Navigation – Plan du site
Varia

Poder y riqueza: los judeoconversos de Castilla en el tránsito del Medievo a la Modernidad

María del Pilar Rábade Obradó

Résumés

Este trabajo estudia la promoción social y económica que experimentaron algunas familias judeoconversas en el tránsito del Medievo a la Modernidad. A pesar de la Inquisición y de los estatutos de limpieza de sangre hubo familias judeoconversas que consiguieron adquirir riqueza y poder, llegando incluso a acceder a las filas de la nobleza. Así, lograron su plena integración en la sociedad cristiana

Haut de page

Notes de l’auteur

Este trabajo se ha realizado dentro del Proyecto de Investigación de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación HAR 2016-76174-P.

Texte intégral

  • 1 Sandro CAROCCI, “Social mobility and the Middle Ages”, Continuity and Change, 26 (3), 2011, p. 367- (...)

1El concepto de movilidad social se ha ligado frecuentemente a la sociedad contemporánea, pues se considera que en los tiempos anteriores las posibilidades de promoción social y económica eran muy limitadas, debido a las rigideces e inmovilidades que habrían caracterizado a las sociedades anteriores al siglo XIX. Quizá por ese motivo, tal como afirmó hace unos años Sandro Carocci1, movilidad social y Medievo son una pareja inusual, pues los medievalistas han tendido a descuidar los estudios de esa índole, aunque, tal como él mismo añadía a renglón seguido, cada vez es más evidente que la Edad Media fue el escenario de muchos episodios de movilidad social, tanto en sentido ascendente como descendente. Porque nunca se puede olvidar que la movilidad social tiene dos caras: la ascendente, que permite mejorar la situación social y económica de quienes la protagonizan, y la descendente, que afecta a aquellos que empeoran su situación social y económica.

2Una y otra tuvieron la Edad Media como escenario, lo que se puede demostrar fácilmente a través de la lectura de muchos trabajos consagrados al estudio tanto de trayectorias vitales individuales como de familias o de determinados colectivos. En el caso concreto del Medievalismo español, un número importante de esos trabajos se refieren al siglo XV, quizá porque en relación con esa centuria se pueden localizar con más facilidad fuentes cuyos contenidos permiten una mejor aproximación al estudio de la promoción social de individuos, familias o grupos. Ese tipo de trabajos se hace todavía más abundante en relación con el siglo XVI, cuya sociedad ha sido estudiada de forma más pormenorizada que la del siglo XV.

  • 2 Véase Máximo DIAGO HERNANDO, “Estrategias de ascenso social en la Castilla del siglo XV: la familia (...)

3Cuando se manejan los trabajos de investigación consagrados a la sociedad española en el XVI se observa un vivo contraste entre aquellos en los que se considera que padecía de “una estructura petrificada, organizada conforme a un rígido modelo estamental, con tintes incluso racistas, en la que no existía prácticamente espacio para la movilidad social”, y otros en los que se afirma que en la España de esa centuria habría existido un auténtico “afán de persecución de riqueza”, que generó “una intensa movilidad social” de la que ni tan siquiera quedaron excluidos los judeoconversos2.

  • 3 Ibid.
  • 4 Francisco CHACÓN JIMÉNEZ y Nuno G. MONTEIRO, “Presentación”, en Francisco CHACÓN JIMÉNEZ y Nuno G. (...)

4Quizá, tal como ya se ha dicho en alguna ocasión3, esta falta de acuerdo se deba, entre otras cosas, al uso preferente de fuentes de índole jurídica y literaria en detrimento de otro tipo de fuentes, que tal vez podría arrojar más luz, y desde luego otra luz, sobre esta problemática. Asimismo, y ya que parece evidente “el papel configurador y articulador de la sangre como motor de la promoción social”4 en la España del siglo XVI, resulta pertinente considerar que el estudio de la posibilidad –o imposibilidad– de movilidad social de los judeoconversos en la España del tránsito del Medievo a la Modernidad puede ayudar a entender mejor la cuestión.

  • 5 Hace ya alguno años que Enrique SORIA MESA, “De la represión inquisitorial al éxito social. La capa (...)
  • 6 Expresión acuñada por Eloy BENITO RUANO, Los orígenes del problema converso, Barcelona: El Albir, 1 (...)
  • 7 Los judeoconversos se movieron entre la integración y el rechazo, tal como acertadamente ha indicad (...)
  • 8 El instrumento fundamental de esa lucha fue, evidentemente, el establecimiento del Santo Oficio. No (...)

5Así, parece que resulta muy procedente analizar las opciones de movilidad social que tenían los judeocoversos durante el tránsito del siglo XV al XVI, pues de esa forma se podrá entender mejor lo que sucedió a partir de esa segunda centuria5. Fue durante la misma cuando se gestó lo que se ha dado en llamar “problema converso”6; fue también en esa centuria cuando la sociedad cristiana tuvo que enfrentarse al formidable reto de tratar de asimilar a los muchos recién llegados a la fe de Cristo7; y fue, asimismo, entonces, cuando los judeoconversos tuvieron que empezar a enfrentarse a las trabas y dificultades que para ellos supuso la lucha contra el criptojudaísmo8. A pesar de esas trabas y dificultades, que en ocasiones podían llegar a parecer insuperables, se implementaron ciertos mecanismos y herramientas que permitieron que muchos judeoconversos protagonizaran una elevación social y económica que en algunos casos fue muy importante. Así, se sentaron unas bases que se proyectaron hacia el futuro, concediendo a muchos judeoconversos la posibilidad de lograr, ellos también, la deseada promoción socio-económica.

El reto de la asimilación de los judeoconversos en la Corona de Castilla

  • 9 Son ya clásicos los trabajos de E. MITRE FERNÁNDEZ, Los judíos de Castilla en tiempos de Enrique II (...)

6En 1391 muchas juderías castellanas tuvieron que enfrentarse a violentos tumultos cuya principal consecuencia fue la conversión de un número importante de judíos al cristianismo. Puestos en la tesitura de elegir entre la muerte o el bautismo, optaron por abrazar el cristianismo, dando un paso que no permitía marcha atrás9. Durante las primeras décadas del siglo XV se mantuvo la oleada de conversiones masivas. Aunque es evidente que debió de haber casos en los que la conversión al cristianismo fue sincera, en otros la causa fue la presión que los cristianos ejercían sobre los judíos, en un contexto en el que el fin del judaísmo peninsular parecía próximo; asimismo, en otros casos el acicate de la conversión fue el deseo de muchos judíos de liberarse de las trabas que ataban a aquellos que deseaban perseverar en la ley de Moisés.

7Habida cuenta de las circunstancias en las que se produjeron muchas conversiones, no resulta en absoluto extraño que un número importante de estos cristianos nuevos lo fuera solamente de nombre: aunque habían recibido el Bautismo siguieron practicando los ritos y ceremonias del judaísmo, convirtiéndose en criptojudíos. Algunos optaron por disimular su condición de tales, quizá temerosos de las consecuencias a las que podían enfrentarse si se descubría su auténtica condición religiosa, quizá simplemente porque pensaban que ese fingimiento podía facilitar su plena integración en la sociedad cristiana. Otros, sin embargo, no se esforzaron demasiado por ocultar sus prácticas religiosas, tal vez amparados por una sensación de impunidad asentada sobre la falta de reacción ante su evidente deslealtad al cristianismo. Esta actitud de algunos criptojudíos soliviantaba a muchos cristianos viejos, que no entendían por qué no se les castigaba. Esto era así, además, en un contexto en el que muchos recién convertidos aprovecharon las oportunidades que les ofrecía su condición de cristianos para progresar rápidamente, protagonizando un ascenso socio-económico que también soliviantó a un número importante de cristianos viejos.

  • 10 Tal como ha indicado Ángel ALCALÁ, Los judeoconversos en la cultura y la sociedad españolas, Madrid (...)
  • 11 Esta cuestión ha sido estudiada por María del Pilar RÁBADE OBRADÓ, “Judeoconversos e Inquisición”, (...)

8En efecto, muchos consideraban que los judeoconversos eran unos enemigos potenciales, que estaban logrando una elevación inmerecida, todavía más inmerecida porque la lograban utilizando una conversión al cristianismo que muchas veces no era sincera. Surgió entonces el “problema converso”. Aunque su componente esencial es religioso, pues se alimentaba de las acusaciones de criptojudaísmo que se lanzaban contra los judeoconversos, tenía también un evidente basamento socio-económico10. Este “problema converso”, sustentado no sólo sobre la realidad del criptojudaísmo de muchos cristianos nuevos, sino también sobre la opinión, alentada desde la propaganda anticonversa y alimentada por rumores y calumnias, que motejaba a todos los conversos de judaizantes, contribuyó de forma importante a dificultar la plena inserción de los judeoconversos en la sociedad cristiana11.

  • 12 Como asegura Victoria HOWELL, “La rebelión de Toledo, 1449”, en Carlos DEL VALLE RODRÍGUEZ (ed.), T (...)

9Dicha inserción suponía “un reto sin precedentes para el equilibrio social y económico del país, particularmente en las grandes ciudades […] donde los conversos suponían un porcentaje significativo de la población”. Además, el “proceso […] fue rápido y dio como fruto su progresiva integración en la vida religiosa, social, profesional y política […] durante las primeras décadas del siglo XV”. Pero no siempre se desarrolló sin problemas ni sobresaltos: no tardó en provocar “indicios de malestar social”, que se hicieron notar ya durante el reinado de Enrique III y que mostraron “la resistencia […] a aceptar a los judeoconversos en igualdad de condiciones”12.

  • 13 Da cuenta de este caso Carlos DEL VALLE RODRÍGUEZ, “En los orígenes del problema converso”, en C. d (...)

10Un ejemplo, de una fecha tan temprana como es 1393. Ese año los cristianos nuevos de la colación de Santa María la Blanca de Toledo se quejaron al rey de las “injurias y sinrazones” que les hacían los cristianos viejos, afirmando que actuaban así “por los querer mal”. El monarca trató de reencauzar la situación, recordando a los que maltrataban a los conversos que “les devedes tractar asy como a hermanos, e deven gozar de vuestros previllejos e libertades e buenos usos e costunbres”13.

11Lo cierto es que el rechazo con que muchos –que no todos– cristianos viejos obsequiaban a los judeoconversos no era una novedad, ya se había producido en tiempos pasados. Pero sí era una novedad la amplitud del fenómeno, provocada, a su vez, por el elevado número de conversos que era necesario insertar en la sociedad cristiana durante las primeras décadas del siglo XV, así como por las vehementes sospechas que suscitaba su auténtica identidad religiosa. Como es evidente, antes de 1391 ya se habían producido conversiones de judíos al cristianismo. Pero sí que es cierto que hasta ese año su incidencia en Castilla había sido bastante escasa. Además, esas conversiones se habían escalonado mucho en el tiempo y –muy importante– siempre se había considerado que sus protagonistas habían actuado llevados por un íntimo convencimiento religioso. Pero incluso en esas circunstancias, se había manifestado ya un cierto rechazo hacia los judeoconversos.

  • 14 Véase Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, “Judeoconversos y monarquía: un problema de opinión pública”, en J.  (...)

12Aunque durante el reinado de Alfonso X las conversiones no eran todavía muy frecuentes, en las Siete Partidas se alude a esa realidad. Se insiste en que no se puede forzar a los judíos para que se tornen cristianos, aunque sí se mencionan las ventajas que para ellos supone la conversión. Asimismo, se establece “qué pena merecen los que les hiciesen daño o deshonra por ello”. En esta línea, se recuerda que es necesario que “después que algunos judíos se tornaren cristianos que todos los de nuestro sennorío los onrren e ninguno non sea osado de retraer a ellos nin a su linaje de cómo fueron judíos en manera de denuesto”. Cabe preguntarse si Alfonso X se estaba limitando a establecer un marco de convivencia en torno a los judeoconversos, tratando de conseguir que fueran bien recibidos por sus nuevos correligionarios, o si pretendía ofrecer soluciones para un problema que ya estaba planteándose y que amenazaba la política de conversiones que se trataba de favorecer desde la Corona14. Sea cual sea la respuesta, lo que parece evidente es que la presencia de judeoconversos en la Corona de Castilla siempre tuvo una dimensión conflictiva, que se agravó como consecuencia de las conversiones masivas que se produjeron a partir de 1391, y todavía más cuando se generalizaron las acusaciones de criptojudaísmo contra los judeoconversos.

El ansia de promoción social entre los judeoconversos

  • 15 Véase Valentina GÓMEZ MAMPASO, “Profesiones de los judaizantes españoles en tiempo de los Reyes Cat (...)

13El reto que suponía la asimilación de los judeoconversos se complicó todavía más como consecuencia de las ansias de promoción social que muy pronto manifestaron ciertos cristianos nuevos. Esas ansias de promoción social, frecuentemente cumplidas, provocaron las iras de muchos cristianos viejos, que no veían con buenos ojos que los recién llegados a la fe de Cristo experimentaran una rápida elevación, que consideraban a todas luces injustificada e injusta. Por supuesto que no todos los judeoconversos fueron tan afortunados. De hecho, la mayoría de ellos se movieron en niveles socio-económicos bastante modestos, pues habitualmente se dedicaban a las tareas artesanales o al pequeño comercio15. Pero, de alguna forma, los árboles no dejaban ver el bosque: pese a la evidencia de la pequeñez socio-económica del grueso de los judeoconversos, se hacía hincapié en aquellos que se habían visto beneficiados por un claro proceso de elevación social y económica. Aunque eran una minoría, frecuentemente se extrapolaba su situación al conjunto de los cristianos nuevos.

  • 16 Pedro BARRANTES MALDONADO, Ilustraciones de la Casa de Niebla, Cádiz: Ayuntamiento de Sanlúcar de B (...)
  • 17 Andrés BERNÁLEZ, Memorias del reinado de los Reyes Católicos, ed. de Manuel GÓMEZ-MORENO y Juan de (...)

14Por ejemplo, ya a comienzos del siglo XVI Pedro Barrantes Maldonado, en sus Ilustraciones de la Casa de Niebla, no dudaba en afirmar que, una vez convertidos, los judeoconversos “presto se tornaron a hacer ricos”16. Mucho más explícitas son las palabras que les dedicó Andrés Bernáldez en su crónica sobre el reinado de los Reyes Católicos, también redactada a comienzos del XVI. Afirmaba que “muchos de ellos en estos reinos en pocos tiempos allegaron muy grandes caudales e haciendas”, añadiendo seguidamente que “en cuanto podían adquirir honra, oficios reales, favores de reyes, e señores”, señalando que una de sus principales estrategias para encumbrarse fue que “algunos se mezclaron con fijos e fijas de caballeros cristianos viejos”, lo que les permitió pasar por buenos cristianos y alcanzar “mucha honra”. Y hasta en dos ocasiones alude a la falta de conciencia de los judeoconversos como un motor importante de la promoción alcanzada17.

  • 18 Hay diversos trabajos en los que se hace hincapié en esa rápida promoción, que podía conseguirse in (...)

15Dicha promoción fue, en muchos casos, fulgurante: en unos cuantos años un número no pequeño de familias pasaron de la judería a integrarse en las élites de la sociedad cristiana18. Debido al despliegue de unas certeras estrategias, sus miembros consiguieron hacerse presentes en los más diversos sectores de la sociedad.

  • 19 Véase la bibliografía que sobre esta cuestión ofrece Margarita CABRERA SÁNCHEZ, “Medicina y convers (...)
  • 20 Pueden traerse a colación, por ejemplo, las reflexiones sobre esta cuestión de Ma del P. RÁBADE OBR (...)

16En frecuentes ocasiones su elevación implicó una evidente continuidad con tiempos pasados, pues fue habitual la dedicación a los mismos trabajos y negocios a los que ya se habían consagrado cuando eran judíos, y en los que ya habían destacado por su formación y competencia, como es el caso de los médicos19 y de los financieros20. Pero, claro, esos trabajos y negocios se desarrollaban en un contexto nuevo y mucho más beneficioso, con un horizonte de promoción social que no había existido en el pasado.

  • 21 Véase Francisco de Paula CAÑAS GÁLVEZ, Burocracia y cancillería en la corte de Juan II, Salamanca: (...)

17En su punto de mira estaban igualmente, como decía Bernáldez, los oficios reales. En efecto, fueron muchos los burócratas de origen judío que se integraron en la Corte castellana desde finales del XIV, poco después del inicio de la oleada de conversiones masivas. Proliferaron claramente a partir del reinado de Juan II, cuando se produjo la entrada en la corte de un selecto grupo de judeoconversos, dispuestos a consagrarse al servicio del monarca y, porqué no decirlo, de su todopoderoso valido, Álvaro de Luna, que siempre se mostró muy inclinado hacia los conversos. Formaron parte de una élite de poder que se estaba creando en la corte castellana, integrada por oficiales cada vez más necesarios para la buena marcha del gobierno y la administración del reino, pues muchos de ellos gozaban de una buena instrucción, aunque no necesariamente adquirida en las aulas universitarias, que les convertía en los muy valorados letrados21.

  • 22 Sigue estando vigente el trabajo de Francisco MÁRQUEZ VILLANUEVA, “Conversos y cargos concejiles en (...)

18También esa buena instrucción, aunque en muchos casos fuera de índole más pragmática que la universitaria, abrió las puertas de los cargos concejiles a muchos judeoconversos. La penetración de los judeoconversos en los cargos concejiles es cuestión muy bien conocida. Los cristianos nuevos trataron de conseguir oficios que garantizaran su participación en los gobiernos municipales, adquiriendo cotas de poder cada vez más importantes, dentro de un proceso que los llevó a integrarse en las oligarquías locales, fusionándose frecuentemente con familias cristianas viejas que pertenecían desde antaño a las citadas oligarquías22.

  • 23 Arturo MORGADO GARCÍA, “La Iglesia como factor de movilidad social: las carreras eclesiásticas en l (...)
  • 24 Ibid., p. 88: “si el acceso al estamento eclesiástico podía ser relativamente abierto, lo que realm (...)

19La Iglesia estuvo igualmente en su punto de mira. Se trata de una cuestión de gran interés, que hasta el momento sólo ha sido estudiada de forma parcial, pero que merece un análisis más pormenorizado. Para muchas familias judeoconversas, afianzar los vínculos con la Iglesia era una de sus estrategias fundamentales de integración en la sociedad cristiana, una buena herramienta para autoafirmarse en la religión recientemente profesada, para tratar de evitar ­o al menos aminorar­ las sospechas que pudiera suscitar su identidad religiosa. En efecto, muchos judeoconversos protagonizaron carreras eclesiásticas de mayor o menor relumbrón. Porque lo cierto es que la mayoría tuvieron que conformarse con acceder a un puesto en algún cabildo catedralicio, ingresando en lo que se puede calificar como la clase media del estamento eclesiástico23, sin capacidad para proseguir una carrera que quedaba estancada sin remedio24. Pero también es cierto que los hubo más afortunados. Entre los judeoconversos que consagraron sus vidas a la Iglesia se produjeron algunas carreras muy brillantes, que culminaron con el acceso al episcopado.

  • 25 A. MORGADO GARCÍA, art. cit, p. 72.

20Quizá porque las posibilidades de promoción eran limitadas, algunas familias vincularon el futuro de sus vástagos a las propias fundaciones piadosas. Ya en relación con la Edad Moderna se ha afirmado que “una oferta de empleos insuficiente” impulsó la fundación de capellanías, pues era la única salida que les quedaba a aquellos que “no gozaban de algún beneficio, y por ende no podían insertarse en la estructura burocrática de la Iglesia”. En ese contexto, la fundación de una capellanía cuyo servicio se ligaba a la propia familia “creaba un patrimonio vinculado y aseguraba la buena vida un hijo segundo o tercero, conservándose el derecho de patronato en manos de la línea principal de la familia, con lo que se reafirmaba la solidaridad del linaje”. De tal modo que incluso se podría considerar la capellanía como “un mayorazgo de poca entidad”25.

21Si en el caso de los varones se buscaban las herramientas adecuadas para garantizar un cierto estatus, la situación de las mujeres entregadas por su familia a la Iglesia solía ser mucho más modesta. En parte como consecuencia de la imposibilidad de dotar a todas las hijas de forma adecuada, en parte como consecuencia de las estrategias familiares, que en el caso de los judeoconversos parecían exigir una cierta cuota de eclesiásticos, si había más de una hija frecuentemente se destinaba alguna al convento o al monasterio, donde su vida se desarrollaría, habitualmente, de forma anónima.

  • 26 Como ha señalado J. AMELANG, op. cit., p. 117, “La mayor oposición a la admisión de descendientes d (...)

22Como no podía ser menos, también hubo judeoconversos que persiguieron lograr un hábito de una orden militar, indudable fuente de prestigio en el tránsito del Medievo a la Modernidad, a la par que demostración, como en el caso de los que ingresaban en el estamento eclesiástico, de la lealtad inquebrantable hacia el cristianismo, y, por supuesto, signo de la capacidad de integración en la sociedad cristiana. Asimismo, la obtención de hábitos de órdenes militares por los judeoconversos era, también, signo de la capacidad para ocultar unos orígenes que se consideraban manchados26.

  • 27 Para valorar adecuadamente esta cuestión hay que fijarse ya en la Modernidad: Enrique SORIA MESA, L (...)

23Finalmente, algunos judeoconversos aspiraron a un ennoblecimiento que muchos lograron, aunque con un diferente grado de fortuna. En la mayor parte de los casos, el afán de inserción en la nobleza se saldó con la consecución de una carta de ejecutoria de hidalguía, un logro que puede parecer magro, pero que para muchos cristianos nuevos era suficiente para colmar unas aspiraciones que habrían sido imposibles apenas un par de generaciones atrás. Por supuesto que también los hubo más afortunados. Algunos consiguieron acceder a la más alta nobleza, consiguiendo privilegios y honores impensables para sus antepasados27. Tal situación les ofreció, además, la posibilidad de emparentar con algunas de las más linajudas familias castellanas, que no hicieron ascos a estas uniones, que frecuentemente inyectaban caudales en las a veces maltrechas haciendas de los nobles de rancio abolengo con los que se vinculaban los vástagos de los cristianos nuevos ennoblecidos.

  • 28 Como recuerdan F. CHACÓN JIMÉNEZ y N. G. MONTEIRO, “Presentación”, en F. CHACÓN JIMÉNEZ y N. G. MON (...)

24Como se ha tratado de poner de relieve, para conseguir sus objetivos los judeoconversos emplearon todos los mecanismos que, en el siglo XV, permitían la promoción social y económica. Entre ellos destacó el recurso al favor regio, que era un firme impulsor de la movilidad social28. En efecto, muchos de los logros alcanzados por los judeoconversos fueron fruto del patronazgo regio, obtenido gracias a los numerosos y diversos servicios prestados a la Corona, que no dudaba en recompensar tales servicios, engrandeciendo a sus fieles colaboradores.

Algunos ejemplos de la promoción social de los judeoconversos en la Castilla de los Reyes Católicos

  • 29 María Teresa LÓPEZ BELTRÁN, “Redes familiares y movilidad social en el negocio de la renta: el tánd (...)

25Los negocios fueron, como ya se ha adelantado, una vía muy importante de promoción social para los judeoconversos. Un buen ejemplo es el que protagonizaron, en la Málaga de los tiempos posteriores a la conquista por los Reyes Católicos, Rodrigo Álvarez de Madrid y Fernando de Córdoba29. Socios en diversas empresas mercantiles y de arrendamiento de rentas, supieron tejer unas relaciones familiares paralelas a las profesionales, estableciendo estrechos vínculos con la oligarquía local y amasando una importante fortuna. Todo esto les permitió lograr, también, el reconocimiento social, que hicieron extensible a sus sucesores.

26Los orígenes de ambos son desconocidos, aunque no hay ninguna duda de su condición de judeoconversos. El primero se asentó en Málaga poco después de la conquista, utilizando como aval una carta de los soberanos, en la que le calificaban como criado suyo. El segundo llegó unos años después, ya en 1493, con la expulsión de los judíos todavía muy reciente. No tardaron mucho en conocerse, iniciando una relación profesional muy fructífera para ambos, siempre con Rodrigo Álvarez de Madrid en posición de superioridad, quizá por su condición de criado regio, que le reportaba diversas ventajas. Ambos se integraron en una tupida red de negociantes judeoconversos, unidos entre sí por intrincadas relaciones familiares. Consiguieron una importante promoción económica, a la par que también medraban en la escala social.

27Todo esto, al tiempo que trataban de esquivar ­no siempre con éxito­ la acción inquisitorial desatada por el inquisidor Lucero. De hecho, nuestros dos protagonistas fueron detenidos, al tiempo que se confiscaban sus bienes, si bien esa confiscación fue parcial, pues ambos habían actuado de forma muy precavida, quizá convencidos de que el Santo Oficio iba a actuar contra ellos. Algún tiempo después de estos hechos, el estallido del escándalo por las arbitrariedades cometidas por la Inquisición y la revisión de las actuaciones de Lucero hicieron que quedaran libres y que se les reintegraran los bienes confiscados, aunque tras el pago de multas de diversa cuantía.

28Tras el percance inquisitorial, Rodrigo y Fernando no tardaron en rehacerse. Los años que se extendieron desde ese momento y hasta sus respectivos fallecimientos fueron de continuo engrandecimiento. Una buena muestra de esa situación fue el acceso a cargos concejiles, que ambos ansiaban ostentar desde hacía tiempo. Rodrigo consiguió una regiduría que posteriormente renunció en su primogénito, Gonzalo Fernández de Córdoba, una vez que este terminó sus estudios en la Universidad de Salamanca, y también logró una regiduría para su otro hijo varón, Francisco Álvarez de Madrid. Uno de los hijos de Fernando, Juan de Torres, también obtuvo una regiduría, así como un hábito de la Orden de Santiago. Entre sus hermanos se puede destacar a Francisco y Luis, ambos eclesiásticos. El segundo protagonizó, además, una brillante carrera eclesiástica, que culminó con su elevación al arzobispado de Salerno por presentación del emperador. Ambos judeoconversos cerraron, de alguna forma, el círculo de su integración en la sociedad cristiana cuando les llegó el momento de la muerte. Rodrigo fue enterrado en la capilla sepulcral que había hecho construir en la Iglesia de los Mártires, de la que era parroquiano. Fernando, siguiendo una pauta compartida con muchos de sus coetáneos cristianos viejos, prefirió labrar su capilla sepulcral en el convento de San Francisco, dotándola magníficamente, entre otras cosas con un espléndido retablo realizado por el artista picardo Nicolás Tiller.

  • 30 Luis SÁNCHEZ GRANJEL, El ejercicio médico de judíos y conversos en España, Madrid: Instituto de Esp (...)
  • 31 Como recuerda Javier PUERTO, Andrés Laguna. Estudio crítico, Madrid: Fundación Ignacio Larramendi, (...)

29El ejercicio de la medicina también fue un buen vehículo para los promoción social y económica de muchos judeoconversos. Entre otros, cabe citar el caso de Diego Fernández Laguna, que ejerció en la ciudad de Segovia, donde tenía reputación de ser un excelente galeno. Entre sus pacientes se contaba la flor y nata de la sociedad segoviana, lo que le permitió ir engrosando su peculio, hasta conseguir amasar una cierta fortuna. Su plena integración en la sociedad cristiana, símbolo, además, en alguna medida de su promoción social, fue la fundación de una capilla funeraria en la iglesia de San Miguel, una de las más destacadas de la ciudad, donde reposaron también los restos de su hijo, mucho más afamado que su padre, el doctor Andrés Laguna30. Como era habitual entre las familias judeoconversas, entregó algunos de sus vástagos a la Iglesia, pues sus otros dos hijos varones fueron eclesiásticos, uno de ellos canónigo en la catedral de Segovia31.

  • 32 Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, “El doctor Juan Díaz de Alcocer: apuntes biográficos de un servidor de los (...)

30El vuelo de la pluma también estuvo en la base del engrandecimiento de un número importante de cristianos nuevos. Ese fue, por ejemplo, el caso del doctor Juan Díaz de Alcocer32. Su ascendencia se puede rastrear hasta uno de sus abuelos, Fernando Díaz de Alcocer, que vivía en Alcalá de Henares en los años centrales de la década de los 30 del siglo XV cuando Juan II ordenó a su montero mayor, Diego Hurtado de Mendoza, que lo armara caballero. Su primogénito, Fernando, el padre del doctor Juan Díaz de Alcocer, se consagró al servicio de la corona, siendo, entre otros oficios, escribano de cámara. Su presencia en la corte debió de ser determinante para que en ella ingresaran también todos sus vástagos varones, no solamente Juan, aunque este fue el que tuvo un papel más destacado al servicio de la corona.

31La carrera como servidor regio de Juan Díaz de Alcocer se inició después de que obtuviera un grado de licenciado, aunque no se ha podido determinar la universidad en la que cursó esos estudios. Su primer apuntamiento como oficial cortesano se hizo en 1465, cuando se convirtió en miembro del consejo y en oidor de la audiencia de Alfonso de Castilla, que acababa de ser proclamado rey tras la deposición de su medio hermano, Enrique IV, en la Farsa de Ávila. Tras la muerte de Alfonso en 1468, Juan se integró en la corte de Enrique IV, ostentando los mismos oficios que ya había desempeñado junto al difunto. Cuando se inició el reinado de los Reyes Católicos en 1474 se encontraba a su lado. Ya en posesión del título de doctor, seguía desempeñando los mismos oficios con los que estaba vinculado desde 1465, aunque durante sus años de servicio a Isabel y Fernando ostentaría alguno más. El servicio a la corona permitió a Juan Díaz de Alcocer hacerse con un importante patrimonio. También le reportó un gran reconocimiento social, pues se le consideró uno de los juristas más destacados del reinado.

32Siguiendo un expediente habitual entre los conversos que se encumbraban, se integró en la oligarquía de su ciudad de residencia, Valladolid, en la que alcanzó el correspondiente oficio de regidor. Asimismo, desarrolló toda una serie de estrategias para asegurar el futuro de su numerosa prole. Su primogénito, Cristóbal, fue introducido tempranamente en la corte de los Reyes Católicos, aunque su prematura muerte hizo que Juan se centrara en su segundogénito, García, hasta ese momento dedicado a la carrera eclesiástica, pues ya se le había concedido una canonjía en Granada. García sustituyo a su difunto hermano mayor en los planes de su padre. Dejó de lado la carrera eclesiástica para asentar como oficial en la corte de los Reyes Católicos, aunque su carrera como tal nunca logró ensombrecer la de su padre. También fue el beneficiario del mayorazgo que fundaron sus progenitores, así como quien sucedió al doctor de Alcocer en la regiduría de Valladolid que aquel había ostentado durante los últimos años de su vida.

33Precisamente durante sus últimos años de vida Juan Díaz de Alcocer y su esposa fundaron la capilla que iba a convertirse en su última morada. Estaba en la Iglesia de San Miguel de Valladolid, bajo la advocación de San Juan Evangelista. La pareja la dotó muy generosamente, quedando como patronos de la misma dos de los tres hijos que les sobrevivieron: García e Isabel; la tercera, Juana, quedó al margen, posiblemente porque hacía ya muchos años que se había apartado del mundo, tras ingresar en el monasterio cisterciense de San Quirce de Valladolid.

  • 33 Véase la trayectoria vital del prelado pergeñada por María del Pilar RÁBADE OBRADÓ, Una élite de po (...)

34Como ya se ha adelantado, el ingreso en la carrera eclesiástica fue otra vía para la promoción social de los judeoconversos. Un buen ejemplo es el caso de Juan Arias de Ávila33, el segundo de los hijos de Diego Arias de Ávila, todopoderoso contador de cuentas de Enrique IV. Diego, muy posiblemente convertido al cristianismo en la infancia, aspiró a un engrandecimiento que se proyectaba claramente hacia el futuro, así que desarrolló toda una serie de estrategias para que sus hijos pudieran colmar esa aspiración. El primogénito, Pedro Arias de Ávila, siguió una carrera de oficial regio que, aunque nunca pudo emular la de su padre, le otorgó un evidente peso específico durante el reinado de Enrique IV, con el que tuvo una excelente relación hasta que las convulsas circunstancias del reinado separaron a los dos hombres, convirtiéndoles en feroces enemigos. Pedro acabó pasándose al partido de los futuros Reyes Católicos, muriendo en el contexto de la guerra de sucesión, cuando participaba en el sitio de Madrid para reducirla a la obediencia de los Reyes Católicos.

35La única hermana, Isabel, casó con Gómez González de la Hoz, también converso, así como también oficial al servicio de la corona, miembro de una familia que venía destacando por esa actividad desde la anterior generación, y que la mantuvo en las posteriores. Probablemente el más destacado de la parentela fue uno de los cuñados de Isabel, don Esteban González de la Hoz, protonotario apostólico, consejero de los Reyes Católicos, que, aunque ostentó a lo largo de su vida diversos cargos eclesiásticos, se permitió el lujo de rechazar nada menos que dos mitras episcopales, las de Calahorra y Astorga, que le ofrecieron Isabel y Fernando.

36Juan, sin embargo, sí que se calzó la mitra episcopal, entre otras cosas porque ese era el objetivo de su progenitor, que le dedicó a la carrera eclesiástica y estaba dispuesto a que esa carrera eclesiástica le llevara muy alto. Para que tal propósito se hiciera realidad más fácilmente, Diego se esmeró por procurar a su hijo una excelente instrucción intelectual. Así, Juan siguió estudios de ambos derechos en la Universidad de Salamanca, integrándose entre los colegiales de San Bartolomé, los famosos “bartolomicos”. Asimismo, pasó una temporada en Roma, durante la cual entró en contacto con personas y fenómenos culturales que iban a dejarle una huella indeleble. En efecto, el prelado siempre mostró un gran interés por fomentar la actividad intelectual en su diócesis. Una buena manera de hacerlo fue fundando un estudio de gramática y filosofía en la ciudad de Segovia, para lo que contó con el patronazgo del propio Enrique IV, que dotó al citado estudio con una renta anual de 38 000 maravedíes. Asimismo, Arias de Ávila fue el introductor de la imprenta en tierras castellanas, debiéndose a su iniciativa la edición del primer incunable peninsular, el Sinodal de Aguilafuente, lugar de la diócesis de Segovia donde se había celebrado el sínodo cuyas actas recogía el volumen.

37Posiblemente sus estudios facilitaron que la carrera eclesiástica de Juan avanzara muy rápidamente. Con tan sólo 19 años se integró entre los capellanes de Enrique IV. Tres años después fue designado oidor de la audiencia regia. En los años consecutivos obtuvo varios beneficios y canonjías en las iglesias de Burgos, Córdoba, Salamanca y Sevilla, así como el deanato de Segovia, ciudad en la que había nacido y en la que su familia gozaba de un más que evidente poder. Ya a comienzos de 1461 se convirtió en su Obispo. Como solamente tenía 24 años –le faltaban cuatro para los 28 preceptivos para poder acceder a la dignidad episcopal– tuvo que acudirse al socorrido expediente de nombrarle administrador de la diócesis mientras llegaba a la edad reglamentaria. Con posterioridad a su elevación al episcopado se integró en el consejo de Enrique IV.

38La mitra de Segovia no fue para Juan Arias de Ávila el comienzo de un cursus honorum episcopal, destinado a conducirle a prelaturas más destacadas. Tal vez nuestro hombre, ligado a Segovia por tantos lazos, no quiso dejar una ciudad muy marcada por la presencia de su familia, incluso desde el punto de vista religioso, pues allí estaban ubicadas toda una serie de fundaciones familiares. Entre ellas destaca especialmente la capilla funeraria que había hecho labrar en el convento de la Merced Diego Arias de Ávila, donde también se hizo enterrar Pedro Arias de Ávila. También Diego fundó el hospital de San Antonio, que unía la dimensión asistencial a la religiosa, pues estaba vinculada con la capilla sepulcral. El prelado también hizo edificar una capilla sepulcral bajo la advocación de San Miguel, en la catedral segoviana, capilla que quedó vinculada a su sobrino Diego Arias de Ávila, hijo de su hermana Isabel y también eclesiástico.

39Pero quizá la meteórica carrera de Juan Arias de Ávila experimentó un frenazo como consecuencia del enfrentamiento de su hermano Pedro con el soberano, en el contexto de las turbulencias nobiliarias que afectaron el final del reinado. Ambos hermanos abandonaron a Enrique IV para ponerse al servicio de su medio hermano Alfonso, proclamado rey de Castilla por los nobles sublevados, pero su prematura muerte los animó a reconciliarse con Enrique, aunque acabaron abandonándole de nuevo para ponerse al servicio de los futuros Reyes Católicos. A su sombra quizá pretendió Juan continuar su promoción. Pero las circunstancias se conjuraron para impedirlo. Primero, la muerte prematura de su hermano Pedro, que dejó a la familia, de alguna forma, descabezada. En segundo lugar, la rivalidad por el control de Segovia con Andrés de Cabrera, más próximo a los nuevos soberanos que el propio Juan. Pero lo que acabó de torcer la situación fue el embate inquisitorial.

40Ya avanzada la década de los ochenta, el Santo Oficio abrió proceso contra los progenitores y la abuela materna del prelado segoviano. El desarrollo del proceso, que debió resultar bastante escandaloso, es muy mal conocido. Pero lo que parece evidente es que se recogieron abundantes testimonios incriminatorios contra las dos mujeres, a las que los declarantes pintaban como criptojudías, mientras que los testimonios relativos al padre parecen apuntar más bien en otra línea, la del desprecio hacia el cristianismo, pero también hacia el judaísmo. Las cosas se pusieron tan feas, que el obispo debió de considerar que la única opción de que el proceso terminara bien para sus parientes pasaba por recurrir al amparo de Roma, donde podía acudir a Rodrigo de Borja, con quien le unía una vieja amistad. De modo que marchó subrepticiamente a la Ciudad Eterna, donde iba a pasar el resto de su vida. Allí desarrolló una exitosa estrategia, que culminó con la absolución de sus parientes, absolución que los soberanos estuvieron dispuestos a acatar.

41Porque lo cierto es que su actitud hacia la familia Arias de Ávila nunca fue de inquina. Un buen ejemplo: cuando parecía que el proceso inquisitorial estaba llegando a su fin, y evidentemente para evitar que una posible condena provocara un grave quebranto económico en la familia, decidieron, como recompensa por los muchos y buenos servicios que habían recibido del difunto Pedro Arias de Ávila, hacer merced a su heredero, Juan Arias de Ávila, que además era su vasallo, de los bienes que, en caso de sentencia condenatoria, estarían sujetos a confiscación. La buena relación que mantuvo siempre este Juan con los soberanos se evidenció no mucho tiempo después, cuando Isabel y Fernando le concedieron el título de conde de Puñoenrostro.

Algunos ejemplos de promoción fallida

42Cuando se estudia la movilidad social de los conversos se observa que no siempre se trata de una movilidad social ascendente. Porque los judeoconversos a veces no lograban su objetivo de encumbramiento: en ocasiones su promoción se veía abortada, y no siempre necesariamente por el motivo que en principio pueda parecer el más lógico: el embate del Santo Oficio. Aunque, sí, a veces ese era el motivo.

  • 34 Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, “Un cordobés anta la Inquisición de Toledo: el proceso contra Juan de Pine (...)

43Desde luego, lo fue en el caso de Juan de Pineda34, que disfrutaba, en los años centrales de la década de los ochenta, de una sólida posición en Toledo. Tenido por cristiano viejo, estaba casado con una hija del hidalgo Esteban de Sosa, que había sido jurado de la ciudad tiempo atrás. Comendador de la Orden de Santiago, presumía de las excelentes relaciones que había tenido con Juan Pacheco -que había sido maestre de la Orden de Santiago- pero también con el arzobispo de Toledo Alonso Carrillo, con Enrique IV o incluso con el Papa Sixto IV, con el que afirmaba haber tenido una estrecha relación durante una larga estancia en Roma.

44Pero todo se vino abajo como un castillo de naipes por la conjunción de dos factores: primero, la verborrea incontenible del comendador Pineda, que hablaba demasiado y no se recataba a la hora de emitir sus opiniones sobre temas controvertidos, como el papel del Imperio Turco Otomano y la situación de los conversos; segundo, porque en Toledo apareció un viejo conocido de Juan de Pineda, que desveló el pasado que este había logrado ocultar con mucho esfuerzo. Juan de Pineda se había llamado, en otro tiempo, Juan de Baena. Vecino de Córdoba, trabajaba como sastre cuando se desató el alboroto anticonverso que vivió esa ciudad en 1473, que le afectó muy de cerca, pues él también era cristiano nuevo. Tras el tumulto, Juan cambió su oficio por el de dorador, y allí se produjo su golpe de suerte: conoció a Pacheco, que le sacó de Córdoba y le amparó, impulsando un proceso de promoción que le llevó hasta la envidiable situación que disfrutaba en Toledo cuando se inició su proceso. En Córdoba quedó su familia, que no lo pasó muy bien cuando el Santo Oficio inició su actividad en la ciudad: parece ser que al menos dos de sus hermanos fueron reconciliados. Pero peor fue la suerte que corrió Juan de Pineda –o de Baena–, pues acabó sus días en las hogueras inquisitoriales, pese a que hasta el último momento insistió no sólo en su inocencia, sino también en su condición de cristiano viejo.

  • 35 Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, “Apuntes biográficos sobre Alonso de Ávila, secretario de los Reyes Católi (...)

45También hubo ocasiones en las que una muerte prematura cortó en seco lo que parecía un ascenso imparable. Esa fue la situación a la que tuvo que enfrentarse la familia de Alonso de Ávila35. Este entró al servicio de Isabel en torno a la firma de los Pactos de Guisando, actuando como su secretario. Sirvió también como tal a Fernando, una vez que este casó con Isabel. A partir de ese momento, Alfonso de Ávila se convirtió en una pieza fundamental dentro de la corte que rodeaba a los futuros Reyes Católicos. Como es lógico, su carrera tomó impulso después de la entronización en Castilla de Isabel y Fernando, jugando un papel muy destacado durante los primeros años del reinado, siendo su aportación especialmente relevante a partir de 1478, año en el que sus servicios fueron muy bien recompensados por los soberanos. Murió en algún momento entre fines de 1489 y comienzos de 1490, parece que de forma un tanto abrupta y prematura.

  • 36 Ma del. P. RÁBADE OBRADÓ, Una élite de poder…, p. 33-100.

46Su único hijo varón, que ya había asentado como paje del príncipe Juan, era todavía menor de edad. Esa circunstancia impidió la transmisión de todos los oficios cortesanos del padre al hijo: aunque es cierto que se le hizo merced de algunos de esos oficios, también es verdad que no se le otorgó ninguno de los más destacados. En compensación, se le concedió un oficio de 24 de Sevilla y la reina se comprometió, tal como efectivamente hizo, a pagar sus estudios en la Universidad de Salamanca. Terminados dichos estudios, Francisco protagonizó una muy discreta carrera de oficial regio. Cabe preguntarse cómo habrían sido las cosas si su padre hubiera vivido algunos años más. Quizá la familia de Francisco de Ávila podría haber seguido el mismo camino ascendente que recorrió la del también secretario Fernán Álvarez de Toledo, protagonista de una carrera paralela a la de Alonso, aunque más larga, debido a su mayor longevidad. Los reyes culminaron el engrandecimiento de Fernán concediendo a su primogénito el título de conde de Cedillo36.

  • 37 Sigue siendo esencial el trabajo de M. Á. LADERO QUESADA, “Coronel, 1492: de la aristocracia judía (...)

47Finalmente, una mala elección podía frenar la promoción de una familia judeoconversa, como sucedió con los Coronel37. La familia tuvo su origen en dos de los judíos más célebres del reinado de los Reyes Católicos, Abrahem Seneor y Meyr Melamed, suegro y yerno, convertidos al cristianismo en 1492 como Fernán Pérez Coronel y Fernán Núñez Coronel. Su bautismo, que estuvo dotado de unos evidentes tintes propagandísticos, trajo aparejado todo un proceso de elevación de la familia, que a partir de ese momento pudo aspirar a unir a la riqueza que ya tenía desde antaño el prestigio social que su condición judía le había negado.

48Los Reyes se mostraron especialmente proclives a recompensar a Fernán Pérez Coronel, haciéndolo de tal manera que esas recompensas estaban también pensadas para beneficiar a la descendencia de Fernán Núñez Coronel, como yerno que era del primero. Así, se le otorgaron varios oficios cortesanos, entre los que destaca un asiento en el consejo real; se le concedió un regimiento de la ciudad de Segovia, en la que estaba avecindado, y, finalmente, se le concedió ejecutoria de hidalguía, rehabilitando un antiguo linaje desparecido como consecuencia de la extinción de sus miembros. Para sancionar de forma definitiva su plena integración en la sociedad cristiana, ya solamente quedaba un paso por dar: la fundación de una capilla funeraria, símbolo de la adhesión a la fe recién profesada. Para ello se eligió el monasterio de El Parral de Segovia, situándose la capilla, muy significativamente, bajo la advocación de la Santa Cruz.

49Pero el éxito de los Coronel fue efímero. La participación de algunos miembros de la familia en la guerra de las Comunidades fue determinante. Sobre todo, hay que destacar el papel que jugó Íñigo López Coronel, cuya única hija estaba casada con Juan Bravo, uno de los líderes comuneros. La familia cayó en desgracia, aunque tampoco hay que exagerar las cosas: mantuvieron una sólida implantación en Segovia, gracias, entre otros motivos, a la impagable ayuda de una genealogía falsa elaborada ya en el siglo XVI, que trocó a los Coronel en cristianos viejos. La misma sirvió, por ejemplo, para que un vástago de la familia pudiera, tras demostrar su limpieza de sangre, convertirse en familiar de la Inquisición de Córdoba.

Conclusiones

  • 38 M. Á. LADERO QUESADA, “Coronel…”, p. 19.

50“Apellidos y armas, hidalguía, oficios públicos, heredamientos, capilla funeraria”38 eran las aspiraciones de muchos judeoconversos durante el reinado de los Reyes Católicos. Unas aspiraciones que no eran exclusivamente suyas, pues eran ampliamente compartidas por los cristianos viejos. Unos y otros consiguieron muchas veces hacerlas realidad, recurriendo a mecanismos en gran medida coincidentes, sin que existieran grandes diferencias entre las estrategias de promoción de cristianos viejos y nuevos. Estos últimos lograron, así, protagonizar un ascenso social y económico que no les estaba vedado, pese a su ascendencia judía. Una vez lograda la ansiada elevación, la marcha atrás se hacía difícil, aunque no imposible: los conversos sabían mucho, tanto de movilidad social ascendente como, también, de movilidad social descendente. pero sí que es verdad que una vez que se había subido hasta una cierta altura era difícil desandar todo el camino que se había hecho.

51Esto era así porque resultaba factible echar mano de toda una serie de estrategias y mecanismos que ayudaban a fijar la posición alcanzada. los matrimonios con los vástagos de familias cristianas viejas, muchas veces dispuestas a aceptar esos enlaces para insuflar nuevos ánimos a situaciones económicas preocupantes; los vínculos de diversa índole que se habían ido atando con esas oligarquías locales en las que tanto gustaban de integrarse los conversos; la confección de falsas genealogías, que borraban el pasado judío de muchas familias para sustituirlo por un adecuado pasado cristiano; incluso, recursos aparentemente tan fáciles, pero podían ser también muy útiles, como eran un oportuno cambio de apellido, unido a un también oportuno cambio de lugar de residencia…

  • 39 Véase Francisco José ARANDA PÉREZ, “Judeoconversos y poder municipal en Toledo en la Edad Moderna: (...)

52Parecen herramientas poco eficaces para luchar contra la inquisición o contra los estatutos de limpieza de sangre, pero no se puede negar que en muchos casos funcionaron. de modo que, aunque en la España de la Edad Moderna se trataba de discriminar a los conversos, muchas veces esa discriminación era poco efectiva: como se demostró hace ya algunos años en relación con la ciudad de Toledo39, ni la inquisición ni los estatutos de limpieza de sangre lograron borrar a los conversos de los más destacados oficios concejiles, aunque sí que es cierto que algunas familias pagaron muy caro su afán por ostentar tales oficios.

  • 40 Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, Una élite de poder…, p. 176-177. Como ha indicado E. SORIA MESA, “De la re (...)

53Además, si esas herramientas que se acaban de enumerar no funcionaban, en algunos casos cabía todavía disparar un último cartucho: el recurso al favor regio. Como es evidente, no siempre era factible recurrir a él; pero a veces se podía, y daba buenos resultados: ya avanzado el siglo XVI, los descendientes de Andrés de Cabrera, se habían tomado la molestia de fabricar una genealogía que ocultaba la ascendencia hebrea del citado, que era perfectamente conocida cuando sus servicios a los Reyes Católicos le encumbraron a la más alta nobleza. Pero, pese a todo, algunas voces seguían insistiendo en que la familia era de origen manchado. Uno de sus miembros protestó ante el rey por lo que calificaba de calumnias y Felipe II terció en el debate sobre los orígenes del linaje, decretando que estaba libre de toda mácula y decretando, también, que la cuestión quedaba definitivamente zanjada40.

Haut de page

Notes

1 Sandro CAROCCI, “Social mobility and the Middle Ages”, Continuity and Change, 26 (3), 2011, p. 367-404, p. 367. Esto es así, aunque recuerda que “mobility, especially after the eleventh century, has become a kind of axiom among scholars”; pese a ello, “in the scholarly literature of the Middle Ages, social mobility remains only implicitly present, a background as it were, that has received little special attention” (p. 368). Asegura que esto es así con la única excepción de la historiografía en lengua inglesa. Precisamente el profesor Carocci ha editado recientemente una colección de trabajos con Isabella LAZZARINI (eds.), Social mobility in Medieval Italy, (1100-1500), Roma: Viella, 2018. Pese al título, incluye una síntesis sobre los Reinos Hispánicos, realizada por David IGUAL LUIS, “The Christian Kingdoms of the Iberian Peninsula (1100-1500): concepts, facts and problems concerning social mobility”, p. 101-118, con una sólida apoyatura bibliográfica.

2 Véase Máximo DIAGO HERNANDO, “Estrategias de ascenso social en la Castilla del siglo XV: la familia Río en Soria”, Historia Social, 49, 2004, p. 3-28, p. 3, que ofrece ejemplos en ambos sentidos.

3 Ibid.

4 Francisco CHACÓN JIMÉNEZ y Nuno G. MONTEIRO, “Presentación”, en Francisco CHACÓN JIMÉNEZ y Nuno G. MONTEIRO (eds.), Poder y movilidad social. Cortesanos, religiosos y oligarquías en la Península Ibérica (siglos XV-XIX), Madrid/Murcia : CSIC/Universidad de Murcia, 2006, p. 15-17, p. 15. Pese a la especificación cronológica del título, lo cierto es que las menciones al siglo XV son realmente muy escasas.

5 Hace ya alguno años que Enrique SORIA MESA, “De la represión inquisitorial al éxito social. La capacidad de recuperación de los judeoconversos andaluces entre los siglos XV-XVII: el ejemplo del linaje Herrera”, Medievalismo, 24, 2014, p. 399-417, puso el dedo en la llaga al denunciar los problemas derivados de la falta de comunicación entre medievalistas y modernistas, determinada por la división de la Historia en compartimentos estancos.

6 Expresión acuñada por Eloy BENITO RUANO, Los orígenes del problema converso, Barcelona: El Albir, 1976 (reedición en Madrid: Real Academia de la Historia, 2001).

7 Los judeoconversos se movieron entre la integración y el rechazo, tal como acertadamente ha indicado, y estudiado, Enrique SORIA MESA, “Los judeoconversos de Baena (siglos XV-XVII). Rechazo e integración social”, Ituci, 4, 2014, p. 95-106.

8 El instrumento fundamental de esa lucha fue, evidentemente, el establecimiento del Santo Oficio. No es necesario decir que la bibliografía es muy abundante. Véase Isabel MONTES ROMERO-CAMACHO, “El problema converso. Una aproximación historiográfica (1998-2008)”, Medievalismo, 18, 2008, p. 109-247, p. 136-140. También, la bibliografía que cierra el trabajo coordinado por José María CRUSELLES GÓMEZ (coord.), En el primer siglo de la Inquisición española: fuentes documentales, procedimientos de análisis, experiencias de investigación, Valencia: Universitat de València, 2013, p. 487-505.

9 Son ya clásicos los trabajos de E. MITRE FERNÁNDEZ, Los judíos de Castilla en tiempos de Enrique III: el pogrom de 1391, Valladolid: Ámbito, 1994 y Philippe WOLFF, “The 1391 progrom in Spain: social crisis or not?”, Past and Present, 50, 1971, p. 4-18. Véanse también los estudios de José María MONSALVO ANTÓN, Teoría y evolución de un conflicto social. El antisemitismo en la Corona de Castilla durante la Baja Edad Media, Madrid: Siglo XXI, 1985, p. 256-258, y Enrique CANTERA MONTENEGRO, “Judíos medievales: convivencia y persecución”, en Eloy BENITO RUANO (coord.), Tópicos y realidades de la Edad Media (I), Madrid: Real Academia de la Historia, 2000, p. 179-252. Sin olvidar el parecer de Benzion NETANYAHU, Los orígenes de la Inquisición en la España del siglo XV, Barcelona: Crítica, 2000, p. 113, que ha afirmado que “ningún movimiento popular antijudío de la Edad Media causó al pueblo judío tan asombrosas pérdidas como los disturbios españoles de 1391”.

10 Tal como ha indicado Ángel ALCALÁ, Los judeoconversos en la cultura y la sociedad españolas, Madrid: Trotta, 2011, p. 66, las tres modalidades de antijudaísmo vigentes en los reinos hispánicos durante el Medievo fueron el teológico, el socio-económico y el racial, aunque este último fue abriéndose paso poco a poco a partir del siglo XV.

11 Esta cuestión ha sido estudiada por María del Pilar RÁBADE OBRADÓ, “Judeoconversos e Inquisición”, en José Manuel NIETO SORIA (coord..), Orígenes de la monarquía hispánica: propaganda y legitimación (ca. 1400-1520), Madrid: Dykinson, 1999, p. 239-274.

12 Como asegura Victoria HOWELL, “La rebelión de Toledo, 1449”, en Carlos DEL VALLE RODRÍGUEZ (ed.), Tratado contra los madianitas e ismaelitas de Juan de Torquemada (contra la discriminación conversa), Madrid: Aben Ezra Ediciones, Madrid, 2002, p. 19-28, p. 20.

13 Da cuenta de este caso Carlos DEL VALLE RODRÍGUEZ, “En los orígenes del problema converso”, en C. del VALLE RODRÍGUEZ (ed.), Tratado contra los Madianitas…, p. 29-74, p. 52.

14 Véase Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, “Judeoconversos y monarquía: un problema de opinión pública”, en J. M NIETO SORIA (ed.), La monarquía como conflicto en la corona castellano-leonesa (ca. 1230-1504), Madrid: Sílex, 2006, p. 299-358, en concreto p. 311-314.

15 Véase Valentina GÓMEZ MAMPASO, “Profesiones de los judaizantes españoles en tiempo de los Reyes Católicos, según los legajos del Archivo Histórico Nacional de Madrid”, en José María PÉREZ VILLANUEVA (ed.), La Inquisición española: nueva visión, nuevos horizontes, Madrid: Siglo XXI, 1980, p. 671-687. Se puede consultar, asimismo, la bibliografía que ofrece James AMELANG, Historias paralelas: judeoconversos y moriscos en la España Moderna, Madrid: Akal, 2011, p. 256.

16 Pedro BARRANTES MALDONADO, Ilustraciones de la Casa de Niebla, Cádiz: Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda, 1998, p. 397.

17 Andrés BERNÁLEZ, Memorias del reinado de los Reyes Católicos, ed. de Manuel GÓMEZ-MORENO y Juan de Mata CARRIAZO, Madrid: Real Academia de la Historia, 1962, en el capítulo XLIII, que, igual que el XLIV, está dedicado a los judeoconversos y la específica problemática que planteaban durante el reinado de los Reyes Católicos.

18 Hay diversos trabajos en los que se hace hincapié en esa rápida promoción, que podía conseguirse incluso pese a la existencia de serios problemas con la Inquisición. Véase, por ejemplo, Hilario CASADO ALONSO, “De la judería a la grandeza de España: la trayectoria de la familia de mercaderes de los Bernuy (siglos XIV-XV)”, Boletín de la Institución Fernán González, 215, 1997, p. 305-326.

19 Véase la bibliografía que sobre esta cuestión ofrece Margarita CABRERA SÁNCHEZ, “Medicina y conversos en la Córdoba del siglo XV”, Medievalismo, 26, 2016, p. 63-85, p. 64-65.

20 Pueden traerse a colación, por ejemplo, las reflexiones sobre esta cuestión de Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, “La élite judeoconversa de la Corte de los Reyes Católicos y el negocio fiscal”, En la España Medieval, 37, 2014, p. 205-222, p. 207-211.

21 Véase Francisco de Paula CAÑAS GÁLVEZ, Burocracia y cancillería en la corte de Juan II, Salamanca: Universidad de Salamanca, 2012, que ofrece las reseñas bibliográficas de algunos de los más destacados servidores conversos de Juan II; entre ellos, los muy conocidos como Fernando Díaz de Toledo (p. 297-301) o Alfonso Álvarez de Toledo (p. 282-286), pero también ahora un tanto olvidados, aunque otrora importantes, como Diego Díaz de Toledo (p. 297).

22 Sigue estando vigente el trabajo de Francisco MÁRQUEZ VILLANUEVA, “Conversos y cargos concejiles en el siglo XV”, Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, LXIII, Madrid, 1957, p. 503-540.

23 Arturo MORGADO GARCÍA, “La Iglesia como factor de movilidad social: las carreras eclesiásticas en la España del Antiguo Régimen”, en F. CHACÓN y N.  G. MONTEIRO (eds.), Poder y movilidad social…, p. 61-96, p. 78.

24 Ibid., p. 88: “si el acceso al estamento eclesiástico podía ser relativamente abierto, lo que realmente contaba eran las posibilidades de promoción posterior, muy diferentes entre sí y que dependían básicamente de las vinculaciones clientelares, la condición nobiliaria y la titulación universitaria”. Aunque esta afirmación se refiere ya a la Edad Moderna, puede asumirse también en relación con el siglo XV, y especialmente para sus últimas décadas.

25 A. MORGADO GARCÍA, art. cit, p. 72.

26 Como ha señalado J. AMELANG, op. cit., p. 117, “La mayor oposición a la admisión de descendientes de judíos se encontraba en las distintas órdenes militares”, aunque “incluso en este caso el requisito de limpieza de sangre se aplicaba de forma bastante desigual”. La fabricación de genealogías falsas para apoyar las aspiraciones de muchos judeoconversos fue habitual, como indica Enrique SORIA MESA, “Genealogía y poder. Invención de la memoria y ascenso social en la España Moderna”, Estudis: Revista de Historia Moderna, 30, 2004, p. 21-56. Véase también Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, “La invención como necesidad: genealogía y judeoconversos”, en Miguel Ángel LADERO QUESADA (coord.), Estudios de genealogía, heráldica y nobiliaria, Madrid: Universidad Complutense de Madrid, 2006, p. 183-202.

27 Para valorar adecuadamente esta cuestión hay que fijarse ya en la Modernidad: Enrique SORIA MESA, La nobleza en la España Moderna. Cambio y continuidad, Madrid: Marcial Pons, 2007, p. 103 y ss.

28 Como recuerdan F. CHACÓN JIMÉNEZ y N. G. MONTEIRO, “Presentación”, en F. CHACÓN JIMÉNEZ y N. G. MONTEIRO (eds.), Poder y movilidad social…, p. 15. También tuvo una gran relevancia el favor de familias nobles, con sucedió, por ejemplo, en el caso de algunos judeoconversos de Almazán, muchos de ellos bautizados en 1492, que experimentaron un rápido ascenso social y económico gracias a la protección que les dispensaron los condes de Monteagudo, que no fue precisamente altruista, como ha puesto de relieve Máximo DIAGO HERNANDO, “El ascenso de los judeoconversos al amparo de la alta nobleza en Castilla después de 1492: el caso de Almazán”, Sefarad, 74 (1), 2014, p. 145-184. Asimismo, fue esencial el apoyo que dispensaron algunos prelados a los judeoconversos, determinante también para que lograran la ansiada promoción; se puede destacar el caso de Pablo de Santa María y Alonso de Cartagena, ellos mismos de origen judío, que se afanaron por situar en las estructuras eclesiásticas de las diócesis que ocuparon a otros judeoconversos, muchas veces parientes suyos, tal como señala Jorge DÍAZ IBÁÑEZ, “Un eclesiástico en las élites judeoconversas castellanas a fines del siglo XV: Luis Garcés de Maluenda, canónigo y tesorero de la catedral de Burgos”, Espacio, Tiempo y Forma (serie III, Historia Medieval), 28, 2015, p. 303-355, p. 307.

29 María Teresa LÓPEZ BELTRÁN, “Redes familiares y movilidad social en el negocio de la renta: el tándem Fernando de Córdoba-Rodrigo Álvarez de Madrid y los judeoconversos de Málaga”, Revista del Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino, 24, 2012, p. 33-72.

30 Luis SÁNCHEZ GRANJEL, El ejercicio médico de judíos y conversos en España, Madrid: Instituto de España-Real Academia Nacional de Medicina, 2003, p. 33.

31 Como recuerda Javier PUERTO, Andrés Laguna. Estudio crítico, Madrid: Fundación Ignacio Larramendi, 2016. Publicación en red: DOI: http://dx.doi.org/10.18558/FIL044.

32 Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, “El doctor Juan Díaz de Alcocer: apuntes biográficos de un servidor de los Reyes Católicos”, Espacio, Tiempo y Forma (serie III, Historia Medieval), 3, 1990, p. 259-287.

33 Véase la trayectoria vital del prelado pergeñada por María del Pilar RÁBADE OBRADÓ, Una élite de poder en la Corte de los Reyes Católicos: los judeoconversos, Madrid: Sigilo, 1993, p. 101-172. También es imprescindible la consulta de los trabajos compilados por Ángel GALINDO GARCÍA (ed.), Arias Dávila: obispo y mecenas. Segovia en el siglo XV, Salamanca: Universidad Pontificia de Salamanca, 1998.

34 Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, “Un cordobés anta la Inquisición de Toledo: el proceso contra Juan de Pineda (1486)”, Córdoba y la época de Isabel la Católica, Córdoba: Real Academia de Córdoba, 2006, p. 171-189.

35 Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, “Apuntes biográficos sobre Alonso de Ávila, secretario de los Reyes Católicos”, En la España Medieval, 33, 2010, p. 141-160.

36 Ma del. P. RÁBADE OBRADÓ, Una élite de poder…, p. 33-100.

37 Sigue siendo esencial el trabajo de M. Á. LADERO QUESADA, “Coronel, 1492: de la aristocracia judía a la nobleza cristiana en la España de los Reyes Católicos”, Boletín de la Real Academia de la Historia, CC/1, 2003, p. 11-24. Véase también la bibliografía que ofrece Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, “Los judeoconversos y el negocio fiscal…”, p. 216-222.

38 M. Á. LADERO QUESADA, “Coronel…”, p. 19.

39 Véase Francisco José ARANDA PÉREZ, “Judeoconversos y poder municipal en Toledo en la Edad Moderna: una discriminación poco efectiva”, en Antonio MESTRE SANCHÍS y Enrique GIMÉNEZ LÓPEZ (eds.), Disidencias y exilios en la España Moderna (vol. II de las Actas de la IV Reunión Científica de la Asociación Española de Historia Moderna, Alicante, 27-30 de mayo de 1996, Alicante: Caja de Ahorros del Mediterráneo-Universidad de Alicante-A.E.H.M., 1997, p. 155-168. Esta situación debió de ser mucho más habitual de lo que en principio pueda parecer. E. SORIA MESA, “Los judeoconversos en Baena…”, p. 95, ha puesto el dedo en la llaga al recordar que cuando se estudia a los judeconversos muchas veces se hace hincapié en “lo excepcional, en lugar de lo cotidiano“, de modo que se insiste sobre todo en estudiar “el rechazo, que es lo más sencillo”, soslayando el análisis de “la integración de los conversos en la sociedad española de los siglos XVI al XVIII”. En cualquier caso, tampoco se puede olvidar que el rechazo también existió, con sus negativas consecuencias para muchos judeoconversos; sobre esta cuestión, véase Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, “El rechazo a los judeoconversos en la Castilla de los Reyes Católicos” (en prensa).

40 Ma del P. RÁBADE OBRADÓ, Una élite de poder…, p. 176-177. Como ha indicado E. SORIA MESA, “De la represión inquisitorial…”, p. 401, la monarquía era la primera interesada “en reforzar continuamente las bases sociales” que la mantenían, protegiendo también para ello “a los ricos y poderosos [aunque no fueran] en un principio de progenie noble o tuvieran incluso sangre infecta”.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María del Pilar Rábade Obradó, « Poder y riqueza: los judeoconversos de Castilla en el tránsito del Medievo a la Modernidad », e-Spania [En ligne], 30 | juin 2018, mis en ligne le 20 juin 2018, consulté le 18 novembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/27721 ; DOI : 10.4000/e-spania.27721

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals