Navigation – Plan du site
2004
274

Territorio e inmigración en España. Análisis de casos en Palma de Mallorca y León1

Territory and Immigration in Spain. A case study in Palma de Mallorca and León
Territoire et immigration en Espagne. Une étude de cas en Palma de Mallorca et León
Jesús M. González Pérez et José Somoza Medina
Traduction(s) :
Territoire et immigration en Espagne. Une étude de cas en Palma de Mallorca et León1

Résumés

Les transformations sociopolitiques et économiques que l'Espagne a connues depuis fin 1978 ont profondément modifié le pays. En quelques années, l'ancien État autocratique s'est converti en une économie capitaliste et libérale importante pleinement adaptée aux engagements de l'Union européenne. Au fil de la dernière décennie, les conséquences de la pleine incorporation au sein de l'Union européenne et les effets de la mondialisation ont contribué à modifier les structures sociales de la ville espagnole du XXIe siècle. Des facteurs économiques et culturels sont en grande partie à l'origine de l'augmentation des immigrants originaire d'Afrique, d'Asie ou d'Amérique latine, mais il y a aussi d'autres facteurs de type géographique ou d'emplacement qui font de l'Espagne un endroit attrayant pour l'installation des retraités européens jouissant d'un pouvoir d'achat élevé ou moyen. L'exposé qui suit est un travail de réflexion sur l'état actuel de l'immigration étrangère en Espagne à différentes échelles. Les analyses intrarégionales et intra-urbaines ont été réalisées sur des territoires ayant des niveaux socio-économiques différents et des comportements démographiques contrastés : la communauté des Iles Baléares et celle de Castilla-León, et las villes de Palma de Mallorca et León.

Haut de page

Texte intégral

La ciudad multicultural en España

  • 1 Este artículo desarrolla las investigaciones de los autores presentadas en forma de comunicación al (...)

1Los fenómenos migratorios han ejercido una gran influencia en la caracterización demográfica y en la construcción socio-territorial de los diferentes pueblos y regiones de España durante toda la historia contemporánea. Los intensos desplazamientos interiores producidos desde la década de los 1960 han levantado ciudades y contribuido a la crisis rural. El crecimiento industrial polarizado desarrollado desde 1960 dio lugar a que entre 1960 y 1970 se trasladaran de municipio de residencia un total de 4.260.193 habitantes. En estos años, ya podíamos hablar de coexistencias culturales diversas: auténticos barrios de andaluces y extremeños en Barcelona, gallegos en Vizcaya, asturianos en Madrid, etc. No obstante, el inicio de los procesos inmigratorios de población extranjera es relativamente reciente aunque, si cabe, el impacto ha sido todavía mayor para una sociedad poco acostumbrada a recibir nuevos pobladores con una cultura, lengua y costumbres muy diferentes a las autóctonas.

  • 2 El Estado español se organiza en tres niveles de administración territorial: municipios, provincias (...)

2La distribución de la población inmigrante está directamente relacionada con el nivel de desarrollo de los territorios, pero es en las ciudades donde mejor podemos percibir el impacto del fenómeno sobre el paisaje. En este trabajo analizamos la influencia de estos nuevos grupos sociales y nacionales sobre el espacio interior de dos ciudades españolas de características contrastadas. Una, localizada en pleno espacio emergente del Mediterráneo y, la segunda, capital provincial de una Comunidad Autónoma en crisis demográfica y con todavía elevados porcentajes de población rural2.

3Aunque con diferentes intensidades, también la ciudad contemporánea española aumenta su sensación de estar edificada como un collage, de culturas, de individuos, de formas y de deseos. Bajo el discutido concepto de postmoderno, el proceso inmigratorio es un elemento de análisis clave para explicar los más recientes cambios socioculturales y su relación con las transformaciones del espacio urbano construido de aquellas ciudades españolas más dinámicas.

4El fenómeno de la multiculturalidad urbana ha sido estudiado por distintos autores durante las últimas dos décadas (Rex, 1988; Cross y Jonson, 1989; Brun y Rhein, 1994; Källtorp et al, 1997; Ellis y Wright, 1998; Silvey y Lawson, 1999; Soja, 2000; Paddison, 2001). En general, los procesos analizados tienen que ver con los factores de localización de los diferentes colectivos, los mecanismos de integración de estos grupos en el sistema económico, los problemas sociales derivados de actitudes xenófobas e intolerantes, la formación de nuevos guettos en los sectores tradicionales y en la periferia urbana o los cambios morfológicos que imprime esta nueva realidad en nuestras calles.

5Otra visión enriquecedora sobre el análisis de la ciudad multicultural se cuestiona los aspectos positivos y negativos que provoca la llegada reciente de miles de inmigrantes a las ciudades más desarrolladas procedentes de países de África, Asia, América Latina o Europa Oriental. En este sentido, Thomas Muller (2000) expone que el balance es siempre positivo, pues la nueva población contribuye a rejuvenecer y equilibrar la estructura demográfica, supone un estímulo vital para reactivar la economía, desplazando a la población local a puestos de trabajo de mayor nivel socioeconómico, a la vez que crea nuevas necesidades y contribuye a aumentar el número global de empleos, reequilibra el sistema impositivo que permite mantener el estado del bienestar, y por último, cuando se han superado los problemas que genera el choque cultural, genera una sociedad mucho más rica, tolerante y abierta.

6En el extremo contrario, algunos autores centran sus investigaciones en desmitificar la teoría del melting pot, en la que la mezcla de culturas sería un referente fundamental de la política pública, para corroborar como las administraciones de los países con un porcentaje más elevado de aloctonía lo que en realidad llevan a cabo son programas de aculturación que favorezcan la desaparición paulatina de las diferencias entre sus habitantes, siguiendo un patrón social establecido (Glazer, 1996; Alba, 2000).

7En España, la llegada de miles de inmigrantes es un elemento hasta cierto punto novedoso y por ello las referencias sobre estudios de ciudad multicultural son todavía escasos (Delgado, 1996; Capel, 1997, 2001; Cebrián y Bodega, 2001; González, 2001; Zárate, 2002; Pastor, 2002).

8Desde los años 1960 hubo una cierta afluencia de población extranjera, prácticamente inapreciable en cuanto a su número a nivel nacional, pero que contribuyó al desarrollo económico de espacios muy localizados, como por ejemplo las cuencas mineras o algunas comarcas de agricultura intensiva. En los principales núcleos de estos territorios pronto se acostumbraron a sus nuevos vecinos caboverdianos, pakistaníes, marroquíes o portugueses. De forma paralela, los inmigrantes de otras nacionalidades también contribuían al desarrollo del sector servicios en los centros urbanos, agrupando su presencia en sectores muy específicos como el comercio electrónico, los restaurantes de cocina internacional, los bazares económicos o la venta ambulante. No obstante, unos y otros no formaban agrupaciones sociales lo suficientemente importantes como para que los números y los hechos nos permitieran hablar de ciudad multicultural en este país.

  • 3 Un hecho que tristemente ha quedado demostrado el 11 de marzo de 2004 en Madrid.

9Sin embargo, en los últimos diez años el cambio ha sido de tal magnitud que las ciudades más populosas como Madrid o Barcelona cuentan en la actualidad con verdaderos barrios de chinos, latinoamericanos, subsaharianos, magrebíes o rumanos, donde los procesos de concentración de la población de un mismo origen corre el riesgo de convertir amplios sectores urbanos en guettos diferenciados. En ambas ciudades estos fenómenos se suceden principalmente en las áreas más degradadas de los cascos históricos, en zonas marginales con edificación de promoción social de los años 1950 y 1960 y en núcleos tradicionales de la periferia urbana. En todos ellos la ciudad multicultural se vive en la calle, en las plazas públicas, en los parques, en los comercios, en la rutina diaria del transporte público en dirección al trabajo3.

10Lo cierto es que en España, hasta hace muy poco tiempo, la mayor parte de los estudiosos únicamente incluían dentro de la lista de ciudades en proceso de globalización a Madrid y Barcelona, mientras que la reciente evolución genera que hoy en día, ejemplos como los anteriores se den en muchos otros núcleos. ¿Qué pensarían los Reyes Católicos al ver los carteles de las carreteras de Andalucía escritos en árabe?

De país emisor a país receptor

11El fenómeno de la migración está presente en toda la literatura geográfica española desde hace varias décadas. Hasta los años 1980 era estudiada casi exclusivamente en clave de pérdida demográfica. Es decir, los análisis estaban centrados en las causas y consecuencias de las diferentes fases emigratorias contemporáneas. La nueva situación sociopolítica española y los avances económicos convirtieron a España en un país receptor de crecientes masas de población. La inmigración predominante desde 1975 hasta 1990 era la procedente de Europa Occidental, a la que se añadía la de retorno de emigrantes españoles. Entre 1975 y 1990 se registró el regreso de unos 500.000 emigrantes. Desde 1990 se produjo el mayor boom inmigratorio de carácter laboral, primero con contingentes procedentes casi exclusivamente del norte de África y América Latina. Progresivamente, se diversifican los orígenes como consecuencia de la creciente globalización del fenómeno migratorio (Cebrián y Bodega, 2000). El resultado inmediato fue el nuevo rumbo de los análisis geodemográficos. La influencia de la inmigración sobre la sociedad y el territorio ocupan actualmente una parte importante de las revistas geográficas editadas en España y capitalizan numerosos congresos y reuniones científicas. No obstante, son todavía insuficientes los estudios que relacionen el impacto de la inmigración sobre la configuración de la ciudad.

  • 4 Según el Padrón Nacional de Habitantes a 1 de enero de 2002 la cifra de extranjeros era de 1.977.94 (...)

12La inmigración es un fenómeno de gran interés en España, entre otras cuestiones, porque a la atracción económica ejercida sobre los habitantes del Tercer Mundo, se añade un elevado contingente de europeos de elevado poder adquisitivo que ven en las costas mediterráneas un lugar atractivo para la instalación de su residencia principal o secundaria. El número de inmigrantes en España ha crecido, de media, entorno a un 10% anual desde 1975 hasta la actualidad. Desde los 165.289 con permiso de residencia contabilizados en 1975 hemos evolucionado hasta la cifra de 1.448.671 en 2003 (30 de junio). A éstos habría que sumar más de 125.000 personas que han obtenido la nacionalidad española y un número indeterminado, que se estima en más de 300.000, de irregulares y clandestinos. Aunque las cifras oficiales no lo constaten, podemos hablar de casi dos millones de extranjeros residentes en España para una población total que recientemente ha superado los cuarenta y un millones de habitantes, un porcentaje por tanto del 5% equivalente a la media europea4. Este importante incremento es similar al que están conociendo otras naciones del sur de Europa, justamente aquellas que, hasta hace pocos años, eran expulsoras de importantes contingentes de mano de obra (King, 1996). Aún así, la representación porcentual de los inmigrantes sobre la población total es sensiblemente inferior a la de otros países europeos más desarrollados. Aunque la diversidad de orígenes es patente en los inmigrantes que se asientan en Grecia, Italia, España o Portugal, en cada país domina una o dos nacionalidades principales. Así, los albaneses son mayoría en Grecia, los magrebíes (Marruecos y Túnez) en Italia, los africanos lusoparlantes (sobre todo caboverdianos) en Portugal y los latinoamericanos (principalmente de Ecuador y Colombia) y marroquíes en España (López Trigal, 2000). La sociedad española se muestra impactada, incluso algunos mostrando signos claramente racistas, por el espectacular nuevo rumbo del fenómeno migratorio y la creciente presencia de nuevas culturas en las calles de pueblos y ciudades, pero la importancia relativa es todavía reducida si la comparamos con los datos de países como Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica o Suiza. Las estadísticas oficiales a 30 de junio de 2003 reflejaban que el 3,54% de la población residente en España eran extranjeros con permiso de residencia, un porcentaje ligeramente inferior a la media de la Unión Europea pero muy alejado de otros ejemplos como Luxemburgo, donde los inmigrantes son el 33% de la población total.

13Aún así, no debemos despreciar la intensidad y las consecuencias del fenómeno inmigratorio en España. Después del proceso de regularización de 1991, todas las procedencias han aumentado su presencia de manera destacada, salvo el inapreciable número de habitantes de Oceanía (1.014 en 2003). Junto a Italia y Alemania, España está entre los países europeos con un crecimiento de la población extranjera más importante en la última década. Hasta hace unos años y a diferencia de otras naciones con mayor tradición en la recepción de inmigrantes, la mayoría de los residentes extranjeros procedían de los países de la Unión Europea. Sin embargo, la plena integración económica española en el capitalismo internacional y el consiguiente aumento de la demanda de mano de obra poco cualificada han provocado un progresivo desequilibrio en la distribución de las nacionalidades entre los países del Norte y del Sur a favor de estos últimos. El incremento sostenido de habitantes de la Europa más desarrollada que opta por localizar su residencia habitual en España, no compensa el espectacular crecimiento del número de africanos y latinoamericanos que huyen de la miseria. En 1992 el 50,23% de los extranjeros con permiso de residencia eran europeos, en 2003 sólo el 34,98%.

Figura 1. Residentes extranjeros en España por continentes (1991-2002)

Figura 1. Residentes extranjeros en España por continentes (1991-2002)

Fuente: Anuario de Migraciones 2002.

Tabla 1. Principales países de origen de los extranjeros residentes en España en 2003

País

Total

(%)

País

Total

(%)

Marruecos

263.174

20,22

Cuba

23.605

1,81

Ecuador

132.628

10,19

Argelia

18.380

1,41

Colombia

81.709

6,28

Países Bajos

17.324

1,33

Reino Unido

81.685

6,28

Ucrania

16.606

1,28

Alemania

62.332

4,79

Bulgaria

16.108

1,24

Francia

45.303

3,48

Filipinas

15.417

1,18

Portugal

42.648

3,28

Pakistán

14.410

1,08

China

42.578

3,27

Estados Unidos

14.028

1,06

Italia

39.258

3,02

Bélgica

13.611

1,03

Rumanía

38.855

2,99

Senegal

13.428

1,01

Perú

37.863

2,91

Brasil

13.061

0,98

Rep. Dominicana

31.584

2,43

Polonia

12.771

0,96

Argentina

26.248

2,02

Venezuela

10.282

0,77

(Fuente: 2002, Delegación del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración)

14Respecto a la población trabajadora, en enero de 2003 se encontraban registrados en la Seguridad Social 868.288 trabajadores extranjeros, de los cuáles únicamente 182.190 procedían de la Unión Europea (por el elevado número de jubilados). A pesar de la diversidad de circunstancias según país de procedencia y territorio de asentamiento, podemos afirmar que predominan los hombres (el 65,25% del total) trabajadores por cuenta ajena (el 90,79%) y los ocupados en el sector terciario (58,47%) y primario (21,15%). Mientras los africanos trabajan mayoritariamente en el sector agrario (38,65%), los americanos del centro y sur se emplean sobre todo en un terciario (85,64%) muy poco especializado y escasamente cualificado. La importancia adquirida por el trabajo doméstico da lugar a que las mujeres predominen sobre los hombres en los nacidos en este último continente.

15Ante una natalidad y fecundidad en franco retroceso, la inmigración es la única alternativa en una sociedad expansiva hasta el punto de que, sin ésta, el futuro de la economía nacional estaría hipotecado por una población española estancada y envejecida. Por otro lado, e1 desarrollo ha eliminado toda la demanda interna de puestos de trabajo poco cualificados (Vidal, 2001). A pesar de que España es, junto a Italia, el país con menos nacimientos de la Unión Europea en la actualidad, el reciente repunte de la tasa de natalidad, después de una década de retroceso, es debido a la alta fecundidad de las mujeres inmigrantes procedentes principalmente del Norte de África (Marruecos) y América del Sur (Ecuador y Colombia). Los partos de madres extranjeras han crecido un 76,4% desde el 2000 y ya suponen el 10,4% del total en 2002.

Desarrollo económico, territorio e inmigración. contextualización regional

  • 5 Según las estadísticas del Padrón Municipal de Habitantes, la Comunidad de Madrid contaba a 1 de en (...)

16Como sucede en Europa, España tendrá la emigración que necesite en función de su desarrollo y poco según marquen las casi siempre conflictivas políticas migratorias. La diversidad de procedencias y niveles socioeconómicos es diversa, pero el proceso no se detendrá. Desde 1970, la distribución de la inmigración se concentra en las mayores áreas metropolitanas y, cada vez más, en la orla litoral mediterránea y las islas (Lora-Tamayo, 1997). Por una parte, las grandes ciudades y las principales áreas turísticas son los lugares más atractivos para la migración laboral, por cuanto en estos espacios aumentan considerablemente las posibilidades de obtener un empleo: construcción, servicio doméstico, hostelería y restauración, venta ambulante, negocios ilegales ocultos en las grandes metrópolis, etc. Las regiones que se extienden desde la frontera con Francia hasta Gibraltar y los dos archipiélagos, que coinciden con los más importantes territorios emergentes en España, son además grandes demandantes de mano de obra temporera para una agricultura intensiva de regadío altamente productiva que necesita ineludiblemente de la participación del extranjero. Sobre todas ellas destacan los casos de Almería (Campo de Dalías, El Ejido y Roquetas), Barcelona (El Maresme) y Murcia. Por otro lado, la estimable presencia de europeos de medio y alto nivel adquisitivo, formado mayoritariamente por jubilados, se localiza igualmente sobre el litoral mediterráneo e Islas Canarias pero, en este caso, en busca de una climatología benigna durante todo el año y de las playas. Las consecuencias económicas (consumo, vivienda, urbanizaciones…) y la impronta social (asociaciones, periódicos, servicios personales…) de esta masa creciente de jubilados produce, aunque menos que con la inmigración laboral, problemas de relación social con la población autóctona. A pesar de la diversificación de destinos, las provincias de Madrid y Barcelona acogen en conjunto al 40% de los inmigrantes en 20025.

  • 6 El Institut Balear d´Estadística (IBAE) del Govern de les Illes Balears contabiliza un total de 73. (...)

17Las conclusiones sobre las pautas de distribución de los residentes extranjeros por provincias no es siempre extrapolable al análisis a escala intrarregional. Los extranjeros representan el 8,40% de la población total de las Illes Balears en 20016, porcentaje no sólo muy superior a la media estatal sino también a la europea comunitaria. La fuerte especialización turística de este espacio insular situado en pleno mediterráneo hace que sea un lugar atractivo para la instalación permanente de población europea de recursos elevados. Así, sobre un territorio reducido (menos de 5.000 km2) residen 43.411 extranjeros de la Unión Europea. Aunque se trate fundamentalmente de rentistas o jubilados, es importante el número de directivos y empleados que, relacionados con la penetración de capital extranjero de multinacionales, trabajan en cadenas hoteleras, tour-operators, inmobiliarias o incluso guías turísticos. Además, aunque difícil de cuantificar, existe un número elevado de segundas residencias propiedad de empresarios y profesionales liberales, sobre todo alemanes, que pasan la mitad del año en su residencia mediterránea. Junto a estos, el dinamismo del sector turístico y su influencia sobre la construcción influyen en la entrada de otros extranjeros movidos por las ofertas laborales producidas en la construcción privada y obras públicas, hostelería y restauración, servicio doméstico y, en menor medida, en la agricultura (Rullán, 1999). En la actualidad, las Illes Balears acogen a 3.732 europeos no comunitarios y a 26.740 del resto del mundo.

Figura 2. Distribución de los residentes extranjeros por provincias en 2002

Figura 2. Distribución de los residentes extranjeros por provincias en 2002

Fuente: 2002, Delegación del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración.

18La importancia del paisaje rural y litoral como factor de atracción de inmigrantes de la Unión Europea trae como consecuencia que las ciudades ejerzan globalmente un menor nivel de atracción de extranjeros en relación a otras regiones españolas. Ahora bien, existe una dualidad de comportamientos según analicemos espacios urbanos o rurales. Los originarios de algún país de la Unión Europea son los extranjeros más representados en el conjunto de todas las islas, en los municipios turísticos del litoral y en los del interior menos agrícola. La clase europea acomodada muestra predilección por los espacios no urbanos. Sin embargo, los procedentes del resto del mundo (sobre todo africanos y latinoamericanos) son la población no española mayoritaria en dos tipos de municipios: por un lado en las principales ciudades (Palma, Maó, Eivissa e Inca) y por otro, en aquellos con un importante sector agropecuario (regadío en Mallorca y ganadería vacuna en Menorca) demandante de mano de obra principalmente de origen marroquí.

Figura 3. Porcentaje de población extranjera por municipios en las Illes Balears

Figura 3. Porcentaje de población extranjera por municipios en las Illes Balears

Fuente: Institut Balear d´Estadística.

19En cuanto a Castilla y León, una Comunidad Autónoma de la España interior con un dinamismo económico mucho menor y un territorio diecinueve veces más extenso que las Illes Balears, los apenas 35.954 extranjeros residentes en 2003 se distribuían por el territorio de manera muy desigual. Observando el mapa (Figura 4) podemos establecer cuatro síntesis explicativas de gran interés. Primero, el gráfico constata como la inmensa mayoría de los municipios no cuentan entre sus habitantes con población extranjera o éstos representan un porcentaje muy reducido. Se trata fundamentalmente de municipios de carácter rural, definidos por la despoblación, el envejecimiento y sus escasas posibilidades de desarrollo económico, en los que los escasos ejemplos de inmigración extranjera encuentran ocupación en el sector agrícola-ganadero. En segundo lugar, las capitales provinciales se mantienen como pequeños islotes donde la población extranjera supone un porcentaje ligeramente superior. En este caso son nueve ciudades medias entre 50.000 y 300.000 habitantes con cierto desarrollo económico que permite el establecimiento de un número reducido de inmigrantes, aunque nunca superior al 5% de la población total. Tercero, en el eje superior del gráfico destacan una serie de municipios que dibujan de norte a sur las cuatro cuencas mineras de la región, aunque actualmente sólo se encuentre en pleno funcionamiento la que se encuentra situada más hacia el oeste, exactamente donde se registran los mayores porcentajes de aloctonía de Castilla y León. Tras la crisis del petróleo de 1973 y el repunte de la producción del carbón, miles de trabajadores extranjeros procedentes de Cabo Verde, Pakistán o Portugal encontraron empleo en las minas. Cuando estas cerraron, muchos regresaron a sus lugares de origen, otros se establecieron en las ciudades más próximas y un elevado porcentaje se quedó definitivamente allí donde había vivido durante los últimos quince o veinte años. Por último, en el sector sudoriental sobresale otro espacio donde se agrupan una serie de municipios con un porcentaje elevado de población inmigrante, aunque no directamente relacionado con Castilla y León, sino con la Comunidad Autónoma situada al otro lado de ese límite, Madrid.

Figura 4. Población extranjera por municipios de Castilla y León (en %). 1999

Figura 4. Población extranjera por municipios de Castilla y León (en %). 1999

Fuente: Padrón Municipal de Habitantes.

Procedencia y clase social. análisis intraurbano

20Los distintos niveles de desarrollo socioeconómico y diferente especialización funcional de estas dos ciudades, una situada en el interior de España y otra en pleno mar Mediterráneo, necesitan en distinto grado de la participación de inmigrantes para la construcción territorial y social de la ciudad. Sea como fuere, en ambas se han afianzado los flujos migratorios de llegada desde mediados de los 1990, lo que está creando comportamientos demográficos y paisajes urbanos desconocidos hasta ahora.

21Palma es una ciudad multicultural que está enriquecida por la diversidad. Frente a la homogeneidad defendida por los grupo s más reaccionarios de la sociedad, los efectos de la globalización sobre una economía turística tan especializada como la balear junto al acelerado proceso de urbanización asociado, ha traído como resultado una ciudad que concentra una gran diversidad cultural y étnica. La endogamia y las dificultades de relación con otros territorios que durante décadas caracterizó a muchos espacios insulares, se invirtió bruscamente a mediados del siglo XX en las Illes Balears. El proceso de turistización, que despegó en los años 1950, produjo numerosos impactos también sobre su capital, Palma de Mallorca. El crecimiento urbanístico, que se desarrolló de manera intensiva desde 1960, se aprecia en la construcción de innumerables bloques de pisos para albergar a una creciente masa de inmigrantes peninsulares españoles que venían a trabajar a los pujantes sectores de la construcción y hostelería. Aunque durante estos primeros años la inmigración laboral era exclusivamente española (andaluces, murcianos, etc.), los primeros extranjeros europeos de clase acomodada comenzaron a instalar su residencia habitual en los barrios turísticos de mayor calidad arquitectónica de la fachada marítima. Como consecuencia, el período de mayor crecimiento urbanístico y demográfico de Palma se basó en modelos radicales de exclusión social. Con anterioridad a otras ciudades españolas más pobladas, los rasgos de aloctonía permitían dibujar en el plano de Palma una peculiar caracterización y territorialización social. En el momento que los descendientes de esta masa de inmigrantes españoles se integraron plenamente en la sociedad balear, se intensificaron las corrientes inmigratorias procedentes de los países del Tercer Mundo. Toda esta diversidad de movimientos migratorios ha generado una nueva ciudad con graves problemas de segregación, pero también con interesantes niveles de dinamismo y coexistencia cultural. A lo largo de todo el 2002, se han contabilizado 41.743 altas de extranjeros, la más alta de toda su historia. Pocos años antes, en 1996, se habían producido únicamente ocho. Los últimos datos de enero de 2003 revelan una población total de 373.043 habitantes. De estos, sólo el 46,42% ha nacido en la misma ciudad. Un 30,11% es originario de otra Comunidad Autónoma española y un 14,9% del extranjero. Con la lectura de estos simples datos, pocos podrán negar la influencia fundamental representada por los inmigrantes en la construcción de la ciudad del siglo XXI.

22Las influencias de los inmigrantes sobre Palma se producen por causa de un doble flujo sur-norte y norte-sur. Su importancia no lo es tanto por su cuantificación numérica, sino sobre todo por la gran diversidad de procedencias y de niveles socioeconómicos. Como se ha estudiado para otras ciudades (Sassen, 1986; Darden, 1987; Pacione, 1996; Li et al, 2002), en Palma es posible percibir una concentración espacial de las minorías étnicas en barrios concretos de la ciudad. La segregación espacial se agudiza y aumenta la discriminación social, económica y cultural a partir de características étnicas y culturales. Esta desigualdad se produce por un doble efecto. Primero, la desigualdad económica y, en menor medida, la cercanía al lugar de trabajo proporcionan prácticas discriminatorias en el acceso al mercado de la vivienda. Segundo, los inmigrantes del Tercer Mundo se concentran en aquellos barrios con rentas de alquiler más baratas, hasta el punto de constituir pequeñas redes sociales encargadas de atraer, a su vez, a otros compatriotas con la intención de protegerse de la agresividad emanada desde el exterior.

23La forma espacial de la segregación étnica urbana en Palma es similar a la europea dado que predomina la diversidad. En Palma, contabilizamos hasta 130 grupos culturales de distinto origen que comparten territorio con la población autóctona. La población extranjera representa más del 20% de la población total en quince zonas estadísticas de Palma. El 42,55% de los habitantes de Cala Major (barrio situado en la fachada marítima) son inmigrantes. Aunque la distribución de los inmigrantes difiere según nacionalidades, la ciudad histórica, por distintas circunstancias, es donde se concentra la mayor diversidad de nacionalidades. Los barrios más degradados de la antigua ciudad intramuros continúan siendo la puerta de entrada de muchos inmigrantes laborales, mientras que aquellos rehabilitados y revitalizados constituyen un espacio de asentamiento atractivo para los habitantes extranjeros de mayor nivel económico, sucediéndose en un reducido espacio procesos de chabolización y gentrificación. La convivencia es compleja hasta el punto de que, bajo pretextos de rehabilitación, se están acometiendo agresivas políticas de renovación urbana en la zona de El Sindicat (Sa Gerreria) que están expulsando de sus viviendas a población inmigrante, bajo la aceptación incondicional de la sociedad local.

24Con el objetivo de comprobar la construcción de nuevos paisajes urbanos producto de la elevada proporción y concentración de inmigrantes y estudiar los niveles de segregación espacial, analizamos los porcentajes de población de las cuatro nacionalidades más importantes de cuatro continentes por zonas estadísticas.

25La condición económica y social de los 3.000 alemanes que tienen establecida su residencia habitual en Palma es la del inmigrante tipo de la Unión Europea. En general, están formados por grupos acomodados de profesionales liberales, trabajadores cualificados de empresas de servicios y jubilados. Su localización no depende tanto de variables económicas como de la calidad paisajística del entorno urbano. Aunque tengan presencia en casi todas las zonas estadísticas, proporcionalmente alcanzan cotas de representación importante en la ciudad histórica rehabilitada, en los barrios turísticos de alta calidad de la fachada marítima occidental, en los espacios suburbanos de crecimiento residencial extensivo del oeste del municipio, en las zonas estadísticas rururbanas del norte y en determinados barrios orientales cercanos al principal espacio de concentración turística de población alemana (S´Arenal). Los barrios periféricos y el ensanche de población quedan fuera de las demandas residenciales de los centroeuropeos. El 9,15% de la población de Les Maravelles (litoral sudoriental) es alemana.

26Los otros tres ejemplos son producto de la inmigración laboral que se desplaza huyendo de la penuria económica de su país. Aunque la tipología de barrios de asentamiento principal de ecuatorianos y marroquíes es similar, en pocas ocasiones coinciden altas representaciones de estas dos nacionalidades en las mismas zonas estadísticas, con la excepción de la convivencia en el barrio altamente degradado de El Sindicat. La ciudad histórica menos revalorizada y el ensanche son los espacios con mayor presencia porcentual de ecuatorianos y marroquíes. Salvo contadas excepciones y a diferencia de lo que sucede por ejemplo en las ciudades francesas (Pumain y Mattei, 2003), los polígonos de viviendas situados en barrios periféricos no están habitados por inmigrantes del Tercer Mundo, sino sobre todo por otros procedentes de la España del sur menos desarrollada. Las zonas turísticas de explotación intensiva más degradadas de la Bahía de Palma acogen igualmente a importantes bolsas de inmigración que buscan trabajo en la hostelería y en el servicio doméstico durante la temporada alta estival. La concentración estadísticamente más significativa de población ecuatoriana está en El Sindicat (6,94% de la total) y de marroquí en Sant Jaume (7,14%). Este último está situado también en la antigua ciudad intramuros.

Figura 5a, b, c, d. Población extranjera por zonas estadísticas en Palma de Mallorca

Figura 5a, b, c, d. Población extranjera por zonas estadísticas en Palma de Mallorca

Figura 5d

Figura 5d

(Fuente: Ayuntamiento de Palma de Mallorca)

27Por último, aunque la población china no sea todavía demasiado importante globalmente en la ciudad, su estudio es interesante tanto por el crecimiento que está conociendo en los últimos años como por su directa participación en la construcción de nuevos paisajes urbanos, sobre todo asociados al desarrollo de una importante actividad hostelera y comercial minorista. Los chinos son, proporcionalmente, los inmigrantes con una dependencia laboral por cuenta propia más importante de España. En cifras absolutas sólo es superado por la numerosa colonia marroquí. La distribución de los inmigrantes chinos en Palma se reduce, casi exclusivamente, al ensanche de población. Un entramado urbano que está densamente poblado y con una todavía importante presencia de pequeño comercio de barrio. A diferencia de otros inmigrantes laborales, rechazan la mayor parte de la ciudad histórica. Adquieren una significativa concentración estadística relativa en el populoso barrio de Pere Garau (0,83%) y sobre todo en El Terreno (1,10%). Situado en la fachada marítima, El Terreno es un antiguo barrio turístico de Palma con graves signos de degradación física y social en la actualidad. La localización de numerosos restaurantes y comercios regentados por población china y dirigidos a un turismo de baja calidad explican esta concentración demográfica.

28En el caso de León, entre los 144.259 habitantes contabilizados en julio de 2003 únicamente 3.732, el 2,59%, habían nacido fuera de España. Al igual que cuando expusimos las claves interpretativas de la dinámica regional, en las ciudades analizadas se observa claramente la influencia del desarrollo económico en el número de inmigrantes. Los factores que hacen del turismo balear un motor de extraordinaria importancia para sostener el nivel económico de las Illes, explican tanto el elevado número de residentes europeos como de inmigrantes extraeuropeos. En cambio, en León, ni las condiciones climáticas, ni el turismo de interior, ni ningún otro sector ejercen ese papel dinámico en la atracción de inversiones que genere una importante bolsa de trabajo y un aumento general del nivel de vida. Las escasas posibilidades de encontrar empleo reducen la capacidad de atracción de esta ciudad para los inmigrantes. Aquellos que residen en la ciudad cubren los puestos de trabajo que los nacionales rechazan, pero esta oferta es muy limitada e incapaz de sostener una avalancha creciente de inmigrantes, que por esta misma razón no se produce. León, a 300 kilómetros de Madrid, experimenta un ligero crecimiento en su población extranjera, mientras otras localidades más alejadas pero con un mayor desarrollo económico y por tanto oferta de empleo ven aumentar el número de inmigrantes de forma acelerada.

29Entre las 117 secciones estadísticas que conforman el plano de León, únicamente una de ellas tenía en 2003 un porcentaje de población extranjera superior al 10% (144 inmigrantes que suponían el 13,56%) y no se correspondía con un sector del casco histórico, sino con el espacio más degradado de la ciudad, un barrio creado en los años 1950 a iniciativa del obispo para albergar a la población pobre de León. Este barrio de la Inmaculada es, dentro de los planos que señalan la distribución de los cuatro principales colectivos de inmigrantes (Figura 6), donde se concentra el 40% de los residentes de origen rumano (8% de los habitantes del barrio). La población de origen colombiana es la más abundante, aun cuando únicamente se registren 757 personas, el 0,52% del total. Sus pautas de localización sobre la ciudad dibujan una serie de puntos clave tanto en el centro histórico como en los barrios tradicionales y especialmente en algunos sectores al oeste del río definidos por ser barrios obreros en declive. La población de origen marroquí se distribuye en un menor número de secciones aunque su escaso número, 273 personas (0,18%), impide que esa concentración se refleje en las densidades globales. Dentro de este colectivo, formado mayoritariamente por varones entre 30 y 40 años, siete secciones agrupan al 50% de sus pobladores, situadas siempre en la periferia de la ciudad. Por último, la población de origen portugués es la más abundante dentro de los inmigrantes miembros de la Unión Europea y su distribución mucho más uniforme por toda la ciudad, no pudiendo destacar ningún sector por encima de otro, pues de hecho la sección con una mayor concentración, también en la margen occidental del Bernesga, únicamente agrupa a 15 personas de esta nacionalidad.

30El papel del inmigrante está relacionado con el desarrollo de una economía informal que, sin embargo, es resultado de la falta de oportunidades y de las demandas laborales y de productos por parte del conjunto de la sociedad. El paisaje urbano, constituido por elementos físicos y componentes sociales, muestra una interesante amalgama de culturas, sonidos, colores y lenguas en las dos ciudades analizadas. Las influencias se extienden a los espacios privados y públicos. Donde mejor se observa es en los negocios dirigidos por los mismos inmigrantes (restaurantes étnicos, peluquerías, tiendas de comestibles, de ropa, etc.) y en los servicios encaminados a cubrir sus necesidades (locutorios telefónicos e internet y empresas de envío de dinero al extranjero), que habitualmente también están regentados por ellos mismos. Dado que son actividades de uso cotidiano, están próximos a los principales lugares de residencia del inmigrante. En el caso del inmigrante alemán en Palma, se añade una poderosa oferta de oficinas inmobiliarias, agencias de viajes, tiendas de comestibles, centros médicos y educativos, etc. Como está sucediendo en otras ciudades históricas españolas, comenzamos a percibir, a través de un proceso de invasión-sucesión funcional, una interesante sustitución del comercio minorista tradicional por otros de nuevo cuño propiedad de inmigrantes. Respecto a los espacios públicos colectivos, existe un elevado uso, hasta apropiación, del espacio público por parte del inmigrante, sobre todo en parques y plazas próximas a sus domicilios.

Figura 6a, b, c, d. Población extranjera por secciones estadísticas en León

Figura 6a, b, c, d. Población extranjera por secciones estadísticas en León

Figura 6d

Figura 6d

(Fuente: Ayuntamiento de León)

31Sin embargo, la diversidad cultural, étnica y lingüística de los recién llegados produce, en algunos casos, conflictos y tensiones colectivas, especialmente en la ciudad de Palma, donde muchos habitantes pierden la identificación con su barrio, por lo que sienten inseguridad. La ciudad histórica degradada es un buen ejemplo para el estudio de conflictos que, irremediablemente, concluyen en el aumento de la exclusión social de la minoría. La misma población de Palma, que progresivamente abandona el casco histórico, celebra el derribo de viviendas deterioradas bajo encubiertas políticas de rehabilitación integral. Consideran que así no sólo se limpian y renuevan amplios espacios centrales, sino también se expulsa a una población foránea que estaba apropiándose de su sector urbano más simbólico. No obstante, las mayores tensiones en la actualidad se producen entre dos colectivos de inmigrantes en las cercanías de un barrio de promoción pública de los años 1970. Colectivos que son buenos exponentes de las dos grandes fases de la inmigración en Mallorca: población del sur peninsular llegada a la isla hace aproximadamente tres o cuatro décadas y ecuatorianos instalados en la ciudad desde hace dos o tres años. Cada fin de semana entre 200 y 400 ecuatorianos se reúnen en un parque público cercano a ese barrio de residencia de población inmigrante peninsular (polígono de Llevant). Alertados por la presencia mayoritaria de ecuatorianos, los residentes españoles se manifiestan los mismos domingos con el objetivo de presionar a las autoridades públicas sobre las actividades de los americanos. Unos argumentan que únicamente se concentran con la intención de hacer deporte, los otros los culpan de ensuciar el parque, de ocasionar ruidos y de vender comida y bebida sin la correspondiente autorización municipal. Los enfrentamientos entre vecinos e inmigrantes se repiten todos los fines de semana.

32Parece preocupante que entre la variada gama de población inmigrante de la capital balear, los mejor recibidos, aunque sea con algo de recelo, sean los de origen alemán. El papel que juega el componente económico en la percepción del extranjero es fundamental para su mayor o menor aceptación por parte de la población autóctona. Esto demuestra que la segregación tiene una base económica fundamental, en función del nivel de renta. Las nociones de cultura y etnia son secundarias. A diferencia de la opinión de Borja y Castells (1999), quienes afirman que la autentica fuente de esta tensión es la no asunción de la diversidad étnica por parte de la sociedad local, la experiencia parece demostrar que lo que no se acepta es la pobreza, aunque ésta se presente disfrazada de marginación racial (si los alemanes fueran físicamente como los ecuatorianos y éstos como los andaluces, ¿qué "etnia" estaría delante de la policía en la foto?)

Figura 7. Movilización policial para hacer frente a los enfrentamientos entre españoles y ecuatorianos en el parque del polígono de Llevant (domingo día 5 de septiembre de 2003)

Figura 7. Movilización policial para hacer frente a los enfrentamientos entre españoles y ecuatorianos en el parque del polígono de Llevant (domingo día 5 de septiembre de 2003)

Fuente: Diario de Mallorca (06-10-2003)

Conclusiones

33La distribución de los inmigrantes sobre el territorio es una cuestión claramente geográfica. La localización a escala regional y provincial, independientemente se trate de inmigrantes del Tercer Mundo o de la Europa opulenta, está íntimamente relacionada con las áreas más desarrolladas. Por contra, en el interior de la ciudad, la distribución depende claramente de la procedencia y la clase social.

34La inmigración se ha consolidado como un fenómeno producto de la globalización. La afluencia de flujos migratorios de procedencia no española a las aglomeraciones urbanas es una manifestación más de la globalización y de los fenómenos que la acompañan: transformación del sistema productivo, movilidad poblacional a escala planetaria, aumento del empleo no cualificado, etc. (Zárate, 2003). A pesar de la distancia que guardamos respecto otros países europeos más desarrollados, actualmente podemos afirmar que la población española evoluciona hacia la pluralidad étnica y la multiculturalidad.

35La ciudad ha sido a lo largo de la historia el lugar de la coexistencia (convivencia y conflicto), del mestizaje y de la movilidad social. La heterogeneidad y la mezcla de formas sociales en las ciudades no sólo es posible, sino que es saludable e, incluso, estructuralmente estratégica (Delgado, 1996). El aumento del poder cultural y económico del inmigrante está construyendo un nuevo tipo de ciudad, desconocido en las urbes españolas. La ciudad de Palma es un claro ejemplo de que el crecimiento urbano reciente se ha producido por inmigración, desde los años 1960 de origen español y desde 1990 de todo el mundo. Los cambios demográficos, de usos del suelo y en la dinámica social son una muestra evidente de la vitalidad de una urbe cada vez más cosmopolita. León, en cambio, muestra todavía una escasa presencia de inmigrantes extranjeros, acorde con su menor dinamismo económico, si bien cada vez es más frecuente escuchar en los paseos cotidianos a grupos de personas hablando en idiomas diferentes.

36Atendiendo a las diferentes nacionalidades, tanto en Palma como en León, los inmigrantes procedentes de la Unión Europea se distribuyen con mayor homogeneidad sobre el plano urbano, debido a su elevado nivel de integración cultural y económica con los habitantes locales. Los factores que explican sus comportamientos locacionales se alejan de los modelos tradicionales de los colectivos de inmigrantes. En Palma son la calidad ambiental y urbanística los elementos que más influyen en la toma de decisión final, mientras que en León, la población de origen portugués se distribuye de acuerdo a su diferente nivel económico, igual que el resto de los habitantes, con porcentajes similares tanto en los barrios de mayor poder adquisitivo como en sectores de clase media o de población con escasos recursos.

37Colombianos y ecuatorianos muestran estrategias similares en ambas ciudades. En estos colectivos sí se advierte la necesidad de agruparse. Por ser una inmigración de carácter familiar, la solidaridad mutua entre compatriotas es un elemento decisivo para solventar diversos problemas cotidianos, como el cuidado de las personas mayores y los niños, la búsqueda de empleo, los préstamos informales para superar pequeñas crisis o el refuerzo de la identidad colectiva mediante el mantenimiento de las tradiciones culturales. Para los inmigrantes de estas nacionalidades, los espacios de residencia se reducen e determinados sectores del casco histórico y a barrios obreros en declive.

38La población nacida en Marruecos forma una tipología distinta dentro de los colectivos de extranjeros. La emigración es básicamente masculina de adultos jóvenes que suelen agruparse en viviendas en los sectores más marginales de la ciudad, tanto en las áreas del casco histórico que muestran un mayor deterioro, como en zonas de la periferia con escasa presencia de suelo residencial. Aquellos que logran cierta estabilidad en el empleo y un aumento de los ingresos proceden a reunificar la familia en el lugar de inmigración, lo que supone abandonar la residencia habitual para buscar un nuevo hogar dentro de los circuitos habituales de oferta inmobiliaria, mostrando una mayor integración.

39Los inmigrantes de origen chino de Palma se localizan en áreas densamente pobladas del sector comercial tradicional, para buscar una mayor proximidad entre lugar de trabajo y residencia. En esta ciudad, al igual que en León, el elemento de agrupación para los inmigrantes de esta nacionalidad es la tienda, restaurante o negocio abierto en el barrio comercial, mientras la residencia puede situarse en un radio de distancia más o menos próximo.

40Por último, la población inmigrante de origen rumano, presenta los aspectos más conflictivos dentro de la localización urbana. De acuerdo con los gráficos son el grupo menos integrado, pues reflejan una mayor concentración y se sitúan en el barrio más degradado de la ciudad, creando un ghetto diferenciado y generando diferentes conflictos con el resto de la población residente en ese lugar.

41En resumen, territorio e inmigración son un binomio en el que el factor económico muestra un papel fundamental, tanto para explicar la localización de los diferentes colectivos de inmigrantes a escala estatal, regional o local como su grado de integración en la sociedad. Mayor desarrollo económico significa mayor presencia de inmigrantes y dentro de estos espacios, mayor nivel económico mayor integración. La inmigración asociada a la pobreza genera marginalidad, mientras que en el polo opuesto el inmigrante rico es recibido con los brazos abiertos. Si todos coincidimos en que la inmigración procedente de los países no desarrollados es un fenómeno generalizado en las sociedades más avanzadas del planeta y deseamos evitar los posibles enfrentamientos sociales, la solución a los problemas de integración no procede de la asimilación cultural sino de la integración económica, aunque esto suponga establecer cuotas de entrada en función de las características coyunturales del mercado laboral.

Haut de page

Bibliographie

Alba, R. D., 2000, “Assimilation’s Quiet Tide”, in Steinberg, S. (ed.), Race and ethnicity in the United States, Massachusetts, Blackwell.

Borja, J., Castells, M., 1999. “Local y global. La gestión de las ciudades en la era de la información”, Madrid, Taurus.

Brun, J., Rhein C. (eds) 1994, La ségrégation dans la ville, Paris, L’Harmattan

Capel, H., 1997. “Los inmigrantes en la ciudad. Crecimiento económico, innovación y conflicto social”, Scripta Nova, 3, 1-25.

Capel, H., 2001, “Inmigrantes extranjeros en España. El derecho a la movilidad y los conflictos de la adaptación: grandes expectativas y duras realidades”, Scripta Nova, 81, 1-32.

Cebrián, J.A., Bodega, MªI., 2000, “Solidaridad y ciudadanía: los inmigrantes en la España de hoy”, in AGE, Vivir la diversidad en España. Madrid.

Cross, M. Johnson, M., 1989, Race and the Urban System, Cambridge, Cambridge University Press.

Darden, J., Hill, R. C., Thomas, J., Thomas, R., 1987, Detroit: Race and Uneven Development, Philadelphia, Temple University Press.

Delgado, M., 1996, “Qui pot ser “inmigrant” a la ciutat?”, in Ciutat i inmigració (II Debat de Barcelona), Barcelona, Centre de Cultura Contemporània de Barcelona.

Ellis, M., Wright, R., 1998, “The Balkanization Metaphor in the Analysis of U.S. Inmigration”, Annals of the Association of American Geographers, 88 (4), p. 686-698.

Glazer, N., 1996, “Multiculturalism and American Exceptionalism”, in Ciutat i inmigració (II Debat de Barcelona), Barcelona, Centre de Cultura Contemporània de Barcelona.

González, J.M., 2001, “Formación de la trama urbana y transformaciones sociales recientes en la ciudad de Palma de Mallorca (1960-2001)”, Geographicalia, 40, 75-100.

Guillaume, P, 2001, Johannesburg, géographie de l’exclusion, Paris, IFAS-Karthala.

Källtorp, O. Elander, I., Ericsson, O., Franzén, M., 1997, Cities in transformation-Transformation in cities. Aldershot, Ashgate.

King, R., 1996, “Migration and Development in the Mediterranean Region”. Geography, 81 (1), 3-14.

Li, W., Dymski, G., Zhou, Y., Chee, M., Aldana, C., 2002, “Chinese-american Banking and Community Development in Los Angeles County”, Annals of the Association of American Geographers, 92 (4), 777-796.

López Trigal, L. (Dir.), 2002, La población inmigrante en Castilla y León. Valladolid, CES.

Lora-Tamayo, G., 1997, “La inmigración extranjera en España: evolución y situación actual”, Cuadernos de Formación, 9, 12-32.

Muller, T., 2000, “The Inmigrant Contribution to the Revitalization of Cities”, in Steinberg, S. (ed.), Race and ethnicity in the United States. Massachusetts, Blackwell.

Pacione, M., 1996, “Ethnic segregation in the European city. The case of Vienna”, Geography, 81 (2), 120-132.

Paddison, R., 2001, “Communities in the city”, in Paddison, R. (ed.), Handbook of Urban Studies. London, SAGE.

Pastor, L.J., 2002, “Globalización y migraciones hoy: una perspectiva española en el marco de la Unión Europea”, in Pastor, L.J. (coord.), Globalización y migraciones hoy: diez años de continuos desafíos, Valladolid, Universidad de Valladolid.

Pumain, D., Mattei, M-F. (coords.) 2003, Données Urbaines. Paris. Anthropos.

Rex, J. 1988, The Guetto and the Underclass: Essays on Race and Social Policy. Aldershot, Gower.

Rullán, O., 1999. “Crecimiento y política territorial en las Islas Baleares (1955-2000)”, Estudios Geográficos, 236, 403-442.

Sassen, S., 1986, “New York City: economic restructuring and inmigration”. Development and Change, 17, 85-119

Sassen, S., 1996, “Ethnicity and space in the global city: a new frontier?”, in Ciutat i inmigració (II Debat de Barcelona), Barcelona, Centre de Cultura Contemporània de Barcelona.

Silvey, R., Lawson, V., 1999, “Placing the Migrant”, Annals of the Association of American Geographers, 89 (1), 121-132.

Soja, E., 2000. Postmetropolis. Critical studies of Cities and Region,. London, Blackwell.

Zárate, M.A., 2003, “Manifestaciones de la multiculturalidad en el centro de Madrid”, in López Trigal, L., Relea, C.E., Somoza, J., (coords.), La ciudad. Nuevos procesos, nuevas respuestas. Universidad de León, León.

Haut de page

Notes

1 Este artículo desarrolla las investigaciones de los autores presentadas en forma de comunicación al Congreso de la Comisión de la UGI “Monitoring cities of tomorrow”, desarrollado en Ljubljana en agosto de 2003.

2 El Estado español se organiza en tres niveles de administración territorial: municipios, provincias y Comunidades Autónomas (17). La Constitución y otras normas que la desarrollan han establecido un sistema de reparto de las competencias de gobierno en tres grupos: aquellas que corresponden exclusivamente al Estado (Defensa, Relaciones Internacionales y Política Monetaria), las que se encuentran compartidas entre el Estado y las comunidades Autónomas (industria, agricultura, transportes, seguridad pública, promoción cultural) y las que son competencia exclusiva de las Comunidades Autónomas (servicios sociales, ordenación del territorio, patrimonio, turismo y urbanismo).

3 Un hecho que tristemente ha quedado demostrado el 11 de marzo de 2004 en Madrid.

4 Según el Padrón Nacional de Habitantes a 1 de enero de 2002 la cifra de extranjeros era de 1.977.944 personas. Esta cantidad engloba a los extranjeros que tienen permiso de residencia y a aquellos que han llegado a España con tarjeta de turistas, aunque la mayor parte de ellos utilizan esta estrategia para facilitar su entrada en el país.

5 Según las estadísticas del Padrón Municipal de Habitantes, la Comunidad de Madrid contaba a 1 de enero de 2002 con 444.440 extranjeros, la provincia de Barcelona con 275.892, las Illes Balears con 99.744 y Castilla y León con 42.640.

6 El Institut Balear d´Estadística (IBAE) del Govern de les Illes Balears contabiliza un total de 73.883 extranjeros en Balears en 2001. Mientras tanto, el Anuario de Migraciones anota únicamente 47.589 para ese mismo año. Para realizar el estudio a nivel municipal nos basamos en las cifras facilitadas por el IBAE.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1. Residentes extranjeros en España por continentes (1991-2002)
Crédits Fuente: Anuario de Migraciones 2002.
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Titre Figura 2. Distribución de los residentes extranjeros por provincias en 2002
Crédits Fuente: 2002, Delegación del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración.
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Titre Figura 3. Porcentaje de población extranjera por municipios en las Illes Balears
Crédits Fuente: Institut Balear d´Estadística.
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 164k
Titre Figura 4. Población extranjera por municipios de Castilla y León (en %). 1999
Crédits Fuente: Padrón Municipal de Habitantes.
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Titre Figura 5a, b, c, d. Población extranjera por zonas estadísticas en Palma de Mallorca
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre Figura 5b
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 164k
Titre Figura 5c
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Titre Figura 5d
Crédits (Fuente: Ayuntamiento de Palma de Mallorca)
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Titre Figura 6a, b, c, d. Población extranjera por secciones estadísticas en León
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 188k
Titre Figura 6b
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 220k
Titre Figura 6c
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Titre Figura 6d
Crédits (Fuente: Ayuntamiento de León)
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 220k
Titre Figura 7. Movilización policial para hacer frente a los enfrentamientos entre españoles y ecuatorianos en el parque del polígono de Llevant (domingo día 5 de septiembre de 2003)
Crédits Fuente: Diario de Mallorca (06-10-2003)
URL http://journals.openedition.org/cybergeo/docannexe/image/25547/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 312k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jesús M. González Pérez et José Somoza Medina, « Territorio e inmigración en España. Análisis de casos en Palma de Mallorca y León », Cybergeo : European Journal of Geography [En ligne], Espace, Société, Territoire, document 274, mis en ligne le 22 juin 2004, consulté le 07 décembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/cybergeo/25547 ; DOI : 10.4000/cybergeo.25547

Haut de page

Auteurs

Jesús M. González Pérez

PhD
Department of Earth Sciences. University of Illes Balears (Spain)
Edifici Guillem Colom. Cra. de Valldemossa, km. 7,5. 07122 Palma de Mallorca, Spain

José Somoza Medina

PhD
Department of Geography. University of León. (Spain)
Facultad de Filosofía y Letras. Campus Vegazana. Universidad de León. 24071 León, Spain

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
La revue Cybergeo est mise à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 3.0 non transposé.

Haut de page