Navigation – Plan du site
Stratégies argumentatives dans le dialogue espagnol du Siècle d’Or
Dialogo científico

Diálogo y arbitrismo. De Los diálogos de la fertilidad y abundancia de España al Despertador que trata de la gran fertilidad que españa solía tener, o ‘Cómo se desmonta un diálogo’

Consolación Baranda

Résumés

L'article s’occupe, en premier lieu, des stratégies argumentatives des Diálogos de la fertilidad y abundancia de España (1578), de Valverde Arrieta, travail précurseur de la littérature de l’arbitrisme. Il analyse ensuite les changements introduits dans la deuxième édition (Despertador que trata de la fertilidad.., 1581) qui concernent le titre, le dedicataire, les stratégies argumentatives et les éléments fictifs du dialogue. La comparaison des deux versions permet de constater que le processus de réécriture du travail vise à désactiver les marques génériques les plus pertinentes du dialogue littéraire, pour faire du texte un discours relié à celui des arbitristas. Le changement dans le type de discours affecte l'interprétation du texte – puisque le genre agit comme une clé herméneutique – et souligne la transformation des attitudes et des valeurs qui s'ouvrent au tournant du siècle.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este trabajo se integra en el marco del Proyecto de Investigación  MINECO/FEDER, nº ref. FFI2015-63703-P (“Dialogyca: Transmisión textual y hermeneútica del diálogo hispánico” (DIALOMYR). 2016-2018

Texte intégral

  • 1 La acepción de arbitrista suele incorporar cierto matiz peyorativo: “personas que elevaban memorial (...)

1En un trabajo fundamental sobre el arbitrismo, Juan Ignacio Gutiérrez Nieto menciona en la primera página esta obra de Juan Valverde Arrieta1:

  • 2 Juan Ignacio GUTIÉRREZ NIETO, “El pensamiento económico, político y social de los arbitristas”, en (...)

En 1578 se publicaba en Madrid una obra que tendrá gran influencia futura. Quizás escrita unos años antes, inmediatamente tras la deportación de los moriscos, lleva un título que preludia ya el de algunos arbitristas: Despertador, que trata de la gran fertilidad, riquezas, baratos, armas y caballos que España solía tener, y la causa de los daños y falta, con el remedio suficiente. Es decir, en el título encontramos tres puntos frecuentes en las obras arbitristas: conciencia de vivir en una situación peor y con tendencia a empeorar más; en segundo lugar, se señala la causa del empeoramiento; finalmente se ofrece el remedio. La obra no se dirige al rey y aunque deben ser las autoridades civiles las que pongan en marcha la solución propuesta, se alude al ‘bien público del reino’. Lo cual marcaría ya una primera diferencia. Hay otras2.

2En realidad, el libro editado en Madrid en 1578 tenía por título Diálogos de la fertilidad y abundancia de España, y la razón porque se ha ido encareciendo, con el remedio para que vuelva todo a los precios pasados y la manera de cavar y arar las tierras. El texto va precedido de un privilegio real para la publicación en Castilla con fecha de 26 de diciembre de 1576 y otro privilegio para Aragón, fechado en 16 de marzo de 1578.

3Podemos situar la redacción de los Diálogos de la fertilidad y abundancia de España entre 1572 y 1576, a partir de lo que dice uno de los interlocutores sobre la guerra de las Alpujarras:

al principio se tuvo en poco este levantamiento, pero el tiempo demostró diferente suceso del que se pensaba, porque después se creyó ser el fin más trabajoso y dañoso, hasta que por una muy singular traza de su majestad fue todo remediado y los moriscos presos y llevados a Castilla, y el reino pacificado y se va poblando de cristianos viejos (2v).

  • 3 Margarita Mª. BIRRIEL SALCEDO, “La agricultura del reino de Granada antes y después de la guerra: l (...)

4La provisión de confiscación de los bienes de los moriscos expulsados -previa a la repoblación- tiene fecha de febrero de 1571, pero el llamamiento a la población tuvo poco éxito y en octubre del mismo año hubo una segunda provisión de gracias ampliando ventajas y privilegios3.

  • 4 Actas de las Cortes de Castilla. T. VI. Contiene la parte segunda de las actas de las Cortes que se (...)
  • 5 Quizás por ello se produce un cambio en el dedicatario de la obra; el primero, Juan Díez de Fuenmay (...)

5Es en 1581 cuando aparece una nueva edición que lleva el título de Despertador de la gran fertilidad, cuya redacción debió ser muy próxima a la anterior pues ya estaba lista en 1579. Para esta segunda edición el autor solicitó una ayuda a las Cortes, como recogen las correspondientes Actas4. El 8 de julio se discutió sobre la petición de Valverde Arrieta para que se le concediese “alguna ayuda de costa para poder imprimir un libro que ha hecho tocante al bien de la república”, y uno de los procuradores pide que “traiga un cuerpo de los impresos al reino, con las adiciones que quiere imprimir de nuevo y el reino cometa a los cavalleros que le pareciere que lo vean y lo examinen” (p. 302). Algunos representantes se inclinaron a concederle 500 reales, otros ponen inconvenientes o rechazan la solicitud con argumentos varios: ya se le había concedido una ayuda en las Cortes pasadas, los labradores no necesitan estos consejos pues por experiencia saben cómo deben arar sus tierras (la agricultura es una simple técnica que no necesita aprendizaje teórico); según otros, el problema de la falta de fertilidad se debe a los “temporales y pocas fuerzas de los trabajadores”, mientras el más reacio afirma que hasta ahora no ha servido para nada el libro, y, habiendo consultado su opinión con agricultores, “se ríen de los fundamentos y presupuestos que pone, los cuales son tomados de los autores antiguos y extranjeros de esta tierra”. Finalmente, el Consejo Real decide que se le den los 500 reales, una vez rechazada la apelación en contra de uno de los procuradores (p. 432)5

6Las Actas de Cortes de años posteriores, de 1583 a 1585, confirman que la propuesta de Valverde Arrieta había sido oída:

Pedro Castañón y Alonso Díaz Navarro dieron cuenta cómo, en cumplimiento de su comisión, se habían informado de si era más conveniente el cultivar la tierra con bueyes o con mulas, y enviar algunos cuerpos de los libros que Juan Valverde Arrieta sobre este negocio ha impreso a las ciudades para que labren, y que habían informado personas graves cuán conveniente era el hacerse lo que pide el dicho Arrieta. Y habiendo tratado sobre ello, y entendido que su majestad había mandado hacer junta sobre este negocio, se acordó que los dichos Pedro Castañón y Alonso Díaz Navarro hagan diligencia para que se haga esta junta y se oiga en ella a algunas personas expertas en esto, y que al dicho Arrieta, para que se entretenga el tiempo que durare el tratar este negocio, se le libren 500 reales por esta vez, por ser pobre y ser este negocio de tanta calidad y tocante al bien público.

  • 6 Ibid. p. 613.

7Ordenan también que los 200 ejemplares entregados por Valverde Arrieta “se repartan entre los Procuradores en Cortes para que los envíen a sus ciudades y se den a cada ciudad onze”6.

  • 7 despertador, “metafóricamente se llaman las cosas que dan mucho cuidado, desvelan y despiertan del (...)
  • 8 Arrieta tendría muchos imitadores en los años siguientes, incluso los hubo que presentaron al Cons (...)
  • 9 Abundancia de comestibles, que a moderados precios tendrá España con la extinción de las mulas, y r (...)

8En esta segunda edición el cambio de título omite el género de la obra (diálogo) y con el término ‘despertador’ acentúa la urgencia del problema7. La nueva impresión es, de hecho, una versión distinta de la anterior, como veremos. Desde el año 1598 la versión del Despertador se publicó en cinco ocasiones a la largo del siglo XVII en un volumen misceláneo, junto con el Tratado de Agricultura de Alonso de Herrera y otros libros de agricultura8. Las dos obras más importantes del arbitrismo agrarista, el Gobierno de agricultura de Lope de Deza (1618) y la Restauración de la abundancia de España de Caxa de Leruela (1627), comparten la tesis de Valverde Arrieta y remiten a ella como autoridad en la materia; a finales del siglo XVIII Miguel de Maurueza Barreda publica una adición9.

  • 10 Luis Ortiz reclamó un porcentaje en el beneficio del impuesto sobre la saca de lana exportada que a (...)
  • 11 Margarita CUARTAS RIVERO, Arbitristas del siglo XVI. Catálogo de escritos y memoriales existentes e (...)

9En la segunda mitad del siglo XVI, proliferaron los textos escritos por gentes de muy variada condición social que ofrecen propuestas a las autoridades para incrementar los ingresos de la monarquía, en general estas propuestas se denominan avisos. La misma monarquía, progresivamente acuciada por la necesidad de ingresos, estimuló tales avisos con el señuelo de un porcentaje sobre los beneficios que proporcionaran, que, como señala Gutiérrez Nieto, rondaba el 4 por ciento10. El número de obras de este tipo es incontable; solo en el Archivo de Simancas, Margarita Cuartas Rivero11 ha catalogado casi 200 testimonios manuscritos conservados. En bastantes casos se solicita confirmación del porcentaje antes de dar a conocer el arbitrio, como Hernán Pérez Herrera, vecino de Toledo, que “pide cédula real de merced del quinto de lo que podría dar un aviso que declarará” (p. 5), otros reclaman lo que se les debe por avisos ya dados, aunque los hay que se contentan con obtener el pago del viaje de la corte a su lugar de origen: Juan Gutiérrez de Vera “suplica ayuda de costa para poder volverse a Sevilla de donde vino a dar ciertos memoriales de avisos” (p. 35). Vecinos sin datos sobre su profesión, escribanos, curas, licenciados, hasta una mujer y un alquimista ofrecen sus propuestas y parece que la promesa de pago no se hacía en balde, como vemos en una “Resolución del Consejo de Hacienda por la que se ordena paguen 500 ducados a Alonso Gutiérrez hasta que se vea el fruto de sus arbitrios” (p. 41).

  • 12 Las referencias al alza de precios son muy numerosas y se acentúan en la segunda mitad del siglo; l (...)

10A diferencia de este tipo de avisos sobre materias concretas, en los que dominan las propuestas monetarias y fiscales, el Diálogo de la fertilidad y abundancia ofrece una reflexión sobre un problema de carácter general –el encarecimiento12 y escasez de provisiones– y lo relaciona con las prácticas agrarias; por su alcance universal, se anticipa en dos décadas a la obra de Martín González de Cellórigo (1600), cuyo libro, preocupado por la “restauración de España y desempeño universal de estos reinos”, es para muchos el primer gran exponente del pensamiento arbitrista.

  • 13 Sara SÁNCHEZ BELLIDO, Diálogo sobre el comercio de Indias y extracción de la plata, (c. 1551), Dial (...)

11Por otra parte, entre los escritos de orientación arbitrista de la segunda mitad del XVI son muy escasos los que adoptan la forma de diálogo, solo cuatro; además de este que nos ocupa, el anónimo Diálogo de la moneda, el Diálogo sobre el comercio de Indias y extracción de la plata, de Juan de Cruzat (que también busca solucionar el problema de la salida de plata de los territorios de la monarquía), y otro diálogo de Valverde Arrieta, con el título de Paradojas. Todos ellos permanecieron inéditos13. Quizás también se pudiera considerar influido por la literatura de arbitrios el Tratado de remedio de pobres de Manuel Giginta (1579), quien había escrito previamente algunos avisos, pues en noviembre de 1577:

  • 14 M. CUARTAS RIVERO, op. cit., p. 17.

Miguel Giginta pide que sus avisos se remitan a algún ministro desocupado que los oiga y señale en su caso algún bien, porque hay muchos ministros que con sus ocupaciones no pueden atender a todo14.

12El diálogo parece género literario poco apropiado para los fines de la literatura arbitrista, cuyas propuestas se escriben en forma de memoriales o discursos dirigidos a receptores institucionales concretos, rey o a las autoridades, a quienes tienen capacidad de imponer los remedios. De hecho, este es rasgo peculiar señalado en la definición de arbitrista del actual DRAE:

persona que elevaba memoriales al rey o a las Cortes con propuestas de arbitrios de todo género para resolver problemas de la Hacienda y del Estado, enmarcadas frecuentemente dentro de planes o proyectos con rasgos extravagantes o utópicos.

Diálogos de la fertilidad y abundancia de España, y la razón porque se ha ido encareciendo, con el remedio para que buelva todo a los precios passados

  • 15 Pilar CUARTERO SANCHO, “Los autores grecolatinos de literatura científica, modelos literarios de la (...)
  • 16 A mí llaman Camileto, como quien dize cavallero o soldado. Iusti. –A mí dizen Iustino, como si dix (...)

13Valverde Arrieta expone sus ideas a través de una conversación entre dos personajes que se encuentran de manera fortuita15; uno de ellos, llamado Justino, es un jurista retirado a cultivar su heredad, portavoz de las ideas del autor; el otro, llamado Camileto, es un militar que regresa de la guerra de las Alpujarras y se pierde cerca de las tierras de Justino16.

14El diálogo está dividido en tres partes. La primera plantea el problema: el encarecimiento presente de todos los productos, frente a la fertilidad y barato de tiempos pretéritos; la segunda está dedicada a analizar la causa de tal encarecimiento y a proponer un remedio: se ha dejado de arar con bueyes para hacerlo con mulas lo que ha acarreado la pérdida de la productividad de la tierra y la desaparición de los pastos; la tercera parte expone cómo se debe arar la tierra, y aquí no me voy a referir a ella.

15La caracterización de los personajes es fundamental para la eficacia del diálogo. En este, los interlocutores pertenecen al mismo medio social, aunque hablan de agricultura no son labradores ni grandes propietarios de tierra -que solían ser nobles-, sino dos representantes de lo que la Política de Aristóteles calificaba de ‘mediano estado’. La elección no es inocente en absoluto. Justino conoce la materia de la que habla por su formación letrada y también por su dedicación a las labores del campo; Camileto, que ejerce la función de discípulo, es un capitán que después de haber caído prisionero de los turcos y estar en Constantinopla ha viajado por varios países; su experiencia le permite plantear preguntas, poner dificultades y proporcionar datos acerca de lo que ha visto en otras zonas del mundo, reforzando con ello la tesis de Justino. Aporta una forma de conocimiento complementaria, pues como dice en el texto “tres cosas hacen a los hombres sabios … letras, edad y camino”, ofrece diferentes perspectivas sobre el mismo asunto. Por otra parte, los personajes dejan al margen sus intereses particulares –soslayan la polémica entre armas y letras a la que se podía prestar su encuentro–; preocupados ambos por un problema de alcance general –el encarecimiento y escasez de provisiones–, entablan un diálogo cooperativo, y establecen desde el comienzo un punto de acuerdo previo: están movidos, según dicen, por el “apasionado amor de la patria” (3v). Queda asentado desde el comienzo que, en su búsqueda de las causas y remedio del encarecimiento, les mueve el bien general, el bien común.

16El diálogo transcurre a lo largo de un día en el campo, espacio predilecto de este género literario desde el mundo clásico, con una interrupción durante la comida, que les sirve de descanso. El soldado Camileto provoca el tema de conversación al comentar que “durante este motín y rebelión [de las Alpujarras] ovo alguna falta y carestía de mantenimientos, no sé yo si fue la causa la esterilidad de la tierra o qué” (2v). Justino responde que sería por tratarse de un motín imprevisto, “porque España hagoos saber que siempre fue tan fértil, abundante y barata como cualquier otra provincia”, afirmación que pone en duda el soldado ya que, dice, en otras zonas de Europa ha visto más abundancia. Comienza entonces una larga exposición de Justino acerca de la fertilidad y abundancia de España, motivo de las invasiones y guerras de quienes las codiciaron ya en época de Homero: el elogio –en la línea de la Laus Hispaniae de Isidoro de Sevilla– se apoya en multitud de referencias históricas. El panegírico tiene dos funciones: sirve de punto de partida para el desarrollo del asunto, pues en el pasado –a pesar de haber padecido guerras continuas que impedían cultivar más de un tercio de la superficie– “se sustentaban sin importar bastimentos”, lo cual destaca más la escasez y carestía del presente. Por otra parte, el elogio de la patria tiene una función retórica complementaria, sirve para reforzar la cohesión de los interlocutores y la adhesión de los receptores del libro.

  • 17 El castellano del siglo XVII, cuando reflexiona sobre la situación económica de España, tomaba aut (...)
  • 18 Hay que entender el término tasa, en la acepción de “precio determinado y cierto que pone la justic (...)

17Camileto pregunta entonces cuándo se produjo el cambio; es asunto ineludible en la literatura arbitrista; cuando se observa y analiza el presente en términos de decadencia respecto a una situación anterior: ¿qué período del pasado sirve de referencia? Ya desde la obra de González Cellórigo, el imaginario del siglo XVII no añora la época carolina, sino que remite al ideal de los Reyes Católicos, tanto en política como en situación económica17. Valverde Arrieta, en cambio, mira más atrás y el personaje de Justino fija el momento de inflexión a finales del siglo XIII, apoyándose en un dato concreto: la introducción de tasas en el precio del trigo18 es prueba de que la producción era insuficiente para la demanda. Desgrana entonces de manera prolija la progresiva alza de precios y llama la atención sobre su aceleración durante el siglo XVI. Tras haber agotado el planteamiento, termina la primera parte con un descanso en la conversación cuando llegan a la casa y, entre muestras de cortesía, se disponen a comer.

18La segunda parte se abre con el asombro de Camileto por la abundancia y variedad de los alimentos que le ha ofrecido Justino; la interrupción propiciada por la comida servirá para corroborar con los hechos la tesis del anfitrión: “todo arguye y manifiesta la fertilidad y abundancia”, cuando se sabe cultivar la tierra. Así, el reconocimiento de la buena práctica agrícola del propietario Justino es premisa necesaria para su función magistral en la conversación, para certificar su conocimiento acerca de la materia objeto de debate, a pesar de que antes ejerciera la profesión de jurista. Dispuestos a encontrar las causas de la actual carestía, hacen un repaso a las que las gentes suelen aducir para justificarla y las refutan sucesivamente; unos

dizen ser la causa el mucho dinero que ha venido de las Indias … y no puede ser eso así porque 300 años antes que viniese … se comenzó a encarecer y a sentir la falta de provisiones y mantenimientos … y si mucho dinero ha entrado mucho más ha salido por las continas y grandes guerras contra turcos, moros y luteranos, y otras… (p. 17);

otros dicen que la mucha gente que hay, mucha gente no, más comedores sí, después que se tomó Granada fue el descubrimiento de las Indias y han salido millares de hombres para ellas … y por mandado del rey católico salieron de Castilla 134.000 familias de judíos;

yo he oído decir que la mayor y más principal causa desto es que la tierra está cansada,

argumento que ambos rechazan porque no puede estarlo más en España que en Italia y otras partes “que hoy son muy fértiles y abundosas”.

19Refutados los argumentos más comunes, Justino despierta la curiosidad de Camileto mostrándose reticente antes de explicar su tesis:

Podría ser luego al principo pareceros cosa de burla, como han hecho otras muchas personas a quien lo he dicho, aunque después de oída y entendida la razón les ha parecido ser otra cosa.

20Tras asegurarse la atención de su interlocutor, llega al meollo del diálogo:

Digo, pues, que la causa más principal y total de toda esta perdición ha sido y es dejar de arar y sembrar con bueyes en lo más y mejor del reino y haberse introducido e inventado las mulas en su lugar … a lo cual, señor Camileto no hay respuesta ni réplica, como yo lo tengo muy bien experimentado.

21El militar, se declara convencido por los hechos, las pruebas de fertilidad que ha visto en la propiedad de Justino, y le concede la razón, pero pide explicaciones suplementarias para poder argumentarlo a su vez. En cierto modo pasa a desempeñar la función de colaborar con sus preguntas y observaciones con la tesis de su anfitrión.

22La denuncia de los perjuicios causados por el uso de las mulas para el cultivo de la tierra y la defensa de los beneficios de los bueyes se apoya en distinto tipo de argumentos.

  • 19 En el Despertador los números se multiplican, deja de importar la opinión de Camileto y desaparece (...)
  • 20 Miguel CAXA DE LERUELA, Restauración de la antigua abundancia de España, Nápoles: Lazaro Scorigio, (...)

23Los más abundantes descansan en razones económicas, en datos numéricos, y están todos en boca de Justino, el experto: la productividad de la tierra aumenta cuando se ara con bueyes, debido a que hacen surcos más profundos, por lo que la cosecha puede ser hasta un tercio superior a la que se obtiene utilizando mulas (cálculo confirmado por estudios contemporáneos de historia económica). También son menores los costes de los bueyes, se alimentan de hierba la mayor parte del año, mientras que las mulas consumen cebada, cuyo costo equivale a la tercera parte de lo que aran. Incluso como medio de transporte, para aquellos casos en los que la rapidez no sea imprescindible, ofrecen ventajas comparativas los bueyes respecto de las mulas. Los costos y beneficios respectivos se exponen mediante una sucesión de cálculos pormenorizados, lo que se denomina ‘tanteo’, con una sarta de números tan profusa en el afán de precisión cuantificadora que el propio Justino pregunta a su interlocutor, “¿Tengoos enfadado?”. (p. 45)19. La cuantificación como argumento fuerte es rasgo característico de la literatura arbitrista, que aprovechan para exagerar. En este caso, los números se exponen mediante intervenciones excesivamente largas para un diálogo que pretende en principio ser reflejo de una conversación real, la pregunta de Justino pretende salvaguardar esa ficción. Sin embargo, décadas más tarde Caja de Leruela en uno de los textos arbitristas más reconocidos, la Restauración de la abundancia de España (1624), elogia estos cálculos y los califica de “certíssima demostración arismética”20.

24A lo largo del texto se insiste en otro daño económico adicional relacionado con la preferencia por las mulas: con la subida del precio del trigo y la necesidad de cebada para sustentarlas:

  • 21 rompido, en la acepción de “arar por primera vez la tierra que no se había arado hasta entonces” (A (...)

por remediarlo todo han rompido21 para pan por los concejos y señores la mayor parte de las dehesas, pastos y montes, con codicia del subido precio del trigo, y como la tierra acude con tan poco, por la ruin y mala labor de las mulas … ha quedado el reino sin trigo, y sin pastos y sin montes, y por el consiguiente sin caballos y sin leña y madera y caza, etc. (p. 46).

25Justino advierte repetidas veces sobre los perjuicios de la creciente roturación de baldíos; como jurista, recuerda sucesivas pragmáticas que, desde Alfonso XI hasta las de 1551 y 1552 de Carlos V, ordenaban

volver a pasto lo ocupado, vendido y rompido de diez años atrás”, pero estas pragmáticas -dice- no lograron el objetivo de bajar el precio de la carne porque, en realidad, buena parte de esos pastos lo “ocupan, gastan y destruyen cada año 120.000 mulas (p. 47).

  • 22 Baltasar CUART MONER, “La oposición a Felipe II. Arbitrismo fiscal y arbitrismo político en las `Pa (...)

26Esta dimensión del diálogo tiene profundas implicaciones políticas, no solo económicas; en última instancia remite al sistema de propiedad de la tierra, asunto que desarrollará ampliamente en su diálogo inédito Paradoxas de Valverde Arrieta, donde propone la supresión de los mayorazgos22.

  • 23 ¿Dónde irán tus vacas niña, ´donde irán tus vacas, he’?”; las vacas de la virgo no quieren beber e (...)

27Junto a los argumentos basados en datos cuantitativos, se desarrollan otros que descansan en el prestigio de los bueyes a lo largo de la historia: los bueyes ya se mencionan en la Biblia, los antiguos los ofrecían en sacrificio a sus dioses, como muestra de aprecio, los representaban en las monedas. La estima y consideración que merecían también en España se manifiesta en su presencia en monumentos antiguos (toros de Guisando), en los escudos, la toponimia y los patronímicos. El capitán Camileto contribuye a aportar información, y evoca cantares populares de su tierra que elogian los bueyes. Ambos personajes acuden a sus recuerdos, alternándose en el uso de la palabra para reproducir refranes y cantares sobre los bueyes, concluyendo que “está el mundo lleno dellos, sin haber uno solo que haga mención de mulas”, “todo a propósito para probar más la abundancia de bueyes que antiguamente hubo”23.

  • 24 Augustin REDONDO, “Folklore, referencias histórico-sociales y trayectoria narrativa en la prosa cas (...)

28Es conocida la importancia que adquieren durante el siglo XVI los refranes -frente a los adagios o sentencias clásicas-, no solo porque varios autores cultos realizaron recopilaciones, como es el caso de Hernán Núñez, Espinosa, Horozco o Mal Lara, sino también por su presencia fundamental en multitud de textos literarios. A. Redondo afirmaba que la cultura renacentista se caracteriza por una nueva valoración de la cultura popular (al menos, en parte) y por la habilidad para dotar a la tradición folklórica de nuevos significados y funciones, como estudia en relación con el Lazarillo y el Viaje de Turquía. Incluso la encuesta de las Relaciones topográficas (realizada entre 1575 y 1580, años en que se redactó este diálogo), pregunta sobre “los hechos y dichos y otros cuentos graciosos que en los dichos pueblos haya habido”24. Camileto, el personaje militar del Diálogo, podía haber sido un buen informante en esta encuesta.

29Lo más notable del caso es la utilización de cantares y refranes antiguos en un diálogo como recurso argumentativo complementario para validar la tesis defendida. Con ello el autor apela a los afectos, a los sentimientos de los receptores y a sus propias experiencias para reforzar las demostraciones basadas en la evidencia y en los cálculos aritméticos. Adicionalmente, los personajes realizan una especie de juego de analogías con las letras de las palabras buey y mula que concluyen en su respectiva bondad y maldad intrínsecas.

30Un último grupo de argumentos se apoya en razones de ética social, ponen de manifiesto las indeseables consecuencias morales y sociales derivadas del exceso de mulas:

los labradores que labran con bueyes asisten a sus labores siempre, y así no pueden andar distraídos, como los de las mulas, que con el uso de la carretería no pueden asistir a sus labores y ansí se hacen holgazanes, viciosos y jugadores, y malcasados. Y las provincias que se labran con bueyes siempre asisten más en las iglesias los labradores… (p. 27).

31Ante el asombro de Camileto porque los ‘pobres labradores’ prefieran utilizar las mulas, a pesar de ser tan evidentes las pruebas de los beneficios de los bueyes, Justino explica que en algunos casos se debe a su ignorancia, pero

otros lo hacen por vanidad y pundonor … no se teniendo por honrado el que no tiene mulas … no osan deshacerse de ellas ni dejarlas de tener por el negro pundonor de honra y vanidad que no deja labradores ni señores que no ciega (41v-42r).

32Concluye que el exceso de mulas es responsable de que

vienen andar los caminos llenos de ladrones, y los hospitales de pobres y las calles llenas de mujeres de mal vivir, y las plazas de pícaros y no hay quien guarde ganado ni quiera ser pastor, y por su causa se han hecho más de mil hospitales en España.

33Para terminar, la conversación se centra en las propuestas para solucionar el problema, en los medios para conseguir que se vuelva a arar con bueyes. Como es obligado en la literatura arbitrista, el diagnóstico debe ir acompañado del remedio, y aquí surge la principal diferencia entre el diálogo de Valverde Arrieta y la mentalidad de arbitristas posteriores. Lo sorprendente del caso de Valverde Arrieta es el énfasis en las dificultades del remedio, hasta el punto de que dice Justino,

lo tengo casi por imposible, porque quien lo había de remediar … que son los pobres labradores, han puesto toda su fantasía y valer en arar con mulas, y en ello están tan ciegos que no alcanzan a entender el daño que les hacen (49r).

34Camileto no ve tal dificultad, propone, “que se mande ahorcar todas las mulas en un día” (49v), solución drástica propia de un militar acostumbrado a muertes y guerras, que también sirve de contrapunto humorístico por su manifiesto extremismo. Justino le hace ver la calamidad de las pérdidas económicas de tal solución y le desengaña acerca de la eficacia de disposiciones legales y medidas radicales, insistiendo en que

aunque los bueyes se podrían criar o haber en poco tiempo, los pastos y dehesas donde se habían de sustentar y pastar, están todos rompidos y labrados por los concejos o señores de ellos, y gran parte enajenados ya en poder de particulares (53v).

35La dificultad reside en la conciencia de que sólo se puede lograr la vuelta al cultivo con bueyes si se produce un cambio de mentalidad de los labradores, inconscientes de su daño porque está relacionado con uno de los valores más enraizados en la sociedad de la época, el equivocado concepto de honra: “la negra reputación o necedad que se les ha encajado de no ser honrado ni caudaloso el labrador que no tiene mula” (p. 57). El único remedio, ya experimentado, es modesto y lento: el ejemplo. Sólo se convencerá a los labradores si comprueban que la tierra arada con los bueyes proporciona más riqueza. Los labradores del entorno de la propiedad de Justino, estimulados por su ejemplo, a lo largo de pocos años han vuelto a arar con bueyes. Camileto lamenta que el recurso sea poco seguro, y pone un ejemplo contrario sucedido en su tierra, donde los labradores, tentados por hacer carbón,

de labradores se han hecho carreteros y vanse durmiendo y vuélvense roncando sobre sus carros, han alzado las manos de sus labranzas y dejado perder las viñas, sotos , … y rompidos los pastos … y hasta un pradillo que tenían donde se iban muchas fiestas a sus bailes y regocijos, etc. (57).

36Cuenta el ejemplo de un militar retirado que había hecho lo mismo que Justino en sus tierras y, sin embargo, no ha servido de ejemplo, porque los labradores

son tan bárbaros … que tienen creído y entendido que él es el que no lo sabe ni entiende por ser caballero … y si no fuera por ser hijodalgo y caballero … no osara ni se atreviera a dejar las mulas,

a causa de la reputación.

37Camileto, totalmente persuadido por lo que ha oído y ha visto, ante lo desalentador de las posibilidades de remedio, cierra esta parte recordando de nuevo las subidas de precios, el motivo inicial del diálogo:

  • 25 Esta intervención de Camileto desaparece en la versión del Despertador.

he estado días ha en una conversación con ciertas personas ancianas y de autoridad, decían: ¿qué es esto? Cada día se van encareciendo los bastimentos, porque de 30 años a esta parte se ha subido todo casi tres veces más, ¿qué hará de aquí a 20? Ya no lloramos los presentes, sino los venideros no podrán vivir, verná a valer el trigo por todo el reino a dos ducados … y todo así (p. 58)25.

38A partir de las conclusiones, poco optimistas, se puede comprender por qué Valverde Arrieta ha optado por la forma literaria del diálogo y no del memorial. La literatura arbitrista presupone el intervencionismo estatal, como subraya Gutiérrez Nieto (p. 253), la propia monarquía incentiva las propuestas con la promesa de una recompensa. Por ello, los textos que formulan los arbitrios se dirigen a las Juntas, los Consejos, las Cortes, el rey o a otras autoridades y eligen el formato del memorial o discurso, dando por supuesto que son tales instancias las responsables de llevar a la práctica los ‘remedios’ propuestos para corregir y restaurar la antigua prosperidad. Cuando el remedio no depende de una actuación pública o legislativa, las razones demostrativas no son suficientes, es preciso recurrir a la persuasión, entonces el diálogo es el género más adecuado para ello. El texto se dirige a todo tipo de lectores, porque son ellos, especialmente los propietarios de tierras, quienes pueden procurar la solución.

Despertador, que trata de la gran fertilidad, riquezas, baratos, armas y caballos que España solía tener, y la causa de los daños y falta, con el remedio suficiente

39En 1581 aparece una nueva versión con otro título y abundantes modificaciones que se formulan ya en los preliminares y composición del libro. La parca dedicatoria de la primera edición al licenciado Fuenmayor aludía con modestia a la “pequeña obra” y a las “primicias de mi trabajo”. La dirigida en 1581 a Antonio de Pazos, Presidente del Consejo Real, es mucho más larga y comienza afirmando con orgullo que “este presente libro es en general necessario a todas las tierras y en particular mucho más, sin comparación, a nuestra España, pues por él se dan avisos importantes a la honestidad, utilidad, abundancia y descanso” (a1r), porque “con estos avisos tendrá modo [España] de poder volver a su antigua abundancia” (a1v). La denominación de avisos aparece también en la cabecera de las páginas del libro, en lugar de la voz diálogo que figuraba en la edición anterior.

40La sustitución de marca de género pone de relieve la fuerte conciencia discursiva de Valverde Arrieta; en esta nueva versión quiere relacionar su trabajo con el de los autores de arbitrios o avisos, la denominación común para este tipo de escritos en la segunda mitad del siglo XVI.

41En consonancia con sus nuevas intenciones abundan los recursos retóricos característicos del arbitrismo y ya en la dedicatoria se enfatiza la extensión y profundidad de la crisis, sus males económicos y sociales; valga como ejemplo el símil que justifica el nuevo título de Despertador:

  • 26 Los arbitristas crearon un haz de imágenes de gran fortuna en la literatura del siglo XVII; si Valv (...)

En una noticia tan cierta y tan aprovada como es esta, que una tan noble y tan discreta nación como es la nuestra, padeciendo infinitos trabajos y miserias no se acuerde de sí y esté sepultada en un profundísimo sueño, salgo yo con este libro, que por esto solo le pongo nombre de despertador, para recordarle con cuatro cosas, que son las siguientes ...(A2v-A3r)26.

42¿A qué se debe este cambio? El Despertador de la fertilidad… está concebido para unos nuevos destinatarios, y para ello Valverde Arrieta realiza una minuciosa labor de reescritura que afecta a la estructura de la obra. El diálogo estaba dirigido a un colectivo amplio, lectores interesados por los problemas de la agricultura, su objeto era modificar los hábitos agrícolas, convencer mediante argumentos demostrativos y persuasivos de la necesidad de labrar con bueyes en vez de mulas. Como se decía páginas atrás, el texto de 1578 dejaba constancia de la gran dificultad de la tarea, algo que Justino consideraba “casi por imposible, porque quien lo había de remediar … que son los pobres labradores, han puesto toda su fantasía y valer en arar con mulas”. Parece que este pesimismo respecto a la eficacia final de la obra condujo al autor a reconsiderar el planteamiento, pues al final del Despertador, después de reiterar su admiración por la ceguera de los labradores, Camileto concluye:

  • 27 Los ejemplos son numerosos; “Camileto.– Quanto más os oyo, tengo mayor lástima de estos pobres labr (...)

Lo que aquí resta es suplicar humilmente a Dios nos perdone ... es no dexar un tan gran negocio al parecer e juizio de los labradores que oy España tiene, sino que los corregidores, governadores e magistrados tomen la mano y vean cómo se labra, como se hizo en Roma cuando se hizo la ley agraria (103v-104r) 27.

  • 28 Recuérdese que en las cortes se decidió repartir los ejemplares entre los Procuradores para que los (...)

43Cuando Valverde Arrieta consigue financiación de las Cortes para reeditar su obra con el apoyo del Consejo Real, convierte a estas instancias de poder en destinatarios últimos del texto28.

44Para ser escuchado por instancias superiores, el autor debe acreditar su cualificación, exhibiendo su competencia en la materia, por ello refuerza los argumentos procedentes de la historia, las citas de autores clásicos y de especialistas (con algunos pasajes en latín) y, especialmente los basados en datos, que tienen mayor apariencia de irrefutables. La amplificación de este tipo de argumentos afecta a todo el texto –en algunos casos se añaden varias páginas a las intervenciones de Justino en la versión anterior–, pero es más acusada en la segunda parte, donde se acrecientan los tanteos contables sobre gastos de bueyes y mulas hasta la desmesura. El afán de demostrar con hechos y datos la necesidad de que se adopte la propuesta del libro, le lleva a pormenorizar las cifras con tal exceso que parece hipérbole característica de las sátiras contra los arbitristas, propia de un “loco repúblico y de gobierno”, en palabras de El buscón.

45El incremento de datos históricos y numéricos va asociado a la eliminación de argumentos más débiles, dirigidos a los afectos y sentimientos. Mantiene la defensa del prestigio de los bueyes por la antigüedad de los cantares y refranes a ellos dedicados, pero no las analogías de letras, que tenían un componente obvio de juego, de entretenimiento. Resulta significativo el desinterés por los argumentos morales que denota la supresión de algunos pasajes; así, por ejemplo se omite al final de un párrafo la afirmación de que “las provincias que se labran con bueyes siempre asisten más en las iglesias los labradores” (27r) y se eliminan las críticas a los labradores que, conociendo las ventajas de los bueyes “no osan deshazerse dellas [las mulas] ni dexarlas de tener por el negro pundonor de honra”, anteponen “la vanidad al remedio de su perdición” y “han hecho honra y estimación de sus daños y desventura” (42r). En cierto modo, los excluye como destinatarios directos de la obra.

  • 29 ¿Avéys visto cómo se ha espantado y abovado mi gente de veros entrar? Parecen venados cuando les d (...)

46Formalmente, la necesidad de mostrar competencia en la materia se traduce en la preponderancia de la voz de Justino y su función magistral –como portavoz de las ideas defendidas por Valverde Arrieta– y la pérdida de relevancia de la figura del interlocutor Camileto; esto se traduce en un fuerte el desequilibrio entre las dos voces. La función del militar se desdibuja por completo debido a la omisión de muchas de sus intervenciones, tanto las preguntas que servían para precisar aspectos de la tesis de Justino, como los datos e ideas que apoyaban dicha tesis. A este respecto, es muy ilustrativa la desaparición de intercambios de cortesías entre los interlocutores, destinados a crear un tejido de ficción y a justificar verosímilmente las circunstancias del diálogo; a manera de ejemplo puede observarse en la supresión del final de la primera parte y casi dos páginas del comienzo de la segunda, cuando se interrumpe el diálogo para comer, y al final de la segunda, antes de la cena29, además de muchos otros pasajes. Omite también el remedio propuesto por Camileto, de que “se mande ahorcar todas las mulas”, uno de los escasos rasgos de humor en el texto. En ocasiones, la exclusión de algunos pasajes da la impresión de mayor precaución en el tono crítico, de cierta autocensura: ¿por qué suprimir la frase de que “si mucho dinero ha entrado [de las Indias], mucho más ha salido por las continuas y grandes guerras contra turcos, moros y luteranos”? (17r); también desparece la referencia al quebranto que supuso la expulsión de los judíos:

Y por mandado del rey católico salieron de Castilla ciento y veinte y cuatro mil familias de judíos, según Hernaldo Bernaldo, autor flamenco, y otros moros que passaron en África y otras partes (17v).

47Omite asimismo el lamento de Camileto sobre la angustiosa situación del presente

de treinta años a esta parte se ha subido todo casi tres vezes más, ¿qué hará de aquí a veinte? Ya no lloramos los presentes, sino los venideros, no podrán vivir... (58r).

  • 30 ¡Qué contento deve de quedar el señor Camileto paresciéndole no hay respuesta a su argumento! ¡Agu (...)

48A la omisión de los pocos intercambios de humor30 se une la de expresiones coloquiales, refranes y giros idiomáticos –del tipo “hablando de las tejas abaxo, como dizen” (18r) volvieron “al regosto” (6r)–, con lo que rompe importantes rasgos de complicidad y cercanía entre los interlocutores. Los cortes realizados en la versión del Diálogo también afectan a los cuatro pequeños relatos intercalados sobre la fuerza de los bueyes, en el Despertador solo queda uno. Resulta imposible dar cuenta de todos los ejemplos. Baste la muestra para observar que asistimos a un cuidadoso proceso de reescritura destinado a desmontar los elementos peculiares del diálogo, a desarticular su soporte ficcional, la “mimesis conversacional” (afortunada expresión acuñada por Ana Vian) y la cuidada caracterización del personaje de Camileto, cuya personalidad se perfilaba a través de las sucesivas intervenciones, muchas de ellas ahora cercenadas. Todo ello, junto a la prolija amplificación de los argumentos de Justino, se traduce en el predominio de este último, el portavoz del autor.

49En definitiva, la desconfianza en los labradores, por su ignorancia y equivocado sentido de la honra –y por la equivocada política sobre los baldíos– que afloraba en los Diálogos de la fertilidad, se transforma en convicción de que son incapaces de ejecutar el ‘remedio’ propuesto; en el Despertador se dirige a las autoridades para que sean ellas quienes impongan las normas necesarias para remediar el problema.

50La comparación entre las dos formas de discurso de estos textos ofrece indicios de una dervia ideológica y cultural que afecta a la literatura arbitrista del siglo XVII y algunas de sus contradicciones. La profunda crisis económica y social desató una enfermiza conciencia de crisis y, en esta situación, algunos individuos –los arbitristas- decidieron proponer a las autoridades variados remedios para salir de ella. El hecho de todos sus escritos se dirijan exclusivamente a las autoridades, como única instancia capaz de ejecutar tales remedios, no solo se debe a que en algunos casos las reformas exigían cambios legales; en el planteamiento está implícita la conciencia de que las estructuras políticas y económicas obstruyen las iniciativas particulares.

  • 31 David E. VASSBERG, Tierra y sociedad en Castilla: señores “poderosos” y campesinos en la España del (...)
  • 32 Alberto MARCOS MARÍN, España en los siglos XVI, XVII y XVIII, Economía y sociedad, Barcelona: Críti (...)

51El libro de Valverde Arrieta da cuenta de un fenómeno histórico bien estudiado. A lo largo del siglo XVI se produjo un aumento sostenido de la producción agrícola que se mantuvo hasta finales de los años 80; dicho aumento no estuvo unido a mejoras en el nivel técnico ni a una intensificación de la actividad sino a la extensión de la superficie cultivada, buena parte de ella terrenos de poca calidad, que al cabo de poco tiempo quedaban estériles. En el proceso se aceleraron los cambios mencionados por Valverde Arrieta; el motivo de la sustitución acelerada de los bueyes por las mulas fue la escasez de pastos y de mano de obra, pues como el trabajo con las mulas era hasta tres veces más rápido que el que realizaban los bueyes, se necesitaba también una tercera parte de trabajo humano; las mulas servían además como ganado de carga y facilitaban el transporte del labrador de una parcela a otra, lo que era especialmente importante en el caso de pequeños labradores en zonas de minifundio. La situación llegó a tal extremo que los bueyes desaparecieron de algunos lugares de Castilla a finales del XVI31. Al mismo tiempo, como señala con preocupación Valverde Arrieta, desde la década de los cincuenta y, sobre todo, en las de los setenta y ochenta “se enajenaron vastas extensiones de terrenos baldíos y comunales”, con la consiguiente pérdida de unos pastos que antes “se usufructuaban de balde o casi de balde”32.

  • 33 Un texto anónimo de 1594 denuncia que el abandono del campo se debe a la perpetuación de baldíos y (...)

52Los arbitristas del siglo XVII proponen medidas desde la percepción de pobreza, decadencia y despoblación del campo, unida al hundimiento de los precios de la tierra, lo hacen Gutiérrez de los Ríos, Lope de Deza, Pedro de Valencia, Caja de Leruela, Fernández de Navarrete y Lisón y Biedma33, entre otros. En 1578, y antes de que la crisis profunda diera la cara, Valverde Arrieta advierte que se ha llegado a un límite de producción mediante la extensión de cultivos; su propuesta –seguramente ingenua y limitada- pretende alertar sobre los riesgos de ese proceso y pone el énfasis en la necesidad de incrementar de la productividad de la tierra.

Haut de page

Notes

1 La acepción de arbitrista suele incorporar cierto matiz peyorativo: “personas que elevaban memoriales al rey o a las Cortes con propuestas de arbitrios de todo género para resolver problemas de la Hacienda y del Estado, enmarcadas frecuentemente dentro de planes o proyectos con rasgos extravagantes o utópicos” (DRAE); “persona que inventa planes o proyectos disparatados o empíricos, para aliviar la hacienda pública o remediar males políticos” (Diccionario Histórico de la Lengua Española, 1933-1936). En cambio, para Gutiérrez Nieto, muchos de ellos son “una legión de buenos pensadores políticos-económicos ... en cuya pluma la preocupación por España cobra acentos quizá de una sinceridad y pasión en ninguna otra etapa de nuestra historia superados”, Juan Ignacio GUTIÉRREZ NIETO, “De la expansión a la decadencia económica de Castilla y León. Manifestaciones El arbitrismo agrarista”, en El pasado histórico de Castilla y León, 2 vols., Burgos: Junta de Castilla y León, t. 2, p. 11-75, 1983 (p. 19). La bibliografía es muy amplia y dispar, por ello tienen especial interés los trabajos de Anne DUBET, “L'arbitrisme. Un concept d'historien?”, en Les Cahiers du Centre de Recherches Historiques (24, 2000), http://journals.openedition.org/ccrh/2062, y de Elena María GARCÍA GUERRA, “Entre la teoría y la práctica: el pensamiento arbitrista castellano durante la edad Moderna”, en V Jornadas científicas sobre documentación de Castilla e Indias en el siglo XVII, Madrid: Universidad Complutense, 2006, p. 183-205. Sigue siendo imprescindible la obra de Jean VILAR, Literatura y economía: la figura satírica del arbitrista: Madrid: Revista de Occidente, 1973.

2 Juan Ignacio GUTIÉRREZ NIETO, “El pensamiento económico, político y social de los arbitristas”, en José Mª. JOVER ZAMORA (dir.), El Siglo del Quijote (1580-1680), vol. 1, Religión, Filosofía, Ciencia, Historia de España Menéndez Pidal, tomo XXVI, Madrid: Espasa-Calpe, 1988, p. 234-351, p. 235.

3 Margarita Mª. BIRRIEL SALCEDO, “La agricultura del reino de Granada antes y después de la guerra: la propiedad de la tierra”, en Ernest BELENGUER (ed.), Felipe II y el Mediterráneo, 4 vols., Barcelona: Sociedad Estatal para la conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, 1, 1999, p. 153-166, p. 158 y 160.

4 Actas de las Cortes de Castilla. T. VI. Contiene la parte segunda de las actas de las Cortes que se juntaron en Madrid el año de 1579 / publicadas por acuerdo del Congreso de los Diputados, a propuesta de su Comisión de Gobierno interior, Madrid: Imprenta Nacional, 1867, p. 299-302.

5 Quizás por ello se produce un cambio en el dedicatario de la obra; el primero, Juan Díez de Fuenmayor, perteneció al Consejo de Órdenes, de Hacienda y de Cámara; en 1577 presidió el Consejo Real durante unos meses de manera interina, hasta que fue sustituido por Antonio de Pazos en 1578, que será el dedicatario de la segunda edición (Véase Ignacio Javier EZQUERRA REVILLA, Justicia y Gobierno en el siglo XVI. El Consejo Real de Castilla durante el reinado de Felipe II (1556-1598). Tesis doctoral: Universidad Complutense de Madrid, 1999, p. 437-441).

6 Ibid. p. 613.

7 despertador, “metafóricamente se llaman las cosas que dan mucho cuidado, desvelan y despiertan del olvido y descuido” (Autoridades).

8 Arrieta tendría muchos imitadores en los años siguientes, incluso los hubo que presentaron al Consejo el modelo agrario propuesto por aquel como proyecto original, como si lo hubiesen proyectado ellos, tal como hizo González de Tejada. Asimismo B. Ruiz Dávila en 1694 propugnaba el arado con bueyes”, J. I. GUTIÉRREZ NIETO, “De la expansión a la decadencia …” , p. 39.

9 Abundancia de comestibles, que a moderados precios tendrá España con la extinción de las mulas, y restablecimiento del ganado boyal, y caballar en la labranza, y conduciones de frutos. Discurso que servirá de adición al tratado de agricultura intitulado Despertador de Juan de Arrieta, Madrid: Imprenta Real, 1790.

10 Luis Ortiz reclamó un porcentaje en el beneficio del impuesto sobre la saca de lana exportada que aplicó Felipe II, M. GUTIÉRREZ NIETO, “El pensamiento económico…”, p. 241; véase también el texto de Juan Gómez de Bedoya, ibid. p. 241-244.

11 Margarita CUARTAS RIVERO, Arbitristas del siglo XVI. Catálogo de escritos y memoriales existentes en el Archivo de Simancas, Madrid: Instituto de Estudios Fiscales, 1981.

12 Las referencias al alza de precios son muy numerosas y se acentúan en la segunda mitad del siglo; lo que distingue a Valverde Arrieta es la propuesta de una solución concreta de validez general y asociada a las prácticas agrarias, en vez de hacerlo con los problemas de la moneda.

13 Sara SÁNCHEZ BELLIDO, Diálogo sobre el comercio de Indias y extracción de la plata, (c. 1551), Dialogyca BDDH20: Biblioteca Digital de diálogo Hispánico [en línea, 21/07/2017], http://iump.ucm.es/DialogycaBDDH/BDDH20/dialogo-sobre-el-comercio-de-indias-y-extraccion-de-la-plata-de-espana-en-tiempos-de-carlos-v/#8; Consolación BARANDA LETURIO, Diálogo de la moneda (c. 1552), Dialogyca BDDH277: Biblioteca Digital de diálogo Hispánico [en línea, 21/07/2017], http://iump.ucm.es/DialogycaBDDH/BDDH277/dialogo-de-la-moneda/ y Alejandro CANTARERO DE SALAZAR, Paradoxas (1583), Dialogyca BDDH236: Biblioteca Digital de diálogo Hispánico [en línea, 21/07/2017], http://iump.ucm.es/DialogycaBDDH/BDDH236/paradojas/

14 M. CUARTAS RIVERO, op. cit., p. 17.

15 Pilar CUARTERO SANCHO, “Los autores grecolatinos de literatura científica, modelos literarios de la literatura científica en castellano del Siglo de Oro”, Criticón, 58 (1993), p. 85-93, sostiene que la elección del género se debe, en muchos casos, a la influencia de los modelos clásicos. En el caso de las obras de agricultura, el diálogo de Varrón, De re rusticae, fue el modelo seguido por Agostino Gallo en las Vinti giornate dell' agricoltura et de piaceri della villa (la primera edición, de 1550, tenía solo 10 jornadas, el libro alcanzó las 20 en 1565), pero no se observa en Valverde Arrieta influjo de ninguna de estas obras.

16 A mí llaman Camileto, como quien dize cavallero o soldado. Iusti. –A mí dizen Iustino, como si dixésemos jurista o abogado, que parece que nos pusieron los nombres en la niñez conforme a lo que después avíamos de professar” (p. 2r).

17 El castellano del siglo XVII, cuando reflexiona sobre la situación económica de España, tomaba automáticamente como punto de referencia comparativa, como período a recuperar no el siglo XVI, sino la época de los Reyes Católicos”, Juan Ignacio GUTIÉRREZ NIETO, “De la expansión a la decadencia…”, p. 18.

18 Hay que entender el término tasa, en la acepción de “precio determinado y cierto que pone la justicia a las mercaderías o mantenimientos” (Autoridades); la fijación del precio del trigo por la administración pretendía contrarrestar las subidas de precio en épocas de escasez, de ahí que Valverde Arrieta asocie la escasez con las tasas.

19 En el Despertador los números se multiplican, deja de importar la opinión de Camileto y desaparece esta pregunta.

20 Miguel CAXA DE LERUELA, Restauración de la antigua abundancia de España, Nápoles: Lazaro Scorigio, 1631, p. 157.

21 rompido, en la acepción de “arar por primera vez la tierra que no se había arado hasta entonces” (Autoridades).

22 Baltasar CUART MONER, “La oposición a Felipe II. Arbitrismo fiscal y arbitrismo político en las `Paradoxas´de Juan de Valverde y Arrieta”, en Ernest BELENGUER CEBRIÀ, Felipe II y el Mediterráneo, I. Los recursos humanos y materiales, Madrid: Sociedad Estatal para la conmemoración de los centenarios de Felipe II y Carlos V, p. 505‑527.

23 ¿Dónde irán tus vacas niña, ´donde irán tus vacas, he’?”; las vacas de la virgo no quieren beber en el río, sino en bacín de oro fino”; “guárdame mis vacas carillejo, por tu fe, guárdame mis vacas que yo te abrazaré”. Es casi el único aspecto del libro que ha llamado la atención a la crítica, desde que Margit FRENK ALATORRE los citase en “Dignificación de la lírica popular en el Siglo de Oro”, Anuario de Letras, 2 (1962), p. 27-54, p. 41-42, y en “Refranes cantados y cantares proverbializados”, NRFH, 15 (1961), p. 151-168, p. 156-157. Daniel DEVOTO matiza las afirmaciones de Margit FRENK sobre alguno de estos refranes cantados en “Con la música a otras partes”, Bulletin Hispanique, 93.2, 1991, p. 261-342, p. 282.

24 Augustin REDONDO, “Folklore, referencias histórico-sociales y trayectoria narrativa en la prosa castellana del Renacimiento: De Pedro de Urdemalas al ‘Viaje de Turquía’ y al ‘Lazarillo de Tormes’”, en Actas del IX Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas 18-28 de agosto 1986, Berlín-Fankfurt am Main: Vervuert, 1989, p. 65-88.

25 Esta intervención de Camileto desaparece en la versión del Despertador.

26 Los arbitristas crearon un haz de imágenes de gran fortuna en la literatura del siglo XVII; si Valverde Arrieta ve a España sumida en en profundo sueño, González Cellórigo la considerará una “república de hombres encantados”.

27 Los ejemplos son numerosos; “Camileto.– Quanto más os oyo, tengo mayor lástima de estos pobres labradores que perecen presumiendo tener mulas. Roguemos a Dios les alumbre. Justino.– Y que se les mande, todo es menester” (p. 84r).

28 Recuérdese que en las cortes se decidió repartir los ejemplares entre los Procuradores para que los enviasen a sus ciudades.

29 ¿Avéys visto cómo se ha espantado y abovado mi gente de veros entrar? Parecen venados cuando les da el ayre de los perros; quiero ir a ver lo que han hecho. Vosotros dad recaudo a los cavallos y beved sendas vezes, vos, señor Camileto idos entre aquellos laureles ....” (17r y las dos siguientes); “que os quedéis por uno o dos días a gozar deste mi heredamiento, de su ribera y frescura, frutas, pescados de los estanques ... porque fuera del contento que recebiré de oír cosas nuevas y peregrinas, gozar de vuestra persona y conversación me será tan grande que no podrá ser mayor...” (31r-32r); “Mejor será, a trueque de dos leguas más o menos, que os quedéis aquí por esta noche, porque en la venta, después del mal aparejo de la comida, entiendo que no hallaréis cama o será muy mala... (42v), etc.

30 ¡Qué contento deve de quedar el señor Camileto paresciéndole no hay respuesta a su argumento! ¡Aguardad, pues!” (13r); “Puédese decir por vos, señor Justino, cada uno dize de la feria como le va en ella”. Justino.- Es así, que también dizen cada uno alaba sus agujas ...” (28r), etc.

31 David E. VASSBERG, Tierra y sociedad en Castilla: señores “poderosos” y campesinos en la España del siglo XVI, Barcelona: Crítica, 1986, p. 205 y ss.

32 Alberto MARCOS MARÍN, España en los siglos XVI, XVII y XVIII, Economía y sociedad, Barcelona: Crítica, 2000, p. 364-365.

33 Un texto anónimo de 1594 denuncia que el abandono del campo se debe a la perpetuación de baldíos y propone que se prohíba embargar bienes a los agricultores (J. I. GUTIÉRREZ NIETO, “De la expansión a la decadencia…” p. 302-303, p. 41 y 42).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Consolación Baranda, « Diálogo y arbitrismo. De Los diálogos de la fertilidad y abundancia de España al Despertador que trata de la gran fertilidad que españa solía tener, o ‘Cómo se desmonta un diálogo’ », e-Spania [En ligne], 29 | février 2018, mis en ligne le 01 février 2018, consulté le 27 avril 2018. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/27360 ; DOI : 10.4000/e-spania.27360

Haut de page

Auteur

Consolación Baranda

Instituto Universitario Menéndez Pidal, Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals