Navegación – Mapa del sitio

Controversia y discurso histórico en la temprana Edad Moderna

Cesc Esteve
p. 175-190

Resúmenes

En este artículo doy cuenta del discurso teórico sobre el lugar, las formas y los usos de la controversia en la historiografía hispánica de los siglos xvi y xvii. Examino la evolución del discurso a la luz del auge de la historia como objeto de polémica y como instrumento para la controversia. Defiendo la hipótesis de que hasta finales del siglo xvi la teoría historiográfica se resistió a ocuparse de la controversia por entender que las disputas entre historiadores desprestigiaban a la disciplina. La intensificación de los usos polémicos del saber histórico forzó a los teóricos a normalizar la presencia de la disputa en el discurso histórico y a regular las formas y funciones de la controversia mediante preceptos éticos y retóricos sustentados en el principio de la contención y dirigidos a la consecución de un debate civilizado y provechoso para la disciplina.

Inicio de página

Notas de la redacción

Article reçu pour publication le 08/10/2019; accepté le 07/11/2019

Notas del autor

Este artículo forma parte de los resultados del proyecto Censura, textualidad y conflicto en la primera edad moderna (FFI 2015-65644-P).

Texto completo

  • 1 Para una visión de conjunto de la escritura y el pensamiento de la historia en la primera edad mode (...)

1Una de las razones principales del auge de la historiografía en la temprana modernidad fue su probada capacidad como instrumento para la polémica. La confrontación de conocimientos y argumentos de orden historiográfico estuvo muy presente en el debate sobre la reforma de la Iglesia católica y en la disputa entre los candidatos a ocupar el trono del Sacro Imperio Romano, por citar dos ejemplos vinculados a hechos especialmente relevantes en la historia de la edad moderna. Los usos polémicos de la historiografía no se consideraban impropios de la disciplina, sino que se concebían como funciones constitutivas de la actividad del historiador. De un buen cronista se esperaba la revisión crítica de sus fuentes, una tarea que a menudo comportaba debates con los colegas de profesión. Y a un buen historiador, sobre todo al que se ocupaba de materias civiles contemporáneas, se le exigía asimismo que, además de narrar verazmente los hechos, los juzgara de forma prudente y ecuánime, sin temor a polemizar no solo con colegas que sostuvieran opiniones distintas, sino también con los mismos protagonistas de los hechos. Se estimaba que de la valoración que el cronista hacía de lo relatado dependía buena parte de la utilidad política y moral de su trabajo y, por extensión, del prestigio social de la historiografía. El discurso del ars historica prestó una atención muy significativa a regular las formas y los usos del juicio y de la polémica por la importancia de estos cometidos, pero también por entender que en ciertos aspectos resultaban problemáticos y demandaban un control más intenso y sostenido. Las discrepancias y controversias entre historiadores podían interpretarse como una prueba del progreso de la historia hacia un conocimiento más veraz y objetivo del pasado. Pero a menudo los debates entre colegas y los juicios controvertidos eran vistos con recelo pues se entendían como síntomas de los males de la disciplina: la imposibilidad de superar las visiones parciales y sesgadas de los hechos y de llegar a consensos, y el sometimiento de la veracidad y del provecho de la historia a las causas que alimentaban la polémica. Mi propósito en este artículo es explicar las ideas sobre el lugar, las formas y los usos de la controversia en la historiografía hispánica de los siglos xvi y xvii1.

El debate sobre la licitud de la controversia en la historia

  • 2 San José, Genio de la historia, pp. 172-173. El tratado se publicó en Zaragoza en 1651. Cito por la (...)
  • 3 Una parte significativa de estas ideas deriva del discurso sobre la noción de contentio, que puede (...)

2En el capítulo octavo de la parte tercera del tratado Genio de la historia, Jerónimo de San José plantea que existen dudas y opiniones diversas sobre «si es lícito en la historia mezclar controversias y usar de apologías» y sobre el modo de tratarlas2. San José considera que el historiador tiene la prerrogativa de controvertir cuando están en disputa «materias graves» y dedica el capítulo a explicar en primer lugar cuáles son a su parecer las cuestiones que justifican la controversia y a establecer después los principios éticos y los recursos retóricos necesarios para que el historiador defienda su causa de una forma recta y provechosa. Examinaré más adelante los argumentos de San José sobre la forma óptima de disputar. Lo que me interesa aquí es su alusión a las dudas y opiniones varias sobre la licitud de la controversia en la historia. San José no reporta cuáles fueron estas opiniones ni remite a los tratados donde se habrían formulado. No ofrece, en suma, ninguna referencia precisa que permita reconstruir el debate al que alude. Esta vaguedad debe atribuirse al hecho de que la controversia no fue una de las cuestiones tópicas del pensamiento historiográfico de tradición clásica y no tenía por ello ni un lugar propio ni un patrón de discusión reconocible en el ars historica. El tratamiento explícito, monográfico y relativamente extenso que San José concede a la controversia fue excepcional y contrasta con la más bien poca y dispersa atención que se le prestó en los escritos teóricos de los siglos xvi y xvii. Sin embargo, este desinterés de la teoría por la controversia no implica que fuese una cuestión irrelevante para la historiografía moderna, sino más bien un asunto conflictivo al que la tratadística procuró no dar protagonismo por entender que perjudicaba el prestigio de la disciplina. La contrarreforma, la leyenda negra, los falsos cronicones y la proliferación de historias de la monarquía, de los reinos y de las ciudades de España son algunos de los factores que intensificaron las polémicas historiográficas desde el último tercio del Quinientos. Esta intensificación obligó a los teóricos, seguramente a su pesar, a dedicar más atención a la controversia y a regular sus formas y usos, un proceso en el que la reflexión extensa de San José y, como se verá, sus particulares tesis sobre el asunto pueden verse como una síntesis y culminación de un conjunto de ideas dispersas en varios lugares del discurso teórico3.

De la discrepancia a la controversia

  • 4 Garibay, Compendio historial, pp. 16-17. La obra fue redactada entre 1556 y 1566 y se publicó en Am (...)

3En el capítulo octavo del primer libro del Compendio historial de España de Esteban de Garibay, el autor estima necesario avisar al lector de que en la obra encontrará distintas versiones de los mismos hechos y de que, respecto a ellos, no siempre advertirá en el relato el mismo grado de certeza o aprobación. Garibay ruega a los lectores que no se «maravillen» por estas discrepancias, que deben atribuirse a las diversas fuentes de información sobre la historia de los distintos reinos de España utilizadas para la confección de la obra. Asegura a continuación que ha hecho todo lo posible para ofrecer un relato coherente y ordenado aunque, pese a sus esfuerzos, sospecha que habrá cometido errores y asume que «será notado de alguna inadvertencia, cuya debida y justa corrección desde la hora recibiré a singular beneficio y deseado bien y gracia»4.

4Los avisos de Garibay ponen de relieve que la discrepancia entre fuentes, autores, testimonios, evidencias, etc. suponía un problema que los historiadores debían resolver para generar conocimiento, esto es, para establecer, ordenar y valorar los hechos. De lo contrario, la obra provocaba en el lector lo que Garibay califica eufemísticamente de «maravilla», una reacción que más bien deberíamos vincular con el desconcierto y la insatisfacción ante una historia que no cumpliría su cometido porque su autor habría sido incapaz de reducir la disparidad y resolver la discrepancia hasta configurar un relato unívoco y consistente. Los resultados obtenidos por Garibay distaban de ser los más deseables porque revelaban discrepancias respecto a lo ocurrido que alimentaban las dudas sobre la capacidad de alcanzar un conocimiento cierto y objetivo sobre el pasado y, por tanto, daban pie a cuestionar el estatus de la historiografía como un saber genuino y útil. Las consideraciones de Garibay sugerían, además, que la confrontación de fuentes y versiones no había resuelto el disenso, de modo que la polémica solo había tenido el efecto de hacer más evidente la falta de conformidad y la flaqueza de la historiografía.

  • 5 Ya desde sus manifestaciones antiguas como ejercicio retórico, la controversia suscitó críticas por (...)

5La reticencia con la que los historiadores y los teóricos trataron la controversia se debió al hecho de que la concibieron antes como una extensión y manifestación recrudecida del problema de la discrepancia que como un instrumento para su resolución. Las consideraciones de Garibay revelan que esta actitud crítica y resistente hacia la controversia se fundamentó también en la convicción de que los beneficios de una polémica, de haberlos, no compensaban el daño que la disputa causaba en el prestigio de la historiografía. Recordemos que el autor se declara bien dispuesto a recibir las debidas y justas correcciones de sus inadvertencias. Adopta, así, la actitud dócil y humilde del buen escritor cristiano, que, como se verá, es la misma que los teóricos prescribieron al historiador para tomar parte en un debate entre colegas. Esta actitud modesta debía conjugarse con una intervención basada en la prudencia y el respeto por las opiniones ajenas, para asegurar así que la controversia fuera constructiva y comportase un avance en el conocimiento5.

  • 6 Garibay, Compendio historial, p. 17. En efecto, el Compendio generó polémica, sobre todo entre los (...)
  • 7 Cabrera, De historia, f. 18. Fue publicado en Madrid en 1611. Sobre su tratado, véanse Malavialle, (...)

6La concepción positiva de la controversia que se desprende de la actitud receptiva de Garibay se ve oscurecida a renglón seguido por el recelo que el autor muestra respecto a aquellos lectores que, con toda probabilidad, afirma, lo condenarán «injustamente por su indiscreción, atribuyendo su culpa y descuido [de los lectores] por nuestro». La predicción pesimista del autor se apoya en la convicción de la existencia de un mal crónico de la historiografía del que Garibay nos informa a continuación, a saber, la crítica infundada y recurrente de las historias y los historiadores, acusados una y otra vez por «gentes de poco vaso y pequeño talento» de mentir, de inventar y de contar lo que escriben movidos por el odio o el interés propio. Esta lamentable «dolencia» se remontaría a los orígenes mismos de la historiografía y de ella ya se habrían quejado Tucídides y Salustio, entre otros6. En su tratado De historia, para entenderla y escribirla, Luis Cabrera de Córdoba expresó una idea muy parecida. En el Discurso VI del libro I, Cabrera reporta los reproches de los autores naturales de una nación a los cronistas extranjeros que han escrito sobre sus países y concluye que buena parte de estas recriminaciones nacen de las pasiones de los lectores y no de los errores de los que escriben, porque la «afición particular» a la nación, a la religión o a la familia «no deja libre juicio a los lectores y viene a parar sobre el historiador, pagando la pena de la culpa que no tiene, porque puede hacer fiel y legalmente lo que debe»7.

7El presupuesto de que la polémica infundada había perseguido siempre a la historiografía y había entorpecido sus progresos y minado su reputación empujaba a los teóricos a rehuir cualquier trato con la controversia y a recomendar que no se alimentara de forma innecesaria y que se esquivara aunque fuera legítima. En los casos en que no era posible evitar la disputa, la reticencia de los teóricos se manifestó en la disposición de medidas para contener sus efectos más nocivos e indeseables.

La teoría de la contención

  • 8 Vergara, Tratado de las ocho cuestiones del templo, pp. 32-33. El Tratado fue publicado en Toledo e (...)

8En su Tratado sobre las ocho cuestiones del Templo Juan de Vergara quiso aclarar algunas cuestiones de historia antigua sobre las que había discrepancias, tales como quién habría ordenado la reedificación del templo de Jerusalén o cuál había sido la sucesión exacta de los reyes de Persia. Respecto a esta segunda cuestión, Vergara explica que la diferencia de opiniones es muy notable y que la falta de luz y claridad en la historia de una monarquía tan conocida como la de los persas causa admiración en los estudiosos de antigüedades. Vergara expone a continuación que esta admiración, o desconcierto, con su respectiva polémica, tenía origen en las nuevas interpretaciones sobre la historia antigua puestas en circulación a partir de las falsificaciones de testimonios de autores como Metástenes el persa y Beroso el caldeo realizadas por Juan Annio de Viterbo en sus célebres Antiquitates, muy difundidas y utilizadas por historiadores de toda Europa desde su publicación a finales del siglo xv. Al entender de Vergara, Juan Annio era el principal responsable de difundir interpretaciones fraudulentas, nocivas no solo por ser de «vano fundamento» sino también por comportar el cuestionamiento y el injusto descrédito de gravísimos autores. Había, por tanto, motivos más que justificados para polemizar con Annio y sus seguidores. Sin embargo, cuando Vergara revisa las tesis de los autores que habían debatido sobre la sucesión de reyes persas (algunos siguiendo la autoridad del falso Beroso) procede reduciendo la diferencia de opiniones «a la menor discrepancia» posible, «porque no es mi intención», asegura, «buscar puntos de que asir, para reprehender, antes excusar y disimular todo lo que tuviere color de excusación, insistiendo en solo aquello que no la sufriere»8.

  • 9 Diago, Anales, «Prólogo al lector», s. p., y Libro I, cap. I, f. 2r. Los Anales fueron publicados e (...)

9La reticencia de Vergara a señalar y corregir los errores de los colegas de profesión y la preferencia por limitar la controversia a las cuestiones de mayor calado fue una actitud común entre los historiadores de la temprana modernidad, aunque a veces pueda parecer una mera declaración retórica. En las páginas iniciales del tomo primero de los Anales del Reino de Valencia, Francisco Diago explica que la consulta exhaustiva de archivos lo ha llevado a hacer muchas «averiguaciones» sobre el pasado del reino y que por ello le «será forzoso a veces escribir contra algunos autores». Insiste Diago en que los autores de quienes se aparta no deben tomarse la divergencia como una ofensa y arguye que para impugnarlos ha usado en todo momento términos corteses y razones comedidas. Y les emplaza a «confirmar sus pareceres y responder a lo que contra ellos digo», réplicas que, asegura el cronista, recibirá y contestará «siempre sin enfado», pues su único propósito es «dar caza a la verdad»9.

  • 10 Salazar y Castro, Advertencias, Dedicatoria, s. p. La obra fue publicada en Madrid en 1688. En 1685 (...)
  • 11 Solís, Historia de la conquista de México, «A los que leyeren», s. p. La obra fue publicada en Madr (...)

10En la dedicatoria de las Advertencias históricas sobre las obras de algunos doctos escritores modernos, Luis de Salazar y Castro califica el asunto de su obra, reparar descuidos ajenos, de «odioso», y pide para ella todo el amable patrocinio del dedicatario, «para no desazonar el gusto de los que leyeren»10. Antonio Solís, en el prólogo a los lectores de su Historia de la conquista de México, explica que al examinar libros y papeles a menudo ha comprobado que ofrecían interpretaciones discordantes y que por ello ha tenido que «buscar la verdad con poca luz o conjeturarla de lo más verisímil». Explica, a continuación, que ha impugnado a los autores de contrario sentir al suyo pero, aclara, «solo en aquella parte que no se pudo excusar ... porque nunca fui tan ingenioso en ajeno libro, que me pareciese bastante un descuido para destruir un artífice»11.

  • 12 Herrera sostuvo estas opiniones en un informe al Consejo de las Indias que ha examinado Kagan, 2017 (...)
  • 13 Cabrera, De historia, f. 109-110.
  • 14 San José, Genio de la historia, pp. 139 y ss.
  • 15 San José, Genio de la historia, p. 172.

11La teoría historiográfica se resistió hasta bien entrado el siglo xvii a incorporar la controversia como objeto explícito de reflexión. Cedió, sin duda, ante la pujanza de las polémicas historiográficas y de la instrumentalización propagandística de la historia. El protagonismo de la controversia en el discurso histórico comportó la superación de algunas de las reservas que había suscitado entre los teóricos. Luis Cabrera de Córdoba y Antonio de Herrera y Tordesillas coinciden en criticar a los cronistas que prefieren no escribir sobre el pasado reciente o diferir la publicación de sus obras hasta después de su muerte o hasta la desaparición de sus protagonistas para evitar censuras, represalias y también polémicas con los lectores y los colegas. Herrera considera que la historiografía, sobre todo la de carácter oficial, debe ponerse al servicio de las causas de quien la patrocina y que quien la escribe debe asumir que es un instrumento para la polémica subordinado a menudo a la razón de estado12. Cabrera sospecha que los escritores que posponen la publicación de sus obras no se autocensuran para protegerse sino para ahorrarse las críticas y la enmienda de sus posibles errores y les recrimina que escamoteen así un debate público constructivo y beneficioso para la disciplina. Por el contrario, alaba a los historiadores que publican en vida y que, «advertidos y castigados de lo mendoso con invectivas», hacen un buen uso de la controversia y enmiendan «lo que se ha juzgado digno de corrección» y responden por su obra con apologías confeccionadas «con prudencia y modestia»13. Jerónimo de San José estima conveniente que los historiadores busquen a censores expertos para que examinen sus obras con exhaustividad y rigor y aprovechen sus correcciones y consejos para mejorar su trabajo14. El tratadista tiene «por obligación forzosa al que escribe antigüedades deslindar los puntos que los autores han tocado acerca de ellas»15. Sanciona, así, el examen crítico de las fuentes históricas y las discrepancias entre autores como prácticas normales y deseables, especialmente en la historiografía anticuaria y en la narrativa de los orígenes de las cosas, muy dada a la especulación y en ocasiones a la invención de fuentes.

  • 16 San José, Genio de la historia, p. 172.
  • 17 San José, Genio de la historia, pp. 174-175.

12El discurso teórico seiscentista tendió a normalizar la presencia de la polémica en la historiografía, a tratarla como un elemento inherente a la disciplina y a vindicarla como un recurso para su mejora. En todo caso, siguió siendo, en sus versiones más cumplidas, un discurso de contención. San José considera desechables las abundantes controversias de poca importancia que solo sirven en su opinión para aburrir al lector y desacreditar al autor16. Entiende que cuando la causa en disputa atañe solo al escritor, este puede optar por no defenderse; admite que en ocasiones no vale la pena honrar al adversario con una respuesta y que en otras es mejor ahorrársela porque la mala disposición de quien la debe recibir anula el provecho de la réplica. Advierte sobre la dificultad de dirimir «cuándo es lícito y cuándo es forzoso el responder por sí»; pondera las virtudes necesarias para «satisfacer al contrario con templanza»: la humildad, la paciencia, la perfección; y alerta del riesgo de excederse cuando el escritor injuriado decide entrar en liza, pues se expone a su entender al embrutecimiento moral, lo que induce a San José a plantear como «más seguro y sano consejo dejar a Dios la venganza o encomendar a otro la respuesta para conservar la caridad y la paz del corazón»17. Los riesgos y las dificultades que se atribuían a la controversia justificaban la adopción de toda clase de cautelas. Seguía siendo así en el discurso de San José, al menos a priori, porque, como se verá, el tratadista considera que en ciertas situaciones el historiador está obligado a disputar y a hacerlo de una forma muy agresiva.

«Criminosas disputas» frente a «amorosas y eruditas contiendas»

  • 18 La obra fue publicada en Zaragoza en 1680. La parte de Uztarroz estaba terminada en 1649 (Redondo V (...)

13La reticencia y la contención están muy presentes en los capítulos que tratan sobre la controversia en la obra Progresos de la historia en el reino de Aragón y elogios de Jerónimo Zurita su primer cronista, escrita por Juan Francisco Andrés de Uztarroz y ampliada después por Diego José Dormer18. Como se desprende del título, la obra no es un tratado teórico convencional, sino una historia de la historiografía moderna centrada en la vida y la obra del cronista oficial Jerónimo Zurita, al que los autores representan como un historiador perfecto. Zurita se revela en los Progresos como un diligente observador de todos los principios del ars historica, también de los que regulan la controversia. Así, el cronista sobresale por la humildad, modestia, paciencia y templanza en las polémicas que tuvieron lugar a raíz de la aparición de la primera y la segunda parte de sus Anales de la Corona de Aragón, publicadas en 1562 y 1578 respectivamente. Uztarroz y Dormer comentan y documentan estas polémicas sobre todo mediante la reproducción de cartas y otros escritos de los implicados.

  • 19 De la primera polémica se han ocupado Tate, 1970, pp. 263-264; Cuart Moner, 2004, pp. 104-106; Mala (...)

14El examen de los Progresos es doblemente revelador porque reúne testimonios de las ideas de los historiadores sobre la controversia en un marco cronológico amplio que permite comprobar la vigencia y los cambios del discurso desde los años 60 del siglo xvi hasta los años 80 del xvii. Y es útil también porque las dos principales polémicas que recoge ilustran muy bien la doble concepción de la controversia en la historiografía. Emerge, por un lado, la interpretación negativa y nociva de la polémica, ejemplificada por la «criminosa disputa», en palabras de Dormer, que en 1563 y 1564 enfrentó a Zurita, a Ambrosio de Morales y Juan Páez de Castro con el cosmógrafo e historiador Alonso de Santa Cruz a raíz de la censura que este realizó de la primera parte de los Anales por encargo del Consejo Real de Castilla. Por otro lado, aparece la concepción positiva y constructiva, ejemplificada por la «amorosa y erudita contienda», en palabras de Uztarroz, que mantuvieron Zurita y Antonio Agustín en 1578 y 1579 con motivo de la revisión por parte de este de la segunda parte de los Anales19.

  • 20 La censura de Padilla y la defensa de Zurita ante el rey por parte de Felipe de Guevara se relatan (...)
  • 21 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, p. 128. Zurita había solicitado al Consejo Real de Castilla (...)

15El primer aspecto que me interesa destacar de la interpretación de la polémica desatada por la censura de Santa Cruz ejemplifica muy bien el temor de los teóricos a los efectos imprevisibles e incontrolables de una controversia. Uztarroz argumenta que la condena infundada de los Anales por parte de Santa Cruz se debió «a algún ... afecto particular suyo» y al mal ejemplo de una crítica precedente a la obra de Zurita, la de Lorenzo Padilla, Arcediano de Ronda, que ya había provocado controversia en 156220. Advierte Uztarroz que «en empezarse a mover una contención, no hay brazos para oprimir las raíces que va produciendo». El teórico expresa así la convicción de que, una vez desatada, la controversia suele originar ramificaciones de efectos varios e impredecibles muy difíciles de atajar21.

  • 22 San José, Genio de la historia, p. 173: «¡Oh Señor, que os encontráis con un autor muy grave, con o (...)
  • 23 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, p. 129.

16El segundo aspecto concierne a lo que San José designa como «el daño de la contradicción»22, esto es, el perjuicio que causaría la controversia por el mero hecho de darse, que se estima mucho mayor cuando en ella toma parte un “mal contendiente” como habría sido Santa Cruz según la versión de los Progresos. Uztarroz explica que la infundada censura del cosmógrafo comportó el desengaño, el desconsuelo y el enfriamiento de Zurita. La crítica no afectó solo a la autoestima del cronista, sino que lo condujo a una especie de inhibición y parálisis al poner en cuestión el valor de su trabajo ante el Consejo Real de Castilla. Así, sugiere Uztarroz, la historiografía habría sido una víctima colateral de la polémica, al haberse visto expuesta a perder a uno de sus mejores escritores. En este caso, el daño de la censura habría sido extremo al provenir de alguien, según Dormer, «olvidado de sí mismo», esto es, irrespetuoso con la autoridad de la institución a la que representaba, el Consejo Real, y con la posición y el prestigio de Zurita, «ministro muy allegado al rey y secretario de la suprema y general Inquisición». Además, Santa Cruz habría procedido de forma ciega y apasionada y había acusado al cronista de las peores faltas que podía cometer un historiador (mentir, inventar, seguir a autores ruines) «con las voces más rigurosas» y «las frases más destempladas» que pudo hallar, esto es, con voluntad de herir23.

  • 24 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, p. 137.

17El apasionamiento, frente a la templanza, o el dejarse dominar por las emociones, definiría al mal polemista y originaría una cadena de efectos nocivos: provocaría las salidas de tono, arrastraría la polémica al terreno de la descalificación personal mutua, causaría resentimiento y deseo de venganza y arruinaría la capacidad potencial de la controversia de lograr mejoras en las obras y en la disciplina. La crónica del enfrentamiento de Uztarroz y Dormer incluye una carta de Zurita a Ambrosio de Morales en la que el primero agradece al segundo que hubiese intercedido por él ante el Consejo Real de Castilla y hubiese contestado la censura de Santa Cruz. En la carta, Zurita califica al cosmógrafo de atrevido, ignorante, malicioso y necio, insultos que Uztarroz se ve obligado a justificar, aduciendo que, pese a la modestia y buen juicio del cronista, en este caso no pudo pasar por alto la ofensa24.

  • 25 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, p. 129. Ambas apologías fueron publicadas al final del tomo (...)
  • 26 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, pp. 130-131.
  • 27 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, pp. 138-9. Dormer explica que el Consejo Real de Castilla, (...)

18La polémica con Santa Cruz habría resultado nociva hasta el punto de destemplar a Zurita. Su proceder no habría sido “de libro”, o lo habría sido solo parcialmente, por ejemplo, al pedir a Ambrosio de Morales que se encargara de su defensa: recordemos que San José recomienda precisamente el recurso a la mediación de un tercero para dirimir causas de naturaleza personal. En cambio, la intervención de Morales en la polémica habría sido ejemplar en todos los aspectos. Afirma Dormer que su apología, como la posterior de Juan Páez de Castro, se caracterizó por la gravedad y la prudencia25. La retórica de la reticencia informa el escrito que Morales mandó a Santa Cruz. De entrada, se acoge al recurrente “preferiría no hacerlo” y aduce que interviene movido antes por la amistad con Zurita y por su sentido de la justicia que por voluntad de contradecir a alguien a quien respeta y a quien no desea ofender. Recrimina en varias ocasiones a Santa Cruz que no haya aportado razones para sustentar sus críticas a los Anales. Confiesa desconocer los motivos del cosmógrafo y conjetura que la explicación más verosímil (que es también la menos ofensiva) es, en suma, que Santa Cruz no es un experto en historiografía y no ha estado nunca en disposición de valorar adecuadamente los méritos y logros de Zurita y sus Anales. Para compensar esta descalificación, reconoce a Santa Cruz algunos aciertos en las anotaciones relativas a asuntos de cosmografía y de arte de marear26. Morales expone sus argumentos siempre en términos respetuosos, sin salidas de tono, y se guardó de denunciar abiertamente que detrás de la censura de Santa Cruz pudiese haber alguna intención maliciosa, que Zurita y Uztarroz y Dormer dieron por segura. En su apología, Morales señaló el apasionamiento del censor pero trató de rebajar el protagonismo de los afectos y subrayó que su respuesta no podía ofender a Santa Cruz quizá con la esperanza de que, procediendo así, hubiese más posibilidades de poner fin a la querella. Según reporta Uztarroz, no hubo réplica a la defensa de Morales, que resultó determinante para que el Consejo Real de Castilla desestimase la censura de Santa Cruz, una decisión que se apoyó también en el informe de Juan Páez de Castro27.

  • 28 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, p. 233.

19De la “erudita contienda” entre Zurita y Antonio Agustín quisiera destacar la insistencia de Zurita en declararse en varios lugares de las cartas enviadas a su colega «enemigo de todo género de contención y porfía» y en mostrarse dócil y agradecido y para nada ofendido por las correcciones y los no pocos reparos de Agustín sobre todo al estilo de la narrativa. De hecho, fueron tantas las correcciones de Agustín, que Zurita le replicó que si tuviera que hacerle caso en todo lo que le enmendaba, «fuera la historia de vuestra señoría y no mía, y esto no es posible en ninguna manera... sino que unos han de echar por un camino y otros por muy diferente»28.

  • 29 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, pp. 232-233.
  • 30 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, pp. 242-243.

20El intercambio de pareceres entre Zurita y Agustín no fue ni de lejos tan agrio y violento como el enfrentamiento con Santa Cruz, pero tuvo momentos tensos y no fue tan “amoroso” como quiso representarlo Uztarroz. Este atribuye la «claridad» con que Agustín habló a Zurita a su amistad, al celo de su iglesia y a la mayor gloria del reino, pero de la lectura de las cartas se desprende que esta “claridad” bien pudo tomarla Zurita como una impertinencia. También podría interpretarse que fue contrario al código de buenas maneras de la contienda entre eruditos el exceso de celo de Agustín, que censuró cosas que, «por menores, las pudieran olvidar varones tan insignes y doctos»29. Uztarroz presenta a Agustín como alguien «muy aficionado a enmiendas, por desear la mayor puntualidad y pureza de estilo y escritos», pero en su relato es sobre todo Zurita quien, con su actitud y conducta, consigue que la contienda resulte provechosa y no derive en una controversia apasionada. Agustín, acérrimo seguidor del latín ciceroniano, afeó a Zurita su gusto por Tácito, «duro y bajo de lengua». Zurita se mostró en desacuerdo con esta valoración de Tácito y vindicó las cualidades del latín de su tiempo. En su réplica, Agustín se despachó con un «si vuestra merced no les tiene [a los ciceronianos] por de mejor estilo que los del tiempo de Tácito, vive en grande error». Uztarroz esgrime que «una cláusula y censura tan severa como esta» podía haber destemplado al cronista, no obstante lo mucho que reverenciaba al arzobispo de Tarragona, «mas no fue así», añade, «sino que procuró satisfacer los cargos que le hacía y le correspondió con muy singulares elogios...»30. Las virtudes y el buen hacer de Zurita, pues, contuvieron la controversia dentro de los cauces que la convirtieron en un instrumento de mejora de los Anales.

Ira, brío y acedia: la teoría de la controversia de San José

  • 31 San José, Genio de la historia, p. 174.
  • 32 San José, Genio de la historia, p. 173.

21La reserva, la voluntad de contención y la retórica de la templanza caracterizaron la concepción y la práctica de la controversia de Zurita y Morales: son ideas que pueden rastrearse hasta los testimonios de Vergara y Garibay y que siguieron vigentes en Uztarroz y Dormer, en Salazar y Castro y en Solís. En el discurso de San José, que cronológicamente se sitúa entre los de estos autores, la voluntad de contención también está presente, y se expresa de buen principio al enmarcar el tratadista toda controversia lícita en una reacción de legítima defensa. Pero esta voluntad de contención opera de forma selectiva, pues se aplica solo a las polémicas vinculadas a causas particulares31. En las causas colectivas San José establece que la defensa es forzosa y que el escritor está obligado a desagraviar a aquellos cuyo provecho, honor y reputación han sido atacados y dependen de él. Como ya he señalado, el tratadista es muy consciente del “daño” que provoca la “contradicción” no solo en la historiografía como saber e institución, también en la comunidad cristiana en general. San José estima que es un daño asumible, un mal menor frente al perjuicio que comporta dejar que circulen incontestados y con la autoridad que en su opinión suele prestarse a la literatura histórica relatos que faltan a la verdad y que atentan contra el honor y la dignidad de una religión, de una nación o de una república32.

  • 33 San José, Genio de la historia, pp. 175-176. Francisco Diago esperaba que sus impugnaciones cortese (...)

22En San José es igualmente selectiva la aplicación de las reglas retóricas tradicionales de la controversia, pues contempla la necesidad de responder «con brío y aun con acedia» en ciertos casos. El tratadista considera que si el propósito del contendiente es «aclarar la verdad para enseñar al ignorante y reducir al errado basta y aun aprovecha más la suavidad en el modo». Pero si el objetivo es «castigar al insolente y atemorizar al atrevido» que impugna y niega la verdad con pertinacia, las palabras deben fulminar como rayos al contrario. En este caso, el estilo de la réplica debe reflejar la ira del polemista, que, de atender a San José, es justa y buena porque es «para debida venganza»33.

  • 34 San José, Genio de la historia, pp. 176-180.
  • 35 San José, Genio de la historia, pp. 181-182. Bautista Mantuano (1447-1516) fue teólogo y escritor y (...)

23San José sabía que estas tesis iban contra la corriente de pensamiento dominante y por ello se extiende en aducir argumentos y ejemplos, sobre todo sacados de las Escrituras y de los Padres y Doctores de la Iglesia, para demostrar que en ocasiones el apasionamiento, en especial el airarse, y el uso de una elocuencia briosa, áspera e hiriente favorecerían la eficacia en la propagación y la defensa de una doctrina. Argumenta que la ira no sería incompatible con la paciencia, la caridad y la humildad, las virtudes que sustentaban la ética del buen polemista, y arguye que a veces lo justo y loable es que la ira y la impaciencia y el «ardor de corazón» prevalezcan sobre ellas y sobre el sosiego y la modestia34. San José hace una llamada a la conciliación del «brío que requiere la disputa» y del «celo que se debe a la verdad» con el «tiento que la modestia pide» para «vencer sin herir». La prescripción de templar la ira y el brío es una concesión a la teoría hegemónica de la controversia y un giro poco coherente y poco convincente en el discurso de San José. El tratadista rectifica de inmediato y excusa a los que, obedeciendo a una reacción natural y legítima, habrían “herido” al adversario al defender a sus patrias y religiones ofendidas. San José cierra el capítulo y refuerza su tesis sobre la necesidad de la controversia citando las palabras con las que Bautista Mantuano había justificado que hubiese tomado las armas para defenderse de sus atacantes en la Apologia pro ordine Carmelitarum. Mantuano atribuye solo «a quien dio principio a la lid» la culpa de haber dado mal ejemplo con la controversia, aunque poco después lamenta haberse visto forzado por sus adversarios a «perder en alguna manera el nombre de inocente». En todo caso, la pérdida de la inocencia es un mal menor asumible para el autor, que no concibe «ver a [su] religión expuesta a sus calumnias» y dejarlas sin contestación35.

  • 36 Francisco de Santa María (1567-1649) desempeñó cargos de gobierno en su orden en España y en Roma y (...)

24La actitud de Bautista Mantuano, antiguo prior general de la orden del Carmen, sanciona las tesis de San José sobre la controversia. Las ideas del tratadista sobre las formas y los usos de la polémica en la historia se alejaron del consenso de los teóricos pero fueron coherentes con la posición de su orden, de la que San José fue cronista general. De hecho, el tratadista compuso en 1639 una primera versión del Genio de la historia que quedó manuscrita y que había elaborado a petición de Fray Francisco de Santa María para que sirviera de defensa frente a los ataques que había recibido su Historia profética de la Orden de Nuestra Señora del Carmen, publicada en 163036. Así, el interés de San José por reflexionar extensa y explícitamente sobre la controversia y por defender sus tesis más bien excéntricas respecto al discurso teórico de la época parece responder a las polémicas que suscitó la historiografía de su propia orden. Sus ideas, su lenguaje y su tono parecen acusar también los efectos de las polémicas religiosas y la influencia de la propaganda contrarreformista en su lucha contra la herejía. Estos sesgos indican que el discurso sobre la controversia en la historiografía fue permeable a las circunstancias históricas y que fue especialmente sensible a la conflictividad que acompañó al auge de la disciplina, que devino social y políticamente relevante en la medida que se demostró útil para la polémica. La manifestación más conspicua de esta permeabilidad es quizá el reconocimiento cada vez más explícito por parte de teóricos e historiadores del protagonismo de la controversia en la historiografía y de la conveniencia de someterla a control. Una regulación que los ejemplos de Vergara, Zurita y Morales y Solís demuestran que surtió efecto y que incidió en las formas de controvertir de los historiadores. La actitud reticente y la voluntad de contención de la controversia no fueron rasgos exclusivos de la teoría de la historia, sino que formaban parte de una ética del escritor cristiano más extendida. Estos imperativos éticos y el auge de los usos polémicos de la historia en la temprana modernidad explican el interés de historiadores y tratadistas por combatir el descrédito de la disciplina mediante la contención, la regulación y la normalización de la controversia en el discurso histórico.

Inicio de página

Referencias bibliográficas

Amado, Maria Tereza, «El pensamiento historiográfico español bajo los Austrias», Rivista di Storia della Storiografia Moderna, 1-2, 1994, pp. 59-93.

Andrés de Uztarroz, Juan Francisco, y Diego José Dormer, Progresos de la historia en el reino de Aragón, y Elogios de Jerónimo Zurita su primer cronista, Zaragoza, Herederos de Diego Dormer, 1680.

Bautista, Francisco, [Reseña de:] Pablo E. Saracino, Lorenzo de Padilla: un cronista anónimo del siglo xvi, Studia Aurea, 10, 2016, 493-497. DOI : https://doi.org/10.5565/rev/studiaaurea.228

Caballero López, José Antonio, «Annio de Viterbo y la Historiografía española del siglo xvi», en Humanismo y tradición clásica en España y América, Universidad de León, Secretariado de Publicaciones y Medios Audiovisuales, 2002, pp. 101-120.

Cabrera de Córdoba, Luis, De historia, para entenderla y escribirla, Madrid, Luis Sánchez, 1611.

Cattani, Adelino, y Jesús Alcolea, «Controversia», en Compendio de lógica, argumentación y retórica, eds. Luis Vega Reñón y Paula Olmos Gómez, Madrid, Editorial Trotta, 2012 (2ª ed. revisada).

Cuart Moner, Baltasar, «La larga marcha hacia las historias de España en el siglo xvi», en La construcción de las Historias de España, coord. Ricardo García Cárcel, Madrid, Marcial Pons, 2004, pp. 45-126.

Diago, Francisco, Anales del Reino de Valencia, t. 1, Valencia, Patricio Mey, 1613.

Extravís Hernández, Isabel, Jerónimo Zurita (1512-1580). Un esbozo biográfico, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 2014.

Fatás, Guillermo, «Entre Cicerón y Tácito. Una amorosa contienda de Zurita con Antonio Agustín», Saldvie. Estudios de Prehistoria y Arqueología, 11-12, 2011-2012, pp. 191-203.

Fatás, Guillermo, «Anotaciones a César por Zurita en un inédito del Real Seminario de San Carlos de Borromeo», Jerónimo Zurita, 88, 2013, pp. 47-59.

Floristán, Alfredo, «Polémicas y confrontación de identificaciones colectivas en el siglo xvii: Navarra, Aragón y Vasconia», Pedralbes, 27, 2007, pp. 59-82.

Fontana Elboj, Gonzalo, «El Genio de la Historia de fray Jerónimo de San José en el marco de la tratadística histórica del humanismo», Alazet, 14, 2002, pp. 139-156.

García Cárcel, Ricardo, coord., La construcción de las Historias de España, Madrid, Marcial Pons, 2004.

García Hernán, Enrique, «Construcción de las historias de España en los siglos xvii y xviii», en La construcción de las Historias de España, coord. Ricardo García Cárcel, Madrid, Marcial Pons, 2004, pp. 127-193.

Garibay, Esteban de, Los cuarenta libros del compendio historial de las crónicas y universal historia de todos los reinos de España, Barcelona, Sebastián de Cormellas, 1628.

Grafton, Anthony, What was history? The Art of History in Early Modern Europe, Cambridge University Press, 2007.

Iriso Ariz, Silvia, y Montse Urbano Gómez, «Disquisiciones filológicas en el epistolario de Antonio Agustín y Jerónimo Zurita», en Humanismo y pervivencia del mundo clásico II: Homenaje al profesor Luis Gil, eds. José María Maestre Maestre, Joaquín Pascual Barea y Luis Charlo Brea, Cádiz, Ayuntamiento de Alcañiz/Universidad de Cádiz, Servicio de Publicaciones, 1997, pp. 509-518.

Kagan, Richard L., Clio and the Crown. The Politics of History in Medieval and Early Modern Spain, Baltimore, The Johns Hopkins University Press, 2009.

Kagan, Richard L., «“Ante todo, nunca te mientas a ti mismo”: Pedro de Valencia, la Historia de Chile y la autocensura», Manuscrits. Revista d'Història Moderna, 35, 2017, pp. 83-101. URL: https://doi.org/10.5565/rev/manuscrits.171

Ledo, Jorge, «The recovery of freedom of speech in the culture of humanists and the communicative origins of the Reformation», Traditio, 74, 2019, pp. 1-48.

Malavialle, Renaud, L'essor de la pensée historique au Siècle d’or de Juan Luis Vives à Antonio de Herrera y Tordesillas, tesis doctoral, Université Aix-Marseille I, Université de Provence, 2003.

Malavialle, Renaud, «Apología de Jerónimo Zurita par Ambrosio de Morales (1564). Un modèle aragonais pour l'histoire espagnole?», en Diversité culturelle et enjeux du pouvoir dans la péninsule Ibérique, dir. Geneviève Champeau, Bordeaux, Presses Universitaires de Bordeaux (Maison des Pays ibériques), 2007, pp. 177-197.

Ostolaza, María Isabel, «Debates historiográficos entre cronistas de Navarra y Aragón en el siglo xvii. A propósito de la Historia apologética y descripción del reino de Navarra, atribuida a Juan de Sada y Amézqueta», Jerónimo Zurita, 80-81, 2005-2006, pp. 227-252.

Páez de Castro, Juan, «Aviendo el Consejo remitido al doctor Juan Páez de Castro reviese los Anales de Zurita e informase sobre ello: informó dando el parecer que se sigue», en Jerónimo Zurita, Los cinco libros postreros de la historia del rey don Hernando el Católico. De las empresas y ligas de Italia. Compuestos por Jerónimo Zurita, Zaragoza, Juan de Lanaja y Quartanet, 1610, f. 26v-31v.

Pérez Vilatela, Luciano, «Francisco Diago O. P. y sus Anales (1613): ecos de Viterbo y sus mixtificaciones», Estudi General, Revista de la Facultat de Lletres de la Universitat de Girona, 23-24, 2004, pp. 389-414.

Quero, Fabrice, «D’une intimité à l’autre: érudition scripturaire, lecture d'humanité et vision politique, dans le Tratado de las ocho cuestiones del templo (1552) de Juan de Vergara», Revue interdisciplinaire Textes et contextes, 6, 2011. URL: http://revuesshs.u-bourgogne.fr/textes&contextes/document.php?id=1543

Rabasa, José, Masayuki Sato, Edoardo Tortarolo y Daniel Woolf, eds., The Oxford History of Historical Writing, Volume 3, 1400-1800, Oxford, Oxford University Press, 2012.

Redondo Veintemillas, Guillermo, «Jerónimo Zurita, primer cronista oficial de Aragón (1512-1580)», Jerónimo Zurita, 88, 2013, pp. 11-46.

Salazar y Castro, Luis de, Advertencias históricas sobre las obras de algunos doctos escritores modernos, Madrid, Mateo de Llanos y Guzmán, 1688.

San José, Jerónimo, Genio de la historia, Madrid, Imprenta de don Antonio Muñoz del Valle, 1768.

Santa María, Fray Francisco de, Apología del tomo primero de la Historia general profética de la Orden de Nuestra Señora del Carmen, Valencia, En casa de los herederos de Crisóstomo Garriz, por Bernardo Nogués, 1643.

Santa María, Fray Francisco de, Historia profética de la Orden de Nuestra Señora del Carmen, Madrid, Francisco Martínez, 1630.

Saracino, Pablo E., Lorenzo de Padilla: un cronista anónimo del siglo xvi, Buenos Aires, Miño y Dávila, 2016.

Solís, Antonio de, Historia de la conquista de México, población y progresos de la América septentrional conocida como Nueva España, Madrid, Bernardo de Villa Diego, 1684.

Stephens, Walter, «When Pope Noah Ruled the Etruscans: Annius of Viterbo and His Forged “Antiquities”», MLN, 119/1, 2004, pp. 201-223.

Tate, Robert B., «Los escritos históricos de Fr. Gauberte Fabricio de Vagad», en Ensayos sobre la historiografía peninsular del siglo xv, Madrid, Gredos, 1970, pp. 263-279.

Vergara, Juan de, Tratado de las ocho cuestiones del templo, en Clarorum Hispanorum Opuscula selecta et rariora tum latina, tum hispana, magna ex parte nunc primum in lucem edita. Collecta et illustrata a Francisco Cerdano et Rico, Madrid, Antonio de Sancha, 1781, vol. I, pp. 1-90.

Vidal, Silvina, «Los teóricos españoles de la historia: Luis Cabrera de Córdoba (1599-1623)», Anuario del Centro de Estudios Históricos «Prof. Carlos S.A. Segreti», 10, 2010, pp. 325-341.

Inicio de página

Notas

1 Para una visión de conjunto de la escritura y el pensamiento de la historia en la primera edad moderna, véanse Grafton, 2007 y Rabasa et al., 2012, y para el ámbito hispánico García Cárcel, 2004 y Kagan, 2009.

2 San José, Genio de la historia, pp. 172-173. El tratado se publicó en Zaragoza en 1651. Cito por la edición de 1768. Modernizo la ortografía y la puntuación en todas las citas. Un estudio introductorio del Genio, con bibliografía sobre el autor y la obra, en Fontana Elboj, 2002.

3 Una parte significativa de estas ideas deriva del discurso sobre la noción de contentio, que puede rastrearse en obras antiguas, medievales y modernas pertenecientes a varios géneros, desde la teología y la filosofía moral a la filología. Este discurso conceptualizó y reguló la disputa como un ejercicio retórico, como un dispositivo para la comunicación de conocimiento, como un vicio característico de los doctos y como uno de los pecados que podía cometerse con palabras. En el debate sobre el lugar de la controversia en la historia se hacen patentes algunas de las connotaciones positivas y negativas que este discurso prestó a la noción de la contentio, por ejemplo, al considerarla una disputa que habría excedido sus límites, al asociar la motivación de sus usos a la envidia y al orgullo de los contendientes y al entenderla como una confrontación dominada por la ira verbal, útil solo bajo condición de que esta ira fuese moderada. Sobre las varias vertientes y la evolución de este discurso hasta la edad moderna, y de su relación con la idea de la parresia, véase Ledo, 2019.

4 Garibay, Compendio historial, pp. 16-17. La obra fue redactada entre 1556 y 1566 y se publicó en Amberes entre 1571 y 1572. Cito por la edición de 1628. Sobre el Compendio, véase Cuart Moner, 2004.

5 Ya desde sus manifestaciones antiguas como ejercicio retórico, la controversia suscitó críticas por estimarse una actividad inútil, de poca calidad y contraproducente en varios aspectos. En sentido contrario, sigue hoy vigente la tesis de que la controversia ejerce de motor del conocimiento científico, una convicción que, como se verá, aplicada al progreso de la historiografía, comienza a apreciarse en algunos escritores de la temprana modernidad. Sobre la historia y la teoría de la controversia, véase Cattani y Alcolea, 2012, pp. 144-147.

6 Garibay, Compendio historial, p. 17. En efecto, el Compendio generó polémica, sobre todo entre los historiadores aragoneses, a los que Garibay acusó de saquear la historia de Navarra en beneficio de la de su reino; véase Floristán, 2007, p. 68, y más sobre la polémica en Ostolaza, 2005-2006.

7 Cabrera, De historia, f. 18. Fue publicado en Madrid en 1611. Sobre su tratado, véanse Malavialle, 2003 y Vidal, 2010. Cabrera publicó en 1619 la primera parte de su Historia de Felipe II, Rey de España. La segunda parte de esta historia, terminada en 1620, quedó inédita en el siglo xvii: Felipe IV impidió su publicación entre otras razones por las protestas de los diputados y cronistas aragoneses, que consideraron que la historia de Cabrera contenía múltiples errores relativos a los hechos del reino de Aragón.

8 Vergara, Tratado de las ocho cuestiones del templo, pp. 32-33. El Tratado fue publicado en Toledo en 1552. Cito por la edición de 1781. Sobre el tratado de Vergara, Quero, 2011. Sobre las Antiquitates de Annio y su influencia en la historiografía española altomoderna, Stephens, 2004 y Caballero López, 2002.

9 Diago, Anales, «Prólogo al lector», s. p., y Libro I, cap. I, f. 2r. Los Anales fueron publicados en Valencia en 1613, tres años después de la aparición de la Década primera de la historia de la insigne y coronada ciudad y reino de Valencia de Gaspar Escolano. Al inicio del libro I de los Anales, Diago afea a Escolano (sin nombrarlo, refiriéndose solo a «un cierto moderno») que no hubiese consultado los archivos del reino y que afirmase que no contenían documentos útiles para su historia. Las críticas de Diago a Escolano continúan a lo largo de la obra: Pérez Vilatela, 2004, considera que la de Diago fue una historia concebida y escrita «contra Escolano» y que la motivación principal habría sido la voluntad de Diago, fraile dominico, de defender la autoridad de su correligionario Annio de Viterbo, pues Escolano (como Juan de Vergara entre otros) había desautorizado al Beroso de las Antiquitates.

10 Salazar y Castro, Advertencias, Dedicatoria, s. p. La obra fue publicada en Madrid en 1688. En 1685 Salazar y Castro había sido nombrado cronista del rey y en 1698 recibiría el cargo de cronista mayor de las Indias (García Hernán, 2004, pp. 164-165; Kagan, 2009, pp. 273-279).

11 Solís, Historia de la conquista de México, «A los que leyeren», s. p. La obra fue publicada en Madrid en 1684. Solís fue nombrado cronista mayor de las Indias en 1665. Francisco López de Gómara, Bartolomé de las Casas, Bernal Díaz del Castillo y Antonio de Herrera fueron algunos de los autores de los que discrepó (Kagan, 2009, pp. 268-273).

12 Herrera sostuvo estas opiniones en un informe al Consejo de las Indias que ha examinado Kagan, 2017, p. 98.

13 Cabrera, De historia, f. 109-110.

14 San José, Genio de la historia, pp. 139 y ss.

15 San José, Genio de la historia, p. 172.

16 San José, Genio de la historia, p. 172.

17 San José, Genio de la historia, pp. 174-175.

18 La obra fue publicada en Zaragoza en 1680. La parte de Uztarroz estaba terminada en 1649 (Redondo Veintemillas, 2013, pp. 14-15).

19 De la primera polémica se han ocupado Tate, 1970, pp. 263-264; Cuart Moner, 2004, pp. 104-106; Malavialle, 2007; Kagan, 2009, p. 106; Redondo Veintemillas, 2013, pp. 12-13 y 25-26; Extravís Hernández, 2014, pp. 101-102. De la segunda, Iriso & Urbano, 1997, pp. 510-511; Fatás, 2011-2012 y 2013, pp. 56-57.

20 La censura de Padilla y la defensa de Zurita ante el rey por parte de Felipe de Guevara se relatan y comentan en Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, pp. 123-128. Uztarroz desacredita a Padilla por su ímpetu y exceso de diligencia, «dictada por la pasión», y lo califica de «colérico en su censura»; admite que fue «hombre doctísimo y muy plático en nuestras historias... pero nada le pudo contener» (p. 127, la cursiva es mía). La actitud destemplada de Padilla, análoga, como se verá, a la de Santa Cruz, habría arruinado de inicio cualquier provecho potencial de la polémica.

La crítica del Arcediano de Ronda se había atribuido a un pariente homónimo del Lorenzo Padilla que, además de arcediano de Ronda, fue cronista oficial de Carlos V y autor de unas Antigüedades de España. Algunos estudios recientes sobre el cronista han establecido que su muerte tuvo lugar en torno a 1569 y no en 1540, como se había creído anteriormente, y pudo ser por tanto el autor de las críticas a Zurita. Saracino, 2016, pp. 35-36, no se pronuncia sobre la autoría; por su parte, Bautista, 2016, pp. 495-496, ha señalado que Padilla afeó a los cronistas de Aragón en general que alabaran «sus cosas en perjuicio de las de Castilla», una crítica que entronca con los reproches a Zurita de Santa Cruz y otros autores castellanos, que estimaron que el cronista había favorecido a los reyes aragoneses frente a los de Castilla: la coincidencia de parecer indicaría, según Bautista, que las críticas a Zurita bien podrían haber salido de boca del Padilla cronista de Carlos V.

21 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, p. 128. Zurita había solicitado al Consejo Real de Castilla el privilegio de impresión para el reino de Castilla de la primera parte de los Anales. El Consejo había remitido la obra para su revisión a Alonso de Santa Cruz, que ostentaba el cargo oficial de cosmógrafo mayor del reino y había escrito varias obras de historia. En 1563, la primera parte de los Anales fue objeto de polémica en Aragón, porque algunos representantes de los cuatro estados del reino habían pedido que la obra se sometiese a revisión al entender que presentaba algunas deficiencias. Zurita había reaccionado ante esta demanda con la amenaza de abandonar el cargo de cronista del reino y los diputados la habían desestimado. Dormer, en Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, pp. 142-143, señala que las críticas «de sus naturales» ofendieron a Zurita más todavía que las de Padilla y Santa Cruz: la alusión a estas censuras refuerza la convicción de que la polémica tiende a atraer nuevas y mayores polémicas y que sus efectos difícilmente pueden controlarse.

22 San José, Genio de la historia, p. 173: «¡Oh Señor, que os encontráis con un autor muy grave, con otro muy diligente, con otro muy antiguo, y con otros aficionados vuestros, que sienten y escriben lo contrario, y por lo menos estos y los secuaces dellos reciben mal vuestra doctrina y vuestra historia! ¿Qué importa, si pesa más el bien que con los cuerdos y desapasionados se grangea el derecho y honor de una religión, su posesión y costumbre y otros muchos frutos que se siguen de publicar y defender esta verdad y establecerla en la historia que todo el daño de la contradicción?». La cursiva es mía.

23 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, p. 129.

24 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, p. 137.

25 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, p. 129. Ambas apologías fueron publicadas al final del tomo sexto de los Anales en las ediciones de Zaragoza de 1610 y 1670.

26 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, pp. 130-131.

27 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, pp. 138-9. Dormer explica que el Consejo Real de Castilla, después de desestimar el juicio de Alonso de Santa Cruz por tratarse de una «tan agria y animosa censura», encargó una nueva revisión de los Anales a Honorato Juan y a Juan Páez de Castro. Antes de que estos escritores pudieran transmitir sus opiniones, llegó al Consejo la apología de Ambrosio de Morales. La defensa de Morales, según Dormer, debió de parecer más que suficiente al Consejo, y Paéz de Castro, para no dilatar más la aprobación de los Anales, abrevió y redujo su censura. Honorato Juan quedó eximido del encargo por enfermedad. Dormer reporta muy sucintamente las críticas de Páez de Castro a Santa Cruz («pasión, presunción, falta de historia, falta de cosmografía, malicia de multiplicar cosas superfluas») y los elogios a la historia de Zurita. Páez de Castro criticó a Santa Cruz con más dureza que Morales y sin contemporización alguna: no menciona a Santa Cruz por su nombre en todo su Parecer y le reprocha su ignorancia en asuntos de cosmografía, a sabiendas de la condición de Santa Cruz de cosmógrafo oficial de la Corona. Véase Páez de Castro, «Aviendo el Consejo remitido», f. 26v-31v.

28 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, p. 233.

29 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, pp. 232-233.

30 Andrés de Uztarroz y Dormer, Progresos, pp. 242-243.

31 San José, Genio de la historia, p. 174.

32 San José, Genio de la historia, p. 173.

33 San José, Genio de la historia, pp. 175-176. Francisco Diago esperaba que sus impugnaciones corteses y comedidas sirviesen para no despertar en los autores de los que discrepaba, precisamente, «memoria de venganza» (Anales, «Prólogo al lector», s. p.).

34 San José, Genio de la historia, pp. 176-180.

35 San José, Genio de la historia, pp. 181-182. Bautista Mantuano (1447-1516) fue teólogo y escritor y ejerció el cargo de prior general de la orden del Carmen desde 1513 y hasta su muerte.

36 Francisco de Santa María (1567-1649) desempeñó cargos de gobierno en su orden en España y en Roma y ejerció de cronista general de los Carmelitas Descalzos. En 1643, en Valencia, se publicó la Apología del tomo primero de la Historia general profética de la Orden de Nuestra Señora del Carmen firmada por el mismo Francisco de Santa María. No he podido consultar la primera versión manuscrita del Genio de la historia. Según Amado, 1994, pp. 67-68, n. 28 y 30, que agradece la noticia de la existencia de esta primera versión manuscrita a Fernando Bouza, se trata en efecto de «una versión panegírica, cuasi exclusivamente laudatoria».

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Cesc Esteve, « Controversia y discurso histórico en la temprana Edad Moderna », Criticón, 137 | 2019, 175-190.

Referencia electrónica

Cesc Esteve, « Controversia y discurso histórico en la temprana Edad Moderna », Criticón [En línea], 137 | 2019, Publicado el 19 diciembre 2019, consultado el 12 agosto 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/8174 ; DOI : https://doi.org/10.4000/criticon.8174

Inicio de página

Autor

Cesc Esteve

Cesc Esteve es doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada y profesor del Departament de Filologia Catalana i Lingüística General de la Universitat de Barcelona. Su línea de investigación principal es la poética y la historiografía de los siglos xvi y xvii, especialmente del ámbito hispánico. Ha publicado trabajos sobre la formación de teorías e historias de los géneros literarios en el Renacimiento y sobre la filosofía, la escritura y la censura de la historia en la alta Edad Moderna. Sobre la lírica y la tragedia, con María José Vega, en Idea de la lírica en el Renacimiento (2004) y La teoría dramática europea del Renacimiento a la Posmodernidad (2004); sobre la épica, con Lara Vilà en El Pelayo del Pinciano (2005) y en Estudios sobre la tradición épica occidental (2011), y con Vega y Vilà en La teoría de la épica en el siglo xvi (2010); sobre las poéticas de la maravilla y del vulgar catalán, con Josep Solervicens y Toni Moll en La poètica barroca a Europa (2009) y en La poètica renaixentista a Europa (2011); sobre la historiografía literaria del Quinientos, la monografía La invenció dels orígens. La història literària en la poètica del Renaixement (2008); sobre lectura y censura, con María José Vega y Julian Weiss en Reading and Censorship in Early Modern Europe (2010); y sobre la teoría y la censura de la historia, el estudio introductorio de la edición digital de los Della historia dialoghi diece de Francesco Patrizi (2008), en los volúmenes colectivos Textos castigados. La censura literaria en el Siglo de Oro (2013), Las razones del censor (2013), «Autocensura e historiografía en tiempos de los Austrias» (Manuscrits, 2017) y Disciplining History. Censorship, Theory and Historical Discourse in Early Modern Spain (2018), también ha sido editor de los tres últimos.
cesc.esteve@ub.edu

Artículos del mismo autor

Inicio de página
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals