Navigation – Plan du site

El argumento arqueológico en la polémica del monasterio de San Cristóbal (Córdoba, 1626-1629)

Muriel Elvira
p. 191-214

Résumés

On étudie dans cet article une micro-polémique qui opposa, entre 1626 et 1629, Pedro Díaz de Rivas à Martín de Roa et Hernán Pérez de Torres, au sujet de la localisation des ruines de l’ancien monastère mozarabe de Saint Christophe. À partir de documents nouveaux, on montre comment Díaz de Rivas s’inspira des travaux inédits de son maître et ami, l’abbé de Rute, pour mettre au point une méthode lui permettant de distinguer les ruines romaines, arabes et wisigothes. Cette découverte le conduisit à remettre en cause la localisation communément admise du monastère, dans le Campo de la Verdad, et à conclure que les ossements découverts à cet endroit à l’occasion d’une crue du Guadalquivir ne pouvaient pas être ceux de saints mozarabes, mais qu’ils provenaient d’un cimetière musulman. Honorer ces fausses reliques revenait donc à commettre un terrible sacrilège. On analyse dans cet article les réponses que les adversaires de Díaz de Rivas apportèrent à cette impeccable démonstration. Ils ne rejettent pas a priori l’argument archéologique, mais l’imitent dans le but de montrer son invalidité, et revenir en fin de compte aux méthodes d’investigation qu’ils maîtrisaient le mieux : la lecture allégorique d’un texte sacré (Pérez de Torres) ou la philologie (Martín de Roa).

Haut de page

Notes de la rédaction

Article reçu pour publication le 28/09/2019; accepté le 03/11/2019

Texte intégral

  • 1 Los historiadores modernos que se han interesado por Díaz de Rivas suelen escribir su apellido con (...)
  • 2 Sobre la figura de Martín de Roa, véanse Olivares d’Angelo, 1994, Roldán Figueroa, 2015 y Grau Jimé (...)
  • 3 La crecida del Guadalquivir de 1626 fue una de las más violentas y mortíferas del siglo, y ese año (...)

1La polémica del monasterio de San Cristóbal es el nombre que he dado a una pequeña controversia que se desarrolló entre 1626 y 1629, y en la que se enfrentaron por una parte el licenciado cordobés Pedro Díaz de Rivas1 y, por otra, varios eclesiásticos de la misma ciudad, Hernán Pérez de Torres y el padre jesuita Martín de Roa2, acerca del emplazamiento de un antiguo monasterio mozárabe, documentado en la historiografía cordobesa del siglo ix, pero ya desaparecido a principios del siglo xvii. Este debate aparentemente anecdótico e intranscendente, pero que en realidad levanta cuestiones muy sensibles, nació de unos descubrimientos arqueológicos fortuitos. A raíz de una violenta crecida del Guadalquivir, sobrevenida el 24 de enero de 1626 en Córdoba3, el río salió de madre, y la erosión y arrasamiento de la crecida desenterraron, en el llamado «Campo de la Verdad» —situado en la ribera Sur del Guadalquivir, enfrente del casco histórico, a la izquierda del puente romano cuando se viene del centro— ciertas ruinas de las que se tenía noticia anteriormente, pero que pudieron observarse con mayor comodidad con el lavado de terreno. La riada descubrió también en el mismo sitio unas sepulturas, desconocidas hasta la fecha. Este conjunto arqueológico apareció en un lugar cargado de tradiciones religiosas, cerca de una pequeña ermita, hoy desaparecida, pero todavía en pie en 1626, llamada ermita de San Julián.

  • 4 San Eulogio, Divi Eulogii cordubensis. Martyris doctoris et electi Archiepiscopi Toletani opera […](...)
  • 5 Sobre el contexto histórico de la redacción del Memorial de los santos de san Eulogio, véase Herrer (...)
  • 6 San Eulogio, Memorial de los santos (en Obras completas), libro II, capítulo 4, p. 108. En traducci (...)
  • 7 Roa, Flos sanctorum, f. 3v. A propósito de la muerte de san Gumersindo y san Siervo de Dios, escrib (...)
  • 8 Cano Fernández, 2008.
  • 9 Rodríguez Mediano, 2009; García Arenal y Rodríguez Mediano, 2010, pp. 376-380.
  • 10 Morán Turina, 2010, pp. 251-252.
  • 11 Urquízar Herrera, 2016 y 2017, pp. 121-130 y p. 216,
  • 12 Se trata de cincuenta cartas del abad de Rute a Díaz de Rivas, conservadas en la Hispanic Society d (...)

2El cordobés Ambrosio de Morales fue el primero en observar estas ruinas, no completamente desenterradas cuando las examinó, y las identificó con las fundaciones del antiguo monasterio mozárabe de San Cristóbal. Se apoyaba para esto en un detalle del Memorial de los santos, obra de san Eulogio (siglo ix) que el mismo Morales editó y comentó en 15744. Cuenta esta obra la vida y muerte de una serie de cristianos mozárabes, que se entregaron voluntariamente al martirio a partir de 851, durante el reinado de Abd al-Rahman II, algunos años antes de que el propio san Eulogio siguiera su ejemplo5. En una frase un poco anecdótica, pero que sería objeto de múltiples interpretaciones y cristalizaría todas las discusiones posteriores, san Eulogio situaba la morada de uno de estos mártires, san Habencio, en el monasterio de San Cristóbal: «Sancti Christophori monasterium situm est in spectaculum urbis, in parte australi, super crepidinem ulteriorem Baetis»6. En una nota de su edición del texto, Ambrosio de Morales deducía que el monasterio debía de encontrarse en el Campo de la Verdad, apoyándose tanto en la descripción del lugar por san Eulogio, como en la presencia allí de ruinas, una hipótesis a su vez confirmada por el hagiógrafo cordobés Martín de Roa en su Flos sanctorum de 16157. Pero las excavaciones arqueológicas que realizó Pedro Díaz de Rivas en las ruinas después de la riada lo llevaron a otra conclusión. Según él, estos restos eran las fundaciones de una antigua alberca árabe y las tumbas eran musulmanas. En reacción a la publicación de su Relación en 1626 empezó lo que llamamos la polémica del monasterio de San Cristóbal que plantea las siguientes cuestiones: ¿Hasta qué punto es posible desarrollar en 1626 un discurso de tipo arqueológico para investigar ruinas y sepulcros? ¿De qué margen de libertad dispone el arqueólogo, cuando se enfrenta a la autoridad del relato de un santo, establecido por una tradición hermenéutica sólida? ¿A qué intereses se enfrenta y cómo es instrumentalizada la arqueología? Esta pequeña polémica fue descubierta y estudiada recientemente. Desde 2008 le han dedicado algunas páginas o líneas Adelina Cano Fernández8, Fernando Rodríguez Mediano9, Miguel Morán Turina10 y Antonio Urquízar Herrera11. Sin embargo, creo útil volver sobre ella a partir de documentos nuevos sacados de la correspondencia del abad de Rute y Díaz de Rivas que estoy editando12, los cuales permiten conocer con más detalles las diferentes etapas de la controversia y lo que estaba en juego en ella. También contrastaré el texto de Díaz de Rivas con el de sus contrincantes, Hernán Pérez de Torres y Martín de Roa, para observar cómo se enfrentan dos metodologías y tradiciones epistemológicas que se revelaron irreconciliables en esta controversia: filología vs. arqueología, aunque no tenían por qué enfrentarse, desde un estricto punto de vista científico.

La invención de un método de observación arqueológica por Díaz de Rivas

  • 13 La primera de las cincuenta cartas conservadas en el mss. B3566 es del 2 de julio de 1617.

3Pedro Díaz de Rivas es hoy principalmente conocido por su involucración en la defensa e ilustración de la poesía de Góngora, pero la verdadera pasión de su vida fueron la arqueología, la geografía y la historia de la antigua Bética, los principios del cristianismo, la numismática, la epigrafía y las colecciones de libros. Fruto de sus desvelos anticuarios fue la Relación de algunos edificios y obras antiguas que descubrió el río Guadalquivir, cerca de Córdoba, con la gran creciente que trujo estos días, escrita e impresa en 1626. Adopta la forma de una carta íntima al abad de Rute publicada subrepticiamente. En ella, Díaz de Rivas cuenta a su amigo, residente en Rute, las consecuencias de las inundaciones del Guadalquivir en Córdoba, y cómo lo llevaron a explorar unas ruinas que allí se encontraban. El abad de Rute y Díaz de Rivas mantenían una correspondencia frecuente e ininterrumpida desde por lo menos 161713, seguramente desde antes, aunque no se ha podido documentar, y el tema del epistolario versaba principalmente sobre historia y arqueología. La Relación escenifica, pues, unas relaciones de trabajo y amistad reales, pero su publicación en formato de carta obedece también a un cálculo, como lo veremos más adelante.

  • 14 Díaz de Rivas, Relación de algunos edificios, f. A1v.
  • 15 Díaz de Rivas, Relación de algunos edificios, f. A2r.

4En ella, Díaz de Rivas cuenta cómo, a raíz de la inundación que lavó el terreno y dejó las ruinas al descubierto, pudo analizar la estructura de la construcción «hecha de argamasa, cuyos andenes o lados son de un muro forjado de piedras labradas de cantería y de argamasa»; la midió: «tiene de grueso siete pies geométricos»; observó las características de las fundaciones: «El suelo […] es todo llano y ilustrado por cima con aquel barniz colorado que tienen las demás obras de agua de los moros»; y concluyó que las ruinas en cuestión no podían ser las fundaciones del antiguo monasterio de San Cristóbal, como se creía hasta entonces, sino las de una alberca, construida en tiempo de los árabes, la cual le merecía una gran admiración: «la grandeza de esta alberca es maravillosa y es semejante a otra que con ostentación hicieron los moros»14. Después encontró confirmación de su hipótesis en diferentes Crónicas árabes que describían la zona como cubierta de «huertas», las cuales requerían un sistema de riego complejo, del cual la alberca era tan solo una parte15. De forma que las fuentes literarias venían a confirmar, en un segundo momento, la observación arqueológica, base de todo el análisis.

5La historiadora de la arquitectura Adelina Cano reconoció la exactitud de la descripción de la Relación y llegó a reconstruir cuál debió ser el aspecto del artefacto:

  • 16 Cano Fernández, 2008, p. 430.

Este análisis de Ribas resulta absolutamente novedoso, pues adscribe sin duda la construcción con una alberca árabe, realizada con labor de cantería […] de una anchura de 87 pies, y revestimiento interior a la almagra. Las dimensiones en metros oscilarían […] entre 26,10 y 24,24 m. de ancho, según pie geométrico o castellano, con una estructura muraria compuesta de sillares de 2,10 y 1,95 m. de grosor16.

  • 17 Urquízar Herrera, 2017, pp. 121-130.
  • 18 Marías, 2004, p. 68.

6Asimismo, la capacidad de distinguir entre monumentos romanos, godos y árabes ha sido reconocida por los historiadores de la arquitectura como uno de los mayores méritos de Díaz de Rivas17. En la Relación que presentamos, aplicó un método que teorizó luego en Las antigüedades y excelencias de Córdoba, publicadas en 1627, demostrando esta vez con esquemas y dibujos las diferencias entre los tres modos de construir (romano, godo y árabe), en función de los materiales empleados, del ensamblaje de los mismos, del decorado, de la presencia de barniz, de mosaicos, etc. Esto le valió ser calificado por Fernando Marías de «primer historiador de la arquitectura»18. Creo necesario detenerme un momento sobre las condiciones de redacción de los dos primeros capítulos de las Antigüedades y excelencias de Córdoba, porque tienen una relación estrecha con la Relación de 1626 y porque permitirán precisar el grado de originalidad de Díaz de Rivas y las modalidades de su participación en la polémica del monasterio de San Cristóbal.

  • 19 Ambrosio de Morales, 1575.
  • 20 Ambrosio de Morales, 1575, f. 5v.
  • 21 Scamozzi, L'idea della architettura universale, libro 8, capítulo 8 titulado «D’alcune leggi antich (...)
  • 22 Díaz de Rivas, De las antigüedades y excelencias de Córdoba, f. 5r.

7Como señaló Antonio Urquízar Herrera, en sus Antigüedades, Díaz de Rivas prolongó y superó el esfuerzo metodológico de Ambrosio Morales, quien por primera vez había formulado una serie de reglas para la identificación y el análisis de ruinas romanas, en el «Discurso general sobre las antigüedades donde se enseña la manera de bien averiguarlas y entenderlas» que abría Las antigüedades de las ciudades de España19. Morales explicaba allí que el historiador podía identificar que un lugar determinado había sido poblado en tiempo de los romanos, si encontraba en él determinadas «señales y rastros de antigüedad» —antigüedad romana, huelga decirlo, pues para Morales era la Antigüedad por antonomasia—, es decir, edificios o ruinas de edificios, piedras escritas o labradas, monedas, estatuas, casquillos de vasos antiguos, platos y escudillas de barro rojo. También exponía una regla de construcción característica de los edificios romanos que permitía identificarlos fácilmente: «si hay algún pedazo de edificio antiguo labrado de cantería, fácil cosa es juzgar si es de romanos, porque ellos usaron casi siempre en sus fábricas que todos los sillares fuesen iguales y de un tamaño»20. Pero, para Díaz de Rivas, esta regla era demasiado imprecisa y por lo tanto inoperante, porque también los árabes utilizaban sillares y piedras de cantería, si bien no los colocaban en el mismo orden. Díaz de Rivas describe entonces en qué orden característico e inconfundible los árabes colocaban las piedras, y distingue esta técnica de construcción de la empleada por los romanos, descrita por Vicenzo Scamozzi21. Esta distinción le permitió ubicar dónde había sido fundada la antigua Corduba romana, en «la parte superior y más principal de la [actual] ciudad»22, bordeada por la llamada Puerta de la Pescadería, y rectificó por tanto el error de Morales, quien afirmaba que había sido fundada por Marcelo en Córdoba la Vieja, a algunos kilómetros de la ciudad. Con los mismos métodos puntualizó también que toda la cerca exterior que todavía hoy rodea Córdoba era obra de los árabes, si bien pudieron reedificar una construcción preexistente romana. Este es el contenido del discurso 1.

  • 23 Este argumento no es invento del abad de Rute. Viene de Céspedes, Discurso sobre la antigüedad de l (...)

8Después de esta primera demostración, profundamente original por el método empleado, como señaló Urquízar Herrera, Díaz de Rivas vuelve a plantear el tema de la antigua ubicación de Corduba en el discurso 2, esta vez para discutir más directamente la opinión de Ambrosio de Morales, con una serie de argumentos que resumiré según su orden de aparición:
1. Aulo Hircio y Estrabón, que escribieron en el primer siglo antes de Cristo, mencionan un puente encima del Guadalquivir. Córdoba la Vieja no tiene ninguno, mientras que Córdoba sí.
2. Se hallan numerosísimas «piedras» romanas, de todas las épocas del Imperio, en la actual Córdoba y no en Córdoba la Vieja.
3. En Córdoba se encontraron dos piedras miliarias, que indican la distancia entre el templo de Jano y el mar, en el patio de los naranjos de la catedral de Córdoba, prueba de que la catedral se había edificado en el emplazamiento del antiguo templo, el cual necesariamente estaba en el centro de la ciudad antigua
23.
4. Los romanos fundaron la ciudad junto al Guadalquivir, que por entonces era navegable hasta
Colonia Patricia, según señalaron Plinio y Estrabón.
5. El sitio de Córdoba la Vieja es inhóspito e impropio para la habitación: hay poca agua, no corren en ella aires septentrionales, que son los más saludables, cría «multitud de alacranes», etc.
6. No hay ruinas de edificios construidos por los romanos en Córdoba la Vieja.

  • 24 Por ejemplo, señalar la presencia de «piedras» romanas en la ciudad actual de Córdoba, cuando, en e (...)

9Salta a la vista el carácter repetitivo de algunos argumentos con respecto a aquellos que ya fueron desarrollados en el discurso 124, y la falta de integración de los discursos 1 y 2. El porqué de esta composición yuxtapuesta se entiende al comprobar que el discurso 2 es en realidad una reescritura del libro 1, capítulo 2 de la Historia de la Casa de Córdoba del abad de Rute, obra que permaneció inédita a la muerte de su autor, en junio de 1626, y que solo fue editada en el siglo xx. Comparemos:

  • 25 Existe una edición moderna de la Historia de la Casa de Córdoba (ed. 1954-1972), transcripción de u (...)

Hízola colonia [a Córdoba] M. Claudio Marcelo, siendo pretor en la Bética o España Ulterior, 167 años antes que Cristo naciese […]. En este sitio pues la halló Marcelo, y en este fundó su colonia, y esta fue su criatura, que todo cabe en el nombre griego que le da el geógrafo mismo. Cree comúnmente el vulgo, y no faltan autores que concuerden con él, que en el lugar que hoy llaman Córdoba la Vieja, apartado una legua de esta ciudad, en una ladera de la sierra al pago de Val de Paraíso, junto al monasterio de Señor San Jerónimo, ilustre en santidad, riqueza y edificio, estuvo ya Córdoba fundada por Marcelo, la cual (sin saberse cuándo, ni por quién) se volvió al fin a su primitivo sitio, que es el mismo que hoy tiene. Infiérese esto del nombre, de los fundamentos que hoy parecen, de donde se han sacado y sacan grandes sillares para la fábrica del vecino monasterio, y de algunas monedas que allí se han hallado romanas. Pero, oponiendo piedras a piedras y monedas a monedas, pierde su poco crédito esta vulgar persuasión, siendo así que avemos visto y vemos cada día sacarse mármoles antiguos con inscripciones que testifican los tiempos de República y de Imperio romanos, no ya del sitio de Córdoba la Vieja, sino del de nuestra ciudad [Argumentos 2 y 6], donde cubiertos igualmente de ruinas y olvido han estado sepultados por tantas edades, manifestándose en fin en la nuestra para prueba de esta verdad. Lo mismo digo de las monedas que en no pequeña cantidad han ofrecido a mis manos diversos lugares de nuestra Córdoba. Y que en tiempo de Augusto y de Tiberio estuviese donde hoy, claramente lo muestran las dos antiguas columnas miliarias que se sacaron de bajo de tierra, y hoy se ven levantadas en nuestro templo, testigos de que en el mismo sitio estuvo el insigne de Jano Augusto [Argumento 3]. Y lo mismo nos dicen algunas torres que aún se conservan en la cerca, de fábrica y arquitectura romana. Y verdaderamente es poco verosímil que los romanos, hallando esta población en tan gentil y acomodado sitio, quisiesen por ennoblecerla mudarla en otro poco sano, careciendo de todo punto de la tramontana, viento, a juicio y experiencia de los que saben de esto, el más sano de todos y más seguro despejador de contagios [Argumento 5]; menos fuerte, pues del monte en cuya falda está pudieran con facilidad arruinarle, descolgándole de su cima pizarras; y desacomodado, por la distancia del río que, siendo navegable entonces, obligaba antes a buscar que a huir su vecindad [Argumento 4]25.

10Como se puede ver, todos los argumentos que desarrolló Díaz de Rivas ya estaban contenidos en estas líneas, salvo el argumento 1 (la presencia de un puente encima del Guadalquivir), que no es más que una prolongación del argumento 4 (la ciudad fue fundada al borde del Guadalquivir) apoyada en otras autoridades. De forma que el discurso 2 de Díaz de Rivas es una amplificatio del fragmento citado del abad de Rute, redactado, eso sí, con un tono mucho más combativo que la mesurada y comedida refutatio de Fernández de Córdoba, que tan solo citaba a Ambrosio de Morales en nota, entre los autores que «concuerd[a]n con el vulgo» y se equivocaron.

  • 26 El abad de Rute contesta por primera vez a preguntas referentes a las antigüedades de Córdoba en la (...)
  • 27 Carta núm. 40, Rute, 16 de junio de 1625.
  • 28 Carta núm. 43, 25 de agosto de 1625.

11Las cartas del abad de Rute a Díaz de Rivas permiten entender en qué circunstancias tuvo lugar el préstamo. El licenciado cordobés empezó a preparar las Antigüedades en el otoño de 162426 y dedicó toda la primera mitad de 1625 a la redacción de los discursos 3 a 5, que inicialmente iban a ser los únicos incluidos en la obra. Lo prueban cartas de este periodo que contienen respuestas a las consultas eruditas hechas por Díaz de Rivas al abad de Rute para aclarar y precisar detalles de estos discursos. El 16 de junio de 1625, el abad escribió a su corresponsal: «Huelgo que vuestra merced haya acabado sus Discursos de Córdoba, aunque está con cuidado de la impresión»27. Por estas fechas (junio del 1625) Díaz de Rivas empezó a ocuparse de los trámites legales de la impresión, y obtuvo finalmente una aprobación firmada en Córdoba por Pedro de la Fuente el 25 de octubre de 1625 y una licencia otorgada el 13 de noviembre de 1625 por Gabriel de Torres Hinojosa. Sin embargo, la redacción continuó durante toda la segunda mitad de 1625 e incluso durante todo el año de 1626. En agosto de 1625, Díaz de Rivas encontró la llamada «piedra de los Mártires», cuyo dibujo y análisis incluiría en la obra, f. 24v28, y siguió interrogando al abad de Rute sobre la fundación de Córdoba, quien lo remitió en dos ocasiones a lo que había escrito en su Casa de Córdoba que todavía estaba en el telar:

  • 29 Carta núm. 38, Rute, 13 de mayo de 1625.

Ha hecho tardía mi respuesta a su carta de vuestra merced el haber un amigo detenídome ese papel. Vuestra merced perdone, así esto, como el no enviarle razón de lo que me pide le diga acerca de la fundación y gobierno de Córdoba, que sé que, si se acordara vuestra merced que yo en la Casa de Córdoba, al principio, tengo escrito lo que siento de su antigüedad, fundación y gobierno, no me pidiera vuestra merced que le dijera lo que yo tengo de decir, pues no era razón29.

12Y mes y medio después:

  • 30 La cuestión de saber si Colonia Patricia (Córdoba) fue la primera o no de las colonias romanas fund (...)
  • 31 Carta núm. 41, Rute, 30 de junio de 1625.

Que Córdoba fuese colonia de Marcelo es sin duda, mas no fue la más antigua de España, según creen muchos, sino posterior a la de Carteia por Canuleyo30, aunque aquella de libertinos y la nuestra de nobles: Colonia Patricia. La autoridad de Estrabón es grande. Cuál Marcelo haya hecho colonia a Córdoba, no me determino ahora; en mi Córdoba lo examinaré, aunque tengo escrito esto, no examinado del todo, pero por probable podrá vuestra merced sentir lo que gustare, y más sabiéndolo afianzar como vuestra merced sabe y sabrá31.

  • 32 Como lo prueban las cartas 45 (27 de octubre de 1625) a 48 (28 de marzo de 1626). Es mucho tiempo p (...)
  • 33 Por ejemplo, De las antigüedades y excelencias de Córdoba, f. 9v.: «Piensan algunos mal que este no (...)

13Esta es precisamente la materia de los discursos 1 («Fundación de Córdoba») y 2 («Sitio antiguo de Córdoba») de las Antigüedades, redactados pues a partir del verano de 1625, después de haber solicitado la licencia y la aprobación. Pero resulta que, mientras Díaz de Rivas retrasaba la publicación de su obra para integrar en ella consideraciones sobre la fundación de la ciudad y su ubicación original, y para adornarla de una profusa dedicatoria a don Juan Agustín de Godoy Ponce de León, redactada entre octubre de 1625 y marzo de 162632, sobrevino la muerte de su amigo y mentor, el 26 de julio de 1626. De forma que el abad de Rute no tuvo tiempo de pulir y completar el primer libro de la Casa de Córdoba, como era su intención. Estas circunstancias explican, creemos, el uso masivo que hizo Díaz de Rivas del texto del abad de Rute, que no está muy lejos a veces de un expolio. Debió de sentirse autorizado a terminar lo que Fernández de Córdoba había dejado en ciernes. Pero este no es citado en ningún momento, aunque está presente como interlocutor anónimo en diferentes fragmentos, cuando Díaz de Rivas se da el lujo de discutir algunas de sus opiniones erróneas33.

  • 34 Carta núm. 43, Rute, 25 de agosto de 1625.
  • 35 Por ejemplo, le escribe: «Y yo querría considerase vuestra merced si aquel gran cuadro que parece a (...)

14Si comparamos no ya un pequeño fragmento, como lo hicimos más arriba, sino la totalidad de los discursos 1 y 2 de las Antigüedades con el libro 1 de la Casa de Córdoba, podemos medir no solamente la gran dependencia del texto de Díaz de Rivas, sino también la naturaleza exacta de sus aportes. El licenciado cordobés aparece como un hombre de terreno, que amplió considerablemente la cantidad de «piedras» y otras pruebas materiales disponibles en Córdoba, gracias a sus excavaciones (el abad de Rute lo llama significativamente «zahorí de tesoros semejantes»34 y celebra efusivamente cada uno de sus hallazgos). El método para distinguir entre construcciones árabes y romanas, necesariamente fruto de repetidas observaciones de terreno, es efectivamente una elaboración personal de Díaz de Rivas, pero se apoya en la amplísima erudición del abad de Rute y su excelente criterio en materia de antigüedades. La colaboración de los dos hombres fue fructífera. Convencido de antemano por los argumentos del abad de Rute sobre el emplazamiento de la antigua Corduba, pudo observar con mayor serenidad las diferencias de construcción entre unos y otros edificios, y formular a posteriori un método universal que confirmaba este y otros casos. Cuando Díaz de Rivas redacta la Relación en 1626, entre febrero y marzo, el abad de Rute está todavía vivo, aunque visiblemente cansado y enfermo. El análisis de las tumbas y de la alberca no le debe nada a Fernández de Córdoba, residente en Rute por aquellas fechas y que por lo tanto no pudo ver las ruinas desenterradas por la riada. Díaz de Rivas aplica en este caso el método que en el mismo momento estaba formulando en las Antigüedades. El abad de Rute leyó la Relación antes de que se diera a la imprenta, y aprobó en general el análisis de su discípulo, si bien reprobó la virulencia de algunas críticas contra Ambrosio de Morales y le pidió que se mostrara más prudente35.

15Pero en esta Relación, Díaz de Rivas no se contentó con descartar la ubicación del monasterio propuesta por Ambrosio de Morales, sino que propuso luego una nueva hipótesis. Para hacerlo, curiosamente volvió a la misma fuente manejada por todos los eruditos antes que él, a saber, la frase ya citada del Memorial de los santos de san Eulogio, de la cual propuso una nueva traducción e interpretación:

  • 36 Díaz de Rivas, Relación de algunos edificios, f. A2v.

Veamos si podemos sacar algunos indicios de ello [la localización correcta del monasterio], guiados de la descripción que nos pone san Eulogio de este monasterio: Sancti Christophori monasterium situm est in spectaculum urbis, in parte australi, super crepidinem ulteriorem Baetis. Lo cual traduzco así: «Está el monasterio de San Cristóbal de la otra parte del río, en lugar levantado a vista de la ciudad, donde pasa el río Guadalquivir, junto a los montes». Estas señas denotan a mi parecer el sitio de los Visos, pues estos se dijeron así por estar a vista de la ciudad. Y crepido fluminis ¿qué otra cosa es sino el cuchillo y parte levantada del monte por donde pasa el río? Pues este lugar, estando a vista de la ciudad no puede ser otro sino los Visos. Y este es sitio acomodado para fundación de monasterio, donde las avenidas y crecientes del río no le podían dañar, no el de San Julián, que es bajo y llano, que cualquier creciente lo inunda36.

  • 37 Sánchez de Feria, Palestra sagrada, p. 85.
  • 38 Sánchez de Feria, Palestra sagrada, pp. 92-93.
  • 39 Bugella Altamirano, 2016, p. 86; Castejón, 1949, p. 65.
  • 40 Arjona Castro, 2000, pp. 109-110.
  • 41 Murillo, 2010, p. 536, n. 352.

16Díaz de Rivas no corroboró su afirmación con ninguna observación hecha in situ, como hubiéramos podido esperar: no fue a verificar que hubiera en los Visos restos arqueológicos algunos, sino que esta fue la opción que le pareció más plausible por la configuración del sitio, porque suponía que un monasterio debía tener el mismo tipo de emplazamiento estratégico que un castillo, en una altura. Para llegar a esta conclusión, tuvo que forzar un poco el texto latino, llegando a interpretar la palabra crepido como ‘colina’ en vez de ‘ribera’. La propuesta que formuló fue desmentida por los avances de la arqueología, si bien todavía hoy no hay unanimidad sobre el emplazamiento de dicho monasterio. En efecto, a finales del siglo xviii, don Bartolomé Sánchez de Feria retomó el problema, esta vez llevando a cabo una campaña sistemática de excavaciones. Rindió homenaje al «culto Díaz de Ribas», que fue el primero en advertir que el monasterio no estaba en el Campo de la Verdad, análisis confirmado por inundaciones posteriores de 1751, que descubrieron todavía más los cimientos de las construcciones observadas en 1626 por Díaz de Rivas («y con esto se afianza que en su tiempo no había allí tal monasterio, ni hay más rastros que los de la azuda, alberca, molino, grúa y otros artificios de agua» escribe Sánchez de Feria37). Este prosiguió la investigación de su admirado predecesor, excavando varios sitios susceptibles de corresponder con la descripción de san Eulogio, incluidos los Visos, que no presentaban ningunas ruinas y fueron pues descartados. Pensó encontrar bastante más al Oeste las ruinas en cuestión, efectivamente en la ribera Sur del Guadalquivir, pero no en frente de la cuidad, sino en frente del arrabal donde vivía san Eulogio38. Como señala Matilde Bugella Altamirano, esta hipótesis fue apoyada en el siglo xx por el historiador Rafael Castejón, quien «creyó probable que el monasterio, construido sobre las barrancadas que definen el meandro, hubiera sido arrasado por los envites del Guadalquivir y de las aguas arrastradas desde la campiña»39, pues identificó algunos vestigios en el cauce del río que no pudo excavar porque estaban inmersos. Otras hipótesis han sido barajadas en los últimos años, apoyadas en sendas campañas de excavaciones, como la de Antonio Arjona Castro, quien ubicó dicho monasterio más al Suroeste, cerca del actual puente de Andalucía, al Este del polígono industrial de la Torrecilla40, o la de Juan Francisco Murillo, quien lo situó todavía más al Sur, junto al polígono de Amargacena, frente al Vado de Casillas41. Todavía hoy la ubicación del antiguo monasterio sigue siendo una incógnita.

17La Relación de Díaz de Rivas aportaba otro dato nuevo: el descubrimiento de unos sepulcros al lado de la alberca, que el licenciado cordobés identificó con sepulcros musulmanes, puesto que se encontraban en un conjunto arqueológico ya identificado con este periodo y esta cultura (la alberca árabe) y porque la cercanía de un río y la orientación de los cuerpos correspondían, según él, con los ritos funerarios musulmanes:

  • 42 Díaz de Rivas, Relación de algunos edificios, f. A3v.

Lo primero, los moros acostumbraban hacer en el campo sus entierros, y enterraban los cuerpos enteros como aquí se hallaron. Lo segundo, siendo la obra de la alberca, que dijimos de moros, como parece por su modo de fábrica, también serían por ellos las huertas cultivadas y hechos los entierros. Últimamente, es digno de advertencia en ellos, que todos los cuerpos tenían los pies y caras vueltas al río vecino y al Oriente. Fue costumbre entre algunas naciones poner los cuerpos vueltos a particular región del mundo42.

  • 43 Ya lo lamenta Díaz de Rivas, Relación de algunos edificios, f. A3r., y escribe un mes después de la (...)
  • 44 Obviamente la Relación no lo dice claramente, pero, según Miguel Morán Turina, la idea podría deduc (...)

18No he encontrado resultados de excavaciones modernas que confirmen o infirmen este análisis, porque estos sepulcros desaparecieron algunos meses después de la riada, saqueados por los curiosos43. Tan solo Miguel Morán Turina expresó dudas acerca de las conclusiones de Díaz de Rivas, al considerar que podría tratarse de sarcófagos antropoides44, lo que abogaría más bien por un origen prerromano, quizás fenicio. Un misterio que nunca se podrá aclarar.

19En cualquier caso, la Relación deja entrever las discusiones apasionadas a que dio lugar el hallazgo de las tumbas:

  • 45 Díaz de Rivas, Relación de algunos edificios, f. A3v.

Ahora me queda averiguar de qué gentes fueron estos sepulcros, si fueron de gentiles o romanos, de moros o cristianos. Lo cual pondré no solo por fin de curiosidad, sino por desengaño de algunas opiniones falsas, por no decir de la superstición del vulgo que se persuade que por aquí hubo monasterio y sepulcros de santos varones y mártires45.

20Díaz de Rivas acusa la superstición del vulgo, pero en realidad la idea de que se habían encontrado restos de santos y mártires caló entre la élite letrada de Córdoba, como se puede deducir de un fragmento del Monasterio antiguo de Martín de Roa, del que hablaremos a continuación, panfleto escrito por el docto jesuita para rebatir los argumentos audaces de Díaz de Rivas. Escribe Roa:

  • 46 Roa, Monasterio antiguo de San Cristóbal, f. 12v.

Los sepulcros que allí se descubrieron eran de piedra; la forma, de un ataúd; y a la cabeza de él, añadido en medio círculo, tanto espacio cuanto pedía la del difunto. Vio algunos de estos el doctor Bernardo de Aldrete, de cuyas letras he hecho memoria varias veces, y persuadiose que sería de algún monje46.

  • 47 Saco todos los datos de Aranda Doncel, 2008.
  • 48 Fernández Dueñas, 2004.
  • 49 Mariana Navarro, 2012.
  • 50 Véase Aranda Doncel, 2008. También cuenta la «invención» de estas reliquias Roa (Flos sanctorum, ff (...)
  • 51 Aranda Doncel, 2008.

21Aclaremos el contexto: san Eulogio, testigo directo, decía en su Memorial que en el monasterio de San Cristóbal estaban enterrados san Gumersindo, san Siervo de Dios y san Félix, tres compañeros suyos martirizados por los árabes, y ofrecía un testimonio directo y fidedigno de su suplicio y muerte. Hasta la publicación de Díaz de Rivas, se creía conocer el emplazamiento de dicho monasterio y en este mismo sitio aparecieron sepulcros y cuerpos que inmediatamente la devoción popular, respaldada por los eruditos locales, asoció con los de los mártires: ¡potenciales reliquias! Y llegaba Díaz de Rivas con sus argumentos arqueológicos diciendo que estaban empezando a honrar huesos sacados de un cementerio musulmán… Otras reliquias de los santos mozárabes compañeros de san Eulogio se beneficiaban de un culto en Córdoba, fundándose justamente en la autoridad del texto de san Eulogio editado por Ambrosio de Morales47. En efecto, el 21 de noviembre de 1575, un año después de la publicación del Memorial de los santos, que gozó en Córdoba de una gran difusión, aparecieron con la ocasión de unas obras en la iglesia de San Pedro huesos humanos que inmediatamente fueron identificados como restos de los mártires mozárabes del siglo ix, compañeros de san Eulogio, mezclados con huesos de otros mártires sometidos a suplicio por los romanos en el siglo iv48. Se comisionó al propio Ambrosio de Morales para que autentificara las reliquias. Fray Bernardo de Fresnedo declaró las reliquias auténticas en 1577, pero prohibió que se veneraran, hasta que la Santa Sede se pronunciara. En 1578, el Padre Roelas, del que volveré a hablar más adelante, tuvo una serie de visiones: se le aparecieron cinco de estos mártires (Fausto, Januario, Marcial, Acisclo y Zoilo) acompañados del arcángel Rafael, quien le pidió que intercediera por los mártires y contara a las autoridades eclesiásticas la visión que había tenido, para que se reconociera la autenticidad de las reliquias encontradas en la iglesia de San Pedro49. Gregorio XIII se inhibió del caso y fue finalmente el concilio provincial de Toledo el que reconoció la autenticidad de las reliquias el 22 de enero de 158350. Este precedente muestra que el contexto era favorable para que se autorizara el culto de nuevas reliquias de otros de los compañeros de san Eulogio, lo cual hubiera supuesto obviamente un largo proceso, de cuyas conclusiones no podemos presumir por supuesto. Pero, en todo caso, había en la sociedad cordobesa una demanda por encontrar nuevas reliquias, tanto más cuanto que, en las primeras décadas del siglo xvii, el propio san Eulogio empezaba a beneficiarse de una devoción en Córdoba, lo que enfatizaba la importancia de sus escritos en la ciudad. Devoto de san Eulogio lo fue en particular Hernán Pérez de Torres, uno de los personajes claves de la polémica, rector de la parroquia de San Nicolás de la Ajerquía. Obtuvo por ejemplo la autorización de cambiar el nombre de su parroquia a «San Nicolás y Eulogio» y bautizó a los recién nacidos de su parroquia con el nombre de Eulogio para honrar al santo. También obtuvo indulgencias para quienes vinieran a rezarlo51.

  • 52 Habla de esta censura el abad de Rute en la carta núm. 50, 28 de abril de 1626.
  • 53 Carta núm. 49, 28 de marzo del 1626.

22Como era de esperar, la Relación de Díaz de Rivas recibió una fría acogida. Por las cartas del abad de Rute nos enteramos de que el padre Roa se negó a aprobar los pliegos de su sobrino, cuando este quiso imprimir su Relación, y que Hernán Pérez de Torres, el devoto de san Eulogio antes mencionado, también la desaprobó52. Ambos escribieron una censura, que Díaz de Rivas transmitió al abad de Rute, con el borrador de la Relación, el 28 de febrero de 162653. Estas censuras negativas, anteriores a la publicación de la Relación, son el origen de los dos discursos que vamos a analizar a continuación, que fueron después reelaborados en vistas a una publicación, si bien solo el de Martín de Roa llegó a imprimirse. Justifican y explican que la Relación de Díaz de Rivas adopte un formato de carta dirigida al abad de Rute: al escenificar sus relaciones de trabajo con el abad de Rute, Díaz de Rivas se ponía bajo la protección simbólica de una figura de gran autoridad moral y científica, y reafirmaba de paso una filiación intelectual con él.

La polémica del monasterio de San Cristóbal

  • 54 Se conservan dos testimonios, uno en la BNE, mss. 1742 (creo que se trata del autógrafo: contiene u (...)
  • 55 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 54.
  • 56 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 55.
  • 57 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 55.
  • 58 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 56.
  • 59 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 56.
  • 60 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 60.

23Examinemos primero la censura de Hernán Pérez de Torres: Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal de la ciudad de Córdoba en tiempo de los moros, cuyos vestigios se descubrieron con la creciente de Guadalquivir del año de 1626, conservado en formato manuscrito54. Después de una larga introducción dedicada a elogiar el monasterio e investigar su fundación y la orden de los monjes que lo ocupaban, el texto se divide en dos partes bien diferenciadas, ambas dedicadas a determinar dónde se situaba el monasterio con sendos métodos. La primera deja completamente de lado la argumentación arqueológica que despliega Díaz de Rivas, y propone más bien una extensa explicación del texto de la frase de san Eulogio que se extiende en 25 folios. Divide la frase en pequeños sintagmas: monasterium situm est // in spectaculum urbis // in parte australi, // super crepidinem ulteriorem // Baetis, y para cada uno despliega todos los sentidos que son susceptibles de tener las palabras importantes, en particular en la Vulgata, porque es el texto de mayor autoridad posible, independientemente del contexto de la frase, y los aplica al monasterio, en virtud de una relación literal, moral o metafórica. Su objetivo es demostrar que ningún emplazamiento le conviene mejor al monasterio que el Campo de la Verdad, revelado por la tradición interpretativa del fragmento desde Ambrosio de Morales y Martín de Roa. Lo ilustraré con la glosa de la palabra spectaculum. La palabra significa en latín «cualquier cosa puesta para que la vean», porque el monasterio está «a vista de la ciudad», ya que se puede ver desde la ciudad55. Pero spectaculum significa también el espectáculo, la comedia o el lugar donde se hace la representación. Pues bien, a ningún sitio le conviene mejor que al Campo de la Verdad porque «en aquel campo los santos monjes que habitaban en sagrado teatro representaban muchas cosas a los que miraban con buen espíritu»56. Entiéndase: ofrecían al mundo el espectáculo de la divina providencia, de la misericordia divina, de la excelencia de la religión cristiana. De forma significativa, observa Pérez de Torres, las ruinas están organizadas en forma de coliseo, haciendo de asientos y balcones los edificios de la ciudad y de tablado o teatro la planicie del campo57. Spectaculum significa también «contemplación» y, en efecto, así situado el monasterio, en frente de la ciudad controlada por los árabes, «era materia […] de consideración, de contemplación, de ponderación a los moros para que tuviesen a los ojos las santas vidas y costumbres de aquellos monjes» y para que empezaran a «detestar la secta de Mahoma»58. Por último, spectaculum significa el lugar desde donde se mira, es decir, el mirador. Aplica enseguida este significado al caso concreto del Campo de la Verdad y comprueba que es el mejor mirador posible para observar desde él espectáculos o actos públicos «como justicias ejecutadas en hombres condenados a fuego o saetas […] ensayes navales, pesquerías […] o crecientes entradas de personas graves»59. Esta multitud de significados solo se puede aplicar al Campo de la Verdad, y cualquier otra hipótesis, en particular la de los Visos, es incompatible con esta riqueza interpretativa. Último ejemplo que traeré a colación, el de la explicación de la palabra «Australis». Designa el Sur en latín. Pues bien: si se observan los cuatro conventos que nombra san Eulogio en su Memorial, se verá que están en los cuatro puntos cardinales y que entonces forman una cruz. Concluye: «yo moralizo esta situación de los conventos de Córdoba […] y entiendo que fue un modo de bendición»60. Para dibujar bien la cruz, solo puede estar sito el monasterio en el Campo de la Verdad. Vemos aquí que la glosa de la frase de san Eulogio es la base del razonamiento. Le aplica un método de interpretación de larga tradición, inspirado en los cuatro sentidos de la Escritura. La lectura del espacio es simbólica, muy alejada de la visión arqueológica que consistía en medir fríamente el espacio y analizar la estructura de los materiales de construcción.

24Sin embargo, los argumentos arqueológicos de Díaz de Rivas son tomados muy en serio, y dan lugar a una respuesta punto por punto en la segunda parte del Discurso (ff. 75-87) en la que el método es radicalmente diferente. Ofrece a su vez una descripción material de la construcción con un lujo de detalles y tecnicismos impresionantes, con el fin de demostrar que en realidad no se puede sacar ninguna conclusión a partir de la observación de las ruinas. Por ejemplo, intenta demostrar que en todas las culturas y en todos los tiempos las albercas se han construido con los mismos materiales y las mismas técnicas de construcción, con lo cual, si se tratara realmente de una alberca (lo que no es, según él), no serviría para probar que fuera árabe. Además, observa, el tipo de suelo de barniz colorado no es para nada exclusivo de las albercas. Al contrario, apoyándose en las observaciones de un arquitecto al que hizo ir a las ruinas, nota que no hay subsuelo duro, con lo cual el agua se hubiera calado. Las proporciones tampoco corresponden con las tradicionales de una alberca, y la calidad de la argamasa no permite pensar que haya estado en contacto con agua durante mucho tiempo. Por último, hay sillares que dejan pensar que en ellos se levantaban muros altos, propios de un edificio de grandes dimensiones. Lo mismo pasa con el análisis de las tumbas: los árabes no eran los únicos en enterrar sus muertos cerca de los ríos y mirando al Oriente, por lo tanto, las tumbas pueden ser también de gentiles o cristianos. Además, cuando él vio las tumbas, estaban muy revueltas. Conclusión: no se puede demostrar nada a partir de la observación de estas pruebas materiales. Pérez de Torres adopta el lenguaje y el estilo de una descripción arqueológica, pero para vaciarla de su capacidad demostrativa.

  • 61 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 85r.

25También toma en cuenta, como lo hacía el propio Díaz de Rivas, el entorno en que se encontraban las ruinas. ¿Para qué podría servir una alberca tan cerca de un río? Si para dar de beber al ganado, para esto estaba el río. Si para el agua potable, haría falta que la alberca estuviera enterrada, y no es el caso. ¿Para regar las huertas, como dice Díaz de Rivas? Pero las tierras vecinas no se prestan a cultivar árboles en ellas, y no hay rastros de naranjos centenarios, como es el caso cuando y donde los cultivaron los árabes. En el ejemplar manuscrito del discurso que manejo, el de la BNE, hay notas de un lector, quizás el padre Roa, que al parecer revisó el trabajo antes de una posible publicación, que al final, hasta donde sé, no se llegó a hacer. Aquí, en el caso del argumento de las huertas y los naranjos, apunta: «quitarse debe este argumento, porque es falso, que en las huertas que nombra hay muy hermosas arboledas y de mucho fruto»61. Este es claramente un límite de la argumentación. Construida para refutar sistemáticamente cada planteamiento de la Relación de Díaz de Rivas, llega a afirmar cosas falsas, contradictorias entre sí o incluso disparatadas. Solo pondré un ejemplo. Al final del Discurso, Pérez de Torres termina proponiendo su propia interpretación de las ruinas. Uno de los arquitectos que había ido a observar las ruinas pronunció esta frase: «Sería algún lugar donde se iban a correr o a saltar, o qué sé yo». El bueno de Pérez de Torres se tomó muy en serio el vaticinio y encontró en Vegecio dos lugares que describían el suelo de un lugar donde unos soldados iban a entrenar (correr y saltar), parecido según él al encontrado en las ruinas. Concluye que el edificio, construido en tiempo de los romanos, debió de servir como lugar de entrenamiento para los soldados y que después sería reutilizado por los monjes para fundar allí su monasterio. El argumento parece obviamente poco sólido, motivado in fine por el deseo de dotar de la mayor dignidad posible el edificio, haciendo remontar su construcción al tiempo de los romanos.

26El Discurso concluye significativamente con una alabanza de la tradición, que siempre nos conserva la memoria de los lugares, siendo aquí la tradición la de san Eulogio, glosado y explicado por Ambrosio de Morales y el Padre Roa en sus respectivos libros. El Discurso de Pérez de Torres se abría con las mismas consideraciones sobre la tradición, en el retrato que hacía de Díaz de Rivas:

  • 62 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 14v.

Pedro Díaz de Rivas fue de mucho ingenio y erudición y tuvo mucho orden en fundar sus opiniones, pero claro se ve que le faltó fundamento para quitar la tradición venerable de estar sita la ermita de San Julián en el antiguo monasterio de San Cristóbal. Y como, una vez consentida la voluntad, lleva tras sí el entendimiento, no se embarazó en ir contra la tradición común y opinión de hombres insignes y doctos; pues solo un Ambrosio de Morales podía detener aún con grandes fundamentos en contrario. Y se satisfizo y imaginó una alberca inmensa, le dio agua sacada del río, plantó huertas, etc.62

27Se trata de un retrato respetuoso, pero Díaz de Rivas es presentado como un hombre arrogante, por haberse atrevido a no respetar la tradición, especie de pecado original de sus futuros errores.

28En reacción a la difusión de este discurso, Díaz de Rivas publicó en 1627 las Antigüedades y excelencias de Córdoba con el añadido, como dije, de dos capítulos inspirados en la Casa de Córdoba del abad de Rute y, sobre todo, el añadido de un largo prefacio al lector, que contiene un vibrante y hermoso alegato en favor de la libertad de pensar y de disentir con respecto a las «canas de la opinión». Este texto ha de leerse en el contexto de la polémica del monasterio de San Cristóbal, como respuesta al padre Pérez de Torres y a la censura todavía confidencial en esta etapa del padre Roa.

  • 63 Díaz de Rivas, De las antigüedades y excelencias de Córdoba, Prefacio al lector, sin numerar.

Tuve por fin principal el blanco donde se endereza la inclinación de todos los ingenios, que es la verdad. Esta virtud es la participación de la luz eterna y divina, que luce en los hombres, como retratos que semejan divinidad: ocúltase a veces en las tinieblas de la ignorancia, y errores envejecidos le suelen hacer resistencia, pero sus mayores enemigos siempre dicen que buscan la verdad. Pongamos pues en un peso el valor de esta virtud y en otro el aplauso que debemos a las canas de la opinión: ¿quién duda que esta pesa menos en su comparación? Si algunas veces no conformo mi sentimiento con los de Ambrosio de Morales, no por eso se derriba la autoridad y alabanza debida a la bondad y autoridad de sus trabajos y estudios. Los ríos grandes no pierden su nombre, aunque sangren por algunas partes sus aguas, porque esta mengua es poca, comparada con el caudal y riqueza que gozan. Y si tratar antigüedad es materia tan escondida y remota, admiremos en Ambrosio de Morales un valiente acierto, y no condenemos sus hierros, pues aun fue pensamiento generoso el atreverse a intentar en el despeñadero y oscuridad. Este autor intentó muchas cosas de ninguno tratadas: en muchas tocó el blanco, en otras por lo menos mostró caminos para acabar de alcanzar la verdad. Es semejante a los que comienzan a descubrir minas, que sacan muchas piedras y tierra entre lo precioso del oro; el provecho de apartar el oro de la escoria es para los venideros. ¿Qué autor tan cuidadoso, tan perfecto ha habido, que en obra nueva de historia o arte que inventara la pusiera en perfección? […] La autoridad de Ambrosio de Morales para mí es muy grande y, cuando se ofrecieren dos opiniones contrarias que sean igualmente dudosas, la de Morales inclinará así nuestro sentimiento. Esto debemos a su crédito: no ligar a él siempre nuestro juicio. No hay premio más suave para el trabajo de los escritores que la libertad del opinar: el que sigue su sentimiento va, en cuanto es de su parte, en el alcance de la verdad. Si no la consiguió, no es culpa suya si no faltó a la diligencia y maduro acuerdo que piden las materias. Yo, si en algunas opiniones no acerté, por lo menos merezco alabanza, porque metí la dificultad en el fuego de la disputa para apurar más la verdad, la cual con la contradicción se aclara y toma más hondas raíces, como el árbol fuerte combatido del viento. Merezca por lo menos en mis yerros aplauso el celo de honrar a mi patria, que no dudo lo agradecerán los buenos espíritus63.

29Responde aquí Díaz de Rivas a las acusaciones de sus detractores de la polémica del monasterio de San Cristóbal, y anticipa otras polémicas, ahora que se dispone a publicar un nuevo texto que cuestiona, de forma aún más radical, otros planteamientos de Ambrosio de Morales sobre la primitiva ubicación de Corduba. Díaz de Rivas se considera heredero del espíritu del historiador y arqueólogo cordobés, y no de la letra de sus textos. Según Sebastián Sánchez Madrid, fue Ambrosio de Morales quien inició en España…

  • 64 Sánchez Madrid, 2002, p. 38.

la construcción de un método racional y empírico de investigación histórica, construido desde el objetivismo y cientifismo que le exigía su férreo concepto de «verdad». Dicho método se basaba en la utilización de fuentes no solo literarias, sino epigráficas y numismáticas. Así Morales superará la mera consulta de textos clásicos […] y ahondará en la utilización de fuentes directas y el análisis arqueológico para la realización de sus investigaciones64.

  • 65 Sobre los trabajos hagiográficos de Morales, véase Cuesta Leonardo, 2015. Sobre las ambigüedades de (...)

30También fue Ambrosio de Morales quien teorizó que había que interpretar una pieza arqueológica en su contexto, lo que intentó hacer Díaz de Rivas con la identificación de los sepulcros musulmanes encontrados cerca de la alberca árabe. Pero Ambrosio de Morales supeditaba estos primeros tanteos de dotar la historia y la arqueología de un método científico a su labor de hagiógrafo, en particular para la promoción de los santos de Córdoba, de los que fue, como vimos, uno de los principales adalides65. La Relación de Díaz de Rivas puede entenderse como un intento de desvincular la historia y la arqueología de cualquier consideración piadosa, lo que en 1626 era inaudible.

31Significativamente, será con este mismo reproche de no respetar la tradición como lo atacará también el Padre Roa, el propio tío de Díaz de Rivas, en dos tratados publicados en 1629. Uno es Écija y sus santos donde el ataque es anónimo y en forma de digresión:

  • 66 Roa, Écija, sus santos, su Antigüedad, f. 116.

Dije arriba que el monasterio de San Cristóbal […] estuvo de la otra parte del río, donde ahora la pequeña ermita de San Julián, o en aquel sitio vecino, porque así lo entendieron nuestros mayores, y lo mostraban las ruinas de antiguos y grandes edificios que allí vimos en nuestra niñez. Y las que este pasado de mil y seiscientos y veinte y seis descubrió la inundación de Guadalquivir lo persuaden tanto, que los hombres doctos y de voto en Antigüedad se han confirmado mucho en esta opinión. Pero porque algunos, más confiadamente que sufren estas materias, afianzan otras prendas, la califican por falsa y por superstición del vulgo, me hallo obligado a salir a la causa, y defender el respeto que se debe a personas tan doctas, tan pías, de tan grande crédito y autoridad, por sí mismas y por sus escritos (recibidos no solo de nuestra nación, sino también de las extrañas, a quien son de estima y veneración) que lo afirmaron y afirman. Mas para no cortar el hilo a la historia, reservo para el fin de ella66.

32Al final el padre Roa desarrollará esta defensa de Ambrosio de Morales y un despiadado ataque contra su sobrino en un panfleto independiente del libro sobre Écija, publicado el mismo año de 1629: Monasterio antiguo de San Cristóbal en Córdoba ilustrado por el Padre Martín de Roa de la Compañía de Jesús. En él ataca otra vez a su sobrino sin nombrarlo y designándolo como «un curioso». Pero en una sociedad tan endogámica y cerrada como la cordobesa, todos los lectores interesados en esta publicación, de difusión local, serían susceptibles de identificar al curioso en cuestión.

33El libro de Roa se apoya mucho en el discurso de Pérez de Torres. Todos los argumentos manejados por Roa están en el Discurso precedentemente analizado (por eso creo que Roa pudo ser el autor de las notas manuscritas marginales del ejemplar de la BNE), pero reorganizados de forma más racional y eficaz, depurados de sus argumentos más inverosímiles y ridículos. El impreso de Roa tan solo tiene 15 folios, vs. los 95 folios de Pérez de Torres. El cambio más sustancial es que, en contra del discurso de Pérez de Torres, Roa renuncia a negar la existencia de la alberca, y la admite como una evidencia absolutamente compatible con la tradición. El libro adopta el mismo formato de la relación de sucesos que el impreso de Díaz de Rivas, pues cuenta también la riada y sus consecuencias:

  • 67 Roa, Monasterio antiguo de San Cristóbal, f. 1r.

En esta misma inundación robó el río lo bajo de unos cimientos y descubrió una alberca, que tiene ochenta y siete pies por lo ancho, que lo largo aún no se ha descubierto. Las paredes colaterales no son gruesas más de una vara; la frontera del río, de argamasa fortísima, aforrada de ambas partes de sillares de piedra, como las demás, dos varas y media de ancho. Confirmáronse varones muy doctos y de conocido caudal en conocimiento de antigüedad en la opinión, que tantos siglos había engendrado la tradición, que por allí había estado el monasterio de San Cristóbal. Tan antigua y tan venerada ha sido esta tradición […] Persuadiose alguno de lo contrario, etc.67

34Y aquí resume la tesis, disparatada según él, de su sobrino. Es decir, nunca reconoce que la identificación de la alberca es mérito de Díaz de Rivas, sino que presenta esto como parte de la tradición. Porque según él la alberca es compatible con la existencia del monasterio (este era un argumento que ya había contemplado Hernán Pérez de Torres, entre los muchos que barajaba). Propone dos soluciones a esta dificultad: o la alberca y las huertas son muy posteriores a la destrucción del monasterio (pero en ningún momento llega a plantear cuándo pudo ser destruido el monasterio, ni cuándo o cómo se pudo construir la alberca, etc.); o el propio monasterio tuvo su alberca y sus huertas (pero en ningún momento, se pregunta cuándo y cómo se pudo añadir esta construcción árabe a una construcción preexistente). En suma, la reflexión sobre los materiales y la modalidad de construcción están ausentes. Para Martín de Roa, sigue en pie la autoridad del texto de san Eulogio, escritor de gran puntualidad, editado por el no menos escrupuloso Ambrosio de Morales. Y con esto vuelve el padre Martín de Roa al terreno de la filología, donde mejor podía lucirse.

  • 68 Roa, Monasterio antiguo de San Cristóbal, f. 5r.

35Descartado el argumento arqueológico, el padre Roa dispara ahora contra la interpretación que propuso Díaz de Rivas del sintagma «super crepidinem», que interpretó y glosó como ‘el cuchillo y parte levantada del monte por donde pasa el río’: «Engaño sin duda ocasionado a algunos gramáticos de la interpretación que dio Servio en un lugar de Virgilio, de quien la tomaron otros de su profesión»68. Es decir, que el comentario de Servio a la obra de Virgilio podía, por su formulación ambigua, inducir a error a los malos gramáticos, que podían entender que Servio pensaba que crepido designaba «una peña alta tajada, un crespo escollo». Este era el sentido de la palabra en contexto, dice Roa, porque estaba asociada con un complemento nominal (celsi saxi). Pero, tomada absolutamente, la palabra no puede tener este significado. Y para probar esto cita a otros comentaristas y traductores de Virgilio: Juan Luis de la Cerda, Germano Guelio —es decir, Vaillant de Gueslis d’Orléans—, el doctor Gregorio Fernández de Velasco, Filipo Venuto de Cortona; los mejores filólogos europeos: Lorenzo Valla, Guillaume Budé, Justo Lipsio; innumerables comentaristas de la Biblia. En total una veintena de autoridades convocadas para analizar las utilizaciones de la palabra crepido en textos sagrados y en la literatura clásica latina, y encontrar en cada caso equivalentes de crepido en griego y hebreo. Concluye:

  • 69 Roa, Monasterio antiguo de San Cristóbal, f. 9v.

Enseñado en las letras sagradas y humanas, la verdadera y propia significación del vocablo crepido que por sí solo ni significa peñas tajadas, ni cuchillos de montes, ni lugares altos, sino antes los más bajos como las basas, peanes, cimientos, el borde, margen o cabo de alguna cosa. De donde también se toma por las orillas del mar, de los ríos, de las fuentes, etc69.

36El padre Roa es un gran filólogo, su cultura no es de acarreo y este pequeño estudio de lexicología y etimología resulta realmente apasionante, valioso y bien escrito. Pero, claro, el objetivo aquí es hacer pasar al «curioso» que malinterpretó la frase de san Eulogio por un ignorante, que no sabe latín y a pesar de todo se atreve a desmentir la autoridad de varones tan cultos como san Eulogio y Ambrosio de Morales.

  • 70 Entre 1617 y 1620, Díaz de Rivas compuso sus trabajos gongorinos (los Discursos apologéticos y los (...)
  • 71 A partir de las cartas suyas que he podido reunir, sé que preparó dos trabajos sobre Santa Potencia (...)

37Algunas palabras, para terminar, sobre las consecuencias de esta controversia para Díaz de Rivas. Se miden con un simple dato: entre 1622 y 1627 imprimió un libro y tres pliegos sueltos70. Pero entre 1627 y 1650 no imprimió nada, aunque no dejó de trabajar nunca71. Las escasas obras que conservamos son manuscritas, y casi todas autógrafas, lo cual muestra que circularon poco. Además, a raíz de esta controversia Díaz de Rivas se granjeó una inmerecida mala fama en su ciudad, resultado en parte de los numerosos ataques que contra él insertó Martín de Roa en sus obras, que terminaron por socavar su reputación de erudito. En la correspondencia de Andrés de Uztarroz y Rodrigo Caro he encontrado varias cartas de eruditos cordobeses que hablan pestes de Díaz de Rivas. Veamos un único ejemplo: una carta de Bartolomé Ruiz Montesinos a Rodrigo Caro, del 7 de febrero de 1641:

  • 72 BCC, mss. 58-01-90, f. 232v.

Lo que me obliga a escribir esta es que un hombre como Pedro Díaz, que no es para sacar a luz cosa de provecho, se atreva a escribir contra vuestra merced y tener rayado y anotado el libro que vuestra merced escribió con tanta erudición con dos mil disparates en los márgenes, y en particular en la moneda de Sanlúcar y en la de Carbula, que quiere atribuirlas la una y la otra al convento jurídico de Córdoba […]. Pero no hay más que decir, sino hombre que quiere decir mal de nuestro conterráneo Ambrosio de Morales, no dirá bien de los santos72.

  • 73 Díaz de Rivas, El archángel San Rafael.
  • 74 Cuesta Leonardo, 2015 y Aranda Doncel, 2017.

38No quiero decir que Díaz de Rivas fuera un gran intelectual o un humanista especialmente riguroso. Es un hombre de terreno, astuto e inteligente, y dio lo mejor de sí mismo mientras trabajaba con el asesoramiento y las relecturas del abad de Rute, que suplió más de una vez sus conocimientos defectuosos y supo templar un temperamento dado a polemizar y discutir. Pero la mala fama que se granjeó Díaz de Rivas después de la publicación de esta Relación, su reputación de espíritu novelero y poco riguroso, porque hablaba mal de los santos y de Ambrosio de Morales, es sumamente injusta y reveladora de la imposibilidad de desarrollar un discurso estricta y puramente arqueológico a principios del siglo xvii. Ironía trágica de la historia: cuando Díaz de Rivas volvió a imprimir un libro, en 1650, se trató de El arcángel san Rafael, particular custodio y amparo de la ciudad de Córdoba73, libro que contenía la primera edición de las revelaciones del venerable presbítero Andrés de las Roelas redactadas en 1601 por Juan del Pino, secretario del Padre Roelas, y que solo habían circulado de forma manuscrita hasta la fecha. Este texto fue, como lo vimos, un elemento clave para que se autorizara el culto de las reliquias de los santos mártires de Córdoba. Además de editarlo, Díaz de Rivas lo hacía preceder de una introducción cuyo objetivo era demostrar que san Rafael gozaba en Córdoba de un culto antiguo que se remontaba a la Edad Media, y que ha sido reconocida recientemente como una piadosa fábula, que no se apoya en ninguna evidencia histórica74. Díaz de Rivas terminó por renunciar por completo al argumento arqueológico y este impreso de 1650 gozó de una recepción muy favorable en Córdoba.

39El recorrido que hemos seguido muestra las dificultades con que se enfrenta una argumentación arqueológica en España en la década de los años 1620. El propio Díaz de Rivas que la desarrolla no la lleva hasta sus últimas consecuencias, pues no verifica su hipótesis del emplazamiento del monasterio de San Cristóbal en el sitio de los Visos. Sus contrincantes no condenan a priori este tipo de argumentación. Más bien imitan su vocabulario (los tecnicismos), el formato de una relación de descubrimientos con la ocasión de una inundación, el recurso a especialistas con una autoridad técnica sobre arquitectura. Pero lo hacen para vaciar el método de su capacidad para demostrar algo valioso. En ambos casos, lo que prevalece es el análisis de un texto sagrado al que se acercan, bien con un método de análisis alegórico y simbólico, bien con los métodos de la filología humanística. Muy curiosa resulta la oposición que se dibuja aquí entre arqueología y filología. La filología, que había sido, en los siglos xv y xvi, la principal herramienta del humanista para depurar textos y llegar a la Verdad, se transforma en tiempos de Contrarreforma en instrumento al servicio de la fosilización de un texto intocable, que ya no se puede interrogar, contrastándolo con las evidencias de la realidad.

Haut de page

Références bibliographiques

Aranda Doncel, Juan, «Culto y devoción a los mártires en la Córdoba de siglos xvi y xvii: la figura de San Eulogio», en El culto a los santos: cofradías, devoción, fiestas y arte, El Escorial, Instituto Escurialense de Investigaciones Históricas y Artísticas, 2008, pp. 109-132.

Aranda Doncel, Juan, «El origen medieval de la devoción a San Rafael en Córdoba: una leyenda del siglo xvii», ABC, 22/10/2017.

Arjona Castro, Antonio, «Topografía de cinco arrabales de la Córdoba islámica», Boletín de la Real Academia de Córdoba, 139, 2000, pp. 95-113.

Borja Palomo, Francisco, Historia crítica de las riadas o grandes avenidas del Guadalquivir en Sevilla desde su Reconquista hasta nuestros días, Sevilla, Francisco Álvarez y Compañía, 1878.

Bugella Altamirano, Matilde, «Historia y arqueología en la Córdoba del siglo xviii. La ciudad tardoantigua y mozárabe en la obra de Bartolomé Sánchez de Feria», Revista Anahgramas, 2, 2016, pp. 66-113.

Cano Fernández, Adelina, Modelización y recepción historiográfica, en los siglos xvi, xvii, xviii: elementos urbanísticos de Córdoba durante el período islámico, tesis doctoral, Universidad de Córdoba, 2008.

Caro, Rodrigo, Correspondencia, BCC [MSS. 58-01-90].

Castejón, Rafael, «Excavaciones en los monasterios mozárabes de la sierra de Córdoba», Boletín de la Real Academia de Córdoba, 61, 1949, pp. 65-76.

Cuesta Leonardo, María José, «El monumento del Trofeo a los mártires en Córdoba, 1588, elaborado por Ambrosio de Morales», Potestas, 8, 2015, pp. 175-193.

Díaz de Rivas, Pedro, El archángel San Rafael, particular custodio y amparo de la ciudad de Córdova, Córdoba, por Salvador de Cea Tesa, 1650.

Díaz de Rivas, Pedro, De las antigüedades y excelencias de Córdoba, libro primero, a don Juan Agustín de Godoy Ponce de León, caballero del hábito de Santiago y alcayde perpetuo del Castillo y villa de Santa Ella, Córdoba, por Salvador de Cea Tesa, 1627.

Díaz de Rivas, Pedro, Relación de algunos edificios y obras antiguas que descubrió el río Guadalquivir, cerca de Córdoba, con la gran creciente que trujo estos días, A don Francisco Fernández de Córdoba, abad mayor de Rute y racionero de la santa Iglesia de Córdoba. De Córdoba y febrero 12 año 1626. [s. l, s. e.]

Elvira, Muriel, «1620-1626: la “agenda” de Díaz de Rivas», e-Spania [En línea], 26, febrero 2017, consultado el 1 de octubre 2018. http://journals.openedition.org/e-spania/26479

Eulogio de Córdoba, San, Divi Eulogii cordubensis. Martyris doctoris et electi Archiepiscopi Toletani opera […] omnia Ambrosii Moralis Cordubensis regii historici scholiis illustrata, Compluti [Alcalá de Henares], Ioannez Iñíguez a Lequerica excudebat, 1574.

Eulogio de Córdoba, San, Obras completas, ed. y trad. Pedro Herrera Roldán, Madrid, Ediciones Akal (Clásicos latinos medievales y renacentistas), 2005.

Fernández de Córdoba, Francisco, Correspondencia del abad de Rute, Nueva York, Hispanic Society [MSS. B3566].

Fernández de Córdoba, Francisco, Historia de la Casa de Córdoba, BNE [MSS. 3721].

Fernández de Córdoba, Francisco, Historia de la casa de Córdoba, Boletín de la Real Academia de Córdoba, 71-92, 1954-1972, con paginación separada.

Fernández Dueñas, Ángel, «Las reliquias de los Santos Mártires de Córdoba: revisión y comentario», Boletín de la Real Academia de Córdoba de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes, 146, 2004, pp. 215-230.

García-Arenal, Mercedes, y Fernando Rodríguez Mediano, Un Oriente español. Los moriscos y el Sacromonte en tiempos de Contrarreforma, Madrid, Marcial Pons Historia, 2010.

Gimeno Pascual, Helena, «Novedades sobre los estudios epigráficos en España en los siglos xvi-xvii: manuscritos y epigrafía. Metodología: el ejemplo del Mss. Cattaneo», en La Antigüedad como argumento II: historiografía de arqueología e historia antigua en Andalucía, coords. Fernando Gascó La Calle y José Luis Beltrán, Sevilla, Scriptorium Consejería de Cultura/Junta de Andalucía, 1995, pp. 99-120.

Gozalbes Cravioto, Enrique, El descubrimiento de la historia antigua de Andalucía, Málaga, editorial Sarriá, 2000.

Gozalbes Cravioto, Enrique, «Historiografía de la arqueología en Andalucía», Anuario de Hespérides, 17-18, 2009-2010, pp. 55-68.

Grau Jiménez, Jorge, Martín de Roa. El principado de Córdoba, Córdoba, UCO Press, 2016.

Guiance, Ariel, «Eulogio de Córdoba y las reliquias de los mártires», Revista Historia Autónoma, 11, 2017, pp. 279-297.

Herrera Roldán, Pedro, ed., trad. y estudio introductorio a San Eulogio de Córdoba, Obras completas, Madrid, Ediciones Akal (Clásicos latinos medievales y renacentistas), 2005.

Mariana Navarro, Andrea, «Sancti viatores: predicaciones, visiones, apariciones y traslado de reliquias en Andalucía (ss. v-xvii)», Historia. Instituciones. Documentos, 39, 2012, pp. 153-183.

Marías, Fernando, «Memoria, correspondencia e integración de las artes en la Edad del Humanismo (siglos xvi-xviii), en Correspondencia e integración de las artes. Actas del XIV congreso del CEHA, vol. 2, Málaga, Universidad de Málaga, 2004, pp. 61-84.

Morales, Ambrosio de, ed., ver San Eulogio.

Morales, Ambrosio de, Las antigüedades de las ciudades de España, que van nombradas en la corónica con las averiguaciones de sus sitios y nombres antiguos, Alcalá de Henares, Juan Íñiguez de Lequerica, 1575.

Morán Turina, Miguel, La memoria de las piedras: anticuarios, arqueólogos y coleccionistas de antigüedades en la España de los Austrias, Madrid, CEEH, 2010.

Murillo, Juan Francisco et al., «La transición de la civitas clásica cristianizada a la madina islámica a través de las transformaciones operadas en las áreas suburbiales», en El Anfiteatro Romano de Córdoba y su entorno urbano. Análisis Arqueológico (ss. i-xiii d.C.), eds. Desiderio Vaquerizo Gil y Juan Francisco Murillo Redondo, Córdoba, Universidad de Córdoba, 2010, vol. 2, pp. 503-547.

Olivares d’Angelo, Estanislao, «Martín de Roa S.I. (1559-1637). Biografía. Escritos», Archivo teológico granadino, 57, 1994, pp. 139-236.

Pérez de Torres, Hernán, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal de la ciudad de Córdoba en tiempo de los moros, cuyos vestigios se descubrieron con la creciente de Guadalquivir del año de 1626. Su autor: el licenciado Hernán Pérez de Flores, presbítero natural de Córdoba, al ilustrísimo señor don Cristóbal de Lobera, obispo de Córdoba, del Consejo de su Majestad. BNE, [MSS. 1742] y BCC [MSS. 57-4-16].

Roa, Martín de, Écija, sus santos, su Antigüedad, Sevilla, por Manuel de Sande, 1629.

Roa, Martín de, Flos Sanctorum. Fiestas y santos naturales de la ciudad de Córdova, Sevilla, por Alonso Rodríguez Gamarra, 1615.

Roa, Martín de, Monasterio antiguo de San Cristóbal en Córdoba ilustrado por el Padre Martín de Roa de la Compañía de Jesús, Sevilla, Francisco de Lyra, 1629.

Rodríguez Mediano, Fernando, «Fragmentos de orientalismo español del s. xvii», HISPANIA. Revista Española de Historia, 46/222, 2006, pp. 243-276.

Rodríguez Mediano, Fernando, «Al-Andalus y la lengua árabe en la España de los siglos de oro», en Al-Andalus/España. Historiografías en contraste. Siglos xvii-xxi, ed. Manuela Marín, Madrid, Casa de Velázquez, 2009, pp. 1-20.

Roldán Figueroa, Rady, «Martín de Roa, S.J. (1559-1637) and the consolidation of catholic literary culture in Spain», European History Quarterly, 45/1, 2015, pp. 5-33.

Rubio Lapaz, Jesús, Pablo de Céspedes y su círculo. Humanismo y contrarreforma en la cultura andaluza del Renacimiento al Barroco, tesis doctoral, Universidad de Granada, 1993.

Sánchez de Feria, Bartolomé, Palestra sagrada o memorial de santos de Córdoba con notas y reflexiones sobre los principales sucesos de su historia, tomo II que comprehende los meses de junio, julio y agosto, en Córdoba, en la oficina de Juan Rodríguez, calle de la Librería, 1772.

Sánchez Madrid, Sebastián, Arqueología y humanismo, Ambrosio de Morales, Córdoba, Universidad de Córdoba y Diputación de Córdoba, 2002.

Scamozzi, Vincenzo, L’idea della architettura universale, Venetiis, expensis autoris, 1615.

Urquízar Herrera, Antonio, «Gregorio López Madera y las falsas antigüedades fenicias de Granada (1601) en el contexto metodológico de los estudios anticuario de Ambrosio de Morales y Pedro Díaz de Ribas», en Identidades cuestionadas. Coexistencia y conflictos interreligiosos en el Mediterráneo (ss. xiv-xviii), eds. Borja Franco, Bruno Pomara, Manuel Lomas y Bárbara Ruiz, Valencia, Universitat de València, 2016, pp. 409-424.

Urquízar Herrera, Antonio, Admiration and Awe, Morisco Buildings and Identity Negotiations in Early Modern Spanish Historiography, Oxford, Oxford University Press, 2017.

Haut de page

Notes

1 Los historiadores modernos que se han interesado por Díaz de Rivas suelen escribir su apellido con B: «Ribas», y cabe reconocer que corresponde con el uso del propio autor, como muestran sus firmas autógrafas y la casi totalidad de los impresos que publicó. En cambio, los historiadores de la literatura, disciplina de la que vengo y cuya tradición conservaré aquí, siempre escriben su apellido con V: «Rivas», porque así aparece el apellido en varios manuscritos de la polémica gongorina en la que participó nuestro erudito. Interesante división, que simboliza cómo los saberes poco circulan entre unos y otros campos especializados de las humanidades. Puede llegar al extremo de que sobre una misma figura se elaboren representaciones enfrentadas. Tan solo pondré un ejemplo, revelador de la necesidad para el investigador moderno de cruzar los datos y acudir a la bibliografía secundaria de otras especialidades distintas a la suya: Bernardo de Aldrete. Los especialistas de historiografía suelen subrayar su credulidad, porque fue uno de los principales difusores de las patrañas de los falsos cronicones en Los santos de Arjona, mientras que los filólogos ven en él un genial precursor de la lingüística histórica por su obra Del origen y principio de la lengua castellana, y un dechado de erudición y buen gusto, apoyándose en sus relaciones amistosas con Góngora. Por mi parte creo interesante entender cómo pudo serlo todo a la vez. El presente artículo apuesta por proporcionar una visión global de los anticuarios que aparecen en él, sin descartar ningún aspecto de sus actividades.

2 Sobre la figura de Martín de Roa, véanse Olivares d’Angelo, 1994, Roldán Figueroa, 2015 y Grau Jiménez, 2016. Sobre Hernán Pérez de Torres, véase Aranda Doncel, 2008.

3 La crecida del Guadalquivir de 1626 fue una de las más violentas y mortíferas del siglo, y ese año fue recordado como «el año del diluvio» por antonomasia, según Borja Palomo, 1878, p. 230. Dio lugar a varias relaciones, además de la de Pedro Díaz de Rivas que mencionaremos más adelante, y en especial una de Rodrigo Caro dirigida a Francisco de Quevedo, firmada en Sevilla el 19 de febrero, que pudo conocer Díaz de Rivas y utilizar como modelo formal.

4 San Eulogio, Divi Eulogii cordubensis. Martyris doctoris et electi Archiepiscopi Toletani opera […] omnia, f. 56.

5 Sobre el contexto histórico de la redacción del Memorial de los santos de san Eulogio, véase Herrera Roldán, 2005. Un análisis interesante del tratamiento de los cuerpos martirizados en la obra de san Eulogio en Guiance, 2017.

6 San Eulogio, Memorial de los santos (en Obras completas), libro II, capítulo 4, p. 108. En traducción de Pedro Herrera Roldán: «El monasterio de San Cristóbal se halla al sur de la ciudad y a la vista de la misma, sobre la otra orilla del Guadalquivir».

7 Roa, Flos sanctorum, f. 3v. A propósito de la muerte de san Gumersindo y san Siervo de Dios, escribe Martín de Roa: «Sus cuerpos hurtaron de secreto los cristianos, y con la devoción y solemnidad entonces posible, los sepultaron en la iglesia del monasterio de San Cristóbal, puesto en la otra parte del río Guadalquivir (a quien, antes de la venida de los moros, llamaron Betis los nuestros) hacia el mediodía, en el Campo de la Verdad, y en el mismo sitio, a lo que se entiende donde ahora está la pequeña ermita de San Julián, no lejos de los batanes del mismo nombre, ya perdidos en este tiempo. Hacen fe las ruinas y otras señales de su antigüedad, que allí vemos».

8 Cano Fernández, 2008.

9 Rodríguez Mediano, 2009; García Arenal y Rodríguez Mediano, 2010, pp. 376-380.

10 Morán Turina, 2010, pp. 251-252.

11 Urquízar Herrera, 2016 y 2017, pp. 121-130 y p. 216,

12 Se trata de cincuenta cartas del abad de Rute a Díaz de Rivas, conservadas en la Hispanic Society de Nueva York, mss. B3566. Para una presentación del manuscrito, véase Elvira, 2017.

13 La primera de las cincuenta cartas conservadas en el mss. B3566 es del 2 de julio de 1617.

14 Díaz de Rivas, Relación de algunos edificios, f. A1v.

15 Díaz de Rivas, Relación de algunos edificios, f. A2r.

16 Cano Fernández, 2008, p. 430.

17 Urquízar Herrera, 2017, pp. 121-130.

18 Marías, 2004, p. 68.

19 Ambrosio de Morales, 1575.

20 Ambrosio de Morales, 1575, f. 5v.

21 Scamozzi, L'idea della architettura universale, libro 8, capítulo 8 titulado «D’alcune leggi antiche intorno all edificare e delle murature differenti usate in varii tempi, cosi da Greci come da Romani».

22 Díaz de Rivas, De las antigüedades y excelencias de Córdoba, f. 5r.

23 Este argumento no es invento del abad de Rute. Viene de Céspedes, Discurso sobre la antigüedad de la catedral de Córdoba y cómo antes era templo del dios Jano, editado en Rubio Lapaz, 1993, p. 325. Todos los papeles de Céspedes pasaron a su discípulo Bernardo de Aldrete, también canónigo de la catedral de Córdoba, quien a su vez era muy amigo del abad de Rute, racionero de la misma catedral. Esta es la cadena de transmisión, hasta Díaz de Rivas.

24 Por ejemplo, señalar la presencia de «piedras» romanas en la ciudad actual de Córdoba, cuando, en el discurso 1, Díaz de Rivas ya había delimitado con éxito el emplazamiento exacto de la antigua Corduba.

25 Existe una edición moderna de la Historia de la Casa de Córdoba (ed. 1954-1972), transcripción de un manuscrito conservado en Córdoba en un Instituto de Enseñanza Media de la ciudad, pero que presenta evidentes problemas de lectura. El texto que cito procede de mi lectura del mss. autógrafo del abad de Rute, BNE, mss. 3721, f. 2 r.-v.

26 El abad de Rute contesta por primera vez a preguntas referentes a las antigüedades de Córdoba en la carta núm. 29, del 15 de octubre de 1624. Se trata de una pregunta sobre las minas que tenía entonces la ciudad, y las informaciones dadas serán aprovechadas por Díaz de Rivas en De las antigüedades y excelencias, discurso 5, f. 47r.-v.

27 Carta núm. 40, Rute, 16 de junio de 1625.

28 Carta núm. 43, 25 de agosto de 1625.

29 Carta núm. 38, Rute, 13 de mayo de 1625.

30 La cuestión de saber si Colonia Patricia (Córdoba) fue la primera o no de las colonias romanas fundadas fuera de Italia era importante para situar en el tiempo la fecha de su fundación y deducir de ahí cuál de los tres Marcelos conocidos la había fundado, en particular si era el abuelo (Marco Claudio Marcelo, 268-208 a. C.) o su nieto homónimo. Díaz de Rivas examina este punto en el primer discurso de las Antigüedades y concluye, contra la opinión de Ambrosio de Morales, que el fundador de Córdoba fue el abuelo: Marcelo por antonomasia.

31 Carta núm. 41, Rute, 30 de junio de 1625.

32 Como lo prueban las cartas 45 (27 de octubre de 1625) a 48 (28 de marzo de 1626). Es mucho tiempo para una sola dedicatoria, aunque hay que considerar que reunió informaciones quizás difíciles de conseguir, para establecer la genealogía del dedicatario. Es posible que Díaz de Rivas haya aprovechado la preparación de esta dedicatoria para escribir una Casa de Ribera, es decir, una descripción de sus miembros, imitando así las ocupaciones del abad de Rute por esas fechas, lo que explicaría la demora. Si existió, el libro está perdido.

33 Por ejemplo, De las antigüedades y excelencias de Córdoba, f. 9v.: «Piensan algunos mal que este nombre [ajerquía] significa arrabal». Detrás del colectivo «algunos» o, como mínimo, entre ellos, se esconde el abad de Rute, quien así lo afirmaba en la Casa de Córdoba, libro 1, capítulo 3, p. 28. Lo mismo ocurre cuando Díaz de Rivas habla de la Puerta de Sevilla: «Su hermosa postura, su altura, su forma cuadrada y la elegancia de su labor ha dado que sospechar a muchos hombres curiosos y doctos que es obra de romanos» (De las antigüedades, f. 7r), haciéndose eco de lo que escribía el abad de Rute en la Casa de Córdoba, libro 1, capítulo 3, p. 27: «Cada cual de estos lienzos estaba guarnecido de fuertes y hermosas torres a la usanza de aquella edad, como se ve en la que está junto con la puerta que dicen de Sevilla, fábrica, según opinión de los que saben de esto, verdaderamente romana en su arquitectura y primor». Hay más casos de alusiones.

34 Carta núm. 43, Rute, 25 de agosto de 1625.

35 Por ejemplo, le escribe: «Y yo querría considerase vuestra merced si aquel gran cuadro que parece alberca pudo ser iglesia, y cementerio el lugar vecino de los sepulcros, cementerio donde solían enterrarse los fieles» (Carta núm. 49, 28 de marzo de 1626).

36 Díaz de Rivas, Relación de algunos edificios, f. A2v.

37 Sánchez de Feria, Palestra sagrada, p. 85.

38 Sánchez de Feria, Palestra sagrada, pp. 92-93.

39 Bugella Altamirano, 2016, p. 86; Castejón, 1949, p. 65.

40 Arjona Castro, 2000, pp. 109-110.

41 Murillo, 2010, p. 536, n. 352.

42 Díaz de Rivas, Relación de algunos edificios, f. A3v.

43 Ya lo lamenta Díaz de Rivas, Relación de algunos edificios, f. A3r., y escribe un mes después de la riada.

44 Obviamente la Relación no lo dice claramente, pero, según Miguel Morán Turina, la idea podría deducirse de la descripción que hace Díaz de Rivas de los sepulcros: «Cada sepulcro era solo de un cuerpo, y el hueco guardaba en su proporción y hechura gruesos del cuerpo humano, de modo que, comenzando angosto por la cabeza, se ensanchaba hacia los hombros y después volvía a ensangostarse por las piernas» (Morán Turina, 2010, pp. 251-252).

45 Díaz de Rivas, Relación de algunos edificios, f. A3v.

46 Roa, Monasterio antiguo de San Cristóbal, f. 12v.

47 Saco todos los datos de Aranda Doncel, 2008.

48 Fernández Dueñas, 2004.

49 Mariana Navarro, 2012.

50 Véase Aranda Doncel, 2008. También cuenta la «invención» de estas reliquias Roa (Flos sanctorum, ff. 163-177).

51 Aranda Doncel, 2008.

52 Habla de esta censura el abad de Rute en la carta núm. 50, 28 de abril de 1626.

53 Carta núm. 49, 28 de marzo del 1626.

54 Se conservan dos testimonios, uno en la BNE, mss. 1742 (creo que se trata del autógrafo: contiene una copia manuscrita de la Relación de Díaz de Rivas y, copiado de la misma mano, el Discurso de Hernán Pérez de Torres, dirigido al ilustrísimo señor don Cristóbal de Lobera. Consta de 99 folios y la tinta está muy pálida y borrada en algunos folios. Citaré por este ejemplar) y otro en la BCC, mss. 57-4-16.

55 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 54.

56 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 55.

57 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 55.

58 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 56.

59 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 56.

60 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 60.

61 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 85r.

62 Pérez de Torres, Discurso sobre el monasterio de San Cristóbal, f. 14v.

63 Díaz de Rivas, De las antigüedades y excelencias de Córdoba, Prefacio al lector, sin numerar.

64 Sánchez Madrid, 2002, p. 38.

65 Sobre los trabajos hagiográficos de Morales, véase Cuesta Leonardo, 2015. Sobre las ambigüedades de Morales Urquízar Herrera, 2017, passim.

66 Roa, Écija, sus santos, su Antigüedad, f. 116.

67 Roa, Monasterio antiguo de San Cristóbal, f. 1r.

68 Roa, Monasterio antiguo de San Cristóbal, f. 5r.

69 Roa, Monasterio antiguo de San Cristóbal, f. 9v.

70 Entre 1617 y 1620, Díaz de Rivas compuso sus trabajos gongorinos (los Discursos apologéticos y los comentarios a los grandes poemas). Entre 1622 y 1627, cambia la orientación de sus estudios, de la literatura a la historia, e imprime cada vez más frecuentemente: un tratado del Poeta cristiano (manuscrito), las Excelencias de Carmona (impresas), el Patronazgo de San Hiscio (manuscrito), la Piedra de Córdoba (impresa), la Relación que estamos comentando (impresa) y las Antigüedades y excelencias de Córdoba (impresas). Para una descripción de estos trabajos, Elvira, 2017.

71 A partir de las cartas suyas que he podido reunir, sé que preparó dos trabajos sobre Santa Potenciana, respectivamente de 1641 y 1645 (manuscritos), escollos a la obra del Nubiense de 1641 (solo se conserva una parte), un tratado sobre San Lorenzo y el principado de Córdoba en la antigua Bética, supuestamente de 1645 (perdido), un tratado sobre los santos de Arjona (perdido), otro titulado África ilustrada (perdido), un discurso sobre unos sepulcros romanos que se hallaron en Córdoba en el año de 1648 (se conserva una parte). Y en una fecha indeterminada recopiló inscripciones epigráficas en el llamado «manuscrito Cattaneo», autógrafo, de la Biblioteca Estense de Módena. Véase Gimeno Pascual, 1995. Recientes estudios han mostrado que dominaba el árabe, Rodríguez Mediano, 2006 y 2009.

72 BCC, mss. 58-01-90, f. 232v.

73 Díaz de Rivas, El archángel San Rafael.

74 Cuesta Leonardo, 2015 y Aranda Doncel, 2017.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Muriel Elvira, « El argumento arqueológico en la polémica del monasterio de San Cristóbal (Córdoba, 1626-1629) », Criticón, 137 | 2019, 191-214.

Référence électronique

Muriel Elvira, « El argumento arqueológico en la polémica del monasterio de San Cristóbal (Córdoba, 1626-1629) », Criticón [En ligne], 137 | 2019, mis en ligne le 19 décembre 2019, consulté le 16 juillet 2020. URL : http://journals.openedition.org/criticon/8228 ; DOI : https://doi.org/10.4000/criticon.8228

Haut de page

Auteur

Muriel Elvira

Muriel Elvira (CLEA, Université Paris-Sorbonne) es doctora; sus investigaciones versan sobre literatura y civilización del siglo xvii, especialmente la poesía de Góngora y la polémica que la rodeó, así como el estudio de varias polémicas historiográficas alrededor de los falsos cronicones y de las láminas del Sacromonte de Granada.
muriel_elvira@yahoo.fr

Articles du même auteur

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals