Navigation – Plan du site
Stratégies argumentatives dans le dialogue espagnol du Siècle d’Or
Modalidades discursivas

El discurso argumentativo en el Libro subtilísimo intitulado Honra de escribanos de Pedro de Madariaga Vizcayno, 1565

Jacqueline Ferreras

Résumés

Después de una breve presentación del autor y de su meta, se analiza la estrategia argumentativa de sus Diálogos que tratan de un tema del todo nuevo, propio de la modernidad: “la necesidad de saber escribir para todos los hombres”. Se pone de manifiesto cómo el autor encarna sus argumentos en los interlocutores mediante un discurso que denota su ser a través de su estar (abanico generacional innovador y contextualización geopolítica peninsular). Se recalca el arte narrativo con el que estas conversaciones callejeras incluyen al lector mediante una estricta economía discursiva con sus efectos de sorpresa y risa. Se insiste por fin en la variedad de los registros lingüísticos de Madariaga con una elección certera propia de la oralidad y sus referentes que remiten a una realidad ciudadana y su entorno campesino, mediante refranes, comparaciones y alguna que otra metáfora.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Unos años antes NÚÑEZ ALBA en su Dedicatoria a Doña María de Toledo definía así el género: “lo que (...)
  • 2 Valencia, Juan de Mey, 1565. BNM R/3782.

1Cuando ya se han publicado muchos diálogos y el género está de moda1, Pedro de Madariaga Vizcayno saca a luz, en 1565, el Libro subtilísimo intitulado Honra de escribanos2. Esta obra ofrece un doble interés. Primero el de su contenido por la novedad del tema para el cual no hay modelos. Una novedad que el autor reivindica y que tiene el interés, hoy, de ofrecer un testimonio sociológico podemos decir, del impacto social inédito de la imprenta con el desarrollo del oficio de escribano. El otro interés, mayor todavía, reside en su forma discursiva y modo de encarnar el tema en la vivencia conversacional ciudadana. La estrategia argumentativa de los interlocutores de estos Diálogos implica naturalmente los dos aspectos.

  • 3 Patrick CHARAUDEAU, Dominique MAINGUENEAU, Dictionnaire d´analyse du discours, París : Seuil, 2002, (...)

2Examinaré los textos en tanto que discursos, valiéndome de este enfoque de análisis que contempla la interacción elocutiva3 y resulta especialmente adecuado al estudio de esta oralidad escrita.

Autopresentación del autor y su obra

  • 4 Me ha parecido seguir la lección de la primera edición, 1565, Valencia, Juan de Mey, ya que la terc (...)
  • 5 Ver la misma observación en Alonso de OROZCO, 1544, Vergel de oración y monte de contemplación, en (...)

3En su Prólogo al lector Madariaga da unas pocas noticias sobre su vida y sobretodo comenta concretamente su propósito que resumiré. Estudió letras humanas y luego tuvo por maestro a Juan de Iciar, el famoso calígrafo vasco. Dice también su ambición personal y cómo encontró su propio camino. Quería destacar siendo el primero en dar a conocer una ciencia ignorada pero necesaria al bien común como hicieron Aristóteles, Cicerón y Quintiliano, Euclides y Nebrissa, y añade: “Sola esta excellentíssima facultad de la pluma vi desechada en un rincón, fuera de las artes liberales”4. A continuación el autor da cuenta de su consciencia del impacto de la imprenta y consiguiente evolución social con su sentimiento de la aceleración del tiempo5 y necesidad de aprender de prisa, lo que supone otra pedagogía. Desde este punto de vista recalca la eficacia y superioridad de la lengua vulgar. Insiste sobre su voluntad de vulgarización extrema con un método nuevo, eficaz y ¡sin recurrir siquiera a un maestro! Presenta su libro como el fruto de su labor y viajes de años por Italia, y de su experiencia pedagógica en la Universidad de Valencia y precisa:

en el año de 1562 los señores jurados y sapientíssimo senado Valenciano me dieron aula pública por auto de notario, para que diesse demonstración de lo que yo prometía.

4Así ancla de antemano su libro en un contexto vital a la vez personal y social, dando muestra de su arte comunicacional muy notable que ilustra el título completo de su obra Libro subtilíssimo intitulado Honra de escrivanos. Compuesto y experimentado por Pedro de Madariaga Vizcayno”.

  • 6 [Escribano]: “Este nombre compete […] a los que tienen oficio que ganan de comer por la pluma, dich (...)
  • 7 Ver Jacqueline SAVOYE-FERRERAS, “Un manuscrit ‘égaré’ et retrouvé de Antonio de Torquemada”, Langue (...)

5A estos datos, añadiré que el oficio de escribano aparece como un oficio nuevo según se deduce del Tesoro de Covarrubias que reserva una entrada a la palabra, mientras que cita el nombre de escribiente como un derivado en la entrada de Escribir. Dejando entender una diferencia importante: el escribano está al servicio del público o de la Administración, mientras que el escribiente es un secretario privado6. (A mitad de siglo, 1552, Antonio de Torquemada había escrito a la demanda de su señor, el conde de Benavente, un Manual de escribientes, que permaneció manuscrito y olvidado en el catálogo de la RAH de Madrid hasta 1968)7.

  • 8 Ver más tarde CERVANTES, El Licenciado Vidriera y el Coloquio de los Perros.
  • 9 Ver en el Quijote el elogio de Sancho cuando, gobernador, pregunta por su secretario y le responde (...)
  • 10 Dedicatoria a la S.acra C.atólica R.eal M.ajestad del potentísimo e invictísimo Monarca don Felipe (...)

6Oficio nuevo, el de escribano acaso sea ya un oficio envidiado y criticado8 por sus mismas ventajas. Esto motiva acaso el que Madariaga añada su oriundez a su mismo nombre, por la buena fama de los vizcaínos9, y en su dedicatoria al rey, mencione el real título de “Señor de Vizcaya10.

7También Madariaga califica su libro de experimentado, o sea de valor comprobado en su experiencia pedagógica, lo que le confiere un valor de verdad indiscutible, según la fe en el testimonio de la experiencia vital que se tenía entonces y tantas veces invocado en los Diálogos humanísticos.

8El Libro consta de tres partes, que en realidad son dos. Ya que las dos primeras constituyen una unidad por su contenido y forma dialogada, mientras que la tercera es una arte de ortografía en prosa con su propia prefación, o sea un tratado independiente, que dejaré de lado.

9La primera parte consta de siete Diálogos. Los tres primeros, por el tema constituyen uno solo que va repartido en tres conversaciones, con dos interlocutores en la primera, a los que se juntan otros dos en las otras dos conversaciones. Siguen cuatro Diálogos como otras tantas conversaciones distintas con sus propios interlocutores: cuatro en dos Diálogos, tres en los dos últimos. Pero unos interlocutores enlazan las conversaciones como si amplificaran un rumor que corre entre los caballeros de la ciudad.

10La segunda parte del Libro consta de un primer Diálogo con dos interlocutores; los cuatro Diálogos que siguen tienen cuatro interlocutores con el mismo perfil y desarrollan la misma temática. Examinaré primero las características de la estrategia argumentativa del autor y después ilustraré la diversidad de sus registros lingüísticos y su función comunicacional.

Los dos aspectos de la estrategia argumentativa del autor: un aspecto acumulativo y un aspecto individualizador

11Podemos destacar una doble estrategia argumentativa. La primera es cuantitativa y consiste en la acumulación de pruebas para demostrar teórica y prácticamente en esta serie de Diálogos la importancia de saber escribir. La segunda, más sutil, es discursiva y se da mediante el arte con el que el narrador atribuye a cada uno de los interlocutores un discurso que le particulariza y singulariza en tanto que individuo, aspecto de más interés para nosotros.

El aspecto acumulativo

  • 11 Como veremos en los ejemplos citados.

12En la primera parte del Libro, los interlocutores discuten en torno al fundamento filosófico-religioso de la escritura y la necesidad para todos los hombres de saber escribir mientras que la segunda parte es una demostración práctica de cómo todos pueden alcanzar este saber, mediante las conversaciones entre un Maestro, su asistente y dos alumnos. A esta línea argumentativa corresponden los títulos explicativos de los Diálogos que hacen las veces de un argumento reducido, indicando cuál es el punto que se va a tratar más particularmente y el nombre de los Interlocutores11.

  • 12 Diálogo quarto que enseña cómo la pluma es principal instrumento de la memoria. - Son Interlocutore (...)

13Este aspecto acumulativo se da también a través del enlace de las conversaciones por uno de los interlocutores, que personaliza así el interés del tema. Así el Diálogo IV de la Primera parte12 empieza con estas réplicas:

Estacio - Como quisiera hallarme en la plática que han tenido aquellos cavalleros, que diz que defienden como la pluma es instrumento de la memoria.
Balçola - Aquí estamos el señor Sepúlveda e yo que manternemos essa opinión por ellos.
Sepúlveda - Si vuestras mercedes traen algunos buenos argumentos, bien los pueden sacar aquí a plaça, que al señor Balçola y a mí se nos acordará algo de la buena doctrina que aprendimos con nuestros tíos.
Estacio - Holgara de saber la razón de una opinión tan nueva. (fol. 19vº)

El aspecto individualizador

14En este aspecto reside la riqueza propiamente narrativa de estos Diálogos y se da a través de la representación discursiva particular y singular de cada uno los interlocutores. A modo de ilustración vamos a analizar cómo se lleva a cabo en los tres primeros Diálogos de la primera parte que tratan un solo tema y, de hecho, constituyen una sola conversación que se va modificando entre la mañana y la tarde.

15El Diálogo primero, que declara la necessidad que todos los hombres tienen de saber escrivir y como la pluma es instrumento del entendimiento humano empieza de modo abrupto y sorprendente:

Gamboa - Jesu Christo nos guarde de toda ignorancia y error de entendimiento.
Manrique - ¿Qué es esso, señor Gamboa, con quién viene hablando v.m.?
G.- Señor, con mi mismo, que salgo de oyr una oración a un doctíssimo hombre […] y por esso yo rogaba a Dios me diesse lumbre de entendimiento. (fol. 1rº-vº)

  • 13 En la realidad oral no se expresa lo que es obvio. Jacqueline FERRERAS “Las marcas discursivas de l (...)

16El contraste enigmático de las dos primeras réplicas llama la atención del lector e incluyéndole así en la conversación, produce la impresión de realidad viva de la oralidad13. Estas pocas palabras dan a entender que Gamboa y Manrique están en la calle, que son amigos y se conocen bien por la confianza que expresan el trato directo y familiaridad coloquial de Manrique, confundido por lo que acaba de oír. La respuesta de Gamboa aclara sus palabras y suscita la segunda pregunta de Manrique que denota su curiosidad juvenil y da pie ahora a la respuesta aparatosa de Gamboa:

M.- ¿De qué ha tratado?
G. - De la honra del escrivano, y poco caso que algunos hazen de saber escrivir, de los provechos y excelencia de la buena pluma y como ninguno se puede llamar hombre entre hombres, sino no sabe escrivir. (fol. 1vº)

17Este estilo magistral denota al hombre mayor a la par que anuncia el tema de la obra, que precisa la inmediata demanda de Manrique:

M. - Por cierto que me holgara de estar en essa plática y si no fiasse de vuestra buena memoria, que me relatareys todo quanto ha dicho […] que por estos Reynos no tenemos tan buen aparejo como allá en vuestra Vizcaya. (fol. 1vº)

18Mientras tanto la relación de los dos interlocutores se particulariza, la curiosidad de Manrique es real y para satisfacerla, halaga a Gamboa mencionando su origen, con lo que el autor pondera la superioridad de Vizcaya. La expresión oral resulta del todo natural porque corresponde a una situación divertida de encuentro callejero (o en un sitio público) y, al mismo tiempo, contiene elementos informativos en relación con el tema. Gamboa se da cuenta del halago y reacciona con desconfianza confirmando implícitamente que es un señor mayor: “Bueno es esso? Vuestra m. quiere sacar burla de mi memoria” (fol. 1vº). Manrique corrige enseguida esta interpretación mostrando un cariño filial que se percibe en la familiaridad admirativa de su expresión:

M.- No lo eche por ay señor Gamboa, por escusarse del trabajo, que ya conosceys que lo digo con affición y aún yo conozco también que si en algo no os acordaseys de lo que el otro dixo, valdrá tanto y más lo que v.m. porná de su casa, si quiere afilar un poco su ingenio. (fol. 1vº-fol. 2 rº) fol.52vº

19En la réplica que sigue, Gamboa cede ante la admiración de Manrique y pondera la importancia y novedad de lo que ha oído –o sea la materia del mismo Libro. Y marca su distanciamiento burlón recogiendo con retintín la expresión coloquial de Manrique:

G. - Porque tengo de tratar cosas nuevas y al parescer impossibles, mas muy importantes y provechosas y tales que jamás por ventura v.m. oyó ni leyó. Y pues me days licencia que ponga también de mi casa, yo porné poco pero procuraré que v. m. no vaya descontento de la plática, si está atento. (fol. 2 rº)

20Llama la atención el arte con el que el registro lingüístico del discurso de cada uno de los interlocutores va retratando su ser a través de su estar –Gamboa es vizcaíno– como el autor. El hombre docto a que se refiere Gamboa es evidentemente el mismo Madariaga pero el narrador se cuida de marcar la diferencia entre los dos a favor de su personaje, con lo que da más realidad vital a la conversación. El tema está lanzado, la curiosidad del lector está picada y, en la época, este nombre de Gamboa tenía resonancias históricas que se van a precisar más adelante, como veremos. La finalidad didáctica del autor resalta en la estricta economía discursiva de esta primera conversación (que cumple la función de conversación preliminar del diálogo antiguo) que cesa sin que se despidan siquiera los interlocutores.

21A continuación y a modo de aviso para el lector de que se ha terminado la presentación del tema, sigue, sin más, el título, desarrollado a modo de argumento, del Diálogo segundo en que se prosigue la materia començada y se declara de qué manera la Pluma es instrumento del entendimiento. – Son interlocutores, Gamboa y Manrique, Oñez y Lara” (fol. 7 vº)

22Con este título Madariaga encadena las conversaciones como si fueran las partes de un relato, el relato del desarrollo de la materia tratada. Veamos primero el encuentro de los cuatro interlocutores de este Diálogo y su función narrativa e informativa. Las primeras réplicas (1-6) responden al doble plano de recreación de una realidad oral natural y de progresión hacia el planteamiento del tema. Se precisa su enfoque de manera indirecta y como de pasada, mediante el discurso particular y singular de los interlocutores, con unas pocas palabras de contextualización geopolítica y la afirmación de la modernidad.

23Inicia la conversación Gamboa (1): “¡Qué presto se han ayuntado contra mí todos los tres!” (fol. 7vº) Sus primeras palabras en forma de desafío denotan a la vez sorpresa alegre y desconfianza irónica del hombre mayor. Lo que da pie a la justificación de Manrique al mismo tiempo que a su presentación de los otros interlocutores (2):

M. - Nosotros libraríamos mal en ser contra V.M., no venimos sino a la conversación que dexamos antes de comer. Aquí al señor Oñez, pues es hombre leydo y de vuestra nasción, puede v.m. tomar por su acompañado, porque el señor Lara es gran argumentador, que yo no serviré sino de testigo, pues ya estoy medio vencido desta mañana. (fols. 7vº-8rº)

24Manrique da, para el lector, una indicación de tiempo que completa lo dicho por Gamboa: la prisa de los tres por acudir a la conversación que dejamos antes de comer. Le presenta sus compañeros y –para el lector también– reparte los papeles de cada uno de los interlocutores, y propone reunir a los dos vascos frente a Lara que es gran argumentador. Diplomáticamente Manrique se reserva el papel de árbitro. O sea que presenta la discusión como si se tratara de un desafío (tema atractivo para el lector de la época) entre vascos y castellanos. Manrique intenta pues seguirle el humor a Gamboa pero éste se pica otra vez (3): “Qué resolutos venís señores. ¿De quándo acá ligaron bien Oñez y Gamboa?” (fol. 8rº) Su réplica remite a otra realidad para el lector contemporáneo, al recordarle uno de los enfrentamientos nobiliarios famosos en los siglos xiv y xv, el de las dos familias de Vizcaya, los Gamboa y los Oñaz, en torno a los que se aglutinaron los diferentes linajes de la nobleza rural de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava. Unas luchas que cesaron con la imposición de la autoridad real de los Reyes Católicos.

25Esta alusión discursiva inscribe a los interlocutores en un contexto histórico conocido y les da más espesor vital. Pero, notémoslo, se trata de un recuerdo rechazado tan pronto como sugerido. (El autor se dirige a un público generacional diversificado como lo son sus interlocutores y lo que a él le importa es el porvenir). Interviene ahora el vizcaíno joven, Oñez (4):

Señor Gamboa dexemos aparte los vandos de Vizcaya, pues traen poco fruto, que aquí somos estudiantes. Quanto más que lo que v.m. defiende, según estoy informado, es la buena pluma y en esto no tratamos particular negocio de Oñez ni Gamboa, sino de la honra de Vizcaya y del provecho del mundo y por tanto me offrezco de defender su opinión a pie y a cavallo, porque pienso tener algún derecho en ella. (fol. 8rº)

  • 14 Covarrubias no registra el significado medieval de la palabra: “Bando: nombre toscano; y pregón que (...)

26Se vuelve así al tiempo presente que es el de la conversación, de la manera más natural: Oñez es un joven noble con una expresión coloquial que lo define socialmente, pero que al mismo tiempo subraya el cambio de los tiempos y la meta humanista del autor, encarnándola. Convencido, Gamboa recalca (y con él, el autor en dirección al lector) la superioridad de las letras sobre las armas, con palabras adecuadas a las personas: habla de estudios y de bandos, palabra ésta propia del pasado superado14, y de la supremacía de la razón que garantiza la libertad de la discusión, fundada en la verdad racional (5):

Gamboa. - Señor Oñez, el amor de los estudios es tan grande que haze olvidar todos los vandos y tampoco la nobleza nunca huye de la razón y por eso v.m. defenderá lo que viere que conforma con ella. Y a essos señores les doy licencia que argumenten y contradigan cuanto quisieren. Solamente les ruego que no me nieguen razones naturales y aquello que ellos mesmos, palpablemente vieren que lleva firme fundamento. (fol. 8rº-vº)

  • 15 OROZCO: “Hermano, sabed que se anda el camino del monte de Dios con los pies y con las manos”. (op.(...)

27Desde el enfoque de la estrategia argumentativa, notamos ya cómo el discurso de los interlocutores se encarna en una forma de ser particular y singular, que les caracteriza personalmente y les ancla socialmente en su siglo. Esto representa un elemento esencial para acreditar sus palabras ya que para el autor se trata de convencer con la verdad de la experiencia vital, es decir la verdad comprobada y comprobable– la suya y la de los lectores – más allá del arte retórico. (No se trata de argüir como lo hizo Cicerón, sino de procurar enseñar y aprender a vivir como cristiano, como lo recalcan tanto Alonso de Orozco a través de Agustino en el Vergel de oración como Diego Núñez Alba por medio de Cliterio)15.

28A continuación, con la pregunta escueta de Oñez (6) “¿más en qué paró hoy la disputa?” (fol. 8vº) y la contestación de Manrique: “En que el señor Gamboa dixo que Dios dio manos al hombre con la pluma para sustentar las sciencias” (fol. 8vº), se vuelve al tema expuesto por la mañana, que ahora se va a seguir desarrollando.

  • 16 Concepción reflejada en el Diálogo I de la Segunda parte con la pregunta de Florencio al alumno Ant (...)

29La argumentación estudiantil que sigue ofrece un doble interés sociológico y “literario” (o sea de escritura de ficción). Veamos primero el interés sociológico de su trasfondo ideológico. El laconismo de la respuesta de Manrique pone de realce los términos de la contradicción que da lugar al desarrollo de la discusión que sigue, debidamente argumentada. A primera vista, al lector de hoy todo ello le parecerá descabellado si no absurdo. Pero en realidad se trata nada menos que del planteamiento de un problema de fondo que atañe a la Historia del pensamiento occidental: el que plantea el dualismo heredado de Aristóteles y reforzado por el cristianismo y se trata de un problema álgido como lo revela el que sea tema de conversación callejera. En la época la incipiente investigación médica del cuerpo lo reavivaba y esta discusión da cuenta de la ignorancia que se tenía del cuerpo humano y de su fisiología (ver el Libro de Anatomía de Montaña de Monserrate, 1551, y su representación de la circulación de la sangre). Lo mismo que se creía en la inmovilidad de la Tierra, que se situaba en el centro del mundo (ver la representación del universo en la Suma de philosophía natural de Alonso de Fuentes, 1547)16.

  • 17 Al contrario de las “guerras de religión” que dividen el país vecino.

30La discusión estudiantil pone de realce también los límites que imponía la Iglesia como poder supremo a cualquier indagación fundada en la razón natural, que reivindica Gamboa, es decir el autor. Prudente, Madariaga ha dedicado su Libro a Felipe II, “Protector y restaurador de la fe Católica, nuestro Señor”17. El discurso argumentativo que vamos a examinar es revelador de las creencias y saberes difundidos en la época, que podemos captar por los referentes implícitos de los argumentos esgrimidos.

31Pero ofrece otro interés, mayor, si lo enfocamos desde el punto de vista narrativo de la transcripción escrita de esta oralidad sobre semejante tema (ilustrando así la hibridez propia del género). La oralidad transcrita es la de estudiantes que, como tales, gustan de argüir y presumir, repitiendo lo que han comprendido y retenido de lo oído en clase o leído, pero sin profundizar. No van a hacer una demostración magistral sino que quieren en esa tarde, aprender y también ganarse la atención del señor Gamboa haciendo alarde de su propia agudeza. Para el autor se trata de enseñar deleitando, atrayendo al lector curioso para que se imagine presenciar esta conversación, y acaso la cuente a sus amigos.

32Volvamos al texto. La respuesta de Manrique y exposición del tema suscita la intervención de Lara, el estudiante castellano con fama de “gran argumentador”, que le reta sin miramientos al señor Gamboa: “Esso quisiera yo que me provara. Porque ¿cómo puede obrar la mano sciencias si la mano es parte del cuerpo y la sciencia es cosa incorpórea?”(fol. 8vº)…

  • 18 “L´âme est la forme du corps-dans la mesure où elle s´oppose à la matière. Elle en est non seulemen (...)
  • 19 Otra referencia a esta concepción de la inmovilidad de la Tierra, Segunda parte, Diálogo I (fol. 44 (...)

33La pregunta refleja la creencia en lo indiscutible de la realidad del dualismo que separaba irremisible y absolutamente el cuerpo, materia mortal, del alma inmortal (para el cristiano) o de la Forma o entelequia (según el término forjado por Aristóteles), invisible e inmortal18. Observamos que Gamboa no contesta a Lara sino que lo hace el estudiante vizcaíno Oñez: “¿nunca oysteys dezir que los cielos por voluntad de Dios se mueven por un Ángel? Pues el Ángel es el espíritu puro que tampoco tiene cuerpo y los cielos son cuerpos” (fol. 8vº)19.

34Aprueba Manrique: “Esso es verdad y Aristotil dice que una cosa bien puede obrar en otra” (fol. 8vº). Prosigue Oñez: “Pues assí también no es inconviniente que Dios haya dado al hombre (que es como otro cielo) un instrumento corpóreo en la pluma para exercitar y contar y conservar las potencias del alma.” (fols. 8vº-9rº) Pero Lara discrepa y arguye como si hiciera de maestro:

Señor ya no os fundays en razón ni entendeys a Aristotil como se deve entender si esso dezís. Porque Aristotiles bien dize que una cosa que no tiene cuerpo puede obrar en lo que tiene cuerpo pero no al revés. Y por tanto essa comparación no me quadra pues la mano es cuerpo y no puede obrar en el entendimiento. Assí como el Ángel puede obrar en estas cosas inferiores. (fol. 9rº)

35Le contesta Oñez con otra pregunta que remite más precisamente a la religión católica: “Y pregunto, señor Lara, el fuego del infierno ¿es cuerpo o no?”(fol. 9rº) Lara se siente inseguro con este argumento de otro tipo y desvía la pregunta, no sin guasa, notémoslo, remitiendo al saber de los teólogos: “No sé a la fe, que yo nunca estuve allá: preguntaldo a los Theólogos que lo saben.”(fol. 9rº) Tercia entonces Manrique de árbitro, según el papel que se había reservado: “Todos concluyen en que es fuego material y por consiguiente será cuerpo.”(fol. 9rº) Pero Lara insiste: “¿Pues qué concluys de ay?”(fol. 9rº) Oñez se limita a argumentar brevemente con la seguridad del creyente:

Concluyo contra vos y contra Aristotil (si tal dize) que una cosa corpórea bien puede obrar en lo que no tiene cuerpo. Pues aquel fuego que es cuerpo obra tormentos en las almas dañadas que son espíritus puros. (fol. 9rº)

36Lara admite pero se empeña: “Esso del fuego yo lo creo porque lo dize la Iglesia pero estotro no lo entiendo cómo puede ser que la mano obre en el entendimiento” (fols .9rº-vº) Sigue la controversia. Oñez contesta: “: Yo os lo diré cómo: dize Aristótil que pueden obrar unas cosas en otras por algunos medios” (fol. 9vº). Ahora Lara se irrita: “Essos medios me dad vos a entender y havreys acabado” (fol. 9vº). Entonces Oñez se toma el tiempo de explicar:

  • 20 Referencia al margen: In Libris de Anima, y Perier. (Es la primera anotación), (fol. 9vº).

Estos medios son las palabras y la noticia que tenemos de las cosas, que como dize Quintiliano, la pluma guarda como en fidelíssimo depósito lo que le encomiendan las palabras assí como las palabras representan los bivos conceptos del entendimiento. Porque según Aristotil20 assí van encadenadas estas quatro cosas entre sí, es a saber las letras con las palabras y todas las cosas con la noticia que tenemos de ellas: que nuestro entendimiento percibe y entiende las cosas como ellas son y aquel conocimiento y noticia es la sciencia y la mano la conserva y exercita escriviéndola como se la dizen las palabras para que los ignorantes la hallen en esta arca de la pluma siempre que la buscaren. (fols. 9vº-10rº)

37Esta respuesta, mucho más larga, es la demostración del autor, debidamente anunciada y preparada, para el Lector.

38Observamos que Gamboa se ha callado hasta este momento como sienta a su edad y como si le gustara oír cómo disputan los jóvenes, y ahora aprueba: “Y por essa razón se sigue que todo quanto entra en nuestro entendimiento viene a registrarse luego por la mano” (fol. 10rº)

39Lara no se da por vencido y con una nueva pregunta relanza la discusión. Pero le dejamos para seguir con nuestra reflexión.

  • 21 La palabra figura en COVARRUBIAS, op. cit., nota 1.

40Con estas réplicas ya nos damos cuenta de que son los estudiantes los que dan el tono a la conversación, que tiene visos de discusión filosófica aunque formulada en registro coloquial. Sin embargo va en serio y la autorizan las pocas palabras de aprobación del señor mayor y culto que es Gamboa. Una conversación seria pues, pero expresada de modo comprensible por un público extenso –que luego la irá comentando, y repitiendo como lo espera el autor–. Madariaga es un humanista que sabe “comunicar”21 y su arte verbal no tiene nada que envidiar a lo que conocemos como “marketing”.

41Es de notar, también, que el aparente desorden conversacional oculta un reparto muy pensado de las réplicas de vizcaínos y castellanos a favor de los vizcaínos: en el Diálogo II estos llevan la ventaja con 18 réplicas (10 para el estudiante Oñez y 8 para Gamboa) y en el Diálogo III con 23 réplicas –13 para Gamboa y 10 para Oñez– de forma que casi se equiparan el joven con el señor culto. Mientras que se cuentan 16 réplicas entre los dos estudiantes castellanos: Lara 9 y Manrique 7 en el Diálogo II y 14 en el Diálogo III, Lara 9 y Manrique 5. Esta primera parte de la obra ofrece un contenido de tipo demostrativo teórico.

Registros lingüísticos propios de la oralidad de la conversación y su función comunicacional

42El otro medio estilístico que completa la estrategia argumentativa reside en la diversidad de los registros lingüísticos. Las expresiones coloquiales típicas de la oralidad, que recalca un Gamboa, despertarían ecos en los lectores de la época, que se reconocerían en estos giros familiares –o que se reirían de su comicidad–. Vimos ya de pasada unos ejemplos, veamos ahora otros empleos característicos.

  • 22 Diálogo quinto que prueva cómo la pluma es una de las artes liberales y aún tiene mayor grado que l (...)

43Las primeras réplicas del Diálogo V de la primera parte22 pueden sorprender:

Urquçu - O que ruin letra haze v.m. señor Bernardo, ¿hanle escarvado esse papel algunas gallinas?
Ybarra - ¿Y essa letra imbiays a la Corte? Bien podrá despachar primero un correo que avise allá de parte de quien va la carta, porque no conoscerán essa firma.
Urquçu - Antes es mejor que no la acierten a leer, porque esso les bastará por escusa para no hazer lo que se pide en ella.
Bernardo - Yo siempre escrivo por secretario, sino que este negocio no se puede encomendar a tercera persona.
Ybarra
- Desde agora señor que la podeys imbiar abierta, que bien secreta yrá porque no havrá quien adevine esos garabatos, quanto mas leerlos. (fol. 26rº)

44Esta referencia rústica, propia de la oralidad con su detalle concreto nada fino en una pregunta falsamente compasiva, denota la confianza de años que se tienen estos caballeros para reírse a costa del tercero sin que éste se ofenda. Sino que éste incluso les va a dar explicaciones que prolongan la broma. Lo incongruente de la primera pregunta lanza la imaginación del lector hacia la realidad campesina cercana en contraste con la condición de caballeros de los interlocutores.

  • 23 Ver supra nota 11.

45El Diálogo VI ofrece una variante del Diálogo IV ya citado23, al recalcar el interés del tema: Diálogo sexto donde se cuenta cómo los más sabios eran los mejores escrivanos y los príncipes y grandes monarchas se preciaron de la pluma y la honraron y cuánto importa para el mercader la pluma ayuntada con el buen entendimiento.

46Son interlocutores tres caballeros llamados Velgara, Petronia, Prudencio.

Vel. - ¿Qué se han hecho aquellos Vizcaínos de v. m. que os dexaron solo?
Pet. - Porque saben el favor que tengo en v.m.y la honrra y nobleza que ay en su compañía pero no solo pues estoy en compañía de quien yo más amo en esta ciudad.
Vel. - ¿Qué pláticas eran aquéllas del otro día ay al Portal de San Pablo?
Pet. - Tratamos cosas importantes de la pluma.
Prud. - Beso las manos a vuestras mercedes; quisiera saber dónde eran aquellos cavalleros?
Vel. - Señor no vernán tan presto pero el señor Petronia e yo estamos aquí para lo que se offresciere.
Pet. - Dezían que… (fol. 31rºvº)

47Otra vez la economía discursiva del narrador da cuerpo a la presencia muda del lector con elementos informativos precisos y concretos que le permiten representarse o imaginar la situación al mismo tiempo que el autor pondera otra vez la importancia de su obra. El lector deduce que todos estos interlocutores son vecinos y que estos Diálogos reflejan conversaciones ciudadanas habituales. La frase de cortesía de Prudencio indica al lector que Prudencio se ha acercado a los dos primeros.

La representación lingüística de la práctica pedagógica y demostración del autor

48Madariaga presenta la aplicación práctica de las ideas que ha defendido antes, en la Segunda Parte del Libro intitulado Honra de escrivanos, donde se da arte para bien escribir. Por Pedro de Madariaga. Va también por diálogos.

49Y en este primero se prueva cómo se enseña mejor y con más brevedad por arte, que con solas materias, ni por solo el uso vulgar. - Son interlocutores Antigono. Florencio.

50El autor-narrador lleva a cabo de varia manera la representación de su práctica pedagógica, mediante la caracterización lingüística del discurso de los interlocutores que informan al Lector sobre ellos mismos, sobre lo que están haciendo juntos, cómo y dónde.

51Este Diálogo empieza in media res entre un alumno y el repetidor, como se saca por la misma conversación, (léxico y formas verbales distintas), lo mismo que una alusión concreta al entorno sitúa el lugar de la clase en Sevilla:

  • 24 materias: en las escuelas de los niños, los ejemplares de letras que los maestros les dan para que (...)
  • 25 Se trata de Sevilla como lo confirma luego una frase de Antígono “y aun acá en Sevilla hay algunos (...)
  • 26 cauletra y cauletreros: tipo de letra floreado reservado a libros religiosos. Ver supra cita fol. 5 (...)

Antígono - Ya os dixe ayer, señor Florencio, que a mí me es natural escrivir mal y por tanto creo que en mi vida saldré escrivano.
Florencio -: Cómo assí? Mira si es falta de materias24.
Ant. - Tengo las más lindas materias con unas pinturas y debuxos que os estareys mirándolas un día entero.
Fl. - ¿Para qué dibuxos en letra? Endemás si son de aquellas fantasmas y salvages que yo vide el otro día ay en Gradas25 y en la plaça en unas materias. Mi maestro suele decir que la mujer hermosa no tiene necesidad de afeytes, ni el buen vino de muchos ramos y por esso quitava él toda manera dessas que llaman cauletras26 de los ojos del que aprende.
Ant. - Pues yo le pago esas pinturas.
Flo. - Pagalde de aquí adelante porque no os las dé, sino solamente una buena letra desnuda con algunos rasgos y cifras y sobre todo procura de aprender por arte, porque no basta que uno solamente haga buena letra para enseñar a escrevir, assi como a un maestro de canto no le bastaría tener muy buena voz y saber cantar para sí, si no tuviesse arte para enseñar lo que sabe […] en qualquiera facultad como dize Quintiliano es necessaria el arte para el que rige a otros. Porque si un capitán no sabe más del arte militar que un soldado particular, ni el piloto del arte de marear que un particular marinero, ¿qué govierno havría? Porque donde falta arte, falta concierto.” (fol. 44rº)

52Florencio continúa pero el alumno le interrumpe:

Ant. - Pues ¿cómo dize Cicerón que más vale el uso que quántos preceptos ay y comúnmente no se dize otro sino que el uso saca maestro?
Flo. - Quando yo digo que el uso solo no aprovecha sin arte, no hago comparación de las dos cosas porque ya sé que tampoco vale el arte sin el uso, como el uso sin arte: que lo uno y lo otro es menester para alcançar una habilidad. Y esso de Cicerón y otros lugares donde se alaba el uso, entienden el uso con el arte. Porque como dize Aristotil el uso perficiona las artes pero nunca dixo que el uso sólo perficiona sin arte. Y assí ni del arte se ha de tomar más de lo que es menester, ni del uso sólo se puede sacar lo que ha de dar el arte. (fol. 44v°)

53El registro lingüístico es el de la oralidad de la conversación entre un alumno algo desconfiado y reacio y el repetidor que le contesta con explicaciones muy claras. La oralidad permite una contextualización temporal y espacial concreta con una referencia mínima que da realidad a la escena porque es la suficiente para que se comprendan los interlocutores en ese momento, y el narrador se cuida de confirmarla poco después para el lector. Alternan los niveles lingüísticos con soltura –el repetidor emplea una palabra técnica pero que utiliza el alumno, entrevera muy pedagógicamente dos refranes autorizados (por su maestro) y comparaciones igualmente asequibles al alumno, con la mención del autor latino para darse autoridad. Más adelante el alumno le interrumpe citando un tópico de Cicerón, que completa a su manera Florencio mencionando a Quintiliano y Aristóteles– es significativa la ausencia de referencias marginales, que no hacen al caso.

54Luego el repetidor recurre a otro refrán común para introducir una frase de Aristóteles que, esta vez, se merece una referencia marginal limitada:

Ant. - ¿Pues tanto es errar un poco a los principios si después acierta?
Flo. - ¿Nunca oystes dezir que al enhornar se hazen los panes tuertos? Porque quien yerra al principio, de necesidad ha de ir errado en todo el resto y por eso dice Aristótiles que por muy pequeño que sea un error al principio a la fin se hace grande. (Al margen *de coelo y mundo) (fol. 45vº)

  • 27 Ver cita de Barahona de Soto, en mi libro Los Diálogos humanísticos del siglo xvi en lengua castell (...)

55En el Diálogo segundo en el qual se desechan algunos abusos y comienzan los preceptos del arte, los interlocutores son: Ayala, Guevara, El maestro, y Ginto (fol. 50rº). El narrador alterna los registros lingüísticos con la imprevisibilidad propia de la oralidad de la conversación27 y va conformando discursivamente el ambiente de la clase. Mezclando ahora la precisión de palabras técnicas relativas al aprendizaje con referencias al mundo animal cercano, por parte del repetidor y del maestro y con las reflexiones de los alumnos, que denotan sus reacciones afectivas. El narrador da cuenta de la relación de superioridad social de los alumnos a través de la intervención del maestro que corrige la torpeza del repetidor. Aquel acaba de decir a los dos caballeritos “hasta que sepays bien formar e igualar la letra, siempre reglareys el papel” y el repetidor insiste:

Gin. – […] ¿No haveis visto que a las bestias imponen con travas?
Aya. - Pues nosotros no somos bestias señor Ginto.
Mae. - No les traygais ejemplos de bestias que se afrentarán, pero yo les daré una buena razón por donde provemos ser necessaria la regla. (fol. 51rº)

56Luego, él también emplea la palabra travas pero con otro contexto:

Mae. - cuando el discípulo sabe más obligado es el maestro a darle materia sin regla, y sacarlos ya de travas. Que si las aves quando a sus higitos comiençan a crescer las alas, no las dexasen provarse a volar, siempre estarían en sus nidos y allí se podrescerían. Y un caballo tanto podría estar con travas que se viniese a mancar.
Aya. - ¿Y si escriben tuerto? (fol. 52rº)

57El alumno preguntón recibe la siguiente respuesta en la que el autor afirma su modernidad:

Mae. - Aunque algunos días tuerçan un poco, es menester sufrirlos pues no pierdan la forma y el corte de la letra, porque de la arte no se ha de tomar más de lo necessario. (fol. 52vº)
Gue. - ¿Darnos ha v.m. una cauletra para mostrarla a mi madre?
Gi. - ¿Con quien venís aca, si supiéseis como es amigo el señor maestro de cauletreros?
Mae. - Mayor trabajo tengo de quitar los abusos que enseñó la barbarie de los ruynes escribanos que de introduzir mi arte. Entended hijos que esso de cauletras es muy grande engaño y son capa de ruynes escrivanos porque no aprovechan para cosa alguna pues vos en una carta ni en una escriptura no os haveys de servir de aquella pintura. Un escriptor de libros de yglesia tiene necessidad de saberlas, y aun no como essos las hazen pero quien aprende letras menudas y comunes, antes le estorban mucho. (fol. 52vº) […] Porque aquí os queremos hazer escrivano liberal y todas essas cosas aploman mucho la mano y la hacen inhábil para escrivir bien. (fol. 53vº)

Conclusión

58Llama la atención la naturalidad de las conversaciones en las que Madariaga cumple con el propósito anunciado en su prólogo de difundir un conocimiento del todo nuevo de forma que resulte asequible a todos. La modernidad y el acierto de su economía discursiva ejemplifican, podemos decir, la función comunicacional propia del género, consubstancial a su hibridez y prioridad didáctica.

  • 28 Ver la relación de los primos en los Diálogos del soldado de Núñez Alba; la relación profesional de (...)

59Su elección de los interlocutores es decisiva. En la primera parte pertenecen a generaciones distintas y también son de oriundez distinta, lo que le permite recrear alusivamente un ambiente socio-histórico vivo en la memoria de los contemporáneos, al mismo tiempo que subraya el progreso de la Modernidad. En la segunda parte la diferencia generacional de los interlocutores es el elemento que le permite recrear un ambiente escolar y su práctica. La diferencia de condición, generacional, profesional o de estamento, es una realidad social que aprovechan retóricamente varios dialoguistas28 pero no siempre con tanto acierto.

60El arte discursivo de Madariaga contrarresta con éxito el carácter austero de su tema. Logra recrear la realidad de la oralidad mediante la coloración sensible y afectiva del discurso de los interlocutores que personaliza y caracteriza su relación y los da a conocer a través de su forma de hablar. O mejor dicho: el registro lingüístico de la interlocución denota el carácter de cada uno de ellos con sus reacciones a la situación del momento.

  • 29 Más tarde Francisco de Ávila, en su prólogo al lector subraya este aspecto: “También me ha parecido (...)

61Este empleo de niveles lingüísticos coloquiales, que remiten a lo cotidiano, incluso con referencias al entorno animal, y que singularizan personal y socialmente a los interlocutores, supone una transformación esencial del discurso argumentativo que así se encarna de manera significativa, en correspondencia con el tema tratado. El narrador le hace sitio también al lector en la misma conversación, según hemos visto, y es ésta otra manera de personalizar y enriquecer el discurso de los interlocutores, suscitando la propia “interpretación” de cada lector o auditor. Una interpretación en la que interviene no solamente su razón, sino el placer experimentado con su posible identificación con alguno de los interlocutores29.

62La forma conversacional responde a la finalidad retórica de eficacia pedagógica pero el realismo conversacional recrea aspectos de la vida cotidiana ciudadana- que se originan en la experiencia del autor.

63Madariaga renueva profundamente el género antiguo al tratar un tema inédito para el que no existían modelos, merced al arte discursivo con el que recrea momentos de la oralidad conversacional de época y encarna sus argumentos en los interlocutores de sus Diálogos.

Haut de page

Notes

1 Unos años antes NÚÑEZ ALBA en su Dedicatoria a Doña María de Toledo definía así el género: “lo que los Griegos en su lengua dijeron Diálogos, es lo mismo que los Latinos en la suya llaman Colloquium, que en español no sabría yo nombre que darle más propio que sabia y buena conversación. La interpretación sincrética de la doble filiación antigua del género, marca lingüísticamente el distanciamiento y la necesaria modernización innovadora. No recoge más que la característica de su oralidad, que reinterpreta a la luz del cristianismo. Núñez Alba expresa nítidamente la interpretación contemporánea de la esencia doble del diálogo, con su contenido didáctico-moral, cristiano pues, (que recuerda el tratado medieval) y su familiaridad formal que encarna la oralidad de la conversación privada; Diálogos del soldado, 1552, Salamanca, Andrea de Portonaris (BNM, R.941046). Definición que se puede aplicar a los Diálogos publicados antes por SAGREDO, OSUNA, MONARDES, VILLALÓN, PONCE DE LA FUENTE, Alonso de FUENTES, Pedro MEXÍA, Pedro de LUJÁN, entre otros). Contenido y forma son inseparables el uno del otro por razón de coherencia que acredita la verdad del discurso, lo teorizan el italiano Sigonio y en España Espinosa de Santayana, y lo expone Juan de PINEDA en el Prólogo a sus Diálogos de la agricultura cristiana, 1589. COVARRUBIAS en su Tesoro definirá luego la conversación como “la comunicación y plática entre amigos”.

2 Valencia, Juan de Mey, 1565. BNM R/3782.

3 Patrick CHARAUDEAU, Dominique MAINGUENEAU, Dictionnaire d´analyse du discours, París : Seuil, 2002, p. 187-190.

4 Me ha parecido seguir la lección de la primera edición, 1565, Valencia, Juan de Mey, ya que la tercera parte del Libro es un tratado de Orthografía.

5 Ver la misma observación en Alonso de OROZCO, 1544, Vergel de oración y monte de contemplación, en Obras completas, Rafael LAZCANO (coord.), Madrid: B.A.C., 2001, p. 119.

6 [Escribano]: “Este nombre compete […] a los que tienen oficio que ganan de comer por la pluma, dichos escribientes y copistas, oficiales de escritorios. […] Hay diferentes oficios de escribanos: reales, del número, de provincia, de Ayuntamiento, etc. En esta cuenta entran los secretarios de los príncipes y de los Consejos, salvo que siempre han sido estimados y tenidos en mucho.”- Y derivado de la voz [Escribir], precisa que “Escribiente es “el que escribe dictándole otro, o el que está en el escritorio de algún escribano, o secretario que escribe y copia lo que se le ordena.”

7 Ver Jacqueline SAVOYE-FERRERAS, “Un manuscrit ‘égaré’ et retrouvé de Antonio de Torquemada”, Langues néo-latines, 187bis, 1968, p. 53-60.

8 Ver más tarde CERVANTES, El Licenciado Vidriera y el Coloquio de los Perros.

9 Ver en el Quijote el elogio de Sancho cuando, gobernador, pregunta por su secretario y le responde “uno de los presentes” que se dice Vizcaíno – II, XLVII, Madrid: Cátedra, p. 375.

10 Dedicatoria a la S.acra C.atólica R.eal M.ajestad del potentísimo e invictísimo Monarca don Felipe por la divina clemencia Rey de las Españas, de las Indias y nuevo mundo Etc. Señor de Vizcaya Etc. Protector y restaurador de la fe católica, nuestro Señor”.

11 Como veremos en los ejemplos citados.

12 Diálogo quarto que enseña cómo la pluma es principal instrumento de la memoria. - Son Interlocutores Estacio, Balçola, Sepúlveda, Monteros (fol. 19 rº).

13 En la realidad oral no se expresa lo que es obvio. Jacqueline FERRERAS “Las marcas discursivas de la conciencia individualista en el diálogo humanístico del siglo xvi”, Criticón, 81-82, 2001, p. 207-227, p. 211-214.

14 Covarrubias no registra el significado medieval de la palabra: “Bando: nombre toscano; y pregón que se da, llamando algún delincuente que se ha ausentado, y de aquí se dijeron bandidos y bandoleros, por estar echado bando y pregón contra ellos en la república.” Alude a su significado en la voz [banderizo] el que hace parcialidad y bando, por otro nombre antiguo le llaman bandero, ley 21, tít.  9, partida 2.

15 OROZCO: “Hermano, sabed que se anda el camino del monte de Dios con los pies y con las manos”. (op. cit., p. 176). NÚÑEZ ALBA: “Dexemos las reglas de amistad a Tulio […] y tú dime qué manera o mañas tuviste para alcançarla con tantos” (op. cit., fol. I, iivº).

16 Concepción reflejada en el Diálogo I de la Segunda parte con la pregunta de Florencio al alumno Antígono: “¿Quales irían los cielos si no guardassen el concierto en que el criador los puso?” (fol. 44rº).

17 Al contrario de las “guerras de religión” que dividen el país vecino.

18 “L´âme est la forme du corps-dans la mesure où elle s´oppose à la matière. Elle en est non seulement la forme, mais la force et pour exprimer cette force, Aristote crée un terme spécial : le terme de entéléchie” (Jean François REVEL, Histoire de la philosophie occidentale, Penseurs grecs et latins, París : Stock, 1968, p. 285).

19 Otra referencia a esta concepción de la inmovilidad de la Tierra, Segunda parte, Diálogo I (fol. 44rº).

20 Referencia al margen: In Libris de Anima, y Perier. (Es la primera anotación), (fol. 9vº).

21 La palabra figura en COVARRUBIAS, op. cit., nota 1.

22 Diálogo quinto que prueva cómo la pluma es una de las artes liberales y aún tiene mayor grado que las otras, y es propio exercicio de cavalleros. Son interlocutores Ibarra y Urquçu, Bernardo y Vives (fol. 25vº-fol. rº26rº).

23 Ver supra nota 11.

24 materias: en las escuelas de los niños, los ejemplares de letras que los maestros les dan para que los imiten” COVARRUBIAS, op. cit.

25 Se trata de Sevilla como lo confirma luego una frase de Antígono “y aun acá en Sevilla hay algunos buenos escrivanos” (fol. 46rº).

26 cauletra y cauletreros: tipo de letra floreado reservado a libros religiosos. Ver supra cita fol. 52vº y fol. 53vº.

27 Ver cita de Barahona de Soto, en mi libro Los Diálogos humanísticos del siglo xvi en lengua castellana, Murcia: Editum, 2008, p. 65.

28 Ver la relación de los primos en los Diálogos del soldado de Núñez Alba; la relación profesional de los artistas personajes históricos en Medidas del Romano de Sagredo; de los militares en el Examen de artilleros que viene al final de la Plática manual de artillería de Luys Collado; la relación de servicio que ilustra Montaña de Monserrate, médico del marqués de Mondéjar en el Coloquio del sueño que acompaña su Libro de Anatomía; o Pedro de Navarra y Labrit con el Duque y el Bastardo en los Diálogos de la diferencia del hablar al escribir.

29 Más tarde Francisco de Ávila, en su prólogo al lector subraya este aspecto: “También me ha parecido esta manera de escribir ser de provecho notable por hablar en ella como se habla, con cada uno en particular, y poder él que lo lea, sin dificultad imaginar ser él con quien se habla, y decirse a él las cosas que allí se dicen, y de esta manera sacar provecho de ellas, como sí a él se lo dijesen, y para él sólo se escribiesen”, Diálogos en que se trata de quitar la presunción al hombre, Alcalá: Juan de Lequerica, 1576.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jacqueline Ferreras, « El discurso argumentativo en el Libro subtilísimo intitulado Honra de escribanos de Pedro de Madariaga Vizcayno, 1565 », e-Spania [En ligne], 29 | février 2018, mis en ligne le 01 février 2018, consulté le 18 juin 2018. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/27385 ; DOI : 10.4000/e-spania.27385

Haut de page

Auteur

Jacqueline Ferreras

Université de Paris Ouest-Nanterre La Défense – EA 369 Études romanes

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals