orthodoxam [...] Pastoribus et Doctoribus meritissimis, in sancta synodo londinensi anno 1621». Es decir, hay un primer dedicatario más general, el constituido por todas las iglesias reformadas calvinistas que han abrazado la verdadera fe, y que están dispersas por la faz de la tierra; y otro más específico, los reverendos arzobispos, obispos, doctores y pastores reunidos en el venerable sínodo de Londres en 1621. Al final del relato el autor elogia a los congregados con una cita bíblica, tomada de Mateo 5:1588: «you who are the salt of the Earth, the light of the World, a city set upon a hill, to this Synode I flye, as to a city of refuge, not as a man-slayer, but contrariwise, my self having of late very hardly escaped slaughter».

  • 89 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard, sin paginar.

16En cuanto a cómo se presenta el autor, en la versión latina firma como «Ioannes de Nicolas et Sacharles doctor medicus S.P.D.», y en la inglesa como «John de Nicholas y Sacharles, Doctor of Physicke, wisheth health in our Lord». Al no existir ningún prólogo ni dedicatoria preliminar, parece que solo podemos deducir la intencionalidad de Nicolás y Sacharles por el subtítulo «declareth the reasons and motives, by which he was induced to forsake the Romish Church»89. Sin embargo, si rastreamos todo el panfleto, podemos encontrar otras referencias que nos muestran los intereses del doctor.

  • 90 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard, sin paginar.
  • 91 Para Amelang, 2013b, p. 15-16, la conexión con Du Moulin pudo llevar a Sacharles a Londres, ya que (...)

17Por un lado, cuando explica su decisión de abandonar Francia rumbo a Inglaterra, Sacharles aprovecha para insertar un encendido elogio del rey Jacobo: «the most gracious King James, the most powerfull Defender of the sincere and unpolluted faith, resolving to yeelde all obedience unto such a King, professing the Reformed Religion»90. Su intención de buscar el mecenazgo cortesano resulta obvia, pues reconoce que llevó con él en su segundo exilio su manuscrito de la traducción española de Bouclier de foi, de Pierre Du Moulin91, y se la presentó al príncipe de Gales, que aceptó el presente, lo que le lleva a elogiarle a él también como vivo espejo de su padre.

  • 92 Amelang, 2013b, p. 17, identifica a este famoso médico y su trayectoria, y sugiere que, dado que es (...)
  • 93 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard, cuadernillo E2, sin paginar. Todas las citas siguientes (...)
  • 94 Amelang, 2013b, p. 23.
  • 95 Amelang, 2013b, p. 25.
  • 96 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard, sin paginar.

18Por otro lado, al final de su relato figura un dramático episodio de cómo fue atacado por un agente católico en las afueras de Londres, y Nicolás y Sacharles destaca que solo sobrevivió gracias a un buen samaritano, el médico Doctor Mayern, que le encontró herido en un parque y le curó durante semanas en su casa. Este doctor, Théodore de Mayerne, hugonote de Ginebra refugiado en Londres92, es elogiado como «the renowned, His Maiesties most worthy principall Physition, being as much replenished with mercy and charity, as with knowledge and experience»93, retrato hiperbólico que permite pensar que Sacharles tenía una intención muy concreta, quizá la de intentar encontrar acomodo entre los médicos del rey gracias a este protector. Amelang94 ha demostrado que gracias al arzobispo Abbot, Nicolás y Sacharles intentó entrar en el Royal College of Physics, lo cual se puede conectar directamente con estos elogios a Mayerne, pero no tuvo éxito. Sin embargo, el mismo Mayerne, también según documentación hallada por Amelang95, le recomendó como médico municipal en la epidemia de peste de 1625. Por otro lado, al final del relato destaca cómo la herida causada por el ataque, y la cicatriz que le dejó, lejos de llevarle a arrepentirse de su conversión, le confirmaron que había elegido la verdadera fe. Entonces, recoge cuál ha sido el propósito de tomar la pluma y narrar su historia: «God thus putting me forward [...] to whet my pen against the errors of papistry, and to doe my best for maintaining the honour of all reformed churches against the calumniations of the Spaniards, who are zealous». Sacharles se dirige directamente a los pastores y doctores reunidos en el Sínodo de Londres, de modo que es posible imaginar que, además de enviarles su impreso a ellos dedicado, quizá diera testimonio oral de su conversión en la misma reunión, lo que explicaría su ágil sintaxis y novelesca narración, totalmente distintas a la erudición de Carrascón. Nicolás y Sacharles les recalca que tienen como misión «that the true confession of your sincere faith may be made knowne to foraigne people, who are miserably deceived»96. Es decir, el converso hace especial énfasis en su deseo de defender a las iglesias reformadas de los ataques españoles, y de censurar al papado; y, por otro lado, pide a los reunidos en el sínodo que se preocupen por aquellos extranjeros que no tienen modo de conocer la verdadera fe, y les anima a que publiquen breves tratados traducidos o escritos en español, italiano, francés... Él mismo finaliza su narración ofreciéndose para esa empresa divulgativo-propagandística, y destaca la utilidad de la misma: «the glory of God, the saving of soules, the maintaining of the honour of the most gracious King of Great Brittaine, defender of the Faith, as also the shielding of your owne reputations from the slanders of the Papists». Como vemos, aunque no haya una dedicatoria expresa en los preliminares, al final de la obra Sacharles deja muy claras sus intenciones y argumenta cuál es la importancia de su relato. Dado su ofrecimiento de colaborar en la escritura de tratados que difundan el calvinismo en lenguas romances, podemos imaginar más obras de su autoría, más directamente de controversia, que aún no conocemos.

  • 97 Carrascón, Carrascón.
  • 98 No he logrado encontrar más obras de este personaje, supuestamente un noble napolitano, suponemos q (...)
  • 99 Carrascón, Carrascón.
  • 100 Carrascón, Scrutamini Scripturas.
  • 101 Carrascón, Miracles unmasked.

19En cuanto a la obra de Tomás Carrascón, se publicó en latín como Hispanus conversus, editada por Robert Milborne e impresa por Thomas Snodham, en Londres, en 1623; y por los mismos responsables apareció simultáneamente en inglés con un título mucho más llamativo: Texeda retextus or The Spanish monke his bill of diuorce against the Church of Rome together with other remarkable occurrances. En cuanto a cómo se presenta el autor, en la traducción inglesa aparece en la portada Texeda, y en la dedicatoria la firma es «Ferdinando Texeda, through the mercy of God, a converted Spaniard, V.D.M.». En el título de la portada interna figura como «Ferdinandus Texeda», el mismo nombre que aparece en la dedicatoria de la versión latina (que no lleva indicación de autor en la portada). Es decir, en esta obra no hay ningún juego con la verdadera identidad del autor, como el que desarrolla diez años después en la portada de su Carrascón, en la que desvela quién es en realidad. «Thomás Carrascón» figura alrededor de un emblema de un roble, y debajo del mismo aparecen los versos: «No es comida para puercos / mi fruto, ca perlas son / y aunque parezco Carrasco / soy más, pues soy Carrascón»97, y la frase «De las Cortes y Medrano, en Cintruéñigo», es decir, sus verdaderos apellidos completos y su lugar natal. En el Carrascón la ambigüedad surge de que presenta su verdadera identidad como si se tratara de un título y un pseudónimo, en la portada; después se omite su firma en la dedicatoria a sus hijas y el prólogo al lector; mientras que en el poema laudatorio preliminar que muestra sus conexiones con los reformados italianos refugiados en Inglaterra su nombre aparece velado a través de sus iniciales: «Lucio Frezza98 al Signor Dottor T.C., dignissimo canonico della insigne catedral de Herefordia e vicario de Blakmer»99. En resumen, en el impreso holandés, el último conocido, no hay ninguna referencia a Texeda o Ferdinando Texeda, todos los indicios se relacionan con Thomás Carrascón, y se mencionan explícitamente sus cargos en Inglaterra. Ello parece indicar que fue durante su etapa inglesa cuando utilizó el pseudónimo de «Texeda», ya que, además de constar en la obra que estudiamos en este trabajo, aparece en Scrutamini Scripturas de nuevo, en la portada no hay menciones explícitas, solo «from a Spanish converted monk»100, pero la dedicatoria la firma «Fernando Texeda» y en Miracles unmasked (en la portada figura «Ferdinando Texeda, Batchelar in Divinity»101, y en la dedicatoria el nombre). Si comparamos la proyección de Carrascón como autor con la de Nicolás y Sacharles, vemos que es mucho más compleja, ya que el segundo siempre emplea el mismo nombre y su título de doctor, y el primero oscila entre su pseudónimo y el genérico Spanish monk, opta por los juegos de ingenio (carrasco-Carrascón, Texeda-retextus) y no suele aparecer con todos sus títulos ni cargos, solo en su última publicación. Ello puede deberse a que Carrascón tomara más precauciones para evitar las persecuciones o se sintiera menos seguro en Inglaterra, lo que nos remite otra vez a sus intentos de asegurar su protección a través del ofrecimiento de sus tratados a poderosos.

  • 102 Smith, 2014, p. 99.
  • 103 Álvarez Recio, 2012, p. 8.
  • 104 Álvarez Recio, 2012, p. 9. Por ejemplo, el rey manda publicar «A Proclamation against Excesse of La (...)
  • 105 Véase Smith, 2014, que analiza el archivo privado del secretario de Estado, los Conway Papers, tan (...)
  • 106 Véase la biografía de Hunneyball, 2010.

20Su dedicatoria a Sir Edward Conway (c. 1564-1631), primer vizconde Conway y secretario de Estado, no es casual, ya que, en palabras de Smith, «his growing stature as a patron enabled him to promote Calvinist and anti-Catholic preachers and authors»102. Como señala Álvarez Recio103, el mismo noble y militar había impulsado las obras anti-Spanish Match de varios reverendos A Mappe of Rome de Thomas Taylor (1619), A Sparke toward the Kindling of Sorrow for Sion de Thomas Gatake (1621) y Iudah must into Captiuitie de Thomas Jackson’s (1622)—. Este apoyo a obras de pastores que animaban a los protestantes a oponerse a los acuerdos de paz contradecía la censura impuesta por el rey Jacobo, tanto a las obras impresas como a los sermones, para que no se comentaran los asuntos políticos de actualidad104. El interés de Conway por el patronazgo cultural, pese a su deficiente educación, es indudable, dada su biblioteca que ampliaría luego su hijo convirtiéndola en la colección privada más importante de Inglaterra, y su relación con poetas como Donne o Jonson, cuyos manuscritos poseía105. En cuanto a su anticatolicismo y antiespañolismo, baste recordar que, además de veterano de la Guerra de Flandes y del saqueo de Cádiz, y gobernador de Brill, se oponía al Spanish Match desde 1612, y, feliz tras el fracaso del viaje del príncipe y de su patrón, Buckingham, fue quien impulsó la declaración de guerra contra España en 1625106.

  • 107 Carrascón, Texeda retextus.
  • 108 Hunneyball, http://www.histparl.ac.uk/volume/1604-1629/member/conway-sir-edward-i-1563-1631.
  • 109 Carrascón, Texeda retextus.
  • 110 Según Clegg, 2004, p. 64, Featley dio licencia a centenares de libros religiosos entre 1615 y 1625.
  • 111 Amelang, 2013b, p. 16, recoge la importancia de este personaje y su conexión con Carrascón. Véase l (...)
  • 112 Carrascón, Texeda Retextus.

21Carrascón se muestra agradecido a Sir Edward Conway, y le ofrece su tratado de conversión como pago a sus favores: «as a pledge and token of my thankelfulness for many benefits and favours plentifully conferred on me»107. Ello podría indicar que a través de este vizconde había logrado entrar en contacto con la corte y había recibido, quizás, el encargo de traducir la liturgia anglicana. Según su biógrafo, Conway era «so openly pro-Dutch that it was rumoured the United Provinces had helped him to buy his office, he also used his ministerial influence to assist foreign Protestant refugees»108. Al igual que Nicolás alababa al médico del rey sin duda de manera no gratuita, Carrascón destaca del secretario de Estado sus «most eminent and conspicuous vertues, wisedome... fervent zeale to the reformed religion and pietie... honest and sincere heart»109. Ello confirma la imagen del secretario como ferviente anticatólico y defensor de la unión internacional protestante, y nos permite plantear si el converso español pertenecía a la Iglesia anglicana (Church of England) o a alguna confesión reformada que mantenían los extranjeros exiliados en Inglaterra, como el calvinismo, ya que, por un lado, los cargos eclesiásticos que obtuvo fueron en la catedral anglicana de Hereford, y, por otro, parece acercarse a los calvinistas en ciertas ideas. Esta conexión con el calvinismo se acrecienta si tenemos en cuenta que, después de la dedicatoria a Conway, y solo en la versión inglesa, Carrascón sitúa un texto dirigido al lector cristiano, a modo de licencia110, escrito por Daniel Featley (1582-1645)111, célebre teólogo y predicador calvinista, amante de las controversias anticatólicas con los jesuitas, que fue capellán de George Abbot, arzobispo de Canterbury, bajo cuyo impulso imprimió varias de estas disputas públicas como The Romish Fisher caught and held in his owne Ne or a True Relation of the Protestant Conference and Popish Difference, 1624, algunas mantenidas incluso con el propio rey Jacobo. Featley elogia la obrita de Carrascón: «There are not many leaves in this Treatise, but there is much fruit»112. La conexión con este predicador y el papel de este como impulsor, editor (y quizá traductor) de las obras de controversia de Carrascón se ve corroborada por el hecho de que Featley figure en el Register of the Company of Stationers in London como el que presenta las copias de las obras de The Spanish Monk y de The exhortation para su registro. Después de la licencia de impresión, figura la confirmación de que el autor se ha convertido, «hath by his religious conference and carriage approved himself unto us, to be found in Faith, and honest in Life, and one that deserves respect amongst all good Christians», firmada por el propio Featley, otros siete predicadores, dos pastores de la iglesia holandesa en Londres, y otros dos de la francesa, lo cual confirma su vinculación con el calvinismo, ya que estas iglesias representaban a los exiliados valones y hugonotes.

  • 113 Carrascón, Liturgia inglesa.
  • 114 Carrascón, Scrutamini Scripturas.
  • 115 Carrascón, Miracles unmasked. Según la dedicatoria, primero lo compuso en español.
  • 116 Véase Amelang, 2013b, p. 26.
  • 117 Para el detalle de la protección que le brinda el arzobispo Abbot y lord Conway, a quienes se atrib (...)
  • 118 Carrascón, Carrascón.

22Si comparamos esta dedicatoria con las de otras obras del mismo autor, vemos que todas aquellas publicadas en Inglaterra (salvo la traducción del Book of Common Prayer113, que no lleva dedicatoria, aunque fue impulsada por John Williams, obispo de Lincoln y guardasellos real) se dirigen a miembros de la jerarquía civil y eclesiástica del reinado de Jacobo I. La polémica de Carrascón114 sobre la obligación de leer las escrituras y meditar sobre ellas para salvarse la dedica al mismo obispo de Lincoln, a la English Nation y a los lectores cristianos; y su tratado anticatólico contra los milagros, Miracles unmasked115, a John Egerton, conde de Bridgewater, sucesor de su padre, Thomas Egerton, en varios cargos cortesanos, y protector de John Milton. En esta última dedicatoria, Carrascón le dedica la traducción de su obra dice que la compuso en castellano y que ahora ofrece la versión inglesa movido por el ruego de varios amigos por los muchos favores recibidos, y la deuda contraída por su protección. Es decir, como en el caso de Texeda Retextus, dedicado a Conway, parece que la publicación de los tratados anticatólicos es una forma de agradecer el apoyo recibido en tanto que refugiado reformado, lo cual indica que Carrascón tuvo éxito en la creación de redes de mecenazgo que le aseguraran un sustento116. Solo después de la muerte del rey y la pérdida de su protección, abandona Inglaterra y, en su célebre obra publicada en Ámsterdam, Carrascón con diversos capítulos contra los católicos, acerca de las traducciones bíblicas, los libros canónicos, la Vulgata y la demostración de que «es viciosa, errónea y depravada», la verdad del texto hebreo, la fe implícita, las imágenes, el oficio divino en lengua latina y el monacato, abandona estas redes de mecenazgo y sitúa una dedicatoria mucho más personal y menos encomiástica, a sus hijas Marta y María, y al lector. Ello indica una intencionalidad muy distinta entre las obras de Carrascón publicadas en Inglaterra y la aparecida en Ámsterdam. En las primeras, se advierte la búsqueda de apoyo y protección tras su huida de España, inseguridad y sensación de peligro, deseo de aprovechar el contexto del Spanish Match para ofrecer su testimonio en contra de España y de los católicos, y agradecimiento a los patrones que le habían ayudado117. En la última, ya en una situación en la que se siente más seguro y protegido, un elegido como Abraham y Moisés, lo que quiere es explicarse y ofrecer su pensamiento y su trayectoria a modo de legado a sus hijas. Así, cuando crezcan podrán tener una guía, y conocer el linaje hidalgo y rico del que provienen, y, aunque no puedan volver a España, «ca lo que me trajo a mí acá, os veda a vosotras el ir allá», encontrarán consuelo en que «si sois buenas, todas tierras os serán patrias»118.

23Cuando contrastamos una vez más a ambos autores, vemos que sus intenciones, su búsqueda de mecenazgo y su establecimiento de redes culturales y de protección durante su exilio inglés son muy distintos. Nicolás y Sacharles busca, por un lado, el mecenazgo del rey Jacobo y de su hijo Carlos, príncipe de Gales, como muestran los elogios presentes en su relato de conversión y el hecho de que dedicara al segundo su traducción de una célebre obra de controversia anticatólica de un autor, Du Moulin, que también había entablado una polémica con el rey Jacobo a causa de la obra de este sobre los derechos de los reyes—. Por otro lado, busca una salida a través de su profesión de médico, como se ve en los elogios al doctor real que le curó después de la agresión sufrida supuestamente de manos de un católico. Pero, además, se ofrece a los ministros y teólogos reformados reunidos en el sínodo de Londres. Es decir, busca establecer conexiones que le sostengan en tres niveles: como refugiado político, como médico renombrado, y como calvinista. En cuanto a su proyección como autor reformado, se basa en sus lecturas de los más célebres reformistas españoles y franceses (los países en los que vive), como veremos luego, y en su papel de traductor. Además, el hecho de que, una vez en Londres, dedique un poema en los preliminares del manual de retórica escrito por el pastor y profesor de Oxford Thomas Vicars, traductor de varias obras teológicas, muestra sus conexiones con la élite intelectual inglesa durante su último refugio. El propio Vicars, además, se relaciona con otras obras anticatólicas: por ejemplo, reúne en 1633 sus sermones anticatólicos, Edom and Babylon against Jerusalem, y dedica un poema preliminar en la traducción de John Vicars del poema latino anticatólico del médico Francis Herring sobre el Gunpowder Plot, Mischeefes Mysteries (1617, reeditado como The Quintessence of Cruelty en 1641).

24En cuanto a Carrascón, parece indudable que también busca y consigue el mismo mecenazgo cortesano, ya que recibe el encargo de traducir el Book of Common Prayer en el contexto del Spanish Match, pero la red que establece muestra sus conexiones con la élite política, especialmente con los defensores de una política más anticatólica y antihispana que la jacobina. Respecto a su proyección como autor reformado, es mucho más importante que la de Sacharles, por el número de sus escritos anticatólicos, por su conexión con célebres polemistas como Daniel Featley, y por su vínculo con otros católicos reformados, como Lucio Frezza, que le dedica un poema sin duda de la época londinense en la que coinciden en su último impreso, el Carrascón.

Argumentos de la controversia de Nicolás y Sacharles, the Reformed Spaniard

25La fascinación que producen las peripecias de estos autores, sean reales o ficcionalizadas, es similar a la que despertaba en Hauben la vida de Antonio del Corro, el célebre monje jerónimo del sevillano monasterio de San Isidoro del Campo que, tras convertirse a la Reforma, tuvo que exiliarse por toda Europa (Suiza, Navarra, Amberes...) hasta recalar en Inglaterra y establecerse allí:

  • 119 Hauben, 1967, p. xi.

Corro [...] and the others are remarkably appealing human beings threading their lives through a most complex age [...] In their careers history takes on flesh; we are able to deal with inexorable, often barely forces and trends119.

  • 120 Para los distintos acercamientos que historiadores y filólogos hacemos respecto a este género, véas (...)
  • 121 La Christiana confesión de la fe fundada en la sola Escritura Sagrada. Dirigida a los Illustríssimo (...)
  • 122 Mascuch, 1997.
  • 123 Bethencourt, 1997, pp. 443-444, analiza el género de las memorias de ex presidiarios de la Inquisic (...)

26Por ello, no es de extrañar que en estas obras de controversia se escogiera la forma de una autobiografía120, mucho más persuasiva para el lector que una confesión de fe como la de Miguel de Monserrate121, y más aún que un tratado que diseccione las diferencias entre el catolicismo y el calvinismo, o el anglicanismo. Además, tanto Nicolás y Sacharles como Carrascón escriben en Inglaterra en una época en la que proliferan los relatos autobiográficos (sea en forma de narración, de diario o de carta), especialmente de religiosos, como ha estudiado Mascuch122, muchos de ellos de denuncia anticatólica123.

  • 124 Amelang, 2013b, p. 2.

27Para Luis Usoz (prólogo a Valera, 1854) y Menéndez y Pelayo (1948) como luego para Serrano y Sanz (1905), la autobiografía de Juan Nicolás y Sacharles está plagada de tópicos y sucesos inverosímiles, lo que, sumado al hecho de que no se hallaran pruebas documentales de la existencia del mismo, ni de su pertenencia a la orden de los jerónimos, les llevó a cuestionar que fuera un personaje real, y que, por tanto, su obra reflejara sucesos históricos. Pero, como argumentó James Amelang respecto a estos relatos de conversión, «what is clear is that part of what they told was not certain, and virtually all of it was hard to verify»124. Lo que nos importa en este estudio no es tanto comprobar qué parte del relato de The Reformed Spaniard puede comprobarse documentalmente, sino cómo el autor emplea su propia experiencia como argumento de autoridad que explica su conversión. Y cómo combina, para su controversia anticatólica, lo que presenta como su propio conocimiento de la maldad de los católicos o del sinsentido de muchas doctrinas y dogmas de la Iglesia Católica, con el conocimiento de segunda mano, a través de fuentes escritas, del pensamiento y reflexiones anticatólicas de otros reformados, principalmente de Cipriano Valera y Pierre Du Moulin. Ello no significa que su pensamiento debiera mucho a estos autores, sino a que los utiliza a modo de autoridades.

La experiencia autobiográfica

  • 125 Por ejemplo, la de Pierre Du Moulin, traducida al inglés en 1612, An apology for the holy supper of (...)

28Según la autobiografía de Nicolás y Sacharles, la primera duda que quebró su fe católica surgió de una lección de Filosofía escuchada a su maestro Bartolomé Hernández en la Universidad de Lérida en 1596, y afectó a la doctrina de la transustanciación, que desde entonces le pareció una ficción. El profesor, pese a exponer sus dudas sobre la posibilidad de dicho fenómeno, no quiso arriesgarse a ser declarado hereje por la Inquisición, según Sacharles, y por ello, cauteloso, responsabilizó de su incomprensión a su pobre entendimiento. A partir de estas clases, reconoce Nicolás y Sacharles que reflexionó sobre este asunto, y llegó a la conclusión de que su maestro tenía razón: Dios no podría estar al mismo tiempo en todas partes y, por tanto, la transustanciación no era obra de él sino una representación de los curas. El hecho de negar tan radicalmente la transustanciación de la hostia en cuerpo de Cristo y del vino en sangre de Cristo mediante el sacramento de la Eucaristía identifica a Sacharles claramente como calvinista, ya que Calvino era uno de los máximos censores de esta doctrina que originó muchas obras de controversia125, frente a la ambigüedad de Lutero y la tolerancia de la Iglesia anglicana respecto a la misma.

  • 126 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard.

29Sacharles lamenta que, pese a estas dudas que le carcomían, continuó durante nueve años en la religión errónea, achacando su tardanza en renegar de ella a su juventud, ya que tomó los hábitos a los diecisiete años. De su experiencia autobiográfica como católico, destaca con cierto orgullo la fama de su orden, su gran formación (latín, griego, retórica, poética, lógica, filosofía y física), así como el hecho de que le enviaran al famoso y rico Colegio de San Lorenzo del Escorial, y cantara su primera misa delante de Felipe III. Pese a esta reivindicación, destaca que fueron años muy duros, de sufrimiento, por no compartir lo que tenía que hacer como cura: «I found no joy, no confort, no quiet in my minde, nor peace of conscience, by communicating in the Masse»126. Se consolaba con el autoexamen dictado por San Pablo («pruébese cada uno a sí mismo» Corintios, 11-28, tan citado por tantos reformados) y la lectura de las Sagradas Escrituras, en las que no hallaba ninguna prueba de la misa, ni de la transustanciación. Esta última cuestión seguía siendo la que más le atormentaba.

  • 127 Éxodo 20:3-5.
  • 128 Mateo 22:36-40.
  • 129 Mateo 26:27-29, Marcos 14:23-25, Lucas 22:17-18, Juan 7:37.
  • 130 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard.

30El segundo elemento que, según Sacharles, le apartó de la Iglesia Romana fue la sustitución del que era el primero de los Diez Mandamientos («no tendrás otro dios delante de mí»127) por el de «Amar a Dios sobre todas las cosas»128 en el catecismo español (y en el italiano, francés...). Para Sacharles era una manera de ocultar la prohibición de la idolatría y la iconolatría que conllevaba ese primer mandamiento. Otra cuestión que critica es el hecho de que solo los reyes y curas puedan beber del cáliz, lo que incumple lo que aparece en los Evangelios, según los cuales todos los seguidores de Jesucristo podían beber del cáliz129, algo que atribuye al «Luciferian pride of the Romane Antichrist»130. Del mismo modo, condena el poder terrenal del Papa y su influencia en los asuntos políticos.

31Sacharles reconoce que, durante los años en que osciló entre sus dudas y su responsabilidad con la Iglesia católica en tanto que clérigo y monje jerónimo, lo que le retuvo fue su devoción por la Virgen María, que considera «a disease», pues la adoraba con flores y plegarias impresas en seis o siete imágenes en su celda. Esta condición de devoto mariano solo cambió cuando, según narra, Dios «set me free from this spirit of error», llevando a sus manos un libro español, los tratados de Cipriano de Valera, que encontró en la Biblioteca de El Escorial. Después de la lectura de este tratado, que le mostró la luz, cayó enfermo, y solo se curó tras hacer el voto de adorar a Dios en espíritu y verdad, tras lo cual volvió a su lugar natal durante dos meses para recuperarse. Cuando su familia creía que regresaba al monasterio, él ya estaba decidido a abandonar el catolicismo, por lo que quiso confirmar sus ideas sobre los errores del mismo visitando Roma, para lo cual se embarcó en Colliure. La experiencia de un mes en Roma termina de convencerle, pues según dice, todo lo que vio le ofendió y escandalizó: indulgencias, perdones, jubileos, superstición, nuevos santos como Carlos Borromeo, que daban pie a que se encargaran nuevas iglesias, cuadros y altares lo que llama «saintling». Después, dice que, guiado por Dios, se refugia en Montpellier y se integra en la iglesia reformada de los hugonotes: «I did embrace the [...] faith of the true and Reformed Religion». Dado que no sabía francés, en lugar de dedicarse al ministerio eclesiástico, decide estudiar Medicina, que acabará por ser su profesión.

  • 131 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard.
  • 132 He tratado de identificar a este personaje sin éxito. En la BNF solo figura una obra científica de (...)
  • 133 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard.

32Además de los errores de las doctrinas católicas, las persecuciones de los católicos, tanto en Francia como en Inglaterra, son otro argumento que Nicolás emplea en contra de los mismos, al subrayar su intolerancia y crueldad. En primer lugar, las amenazas de sus familiares, por la deshonra que conllevaba para ellos su abjuración del catolicismo. Sacharles narra cómo su padre envió a uno de sus hermanos mayores a Montpellier, junto a un primo cura, para intentar convencerle de su herejía, primero con lágrimas, luego con argumentos bíblicos y filosóficos, luego con sobornos, y después con amenazas y violencia. El chantaje consistía en que sus doce sobrinas casaderas perderían cualquier oportunidad por tener un tío herético: «Return, returne to our religion, if not for conscience [...] yet for the honour of our stocke and blood [...] for the love and reverence you owe to our aged Father»131. Para tratar de convencer a su hermano y primo, Nicolás les llevó ante un ministro calvinista, Falcarius132, que trató de demostrarles las falsedades de los papistas y la superioridad de la iglesia reformada: «Our religion is the most ancient, is the Gospell of our Saviour»133. Sacharles recoge toda esta polémica: sobre los sacramentos, la adoración de imágenes, la transustanciación, el poder del papa, el culto a los santos... todo lo que rechazan los calvinistas basándose en las Escrituras. Esta es sin duda la parte más doctrinal del panfleto, pero aparece anclada en una conversación, no planteada de forma abstracta y teórica. Después Sacharles relata cómo su hermano y su primo regresaron entre lágrimas al verle convencido, y cómo él logró licenciarse dos años después por la Universidad de Montpellier, y luego doctorarse en la Universidad de Valence, tras lo cual ejerció como médico en varios lugares (Nîmes, Arles...) gracias a pensiones públicas. De esa época relata el impacto que sufrió por el sermón de un jesuita español, Rampala, contra los hugonotes, por las falsedades que contenía al decir que negaban todos los sacramentos, cuando respetaban los dos claramente identificados como tales en la Biblia por los protestantes. Ello le llevó a aceptar una disputa pública con él, junto a un farmacéutico, Marco, pero el jesuita nunca apareció, y en lugar de ello envió un sicario. Según el relato, fueron estas amenazas las que le llevaron a abandonar el sur de Francia, primero rumbo a ciudades protestantes como «Bouer y Kailaz» (quizá Bouère y Calais, por la ortografía y por la ubicación geográfica), y, tras las noticias sobre el deseo de asesinarle de sus hermanos, rumbo a Inglaterra, para ejercer allí la medicina y quizá convertirse en pastor.

33Pese a estas precauciones, el atentado contra su vida con el que el relato extrema la maldad de los católicos se produce precisamente en Londres, en 1620, cuando un desconocido, tras embaucarle al pedirle que le acompañara a curar a su mujer enferma, le apuñala en el corazón, como ya mencionamos. Este episodio, narrado con gran suspense, es el argumento definitivo que muestra la crueldad e inquina de los católicos y la bondad de los protestantes, y confirma a Sacharles la verdad de su elección.

  • 134 Serrano y Sanz, 1905, p. cxlviii.

34Esta crítica de que se pusiera la fe por encima del vínculo de sangre o de nacionalidad, y así sus familiares persiguieran a los reformados exiliados es, para Serrano y Sanz, imitación de la Historia de Juan Díaz escrita por Francisco de Enzinas, relato del asesinato de un reformado exiliado a manos de su hermano católico134. Sin embargo, no cabe duda de que hubo muchos otros ataques de familiares y espías católicos a los refugiados reformados, así que no tiene por qué tratarse de una ficción, aunque es posible que Sacharles tuviera en mente la obra de Enzinas como modelo narrativo para la imagen de mártires y de asesinos, si bien en su caso el dramatismo es mucho menor.

Las lecturas reformadas

  • 135 Nicolás y Sacharles solo cita estos tratados y no la revisión de la traducción de la Biblia que rea (...)
  • 136 En la actualidad, solo se conserva en la Biblioteca de El Escorial la Biblia del Cántaro (1602), re (...)
  • 137 Amelang, 2013b, pp. 11-12.

35Nicolás y Sacharles reconoce en su relato que el momento clave en su conversión fue la lectura de los dos tratados de Cipriano de Valera sobre el Papa y sobre la misa135, a los que, según él, pudo acceder en tanto que bibliotecario de El Escorial136. Se refiere, sin duda, a la edición siguiente: Dos tratados: El primero es del Papa y de su autoridad, colegido de su vida y dotrina; El segundo es de la Missa: el uno y el otro recopilado de lo que los Doctores y Concilios antiguos, y la sagrada Escritura enseñan; Iten, un Enxambre de los falsos Milagros con que Maria de la Visitación, Priora de la Anunciada de Lisboa engañó a muy muchos y de cómo fue descubierta y condenada, [Londres], Ricardo del Campo, 1599. Dado que dos años antes de esta publicación Cipriano de Valera tradujo la obra magna de Calvino, Institución cristiana ([Londres], Ricardo del Campo [Richard Field], 1597), y que fue discípulo de Theodore de Bèze en Lausanne, parece claro que la orientación de Sacharles dentro de la Reforma, aunque de forma casual por los libros que dice encontrar, es calvinista desde el comienzo, y no luterana ni anglicana. Hay que destacar que los escritos que más le marcan para abandonar el catolicismo son precisamente de otro monje jerónimo, como él, converso (del célebre núcleo sevillano del monasterio de San Isidoro del Campo, del que huyó Valera rumbo a Ginebra junto a Antonio del Corro, Casiodoro de Reina, etc.). Además de su condición de monjes jerónimos, Nicolás y Sacharles comparte con Valera el destino final de su exilio, Inglaterra, si bien con décadas de diferencia y, que sepamos, sin ocupar puestos de igual prestigio (Valera llegó a enseñar en Oxford y Cambridge). Según recoge Nicolás y Sacharles, al ver el libro pensó por el título que sería de un papista, pero cuando leyó la epístola al lector de la introducción, pronto le embargó la alegría y se dio cuenta del tesoro que había encontrado. A lo largo de la lectura, le impactó especialmente la historia del dominico que compuso una obra sobre los milagros de la Virgen María, y cuyo encuentro con ella se relataba como si fuera carnal. La lectura de este episodio logró congelar su devoción por la Virgen, y que asumiera que en ningún lugar de la Biblia se hablaba de otro abogado ante los hombres que Cristo. La censura de la devoción mariana y su asociación con la sexualidad en el caso de Sacharles por esta lectura, en el de Carrascón por los cuadros que presentan la leche de la Virgen ya fue analizada por Amelang137 y la leche mariana como símbolo católico de su intercesión es uno de los elementos que quiere abordar su futura monografía, por lo que no me detengo en él.

  • 138 Se trata de la obra conocida en castellano como Broquel/Escudo de la fe No debe confundirse con la (...)

36La otra lectura que Sacharles reconoce que le ayudó muchísimo es un tratado francés de Pierre Du Moulin, ministro hugonote, Bouclier de la Foi ou défense de la confession de foy des Eglises réformées du royaume de France138. Le aclaró la doctrina de la salvación y le permitió meditar, y componer una plegaria inspirada en él. Recoge todas estas meditaciones dirigidas a los católicos, instándoles a reconocer sus errores y a no creer en las calumnias que se difunden sobre los protestantes. La atenta lectura le llevó a querer traducirlo al español, lo que logró. Esta versión española se la ofreció al príncipe de Gales, el mismo dedicatario que eligió Du Moulin para la obra original (1618) y que aparece también en la anónima traducción inglesa (1620, con reediciones en 1623 y 1631). Así pues, las dos lecturas mencionadas por Sacharles junto a la Biblia como argumento para su conversión son de dos célebres reformados, uno español y antiguo monje jerónimo como él, y otro francés y teólogo calvinista, de gran éxito por sus polémicas anticatólicas.

Argumentos de la controversia de Carrascón, the Spanish monk

La reflexión intelectual y las autoridades católicas

  • 139 Carrascón, Texeda retextus, p. 1.
  • 140 Carrascón, Texeda retextus, p. 1.
  • 141 Ha estudiado esta cuestión Pereda, 2017, pp. 209-256.

37Al comienzo de su obra, cuya versión original según el registro de licencias de impresión era «A True Relation of the unfeyned conuersion», Carrascón trata de reforzar precisamente los dos adjetivos que figuraban en ese primer título: la verdad y la sinceridad de su conversión. Para ello, acentúa su anterior fervor en el catolicismo «I, a Spaniard and a Monke, trained up and grounded in the errours of Poperie, and sometime a most sharpe and vehement prosecutor and maintainer of them»139, y responsabiliza del cambio a «the finger of God»140, lo cual demuestra, para él, la verdad de la religión reformada, ya que, si no, Dios no le habría guiado hasta ella. Después de este preámbulo de autoafirmación, comienza la enumeración de motivos que le llevaron a abandonar el catolicismo. Parecen surgir de relecturas católicas y reflexiones intelectuales, más que de experiencias vitales, ya que en esta obra, a diferencia del Carrascón, apenas hay menciones a su vida como monje con testimonios como el del célebre Cristo de Burgos articulado, al que se atribuían numerosos milagros por parte de los católicos, y que los protestantes consideraban un engaño141, ni tampoco a sus lecturas reformadas ni a su vida en el exilio, como en el caso de Sacharles.

38Si, para Nicolás, el germen de su duda había sido la transustanciación, en el caso de Carrascón todo surgió de su disconformidad con el hecho de celebrar la misa en latín, una lengua desconocida para el pueblo rudo, rústico, iletrado, en lugar de en la lengua vernácula, pues, según él, contravenía las enseñanzas de san Pablo, como argumenta prolijamente rasgo estilístico que marca toda la obra—. A causa de ello, según él los asistentes no hacían más que hablar durante la misa, en lugar de orar; y las monjas cantaban homilías [antífonas e himnos] del Papa Gregorio o de Santo Tomás de Aquino, de las que no entendían una sílaba. Carrascón argumenta que la escasa participación de los fieles durante la misa muchas veces contestando solo amén podría explicarse en los orígenes porque muchos de ellos debían de ser cripto-musulmanes, pero que, en definitiva, había llevado a que la labor doctrinal y formativa de los curas resultara inútil.

39El segundo motivo aducido por Carrascón es la doctrina de las satisfacciones humanas [doctrina de la satisfacción o penitencia sacramental], porque le parecía injuriosa con respecto al sufrimiento de Cristo. Señala que reflexionó muchas veces sobre los efectos de esta doctrina, que según él es la causante de las indulgencias, la misa, la creencia en el Purgatorio y otros errores católicos; está convencido de que el hombre tiene que sufrir, por sus pecados, penas en la vida terrenal y en la eterna, y que esas penas las impone Dios, no un confesor, y por tanto no pueden evitarse con dinero ni con bulas de cruzada. También critica que, para los papistas, el hombre no sea juzgado por sus actos, sino por sus bienes, por lo que, entre dos pecadores, se salvaría el que tuviera dinero para mandar misas.

  • 142 Carrascón, Texeda retextus, p. 9.

40La tercera razón es la que Nicolás consideraba la primera, la doctrina de la transustanciación, en la que no cree por no estar basada en la Biblia sino en obras posteriores como la de Duns Scoto; y por el mismo argumento que le enseñó a Nicolás su profesor: que el cuerpo de Cristo no puede estar al mismo tiempo en el cielo y en la hostia consagrada, lo que subraya citando a Santo Tomás y a otros tomistas y criticando a los jesuitas, a los que llama «Parasites of Antichrist»142. Carrascón se detiene en examinar todos los argumentos filosóficos y físicos en contra de la presencia del cuerpo de Cristo en varios lugares a la vez, detallando mucho más los que recogía Nicolás. Pero, además de estos motivos intelectuales tomados de las autoridades, señala uno propio que proviene de su observación y deducción: que siempre creyó que el pan seguía siendo pan después de la consagración, dado que había visto gusanos en la hostia, corrupción que no podía provenir del cuerpo de Cristo, pues contradecía la creencia en la incorrupción de los cuerpos de los santos. Por todo ello concluye que la presencia de Cristo carnal y corporal en la Eucaristía es una figuración del cerebro de los papistas, y para finalizar alude a otras citas de los Padres de la Iglesia que contradicen esta doctrina: san Agustín, Tertuliano y Gelasio.

  • 143 Carrascón, Texeda retextus, p. 19.
  • 144 Sin duda, la obra que tiene delante de los ojos es Litania Encomiastica ad Dei param virgenem ex sa (...)
  • 145 Carrascón, Texeda retextus, p. 24. Se refiere a los tapices de Cornelius Vroom que conmemoraban la (...)

41Un cuarto motivo para abandonar el catolicismo es no tener que rezar e invocar a los santos, dado que tampoco encuentra justificación para esta costumbre en las Escrituras, que solo instan a orar a Dios, y a Cristo como mediador e intercesor único. Carrascón lo argumenta también con citas de san Agustín y san Ambrosio. Dice odiar la invocación a los santos, porque no solo se les reza sin ser intercesores, sino que de ese modo se les iguala a Cristo, o incluso se les prefiere por parecer más benignos, pacificadores de la ira de Dios. Pone como ejemplo la oración a santa Marta en el Breviario Romano, o la Breve Historia de la Orden de la Merced, que considera a la Virgen y a Cristo las dos áncoras de las que depende el bien del hombre; o el cuadro que representa a san Agustín entre Cristo y la Virgen, bebiendo de la leche de los pechos de esta. Para confirmar su idea incluye una letanía, traducida al inglés, que según él, al invocar a la Virgen, es una blasfemia a Dios, «Holy Mary, pray for us»143, además de copiar y traducir del latín144 otra a la imagen de la Virgen del Puig, cantada en la Catedral de Valencia cuando se envió la Armada Invencible para que llegara sana y salva. En la anotación marginal, una de las pocas que no se dedican a indicar referencias bíblicas, Carrascón señala con ironía, burlándose de la fallida ayuda mariana: «what success and effect this prayer had, vide the Christmas hangings in the great Chamber at Whitehall»145. Esta es una muestra más de cómo Carrascón utiliza ejemplos de devociones de los propios católicos para volverlas en contra de ellos.

  • 146 Carrascón, Texeda retextus, p. 24.

42El quinto motivo de censura a los papistas es la acusación de adorar imágenes, por contradecir el mandamiento divino que la prohibía, y por ser propio de paganos y de idólatras. Señala que está convencido, por los escritos de los católicos, de que han degenerado tanto que toda su esperanza y confianza la depositan en las imágenes, no en Dios. Para ejemplificarlo, incluye una égloga a la Virgen María por el retorno de la imagen de la patrona de Valencia, tomada del mismo impreso que la anterior plegaria. Censura Carrascón que la fe de los monjes, al parecer, había desaparecido sin la imagen, y que no consideran ya sagrado a Cristo: «forsaking the true God, who is the first and the last, they forge new corruptible Gods»146. Para Carrascón, las obras católicas están plagadas de mentiras sobre las imágenes y sus milagros y favores a quienes las invoquen, a quienes peregrinen a los templos donde se exponen... que llevan a los fieles a desoír la llamada de Dios. De nuevo, aporta una reflexión personal: si creen que Cristo está presente en la hostia consagrada, y en cada iglesia católica hay un sagrario, entonces, ¿por qué no confían en su protección y lo sitúan en un oscuro rincón y, sin embargo, adoran la imagen de la Virgen en un riquísimo altar de oro, marfil y piedras preciosas como los de la Virgen de Loreto, de Monserrat, de Atocha o de Guadalupe? La viveza de las descripciones que hace de estos lugares lleva a pensar que surgen de su propia contemplación, y no solo de las lecturas y grabados, es decir, que no todo en la obra de Carrascón emerge de una reflexión intelectual.

La experiencia autobiográfica

  • 147 Carrascón, Texeda retextus, p. 31.
  • 148 Carrascón, Texeda retextus, p. 32.
  • 149 Carrascón, Texeda retextus, p. 32.
  • 150 Carrascón, Texeda retextus, p. 33.
  • 151 Carrascón, Texeda retextus, p. 33.
  • 152 Amelang, 2013b, pp. 29-30. Parece inclinarse hacia el anglicanismo: «Another possibility here is th (...)

43Después de la primera parte más teórica e intelectual, Carrascón subraya que toda esa ceguera y locura católica que le llevó a convertirse fue confirmada por su larga experiencia, «when I myselfe have been an eye witnesse»147. Sin embargo, ello no lleva a una exposición de ejemplos de su experiencia como monje, sino que de nuevo reflexiona y argumenta cómo la Iglesia de Roma ha incumplido las enseñanzas de los apóstoles y ha caído en «pestilent errours and diabolicall superstitions»148. Ahora bien, el peso de lo autobiográfico emerge cuando Carrascón reconoce que, pese a su conversión, siguió en España como monje católico durante dos años a causa de sus conflictos internos: «I heard the voice of the Lord calling me […] yet there were many remoraes or hinderances that detained me in Spaine and diverted my minde from seeking the meanes of my salvation by Christ [...] my conscience struggled with me and endured many a bitter conflict»149. El dilema de Carrascón consistía en que si abandonaba el catolicismo, perdería los placeres, su familia, sus amigos, su país, su patrimonio, los honores y las promociones posibles: era un monje de la famosa orden de los agustinos, un cura, predicador, profesor de Filosofía y bachiller en Teología, lo que le podía llevar a grandes honores. También, según relata, le retenía la infamia que caería sobre sus padres si se convertía. Y, reconoce, temía la pobreza, la desnudez, la soledad; el odio de sus familiares, compatriotas y amigos; y el perpetuo exilio y privación a los que la conversión lo condenaría... Aquella situación que, con orgullo y resignación, describe diez años después en el prólogo a sus hijas del Carrascón. Pese a lo cual, narra cómo, inspirado en el sufrimiento de Cristo, se decidió a abandonar España rumbo a Inglaterra, que elogia como «this flourishing kingdom, where every man praiseth God in the sunneshine of the Gospell»150. De manera muy distinta a la de Nicolás, que detallaba todos sus avatares, las etapas de su exilio, las amenazas sufridas..., Carrascón solo indica que llevaba dos años en Londres, donde pudo profesar públicamente «the reformed Christian Religion»151, la cual ha jurado no abandonar nunca (suponemos que con esta etiqueta se refiere al calvinismo, no al anglicanismo, duda que planteaba Amelang152). Termina el relato con la plegaria a Dios para que perfeccione su obra en él y logre su salvación eterna, y la confusión del adversario.

  • 153 Carrascón, Carrascón, prólogo.

44En definitiva, si comparamos los argumentos empleados para explicar y justificar la conversión a la iglesia reformada, se confirman las diferencias apuntadas por Amelang. Ambos folletos coinciden, sin duda, en la crítica a ciertas doctrinas católicas, como la transustanciación, el poder terrenal del Papa, o la veneración de imágenes, que consideran idolatría, críticas en las que coinciden con otros muchos calvinistas, con la diferencia de que, al haber sido ellos monjes, jerónimo el uno y agustino el otro, conocen mucho mejor que otros polemistas las costumbres católicas, y por tanto pueden censurarlas con mayor conocimiento de causa. Se diferencian, sin embargo, en la mayor importancia que cada uno concede a un elemento de la Iglesia de Roma: si para Sacharles lo que más le afecta es lo relacionado con la transustanciación y la Eucaristía, para Carrascón es el hecho de celebrar la misa en latín. Los dos coinciden también en la enumeración de los distintos motivos del catolicismo que no les convencían, pero Carrascón es mucho más sistemático y detallista, y lleva al límite la argumentación filosófica y el análisis de las contradicciones de los papistas. Quizá los estudios de cada uno Sacharles estudia Filosofía pero culmina el doctorado en Medicina y ejerce como médico; y Carrascón cursa, hasta donde sabemos, estudios de Teología, y dice ser profesor de Filosofía antes de su conversión influyen en sus razonamientos. Sin duda, el ejercicio intelectual que lleva a cabo Carrascón al no citar ni una sola fuente reformada en apoyo de sus argumentos, sino solamente a autoridades reconocidas por la Iglesia católica, puede explicarse por su labor docente. Como señala en el Carrascón, «de premisas de doctores anticristianos, infiero conclusiones cristianas»153. Sacharles, sin embargo, no cita fuentes católicas para justificar sus ataques a las doctrinas papistas, sino que solo aprovecha obras calvinistas donde ya aparecen recogidas las supuestas falsedades de aquellas: los tratados de Valera y de Du Moulin. Es decir, el ejercicio intelectual de Sacharles es menor, porque parte de un camino ya trazado por calvinistas anteriores a él.

  • 154 Amelang, 2013b, pp. 28 y ss. plantea los silencios en el plano teológico, por ejemplo la ausencia d (...)
  • 155 Baseotto, 2012, sin paginar.

45En cuanto a la eficacia de ambas obras, en el caso de Nicolás, los argumentos que provienen de su experiencia y de su estudio y lecturas se entrelazan a la perfección, y se sostienen los unos a los otros; mientras que en la obra de Carrascón, lo autobiográfico y novelesco se reduce al mínimo y solo se resume su exilio en muy pocas frases. Toda la información que Sacharles ofrece acerca de sus estudios, su vida como monje, cómo sufría al celebrar la misa sin creer ya en ella, la decisión de convertirse, su huida, la persecución por parte de su familia y el intento de que se retractara, sus nuevos estudios y cambio de profesión, el ejercicio de la medicina en distintos lugares de Francia, sus polémicas anticatólicas allí, la nueva huida a Inglaterra, el atentado sufrido en Londres, su recuperación del mismo... se reducen a silencios154 en la obrita de Carrascón. Solo diez años después, con la publicación de su obra más autobiográfica, el Carrascón, se cubren estos silencios, pues en esta obra final sí narra sus distintos estudios y paso por varios monasterios, su experiencia como monje que duda pero no se atreve a convertirse... En Texeda Retextus prefiere tejer una red de argumentos anticatólicos en el plano intelectual, no emocional. Dado que en la obra del navarro no aparecen episodios de ataques e intentos de asesinato por parte de sus familiares o agentes católicos como los que hemos visto en la de Sacharles, no hay momentos de tensión ni suspense. Según muchos estudiosos de los relatos de conversión de la Reforma, como Baseotto, «on account of its great stress on individual interiority, the Reformation contributed significantly to the positioning of the emotional self among the foremost concerns of the early modern period155». Pese a esta tendencia, la única concesión a la emocionalidad y a los sentimientos en la obrita de Carrascón la encontramos cuando explica por qué, pese a sus muchas dudas, tardó tanto en decidir convertirse, ya que en ese pasaje los argumentos no son racionales ni lógicos, sino puramente emocionales: contrasta su acomodada vida como monje jerónimo de reputación intelectual y teológica, procedente de una familia hidalga y rica, en un país que es su patria, con la dura vida del exiliado y refugiado.

46En sus dudas sobre la conversión, y en el reconocimiento de la larga duración del proceso y del sufrimiento vivido, sí que se asemejan Nicolás y Carrascón, aunque el primero tardara muchos más años en atreverse a romper con el catolicismo, y según su relato, lo que le retuviera no fuera tanto su familia, estado social y comodidad... sino su devoción por la Virgen María. También puede trazarse un paralelismo entre el momento en que cada uno vio claramente que su fe era la reformada: ambos atribuyen su conversión a la iluminación divina, pero Sacharles explica que supo la verdad tras la lectura de los tratados de Cipriano de Valera sobre el Papa y la misa; y en el caso de Carrascón, la convicción parece surgir no de un libro, sino de la contemplación de la idolatría católica en sus diversas manifestaciones, de los altares a las imágenes. Por último, ambos relatos convergen en la utilidad que poseen para los partidarios de la guerra contra la Monarquía Hispánica y contra el catolicismo, pues son la viva muestra de la superioridad de la religión reformada, al constatar cómo quienes mejor conocían el catolicismo, quienes decidieron consagrar su vida a celebrar misa, orar y cumplir las doctrinas de la Iglesia Romana, quienes pertenecían a las órdenes monásticas más célebres y conocidas por su gran formación, fueron precisamente los que decidieron abandonarlo.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

A transcript of the Registers of the Company of Stationers of London, 1554-1640, ed. Edward Arber, London, Priv. print, 1875-1877, vol. IV.

Adamson, J. S. A., «Chivalry and Political Culture in Caroline England», en Culture and Politics in Early Stuart England, eds. Kevin Sharpe y Peter Lake, Stanford, Stanford University Press, 1993, pp. 161-198.

Albarrán Viruela, Javier, «“El yugo de tu obediencia”. La verdadera historia del rey don Rodrigo de Miguel de Luna y la narración del pasado como reivindicación de un modelo social y de conversión», en Identidades cuestionadas: Coexistencia y conflictos interreligiosos en el Mediterráneo (siglos xiv-xviii), eds. Borja Franco Llopis, Bruno Pomara Saverino, Manuel Lomas Cortés y Bárbara Ruiz Bejarano, Valencia, Universitat de València, 2016, pp. 233-246.

Álvarez Recio, Leticia, «An approach to English anti-catholicism through the analysis of some 17th century anti-jesuitical pamphlets», SEDERI: yearbook of the Spanish and Portuguese Society for English Renaissance Studies, 11, 2000a, pp. 293-300.

Álvarez Recio, Leticia, «The White House en A Game at Chess: el ataque de Thomas Middleton a la política real», Atlantis: Revista de la Asociación Española de Estudios Anglo-Norteamericanos, 22/2, 2000b, pp. 7-19.

Álvarez Recio, Leticia, «An Approach to the Emblematic Tradition in 17th Century Anti-Catholic Pamphlets», SEDERI: yearbook of the Spanish and Portuguese Society for English Renaissance Studies, 12, 2002, pp. 97-106’

Álvarez Recio, Leticia, «Pamphlet literature the Anglo-Spanish Match: Thomas Scott’s “Vox Populi” (1620)», SEDERI: yearbook of the Spanish and Portuguese Society for English Renaissance Studies, 19, 2009, pp. 5-22.

Álvarez Recio, Leticia, «Pro-Match literature and royal supremacy: the case of Michael Du Val’s “The Spanish English Rose” (1622)», SEDERI: yearbook of the Spanish and Portuguese Society for English Renaissance Studies, 22, 2012, pp. 7-28.

Álvarez Recio, Leticia, «Anti-Catholicism, civic consciousness and parliamentarianism: Thomas Scott’s “Vox Regis” (1624)», IJES, International Journal of English Studies, vol. 13/1, 2013, pp. 133-147.

Amelang, James S., «La autobiografía moderna entre la Historia y la Literatura», Chronica Nova, 32, 2006, pp. 143-157.

Amelang, James S., «The Reformed Spaniard: cambios e intercambios confesionales entre España e Inglaterra», en Comunidad e identidad en el mundo ibérico = Community and Identity in the Iberian World: one-day Simposium in Honour of Jim Casey, dirs. Francisco Chacón y Silvia Evangelisti, Valencia/Granada/Murcia, Universitat de València/Universidad de Granada/Universidad de Murcia, 2013a, pp. 29-38.

Amelang, James S., «The Reformed Spaniards: Tales of Conversion in 1620s London», ponencia inédita, Shelby Cullom Davis Center for Historical Studies, 27 de septiembre de 2013, 2013b.

Baseotto, Paola, «Theology and Interiority: Emotions as Evidence of the Working of Grace in Elizabethan and Stuart Conversion Narratives», en A History of Emotions, 1200-1800, ed. Jonas Liliequist, London, Pickering and Chatto, 2012, pp. 65-77.

Bautista Vilar, Juan, «Cipriano de Valera», en Real Academia de la Historia, Diccionario Biográfico electrónico (en red, www.rah.es).

Bethencourt, Francisco, La Inquisición en la época moderna. España-Portugal-Italia (s. xvi-xix), Madrid, Akal, 1997.

Boeglin, Michel, «Les Épîtres à Philippe II de Pérez de Pineda et de Corran. Un plaidoyer pour la liberté de conscience», en La Correspondance dans le monde méditerranéen et ses périphéries (xvie-xxe siècles). Pratiques sociales et représentations culturelles, ed. Vincent Parello, Perpignan, Presses universitaires de Perpignan, 2008, pp. 57-90.

Boeglin, Michel, «Écrire sous la contrainte dans l’Espagne du xvie siècle: De la Fuente et la rhétorique de la dissimulation», Seizième siècle, 13, 2017, pp. 379-395.

Boehmer, Edward, Spanish Reformers of Two Centuries from 1520: Their Lives and Writings according to the late Benjamin Wiffen’s plan, Strasbourg/London, Trübner, 1874, vol. 1.

Boer, Harm den, «Amsterdam as locus of Iberian printing», en The Dutch Intersection: The Jews and the Netherlands in Modern History, ed. Yosef Kaplan, Leiden/Boston, Brill, 2008.

Boro, Joyce, «Spain in Translation: Peritextual Representations of Cultural Difference. 1614-1625», en Thresholds of Translation: Paratexts, Print, and Cultural Exchange in Early Modern Britain, eds. Marie-Alice Belle y Brenda M. Hosington, Palgrave Macmillan, 2018, pp. 101-136.

Carasatorre, Rafael, «El reformista español conocido como Fernando Tejeda responde al nombre real del navarro Tomás Carrascón de las Cortes y Medrano», Príncipe de Viana, 229, 2003, pp. 373-391.

Carrascón, Tomás [i.e. Fernando de Tejeda], Carrascón, [Amsterdam], a costa del autor por María Sánchez Nodriza, 1633.

Carrascón, Tomás [i.e. Fernando de Tejeda], Carrascón, ed. Luis Usoz et al. [s.n.], [s.l.], 1848.

Carrascón, Tomás [i.e. Fernando de Tejeda], Hispanus conuersus, London, T[homas] S[nodham] for Robert Mylbourne, 1623.

Carrascón, Tomás [i.e. Fernando de Tejeda], trad. Liturgia Inglesa, o Libro del Rezado publico, de la administracion de los Sacramentos, y otros Ritos y ceremonias de la Yglesia de Ingalaterra, London, 1623.

Carrascón, Tomás [i.e. Fernando de Tejeda], Miracles vnmasked A treatise prouing that miracles are not infallible signes of the true and orthodoxe faith: that popish miracles are either counterfeit or diuellish. Euidently confirmed by authorities of holy Scripture, of antient doctors, of graue and learned Spanish authors, by weighty reasons, manifest examples, and most true histories which haue happened in Spaine, and appeare in bookes there printed, London, printed by T[homas] S[nodham] for Edward Blackamore, and are to be sould at his shop at the south doore of Pauls Church, 1625.

Carrascón, Tomás [i.e. Fernando de Tejeda], Scrutamini scripturas. the exhortation of a Spanish conuerted monke: collected out of the Spanishe authours themselues, to reade and peruse the holy scriptures; contrary to the prohibition of the Pope and Church of Rome, whose tyranny in this point plainely appeares to euery mans view. With other occurrences of no small importance, London, [J. Bill for] Thomas Harper, 1624.

Carrascón, Tomás [i.e. Fernando de Tejeda], Texeda retextus: or The Spanish monke his bill of diuorce against the Church of Rome together with other remarkable occurrances, London, T[homas] S[nodham] for Robert Mylbourne, and are to be sold at his shop at the great south dore of Pauls, 1623.

Castro, Adolfo de, Historia de los protestantes españoles y de su persecución por Felipe II, Cádiz, Revista Médica, 1851.

Clegg, Cyndia Susan, Press Censorship in Jacobean England, Cambridge, Cambridge University Press, 2004.

Collinson, Patrick, «England and International Calvinism», en International Calvinism, 1541-1715, ed. Menna Prestwich, Oxford, Clarendon Press, 1985.

Cortijo Ocaña, Antonio, Herejía, Inquisición y leyenda negra en el siglo xvii (James Salgado, el Hereje: Vida y obra de un exsacerdote español), Barcelona, Editorial Calambur, 2016.

Davies, Miles, Athenæ Britannicæ: or a critical history of the Oxford and Cambridge Writers..., London, Printed for the Author, 1716.

Demetriou, Eroulla, The Spanish match and the literary image of Spain and the Spaniards in English pamphlets (1617-1624), tesis doctoral, Universidad de Jaén, 2003.

Demetriou, Eroulla, «Iohn de Nicholas & Sacharles “The reformed Spaniard” and the Black legend of Spain», en El bisturí inglés: literatura de viajes e hispanismo en lengua inglesa, eds. Carmelo Medina y José Ruiz Mas, Jaén, Universidad de Jaén, 2004a, pp. 75-104.

Demetriou, Eroulla, «Michael Du Val and Count Gondomar: an Approximation towards the Authorship of The Spanish-English Rose Or The English-Spanish Pomgranet», SEDERI: yearbook of the Spanish and Portuguese Society for English Renaissance Studies, 14, 2004b, pp. 53-64.

Demetriou, Eroulla, «Fiercer than the pope’s bulls: jesuits in early 17th century anti-catholic, anti-spanish english pamphlets», Grove: Working papers on English studies, 13, 2006, pp. 73-92.

Díaz Pineda, Manuel, Historia, filosofía y praxis del movimiento evangélico en España (siglo xvi), tesis doctoral, Universidad Complutense de Madrid, 2016.

Doelman, James, King James I and the Religious Culture of England, Cambridge, Brewer, 2000.

Droin, Moïse, Histoire de la réformation en Espagne, Lausanne/Paris, H. Mignot/J. Bonhoure, 1880, vol. 2.

Early Stuart Libels. A web-based edition of early seventeenth-century political poetry from manuscript sources. URL: http://www.earlystuartlibels.net/htdocs/spanish_match_section/Nv 17.html

Fuchs, Barbara, The Poetics of Piracy: Emulating Spain in English Literature, Philadelphia, University of Pennsylvania Press, 2013.

García Pinilla, Ignacio (ed.), Francisco de Enzinas, Verdadera Historia de la muerte del santo Varón Juan Díaz, por Claude Senarclens, Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2008a.

García Pinilla, Ignacio, «Valor de la “Epistola ad potentissimum Philippum Austricaum regem” de Antonio del Corro», Bibliothèque d’Humanisme et Renaissance: travaux et documents, 70/3, 2008b, pp. 595-607.

García Pinilla, Ignacio, «Escribir en el exilio y en la persecución. Sospechas y realidades en las obras inglesas de Antonio del Corro», en Exils et mémoires de l’exil dans le monde ibérique /Exilios y memorias del exilio en el mundo ibérico: xiie-xxie siècles/siglos xii-xxi, ed. Michel Boeglin, Bruxelles, Peter Lang, 2014, pp. 61-74.

García Pinilla, Ignacio, «Círculos de españoles disidentes expatriados. El caso de Roma (hasta 1550)», en Reforma y disidencia religiosa. La recepción de las doctrinas reformadas en la península Ibérica en el siglo xvi, eds. Michel Boeglin, Ignasi Fernández Terricabras y David Kahn, Madrid, Casa de Velázquez, 2018, pp. 263-275.

Gilly, Carlos, «Camuflar la herejía. Sébastien Castellion en los Diálogos teológicos de Antonio del Corro», en Diálogo y censura en el siglo xvi (España y Portugal), eds. Ana Vian Herrera, María José Vega y Roger Friedlein, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2016, pp. 152-225.

Gilly, Carlos, «El influjo de Sébastien Castellion sobre los heterodoxos españoles del siglo xvi», en Reforma y disidencia religiosa. La recepción de las doctrinas reformadas en la península Ibérica en el siglo xvi, ed. Michel Boeglin, Ignasi Fernández Terricabras y David Kahn, Madrid, Casa de Velázquez, 2018, pp. 305-349.

Hackett, Kimberley, Opposition in a pre-Republican Age? The Spanish Match and Jacobean Political Thought, 1618-1624, tesis doctoral, Universidad de York, 2009.

Hauben, Paul Jacob, «A Spanish Calvinist Church in Elizabethan London, 1559-1565», Church History, 34, 1965, pp. 50-56.

Hauben, Paul Jacob, Three Spanish heretics and the Reformation. Antonio Del Corro-Cassiodoro De Reina-Cypriano De Valera, Genève, Librairie Droz, 1967.

Hauben, Paul Jacob, «Reform and Counter-Reform: The Case of the Spanish Heretics», en Action and Conviction in Early Modern Europe: Essays in Memory of E.H. Harbison, eds. Theodore K. Rabb y Jerrold E. Seigel, Princeton, Princeton University Press, 1969, pp. 154-168.

Hunneyball, Paul, «Conway, Sir Edward I (c.1563-1631)», en The History of Parliament: the House of Commons 1604-1629, eds. Andrew Thrush y John Ferris, Cambridge, Cambridge University Press, 2010, pp. 3639-3647.

La Rigaudière, E., Histoire des persécutions religieuses en Espagne : juifs, mores, protestants, Paris, A. Bourdilliat, 1860.

Lake, Peter. G., «Constitutional Consensus and Puritan Opposition in the 1620s: Thomas Scott and the Spanish Match», The Historical Journal, 4/25, 1982, pp. 805-825.

Marías, Clara, «“Esta es la luz de nuestros pies”. La versificación de los salmos en castellano de Juan le Quesne (1606) y Pedro Coster en el marco de los salterios calvinistas», en La memoria de un hombre. Francisco de Enzinas en el V centenario de la Reforma protestante, ed. Cristina Borreguero y Asunción Retortillo, Burgos, Universidad de Burgos, 2019a, pp. 391-414.

Marías, Clara, «Las epístolas y sonetos de Pedro de Coster Van der Ven: poesía calvinista en español de un flamenco refugiado en Inglaterra», en Duelos textuales en tiempos de Reforma, eds. Consolación Baranda y José Luis Ocasar, Toulouse, PUM (Anejos de Criticón, 23), 2019b, pp. 137-174.

Mascuch, Michael, The Origins of the Individualist Self: Autobiography and Self-Identity in England, 1591-1791, Cambridge, Blackswell, 1997.

Menéndez y Pelayo, Marcelino, Historia de los heterodoxos españoles, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1948. Edición digital de la Biblioteca Virtual Menéndez Pelayo, 1986. URL:http://www.larramendi.es/menendezpelayo/i18n/consulta/registro.do?control=FIL20090005709

Menéndez Pidal, Faustino, «Tomás Carrascón de las Cortes y Medrano», en Real Academia de la Historia, Diccionario Biográfico electrónico (en red, www.rah.es).

Moreno, Doris, «Antonio del Corro y su “Carta enviada a la Majestad del Rey Felipe” (1597): una propuesta de tolerancia religiosa», en Homenaje a Antonio Domínguez Ortiz, eds. Juan Luis Castellano y Miguel Luis López Guadalupe Muñoz, Granada, Universidad de Granada/Junta de Andalucía, 2008, vol. 2, pp. 589-602.

Nicolás y Sacharles, Juan, Hispanus reformatus, London, Walter Burre, 1621.

Nicolás y Sacharles, Juan, The reformed Spaniard to all reformed Churches, embracing the true faith, wheresoeuer dispersed on the face of the earth: in speciall, to the most reuerend archbishops, reuerend bishops, and worshipfull doctors, and pastors, now gathered together in the venerable Synode at London, this yeare of our Lord, 1621. Iohn de Nicholas & Sacharles, Doctor of Physicke, wisheth health in our Lord. First published by the author in Latine, and now thence faithfully translated into English, London, Walter Burre, 1621.

Oyarbide, Ernesto, «Embodying the portrait of the perfect ambassador: the first count of Gondomar and the role of print culture and cultural literacy in anglo-spanish relations during the Jacobean period», en Embajadores culturales: transferencias y lealtades de la diplomacia española de la Edad Moderna, ed. Diana Carrió-Invernizzi, Madrid, UNED, 2016, pp. 157-186.

Patterson, William, King James VI and I and the Reunion of Christendom, Cambridge, Cambridge University Press, 1997.

Pereda, Felipe, Crimen e ilusión. El arte de la verdad en el Siglo de Oro, Madrid, Marcial Pons Historia, 2017.

Perkins, William, Catholicus Reformatus; Hoc est, Expositio Et Declaratio Praecipuarum Aliquot Religionis controversiarum: quae ostendit, quatenus Ecclesiae ex Dei verbo reformatae in iis cum Ecclesia Rom. qualis ea hodie est, consentiunt, & quatenus ab eadem dissentiunt, adeoque in quibus numquam ei consentire debent, Hanoviae, Wilhem Antonius, 1608.

Pursell, Brennan C., «The End of the Spanish Match», The Historical Journal, 2002, 45/4, pp. 699-726.

Redworth, Glyn, The Prince and the Infanta. The Cultural Politics of the Spanish Match, New Haven/London, Yale University Press, 2003.

Roldán-Figueroa, Rady, «Religious Propaganda and Textual Hybridity in Tomás Carrascón’s 1623 Spanish Translation of the Jacobean Book of Common Prayer», The Seventeenth Century, vol. 25/1, 2010, pp. 49-74.

Roldán-Figueroa, Rady, «Tomás Carrascón, Anti-Roman Catholic Propaganda, and the Circulation of Ideas in Jacobean England», History of European Ideas, 39/2, 2012, pp. 169-206.

Salazar, Gregory Adam, Daniel Featley and Calvinist conformity in early Stuart England, Cambridge, University of Cambridge, tesis doctoral, 2018.

Salzman, Paul, Literary Culture in Jacobean England: Reading 1621, New York, Palgrave Macmillan, 2002.

Samson, Alexander (ed.), The Spanish Match: Prince Charles’s Journey to Madrid, 1623, Aldershot/Burlington, Ashgate, 2006.

Sánchez Escribano, Francisco Javier, «The Spanish Match through the Texts: Jonson, Middleton and Howell», SEDERI: yearbook of the Spanish and Portuguese Society for English Renaissance Studies, 2, 1992, pp. 231-246.

Sanz Camañes, Porfirio, Diplomacia hispano-inglesa en el siglo xvii: razón de estado y relaciones de poder durante la Guerra de los Treinta Años, 1618-1648, Cuenca, Ediciones Universidad Castilla-La Mancha, 2002.

Sell, Roger, y Anthony Johnson (dirs.), Writing and Religion in England, 1558-1689: Studies in Community-Making and Cultural Memory, Farnham/Burlington, Ashgate, 2009.

Serrano y Sanz, Manuel (ed.), Autobiografías y memorias, Madrid, Bailly-Bailliére, [1905].

Shinn, Abigail, Conversion Narratives in Early Modern England: Tales of Turning, Palgrave Macmillan, 2018.

Smith, Daniel Starza, John Donne and the Conway Papers: Patronage and Manuscript Circulation in the Early Seventeenth Century, Oxford, Oxford University Press, 2014.

Socas, Francisco (ed.), Memorias: informe sobre la situación en Flandes y la religión de España de Francisco de Enzinas, Madrid, Ediciones Clásicas, 1992.

Sprunger, Keith L., Dutch Puritanism: A History of English and Scottish Churches of the Netherlands in the Sixteenth and Seventeenth Centuries, Eugene, Wipf&Stock, 1982.

Torres de Castilla, Alfonso, Historia de las persecuciones políticas y religiosas ocurridas en Europa..., Barcelona, Salvador Manero, 1864, t. III.

Valera, Cipriano de, Tratado del Papa, ed. de Isabel Colón Calderón, Sevilla, Fundación José Manuel Lara, 2010.

Valera, Cipriano de, Tratado para confirmar en la fe cristiana a los cautivos de Berbería compuesto por Zipriano d. Valera i por él publicado el a. 1594. Aviso a los de la iglesia romana sobre jubileos compuesto por el mismo, i publicado el a. 1600. El español reformado / [por Nicholas I. Sacharles] publicado el año 1621, [s.l], [s.n.], [I.R. Baroja, San Sebastian], 1854. Tomo VIII de la Colección Reformistas Antiguos Españoles.

Vando y Leyes del rey Iacobo de Inglaterra contra la fe catolica con su respuesta y advertencias al letor para la aueriguacion e inteligencia deste caso, prouechosas para el mismo Rey y para todos, con tabla de las materias traduzidas del latin... por D.B. de Cleremond [i.e. Clerimond], [S.l.: s.n., ¿1610?].

Wadsworth, James, y William Bedell, The copies of certaine letters vvhich haue passed betweene Spaine and England in matter of religion Concerning the generall motiues to the Romane obedience. Betweene Master Iames Wadesworth, a late pensioner of the holy Inquisition in Siuill, and W. Bedell a minister of the Gospell of Iesus Christ in Suffolke, London, William Stansby for William Barret and Robert Milbourne, 1624.

Inicio de página

Notas

1 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard. Empleo el ejemplar digitalizado de la British Library recogido en la Biblioteca Saavedra Fajardo. Hay también dos ejemplares en la BNE, U/9913 y U/11339. En el Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia, bajo la entrada “Cipriano de Valera”, se recoge el panfleto The Reformed Spaniard como posible publicación póstuma de Valera, por su similitud con Catholicus Reformatus, obra atribuida a William Perkins (1608) y supuestamente traducida por él, teoría que recoge Menéndez y Pelayo, 1986, p. 175.

2 Hasta donde sé, no hay una biografía actualizada de Nicolás y Sacharles. Quien ha reunido más datos es Amelang, 2013a y 2013b, y entre los eruditos decimonónicos, además de Menéndez y Pelayo (1986), recogen noticias sobre él La Rigaudière, 1860, Droin, 1880, y el autor del prólogo de la traducción española de 1854.

3 Carrascón, Spanish monk. Empleo el ejemplar digitalizado de la BNE, U/8786(1) que contiene la versión inglesa y la latina.

4 Véase la identificación por Carasatorre, 2003. Existe biografía actualizada por Faustino Menéndez Pidal en el Diccionario Biográfico de la RAH.

5 Esta publicación en varias lenguas de manera simultánea, a veces incluso en un mismo volumen, es habitual en estas obras de controversia anti-católica, por ejemplo, Catholicus Reformatus de William Perkins se publica primero en inglés y luego traducida al castellano y al latín. La versión inglesa tuvo numerosas ediciones desde la primera, A Reformed Catholike: or, a declaration shewing how neere we may come to the present Church of Rome in sundrie points of Religion: and wherein we must for euer depart from them Romane religion, [Cambridge], John Legat, 1598. En cuanto a la española, es un año posterior, Catholico Reformado. O vna declaracion qve mvestra qvanto nos podamos conformar con la Iglesia Romana, tal, qual es el día de hoy, en diversos puntos de la Religion: y en que puntos devamos nunca jamas convenir, sino para siempre apartarnos della Yten, Vn aviso a los afficionados a la Iglesia Romana, que muestra la dicha Religion Romana ser contra los Catholicos rudimentos y fundamentos del Catecismo, [Londres], en casa de Ricardo del Campo, 1599. Se reimprimió, atribuida a Massan, en los mismos años en que se publicaron las obras que estudiamos aquí (Amsterdam, por Jacob Wachter, 1624), coincidencia cronológica que parece significativa.

6 Véase la narración de Wiffen de cómo descubrió estas obras y las envió a Luis Usoz en Boehmer, 1874, p. 30, para la obra de Nicolás y Sacharles; y pp. 33-34, para la obra de Carrascón/Tejeda.

7 Para las condiciones de publicación clandestina de la colección, véase http://www.bne.es/es/Micrositios/ Exposiciones/libreria-secreta-luis-de-usoz/Exposicion/Seccion2/. La traducción de la obrita de Nicolás y Sacharles, “El español reformado”, figura dentro del tomo VIII, junto a dos obras de Cipriano de Valera, 1854. En cuanto a la reedición de las obras de Carrascón, solo he encontrado, dentro del tomo I de 1847, y con un extensísimo prólogo de los editores con críticas al catolicismo, su obra más importante, el Carrascón, editada ya en castellano en 1633. Para este estudio, por tanto, me valgo de la versión inglesa de los panfletos de Nicolás y Sacharles y Carrascón.

8 Carrascón, 1848, «Prólogo de Luis Usoz...», pp. lxi-lxii.

9 Hauben, 1965, analizó la congregación española calvinista en Londres de 1559 a 1565; Hauben, 1967, estudió a Corro, Reina y Valera; y Hauben, 1969, realizó un panorama de los herejes españoles.

10 Socas, 1992, estudió, tradujo del latín y editó las memorias de Enzinas.

11 Gilly ha dedicado numerosos estudios pioneros a los reformados españoles y sus publicaciones en Europa. Véanse sus últimos trabajos sobre Castellio y Corro y otros heterodoxos, en Gilly, 2016 y 2018.

12 García Pinilla, 2008b y 2014, estudió a Antonio del Corro, así como al grupo protestante sevillano, y también ha estudiado y editado el epistolario de Francisco Enzinas y su Historia de Juan Díaz e impulsado la reciente edición moderna de sus traducciones bíblicas. Su última publicación estudia a los exiliados en Roma.

13 Boeglin, 2017, estudió la retórica de la disimulación de Constantino de la Fuente.

14 Colón Calderón, 2010, estudió y editó el Tratado contra el Papa de Cipriano de Valera.

15 Por mi parte, he estudiado las versiones poéticas de los salmos de Pedro de Coster Van der Ven, exiliado en Inglaterra en la misma época que Sacharles y Carrascón, en dos publicaciones, Marías, 2019a y 2019b.

16 Hauben, 1965, dedicó un artículo a la iglesia calvinista española en Londres en torno a la década de 1560.

17 Menéndez y Pelayo, 1948, capítulo sobre « Protestantes españoles fuera de España en los siglos xvi y xvii». Cito por la edición digital a partir de la de 1986, pp. 125-208.

18 Castro, 1851, p. 309 y Torres, 1864, p. 74, mencionan a Carrascón entre los perseguidos.

19 Roldán-Figueroa, 2010 y 2012.

20 Pereda, 2017.

21 Demetriou, 2003 y 2004a.

22 Amelang, 2013a y 2013b. Agradezco al profesor Amelang su ayuda bibliográfica, así como su información acerca de su proyecto en marcha.

23 Boro, 2018, p. 111, en el contexto de obras de polémica religiosa, menciona las obras que Carrascón autotraduce del latín al inglés.

24 Díaz Pineda, 2016, si bien no añade ninguna información nueva sobre ellos.

25 Salzman, 2002, p. 174, menciona la autobiografía de Sacharles en comparación con otros relatos de conversión.

26 Albarrán, 2016.

27 Boer, 2008, pp. 107-108, propone que la obra de Carrascón de igual título impresa en 1633 en Ámsterdam fuera obra del impresor judío Mennaseh ben Israel, ya que aparece en el catálogo de su hijo. También insinúa una posible ascendencia sefardí para Carrascón.

28 Menéndez y Pelayo, 1948. Cito por la edición de 1986, p. 184.

29 Menéndez y Pelayo, 1948. Cito por la edición de 1986, p. 181.

30 Menéndez y Pelayo, 1948. Cito por la edición de 1986, p. 181.

31 Amelang, 2013b, p. 14: «I am now able to document that an individual bearing his name did practice medicine in London at a certain juncture during the 1620’s». También ha encontrado una referencia a un monje de Lérida, fray Nicolás, que podría identificarse con él. En la p. 25, da más detalles sobre sus andanzas inglesas.

32 Shinn, 2018.

33 De la nómina de Menéndez y Pelayo, recogida por Díaz Pineda, 2016, destaca entre los relatos de conversión de españoles Melchor Román y Ferrer («proctor of the order of Jacobines in Rome»), fraile dominico convertido en Francia tras abjurar públicamente de la Iglesia católica en 1600, como ha estudiado Shinn, 2018. También es muy llamativo el caso de James Salgado, estudiado por Cortijo Ocaña, 2016, que escribió A confession of faith of James Salgado, a Spaniard, and sometimes a priest in the Church of Rome dedicated to the University of Oxford, London, 1681.

34 Su polémica anticatólica Pseudo-Martyr (1610), en la que renunciaba a su anterior fe y abrazaba el catolicismo, le valió el favor real y numerosos nombramientos y encargos de obras desde entonces.

35 Véase el estudio de Baseotto, 2012.

36 Véanse los resultados del proyecto CORPI dirigido por Mercedes García Arenal en el CSIC.

37 Hay ejemplar en la BNE, U/3521. Se abre con la conversión de Melchor Román. Esta misma impresora/editora o una homónima, editó otras obras contra el catolicismo, como The holy Inquisition wherein is represented what is the religion of the Church of Rome, de Luke Beaulieu, London, 1681.

38 Demetriou, 2003, 2004a y 2006.

39 Álvarez Recio, 2000a, 2002, 2009 y 2013. Esta investigadora ya había analizado en su tesis doctoral el anticatolicismo del periodo anterior al que nos ocupa.

40 Álvarez Recio, 2012, p. 8.

41 Con este sugestivo título se tradujo al español en 1978 la obra de Hauben, 1967, que se reivindicaba como la primera monografía sobre la Reforma española desde la de Boehmer.

42 Según recoge Demetriou, 2004a, ya en 1604 se habían iniciado negociaciones para casar al primogénito del rey Jacobo, Enrique, con la infanta Ana. Al morir el heredero, dicho objetivo se trasladaría a su hermano Carlos.

43 Véase Oyarbide, 2016.

44 Vando, 1610.

45 Wadsworth y Bodell, Copies of certaine letters. Hay ediciones posteriores como A Letter to Mr. James Waddesworth, in reply to several letters from him upon the principal points of controversy between Papists and Protestants, London, Howell & Stewart, 1827.

46 BNE, MSS/8632 y MSS/11378. Aunque las copias parecen tardías, la obra tiene que ser anterior a 1630, como las demás de este autor.

47 Para un acercamiento reciente a la embajada de Gondomar, su anglofilia y el empleo de la imprenta y la literatura para las relaciones políticas, véase Oyarbide, 2016.

48 Para un enfoque político e histórico de este novelesco episodio, véase Redworth, 2003. Para un acercamiento global al Spanish Match y sus reflejos literarios, véase la compilación de Samson, 2006. Para su reflejo en Jonson, Middleton..., véase Sánchez Escribano, 1992.

49 Véase Sanz, 2002, para las relaciones diplomáticas anglo-hispanas en esta época.

50 El caso más estudiado es el del puritano Thomas Scott, furibundo opositor al Spanish Match. Véanse Lake, 1982 y Álvarez Recio, 2009 y 2013.

51 Véase la base de datos: http://www.earlystuartlibels.net/htdocs/spanish_match_section/N0.html, que recoge poemas anticatólicos y otros atribuidos al mismo rey Jacobo en defensa de la alianza matrimonial.

52 Véanse los análisis de Sánchez Escribano, 1992, Álvarez Recio, 2000b, y Fuchs, 2013.

53 Véase la carta dirigida al Conde-Duque de Olivares, citada por Oyarbide, 2016, n. 14.

54 Véase Álvarez Recio, 2000b.

55 Véase el reciente análisis de Álvarez Recio, 2012.

56 Véase Demetriou, 2004a.

57 The Spanish... citado por Álvarez Recio, 2012, p. 18.

58 Sigo los datos aportados por Amelang, 2013b, pp. 3 y ss.

59 James Wadsworth padre es autor además de un relato de su conversión, de cómo pasó de ministro anglicano a católico, The contrition of a Protestant preacher, conuerted to be a Catholique scholler, etc. Véase Amelang, 2013b.

60 Carrascón, Texeda Retextus, p. 33, señala que hace dos años y medio que abandonó España, y la obra se llevó a la imprenta en 1623.

61 Véase Amelang, 2013b. Primero publica The Present State of Spayne, London, 1630, enumeración de títulos y costumbres españolas, que firma como Gentleman, Late Pensioner to his Maiesty of Spayne, and nominated his Captaine in Flanders. Sin embargo, el mismo año publica una obra de clara controversia anticatólica y antijesuita, The English Spanish Pilgrime or a neuu discouery of Spanish Popery and Iesuiticall Stratagems. with the estate of the English Pentioners and Fugitiues vnder the King of Spaines Dominions, London, 1630, firmado como newly converted into... the Church of England, with the motives why he left the Sea of Rome. El mismo año publica las Further observations, que firma como Gentleman, Iately conuerted into his true Mothers bosome, the Church of England, and heretofore Pentioner to the King of Spaine. Además, es célebre su traducción de un tratado sobre el chocolate, A Curious Treatise of the Nature and Quality of Chocolate... put into English by Don Diego de Vades-forte [i.e. James Wadsworth], London, J. Okes, 1640. También se cree que pudo traducir The Civil Wars of Spain, de Prudencio de Sandoval, 1655.

62 The Memoires of Mr. J. Wadswort, a Jesuit that recanted... Published ... out of the Authors own original notes, London, 1679.

63 Para ver toda la oposición política al reinado de Jacobo I, inspirada especialmente en el rechazo hacia su política hacia España, véase la tesis de Hackett, 2009, que la interpreta como un precedente de la revolución que llevaría a la ejecución de su hijo Carlos.

64 Como es bien sabido, las negociaciones se frustraron y finalmente la infanta María se casaría con Fernando III de Austria, y el príncipe Carlos, tras ascender al trono como Carlos I, con la también católica princesa Enriqueta, hija de Enrique IV de Francia y hermana de Luis XIII, en 1625 ―para ella se realizaría otra traducción de la liturgia anglicana al francés.

65 Véase Sprunger, 1982, pp. 289 y ss. para las dificultades en la convocatoria y el desarrollo del sínodo por las suspicacias hacia los puritanos y otros obstáculos.

66 Amelang, 2013b, pp. 16-17, aporta datos sobre esta conexión con Conway.

67 Véase la compilación de Sell y Johnson, 2009, sobre distintos escritos que reflejan las relaciones entre confesiones. Para la cuestión del rey Jacobo y su actitud hacia las distintas confesiones religiosas, véase Patterson, 1997 y Doelman, 2000.

68 Recuérdese que esta época se abre con el Gunpowder Plot contra el rey y la del King James’ Oath of Allegiance y su intento de unificar el culto y contener a los puritanos. Véase Collinson, 1985, para la situación del calvinismo en Inglaterra, Escocia e Irlanda, y las diferencias entre los anglicanos, los puritanos, los presbiterianos...

69 Milton, citado por Salzman, 2002, p. 176.

70 Para un buen resumen de los motivos del final del Spanish Match, véase Pursell, 2002, que propone como explicación el rechazo del príncipe Carlos al matrimonio por no resolver la crisis del Palatinado que había dado inicio a la Guerra de los Treinta Años y devolver sus posesiones a su cuñado.

71 Esta pluralidad de reacciones ha sido estudiada en el volumen coordinado por Samson, 2006.

72 En A transcript of the registers of the stationers..., tomo IV, p. 51, aparece registrada el 20 de marzo de 1621, «Entred for his Copie vnder the handes of master Doctor Goade and master Lownes. warden A booke called. Hispanus reformatus, omnibus... Johannes de Nicholas et Sacharles Doctor Medicus S. B. D.».

73 En A transcript of the registers of the stationers..., tomo IV, p. 89, figura «Entred for his copie ynder the handes of Master Doctor Featlie, and Master Gilmyn warden, A Booke Called. A True Relation qf the vnfeyned conuersion of Ferdinando Texeda, to the reformed church with his Bill of diuorce to the whore of Babilon and the causes moving him therevnto. who was sometime a Monke in Spaine».

74 «Of the Prince’s returne from Spayne. 1623», Bodleian MS Rawl. Poet. 26, fol. 22r-v, editado en http://www.earlystuartlibels.net/htdocs/spanish_match_section/Nv17.html.

75 En el caso de Carrascón se señalan también las autoridades católicas empleadas, y se resumen los principales argumentos, lo que facilita su empleo por otros polemistas.

76 En su escrito dice haber traducido el Bouclier de la foy, de Du Moulin, pero ya Menéndez y Pelayo dudaba de la existencia de la misma traducción, al no conocerse ningún testimonio ni manuscrito ni impreso. Tampoco yo he encontrado ninguna copia de la traducción tras buscar en catálogos de bibliotecas españolas, inglesas y francesas. Ello no es sorprendente si envió una copia única de su manuscrito al príncipe Carlos, pues aunque muchas obras enviadas a los reyes y príncipes se conservan en la sección de manuscritos reales de la British Library, otros pudieron perderse.

77 Solo he encontrado un poema preliminar de elogio en la obra de retórica de Thomas Vicars, Manuductio ad artem rhetoricam. Editio nova... secunda, cura Thomae Vicarsii... in usum scholarum per universam Angliam, London, G. E. et M. F., 1624. Esta firmado como «Johannes de Nicholas et Sacharles, doct. medicus hispanus reformatus».

78 Carrascón, Scrutamini scripturas, Miracles unmasked, Carrascón. Además, en el prólogo de Carrascón a sus hijas menciona otras obras manuscritas en latín: De Monachatu, De Contradictionibus doctrinae Ecclesiae Romanae, y Carrascón, todas ellas también en latín (esta última debía de ser una versión más amplia que la publicada en castellano). He buscado testimonios de ellas sin éxito.

79 Amelang, 2013a y 2013b.

80 Estas lecturas debieron ser realizadas tanto en España como en Inglaterra, pues cita la edición de 1559 de Subida del Monte Calvario de Guevara pero también la de 1623 de la Historia del padre Mariana.

81 Véase el estudio de Moreno, 2008, y el de García Pinilla, 2008b.

82 Véase el análisis comparado de Boeglin, 2008.

83 Véase la introducción a su edición de García Pinilla, 2008a.

84 Amelang, 2013b, p. 23, sugiere la conexión entre esta obra y la de Nicolás.

85 Salzman, 2002, p. 174.

86 Véase Amelang, 2013b, pp. 17 y ss. para la información sobre Burre y los demás impresores conectados con estos reformados y con la cultura hispánica.

87 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard, cuadernillo E2, sin paginar.

88 «Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder», en la traducción castellana de Reina-Valera revisada en 1960, consultada en www.biblegataway.com.

89 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard, sin paginar.

90 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard, sin paginar.

91 Para Amelang, 2013b, p. 15-16, la conexión con Du Moulin pudo llevar a Sacharles a Londres, ya que familiares del mismo se mudaron a Inglaterra en la misma época, y su hijo Jean Du Moulin ejerció como médico.

92 Amelang, 2013b, p. 17, identifica a este famoso médico y su trayectoria, y sugiere que, dado que estudió y ejerció en Montpellier, quizá el contacto con Nicolás fuera previo a su encuentro en Londres.

93 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard, cuadernillo E2, sin paginar. Todas las citas siguientes provienen de esta misma obra, se omite la referencia para no multiplicar las notas.

94 Amelang, 2013b, p. 23.

95 Amelang, 2013b, p. 25.

96 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard, sin paginar.

97 Carrascón, Carrascón.

98 No he logrado encontrar más obras de este personaje, supuestamente un noble napolitano, suponemos que reformado y exiliado en Inglaterra. Tiene que tratarse del homónimo, antiguo cura católico perseguido en Italia y refugiado, convertido en ministro reformado, que figura como beneficiario en la Court Minutes of the East India Company, según Calendar of State Papers, Colonial Series, vol. 6, p. 579.

99 Carrascón, Carrascón.

100 Carrascón, Scrutamini Scripturas.

101 Carrascón, Miracles unmasked.

102 Smith, 2014, p. 99.

103 Álvarez Recio, 2012, p. 8.

104 Álvarez Recio, 2012, p. 9. Por ejemplo, el rey manda publicar «A Proclamation against Excesse of Lauish and Licentious Speech of Matters of State» (1620 y 1621) y «A Proclamation against Seditious, Popish, and Puritanicall Bookes and Pamphlets» (1624).

105 Véase Smith, 2014, que analiza el archivo privado del secretario de Estado, los Conway Papers, tan importantes para conocer la mentalidad del siglo xvii en Inglaterra como la colección de centenares de cartas de su hija puritana, Brilliana.

106 Véase la biografía de Hunneyball, 2010.

107 Carrascón, Texeda retextus.

108 Hunneyball, http://www.histparl.ac.uk/volume/1604-1629/member/conway-sir-edward-i-1563-1631.

109 Carrascón, Texeda retextus.

110 Según Clegg, 2004, p. 64, Featley dio licencia a centenares de libros religiosos entre 1615 y 1625.

111 Amelang, 2013b, p. 16, recoge la importancia de este personaje y su conexión con Carrascón. Véase la reciente tesis doctoral de Salazar, 2018, donde le estudia como autor calvinista (para otros es anglicano, para otros puritano).

112 Carrascón, Texeda Retextus.

113 Carrascón, Liturgia inglesa.

114 Carrascón, Scrutamini Scripturas.

115 Carrascón, Miracles unmasked. Según la dedicatoria, primero lo compuso en español.

116 Véase Amelang, 2013b, p. 26.

117 Para el detalle de la protección que le brinda el arzobispo Abbot y lord Conway, a quienes se atribuyen las mercedes recibidas del rey, véase Amelang, 2013b, p. 26.

118 Carrascón, Carrascón.

119 Hauben, 1967, p. xi.

120 Para los distintos acercamientos que historiadores y filólogos hacemos respecto a este género, véase Amelang, 2006.

121 La Christiana confesión de la fe fundada en la sola Escritura Sagrada. Dirigida a los Illustríssimos y muy magníficos y poderosos Señores los Señores Estados de la Provincia de Ollandia y West-Frisia (Leyden, 1629) que Miguel de Monserrate dedicó a Holanda también aparece en la nómina de Menéndez y Pelayo.

122 Mascuch, 1997.

123 Bethencourt, 1997, pp. 443-444, analiza el género de las memorias de ex presidiarios de la Inquisición como William Lithgow o James Salgado.

124 Amelang, 2013b, p. 2.

125 Por ejemplo, la de Pierre Du Moulin, traducida al inglés en 1612, An apology for the holy supper of the Lord. Against the corporall presence. Transubstantiation. Masses without communicants. The communion vnder one kinde. Together with certaine analiticall and orthodoxe propositions, vpon the Lords Supper.

126 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard.

127 Éxodo 20:3-5.

128 Mateo 22:36-40.

129 Mateo 26:27-29, Marcos 14:23-25, Lucas 22:17-18, Juan 7:37.

130 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard.

131 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard.

132 He tratado de identificar a este personaje sin éxito. En la BNF solo figura una obra científica de un autor con ese apellido, Michael Falcarius, Theses philosophicae de cometa, tonitruo, fulgure et fulmine, quas... sub praesidio d. Esaiae Colladonis, Ginebra, M. Berjon, 1601. En el parnaso de escritores protestantes británicos de Davies, Athenæ Britannicæ, 1716, p. 66, se nombra entre los autores calvinistas extranjeros que escribieron contra los católicos a C. Falcarius.

133 Nicolás y Sacharles, The Reformed Spaniard.

134 Serrano y Sanz, 1905, p. cxlviii.

135 Nicolás y Sacharles solo cita estos tratados y no la revisión de la traducción de la Biblia que realizó Valera, ni su otra obra impresa en Inglaterra, Tratado para confirmar los pobres cativos de Barueria [Berberia] en la católica y antigua fe y religión cristiana y para los consolar con la palabra de Dios en las afliciones que padecen por el Evangelio de Jesu-Christo, [Londres], Pedro Shorto, 1594.

136 En la actualidad, solo se conserva en la Biblioteca de El Escorial la Biblia del Cántaro (1602), revisión que hizo Valera de la traducción de Casiodoro de Reina conocida como Biblia del Oso (1567). No hay huellas de esos tratados que supuestamente leyó allí el protagonista del relato. Sin embargo, es muy verosímil que en los fondos de finales del xvi figuraran estas obras protestantes. En el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español, además de muchos ejemplares de la reedición de 1851, figuran dos ejemplares de la edición londinense de los tratados de 1588 (en la BNE y en Cantabria), tres ejemplares de la reedición de 1599 (en la Biblioteca Municipal de Madrid, la BNE, y la Biblioteca Valenciana). En la BNE se conserva además un ejemplar de la traducción inglesa impresa en 1600 y una manuscrita de c. 1630 de la traducción holandesa (MSS/7123), gracias a la Colección Usoz. Parece por tanto que la persecución de la obra fue efectiva.

137 Amelang, 2013b, pp. 11-12.

138 Se trata de la obra conocida en castellano como Broquel/Escudo de la fe No debe confundirse con la otra obra del mismo nombre de Nicole Grenier (1552). La obra de Du Moulin tiene numerosas ediciones (1618, 1619, 1621, 1624, 1630...) por lo que resulta difícil determinar cuál empleó Nicolás y Sacharles. Fue tan célebre que motivó varias respuestas católicas, como las de François Véron y Jean Jaubert de Barrault. En cualquier caso, Sacharles ya debía de saber francés cuando la leyó, por lo que si se convierte en Francia hacia 1605 (dice que tras la lección de Lérida tardó 9 años), podemos pensar que leyó la primera edición.

139 Carrascón, Texeda retextus, p. 1.

140 Carrascón, Texeda retextus, p. 1.

141 Ha estudiado esta cuestión Pereda, 2017, pp. 209-256.

142 Carrascón, Texeda retextus, p. 9.

143 Carrascón, Texeda retextus, p. 19.

144 Sin duda, la obra que tiene delante de los ojos es Litania Encomiastica ad Dei param virgenem ex sacra scriptura et sancti auctoribus excerpta... anno Domini 1588, Valencia, Pedro Patricio Mey, 1588. Hay un solo ejemplar según el CCPB, en Valencia. La cuestión de cómo accede Carrascón a sus fuentes católicas, si viaja con sus propios libros a Inglaterra, o si accede allí a alguna biblioteca, sería muy interesante de investigar.

145 Carrascón, Texeda retextus, p. 24. Se refiere a los tapices de Cornelius Vroom que conmemoraban la victoria isabelina sobre la Armada Invencible, que adquirió el rey Jacobo en 1616 por una gran suma y que Carlos I retiró de las paredes. Véase Adamson, 1993. Ello muestra que Carrascón tuvo que estar en Whitehall y es por tanto una muestra de su experiencia autobiográfica, de su cercanía a la corte, y su interés por las artes decorativas. Ya Amelang, 2013b, p. 9, llamó la atención sobre este aspecto.

146 Carrascón, Texeda retextus, p. 24.

147 Carrascón, Texeda retextus, p. 31.

148 Carrascón, Texeda retextus, p. 32.

149 Carrascón, Texeda retextus, p. 32.

150 Carrascón, Texeda retextus, p. 33.

151 Carrascón, Texeda retextus, p. 33.

152 Amelang, 2013b, pp. 29-30. Parece inclinarse hacia el anglicanismo: «Another possibility here is that Tejeda found real inspiration in a long tradition of Catholic reform, and that he may have looked to the Church of England not just as a practical refuge but also as a middling ground between traditional Catholicism and Calvinist orthodoxy».

153 Carrascón, Carrascón, prólogo.

154 Amelang, 2013b, pp. 28 y ss. plantea los silencios en el plano teológico, por ejemplo la ausencia de reflexiones sobre la doctrina de la justificación por la fe.

155 Baseotto, 2012, sin paginar.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Clara Marías, « Los relatos autobiográficos de conversión y controversia anticatólica de Juan Nicolás y Sacharles (1621) y Tomás Carrascón (1623) », Criticón, 137 | 2019, 79-113.

Referencia electrónica

Clara Marías, « Los relatos autobiográficos de conversión y controversia anticatólica de Juan Nicolás y Sacharles (1621) y Tomás Carrascón (1623) », Criticón [En línea], 137 | 2019, Publicado el 19 diciembre 2019, consultado el 30 mayo 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/7832 ; DOI : https://doi.org/10.4000/criticon.7832

Inicio de página

Autor

Clara Marías

Clara Marías es doctora en Literatura Española con mención europea y premio extraordinario por la Universidad Complutense de Madrid, y actualmente trabaja como investigadora posdoctoral Juan de la Cierva-Formación (Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades) en la Universidad de Sevilla, donde colabora con el Grupo PASO. Anteriormente ha desempeñadp puestos docentes o de investigación en la Universität Münster (Alemania), la Fundación Ramón Menéndez Pidal y la Universidad de Burgos. Es autora de la monografía Conversaciones en verso. La epístola ética del Renacimiento y la construcción del yo poético (de próxima aparición en Peter Lang) y de numerosos estudios sobre poesía áurea y Romancero hispánico publicados en revistas como Neophilologus o Studia Aurea y editoriales como Rutledge, Garnier, Reichenberger, Iberoamericana-Vervuert o Visor. Colabora con los proyectos de investigación Del Sujeto a la Institución Literaria en la Edad Moderna (SILEM II). Hacia la institucionalización literaria: polémicas y debates historiográficos (1500-1844) (I+D Retos, RTI2018-095664-B-C22); POEsía para MÁS gente. La poesía en la música popular española contemporánea (PoeMAS) (PGC2018-099641-A-I00) y El Romancero: nuevas perspectivas en su documentación, edición y estudio (I+D+i FFI2017-88021-P B).
cmarias@us.es

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals