Navigation – Plan du site
Góngora visto por un intelectual del siglo XVII: Martín Vázquez Siruela y el manuscrito BNE 3893

Góngora visto por un intelectual del siglo XVII: Martín Vázquez Siruela y el manuscrito BNE 3893

Presentación del monográfico
Mercedes Blanco

Texte intégral

1Nuestro interés por el Ms. BNE 3893 –un códice compuesto de papeles sueltos que pertenecieron a Martín Vázquez Siruela (1600-1664) y que alguien mandó reunir y encuadernar después de su muerte–, brotó de una empresa colectiva, el proyecto Góngora inserto en el OBVIL, laboratorio de Sorbonne Université, que se propone editar y estudiar el mayor número posible de documentos de la recepción de Góngora en el siglo XVII. Actualmente 22 de ellos, editados según normas exigentes, pueden leerse en la plataforma del laboratorio1. Encargamos hace algún tiempo a dos historiadores y paleógrafos, Raquel Rodríguez Conde y Antonio Valiente Romero, un estudio material y una transcripción completa del códice. El trabajo que realizaron está sirviendo de base para ediciones en ciernes de los dos principales textos en él recogidos: centenares de escolios a la poesía de Góngora (fol. 55r-231v) y el Discurso sobre el estilo de don Luis de Góngora y carácter legítimo de su poética (fol. 1r-17v). El primero es un autógrafo de Martín Vázquez Siruela, inédito, cuya edición preparamos Pedro Conde Parrado y yo misma, bajo el título Anotaciones a la poesía de Góngora. El Discurso ha sido ya publicado en dos ocasiones, por Miguel Artigas (1925) y por Saiko Yoshida (1994). Sin embargo, la importancia de este breve texto, una de las más elegantes e inteligentes reivindicaciones de Góngora por un contemporáneo, justifica que se le dedique otra edición de mayor empeño, de la que nos hacemos cargo Maria Zerari y yo.

2Desde que Dámaso Alonso publicó su célebre artículo “Todos contra Pellicer” (1937), se sabía de la existencia de este manuscrito en el que “se encontraban, en completo desorden, gran cantidad de comentarios gongorinos, hechos a retazos y aprovechando papeles de diferentes tamaños, en ocasiones rotos ya antes de la escritura”. Ya Miguel Artigas, autor de la primera gran monografía moderna sobre Luis de Góngora (1925), se asomó al códice y en sus primeros folios encontró la única copia superviviente del mencionado Discurso, que, transcrito de modo un tanto apresurado, pasó a formar parte de los valiosos apéndices de su libro. En cambio, nada indica que Artigas hubiera leído las notas autógrafas que ocupan el grueso del manuscrito (ff. 55r-231v). Unos años más tarde, Dámaso Alonso volvió al documento de manera menos parcial. Fue él, según conjeturan con fundamento Raquel Rodríguez y Antonio Valiente, quien dejó ciertas marcas en lápiz rojo dispersas a través de sus páginas. Estas prueban que el famoso filólogo y crítico recorrió gran parte de las notas, aunque sobrevolándolas, puesto que le interesaba exclusivamente encontrar expresiones irritadas e irónicas contra José de Pellicer de Salas y Tovar, el autor de las Lecciones solemnes (1630): temprano comentario impreso de la obra del poeta que abarca cuatro de sus obras maestras, el Polifemo, las Soledades, el Panegírico y la Fábula de Píramo y Tisbe. Don Dámaso sacó así de Vázquez Siruela materiales anecdóticos para ilustrar la antipatía general que rodeó en su tiempo al joven cronista real, de donde deriva su fama de charlatán, pedante, vanidoso y plagiario. Así pudo redactar el divertido y vivaz “Todos contra Pellicer”, una historia con chispa de cómo se podía ser, en tiempos de Felipe IV, a la vez un títere y un chico con suerte, que empieza con buen pie una gran carrera.

  • 2 Luis de Góngora, Soledades, ed. Robert Jammes, Madrid, Castalia, 1994, p. 709.

3Casi medio siglo más tarde, el maestro de otra generación de gongoristas, el tenaz y apasionado Robert Jammes, dedicó alguna atención al manuscrito, con vistas a su edición, hasta hoy insuperada, de las Soledades (1994), en cuyos apéndices figura un estupendo catálogo titulado La polémica de las Soledades (1613-1666), que él presenta con excesiva modestia como “humilde prontuario de las polémicas”. En realidad, sigue siendo actualmente la base más completa de que disponemos para documentar la primera recepción de Góngora: un fenómeno complejo y conflictivo, insólito por su intensidad y duración, que caló hondo en el mundo de las letras hispánicas, con efectos que se han prolongado en toda la historia de la literatura española. Con vistas a este catálogo, Robert Jammes manejó, sin duda no por primera vez, el manuscrito que nos ocupa, principalmente con ánimo de presentar y fechar el Discurso, al que califica de “verdaderamente soberbio, tanto por la energía y la belleza de la expresión, como por ser uno de los pocos textos que intentaron evadirse del recinto estrecho de las discusiones escolásticas”. En cambio, concedió un interés limitado a la parte autógrafa del códice: según él “una importante colección de notas autógrafas al Polifemo, a las Soledades y al Panegírico. Consagrados sobre todo a la búsqueda de fuentes latinas, estos apuntes, a veces en borrador y recogidos en desorden ocupan unos 215 fols. del ms. 2893 de la BNE”2. La descripción, sin ser inexacta, es de gran vaguedad y sugiere una lectura parcial o apresurada.

4Y es que era difícil ir más lejos, dadas las dificultades que plantean la mediocre conservación material del códice y la necesidad de descifrar lo que está redactado de manera elíptica o lacónica, sin duda a lo largo de varios años, a modo de apuntes numerados, con numeración no siempre coherente, que se siguen al hilo de lecturas y asociaciones mentales de un modo que parece aleatorio. Lo que tenemos en estas notas autógrafas son materiales de trabajo, pensados para ser leídos y entendidos por su autor y por nadie más, con vistas, probablemente, a un futuro comentario de Góngora: eso sí, de gran riqueza y confiados al papel de modo preciso y controlado. El conjunto da pruebas inequívocas de un perfecto conocimiento del latín y de una enorme cultura, además de una gran familiaridad con el poeta y con la polémica que suscitó. Como apunta Jammes, las anotaciones contienen principalmente indicaciones de textos latinos, con breves comentarios que marcan su relación con lugares de las poesías de Góngora, generalmente insertos en los “grandes poemas”, pero también, muy de cuando en cuando, en sonetos o romances. Aunque a veces afirma efectivamente que el poeta andaluz imitó a un modelo clásico, neolatino o italiano, lo que busca Vázquez Siruela no son tanto las “fuentes” como una aclaración de los conceptos gongorinos, unos paralelos capaces de desvelar la riqueza de sentido de la palabra del poeta y de resaltar su modo, tan singular como certero, de expresar las cosas.

5Una empresa tan laboriosa y complicada como la de hacer accesibles estas anotaciones y explicarlas solo podía ser colectiva: el monográfico que presento es la suma de unos trabajos individuales, pero llevados a cabo en estrecha cooperación. Los dos artículos firmados respectivamente por Pedro Conde Parrado y por mí y el trabajo de Jesús Ponce Cárdenas titulado “Entremos en la oficina de la erudición” son asedios parciales y complementarios a los escolios gongorinos de Vázquez Siruela, que pretenden poner de manifiesto lo que tienen de singular y de instructivo.

6Aunque recurriera ocasionalmente a polianteas u a otros repertorios humanísticos, nuestro autor movilizó una biblioteca muy nutrida, directamente consultada, como si juzgara necesario el manejo efectivo de toda la literatura antigua, y de una parte sustancial de la medieval y moderna para entrar a fondo en el pensamiento de Góngora y manifestar su agudeza. Gracias a la precisión de las referencias librescas del escoliasta, que suele dar la página citada en las obras que maneja, el profesor Conde Parrado, especialista de latín humanístico, ha logrado reconstituir con poco margen de error esta extensa y selecta biblioteca, cuya composición analiza en su artículo. Por su parte, Jesús Ponce lleva a cabo un estudio comparativo de los aportes de varios comentaristas sobre unas cuantas octavas del Panegírico al duque de Lerma, resaltando así la especificidad de los de nuestro autor. En cuanto a mi propio artículo, muestra que la interpretación del poeta que Vázquez Siruela propone de manera fragmentaria participa de una concepción hermenéutica no muy distinta de la vigente hoy: sin intentar nunca buscar sentidos ocultos y alegorías, postula un sentido único, preciso y complejo, que se apoya en una red de alusiones a textos anteriores, y puede verse como reelaboración y actualización de conceptos ya presentes en la tradición clásica. Además, muchas de estas notas establecen vínculos significativos entre lugares dispersos en la obra, sugiriendo una interpretación que va más allá del verso o los versos anotados y construye una constelación significativa de pasajes similares, un paradigma, verdadera signatura de un universo poético.

7La riqueza de estos escolios y la elocuencia del Discurso nos llevaron a interesarnos por su autor, Martín Vázquez Siruela: un malagueño de origen modesto, que entró adolescente en el Colegio del Sacromonte de Granada, y desde muy joven se distinguió por su dominio de las lenguas clásicas, sus conocimientos en hebreo y árabe, su inteligencia de los textos y pericia en cuestiones historiográficas y anticuarias. A los veinticinco años, y no sin resistencias de sus futuros colegas, alcanzó la dignidad de canónigo del Sacromonte, y llegó a ejercer cargos importantes en la abadía y el colegio; poco después de los cuarenta, fue llamado a Madrid por el valido don Luis de Haro para inculcar las buenas letras a su hijo y heredero don Gaspar; un lustro más tarde, obtuvo como recompensa una canonjía en Sevilla, ciudad en la que transcurrieron sus últimos años, y donde gozó de la entusiasta amistad y protección de un acaudalado aristócrata: Adán Centurión y Córdoba, III marqués de Estepa, hombre de aficiones eruditas y arqueológicas, señor de vasallos y heredero de una opulenta familia genovesa. Los acercamientos biográficos de Jesús Ponce, en su primera contribución al monográfico titulada “Perfil biográfico de un historiador y comentarista in schedis”, de Raquel Rodríguez y Antonio Valiente, quienes han buscado documentos sevillanos para arrojar luz sobre la última época de la vida de Vázquez Siruela, y de Muriel Elvira, que ha explorado su correspondencia, trazan los contornos de un enigma: el que nos ofrece un hombre dotado de una erudición impresionante y un talento poco común, estimado por algunos de los espíritus más destacados de su época, finísimo catador de poesía, trabajador infatigable y lector insaciable, que no dejó como legado más que cartas, breves opúsculos inéditos y una infinidad de notas y borradores. Su destino, además de fruto de una personalidad que hallaba fácil consuelo en el puro consumo de libros y de ideas, nos parece síntoma de una determinada coyuntura social, política y cultural, la de mediados del siglo XVII, calamitosa para la monarquía española pero también para muchos individuos dotados que no hallaron salida aceptable para su producción intelectual ni perspectiva de futuro que orientara sus esfuerzos. Además, como muestra Muriel Elvira, Vázquez Siruela, como clérigo y granadino, se encontró atrapado en una disyuntiva paralizante entre sus fidelidades y sus intereses, por un lado, sus inclinaciones y hábitos intelectuales por el otro. Los primeros le llevaban a cooperar en la invención de un pasado acorde con los deseos y ambiciones de sus patronos laicos y eclesiásticos. Los segundos le conferían un olfato muy fino para las supercherías y un fondo insobornable de discernimiento e incredulidad. Precisamente en virtud de este discernimiento crítico y de su habilidad argumentativa y expresiva, fue muy apreciado y cortejado por quienes querían utilizarlo para dar mayor consistencia a sus sueños de un glorioso pasado paleocristiano para España y Andalucía, basados en las falsificaciones de Román de la Higuera y de sus seguidores y émulos. Así se explica tal vez que la tentación fuera demasiado fuerte para que le hiciera franca resistencia, pero no tan fuerte como para que se resolviera a dejar su nombre definitivamente asociado a una obra fundada en arenas tan movedizas. Por ello, no dejó ni un instante de trabajar y acumular información, y nunca concluyó nada, lo que hubiera supuesto elegir entre la total sumisión y la franca rebeldía. El tiempo, robado a sus demás ocupaciones, que dedicó a una mejor comprensión de Góngora fue también, o al menos ha sido hasta hoy, tiempo perdido, puesto que no condujo a ninguna obra acabada ni a ninguna publicación, pero fue también un tiempo de pequeñas iluminaciones e íntimas satisfacciones, que hoy, intempestivamente, tratamos de recuperar.

Haut de page

Notes

1 http://obvil.sorbonne-universite.site/corpus/gongora/.

2 Luis de Góngora, Soledades, ed. Robert Jammes, Madrid, Castalia, 1994, p. 709.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mercedes Blanco, « Góngora visto por un intelectual del siglo XVII: Martín Vázquez Siruela y el manuscrito BNE 3893 », e-Spania [En ligne], 32 | février 2019, mis en ligne le 05 février 2019, consulté le 25 mars 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/29897

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals