Navigazione – Mappa del sito

HomeNumeriN° 25, 1I. Definire l’idea, teorizzare l’...Propaganda del odio y del miedo

I. Definire l’idea, teorizzare l’azione: guerra, occupazione, propaganda
1

Propaganda del odio y del miedo

Una exposición anticomunista en la Francia de Vichy: Le bolchevisme contre l’Europe (1942)
Antonio César Moreno Cantano

Abstract

Durante la Seconda guerra mondiale in tutta l’Europa dell’Asse incrementarono una serie di eventi pubblici che ambivano a scatenare l’odio nei confronti di alcuni gruppi sociali. Sulla scorta del Terzo Reich, la Francia di Vichy realizzò in tutto il paese una serie di esibizioni il cui intento era quello di offendere e disumanizzare gruppi sociali specifici, come gli ebrei, i comunisti e i massoni. Questo avvenne per esposizioni come La Franc maçonnerie dévoilée (1940), Le Juif et la France (1941) o Le Bolchevisme contre l’Europe (1942), oggetto del nostro studio. In questo articolo approfondiremo le tecniche impiegate in questa propaganda dell’odio e i risultati che conseguì. La nostra indagine è ascrivibile al campo della Storia delle emozioni, i cui principali teorici sono Peter Burke, Barbara H. Rosenwein e William M. Reddy. Attraverso i loro testi interpreteremo l’odio e la paura come assi del nostro discorso storico e analizzeremo lo sfruttamento che venne fatto dei due sentimenti da parte delle autorità della Nouvelle France per indottrinare la popolazione ad un’ideologia.

Torna su

Testo integrale

Paris, Propaganda gegen JudenVisualizza l'immagine
Credits: by Das Bundesarchiv on Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0)

«No es el enemigo el que
te lleva a hacer el mal»

Siddhartha Buddha

1. Introducción: miedo y odio en el discurso historiográfico

  • 1 DELUMEAU, Jean, El miedo en Occidente (Siglos XIV-XVIII). Una ciudad sitiada, Madrid, Taurus, 1989.
  • 2 ROBIN, Corey, Fear: The History of a Political Idea, New York, Oxford University Press, 2004, pp. 1 (...)
  • 3 Ibidem, p. 45.
  • 4 GONZALBO AIZPURU, Pilar, STAPLES, Anne, TORRES, Valentina (eds.), Una historia de los usos del mied (...)

1En 1978 el profesor Jean Delumeau reivindicaba el papel del miedo en la historia. En su obra, publicada en España con el título El miedo en Occidente (Siglos XIV-XVIII), recordaba «que las colectividades y emociones están embarcadas en un diálogo permanente con el miedo». El Poder ha necesitado infundir miedo y terror para sujetar, dominar y controlar a las masas1. El Estado, a través de diferentes mecanismos (de manera pasiva o violenta), puede conseguir que los ciudadanos teman a una determinada amenaza (ya sea real o imaginaria). En esta línea argumentativa se sitúa el trabajo de Corey Robin, que bajo el concepto de miedo político alude al temor de raigambre cultural y político impulsado por los gobernantes en beneficio propio, totalmente diferente de aquella respuesta instintiva, hormonal, que provoca en el ser humano un determinado elemento de la naturaleza2. El miedo puede generar, en este caso, una propensión más sencilla hacia el adoctrinamiento. Se construye con el fin de mantener a la comunidad unida frente a un «mal» o «peligro» que se presenta como algo ajeno a la misma. Esta amenaza atenta contra el bienestar de la propia población3. Es necesario cambiar nuestra percepción del pasado (no limitándonos al análisis político exclusivamente) y estudiar los sentimientos de temor, miedo o angustia sobre las formas de comportamiento. Entender cómo actitudes de rechazo, represión o marginación se explicaron o más bien se sintieron en la conciencia colectiva como una reacción ante amenazas que los intereses particulares y las tendencias políticas se encargaron de agrandar en beneficio propio4.

  • 5 ARENDT, Hannah, Los orígenes del totalitarismo, Madrid, Alianza Editorial, 2013, pp. 464-465.
  • 6 STERNBERG, Robert, STENBERG, Karin, The Nature of Hate, Cambridge, Cambridge University Press, 2008 (...)
  • 7 ATHENS, Lonnie H., The creation of dangerous violent criminals, Urbana and Chicago, University of I (...)
  • 8 KOOS, Claudia, The Nazi Conscience, Cambridge, Harvard University Press, 2003, pp. 107-109.

2No sorprende, por tanto, que todos los regímenes totalitarios hayan mostrado una gran preocupación por reescribir los acontecimientos pretéritos según sus intereses, manipulándolos – en ocasiones – inyectando una carga de odio y resentimiento contra algún grupo social o individuo determinado5. Y mencionamos por primera vez el término odio porque el mismo aparece como la consecuencia inevitable de la aplicación del miedo sobre la sociedad. El psicólogo Robert J. Sternberg ha sido uno de los pioneros en preguntarse sobre la naturaleza del odio e intentar explicar desde el plano científico y cultural el papel que ha desempeñado dicho sentimiento en los grandes genocidios y manifestaciones violentas de la historia, en especial en el siglo XX. Uno de los factores esenciales del odio es la «pasión», que se expresa como una intensa ira o miedo en respuesta a una amenaza6. Es fácil en ese estado anímico de miedo y odio llegar a una fase de socialización violenta, que tiene en la aterrorización personal y el adoctrinamiento violento dos de sus factores imprescindibles. El Estado se encarga de crear una imagen diabólica del otro, del adversario; y de que sus ciudadanos estén preparados para reaccionar activamente frente a este peligro (en la mayoría de ocasiones irreal)7. No se tuvo el menor reparo en la Alemania nazi o en la Francia de Vichy en crear toda una teoría racial capaz de situar en un escalón de inferioridad genética (aparte de la de índole cultural) a los judíos. Era el caso de pseudocientíficos como Adolf Bartels, Martin Staemmler, Paul Schultzer-Naumburg o Walter Gross8.

  • 9 BORRERO, Mercedes et al., El miedo en la Historia, Valladolid, Universidad de Valladolid, 2013.
  • 10 BERTHIER, Nancy, SÁNCHEZ-BIOSCA, Vicente (dir.), Retóricas del miedo. Imágenes de la Guerra Civil e (...)

3La historiografía española no ha permanecido ajena al creciente interés que han despertado estos conceptos. La Universidad de Valladolid, por ejemplo, a raíz de un ciclo de conferencias celebrado a finales de 2012 publicó los resultados de las mismas al año siguiente bajo el sugerente título, El miedo en la Historia. De la mano de un equipo multidisciplinar se analizaban las hambrunas y la sensación de desasosiego que producían en los campos de Castilla a finales de la Edad Media; el miedo a los procesos revolucionarios en Francia y España en el siglo XIX; o el pánico bursátil de Wall Street9. De igual talante era el magnífico volumen coordinado por Nancy Berthier y Vicente Sánchez Biosca, que centró sus miras en las imágenes del miedo durante la Guerra Civil a través del análisis de la propaganda visual, la prensa ilustrada, el cine10

  • 11 La novedad no es tan reciente, pues ya en 1994 el neurólogo Antonio Damasio en Error de Descartes a (...)
  • 12 Sobre este debate, del que no es nuestra intención profundizar más, véase REDDY, William M., The Na (...)
  • 13 BOURDIE, Pierre, Miseria del mundo, Madrid, Akal, 1999.
  • 14 WALTON, Stuart, Humanidad: una historia de emociones, Barcelona, Taurus, 2005.

4Este «nuevo»11 campo de investigación, la Historia de las emociones, donde confluyen – entre otros conceptos – el miedo y el odio, ha abierto un polémico debate entre aquellas corrientes científicas que conciben las emociones como producto de un sustrato o proceso cultural (Theodore D. Kemper, entre otros) de las que las consideran únicamente la respuesta de un proceso físico (sería el caso del efecto involuntario de las hormonas ante un estímulo externo)12. En la presente investigación nos inclinamos a pensar que las experiencias mentales y corporales de la emoción traspasan el plano biológico y son más el resultado de una internalización de procesos sociales que condicionan nuestras inclinaciones y afectos13. Se trata de un camino interdisciplinar explorado en obras como las de Stuart Walton14, Barbara H. Rosenwein (Emotional Communities in the Early Middle Ages), William M. Reddy (The Making of Romantic Love) o Jan Plamper (Fear: Across the Disciplines), excelentes representantes los tres últimos del llamado giro emocional o afectivo. Este tránsito por las emociones se ha acompañado de publicaciones monotemáticas como Emotion Review y grupos de investigación tales como el Centre for the History of the Emotions, de la University of London (Queen Mary). En dicho centro se inscriben nombres como Elena Carrera o Juan Zaragoza, que tuvieron un papel destacado en el Congreso Emociones: ¿un giro en historia y humanidades?, celebrado en la Casa de Velázquez de Madrid, a finales de 2013, bajo la coordinación de los profesores Juan Pro Ruiz y Stéphane Michonneau.

  • 15 BURKE, Peter, Visto y no visto. El uso de la imagen como documento histórico, Barcelona, Crítica, 2 (...)

5Buscando nuevos interrogantes – como proclamaba este encuentro – hemos elaborado este trabajo, cuestionándonos el funcionamiento y sustrato ideológico sobre el que operó la exposición Le Bolchevisme contre l’Europe (1942). La aproximación a una iniciativa de este tipo ha de servir para tender puentes desde la historia cultural a la política, con un enfoque que permite reivindicar el uso de la imagen como documento histórico y resituar la importancia que tuvieron las manifestaciones artísticas en esta clase de regímenes dictatoriales como un elemento clave dentro del proceso de control social15.

2. Contexto político: la nueva Francia de Pétain. Organismos de propaganda

  • 16 Sobre estas ideas véase, LACKERSTEIN, Debbie, National Regeneration in Vichy France: Ideas and Poli (...)

6El día 22 de junio de 1940, el Estado francés se rendía ante el poder imparable de la Wehrmacht y firmaba un armisticio con el Tercer Reich. Al cese del combate, los dirigentes galos sumaron pronto una nueva decisión. El 25 de junio, Pétain se dirigió a sus compatriotas para anunciarles el comienzo de un nuevo orden e invitarlos a la construcción de una Francia nueva. En dicha alocución preconizó el Estado fuerte, la familia, la juventud, la jerarquía y el corporativismo, y denunciaba al liberalismo, al capitalismo y al colectivismo. Apelaba, igualmente, al espíritu de orden y de obediencia, de jerarquía social, economía controlada y organización profesional corporativa, y frente al parlamentarismo, el principio de caudillaje16.

  • 17 BURRIN, Pierre, Francia bajo la ocupación nazi, 1940-1944, Barcelona, Ed. Paidos, 2004, p. 27.
  • 18 TAGUIEFF, Pierre-André, KAUFMANN, Grégoire y LENOIRE, Michäel, L’antisémitisme de plume, 1940-1944. (...)

7El territorio francés, a raíz de estos sucesos, quedó dividido en dos zonas: la Ocupada (con capital en París), controlada directamente por los alemanes; y la No-Ocupada (cuyo centro político era Vichy), encabezada por el mariscal Pétain. Entre sus primeras decisiones hay que destacar: se destituyó al presidente de la República; se adoptó el principio de una revisión de la Constitución; Pétain asumió las funciones de un jefe de Estado, se arrogó plenos poderes y designó a Pierre Laval como su sucesor. Ello dio lugar a una renovación nacional cuya orientación se hizo visible inmediatamente en todas sus formas: purga de la administración, prohibición de la francmasonería, castigo de los responsables de la derrota, persecución de los comunistas y de los degaullistas, desnaturalización de ciertos franceses, preparación de un Estatuto para los judíos…17 Se adoptó para el nuevo régimen el eslogan La France aux Français18.

  • 19 ROSSIGNOL, Dominique, Histoire de la propagande en France de 1940 à 1944. L’utopie Pétain, Paris, P (...)

8En un primer momento, la tarea de promocionar y encumbrar la figura del nuevo chef de l’Etat correspondió al Doctor Ménétrel, persona de total confianza del mariscal Pétain. En su Secretaría Particular se encuadraron diferentes departamentos encaminados a tal fin, como Información, Prensa-Radio-Censura o Propaganda del Mariscal. En el imaginario del Dr. Ménétrel, la Francia de Vichy estaba obligada a hacer frente a cuatro grandes enemigos: los comunistas, los francmasones, los judíos y a los que comulgaban con la ideología angloamericana19.

  • 20 NOUBECOURT, Jacques, L’occupant allemand, in GERVERAU, Laurent PESCHANSKI, Denis (dir.), La propaga (...)

9El 12 de julio de 1940 todas las cuestiones relativas a Información, Prensa y Radiodifusión fueron puestas bajo la batuta de la Présidence du Conseil, es decir, de Pierre Laval, político clave en la Francia de Vichy. La Francia de Vichy se vio obligada a convivir desde su nacimiento con el rígido control que desde París ejercían las fuerzas de ocupación alemanas. La Wehrmacht dispuso de un organizado y eficiente aparato ideológico en suelo francés, la Propaganda Abteilung, dependiente del Alto Mando alemán, en teórica conjunción con el Ministerio de Propaganda de Goebbels20.

  • 21 ROSSIGNOL, Dominique, Histoire de la propagande en France…, cit., pp. 51-52.

10El estamento militar germano no estuvo aislado en su tarea propagandística en Francia, más bien todo lo contrario. Junto a él interactuó el presidente de la Cámara de Comercio Franco-Alemana, el Dr. Kuntz, para asuntos de propaganda económica; el Departamento de Propaganda de las SS, encabezado por el Dr. Biderbich, a raíz de la ofensiva de 1941 contra la URSS; el representante del Ministerio de Goebbels, el mayor Schmidtke o la representación del ministro de Exteriores, Von Ribbentrop, que delegó las tareas de propaganda en el embajador y comandante militar Otto Abetz21.

  • 22 AMAURY, Philippe, Les deux premières expériences d’un «Ministère de l’information» en France, Paris (...)
  • 23 FORTI, Steven, El peso de la nación. Nicola Bombacci, Paul Marion y Óscar Pérez Solís en la Europa (...)

11Después de la dimisión forzada de Laval, favorito de los alemanes, Pétain y Darlan, nombrado vicepresidente del Consejo en febrero de 1941, tras el breve ministerio de Flandin, temen una invasión de la Francia No Ocupada e incluso la pérdida de sus colonias. Por eso Darlan refuerza la colaboración con los famosos protocolos de París, en mayo de 1941. A su vez, se produce una profunda remodelación de la propaganda. Con Darlan ascendieron al poder los tecnócratas y colaboracionistas. En la parcela informativa, Paul Marion fue nombrado Secretario General de Información en agosto de 1941. Contaba con una amplia experiencia en este campo, ya que en la década de los años 20 fue secretario de la Agit-prop en el Partido Comunista Francés (PCF) y posteriormente, en 1936, se unió al Partido Popular Francés (PPF) de Doriot, donde editó diversos diarios22. Centralizó todos los servicios y montó un aparato de propaganda de Estado único en la historia de las instituciones políticas y administrativas de Francia. Concebía a Francia como una patria que no podía ser más que una, sola e indivisible. Había que excluir de la misma lo que no era específicamente nacional, es decir, los judíos, los comunistas y los gaullistas23.

12El regreso de Laval como líder del Gobierno, ministro del Interior, de Exteriores y de Información, en abril de 1942, abre una nueva etapa en la configuración de la propaganda de Vichy. El secretariado de Información y Propaganda se dividió: el primero pasó a estar dirigido por Bonnefoy y el segundo por Paul Creyssel, adherido al Partido Social Francés.

  • 24 Philippe Henriot fue un destacado orador y un católico convencido, que en los años 20 militó en la (...)
  • 25 LABORIE, Pierre, «L’evolution de l’opinion publique», in GERVERAU, Laurent, PESCHANSKI, Denis, La p (...)

13El cambio ministerial de enero de 1944, impuesto por los alemanes, condujo al nombramiento del ultracolaboracionista Philippe Henriot como secretario del Estado de Información y Propaganda24. En esta última fase de la propaganda de Vichy se produjo una radicalización del mensaje a transmitir a la población. La propaganda de Vichy pretendió, a lo largo de su existencia tal y como plasmó Pierre Laborie, dar un «apoyo popular y legitimidad al régimen de Pétain», en un momento histórico trágico como fue la derrota ante Alemania; y «encuadrar a la sociedad francesa dentro de las necesidades del nuevo orden» que Hitler estaban edificando en Europa25.

3. Exposiciones de propaganda en la Francia de Vichy: generalidades

  • 26 TAGUIEFF, Pierre-André, KAUFFMANN, Grégoire, LEONIRE, Michäel, L’antisémitisme de plume…, cit., p. (...)
  • 27 ROSSIGNOL, Dominique, Vichy et les Francs-maçons. La liquidation des sociéteés secretes, 1940-1944, (...)
  • 28 ROSSIGNOL, Dominique, Histoire de la propagande en France…, cit., pp. 240-247.
  • 29 JOLY, Laurent, Vichy dans la «Solution Finale». Histoire du Commisariat Général aux Questions Juive (...)
  • 30 LAMBERT, Pierre Philippe, LE MAREC, Gérard, Partis et mouvements de la collaboration. Paris: 1940-1 (...)

14Junto a todos los organismos de propaganda indicados en párrafos anteriores, existieron otros – como apéndices de los mismos – de carácter monotemático que centraron sus esfuerzos en potenciar el odio sobre determinados colectivos del país. Como había expresado Paul Marion, los comunistas, los masones y los judíos eran elementos «extranjeros», ajenos al verdadero ser francés. Había que excluir a los «inasimilables et indésirables» para completar la Révolution nationale26. A esta misión se consagraron varios cuerpos estatales, que se apoyaron en una literatura y propaganda del odio y del miedo para presentar ante la sociedad unos estereotipos despreciables de los «enemigos» del país, que no diferían de aquellos a los que se estaba persiguiendo y eliminando por esas épocas en el Tercer Reich. En mayo de 1942, por ejemplo, desde el Cuartel General del Führer se animaba – una vez más – a toda la Europa del Eje a «luchar contra los judíos, los franc-masones y otras ideologías [comunismo] contrarías al nacionalsocialismo»27. Para acabar con la masonería, la Francia de Vichy dispuso del Service des Sociétes Secrètes (S.S.S.), bajo el mando de Jean Marques-Rivière para la Zona Norte; el Centre d’Action et de Documentation (C.A.D.), con la presencia de Henry Coston; y el Cercle d’études historiques, politiques et sociales, presidido por Bernard Faÿ28. Contra los judíos operaron gran número de cuerpos propagandísticos. Los alemanes constituyeron en la Zona Ocupada el Institut d’Étude des Questions Juives (I.E.Q.J.), bajo la égida del miembro de las S.S., Theodore Dannecker. Por parte gala, encontramos al Commisariat Général Aux Questions Juives (C.G.Q.J.), dirigido en sus inicios por Xavier Vallat; y el Institut d’Étude des Questions Juives et Ethnoraciales, controlado por el profesor Georges Montandon29. Finalmente, la propaganda anticomunista descansó sobre los hombros del Comité d’Action Antibolchevique (C.A.A.), en manos de Paul Chack; y su filial, el Centre d’Études Antibolcheviques (C.E.A.)30.

  • 31 Cfr. PERRIN, Jean-Paul, «Jacques de Lesdain: Itineraire(s) d’un collaborateur (4ème partie : 1940-1 (...)
  • 32 Cfr. BACH, Raimond, «Identifying Jews: The Legacy of the 1941 Exhibition Le Juif et la France», Stu (...)
  • 33 MORENO CANTANO, Antonio César, LÓPEZ ZAPICO, Misael Arturo, «Propaganda positiva en la Francia Ocup (...)

15Fruto de la actividad de estos organismos se proyectaron exposiciones antimasónicas (La Franc-maçonnerie dévoilèe, 1940)31, antisemitas (Le Juif et la France, 1941)32, y de signo «positivo y de autopromoción», como el ciclo de La France Européenne33.

4. El Paraíso Soviético en el imaginario de Vichy: Le bolchevisme contre l’Europe (1942)

  • 34 BROCH, Ludivine, CARROL, Alison (editores), France in an Era of a Global War, 1914-1945, London, Pa (...)
  • 35 Sobre este tipo de relatos, DUNDOVICH, Elena, GORI, Francesca, GUERCETTI, Emanuela, Reflections on (...)

16El concepto de peligro bolchevique se extendió rápidamente por Europa tras el estallido de la Revolución Rusa en 1917. En Francia, en ese mismo año, subía al poder el Bloque Nacional. Políticos como Albert Sarraut o André Tardieu hicieron del anticomunismo una de sus señas de identidad34. Ya en plena época de Vichy, organismos como el Comité d’Action Bolchevique (dirigido por Paul Chack) y el Centre d’Études Antibolcheviques (bajo la supervisión de Louis-Charles Lecoq) – ambos financiados generosamente por las autoridades alemanas de Ocupación –, editaron numerosos títulos que participaron del anticomunismo impulsado desde los años veinte. Fue el caso de folletos como Le Chemin de la mort (André Chaumet); La Croisade antibolchevique (Jean Xydias); o Le Bolchevisme exploitation juive. A los mismos se incorporaron los «relatos de terror» de aquellas personas que habían logrado sobrevivir a las torturas y reclusiones en los campos de prisioneros soviéticos. Era el caso de testimonios como el de Léon Moucheboeuf y su obra Dix-huit ans en URSS35.

  • 36 La Paysannerie en URSS (1942), de Henri Mounier; Les Crimes du Guépéou en France (1940), de Maurice (...)
  • 37 ROSSIGNOL, Dominique, «Les ultras de la collaboration parisienne», in GERVERAU, Laurent, PESCHANSKI (...)

17Meses antes del inicio de la exposición Le bolchevisme contre l’Europe, se constituyó una Oficina de Prensa del mismo nombre que publicó cinco folletos propagandísticos de gran difusión. La mayoría de ellos fueron firmados por periodistas y políticos muy vinculados al Parti Populaire Français (PPF)36, que formaban parte de – como los bautizó Dominique Rossignol – «les ultras de la collaboration parisienne»37.

  • 38 Sobre estos temas, BREDIN, Jean-Denis, L’infamie : le procès de Riom, Paris, Graset, 2012.

18La exposición se enmarcó en plena ofensiva de los ejércitos del Eje contra la URSS (Operación Barbarroja). El 1 de marzo de 1942, fecha en la que se puso en marcha la exposición, los soviéticos contraatacaban en Crimea, en la Península de Kerch. Pétain había iniciado a mediados de febrero el Procès de Riom, donde se acusó a Léon Blum, Edouard Daladier, Paul Reynaud o Maurice Gamelin, entre otros, de ser responsables de la derrota militar de junio de 194038.

Figura 1. Portada de algunas de las obras editadas por el Bureau de Presse de la exposición Le bolchevisme contre l’Europe.

Figura 1. Portada de algunas de las obras editadas por el Bureau de Presse de la exposición Le bolchevisme contre l’Europe.

Figura 2. Portada de algunas de las obras editadas por el Bureau de Presse de la exposición Le bolchevisme contre l’Europe.

Figura 2. Portada de algunas de las obras editadas por el Bureau de Presse de la exposición Le bolchevisme contre l’Europe.
  • 39 Un amplio repertorio bibliográfico sobre su figura y actividad pública en Actes de les jornades d’e (...)
  • 40 ROSSIGNOL, Dominique, «Les ultras de la collaboration parisienne», in GERVERAU, Laurent, PESCAHNSKI (...)
  • 41 RAGACHE, Gilles, «Un illustré sous l’occupation : le Téméraire», in Revue d’histoire moderne et con (...)

19Le bolchevisme contre l’Europe fue patrocinada por el Secretariado General de Información de Vichy, bajo la batuta de Paul Marion. Este organismo otorgó a Lecoq y Chack unos cuatro millones de francos para la organización del evento, lo que indicaba la vital importancia que recibió. Instalados en la calle de la Boetie, ambos dirigentes trabajaron mano a mano con los representantes de Alemania (Ferdinand Gerstenberg), Hungría (el corresponsal en París, François Honti), Finlandia (el cónsul general, Kaarlo Brusi), o España (el mallorquín Joan Estelrich39, impulsor de la propaganda de Francesc Cambó en Francia durante la Guerra Civil, germen de la Oficina de Prensa y Propaganda franquista en París); naciones participantes en la exposición. La gestión financiera contó con la ayuda de la Propagandastaffel, que aportó ocho millones de francos40. Lecoq y Paul Chack centralizaron la recepción de todos los proyectos, maquetas y dioramas. Entre los carteles más ilustrativos y representativos de la imagen que se quería proyectar al mundo entero se contaban los trabajos de Vica (pseudónimo de Vincent Krassousky)41, Michel Jacquot, Henri Pelletier o Serge Ivanoff.

Figura 3. Composición de Vica con motivo de la exposición.

Figura 3. Composición de Vica con motivo de la exposición.

Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.

Figura 4. Composición de Vica con motivo de la exposición.

Figura 4. Composición de Vica con motivo de la exposición.

Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.

  • 42 Un estudio detallado de este tipo de composiciones en AFOUMADO, Diane, L’affiche antisémite en Fran (...)

20Jacquot, muy conocido por su cartel en la exposición Le Juif et la France, contribuyó con varios diseños de gran vistosidad contra la amenaza comunista, tanto en Francia como en el resto de Europa42.

Figura 5. Composición de Michel Jacquot de temática anticomunista.

Figura 5. Composición de Michel Jacquot de temática anticomunista.

Fuente: L’affiche antisémite en France sous l’Occupation.

Figura 6. Composición de Michel Jacquot de temática anticomunista.

Figura 6. Composición de Michel Jacquot de temática anticomunista.

Fuente: L’affiche antisémite en France sous l’Occupation.

Figura 7. Composición de Michel Jacquot de temática anticomunista.

Figura 7. Composición de Michel Jacquot de temática anticomunista.

Fuente: L’affiche antisémite en France sous l’Occupation.

  • 43 WILL, Barbara, Unlikely Collaboration. Gertrude Stein, Bernard Faÿ and the Vichy Dilemma, New York, (...)
  • 44 Le Petit Parisien, 2 de marzo de 1942.

21El lugar escogido para la puesta en escena de este evento fue la Salle Wagram, un teatro de París situado a pocos metros del Arco del Triunfo. El régimen de Vichy ya se había apoyado en este simbólico espacio para algunas de sus actividades como, por ejemplo, el discurso antimasónico de Bernard Faÿ en 194143. La exposición fue inaugurada, en representación del mariscal Pétain, por el embajador francés ante el Tercer Reich, Fernand de Brinon, que estuvo acompañado por una importante y relevante comitiva integrada por Paul Marion; los referidos Lecoq y Chack; además de numerosos representantes de la Alemania nazi, como el embajador Otto Abetz o el doctor Berndt, enviado del ministro de Propaganda, Josef Goebbels; junto a miembros de la diplomacia internacional, como el cónsul general de Italia, Orlandini; de Finlandia, Kaarlo Brusin; de Hungría, Charles Binder; de Rumanía, Emile Pavelesco; y de España, el cónsul Bernardo Rolland. No faltó tampoco la representación religiosa, como lo atestiguó la participación del cardenal francés Alfred Baudrillart44.

  • 45 L’Ouest-Eclair. Journal Quotidien Regional, 2 de marzo de 1942.
  • 46 Informations générales (Vichy), 80, 9 de marzo de 1942, pp. 546-547.
  • 47 Su discurso, titulado «Le bolchevisme, Enterprise juive», fue publicado a posteriori en Le Cahier j (...)
  • 48 Un extracto más detallado de todos estos discursos en L’Ouest-Eclair. Journal Quotidien Regional, 2 (...)

22En su discurso inaugural, Brinon resaltó que esta exposición mostraba sin tapujos lo que podía suceder en Europa si no se frenaba al bolchevismo internacional. Recurría al ejemplo de España y animaba a luchar «contra los criminales que quieren acabar con la nación francesa»45. Por su parte, Marion centró sus palabras en minusvalorar «el mensaje social del comunismo ruso», apuntando hacia «la hambruna, el esclavismo y la guerra que sufrían miles de obreros en el infierno soviético»46. En el turno de Paul Chack, expresó que «nuestra exposición es, simplemente, la expresión de la verdad. Era la prueba de las condiciones de salud pública y moral» que amenazaban a Francia si no se lograba la unidad plena de los franceses47. Lecoq, seguidamente, exaltó la camaradería y el entendimiento de todas las naciones participantes frente al enemigo común: el comunismo48.

  • 49 L’Ouest-Eclair. Journal Quotidien Regional, 26 de abril de 1942.
  • 50 OUZOLIAS, Albert, Les Bataillons de la Jeunesse Paris, Éditions sociales, 1972; KIRSCHEN, André, Le (...)

23Al igual que sucedería tiempo después en Berlín, con motivo de la exposición Das Sowjetparadies, un grupo comunista de la Resistencia intentó acabar con las instalaciones de este evento mediante una bomba, que finalmente consiguió ser desactivada. Los responsables, Karl Schönhaar, Georges Tondelier y André Kirsch (miembros de los Bataillons de la Jeunesse) fueron arrestados y posteriormente fusilados. De esta noticia no se dieron mayores detalles, solo para indicar que «el Consejo de guerra alemán condena a muerte a 25 terroristas»49. Era «impensable» y peligroso dar a conocer voces contra esta política propagandística del odio50.

24¿Cuál fue el plan expositivo que se utilizó? ¿Qué temas se trataron? ¿Cómo se realizó su diseño?

  • 51 «L’exposition Le bolchevisme contre l’Europe étalera l’affreuse condition du peuple russe», in Le P (...)

El visitante atravesará una larga galería que le conducirá a la sala principal. Antes de acceder a ella, se reproduce exactamente la choza de unos campesinos rusos. Posteriormente se entra en el paraíso soviético. Diferentes stands evocan la vida política, económica y social de Rusia. Esto permite comprender cómo los soviéticos, en vez de preocuparse del bienestar de su pueblo, disponen de todos sus bienes y esfuerzos para la preparación de la guerra. Otros paneles reproducen las condiciones de vida en la prisión de Riga así como las checas utilizadas en la guerra de España. En la gran sala aparecen secciones dedicadas a Alemania, Finlandia, Francia, España… Antes de salir por la calle Montenotte se atraviesa una sala de honor, llamada la sala de Montoire, con una gran imagen que evoca la entrevista histórica entre el mariscal Pétain y el Führer, símbolo de la Europa que demanda liberarse de la ideología bolchevique51.

25Esta sencilla, pero clarificadora nota de prensa, resumía perfectamente el plan temático trazado para la exposición. En el exterior, antes de penetrar en la Sala Wagram, se colocó un gran panel sobre la fachada con las banderas de las naciones participantes. Estaba coronado con una réplica de la escultura «El Obrero y la Koljosiana», de Vera Moukhina, símbolo del pabellón soviético en la Exposición Internacional de París de 1937. En la larga galería que se citaba, el decorador Pelletier elaboró unas majestuosas composiciones en las que se podían visualizar a miles de figuras que, por sus rasgos y la Menorá (candelabro de aceite de siete brazos) que portaban, se identificaban rápidamente con el pueblo judío, venerando un templo presidido por la estrella comunista. Este «pueblo de autómatas», como se explicaba en el catálogo, contrastaba con la libertad de acción y prosperidad en la Francia de la Révolution Nationale. En otro de los frescos de Pelletier se consideraba al mundo bolchevique como un caos (donde solo primaban los instintos más primarios), creado por el «Dios» Karl Marx, que observaba desde el cielo el fruto de su «creación», portando en sus brazos unas «Tablas de la Ley» en las que se podía leer en letras mayúsculas el nombre de Lenin y Satán.

Figura 8. Uno de los frescos de Pelletier que decoraba la galería sobre el mundo soviético.

Figura 8. Uno de los frescos de Pelletier que decoraba la galería sobre el mundo soviético.

Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.

26Como reproducía «Le Petit Parisien», existieron varios espacios, llenos de fotomontajes, tablas estadísticas, gráficos y otros elementos, que querían desmontar la creencia sobre el mito del paraíso soviético. En «riquezas naturales de la URSS», un amplio mapa de este país indicaba el lugar y cantidad exacta de petróleo, madera, hulla, fosfatos… que poseía el régimen de Stalin. En cada una de estas materias primas se posicionaba a la cabeza de la producción mundial. Por tanto, – como se cuestionaban en varios rótulos de la exposición –, ¿por qué el pueblo se veía abocado a las más crueles de la miseria? Máxime cuando la producción industrial había aumentado de manera imparable desde 1923, como se razonaba en otro panel. En «los obreros en la URSS» se analizaba el descenso de su salario y se podían contemplar imágenes de una casa soviética típica en Minsk, reflejo de la más extrema de las pobrezas. La respuesta a todas estas contradicciones era explicada gráficamente en un fotomontaje en el que se leía: «Todo para el Ejército, nada para el pueblo».

Figura 9. Panel de la exposición. Frente a la miseria del pueblo la opulencia del Ejército Rojo.

Figura 9. Panel de la exposición. Frente a la miseria del pueblo la opulencia del Ejército Rojo.

Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.

Figura 10. Panel de la exposición. Frente a la miseria del pueblo la opulencia del Ejército Rojo.

Figura 10. Panel de la exposición. Frente a la miseria del pueblo la opulencia del Ejército Rojo.

Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.

  • 52 Toda la información sobre estos paneles ha sido extraída del catálogo, Le bolchevisme contre l’Euro (...)

27Al que se oponía a esta política económica o no cumplía el ateísmo estatal sólo le esperaba el confinamiento y la muerte, como se encargaban de recordar fotografías de gran crudeza sobre los crímenes de la G.P.U.; un mapa con la localización de los principales campos de concentración rusos; o los datos que aludían – en el stand «Los Sin-Dios» – a los católicos, ortodoxos y protestantes asesinados desde la implantación del socialismo soviético. Este panorama de violencia – como recalcaban una y otra vez los responsables de la exposición – era responsabilidad del Partido Comunista, que estaba mayoritariamente en manos judías52.

  • 53 «A l’exposition Le bolchevisme contre l’Europe», in Moniteur Viennois 28 de marzo de 1942.
  • 54 Sobre estas relaciones véase, MASSOT I MUNTANER, Josep, Tres escriptors davant la Guerra Civil. Geo (...)

28Una vez atravesada esta «galería del horror», la luz y la esperanza llegaba con la sala central dedicada a las naciones de la Nueva Europa. En ellas se combinaban los magníficos paneles decorativos de Jacquot o Depuy con las imágenes de tono más sombrío sobre el peligro o presencia pasada del comunismo en estos países. Era un gran espacio circular con un gigantesco mapamundi en el centro con el continente europeo orientado a los stands de las potencias mencionadas. En cada uno de ellos se describía la particular disputa de cada uno de ellos con el bolchevismo: «Alemania en 1919 y en la presente guerra; Hungría bajo Bella Kun y sus miles de muertos; Finlandia combate aún contra el Komintern…». Y, por supuesto, España que «es de todas las naciones aquí presentes la que más ha sufrido»53. El plan expositivo del panel español fue responsabilidad del escritor y propagandista Joan Estelrich. Era, sin duda, la persona más indicada para dicha tarea por su perfecto conocimiento del país vecino y por la extensa red de contactos que había consolidado desde los años de la Guerra Civil. Personajes del más alto rango en los organismos culturales y propagandísticos de Vichy, como Bernard Faÿ (publicó un artículo en la revista Occident – dirigida por Estelrich – en 1940) o Paul Chack (uno de los firmantes del Manifiesto de los Intelectuales Franceses a favor de Franco, iniciativa del propio Estelrich) se encontraban entre su nómina de colaboradores y amistades54. Con la participación española en esta exposición se quería reclamar un papel líder a nivel internacional en la oposición al comunismo e intensificar las relaciones culturales entre Madrid y París. La prensa franquista dedicó elogiosas palabras a la participación española:

  • 55 «Presencia española en la Exposición titulada El bolchevismo contra Europa», in ABC, 18 de febrero (...)

La aportación de la experiencia nacional a la exposición… constituye un índice precioso de uno de los capítulos más tremendos, complejos e instructivos de la historia contemporánea. Ni siquiera el pabellón general, o sea, el muestrario específicamente ruso, tendrá la fuerza evocadora del nuestro55.

  • 56 Ibidem.
  • 57 Catálogo de la exposición Le bolchevisme contre l’Europe, Paris, 1942, sin paginar.

29El panel del régimen franquista explicaba al espectador francés la preparación del asalto al Poder por el comunismo (octubre de 1934); el combate en la guerra de España y «la reconstrucción de España de la guerra liberadora». Como anexos se incluían las reproducciones fidedignas de una Checa en Barcelona y un cinematógrafo donde se «proyectarán películas relativas a las atrocidades cometidas en zona roja»56. En las páginas reservadas a España en el catálogo, el cónsul Rolland escribía que «el suyo era el país antibolchevique por excelencia»57.

Figura 11. Cartel de Michel Jacquot en el stand español.

Figura 11. Cartel de Michel Jacquot en el stand español.

Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.

30Uno de los dibujos más sobresalientes que decoró este panel fue firmado por la pluma de Jacquot. En él tenían cabida varios elementos propios de la España franquista, como el catolicismo (presencia de una catedral y de un religioso que enarbolaba una cruz); el sacrificio (cuerpos de varios civiles muertos y de un legionario desfalleciendo) y el carácter internacional del conflicto del 36, como lo ejemplificaba la presencia de un miembro de la Wehrmacht. Este juego de simbolismos estuvo muy presente en las imágenes con las que el artista francés inundó el «pabellón» germano y galo. En ambas, una figura femenina que preside el cuadro, posible personificación de la «Madre-Patria», animaba a sus «hijos» (los soldados) – incluso a los de diferentes periodos históricos, en una especie de confrontación entre el Bien y el Mal – al combate contra el enemigo.

Figura 12. Decoración del stand alemán, obra del artista Jacquot.

Figura 12. Decoración del stand alemán, obra del artista Jacquot.

Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.

Figura 13. Decoración del stand francés, obra del artista Jacquot.

Figura 13. Decoración del stand francés, obra del artista Jacquot.

Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.

  • 58 MORENO CANTANO, Antonio César, LÓPEZ ZAPICO, Misael Arturo, «La gran exposición anticomunista del T (...)

31Otra creación de Jacquot, referida a la entrevista de Montoire, cerraba la exposición. Hitler y Pétain sellaban la colaboración entre Alemania y Francia sobre un fondo inundado de tumbas. Sobre las cenizas de Europa se levantaría un Nuevo Orden que requería irremediablemente de la alianza con el ocupante germano. Esta exposición, sin duda, fue uno de los frutos de este nuevo entendimiento. Meses después, y atendiendo a la temática establecida en ella, se celebraba en el corazón del Reich un nuevo acto propagandístico de odio anticomunista: Das Sowjetparadies58. Ambos eventos constituyeron un claro ejemplo de la más siniestra propaganda del odio.

5. Conclusiones

  • 59 HERZ, Michael, MOLNAR, Peter (editors), The Content and Context of Hate Speech. Rethinking Regulati (...)

32Ninguna imagen, y menos aún en un régimen de naturaleza fascista, está libre de intenciones, pues todas  con más razón las que han sido encargadas desde el poder  conllevan cierta, o muchísima, intencionalidad política. En este tipo de Estados con pretensiones totalitarias se aspira a crear una “representación colectiva” del pasado y del presente en la que todos los miembros de la sociedad, incluyendo todos sus estratos, compartan la misma imagen sobre un suceso, personaje, idea… La ideología se dosifica y se controla a través de multitud de medios: Prensa, Literatura, Cine, Arte... Entre los más efectivos estuvieron el de la cartelística y el de la ilustración de significación política. Elementos artísticos que tomaron a todos los sectores de la población como espectadores pues la expresividad de las imágenes en ellos contenidas permitía captar de manera inmediata el emotivo mensaje que directamente enviaban a las retinas, máxime cuando operaban sobre un sustrato de ideas y estereotipos que el Estado había ido creando con anterioridad de forma sistemática y reiterativa, que se resumían básicamente en la siguiente afirmación: el odio al otro59.

  • 60 RICOEUR, Paul, La memoria, la historia, el olvido, Madrid, Editorial Trotta, 2003.

33Al igual que en otros países de la Europa del Eje, la Francia de Vichy recurrió a la Propaganda y al Arte (en este caso bajo la forma de paneles e ilustraciones) para adoctrinar y encauzar a la población hacia el odio. En la exposición analizada este proceso de extrañamiento hacia el otro se dirigió contra el comunismo. Esta maniobra tuvo una doble vertiente. A nivel internacional, se quería reforzar su papel como país integrante y colaborador de la coalición (liderada por el Tercer Reich) contra el bolchevismo a raíz de la Operación Barbarroja. En el plano doméstico, reafirmando los principios del régimen de Pétain mediante el rechazo de ideas “extranjerizantes” contrarias al verdadero “ser” de Francia. Las imágenes fueron el elemento empleado para alcanzar ambos propósitos. Pero no fueron unos simples dibujos elaborados al azar o improvisados. Obedecían a un plan perfectamente orquestado, respaldado por toda una literatura anticomunista y antisemita, que años atrás ya había inoculado el virus del miedo entre la población mediante el retrato y descripción del bolchevique como un ser malvado, criminal, encarnación de todos los males… Los últimos estudios procedentes del ámbito de la Psicología explican que la memoria nos hace accesible el pasado a través del proceso del recuerdo, el cual es resultado de la activación de huellas de experiencias pretéritas al servicio de acciones actuales60. Pero también hay que tener en cuenta que los grupos humanos, a través del tiempo, han desarrollado procedimientos para ampliar la capacidad de mantener registros del pasado. Así surgieron sistemas de notación, poemas, historias, rituales, monumentos o exposiciones, como forma de mantener la memoria. Estos elementos hacen posible que un individuo acceda a la experiencia acumulada por el grupo. La consecuencia lógica de este proceso es la posibilidad de transformar voluntariamente la memoria natural. Un agente artificial, exterior, como el propio Estado, puede potenciar o alterar qué recuerdos del pasado son susceptibles de permanecer en el olvido o ser promocionados en el presente, como ocurrió con el tema del anticomunismo.

Torna su

Note

1 DELUMEAU, Jean, El miedo en Occidente (Siglos XIV-XVIII). Una ciudad sitiada, Madrid, Taurus, 1989.

2 ROBIN, Corey, Fear: The History of a Political Idea, New York, Oxford University Press, 2004, pp. 1-25.

3 Ibidem, p. 45.

4 GONZALBO AIZPURU, Pilar, STAPLES, Anne, TORRES, Valentina (eds.), Una historia de los usos del miedo, México, Universidad Iberoamericana-COLMEX, 2009, Introducción.

5 ARENDT, Hannah, Los orígenes del totalitarismo, Madrid, Alianza Editorial, 2013, pp. 464-465.

6 STERNBERG, Robert, STENBERG, Karin, The Nature of Hate, Cambridge, Cambridge University Press, 2008, pp. 62-65.

7 ATHENS, Lonnie H., The creation of dangerous violent criminals, Urbana and Chicago, University of Illinois Press, 1992, pp. 46-49.

8 KOOS, Claudia, The Nazi Conscience, Cambridge, Harvard University Press, 2003, pp. 107-109.

9 BORRERO, Mercedes et al., El miedo en la Historia, Valladolid, Universidad de Valladolid, 2013.

10 BERTHIER, Nancy, SÁNCHEZ-BIOSCA, Vicente (dir.), Retóricas del miedo. Imágenes de la Guerra Civil española, Madrid, Casa de Velázquez, 2012.

11 La novedad no es tan reciente, pues ya en 1994 el neurólogo Antonio Damasio en Error de Descartes argumentaba que en la mente se dan una serie de procesos, relacionados con las señales fisiológicas de las emociones, los cuales pueden intervenir en la toma de decisiones de manera determinantes. Cfr. GÓMEZ GARRIDO, María, «Atravesar fronteras disciplinares: perspectivas estructuralistas e historicistas sobre las emociones», XI Congreso Español de Sociología, Facultad de CC. Políticas y Sociología, Universidad Complutense de Madrid, 10-12 de julio de 2013.

12 Sobre este debate, del que no es nuestra intención profundizar más, véase REDDY, William M., The Navigation of Feeling. A Framework for the History of emotions, New York, Cambridge University Press, 2001, pp. 3-140.

13 BOURDIE, Pierre, Miseria del mundo, Madrid, Akal, 1999.

14 WALTON, Stuart, Humanidad: una historia de emociones, Barcelona, Taurus, 2005.

15 BURKE, Peter, Visto y no visto. El uso de la imagen como documento histórico, Barcelona, Crítica, 2001, pp. 12-16. En torno a la íntima relación entre arte y poder durante este periodo véase, Art and Power. Europe under the dictators, 1930-1945, London, Thames and Hudson, 1995, pp. 12-13.

16 Sobre estas ideas véase, LACKERSTEIN, Debbie, National Regeneration in Vichy France: Ideas and Policies, 1930-1944, Burlington, Ashgate, 2012.

17 BURRIN, Pierre, Francia bajo la ocupación nazi, 1940-1944, Barcelona, Ed. Paidos, 2004, p. 27.

18 TAGUIEFF, Pierre-André, KAUFMANN, Grégoire y LENOIRE, Michäel, L’antisémitisme de plume, 1940-1944. Études et documents, Paris, Berg International Editeurs, 1999, pp. 45-46.

19 ROSSIGNOL, Dominique, Histoire de la propagande en France de 1940 à 1944. L’utopie Pétain, Paris, Presses Universitaries de France, 1991, pp. 11-15.

20 NOUBECOURT, Jacques, L’occupant allemand, in GERVERAU, Laurent PESCHANSKI, Denis (dir.), La propagande sous Vichy, 1940-1944, Paris, Bibliothèque de Documentation Internationale Contemporaine (BDIC), 1990, pp. 82-90.

21 ROSSIGNOL, Dominique, Histoire de la propagande en France…, cit., pp. 51-52.

22 AMAURY, Philippe, Les deux premières expériences d’un «Ministère de l’information» en France, Paris, Librairie Générale de Droit et Jurisprudence, 1969, pp. 124-130.

23 FORTI, Steven, El peso de la nación. Nicola Bombacci, Paul Marion y Óscar Pérez Solís en la Europa de entreguerras, Tesis doctoral, Universitat Autònoma de Barcelona, 2011, pp. 371-373.

24 Philippe Henriot fue un destacado orador y un católico convencido, que en los años 20 militó en la Federación Nacional Católica de Castelnau. Más adelante, desempeñó un papel activo en el diario Je suis partout y Combats, creado por la Milicia francesa en 1943. Cfr. PESCHANSKI, Denis, «Contrôler ou encadre?», cit, pp. 30-31.

25 LABORIE, Pierre, «L’evolution de l’opinion publique», in GERVERAU, Laurent, PESCHANSKI, Denis, La propagande sous Vichy…, cit., p. 227. Del mismo autor, L’opinion française sous Vichy, Paris, Éditions du Seuil, 2001 (edición revisada y ampliada).

26 TAGUIEFF, Pierre-André, KAUFFMANN, Grégoire, LEONIRE, Michäel, L’antisémitisme de plume…, cit., p. 45.

27 ROSSIGNOL, Dominique, Vichy et les Francs-maçons. La liquidation des sociéteés secretes, 1940-1944, Paris, J.C. Lattés, 1981, p. 30.

28 ROSSIGNOL, Dominique, Histoire de la propagande en France…, cit., pp. 240-247.

29 JOLY, Laurent, Vichy dans la «Solution Finale». Histoire du Commisariat Général aux Questions Juives (1941-1944), Paris, Bernard Grasset, 2006.

30 LAMBERT, Pierre Philippe, LE MAREC, Gérard, Partis et mouvements de la collaboration. Paris: 1940-1942, Paris, Jacques Granches, 1993, capítulos 22 y 23.

31 Cfr. PERRIN, Jean-Paul, «Jacques de Lesdain: Itineraire(s) d’un collaborateur (4ème partie : 1940-1944, sur la scene de la collaboration)», in Histoire et Collection de la Presse Illustree (XIXème-XXème Siecle), URL: < http://histpresseillustree.blog.lemonde.fr > [consultado el 26 de octubre de 2014] o el catálogo de la misma, Exposition Maçonnique au Petit-Palais, Paris, 1940.

32 Cfr. BACH, Raimond, «Identifying Jews: The Legacy of the 1941 Exhibition Le Juif et la France», Studies in 20th Century Literature, 23, 1/1999, pp. 65-92; KASPI, André, «Le Juif et la France, une exposition à Paris en 1941», in Le Monde Juif, 79, 1975, pp. 8-20; BENZ, Wolfgang, Der Ewige Jude. Metaphern und Methoden nationalsozialistischer Propaganda, Berlin, Metropol, 2010, capítulo 15.

33 MORENO CANTANO, Antonio César, LÓPEZ ZAPICO, Misael Arturo, «Propaganda positiva en la Francia Ocupada y en el régimen de Vichy: el ciclo de exposiciones de la France Européenne», in Circunstancia, 36, 1/2015, URL: < http://www.ortegaygasset.edu/publicaciones/circunstancia/n36-enero-2015/articulos/propaganda-positiva-francia-ocupada-regimen-vichy > [consultado el 3 de marzo de 2015].

34 BROCH, Ludivine, CARROL, Alison (editores), France in an Era of a Global War, 1914-1945, London, Palgrave MacMillan, 2014, p. 96.

35 Sobre este tipo de relatos, DUNDOVICH, Elena, GORI, Francesca, GUERCETTI, Emanuela, Reflections on the Gulag, Milano, Fondazione Giangiacomo Feltrinelli, 2003, pp. 228-229.

36 La Paysannerie en URSS (1942), de Henri Mounier; Les Crimes du Guépéou en France (1940), de Maurice-Yvan Sicard; Condition de l’ouvrier en URSS (1942), de Émile Bougère; Le Communisme et les ouvries en France, firmado por Albert Beugras, Jules Teulade y René Mesnard; y L’influence de Moscou dans la politique intérieure et extérieure de la France, de Daniel Vauquelin y Claude Jeantet.

37 ROSSIGNOL, Dominique, «Les ultras de la collaboration parisienne», in GERVERAU, Laurent, PESCHANSKI, Denis (dir.), La propagande sous Vichy…, cit., p. 98.

38 Sobre estos temas, BREDIN, Jean-Denis, L’infamie : le procès de Riom, Paris, Graset, 2012.

39 Un amplio repertorio bibliográfico sobre su figura y actividad pública en Actes de les jornades d’estudi sobre Joan Estelrich, Palma-Felanitx, 17-24 d’octubre de 2008, Mallorca/Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat y Consell Insular de Mallorca, 2010, en especial pp. 83-106.

40 ROSSIGNOL, Dominique, «Les ultras de la collaboration parisienne», in GERVERAU, Laurent, PESCAHNSKI, Denis (dir.), La propagande sous Vichy…, cit., p. 105.

41 RAGACHE, Gilles, «Un illustré sous l’occupation : le Téméraire», in Revue d’histoire moderne et contemporaine, 47, 2000, pp. 747-767.

42 Un estudio detallado de este tipo de composiciones en AFOUMADO, Diane, L’affiche antisémite en France sous l’Occupation, Paris, Berg International éditeurs, 2008, pp. 78-91.

43 WILL, Barbara, Unlikely Collaboration. Gertrude Stein, Bernard Faÿ and the Vichy Dilemma, New York, Columbia University Press, 2011, p. 180.

44 Le Petit Parisien, 2 de marzo de 1942.

45 L’Ouest-Eclair. Journal Quotidien Regional, 2 de marzo de 1942.

46 Informations générales (Vichy), 80, 9 de marzo de 1942, pp. 546-547.

47 Su discurso, titulado «Le bolchevisme, Enterprise juive», fue publicado a posteriori en Le Cahier jaune, 4, 1942, pp. 1-2.

48 Un extracto más detallado de todos estos discursos en L’Ouest-Eclair. Journal Quotidien Regional, 2 de marzo de 1942.

49 L’Ouest-Eclair. Journal Quotidien Regional, 26 de abril de 1942.

50 OUZOLIAS, Albert, Les Bataillons de la Jeunesse Paris, Éditions sociales, 1972; KIRSCHEN, André, Le Procès de la Maison de la Chimie (7-14 avril 1942). Contribution à l’histoire des debuts de la resístanse armée en France, Paris, L’Harmattan, 2002; URL: < http://www.digger-journal.net > [consultado el 3 de marzo de 2015]

51 «L’exposition Le bolchevisme contre l’Europe étalera l’affreuse condition du peuple russe», in Le Petit Parisien, 21 de febrero de 1942.

52 Toda la información sobre estos paneles ha sido extraída del catálogo, Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.

53 «A l’exposition Le bolchevisme contre l’Europe», in Moniteur Viennois 28 de marzo de 1942.

54 Sobre estas relaciones véase, MASSOT I MUNTANER, Josep, Tres escriptors davant la Guerra Civil. Georges Bernanos, Joan Estelrich y Llorenç Villalonga, Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1998, pp. 138-159; De la Guerra i de l’Exili. Mallorca, Montserrat, França, Mèxic (1936-1975), Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2000, pp. 236-276.

55 «Presencia española en la Exposición titulada El bolchevismo contra Europa», in ABC, 18 de febrero de 1942.

56 Ibidem.

57 Catálogo de la exposición Le bolchevisme contre l’Europe, Paris, 1942, sin paginar.

58 MORENO CANTANO, Antonio César, LÓPEZ ZAPICO, Misael Arturo, «La gran exposición anticomunista del Tercer Reich: Das Sowjetparadies (1942)», in Diacronie. Studi di Storia Contemporanea, 18, 2/2014, URL: < http://www.studistorici.com/wp-content/uploads/2014/06/16_MORENO-CANTANO_LOPEZ-ZAPICO.pdf > [consultado el 3 de marzo de 2015].

59 HERZ, Michael, MOLNAR, Peter (editors), The Content and Context of Hate Speech. Rethinking Regulation and Responses, Cambridge-New York, Cambridge University Press, 2012.

60 RICOEUR, Paul, La memoria, la historia, el olvido, Madrid, Editorial Trotta, 2003.

Torna su

Indice delle illustrazioni

Titolo Figura 1. Portada de algunas de las obras editadas por el Bureau de Presse de la exposición Le bolchevisme contre l’Europe.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-1.jpg
File image/jpeg, 24k
Titolo Figura 2. Portada de algunas de las obras editadas por el Bureau de Presse de la exposición Le bolchevisme contre l’Europe.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-2.jpg
File image/jpeg, 20k
Titolo Figura 3. Composición de Vica con motivo de la exposición.
Credits Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-3.jpg
File image/jpeg, 100k
Titolo Figura 4. Composición de Vica con motivo de la exposición.
Credits Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-4.jpg
File image/jpeg, 72k
Titolo Figura 5. Composición de Michel Jacquot de temática anticomunista.
Credits Fuente: L’affiche antisémite en France sous l’Occupation.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-5.jpg
File image/jpeg, 128k
Titolo Figura 6. Composición de Michel Jacquot de temática anticomunista.
Credits Fuente: L’affiche antisémite en France sous l’Occupation.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-6.jpg
File image/jpeg, 76k
Titolo Figura 7. Composición de Michel Jacquot de temática anticomunista.
Credits Fuente: L’affiche antisémite en France sous l’Occupation.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-7.jpg
File image/jpeg, 60k
Titolo Figura 8. Uno de los frescos de Pelletier que decoraba la galería sobre el mundo soviético.
Credits Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-8.jpg
File image/jpeg, 308k
Titolo Figura 9. Panel de la exposición. Frente a la miseria del pueblo la opulencia del Ejército Rojo.
Credits Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-9.jpg
File image/jpeg, 292k
Titolo Figura 10. Panel de la exposición. Frente a la miseria del pueblo la opulencia del Ejército Rojo.
Credits Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-10.jpg
File image/jpeg, 256k
Titolo Figura 11. Cartel de Michel Jacquot en el stand español.
Credits Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-11.jpg
File image/jpeg, 320k
Titolo Figura 12. Decoración del stand alemán, obra del artista Jacquot.
Credits Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-12.jpg
File image/jpeg, 264k
Titolo Figura 13. Decoración del stand francés, obra del artista Jacquot.
Credits Fuente: Bureau de Presse de Le bolchevisme contre l’Europe, París, 1942.
URL http://journals.openedition.org/diacronie/docannexe/image/3903/img-13.jpg
File image/jpeg, 252k
Torna su

Per citare questo articolo

Notizia bibliografica digitale

Antonio César Moreno Cantano, «Propaganda del odio y del miedo»Diacronie [Online], N° 25, 1 | 2016, documento 1, online dal 29 mars 2016, consultato il 02 août 2021. URL: http://journals.openedition.org/diacronie/3903; DOI: https://doi.org/10.4000/diacronie.3903

Torna su

Autore

Antonio César Moreno Cantano

Antonio César Moreno Cantano ha ottenuto il titolo di Dottore in Storia contemporanea presso l’Universidad de Alcalá de Henares (2008). Ha preso parte a diverse conferenze nazionali e internazionali sul tema della dittatura franchista e ha pubblicato, su differenti riviste specializzate, numerosi articoli sulla propaganda interna ed estera della Spagna franchista durante la Guerra civile e la Seconda guerra mondiale. Ha coordinato, presso la casa editrice Trea una trilogia sulla cultura bellica e la propaganda in Spagna tra il 1936 e il 1945 (El ocaso de la verdad: propaganda y prensa exterior en la España franquista (1936-1945), Gijón, Trea, 2011; Propagandistas y diplomáticos al servicio de Franco, 1936-1945, Gijón, Trea, 2012; Cruzados de Franco, Gijón, Trea, 2013). La sua ultima pubblicazione è inserita nell’opera collettiva Otra Iglesia. Clero disidente durante la Segunda República y la Guerra Civil (Gijón, Trea, 2014). Attualmente sta studiando – assieme al professor Misael Arturo López Zapico – le esposizioni anticomuniste nell’Europa dell’Asse.
URL: < http://www.studistorici.com/2015/09/24/antonio-cesar_moreno-cantano/ >

Articoli dello stesso autore

Torna su

Diritti d'autore

Creative Commons License

Creative Commons License

Gli articoli di «Diacronie. Studi di Storia Contemporanea» sono pubblicati sotto Licenza Creative Commons (CC BY-NC-ND 2.5). Possono essere riprodotti a patto di citarne l’autore e la fonte originaria, di non modificarne i contenuti e di non usarli per fini commerciali. La citazione di estratti è comunque sempre autorizzata, nei limiti previsti dalla legge.

 



The works by «Diacronie. Studi di Storia Contemporanea» are published under a Creative Commons Licence (CC BY-NC-ND 2.5). They can be distributed on the condition that you attribute the work to the author and licensor, you do not modify the original contents and you do not use them for commercial purposes. The quotation of excerpts however is always allowed, in accordance with the law.

Torna su
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Cerca su OpenEdition Search

Sarai reindirizzato su OpenEdition Search