Navegación – Mapa del sitio

La controversia médica sobre simples y compuestos en el Diálogo llamado Pharmacodilosis de Nicolás Monardes

Folke Gernert
p. 155-173

Resúmenes

El diálogo titulado Pharmacodilosis o declaración medicinal del médico Nicolás Monardes presenta la controversia sobre el uso de las píldoras «agregativas» de la tradición farmacológica árabe, rechazado por los médicos humanistas en favor del empleo de substancias sin alterar y mezclar. El portavoz del autor insiste en promover la lectura de los escritos botánicos de los griegos en su lengua original para garantizar de esta forma un mejor conocimiento de las plantas medicinales, preferiblemente autóctonas. La polémica se remonta al debate sobre los errores de Plinio que surgió en Italia a finales del siglo xv. En los años treinta del siglo xvi la controversia sobre las inexactitudes botánicas y su origen en la tradición árabe adquiere una dimensión europea y se complica por la incorporación de cuestiones de ortodoxia religiosa.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 29/09/2019; accepté le 30/10/2019

Texto completo

  • 1 Fue Fernández Valladares, 2012, pp. 382-385, quien reasignó la obra a este taller tipográfico; la P (...)
  • 2 Infantes de Miguel, 1992.
  • 3 Véanse Hernández Morejón 1842-1852, vol. II, pp. 268-270; Lasso de la Vega, 1891, pp. 20-21 y Olmed (...)
  • 4 El primero fue Rodríguez Marín, 1925, pp. 34-34, con nuevos documentos; seguido por Paoli, 1937, p. (...)
  • 5 Véase la edición facsímil con introducción de López Piñero, 1992, y, para la importancia de Nicolás (...)
  • 6 Véase para la influencia de la farmacia árabe en la española del siglo xvi Folch Jou, 1982.
  • 7 Véase para el contenido de la Pharmacodilosis Pérez Fuenzalida, 1975; Infantes, 1992 y Díaz-Delgado (...)
  • 8 Véase Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 4r. Y, para la recepción de la farmacia de Mesu (...)

1En 1536 se publica en la imprenta de Juan Valera en Salamanca1 un diálogo titulado Pharmacodilosis o declaración medicinal, reproducido en una cuidada edición por Nieves Baranda, con un estudio del añorado Infantes de Miguel2, un impreso firmado por un tal «Baptista Monardes», que algunos investigadores identificaron con un tal Juan Bautista Monardes3, pero que debe atribuirse indudablemente a Nicolás Monardes (1493-1588)4, autor que se hizo famoso con la Historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias5. El galeno español presenta, en forma de un diálogo entre el médico Nicolao y el boticario Ambrosio, la controversia sobre el uso de la polifarmacia de tradición árabe6, rechazada por los médicos humanistas en favor del empleo de substancias sin alteración ni mezcla7. Nicolao, el portavoz del autor, quiere convencer a su interlocutor de los peligros que conlleva emplear medicamentos compuestos como las píldoras agregativas de Mesué8. Como explica el médico, el riesgo radica en el saber botánico deficitario y en la escasa calidad de los principios activos:

  • 9 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 4r; véase al respecto Díaz-Delgado Peñas, 2015, p. 32

Nicolao: […] De las medicinas simples hay tan poco conoscimiento que las más dellas no se conocen y si algunas se conocen, no sean las verdaderas; y si sean las verdaderas, vienen tan sofisticadas y corrompidas que no solamente no tienen virtud medicinal, pero son algunas dellas veneno muy pernicioso9.

  • 10 Véase Dilg, 1980, p. 116 y Fahnestock, 2014, p. 4.
  • 11 Para la relación entre botánica y humanismo véanse Meier Reeds, 1976 y Dilg, 1980.

2El personaje del médico insiste en promover la lectura de los escritos botánicos de los griegos en su lengua original y garantizar de esta forma un mejor conocimiento de las plantas medicinales, preferiblemente autóctonas. Uno de los problemas más graves que se denuncian es la confusio nominum10, causada por la transmisión medieval árabe, responsable de haber deturpado los textos griegos11. Creo que los planteamientos del diálogo de Monardes se inscriben en una tradición polémica precisa que surge a finales del siglo xv en Italia.

  • 12 Véanse para el antiarabismo de los médicos humanistas Dilg, 1987 y Hasse, 2016.
  • 13 Véase Siraisi, 1987, pp. 69-70.
  • 14 Ogilvie, 2006, p. 122. El investigador lo explica con «Pliny’s extensive vocabulary and lapidary st (...)
  • 15 Véanse Nauert, 1979 y Berns, 2015, p. 77: «In the late fifteenth and early sixteenth centuries, sch (...)
  • 16 Véase la edición bilingüe italiano-latín al cuidado de Premuda, 1958.
  • 17 Véanse al respecto Castiglioni, 1953; Santoro, 1956; Nardi, 1957; Dilg, 1975, pp. 235-239 y 1987, p (...)
  • 18 Berns, 2015, p. 79.
  • 19 Tateo, 1995, p. 372. Siraisi, 1987, p. 68, observa: «Leoniceno’s once celebrated treatise De Plinii (...)
  • 20 Véase al respecto Berns, 2015, pp. 79-81.

3Es bien sabido que los médicos humanistas renacentistas combatieron por distintas razones la medicina árabe12. La polémica médica antiárabe en general y la crítica de Avicena en particular estaban estrechamente vinculadas con la controversia sobre los errores de Plinio13. Un texto clave en el debate era la Naturalis Historia, «one of the most corrupted ancient works to reach the humanist textual critics, and generations of scholars attempted to make it more readable and understandable»14 según recuerda Ogilvie—. Se proponían distintas vías para conseguir este objetivo, que se basaban en dos actitudes distintas. Mientras que algunos, sobre todo médicos, censuraban los errores científicos del romano cuestionando la fiabilidad del propio Plinio, los otros responsabilizaban de sus errores exclusivamente a la corrupción del texto, que intentaban enmendar15. Partidario del primer grupo fue el médico ferrarés Niccolò Leoniceno (1428-1524) con su De Plinii et plurimum aliorum medicorum in medicina erroribus16, dedicado a Angelo Poliziano, que fue publicado en 1492 en Ferrara por Lorenzo Rossi y Andrea Grassi17. Como resume Berns, «Leoniceno’s lasting contribution to this debate was to insist that Pliny’s text should be emended with evidence from other ancient scientific texts especially Dioscorides, Galen, and Paul of Aegina»18—. Según el Poliziano, el método de Leoniceno era en palabras de Francesco Tateo «pericoloso dal punto di vista filologico» por su objetivo de «misurare il testo con il metro della verità naturale»19. Pero es precisamente eso lo que interesa al médico: el uso práctico de las plantas medicinales descritas por Plinio y no su elocuencia o, dicho de otra manera, las res y no los verba20.

  • 21 Véase la edición moderna de Pozzi, 1973-1979, con amplia introducción e índices. Según Pellegrini, (...)

4A diferencia de Leoniceno, Ermolao Barbaro (1454-1493) se acercaba a la Naturalis historia exclusivamente con las herramientas del filólogo y enmendó unos cinco mil errores textuales en sus Castigationes plinianae (Roma, Eucharius Silber, 1492-1493)21.

  • 22 Otro defensor de Plinio era el médico humanista Alessandro Benedetto como estudia Ferrari, 1990 y 1 (...)
  • 23 Es el octavo capítulo «Quot qualesve loci sint in Plinianis Castigationibus viri eruditissimi Hermo (...)
  • 24 Santoro, 1956, p. 174.
  • 25 «Plinii quoque fidei atque auctoritas nihil aliud quam rationem experimentumve contrarium esse poss (...)
  • 26 Véase Dilg, 1975, p. 240.
  • 27 Véase, para la «carga de hostilidad» de los compuestos en -mastix en el latín humanístico, Manchón (...)

5En la defensa del autor romano insistía Pandolfo Collenuccio (1444-1504) quien, tras consultar el manuscrito con Poliziano, Pico della Mirandola y otros, publicaba en 1493 su Pliniana defensio adversus Nicolai Leoniceni accusationem (Ferrara, André Belfort)22. El jurista aficionado al estudio de las plantas veía en Ermolao Barbaro un aliado y cotejaba en el último capítulo de su defensa pliniana las críticas de Leoniceno con las enmiendas de las Castigationes23. Más allá de la discusión de lugares concretos, Collenuccio cuestionaba el principio de autoridad del Leoniceno, quien substituye como observa Santoro «arbitrariamente, un’autorità ad altra autorità»24 cuando la investigación científica debería basarse en la razón y en el experimento25. En su panfleto, Collenuccio se sirve de un estilo muy irónico26 y tilda de forma agresiva a Leoniceno de Pliniomastix, «azote de Plinio»27.

  • 28 Véase Pellegrini, 2013, sin p.

6Espoleado por estas acusaciones, Leoniceno escribió tres obras más para sostener su punto de vista: en 1493 una carta a Ermolao Barbaro, fallecido entretanto, una Epistola al médico Girolamo Menochio en 1504 y en 1507 un De Plinii et plurium aliorum medicorum erroribus novum opus, dirigido al médico Francesco Totti. El impresor Giovanni Mazzocchi publicó estos tres opúsculos en apéndice a la reedición del De Plinii (Ferrara, 1509)28.

  • 29 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 2r.

7Recuérdese en este contexto que uno de los dos interlocutores de Monardes, el que es portavoz del autor, se llama precisamente «Nicolao». Este personaje defiende una postura muy cercana a la de Leoniceno e intenta recuperar el saber de las cosas que, como médico que enseña a un boticario, le interesan mucho más que las palabras. Y recuerdo dos datos más que relacionan la Pharmacodilosis con la polémica resumida anteriormente: La primera palabra del prohemio no es otra que «Plinius» y no puede ser casualidad que Monardes empezara su obrita hablando precisamente de «Plinius ille maior, totius philosophiae scrutator»29. Al final del diálogo, Ambrosio pregunta si hay un autor «que destos errores haya escripto» y Nicolao contesta:

  • 30 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 23r.

Sí, Nicolao Leniceno, varón sapientísimo, fue el primero que nos los [i.e. los errores] comenzó a descubrir entre otros que escrivió de Plinio y dio materia y aviso a otros que han escripto y cada día escriven30.

8Monardes no solo alaba la labor pionera del médico ferrarés, sino y esto es lo que más me interesa que hace hincapié en la validez de sus planteamientos en la actualidad del autor. Para mostrar quiénes «han escrito y cada día escriben» es preciso volver sobre la polémica sobre Plinio y su desarrollo en los años 20 y 30 del siglo xvi.

  • 31 Véanse Nutton, 1997, pp. 8-11; Valderas, 1997; Siraisi, 1987, p. 69; Dilg, 2010, p. 239 y Hasse, 20 (...)
  • 32 Palumbo, 2007, sin p.
  • 33 Véase Meier Reeds, 1976, p. 520, n. 2, para el prefacio de Rabelais como típico ejemplo de «humanis (...)

9Giovanni Manardi (1462-1536), un discípulo de Leoniceno, continuó con la lucha de su maestro y publicaba en 1521 sus Epistolae medicinales, in quibus multa recentiorum errata et antiquorum decreta reserantur (Ferrara, Bernardino Odonino)31. Como observa Palumbo, «[m]olte sono le lettere di argomento botanico, con la descrizione delle specie osservate nel corso dei suoi viaggi»32. La obra tuvo un gran éxito y nada menos que François Rabelais se encargó, en 1532, de una de sus muchas reediciones33.

  • 34 Para la vida y la obra de Fuchs, véase Stübler, 1928; el volumen colectivo al cuidado de Brinkhus y (...)
  • 35 Un año más tarde, en 1543, publicó la traducción alemana con el título New Kreuterbuch dirigida a u (...)
  • 36 La obra fue traducida en 1557 al español por Juan de Jarava y prohibida por la Inquisición como «He (...)
  • 37 Véanse Stübler, 1928, pp. 26-32; Samoggia, 1964; Baader, 1979, pp. 176-182; Zitter, 2001; Dilg, 201 (...)
  • 38 Recuérdese que los llamados «padres de la botánica» alemanes ―Brunfels, Hieronymus Bock (1498-1554) (...)
  • 39 Véase en el apéndice «De vera herbarum cognitione appendix» el segundo volumen (Novi Herbarii Tomus (...)
  • 40 Véanse Dilg, 1975, p. 247 y Kusukava, 2012, p. 106 y n. 40.

10En los años 30 del siglo xvi la polémica adquiere una dimensión europea con implicaciones religiosas transcendiendo los límites de un debate puramente científico. Esto sucede en gran medida a causa de Leonhart Fuchs34, que hoy día es conocido sobre todo como autor de un herbario De historia stirpium commentarii insignes (1542)35, traducido al español por Juan de Jarava36. El humanista protestante y catedrático en la Universidad de Tubinga publicó en 1530 su primer libro con el título Errata recentiorum medicorum, LX. numero, adiectis eorundem confutationibus (Hagenau, Johann Setzer) con la clara intención de combatir a la zaga de Leoniceno y Manardi el arabismo médico con la ayuda de los veteres scriptores37. El año siguiente, Otto Brunfels (1488-1534), uno de los padres alemanes de la botánica38, incorporó casi por entero la primera parte de los errores de Fuchs en el apéndice del segundo tomo de su herbario latino junto con los opúsculos de Leoniceno y Collenuccio39. Así, contribuyó considerablemente a la difusión de las tesis de Fuchs y de sus antecesores italianos40.

  • 41 Fries, Defensio medicorum principis Avicennae ad Germaniae medicos, sin p. Véanse Stübler, 1928, pp (...)
  • 42 Véase Dilg, 1987, p. 276.
  • 43 Citado por Schmitz, 1964, p. 19 y Dilg, 1987, p. 276.
  • 44 Véase al respecto Copenhaver, 1978, p. 76: «That this very able physician was not universally admir (...)
  • 45 Copenhaver, 1978, p. 77: «Champier also held Manardi’s student, the famous botanist Leonard Fuchs, (...)
  • 46 Copenhaver, 1978, pp. 77-78.

11La postura antiarabista de Fuchs, en general, y de su tratado, en particular, provocaron una serie de reacciones adversas: el médico alemán Lorenz Fries (ca. 1490-1531/1532) contestaba el mismo año con su Defensio medicorum Principis Avicennae ad Germaniae médicos, que cierra con la exclamación: «Vivat Avicenna, vivantque eius imitatores!»41. El médico francés Symphorien Champier (1471-1539), transformado de arabista en acérrimo antiarabista42, que imploraba a Dios que liberara la Universidad de Tubinga «ab omni Mahumetensium medicorum haeresi»43, contestaba a Fries en su Epistola responsiva in defensionem Avicennae (1533)44, en la que confuta las tesis del médico de Colmar con Leoniceno, Manardi y Fuchs. Sin embargo, el combativo médico francés atacaba igualmente a Fuchs por una mala interpretación de la naturaleza de la escamonea y por puntos de vistas discordantes con respecto al origen de la sífilis45. Según Copenhaver la razón por la cual los Errata recentiorum medicorum del alemán habían provocado la ira de Champier «was probably the fact that Fuchs was a Lutheran which moved the devout Frenchman to complain of Fuchs’ writings to the Inquisitor of Paris»46. Las epístolas de Champier se publicaron en 1533 en una curiosa miscelánea al cuidado del impresor lionés Benoît Bonyn que reproduce también el texto de Fries. El responsable de la colección reconstruye el contexto de la controversia en forma de epístolas que así impresas llegaron a un amplio público.

  • 47 Bacalexi, 2012, pp. 101-102. Para Fuchs y Monteux, véase también Kusukava, 2012, pp. 103-107.

12El texto que abre el volumen son las Annotatiunculae in errata recentiorum medicorum per Leonardum Fuchsium collecta del arabista francés Sébastien de Monteux. Como estudia Bacalexi, «Monteux s’est livré à une lecture minutieuse et attentive des propos de Fuchs, une lecture riche en références surtout pharmaceutiques, et à une réfutation fondée sur une réflexion personnelle qui fait preuve parfois d’une étonnante liberté et modernité»47. El médico francés comenta en un tono respetuoso y sobrio los errores recogidos por Fuchs.

  • 48 Perifano, 2007, p. 302.
  • 49 La atribución del diálogo a Bassiano Landi por Siraisi, 1987, p. 70, seguida por Chandelier, 2014, (...)
  • 50 Siraisi, 1987, p. 70.
  • 51 Perifano, 2007.
  • 52 Perifano, 2007, p. 313.

13En el mismo año de 1533 se publica en Venecia una colección de tratados con el título Novae Academiae Florentinae opuscula adversus Avicennam et medicos neotericos qui, Galeni disciplina neglecta, barbaros colunt (Venezia, Lucantonio Giunti, 1533; y Lyon, Sébastien Gryphe, 1534) que se inscriben en el contexto de la polémica antiárabe y son según Perifano testimonio de la «radicalisation du débat»48. La miscelánea contiene dos tratados, uno de Pietro Francesco Paolo contra Avicena y otro contra Mesue Adversus Mesuem, et vulgares medicos omnes de Leonardo Giacchini, así como un dialogo anónimo, titulado Barbaromastix sive Medicus49. Como observa Siraisi, en este diálogo «specific criticism of Avicenna largely focuses on errors and confusions in botanical terminology and is placed in the context of plea for the direct study of plants in nature as well as of ancient authorities»50. Con respecto a la Pharmacodilosis, esta obra es particularmente interesante por la forma dialógica en la que trata los temas candentes de la polémica antiárabe. Como ha demostrado Perifano51, la estructura tripartita del diálogo con cuatro interlocutores dos jóvenes, Landinus y Athanasius, y dos ancianos, Benivieni y el pedante Senex es bastante compleja. En la primera parte introductoria Landino dialoga con Benivieni, que se muestra muy receptivo, sobre la medicina galénica hasta que una disputa violenta entre dos hombres llama su atención: el joven Athanasius intenta con tanta vehemencia como poco éxito convencer a Senex, cuya doctrina tilda de «herética», de las ventajas de la «medicina joven», como la llama. Solo después de la partida del viejo los tres interlocutores restantes pueden retomar los puntos controvertidos de su conversación en un ambiente caracterizado por el respeto mutuo. No sorprende que Benivieni se convirtiera, en palabras de Perifano, en «jeune recrue du camp galénique»52. Como muestran las anotaciones manuscritas en uno de los ejemplares, los lectores contemporáneos se interesaron particularmente por los detalles botánicos, como por ejemplo la clasificación del buglossum, una planta de la familia de la borraja, que aparece también en la Pharmacodilosis.

  • 53 Para la Antonii Galfredi Condriacei in librum novae Academiae Ethruscorum ac contra Avicennam et Me (...)
  • 54 «Nam ut nuper ad me ex Ferraria scripsit Ioannes Sinapius […] statim ex noua academia Florentina pr (...)
  • 55 Santamaría Hernández, 2008, p. 1504.
  • 56 Steczowicz, 2003, p. 274.
  • 57 Steczowicz, 2003, p. 274.
  • 58 Véanse para esta obra, reeditada en 1546, 1547 y 1555, Stübler, 1928, pp. 35-40 y Dilg, 2010, p. 23 (...)
  • 59 Fuchs, «Epistola nuncupatoria», Paradoxorum Medicinae Libri III, sin p.

14Contemporáneamente, mientras que un discípulo de Champier, Antoine Geoffroy de Condrieu, critica severamente la obra de la nueva academia florentina y defiende la postura de su maestro contra ellos53, a Leonhart Fuchs le entusiasma la publicación de los italianos; incluso la cita en la «Praefatio» de sus Paradoxorum medicinae libri tres de 153554 «para alabar su posición en el combate contra la barbarie médica»55; dicho sea de paso, con esta publicación el humanista alemán inaugura el género médico de las paradojas que según Steczowicz «were devoted to exposing and rectifying erroneous medical opinions»56. Según la misma investigadora, «the word “paradox” promised controversy and departure from accepted norms and habitual ways of thinking at a time when these were frequently challenged by innovative physicians and surgeons»57. Los Paradoxorum medicinae libri tres de Fuchs son una versión ampliada de sus Errata recentiorum medicorum de 153058, donde discute asimismo las reacciones que había suscitado su primera obra, atacando vehementemente a dos de sus detractores, Symphorien Champier y Sébastien de Monteux. El humanista luterano llega a entreverar en los paratextos la discusión de cuestiones médicas con elementos de la polémica anticatólica, como por ejemplo la referencia a los papistas, a los que descalifica como hombres «ventri tantummodo deditis»59.

  • 60 Bayerische Staatsbibliothek (Múnich) [2º Med.G.63h].
  • 61 De trinitatis erroribus libri septem, [Hagenau] 1531 y Dialogorum de Trinitate libri duo, [Hagenau] (...)
  • 62 Cito por la edición moderna con traducción española de Santamaría Hernández, 2011; véase también la (...)
  • 63 Servet, Escritos médicos. Apología contra Leonhart Fuchs, p. 95.
  • 64 Véase el capítulo primero «De la fe y las obras», en Servet, Escritos médicos. Apología contra Leon (...)
  • 65 Véase Santamaría Hernández en la introducción a su edición de Servet, Escritos médicos. Apología co (...)

15Estos ataques no escandalizaron solo a un anónimo lector que tacha la frase en el ejemplar consultado60, sino también a Miguel Servet (1511-1553), que por esas fechas ya había publicado sus dos opúsculos antitrinitarios61. En 1536 el médico aragonés y amigo de Champier se incorporó a la disputa publicando un folleto con el título In Leonardum Fuchsium Apologia (Lyon, Gilles Huguetan 1536)62, en el cual censura sobre todo las ideas religiosas del alemán y el uso impropio de citas bíblicas. Tras reproducir literalmente, en la dedicatoria a Charles d’Estaing, el ataque de Fuchs contra los papistas, observa: «Conforme avanza la obra, inserta también otras cosas no menos erróneas que criminales, y cita sin venir a cuento al apóstol Pablo para poder calumniar a Monteux»63. La apología propiamente dicha empieza con una larga discusión de la polémica sobre la fe y las obras que enfrenta a católicos y protestantes64. Como ha estudiado Santamaría Hernández, Fuchs había hablado de este asunto en el capítulo XXIX sobre la sangre de dragón, al hilo de lo cual confuta las ideas de Monteux acusándole de ser pueril y de «ignorar completamente la dialéctica al negar la validez del argumento negative ductum»65. No es probable que Monardes haya podido conocer esta obra antes de terminar la Pharmacodilosis, pero la publicación es indicativa no solo de la actualidad de la polémica, sino también de sus implicaciones religiosas.

  • 66 Véanse al respecto Valderas, 1990, p. 122; Tateo, 1995, pp. 371-375; Pellegrini, 2013, sin p. y Ber (...)
  • 67 Habla de ella solo muy de paso cuando trata de la composición del láudano observando que «dicen que (...)
  • 68 Valderas, 1990, p. 122.

16Con estos hechos de fondo quisiera ahora comentar algunos de los problemas de nomenclatura botánica, tematizados por Monardes en su diálogo: el galeno español no se interesa mucho por la confusión entre la hiedra (cissos) y la jara (kistos) en la Naturalis historia, XXIV, 81-8266, que ocupaba tanto a Leoniceno y Poliziano en la antesala de la polémica pliniana67. El primer error comentado por Leoniceno en su tratado es la confusión entre prasonporrum») y prasionmarrubium»), «provocado por la proximidad léxica»68. Monardes ya había recogido este y otros errores que se remontan al tratado de Leoniceno después de haber hablado largo y tendido de otros problemas; lo que resulta muy llamativo es que siguiera casi al pie de la letra el orden de la enumeración de Leoniceno:

  • 69 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 6r-7r.
  • 70 Leoniceno, De Plinii et plurium aliorum Medicorum, f. 5r. Véase también la edición de Premuda, 1958 (...)

Monardes (1536)

Leoniceno (1509)

También te pudiera decir las errores y confusiones que hay de hepatica,

de prasio, de praso,

horminio, de balote,

de stachio,

de leuchográphide, […]69

Multas herbas ac frutices foliis marubio similibus scribunt Dioscorides, Galenus, ac Paulus, quas omnes Plinius non prasio, id est marrubio, sed prasso, id est porro, folia tradit habere similia; sic orminon libro 22, dixit semen habere cymino simile, caetera porro; sic balloten (quae alio nomine marrubium nigrum à similitudine foliorum appellatur). Plin. lib. 27, scripsit alia nuncupatione porrum nigrum à Graecis vocari, ac foliis quam porri majoribus constare; sic stachyn porri habere similitudinem longioribus foliis pluribusque, lib. 24, notavit. Idem Plinius, libro 27, de leuce, leucoleuce aliarumque herbarum generibus tractans, nominis similitudine ac dictionis figura deceptus, eisdem leucographida quoque annumeravit, visusque est procul dubio leucographida herbam putasse, quam tamen Dioscorides, Galenus et Paulus genus lapidis (quod alio vocabulo moroxus nuncupatur) ese restantur70.

  • 71 Leoniceno, De Plinii et plurium aliorum Medicorum, f. 5r-v: «Ob eandem nominis vicinitatem, polium (...)

17El índice de la Pliniana defensio adversus Nicolai Leoniceni accusationem de Collenuccio permite comprobar rápidamente que casi todas las plantas mencionadas por Monardes aparecen citadas: prasio, praso, horminio, balote, stachio, leucográphide, polio, spodio, papavere, tripolio, enpetro, bethónica, parthenio, ciclámine, heliotropo, pentáphilo, etc. El hecho de que falten en aquel elenco la epáthica y el spodio y que Monardes altere ligeramente el orden de la enumeración haciendo caso omiso de que polio y tripolio van en pareja71 puede ser indicio de que el médico español o bien citaba de memoria, o bien trabajaba de prisa. Las anotaciones manuscritas en el índice de Collenuccio nos muestran además cómo los lectores contemporáneos estudiaban y qué interés tenían en los listados de nombres que se reproducen igualmente en la Pharmacodilosis. Es evidente que Monardes conocía bien la obra de Leoniceno y probablemente también la de Collenuccio. Sin embargo, no es, ni mucho menos, el único autor consultado. Veamos cómo Nicolao empieza su enumeración de las plantas que «están puestas en tanta confusión» con el hármel:

  • 72 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 2r.

Nicolao.– Hay tantas [i.e. cosas] que dezir, que no sé por dó comenzar, empero quiérote decir algunas. Hármel, siendo simiente de ruda silvestre, que llaman comúnmente alhárgama, caliente en tercero grado, dicen que es cicuta, una de las cosas más frías que hay en el mundo y veneno mortal72.

  • 73 Leoniceno, De Plinii et plurium aliorum Medicorum, f. 19r; véase también la edición de Premuda, 195 (...)
  • 74 En la primera publicación de Fuchs es el octavo error (Errata recentiorum medicorum, f. XIIv-XIIIv) (...)
  • 75 En Paradoxorum Medicinae Fuchs habla del hármel en el capítulo XVI «Harmel Arabibus non cicutam sed (...)
  • 76 Fuchs, Errata recentiorum medicorum, f. XIIv.

18Leoniceno explica en el capítulo XIX la confusión con la pronunciación aspirada o no de la palabra árabe hármel, que puede significar en un caso «ruda silvestre» y en el otro «cicuta» sin interesarse por los grados de frialdad o calor de cada una73. Aunque el interlocutor del diálogo afirma no saber cómo empezar, no creo que sea casualidad que empiece precisamente con una de las primeras plantas de las que habla Leonhard Fuchs en sus Errata recentiorum medicorum74 y también en sus Paradoxorum Medicinae75. Y el médico alemán sí hace hincapié en los distintos valores caloríficos de cada planta cuando censura que algunos ignoran «quod Averrois Harmel calidam et siccam in tertio ordine scribat, cicutam autem inter letalia uenena frigiditate sua enecantia numeretur a Dioscoride, Galeno, Plinio ac aliis»76.

19Asimismo, los otros problemas que Monardes comenta en el primer párrafo se remontan muy probablemente a Fuchs:

  • 77 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 5r.
  • 78 Fuchs, Errata recentiorum medicorum, f. XVIIv.
  • 79 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 5r.
  • 80 Fuchs, Errata recentiorum medicorum, f. XXIIIv.
  • 81 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 5r.
  • 82 Fuchs, Errata recentiorum medicorum, f. XXIVv.
  • 83 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 5r.
  • 84 Fuchs, Errata recentiorum medicorum, f. IXr.

Monardes (1536)

Fuchs (1530)

La sandáraca, que comúnmente llaman grassa, según unos es goma y según otros es mineral77.

Error XIII. […] Arabes uniuersi Sandaraca esse gummi scribunt, quod alio nomine Vernix appellatur. Id quod in primis Serapio indicat ita scribens Sandaraca est gummi calidae & siccae complexionis […] Graeci contra & Latini per Sandaracham lapidem metallicum intelligunt78.

El láudano dicen que se hace de yedra, haciéndose de cierto género de xara79.

Error XVI. Lapsi sunt Auicenna et Serapio, herbam ex qua sit ladanum, uel ut barbari uocant, littera addita laudanum, cissi, id est, hederae speciem dicentes80.

Sucutum dicen que es de siempreviva o especie de mandrágora siendo lo que llaman los antiguos sinphitum petreum81.

Error XVII. Hallucinatur Auicenna, qui sucutum sempervivam, aut speciem Mandragorae, secundum duas opiniones, utramque tamen falsam interpretantur, cum tamen nihil aliud sit, quod id quod antiquitas symphytum petraeum nominauit82.

Sangre de drago dicen que es zumo de una hierba que se llama sideritis y es la hierba muy chica y su zumo muy verde y la sangre de drago es goma de cierto género de árbol que por su grandeza se llama drago83.

Error IV. Erant impudentissime qui Sanguinem Draconis vulgo dictum Sideritis herbae succum esse adferunt, quando verius metallum dici possit, in universum enim cum Dioscoridis Cinnabare conuenit84.

  • 85 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 9r.

20Como comentábamos antes, el capítulo sobre la sangre de dragón en los Paradoxorum Medicinae era el lugar donde Fuchs inserta una invectiva bastante agresiva contra el médico Sébastien de Monteux. Monardes se abstiene de todo tipo de insultos contra autores contemporáneos o denigraciones personalizadas, pero toma partido sin decirlo abiertamente por un autor tan comprometido y problemático como lo fue Leonhart Fuchs. Al igual que el alemán, llega a sostener que los autores árabes ni siquiera sabían el griego; así, cuando Ambrosio pregunta «¿De a dó ha venido tanta ignorancia y tanta corrupción?» 85, Nicolao contesta:

  • 86 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 10r. Véase al respecto Bacalexi, 2012, p. 101: «Le ca (...)

De los árabes, que, como escrivieron por oídas y la falta de esperiencia y la ignorancia de la lengua griega y latina que tuvieron (de a do se aprovechavan en el escrevir), fueron causa que escribiesen los errores que has oído y otros muchos86.

  • 87 Pierre Brissot, Apologetica disceptatio, qua docetur per quae loca sanguis mitti debeat in viscerum (...)
  • 88 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 11r.
  • 89 Véase al respecto también Wickersheimer, 1955, p. 97: «L’auteur expose comment la lecture des ouvra (...)
  • 90 Cito el texto por la edición que ofrece Paoli en un artículo, 1943, p. 128.
  • 91 De vena secandi en Paoli, 1943, pp. 129-130.

21Para comprobar que Monardes conocía a Leonhart Fuchs y a otros de los autores citados basta con leer su diálogo De secanda vena in pleuritide (1539). La cuestión sobre cómo y en qué parte del cuerpo habría que sangrar a los enfermos de pleuresía era muy controvertida; sobre ella el médico francés Pierre Brissot (1478-1522) había publicado un panfleto87 y Monardes la había abordado en la Pharmacodilosis88: los griegos sangraban directamente en el lado afectado del cuerpo, mientras que los autores árabes y sus seguidores sostenían que había que sangrar en la parte opuesta o incluso en los pies89. En De vena secanda, nuestro Monardes no solo utiliza vocabulario religioso cuando dice «Non est nova haeresis, sed per multos ante annos est agitata quaestio»90, sino que cita entre los hombres célebres que se han dedicado a este tema a Pierre Brissot, Leonhart Fuchs, Symphorien Champier y Giovanni Manardi entre otros91.

  • 92 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 22r. Se refiere al Opus Pandectarum medicinae de Matt (...)
  • 93 Véase Monardes, 1992, f. 23r, y para las ediciones latinas de Dioscórides, véanse entre otros Dilg, (...)

22Mientras que el diálogo latino entre los dos médicos Hieronymus y Dionysius sobre la pleuresía deja lugar a la controversia, en la Pharmacodilosis tenemos un médico que instruye a un boticario, cuya función se reduce a preguntar a quién reconoce como autoridad incuestionada. Solo en algunas ocasiones Ambrosio llega a hablar de su formación o de sus lecturas, por ejemplo, cuando dice que ha visto «alegado a Dioscórides en Pandecta»92. Esta observación sirve solo para que Nicolao le ilustre sobre cómo hay que leer a Dioscórides y cuáles son las distintas ediciones latinas al cuidado de Ermolao Barbaro, Marcello Virgilio y Jean Ruel93. La relación entre Nicolao y Ambrosio refleja cómo funcionaba la jerarquía entre médicos y boticarios en el Quinientos según estudia Meier Reeds:

  • 94 Meier Reeds, 1991, p. 25.

In the course of the sixteenth century, physicians and apothecaries shared their knowledge of herbs more freely, but this did not mean that any greater social equality existed between the two groups. Instead, the expertise in simples that the medical student acquired in school became another justification for the doctors’ rights of supervision over the druggists94.

23No debemos olvidar que el diálogo tiene lugar en la botica de Ambrosio, quien está dedicado a sus tareas farmacéuticas, sobre las que le interroga su amigo médico en un tono irónico un tanto paternalista:

  • 95 Véase Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 4r.

Nicolao.– ¿Qué es esto que haces? ¿Qué muchedumbre de medicinas es esta? ¿Por aventura haces memoria de las medicinas que tienes?95

  • 96 Véase la documentación para el caso veneciano en Vivo, 2007.
  • 97 Kostylo, 2016, p. 236.
  • 98 Véase para el diálogo como forma del discurso científico Baranda, 2011.

24Esta ambientación no es baladí. Estudios recientes han mostrado a propósito del caso de Venecia que las farmacias renacentistas eran no solo lugares de sociabilidad donde la gente charlaba e intercambiaba las últimas noticias96, sino que a menudo también se transformaron en centros subversivos, como ha demostrado Kostylo97 a propósito de la farmacia veneciana «li do colombi», que describe como «centre for protestant reform» en el que, entre otros, el hijo de la familia y un amigo suyo médico debatían sobre temas tanto científicos como religiosos. Me interesa el dato porque hemos visto que Monardes es deudor, sin decirlo, de un autor luterano cuyas obras (médicas y botánicas) fueron muy controvertidas en fechas cercanas a la redacción del Pharmacodilosis. Aunque el médico Nicolao no se mete en cuestiones de fe, se revela por los conocimientos que transmite como familiarizado con un saber problemático por su origen. Mediante el diálogo en lengua vulgar98 Monardes discute un problema científico complejo de forma aparentemente sencilla y comprensible, garantizando una mayor visibilidad de la polémica entre un público lector más amplio.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Arber, Agnes, Herbals. Their origin and evolution. A chapter in the history of botany 1470-1670, Cambridge, Cambridge University Press, 1912.

Baader, Gerhard, «Medizinisches Reformdenken und Arabismus im Deutschland des 16. Jahrhunderts», Sudhoffs Archiv, 63, 1979, pp. 261-296.

Bacalexi, Dina, «Galien, d’une réception à l’autre: tradition médiévale arabe et humanistes du xvie siècle», Seizième siècle, 8, 2012, pp. 89-106.

Baranda Leturio, Consolación, «Formas del discurso científico en el Renacimiento: tratados y diálogos», Studia aurea, 5, 2011, pp. 1-21. DOI : https://doi.org/10.5565/rev/studiaaurea.17

Barbaro, Ermolao, Castigationes Plinianae et in Pomponium Melam, ed. Giovanni Pozzi, Padova, Antenore, 1973-1979, 4 vols.

Berns, Andrew D., The Bible and natural philosophy in Renaissance Italy. Jewish and Christian physicians in search of truth, New York, Cambridge University Press, 2015.

Boxer, Charles R., Two pioneers of tropical medicine: Garcia d’Orta and Nicolás Monardes, Cambridge, W. Heffer & Sons Limited, 1963.

Brinkhus, Gerd, y Claudine Pachnicke (eds.), Leonhart Fuchs (1501-1566). Mediziner und Botaniker, Tübingen, Kulturamt, 2001.

Castiglioni, Arturo, «The school of Ferrara and the controversy on Pliny», en Science, medicine, and history. Essays on the evolution of scientific thought and medical practice written in honour of Charles Singer, ed. Edgar Ashworth Underwood, London, Oxford University Press, 1953, vol. 1, pp. 269-279.

Chabrán, Rafael, «Leonardo Fuchs en la biblioteca y el jardín de Vicencio Juan de Lastanosa: Maíz, chile, narcisos y tulipanes», en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, eds. María del Mar Rey Bueno y Miguel López Pérez, Huesca, Instituto de Estudios Altoaragoneses, 2011, pp. 237-260.

Chandelier, Joël, «Avicenne fut-il un modèle pour les médecins italiens de la fin du Moyen Âge?», Cahiers de recherches médiévales et humanistes, 27, 2014, pp. 21-38.

Chinchilla, Anastasio, Anales históricos de la medicina en general y biográfico-bibliográficos de la española en particular, Valencia, Imprenta de López y Compañía, 1841-1846, 4 vols.

Collenuccio, Pandolfo, Pliniana defensio adversus Nicolai Leoniceni accusationem, Ferrara, André Belfort, 1493.

Copenhaver, Brian P., Symphorien Champier and the reception of the occultist tradition in Renaissance France, Den Haag, Mouton, 1978.

Dannenfeldt, Karl H., «Wittenberg botanists during the sixteenth century», en The social history of the Reformation. In honor of Harold J. Grimm, eds. Lawrence P. Buck y Jonathan W. Zophy, Columbus, Ohio State University Press, 1972, pp. 223-248.

Díaz-Delgado Peñas, Ignacio, Entre el comercio, la ciencia… y la sospecha. Vida y obra de Nicolás Monardes Alfaro (ca. 1508-1588), Madrid, Biblioteca Virtual Ignacio Larramendi de Polígrafos, 2015.

Dilg, Peter, «Die botanische Kommentarliteratur Italiens um 1500 und ihr Einfluß auf Deutschland», en Der Kommentar in der Renaissance, ed. August Buck, Boppard, Boldt, 1975, pp. 225-252.

Dilg, Peter, «Die Pflanzenkunde im Humanismus – Der Humanismus in der Pflanzenkunde», en Humanismus und Naturwissenschaften, eds. Rudolf Schmitz y Fritz Krafft, Boppard, Boldt, 1980, pp. 113-134.

Dilg, Peter, «The antarabism in the medicine of humanism», en La diffusione delle scienze islamiche nel medio evo europeo, ed. Biancamaria Scarcia Amoretti, Roma, Accademia Nazionale dei Lincei, 1987, pp. 269-289.

Dilg, Peter, «Leonhart Fuchs: Arzt – Botaniker – Humanist», en Die Universität Tübingen zwischen Reformation und Dreißigjährigem Krieg, eds. Ulrich Köpf, Sönke Lorenz y Dieter R. Bauer, Ostfildern, Thorbecke, 2010, pp. 235-248.

Fahnestock, Jeanne, «Forming plants in words and images», Poroi, 10, 2014, pp. 1-34. 

Fernández Valladares, Mercedes, «Dos notas tipobibliográficas: un enigmático Diálogo citado por Bernardino de Laredo, por fin identificado», en Eleonora Arrigoni, Consolación Baranda, Mercedes Fernández Valladares y Ana Vian Herrero, «Investigación filológica y nuevas tecnologías: aportaciones de Dialogyca BDDH (con dos notas tipobibliográficas)», en Nuevas perspectivas para la edición y el estudio de documentos hispánicos antiguos, eds. María Jesús Torrens Álvarez y Pedro Sánchez-Prieto Borja, Bern, Peter Lang, 2012, pp. 382-388.

Ferrari, Giovanna, «Gli errori di Plinio: fonti classiche e medicina nel conflitto tra Alessandro Benedetti e Nicolo Leoniceno», en Sapere e potere discipline, dispute e professioni nell’università medievale e moderna. Il caso bolognese a confronto, ed. Luisa Avellini, Bologna, Istituto per la storia di Bologna, 1990, vol. 2, pp. 173-204.

Ferrari, Giovanna, L’esperienza del passato. Alessandro Benedetti, filologo e medico umanista, Firenze, Olschki, 1996.

Ferreras, Jacqueline, Los diálogos humanísticos del siglo xvi en lengua castellana, Murcia, Universidad de Murcia, 2008, 2ª ed. (1ª ed. 2003).

Folch Jou, Guillermo, «Medicamentos empleados por los árabes y su influencia en la farmacia de Occidente, en especial española, desde el siglo xvi», en América y España del siglo xvi, eds. Francisco de Paula Solano Pérez-Lila y Fermín del Pino Díaz, Madrid, CSIC Instituto Fernández de Oviedo, 1982, vol. 1, pp. 233-253.

French, Roger K., «Pliny and Renaissance medicine», en Science in the early Roman Empire. Pliny the Elder, his sources and influence, eds. Roger K. French y Frank Greenaway, London, Croom Helm, 1986, pp. 252-281.

Fries, Lorenz, Defensio medicorum principis Avicennae ad Germaniae medicos, Strassbourg, Johann Knoblauch, 1530.

Fuchs, Leonhart, Errata recentiorum medicorum, LX. numero, adiectis eorundem confutationibus, Hagenau, Johann Setzer, 1530.

Fuchs, Leonhart, Paradoxorum Medicinae Libri III, Basel, Johann Schott, 1535.

Galeote López, Manuel, «La herbolaria de Indias en los tratados científicos de Nicolás Monardes (1507-1588)», Anuario de Letras, 36, 1998, pp. 47-73.

Gernert, Folke, «Formación intelectual, experiencia profesional y práctica literaria en algunos médicos humanistas (François Rabelais, Andrés Laguna y el Viaje de Turquía)», en Humanismo y Revolución científica. La ciencia en la literatura española (1550-1750). Volumen monográfico de Crítica hispánica, ed. Enric Mallorqui, 40, 1, 2018, pp. 111-144.

González Bueno, Antonio, «Los “Fuchs” castellanos impresos por los Birckmann: en torno a un tratado de Botánica renacentista conservado en la Biblioteca “Marqués de Valdecilla”», Pecia Complutense, 5, 2008, pp. 1-21.

Guerra Pérez, Francisco, Nicolas Bautista Monardes: su vida y su obra (ca. 1493-1588), México, Compañía Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, 1961.

Hasse, Dag Nikolaus, Success and Suppression: Arabic sciences and philosophy in the Renaissance, Cambridge/London, Harvard University Press, 2016.

Hernández Morejón, Antonio, Historia bibliográfica de la medicina española, Madrid, Imprenta de la Viuda de Jordán e Hijos, 1842-1852, 7 vols.

Herrero Marcos, Emilio, Vida y obra de Nicolás Monardes, Salamanca, s. n, 1962.

Infantes, Víctor, «Prólogo», en Nicolás Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis o declaración medicinal (Edición y anotación), ed. Nieves Baranda, Madrid, Smithkline Beecham, 1992, pp. vii-xxiv.

Kostylo, Joanna, «Pharmacy as a centre for Protestant reform in Renaissance Venice», Renaissance Studies, 30, 2016, pp. 236-253.

Kusukawa, Sachiko, Picturing the book of nature. Image, text, and argument in sixteenth-century human anatomy and medical botany, Chicago, Chicago University Press, 2012.

Laca Menéndez de Luarca, Luis Ramón, y Florentino Fernández González, «El tratado sobre los cítricos de Nicolás Monardes», Asclepio: Revista de historia de la medicina y de la ciencia, 54, 2002, pp. 149-164.

Lasso de la Vega y Cortezo, Javier, Biografía y estudio crítico de las obras del médico Nicolás Monardes, Sevilla, Tipografía de la Revista de Tribunales, 1891.

Leoniceno, Niccolò, De Plinii et plurium aliorum Medicorum in medicina erroribus opus primum, Ferrara, Giovanni Mazzocchi, 1509.

Leoniceno, Niccolò, De Plinii in medicina erroribus, ed. de Loris Premuda, Milano, Il Giardino di Esculapio, 1958.

López Pinero, José María, «Introducción» en Nicolás Monardes, La historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales, ed. José María López Piñero, Madrid, Ministerio de Sanidad y Consumo, 1992.

López Piñero, José María, y María Luz López Terrada, La traducción por Juan de Jarava de Leonhart Fuchs y la terminología botánica castellana del siglo xvi, Valencia, Instituto de Estudios Documentales e Históricos sobre la Ciencia, 1994.

Manchón Gómez, Raúl, «Christimastix y los compuestos en -mastix en el latín humanístico», Revista de estudios latinos: RELat, 13, 2013, pp. 137-154.

Meier Reeds, Karen, «Renaissance Humanism and Botany», Annals of science, 33, 1976, pp. 519-542.

Meier Reeds, Karen, Botany in medieval and Renaissance universities, New York, Garland, 1991.

Meyer, Frederick et al. (eds.), The great herbal of Leonhart Fuchs. «De historia stirpium commentarii insignes», 1542 (notable commentaries on the history of plants), Stanford, Stanford University Press, 1999.

Monardes, Nicolás, «De secanda vena in pleuritide», en Umberto Giulio Paoli, «Contribuzione alla storia della medicina spagnola: Un opusculo medico di Nicolas Batista Monarde del 1530 ristampato e commentato», Archeion, 25, 1943, pp. 121-170.

Monardes, Nicolás, Diálogo llamado pharmacodilosis o declaración medicinal (Edición y anotación), ed. Nieves Baranda, prólogo de Víctor Infantes, Madrid, Smithkline Beecham, 1992.

Monardes, Nicolás, La historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales, ed. José María López Piñero, Madrid, Ministerio de Sanidad y Consumo, 1992.

Monteux, Sébastien de, Annotatiunculae in errata recentiorum medicorum per Leonardum Fuchsium collecta. Apologetica epistola pro defensione Arabum composita a Bernardo Unger. Epistola responsiva pro Graecorum defensione in Arabum errata a Symphoriano Campegio composita, Lyon, Benoît Bonyn, 1533.

Moreno Moreno, María Águeda, «El corpus indiano de materia herbaria de Nicolás Monardes y su recepción en los diccionarios bilingües (español-lenguas europeas, ss. xvi-xviii)», Alfinge, 26, 2014, pp. 117-145.

Muñoz Calvo, Sagrario, «El medicamento según Mesué y su recepción en la literatura científica española de los siglos xvi y xvii», en Actas del XXXIII Congreso Internacional de Historia de la Medicina, eds. Juan Luis Carrillo y Guillermo Olagüe de Ros, Sevilla, Sociedad Española de Historia de la Medicina, 1994, pp. 433-443.

Nardi, Michele Giuseppe, «N. Leoniceno e A. Poliziano», en Il Poliziano e il suo tempo, ed. Francesco Adorno, Firenze, Sansoni, 1957, pp. 247-251.

Nauert, Charles G., «Humanist scientists and Pliny: Changing approaches to a classical author», American historical review, 84, 1979, pp. 72-85.

Nutton, Vivian, «The rise of medical humanism: Ferrara, 1464-1555», Renaissance Studies, 11, 1997, pp. 2-19.

Öhlschlegel, Rudolf Christian Ludwig, Studien zu Lorenz Fries und seinem «Spiegel der Arznei», Tübingen, Tesis, 1985.

Ogilvie, Brian W., The science of describing. Natural history in Renaissance Europe, Chicago/London, Chicago University Press, 2006.

Olmedilla Puig, Joaquín, Estudio histórico de la vida y escritos del sabio médico español del siglo xvi Nicolás Monardes, Madrid, Imprenta de los Hijos de M. G. Hernández, 1897.

Palumbo, Margherita, «Manardi, Giovanni», Dizionario biografico degli italiani, 68, 2007, sin p. URL: http://www.treccani.it/enciclopedia/giovanni-manardi_%28Dizionario-Biografico%29/

Paoli, Umberto Giulio, «Nuove notizie su Monardes», Archeion, 19, 1937, pp. 44-50.

Paoli, Umberto Giulio, «Batista Nicolas Monardes. Medico di Sevilla (1508-1588)», Petrus Nonius, 5, 1942, pp. 5-17.

Paoli, Umberto Giulio, «Contribuzione alla storia della medicina spagnola: Un opusculo medico di Nicolas Batista Monarde del 1530 ristampato e commentato», Archeion, 25, 1943, pp. 108-170.

Pardo Tomás, José, El tesoro natural de América: Oviedo, Monardes, Hernández: colonialismo y ciencia en el siglo xvi, Madrid, Nivola, 2002.

Pellegrini, Paolo, «Niccolò da Lonigo», Dizionario biografico degli italiani, 78, 2013, sin p. URL: http://www.treccani.it/enciclopedia/niccolo-da-lonigo_(Dizionario-Biografico)/

Pérez Fuenzalida, Francisco J., «Un escrito clave de Nicolás Monardes: Diálogo llamado Pharmacodilosis o Declaración medicinal (1536)», en Actas del IV Congreso Español de Historia de la Medicina, Granada, Sociedad Española de Historia de la Medicina, 1975, vol. 1, pp. 81-88.

Pereyra, Carlos, Monardes y el exotismo médico en el siglo xvi, Madrid, Biblioteca Pax, 1936.

Perifano, Alfredo, «Un aspect du dialogue scientifique dans les années 1530: le Barbaromastix contenu dans les Novae Academiae Florentinae opuscula (1533)», en Les années trente du xvie siècle italien, ed. Danielle Boillet, Paris, Centre interuniversitaire de recherche sur la Renaissance italienne, 2007, pp. 301-313.

Perifano, Alfredo, «Académiciens et barbares dans le Novae Academiae Florentinae opuscula (1533-1534)», en Les Académies dans l’Europe humaniste. Idéaux et pratiques, ed. Marc Deramaix, Genève, Droz, 2008, pp. 163-185.

Piras, Laura Antonella, «La polemica di Nicolò Leoniceno sulla Naturalis Historia di Plinio il Vecchio (17-02-2017)», en PoLet500 – Polemiche Letterarie del Cinquecento, Firenze, Edizioni CLORI, 2016. URL: http://www.nuovorinascimento.org/polet500/schede/leoniceno-naturalishistoria

Riddle, John M., «Book reviews, lectures, and marginal notes; three previously unknown sixteenth century contributors to pharmacy, medicine and botany: Ioannes Manardus, Franciscus Frigimelica, and Melchior Guilandinus», Pharmacy in History, 21, 1979, pp. 143-155.

Rodríguez Marín, Francisco, La verdadera biografía de Nicolás Monardes, Madrid, Tipografía de la «Revista de archivos», 1925 (reeditado Sevilla, Padilla Libros Editores & Libreros, 1988).

Samoggia, Luigi, «Le ripercussioni in Germania dell’indirizzo filologico-medico leoniciano della Scuola Ferrarese per opera di Leonardo Fuchs», Quaderni di Storia della Scienza e della Medicina, 4, 1964, pp. 7-41.

Santamaría Hernández, María Teresa, «Antecedentes y génesis de la Syruporum vniversa ratio de Michael Villanovus», en Humanismo y pervivencia del mundo clásico. Homenaje al profesor Antonio Fontán, eds. Joaquín Pascual Barea, Luis Charlo Brea y José María Maestre Maestre, Madrid, Ediciones del Laberinto, 2008, vol. 1, pp. 1497-1510.

Santoro, Mario, «La polemica pliniana fra il Leoniceno e il Collenuccio», Filologia Romanza, 3, 1956, pp. 162-205.

Schmitz, Rudolf, «Arabismus in der Geschichte der Pharmazie», en Bibliography on medicine and pharmacy in medieval Islam, ed. Sami Khalaf Hamarneh, Stuttgart, Wissenschaftliche Verlagsgesellschaft, 1964, pp. 9-19.

Servet, Miguel, Apologie contre Leonhart Fuchs, ed. Jean Dupèbe, Genève, Droz, 2017.

Servet, Miguel, Discussion apologétique pour l’astrologie contre un certain médecin, ed. Jean Dupèbe, Genève, Droz, 2004.

Servet, Miguel, Escritos médicos. Apología contra Leonhart Fuchs. Doctrina completa de los jarabes, ed. María Teresa Santamaría Hernández, Cuenca, Universidad de Castilla-La Mancha, 2011.

Singer, Charles, «The herbal in antiquity and its transmission to later ages», Journal of hellenic studies, 47, 1972, pp. 1-52.

Siraisi, Nancy G., Avicenna in Renaissance Italy. The Canon and Medical Teaching in Italian Universities after 1500, Princeton, Princeton University Press, 1987.

Steczowicz, Agnieszka, «Paradoxical diseases in the late Renaissance: the cases of syphilis and plague», en Framing and imagining disease in cultural history, ed. George Sebastian Rousseau, Basingstoke, Palgrave Macmillan, 2003, pp. 269-284.

Stübler, Eberhard, Leonhart Fuchs Leben und Werk, München, Verlag der Münchner Drucke, 1928.

Stünzner, Kurt, Die Schrift des Monardes über die Arzneimittel Americas, Halle, Niemeyer, 1895.

Tateo, Francesco, «Sulla polemica fra Poliziano e il Leoniceno», Euphrosyne, 23, 1995, pp. 369-378.

Valderas, José María, «Errores botánicos de Plinio señalados por Leoniceno», Collectanea Botánica, 18, 1990, pp. 117-138.

Valderas, José María, «Aproximación a las Epístolas de Giovanni Manardo», Collectanea Botánica, 23, 1997, pp. 119-135.

Vivo, Felippe de, «Pharmacies as centres of communication in Early Modern Venice», Renaissance Studies, 21, 2007, pp. 504-552.

Wickersheimer, Ernest, «Laurent Fries et la querelle de l’arabisme en médicine (1530)», Les cahiers de Tunisie, 9, 1955, pp. 96-103.

Zitter, Mariam, «Im Kampf gegen di Irrtümer der Ärzte. Leonhart Fuchs in der Medizin seiner Zeit», en Leonhart Fuchs (1501-1566) Mediziner und Botaniker, eds. Gerd Brinkhus y Claudine Pachnicke, Tübingen, Kulturamt, 2001, pp. 69-84.

Zucchi, Luca, «Brunfels e Fuchs: l’illustrazione botanica quale ritratto della singola pianta o immagine della specie», Nuncius, 18, 2003, pp. 411-465.

Inicio de página

Notas

1 Fue Fernández Valladares, 2012, pp. 382-385, quien reasignó la obra a este taller tipográfico; la Pharmacodilosis se atribuyó anteriormente a Juan Cromberger como se puede ver en Infantes, 1992, p. xix. Véase para este diálogo la ficha del proyecto Dialogyca BDDH al cuidado de Consolación Baranda y Mercedes Fernández Valladares en la página http://iump.ucm.es/DialogycaBDDH/BDDH317/pharmacodilosis/.

2 Infantes de Miguel, 1992.

3 Véanse Hernández Morejón 1842-1852, vol. II, pp. 268-270; Lasso de la Vega, 1891, pp. 20-21 y Olmedilla Puig, 1897, pp. 21-22.

4 El primero fue Rodríguez Marín, 1925, pp. 34-34, con nuevos documentos; seguido por Paoli, 1937, p. 45; 1942; y sobre todo, 1943, pp. 122-123, con la edición del tratado De secanda vena, 1539, en el que Nicolás Monardes habla de «nostro dialogo (qui Pharmacodilosis inscribitur)»; Guerra Pérez, 1961; Herrero Marcos, 1962; Boxer, 1963, p. 20; Pereyra, 1936; López Piñero, 1992, pp. 10-11, en la introducción a la edición facsímil de la Historia medicinal; Infantes, 1992, p. xi; Ferreras, 2008, pp. 39 y 168; y Díaz-Delgado Peñas, 2015, pp. 29-38.

5 Véase la edición facsímil con introducción de López Piñero, 1992, y, para la importancia de Nicolás Monardes como investigador de la flora americana, Chinchilla, 1841-1846, vol. I, pp. 188-189; Stünzner, 1895; Boxer, 1963; Pereyra, 1936; Galeote López, 1998; Pardo Tomás, 2002 y Moreno Moreno, 2014. Su tratado sobre los cítricos fue estudiado por Laca Menéndez de Luarca y Fernández González, 2002.

6 Véase para la influencia de la farmacia árabe en la española del siglo xvi Folch Jou, 1982.

7 Véase para el contenido de la Pharmacodilosis Pérez Fuenzalida, 1975; Infantes, 1992 y Díaz-Delgado Peñas, 2015, pp. 29-38.

8 Véase Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 4r. Y, para la recepción de la farmacia de Mesué en España, Muñoz Calvo, 1994.

9 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 4r; véase al respecto Díaz-Delgado Peñas, 2015, p. 32.

10 Véase Dilg, 1980, p. 116 y Fahnestock, 2014, p. 4.

11 Para la relación entre botánica y humanismo véanse Meier Reeds, 1976 y Dilg, 1980.

12 Véanse para el antiarabismo de los médicos humanistas Dilg, 1987 y Hasse, 2016.

13 Véase Siraisi, 1987, pp. 69-70.

14 Ogilvie, 2006, p. 122. El investigador lo explica con «Pliny’s extensive vocabulary and lapidary style, both difficult for medieval scribe» (2006, pp. 121-122).

15 Véanse Nauert, 1979 y Berns, 2015, p. 77: «In the late fifteenth and early sixteenth centuries, scholars tried to establish its scientific accuracy, or lack thereof. Nearly everybody agreed that new and more reliable editions of Pliny were needed. But they disagreed on the problem with existing texts. Some thought generations of editors and copyists had distorted Pliny’s original intention. Others argued that Pliny himself did not understand science as well as he might have». Ogilvie, 2006, p. 122, diferencia las dos posturas relacionándolas con sus representantes más importantes: «Barbaro approached Pliny’s text philologically, attempting to purge it of the errors that had accumulated over the centuries, while Leoniceno, a physician, was more concerned with the factual accuracy of Pliny’s claims and did not hesitate to accuse him of blunders».

16 Véase la edición bilingüe italiano-latín al cuidado de Premuda, 1958.

17 Véanse al respecto Castiglioni, 1953; Santoro, 1956; Nardi, 1957; Dilg, 1975, pp. 235-239 y 1987, pp. 272-274; French, 1986; Tateo, 1995; Pellegrini, 2013; Hasse, 2016, p. 137 y Piras, 2017; así como Dilg, 2010, p. 239 para su influencia en Fuchs. Según observa Pellegrini, 2013, sin p., su crítica de Plinio surge como reacción en contra de los textos corrompidos árabes: «La polemica, nata in verità contro le traduzioni dei filosofi greci compiute dagli arabi, aveva preso di mira alcuni evidenti errori commessi da Plinio nell’interpretazione delle fonti greche, specialmente nell’identificazione di alcune piante medicinali […] e rinviava contestualmente alla ben più affidabile autorità in materia del greco Dioscoride».

18 Berns, 2015, p. 79.

19 Tateo, 1995, p. 372. Siraisi, 1987, p. 68, observa: «Leoniceno’s once celebrated treatise De Plinii et plurium aliorum medicorum in medicina erroribus, first published in 1492, aroused controversy chiefly because of its authors willingness to attribute defects to Pliny’s own teaching rather than to errors introduced in the process of transmission».

20 Véase al respecto Berns, 2015, pp. 79-81.

21 Véase la edición moderna de Pozzi, 1973-1979, con amplia introducción e índices. Según Pellegrini, 2013, sin p., Ermolao Barbaro «si era schierato a difesa di Plinio e aveva compiuto il massimo sforzo per contraddire Niccolò». Véase también Dilg, 1975, pp. 232-235.

22 Otro defensor de Plinio era el médico humanista Alessandro Benedetto como estudia Ferrari, 1990 y 1996.

23 Es el octavo capítulo «Quot qualesve loci sint in Plinianis Castigationibus viri eruditissimi Hermolai Barbari qui ad Plinianam defensam nostram pertineant». Véase al respecto Santoro, 1956, p. 169.

24 Santoro, 1956, p. 174.

25 «Plinii quoque fidei atque auctoritas nihil aliud quam rationem experimentumve contrarium esse posse», Collenuccio, Pliniana defensio, f. 14v y al respecto, véase Santoro, 1956, p. 175.

26 Véase Dilg, 1975, p. 240.

27 Véase, para la «carga de hostilidad» de los compuestos en -mastix en el latín humanístico, Manchón Gómez, 2013.

28 Véase Pellegrini, 2013, sin p.

29 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 2r.

30 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 23r.

31 Véanse Nutton, 1997, pp. 8-11; Valderas, 1997; Siraisi, 1987, p. 69; Dilg, 2010, p. 239 y Hasse, 2016, p. 137; para Manardi y la traducción de Dioscórides de Marcellus Virgilius véase Riddle, 1979, pp. 144-148. Recuérdese que Manardi es también autor de unas Annotationes et censura in Medicamina simplicia et composita Mesue, publicadas en 1535 (Basel, Johann Bebel).

32 Palumbo, 2007, sin p.

33 Véase Meier Reeds, 1976, p. 520, n. 2, para el prefacio de Rabelais como típico ejemplo de «humanist rhetoric».

34 Para la vida y la obra de Fuchs, véase Stübler, 1928; el volumen colectivo al cuidado de Brinkhus y Pachnike, 2001; así como Dilg, 2010.

35 Un año más tarde, en 1543, publicó la traducción alemana con el título New Kreuterbuch dirigida a un público más amplio; véase Dilg, 2010, p. 246. Véanse para los herbarios de Fuchs Arber, 1912, pp. 58-64, la edición facsímil con comentario al cuidado de Meyer et. al., 1999 y con particular hincapié las ilustraciones de Brunfels y Fuchs Zucchi, 2003.

36 La obra fue traducida en 1557 al español por Juan de Jarava y prohibida por la Inquisición como «Herbario de Fuchsio en romance»; véanse para los detalles López Piñero y López Terrada, 1994 y, para la presencia de las obras de Fuchs en la biblioteca de Vincencio Juan de Lastanosa, Chabrán, 2011. González Bueno, 2008, estudia un ejemplar conservado en la Biblioteca Histórica «Marqués de Valdecilla» (Madrid).

37 Véanse Stübler, 1928, pp. 26-32; Samoggia, 1964; Baader, 1979, pp. 176-182; Zitter, 2001; Dilg, 2010, p. 39 y Kusukava, 2012, pp. 101-103.

38 Recuérdese que los llamados «padres de la botánica» alemanes ―Brunfels, Hieronymus Bock (1498-1554), Leonhard Fuchs (1501-1566) y Euricius Cordus (1486-1535)― eran todos protestantes. Véanse Dannenfeldt, 1972, el capítulo «Botany and the Reformation» en Meier Reeds, 1991, pp. 13-14 y el capítulo «La botánica y el disenso» en Gernert, 2018.

39 Véase en el apéndice «De vera herbarum cognitione appendix» el segundo volumen (Novi Herbarii Tomus II) del Herbarum Vivae Eicones ad naturae imitationem, Strassburg, Johann Schott, 1532, que contiene entre otras obras extractos de las citadas obras de Leoniceno (De falsa quarundam herbarum inscriptione a Plino), Collenuccio (Adversus Nic. Leonicenum Pliniomastigen defensio) y Fuchs (Annotationes de simplicibus a medicis hactenus perperam intellectis et aestimatis). Véase al respecto Stübler, 1928, pp. 32-33.

40 Véanse Dilg, 1975, p. 247 y Kusukava, 2012, p. 106 y n. 40.

41 Fries, Defensio medicorum principis Avicennae ad Germaniae medicos, sin p. Véanse Stübler, 1928, pp. 33-34; Wickersheimer, 1955; Baader, 1979, pp. 287-289 y Siraisi, 1987, p. 71. Dilg, 1987, p. 276, le caracteriza como «extreme representative of […] Arabistic doctrine» y observa que «he considers the criticism of Avicenna by Leonhart Fuchs to be exaggerated since the constant mistakes in humanistic medicine exceed those of Avicenna and the Arabic physicians». Véase para Fries la tesis doctoral de Öhlschlegel, 1985.

42 Véase Dilg, 1987, p. 276.

43 Citado por Schmitz, 1964, p. 19 y Dilg, 1987, p. 276.

44 Véase al respecto Copenhaver, 1978, p. 76: «That this very able physician was not universally admired even by his colleagues can be partially explained by his fondness for controversy. The bitterest of his scientific disputes began in 1530 when Strassburger Lorenz Fries published his Defensio medicorum principis Avicennae, an Arabist manifesto, thereby opening the gates to the flood of invective on which Champier floundered for the last decade of his life. Since Fries’ Defensio was an open assault on the anti-Arabist dogmatism for which Champier had become famous, the Lyonnais felt obliged to publish his harsh Epistola responsiva… in defensionem Avicennae Leonardi Frisii with the Annotatiunculae of Sébastien Monteux in a medical miscellany of 1533. Throughout the 1530’s the circle of physicians involved in this quarrel grew ever wider; the German Bernhard Unger, Champier’s own student, wrote against him, but an Italian friend brought a group of Florentine savants to his aid».

45 Copenhaver, 1978, p. 77: «Champier also held Manardi’s student, the famous botanist Leonard Fuchs, guilty of a misinterpretation of the nature of scammony. Though he had been an admirer and even a defender of Fuchs, Champier therefore attacked the German on this as well as on his theories about syphilis».

46 Copenhaver, 1978, pp. 77-78.

47 Bacalexi, 2012, pp. 101-102. Para Fuchs y Monteux, véase también Kusukava, 2012, pp. 103-107.

48 Perifano, 2007, p. 302.

49 La atribución del diálogo a Bassiano Landi por Siraisi, 1987, p. 70, seguida por Chandelier, 2014, es rechazada por Perifano, 2007 y 2008, pp. 167-168.

50 Siraisi, 1987, p. 70.

51 Perifano, 2007.

52 Perifano, 2007, p. 313.

53 Para la Antonii Galfredi Condriacei in librum novae Academiae Ethruscorum ac contra Avicennam et Mesuem Apologia (Lyon, Sébastien Gryphe, 1534) véanse Perifano, 2008, p. 180 y n. 78 y Santamaría Hernández, 2008, pp. 1504-1505.

54 «Nam ut nuper ad me ex Ferraria scripsit Ioannes Sinapius […] statim ex noua academia Florentina prodibunt dialogi ac opuscula alia, in quibus Arabes, Auicenna potissimum et Mesue, pulchre suis pingentur coloribus. In his itaque nihil dubito quin bona etiam eorundem pars erit, quos optimi illi viri in studiosorum gratiam propalare conabuntur», Fuchs, «Praefatio», Paradoxorum Medicinae Libri III, sin p. Véanse al respecto Siraisi, 1987, p. 7, n. 96 y Santamaría Hernández, 2008, p. 1504.

55 Santamaría Hernández, 2008, p. 1504.

56 Steczowicz, 2003, p. 274.

57 Steczowicz, 2003, p. 274.

58 Véanse para esta obra, reeditada en 1546, 1547 y 1555, Stübler, 1928, pp. 35-40 y Dilg, 2010, p. 239.

59 Fuchs, «Epistola nuncupatoria», Paradoxorum Medicinae Libri III, sin p.

60 Bayerische Staatsbibliothek (Múnich) [2º Med.G.63h].

61 De trinitatis erroribus libri septem, [Hagenau] 1531 y Dialogorum de Trinitate libri duo, [Hagenau], s. i., 1532.

62 Cito por la edición moderna con traducción española de Santamaría Hernández, 2011; véase también la reciente traducción francesa de Dupèbe, 2017, con una excelente introducción.

63 Servet, Escritos médicos. Apología contra Leonhart Fuchs, p. 95.

64 Véase el capítulo primero «De la fe y las obras», en Servet, Escritos médicos. Apología contra Leonhart Fuchs, pp. 97-105. Como observa Dupèbe, 2004, p. 7, en la introducción a su edición de la Discussion apologétique pour l’astrologie Servet «plaide contre le luthérien Fuchs en faveur de la doctrine catholique sur la question des œuvres et de la grâce».

65 Véase Santamaría Hernández en la introducción a su edición de Servet, Escritos médicos. Apología contra Leonhart Fuchs, p. 17.

66 Véanse al respecto Valderas, 1990, p. 122; Tateo, 1995, pp. 371-375; Pellegrini, 2013, sin p. y Berns, 2015, p. 82: «For example, Leoniceno lambasted Pliny for confusing the plants hedera and cithon. In his remarks on hedera, Pliny distinguished between the male and female forms of the plant and stated that both had a flower “like a wild rose.” That description of hedera did not correspond to the works of “Theophrastus, Dioscorides, or any man of weighty authority.” But, Leoniceno argued, that distinction did apply to cithon. Pliny erred because the Greek words for hedera and cithon (kissos and kisthos, respectively) were so similar that the Roman naturalist simply mixed them up. Leoniceno used his encyclopaedic knowledge of ancient botanical texts, and his skills as a Hellenist, to point out one of Pliny’s egregious mistakes».

67 Habla de ella solo muy de paso cuando trata de la composición del láudano observando que «dicen que se hace de yedra, haciéndose de cierto género de xara», Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 5r.

68 Valderas, 1990, p. 122.

69 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 6r-7r.

70 Leoniceno, De Plinii et plurium aliorum Medicorum, f. 5r. Véase también la edición de Premuda, 1958, p. 154.

71 Leoniceno, De Plinii et plurium aliorum Medicorum, f. 5r-v: «Ob eandem nominis vicinitatem, polium pro tripolio, y vicisim tripolium pro polio Plinius accepit. Nam libro 21, duo polii genera describit, quemadmodum y Dioscorides alterum campestre, alterum sylvestre, foliis utrumque canis hominis simillibus; at quod miraculum in polio affert, ejusdem folia mane candida, meridie purpurea, sole occidente caerulea aspici, hoc de tripolii flore à Dioscoride scribitur. Polium vero atque tripolium, non modo locorum diversitate in quibus utrumque gignitur, sed figuram insuper, atque colore, ac proprietatibus etiam inter se plurimum differunt». Véase también la edición de Premuda, 1958, p. 154.

72 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 2r.

73 Leoniceno, De Plinii et plurium aliorum Medicorum, f. 19r; véase también la edición de Premuda, 1958, p. 191.

74 En la primera publicación de Fuchs es el octavo error (Errata recentiorum medicorum, f. XIIv-XIIIv) que empieza describiendo: «Perniciosissime errant medici, qui Auicennnam sequentes, Harmel non esse rutam sylvestrem opinantur, sed in pilularum de hermodactylis ac foetidarum confectionem cicutae semen, quod nemo uenenum esse ignorat, huius loco admittunt».

75 En Paradoxorum Medicinae Fuchs habla del hármel en el capítulo XVI «Harmel Arabibus non cicutam sed rutam potius sylvestrem significare, utcunque Auicenna ac huius sequaces reluctentur, ueterum omnium testimonijs euidentissimum esse». En sus Annotatiunculae Monteux se remonta al médicos ferrarés («Armel esse semen rutae sylvestris non autem cicutae, preter Leonicenum etiam alii recentiores confitentur», Annotatiunculae in errata recentiorum medicorum per Leonardum Fuchsium, f. Vv.) y se interesa igualmente por la cuestión etimológica: «Armel, rutam sylvestrem et harmel, apud Arabes scriptum cum aspiratione, cicutam» (f. Vv.); véase al respecto Bacalexi, 2012, p. 102, que recuerda que Fuchs «distingue la graphie différente de deux mots homophones, un arabe et un latin, qui désignent deux plantes différentes: l’armel, rue sylvestre, et le harmel, ciguë, qui chez les Arabes s’écrit avec une lettre aspirée».

76 Fuchs, Errata recentiorum medicorum, f. XIIv.

77 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 5r.

78 Fuchs, Errata recentiorum medicorum, f. XVIIv.

79 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 5r.

80 Fuchs, Errata recentiorum medicorum, f. XXIIIv.

81 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 5r.

82 Fuchs, Errata recentiorum medicorum, f. XXIVv.

83 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 5r.

84 Fuchs, Errata recentiorum medicorum, f. IXr.

85 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 9r.

86 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 10r. Véase al respecto Bacalexi, 2012, p. 101: «Le cas le plus caractéristique d’un débat d’idées passionnant et imprégné de certains préjugés est celui de Fuchs, qui va jusqu’à prétendre que les Arabes ne connaissaient pas le grec».

87 Pierre Brissot, Apologetica disceptatio, qua docetur per quae loca sanguis mitti debeat in viscerum inflammationibus, praesertim in pleuritide, Paris, Simon de Colines, 1525.

88 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 11r.

89 Véase al respecto también Wickersheimer, 1955, p. 97: «L’auteur expose comment la lecture des ouvrages anciens, rendus à leur pureté première, l’a convaincu qu’il est opportun de saigner les pleurétiques du côté du mal et non au bras opposé comme l’enseignaient les Arabes par suite d’une fausse interprétation de Galien»; y Kusukava, 2012, pp. 181-183.

90 Cito el texto por la edición que ofrece Paoli en un artículo, 1943, p. 128.

91 De vena secandi en Paoli, 1943, pp. 129-130.

92 Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 22r. Se refiere al Opus Pandectarum medicinae de Matteo Silvatico (1285-1342), impreso en repetidas ocasiones desde los años 80 del siglo xv.

93 Véase Monardes, 1992, f. 23r, y para las ediciones latinas de Dioscórides, véanse entre otros Dilg, 1975, pp. 242-246 o López Piñero y López Terrada, 1994, p. 12.

94 Meier Reeds, 1991, p. 25.

95 Véase Monardes, Diálogo llamado pharmacodilosis, f. 4r.

96 Véase la documentación para el caso veneciano en Vivo, 2007.

97 Kostylo, 2016, p. 236.

98 Véase para el diálogo como forma del discurso científico Baranda, 2011.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Folke Gernert, « La controversia médica sobre simples y compuestos en el Diálogo llamado Pharmacodilosis de Nicolás Monardes », Criticón, 137 | 2019, 155-173.

Referencia electrónica

Folke Gernert, « La controversia médica sobre simples y compuestos en el Diálogo llamado Pharmacodilosis de Nicolás Monardes », Criticón [En línea], 137 | 2019, Publicado el 19 diciembre 2019, consultado el 03 junio 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/8087 ; DOI : https://doi.org/10.4000/criticon.8087

Inicio de página

Autor

Folke Gernert

Folke Gernert es catedrática de Filología Románica en la Universidad de Tréveris. Tras doctorarse en Filología Románica en la Universidad de Colonia, se habilitó en la Universidad de Kiel con un estudio sobre Parodia y Contrafacta de liturgia y Biblia (2009), premiado con el La Corónica Book Award 2011. Entre sus últimas publicaciones cabe destacar la edición crítica de La Lozana Andaluza, junto con Jacques Joset (2013) y las monografías Lecturas del cuerpo. Fisiognomía y literatura en la España áurea (2018) y Fictionalizing heterodoxy – Various uses of knowledge in the Spanish world from the Archpriest of Hita to Mateo Alemán (2019). Es actualmente coeditora del Romanistisches Jahrbuch y dirige el proyecto de investigación El arte de pronosticar entre seriedad científica y ciencia oculta.
gernertf@uni-trier.de

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals