Navigazione – Mappa del sito

HomeNumeriN° 7, 3II. Tra guerra civile spagnola e ...La “guerra del éter”

II. Tra guerra civile spagnola e guerra civile europea
9

La “guerra del éter”

La campaña radiofónica de Portugal contra la Segunda República española
Alberto Pena Rodríguez

Abstract

Quest’articolo analizza alcuni aspetti relativi all’intervento della radio portoghese nella guerra civile spagnola partendo da un corpus documentale che fornisce alcuni interessanti elementi per studiare questo aspetto del conflitto spagnolo. Basato su fonti provenienti da emeroteche ed archivi tanto spagnoli quanto portoghesi, l’analisi si sofferma particolarmente sul ruolo svolto da una stazione che si rivelò molto importante per la vittoria del bando franchista: il “Rádio Club Português” (RCP), fondato e diretto dall’ufficiale dell’esercito portoghese Jorge Botelho Moniz, che dallo scoppio della guerra iniziò una intensa campagna contro la Seconda Repubblica spagnola ed in sostegno del colpo di stato franchista.

Torna su

Termini di indicizzazione

Torna su

Testo integrale

Old Radio PlayerVisualizza l'immagine
Credits: by terrycheah168 on Flickr (CC BY-NC 2.0)

1. Introducción

1¿Qué papel desempeñó la radio portuguesa en la Guerra Civil española, cuando en Portugal se estaba consolidando el nuevo régimen autoritario y corporativo del Estado Novo, fundado y dirigido por Salazar? ¿Apoyó la radio lusa a alguno de los bandos enfrentados? ¿Hasta qué punto influyeron las emisoras de Portugal en el desenlace de la guerra? ¿Cuál fue la reacción de la sociedad portuguesa y de la dictadura salazarista a las emisiones radiofónicas sobre el enfrentamiento fratricida español? ¿Cuáles fueron los principales actores y protagonistas de la propaganda radiofónica portuguesa sobre el conflicto español? Estas y otras cuestiones son algunas de los elementos que pretende analizar este artículo, que se basa en fuentes documentales portuguesas y españolas, a través de una metodología que sigue técnicas fundamentalmente cualitativas, de análisis de contenido de la prensa de la época. Así como en datos cualitativos relevantes. Este estudio se desarrolla a lo largo de cuatro apartados esenciales para comprender el fenómeno analizado: el impacto de la guerra radiofónica en la sociedad portuguesa, la campaña de propaganda de la principal emisora portuguesa que intervino en la batalla y la relación de la colonia española en Portugal con las estaciones radiofónicas lusas.

  • 1 Sobre el Estado Novo, ver, entre otras obras, las siguientes referencias más recientes y actualizad (...)

2Para contextualizar históricamente el objeto de estudio, es importante tener en cuenta la situación política de Portugal en 1936 para comprender las reacciones de los diferentes agentes políticos que se describen en este artículo. Portugal se encuentra en un proceso de profundo cambio político cuando en España se produce el golpe militar. En 1932, António de Oliveira Salazar aprueba una nueva Constitución que establece las bases de un nuevo régimen político denominado Estado Novo, inspirado en el modelo fascista italiano, que renueva toda la estructura institucional del Estado y que concede una extraordinaria relevancia al control de la comunicación pública, sometida a las reglas de la censura y a las políticas intervencionistas del Secretariado de Propaganda Nacional, dirigido por António Ferro1.

  • 2 OLIVEIRA, César, Portugal e a IIª República de Espanha (1931-1936), Lisboa, Perspectivas & Realidad (...)
  • 3 DELGADO, Iva, Portugal e a Guerra Civil de Espanha, Libsoa, Publicações Europa-América, 1980.
  • 4 PENA, Alberto, O Que Parece É. Salazar, Franco e a Propaganda Contra a Espanha Democrática, Lisboa, (...)

3Salazar simpatiza desde el primer momento con el Movimiento Nacional de los militares golpistas españoles porque representaba una excelente oportunidad para acabar con las influencias “revolucionarias” de la Segunda República en el sector más contestatario de la sociedad portuguesa con la dictadura.2 El dictador portugués creía que la eventual instauración de un modelo político de carácter autoritario en España mejoraría las relaciones ibéricas y, por tanto, consolidaría su proyecto político en Portugal, como así ocurrió3. Salazar prestó su apoyo propagandístico a los militares sublevados contra la Segunda República por una cuestión de supervivencia política. La prensa, la radio y el cine portugués estuvieron al servicio de la causa franquista, que encontró en el Portugal de Salazar un firme aliado para su victoria en la guerra4.

2. La sociedad portuguesa y la “guerra del éter”

  • 5 Así lo reconocen, entre otros, protagonistas de la guerra como el propagandista franquista Luis BOL (...)

4La radio portuguesa jugó un papel extraordinariamente importante durante el desarrollo de la guerra5. Su intervención propagandística a favor de los rebeldes franquistas alcanzó un protagonismo tal que, al final del conflicto, sería recompensado con innumerables actos de homenaje organizados por los vencedores. La oficial Emissora Nacional (EN) y el entonces popular Rádio Club Português (RCP), fundado y dirigido por el Capitán del ejército portugués Jorge Botelho Moniz, fueron auténticas trincheras de combate en la lucha propagandística con las emisoras leales a la Segunda República de Madrid y Barcelona.

  • 6 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1939, p. 14.
  • 7 Dez Anos de Política Externa (1936-1947). A Nação Portuguesa e a Segunda Guerra Mundial, Lisboa, Im (...)
  • 8 Idem, telegrama nº 16. Del embajador de Portugal en Tánger al ministro de Negócios Estrangeiros, 23 (...)
  • 9 AOS/ANTT, CO/NE-9I, carpeta 1, 3ª subdivisión, hoja nº 34. Carta de Miguel Cabanellas a Oliveira Sa (...)
  • 10 Dez anos de Política Externa (1936-1947), cit., documento nº 25, p. 18. Telegrama nº 65 del Secretá (...)

5Con emisiones en lengua española y un permanente contacto con las autoridades del gobierno de Burgos, se pusieron al servicio de la causa golpista porque ésta representaba «[...] los principios y las doctrinas que hicieron grandes a las naciones de la Península [...]», según el propio Botelho Moniz6. Los efectos de su propaganda fueron inmediatos. De hecho, al poco de comenzar la guerra, el 8 de agosto de 1936, el cónsul portugués en Huelva, Henrique de Melo Barreto, comunicaba a su gobierno que el ambiente amistoso hacia Portugal era tan grande, debido a las emisiones del RCP, que se había organizado una manifestación de agradecimiento ante el Consulado7. Pocas semanas después de comenzar las hostilidades, el propio general Franco8 y el presidente de la denominada Junta de Defensa Nacional de Burgos, Miguel Cabanellas9, transmitieron oficialmente al gobierno luso su agradecimiento por la actividad radiofónica desarrollada por la emisora de Botelho Moniz. Mientras, el embajador de la IIª República en Lisboa, Claudio Sánchez-Albornoz, se quejaba de la manifiesta parcialidad de la radio portuguesa10.

  • 11 Diário da Manhã, n º 1892, 25/07/1936, p. 4.
  • 12 Diário de Notícias, nº 25.315, 27/07/1936, p. 4.
  • 13 Diário do Govêrno, I Série, Nº 215 del 14/09/1940, p. 1
  • 14 Diário da Manhã, nº 1892, 25/07/1936, p. 4. “Em tempo de guerra, radiodifusão”, de J. Z.

6La sociedad portuguesa, que seguía al minuto los acontecimientos de España, estaba pendiente de los receptores, esperando un desenlace inmediato a un conflicto que duraría, sin embargo, casi tres años. Desde su inicio era frecuente encontrar en los periódicos lusos destacados anuncios publicitarios de diferentes marcas de transistores que pretendían llamar la atención de los posibles clientes utilizando como reclamo el gran interés suscitado por los combates en el país vecino. Philips insertaba en sus anuncios un texto que decía: «O momento de Espanha. Oiçam as notícias que todos os postos emissores fornecem com o “Philips 534”. Só com ele saberão imediatamente da marcha dos acontecimentos»11. Los comercios, como el lisboeta Radiofila Lda., se sumaron también a este tipo de campaña publicitaria aprovechando el negocio que brindaba la guerra12. Así, entre 1936 y 1939, Portugal aumentó en casi un 69% el número de radioyentes, pasando de 53.656 a 89.300, según los informes del Ministério das Obras Públicas e Comunicações portugués13. Los portugueses concentraron toda su atención informativa en España. «Calaram-se os concertos, as valsas de Strauss e os fados, ou, talvez com maior verdade os ouvintes não os procuram. [...] A rádio, como era de esperar, presta os seus serviços como arma de guerra e como tal as suas comunicações têm as duas côres das bandeiras em luta; destrinçar dentre elas a verdadeira posição dos adversários eis a questão», escribía un columnista del Diário da Manhã el 25 de julio de 193614.

  • 15 Sobre la guerra de propaganda a través de la radio en la guerra civil española véanse, entre otros, (...)
  • 16 O Primeiro de Janeiro, nº 186, 22/07/1936, p. 2. “A ‘guerra das ondas’”.
  • 17 Véase, por ejemplo, Acção, año 1, nº 14, 29/08/1936, p. 2. «A propósito da ‘guerra das ondas’ em Es (...)
  • 18 Radio Nacional, año II, nº 27, 14/05/1939, p. 45. «La radio en las rutas de Madrid. De Lisboa a Mad (...)
  • 19 Diário de Notícias, nº 25.361, 11/09/1936, p. 7.
  • 20 Diário da Manhã, nº 1920, 22/08/1936, p. 3: «Unión Radio disse...».

7La guerra se había trasladado también al campo de las ondas15. Los micrófonos eran otro frente desde el que se combatía el desconcierto y la desmoralización de unos y se fomentaba la confusión y el desánimo de otros. El pueblo portugués estaba inmerso en esta “guerra de ondas”, según la acertada expresión utilizada por O Primeiro de Janeiro cuatro días después del golpe rebelde16, y repetida después por otros medios17. Algunos ideólogos del Estado Novo, como el corresponsal de O Século Leopoldo Nunes, la bautizaría como la “guerra del éter”, destacando la “importancia decisiva” de la radio portuguesa en la “Revolución Nacionalista” española18. De hecho, el RCP sería un baluarte incombustible desde su sede de Parede frente a las emisoras de Madrid y Barcelona, que el periodista luso Oldemiro César veía como verdaderos «balões de oxigeno»19 para los combatientes leales al gobierno legal español. Opinión que compartía otro corresponsal, Costa Júnior, quien desde España envió una crónica narrando el entusiasmo con que los republicanos combatían gracias a la influencia de la propaganda radiofónica “vermelha”: «[...] Esta ilusão devem-na os comunistas a Unión Radio de Madrid. En muitas das cidades e vilas ocupadas pelo Exército, os defensores mesmo depois de presos, á beira do fusilamento, confiam ainda na coluna madrilena que os salvará [...]»20.

8El diario portugués Comércio do Porto confirmaba, una semana después del inicio de los combates, a través de uno de sus editoriales, el vibrante choque radiofónico entre, por un lado, Madrid y Barcelona y, por otro, Sevilla y Lisboa:

  • 21 Comércio do Porto, nº 188, 24/07/1936, p. 1: «Revolução ou guerra civil?».

Ao mesmo tempo que governamentais e revoltosos se hostilizam, tão cruamente, nas cidades, nas vilas, nas aldeias, nos campos, nas montanhas, sôbre a terra e sôbre o mar, enfim, as estações emissoras, consoante pertencem a regiões desta ou daquela facção, travam um duelo que tanto apavora como desconcerta. E é mister possuir um dom quási divino de discernimento para apurar a verdade no meio dessa batalha encarniçada de ondas hertzianas... A cada passo, se afirmam e se desmentem factos de importância extrãordinária, como, por exemplo, o da pretensa morte em combate do general Mola, um dos caudilhos da revolução[...].21

  • 22 O Século, nº 19.559, 27/08/1936, p. 2: «Um aspecto da guerra civil».
  • 23 Radio Nacional, año II, nº 27, 14/05/1938, p. 45. «La radio en las rutas de Madrid. De Lisboa a Mad (...)

9Leopoldo Nunes apunta incluso que, al igual que en la guerra se hacen treguas para intercambiar prisioneros, durante las emisiones, hay intervalos para enviar mensajes humanitarios, intentando poner en contacto a familias separadas por la lucha22. Pero señala siempre a los franquistas como los defensores de la “civilización” y a los republicanos como a los representantes de la “barbarie”. Así, para él, Unión Radio Madrid era “la llamada de los muertos”, y voz del locutor de esta emisora la describía Nunes como «un grito que más parece aullido de chacal o lamento de hiena hambrienta»23.

  • 24 Diário da Manhã, nº 1924, 26/08/1936, p. 1.
  • 25 Diário da Manhã, nº 1926, 28/08/1936, p. 1.
  • 26 Diário da Manhã, nº 27/08/1936, p. 1.
  • 27 Idem, p. 8

10Durante toda la guerra, era imposible para la población portuguesa o española sustraerse a esa propaganda, permanente en las calles, los cafés o los hogares. Hubo, además, muchas retransmisiones especiales de actos de propaganda celebrados en Portugal que estaban directamente relacionados con los acontecimientos de España. Algunos de ellos fueron cubiertos en directo, con las unidades móviles del RCP o la EN. Entre los que tuvieron mayor repercusión radiofónica, conviene destacar el mitin anti-comunista celebrado en la plaza de toros de Campo Pequeño (Lisboa) el 28 de agosto de 1936, que sirvió para inaugurar las actividades de la milicia del Estado Novo, la Legião Portuguesa. Fue la retransmisión radiofónica en directo más popular jamás hecha hasta entonces en Portugal; se emitió por onda corta y media24 y se hizo a través de la EN, el RCP, Rádio Renascença y otras cinco emisoras25. Aquel día, en las avenidas, plazas y playas de las principales poblaciones del territorio portugués, se instalaron altavoces y receptores para que todo Portugal recibiese el mensaje de alarma que el régimen salazarista lanzaba a los portugueses, temeroso del contagio comunista procedente de España26. En Póvoa de Varzim, el salazarista Manuel de Azevedo Duarte, cedió sus equipos de megafonía para que se instalasen a lo largo del extenso arenal de la turística localidad y, así, ningún bañista ignorase lo que ocurría en la capital lusa27.

  • 28 Diário da Manhã, nº 1925, 27/08/1936, p. 8.

11El RCP, que formaba parte de la comisión organizadora del acto, habilitó un teléfono para responder a todas las cuestiones de los oyentes referentes al evento patriótico28. En la céntrica plaza do Rossio lisboeta, así como en otros puntos de la ciudad, cientos de personas se congregaron para escuchar por los altavoces o a través de establecimientos y casas particulares que sacaban a la calle sus aparatos radiofónicos.

  • 29 BOWERS, Claude G., Misión en España. En el umbral de la Segunda Guerra Mundial (1933-1939), Barcelo (...)
  • 30 FUENMAYOR, Domingo de, Las catacumbas de la radio. Treinta meses ante el altavoz, Barcelona, Editor (...)
  • 31 A Voz, nº 3591, 22/0271937, p. 2: «Uma viagem em Espanha» del Barão de Vilalva, que nos cuenta las (...)
  • 32 Diário de Notícias, nº 25.319, 31/0771936, p. 4: «De automóvel através da Espanha revoltada».

12La repercusión propagandística de las radios portuguesas durante la guerra lo constatan muchos testimonios de personas que vivieron aquellos días trágicos. El entonces embajador norteamericano en España, Claude G. Bowers, nos cuenta, por ejemplo, que, entre todas las emisiones exteriores que escuchaba, «[...] el locutor de Lisboa era el más fértil y desvergonzado en sus invenciones [...]», por lo que «[...] después de oír la noticia, dada en un tono pesado, de que cuando los “rojos” abandonaron San Sebastián se llevaron veinte o treinta muchachas de las mejores familias como víctimas para sus concupiscencias [...]», decidió no volver a sintonizar las emisoras portuguesas29. El periodista Domingo de Fuenmayor, simpatizante de los militares franquistas en la Barcelona leal, escuchaba, en cambio, la radio portuguesa porque era como un bálsamo espiritual, preso de un ambiente de pánico colectivo. «[...] En aquellas noches interminables, bajo las sinfonías de las descargas de los fusilamientos y densas de terror, la voz de la nación hermana nos hizo mucho bien. Sea para ella nuestro reconocimiento [...]», señala en sus memorias30. Como Fuenmayor, otros muchos oyentes que simpatizaban con los insurgentes en territorio leal pasaron largos meses de calvario escuchando, a escondidas, las emisiones de Lisboa31. La revista franquista Radio Nacional publicaba en sus números las frecuencias de onda y las programaciones de las emisoras portuguesas. Al tiempo, las autoridades de Burgos hacían llamamientos a la población española desde los periódicos afines recomendando abiertamente que sintonizara el RCP porque era la emisora que ofrecía las noticias más “exactas” de la guerra32.

  • 33 AMI-GM/ANTT, M 481, caja 34, 4ª subdivisión, Oficio nº 489 del Secretario del Gobernador Civil do D (...)
  • 34 Ibidem.

13En Portugal, los defensores de la política salazarista, se preocuparon también por amplificar los efectos propagandísticos de la radio creando servicios de informaciones radiofónicas en las zonas más rurales del país para difundir los contenidos de las emisoras simpatizantes con el ejército faccioso español. Así, en Angra do Heroísmo (Islas Azores), el médico y bibliotecario municipal de Praia da Vitoria, Ramiro Machado, puso en marcha, con la aprobación del Ministerio do Interior, uno de esos servicios de informaciones, que consistía en recoger las noticias favorables a los franquistas en las emisoras captadas en las Azores, y luego fijar carteles ilustrativos sobre la marcha de los acontecimientos en el lugar más céntrico del pueblo. Para realizar la selección de noticias, Machado atendía a tres criterios: «a) os triunfos dos nacionalistas espanhois, b) as atrocidades cometidas pelos comunistas, c) tudo quanto possa exaltar o Governo Nacional Português e o Exmº Senhor Dr. Oliveira Salazar, presidente do Conselho de Ministros»33. El “noticiario” estaba acompañado por un gran mapa de España con banderitas clavadas en los puntos ocupados por los insurgentes y por recortes de fotografías de revistas extranjeras. Según el Gobierno Civil de Angra de Heroismo, la afluencia de público era “enorme” y el efecto propagandístico de la iniciativa fue “magnifico”34. La radio se convirtió, pues, en una fuente esencial de información para españoles y portugueses en aquellos desconcertantes días, en los que el RCP alcanzó una gran notoriedad pública.

3. La propaganda del Rádio Club Português (RCP)

  • 35 AHD/MNE, 3º P, A 1, M 447, Proceso nº 96. Oficio de J.A. Pestana de Vasconcelos, cónsul en Vigo, a (...)
  • 36 Al estallar la guerra, el RCP tenía poco más de cuatro años. Sus precedentes están en 1928, cuando (...)
  • 37 AOS/ANTT, CO/PC-12E, carpeta 1. Oficio nº 2828 del Chefe dos Serviços Internos del SPN al President (...)
  • 38 Diário da Manhã, nº 1903, 03/08/1936, p. 8.
  • 39 Sobre la distribución del número de Radio Nacional en Portugal véase: AGA, Exteriores, caja 6641, c (...)
  • 40 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1939, p. 9.

14Con el comienzo de la guerra civil española, el RCP, denominado también técnicamente CT1GL, era el club radiofónico de mayor éxito en Portugal. El cónsul portugués en Vigo afirmaba incluso que era la emisora preferida por la sociedad gallega ya en agosto de 193435; su popularidad era enorme, a pesar de su corta existencia36. Esta circunstancia propició que el Secretariado de Propaganda Nacional del Estado Novo le concediese en 1935 una subvención de 200.000 escudos para aumentar la potencia de su emisora de onda corta hasta los 4 Kw37. En julio de 1936, el CT1GL alcanzaba ya los 8800 socios, que contribuían económicamente para su mantenimiento y expansión. Sin embargo, la absoluta parcialidad del RCP durante el conflicto y su apoyo público a los militares sediciosos contra la Segunda República española, suscitaría polémicas entre sus socios, produciéndose, al menos, 45 dimisiones en el primer mes de guerra38. Según la revista española Radio Nacional, que dedicaría un número especial (distribuido también en Portugal)39 a la ayuda radiofónica portuguesa, la cifra de asociados del RCP sobrepasaba los 15.00040. Sean exactas o no estas cifras, lo que sí demuestran los datos documentales es que el CT1GL fue un auténtico altavoz que difundía internacionalmente las ideas de los insurgentes y defendía sus intereses políticos, mientras desmentía las informaciones procedentes del gobierno de Madrid o de los medios de comunicación del bando leal.

  • 41 AOS/ANTT, CO/NE-9A, Pasta 1, subdivisión 14. Radio captado por el puesto de escucha de la Emissora (...)
  • 42 Diário de Notícias, nº 25.312, 24/07/1936, p. 1: «Á procura duma emissora de T.S.F.».
  • 43 ARH/FLC, 539-50-4/1. Carta de Claudio Sánchez-Albornoz al ministro de Estado, 18/08/1936, in MARTÍN (...)
  • 44 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1938, p. 15: «Radio Club Portuguès y la guerra de España».

15La emisora del “Capitán Botelho”, como era conocido por la población española, tuvo una actividad propagandística especialmente frenética en los primeros meses de lucha, por lo que recibiría todo tipo de acusaciones de los leales, llegando a difundir la emisora de la CNT de Málaga, que la radio lusa fue subvencionada con tres millones de pesetas por el general Queipo de Llano41. Desconocemos la veracidad de aquella información; sin embargo, sí hay evidencias de que algunos agentes franquistas intentaron “alquilar” en Portugal algunas emisoras. El Diário de Notícias llegó a informar que «três espanhois com aspecto de pessoas endinheiradas» pretendieron arrendar en Oporto un “potente posto emissor” sin conseguirlo42. El propio embajador español en Portugal, Claudio Sánchez Albornoz, comunica en agosto de 1936 al ministerio de Asuntos Exteriores que Botelho Moniz ofreció su emisora a la delegación franquista en Lisboa por 500.000 escudos43. El RCP se convirtió en el “alimento espiritual” de muchos portugueses y españoles44.

  • 45 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1939, p. 7: «El capitán Botelho».
  • 46 Diário da Manhã, nº 1903, 03/08/1936, p. 8: «Rádio Club Portuguès. A estação emissora que trabalha (...)
  • 47 Radio Nacional, año II, nº 27, 14/05/1939, p. 45: «La radio en las rutas de Madrid...»

16Pero el RCP no fue solamente un potente altavoz de diatribas contra Madrid, ni un instrumento del que se servían los generales golpistas para justificar apoyos exteriores, ni tampoco una simple caja de resonancias para las vocingleras proclamas de ánimo militar en las horas claves de la confusión bélica. La emisora del “Capitán Botelho” fue, sobre todo, uno de los mejores apoyos con los que contaron los rebeldes durante los instantes más trascendentes de la guerra. Su misión fue clave en las primeras semanas de la batalla. Sus emisiones no se restringieron únicamente a una simple transmisión de noticias favorables al llamado Movimiento Nacional español. Su programación y sus mensajes obedecieron, en todo momento, a un deseo de triunfo para los rebeldes, comprometiéndose incondicionalmente en el decisivo y agitado frente de la propaganda; «[...] Radio Club Portugués era la emisora española por excelencia, la que sostenía los ánimos y alentaba a la lucha en toda la zona abarcada por sus ondas, desde Galicia hasta Cádiz, pasando por toda la región castellana y extremeña [...]», diría Radio Nacional45. Su alcance se extendía prácticamente a todas las provincias de España46. Y, concretamente, en las regiones fronterizas con Portugal, la audición era perfecta y su influencia formidable. Los corresponsales portugueses que acompañaron el avance de las tropas franquistas hacia Madrid así lo constatan en sus crónicas47.

3.1 La cruzada personal de Jorge Botelho Moniz

  • 48 Cf. PENA RODRÍGUEZ, Alberto, El gran aliado de Franco. Portugal y la guerra civil española: prensa, (...)

17El 19 de julio de 1936, el director y propietario del RCP, el Capitán Jorge Botelho Moniz, emprende su particular cruzada contra el gobierno de Madrid desde su emisora de Parede, una localidad próxima a la señorial villa de Estoril, situada a unos 30 kilómetros de Lisboa, que era donde residía la aristocracia española exiliada en Portugal, entre la que se encontraba el apodado ‘León del Rif’, el general Sanjurjo, que fallecería en el accidente de avioneta que debía conducirle desde la villa de Cascais hasta Burgos el 20 de julio de 193648.

  • 49 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1939, p. 14.
  • 50 Ibidem.
  • 51 Diário da Manhã, nº 1903, 03/08/1936, p. 8.
  • 52 Ibidem.
  • 53 Radio Nacional, año II, nº 29, 29/05/1939, p. 53: «Radio Club Portugués y la guerra de España».
  • 54 Diário da Manhã, nº 1903, 03/08/1936, p. 8.
  • 55 Ibidem.

18Según su propio testimonio, Botelho decidió decantarse «[...] por el más débil, por el más atacado, por el que todos desdeñaban [...]»49, frente al “marxismo iberista”, procurando «[...] imitar, en la defensa de los flacos y de los oprimidos, al héroe inmortal de Cervantes»50. Decidió ponerse del lado fascista porque las emisoras de Madrid sólo decían “mentiras”: «[...] a breve trecho verifiquei que as notícias transmitidas pela rádio ao serviço da “frente popular” eram falhas de verdade na sua quasi totalidade. Aquilo não jogava certo. E como não jogava... comecei a desmenti-las [...] um nunca acabar de desmentidos! [...]»51. Sin embargo, su reacción fue desaprobada por numerosos socios de su radio club, que amenazaron con dimitir si Botelho persistía en su campaña. Pero el militar luso no se arredró: «[...] Dissemos-lhes que fizessem o que fôsse da sua vontade. E prosseguimos. Depois vieram cartas de ameaça, do interior e do exterior, contra os directores de Rádio Club e, principalmente, contra mim. Redobramos de violência na nossa acção, sempre na ofensiva – como manda a boa táctica militar»52. Botelho Moniz quería demostrar así que su actuación no obedeció a un plan conspirador en confabulación con los golpistas españoles, descartando que recibiese cualquier tipo de compensación económica o material por parte de los militares rebeldes53. Se afanó especialmente en demostrar que su móvil no era el dinero: «[...] Os serviços como estes não são pagos com dinheiro. Ou se fazem por entusiasmo e com desinterêsse ou não se fazem», apuntó54. No obstante, admitió que el RCP obtuvo donaciones de algunos particulares. Ayudas que, según él, eran siempre repartidas entre el personal de la emisora55.

  • 56 Ibidem.
  • 57 Ibidem.
  • 58 Diário da Manhã, nº 1903, 03/08/1936, p. 8..
  • 59 GIBSON, Ian, Queipo de Llano. Sevilla, verano de 1936 (con las charlas radiofónicas completas, Barc (...)
  • 60 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1936, p. 15, art. cit.
  • 61 Ibidem.

19Además de la dimisión de algunos socios del RCP, su parcialidad provocaría críticas desde algunos sectores de la sociedad portuguesa; algunos de sus directivos recibieron incluso amenazas; se difundió el rumor de que cientos de socios habían abandonado la emisora, y que había sido subvencionada por Franco. Botelho salió al paso de los bulos sobre la dimisión en masa de socios, con estadísticas que le daban la razón. Según sus cálculos, aún reconociendo varias decenas de renuncias, desde el 18 de julio hasta las seis de la tarde del día 2 de agosto de 1936, se habían producido 2000 nuevas adhesiones, alcanzando en aquella fecha los 10.941 socios56. En su ayuda, el diario del régimen salazarista, el Diário da Manhã, respondía airadamente a los críticos argumentando que todo eran “calumnias” que servían a los intereses del marxismo57. Jorge Botelho Moniz fue la verdadera alma de la campaña radiofónica urdida contra el gobierno leal desde Portugal. Al igual que el general Queipo de Llano desde Radio Sevilla, el capitán portugués emitía discursos y crónicas militares con una voz enérgica y ronca calificada por la prensa como “artilharia pesada58. Sin embargo, aunque el estilo radiofónico de Queipo y Botelho puede ser equiparable, debemos subrayar que el tono, más sosegado y menos insultante en el caso del portugués, fue diferente. Las “charlas” del oficial luso estaban cargadas de ironía, pero no cayeron en ningún momento en el mal gusto, como ocurrió con el desvergonzado general rebelde. En ese sentido, podemos considerar que la propaganda de Botelho Moniz era más astuta y creíble que los calumniosos e ignominiosos discursos del militar andaluz59. El capitán portugués cuidaba que sus apasionadas ofensas no restasen credibilidad a sus tendenciosas informaciones. Desde su “batería” radiofónica, el “Capitán Botelho” se mostró implacable con los principales líderes militares y políticos del bando republicano, blanco constante de sus burlas, convirtiendo a los rebeldes en auténticos héroes y a los leales en cobardes. Los oficiales a las órdenes del gobierno de Madrid, Mangada y Miaja, fueron objeto de escarnios constantes. A Mangada, el capitán Botelho Moniz lo apodó el “héroe de Navalperal”60, porque siempre daba por conquistada aquella posición a través de Unión Radio y nunca lo conseguía, según su propaganda. Del “inefable” general Miaja, Botelho Moniz se mofó sin tregua desde que su fracaso militar en Andalucía lo “obligó a fijar sus penates en Madrid”61.

  • 62 Alma Nacional, serie II, nº 1, febrero de 1937, p. 27.
  • 63 O Século, nº 19.546, 14/08/1936, p. 5.
  • 64 O Século, nº 19.616, 24/10/1936, p. 5.
  • 65 Diário de Notícias, nº 25.334, 15/08/1936, p. 5.
  • 66 Ibidem, p. 6.
  • 67 Diário de Notícias, nº 25.336, 17/08/1936, p. 5.

20Sus intervenciones radiofónicas fueron maratonianas en los primeros meses del enfrentamiento. Era capaz de pasarse jornadas enteras pegado al micrófono, día y noche. Por eso, la prensa portuguesa le reconocía sus virtudes radiofónicas. La revista nacionalista portuguesa Alma Nacional lo describía como «o homem que quasi non dorme, o homem incansável que teve o condão de acordar Portugal, tal a ardorosa fé que põe no combate de todos os momentos, desmascarando com as suas formidáveis críticas, quantos, miserávelmente andam aí, pelas esquinas e pelas alfurjas, a servir os interesses marxistas»62. Su desenfrenada actividad provocó referencias constantes en la prensa española y portuguesa a sus discursos, que incrementaría aún más su popularidad. Sus crónicas militares se referían constantemente a las victorias franquistas, acompañadas de comentarios sobre la excelencia estratégica de los oficiales de Burgos o de testimonios de los soldados sublevados. Botelho leía conmovedoras cartas colectivas o individuales de oficiales del Tercio63, lo mismo que honraba a los muertos “nacionalistas”, recordando sus inestimables contribuciones a la causa rebelde. Así hizo, por ejemplo, con el combatiente gallego muerto en Asturias Antonio Carreró, del que recibió una fotografía suya enviada por los padres como agradecimiento al homenaje realizado por el RCP a las tropas que “liberaron” Oviedo64. Daba cuenta también de alistamientos de voluntarios ilustres en las tropas del general Franco, como el príncipe del trono de Grecia65, así como de constantes atrocidades y fusilamientos por parte de los militares leales66, a los que calificaba con el máximo desprecio: «[...] É precisso – decía – que deixe de chamar tropas lealistas a estes bandos irregulares que chacinam, incendeiam e destroem por prazer. A ordem reina só nos territórios ocupados pelos nacionalistas; nos restantes reina somente o terror [...]»67.

  • 68 OLIVEIRA, César, Portugal e a Guerra Civil de Espanha, Lisboa, Edições O Jornal, 2ª edición, 1988, (...)
  • 69 Véase, por ejemplo, la serie de crónicas militares publicadas sobre la conquista de Santander en el (...)
  • 70 Diário de Lisboa, nº 5904, 30/04/1939, p. 5: «O imperilismo nacionalista espanhol ameaça a independ (...)
  • 71 Acção, ano 1, nº 21, 17/10/1936, p. 1.

21Su permanente actividad propagandística fue compaginada con la militar, viajando al frente de guerra en diversas ocasiones para coordinar la participación de los combatientes voluntarios portugueses, cuya cifra superó los 8000 efectivos68. En España, Botelho intercambiaba impresiones con las autoridades insurgentes, que le servían para elaborar sus crónicas bélicas, difundidas también por la prensa lusa para multiplicar su resonancia69. Y fue invitado varias veces a dirigirse al pueblo español por las emisoras en poder de Franco70. Con «desassombro, coragem moral, coerencia, valentia»71, el capitán portugués fue un portentoso locutor sin parangón en la historia de la guerra Civil española, que gozó del reconocimiento general en el bando sublevado, como atestigua el reportaje que le dedicó la revista franquista Radio Nacional al finalizar la guerra.

  • 72 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1939, p. 7.

«El nombre del Capitán Botelho, Presidente del Radio Club Portugués, es tan popular en España que hacer su presentación sería lo mismo que presentar a alguien de la familia, pues que con su inteligencia, su patriotismo y su gran amor a nuestra tierra se ganó, y con exceso, el título de español benemérito. Cuantos hemos vivido los días de ansiedad y de certidumbre de la segunda mitad de 1936, no olvidaremos jamás lo que la Causa Nacional debe a la extraordinaria labor de este hombre, entusiásticamente secundada por su colaboradores [...]».72

4. La radio y la colonia franquista en Portugal

  • 73 Radio Nacional, año II, nº 27, 14/05/1939, p. 45.
  • 74 O Século, nº 19.609, 17/10/1936, p. 5: “A primeira locutora espanhola de Rádio Club Português”.
  • 75 Ibidem.
  • 76 O Século, nº 19.578, 15/09/1936, p. 5: «Berta da Parede ou a poderosa peça do Rádio Club Português»
  • 77 El cañón germano fue bautizado por su fabricante, Krupp, que le puso el nombre de su hija.

22Justo una semana después del Alzamiento franquista, mientras el Estado Novo de Oliveira Salazar tomaba posiciones frente a los sucesos militares de España, Botelho Moniz decidió recabar para su ‘trinchera radiofónica’ a miembros de la colonia española en Estoril73. La primera locutora española del RCP fue Charito Sáinz Rodríguez, que, según O Século, prestó, «relevantes serviços» los primeros días de la guerra en colaboración con los falangistas Alfonso Fierro, Luis Alderete, Mauricio Karl, Juan Luis Montero y Jorge G. Sturrup74. Charito Sáinz, que abandonó la emisora portuguesa para trabajar en Radio Castilla75, sería sustituida por la locutora que se convertiría en la pareja radiofónica de Botelho Moniz, Marisabel de la Torre de Colomina, conocida por los falangistas españoles como “la Berta de Parede76, en referencia al potente cañón alemán que bombardeaba Paris en la Primera Guerra Mundial77.

  • 78 AGA, Exteriores, caja 6631. Carta del Presidente de la Representación de la Junta de Burgos en Lisb (...)

23Marisabel de la Torre cañoneaba con su enérgica voz Madrid, mientras las tropas rebeldes avanzaban por la frontera portuguesa en dirección a Madrid. Junto a ella, además de los mencionados más arriba, trabajó con éxito Rafael Martínez Romarate, al que la Representación de la Junta de Burgos en Lisboa felicitó “por el acierto” con que desempeñaba su función y le pidió encarecidamente que no abandonase su puesto78. Otro de los españoles que destacaron como locutores para el CT1GL fue Santiago Tarodo Fortis. Entre los intelectuales ilustres que intervinieron periódicamente en los micrófonos del RCP con encendidos discursos patrióticos, podemos mencionar a José Maria Pemán, al Marqués de Quintanar, a José Maria Gil Robles o al director del periódico afín al movimiento insurrecto Informaciones, Juan Pujol. Pero, además de ellos, hubo un auténtico ‘ejército’ de colaboradores pertenecientes a la conocida como “embajada negra” (la delegación franquista en Lisboa) o del entorno de ésta, entre los que se encontraban el Marqués de Vega de Anzo y el Marqués de Miraflores, que convirtieron la sede del RCP en un auténtico centro de resistencia de los facciosos en Portugal.

  • 79 La emisora no se pudo poner en marcha en la fecha prevista y hubo que esperar hasta el segundo trim (...)

24Finalmente, el CT1GL se transformó en un poderoso e incondicional aliado de los militares rebeldes, la Representación de la Junta de Defensa Nacional de Burgos en la capital lusa y Jorge Botelho Moniz coordinaron toda la propaganda radiofónica relacionada con el conflicto español. Tan estrecha fue la relación entre unos y otros que, en octubre de 1937, estudiaron la creación de locutorios, conectados por hilo directo con la emisora de Parede, en la sede de la “embajada negra” para programar directamente la propaganda desde allí. El plan, aprobado por el “Capitán Botelho”, fue concebido por un agente franquista para intentar ejercer un mayor control sobre todas las emisiones que se realizasen en español en la nueva emisora de 30 Kw79. que iba a inaugurar el RCP en noviembre de ese mismo año. De esta forma el agente Manuel Arias Paz argumentaba su plan, ante el delegado de Prensa y Propaganda de Burgos:

  • 80 AGA, Exteriores, caja 6631. Carta “personal y reservada” de un agente anónimo de la Representación (...)

«teniendo el estudio en esta Representación podría radiarse exclusivamente (subrayado en el original) lo que Vds. dispusieran sin tener que plegarse a lo que previamente se habia transmitido en portugués. Tanto es así que considero fundamental el separar la actuación de las transmisiones limitando la portuguesa a simple noticiario y crónica militar del Capitán Botelho Moniz, y efectuando la espanhola una labor intensa de propaganda que hoy solo podemos efectuar con la Emissora Nacional, que como V. sabe controlamos – en este aspecto de las emisiones en español – siendo su locutor un miembro de esta Representación. Como locutores – siempre con el control de la Representacicón oficial y siguiendo las directivas que Vd. nos marcara – considero únicos posibles de efectuar un trabajo útil a los Catedráticos de este Instituto español Sres. Ibot y Asensio Barbarin, el primero además Secretario de F.E.T. de Lisboa. [...] Juzgo interesantisima esa posible actuación radiada ya que va a ser una estación potente y desde luego la más fuerte de la Península, y puede tenerse con ella la misma actuación totalmente oficial que hoy tenemos con la Emisora. [...]»80

  • 81 AGA, Exteriores, caja 6631. Carta “estrictamente confidencial” de un agente anónimo de la Represent (...)
  • 82 Desconocemos si el plan llegó a ponerse en práctica en algún momento de la guerra. No hemos encontr (...)

25La idea fue incluso más allá, pues el mismo agente franquista propuso al embajador franquista en Lisboa, el hermano del general Franco, Nicolás Franco, convertir la nueva emisora del RCP en una falsa estación radiofónica “roja” para desorientar a la opinión pública de la zona leal (lo que se conoce como propaganda negra). Iniciativa que contaba con el respaldo del RCP y de la policía política portuguesa81. El colaborador franquista creía que sería de gran utilidad hacer otro tipo de propaganda diferente a la propiamente “nacionalista”. Su propuesta82 incluía el envío de textos “rojos” para sus emisiones realizados por Arias Paz y la posibilidad de que Radio Salamanca comentase su propaganda, dejando el nombre de la emisora a elección de Nicolás Franco.

26El deseo compartido por Botelho y por algunos diplomáticos sublevados de que todas las emisiones en español fuesen directamente controladas por la Representación de la Junta en Lisboa, tenía una razón concreta. El objetivo no era otro que el de impedir que se infiltrasen españoles leales a la Segunda República o incluso al servicio del gobierno de Madrid; teniendo en cuenta que las instalaciones del RCP estaban abiertas a la colonia española en Portugal, en cualquier momento podía “colarse” algún elemento extraño a la causa facciosa.

  • 83 ARH/FLC, 539-50-4. Informe de Claudio Sánchez Albornoz enviado al ministro de Estado de la Repúblic (...)
  • 84 Ibidem, p. 263.
  • 85 Ibidem.
  • 86 ABREU, Maria Filomena, «A rádio portuguesa e a Guerra Civil de Espanha», cit., p. 50.

27Como centro de resistencia de los rebeldes en Portugal, uno de los primeros objetivos del RCP fue presionar a los diplomáticos que permanecieron leales al gobierno de Madrid junto al embajador Claudio Sánchez Albornoz, que responsabilizó al aristócrata Nicolás de Gorry y O’Neill, ex agregado honorario de la embajada española, como uno de los instigadores de esa propaganda de intimidación83. Uno de los episodios de presión psicológica ocurrió el 13 de agosto de 1936, cuando varios funcionarios leales fueron intimidados, mientras cenaban en un céntrico restaurante de Lisboa, por varias decenas de miembros de la Legião Portuguesa capitaneados por un cabo de carabineros español, que les obligaron por la fuerza a gritar “Arriba España”84. Esta circunstancia fue aprovechada propagandísticamente por el RCP, que en sus emisiones del día siguiente, comentó ofensivamente la escena “tomando a chacota” a los funcionarios leales. Desde aquel día, Botelho Moniz no cejó en sus burlas histriónicas a los diplomáticos republicanos, indicando a los oyentes los lugares públicos que frecuentaban dichos funcionarios y mencionando veladamente que «[...] serían visitados por elementos de la Falange Española [...]»85. Las protestas de Sánchez Albornoz ante Salazar sólo sirvieron para que éste le contestase que nada podía hacer por tratarse de una emisora “privada”, sobre la que no podía ejercer ningún tipo de presión86.

  • 87 Dez Anos de Política Externa Portuguesa (1936-1947)..., cit., documento nº 115, p. 96. Telegrama nº (...)
  • 88 Ibidem, documento nº 142, p. 121. Telegrama nº S.G. 43 del embajador portugués en Madrid, Riba Tâme (...)
  • 89 Ibidem, documento nº 147, p. 12. Telegrama nº S.G. 44 del embajador de Portugal en Madrid al minist (...)

28Mientras esto ocurría en Portugal, desde la España leal, tanto el Cónsul General de Portugal, Vasco da Cunha87, como el embajador portugués en Madrid, Riba Tâmega, adviertieron al ministro de Asuntos Exteriores, que las “noticias tendenciosas” radiadas por la emisora de Parede contribuían a enrarecer el clima político y social, creando una «situação dificil» para los portugueses que vivían en aquella zona88. La intervención radiofónica de la emisora portuguesa en el conflicto fue uno de los factores de la creciente tensión entre Madrid y Lisboa. El propio gobierno legítimo español se sentía, a veces, obligado a desmentir las informaciones difundidas por el RCP para combatir el estado de confusión que ésta generaba en la opinión pública española89.

  • 90 Véase la prensa diaria portuguesa del día 21 de enero de 1937, que realiza un excepcional despliegu (...)
  • 91 O Século, nº 19.702, 21/01/1937, p. 6.
  • 92 AGA, Exteriores, caja 6631: Carta de Jorge Botelho Moniz al Presidente de la Representación de la J (...)
  • 93 Diário de Lisboa, nº 5991, 21/07/1937, p. 1.

29La cruzada particular de la emisora de Parede emprendida contra el gobierno legal español le granjearon no pocos enemigos dentro de su propio país, especialmente entre los opositores al régimen del Estado Novo. De hecho, los anarquistas lusos intentaron destruir sus instalaciones y las de la Emissora Nacional por medio de sendos atentados cometidos en la noche del 20 de enero de 193790. Los daños no fueron cuantiosos en ninguna de las dos emisoras. No obstante, el RCP sufrió una pequeña avería, cuya reparación ascendió a 70.000 escudos, que la obligó a suspender las emisiones durante varias horas91; la reparación de los daños fue financiada por los fondos recogidos a través de una exitosa cuestación entre la colonia española92. Tras el suceso, Jorge Botelho Moniz salió a la palestra pública diciendo que los atentados eran una maniobra de Madrid para silenciar las estaciones radiofónicas más importantes del país93.

5. Conclusiones

30La radio portuguesa fue un actor político de gran importancia durante el desarrollo de la guerra civil española. Su instrumentalización propagandística a favor de la victoria del bando franquista por parte del Estado Novo del dictador portugués Salazar, que pretendía proteger sus intereses estratégicos en el marco de las relaciones políticas ibéricas, resultó clave para que los representantes del llamado Movimiento Nacional franquista pudiesen contar con altavoces apropiados para difundir sus campañas de propaganda tanto en el territorio peninsular como internacionalmente. Su papel fue especialmente relevante en los primeros meses del combate para persuadir a la opinión pública ibérica sobre las ventajas de apoyar a los militares sublevados frente a las legítimas autoridades de la Segunda República española.

31En la campaña de desprestigio del gobierno legal español frente a las supuestas bondades del nuevo gobierno de la Junta de Defensa Nacional de Burgos que orquestaron las radios portuguesas con la colaboración del salazarismo, hubo una emisora que fue la verdadera protagonista de esta “guerra del éter”, como fue conocida entonces la batalla entre las emisoras republicanas y las afines a los militares insurgentes: el Rádio Club Português, que se puso al servicio de la causa franquista sin condiciones. El RCP se convirtió en una especie de centro de resistencia de los franquistas en Lisboa durante el conflicto, pues la emisora que dirigía el capitán del ejército luso Jorge Botelho Moniz colaboró estrechamente con la legación diplomática franquista en Portugal, encabezada por el hermano del general Franco, Nicolás Franco.

32Para aumentar la persuasión de su propaganda durante la guerra, entre otras técnicas, el RCP utilizó a locutores españoles autorizados por los representantes del gobierno insurgente, incrementó las horas de sus emisiones y emitió constantes soflamas que pretendían, por un lado enardecer el ánimo de las tropas rebeldes y, por otro, desmoralizar a los soldados enemigos y a las poblaciones de la España “roja”. Atendiendo a las pruebas documentales halladas sobre la popularidad alcanzada por el RCP en diferentes zonas de la Península durante la contienda bélica, así como por la particular repercusión de sus emisiones en el bando franquista, cuyas autoridades agradecieron encarecidamente su apoyo al final de la guerra, podemos concluir que la emisora lisboeta fue un instrumento de gran eficacia para las tropas de Franco en el transcurso de la guerra.

Torna su

Bibliografia

Acrónimos de Archivos utilizados:


Arquivo Oliveira Salazar (AOS), Arquivos Nacionais Torre do Tombo (ANTT), Lisboa.

Arquivo do Ministerio do Interior-Gabinete do Ministro (AMI-GM), Lisboa.

Archivo Histórico-Diplomático (Ministerio dos Negócios Estrangeiros), Lisboa.

Centro de Documentação e Informacção da Radiodifusão Portuguesa (CID-RDP), Lisboa.

Archivo General de la Administración (AGA), Alcalá de Henares.

Archivo Rafael Heras, Fundación Largo Caballero (ARH-FLC), Madrid.

Torna su

Note

1 Sobre el Estado Novo, ver, entre otras obras, las siguientes referencias más recientes y actualizadas: TORGAL, Luis Reis, Estados Novos. Estado Novo, Coimbra, Imprensa da Universidade de Coimbra, 2ª edición, 2009; MATOS, Helena, Salazar. A Cosntrução do Mito, 1928-1933, Lisboa, Temas & Debates-Círculo de Leitores, 2010; idem, Salazar. A Propaganda, 1934-1938, Lisboa, Temas & Debates-Círculo de Leitores, 2010; RIBEIRO, Maria Manuela, Outros Combates pela História, Coimbra, Imprensa da Universidade, 2010; CASTRO BRANDÃO, Fernando de, Estado Novo. Uma cronologia, Lisboa, Livros Horizonte, 2008; MADEIRA, João (coord.), Vítimas de Salazar. Estado Novo e violência política, Lisboa, A Esfera dos Livros, 2007; TORGAL, Luis Reis (coord.), O Cinema sob o Olhar de Salazar, Lisboa, Temas e Debates-Círculo de Leitores, 2011.

2 OLIVEIRA, César, Portugal e a IIª República de Espanha (1931-1936), Lisboa, Perspectivas & Realidades, 1985.

3 DELGADO, Iva, Portugal e a Guerra Civil de Espanha, Libsoa, Publicações Europa-América, 1980.

4 PENA, Alberto, O Que Parece É. Salazar, Franco e a Propaganda Contra a Espanha Democrática, Lisboa, Edições Tinta da China, 2009; ID., Salazar, a Imprensa e a Guerra Civil de Espanha, Coimbra, MinervaCoimbra, 2007.

5 Así lo reconocen, entre otros, protagonistas de la guerra como el propagandista franquista Luis BOLÍN (España. Los años vitales, Madrid, Espasa-Calpe, 1967, p. 211) o el secretario del general Mola, José María IRIBARREN (El General Mola, Madrid, Editorial Bullón, 1963, 3ª edición, p. 142.).

6 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1939, p. 14.

7 Dez Anos de Política Externa (1936-1947). A Nação Portuguesa e a Segunda Guerra Mundial, Lisboa, Imprensa Nacional, vol. III, 1964, documento nº 120. p. 104. Oficio del cónsul de Portugal en Huelva al ministro de Negócios Estrangeiros, 08/08/1936.

8 Idem, telegrama nº 16. Del embajador de Portugal en Tánger al ministro de Negócios Estrangeiros, 23/07/1936, documento nº 33, p. 24.

9 AOS/ANTT, CO/NE-9I, carpeta 1, 3ª subdivisión, hoja nº 34. Carta de Miguel Cabanellas a Oliveira Salazar, 03/08/1936.

10 Dez anos de Política Externa (1936-1947), cit., documento nº 25, p. 18. Telegrama nº 65 del Secretário Geral del Ministério dos Negócios Estrangeiros al embajador de Portugal en Paris, 22/07/1936.

11 Diário da Manhã, n º 1892, 25/07/1936, p. 4.

12 Diário de Notícias, nº 25.315, 27/07/1936, p. 4.

13 Diário do Govêrno, I Série, Nº 215 del 14/09/1940, p. 1

14 Diário da Manhã, nº 1892, 25/07/1936, p. 4. “Em tempo de guerra, radiodifusão”, de J. Z.

15 Sobre la guerra de propaganda a través de la radio en la guerra civil española véanse, entre otros, los siguientes libros: GARITAONINDÍA, Carmelo, La radio en España (1923-1939). De altavoz musical a arma de propaganda, Bilbao, Siglo XXI de España Editores, pp. 145-272; VENTÍN PEREIRA, José Augusto, La guerra de la radio (1936-1939), Barcelona, Mitre, 1986; DÍAZ, Lorenzo, La radio en España (1923-1995), Madrid, Alianza Editorial, 1995, pp. 127-143; GARCÍA MONTOTO, Fernando, Guerra de ondas en el “frente” de Marruecos (1936-1939), Tetuán, 1941; MENDEZONA, Ramón, La pirenaica: historia de una emisora clandestina, Madrid, edición del autor, 1981; «La radio y el cine durante la República y la Guerra», in GARITAONAINDÍA, Carmelo, GRANJA, José Luis de la (eds.), Comunicación, Cultura y Política durante la IIª República y la Guerra Civil (1931-1939). Tomo II: España (1931-1939), Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 1990, pp. 461-486; PIZARROSO QUINTERO, Alejandro, «La propaganda radiofónica italiana y la Guerra Civil española», in Haciendo Historia: Homenaje al profesor Carlos Seco Serrano, Madrid, Universidad Complutense, 1989, pp. 563-572; y GARCÍA JIMÉNEZ, Jesús, Radiotelevisión y política cultural en el franquismo, Madrid, CSIC, 1980, pp. 1-77.

16 O Primeiro de Janeiro, nº 186, 22/07/1936, p. 2. “A ‘guerra das ondas’”.

17 Véase, por ejemplo, Acção, año 1, nº 14, 29/08/1936, p. 2. «A propósito da ‘guerra das ondas’ em Espanha».

18 Radio Nacional, año II, nº 27, 14/05/1939, p. 45. «La radio en las rutas de Madrid. De Lisboa a Madrid».

19 Diário de Notícias, nº 25.361, 11/09/1936, p. 7.

20 Diário da Manhã, nº 1920, 22/08/1936, p. 3: «Unión Radio disse...».

21 Comércio do Porto, nº 188, 24/07/1936, p. 1: «Revolução ou guerra civil?».

22 O Século, nº 19.559, 27/08/1936, p. 2: «Um aspecto da guerra civil».

23 Radio Nacional, año II, nº 27, 14/05/1938, p. 45. «La radio en las rutas de Madrid. De Lisboa a Madrid».

24 Diário da Manhã, nº 1924, 26/08/1936, p. 1.

25 Diário da Manhã, nº 1926, 28/08/1936, p. 1.

26 Diário da Manhã, nº 27/08/1936, p. 1.

27 Idem, p. 8

28 Diário da Manhã, nº 1925, 27/08/1936, p. 8.

29 BOWERS, Claude G., Misión en España. En el umbral de la Segunda Guerra Mundial (1933-1939), Barcelona, Ediciones Grijalbo, S.A., 1977, p. 343.

30 FUENMAYOR, Domingo de, Las catacumbas de la radio. Treinta meses ante el altavoz, Barcelona, Editorial Juventud, 1939, p. 113.

31 A Voz, nº 3591, 22/0271937, p. 2: «Uma viagem em Espanha» del Barão de Vilalva, que nos cuenta las experiencias de los que, en Málaga, escucharon al Rádio Club totalmente atemorizados.

32 Diário de Notícias, nº 25.319, 31/0771936, p. 4: «De automóvel através da Espanha revoltada».

33 AMI-GM/ANTT, M 481, caja 34, 4ª subdivisión, Oficio nº 489 del Secretario del Gobernador Civil do Distrito de Angra do Heroismo al Ministro do Interior, 17/10/1936.

34 Ibidem.

35 AHD/MNE, 3º P, A 1, M 447, Proceso nº 96. Oficio de J.A. Pestana de Vasconcelos, cónsul en Vigo, a la Secretaria do Conselho Técnico de Expansão Económica (Ministério de Negócios Estrangeiros), 07/08/1934.

36 Al estallar la guerra, el RCP tenía poco más de cuatro años. Sus precedentes están en 1928, cuando Jorge Botelho y Alberto Lima Basto pusieron en funcionamiento la emisora CT1DY, con un alcance limitado a Lisboa y ubicada en una población cercana a la villa de Parede, que bautizaron como Emissora do Estado Libre de Parede e Galiza. En 1930, la potencia de la emisora fue aumentada hasta los 20 W y, al año siguiente, alcanzando ya los 200 W, fue rebautizada con el nombre de Rádio Club da Costa do Sol. Su fama era ya entonces importante, con una afluencia constante de nuevos socios de diversos puntos de Portugal, lo que obligó a modificar otra vez el nombre. El 22 de noviembre de 1931, pasó a llamarse Rádio Club Português, con la denominación CT1GL. Para más datos, vide: Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1939, pp. 8 y 9; O Século, 23/11/1931, y la serie de reporajes publicadas por António Araújo en el Jornal do Comércio y el Comércio do Porto en abril de 1973: Centro de Informação e Documentação da Radiodifusão Portuguesa (CID-RDP), dosier sobre el RCP. Véase también el libro de Matos Maia, A Telefonia, Lisboa, Círculo de Leitores, 1995, pp. 89-100.

37 AOS/ANTT, CO/PC-12E, carpeta 1. Oficio nº 2828 del Chefe dos Serviços Internos del SPN al Presidente do Conselho, 21/05/1935. Y también la solicitud de subvención, firmada por Botelho Moniz, dirigida al director del SPN el 12/02/1935. En ella, Botelho Moniz asume el compromiso, caso de serle concedido en subsídio, de estar enteramente a disposición del gobierno y de defender su “prestigio”. Esta fuente es también utilizada por María Filomena ABREU en su artículo «As rádios portuguesas e a causa franquista. A “Guerra do Éter”», in revista História, ano XVIII (nova série),nº 20, Lisboa, mayo de 1996, p. 36.

38 Diário da Manhã, nº 1903, 03/08/1936, p. 8.

39 Sobre la distribución del número de Radio Nacional en Portugal véase: AGA, Exteriores, caja 6641, carta del director de Radio Nacional, Manuel Rodríguez, embajador de España en Lisboa, 01/06/1939.

40 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1939, p. 9.

41 AOS/ANTT, CO/NE-9A, Pasta 1, subdivisión 14. Radio captado por el puesto de escucha de la Emissora Nacional a la estación radiofónica de la CNT de Málaga a las 12’00 horas del 03/10/1936.

42 Diário de Notícias, nº 25.312, 24/07/1936, p. 1: «Á procura duma emissora de T.S.F.».

43 ARH/FLC, 539-50-4/1. Carta de Claudio Sánchez-Albornoz al ministro de Estado, 18/08/1936, in MARTÍN, José Luis (compil.), Claudio Sánchez Albornoz, embajador de España en Portugal (mayo-octubre 1936), Ávila, Fundación Sánchez Albornoz, 1995, documento nº 30.

44 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1938, p. 15: «Radio Club Portuguès y la guerra de España».

45 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1939, p. 7: «El capitán Botelho».

46 Diário da Manhã, nº 1903, 03/08/1936, p. 8: «Rádio Club Portuguès. A estação emissora que trabalha de dia e de noite noticiando com admirável precissão os acontecimentos de Espanha».

47 Radio Nacional, año II, nº 27, 14/05/1939, p. 45: «La radio en las rutas de Madrid...»

48 Cf. PENA RODRÍGUEZ, Alberto, El gran aliado de Franco. Portugal y la guerra civil española: prensa, radio, cine y propaganda, Sada (A Coruña), Ediciós do Castro, 1998, pp. 50-52.

49 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1939, p. 14.

50 Ibidem.

51 Diário da Manhã, nº 1903, 03/08/1936, p. 8.

52 Ibidem.

53 Radio Nacional, año II, nº 29, 29/05/1939, p. 53: «Radio Club Portugués y la guerra de España».

54 Diário da Manhã, nº 1903, 03/08/1936, p. 8.

55 Ibidem.

56 Ibidem.

57 Ibidem.

58 Diário da Manhã, nº 1903, 03/08/1936, p. 8..

59 GIBSON, Ian, Queipo de Llano. Sevilla, verano de 1936 (con las charlas radiofónicas completas, Barcelona, Grijalbo, 1986.

60 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1936, p. 15, art. cit.

61 Ibidem.

62 Alma Nacional, serie II, nº 1, febrero de 1937, p. 27.

63 O Século, nº 19.546, 14/08/1936, p. 5.

64 O Século, nº 19.616, 24/10/1936, p. 5.

65 Diário de Notícias, nº 25.334, 15/08/1936, p. 5.

66 Ibidem, p. 6.

67 Diário de Notícias, nº 25.336, 17/08/1936, p. 5.

68 OLIVEIRA, César, Portugal e a Guerra Civil de Espanha, Lisboa, Edições O Jornal, 2ª edición, 1988, pp. 243-263.

69 Véase, por ejemplo, la serie de crónicas militares publicadas sobre la conquista de Santander en el Diário de Lisboa: nº 5298, 19/08/1937, p. 4; nº 5299, 20/08/1937, p. 4; nº 5300, 21/08/1937, p. 8; nº 5301, 22/08/1937, p. 8; nº 5302, 23/08/1937, p.5; nº 5303, 24/08/1937, p. 5.

70 Diário de Lisboa, nº 5904, 30/04/1939, p. 5: «O imperilismo nacionalista espanhol ameaça a independencia portuguesa?».

71 Acção, ano 1, nº 21, 17/10/1936, p. 1.

72 Radio Nacional, año II, nº 29, 28/05/1939, p. 7.

73 Radio Nacional, año II, nº 27, 14/05/1939, p. 45.

74 O Século, nº 19.609, 17/10/1936, p. 5: “A primeira locutora espanhola de Rádio Club Português”.

75 Ibidem.

76 O Século, nº 19.578, 15/09/1936, p. 5: «Berta da Parede ou a poderosa peça do Rádio Club Português».

77 El cañón germano fue bautizado por su fabricante, Krupp, que le puso el nombre de su hija.

78 AGA, Exteriores, caja 6631. Carta del Presidente de la Representación de la Junta de Burgos en Lisboa a Rafael Martínez Romarate, 28/09/1936.

79 La emisora no se pudo poner en marcha en la fecha prevista y hubo que esperar hasta el segundo trimestre de 1938 para ponerla en marcha. Cf.: Rádio Semanal, nº 177, 22/01/1938, p. 3; Idem, nº 181, 19/02/1938, pp. 8, 16 y 17. La estación radiofónica fue construída bajo la supervisión de un ingeniero holandés con material de la Casa Phillips.

80 AGA, Exteriores, caja 6631. Carta “personal y reservada” de un agente anónimo de la Representación en Lisboa a Manuel Arias Paz, 11/10/1937.

81 AGA, Exteriores, caja 6631. Carta “estrictamente confidencial” de un agente anónimo de la Representación a Nicolás Franco, 11/10/1937.

82 Desconocemos si el plan llegó a ponerse en práctica en algún momento de la guerra. No hemos encontrado hata ahora ningún documento que certifique su funcionamiento.

83 ARH/FLC, 539-50-4. Informe de Claudio Sánchez Albornoz enviado al ministro de Estado de la República española, 30/08/1936. Extraído del apéndice del libro de Sonsoles CABEZA SÁNCHEZ-ALBORNOZ, Semblanza Histórico-Política de Claudio Sánchez-Albornoz, Madrid, Fundación Universitaria Española, Diputación Provincial de León, 1992, p. 261. Los funcionarios presentes en el restaurante eran: el cónsul general, José Marín, el agregado militar, teniente-coronel Manuel Golmayo, el secretario comercial, Arturo Álvarez, y el catedrático del Instituto Español Martínez López.

84 Ibidem, p. 263.

85 Ibidem.

86 ABREU, Maria Filomena, «A rádio portuguesa e a Guerra Civil de Espanha», cit., p. 50.

87 Dez Anos de Política Externa Portuguesa (1936-1947)..., cit., documento nº 115, p. 96. Telegrama nº 39 de Cônsul Geral de Portugal en Madrid, Vasco da Cunha, al ministro de Negócios Estrangeiros, 07/08/1936.

88 Ibidem, documento nº 142, p. 121. Telegrama nº S.G. 43 del embajador portugués en Madrid, Riba Tâmega, al ministro de Negócios Estrangeiros, 11/08/1936.

89 Ibidem, documento nº 147, p. 12. Telegrama nº S.G. 44 del embajador de Portugal en Madrid al ministro de Negócios Estrangeiros, 12/08/1936.

90 Véase la prensa diaria portuguesa del día 21 de enero de 1937, que realiza un excepcional despliegue informativo para informar sobre los atentados perpetrados en Lisboa.

91 O Século, nº 19.702, 21/01/1937, p. 6.

92 AGA, Exteriores, caja 6631: Carta de Jorge Botelho Moniz al Presidente de la Representación de la Junta de Burgos en Lisboa, 20/01/1938.

93 Diário de Lisboa, nº 5991, 21/07/1937, p. 1.

Torna su

Per citare questo articolo

Notizia bibliografica digitale

Alberto Pena Rodríguez, «La “guerra del éter”»Diacronie [Online], N° 7, 3 | 2011, documento 9, online dal 29 juillet 2011, consultato il 17 octobre 2021. URL: http://journals.openedition.org/diacronie/3266; DOI: https://doi.org/10.4000/diacronie.3266

Torna su

Autore

Alberto Pena Rodríguez

Alberto Pena Rodríguez es doctor europeo en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y profesor titular de Historia de la Propaganda en la Universidad de Vigo. Ha sido presidente de la Asociación de Historiadores de la Comunicación y ha publicado diversas investigaciones sobre la historia de la comunicación y las relaciones ibéricas, entre las que se pueden citar las siguientes obras: El gran aliado de Franco. Portugal y la Guerra Civil española (1998); Galicia, Franco y Salazar (1999); Comunicación y guerra en la historia (2004); Salazar, a Imprensa e a Guerra Civil de Espanha (2007); O Que Parece É. Salazar, Franco e a Propaganda Contra a Espanha Democrática (2009).
URL: < http://www.studistorici.com/progett/autori/#PenaRodríguez >

Torna su

Diritti d'autore

Creative Commons License

Creative Commons License

Gli articoli di «Diacronie. Studi di Storia Contemporanea» sono pubblicati sotto Licenza Creative Commons (CC BY-NC-ND 2.5). Possono essere riprodotti a patto di citarne l’autore e la fonte originaria, di non modificarne i contenuti e di non usarli per fini commerciali. La citazione di estratti è comunque sempre autorizzata, nei limiti previsti dalla legge.

 



The works by «Diacronie. Studi di Storia Contemporanea» are published under a Creative Commons Licence (CC BY-NC-ND 2.5). They can be distributed on the condition that you attribute the work to the author and licensor, you do not modify the original contents and you do not use them for commercial purposes. The quotation of excerpts however is always allowed, in accordance with the law.

Torna su
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Cerca su OpenEdition Search

Sarai reindirizzato su OpenEdition Search