Navigation – Plan du site
La España de Carlos II

Los estímulos reformistas y sus límites: Fiscalidad, moneda y deuda en el reinado de Carlos II

Carmen Sanz Ayán

Résumés

L’ensemble des réformes fiscales menées sous le règne de Charles II suppose un corpus non négligeable de mesures qui ne furent guère uniformes durant les trente-cinq ans de règne. Les projets ont émergé de façon intense pendant le gouvernement de Juan José d’Autriche, puis mis en application du temps de Medinaceli et d’Oropesa, à partir des années 1680. Les mesures monétaires, fiscales ou de réduction de la dette publique ambitionnèrent des réformes administratives d’envergure politique – outre une révision des efforts consentis par les sujets afin de les alléger – dont le but était de renforcer le pouvoir royal et d’établir un type de relation nouvelle avec les sujets qui anticipa le réformisme du XVIIIe siècle.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Anne DUBET, Gaetano SABATINI, “Arbitristas. Acción política y propuesta económica”, in: José MARTÍN (...)
  • 2 Antonio CÁNOVAS del CASTILLO, Historia de la Decadencia en España. Desde el advenimiento al trono d (...)
  • 3 Jesús ASTIGARRAGA (ed.), Spanish Enlightenment Revisited, Oxford: Voltaire Fondation, 2015.
  • 4 A. DUVERINE (HOCHENÉ), Cuadro histórico de los abusos y espíritu de reforma política en España, Mad (...)
  • 5 Javier FERNÁNDEZ SEBASTIÁN, “‘Los desaciertos de nuestros padres’. Los liberales y la eclosión del (...)

1La vieja tesis de una Monarquía Hispánica sumida en la absoluta decadencia política y en el caos económico generalizado a partir de la segunda mitad del siglo XVII, se fundamenta en dos poderosos anclajes discursivos tradicionales que, aún hoy, resulta difícil remover. Por un lado cuenta con el recuerdo mítico del siglo XVI y la posterior sensación de incertidumbre trasmitida por los arbitristas1 coetáneos que, inmersos en el bosque de la compleja realidad sociopolítica que les rodeaba y deseosos de participar en su solución, –sacando, de paso, algún beneficio particular–, no pudieron ver más allá de los primeros árboles que tenían ante sus ojos. Por otro lado abonaron esta versión catastrófica los relatos elaborados por los historiadores decimonónicos2 y sus seguidores que, dependientes del relato canónico ilustrado elaborado durante el Setecientos3 y de las traducciones de algunos potentes discursos historiográficos nacionalistas foráneos de los siglos XVIII y XIX4, se mostraron muy receptivos a aceptar la tesis sobre la debacle del reinado del último Austria porque esa lejana circunstancia podía explicar “históricamente” los males de la patria liberándoles, de paso, de alguna responsabilidad sobre su propio presente5.

  • 6 Pierre VILAR, La Catalogne dans l'Espagne moderne : Recherches sur les fondements économiques des s (...)
  • 7 Joan REGLÁ, Aproximació a la Història de Aragó, Palma de Mallorca: Editorial Moll, 1966; Id., Aprox (...)
  • 8 Enrique LLOPIS AGELÁN, “El legado económico del Antiguo Régimen desde la óptica regional”, in: Luis (...)
  • 9 Mario L. SÁNCHEZ, Attempts at Reform in the Spain of Charles II. A revision View of the Decline of (...)
  • 10 Henry KAMEN, La España de Carlos II, Barcelona: Crítica, 1981.
  • 11 Christopher STORRS, The Resilience of the Spanish Monarchy 1665-1700, Oxford: Oxford University Pre (...)
  • 12 I. A. A. THOMPSON y Bartolomé YUN CASALILLA (eds.), The Castilian crisis of the seventeenth century (...)

2Es evidente que el reinado de Carlos II no puede plantearse hoy en esos términos. El progresivo cambio en su valoración general ha ido evolucionando a partir de análisis históricos construidos desde el largo plazo y de investigaciones pioneras desarrolladas a mediados del siglo XX como la que Pierre Vilar6 hizo para Cataluña, o las de Reglá7 para Aragón y Valencia. Ellos trazaron respectivamente, desde perspectivas regionales8, una nueva lectura del periodo dando lugar a posteriores trabajos de síntesis que arrojaban conclusiones novedosas9 siendo la más difundida la de Henry Kamen10, editada a principios de los años ochenta del siglo pasado, hasta llegar a la más reciente de Storrs11. También fue importante para aceptar la propuesta de una nueva lectura de esta época, la progresiva liberalización del recurrente debate sobre la “Crisis del Siglo XVII” que, a partir de esos mismos años ochenta, dejó de poner el acento en la crisis como recesión para pasar a entenderla como un necesario reajuste12.

  • 13 Bartolomé YUN CASALILLA, “Del centro a la periferia: La economía española en la época de Carlos II” (...)
  • 14 José Manuel PÉREZ GARCÍA, “La población andaluza en la época del Barroco (1580- 1760)”, Actas del C (...)
  • 15 Ricardo FRANCH BENAVENT, “El comercio en el Mediterráneo español durante la Edad Moderna: Del estud (...)
  • 16 Enrique LLOPIS AGELÁN y Miguel JÉREZ MÉNDEZ, “El mercado de trigo en Castilla y León, 1691-1788: Ar (...)
  • 17 Lutgardo GARCÍA FUENTES, “En torno a la reactivación del comercio indiano en tiempos de Carlos II”, (...)
  • 18 Ricardo FRANCH BENAVENT, “El artesanado sedero valenciano en el siglo XVII”, in: Francisco José ARA (...)
  • 19 Hans POHL, “Algunas consideraciones sobre el desarrollo de la industria hispanoamericana-especialme (...)
  • 20 Jan Luiten VAN ZANDEN, “Early modern economic growth: a survey of the European Economy, 1500-1800”, (...)

3Que el reinado de Carlos II experimentó –sobre todo a partir de su segunda mitad– el comienzo de una recuperación económica parece innegable si tenemos en cuenta las investigaciones efectuadas en los últimos cuarenta años13. Tanto las tendencias de la población14 como los indicadores de la evolución comercial15 y agraria16, interior y exterior17 o el desarrollo manufacturero de ciertas regiones periféricas peninsulares18 y americanas19, demuestra que el contexto en el que se desarrollaron las reformas en materia hacendística, –que son el objeto de este artículo–, contaron con un “suelo” de cierta fortaleza económica. Era, por lo demás, una situación similar a la que encontramos en otros ámbitos europeos por las mismas fechas ya miremos a Inglaterra a Francia, a Italia o a los Países Bajos, de modo que el discurso sobre la excepcionalidad hispana ha quedado muy diluido en la actualidad20.

  • 21 Bartolomé YUN CASALILLA “Proposals to Quantify Long-term Performance in the Kingdom of Castile, 155 (...)

4El reinado de Carlos II se plantea a partir de estas nuevas investigaciones, como un capítulo que formó parte de un proceso económico trasnacional que resultaría clave para la modernización vivida en Europa occidental durante el siglo XVIII y que partió de un modelo de crecimiento nuevo basado en un mayor dinamismo desarrollado en las periferias de los estados de entonces, si bien la España de la época parece que experimentó tal circunstancia con una menor intensidad que Francia o Inglaterra. Un modelo sobre cuyas redes urbanas y comerciales se articularía la posterior revolución industrial21.

  • 22 Juan Antonio SÁNCHEZ BELÉN, “Mirando hacia adelante. Las reformas económicas y fiscales en el reina (...)
  • 23 Carmen SANZ AYÁN, “Reformismo y Real Hacienda: Oropesa y Medinaceli”, in: Carmen IGLESIAS (coord.), (...)
  • 24 I. A. A. THOMPSON, “Prólogo”, in: Porfirio SANZ CAMAÑES, Política, Hacienda y Milicia en el Aragón (...)
  • 25 Jesús PÉREZ MAGALLÓN, Construyendo la modernidad: La cultura española en el tiempo de los Novatores (...)

5Hasta qué punto la responsabilidad de esa recuperación finisecular fue fruto de acciones políticas concretas decididas por los gobiernos de Carlos II o propiciadas por el contexto general de recuperación vivido en la Europa de la época es algo difícil de determinar22. Por eso es preciso conocer los efectos de la aplicación de ciertos estímulos gubernamentales, para comprobar si supusieron puntos de inflexión que marcaron un cambio positivo de tendencia con mejoras objetivas en el corto, medio o largo plazo. En los últimos años cada vez toma más cuerpo la idea de que existió un “reformismo habsburgico” que precedió al reformismo borbónico23 y que como señaló I. A. A. Thompson hace ya dos décadas24, nos invita a efectuar una revisión absolutista de la hipótesis neoforalista para el reinado del último Austria. Esa formulación nos obliga a tener una visión más gradual de las transformaciones teóricas y prácticas que condujeron a una concepción renovada del ejercicio del poder en el siglo XVIII. Propuestas que invitaron a replantearse la relación del monarca con los súbditos y que dejaron su huella en memoriales y publicaciones de distinta naturaleza o procedencia, elaborados por hombres de acción, de pensamiento y de ciencia25.

6En el concreto terreno hacendístico las reformas que se acometieron tuvieron como objetivo tres líneas de acción prioritaria. Se pretendió acabar con el desorden monetario agravado durante la primera mitad del siglo XVII, aliviar la presión fiscal directa soportada por los súbditos y aligerar el peso de la deuda que el estado había contraído en las dos centurias anteriores.

Reforma monetaria: “Moneda subida, España perdida”26

  • 26 Este es el papel adjudicado al personaje de la Verdad en una comedia fingida –en realidad un panfle (...)
  • 27 Carmen SANZ AYÁN, “Francisco Centani, un hombre de negocios del siglo XVII”, Moneda y Crédito, 193, (...)
  • 28 Juan Antonio SÁNCHEZ BELÉN, “Arbitrismo y reforma monetaria en tiempos de Carlos II», Espacio, Tiem (...)

7Durante los quince primeros años del reinado de Carlos II, como también ocurrió en el reinado de Felipe IV, el consejo de Hacienda recibió una auténtica avalancha de proyectos que planteaban la necesidad de reformar el sistema monetario vigente. Uno de los teóricos más certeros a la hora de denunciar sus perjuicios y de proponer soluciones fue Francisco Centani; destacado hombre de negocios que conocía bien los procedimientos de la hacienda castellana27; pero Centani no fue el único. La mayor parte de los teóricos de la reforma monetaria, englobados hoy bajo la cada vez más indeterminada categoría de arbitristas28, clamaban por adecuar el valor nominal de las monedas a su valor intrínseco y reajustar la paridad del sistema trimetálico vigente, tanto para equilibrar la circulación monetaria en el interior de los reinos peninsulares, como para ajustar las piezas de metal noble castellano a las del resto de Europa en peso y en ley de modo que pudiera frenarse su exportación ilegal continuada. El problema más acuciante procedía de las monedas de vellón; piezas de cobre, que durante la segunda mitad del Seiscientos suponían entre el 92 y el 95 por ciento de todas las utilizadas en el interior de los reinos peninsulares.

  • 29 El “premio” no era más que una reacción del mercado monetario ante la progresiva depreciación del v (...)
  • 30 La tasa de crecimiento anual de los precios en Castilla la Vieja para el periodo 1672-1679 de un 6, (...)
  • 31 Cosme MICÓN, Relación de los precios que han corrido los premios y trueques de Plata a Vellón en Ma (...)

8La paulatina subida del “premio de la plata”29, es decir, del interés en el cambio de plata por vellón –que en febrero de 1680 alcanzó el 275 por cien– y la galopante inflación30, fueron los dos males más evidentes derivados del desorden monetario que se pretendía erradicar. Durante el gobierno de Don Juan José de Austria, la “Junta de Moneda” estudió la posibilidad de acometer la devaluación de la moneda de vellón de cuya inestabilidad dan cuenta numerosos testimonios de la época. Por ellos sabemos, por ejemplo, que las mismas piezas de vellón podían tener distinto valor según se hiciera el trueque en una o en otra ciudad del reino e incluso que esa diferencia podía establecerse solamente con cambiar de barrio dentro de Madrid31.

  • 32 Normalmente al describir a los componentes de esta junta se hace la siguiente enumeración: “[…] el (...)
  • 33 Juan Francisco Tomás de la CERDA, duque de MEDINACELI, Resolución de la Junta de Moneda sobre la de (...)
  • 34 Mercedes ETREROS(ed.), Juan Cortés Osorio, Invectiva política contra D. Juan José de Austria, Madri (...)
  • 35 Carmen SANZ AYÁN, Los banqueros de Carlos II, Valladolid: Universidad de Valladolid, 1988, p. 226-2 (...)

9El organismo encargado de acometer la reforma quedó integrado por Antonio de Monsalve, gobernador del Consejo de Hacienda; el duque de Medinaceli, presidente del Consejo de Indias; Juan de la Puente Guevara, presidente del Consejo de Castilla, fray Francisco de Reluz, confesor de Carlos II, y don Andrés de Villarán, secretario del Consejo de Hacienda32. Entre los meses de marzo y julio de 1679 estos delegados estudiaron los memoriales que habían llegado al consejo de Hacienda sobre la materia y celebraron diferentes reuniones con ministros y financieros33. Es posible que el fin de la guerra con Francia (20 de agosto de 1678) diera un impulso definitivo a los trabajos de la comisión porque a pesar de que Don Juan José, desde el comienzo de su ministeriado, había contemplado la posibilidad de ejecutar la reforma de la moneda, la situación internacional heredada en los inicios de su mandato lo hizo inviable, razón por la que las quejas de los adversarios sobre su gestión económica se hicieron notar enseguida34. Pero a partir de 1678 las cifras de provisiones de plata con destino al exterior para sufragar ejércitos no superaron el millón de escudos de plata, cuando en el periodo de minoría, –incluso en las peores circunstancias–, sobrepasaron los dos millones y medio y a veces los tres millones de escudos35. Así pues, siendo menores las exigencias económicas exteriores y por tanto el nivel de gasto, parecía llegado el momento de comenzar a dar pasos firmes que propiciaran el saneamiento hacendístico.

  • 36 Manuel GARZÓN PAREJA, La Hacienda de Carlos II, Madrid: Instituto de Estudios Fiscales, 1980, p. 43 (...)

10La decisión de devaluar el vellón quedó recogida en la pragmática de baja de moneda emitida el 10 de febrero de 168036, ya con Don Juan José fallecido y con Medinaceli situado de facto en la cúspide del poder. Afectó al vellón circulante en Castilla pero también a los reinos de Aragón, Cataluña, Navarra y Valencia dónde estas piezas castellanas circulaban en grandes cantidades. Los poseedores de vellón tuvieron que asumir que sus monedas denominadas de molino, que contenían una pequeñísima parte de plata, y cuyo valor nominal era de ocho maravedíes, pasarían a valer sólo dos maravedíes. Circulaba además una gran cantidad de moneda de vellón falsa introducida en su mayor parte desde el extranjero y hecha sólo con cobre, cuyo nuevo valor nominal pasó a ser de un maravedí. La medida estaba pensada no sólo para eliminar del mercado gran cantidad de moneda introducida ilegalmente desde Francia o los Países Bajos; también permitía fijar una equivalencia estable entre la plata y el vellón que rompía el círculo vicioso de la inflación. Se quería recoger en las cecas toda la moneda fraccionaria que poseyeran los particulares en un plazo de seis meses –que se prorrogó después tres meses más–, para cambiarla por otra nueva, con un valor intrínseco superior a las anteriores, –de ahí que se conociera con el nombre de vellón grueso– cuyo valor se fijó en dos maravedíes.

  • 37 Earl J. HAMILTON, Guerra y precios en España 1651-1800, Madrid: Alianza Editorial, 1988, p. 41.
  • 38 Javier DE SANTIAGO FERNÁNDEZ, La moneda castellana del siglo XVII: Corpus legislativo, Madrid: Edit (...)

11No era la primera devaluación del vellón que se decidía en el siglo XVII. Ya se habían decretado bajas de moneda en ocasiones anteriores para intentar lograr los mismos objetivos pero la vigencia de esos decretos fue muy corta y siempre vino seguida de otras órdenes que volvían a poner el valor de la moneda en su punto de partida. Sólo en los quince años transcurridos entre 1627 y 1641 el vellón soportó cuatro deflaciones y tres inflaciones impuestas por sendos decretos que a veces se sucedían en pocos meses desdiciéndose unos a otros37. Sin embargo la pragmática de 1681, a diferencia de las anteriores, se decretó para hacerla cumplir en el tiempo38.

  • 39 Antonio DOMÍNGUEZ ORTIZ, “La Crisis de Castilla en 1677-1687”, Revista portuguesa de Historia, 10, (...)
  • 40 Javier DE SANTIAGO FERNÁNDEZ, “Monedas de vellón circulantes en Castilla durante el reinado de Carl (...)

12Los efectos de su implantación a corto plazo fueron la escasez de moneda fraccionaria y el colapso del comercio, al negarse cosecheros y mercaderes a vender sus productos si se les pagaba con moneda devaluada39. Puede entenderse el sentimiento de caos inicial sólo con recordar que los vasallos vieron reducido su peculio monetario en tres cuartas partes y no consolaba mucho pensar que pasado el tiempo, con las piezas nuevas de dos maravedíes, se podrían comprar más cosas que con las antiguas de ocho. Por eso, el vellón antiguo no se entregó en las cecas ni a la velocidad ni en la cantidad suficiente y, al final, la moneda de vellón afectada por la Pragmática de febrero de 1680 fue rehabilitada cuatro años después para la circulación oficial (10 de octubre de 1684) pero sólo por la mitad de su valor40.

  • 41 Cecilia FONT DE VILLANUEVA, La estabilización monetaria de 1680-1686, Madrid: Banco de España, 2008 (...)
  • 42 Esteban COLLANTES PÉREZ ARDA y José Patricio MERINO NAVARRO, “Alteraciones al sistema monetario de (...)

13Para completar el saneamiento monetario había quedado pendiente restablecer el equilibrio entre la nueva moneda de vellón y las de oro y plata. Fue durante el gobierno de Oropesa cuando se consumó este proceso. Se decidió incrementar en un 25 por ciento el valor nominal expresado en vellón, de las piezas de plata existentes para favorecer su salida al mercado41. Al mismo tiempo se decidió acuñar monedas de plata nueva con menos peso que las de plata anteriores, llamadas ahora de plata vieja, de modo que un real de plata vieja que antes del decreto y con un premio de la plata del 50 por ciento valía doce reales de vellón, pasó ahora a valer quince reales de vellón. Los nuevos reales de plata, que tenían un 25 por ciento menos de metal noble, pasarían a valer doce reales de vellón. Por último también se varió el valor del oro respecto a la plata ya modificada a fines de 1686 (26 de noviembre), encareciendo el valor del doblón de oro respecto a la plata en aproximadamente un 5 por ciento42 .

  • 43 José Ignacio GARCÍA DE PASO, “La estabilización monetaria en Castilla bajo Carlos II”, Revista de H (...)

14Las medidas, durísimas en sus iniciales efectos sociales, resultaron, al menos, eficaces en el medio plazo. De hecho, entre 1680 y 1682 los precios cayeron un 51 por ciento y el premio de la plata bajó del 275 al 50 por ciento43. El efecto combinado del plan de estabilización deflacionista del vellón y las medidas inflacionistas de la plata desembocaron en el deseado saneamiento monetario. En los cuarenta años siguientes tras la pragmática del 14 de octubre de 1686 no se publicó ninguna ley que alterara los valores monetarios de las piezas circulantes. Además todo el proceso tuvo una trascendencia mayor que la propia estabilización de la moneda. Su importancia debe entenderse en un contexto más amplio porque significó la recuperación de la confianza en el sistema regulador de intercambios de modo que el cálculo de costes y riesgos en la actividad económica pudo ser más fiable.

Reforma fiscal: “La exorbitancia de tributos y el costoso cobro de ellos”44

  • 44 Antonio SOMOZA Y QUIROGA, “Único desengaño y perfecto remedio de los menoscabos de la Corona de Cas (...)
  • 45 José Ignacio ANDRÉS UCENDO, Ramón LANZA GARCÍA, “Estructura y evolución de los ingresos de la Real (...)
  • 46 Antonio DOMÍNGUEZ ORTIZ, “La desigualdad contributiva en Castilla en el siglo XVII”, Instituciones (...)

15En materia de reforma tributaria lo más llamativo fue la implantación de disposiciones que pretendían reducir la carga de los pecheros. El hecho de que la fiscalidad directa castellana no creciera sino que se lograra reducir, convierte al reinado de Carlos II en un periodo muy atípico con respecto a la dinámica seguida por los Austrias que le habían precedido45. Es cierto que las causas para decidir este recorte fiscal –como ya apuntó Domínguez Ortiz en su momento46– no se debieron únicamente a las iniciativas reformistas; la existencia de una situación política exterior en la que paulatinamente se aceptó la pérdida de la hegemonía internacional, permitió no sólo planearlas, sino además ponerlas en práctica. Se procuró actuar en dos ámbitos: En el de la reducción efectiva de la carga fiscal y en el intento de mejora de la administración y recaudación de los tributos.

  • 47 El servicio de Quiebra de Millones empezó a existir a partir de 1637 y consistía en valorar lo que (...)
  • 48 Juan Antonio SÁNCHEZ BELÉN, “La Junta de Alivios de 1669 y las primeras reformas de la regencia”, E (...)
  • 49 Id., La política fiscal en Castilla durante el reinado de Carlos II, Madrid: Siglo XXI, 1996, p. 20 (...)

16Con respecto a la reducción de ciertas cargas fiscales se diseñaron algunos audaces proyectos durante el valimiento de Nithard, que derivaron en las propuestas de suspensión en todo el Reino de Castilla del Servicio de Quiebra de Millones47 para el periodo 1668-1669. Tras la caída del confesor jesuita, la presión ejercida por Don Juan José de Austria y sus seguidores impuso la creación de una “Junta de Alivios” que actuó durante un periodo muy corto, –entre marzo y julio de 1669– y aunque sus trabajos sirvieron de base para iniciativas posteriores48, su acción concreta en esos momentos no sirvió de mucho. Tampoco la privanza de Valenzuela aportó innovaciones reseñables en esta cuestión. El auténtico impulso reformista de la fiscalidad –igual que en el caso de la reforma monetaria– comenzó en 1677 con la llegada al poder de Don Juan de Austria. Aunque también en este caso la ejecución de las decisiones se produjo tras su desaparición, en el inicio del gobierno Medinaceli49.

  • 50 Como ejemplo vid. los lugares que cita Antonio DOMÍNGUEZ ORTIZ, La sociedad española en el siglo XV (...)
  • 51 Pere MOLAS, Historia de España de Menéndez Pidal. La Transición del siglo XVII al XVIII. Entre la d (...)

17Las medidas adoptadas para estabilizar la circulación monetaria precipitaron seguramente algunas decisiones reformistas en materia fiscal. Por ejemplo en 1680, después del decreto de devaluación del vellón, se aplicaron decisiones destinadas a reducir el peso de las deudas que habían contraído las ciudades para hacer frente al pago de sus obligaciones tributarias con la Corona. Una Real Cédula de 14 de marzo de 1680 redujo al 5 por ciento los intereses que las ciudades pagaban, por los préstamos [censos] negociados para hacer frente a la fiscalidad regia y cuya garantía eran los recursos fiscales municipales, fundamentalmente sisas y arbitrios. También la Real Hacienda perdonó servicios atrasados a determinados lugares50, mientras otros suspendieron sus aportaciones durante un periodo de tiempo establecido previamente. En total se anularon deudas fiscales anteriores a 1673 valoradas en más de doce millones de ducados51.

  • 52 José Ignacio ANDRÉS UCENDO, La fiscalidad en Castilla en el siglo XVII: Los servicios de millones, (...)
  • 53 BNE, mss 18.275 (fol. 60v°-61r°). Decreto que baxo al presidente de Hacienda para la quita de los n (...)

18Un paso más en la determinación de dar un cambio de orientación en materia recaudatoria se produjo el 13 de febrero de 1686 cuando se decidió eliminar impuestos que habían sido aprobados durante el reinado anterior y para los que el clero había pactado su inmunidad. Eran los tres Millones sobre la carne y otros tres sobre el vino, vinagre y aceite. Esta iniciativa suponía una rebaja de alrededor de un 30 por ciento en el valor total del servicio de Millones52. También se redujeron a la mitad la mayor parte de los Cientos que eran incrementos del 4 por ciento sobre el importe de las tradicionales alcabalas y que, asimismo, se habían introducido como novedad fiscal a lo largo del reinado de Felipe IV53. Otras medidas de menor alcance pero de similar perfil, fueron la anulación en febrero de 1688 del derecho que se cobraba por los pescados frescos de los ríos o la reducción de la cuantía en 1691 del impuesto extraordinario decretado por el Real Casamiento.

  • 54 Bartolomé YUN CASALILLA, “Del centro a la periferia…”, op. cit., p. 60.
  • 55 El procedimiento por el que se elevó la renta de las lanas fue un “arbitrio con fortuna”. De hecho (...)

19El momento en que se decidió bajar estos impuestos era estratégico. Tanto los Millones como los Cientos se vieron recortados a dos años de haberse establecido la equivalencia entre la moneda antigua de vellón y la recientemente acuñada. Cabe la posibilidad de considerar que la rebaja de los Cientos fuera una adaptación de los valores de la moneda vieja a la nueva; una medida realista que equilibraba los importes nominales de las rentas con los valores reales. La reducción de los impuestos sobre el consumo de algunos productos básicos era una medida práctica que puede interpretarse como un gesto de valentía política pero también suponía reconocer la evidencia de las dificultades que conllevaba su percepción54. Además no todo fueron rebajas fiscales. Se procuró compensar en cierta medida la reducción de esos impuestos sobre el vino o el aceite, con el aumento de las imposiciones sobre monopolios y Rentas Generales, mucho más saneadas. Por ejemplo se aplicaron nuevos tributos que incrementaron las cargas ya existentes sobre la sal y la exportación de lana. El primero se llamó Derecho de cuatro reales por fanega de sal y el segundo elevó en una cuarta parte la Renta general de las lanas que ya existía55. Estas decisiones no sólo implicaban desplazar en parte la carga fiscal sobre las clases medias altas para aliviar a las más populares; significaba sobre todo que estuvieran más controladas por la Real Hacienda en su recaudación, ya que se cobraban mediante arrendamiento al por mayor o por administración y se basaban en el incremento de una fiscalidad indirecta que escapaba del control que ejercían las oligarquías ciudadanas sobre las rentas provinciales.

  • 56 Jean-Pierre DEDIEU y Céline LEBRE, “Monarchie et patriciats municipaux en Castille sous Charles II. (...)
  • 57 Carmen SANZ AYÁN, “Administration and Resources for the Mainland War in the First Phases of The War (...)

20En este sentido, un hecho que no puede pasar desapercibido es la disolución del papel de las Cortes en materia fiscal durante el reinado de Carlos II. Las de la Corona de Castilla, previstas para octubre de 1665, fueron sustituidas desde 1667 por la consulta a cada una de las ciudades con derecho a voto. Esta decisión sirvió de precedente para que no se convocaran a lo largo del reinado lo que, de facto, supuso la congelación de la estructura impositiva esencial que dependía de esta asamblea; y es que la nueva modalidad de aprobación de los servicios por consulta a las ciudades sirvió para prorrogar los que habían sido aprobados en anteriores sesiones de Cortes, pero no para votar otros nuevos. De este modo, el importe de los Millones permaneció durante todo el reinado en los niveles de los primeros años sesenta56, incluso antes de que comenzaran los recortes ya descritos. Por el contrario las Rentas Generales crecieron porque se consideraron impuestos cuyo rendimiento controlaba mucho mejor la Corona a través del consejo de Hacienda que actuaba como supremo órgano rector en la materia sin tener que depender del concurso de las oligarquías urbanas. El aumento de los ingresos por estos conceptos a lo largo del reinado parece evidente. Así ocurrió en el caso de la renta del Tabaco que entre 1663 y 1698 pasó de recaudar 2,7 millones de reales a alcanzar los 9,1 millones57.

  • 58 Id., “El canon a la nobleza en la Monarquía Hispánica: La Media Anata de Mercedes”, in: Alberto MAR (...)
  • 59 Id., Los banqueros y la crisis de la Monarquía Hispánica de 1640, Madrid: Marcial Pons, 2013, p. 17 (...)
  • 60 Ángel SANZ TAPIA, “La justicia en venta. El beneficio de cargos americanos de audiencia bajo Carlos (...)
  • 61 Francisco ANDÚJAR CASTILLO, “La venalidad en los Consejos durante el reinado de Carlos II: De las p (...)

21Las ventas de oficios y dignidades también se convirtieron en una fuente alternativa de ingresos. Aunque no era un procedimiento nuevo, alcanzó las más altas cotas de aplicación durante el reinado de Carlos II. Cada vez resulta más claro que lo largo del siglo XVII, de forma progresiva, la Corona fue aceptando la recepción de dinero como factor principal para efectuar la provisión de oficios y cargos. Aplicó además, desde 1635, una fórmula fiscal a todos los títulos y nombramientos a través de la media anata de mercedes de modo que el aumento de provisiones de oficios incrementaba la recaudación de esta regalía58. Cuando ejecutaba la provisión de oficios por “beneficio”, –es decir, por venta– el adjudicatario entregaba un “donativo” al monarca59 que conceptualmente enmascaraba la compra. De este procedimiento ni siquiera escaparon los nombramientos en Indias. Su primera aplicación americana se inició en 1632 y afectó a los cargos de la Real Hacienda. El sistema continuó en 1674 extendiéndose a los oficios de gobierno y abarcó presidencias de las audiencias, gobernaciones, alcaldías mayores y corregimientos hasta que unos años después, a partir de 1683, la oferta se completó con los puestos propiamente judiciales, es decir, con las magistraturas de las audiencias, de modo que a fines del reinado de Carlos II la designación por dinero del funcionariado estatal indiano fue la fórmula prevalente60. Entre 1683 y 1700 al menos el 40 por ciento de las plazas se ocuparon mediante beneficio, si bien dos tercios de los elegidos para esos puestos no lo desempeñaron. Fueron supernumerarios cuyos nombramientos resultaron anulados poco después lo que podría sugerir cierta estrategia de la Cámara de Indias simplemente para recaudar. Una fórmula también usada en los puestos de consejeros de Indias, Hacienda e Italia61.

  • 62 María del Mar FELICES DE LA FUENTE, “Recompensar servicios con honores: El crecimiento de la noblez (...)
  • 63 Antonio José RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ, “La creación de títulos de Castilla durante los reinados de Felip (...)
  • 64 José Ignacio FORTEA PÉREZ, “Los donativos en la política fiscal de los Austrias (1625-1637): Servic (...)
  • 65 Manuel ESCALONA JIMÉNEZ, “Los donativos de la ciudad de Sevilla durante el reinado de Carlos II”, E (...)

22Algo parecido ocurrió con la otorgación de títulos nobiliarios por vía venal62 que, sobre todo a partir de 1679, se multiplicaron alcanzando sus más altas cotas entre los años 1689 y 1693 pues sólo en ese quinquenio se crearon 118 nuevos títulos63. Así mismo se intensificó el procedimiento recaudatorio de los donativos64; desde los otorgados por particulares hasta los cedidos por ciudades o por el Consulado de Indias. Era un modo de financiación irregular, ocasional y discontinuo que hacía imposible aumentar la deuda a largo plazo e imponía fuertes limitaciones al gasto regio65.

  • 66 Giovanni MUTO y Antonio TERRASA LOZANO (eds.), Estrategias culturales y circulación de la nueva nob (...)

23La importancia que adquirió este tipo de fiscalidad extraordinaria que afectaba a los privilegiados, empleados públicos, hombres de negocios y otros sectores con elevada capacidad económica, puede inducirnos a pensar que, en teoría, hubo un aumento en la progresividad de los tributos, de manera que empezaron a recaer sobre grupos sociales con mayor nivel de renta. Sin embargo no deja de resultar sorprendente que el posible incremento de la contribución de las aristocracias, –en especial de las de nuevo cuño66– tuviera lugar, precisamente, en la época en la que alcanzaron mayor poder político, sobre todo durante los años noventa. En realidad esta modalidad impositiva extraordinaria reforzaba la dependencia de la Real Hacienda, de las fuerzas sociales que, a priori, podían ser más reticentes a un cambio en profundidad del sistema.

  • 67 Además de Medinaceli, la Junta estaría integrada por dos consejeros de Castilla, Carlos de Villamay (...)
  • 68 Un ejemplo concreto de los resultados en Carmen SANZ AYÁN, “La evolución de los ‘Cientos’ de Zamora (...)
  • 69 Anne DUBET, “¿La importación de un modelo francés? Acerca de algunas reformas de la administración (...)
  • 70 Julio D. MUÑOZ RODRÍGUEZ, “El superintendente austriaco y el intendente borbónico: la evolución de (...)

24La segunda cuestión relacionada con las mejoras en materia fiscal afectó a la modificación de los procedimientos de recaudación de las rentas. Hubo varias iniciativas novedosas a lo largo del reinado; la más seria fue la de 1683 que partía de un proyecto presentado en 1680 por dos miembros del Consejo de Hacienda –Juan de la Hoz Mota y Luis Moreno Ponce de León– quienes proponían que la Corona se encargara de administrar directamente las rentas provinciales –Alcabalas, Cientos, Servicio ordinario y extraordinario y Millones– previo encabezamiento de las diferentes localidades. En teoría la propuesta era muy ventajosa ya que pretendía evitar la diversidad de jurisdicciones que mediaban en la cobranza de esos impuestos y que derivaban en corrupción. Para evitarlo se proponía centralizar la recaudación mediante instituciones dependientes de la Corona. Además, agrupar las rentas suponía, sobre el papel, obtener un mayor rendimiento y era un primer paso para homogeneizar el mapa impositivo del reino castellano. Pero el proyecto contó con la oposición de la mayoría del consejo de Hacienda y del de Castilla porque los intereses de los hombres de negocios y de los arrendadores de rentas al por mayor quedarían muy afectados si se aplicaba la medida. A pesar de ello Medinaceli impulsó la reforma y el 16 de diciembre de 1682 puso en marcha el encabezamiento general del reino que pretendía anular todos los arrendamientos existentes sobre esas rentas al tiempo que creaba una junta de encabezamiento presidida por el propio primer ministro67. La Junta reorganizó desde un punto de vista administrativo las rentas provinciales, estableció los procedimientos de recaudación y se encargó de estudiar una posible remisión de deudas para fijar el importe de los nuevos valores tributarios que regirían por tres años68. El novedoso sistema recaudatorio que se proponía sería supervisado directamente por los superintendentes de hacienda que se creaban ahora en cada una de las veintiuna provincias castellanas. Estos nuevos oficios administrativos, inspirados en el modelo francés69, debían asumir la misión de coordinar y administrar la recaudación de rentas en un intento por reforzar la capacidad de acción y la responsabilidad individual de los delegados del gobierno en esta materia70. Ellos tenían que elaborar los censos de vecinos en cada uno de los lugares de su provincia, aunque no parece que lo ejecutaran. También debían hacer recuento de sus actividades productivas para fijar con conocimiento el importe a pagar.

25Trabajaron para que la propuesta dejara de ser un mero proyecto y en marzo de 1684 quedaron fijados los acuerdos con diecisiete provincias. La reducción media de las cargas fiscales después de la indagación fue de un 15 por ciento. Este resultado sembró la alarma en el consejo de Hacienda y cargó de razón a los que se habían opuesto desde el principio a la innovación. Aunque se aceptó la aplicación del encabezamiento en los lugares donde ya se había llegado a un acuerdo, en los restantes se siguió aplicando el arrendamiento y sólo tres años más tarde, en 1687, la Corona, al menos sobre el papel, decidió regresar al sistema anterior.

  • 71 Beatriz CÁRCELES DE GEA, Reforma y fraude fiscal en el reinado de Carlos II. La Sala de Millones (1 (...)
  • 72 Juan Antonio SÁNCHEZ BELÉN, “Absolutismo y fiscalidad en Castilla a finales del siglo XVII: El enca (...)
  • 73 Francisco ANDÚJAR CASTILLO, “Reforma política y económica en el reinado de Carlos II: El ‘valimient (...)
  • 74 Pere MOLAS RIBALTA, op. cit., p. 16.

26Podemos entender la oposición de los órganos colegiados de la Monarquía, si tenemos en cuenta que estas innovaciones proponían un nuevo modelo político que quebrantaba el tradicional tipo de relación de reciprocidad que se había establecido entre ellos y las oligarquías ciudadanas71 a las que se hallaban conectadas. La implantación de los superintendentes que, a duras penas lograron consolidarse en la última década del siglo72, era el primer golpe que podía desencadenar, a la larga, la quiebra del antiguo sistema73. Las innovaciones de los procedimientos recaudatorios, aunque tímidamente, también llegaron para quedarse. Aunque fue preocupación de todos los gobiernos del periodo acometer dicha tarea, durante la etapa de Oropesa74 se cargó el acento con más intensidad en la aplicación de una política de austeridad administrativa y de mejora en la eficacia de los procedimientos recaudatorios. También la confección de un presupuesto mínimo a partir de 1688 para el sostenimiento de la maquinaria estatal, los llamados Cuatro millones de la Causa Pública, suponía una novedad valorable y racionalizadora que daba prioridad a los gastos considerados imprescindibles.

  • 75 AGS, Dirección General del Tesoro (DGT), inv. 24, leg. 629.

27En 1696, a cuatro años de finalizar el reinado75, los dos tradicionales impuestos de cientos y alcabalas se cobraban a través de sesenta y siete cabezas de partido. De ellas, treinta y nueve se encontraban en arrendamiento y veintiocho en encabezamiento o administración; dicho de otro modo, el 42 por ciento de esos impuestos se hallaban controlados directamente por la administración de hacienda mientras el 58 por ciento restante permanecía gestionado por arrendadores y hombres de negocios particulares. Si esta era la proporción referida para una parte de las Rentas Provinciales, en el caso de las Rentas Generales –Almojarifazgos, Rentas de las lanas, Puertos Secos de Portugal, Servicio y Montazgo, Sosa y Barrilla, Seda de Granada, Naipes, Salinas y Nieve– el predominio del sistema de arrendamiento era prácticamente del cien por cien.

Reducción de la Deuda Pública: “Fraudes de juros […] diabólica traza”76

  • 76 Antonio ÁLVAREZ OSORIO Y REDÍN, Zelador General para el Bien común de todos, 1687, p. 2.
  • 77 Antoni FURIÓ DIEGO, “Deuda pública e intereses privados. Finanzas y fiscalidad municipales en la Co (...)

28El tercer eslabón de las reformas hacendísticas era el de la reducción de la deuda pública a largo plazo que fue ampliamente utilizada desde la Baja Edad Media como instrumento de financiación de repúblicas, municipios y reinos. Se adoptó durante ese periodo en las monarquías peninsulares, primero en Aragón y después en Castilla77 para alcanzar durante el reinado de Felipe II su momento de mayor fortaleza. Ninguna otra monarquía europea del momento fue capaz de colocar el volumen de títulos de deuda [juros] que emitió la Corona en la segunda mitad del siglo XVI. Pero si durante ese periodo la adquisición de juros había sido un negocio rentable para sus subscriptores [juristas], a partir del siglo XVII y sobre todo desde su segunda década, los rendimientos de la deuda pública empezaron a sufrir descuentos que ya no cesarían.

  • 78 Carmen SANZ AYÁN, “La evolución de los juros en el reinado de Carlos II”, in: Mª del Carmen SAAVEDR (...)

29Primero se redujeron los intereses previamente pactados y más tarde, a partir de 1632-1635, se efectuaron descuentos –en principio de carácter temporal y más tarde definitivos– sobre los réditos que el poseedor de los títulos debía recibir según su contrato. Esos descuentos fueron de aproximadamente la mitad [media anata] hasta 1660 y a partir de ese año se ejecutaron otros adicionales de manera que los interesados empezaron a percibir, en el mejor de los casos, del 30 al 45 por cien de sus rentas. Aunque los descuentos fueron compensados con la entrega de nuevos títulos de deuda –ya que lo contrario se habría entendido como una apropiación indebida– a partir de mediados del reinado de Carlos II ya no se entregó compensación alguna. La monarquía destinó por ley una cantidad de dinero variable que nunca fue suficiente para satisfacer al completo los réditos de la deuda de manera que empezaron a quedar suscriptores que no cobraban78.

  • 79 Los Cinco Géneros reservados de descuentos en los juros eran hospitales y hospicios, sufragios de a (...)
  • 80 La Reyna Gouernadora. Assiento y escritura de Concordia con la Santa Sede que se celebro... en onze (...)
  • 81 AHN, Diversos, juros, leg. 2030, Madrid, 13 de marzo de 1635.

30Sin embargo existían dos tipos de juristas pues mientras unos fueron viendo disminuidos sus réditos tal y como se ha descrito, a otros se les concedía el privilegio de cobrar íntegros los intereses, es decir quedaban reservados de los descuentos. Tanto los Cinco Géneros79 como los eclesiásticos80 y la mayor parte de los miembros de la nobleza, lograron salvaguardar sus juros de descuentos. Aunque la potestad de la Monarquía para respetar o no su propia legislación hizo que, en determinados momentos, estas reservas tampoco valieran81.

  • 82 BNE, mss. 2289, fol. 55r°a-56v°b, Decreto de 10 de febrero de 1677.
  • 83 Josefina CASTILLA SOTO, “El ‘valimiento’ de Don Juan José de Austria (1677-1679)”, Espacio, Tiempo (...)
  • 84 Álvaro CASTILLO PINTADO, “Los juros de Castilla. Apogeo y fin de un instrumento de Crédito”, Hispan (...)

31Los recortes ejecutados sobre los réditos de los juros que no tenían reserva dieron lugar a un proceso de devaluación extrema de los títulos. Esa situación propició que a partir de 167782, con el gobierno de D. Juan José de Austria83, se legislara para anular directamente grandes paquetes de deuda utilizando como criterio la antigüedad en la adquisición de los juros. La fecha frontera establecida fue la de 1635 que era la que se venía utilizando para distinguir los juros modernos de los antiguos. Se decidió que los títulos antiguos adquiridos antes de 1635 debían perder la mitad de su valor y además se descontarían de sus réditos no sólo la media anata de intereses sino una prima subsidiaria añadida del 5 por ciento. También los juros modernos, es decir, los adquiridos después de 1635, perderían la mitad de su valor pero además de la media anata, sufrirían una prima de descuento adicional de un 15 por ciento. Este añadido para los juros modernos se aplicó porque se consideraba que esos títulos habían sido adquiridos mediante prácticas especulativas extremas84.

  • 85 RAH, 14/11556(14): “Señor. El Colegio de V. Magestad, con el titulo de San Phelipe y Santiago, en l (...)
  • 86 José CANGA ARGUELLES, Diccionario de Hacienda con aplicación a España, Madrid: Imprenta de Don Marc (...)

32De haberse llevado a cabo este decreto en todo su contenido la deuda consolidada habría quedado reducida en más de un 50 por ciento, pero la medida no llegó a ejecutarse. A cambio se siguió publicando anualmente la quita de la media anata de todos los juros no reservados, más 5 por cien a los antiguos, 10 por cien a los modernos y 15 por cien a los que los habían recibido como una merced. Hubo que esperar a 1683 en pleno gobierno Medinaceli, para que se adoptaran medidas más drásticas. Se decidió no volver a pagar los juros que se habían generado para compensar las medias anatas ejecutadas desde 1635, según una real cédula de 29 de julio de 1683 que tendría efecto en 1683 y 1684. Al resto de los títulos se les aplicó la media anata tradicional más 5 por cien a los juros antiguos, 15 por cien a los modernos, y nada menos que un 35 por cien a los cesionarios de mercedes aunque se siguió exceptuando los que pertenecían a los cinco géneros y obras pías85. En 1685 se prorrogaron los efectos de la real cédula de 1683 y además se comenzaron a revisar las adquisiciones ilegales de títulos que habían denunciado particulares y arbitristas en los años anteriores. Por ejemplo en un impreso anónimo de 1686 titulado Desempeño del Patrimonio Real86 se describían claramente estos procedimientos corruptos. Se afirmaba que los dueños de los juros que no devengaban intereses los vendían en el mercado secundario muy por debajo de su valor nominal. Los compradores eran nobles o eclesiásticos que gozaban de reserva además de hombres de negocios que también la tenían y que después, mediante procedimientos fraudulentos, conseguían cobrar íntegramente de la tesorería los juros devaluados.

33La revisión de las adquisiciones fraudulentas impulsó en 1685 una medida definitiva. Se decidió reducir entre el 50 y el 75 por ciento de los nominales de los juros e incluso algunos se anularon completamente. A raíz de la operación la Corona se ahorró el pago de unos cuatro millones de ducados en intereses de juros. En 1686 a los descuentos aplicados en 1685 se añadió un cuatro por ciento más, aunque los juros vitalicios que eran propiedad de militares y viudas que no excedieran de 300 ducados de principal quedaron exentos de descuentos.

  • 87 Relacion de la Renta de Juros que en el año de 1681. tenian la Abadesa, y Religiosas del Convento d (...)
  • 88 AHN, Biblioteca Auxiliar, Clero secular y regular, leg. 3577: “El Rey. Por quanto la Iglesia Magist (...)

34Las medidas para recortar la deuda continuaron en la segunda mitad de la década de los ochenta. Desde 1687 en adelante se dio orden para hacer todos los años los mismos descuentos mientras las reservas de los Cinco Géneros comenzaron a recortarse también. Se decidió que los juros comprados antes de 1640 se pagarían íntegramente pero a los adquiridos después de esa fecha se les aplicaría la media anata. Estos últimos decretos obligaron a monasterios y congregaciones a poner al día el inventario de sus títulos de deuda, ordenes que se reiteraron en 168987 porque los establecimientos de fundación ancestral como por ejemplo, la iglesia magistral de Alcalá de Henares, se resistían a perder alguno de sus privilegios88.

  • 89 Manuel ÁLVAREZ OSORIO Y REDÍN, Discursos político-económicos: Discurso universal de las causas que (...)
  • 90 Archivo Municipal de Segovia (AMS), leg. 843-25(3), 28 de mayo de 1696: “Aviendo reconocido el Cons (...)

35El impulso reformista en materia de deuda pública afectó al fondo pero también a la forma porque, en las denuncias de prácticas abusivas, se señalaba directamente a la Real Hacienda como responsable de los daños por haber hecho dejación a lo largo de las cuatro últimas décadas, de la administración directa del pago de los títulos. Así lo afirmaba en 1687 Manuel Álvarez Osorio y Redín en el memoria titulado Zelador General para el bien común de todos89 en el que dedicaba el punto primero a cómo “Descubrir los fraudes de los juros” mientras denunciaba la corrupción de algunos contadores que permitían seguir cobrando réditos a personas que hacía tiempo deberían haber dejado de percibirlos. Era por tanto necesario acometer también en este ámbito, una reforma administrativa que comenzó en 168690 rehabilitando antiguas competencias de la Contaduría de Mercedes. Esas competencias habían sido usurpadas por los tesoreros y los arrendadores de rentas de forma que muchas operaciones de reconocimiento de títulos, necesarias para cobrar los réditos, no quedaron registradas en los libros de contaduría pagándose directamente sin ser anotadas lo que permitía poder volver a reclamarlas después. Incluso se consintió que los arrendadores de rentas expidieran a terceros cédulas que legitimaban la propiedad de los títulos sin las debidas garantías dando lugar a una importante bolsa de fraude que ahora se pretendía eliminar.

36La importante reducción de la deuda consolidada que se logró a lo largo de la década de los ochenta fue uno de los mayores logros del reinado de Carlos II en orden al saneamiento de la Real Hacienda. Desde finales de la década hubo una disminución importante de la deuda pública que en 1699 únicamente consumía un 38 por ciento de las recaudaciones y que sirvió de modelo para enseñar el camino de lo que había que seguir haciendo en los años inmediatamente posteriores.

Conclusiones

37No puede negarse el espíritu reformista del reinado de Carlos II en materia hacendística, si bien ese impulso no fue uniforme a lo largo de los treinta y cinco años de su reinado ni completamente efectivo. Los proyectos se gestaron intensamente durante el ministeriado de Don Juan José de Austria y se ejecutaron en tiempos de Medinaceli y Oropesa. Las reformas planeadas en materia monetaria, fiscal y las relativas a la reducción de la deuda pública mostraron siempre dos ámbitos de actuación. Por un lado fue preciso poner orden y recalcular los esfuerzos que realizaban los súbditos pero, además, se acometieron transformaciones administrativas de calado político que apuntaban hacia un intento de fortalecer el poder real para establecer un tipo de relación diferente con los súbditos.

38Probablemente lo que condicionó ese nuevo clima de novedad no fue tanto el espíritu reformista de los ministros o de los administradores, sino la necesidad y el talante práctico de estos servidores de la Monarquía. Conscientes de que tras Nimega (1678) había que reformular el papel de la Monarquía Católica en Europa, comenzaron a aplicar en sus respectivos campos tesis realistas que muchas veces partían de antiguos proyectos propuestos desde principios del siglo XVII. Mirar hacia Castilla y sus Indias y buscar la tan pregonada regeneración interna, se convirtió en prioridad frente a la defensa a ultranza de la hegemonía en las décadas anteriores.

39El peso de los hechos demuestra que muchas de las reformas proyectadas e incluso decretadas no se llevaron a cabo o tuvieron una aplicación parcial pero aún así, en materia monetaria tras la pragmática de octubre de 1686 y a lo largo de varias décadas, no fue necesario publicar ninguna ley que alterara los valores de las piezas circulantes. La reducción drástica de la deuda pública tanto en su cuantía como en su estructura constituye uno de los éxitos objetivos del reinado. Así mismo en el plano recaudatorio, la fiscalidad directa castellana no sólo no creció sino que se redujo, lo que convierte al periodo en excepcional si lo comparamos con lo ocurrido en el siglo y medio anterior. Es cierto que las innovaciones en los procedimientos recaudatorios que daban más protagonismo a la administración central no se implantaron completamente, pero tampoco fueron una ocurrencia fugaz y aunque podamos concluir que no se aplicaron con suficiente determinación, el reto no era sencillo. Lo demuestra el hecho de que trascurrido el primer tercio del siglo siguiente, en 1739, hubo que decretar una suspensión de pagos, decidir una masiva venta de baldíos, pedir un gran préstamo por valor de cinco millones de ducados a la Real Compañía de Comercio y crear un nuevo impuesto sobre tratos y granjerías en Castilla, sin que hubiera desaparecido ninguno de los existentes. Son evidencias que demuestran las dificultades que la administración del primer Borbón tuvo para enderezar los viejos procedimientos y como éstos se resistieron a desaparecer. Frente a esa realidad, quizá las reformas del reinado de Carlos II en materia hacendística puedan ser estimadas en toda su dimensión.

Haut de page

Notes

1 Anne DUBET, Gaetano SABATINI, “Arbitristas. Acción política y propuesta económica”, in: José MARTÍNEZ MILLÁN y María Antonieta VISCEGLIA (eds.), La monarquía de Felipe III. La corte, Madrid: Fundación MAPFRE, 2009, vol. 3, p. 867-870. Luis PERDICES DE BLAS y José Luís RAMS GOROSTIZA, “La imagen económica de la España del siglo XVII: La mirada extranjera frente a la visión de los arbitristas”, Hispanic Research Journal. Iberian and Latin American Studies, 16, 2017, Issue 3, https://doi.org/10.1179/1468273715Z.000000000122. Antonio CÁNOVAS del CASTILLO, Historia de la Decadencia en España. Desde el advenimiento al trono de Felipe III hasta la muerte de Carlos II, 1ª ed. 1852; 2ª ed. de Juan PÉREZ DE GUZMÁN Y GALLO, Madrid: Librería Gutemberg de José Ruiz, 1910; Modesto LA FUENTE, “Discurso preliminar”, in: Juan Sisinio PÉREZ GARZÓN (ed.), Historia general de España desde los tiempos más remotos hasta nuestros días, Pamplona: Urgoiti Editores, 2002, p. I-XCVII.

2 Antonio CÁNOVAS del CASTILLO, Historia de la Decadencia en España. Desde el advenimiento al trono de Felipe III hasta la muerte de Carlos II, op. cit.

3 Jesús ASTIGARRAGA (ed.), Spanish Enlightenment Revisited, Oxford: Voltaire Fondation, 2015.

4 A. DUVERINE (HOCHENÉ), Cuadro histórico de los abusos y espíritu de reforma política en España, Madrid: Boix, 1840. Esta obra es traducción de Essai historique sur l'esprit de réforme politique en Espagne, Paris: Ledoyen libraire, 1840.

5 Javier FERNÁNDEZ SEBASTIÁN, “‘Los desaciertos de nuestros padres’. Los liberales y la eclosión del llamado ‘problema español’”, in: María José VILLAVERDE RICO y Francisco CASTILLA URBANO (eds.), La sombra de la Leyenda Negra, Madrid: Tecnos, 2016, p. 482-510 y Gonzalo PASAMAR ALZURIA, “La configuración de la imagen de la ‘Decadencia Española’ en los siglos XIX y XX”, Manuscrits: Revista d'història moderna, 1993, 11, p. 183-214.

6 Pierre VILAR, La Catalogne dans l'Espagne moderne : Recherches sur les fondements économiques des structures nationales, Paris: Sevpen, 1962.

7 Joan REGLÁ, Aproximació a la Història de Aragó, Palma de Mallorca: Editorial Moll, 1966; Id., Aproximació a la història del País Valencià, València: L'Estel, 1968.

8 Enrique LLOPIS AGELÁN, “El legado económico del Antiguo Régimen desde la óptica regional”, in: Luis GERMÁN, Enrique LLOPIS AGELÁN, Jordi MALUQUER DE MOTES y Santiago ZAPATA (eds.), Historia económica regional de España, siglos XIX y XX, Barcelona: Crítica, p. 507-524.

9 Mario L. SÁNCHEZ, Attempts at Reform in the Spain of Charles II. A revision View of the Decline of Castille 1665-1700, Tesis doctoral, University of Notre Dame, 1976.

10 Henry KAMEN, La España de Carlos II, Barcelona: Crítica, 1981.

11 Christopher STORRS, The Resilience of the Spanish Monarchy 1665-1700, Oxford: Oxford University Press, 2006.

12 I. A. A. THOMPSON y Bartolomé YUN CASALILLA (eds.), The Castilian crisis of the seventeenth century. New perspectives on the economic and social history of seventeenth-century Spain, New York: Cambridge University Press, 1994; el caso del desarrollo del puerto de Cádiz bien estudiado por Manuel BUSTOS RODRÍGUEZ, Cádiz en el Sistema atlántico. La ciudad, sus comerciantes y la actividad mercantil (1650-1830), Madrid: Silex, 2005, p. 48-53.

13 Bartolomé YUN CASALILLA, “Del centro a la periferia: La economía española en la época de Carlos II”, Studia Historica: Historia Moderna, 20,1999, p. 45-75, p. 51.

14 José Manuel PÉREZ GARCÍA, “La población andaluza en la época del Barroco (1580- 1760)”, Actas del Congreso Internacional Andalucía Barroca. Historia demográfica, económica y social, vol. 2, Sevilla: Junta de Andalucía, 2009, p. 169-182; Id., “La España agraria septentrional durante el Antiguo Régimen (1500-1850)”, Studia histórica. Historia moderna, 29, 2007, p. 83-129.

15 Ricardo FRANCH BENAVENT, “El comercio en el Mediterráneo español durante la Edad Moderna: Del estudio del tráfico a su vinculación con la realidad productiva y el contexto social”, Obradoiro de Historia Moderna, 17, 2008, p. 77-112; José Manuel DÍAZ BLANCO, Así trocaste tu gloria. Guerra y comercio colonial en la España del siglo XVII, Madrid: Marcial Pons e Instituto Simancas, 2012, p. 237-282.

16 Enrique LLOPIS AGELÁN y Miguel JÉREZ MÉNDEZ, “El mercado de trigo en Castilla y León, 1691-1788: Arbitraje espacial e intervención”, Historia Agraria, 25, 2001, p. 13-68 y Enrique LLOPIS AGELAN, “El agro castellano en el siglo XVII: ¿depresión o ‘reajustes y readaptaciones’?”, Revista de Historia Economica. Journal of Iberian and Latin American Economic History, 4, 1986, 1, p. 11-37; Id., “Crisis y recuperación de las explotaciones trashumantes: La cabaña del Monasterio de Guadalupe (1597-1679)”, Investigaciones económicas, 13, 1980, p. 125-168.

17 Lutgardo GARCÍA FUENTES, “En torno a la reactivación del comercio indiano en tiempos de Carlos II”, Anuario de Estudios Americanos, 36, 1979, p. 251-286.

18 Ricardo FRANCH BENAVENT, “El artesanado sedero valenciano en el siglo XVII”, in: Francisco José ARANDA PÉREZ (ed.), La declinación de la monarquía hispánica en el siglo XVII: Actas de la VIIª Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna, Murcia: Universidad de Castilla La Mancha, 2004, p. 511-524.

19 Hans POHL, “Algunas consideraciones sobre el desarrollo de la industria hispanoamericana-especialmente la textil-durante el siglo XVII”, Anuario de Estudios Americanos, 28, 1971, p. 459-477.

20 Jan Luiten VAN ZANDEN, “Early modern economic growth: a survey of the European Economy, 1500-1800”, in: Maarten PRAK (ed.), Early Modern Capitalism. Economic and social change in Europe, 1400-1800, London and New York: Routledge, 2001, p. 69-87. Id., “Una estimación del crecimiento económico en la Edad Moderna”, Investigaciones de Historia Económica, 2, 2005, p. 9-38.

21 Bartolomé YUN CASALILLA “Proposals to Quantify Long-term Performance in the Kingdom of Castile, 1550-1800”, in: Angus MADDISON y Herman VAN DER WEE (eds.), Economic Growth and Structural Change. Comparative Approaches over the Long Run on the basis of reconstructed national accounts, Proceedings of the B 13 Session, XIth World Economic History Congress, Milán: Universidad Bocconi, 1994, p. 97-110.

22 Juan Antonio SÁNCHEZ BELÉN, “Mirando hacia adelante. Las reformas económicas y fiscales en el reinado de Carlos II”, in: María del Carmen SAAVEDRA (ed.), La decadencia de la monarquía Hispánica en el siglo XVII. Viejas imágenes y nuevas aportaciones, Madrid: Biblioteca Nueva, 2016, p. 165-182.

23 Carmen SANZ AYÁN, “Reformismo y Real Hacienda: Oropesa y Medinaceli”, in: Carmen IGLESIAS (coord.), Nobleza y sociedad en la España Moderna, Oviedo: FNE, 1996, p. 163-184.

24 I. A. A. THOMPSON, “Prólogo”, in: Porfirio SANZ CAMAÑES, Política, Hacienda y Milicia en el Aragón de los últimos Austrias, entre 1640-1680, Zaragoza: Institución Fernando el Católico, 1997, p. 13-17.

25 Jesús PÉREZ MAGALLÓN, Construyendo la modernidad: La cultura española en el tiempo de los Novatores (1675-1725), Madrid: CSIC, Anejos de Revista de Literatura, 54, 2002; José Mª LÓPEZ PIÑERO, “Juan de Cabriada y el movimiento novator de finales del siglo XVII. Reconsideración después de 30 años”, Asclepio: Archivo iberoamericano de historia de la medicina y antropología médica, 45, 1, 1993, p. 3-54.

26 Este es el papel adjudicado al personaje de la Verdad en una comedia fingida –en realidad un panfleto propagandístico– de 1660 en el que se denunciaba el problema de la moneda. Carmen SANZ AYÁN, “Peor está que estaba. La crisis hacendística, la cuestión del vellón y su reflejo teatral en tiempos de Calderón”, in: Ernest BELENGUER CEBRIÀ (ed.), Calderón de la Barca y la España del Barroco, Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales y Sociedad Estatal Nuevo Milenio, 2001,vol. 1, p. 189-210, p. 209.

27 Carmen SANZ AYÁN, “Francisco Centani, un hombre de negocios del siglo XVII”, Moneda y Crédito, 193, 1985, p. 35-45, más tarde publicado en Estado Monarquía y Finanzas. Estudios de Historia Financiera en tiempos de los Austrias, Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2004, p. 241-256.

28 Juan Antonio SÁNCHEZ BELÉN, “Arbitrismo y reforma monetaria en tiempos de Carlos II», Espacio, Tiempo y Forma, 5, 1992, p. 135-176. Los más conocidos además de Centani son fray Juan de Jesús, Sebastián Muñoz Suárez, Antonio Somoza y Quiroga, Jorge Wallis o Juan de Arizmendi.

29 El “premio” no era más que una reacción del mercado monetario ante la progresiva depreciación del vellón que hacía subir más y más el suplemento que garantizaba el cambio entre monedas de plata y monedas de vellón. Si el cambio teórico de un real de plata eran 34 mrs. de vellón, un premio del 50 % establecía el cambio real en 51 maravedíes; 34 del canje teórico y 17 más del premio. En los peores momentos del reinado de Carlos II el premio llegó al 275 por ciento lo que significaba que por un real de plata se llegaban a pagar más de 93 maravedíes de vellón.

30 La tasa de crecimiento anual de los precios en Castilla la Vieja para el periodo 1672-1679 de un 6,2 por ciento de media y de más de un 8 por ciento en los cereales, mientras el crecimiento anual de los salarios giró en torno al 0,9 por 100 para el mismo periodo. Pablo MARTÍN ACEÑA, “Los precios en Europa durante los siglos XVI y XVII: Estudio comparativo”, Revista de Historia Económica, 10, 3, 1992, p. 359-395.

31 Cosme MICÓN, Relación de los precios que han corrido los premios y trueques de Plata a Vellón en Madrid desde 1618 a 1668 por Cosme Micón, natural de Genoa, Biblioteca Nacional de España (BNE), mss. 18.433 (fol. 126r°-133v°): “De tal manera que sucedía que en un barrio se trucara a dos a cuatro a seys y a más por ciento o a menos de lo que otro corría” (fol. 127r°).

32 Normalmente al describir a los componentes de esta junta se hace la siguiente enumeración: “[…] el gobernador del Consejo de Hacienda, el Duque de Medinaceli, presidente del Consejo de Indias; don Antonio de Monsalve, presidente del Consejo de Castilla; fray Francisco de Reluz, confesor de Carlos II, y don Andrés de Villarán, presidente del Consejo de Hacienda”. Esta enumeración clásica no concuerda con los cargos que ocupaba cada uno de los miembros de la Junta en sus respectivos consejos.

33 Juan Francisco Tomás de la CERDA, duque de MEDINACELI, Resolución de la Junta de Moneda sobre la devaluación del maravedí, BNE, mss. 18720/23, 13 de agosto de 1679 (fol. 5v°).

34 Mercedes ETREROS(ed.), Juan Cortés Osorio, Invectiva política contra D. Juan José de Austria, Madrid: Editora Nacional, 1984, p. 31. Citando unos versos satíricos de J. Cortés Osorio dirigidos a Don Juan José: “pero en tomando el gobierno/ salió tan desatinado/ que, como hijo del pecado/ dio con todo en el infierno”.

35 Carmen SANZ AYÁN, Los banqueros de Carlos II, Valladolid: Universidad de Valladolid, 1988, p. 226-227 y p. 278-279.

36 Manuel GARZÓN PAREJA, La Hacienda de Carlos II, Madrid: Instituto de Estudios Fiscales, 1980, p. 431-436.

37 Earl J. HAMILTON, Guerra y precios en España 1651-1800, Madrid: Alianza Editorial, 1988, p. 41.

38 Javier DE SANTIAGO FERNÁNDEZ, La moneda castellana del siglo XVII: Corpus legislativo, Madrid: Editorial de la Universidad Complutense, 2008, p. 328-396.

39 Antonio DOMÍNGUEZ ORTIZ, “La Crisis de Castilla en 1677-1687”, Revista portuguesa de Historia, 10, 1962 más tarde publicado en Crisis y Decadencia en la España de los Austrias, Barcelona: Ariel, 1971, p. 197-217.

40 Javier DE SANTIAGO FERNÁNDEZ, “Monedas de vellón circulantes en Castilla durante el reinado de Carlos II (1665-1700)”, Revue numismatique, 6, 165, 2009, p. 339-356; Id. “Una singular operación administrativa en el reinado de Carlos II: La renovación de la moneda de vellón”, Cuadernos de Investigación Histórica, 24, 2007, p. 143-176.

41 Cecilia FONT DE VILLANUEVA, La estabilización monetaria de 1680-1686, Madrid: Banco de España, 2008, p. 63.

42 Esteban COLLANTES PÉREZ ARDA y José Patricio MERINO NAVARRO, “Alteraciones al sistema monetario de Castilla durante el reinado de Carlos II”, Cuadernos de Investigación histórica, 1, 1977, Madrid, p. 73-98.

43 José Ignacio GARCÍA DE PASO, “La estabilización monetaria en Castilla bajo Carlos II”, Revista de Historia Economica-Journal of Iberian and Latin American Economic History, 2000, 18, 1, 2000, p. 49-77 y p. 58.

44 Antonio SOMOZA Y QUIROGA, “Único desengaño y perfecto remedio de los menoscabos de la Corona de Castilla y general alivio de todos sus vasallos. Dado al Señor Rey Carlos II por el capitán Don Antonio Somoza y Quiroga el año de 1680”, in: Antonio VALLADARES DE SOTOMAYOR (ed.), Semanario Erudito que comprenhende varias obras inéditas, críticas, morales, instructivas, políticas, históricas, satíricas y jocosas de nuestros mejores autores antiguos y modernos, t. 10, Madrid: Blas Román, 1788, p. 227.

45 José Ignacio ANDRÉS UCENDO, Ramón LANZA GARCÍA, “Estructura y evolución de los ingresos de la Real Hacienda de Castilla en el siglo XVII”, Studia histórica. Historia moderna, 30, 2008, p. 147-190. Estos autores calculan que los ingresos de la Real Hacienda pasaron de un valor medio anual de alrededor de 18 millones de ducados en la década de 1640, a 11 millones en 1688 situándose en valores comparables a los de inicios del siglo XVII.

46 Antonio DOMÍNGUEZ ORTIZ, “La desigualdad contributiva en Castilla en el siglo XVII”, Instituciones y sociedad en la España de los Austrias, Barcelona: Ariel, 1985, p. 119.

47 El servicio de Quiebra de Millones empezó a existir a partir de 1637 y consistía en valorar lo que no se había podido pagar del servicio de 24 Millones, repartiendo su importe de nuevo entre todas las provincias castellanas. Cuando se instauró por primera vez fue valorado en 2.000.000 de ducados que debían pagarse en quince meses. Entre 1637 y 1650, se habían solicitado once, y la cuantía estaba alrededor de los 1.000.000 de ducados. Desde el principio fue responsabilidad del consejo de Hacienda escapando del control de la Sala de Millones. Juan Eloy GELABERT, La bolsa del rey: Rey, reino y fisco en Castilla (1598-1648), Barcelona: Crítica, 1997, p. 259.

48 Juan Antonio SÁNCHEZ BELÉN, “La Junta de Alivios de 1669 y las primeras reformas de la regencia”, Espacio Tiempo y Forma, 4, 1988, p. 639-667.

49 Id., La política fiscal en Castilla durante el reinado de Carlos II, Madrid: Siglo XXI, 1996, p. 201-248.

50 Como ejemplo vid. los lugares que cita Antonio DOMÍNGUEZ ORTIZ, La sociedad española en el siglo XVII, Granada: Universidad de Granada-CSIC, 1992, vol. 1, p. 325-337.

51 Pere MOLAS, Historia de España de Menéndez Pidal. La Transición del siglo XVII al XVIII. Entre la decadencia y la reconstrucción, vol. 28, Madrid: Espasa Calpe, 1993, p. 165.

52 José Ignacio ANDRÉS UCENDO, La fiscalidad en Castilla en el siglo XVII: Los servicios de millones, 1612-1700, Bilbao: Universidad del País Vasco, 1999, p. 28-29; Id., “Una visión general de la fiscalidad castellana en el siglo XVII”, in: Francisco José ARANDA PÉREZ, VIIª Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna. La declinación de la Monarquía Hispánica en el siglo XVII, vol. 1, Cuenca: Universidad de Castilla-La Mancha, 2004, p. 359-376; Id., “Fiscalidad y precios en Castilla en el siglo XVII: Los precios del vino en Madrid, 1606-1700”, Revista de Historia Economica-Journal of Iberian and Latin American Economic History, 29, 2, 2011, p. 269-298.

53 BNE, mss 18.275 (fol. 60v°-61r°). Decreto que baxo al presidente de Hacienda para la quita de los nuevos impuestos: “Haviendo llegado la necesidad hazer preciso el alivio de los pueblos de la carga de los tributos, e resuelto remitir en todo el Reyno los nuebos impuestos que concedió junto en Cortes el año de 1656 y por ahora se baxen los quatro unos por ciento entendiéndose así en la parte que perteneze a mi Real Hacienda, como en las que tocare a particulares, empezando a correr desde diez de enero deste presente año y quedando los juros situados en ellos con su finca correspondiente a la misma baja, con la misma proporción […]. Madrid i febrero 3 de 1686, al Conde de Humanes [presidente de Hacienda]”.

54 Bartolomé YUN CASALILLA, “Del centro a la periferia…”, op. cit., p. 60.

55 El procedimiento por el que se elevó la renta de las lanas fue un “arbitrio con fortuna”. De hecho el arrendador que mantiene la renta de las lanas en su poder a fines de siglo era el mismo que había dado un arbitrio en 1688 para que se cobrasen derechos sobre lanas de “añinos” (corderos de menos de un año). Hizo su propuesta y ésta fue aceptada, perpetuándose a partir de entonces esta nueva figura impositiva. Más noticias sobre las vicisitudes la renta de las lanas en el periodo en Carmen SANZ AYÁN, “La figura de los arrendadores de renta en la segunda mitad del siglo XVII. La renta de las lanas y sus arrendadores”, Hispania, 47, 1987, p. 203-224.

56 Jean-Pierre DEDIEU y Céline LEBRE, “Monarchie et patriciats municipaux en Castille sous Charles II. Le renouvellement des millions a la fin du XVIIe siècle”, escrito en 2000, revisado en 2003, https://halshs.archives-ouvertes.fr/halshs-00004682/.

57 Carmen SANZ AYÁN, “Administration and Resources for the Mainland War in the First Phases of The War the Spanish Succession”, in: H. V. BOWEN y Agustín GONZÁLEZ ENCISO (ed.), Mobilising Resources for War: Britain and Spain at Work During the Early Modern Period, Pamplona: EUNSA, 2006, p. 135-146 y p. 135-136.

58 Id., “El canon a la nobleza en la Monarquía Hispánica: La Media Anata de Mercedes”, in: Alberto MARCOS MARTÍN (ed.), Hacer historia desde Simancas. Homenaje a José Luis Rodríguez de Diego, Valladolid: Junta de Castilla y León, Consejería de Cultura y Turismo, 2011, p. 705-726.

59 Id., Los banqueros y la crisis de la Monarquía Hispánica de 1640, Madrid: Marcial Pons, 2013, p. 171-173.

60 Ángel SANZ TAPIA, “La justicia en venta. El beneficio de cargos americanos de audiencia bajo Carlos II (1683-1700)”, Anuario de Estudios Americanos, 69, 1, 2012, p. 63-90.

61 Francisco ANDÚJAR CASTILLO, “La venalidad en los Consejos durante el reinado de Carlos II: De las plazas de consejero al oficio de archivero”, Hacer historia desde Simancas…, op. cit., p. 73-96.

62 María del Mar FELICES DE LA FUENTE, “Recompensar servicios con honores: El crecimiento de la nobleza titulada en los reinados de Felipe IV y Carlos II”, Studia Historica. Historia Moderna, 35, 2013, p. 409-435.

63 Antonio José RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ, “La creación de títulos de Castilla durante los reinados de Felipe IV y Carlos II: Concesiones y ritmos”, in: Julián Pablo DÍAZ LÓPEZ, Francisco ANDÚJAR CASTILLO y Ángel GALÁN SÁNCHEZ (eds.), Casas, familias y rentas. La nobleza del Reino de Granada entre los siglos XV-XVIII, Granada: Universidad de Granada, 2010, p. 169-185.

64 José Ignacio FORTEA PÉREZ, “Los donativos en la política fiscal de los Austrias (1625-1637): Servicio o beneficio?”, en: Luis Antonio RIBOT GARCÍA, Luigi De ROSA y Carlos BELLOSO MARTÍN (coord.), Pensamiento y política económica en la Época Moderna, actas del IX seminario de estudios, organizado por el instituto de Historia “Simancas” de la Universidad de Valladolid y el Istituto Italiano “per gli Studi Filosofici” de Nápoles, Madrid: CSIC, 2000, p. 31-76; para los donativos en la época de Carlos II y su incidencia en la aristocracia Juan Antonio SÁNCHEZ BELÉN, La política fiscal…, op. cit., p. 257-267.

65 Manuel ESCALONA JIMÉNEZ, “Los donativos de la ciudad de Sevilla durante el reinado de Carlos II”, Espacio Tiempo y Forma. Serie IV, Historia Moderna, 11, 1998, p. 281-301.

66 Giovanni MUTO y Antonio TERRASA LOZANO (eds.), Estrategias culturales y circulación de la nueva nobleza en Europa (1570-1707), Aranjuez: Doce Calles, 2016.

67 Además de Medinaceli, la Junta estaría integrada por dos consejeros de Castilla, Carlos de Villamayor y Gil de Castejón, dos de Hacienda, el propio Luis Moreno Ponce de León y el conde de Humanes, un procurador en Cortes de la Sala de Millones, Diego de Cetina y un secretario, Ignacio Bautista de Rivas. Noticias preliminares en Archivo General de Simancas (AGS), Consejo y Juntas de Hacienda (CJH), leg. 1404, Consulta de 25 de marzo de 1680.

68 Un ejemplo concreto de los resultados en Carmen SANZ AYÁN, “La evolución de los ‘Cientos’ de Zamora y su provincia en el ambiente reformista de finales del siglo XVII”, Actas del Primer Congreso de Zamora y su Provincia, Zamora: Diputación de Zamora, 1991, t. 3, p. 641-646.

69 Anne DUBET, “¿La importación de un modelo francés? Acerca de algunas reformas de la administración española a principios del siglo XVIII”, Revista de Historia Moderna, 25, 2007, p. 207-233.

70 Julio D. MUÑOZ RODRÍGUEZ, “El superintendente austriaco y el intendente borbónico: la evolución de un modelo de gestión de los recursos fiscales en la Monarquía hispánica”, Las monarquías española y francesa, siglos XVI-XVIII, Madrid: Casa de Velázquez, 2012, p. 131-141.

71 Beatriz CÁRCELES DE GEA, Reforma y fraude fiscal en el reinado de Carlos II. La Sala de Millones (1658-1700), Madrid: Banco de España, p. 149-150.

72 Juan Antonio SÁNCHEZ BELÉN, “Absolutismo y fiscalidad en Castilla a finales del siglo XVII: El encabezamiento general del Reino (1682-1685)”, Espacio, Tiempo y Forma, 2, 1989, p. 175-218.

73 Francisco ANDÚJAR CASTILLO, “Reforma política y económica en el reinado de Carlos II: El ‘valimiento’ del duque de Montalto (1691-1694)”, Historia en fragmentos: Estudios en homenaje a Pablo Fernández Albaladejo, Madrid: UAM Ediciones, 2017, p. 537-550.

74 Pere MOLAS RIBALTA, op. cit., p. 16.

75 AGS, Dirección General del Tesoro (DGT), inv. 24, leg. 629.

76 Antonio ÁLVAREZ OSORIO Y REDÍN, Zelador General para el Bien común de todos, 1687, p. 2.

77 Antoni FURIÓ DIEGO, “Deuda pública e intereses privados. Finanzas y fiscalidad municipales en la Corona de Aragón”, Edad Media: Revista de Historia, 2, 1999, p. 35-79.

78 Carmen SANZ AYÁN, “La evolución de los juros en el reinado de Carlos II”, in: Mª del Carmen SAAVEDRA (ed.), op. cit., p. 147-164.

79 Los Cinco Géneros reservados de descuentos en los juros eran hospitales y hospicios, sufragios de almas, redención de cautivos, conventos pobres de monjas y los destinados a sufragar la fiesta del Corpus.

80 La Reyna Gouernadora. Assiento y escritura de Concordia con la Santa Sede que se celebro... en onze de febrero del año passado de mil y seiscientos y sesenta y seis, sobre la administracion, colecturia, cobrança, y paga de la gracia y excusado, con el capítulo en el que su magestad fue seruido de hazer merced al Estado Eclesiastico de reseruar de los juros que tuuiessen los Cabildos eclesiásticos, dada en Madrid, 15 de diciembre de 1667 y copia en 1668, Catedral de Segovia, Archivo Capitular (ACP), L-110-39 y también La Reyna Gouernadora. Por quanto en el assiento y escritura de concordia, que se celebró de orden mia con la Congregacion de las Santas Iglesias Metropolitanas y Catedrales de estos Reynos de la Corona de Castilla y Leon en dos de Diziembre de el año proximo passado, sobre la administracion, colecturia […] ay vn capitulo del tenor siguiente. Que por quanto su Magestad fue seruido de hazer merced al Estado Eclesiastico de reseruar de los juros que tuuiessen, Cédula dada en Madrid, 8 de febrero de 1666 y copia en 1666. Similares documentos con capítulos de reservas de juros para el año1666: Catedral de Segovia, ACP, L-111-10; para el año 1673: Catedral de Segovia E-098-01; para el año 1679: BNE, VE/26-41; para el año 1688: BNE, VE/201-53; para el año 1697: Real Academia de la Historia (RAH), 9/1159, fol. 128-137.

81 AHN, Diversos, juros, leg. 2030, Madrid, 13 de marzo de 1635.

82 BNE, mss. 2289, fol. 55r°a-56v°b, Decreto de 10 de febrero de 1677.

83 Josefina CASTILLA SOTO, “El ‘valimiento’ de Don Juan José de Austria (1677-1679)”, Espacio, Tiempo y Forma, Serie 4ª, Historia Moderna, t. 3, 1990, p. 197-211. Su acceso al gobierno en BNE, mss. 18740, exp. 29, fol. 19r°-20v°: “Pleito Omenaje hecho por los Grandes Señores”; Archivo Histórico Nacional (AHN), Estado, leg. 879, fol. 279r°a-282v°b; BNE, mss. 2034, fol. 181r°a-182v°b; BNE, mss. 18211, fol. 19r°a-21v°b. Pedro BECERRA SERRANO, Panegírico legal y político sobre las dos resoluciones que se han obrado en el retiro de Carlos II y Feliz venida de Don Juan José de Austria a esta Corte del Reino de Aragón (BNE, V.E./203-7).

84 Álvaro CASTILLO PINTADO, “Los juros de Castilla. Apogeo y fin de un instrumento de Crédito”, Hispania, 33, 1963, p. 65-66.

85 RAH, 14/11556(14): “Señor. El Colegio de V. Magestad, con el titulo de San Phelipe y Santiago, en la Universidad de Alcalà […]. Suplica à V. Magestad, con el mayor rendimiento, se sirva expedir su Real Decreto, para que se le reserven de todos desquentos y valimientos, los juros de su dotacion ò en su defecto se espera de la real paterna magnificencia de V. Magestad. Año 1683”.

86 José CANGA ARGUELLES, Diccionario de Hacienda con aplicación a España, Madrid: Imprenta de Don Marcelino Calero, 1834, vol. 2, p. 28.

87 Relacion de la Renta de Juros que en el año de 1681. tenian la Abadesa, y Religiosas del Convento de San Plazido, Orden de San Benito de esta Corte, situados en diferentes Rentas Reales, y servicios de millones por diferentes Privilegios, como parece de las doze Certificaciones dadas por los Contadores de Relaciones, y del Reyno. Los Juros que tienen cabimento, y à lo que han quedado reducidos conforme las ordenes generales de los años de 1686. y 1689. Lo que su Magestad se ha valido, y lo que importa la renta de los juros, que no han tenido cabimiento hasta fin del año de 1693 (AHN, Biblioteca Auxiliar, Clero secular y regular, leg. 3769).

88 AHN, Biblioteca Auxiliar, Clero secular y regular, leg. 3577: “El Rey. Por quanto la Iglesia Magistral de la Vniversidad de Alcalà de Henares tiene vna Carta de Privilegio, con antelacion tan Antigua, que en mis Libros de Relaciones no tiene Data, Vn quento, ciento y veinte y cinco mil maravedis de juro perpetuo, situados los quinientos mil maravedis de ellos en las Alcavalas del Partido del Marquesado de Villena […] Y visto en mi Consejo de Hazienda, y convenido mediante lo que resolvi […] Y para que esto tenga cumplimiento, por la presente mando à todos los Administradores de mis Rentas Reales de dichos Partidos, Tesoreros, Depositarios, Arrendadores, y otras Personas à quien tocare la paga de los dichos […] que dèn, y paguen à quien fu ere Parte legitima por la dicha Iglesia Magistral de la Vniversidad de Alcalá”.

89 Manuel ÁLVAREZ OSORIO Y REDÍN, Discursos político-económicos: Discurso universal de las causas que ofenden ésta Monarquía y remedios eficaces para todas. Extensión política y económica, y la mejor piedra de toque y crisol de verdades, para descubrir los tesoros que necesita ésta Católica Monarquía. Celador general para el bien común de todos (BNE, V.A., mss/6659, fol. 162r°a-164r°a).

90 Archivo Municipal de Segovia (AMS), leg. 843-25(3), 28 de mayo de 1696: “Aviendo reconocido el Consejo de Hazienda los inconvenientes, y perjuyzios que se han seguido, en que las legitimaciones de las pertenencias de lo juros situados en las Rentas Reales, y servicios de Millones, se haga por los Tesoreros […] Arrrendadores de cada vna, y no por los libros de mercedes de su Magestad, donde vnicamente toca. Acordò por punto general se prohiba à todos los Arrendadores […] que deban pagar juros, èl que los dueños de ellos legitimen en su poder las pertenencias de los juros”.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carmen Sanz Ayán, « Los estímulos reformistas y sus límites: Fiscalidad, moneda y deuda en el reinado de Carlos II », e-Spania [En ligne], 29 | février 2018, mis en ligne le 01 février 2018, consulté le 22 avril 2018. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/27532 ; DOI : 10.4000/e-spania.27532

Haut de page

Auteur

Carmen Sanz Ayán

Universidad Complutense
Real Academia de la Historia

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals