Navigation – Plan du site
Stratégies argumentatives dans le dialogue espagnol du Siècle d’Or
Coordenadas teóricas

L’auteur caché: Pérez de Oliva y la dignidad del hombre

Pedro Ruiz Pérez

Résumés

Le premier éditeur du Diálogo de la dignidad del hombre de Fernán Pérez de Oliva, Cervantes de Salazar, a ajouté en 1546 une suite à ce qu'il considérait comme un texte incomplet. En 1586 Morales, neveu de l'auteur, rétablit le texte original. Le contraste des deux versions ouvre une réflexion sur les stratégies argumentatives du dialogue et son sens, à la fois au niveau générique et dans la thématique de cette œuvre. Por l’analyser, nous partons de la distinction entre la forme de dialogue et la pensée dialectique et, à partir de l'image du dieu caché de L. Goldmann, et nous défendons l'intentionnalité d'Oliva, la valeur du silence et l’importance de l’ellipse dans l'argument du dialogue et la caractérisation de l’auteur.

Haut de page

Notes de l’auteur

El presente estudio forma parte del plan de trabajo del proyecto Sujeto e institución literaria en la edad moderna, FFI2014-54367-C2-1-R del Plan Estatal de Investigación, Desarrollo e Innovación, específicamente en la línea de colaboración propuesta en el programa de Voces y silencios: discursos culturales en la edad moderna, Red de Excelencia FFI2015-71390-REDT, del mencionado Plan Estatal.

Texte intégral

  • 1 Todas las cosas ser criadas a manera de contienda o batalla dice aquel gran sabio Heráclito en est (...)

1Reconocido, y bien reconocido, como género, con rasgos de identidad equivalentes a cualquier otro caso de esta categoría crítica, la propia naturaleza del diálogo lo sitúa en un espacio de ambivalencia, cuando no de contradicción. En tanto que reproducción de una situación discursiva anclada en lo cotidiano, el coloquio remite esencialmente a un modo de comunicación asentado en la oralidad, donde la presencia del oyente es imprescindible, y son grandes las posibilidades de intercambio de papeles entre hablante y receptor. En este punto, el género diálogo se sustenta en su inequívoca marca formal, la de la presencia de al menos dos interlocutores. La existencia de más de una voz, aun sin llegar a la noción bajtiniana de “polifonía” y su relación con el germen de la novela, conlleva en muchas ocasiones la existencia de una diversidad de opiniones, incluso conflictivas; en estos casos, el diálogo se erige en una modalidad gnoseológica, de persecución de una verdad, un conocimiento o un juicio en el juego de tesis y antítesis, esto es, la dialéctica. En el primer caso la naturaleza del diálogo queda definida por su caracterización formal, que puede sustentar el movimiento mental propio de una epistemología dialéctica, distintiva de la dimensión más profunda del diálogo. La ausencia de una instancia narrativa (expresa, hemos de precisar) identifica el género y abre la posibilidad para el movimiento textual de pensamientos y argumentaciones contrapuestas. Lindante con el género dramático, también en el sentido etimológico de un nombre que lo relaciona con el conflicto, el diálogo puede explotar su vertiente de discusión como manifestación de una visión del mundo y vía para su exploración, y así lo hará a lo largo de la modernidad que comienza con el Renacimiento. Borges lo llevó a su decantación última en su volumen Discusión (1932), en tanto que Fernando de Rojas lo asentó en el arranque de su prólogo a una obra fundacional que no en balde tiene la forma dramática del diálogo, en una esencialidad más potente que la mera circunstancia de su representabilidad1.

  • 2 Un reciente volumen profundiza en las implicaciones del modelo, Sátira menipea y renovación narrati (...)

2En su desarrollo histórico en el siglo XVI español el género diálogo ofrece en sus variantes el despliegue de la variedad de posibilidades abierta por esta doble dimensión, bien en la conciliación de los dos aspectos (el formal y el conceptual-gnoseológico), bien en el conflicto o en la imposición de uno de ellos. Abierto a los aires procedentes de Italia y los recuperados del mundo clásico, la cultura hispana y sus formas letradas no dejaban de sentir el peso de una tradición medieval con la que no se acaba de romper, es más, que se ve revitalizada a partir de la imposición contrarreformista. Así, puede percibirse cómo en un número muy importante de diálogos la ausencia formal del narrador convive con la presencia y el peso de una verdadera focalización autorial. En cada una de las grandes tradiciones en que se inscribe el género dicha perspectiva se manifiesta en modo específico, sin dejar de ejercer una función común. De modo esquemático, el patrón ciceroniano presenta en sus largos discursos, alternados o no, una voz que ordena la realidad desde su retórica oratoria; el molde platónico se sostiene sobre la presencia dominante de una voz, la socrática, que canaliza la reflexión y dirige los discursos, aun distribuidos entre varias voces; el sello lucianesco, en fin, se caracteriza por una voz que, más allá de la paradoja planteada, focaliza el juicio desde su perspectiva crítica2. La caracterización de los personajes que sostienen estas voces y su cercanía con las posiciones del autor, más o menos disfrazadas en ellas o junto a ellas, textualiza el peso estructural y doctrinal de esta focalización y las funciones que asume de las correspondientes a la instancia narrativa.

  • 3 El de Jacqueline Ferreras, Los diálogos humanísticos del siglo XVI en lengua castellana, Murcia: Un (...)

3 Muy distintas vías temáticas del diálogo hispano del siglo XVI3 reflejan esta situación que podríamos llamar “antidialéctica”. Se aprecia en la aparente neutralidad de los coloquios ofrecidos como prácticas de conversación, donde, en latín o en castellano, la muestra de la naturalidad idiomática canaliza en muchos casos lecciones éticas; junto a las obras de otros preceptores, las de Erasmo y Vives ejemplifican esta modalidad. La canalización de noticias «eruditas», al modo de Mexía, llega a convertirse en plumas como la de Torquemada en la construcción de verdaderos «tratados», cuando no en verdaderas lecciones de moralidad y doctrina, como queda de manifiesto en los Coloquios matrimoniales de Luján, a un paso del tratadito La perfecta casada del mismo autor del diálogo nada dialéctico De los nombres de Cristo. Al margen de su disposición cronológica, la consideración de estos textos nos lleva a vislumbrar un desplazamiento (bastante coincidente con la deriva de la mentalidad imperial) desde la conversación humanista o protoburguesa hasta las formas de un auténtico catecismo, que también asumirá para la posteridad la forma privilegiada del diálogo; así, de manera paradigmática, lo supieron valorar los jesuitas Gaspar Astete y Jerónimo Martínez de Ripalda, para proyectarlo en sus afamados catecismos. La oralidad del coloquio, como manifestación de una natura que tiene tantas implicaciones metafísicas como políticas, rinde su modalidad estilística a un despliegue oratorio en que la dialéctica se queda dentro de los límites de una modalidad retórica, los de una forma de disputatio de la escolástica medieval completamente ajena al posterior patrón hegeliano.

  • 4 Yo no tengo más que juzgar –concluye– de tenerte, Antonio, por bien agradecido en conocer y repres (...)
  • 5 Véase Consolación BARANDA, “Marcas de interlocución en el Diálogo de la dignidad del hombre de Fern (...)

4 Al precio de asumir el riesgo cierto de simplificación de este acercamiento, creo que en la variedad de modalidades agrupadas bajo el rótulo génerico de “diálogo” se evidencia una importante serie de síntomas de esclerotización de la forma diálogo, casi hasta imponer (o proponer, al menos) un horizonte de expectativas para muchos lectores y una pauta para los cultivadores del género. Lo cierto es que rara vez en las realizaciones genéricas del diálogo quedan voces en suspenso, como magistralmente Cervantes deja las espadas del hidalgo y el vizcaíno al final de su capítulo (Quijote, I,viii). Tal suspensión deja al lector verdaderamente desasido de la certeza, ante la falta de una respuesta inequívoca, aquella que en la mayoría de los diálogos ha ido materializando una de las voces. La ausencia de una instancia narrativa puede sugerir en primera instancia una similar ausencia de focalización autorial, pero esta no necesita manifestarse siempre de manera evidente. Sus recursos son amplios y variados. Junto a las estrategias explícitas codificadas en la retórica y hoy diseccionadas por la narratología, podemos encontrar (y debemos atender a ellas) estrategias implícitas, como la del silencio, la de la renuncia a una formulación verbal que no por ello es un declinar el atributo autorial de la intervención en el texto y el discurso. Y, aunque el análisis del silencio presenta más dificultades que el del texto materializado, no podemos renunciar a ello. Mucho menos nos cabe esta opción (y llegamos con ello al objeto de esta reflexión) cuando nos situamos ante un diálogo en el que de manera expresa y con un valor estructural de ordenación del debate, se anuncia una sentencia que ponga fin a la polémica y sancione una determinada verdad. No es otro el papel de Dinarco en el Diálogo de la dignidad del hombre de Fernán Pérez de Oliva. Ante la discrepancia entre la posición de Aurelio (el hombre es la más vil de la criaturas) y la de Antonio (el hombre ocupa la cúspide de la Creación), el senex hace honor a esta condición y al valor etimológico de su nombre: primero actúa como principio de orden, estableciendo las pautas de la discusión, y se propone a continuación como juez. Lo verdaderamente significativo es que, al llegar a este punto el diálogo, Dinarco hace dejación de su anunciada función y cierra convencionalmente la discusión y el texto, dejando en suspenso la respuesta y, de paso, la expectativa del lector4. El anuncio de la noche, como en la literatura pastoril, interrumpe la acción dramática, y en este caso podría tomarse por la oscuridad que velará la respuesta al problema suscitado; el retorno a la ciudad subraya la excepcionalidad del cronotopo en que se desarrolla el diálogo y supone el fin del mismo, con sus posibilidades de esclarecimiento. Para el lector queda, sin embargo, el eco de la dualidad inscrita en la sentencia, al contraponer el “el conocer y representar” de uno y la “agudeza” y artificio de “ingenio” del otro. Y cabría retomar en este punto la atinada observación de Consolación Baranda a propósito de la obra5, recordando que en los propios elementos de la argumentación (y, aquí, de la expresión elegida) manifiesta una posición autorial. Sin embargo, esta no es evidente y parece escaparse de las manos con este final inconcluso ¿O no?

  • 6 La Celestina, ed. cit., p. 9

5 La falta de una respuesta inequívoca resaltaría el carácter aporético de un diálogo que parece plantear un problema irresoluble. Vale, sin embargo, considerarlo en otro modo, ya que el paso atrás de Dinarco mantiene la condición de quaestio in utramque partem o proceso en el que se mantienen vivas las dos caras del asunto, y ocurre así porque el autor, a través de quien debía trasladar al plano del texto su función argumentativa, rehúsa hacerlo. Como la apelación a la noche sólo puede interpretarse como una excusa tópica, debemos asumir la voluntad de la renuncia, volviendo a la idea de que las estrategias del autor también pueden ser implícitas o traducirse en la apariencia de falta de intervención, con el silencio como expresión última. volviendo a Fernando de Rojas, sus versos de excusatio traducen en “silencio” la desaparición del autor, que en su caso se manifiesta en la inicial ausencia de firma y en la usurpación (real o figurada) de un anónimo autor previo: “El silencio escuda y suele encubrir / la falta de ingenio y torpeza de lenguas”6. Pérez de Oliva también se escuda en el silencio, pero se mantiene ahí, oculto en el texto o en su ausencia. De ahí la apariencia de que la obra quedó sin concluir, quizá por la temprana muerte del humanista, y los avatares editoriales póstumos reflejan bien la diferencia de posiciones y de lecturas resultantes, en un contraste que nos puede abrir el camino hacia el significado del texto, si no la intentio auctoris.

  • 7 Obras que Francisco Cervantes de Salazar ha hecho, glosado y traducido, Alcalá de Henares: por Juan (...)
  • 8 Consolación BARANDA, “De Pérez de Oliva a Cervantes de Salazar: homenaje y traición”, Ínsula, 674, (...)
  • 9 El apretado frontispicio detalla con analítica precisión un contenido marcado por las distintas vía (...)
  • 10 Tras la citada edición de 1546, y ya en el virreinato americano, el escritor insiste en sus mecanis (...)

6 El texto aparece por primera vez en 1546, una década y media después del fallecimiento del autor7. Como prólogo incorpora el Discurso de la lengua castellana de Morales, pero la iniciativa y la responsabilidad de la edición corresponde a Cervantes de Salazar, en una labor que, siguiendo las palabras de Consolación Baranda8, se mueve entre el homenaje y la traición. Lo primero, por lo que tiene de recuperación de un texto singular; lo segundo por la manipulación del original, al añadir un final en el que parecen confluir, de un lado, la voluntad de dotar de un cierre moral a la aporética estructura abierta del texto de Oliva y, de otro, un modo de emulación autorial, manifiesto en el tratamiento de las demás obras del volumen9 y, en general, en la mayor parte de la persistente labor editorial y compositiva de esta figura desplazada del centro canónico del humanismo y en la periferia del Imperio10. El editor y continuador de la obra trata de proyectar los modelos argumentativos de los personajes originales. El resultado es más bien superficial, al reproducir lo más esquemático de la retórica oratoria, sin percibir el sentido profundo de la propuesta del humanista cordobés. Lo muestran con claridad las marginalia añadidas en su edición, en parte para pautar la lectura, en parte para articular el discurso y marcar los hitos e inflexiones de su estructura retórica. El resultado nos permite apreciarla en su regularidad y, sobre todo, en su prácticamente exacto paralelismo, como queda sintetizado en este cuadro formado a partir de las anotaciones del editor:

AURELIO (miseria hominis)

ANTONIO (dignitas hominis)

Exordio y principio, con el cual Aurelio hace atentos a los oyentes

EXORDIUM

Comienza Antonio y hace atentos a los oyentes con la grandeza de lo que va a tratar

Prueba por la felicidad de los animales brutos la miseria del hombre

PROPOSITIO

Al hombre todas las cosas acatan

Falsa opinión de los epicúreos

El mísero nacimiento del hombre

Vil es el mantenimiento del hombre

El hombre inferior de todos los animales

NARRATIO

El hombre, imagen de Dios

El ánima, verdadera imagen de Dios

Hombre participante de todo lo criado

Confirma lo dicho con semejanzas

La mísera composición del cuerpo

Comparación del hombre

Por qué causa el hombre fue hecho de tierra

El hombre es lo que quiere

Efectos y virtudes de la lengua

Loor de las manos

Prueba cómo el hombre vive por fuerza

Prueba cómo en lo principal, que es el ánima, es el hombre mísero

Queriendo los hombres saber más saben menos

ARGUMENTATIO

El hombre, señor de todas las cosas

La necesidad, necesaria para conservar la vida

Los bienes que nacen de tener unos hombres necesidad de otros

Necesidad, maestra de ingenios y perfeccionadora de entendimientos

Miserias del entendimiento

Entender el hombre su miseria es para más miseria suya

Prueba ser más sabios los animales que el hombre

Loor del entendimiento.

Las disciplinas son sendas y caminos por do el entendimiento alcanza todas las cosas

Grande es la claridad del entendimiento si no se ofusca en vicios

Comparación del hombre

Miseria de todos los estados

Felicidad de todos los estados

La condición de los bienes de fortuna

El valor del hombre contra la fortuna es grande

Muerte, al hombre enemiga

Brevedad de las edades

Daño de la vejez

Loor de la muerte

Por qué la muerte es tan espantosa

La muerte es mala al que vivió mal

Trabajo y miserias del hombre cuando muere, que es cuando las acaba

Vanidad de la fama

CONCLUSIO

El premio que dará Dios a los buenos el día del Juicio

  • 11 El tratado ascético que se difundiría impreso a partir de 1477 con el título de De contemptu mundi, (...)
  • 12 La observación procede de C. BARANDA, “Marcas de interlocución…”, art. cit. Sus atinadas observacio (...)
  • 13 […] nos vamos a la ciudad. Allí moveremos otras pláticas, que, siendo honestas y aplacibles, no se (...)
  • 14 Ambos artículos se recogen en el monográfico Miseria y dignidad del hombre en el Renacimiento, Ínsu (...)

7En cuanto a la inventio, se evidencia la contraposición de los discursos herederos, respectivamente, de Inocencio III y Pico de la Mirandola11, que también pueden interpretarse como los resultados de dos epistemologías diferenciadas, el modelo derivado de la experiencia, en la línea de la filosofía natural del momento, y el que prolonga el paradigma analógico, trasladado incluso al campo teológico12. Con ellos se plantea el debate entre la miseria y la dignitas hominis que se proyecta en un título que no podemos atribuir con total certeza a Oliva, fallecido antes de la difusión del texto. En lo que toca a la dispositio, Cervantes de Salazar deja señaladas las pautas que le permitirán, a partir del esquema, extender el modelo hasta doblar su extensión, al tiempo que cierra los riesgos doctrinales en los que puede incurrir una indagación tan comprometedora, como deja patente al hacer confesar a los interlocutores que en adelante se dedicarán a asuntos más livianos13. Aunque la solución del editor no es muy afortunada, y no sólo por lo premiosa, sino por lo que tiene de distorsión del original, la propuesta inicial de Oliva presentaba serios atisbos de problematicidad. Atendiendo a la relación con las fuentes señaladas para su discurso, dos lectoras tan perspicaces e informadas como Isabel Clúa y Mª José Vega hablan, respectivamente, de “díptico truncado” y de “díptico inconcluso”14. La dimensión que suscita el problema planteado por la estructura de la obra se extiende en el tiempo y en las perspectivas críticas, como lo hizo en su momento en la dimensión ideológica, hasta suscitar la intervención censora.

  • 15 Las obras del maestro Fernán Pérez de Oliva, Madrid: en la imprenta de Benito Cano, 1787, 2 vols.
  • 16 Véase Mª José VEGA RAMOS, “Aurelio o el epicureísmo. Una lectura crítica del Diálogo de la dignidad (...)
  • 17 Se reúnen varias perspectivas sobre esta relación en Ana VIAN HERRERO, Mª José VEGA y Roger FRIEDLE (...)

8Es en el índice inquisitorial de 1632 donde aparece registrado el volumen de Obras de 1586 como obra prohibida. Al incluirlo en la segunda clase, sin indicaciones de cómo debía hacerse, el texto queda condenado “hasta que se expurgue”. Un siglo y medio después Benito Cano verá secuestrada su nueva edición15 durante dos años, hasta 1789. Curiosamente, no tuvo el mismo problema la reedición de la Obras que Cervantes de Salazar ha hecho, glosado y traducido, que Sancha dio a las prensas en 1772. La circunstancia podría avalar la hipótesis de que el añadido actuaba como neutralizador de las amenazas doctrinales latentes en el original. Sin duda, una parte sustancial de la suspicacia inquisitorial vendría suscitada por el componente epicúreo subyacente, en particular, en el discurso de Aurelio16; su signo es el de un fuerte materialismo, cruzado por la conciencia de una condición mortal extensible a la propia alma y por una ausencia llamativa de la divinidad como parte de su lamentación; la miseria hominis aparece en ella como resultado de las limitaciones y finitud de una existencia concebida de manera exclusiva en su dimensión terrena. No menos importante, sin embargo, aunque más latente, sería la connatural reticencia del discurso censor ante la disputa y el cuestionamiento, hacia cualquier manifestación sustraída a la tentación dogmática y abierta a la interpretación17. Mientras la Iglesia aprovechaba la forma del diálogo para la canalización de su enseñanza catequética, rechazaba el trasfondo dialéctico de esta modalidad discursiva en su sentido más profundo. A la altura del Index de 1632 la actitud se acentúa, si cabe, más de medio siglo después de Trento, cuando se habían evaporado prácticamente todos los ecos del pensamiento humanista; en él hundía sus raíces el planteamiento de Oliva para la formulación en un texto que, para más inquietud del celo censor, mantenía un final abierto, en una forma de indeterminación. El silencio del juez, la ausencia del narrador, la oblicuidad del autor y la falta de dogma, ciertamente, habrían de despertar los recelos inquisitoriales; y, tras ellos, una cierta perplejidad de la crítica. También un incuestionable interés por uno de los aspectos en que el Diálogo se desplaza con más nitidez del espacio del tratado y su carácter asertivo al de la literatura, identificado por la sugerencia. Seguimos, a continuación, movidos por la perplejidad, afirmándonos en alguna certeza, en algunos paralelismos y en una imagen crítica contrastada.

  • 18 Tras las obras de su tío (intercaladas con textos y paratextos propios), Morales dispone quince dis (...)

9A la muerte de Pérez de Oliva, su obra quedó inédita; eso es sabido. Otra cosa es que quedara inconclusa. Esa opción es una hipótesis sin más fundamento que la falta de adecuación a un determinado horizonte de expectativas y la actuación de un escritor y publicista que recurría a las continuaciones de manera casi compulsiva. En contra de ella juega la cohesión estructural del texto, con un final en clave literaria, y la actitud de otro editor, más inteligente, más instruido y más cercano al autor, como fue su sobrino el cronista real Ambrosio de Morales. Así, cuando este compiló la producción de Oliva, aunque no dudó en añadirle un volumen considerable de textos ajenos18, devolvió el texto de su tío a su extensión original, rechazando la solución de Cervantes de Salazar y rotulando tras su última línea «Fin del Diálogo de la dignidad del hombre» como para evitar equívocos.

10Otro gesto editorial de Morales viene a ratificar su percepción acerca del carácter del Diálogo y su significado real. En una dispositio del volumen cuidadosamente planificada, a la preeminencia de nuestro texto le sigue, apenas separados por una breve declaración del editor, el Discurso de las potencias del alma y del buen uso de ellas, poco atendido en general, quizá por una filiación aristotélica ya apuntada por Morales (“él lo tomó, como es notorio, del libro sexto de las Éticas de Aristóteles en los postreros capítulos”). El título mismo proporciona una clave de lectura para el Diálogo, al situarse en clave hilemórfica y separar la potencia del acto. El arranque del opúsculo es aún más explícito:

Bien consideraron los antiguos, para entero conocimiento de la naturaleza humana y para acertar mejor en las leyes de la vida, dos partes en el hombre: la una de mezcla de elementos, variable y mortal, y la otra soberana, a Dios semejante, sencilla y perdurable. Así conocieron ser el hombre ayuntamiento hecho de lo más alto y lo más bajo que en el mundo hay […] (f. 31rº).

  • 19 Cervantes de Salazar lo señaló sin ambages en una de sus marginalia al discurso de Aurelio: “El hom (...)
  • 20 Véase Santiago SEBASTIÁN y Luis CORTÉS, Simbolismo de los programas humanísticos de la Universidad (...)
  • 21 Se trata de los rótulos latinos colocados en el dintel de las aulas de las distintas cátedras, apun (...)
  • 22 Luis CORTÉS VÁZQUEZ, op. cit.

11El texto continúa incidiendo en esta distinción y vinculándola a la dualidad alma/cuerpo, pero la necesidad de abreviar y lo explícito del párrafo eximen de extender la cita. En el apunte sobre cada una de las partes encontramos sintetizado el pensamiento, respectivamente, de Aurelio y Antonio; en la noción de “ayuntamiento” se encontraría la respuesta implícita en el diálogo aparentemente interrumpido; y en la dualidad del título (“potencia” y “uso”) la clave de una condición dinámica y abierta: es el uso por cada individuo de la capacidad recibida la que le permite encaminarse ad inferos o ad caelum, hacia la degradación o la gloria, sin tener en ninguna de ellas una adscripción predeterminada19. Ninguno de los discurso del Diálogo queda impugnado; lo sostenido por sus interlocutores es asumido por el autor, y su validez mueve la indeterminación de Dinarco, paralela a la del debate abierto y a la del ser sobre el que versa. De manera más evidente podemos encontrar formulado este planteamiento en otra obra atribuida con bastante fiabilidad a Oliva, al menos en una parte sustancial20. En el programa alegórico inscrito en el pretil de la escalera de la Universidad de Salamanca la idea se torna en evidentia, en un poner ante oculos. Diseñada en los años en que Oliva era rector, cuando compuso los títulos de los generales21, la funcionalidad de la escalera suma un carácter simbólico, a partir, justamente, de su relación con la movilidad en el eje vertical y su acceso al nivel en el que la biblioteca reúne el saber bajo una bóveda constelada. Como ha desgranado con minucia Cortés Vázquez22, los motivos tallados trascienden lo ornamental y componen un verdadero programa: el de la capacidad del hombre para elevarse desde lo más grosero y material (inferior incluso a los animales) hasta la sublimidad de un cielo en que se iguala con los ángeles. Pero también puede ocurrir lo contrario, porque las escaleras, la arquitectónica y la ontológica, incorporan a la movilidad el sentido descendente. En el plano más bajo se sitúa lo recogido por Aurelio en su discurso; Antonio, en cambio, se sitúa en el último peldaño de la escala, el más alto. Sus perspectivas son contrarias, pero se complementan, y ninguna puede imponerse de manera definitiva, si no es la idea de “ayuntamiento” convocada por Oliva para tratar de las potencias del alma y la noción de posibilidad. El carácter dinámico de la escalera y la actitud de Dinarco se encuentran estrechamente unidos a esta perspectiva antropológica. Aun con la apelación a la divinidad, la visión de Oliva se vincula a una concepción humanista, versión laica (no atea) de la noción de “libre albedrío” y acorde con un materialismo de raíz epicúrea en lo que toca a la movilidad, pero con un peso determinante de la voluntad (“El hombre es lo que quiere”, supra, n. 19). Es justamente esa potencia del alma la que, a partir de la potencialidad esencial del hombre, le permite transitar por los planos de la feritas, la humanitas y la divinitas, en un camino de ascenso o en el inverso. El “yo sé quién soy […] y sé que puedo ser” del hidalgo-caballero (Quijote, I, v) no se encontraba muy lejos de esta raíz humanista, en línea con la afirmación de ser el hombre hijo de sus obras.

  • 23 Erich Fromm (El miedo a la libertad, Buenos Aires: Paidós, 1957) pone en relación la actitud ante l (...)

12 La concepción antropológica de Oliva y su síntesis (que no mera suma) de las posiciones de Inocencio III y Pico de la Mirandola, tiene, como es obvio, una dimensión ontológica, pero también ética y retórica, y estas dos últimas van íntimamente unidas. La indeterminación implica, con sus riesgos, un sentido de la libertad23 y un discurso adogmático y abierto, en el que la elipsis (la forma retórica del silencio) opera a la vez como respuesta y como estructura argumentativa. La función propedéutica de la interrogación socrática, que busca despertar la reflexión del interpelado tiene mucha relación con este procedimiento, y no sólo por su separación de un estilo asertivo. La oportuna caída de la noche y la consiguiente retirada de Dinarco hace de la suya una respuesta tácita, remitida al espacio de reflexión de la noche y la lectura. Más allá de la alabanza de los dos discursos, el colocado en posición de juez declina pronunciarse y dar sentencia. No es pereza, precipitación o accidente. El silencio del autor es voluntario y consciente, porque responde a la respuesta implícita que para él tiene la cuestión. No se limita a un silencio llamativo y aun problemático; se trata de una significativa opción, de una trascendencia tanto literaria como conceptual a partir del juego de la paradoja: el autor y su criterio se hacen presentes justo a partir de su silencio y de su ocultamiento, que, al hacerse tan ostensibles, cuestionan el grado cero de la ausencia de narrador en el género diálogo, llevándolo desde su elemental nivel de marca formal a las implicaciones más trascendentes de la condición dialéctica. Auteur caché, por mostrarse en tal condición con su llamativa opción retórica, Oliva demuestra en su dejación formal su dominio profundo sobre el texto y una condición autorial que se hace tanto más patente cuanto más parece disimularse detrás del silencio y la elipsis.

  • 24 Lucien GOLDMANN, Le dieu caché: étude sur la vision tragique dans les Pensées de Pascal et dans le (...)

13En una obra ya clásica Lucien Goldmann24 desarrolló la noción de dieu caché y la dotó de productividad crítica. El objetivo de su obra era iluminar el sustrato ideológico compartido por el pensamiento de Pascal, Racine y Kant. El autor parte para ello de una noción de raíz bíblica retomada por el autor de las Pensées, la imagen del deus absconditus. El crítico muestra su plasmación en la obra de los autores mencionados como el resultado de la fase de consolidación de una burguesía en desarrollo frente a los modelos aristotélico-tomista, de un lado, y platónico-animista o naturalista, por otro. Su análisis pone en relación el abandono de estos modelos sistemáticos en favor de un racionalismo en el que se forjan las nociones del individualismo y del espacio infinito, hasta concluir en la visión trágica derivada de la falta de asideros metafísicos. Oliva y su obra se sitúan en la fase inicial de un racionalismo de base humanista y apegado, por tanto, a un cierto naturalismo. En su horizonte, sin llegar a desaparecer del todo, se aprecian los síntomas de un incipiente desapego de la divinidad y de su valor de justificación, apenas una más entre otras que se encuentran sometidas a crítica y revisión. Nada queda ya de ella en el epicureísta discurso de Aurelio; cuando aparece en el de Antonio, con el argumento de la semejanza humana con Dios, el resultado dialéctico reproduce el de la tensión cristiana entre Caída y Redención. Por esta vía la doble vía de argumentación en el Diálogo compone un cierto reflejo de la ortodoxia, pero la imagen no es nunca la realidad reproducida.

  • 25 Juan Huarte de San Juan, Examen de ingenio para las ciencias (Baeza, 1575); y Nueva filosofía de la (...)
  • 26 Véase, junto a la bibliografía citada en el artículo, Antonio ESPIGARES PINILLA, “Voluptas, Vitium (...)

14La distancia de la seguridad dogmática no era sólo un problema para el censor. Al asumir la condición problemática de su concepción y un sentido dramático propio de la estructura dialéctica, y en concreto de la elegida para su obra, Oliva abre una reflexión sobre la naturaleza del hombre que iría adquiriendo carácter científico y forma tratadística en las manos de Huarte de San Juan y Sabuco25. En las suyas, con la abierta contraposición de los discursos de sus personajes, el humanista cordobés adopta una perspectiva propia de un mundo de posibilidad, de opciones problemáticas, como las fijadas en los tópicos contemporáneos del bivio o de Hércules ante la encrucijada26. Es la opción de un hombre que puede subir en la escala del ser o dejarse caer en el abismo, que puede resignarse a la miseria hominis o labrarse su dignitas. Como un antecedente del dieu caché de Goldmann, el silencio de Dinarco y la resistencia de Oliva a dar una conclusión cerrada suponen una remisión de la decisión a cada uno de los individuos, sin posibilidad de solución genérica, porque las potencias del alma pueden ser equivalentes, pero no son iguales los usos que se hacen de ellas. Antecedente del individualismo moderno, la propuesta de Oliva trasciende los modelos aristotélico-tomista y platónico-animista y abre un espacio infinito, el de la posibilidad, con un sentido conflictivo de la libertad, que, ciertamente, puede devenir en tragedia, según concluye Goldmann para el siglo siguiente, pero no es esta la única opción para el humanista. Con su renuncia a una definición unívoca, el Diálogo e la dignidad del hombre deja también espacio para un proyecto esperanzador, como el manifestado por el autor en otros textos a través de la ciencia y la tecnología. Entre la versión laica de la caída y la de la salvación, entre la tragedia y un sentido positivo de la libertad, el ser humano puede acceder al plano de lo sublime. Y una de las cualidades de lo sublime es la indecibilidad, a la que bien cabe adscribir el silencio de Dinarco, quizá como la más eficaz de las estrategias argumentativas, la más favorable a la proyección dialéctica.

  • 27 En los textos dramáticos de Oliva predominan las versiones de los tragedógrafos, pero destaca su ve (...)
  • 28 Para una actualización de la biografía del humanista y el peso de su mentalidad científica y técnic (...)

15Al difuminarse como autor en los pliegues del texto, tras la ausencia del narrador y con el silencio del juez, Oliva reproduce y (des)materializa la conciencia de un mundo sin una instancia determinante y propone una lectura de la condición humana a partir de un sentido de la libertad de carácter dramático, también en el sentido literario. Entre tragedia y comedia, el diálogo acentúa su parentesco con el texto dramatúrgico27, sólo que ahora el conflicto no está en la acción de los personajes en su condición mimética, sino que se plasma en la contraposición de discursos y se traslada al lector sin una solución de cierre. En última instancia, el Diálogo trata de un asunto que le concierne directamente y en el que tiene que adoptar sus propias decisiones, y no sólo intelectualmente, en el acto de lectura. Ante la doble y complementaria posibilidad de ascender hasta la cumbre o precipitarse en la sima, la grandeza del hombre consiste justamente en su indeterminación y en su capacidad de devenir, de llegar a ser lo que se proponga y lo que construya con su esfuerzo. El discurso de Antonio, no en balde situado en segundo lugar, tras el negro panorama pintado por Aurelio, sitúa en su eje los emblemas renacentistas del homo faber y el homo loquax (bien destacados en las marginalia de Cervantes de Salazar), y Oliva dedica un amplio espacio al desarrollo de dos ideales que él materializó en su obra y en su propia actitud vital, como hombre de letras volcado en la vida social, con sus puestos académicos, sus proyectos para la mejora de su ciudad natal, su acercamiento narrativo al descubrimiento y la conquista del Nuevo Mundo y, truncado por su prematura muerte, la educación del príncipe, el futuro Felipe II. Clave y razón en el discurso de su personaje, lo fueron también en su propio proyecto vital, de modo que el silencio de Dinarco no puede traducirse en una visión pesimista, sino todo lo contrario. Otra cosa es que el hombre no se encuentre su dignidad como algo otorgado; debe construirla con el esfuerzo de su razón y sus obras28.

16La razón del humanista loquax se plasma en el despliegue de los dos discursos antitéticos y en su estructura retórica y argumentativa, que refuerza en su marcado paralelismo el valor de su construcción, además de equilibrar el valor oratorio de las dos piezas discursivas y contrapesar equilibradamente cada uno de los motivos de su razonamiento. De este modo el lector se encuentra ante una doble tesis o, de manera más precisa, una tesis de doble cara, quaestio in utramque partem. Desasistido de una sentencia conclusiva, se ve abocado a la construcción de una síntesis personal, la respuesta más positiva concebida por Oliva para dar respuesta al problema suscitado en torno a la naturaleza del hombre.

17La contrapuesta “solución” adoptada por Cervantes de Salazar para dar una respuesta a la interrogación abierta revela en sus mecanismos la trascendencia de las omisiones sobre las que Oliva construye su discurso, integrando tanto palabras como expresivos silencios. Apunta el primer editor como introducción a su continuación:

en persona de Dinarco, que había de ser juez, torné a tratar lo mismo que Aurelio y Antonio dijeron, por tal manera que parece haberles faltado de decir lo que yo aquí escribo (“Epístola nuncupatoria”, en Obras, 1546, f. Aiii rº).

18Con este preámbulo, verdadera intromisión autorial, Cervantes de Salazar contrapone lo dicho y lo escrito, la conversación de los personajes y el diálogo que compone en escritura, la ficción y la realidad. Verdadero deus ex machina, no sólo manipula a los personajes: los convierte en sus máscaras, como evidencia al afirmar que Dinarco es sólo su portavoz. Lo que le encomienda no es otra cosa que “tratar lo mismo” que ya habían dicho los otros interlocutores, es decir, volver sobre cada uno de los puntos del debate, para dejarlo cerrado. La razón también la expresa inequívocamente, no manifestando ninguna duda sobre el “haberles faltado de decir lo que yo aquí escribo”. Así, el continuador no sólo asume la función de “juez”, sino también la de un autor que edita y amplifica el texto previo, y al hacerlo reduce al máximo el espacio de sentido que el original había creado y que su autor había potenciado al seguir una estrategia basada en disimular su intervención.

19 El negativo de Cervantes de Salazar revela los perfiles del original. Al neutralizar las marcas del autor-narrador, el diálogo se desarrolla ante el lector con la fuerza de la enargeia, sin desdoblamiento de planos ni introducción de distancia, de modo que queda interpelado directamente. El autor no se manifiesta en un personaje en concreto, sino que hemos de componer su voz en la polifonía resultante, incluidos los silencios, sin dejar referencias explícitas en las que el lector pueda acomodar su juicio. Este no se encuentra expreso en el texto, pues el juez no ejerce como tal, y el autor no ha manifestado una inclinación decisiva por uno de los interlocutores y su discurso. Auteur caché, Oliva deja el texto abierto y al lector a la intemperie, en las antípodas de la actitud doctrinal de muchas de las muestras del género diálogo. Sin embargo, su disimulo no es una forma de abandono o dejación, sino la forma más elaborada de su intervención retórica. Su silencio es la sutil forma de estrategia argumentativa que responde a las necesidades de su pensamiento. El mutis de Dinarco culmina la elaboración artística y literaria del diálogo.

20 No es esta la única paradoja del texto. Una serie de ellas se encadenan para poner en relación la estrategia del auteur caché con una forma de afirmación autorial. Nos detendremos en algunas de estas paradojas a modo de conclusión. La primera de ella se sitúa en el plano de los personajes: la capacidad argumentativa de Aurelio, destacada en la excusatio de Dinarco, desmiente su propia formulación y ofrece una muestra práctica de la dignidad del hombre, pues nadie que se expresa así puede considerarse el más bajo de los seres. Homo loquax, el hombre manifiesta su capacidad de razonamiento, y con ella desmiente mucho de los argumentos utilizados, pues con ellos se coloca en uno de los niveles más altos de la escala de lo creado. La utilización por Antonio de la misma estructura retórica va más allá de una directa contestación a cada uno de las afirmaciones de su oponente en el debate; es el reconocimiento más claro de la dignitas de su discurso y, por ello, el desmentido más rotundo a su posición acerca de la condición humana. Y puede rebatirlo sin una manifestación expresa por parte de Oliva.

  • 29 Tras indicar al margen “Hasta aquí llegó el maestro Oliva; lo que adelante hasta el fin se sigue co (...)

21La intervención de Cervantes de Salazar está movida por una ambición de reconocimiento, muy relacionada con su actitud editorial y su voluntad de presencia pública a través de la imprenta. Se relaciona con el motivo de la fama expuesto en su discurso de continuación y cierre29. Paradójicamente, es en la actitud de discreta retirada por parte de Oliva donde se aprecia la ambición del escritor que explora y explota las posibilidades en el espacio de la escritura y sus márgenes para llevar a la práctica la propuesta conceptual acerca de los valores del hombre. Si el sentido de su texto queda, por su silencio, en manos del lector, la perfección de su texto se encuentra en la del escritor, como queda en la del hombre el desarrollo de su dignidad.

  • 30 Véase P. RUIZ PÉREZ, La rúbrica del poeta. La expresión de la autoconciencia poética de Boscán a Gó (...)

22Como paradoja final, el autor escondido hace del vacío una revelación, y no sólo en lo que toca al sentido de la respuesta al problema suscitado. En el silencio de Dinarco se revela la maestría de Oliva y una suerte de firma, la firma camuflada de un autor moderno30 en su ejercicio de exploración de las estrategias argumentativas del género diálogo.

Haut de page

Notes

1 Todas las cosas ser criadas a manera de contienda o batalla dice aquel gran sabio Heráclito en este mundo: ‘Omnia secundum litem fiunt’”; cito por Fernando de ROJAS (y “antiguo autor”), La Celestina. Tragicomedia de Calisto y Melibea, ed. Francisco J. Lobera et al., Barcelona: Crítica, 2000, p. 15

2 Un reciente volumen profundiza en las implicaciones del modelo, Sátira menipea y renovación narrativa en España: del lucianismo a “Don Quijote”, ed. Pierre Darnis, Elvezio Canonica, Pedro Ruiz Pérez y Ana Vian Herrero, Bordeaux/Córdoba: Presses Universitaires de Bordeaux/UCOPress, 2017. La valoración de sus rasgos y de su incidencia en los modelos narrativos puede servir de propuesta metodológica extensible a otras modalidades del diálogo a partir de sus raíces grecolatinas. Para una actualización de los estudios sobre el género, junto al repertorio y edición de sus textos, es de consulta obligada la web del equipo Dialogyca http://www.dialogycabddh.es.

3 El de Jacqueline Ferreras, Los diálogos humanísticos del siglo XVI en lengua castellana, Murcia: Universidad de Murcia, 2003, sigue siendo el panorama más extenso del género; véase también, por su valor de síntesis, Jesús Gómez, El diálogo en el Renacimiento español, Madrid: Cátedra, 1988; y El diálogo renacentista, Madrid: Laberinto, 2000.

4 Yo no tengo más que juzgar –concluye– de tenerte, Antonio, por bien agradecido en conocer y representar lo que Dios ha hecho por el hombre, y preciar también tu ingenio, Aurelio, pues en causa tan manifiesta hallaste con tu agudeza tantas razones para defenderla. Y vámonos, que ya la noche se acerca, sin darnos lugar que lleguemos a la ciudad, antes que del todo se acabe el día”. El breve parlamento está tan lleno de silencios como de sugerencias y sirve para cerrar la obra en la redacción que dejó Fernán Pérez de Oliva. Cito por Las Obras del maestro Fernán Pérez de Oliva, que su sobrino Ambrosio de Morales hizo imprimir en Córdoba, por Gabriel Ramos Bejarano, en 1586; la cita en f. 30 rº y vº; modernizo grafía y puntuación. Hay edición moderna en Fernán PÉREZ DE OLIVA, Diálogo de la dignidad del hombre. Razonamientos. Ejercicios, ed. Mª Luisa Cerrón Puga, Madrid: Cátedra, 1995.

5 Véase Consolación BARANDA, “Marcas de interlocución en el Diálogo de la dignidad del hombre de Fernán Pérez de Oliva”, Criticón, 81-82, 2001, p. 271-300.

6 La Celestina, ed. cit., p. 9

7 Obras que Francisco Cervantes de Salazar ha hecho, glosado y traducido, Alcalá de Henares: por Juan de Brocar, 1546.

8 Consolación BARANDA, “De Pérez de Oliva a Cervantes de Salazar: homenaje y traición”, Ínsula, 674, 2003, p. 22-24.

9 El apretado frontispicio detalla con analítica precisión un contenido marcado por las distintas vías en que el compilator se convierte en convierte en commentator y prácticamente en auctor (de acuerdo con la terminología medieval; véase Anne BERTHELOT, Figures et fonction de l’écrivain au XIIIe siècle, Université de Montreal/ París: Vrin, 1991): “La primera es un Diálogo de la dignidad del hombre donde por manera de disputa se trata de las grandezas y maravillas que hay en el hombre y, por el contrario, de sus trabajos y miserias, comenzado por el maestro Oliva y acabado por Francisco Cervantes de Salazar. La segunda es el Apólogo de la ociosidad y el trabajo […], compuesto por el protonotario Luis Mejía, glosado y moralizado por Francisco Cervantes de Salazar. La tercera es la Introducción y camino para la sabiduría […], compuesta en latín por el excelente varón Luis Vives, vuelta en castellano con muchas adiciones que al propósito hacían por Francisco Cervantes de Salazar”. Junto a la insistencia en el nombre de quien se reclama autor (“Obras que ha hecho…”), destaca la variedad de procedimientos empleados y reseñados: acabar, glosar y moralizar, traducir e interpolar, todas ellos formas de intervención en lo que ya es un hipotexto.

10 Tras la citada edición de 1546, y ya en el virreinato americano, el escritor insiste en sus mecanismos al añadir algunas muestras propias a los diálogos latinos de Vives en sus Commentaria in Ludovici Vives exercitationes in Lingua Latina (México, apud Joannem Paulum Brisensem, 1554); y los aplica en la composición de su manuscrita Crónica de la Nueva España (1575), apoyada en las Cartas de relación de Hernán Cortés y en la Historia general de las Indias de López de Gómara, así como en su obra anterior sobre la misma materia Túmulo imperial de la gran Ciudad de México (México, por Antonio de Espinosa, 1560).

11 El tratado ascético que se difundiría impreso a partir de 1477 con el título de De contemptu mundi, sive De miseria conditionis humanae fue compuesto en el siglo XII por Lotario di Segni antes de acceder al papado con el nombre de Inocencio III. Giovanni Pico della Mirandola compone en 1486 la Oratio de hominis dignitate; su texto completo, con el título de Oratio elegantissima, se incluye en las Opera Omnia (1496), dos años después de la muerte del humanista italiano, a iniciativa de un pariente suyo, Gian Francesco Pico. La adición “de hominis dignitate” es fruto de ediciones posteriores.

12 La observación procede de C. BARANDA, “Marcas de interlocución…”, art. cit. Sus atinadas observaciones apuntan hacia uno de los problemas que, posiblemente, estarán en la raíz de la intervención censora, como apuntamos más adelante.

13 […] nos vamos a la ciudad. Allí moveremos otras pláticas, que, siendo honestas y aplacibles, no sean tan graves como las pasadas. Haremos como los filósofos que no filosofaron menos cuando se ocupaban en cosas alegres”, en Obras, 1546, ed. cit., f. lxxix vº.

14 Ambos artículos se recogen en el monográfico Miseria y dignidad del hombre en el Renacimiento, Ínsula, 674, 2003: Isabel CLÚA GINÉS, “El De Contemptu Mundi de Inocencio III y la miseria de la condición humana”, p. 3-6; y Mª José VEGA RAMOS, “Miseria y dignidad del hombre en el Renacimiento: de Petrarca a Pérez de Oliva”, p. 6-9.

15 Las obras del maestro Fernán Pérez de Oliva, Madrid: en la imprenta de Benito Cano, 1787, 2 vols.

16 Véase Mª José VEGA RAMOS, “Aurelio o el epicureísmo. Una lectura crítica del Diálogo de la dignidad del hombre de Hernán Pérez de Oliva en su contexto europeo”, Studia Aurea, 3, 2009, p. 105-136.

17 Se reúnen varias perspectivas sobre esta relación en Ana VIAN HERRERO, Mª José VEGA y Roger FRIEDLEIN (eds.), Diálogo y censura en el siglo XVI (España y Portugal), Madrid: Iberoamericana, 2016.

18 Tras las obras de su tío (intercaladas con textos y paratextos propios), Morales dispone quince discursos suyos “sobre distintas materias”, otro sobre una divisa para don Juan de Austria, su traducción de la Tabla de Cebes y un discurso del licenciado cordobés Pedro de vallés.

19 Cervantes de Salazar lo señaló sin ambages en una de sus marginalia al discurso de Aurelio: “El hombre es lo que quiere” (Obras, 1546, f. xii rº).

20 Véase Santiago SEBASTIÁN y Luis CORTÉS, Simbolismo de los programas humanísticos de la Universidad de Salamanca, Universidad de Salamanca, 1973; y Luis CORTÉS VÁZQUEZ, “Ad summum caeli”. El programa alegórico humanista de la escalera de la Universidad de Salamanca, Universidad de Salamanca, 1984.

21 Se trata de los rótulos latinos colocados en el dintel de las aulas de las distintas cátedras, apuntando una clave ética o intelectual de su ejercicio. Morales abre con ellos el volumen de 1586, retomando su simbología de vía de acceso; sustenta así la dignidad de su tío, su dominio del latín, su maestría en una variedad de disciplinas y la altura de su reflexión. Para el diseño compositivo del volumen y su sentido véase Pedro RUIZ PÉREZ, Fernán Pérez de Oliva y la crisis del Renacimiento (1986), Universidad de Córdoba, 2008, http://helvia.uco.es/xmlui/handle/10396/184 (última consulta el 3 de octubre de 2017).

22 Luis CORTÉS VÁZQUEZ, op. cit.

23 Erich Fromm (El miedo a la libertad, Buenos Aires: Paidós, 1957) pone en relación la actitud ante la libertad con la radical escisión que en años cercanos a la escritura de Oliva introduce la Reforma en la mentalidad europea y sus actitudes ante la determinación.

24 Lucien GOLDMANN, Le dieu caché: étude sur la vision tragique dans les Pensées de Pascal et dans le théâtre de Racine, París: Gallimard, 1971.

25 Juan Huarte de San Juan, Examen de ingenio para las ciencias (Baeza, 1575); y Nueva filosofía de la naturaleza del hombre (Madrid, 1587), aparecida primero a nombre de Oliva Sabuco de Nantes y Barrera, aunque posteriormente reclamó la autoría su padre, Miguel Sabuco; sin una conclusión definitiva, la crítica vuelve hoy a la atribución primera.

26 Véase, junto a la bibliografía citada en el artículo, Antonio ESPIGARES PINILLA, “Voluptas, Vitium y Virtus junto a Hércules: del texto a la imagen”, Revista de Estudios Latinos, 14, 2014, p. 141-164.

27 En los textos dramáticos de Oliva predominan las versiones de los tragedógrafos, pero destaca su versión del Amphitruo de Plauto, con su carácter tragicómico y toda la simbología ligada a Hércules y su nacimiento, con elementos como la confusión de identidades entre el hombre y la divinidad o el horizonte heroico del hijo de Júpiter y Alcmena.

28 Para una actualización de la biografía del humanista y el peso de su mentalidad científica y técnica, véase Fernán PÉREZ DE OLIVA, Cosmografía nueva, ed. Cirilo Flórez Miguel et al., Salamanca: Universidad de Salamanca/Diputación de Salamanca, 1985; para la conciencia de su trayectoria y su orgullo intelectual, Pedro RUIZ PÉREZ, “Construcción crítica y construcción autorial en Fernán Pérez de Oliva”, in: Grandes y pequeños de la literatura medieval y renacentista, ed. Emilio Blanco, Salamanca: SEMYR, 2016, p. 85-120.

29 Tras indicar al margen “Hasta aquí llegó el maestro Oliva; lo que adelante hasta el fin se sigue compuso Cervantes de Salazar” (Obras, 1546, f. Xxii vº) incluye un extenso parlamento sobre la fama y “sus provechos”, muy expresiva de la actitud y los valores de quien busca sumar su nombre al de los autores que edita.

30 Véase P. RUIZ PÉREZ, La rúbrica del poeta. La expresión de la autoconciencia poética de Boscán a Góngora, Valladolid: Universidad de Valladolid, 2009.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Pedro Ruiz Pérez, « L’auteur caché: Pérez de Oliva y la dignidad del hombre », e-Spania [En ligne], 29 | février 2018, mis en ligne le 01 février 2018, consulté le 16 octobre 2018. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/27345 ; DOI : 10.4000/e-spania.27345

Haut de page

Auteur

Pedro Ruiz Pérez

Universidad de Córdoba

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals