Navigation – Plan du site
Falsifications, polémiques historiographiques et création littéraire au Siècle d’Or

“Las fineças de buscar sienpre occasiones para que los ingenios de aca soliçiten su amistad y doctrina”.
Juan Francisco Andrés de Uztarroz, José Pellicer y la construcción de una reputación en los círculos letrados españoles de los años 1640

Guy Lazure

Résumés

Cet article propose un regard sur les pratiques érudites de la République des lettres espagnoles dans le second tiers du XVIIe siècle à travers l’étude de l’imposante correspondance manuscrite du chroniqueur aragonais Juan Francisco Andrés de Uztarroz. Par-delà le récit incontournable des rivalités personnelles et des ambitions courtisanes mettant en scène les principaux historiens du moment, de Tomás Tamayo de Vargas à José Pellicer en passant par Rodrigo Caro et Lorenzo Ramírez de Prado, les débats qui animent et alimentent ce vaste réseau épistolaire nourrissent la réflexion sur la problématique de l’éthique et de l’étiquette savantes. Ainsi, entre pratique historienne et polémique littéraire, Uztarroz et ses correspondants discutent d’autorité et de réputation – celles des individus aussi bien que celles des textes –, du crédit qu’on accorde et de celui qu’on s’attribue ou s’approprie, du respect qui se gagne et de celui qui se perd, de l’amitié qui est offerte et de celle qui est retirée.

Haut de page

Notes de l’auteur

Quisiera agradecer a Muriel Elvira su esmerada traducción del francés, a Roland Béhar su atenta lectura del texto, y a ambos sus siempre relevantes comentarios y sugerencias.

Texte intégral

  • 1 Carta de Caro a Andrés de Uztarroz, Sevilla, 23-V-1644 (Biblioteca Nacional de España (BNE), ms. 83 (...)

1En el ocaso de una larga vida, marcada por los fracasos y los reveses, las rivalidades, los celos y las ambiciones frustradas, el cronista, anticuario y poeta andaluz Rodrigo Caro (1573-1647) se decidió por fin a visitar la Corte por primera y única vez en su vida a principios de los años 1640, con casi 60 años. Habiendo renunciado ya a cualquier pretensión cortesana a estas alturas de su carrera, el erudito desilusionado miraba con ojos cáusticos el microcosmos con el que llevaba ya más de dos décadas interactuando a distancia. Al volver a Sevilla, compartió sus impresiones, obviamente marcadas por la acumulación de decepciones y desengaños, con su amigo y colega el cronista, anticuario y poeta aragonés Juan Francisco Andrés de Uztarroz (1606-1653). Su juico, despiadado e inexorable, pertenece desde luego a la retórica del menosprecio de corte. Caro habla así del “suntuoso desperdicio del Retiro de Madrid, lujuriosa víctima de los ojos solamente, sin utilidad pública ni particular, y fabricado con universal dispendio de toda España, al mismo tiempo que Su Majestad estaba pidiendo limosna a sus vasallos”1. También trata de la coexistencia caótica y desastrosa entre armas y letras en el bullicio de la Corte:

  • 2 Carta de Caro a Andrés de Uztarroz, Sevilla, 26-VIII-1642 (BNE, ms. 8389, fol. 196r). Las ocho cart (...)

Entre el ruido y estruendo militar de las armas, más que civiles y más que vergonzosas, y la confusión que la multitud de la Corte siempre trae consigo, no sé si será importuna la memoria de las musas que v. m. profesa. Mas yo juzgo lo contrario por mí mismo, que no tendrá v. m. otro refugio sino acogerse al sereno templo de Minerva para evitar la multitud de desconcierto que aquellas dos pestes traen consigo2.

  • 3 El principal estudio sobre la vida y la obra de Andrés de Uztarroz, que consiste en una serie de fr (...)

2Por su parte, Andrés de Uztarroz nunca fue a Madrid. Pasó toda su vida entre las ciudades de Zaragoza y Huesca, lo cual no le impidió reunir una amplísima (y muy influyente) red de corresponsales, en particular en la corte, a la vez que se forjaba, a través de sus escritos, una sólida reputación de historiador y conocedor de antigüedades. Aquello le valió nutridos elogios de sus colegas que celebraron, unánimes, la amplitud de su ciencia, su rigor intelectual ejemplar, así como su generosidad y gran humildad. Una fama cuidadosa y prudentemente construida que le proporcionó reconocimiento y consagración, coronada por su nombramiento como cronista del reino de Aragón en 16473. ¿Cómo y sobre todo por qué estos dos hombres –dos eruditos de provincias, de intereses tan similares– pudieron conocer trayectorias y carreras tan diametralmente opuestas? ¿En qué medida se distinguen sus prácticas eruditas y las relaciones que mantienen con el resto de la República de las letras españolas, en particular en cuanto a gestión de conflictos e implicación en polémicas? Rodrigo Caro aparece como más agresivo en sus estrategias de promoción personal y mecenazgo, más radical también en sus decisiones, en particular en la célebre polémica que rodeó los falsos cronicones, en la que se lanzó en cuerpo y alma para defender con vehemencia la autenticidad de estos textos. En cambio, la abundante correspondencia de Andrés de Uztarroz (que, por desgracia, solo en contados momentos nos revela sus más íntimos pensamientos, porque consta mayoritariamente de cartas recibidas, y pocas mandadas) deja percibir a alguien de carácter más moderado y templado, incluso más conciliador o consensual, en suma, menos conflictivo; digamos un observador atento más que un actor comprometido. Fue así como, al contrario de Caro, logró conservar sus apoyos en la Corte a lo largo de los años, sin enemistarse con nadie, ni afectar durablemente sus amistades, aunque no faltaron las ocasiones para ello.

  • 4 Acerca de la deplorable reputación de Pellicer como cronista, véase Richard KAGAN, Clio & the Crown (...)
  • 5 Cartas de los 24-I-1637, 5-II-1639, 11-III-1639, 6-IV-1639, 16-IV-1640 y 1-VI-1640 (BNE, ms. 8389, (...)

3La primera disputa en la que participó Andrés de Uztarroz –aunque mediante personas interpuestas– enfrentó a finales de los años 30 al cronista de Indias Tomás Tamayo de Vargas (1589-1641) con otro aspirante a cronista, el joven y arrogante aragonés José Pellicer y Tovar (1602-1679), al que se reprochaba no solamente su arrogancia y evidente falta de modestia, sino también su tentativa de usurpar y hasta inventarse títulos4. Este tipo de comportamiento, indigno de la función de cronista, iba, según Tamayo, a desacreditar a Pellicer entre los grandes del reino, que muy a menudo hacían de poderosos mecenas y acudían a los historiadores para todo tipo de servicios genealógicos, y que por lo tanto era muy imprudente descontentar o enojar. La insolencia, la desfachatez y, cabe reconocerlo, el descaro del personaje, irritaban profundamente a Tamayo. Como todos los hombres sabios y sensatos de la Corte, se queja el cronista de Indias a Uztarroz: está harto de los “embustes y atrevimientos” de este “hombrecillo mentiroso” que tanto “cacarea”, harto también del “descaramiento deste mozuelo” cuya superchería dura desde hace dos años; sin hablar de sus poses de hombre parlanchín que utiliza las dedicatorias lisonjeras y serviles, “que teje de su hilaza”, para conseguir sus fines. Tamayo parece dispuesto a todo “para que este hombre hablador cierre la boca”, para callar al impertinente “que hace tanto ruido con su cronistería que no hay rincón adonde no se hable della”. El caso es serio, juzga Tamayo, porque están en juego el honor y la fama de la función de cronista, manchados por este “cronista de papelero”, quien pone en peligro hasta la “potestad” y la “auctoridad” del propio reino de Aragón como institución5.

  • 6 Carta de Tamayo de Vargas a Andrés de Uztarroz, Madrid, 11-III-1639 (citada en ibid., p. 152-153). (...)
  • 7 Aquí hace referencia a la Defensa de la patria del invencible martyr san Laurencio, Zaragoza: Hospi (...)
  • 8 Este magnum opus solo se publicará después de la muerte de Uztarroz, completado por el historiador (...)

4Más allá de las invectivas y acusaciones de mentira y fabricación de pruebas esgrimidas de una y otra parte (dado que el acusado, como táctico hábil que era, intentó acusar a su vez a sus detractores, llevando ante los tribunales el proceso de nombramiento)6, es interesante observar cómo esta controversia alrededor de Pellicer, al que Tamayo consideraba como un plagiario y falsario que debía ser severamente castigado, hasta humillado, y cuyas obras debían ser retiradas de la circulación, se entremezcla con una reflexión acerca del quehacer del historiador. Un ejemplo de esta reflexión en la correspondencia del cronista de Indias con Uztarroz entre los años 1637 y 1640 es la crítica sobre la usurpación de la patria de origen de san Lorenzo, reivindicada por los eruditos de Córdoba contra las pretensiones de Huesca (que Uztarroz acababa de apoyar y defender brillantemente), un “hurto” que Tamayo se negaba a avalar o legitimar, porque, escribe, no está bien que “saqu[en] de sus quicios la verdad”7. Otro ejemplo es la discusión sobre los méritos del gran historiador aragonés del siglo XVI, Jerónimo Zurita, del cual Uztarroz planeaba escribir una biografía y editar sus obras, y al que presentaba como un modelo de historiador devoto a los archivos8. Detrás de todas estas conversaciones paralelas, que constituyen un verdadero comentario sobre el estado de la erudición y del trabajo del historiador en la España de Felipe IV, se esconde la sombra alargada de Pellicer. En un fragmento de una carta de marzo de 1639, que al final suprimirá (y que nunca fue publicado), Uztarroz establece una comparación con alguien que no se atreve a nombrar:

  • 9 Carta de Andrés de Uztarroz a Tamayo de Vargas, Zaragoza, 14-III-1639 (BNE, ms. 8389, fol. 170r, me (...)

[...] porque escribir Historia sin esta averiguación [habla aquí de consultar los archivos] biçarría es ingeniosa y no cuidado de coronista vigilante. Alguno tiene España tan pagado de sus escritos que, sin haver hecho averiguación ninguna, solamente escogiendo de otros historiadores lo que le contentó, ha pretendido arrogarse el nombre único de Historiador de España. Mucho devemos a su estilo pero no a las leyes de historiador, pues hablando de nuestro reino diçe algunas cosas contra toda verdad; pero doblemos la hoja y quédese la censura para pluma más sutil que la mía9.

5¿Por qué semejante autocensura, indulgencia y hasta reticencia a formular una crítica en debida forma, incluso en el espacio supuestamente privado, pero que en realidad no lo era tanto (como lo saben muy bien los eruditos de la época), de la correspondencia? Sin duda porque Andrés de Uztarroz, a pesar de sus importantes reparos metodológicos, era muy consciente del poder y de la influencia de Pellicer en la corte, y prefería, como agudo estratega que era, mostrarse conciliador y no comprometerse públicamente, ni enemistarse con tan peligroso interlocutor.

  • 10 Se trata de su edición de Jerónimo de BLANCAS, Coronaciones de los serenissimos reyes de Aragon con (...)

6Dicho esto, parece que hubo una pequeña desavenencia, para no hablar de conflicto abierto, entre los dos hombres por estas fechas, según se puede deducir de las informaciones procedentes de Madrid que el erudito de Tarazona Martín Miguel Navarro (1600-1644) transmitió a Uztarroz a su vuelta de la corte en 1641. Por lo visto, José Pellicer habría intentado impedir la publicación o, como mínimo, prohibir la difusión en Castilla de una obra editada en Zaragoza por Uztarroz sobre la historia del coronamiento de los reyes de Aragón y la celebración de las Cortes en este reino10, una medida que Navarro no duda en calificar de “violenta” e “injusta”, a la vez que da rienda suelta a su ira contra el presunto cronista en una de sus cartas:

  • 11 Carta de Navarro a Andrés de Uztarroz, Tarazona, 16-VII-1641 (BNE, ms. 8391, fol. 202r).

Con particular sentimiento he sabido las diligencias de aquel hombre maligno que se llama Chronista mayor de esta Corona, pero no las he estrañado, porque, aunque no le conozco, tengo mucha noticia de sus malas mañas con que hoy campa, y los que mandan le tienen para emplearle en acciones de esse género, por la experiencia de su audacia y natural intrépido para todo arrojamiento y insolencias. Confío que la causa justa que v. m. apoya y defiende con tan loable zelo prevalecerá contra esta y semejantes savandijas, con mucha reputación de nuestra patria y de la verdad que tanto padece en nuestro siglo11.

7Casi en el mismo momento e independientemente de estos acontecimientos, el crítico Cristóbal de Salazar Mardones añadía más motivos de queja y oprobio, y desacreditaba también a Pellicer en su correspondencia con Andrés de Uztarroz, pasando esta vez del ámbito histórico al literario. En una serie de cartas bien conocidas de los historiadores de la polémica gongorina, Mardones acusa a Pellicer de haberse apropiado indebidamente el trabajo de los demás, en particular de Uztarroz, en las Lecciones solemnes (Madrid: Pedro Coello, 1630) escritas más de una década antes. Peor aun: no era esta su primera fechoría, sino que ya le había hecho la misma jugada al propio Mardones. Este lo cuenta en una carta a Uztarroz de mayo de 1642, frecuentemente citada:

  • 12 Carta de Salazar Mardones a Andrés de Uztarroz, Madrid, 23-V-1642 (BNE, ms. 8391, fol. 422r).

[...] mas no es nuevo en él este modo de proceder, pues muchos años antes que sacara a luz sus Lecciones solemnes al mismo poeta, me pidió prestadas unas Soledades que yo tenía muy llenas de márgenes e illustraciones, y se valió dellas, de modo que apenas ay lugar en dichas Lecciones que no sea hijo de mi cuidado y trabajo, y con ser corneja de los de v. m., los míos y de otros, adquiere alabanças de algunos que le conocen por fama y no de presencia12.

  • 13 Cartas de Salazar Mardones a Andrés de Uztarroz, Madrid, 23-V-1642, 17-X-1643, 19-XII-1643 (BNE, ms (...)
  • 14 Carta de Salazar Mardones a Andrés de Uztarroz, Madrid, 16-I-1644 (BNE, ms. 8391, fol. 442r).

8Por la “usurpación que haze de sus sudores”, como dice Mardones, el reincidente merece el apodo burlón y poco halagador de “don Pelliscar de Tomar” que la posteridad ha recordado para el deshonor suyo. Habiendo recordado que Pellicer no debe su título de cronista a sus méritos “porque tubo favor para ello, no sé si estudios y letras” –algo que ya sabía perfectamente su interlocutor–, Mardones logra que a finales de 1643 Pellicer le preste los apuntes que Uztarroz había escrito sobre Góngora y que conservaba celosamente desde 1636. Su intención era conservarlos y darle a Pellicer una dosis de su propia medicina, pero únicamente con la autorización y el beneplácito de Uztarroz. Mardones no ceja en su empeño y se niega a devolver el manuscrito, con el propósito de restituírselo al verdadero propietario, y reparar así el agravio de este “defraudador de los agenos”13. El forcejeo dura hasta principios de 1644. Con el tiempo Pellicer se sale con las suyas y recupera los apuntes: “Hablé con Pellicer y su trato es materia aborrecible. No me dexó momento ni hora hasta que le restituy su libro de v. m., ojalá assí le restituyesse él a su dueño”14.

  • 15 Ana CASTAÑO NAVARRO, “Cristóbal de Salazar Mardones, comentarista de Góngora”, in: Jules WHICKER (d (...)
  • 16 Carta de Caro a Andrés de Uztarroz, Sevilla, 11-XII-1642 (BNE, ms. 8389, fol. 199r): “E visto el Ch (...)
  • 17 Sobre este tema véase el estudio de Juan Ramón BALLESTEROS SÁNCHEZ en este mismo número de e-Spania(...)
  • 18 Carta de Fray Francisco de Cabrera a Rodrigo Caro, Antequera, 24-II-1629 (Sevilla, Biblioteca Colom (...)
  • 19 Carta de Porter a Andrés de Uztarroz, Madrid, 2-II-1642 (BNE, ms. 7095, fol. 17r). El libro en cues (...)
  • 20 Carta de Navarro a Andrés de Uztarroz, Tarazona, 12-VIII-1641 (BNE, ms. 8391, fol. 204r).
  • 21 Carta de Andrés de Uztarroz a Navarro, Zaragoza, 16-VIII-1641 (BNE, ms. 8391, fol. 205r). La corres (...)

9Más allá del delito de plagio que, en diferente grado, parece relativamente corriente en aquella época –y de hecho el propio Salazar Mardones no supo evitarlo en su comentario de la Fábula de Píramo y Tisbe15–, lo que aquí está en juego es la ética personal y no solamente profesional de José Pellicer, su falta de respeto de las normas y usos de la sociabilidad erudita de la época. Será esta misma ausencia de respeto de las reglas elementales de la etiqueta erudita la que se reprochará a otro de los más influyentes corresponsales madrileños de Andrés de Uztarroz, el consejero real Lorenzo Ramírez de Prado (1583-1658), con motivo de su edición de los famosos falsos cronicones. Si Rodrigo Caro censuró su falta de rigor y escasa escrupulosidad en el manejo de las fuentes16, otros criticaron más bien su afán por darse todo el crédito y el reconocimiento, mientras que se aprovechaba del trabajo de sus predecesores sin reconocer su contribución o anterioridad. Ramírez de Prado no estaba tampoco exento de polémicas y controversias. En efecto, su comentario de los epigramas de Marcial (París: Claude Morel, 1607) y su miscelánea de erudición clásica y sagrada Pentecontarchos sive quinquaginta militum ductor (Amberes: Johannes Keerberghen, 1612) también levantaron sospechas de plagio en la República de las letras españolas17. Luego, cuando se publicó su edición del cronicón de Julián Pérez en París en 1628, Prado se enfadó con Tamayo de Vargas (otra vez él). Según confiaba uno de los corresponsales de Rodrigo Caro, “haviendole prestado [Tamayo a Ramírez de Prado] el original manuscrito, faltando a las leyes de la buena amistad, fidelidad y correspondencia, las havia estampado allá sin darle cuenta dello”18. El litigio reaparece una década después, en 1640, cuando Ramírez de Prado publica esta vez el cronicón de Luitprando en Amberes. Como escribe púdica y educadamente uno de los corresponsales de Uztarroz, “El señor don Lorenço está bueno. Cita al fin de su Luitprando a don Thomas. En esta parte pongamos silencio, porque fue el primero don Thomas y quiere el señor don Lorenço ser primero, y assí sobre esto hubo disgustillo, aunque fueron muy amigos”19. Martín Miguel Navarro, por su parte, mide menos sus palabras y habla de un desacuerdo más serio en agosto de 1641, algunos meses antes de la muerte del cronista de Indias. Según él, Tamayo estaría “enfermo y impacientíssimo de la ambición y desvergüenza de este gran plagiario”20. Un juicio con el que Uztarroz, quien mantuvo a lo largo de su vida una amistad intelectual cordial, aunque relativamente distante, con Ramírez de Prado, solo podía coincidir: “siempre este cavallero ha tenido la falta que v. m. diçe en la suya. Admírome muchíssimo que aya ingenios que gusten de atribuirse obras agenas defraudando a sus verdaderos auctores de las glorias que merecen”21. Una vez más se adivina la sombra recurrente de Pellicer que planea sobre todas las discusiones entre Uztarroz y sus informadores en Madrid.

  • 22 Cartas de Porter a Andrés de Uztarroz, Madrid, 17-V-1641, 25-V-1641, 1-VI-1641, 13-VI-1641, 30-XI-1 (...)
  • 23 Carta de Porter a Andrés de Uztarroz, Madrid, 7-XII-1641 (BNE, ms. 7095, fol. 9r).

10La correspondencia de Andrés de Uztarroz con el almirante Pedro Porter Casanate (1611-1662), uno de los primeros exploradores de California, también oriundo de Zaragoza, nos revela la forma de pensar del cronista aragonés a lo largo de estos años, y nos muestra una faceta más comprometida y apasionada de su personalidad. En efecto, durante su estancia en la corte, en 1641-1642, Porter intercambia algunas noticias con su amigo sobre las últimas publicaciones literarias o eruditas dignas de interés. Ante la irritación de Uztarroz por un libro que no se apoya en los archivos, Porter intenta justificar y defender al autor, reconociendo a su vez sus fallos. Poco a poco, Porter procura calmar los ardores y temperar el juicio de su compatriota, con la esperanza, sin duda un poco ingenua, de que todo el mundo se lleve bien. “Que yo quissiera fueran todos amigos”, escribe más de una vez en sus cartas, tratando de convencer a su corresponsal22. Exterior a todas estas rivalidades y querellas del mundillo de la República de las letras españolas, observador neutro al que no se puede tachar de partidismo, Pedro Porter está en una posición ideal para hacer entrar en razón a Uztarroz. Intenta en particular “detenerle las manos” para impedir que tome la pluma contra Pellicer, que bien podría ser el autor del libro que tanto enfureció a Uztarroz, asegurándole de que este le aprecia y lo admira mucho, y que tan solo solicita su amistad: “V. m. es mi amigo y assí no me ha de maltratar a Pellicer, porque está muy reconoçido y desseosso de servirle a v. m., y yo le soy affiçionado”23. Haciendo de mediador, busca por todos los medios acercar y reconciliar a los dos hombres.

  • 24 Carta de Porter a Andrés de Uztarroz, Madrid, 25-I-1642 (BNE, ms. 7095, fol. 14v-15r).

V. m. no sea Zoylo tan riguroso ni emplee su grande crédito y estudios en menudencias, quando le he suplicado passe lo que pudiere por alto, porque quissiera todos fueran sus amigos, y ellos lo dessean, y yo lo soliçitaré siempre, particularmente con don Josef, con quien me comunico después que faltó el amigo Tamayo. V. m. no sea tan cruel que aquí está don Josef muy suyo24.

  • 25 Carta de Porter a Andrés de Uztarroz, Madrid, 24-I-1643 (BNE, ms. 7095, fol. 23r).

11Todavía a principios de 1643, en una de sus últimas misivas desde Madrid, a punto de zarpar para el Nuevo Mundo, Porter recuerda a su amigo que sea particularmente benévolo con Pellicer: “Suplico a v. m. se porte con piedad, que él es muy suio”25. Algunos meses después, es el cronista Rodrigo Méndez Silva (1606-1670) quien procura a su vez calmar a Uztarroz, por lo visto excedido, y lo incita a olvidarse de viejos rencores y callar sus quejas (algo que ya había hecho en el pasado, como ya vimos) ante un Pellicer que niega ser el origen de la disputa:

  • 26 Carta de Méndez Silva a Andrés de Uztarroz, Madrid, 9-V-1643 (BNE, ms. 8391, fol. 380r).

nuestro amigo [...] me respondió que no había razón de quexa contra él, que la sospecha que v. m. tenía era sin fundamento, que la persona que causó el enfado era muy amigo en lo esterior de v. m. y desa ciudad. En estas materias de cosas pasadas mexor es sepultarlas en perpetuo silencio, pues no sirven de más que renovar penalidades26.

12Una vez más se le pide a Uztarroz que se olvide, que ceda, que se incline de cierta manera ante el poder del cortesano. Sin embargo, esta rencilla dejará huellas, que tardarán en desaparecer.

  • 27 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 13-XI-1638 (BNE, ms. 8388, fol. 2r). Ver también su (...)
  • 28 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 26-VI-1645 (BNE, ms. 8388, fol. 4).

13Solo fue en la segunda mitad de los años 1640 cuando recayó la presión, se apaciguaron las relaciones y floreció de verdad una sincera amistad entre los dos hombres, hasta el punto de que, a principios de los años 1650, Uztarroz pasa a ser uno de los principales corresponsales y confidentes de Pellicer, enviándole este noticias semanales desde la corte y pidiéndole frecuentemente asesoramiento. Sus intercambios epistolares empezaron con algunas cartas más bien formales entre finales de 1638 y principios de 1639, en las cuales Pellicer felicitaba a su compatriota aragonés por la brillante y vigorosa defensa de la patria en su libro sobre san Lorenzo, y recibía con beneplácito la crítica benévola de Uztarroz sobre sus propios estudios: “[...] siempre estoy i estaré a censura tal alegre de dar motivo a emiendas en hombres que las haçen con la modestia [de] v. m.”27. Esta correspondencia se interrumpe bruscamente, para ceder el paso a un largo silencio que dura hasta la mitad de 1645 (salvo que aparezcan algún día nuevas cartas en los archivos). Cuando reanudan el contacto y la amistad, Pellicer parece haber ganado en madurez, quizás escarmentado por sus enfrentamientos pasados. Una cosa es cierta: ha aprendido a pedir consejo, a dar las gracias y demostrar su agradecimiento por la ayuda que se le presta, a reconocer las deudas intelectuales, a someterse al juicio y la corrección de sus pares. Ya se trata para él de una obligación “anssí de conciencia, como de crédito”28. En suma, ya domina las buenas prácticas eruditas en vigor y acepta someterse a los códigos de ética y conducta de la comunidad erudita. Después de todo, lo que estaba en juego era salvar su reputación y credibilidad (o lo que quedaba de ellas). Uztarroz, por su parte, se convirtió, por lo visto, en una especie de mentor o máxima autoridad:

  • 29 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 6-VII-1647 (BNE, ms. 8388, fol. 10r).

Siempre su doctrina de v. m. ha sido mi mayor observancia, como se havrá visto, aun hablando de los enemigos de los Reynos i de los de mis escritos. Pero a veces hay hombres a quien la censura con templança ensobervece, i juzgan que es miedo lo que es modestia. V. m. sabrá en esto como en todo elegir los medios, i yo estimar sus palabras como de oráculo29.

  • 30 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid 21(11?)-IV-1648 (BNE, ms. 8388, fol. 39v), que remit (...)

14Pellicer alaba frecuentemente su estilo, su erudición, su moderación y su uso de la “prueba eficaz”, lo que contribuyó a construir su fama. Esto es particularmente admirable en un género tan exigente y resbaladizo como el de la polémica, “donde siempre se destempla la pluma”, un género del que Pellicer conoce perfectamente los secretos (alude aquí a la controversia con los franceses alrededor de la patria de san Orencio, obispo de Auch y posible hermano de san Lorenzo)30. En resumidas cuentas, Pellicer terminó por entender que más le valía tener la sabiduría y la experiencia de Andrés de Uztarroz de su lado, y que tanto el prestigio como la fama de este, ahora imposibles de ignorar o contornar, podían de hecho resultarle útiles.

  • 31 Cartas de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 19 y 26-IX-1648 (BNE, ms. 8388, fol. 70-72). En la (...)
  • 32 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 18-XII-1648 (BNE, ms. 8388, fol. 85r).

15Obviamente, la personalidad radical y polarizante, así como el carácter pendenciero de José Pellicer explican que haya seguido siendo objeto de ataques, críticas, sátiras e incluso traiciones a lo largo de los años, que se apresura a comentar con Uztarroz; pero ya los aborda con más sabiduría y filosofía. La misma evolución comprobamos en materia de Historia. Con la experiencia, Pellicer se vuelve más exigente en cuanto al uso y a la consulta de fuentes originales y documentos de archivos, lo cual por supuesto deleita a Uztarroz. Se queja de la falta de rigor y de los escasos escrúpulos de algunos autores, a los que llega a tachar de plagiarios –un colmo cuando se conoce el historial del propio Pellicer, al que reprocharon exactamente los mismos defectos una década antes31–. Queriendo mostrarse por encima de la contienda o siendo simplemente cínico, Pellicer finge y se presenta como ajeno a cualquier ambición: “[...] porque ni el interés me hace ruido, ni la estimación o confiança me ha de añadir vanidad. Que esto es muy de primeriços en nuestra professión”32. Incluso vuelve sobre la controversia que rodeó su nombramiento al puesto de cronista real, que perdió y recuperó después, ofreciendo una lectura retrospectiva sorprendente de los acontecimientos:

  • 33 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 16-I-1649 (BNE, ms. 8388, fol. 90r).

La pérdida del oficio se me olvidó ya, que más le deseara por la comodidad que por la ambición, que ningún género della tengo. Y en esta vida solo el dinero me falta; que haviendo libros, es vanidad lo restante, i ningún puesto de la Monarchía tomaré yo que me desvíe dellos33.

16José Pellicer, ese escritor cortesano a medio camino entre la Historia y la crítica literaria, nunca plenamente integrado, ni aceptado, ni considerado en la hermandad de los letrados y eruditos, frecuentemente criticado, marginalizado o rechazado por sus pares, ese “outsider”, ese advenedizo, tuvo que aprender a forjarse una imagen e incluso a construirse un personaje y a aceptar vivir con sus propias cualidades y defectos.

  • 34 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 30-V-1648 (BNE, ms. 8388, fol. 47r)
  • 35 Carta de Porter a Andrés de Uztarroz, Madrid, 30-XI-1641 (BNE, ms. 7095, fol. 7r)

17Al contrario, Juan Francisco Andrés de Uztarroz siempre supo cultivar y cuidar su red de amistades, cerrando los ojos sobre pequeños disgustos y desavenencias con el fin de crear y preservar vínculos más allá de las tradicionales solidaridades regionales o lealtades políticas. Su comportamiento irreprochable y su respeto de las reglas de urbanidad y cortesía entre letrados lo convirtieron en un modelo de buenas prácticas eruditas, algo que el propio Pellicer reconocía de buen grado: “V. m. no solo cumple con la ley de la amistad, pero passa la raya de la fineça”34. Hasta tal punto que todos los hombres de letras de la corte buscaban su trato y amistad, como lo destacaba Pedro Porter al principio de una carta: “Lo mucho que a v. m. le estimo, y las fineças de buscar sienpre occasiones para que los ingenios de aca soliçiten su amistad y doctrina, me desvaneció a esperar el desenojo, con la satisfación que su carta da a mis quejas”35. Sin embargo, la mayor fuerza de Uztarroz siempre fue su gran modestia, alabada por su amigo Rodrigo Caro (y muchos otros), que le permitió discutir y debatir con serenidad y civilidad, sin enemistarse con nadie y evitando polémicas:

  • 36 Carta de Caro a Andrés de Uztarroz, Sevilla, 30-VII-1641 (BNE, ms. 8389, fol. 195r). Aprecia tambié (...)

Agradesco a v. m. en su libro la modestia que en todo guarda porque es una virtud que estimo en los escritores, y aborresco los dientes leoninos que algunos escritores modernos muestran a sus contrarios, librando en palabras satyricas sus desempeños, costumbre aborrecible para los que pretenden la amable conformidad de las Musas, aunque dissientan en sus opiniones36.

18El secreto está, pues, en la manera de decir y hacer las cosas, como lo explica el mismo Uztarroz al erudito sevillano Juan Gómez Bravo:

  • 37 Carta de Uztarroz a Gómez Bravo, Zaragoza, 30-VI-1641 (BNE, ms. 8391, fol. 176r).

Advertir a un amigo los defectos de sus obras no puede engendrar ningún enfado, antes se deve admitir la censura quando es tan cortés como la v. m., de cuyo sentir haré singular estimación. Y puede creer v. m. que estas conferencias literarias no interrumpirán nuestra correspondencia sino que la aumentarán con mayores realçes37.

  • 38 Acerca de la noción de crédito y sus connotaciones a la vez económicas, políticas, morales y simból (...)

19Así que, todo este capital social e intelectual que fue acumulando al hilo de las publicaciones, polémicas y controversias, todo este crédito granjeado al hilo de cartas, libros e intercambios de monedas e inscripciones, Juan Francisco Andrés de Uztarroz lo utilizó para llegar a ser un ciudadano ejemplar de la República de las letras españolas de la primera mitad del siglo XVII38.

Haut de page

Notes

1 Carta de Caro a Andrés de Uztarroz, Sevilla, 23-V-1644 (Biblioteca Nacional de España (BNE), ms. 8389, fol. 204r).

2 Carta de Caro a Andrés de Uztarroz, Sevilla, 26-VIII-1642 (BNE, ms. 8389, fol. 196r). Las ocho cartas de Caro a Andrés de Uztarroz fueron publicadas por Santiago MONTOTO en los anejos de su edición de Rodrigo CARO, Varones insignes en letras naturales de la ilustrísima ciudad de Sevilla. Epistolario, Sevilla: Real Academia Sevillana de Buenas Letras, 1915, p. 111-128. Acerca de la relación, cuando menos ambivalente, de Caro con la Corte, véase Guy LAZURE, “Rodrigo Caro y la corte de Felipe IV. Itinerario de unas ambiciones frustradas”, in: Oliver NOBLE WOOD, Jeremy ROE, Jeremy LAWRANCE (dirs.), Poder y saber. Bibliotecas y bibliofilia en la época del Conde-Duque de Olivares, Madrid: Centro de Estudios Europa Hispánica, 2011, p. 121-140.

3 El principal estudio sobre la vida y la obra de Andrés de Uztarroz, que consiste en una serie de fragmentos más o menos largos de su correspondencia, sin apenas análisis o contextualización, sigue siendo el libro clásico de Ricardo del ARCO Y GARAY, La erudición española en el siglo XVII y el cronista de Aragón Andrés de Uztarroz, Madrid: CSIC, 1950, 2 vols. Amigo íntimo de Lastanosa y Gracián, su papel central en la vida literaria aragonesa ha sido estudiado por Aurora EGIDO, “Retratos de los reyes de Aragón de Andrés de Uztarroz y otros poemas de academia”, Cuadernos de Historia Jerónimo Zurita, 33-34, 1979, p. 173-223; Carmen MORTE GARCÍA, “Lastanosa, el conde de Guimerá y Uztarroz. El entorno del manuscrito”, in: Fernando BUENAVENTURA GALTIER MARTI (dir.), El “Beato” del abad Banzo del monasterio de San Andrés de Fanlo, un “Apocalipsis” aragonés recuperado, Zaragoza: Caja de Ahorros de la Inmaculada de Aragón, 2005, p. 39-81; y Carmen MARÍN PINA, “Juan Francisco Andrés de Uztarroz y el parnaso femenino en Aragón”, Bulletin Hispanique, 109 (2), 2007, p. 589-614.

4 Acerca de la deplorable reputación de Pellicer como cronista, véase Richard KAGAN, Clio & the Crown. The politics of history in medieval and early modern Spain, Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2009, p. 235-244. Entre los escasos historiadores de la literatura que se interesaron por la figura de Pellicer se encuentra María Soledad ARREDONDO. Véase, entre otros estudios, “Entre literatura e historia o “Pelliscar y Tomar”. Idea de principado de Cataluña (1642) de José Pellicer y Tovar”, Homenaje a Elena Catena, Madrid: Castalia, 2001, p. 47-62 y “José Pellicer, ¿cronista marginado? El Comercio impedido por los enemigos desta Monarquía”, in: José María DÍEZ BORQUE, Jaime OLMEDO, Laura PUERTO (dirs.), Heterodoxia, marginalidad y maravilla en los Siglos de Oro, Madrid: Visor, 2016, p. 11-25.

5 Cartas de los 24-I-1637, 5-II-1639, 11-III-1639, 6-IV-1639, 16-IV-1640 y 1-VI-1640 (BNE, ms. 8389, fol. 160, 166, 168r, 172-173, 189, 191-192). Esta correspondencia fue estudiada y parcialmente editada por Víctor SIERRA MATUTE, “Tomás Tamayo de Vargas y las cartas al cronista Andrés de Uztarroz”, Voz y Letra, 20 (2), 2009, p. 137-161.

6 Carta de Tamayo de Vargas a Andrés de Uztarroz, Madrid, 11-III-1639 (citada en ibid., p. 152-153). Para contrarrestar las maniobras que procuraban cancelar su nombramiento como cronista, Pellicer intentó demostrar que no les incumbía a los diputados de la corte de Aragón determinar la validez de este nombramiento. Incluso llegó a afirmar que estaba dispuesto a comparecer ante ellos para hacer fracasar todo el proceso (“echarlo todo patas arriba”) e influir en la decisión. Algo que efectivamente consiguió.

7 Aquí hace referencia a la Defensa de la patria del invencible martyr san Laurencio, Zaragoza: Hospital Real y General de Nuestra Señora de Gracia, 1638, obra que dio a conocer a Andrés de Uztarroz en los círculos eruditos españoles y asentó su reputación. Véase la carta de Tamayo de Vargas a Andrés de Uztarroz, Madrid, 9-I-1638 (BNE, ms. 8389, fol. 162-163 citada en V. SIERRA MATUTE, art. cit., p. 141-142), y la respuesta de este: Zaragoza, 29-I-1638 (BNE, ms. 8389, fol. 164, que no figura en ibid.). Ver también el estudio de José Ignacio GÓMEZ ZORRAQUINO, Los santos Laurencio y Orencio se ponen al servicio de las “tradiciones” (siglo XVII), Huesca: Instituto de Estudios Altoaragoneses, 2007.

8 Este magnum opus solo se publicará después de la muerte de Uztarroz, completado por el historiador aragonés Diego José DORMER (1649-1708) con el título de Progresos de la historia en el Reino de Aragón y elogios de Don Gerónimo Zurita, Zaragoza: Herederos de Dormer, 1680. Ver la carta de Tamayo de Vargas a Andrés de Uztarroz, Madrid, 22-X-1639 (BNE, ms. 8389, fol. 174-175, citada en V. SIERRA MATUTE, art. cit., p. 146).

9 Carta de Andrés de Uztarroz a Tamayo de Vargas, Zaragoza, 14-III-1639 (BNE, ms. 8389, fol. 170r, mencionada pero no citada en ibid., p. 145).

10 Se trata de su edición de Jerónimo de BLANCAS, Coronaciones de los serenissimos reyes de Aragon con dos tratados del modo de tener cortes, Zaragoza: Diego Dormer, 1641.

11 Carta de Navarro a Andrés de Uztarroz, Tarazona, 16-VII-1641 (BNE, ms. 8391, fol. 202r).

12 Carta de Salazar Mardones a Andrés de Uztarroz, Madrid, 23-V-1642 (BNE, ms. 8391, fol. 422r).

13 Cartas de Salazar Mardones a Andrés de Uztarroz, Madrid, 23-V-1642, 17-X-1643, 19-XII-1643 (BNE, ms. 8391, fol. 422, 440, 441).

14 Carta de Salazar Mardones a Andrés de Uztarroz, Madrid, 16-I-1644 (BNE, ms. 8391, fol. 442r).

15 Ana CASTAÑO NAVARRO, “Cristóbal de Salazar Mardones, comentarista de Góngora”, in: Jules WHICKER (dir.), Actas del XII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Birmingham: University of Birmingham Press, 1998, vol. 2, p. 98-108.

16 Carta de Caro a Andrés de Uztarroz, Sevilla, 11-XII-1642 (BNE, ms. 8389, fol. 199r): “E visto el Chronico de Luitprando de don Thomás Tamaio, porque luego que lo dio a la estampa me lo remitió a Sevilla. Y assí mesmo el de el padre Gerónymo Román de la Higuera junto con Don Lorenço Ramirez vi en casa de un librero amigo aquí en Sevilla, y lo primero que juzgué fue los originales que siguieron, de quo altum silentium, esto con ser el precio muy subido, me desazonaron para no comprarlo. Y me admiro de don Lorenço Ramírez que no advirtiesse cosa tan necessaria y tan común en todos los libros antiguos. Quando yo saqué mis Notas a Dextro, constándome que en España no avía original, juzgué quatro o cinco copias que pude aver de personas graves: don Pedro de Castro, Arçobispo de Sevilla, la Santa Iglesia de esta ciudad, Francisco de Rioja, don Francisco de Calataiud, servidor de su Magestad, y el padre Juan de Pineda de la Compañía de Jesús, para no ir errado del todo en un camino que nadie antes que io avía andado. Y si pudiera hallarse en Alemania el original enviara a copiarlo. Y quando me dezían de algunas inscripciones antiguas, aunque me fuesse muy penoso, las iba a ver ocularmente, esto digo a propósito de el descuido de este caballero”. Acerca de toda la controversia que rodeó los falsos cronicones, véase el excelente estudio de Katrina OLDS, Forging the past. Invented histories in Counter-Reformation Spain, New Haven: Yale University Press, 2015.

17 Sobre este tema véase el estudio de Juan Ramón BALLESTEROS SÁNCHEZ en este mismo número de e-Spania, así como los artículos de Manuel MAÑAS NÚÑEZ, “Aproximación al Pentecontarchos de Lorenzo Ramírez de Prado: gramática, retórica y filosofía”, Studia Philologica Valentina, 10 (7), 2007, p. 379-409 y José SOLÍS DE LOS SANTOS, “El humanista extremeño Lorenzo Ramírez de Prado, entre Céspedes y el Brocense”, in: Luis MERINO JÉREZ, Eustaquio SÁNCHEZ SALOR, Santiago LÓPEZ MOREDA (dirs.), La recepción de las artes clásicas en el siglo XVI, Cáceres: Universidad de Extremadura, 1996, p. 669-678. También, de este último, “Cervantes y el entorno humanista de los Ramírez de Prado”, Edad de Oro, 35, 2016, p. 97-120.

18 Carta de Fray Francisco de Cabrera a Rodrigo Caro, Antequera, 24-II-1629 (Sevilla, Biblioteca Colombina y Capitular, ms. 58-1-9, fol. 275v-276v). El libro en cuestión es Iuliani Petri Archipresbyteri Sante Iustae Chronicon, París: Laurent Sonnius, 1628.

19 Carta de Porter a Andrés de Uztarroz, Madrid, 2-II-1642 (BNE, ms. 7095, fol. 17r). El libro en cuestión son los Luitprandi Subdiaconi Toletani [...] Opera quae extant, Amberes: Balthasar Moretus, 1640.

20 Carta de Navarro a Andrés de Uztarroz, Tarazona, 12-VIII-1641 (BNE, ms. 8391, fol. 204r).

21 Carta de Andrés de Uztarroz a Navarro, Zaragoza, 16-VIII-1641 (BNE, ms. 8391, fol. 205r). La correspondencia entre Ramírez de Prado y Andrés de Uztarroz se publicó al final del libro de Joaquín de ENTRAMBASAGUAS, Una familia de ingenios. Los Ramírez de Prado, Madrid: CSIC, 1943, p. 188-199.

22 Cartas de Porter a Andrés de Uztarroz, Madrid, 17-V-1641, 25-V-1641, 1-VI-1641, 13-VI-1641, 30-XI-1641 (BNE, ms. 7095, fol. 1-7). Sobre la figura poco conocida de Porter, véase Manuel GARCÍA RIVAS, El sueño del nuevo reino de Aragón. La California de Pedro Porter y Casanate, Zaragoza: Mira Editores, 1989; Aurora EGIDO, “Descubrimientos y humanismo. El almirante aragonés don Pedro Porter y Casanate”, Edad de Oro, 10, 1991, p. 71-86; Mariano CUESTA DOMINGO y Alfredo SURROCA CARRASCOSA, Pedro Porter Casanate y su ‘Reparos a errores de la navegación española’, Madrid: Real Liga Naval Española – Grupo de Investigación Complutense “Expansión Europea” – Real Sociedad Geográfica – Comité Español de Ciencias Históricas, 2011.

23 Carta de Porter a Andrés de Uztarroz, Madrid, 7-XII-1641 (BNE, ms. 7095, fol. 9r).

24 Carta de Porter a Andrés de Uztarroz, Madrid, 25-I-1642 (BNE, ms. 7095, fol. 14v-15r).

25 Carta de Porter a Andrés de Uztarroz, Madrid, 24-I-1643 (BNE, ms. 7095, fol. 23r).

26 Carta de Méndez Silva a Andrés de Uztarroz, Madrid, 9-V-1643 (BNE, ms. 8391, fol. 380r).

27 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 13-XI-1638 (BNE, ms. 8388, fol. 2r). Ver también sus cartas de 23-X-1638 y 22-I-1639 (fol. 1, 3r), así como la respuesta de Uztarroz, Zaragoza, 22-XI-1638 (BNE, ms. 7095, fol. 184).

28 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 26-VI-1645 (BNE, ms. 8388, fol. 4).

29 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 6-VII-1647 (BNE, ms. 8388, fol. 10r).

30 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid 21(11?)-IV-1648 (BNE, ms. 8388, fol. 39v), que remite a la Vida de san Orencio obispo de Aux, Zaragoza: Pedro Lanaja y Lamarca, 1648, recientemente editada por Uztarroz. Cf. J. I. GÓMEZ ZORRAQUINO, op. cit.

31 Cartas de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 19 y 26-IX-1648 (BNE, ms. 8388, fol. 70-72). En la segunda carta se refiere explícitamente al caso del canónigo sevillano Juan de Fonseca y Figueroa (1585-1627), tristemente famoso entre los eruditos aragoneses por haber ejecutado el trabajo sucio encargado por el Conde Duque de Olivares: requisó los manuscritos de Jerónimo Zurita conservados en la Cartuja zaragozana de Aula Dei para mandarlos transferir al Escorial: “En ninguna carta pudo venir mejor el nombre de don Juan de Fonseca que en la que venía el de los plagiarios, porque lo era famoso, según se vio en lo que se quiso prohijar de los comentos de Plinio de Pedro Chacón, haciendo copiarle i quemando el original” (fol. 72r). Este acontecimiento, que fue vivido como una verdadera expoliación de tesoros patrimoniales aragoneses, ya era tema de conversación, una década atrás, en la correspondencia entre Andrés de Uztarroz y Tamayo de Vargas: cartas del 14-III-1639, 22-X-1639 y la respuesta sin fecha a esta (BNE, ms. 8389, fol. 170, 175, 179v).

32 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 18-XII-1648 (BNE, ms. 8388, fol. 85r).

33 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 16-I-1649 (BNE, ms. 8388, fol. 90r).

34 Carta de Pellicer a Andrés de Uztarroz, Madrid, 30-V-1648 (BNE, ms. 8388, fol. 47r)

35 Carta de Porter a Andrés de Uztarroz, Madrid, 30-XI-1641 (BNE, ms. 7095, fol. 7r)

36 Carta de Caro a Andrés de Uztarroz, Sevilla, 30-VII-1641 (BNE, ms. 8389, fol. 195r). Aprecia también su estilo: “Tanbién agradezco a v. m. el estilo, que ni es affectado culto, ni dexa de tener dulçura en las locuciones castellanas con perspicuidad y propriedad, virtudes no ordinarias en escritores deste Reino, que muchos veo se dexan llevar de las vulgaridades de el común hablar de sus patrias, y como acá los estrañamos, no parecen bien” (fol. 195v).

37 Carta de Uztarroz a Gómez Bravo, Zaragoza, 30-VI-1641 (BNE, ms. 8391, fol. 176r).

38 Acerca de la noción de crédito y sus connotaciones a la vez económicas, políticas, morales y simbólicas en la edad moderna, véase Jay M. SMITH, “No more language games. Words, beliefs, and the political culture of early modern France”, American Historical Review, 102, 1997, p. 1413-1440. Sobre el concepto de reputación, desde una perspectiva más bien política, véase ahora Béatrice PÉREZ (dir.), La reputación”. Quête individuelle et aspiration collective dans l’Espagne des Habsbourg. Hommage à la professeure Araceli Guillaume-Alonso, París: Presses Sorbonne Université, 2018.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Guy Lazure, « “Las fineças de buscar sienpre occasiones para que los ingenios de aca soliçiten su amistad y doctrina”.
Juan Francisco Andrés de Uztarroz, José Pellicer y la construcción de una reputación en los círculos letrados españoles de los años 1640
 », e-Spania [En ligne], 32 | février 2019, mis en ligne le 05 février 2019, consulté le 19 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/29497 ; DOI : 10.4000/e-spania.29497

Haut de page

Auteur

Guy Lazure

University of Windsor

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals