Navigation – Plan du site
La España de Carlos II

Triunfos del suceso: Cultura festiva en las postrimerías del Siglo de Oro

José Jaime García Bernal

Résumés

Sous le règne de Charles II, les célébrations festives et les traditions cérémonielles de la dynastie des Habsbourg se sont entrelacées étroitement à l’imaginaire du faste religieux. Les succès politico-dynastiques sont ainsi interprétés à l’aune du providentialisme ; en revanche, l’inauguration des temples ou le transfert d’images de dévotion viennent occuper l’agenda cérémoniel de la monarchie. La charge symbolique et visuelle cumulée au cours des XVIe et XVIIe siècles donne lieu à une culture festive partagée par tous, qui infuse dans le corps social et engendre des discours dont les énoncés idéologiques originels transcendent le canon des antérieurs récits de fêtes. En parallèle, les langages de la célébration se renouvellent, estompant les frontières entre fêtes royales et triomphes sacrés. Pareillement, avec l’irruption de nouveaux acteurs et mécènes, l’offre ludique se diversifie, recréant, à moindre échelle, la fête de cour.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este trabajo se enmarca dentro del Proyecto de I+D “Andalucía en el Mundo Atlántico: Actividades económicas, realidades sociales y representaciones culturales (siglos XVI-XVIII)”, HAR2013-41342-P del Programa Estatal de Fomento de la Investigación Científica y ha sido financiado por la Subdirección General de Proyectos de Investigación del Ministerio de Economía y Competitividad.

Texte intégral

1Las prácticas festivas confluyen en el último tercio del siglo XVII en un delta que recibe las aguas de afluentes diversos. Estos aportes vienen de muy atrás, tradiciones populares, colegiales, cívicas y religiosas, sin faltar, por supuesto, la corte. Los códigos letrados y los lenguajes rústicos se dan cita en las postrimerías del Siglo de Oro cuando se puede hablar de la vigencia de una cultura festiva. En los márgenes de esta desembocadura se sedimentan los limos de unas tradiciones ya empastadas formando el rico sedimento de la memoria secular de la fiesta en el que enraízan y florecen monumentos literarios de potente arborescencia. Nos referimos a los libros de fiestas, verdaderos triunfos del suceso político-religioso.

2Los relatos festivos de esta etapa finisecular de la celebración barroca que abrocha el siglo con la muerte del último de los Austrias serán el punto de partida de unas páginas que abrimos a la discusión de los investigadores. De los textos mismos y la pregunta sobre su razón de ser pasaremos a la gramática de los gestos que acompañan a los ejecutantes de la fiesta. Adelantamos en este punto una interesante paradoja sobre la que nos ocuparemos luego: Las fiestas del reinado de Carlos II quintaesencian los patrones anteriores, que vienen de época filipina, pero a la vez despuntan en ellas iniciativas de producción y soluciones formales que tendrán largo recorrido en el siglo XVIII.

1. Los libros de la fiesta en el último tercio del siglo XVII

  • 1 Sobre el significado político y dinástico de los recibimientos de reinas consortes en la España de (...)
  • 2 Pierre CIVIL, “Una fiesta religiosa y sus relaciones: El recibimiento de las reliquias de San Eugen (...)
  • 3 Carlota FERNÁNDEZ TRAVIESO, “Lengua y estilo en la relación de Álvar Gómez de Castro”, introducción (...)
  • 4 Pilar VARELA LEDO, “Introducción” a la edición crítica de la Relación verdadera del recibimiento qu (...)
  • 5 Sagrario LÓPEZ POZA, “Peculiaridades de las relaciones festivas en forma de libro”, in: Íd., La Fie (...)

3La relación de fiestas fue un género que en su formato extenso alcanzó ya volúmenes de cierto porte y prestancia a finales del siglo XVI para dar cuenta de recibimientos de reinas1 y de traslados de reliquias2. Predomina en estos relatos un orden expositivo topográfico pues el narrador se detiene en la descripción de los arcos de triunfo, al paso de la comitiva de la reina, aunque dentro de un marco cronológico que refiere las jornadas y horas de la solemne entrada3. Es habitual recurrir a la ekphrasis para ponderar los personajes, lugares y circunstancias que rodean el acontecimiento. Pero no faltan, por otra parte, digresiones que encomian los méritos de la villa o la nobleza de sus fundadores4. La ciudad se convierte, en palabras de Sagrario López Poza, “en una gran página de escritura ornamental”, composición de autoría difusa que asimila otros textos o sub-discursos (la apología del monarca fallecido en las exequias reales o la corografía en las relaciones de entradas)5.

  • 6 Tomo de esta autora la expresión retórica visual. Destacamos las siguientes contribuciones: Giusepp (...)
  • 7 Ofelia REY CASTELAO, “Historia e imaginación, la fiesta ficticia”, El rostro y el discurso de la fi (...)
  • 8 Dalmacio RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ, Texto y fiesta en la literatura novohispana (1650-1700), México: UNAM (...)
  • 9 Giuseppina LEDDA, “Recrear la manifestación festiva para que la vea quien no la vio y quien la vio (...)
  • 10 José Jaime GARCÍA BERNAL, “Vencido de su grandeza. Autor, texto y fiesta en la España del barroco”, (...)

4En el siglo XVII la narración de la fiesta explota al máximo la plasticidad y el colorido propios de una retórica visual, que trae a los ojos la presencia de una ausencia, mediante estrategias ecfrásticas que Giussepina Ledda ha estudiado en varios trabajos fundamentales6. Las posibilidades expresivas del escritor de pompa y circunstancia se multiplicaron en siglo barroco y enriquecieron el género relatorio tanto en España7 como en América8. Por iniciativa de las órdenes religiosas se compusieron, en el primer tercio de aquella centuria, alguno de los ejemplares más valiosos de esta nueva estilística de dominante sensorial que consigue recrear la manifestación festiva en la imaginación del lector desde el interior al exterior del templo9, logrando extraer del molde de sus reglas compositivas unos vaciados originales que colocaban el acento en alguno de los tramos del espectáculo religioso barroco: Las funciones litúrgicas o cultos, el aparato de la ceremonia y el espectáculo verbal que representa el talento del predicador o el ingenio del poeta10.

  • 11 Cécile VINCENT-CASSY, “Los santos, la poesía y la patria. Fiestas de beatificación y canonización e (...)
  • 12 Fernando BOUZA, Cortes festejantes. Fiesta y ocio en el cursus honorum cortesano, Manuscrits, 13, (...)
  • 13 La bibliografía sobre las fiestas de corte es muy amplia. Puede ser útil para iniciarse: Bernardo J (...)
  • 14 Fernando BOUZA, Retórica da imagen real. Portugal e a memória figurada de Filipe II”, Penélope. Fa (...)
  • 15 Javier VARELA, La muerte del rey. El ceremonial funerario de la monarquía española (1500-1885), Mad (...)

5La mayor parte de las relaciones festivas de la segunda y tercera décadas del seiscientos informan y celebran un fasto sacro, y entre ellas una proporción no menor se ocupan de exaltar la gloria que han alcanzado los nuevos santos, hijos del jardín espiritual de las religiones, compatriotas y correligionarios de los asistentes a la celebración, en quienes anida aún la memoria de sus hazañas espirituales11. En paralelo, las fiestas palaciegas que homenajean a Felipe III y Felipe IV constituyen una parte fundamental del ocio cortesano donde los nobles justan, danzan y remedian sus melancolías. Un ideal de vida que gracias a las abundantes relaciones de fiestas se proyecta a todo el reino12. A partir de la tercera década del siglo XVII los espacios festivos del palacio del Buen Retiro permiten ensayar fórmulas escenográficas y musicales innovadoras, que los pliegos sueltos difunden por todas partes13. Sin embargo, es el teatro de la muerte del monarca, muy por delante de las funciones palaciegas, el espacio ceremonial que mejor expresa los elementos esenciales de una pedagogía para los súbditos y al que se dedican, por tanto, los grandes relatos de solemnidades de esta etapa. El libro de exequias fúnebres ensancha, bajo el reinado de Felipe IV, las fronteras de la relación de los fasti imperii que había caracterizado las relaciones de exequias del humanismo14, hacia un discurso envolvente y dramático que describe con todo lujo de detalles las postrimerías del soberano cuya agonía ejemplar (memento mori) es interiorizada por sus vasallos en un sentimiento que se hace íntimo y llega al último rincón del reino15.

  • 16 Sagrario LÓPEZ POZA, “Peculiaridades de las relaciones festivas en forma de libro”, in: Íd., La Fie (...)

6Estas derivadas discursivas y otras más de las que no podemos hacer mérito aquí, perlan el camino de un género festivo que se adapta, conforme avanza el siglo, al orden de los acontecimientos, a las necesidades del rito y a las expectativas lectoras de un público erudito más avisado. Es un género devorador de otros discursos: histórico, biográfico, homilético y apologético; a los que consigue someter, enjaretándolos a conveniencia, enfilados hacia una meta que es la exaltación de lo extraordinario, el triunfo del suceso. Atiende a la pragmática del escritor participante en los círculos de erudición locales, sus debates y corrillos, en los que sobrepujan saberes y enluce la identidad ciudadana. Pero a la vez los escritores de libros de fiestas son conscientes de la formación de una tradición con letras capitales del fasto de la monarquía católica a la que apelan en sus relatos. Se puede escuchar el pulso ritmado de este pasaje hacia la gran forma del espectáculo barroco que en su madurez es capaz de reinventarse a sí mismo, desdibujando el régimen conmemorativo anterior, excesivamente adherido al patrón de las jornadas festivas, para configurar caminos propios16. Y sobre este sedimento, precisamente, se asientan los grandes relatos festivos de la época de Carlos II.

  • 17 Inmaculada OSUNA RODRÍGUEZ ha estudiado las vinculaciones de Torre y Sevil con las academia de Gran (...)

7Singulariza esta etapa de la escritura celebrativa la visibilidad del relator que suele ocupar lugar preeminente en la portada del impreso, su especialización como cantor de fastos y sus conexiones con las academias poéticas locales (Torre Farfán, Gadea y Oviedo, Torre y Sevil)17. Así también, la búsqueda de caminos expresivos que el autor emprende recurriendo a un lenguaje metafórico capaz de condensar el sentido principal del texto en un calificativo (Luces de la aurora; Rosa laureada) que adquiere función programática. La adjetivación del enunciado se desarrolla, en efecto, mediante juegos verbales que tendrán presencia a lo largo de todo el discurso y se retoman en el epílogo. Aligerado el relato de su función original informativa, la pluma del vate toma vuelo, y recrea las galas, ornamentos e invenciones de la fiesta trasladando al lector a paisajes imaginarios tomados de la mitología o de la historia antigua. De este modo el libro se distingue como obsequio que sirve al rey y honra la fe indistintamente pues es propio de esta época, como veremos en seguida, el hermanamiento de ambos conceptos.

  • 18 Acerca del concepto de proyecto utópico aplicado a la retórica festiva centroamericana, véase: Alex (...)

8La renovación formal apreciable en los libros de mayor volumen, pero no ausente de los impresos breves, contribuye a dibujar un proyecto utópico de identidad histórica local o bien esmalta el horizonte de una monarquía de porvenir incierto18. Es rasgo común de los relatos festivos de la etapa carolina recurrir al ideal de renovación que justifica el acontecimiento; hacer del suceso efímero espejo de un aplauso perpetuo. Puede apreciarse este deseo de perdurabilidad en la búsqueda de valores eternos que se identifican con las glorias pasadas de la monarquía, con el testimonio primigenio de los fundadores de instituciones religiosas o civiles y, desde luego, con los orígenes mitificados de una ciudad. Es significativa la celebración de fiestas conmemorativas de hechos de armas (la batalla de Lepanto), del primer siglo de vida de una orden religiosa (la orden trinitaria descalza en el Trisagio Sacro de fray Gabriel de San José), e incluso de un monumento funerario como el monasterio del Escorial (Octava Sagradamente Culta, 1664). Como lo es también la proliferación de relatos festivos vinculados a templos que se fundan o se renuevan lo que da pábulo al escritor para rememorar los orígenes de la ciudad vivificados por la empresa sacra.

  • 19 Fray Pedro de JESÚS, TEMPLO NUEVO DE LOS AGVSTINOS DESCALZOS de Granada. Y sumptuosas Fiestas que s (...)
  • 20 Juan Manuel BARRIOS ROZÚA, “El convento de agustinos descalzos de Granada: Patrimonio histórico y d (...)

9El Templo Nuevo del agustino fray Pedro de Jesús, provincial de Andalucía, puede ilustrar esta última tendencia19. Narra las suntuosas fiestas que se celebraron por la dedicación de la nueva casa que erigieron los agustinos descalzos de Granada en 169420. Incluye un proemio historial que trae a la memoria del lector los orígenes míticos e históricos de la ciudad del Darro, las naciones que la señorearon y las bondades naturales de su emplazamiento, siguiendo el guión asentado por los historiadores de sus excelencias. Hasta aquí nada inusual. Sin embargo cuando el autor se adentra en la descripción de las fortalezas y barrios de la ciudad asoma un paisaje de ruinas barroco, resultado de las dentelladas del tiempo, pero también del descuido de los naturales que se trasladaron a la cercana vega. Sus vestigios hablan de una derrotada Troya, metáfora de toda la monarquía cuyas ciudades “experimentan esta desgracia”. Fray Pedro atribuye la decadencia urbana al vivir de los españoles, descuidados de sus asientos, haciendo poco aprecio de sus enemigos. Declinación que solo puede detener la defensa espiritual. Los campanarios, conventos e iglesias de Granada se alzan entonces como auténticos baluartes de los granadinos y el nuevo templo de los agustinos recoletos, es una elección estratégica para los padres ermitaños, anunciadora de una renovación interior, esperanza de la monarquía católica.

  • 21 Fray Pedro de JESÚS, op. cit.,Proemio Historial”, fol. 1.
  • 22 Ibid., p. 88.

10El flamante edificio se abría a una lonja desde donde podía contemplarse “el mejor divertimento de quantos tiene la ciudad” que a decir del relacionista era la vista de Granada desde mediodía: el alcázar nazarí, sus afamados jardines, la cañada sinuosa del Darro y, en lontananza, el Sacromonte21. La contemplación en perspectiva de la ciudad vieja lograba así el efecto narrativo de la cesura en el tiempo respecto a un pasado eclesiástico fecundo que era asimilado, al mismo tiempo que rebasado, en virtud del rito de inauguratio de la nueva ciudadela espiritual. La descripción del nuevo edificio y las prevenciones de la fiesta, adquieren particular realce desde esta escogida atalaya, circunscrita a un espacio elevado y distante que con facilidad podía representarse en el imaginario de los fieles como arquetipo de aquella ciudad celeste tan presente siempre en la tradición agustina. A mayor abundamiento, el templo recién inaugurado estaba dedicado a Nuestra Señora de Loreto cuya leyenda es asimismo evocada por el escritor religioso en el proemio y que constituirá un segundo registro interpretativo a lo largo del relato. La historia de la casa de la Virgen María que milagrosamente se posó en Ancona, se repite, como trasunto, en la ciudad de Granada, donde también peregrina de la antigua ermita al nuevo templo, pues como decían unas quintillas dialogadas: “Sienta pues con más templanza / De esta mudança del efecto, / Pues es vieja y se le alcança / Que es frecuente la mudança / De la Casa de Loreto”22. Triunfo, peregrino, del suceso.

  • 23 Françoise CRÉMOUX, “Las imágenes de devoción y sus usos. El culto a la Virgen de Guadalupe (1500-17 (...)
  • 24 Francisco de la TORRE Y SEVIL, REALES FIESTAS A LA SOBERANA IMAGEN DE LA VIRGEN DE LOS DESAMPARADOS (...)
  • 25 Inmaculada OSUNA RODRÍGUEZ, art. cit., p. 190.
  • 26 Manuel ALVAR, Edición y estudio del Entretenimiento de las musas de don Francisco de la Torre y Sev (...)
  • 27 Francisco de la TORRE Y SEVIL, op. cit., p. 30.

11En otras relaciones españolas de esta misma época la imagen mariana es la protagonista indiscutible del panegírico festivo. La intención del discurso aboca a un ideal de refundación de los principios morales de la comunidad que, semejante al ejemplo visto, habrá de vivificar la piedad de sus ciudadanos. Sin embargo, el dispositivo narrativo no insiste tanto en la dimensión santa del espacio conventual, en tanto ciudadela de perfección, como en las cualidades miríficas del icono sagrado que derrama signos salvíficos entre sus devotos23. Traeremos a colación como ejemplo una relación histórica de la rica tradición del barroco efímero valenciano, que inmortalizó las fiestas que se hicieron con motivo del traslado de la Virgen de los Desamparados a su nueva capilla en 166724. El autor, Francisco de la Torre y Sevil, participó activamente en los certámenes poéticos de su ciudad25. Y si queremos ameritarlo con los cuatro manjares que él mismo propuso en su Entretenimiento de las musas diremos que fue avezado en asuntos heroicos, líricos y burlescos, no menos que en la poesía sagrada, que es la parte que aquí nos interesa26. En efecto, Torre y Sevil recibió la confianza del cabildo valenciano para acometer la descripción de una fiesta que tanto debía honrar a la ciudad. Coloca su empresa literaria bajo el amparo del marqués de Leganés, que venía laureado como héroe de Cataluña y ocupaba el cargo de capitán general del reino de Valencia. Y califica las fiestas de Reales desde el momento que el marqués recibió órdenes de la reina Mariana de Austria para que las dos primeras jornadas de la octava fuesen de la devoción del rey “el uno de su felicísimo Hijo y el otro a cuenta de su piedad”27. Las fiestas se celebraron en el mes de mayo y Francisco de la Torre tuvo que ingeniárselas para amalgamar la información y componer el grueso volumen en tan poco tiempo que en agosto el libro ya circulaba en la corte.

12La rapidez de la ejecución se detecta en el uso de materiales que el autor tomó de otros eruditos. Es el caso de las notas sobre emblemática (casi un pequeño tratado) que anteceden a la descripción de la capilla nueva. El doctor Laureano Martínez de la Vega, oidor de la Real Audiencia del reino, había ideado “el elegante aliño y sutiles hieroglíficos” que la exornaban y es razonable pensar que siendo amigo personal del poeta quisiera colaborar con sus apuntes al prestigio de la obra. También se aprecian las prisas por llegar a tiempo al encargo en la afectación de los argumentos que Torre y Sevil emplea para probar, en cada representación de gremios y tribunales, la alianza que secularmente había ligado a la Virgen de los Desamparados con sus devotos. Pero, más allá de estas licencias, el libro no se resiente y cada una de las piezas que lo componen, ya sean del arte panegírico, oratorio o poético, mantiene la fidelidad al ideal de renovación espiritual que para los valencianos implicaba el traslado de su patrona a un lugar más amplio y decoroso.

  • 28 Acerca de la imagen piadosa de la reina Mariana de Austria puede consultarse: María Victoria LÓPEZ- (...)

13Este concepto de renovación de un vínculo secular entre la imagen sagrada y su pueblo es por tanto el auténtico leiv-motiv del libreto festivo que se va a desplegar en tantas variables formales como pedían las leyes del género. Es el rasgo más sobresaliente de las relaciones festivas marianas de la última etapa de los Austrias que van a estar estrechamente ligadas, por otra parte, a la religiosidad de la regente y del rey niño28. Más que el espacio sacro es ahora la imagen devota la que encarna, en cualquiera de los sub-textos del impreso, las alegrías y tribulaciones de los valencianos que quedaban

  • 29 Francisco de la TORRE Y SEVIL, op. cit., p. 35.

pendientes de los agrados o de los ceños de su semblante, estilos insondables que según la humana fe, alterna, no sin prodigio, el rostro de esta soberana imagen, según lo fausto, o trágico del sucesso, que con mudos si eloquentes avisos nos inspira29.

  • 30 Ibid., p. 8.

14El relato festivo puede comprenderse, partiendo de esta premisa, como una explicación o desciframiento de los misterios que contiene el sagrado simulacro de la Virgen de los Desamparados que ubicada en un nuevo recinto parece mostrar su oráculo más benigno sobre el pueblo de Valencia. Torre y Sevil arma entonces su relato como una sagrada Historia cuyo argumento es la “elegante solemnidad de fiestas a María” que dispuestas “por la augusta devoción de los excelsos reyes” hará revivir por dos días los efectos de su gracia. Comienza recordando la leyenda de la imagen que mandó hacer el rey Alfonso V para el hospital de los inocentes. Según opinión piadosa fueron tres ángeles vestidos a guisa de peregrinos sus artífices y una mujer ciega la primera que la adoró. En 1489 pasó a un primitivo oratorio donde todavía la veneró Felipe IV quien imploró como muchos valencianos por los graves sucesos del reino. El rostro de la Virgen parecía hacerse eco de estas plegarias, “que e[ra] de sol con mudanzas de luna”, interiorizando el horizonte incierto de una monarquía con sombras30.

  • 31 Ibid., p. 12-13.

15La descripción de la nueva capilla ocupa el siguiente capítulo del plan narrativo de esta historia sacra. Su obra estuvo acompañada de misteriosas señales. Al blanquear las paredes del patio se hallaron unos tarjones con las palabras Renovabitur sicut Aquila iuventus tua, lavabis me, et super niuem de albabor que Torre y Sevil interpreta como el resurgir del ave reina, alegre flor de superior candidez, que asoma por encima de las nieves. El misterioso grafito volvió a aparecer grabado esta vez en una piedra, mientras en los azulejos del suelo se dibujaron hisopos en señal de bendecir a María. A estos prodigios siguió el hallazgo de monedas, medallas y una inscripción que aludía al templo de Esculapio. Circunstancia que servirá al relator para justificar la superioridad de la medicina espiritual de María sobre la corporal del dios romano pues si éste ciñe en su mano la sierpe, aquella la somete con su pisada31.

  • 32 Ibid., p. 25.

16El tercer episodio de esta legenda aurea y valenciana de María es el milagro acaecido a un niño pastor el día de la traslación de la imagen al nuevo tabernáculo. Un buey lo arrojó al río cuando apacentaba el ganado con su hermano. Su madre imploró a la Virgen Santísima de los Desamparados “no permitays, en día que tan gran fiesta celebran, perezca mi hijo” y encargó unas misas que su marido hizo celebrar el siguiente que era el de la fiesta32. Naturalmente el zagal se salvó y apareció completamente mojado reconociendo en una estampa de la Virgen a la alhajada señora que le había tocado en la cabeza con una vara ordenando a dos muchachos (los niños inocentes que figuran en su escudo) que le sacaran de las aguas. Lo más interesante del hecho milagroso que transcribe el relacionista es la función que cumple dentro del relato, santificando el tiempo festivo de las dos jornadas reales: la víspera cuando sucede la desgracia y acontece el prodigio, y la función festiva en que se aplica la promesa dada de las misas.

  • 33 Ibid., Combate quinto, p. 41.

17La fiesta queda así enmarcada por los signos miríficos, y el relator puede dar paso a los días jubilosos de la celebración, las Foelicia Tempora que prometían las letras cifradas, F y T, de una de las medallas halladas en el templo de Esculapio. La materia histórico-legendaria servirá, en consecuencia, de argumento para la sucesiva descripción de las fiestas. Los combates del certamen poético vuelven a recordar el silente vaticinio del renovabitur, la disputa (en forma de vejamen) entre la capilla vieja y la nueva, o la razón de tener la Virgen dos niños inocentes. Las banderas de los gremios que concurrieron a la procesión vincularon a sus santos patronos con el amparo de la Reina de los cielos. Mientras los fuegos de la noche emulaban los resplandores de María33.

18En conjunto, el libro de las Reales fiestas de Torre y Sevil convierte la traslación de la imagen sagrada en el eje de un proyecto narrativo que supera los límites del elogio poético a las circunstancias de la fiesta y sus protagonistas para proyectarse en la utopía colectiva de una comunidad en gracia de Dios por los dones miríficos de la Virgen. Será una propuesta que tenga largo recorrido, casi siempre asociada a la piedad de los reyes y a un ideal de renovación que se refugia en el culto divino como reducto último de valores esenciales de la monarquía católica dentro de un contexto político de mudanza y decadencia.

19La necesidad de emprender un rearme moral que fortalezca los fundamentos de una monarquía quebradiza planea sobre toda la generación de los años sesenta y setenta, generalmente bajo el impulso de las autoridades eclesiásticas que promueven misiones interiores, censuran las representaciones teatrales o expurgan las fiestas del Corpus de contenidos paganos. Los impresos festivos constituyen la caja de resonancia de las más sonadas entre estas iniciativas y contribuyeron a sostener un estado de opinión casi siempre inducido desde las instancias del poder. La construcción de amplios discursos moralizantes en torno a un caso escandaloso que desemboca en el cierre de filas social mediante la exhibición festiva ejemplarizante es una variante de la literatura festiva, las relaciones de desagravio, que alcanza su madurez en esta época. Precedentes los había tenido, desde luego, en la eclosión de relaciones y libelos de desagravios por las ofensas de los herejes durante la Guerra de los Treinta Años. Pero el horizonte de los textos de los años 1670 es otro y también su proyecto narrativo. El eje de sentido se traslada del conflicto moral encarnado en los estereotipos del buen soldado católico y el perverso enemigo herético, propio de una dialéctica de guerra, hacia el conflicto interior del miembro social desviado, síntoma de una debilidad colectiva, que es urgente reparar.

  • 34 Francisco PÉREZ, SVMPTVOSAS FIESTAS, SAGRADOS REGOCIJOS, QVE CELEBRO LA REAL Audiencia deste Reyno (...)
  • 35 Ibid., p. 15.

20Un ejemplo representativo de esta tendencia fueron las Suntuosas fiestas que celebró la Real Audiencia de Galicia en desagravio por unos robos sacrílegos cometidos en varias parroquias de Betanzos. El texto, compuesto por el licenciado Francisco Pérez, se divide en dos partes: en la primera se cuentan los delitos del sacrilegio y su castigo; la segunda, más extensa, describe el triduo en honor del sacramento que incluye los sermones y los villancicos34. La estructura de la primera parte retiene la lógica expositiva de la noticia propia de la relación de sucesos que combina con la exposición detallada de las diligencias que emprende don Gregorio Pérez Dardón, oidor comisionado para instruir el proceso. Sin embargo detrás de la pericia judicial, a mayor gloria de la Real Audiencia que promovía el impreso, se transparenta otra lógica que es propia del sacramento de la penitencia que exige el reconocimiento de la culpa (“consintió la sentencia con gran resignación”) y el arrepentimiento (“dispúsose para la muerte con grande contrición y lágrimas”) antes de recibir la misericordia de Dios. Como el pecado fue público y notorio la reparación ha de serlo también, mediante la exposición de los cuartos y cabeza del sacrílego en las iglesias y puerta de la ciudad. Bien es sabido su impacto aleccionador y disuasorio. Pero mayor interés tiene para el relator del suceso la enseñanza a largo plazo (“refería dos particularidades muy dignas de memoria”) de las supuestas confesiones del delincuente antes del suplicio. Dos veces quiso escapar de la justicia y dos veces se valió el Señor de medios para retenerlo. Quiso primero huir a Flandes “pero el mar extrañando el peso de una conciencia tan facinerosa, embravecido con una tormenta los volvió a tierra”. El segundo signo fue una fuerza interior muy grande que le atajaba los pasos “y no le dejaba apartar de los concursos y procesiones que le hacían de luto y sentimiento”. Por fin en una de ellas, que no podía ser otra sino la del Corpus, “con auer notado el reparo con que le miraba el Corregidor” no pudo apartar su mirada y porfió a ponerse delante hasta que le prendió35.

  • 36 Ibid., p. 19-20.

21Un final como este, que refuerza la superioridad de la ley divina sobre las diligencias de la justicia secular, convirtiendo al reo y las autoridades en meros actores de un drama providencial, es buen índice de la razón sacro-política que prima en las funciones públicas de la época de Carlos II. En seguida vienen, naturalmente, las fiestas sacramentales que constituyen el espejo social donde se proyecta la culpa implícita en una sociedad que ha roto su sosiego para descubrir, horrorizada, la perversión que engendraba en su seno. El triduo sacramental se celebró en el espacioso convento de San Francisco que fue adornado con la rica colgadura que la reina Margarita de Austria había regalado a la condesa de Lemos y mandaron traer desde Monforte. La música fue de la Catedral de Santiago. Y la presidencia de la fiesta correspondió al conde de Aranda que a la sazón lo era de la Real Audiencia. Tan atroz delito no pedía menor satisfacción y los cultos se celebraron en las siete ciudades cabezas del Reino, en sus sedes episcopales e iglesias catedrales36.

  • 37 Víctor MÍNGUEZ, El rey de España se sienta en el trono de Salomón. Parentescos simbólicos entre la (...)

22De este modo el piadosísimo Reino que había recibido tan tristes noticias fue a su vez noticia ejemplar difundida por toda la monarquía católica. Pues se puede hablar, a las alturas de 1680, de la consolidación de un circuito noticiero del acontecimiento festivo que va a difundir, especialmente en impresos breves, pero no poco en relatos de mayor volumen, una imagen renovada de la monarquía austriaca, que recupera el valor de las empresas cristianas en la frontera con el infiel, manteniendo vivo el altar de los holocaustos al Redentor dentro de España. Es esta focalización en el culto divino de un monarca que encarna el modelo bíblico de Salomón, rey de las ceremonias, anclaje firme que asegura la fe en la causa justa y renueva el nervio militar, lo que distingue la época37. Y la ocasión más propicia para demostrarlo vendrá en 1683 con el sitio de Viena, la formación de la Liga Santa contra el infiel y la posterior liberación de la capital del imperio.

  • 38 Erzsébet HANNY, “Toma de Buda en 1686 y los cambios políticos y sociales en reflejo de relaciones d (...)
  • 39 Carmen ESPEJO CALA, Gacetas y relaciones de sucesos en la segunda mitad del siglo XVII: Una compar (...)
  • 40 Javier DÍAZ NOCI, “El mediterráneo en guerra: Relaciones y gacetas españolas sobre la guerra contra (...)
  • 41 Francisco FABRO BREMUNDAM, FLORO HISTORICO DE LA GVERRA MOVIDA POR EL SVLTAN DE LOS Turcos Mehemet  (...)

23Un centón de noticias se encargaron de trasmitir la nueva guerra contra los turcos, después de muchos años de treguas. Las relaciones y las gacetas inundaron el mercado tipográfico constituyendo un fenómeno editorial del que apenas se conocían precedentes38. Los ocasionales, organizados en forma de series, compiten con las gacetas para dar cuenta de los pormenores de las batallas y sus protagonistas. Es un momento crucial en la definición del género periodístico pues en 1683 se retira la prohibición de publicación de gacetas39 y no resulta banal señalar que Sebastián de Armendáriz el impresor de la gran serie sobre la guerra de los turcos fuera el editor posterior de la Gazeta de Madrid40. La enorme expectación creada en torno a este acontecimiento justificó incluso que Francisco Fabro Bremundan, presumible redactor del periódico, sacase un Floro histórico de la guerra sagrada contra turcos que se publicó en tres partes para satisfacción de interesados y coleccionistas41.

  • 42 Inmaculada Osuna distingue la inclinación de Oviedo por este tipo de relatos y lo califica de escri (...)
  • 43 Sebastián Antonio de GADEA y OVIEDO, NOTICIA SAGRADA, HISTORIAL, Y POLITICA, de las demostraciones (...)
  • 44 Ibid., p. 8.
  • 45 Acerca de la vigencia y popularidad del prodigio, asociado al vaticinio, y del “episodio magnífico” (...)

24Sin embargo, junto a estos impresos seriados, de amplia difusión y bajo precio, vieron la luz discursos de naturaleza apologética, histórica o político-moral de mediana extensión, vinculados en ocasiones a rogativas públicas por el feliz suceso de las armas cristianas o, más tarde, cuando llegaron noticias de los triunfos militares, a las procesiones en acción de gracias que pudieron desembocar en sentidas funciones religiosas. Un interesante impreso que trasluce el espíritu que se vivió aquellos días es la Noticia sagrada del sitio de Viena que escribió Sebastián de Gadea y Oviedo, talento poético ya consagrado en certámenes y fiestas, que puso su pluma al servicio del arzobispo de Granada fray Alonso Bernardo de los Ríos y Guzmán para dejar constancia de las demostraciones de culto que se hicieron en aquella ciudad por la suerte de los soldados cristianos42. El pueblo granadino desconsolado, bajo la exhortación de su prelado, responde a cada aprieto, según van llegando las noticias del frente, con un gesto de confianza y celo con los demás pueblos cristianos, pidiendo el auxilio divino, consciente de que estaba en peligro “todo el apostólico redil de la Iglesia”43. La piedad de Granada deviene la retaguardia moral de los príncipes cristianos que defienden Viena. Y así hasta la procesión general con la Virgen de la Antigua “que se executó en el mismo dichoso día doze de septiembre y en las mismas felices horas del combate cuyo marauilloso concierto es de esta noticia el principal asunto”44. Confirmación por tanto del favor divino y triunfo, una vez más, del suceso45.

25Conviene recapitular llegados a este punto. Gadea y Oviedo, buen conocedor de los recursos panegíricos, aprovecha el fervor informativo de los años de la guerra, y prometiendo una noticia nos cuenta una fiesta. Convierte la ciudad de Granada en el campo de batalla donde se libra el destino de la Cristiandad y, consciente de ello, apuesta por tildarla de sagrada. Antes dijimos que en el planteamiento narrativo de fray Pedro de Jesús el convento de los agustinos recoletos se alzaba como Templo Nuevo capaz de infundir, desde su privilegiada atalaya, savia renovadora que no solo se derramaba sobre la ciudad andaluza sino que colmaba de esperanza toda la monarquía católica. Y en Valencia verificamos que la sagrada historia de la Virgen de los Desamparados, revivida mediante el suceso de su solemne traslado, hacía albergar justas esperanzas de un renacer espiritual para una monarquía declinante. Así pues, la gloria del suceso, tantas veces celebrada en las tablas del teatro, ha conseguido, precisamente cuando más faltaban las victorias militares, encarnar el tópico festivo dominante de la época de Carlos II. Hambre de reputación. Sueño de gloria.

2. La gramática de los gestos en las fiestas del reinado de Carlos II

26Pero los ideales de renovación moral que codifican los libros de fiestas del último tercio del siglo XVII, asociados al argumento histórico, al mito fundacional o las leyendas de imágenes, no se comprenderían sin atender a la lenta mutación que se está operando en el interior del patrón celebrativo, sus artífices y participantes. Una renovación en la gramática de los gestos de los protagonistas de la fiesta que ha podido pasar desapercibida en un paradigma explicativo que tiende a considerar el reinado de Carlos II como mero epígono de la tradición festiva de los Austrias.

  • 46 Antonio ÁLVAREZ-OSSORIO, art. cit., passim.
  • 47 María José DEL RÍO BARREDA, Madrid, urbs ceremonial, p. 205-233. Íd., Fiestas públicas, p. 131.
  • 48 Antonio ÁLVAREZ-OSSORIO, art. cit, p. 150.
  • 49 Miguel MORÁN TURINA, Carlos II y El Escorial, in: Luis RIBOT (dir.), op. cit., p. 221-238.

27La monarquía y su entorno cortesano encabezan este cambio, preocupados por fijar las reglas del protocolo religioso de un rey celoso de sus devociones, observante riguroso, nuevo Salomón del culto divino. Rey ceremonial lo ha denominado Álvarez-Ossorio destacando el papel relevante que tuvo en las principales fiestas del calendario litúrgico de la corte pero también de otros espacios devocionales (capillas reales, santuarios marianos y fundaciones conventuales) vinculados a su patrocinio46. Aunque su presencia en la fiesta del Corpus había quedado establecida en las etiquetas reales de 1647-1650, es durante el reinado de Carlos II cuando se consolida un estilo cortesano de la magna procesión sacramental que tenía el Alcázar como eje y un itinerario que atravesaba las residencias de la nueva nobleza47. En 1698 el monarca acudió, sin embargo, a Toledo, para presidir con la reina Mariana la magna procesión del Corpus. Las costumbres de la iglesia toledana hubieron de adecuarse a la planta del ceremonial madrileño y guardar la preeminencia real, colocándose cortina y sitial en el altar donde habían de oficiarse los cultos48. La imagen del rey adorando el símbolo eucarístico se había convertido en un emblema de la pietas austriaca desde la difusión que tuvo en la penúltima década de su reinado la famosa escena acaecida enero de 1685 que lo representa bajándose del coche para acompañar el viático. Sin embargo fue la translación de la Sagrada Forma a la nueva capilla del real monasterio del Escorial, en octubre de 1690, el acontecimiento que dio mayor visibilidad al arquetipo del rey consagrado a las sagradas ceremonias, difundiéndose mediante relaciones de la función católica por todo el Imperio49.

  • 50 María José DEL RÍO BARREDA, Fiestas públicas, op. cit., p. 191-193.
  • 51 Cf. Antonio RUBIAL GARCÍA, La santidad controvertida. Hagiografía y conciencia criolla alrededor de (...)
  • 52 Fray Antonio de HUERTA, Trivnfos gloriosos, epitalamios sacros, pomposos y solemnes aparatos, aclam (...)
  • 53 Cécile VINCENT-CASSY, The Final Celebrations. The 1691 Festivals in Honor of Saint John of God and (...)
  • 54 Miguel de ULATE, Octava Panegyrica, fiestas solemnes en la declaración que hizieron… Inocencio Unde (...)
  • 55 Ambrosio de FOMPEROSA Y QUINTANA, S. J., Días sagrados y geniales, celebrados en la canonización de (...)

28Las ceremonias litúrgicas de la Semana Santa madrileña también adquirieron su definitiva forma cortesana bajo el reinado de Carlos II, quedando las antiguas cofradías reducidas a tres procesiones generales de Corte que debían desfilar con sus pasos por debajo del balcón de los reyes, las solemnes jornadas del Miércoles, Jueves y Viernes Santos, momento en que los alcaldes y cortesanos daban limosnas y portaban los estandartes. Una tendencia hacia la oficialización que puede explicar el progresivo desinterés de los gremios por participar en ellas50. El auge celebratorio de la corte se extendió, por otra parte, a las fiestas religiosas extraordinarias promovidas por las órdenes religiosas, entre las que destacaron las de desagravio, de las que ya hicimos mención antes, y sobre todo las ceremonias de canonización de una nueva hornada de venerables y beatos cuyas causas habían quedado detenidas en Roma después de los restrictivos decretos de Urbano VIII51. Con gran fasto se celebró, por ejemplo, la canonización de San Pedro de Alcántara (1669) que el relacionista tilda de “ornamento y gloria de España”52. Las de San Juan de Dios (1690), glosadas por Gadea y Oviedo53. O el triunfo del mercedario San Pedro Armengol cuya Octava Panegyrica vio la luz en Madrid en 169754. Especialmente lucidas fueron las ceremonias de canonización múltiple de 1671 en la que alcanzaron el privilegio de la fama eterna San Francisco de Borja, Santa Rosa de Lima o el rey Fernando III, todos ellos santos vinculados a la monarquía55.

  • 56 Cécile VINCENT-CASSY, “Las fiestas de canonización en la España del siglo XVII. Polifonía de la san (...)

29Peor fortuna tuvo la doctrina inmaculista que habrá de esperar más de un siglo para su definición dogmática, por mucho que el rey Carlos pusiese su empeño personal en ella al final de su vida. Se alcanzaron, sin embargo, gracias menores pero muy celebradas en toda la monarquía en la medida que extendían la opinión pía a los reinos de italianos, como antes, a raíz del decreto de 1663, se había participado al conjunto de las iglesias de las Indias56.

  • 57 Ramón MUJICA, Rosa limensis: Mística, política e iconografía en torno a la patrona de América, Méxi (...)
  • 58 Fray Jacinto PARRA, Rosa Lavreada entre los santos Epitalamios sacros de la Corte, aclamaciones de (...)
  • 59 Ibíd., Censura de don Pedro Núñez de Escobar.

30Representativo de este ideal unificador del Imperio que impulsan los círculos cortesanos y las élites peruleras, por vía de una advocación religiosa, fueron las mencionadas fiestas por la primera mujer americana elevada a los altares, Santa Rosa de Lima. Su rápido proceso de beatificación (1668) y casi inmediata canonización (1671) formaron parte de la agenda criolla que contó con firmes valedores en la corte española57. En su Rosa Laureada (1670) fray Jacinto Parra recoge las solemnidades que hizo la corte pontificia recordando haber obtenido ya el rezo universal de su religión y de todo el clero de América, eslabones que la encaminaban a la canonización58. Para a continuación, en el capítulo tercero que describe las fiestas que se hicieron en Madrid apostillar que el mismo día que se celebró la beatificación se firmó el tratado de paz entre España y Portugal. Esta función de mediadora en la concordia entre príncipes cristianos la convertirá en divisa de la paz y “quintaesencia –como dirá unos de los preliminares– de los gloriosos triunfos” de otros muchos santos que los cronistas de las religiones incluyen en sus crónicas59.

  • 60 José Manuel NIETO SORIA, Ceremonias de la realeza. Propaganda y legitimación en la Castilla Trastám (...)
  • 61 Walter CUPPERI, “Doni, largizioni e memoria della festa (1530-1558): Un servicio d’altare in Valeri (...)
  • 62 Eliseo SERRANO MARTÍN, Imágenes del rey…”, art. cit., p. 46-47. Íd., No demandamos sino el modo. (...)
  • 63 Reyes ESCALERA PÉREZ, La imagen de la sociedad barroca andaluza, Málaga: Universidad de Málaga, 199 (...)

31Y a donde no llegaba la piedad el rey, lo hacían sus símbolos. El reinado de Carlos II conoce, simultáneamente al esplendor de las fiestas religiosas, una particular eclosión de la iconografía de la realeza en las escenografías festivas de todo el Imperio: Desde luego en los rituales de legitimación de acceso al trono pero también en otras muchas fiestas vinculadas a la dinastía de los Austrias. Las ceremonias de juramento y proclamación del soberano que suceden, después de los lutos, a las solemnes exequias, evidencian una acusada hipertrofia formal en la que vale la pena detenernos por unos instantes. El guión ceremonial estaba fijado desde época trastámara y alcanzaba su momento culminante en el acto público de exaltación del heredero mediante las palabras rituales Castilla, Castilla, Castilla por el Rey nuestro señor, a las que podían agregarse los títulos de los reinos o gobernaciones donde se ejecutaba el solemne ritual60. Acto seguido se procedía al alzamiento de pendones, ejecutado en la plaza principal, delante de las casas del cabildo de la villa y repetido en ocasiones en otros espacios de poder vinculados a las regalías de la corona. La tremolación del pendón de Castilla iba acompañada, al menos desde la proclamación de Felipe II, de la efusión de medallas o monedas de plata de carácter conmemorativo, desde el mismo cadalso donde el Alférez Mayor había procedido al rito de exaltación61. En la corona de Aragón la ceremonia del juramento del rey en la Seo tenía lugar con anterioridad al acatamiento de los súbditos y su memoria se mantuvo en el ordenamiento jurídico del reino que se codifica en tiempos de Carlos II62. Todos estos elementos se mantienen, en ambos territorios, durante el siglo XVII, con una marcada tendencia hacia el atildamiento formal, la visibilidad de los atributos regios y el énfasis protagónico de los representantes del poder regio. El cortejo que acompaña al Alférez se complica y enriquece, incorporándose una carroza vacía que simboliza al propio monarca. Mientras la escena ritual deviene teatro ceremonial con un aparato cortesano confeccionado para la ocasión y profusa ornamentación heráldica63.

  • 64 Víctor MÍNGUEZ, “Los dos cuerpos de Carlos II”, Libros de la corte.es, 4, 2016, p. 68-91. Rafael RA (...)
  • 65 ACLAMACION Y PENDONES QVE LEVANTO LA MVY NOBLE Y CORONADA CIVDAD DE LOS REYES, POR EL CATOLICO Y AV (...)

32En los territorios americanos de la monarquía hispánica el acto de juramento y proclamación del rey niño Carlos II alcanzó magnitudes escenográficas de gran aparato. En Lima el arquitecto y retablista fray Cristóbal Caballero diseñó una espectacular máquina efímera en la que se descubría el trono vacío del soberano al que ofrendaban coronas de oro y flores el Inca y la Coya. Por encima campeaba un lienzo del rey niño. Y en el segundo cuerpo se le representaba con armadura, expresión según Víctor Mínguez, del anhelo de las élites criollas por un monarca valiente y guerrero64. El poderoso aparato, que coronaba una estatua de la Fama alada, se colocó delante de las casas del cabildo, junto al palacio, espacio que quedaba así autorizado para la solemnidad65.

  • 66 Antonio MARTÍNEZ RAMOS, Fiestas reales en la Granada del siglo XVIII: Celebraciones urbanas en torn (...)
  • 67 Julian Andrei VELASCO PEDRAZA, Persistencias y significaciones de las representaciones sobre el po (...)
  • 68 Jaime VALENZUELA MÁRQUEZ, Las liturgias del poder. Celebraciones públicas y estrategias persuasivas (...)
  • 69 Francisco OLLERO LOBATO y William REY ASHFIELD, La proclamación de Carlos IV en Montevideo. Fiesta (...)

33En las ceremonias de proclamación de los primeros borbones, Felipe V y Luis I, la elevación de este tipo de decorados efímeros se va asentando tanto en España66 como en los virreinatos y audiencias de las Indias67. Al mismo tiempo que la imagen real y los atributos de la corona se multiplica en retratos, escudos y medallas que sirven para ornamentar el triunfo del soberano pero también exornan los paramentos y balcones de la plaza que ocupan las autoridades. De este modo la realeza, reconocible un su retrato oficial, congrega y funde en un símbolo unitario la pluralidad de poderes y de tribunales de la ciudad68, en tanto los espacios urbanos que concentran los actos rituales se configuran como “escenas de prestigio”, acotando ámbitos de jerarquía y escalas de reconocimiento social que llegan muy consolidados a finales del Antiguo Régimen69.

34El cambio dinástico no significó, en consecuencia, una ruptura de los moldes estéticos, bien al contrario la continuidad de fórmulas que se habían ensayado durante el largo reinado de Carlos II. El alzamiento de pendones por Carlos II en Lima es paradigmático a este respecto y debe asociarse a la previa ceremonia de las exequias por Felipe IV. La tierra, las estrellas, los montes y los arroyos aclaman al rey infante por luminar mayor, nos dice, la relación peruana de su exaltación al trono, como digno sucesor de Felipe el Grande. Todo lo baña su luz y su nombre, codificado en las palabras del rito, campea en las Españas y en las Indias. Por eso

  • 70 ACLAMACION Y PENDONES…, op. cit., PRELVDIO A LA RELACION DE LA SOLEMNIDAD, fol. 7v°, URL: http://bd (...)

Solicitan aclamación al Rey los pendones, en señal del dominio, con que le pone Dios por su vicario sobre las gentes: y assí es natural la reverencia, amor, y lealtad que se le deve70.

  • 71 Ibid., fol. 16r°-18v°.
  • 72 Alexánder SÁNCHEZ MORA, tesis citada, passim.

35Un dominio que se va a hacer presente en el teatro de lealtad de los tribunales que rodearon la arquitectura efímera y en el estricto protocolo que rige el uso de los símbolos regios por los representantes del poder. Pero también en la incorporación a la escritura festiva del acto de acatamiento de los tribunales mediante la inclusión de una copia de la cédula de la reina gobernadora citada en el auto y del acuerdo de los alcaldes ordinarios previniendo el acompañamiento71. Se prefigura, de este modo, en el relato carolino un modelo de retórica forense, justificativa, que tendrá amplia difusión en las fiestas reales indianas del siglo XVIII72.

36La extensión de los acompañamientos en el pregón, vísperas y en la jornada principal de la función de exaltación es también rasgo relevante de esta etapa. Y la enumeración de los oficiales de la corona que desfilaron desde la sala del Acuerdo hasta el Teatro de la proclamación ocupa largas planas de la relación festiva. El escritor de la Aclamación y Pendones de Lima glosa el verso de Quevedo O quanta Magestad, quánto número, como antes ha hecho con otras sentencias de famosos poetas y oradores, epilogando así la larga tradición del elogio festivo e inaugurando un espacio de protagonismo para los servidores de la corona que tendrá, asimismo, amplio recorrido en la centuria ilustrada.

  • 73 Juan CHIVA BELTRÁN, El triunfo del virrey. Glorias novohispanas: origen, apogeo y ocaso de la entra (...)
  • 74 Dalmacio RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ, “Los arcos triunfales en la época de Carlos II”, in: Judith FARRÉ VID (...)
  • 75 Ibid., p. 274, nota 19.

37Virreyes y gobernadores desempeñaron, en efecto, un papel relevante en las fiestas indianas bajo el reinado del último de los Austrias, singularmente en las ceremonias de entrada en la capital del virreinato para tomar posesión de su cargo, solemne función que desencadenaba un largo ciclo festivo. El virrey encarnaba los principios de orden y buen gobierno garantizando el arbitraje en litigios entre instituciones tal como señalaban las Leyes de Indias. Y precisamente en calidad de gobernador y magistrado militar era recibido triunfalmente de acuerdo a un recorrido ritual que rememoraba los hitos decisivos de la gesta de la conquista73. En los arcos de triunfo se recreaba la ilustre ascendencia de sus protagonistas, sus virtudes de ánimo y sobre todo sus dotes de gobierno que se habían materializado en servicios al monarca74. Proezas y hazañas personales que encuentran su proyección esópica en los héroes de la mitología clásica. Así Alonso Ramírez de Vargas escribirá su Elogio panegírico en honor del marqués de Mancera como un diseño triunfal de Eneas verdadero. Mientras Juan de Guevara tilda de Vlises verdadero al duque de Alburqueque, sucesor del anterior en el puesto75. En menor medida puede apreciarse esta misma evolución en la distribución del protagonismo del tiempo celebrativo en las fiestas reales peninsulares desde el final del reinado de Felipe IV. Capitanes generales, gobernadores, regentes y oidores capitalizan jornadas festivas completas y ocupan un espacio de dignidad en los impresos celebrativos.

  • 76 Felipe BECERRA y CLAROS, DESCRIPCION DE LA MASCARA BURLESCA CON QUE EL DIA TRES de Diziembre del Ap (...)
  • 77 José Jaime GARCÍA BERNAL, Lo serio y lo burlesco como forma de pedagogía popular”, in: Rafael PORT (...)

38No quedan al margen de este proceso de renovación de protagonistas y gestos las nuevas corporaciones educativas que ganan espacio editorial en los relatos festivos de la etapa de Carlos II cuando no impulsan sus propias publicaciones para dejar memoria de vejámenes, máscaras y otras fiestas colegiales. Con motivo de las celebraciones por la liberación de Viena los estudiantes del colegio jesuita de San Hermenegildo de Sevilla organizaron una máscara burlesca “compuesta de varios personajes fabulosos y ridículos” y decidieron estamparla “porque no todos pudieron gozar tan de cerca todas las vivezas y primores”. Su relator, Felipe Becerra y Claros, rinde su pluma a la munificencia de don Leonardo del Valle, oidor de la Casa de la Contratación y recuerda en el prólogo al lector que el feliz suceso de la victoria de las armas cristianas no podía dejar indiferente al “alcázar de la sabiduría que aprende las mejores y más primorosas noticias”76. El festivo desfile se componía de tres carros, cada uno de ellos con sus cuadrillas de acompañantes que parodiaban las historias mitológicas de Vulcano, Baco y Plutón. Vulcano resultaba chamuscado en su fragua y Marte con las armas mohosas. La bella Ariadna escanciaba el vino del dios de los festines. Mientras en el carro que cerraba la pandorga, que era el de las Parcas, se acicalaba Proserpina, observada por Plutón que iba “en forma de diablo mayor”. La fábula pagana retrataba así los vicios más agradables a la inocente juventud, espejo del desengaño para los colegiales que disfrutaron de los ridículos atavíos y de los groseros ademanes de los personajes77.

  • 78 Francisco OLLERO LOBATO, Las mascaradas, Fiesta barroca en Sevilla”, Potestas, 6, 2003, p. 143-173 (...)
  • 79 José Jaime GARCÍA BERNAL, “Fisiognómica y código estético…”, art. cit.

39El modelo de la mascarada pública sobre un relato mitológico, impulsada por los colegios religiosos, los gremios vinculados a las fábricas reales como la de Tabacos, o también por las nuevas corporaciones aristocráticas (las maestranzas), conocerá amplio desarrollo bajo los reinados de Felipe V y Fernando VI, cuando estos espectáculos asocien la exaltación del monarca a la protección de las ciencias y las artes liberales78. Pero su estructura básica, basada en la disimilitud estética y en la degradación de la autoridad había quedado ya definida en tiempos del último monarca de la dinastía austríaca79.

  • 80 Alonso MARTÍN BRIONES, A MAYOR GLORIA DE DIOS LYRICA RELACION, DE LA FIESTA QVE LA ILVSTRISSIMA HER (...)

40Las cofradías y hermandades penitenciales y sacramentales adquieren, igualmente, predicamento en la organización de festejos públicos durante la segunda mitad del siglo XVII. Reproducen la secuencia de la octava sacra que habían asentado las órdenes religiosas en la primera parte de la centuria e integran el repertorio de motivos de las procesiones generales, sobre todo la del Corpus, de acuerdo a un orden jerarquizado de sus componentes: Gigantes y danzas, cofradías de la feligresía, miembros de la congregación organizadora, el clero parroquial, las andas con la imagen religiosa, para concluir con el acompañamiento civil. No faltan los altares efímeros, las flámulas y gallardetes. Tampoco los fuegos de artificio ni los certámenes literarios. La cofradía del Sagrario de Sevilla organizó solemnes fiestas por la victoria de las armas cristianas de 1683 que conocemos gracias a la relación romanceada de Alonso Martín Briones80. El relator justifica la elección de esta fiesta de cofradía mediante el clásico recurso de la humiliatio pues “para cantar las glorias/ de Cabildo tan excelso/ mi retórica es tan corta,/ quanto grandes mis afectos”, antes de ponderar el celo de la hermandad en el culto del sacramento. Los diputados pujan entre sí por cuidar el decoro, supervisar a los artistas, disponer la procesión y, en fin, “buscar galanes infantes bellos” que dignificarán el solemne desfile que anuncia el triduo sacramental. Algunos incluso se animan a formar jeroglíficos y escribir “lyricos metros”. Y de esta guisa transcurren los preparativos hasta que la víspera de la fiesta un águila hermosa se abatió sobre un castillo iluminando el cielo de fuegos.

41El relator-poeta aborda, entonces, la descripción de la iglesia del Sagrario que apareció adornada de damascos y terciopelos compitiendo en el altar “primor, magestad y riqueza”. Tras una blanca cortina se descubrió “el misterio heroico de la fe/ Dios en transparente velo”. Y al punto de entonarse el Gloria in excelsis cayeron desde las tribunas unas cedulillas con motes que Briones no duda en transcribir. El tono de los versos denota la militancia del gremio católico (“Huelle la otomana luna/ la Iglesia pues su arrebol/ visten los rayos del Sol”) y da entrada al habitual elogio del talento de los predicadores que pasaron por el púlpito.

42La última parte del pliego romanceado se dedica a la procesión. Las calles fueron las mismas por las que discurría el Corpus. Y la estructura del desfile, como venimos de decir, reprodujo el cortejo que acompaña al gran Jueves del triunfo del sacramento: Danzas, volatines, los gigantes en traje de turcos, la copia de ministriles, el guión de la hermandad precedida de los niños, danzas de sarao y los seises. El estribillo repetía con marchamo el mensaje de las papeletas: “Triunfe la militante/ Diuina Iglesia/ hollando su planta/ la Luna agarena”. Y las coplas llamaban a la unidad inquebrantable del cuerpo cristiano, reflejo de la Majestad suprema que reina en el cielo. La procesión remataba en un carro de triunfo que representaba la nave de la Iglesia, encabezada por San Pedro, que defendía el trono del papa Inocencio. La relación nos dice que sobre la popa se delineó la ciudad de Sevilla y que los príncipes de la Liga iban en medio vivamente imitados en sus retratos. El rey Carlos II aparecía postrado recibiendo del papa el jubileo, mientras sus insignias, un águila y un león, campeaban sobre el conjunto. Finalmente, al modo de los triunfos romanos, la derrota del enemigo (aquí el infiel) se representaba en los arneses y cuerpos desechos, y en los doce mancebos que fingían ser los prisioneros turcos arrastrando la nave.

3. Conclusiones: La corte en la ciudad

43El modelo festivo de gran aparato se ha extendido, en suma, a la fiesta sacra de cofradía, del mismo modo que a las colegiales. La secuencia ceremonial, el código estético, las soluciones formales de los carros de triunfo y de los altares. La presencia de los retratos es significativa asimismo de la extensión del gusto por la representación historicista que permite identificar a los personajes. Mientras la ornamentación remite a una decoración interiorista que emula el lujo cortesano y el ajuar litúrgico.

  • 81 Teresa ZAPATA, art. cit., p. 371.
  • 82 Que más tarde tendrá sus arquetipos hagiográficos: Fernando RODRÍGUEZ DE LA FLOR, La fábrica de lo (...)
  • 83 Benito NAVARRETE, Murillo y las metáforas de la imagen, Madrid: Cátedra, 2017, p. 302 y ss.
  • 84 Francisco J. ÁLVAREZ, Ignacio GARCÍA AGUILAR e Inmaculada OSUNA RODRÍGUEZ, Seventeenth-Century Aca (...)

44El modelo de fiesta cortesana se capilariza, por tanto, a lo largo y ancho del tejido social. Mientras las instituciones emergentes, gremios nobles, academias, maestranzas o las cofradías sacramentales reclaman un lugar relevante en las celebraciones. Plateros y joyeros levantan arcos de triunfo en Madrid y en Sevilla en las entradas de las reinas consortes María Luisa de Orleans y Mariana de Neoburgo81. Los colegios mayores delimitan espacios celebrativos propios en los que se hace demostración pública de un modelo de juventud honesta y cristiana82. La inauguración de templos parroquiales constituye asimismo ocasión idónea para que caballeros y burgueses ennoblecidos, vecinos del lugar, movilicen recursos propios patrocinando las escenografías festivas como sucedió en la inauguración de la iglesia de Santa María la Blanca de Sevilla donde dejó su huella el genio de Murillo83. En fin, las academias poéticas viven una etapa de esplendor al servicio de las convocatorias de justas en honor de santos o de la pía opinión inmaculista84.

  • 85 Acerca del debate cortesano sobre el coste de la fiesta véase: Carmen SANZ AYÁN, La fiesta cortesa (...)
  • 86 VEJAMEN CON QVE SE AFECTÓ EL REGOZIJO DEL CVMPLIMIENTO DE AÑOS DE NVESTRO REY, Y SEÑOR D. CARLOS II (...)

45Y los felices sucesos de la monarquía, su proyecto imperial redefinido por el providencialismo, quedan en el centro de esta eclosión de la cultura festiva. No siempre alcanzan los medios85, los materiales son perecederos, pero la ornamentación mural y el juego verbal se prodigan como nunca antes y las dedicatorias a la reina regente y al rey de las sagradas ceremonias, protectores del oficio divino, abundan en buen número de impresos celebrativos de esta época. Hasta la fiestas privadas recuerdan la dicha que ilumina el rey. Y no falta un catedrático que desee ligar su fama académica al cumpleaños regio como ocurrió con don Diego de Castelblanco, visitador general de los clérigos menores y predicador de su majestad, que celebró su grado de doctor con un vejamen académico acordado a tal efecto86.

  • 87 Víctor MÍNGUEZ, art. cit., p. 13. Agustín de MORA, El Sol eclipsado antes de llegar al zenid. Real (...)
  • 88 Nelly SIGAUT, “Ausencia que es presencia. La función del retrato real en Nueva España”, in: Nelly  (...)

46El hemisferio americano presenta su propia problemática. La frontera abierta del virreinato de Nueva España facilita representaciones de un rey vestido con armadura. Mientras la simbología regia, como ha demostrado Víctor Mínguez, recupera el modelo del doble cuerpo del monarca en el catafalco mejicano de Carlos II que asegura la continuidad de la corona y del vicariato regio sobre las Indias más allá del cambio dinástico, tal como se representa en la magnífica serie de jeroglíficos que ilustran el libro de exequias de Agustín de Mora87. En fin, la corte virreinal consolida, siguiendo a Nelly Sigaut, un sistema de representación visual cuyo capital simbólico acumulado se expresa en pinturas, biombos y retratos dinásticos como los que asociaban al Emperador Carlos V con su bisnieto el rey niño Carlos II que según la descripción de Sariñana presidían la Sala del Real Acuerdo en 166688. Todo un símbolo del peso de tradición y, a la vez, de la necesidad de renovación y de adaptación de los recursos y símbolos festivos a los nuevos tiempos.

Haut de page

Notes

1 Sobre el significado político y dinástico de los recibimientos de reinas consortes en la España de Felipe II y en particular de su cuarta esposa la reina Ana de Austria véase: María José DEL RÍO BARREDO, Madrid, urbs regia. La capital ceremonial de la monarquía católica, Madrid: Marcial Pons, 2000, p. 65 y ss. Acerca de Juan de Hoyos, su relacionista, Íd., “Juan de Hoyos y la crónica de las ceremonias de Madrid (1568-1570)”, Edad de Oro, 18, 1999, p. 151-169. Y en la corte de Saboya, Íd., “De Madrid a Turín: El ceremonial de las reinas españolas en la corte ducal de Catalina Micaela de Saboya”, Cuadernos de Historia Moderna. Anejos, 2, 2003, p. 100. En cuanto a la representación del rey en estas mismas entradas y en otros recibimientos: Fernando BOUZA, “Las jornadas y los viajes reales como fuentes para la historia política. Lo público y lo privado en la persona de Felipe II”, in: Eduardo MANZANO MORENO y Jorge ONRUBIA PINTADO (coords.), Métodos y tendencias actuales en la investigación de Geografía e Historia, Madrid: Universidad Complutense, 1988, p. 163-170. Íd., “El rey a escena. Mirada y lectura de la fiesta en la génesis del efímero barroco”, Espacio, Tiempo y Forma. Serie I, Historia Moderna, 10, 1997, p. 33-52. Para los recibimientos de Felipe II y Felipe III en Zaragoza véase: Eliseo SERRANO MARTÍN, “Imágenes del rey e identidad del reino en los rituales y celebraciones públicas en Aragón en el siglo XVI”, Obradoiro de Historia Moderna, 20, 2011, p. 55-57.

2 Pierre CIVIL, “Una fiesta religiosa y sus relaciones: El recibimiento de las reliquias de San Eugenio de Toledo (1565)”, in: Sagrario LÓPEZ POZA (ed.), La Fiesta. Actas del segundo seminario de relaciones de sucesos, Ferrol: Sociedad de Cultura Valle Inclán, 1999, p. 65-78.

3 Carlota FERNÁNDEZ TRAVIESO, “Lengua y estilo en la relación de Álvar Gómez de Castro”, introducción a la edición crítica del Recebimiento que la imperial ciudad de Toledo (Toledo, 1561), A Coruña: SIELAE y Sociedad de Cultura Valle Inclán, 2007, p. 34. Sobre la imagen festiva de los soberanos y su sentido simbólico en esta entrada: Augustin REDONDO, “Fiesta, realeza y ciudad: Las relaciones de las fiestas toledanas de 1559-1560 vinculadas al casamiento de Felipe II e Isabel de Valois”, in: Sagrario LÓPEZ POZA (ed.), La Fiesta…, op. cit., p. 308.

4 Pilar VARELA LEDO, “Introducción” a la edición crítica de la Relación verdadera del recibimiento que la ciudad de Burgos hizo a la reina Doña Anna de Austria en 1570, A Coruña: SIELAE, 2016, p. 26.

5 Sagrario LÓPEZ POZA, “Peculiaridades de las relaciones festivas en forma de libro”, in: Íd., La Fiesta…, op. cit., p. 216-217. Ana María REY SIERRA, “La corografía en las relaciones de entradas: El Felicíssimo Viaje de Juan Calvete de Estrella”, in: Victor MÍNGUEZ (ed.), Del libro de emblemas a la ciudad simbólica, Castellón: Universitat Jaume I, 2000, vol. 2, p. 705-724.

6 Tomo de esta autora la expresión retórica visual. Destacamos las siguientes contribuciones: Giuseppina LEDDA, “Per una lettura della festa religiosa barocca”, Diálogo. Studi in onore de Lore Terracini, Roma: Bulzoni, 1990, p. 277-291; Íd., “Contribución para una tipología de las relaciones de fiestas religiosas barrocas”, in: Mª Cruz GARCÍA DE ENTERRÍA et alii (ed.), Las relaciones de sucesos en España (1500-1750), París: Sorbonne y Universidad de Alcalá de Henares, 1996, p. 227-237. Íd., “Informar, celebrar, elaborar ideológicamente. Sucesos y ‘casos’ en Relaciones de los Siglos XVI y XVII”, in: Sagrario LÓPEZ POZA (ed.), La Fiesta…, op. cit., p. 201-212. Íd., “Representación de representaciones: La dimensión visual de fastos y aparatos festivos en las Relaciones de sucesos”, in: Sagrario LÓPEZ POZA (ed.), Las noticias en los siglos de la imprenta manual, A Coruña: SIELAE y Sociedad de Cultura Valle Inclán, 2006, p. 107-118. Véase asimismo el trabajo seminal de Mª Cruz GARCÍA DE ENTERRÍA, “Retórica menor”, Studi Spanici, 1987/1988, p. 271-291.

7 Ofelia REY CASTELAO, “Historia e imaginación, la fiesta ficticia”, El rostro y el discurso de la fiesta. Sémata, 6, 1994, p. 185-196. León Carlos ÁLVAREZ SANTALÓ, “La fiesta barroca contada: Una demostración retórica consciente”, in: Manuel PEÑA, Pedro RUÍZ PÉREZ y Julián SOLANA PUJALTE (coord.), La cultura del libro en la Edad Moderna. Andalucía y América, Córdoba: Universidad de Córdoba, 2001, p. 47-88. Fernando RODRÍGUEZ DE LA FLOR, “Efímero de Estado. Fracaso y anulación del régimen conmemorativo: La relación de fiestas, in: Íd., Barroco. Representación e Ideología en el Mundo Hispánico (1580-1680), Madrid: Cátedra, 2002, capítulo 4. José Jaime GARCÍA BERNAL, El fasto público en la España de los Austrias, Sevilla: Universidad de Sevilla, 2006, capítulo 14, “La escritura de la fiesta”, p. 577-613. Gabriel ANDRÉS, “Relaciones extensas de fiestas públicas: Itinerario de un género (Valencia, siglo XVII)”, in: Sagrario LÓPEZ POZA (ed.), La Fiesta…, op. cit., p. 11-18. Íd., “Una aproximación a los libros de fiestas barrocos”, Studi Spanici, (1991-1993), p. 59-73. Íd., Relaciones de fiestas barrocas: Valencia. Textos y estudios, Saarbrücken: Editorial Académica Española, 2011.

8 Dalmacio RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ, Texto y fiesta en la literatura novohispana (1650-1700), México: UNAM, 1998. Alexánder SÁNCHEZ MORA, “Las relaciones de fiestas impresas del reino de Guatemala, siglos XVII al XIX”, Anales de la Academia de Geografía e Historia de Guatemala, XCL, 2016, p. 115-146.

9 Giuseppina LEDDA, “Recrear la manifestación festiva para que la vea quien no la vio y quien la vio la vea segunda vez. Cultura y comunicación visuales a través de las relaciones de fiestas públicas, in: Pedro M. CÁTEDRA GARCÍA (dir.) y María Eugenia DÍAZ TENA (ed.), Géneros editoriales y relaciones de sucesos en la Edad Moderna, Salamanca: SIERS y Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas, 2013, p. 231-248.

10 José Jaime GARCÍA BERNAL, “Vencido de su grandeza. Autor, texto y fiesta en la España del barroco”, in: Francisco NÚÑEZ ROLDÁN y Mercedes GAMERO ROJAS (coord.), Entre lo real y lo imaginario. Estudios de historia moderna en homenaje al prof. León Carlos Álvarez Santaló, Sevilla: Universidad de Huelva y Universidad de Sevilla, 2014, p. 215-240, y aquí, p. 222.

11 Cécile VINCENT-CASSY, “Los santos, la poesía y la patria. Fiestas de beatificación y canonización en España en el primer tercio del siglo XVII”, in: Eliseo SERRANO (coord.), Fábrica de Santos. España, siglos XVI y XVII, Jerónimo Zurita, 85, 2010, p. 79. Eliseo SERRANO, Annus Mirabilis. Fiestas en el mundo por la canonización de los jesuitas Ignacio y Francisco Javier en 1622”, in: José Luis BETRÁN MOYA, La Compañía de Jesús y su proyección mediática en el mundo hispánico durante la Edad Moderna, Madrid: Sílex, 2010, p. 297-343. María José DEL RÍO BARREDO, “Literatura y ritual en la creación de una identidad urbana: Isidro, patrón de Madrid”, Edad de Oro, 17, 1998, p. 149-168.

12 Fernando BOUZA, Cortes festejantes. Fiesta y ocio en el cursus honorum cortesano, Manuscrits, 13, 1995, p. 185-203.

13 La bibliografía sobre las fiestas de corte es muy amplia. Puede ser útil para iniciarse: Bernardo J. GARCÍA GARCIA, Bibliografía, in: Mª Luisa LOBATO y Bernardo J. GARCÍA (coord.), La fiesta cortesana en la época de los Austrias, Junta de Castilla y León, 2003, p. 293-380.

14 Fernando BOUZA, Retórica da imagen real. Portugal e a memória figurada de Filipe II”, Penélope. Fazer e desfazer história, 4, 1989, p. 20-58, y aquí, p. 20-26, traducido al español y recogido en Íd., Imagen y propaganda. Capítulos de historia cultural del reinado de Felipe II, Madrid: Akal, 1998, p. 58-94, y a nuestro propósito, p. 60-68. José Jaime GARCÍA BERNAL, Las Exequias a Felipe II en la Catedral de Sevilla: El Juicio de Dios, la Inmolación del Rey y la Salvación del Reino”, in: Carlos A. GONZÁLEZ SÁNCHEZ (ed.), Sevilla, Felipe II y la Monarquía Hispánica, Sevilla: Ayuntamiento de Sevilla, 1999, p. 109-130.

15 Javier VARELA, La muerte del rey. El ceremonial funerario de la monarquía española (1500-1885), Madrid: Turner, capítulo IV, La retórica funeral, p. 109-132, y aquí, p. 115. José Jaime GARCÍA BERNAL, De ‘Felipe el Grande’ al ‘Rey Pacífico’: Los discursos festivos y funerales durante el reinado de Felipe IV”, Obradoiro, 20, 2011, p. 73-105. Eliseo SERRANO MARTÍN, La reina muerta: Retrato moral y virtudes políticas de Isabel de Borbón en sus exequias zaragozanas”, in: Gloria Ángeles FRANCO RUBIO y Mª Ángeles PÉREZ SAMPER (ed.), Herederas de Clío. Mujeres que han impulsado la historia, Sevilla: Mergablum, 2014, p. 531-546. José A. ORTIZ, “Metodología para el estudio de una muerte: Las exequias de Carlos II en un contexto de cambio dinástico”, in: Jorge GARCÍA LÓPEZ y Sònia BOADAS (ed.), Las relaciones de sucesos en los cambios políticos y sociales de la Europa Moderna, Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona, Studia Aurea, Monográfica 6, 2015, p. 211-218.

16 Sagrario LÓPEZ POZA, “Peculiaridades de las relaciones festivas en forma de libro”, in: Íd., La Fiesta…, op. cit., p. 220-221. Teresa ZAPATA FERNÁNDEZ DE LA HOZ, “Las relaciones de las entradas reales del siglo XVII. Del folleto al gran libro de fiesta”, in: Ibíd., p. 359-373.

17 Inmaculada OSUNA RODRÍGUEZ ha estudiado las vinculaciones de Torre y Sevil con las academia de Granada y su participación en solemnidades festivas desde el natalicio de Carlos II en 1661: “Sebastián Antonio de Gadea y Oviedo (1636-1713): La forja de una carrera literaria en Granada entre los siglos XVII y XVIII”, eHumanitas, 35, 2017, p. 188-210. Para el poeta y compositor de relaciones festivas religiosas Fernando de la Torre Farfán: Rogelio REYES, “Torre Farfán, un animador de justas poéticas en la Sevilla del siglo XVII”, Dicenda. Cuadernos de Filología Hispánica, 6, 1987, p. 501-507.

18 Acerca del concepto de proyecto utópico aplicado a la retórica festiva centroamericana, véase: Alexánder SANCHEZ MORA, Literatura y fiesta en las márgenes del Imperio: Las relaciones de fiestas en Centroamérica, s. XVII al XIX, Tesis Doctoral presentada en la Universidad de Sevilla dentro del Programa de Doctorado en Historia, Literatura y Poder. Procesos Interétnicos y Culturales en América, Sevilla, 2015, p. 377-380. Sobre la huella del efímero religioso en la historia local: José Jaime GARCÍA BERNAL, “La memoria del acontecimiento festivo: De la ‘relación breve’ a la historia local en la Sevilla del Barroco”, in : Sagrario LÓPEZ POZA (ed.), Las noticias, op. cit., p. 69-83.

19 Fray Pedro de JESÚS, TEMPLO NUEVO DE LOS AGVSTINOS DESCALZOS de Granada. Y sumptuosas Fiestas que se celebraron con el Titulo de N. Señora de Loreto, desde el dia 23 de Octubre, hasta el dia primero de Noviembre de este año de 1694. Con vna breve descripción del sitio, y antigüedad de la nobilissima Coronada Ciudad de Granada, Granada: Francisco Gómez Garrido, 1695, URL: http://hdl.handle.net/10481/11911.

20 Juan Manuel BARRIOS ROZÚA, “El convento de agustinos descalzos de Granada: Patrimonio histórico y desamortización”, in: Juan ARANDA DONCEL y Ángel MARTÍNEZ CUESTA (coord.), Los agustinos recoletos en Andalucía y su proyección en América, Actas del I Congreso Histórico, Granada: Agustinos Recoletos Provincia de Santo Tomás de Villanueva, 2001, p. 151-166.

21 Fray Pedro de JESÚS, op. cit.,Proemio Historial”, fol. 1.

22 Ibid., p. 88.

23 Françoise CRÉMOUX, “Las imágenes de devoción y sus usos. El culto a la Virgen de Guadalupe (1500-1750)”, in: Mª Cruz DE CARLOS VARONA, Pierre CIVIL, Felipe PEREDA y Cécile VINCENT-CASSY (ed.), La imagen religiosa en la Monarquía Hispánica. Usos y espacios, Madrid: Casa Velázquez, 2008, p. 61-82.

24 Francisco de la TORRE Y SEVIL, REALES FIESTAS A LA SOBERANA IMAGEN DE LA VIRGEN DE LOS DESAMPARADOS, DE LA CIUDAD DE VALENCIA, EN SV TRANSLACION A LA NVEVA CAPILLA, Valencia: Gerónimo Vilagrasa, 1667, URL: http://bivaldi.gva.es/es/consulta/registro.cmd?id=152.

25 Inmaculada OSUNA RODRÍGUEZ, art. cit., p. 190.

26 Manuel ALVAR, Edición y estudio del Entretenimiento de las musas de don Francisco de la Torre y Sevil, Valencia: Universidad de Valencia, 1987. Manuel ALVAR, Don Francisco de la Torre y Sevil, nacimiento y familia, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2007.

27 Francisco de la TORRE Y SEVIL, op. cit., p. 30.

28 Acerca de la imagen piadosa de la reina Mariana de Austria puede consultarse: María Victoria LÓPEZ-CORDÓN CORTEZO, “La figura de Doña Mariana de Austria. Los ciclos de representación”, in: María Teresa SAURET (coord.), Luchas de género en la historia a través de la imagen, vol. 3, 2002, p. 7-26. Miguel Fernando GÓMEZ VOZMEDIANO, “En olor a santidad. La fallida beatificación de la reina Mariana de Austria”, in: Mª Victoria LÓPEZ-CORDÓN y Gloria A. FRANCO RUBIO (coord.), La reina Isabel y las reinas de España: Realidad, modelos e imagen historiográfica, vol. 1, p. 555-576. Sobre la promoción del culto mariano por Carlos II vid. Antonio ÁLVAREZ-ALVARIÑO, “La piedad de Carlos II”, in: Luis RIBOT (dir.), Carlos II. El rey y su entorno cortesano, Madrid: CEEH, 2009, p. 155-162.

29 Francisco de la TORRE Y SEVIL, op. cit., p. 35.

30 Ibid., p. 8.

31 Ibid., p. 12-13.

32 Ibid., p. 25.

33 Ibid., Combate quinto, p. 41.

34 Francisco PÉREZ, SVMPTVOSAS FIESTAS, SAGRADOS REGOCIJOS, QVE CELEBRO LA REAL Audiencia deste Reyno de Galicia. EN DESAGRAVIO DE LA Magestad de Christo Sacramentado, injuriado de los vltrages sacrIlegos de vn ladron, que le robò de muchas Iglesias, Santiago: Antonio Frayz y Piñeyro, 1676, URL: https://minerva.usc.es/xmlui/bitstream/handle/10347/7082/b11121506.pdf?sequence=1&isAllowed=y.

35 Ibid., p. 15.

36 Ibid., p. 19-20.

37 Víctor MÍNGUEZ, El rey de España se sienta en el trono de Salomón. Parentescos simbólicos entre la Casa de David y la Casa de Austria”, in : Víctor MÍNGUEZ (coord.), Visiones de la monarquía hispánica, Castellón: Universitat Jaume I, 2007, p. 19-38. Antonio ÁLVAREZ-OSSORIO ALVARIÑO, art. cit., especialmente el epígrafe “Nuevo Salomón: El rey ceremonial”, p. 143 y ss.

38 Erzsébet HANNY, “Toma de Buda en 1686 y los cambios políticos y sociales en reflejo de relaciones de sucesos españolas”, in: Jorge GARCÍA LÓPEZ y Sònia BOADAS (ed.), Las relaciones de sucesos en los cambios políticos y sociales de la Europa Moderna, Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona, Studia Aurea Monográfica, 6, 2015, p. 283-296. Id., “Las noticias de la guerra contra turcos en Hungría y en Buda en las relaciones españolas del siglo XVII”, in: Pedro M. CÁTEDRA GARCÍA (dir.), Géneros editoriales, op. cit., p. 211-229.

39 Carmen ESPEJO CALA, Gacetas y relaciones de sucesos en la segunda mitad del siglo XVII: Una comparativa europea”, in: Pedro M. CÁTEDRA (dir.), Géneros editoriales, op. cit., p. 71-88, y en concreto, p. 84.

40 Javier DÍAZ NOCI, “El mediterráneo en guerra: Relaciones y gacetas españolas sobre la guerra contra los turcos en la década de 1680”, in: Pierre CIVIL, Françoise CRÉMOUX y Jacobo SANZ (ed.), España y el mundo mediterráneo a través de las relaciones de sucesos (1500-1750), Salamanca: Universidad de Salamanca, 2008, p. 134.

41 Francisco FABRO BREMUNDAM, FLORO HISTORICO DE LA GVERRA MOVIDA POR EL SVLTAN DE LOS Turcos Mehemet IV. CONTRA EL AVGVSTISSIMO LEOPOLDO PRIMERO, EMPERADOR DE ROMANOS, Madrid: Bernardo de Villadiego, 1684.

42 Inmaculada Osuna distingue la inclinación de Oviedo por este tipo de relatos y lo califica de escritor encomiástico de signo político: Cf. I. OSUNA RODRÍGUEZ, art. cit., p. 200.

43 Sebastián Antonio de GADEA y OVIEDO, NOTICIA SAGRADA, HISTORIAL, Y POLITICA, de las demostraciones que se han hecho en ocasión del sitio de Viena; VICTORIAS, Y DEMAS facciones de las Armas Cesareas, y Catholicas, EN LA MVY NOMBRADA, y Gran Ciudad de Granada, Granada: s.n., 168?, p. 4, URL: http://digibug.ugr.es/bitstream/10481/12892/1/a-031-252%20%285%29.pdf.

44 Ibid., p. 8.

45 Acerca de la vigencia y popularidad del prodigio, asociado al vaticinio, y del “episodio magnífico” en tiempos de Carlos II, ya sea en la corte como en la aldea, siguen siendo muy atinadas las observaciones de Juan Antonio SÁNCHEZ BELÉN, El gusto por lo sobrenatural en el reinado de Carlos II”, Cuadernos de Historia Moderna y Contemporánea, 3, 1982, p. 21 y ss.

46 Antonio ÁLVAREZ-OSSORIO, art. cit., passim.

47 María José DEL RÍO BARREDA, Madrid, urbs ceremonial, p. 205-233. Íd., Fiestas públicas, p. 131.

48 Antonio ÁLVAREZ-OSSORIO, art. cit, p. 150.

49 Miguel MORÁN TURINA, Carlos II y El Escorial, in: Luis RIBOT (dir.), op. cit., p. 221-238.

50 María José DEL RÍO BARREDA, Fiestas públicas, op. cit., p. 191-193.

51 Cf. Antonio RUBIAL GARCÍA, La santidad controvertida. Hagiografía y conciencia criolla alrededor de los venerables no canonizados de Nueva España, México: FCE, 1999, Las reformas de Urbano VIII, p. 24 y ss.

52 Fray Antonio de HUERTA, Trivnfos gloriosos, epitalamios sacros, pomposos y solemnes aparatos, aclamación alegre y ostentosas fiestas, que se celebraron año de M.DC.LXIX en la Imperial, y Coronada, Villa de Madrid, y en Real Convento de San Gil, Descalços de la Serafica Orden. A la canonización solemne del Sol hermoso de la Iglesia Santa, Oranemto, y Gloria de España, y Portento de la Penitencia, el Glorioso San Pedro de Alcantara, Madrid: Bernardo de Villa-Diego, 1670.

53 Cécile VINCENT-CASSY, The Final Celebrations. The 1691 Festivals in Honor of Saint John of God and Four Other Saints in The Declining Spanish Monarchie”, in: Cécile VINCENT-CASSY, Agnès GUIDERDONI y José Jaime GARCÍA BERNAL (coord.), Celebrating the Saints, en prensa. José Jaime GARCÍA BERNAL, Vencido de su grandeza…”, art. cit., p. 217.

54 Miguel de ULATE, Octava Panegyrica, fiestas solemnes en la declaración que hizieron… Inocencio Undezimo y Duodezimo del culto inmemorial del inclyto martyr San Pedro Armengol y de la… Virgen Santa María del Socòs, religiosos del Prden de la Merced Calçada, Redencion de Cautivos : celebradas por su convento… de Madrid […], Madrid: Bernardo de Villa-Diego, 1697.

55 Ambrosio de FOMPEROSA Y QUINTANA, S. J., Días sagrados y geniales, celebrados en la canonización de San Francisco de Borja. Por el Colegio Imperial de la Compañía de Jesús de Madrid. Y la Academia de los más célebres ingenios de España […], Madrid: Francisco Nieto, 1672. Francisco de la TORRE FARFÁN, Fiestas de la S. Iglesia Metropolitana, y Patriarcal de Sevilla, al Nveuo Cvlto el Señor Rey S. Fernando […], Sevilla: Viuda de Nicolás Rodríguez, 1671.

56 Cécile VINCENT-CASSY, “Las fiestas de canonización en la España del siglo XVII. Polifonía de la santidad monárquica, in: Ángela ATIENZA LÓPEZ (ed.), Iglesia Memorable. Crónicas, historias, escritos… a mayor gloria. Siglos XVI-XVII, Madrid: Sílex, 2012, p. 161-164.

57 Ramón MUJICA, Rosa limensis: Mística, política e iconografía en torno a la patrona de América, México: IFFA, CEMA, FCE, 2005. Teodoro HAMPE, Santidad criolla. Estudio del proceso de canonización de Santa Rosa, Cuzco: Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de Las Casas, 1998. Juan Antonio SÁNCHEZ BELÉN, Eclesiásticos criollos en la Capilla Real de Palacio, Revista de Indias, 74, 261, 2014, p. 440.

58 Fray Jacinto PARRA, Rosa Lavreada entre los santos Epitalamios sacros de la Corte, aclamaciones de España, aplavsos de Roma, congratvlaciones festivas del clero y religione, Madrid: Domingo García Morrás, 1670.

59 Ibíd., Censura de don Pedro Núñez de Escobar.

60 José Manuel NIETO SORIA, Ceremonias de la realeza. Propaganda y legitimación en la Castilla Trastámara, Madrid: Nerea, 1993, Capítulo 1, “Ceremonias de acceso al poder, p. 27-45.

61 Walter CUPPERI, “Doni, largizioni e memoria della festa (1530-1558): Un servicio d’altare in Valerio Belli e altri oggetti d’arte nelle cerimonie di accoglienza”, in: Inmaculada RODRÍGUEZ MOYA y Víctor MÍNGUEZ (dir.), Visiones de un Imperio en fiesta, Madrid: Fundación Carlos de Amberes, 2016, p. 247-268.

62 Eliseo SERRANO MARTÍN, Imágenes del rey…”, art. cit., p. 46-47. Íd., No demandamos sino el modo. Los juramentos reales en Aragón en la Edad Moderna”, Pedralbes, 28, 2008, p. 435-464.

63 Reyes ESCALERA PÉREZ, La imagen de la sociedad barroca andaluza, Málaga: Universidad de Málaga, 1994, p. 45-98. E igualmente: Mª José Cuesta GARCÍA DE LEONARDO, Fiesta y arquitectura efímera en la Granada del siglo XVIII, Granada: Universidad de Granada y Diputación Provincial de Granada, 1995, p. 179-181 y p. 224-227.

64 Víctor MÍNGUEZ, “Los dos cuerpos de Carlos II”, Libros de la corte.es, 4, 2016, p. 68-91. Rafael RAMOS SOSA, Arte festivo en Lima virreinal (siglos XVI-XVII), Sevilla: Junta de Andalucía, 1992, p. 81-88.

65 ACLAMACION Y PENDONES QVE LEVANTO LA MVY NOBLE Y CORONADA CIVDAD DE LOS REYES, POR EL CATOLICO Y AVGVSTISSIMO REY D. CARLOS II DESTE NOMBRE N. S. CON FESTIVA SOLEMNIDAD EL DIA 17. DE OCTUBRE ANO DE 1666, Lima: Juan de Quevedo y Zárate, 1666.

66 Antonio MARTÍNEZ RAMOS, Fiestas reales en la Granada del siglo XVIII: Celebraciones urbanas en torno a la monarquía, Tesis doctoral presentada en el Departamento de Historia Moderna y América de la Universidad de Granada, p. 125-220.

67 Julian Andrei VELASCO PEDRAZA, Persistencias y significaciones de las representaciones sobre el poder en la ciudad de Panamá a través de las juras, 1747-1812”, Boletín de la Asociación para el Fomento de las Ciencias Históricas de Centroamérica, 48, URL: http://www.red-redial.net/referencia-bibliografica-76870.html. R. PORRO GIRARDI, El estandarte real de las ciudades indianas. Un símbolo jurídico-político”, Actas del XV Congreso del Instituto Internacional de Historia del Derecho Indiano, Córdoba: Diputación de Córdoba/Universidad de Córdoba, 2008.

68 Jaime VALENZUELA MÁRQUEZ, Las liturgias del poder. Celebraciones públicas y estrategias persuasivas en el Chile colonial (1609-1709), Santiago de Chile: Dibam, 2001, p. 322-330.

69 Francisco OLLERO LOBATO y William REY ASHFIELD, La proclamación de Carlos IV en Montevideo. Fiestas y escenificación en los márgenes del mundo indiano, De Arte, 13, 2014, p. 135.

70 ACLAMACION Y PENDONES…, op. cit., PRELVDIO A LA RELACION DE LA SOLEMNIDAD, fol. 7v°, URL: http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000115665&page=1.

71 Ibid., fol. 16r°-18v°.

72 Alexánder SÁNCHEZ MORA, tesis citada, passim.

73 Juan CHIVA BELTRÁN, El triunfo del virrey. Glorias novohispanas: origen, apogeo y ocaso de la entrada virreinal, Castellón: Universitat Jaume I, 2012.

74 Dalmacio RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ, “Los arcos triunfales en la época de Carlos II”, in: Judith FARRÉ VIDAL (ed.), Teatro y poder en la época de Carlos II. Fiestas en honor a reyes y virreyes, Madrid/Francfort-sur-le-Main: Iberoamericana/Vervuert, 2007, p. 265-285.

75 Ibid., p. 274, nota 19.

76 Felipe BECERRA y CLAROS, DESCRIPCION DE LA MASCARA BURLESCA CON QUE EL DIA TRES de Diziembre del Apostol de la India San Francisco Xauier, solemnizaron la victoria de las armas Catolicas los Estudiantes del Colegio de S. Hermenegildo de la Compañía de Jesus de Seuilla, Sevilla: Juan Vejarano, 1683.

77 José Jaime GARCÍA BERNAL, Lo serio y lo burlesco como forma de pedagogía popular”, in: Rafael PORTILLO (coord.), Teatro popular en Andalucía, Demófilo, 18, 1996, p. 31-48. Íd., “Fisiognómica y código estético de las mascaradas públicas del barroco hispano: Crítica y evolución del concepto de la ‘máscara jocoseria’”, Actas del Congreso Internacional de Imagen y apariencia, Murcia: Universidad de Murcia, 2008, URL: http://congresos.um.es/imagenyaparienciaaa, consulta 10/01/2012.

78 Francisco OLLERO LOBATO, Las mascaradas, Fiesta barroca en Sevilla”, Potestas, 6, 2003, p. 143-173, y aquí p. 157.

79 José Jaime GARCÍA BERNAL, “Fisiognómica y código estético…”, art. cit.

80 Alonso MARTÍN BRIONES, A MAYOR GLORIA DE DIOS LYRICA RELACION, DE LA FIESTA QVE LA ILVSTRISSIMA HERMANDAD QVE SIEMPRE FERVOROSA ASSISTE AL CVLTO DEL SAMTISSMO. SACRAMENTO, en el Templo del señor San Clemente, Sagrario de la Santa Patriarchal, y Metropolitana Iglesia de Seuilla, HIZO EN ACCION DE GRACIAS DE LA celebre victoria, con que fauoreciô Dios nuestro Señor las Armas del señor Emperador […], Sevilla: Juan Francisco de Blas, 1683.

81 Teresa ZAPATA, art. cit., p. 371.

82 Que más tarde tendrá sus arquetipos hagiográficos: Fernando RODRÍGUEZ DE LA FLOR, La fábrica de los nuevos santos: El proyecto hagiográfico jesuita a la altura de 1730”, in: Pablo FERNÁNDEZ ALBADALEJO (ed.), Modernidad y cultura propia en la España del siglo XVIII (1737-1766), Madrid: Marcial Pons, 2006, p. 215-236.

83 Benito NAVARRETE, Murillo y las metáforas de la imagen, Madrid: Cátedra, 2017, p. 302 y ss.

84 Francisco J. ÁLVAREZ, Ignacio GARCÍA AGUILAR e Inmaculada OSUNA RODRÍGUEZ, Seventeenth-Century Academies in the City of Granada: A comparatist Approach”, in: Arjan VAN DIXHOORN y Susie SPEAKMAN SUTCH (ed.), The Reach ot the Republic of Letters. Literary and Learned Societies in the Late Medieval and Early Moderns Europe, Leiden/Boston: Brill, 2008, vol. 2, p. 309-337.

85 Acerca del debate cortesano sobre el coste de la fiesta véase: Carmen SANZ AYÁN, La fiesta cortesana en tiempos de Carlos II”, y especialmente el epígrafe “magnificencia y contención”, in: Luis RIBOT, op. cit., p. 423-428.

86 VEJAMEN CON QVE SE AFECTÓ EL REGOZIJO DEL CVMPLIMIENTO DE AÑOS DE NVESTRO REY, Y SEÑOR D. CARLOS II. EN EL GRADO QVE DE DOCT. EN SAGRADA THEOLOGIA RECIBIO EL REVERENDISSIMO PADRE DIEGO DE CASTEL-BLANCO, VISITADOR GENERAL DE SV RELIGION, DE LOS Padres Clerigos Menores, y predicador de su Magestad, en el Colegio Mayor de Santa Maria de Iesvs, Vniversidad de Sevilla…, Sevilla: s.i., 1675.

87 Víctor MÍNGUEZ, art. cit., p. 13. Agustín de MORA, El Sol eclipsado antes de llegar al zenid. Real pyra que encendió a la apagada luz del Rey N. S. D. Carlos II el ex. Sr. D. Joseph Sarmiento Valladares, Conde de Moctezuma, ViRey de esta Nueva España […], México: Juan José Guillena Carrasco, 1701.

88 Nelly SIGAUT, “Ausencia que es presencia. La función del retrato real en Nueva España”, in: Nelly SIGAUT y Thomas CALVO (ed.), Cultura y Arte de Gobernar en espacios y tiempos mexicanos, México: El Colegio de Michoacán/GERYC, 2015, p. 81-112, y en concreto, p. 98 y ss.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Jaime García Bernal, « Triunfos del suceso: Cultura festiva en las postrimerías del Siglo de Oro », e-Spania [En ligne], 29 | février 2018, mis en ligne le 01 février 2018, consulté le 22 juin 2018. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/27575 ; DOI : 10.4000/e-spania.27575

Haut de page

Auteur

José Jaime García Bernal

Universidad de Sevilla

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals