Navigation – Plan du site
Góngora visto por un intelectual del siglo XVII: Martín Vázquez Siruela y el manuscrito BNE 3893

Semblanza de Vázquez Siruela a través de su correspondencia. Las reliquias y los falsos cronicones

Muriel Elvira

Résumés

On étudie dans cet article la position de Martín Vázquez Siruela à l’égard des fausses chroniques de Román de la Higuera à deux moments de sa vie. D’abord entre 1639 et 1640, quand il travailla comme secrétaire de l’évêque de Jaén, Baltasar de Moscoso y Sandoval, et dirigea dans cette ville un réseau d’érudits qui se consacraient à l’écriture de traités d’histoire ecclésiastique ; ensuite entre 1650 et 1658, quand le chapitre de la cathédrale de Séville le chargea de réviser ses Offices. À partir d’une étude de lettres reçues et envoyées, on montre que pendant ces deux étapes il utilisa les fausses chroniques pour promouvoir le culte des reliques de différents saints et qu’il s’appuya sur des preuves matérielles falsifiées pour « prouver » la fiabilité de ces chroniques pourtant apocryphes. Lors de la deuxième étape, il était parfaitement conscient de la fausseté de la plupart des informations transmises par les chroniques, mais il décida de continuer à les défendre, parce qu’il considérait que tel était l’intérêt supérieur de l’Eglise.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Vaya toda mi gratitud a Héctor Ruiz y Mathilde Albisson, quienes fotografiaron por mí fragmentos de (...)
  • 2 Juan Ramón BALLESTEROS, “A ciegas entre candiles: Vázquez Siruela, la epigrafía estepeña y la aprox (...)
  • 3 Helena Gimeno Pascual y Armin U. Stylow, “Intelectuales del siglo XVII: sus aportaciones a la epigr (...)

1Son muchas las incógnitas acerca de la figura de Martín Vázquez Siruela (Borge, 1600-Sevilla, 1664) y muy contrastadas las valoraciones de su personalidad1. A veces se le presenta como un gran erudito, distinguido por su buen dominio de muchos idiomas, la amplitud de sus conocimientos y su ingenio; a veces, como un embustero, propenso a inventar fábulas y falsificar inscripciones, conforme a los intereses patrimoniales del marqués de Estepa su señor. Como canónigo del Sacromonte, fue un defensor activo de la autenticidad de las láminas, a la vez que descubridor, junto con Nicolás Antonio, de la falsificación de los cronicones de Dextro. Entonces, ¿sabio experto en antigüedades o impostor? Los escasos historiadores modernos, especialistas de la Antigüedad, que se acercaron a su figura no coinciden: Juan Ramón Ballesteros reconstruyó el método con que completaba inscripciones ilegibles “rellenando los huecos” de lo que no podía leer, a base de divinationes poco sostenibles2, pero otros especialistas, como Helena Gimeno Pascual y Armin U. Stylow, insisten en la exactitud de sus autopsias epigráficas3. Y la misma ambivalencia encontramos en las fuentes antiguas. Muchos de sus corresponsables, entre los más cultos de su generación (Nicolás Antonio, Díaz de Rivas, Tomás Tamayo de Vargas, etc.) celebran sus cualidades intelectuales y esperan la “gran obra” que publicará algún día sobre los orígenes de la Bética, mientras que otros, como el poeta y erudito Francisco de Trillo y Figueroa (1618-1680), ven en él un despreciable impostor. Cuenta este último

  • 4 Gallego Morell edita “Mazarí”. Corrijo por el sentido. No pude ver el original.
  • 5 Tomo la cita de Antonio GALLEGO MORELL, Francisco y Juan de Trillo y Figueroa, Granada: Universidad (...)

[…] un risible caso que en mi tiempo sucedió en esta insigne ciudad al doctor Siruela, canónigo del Monte Santo, muy presumido de antigüedades que, a la verdad, no entendía. Tratóse de hacerle una burla en un festejo que se tuvo en el Carmen de Soto, Academia de esta ciudad en aquel siglo. Y algunos días antes, un sacristán de San Salvador, […] abrió cinco S en un ladrillo nazarí4 muy grande, lo enterró en parte húmeda porque las letras se carcomiesen algo y, para el día señalado, después de haber discurrido larguísimamente el doctor Siruela sobre la inteligencia de las cinco letras SSSSS, le dijo el Sacristán donairosísimamente: “Mire, señor doctor, no se canse que no entiende de estas materias; yo no sé latín y tengo de declararle esta inscripción, sin que tenga duda lo que quieran decir las cinco S. Es esto: Sebastián Sánchez, Sacristán de San Salvador”. Corrióse dicho doctor y fue muy risible la burla, como lo será las más veces que lleguen a interpretarse algunas piedras antiguas que solo constan de notas y no de razones continuadas5.

  • 6 Antonio AGUSTÍN, Diálogos de medallas, inscripciones y otras antigüedades. Ex bibliotheca Ant. Augu (...)

2La anécdota, seguramente inspirada en un fragmento de Antonio Agustín que describía los embustes de Annio de Viterbo (1432-1502)6, combina alusiones a varias actividades anticuarias de Vázquez Siruela: con la interpretación de inscripciones epigráficas en piedras, se alude a su labor a favor del marqués de Estepa descrita por Ballesteros, Gimeno o Stylow y, dado que la piedra es supuestamente nazarí y escrita en árabe, se alude también a sus investigaciones alrededor de las láminas de plomo del Sacromonte, cuestionando tanto su pericia como su honradez intelectual. Aunque tiene toda la apariencia de ser apócrifa e inspirada por los celos y un anti-elitismo un poco primario (el sacristán de a pie, que no sabe latín, pero es razonable, astuto y de sentido común, frente al canónigo del Sacromonte, que presume de culto y es incompetente y mentiroso), esta anécdota indica que existían dudas en los círculos letrados sobre la seriedad de las actividades de Vázquez Siruela, y nos invita a profundizar en la trayectoria y las actividades de este erudito.

  • 7 Nicolás Antonio escribe acerca de su amigo Vázquez Siruela: “Multa hic vir eruditissimus observavit (...)
  • 8 Dos fuentes antiguas nos ofrecen breves biografías de Martín Vázquez Siruela: el ya citado artículo (...)

3Como Vázquez Siruela publicó muy pocas obras en vida, empezó muchos trabajos y terminó muy pocos7, la lectura de su correspondencia y de los numerosos volúmenes de “papeles varios” que dejó es una buena manera para acercarnos a su figura. De sus cartas autógrafas, apenas conservamos una treintena –la mayoría en formato de borradores llenos de tachones y enmiendas o copias en limpio archivadas por él; otras más escasas reunidas en los volúmenes de correspondencias de sus amigos. Mucho más numerosas son las cartas conservadas que él recibió. Gran parte de ellas se recogen en el ms. II / 158 de la Biblioteca de Palacio, bien conocido de los investigadores. Pero este voluminoso manuscrito dista de ser exhaustivo, y buena parte de la correspondencia recibida se encuentra dispersa en manuscritos vagamente titulados “Varios papeles”, “Cartas eruditas”, o “Papeles sobre los santos de…”, en medio de centenares de apuntes, copias de libros, inscripciones, etc. que copió o archivó Vázquez Siruela para su trabajo. Explorar estos materiales es una tarea de largo aliento, todavía en curso. Me limitaré a presentar aquí una selección de los documentos que he encontrado, centrándome en una temática: la recepción de los falsos cronicones y la defensa de los santos y de sus reliquias, temas estrechamente relacionados, como veremos. Será un primer paso hacia la construcción de un estudio biográfico más amplio que integre otras facetas de sus actividades eruditas y complete los deficientes conocimientos que tenemos de momento sobre este importante intelectual del siglo XVII8.

4Me centraré en dos momentos de su vida. Primero el año que pasó en Jaén, a caballo entre 1639 y 1640, al servicio del obispo Baltasar Moscoso y Sandoval, que lo empleó para promover con su erudición, su pluma y su talento las reliquias recién halladas de este obispado. Después daremos un salto en el tiempo de diez años y nos trasladaremos a Sevilla, donde nuestro erudito gozaba de una ración en la catedral y se dedicaba al estudio de Dextro, Máximo, Julián Pérez y consortes, dividido entre la necesidad de acudir a ellos para cumplir las misiones asignadas por el cabildo y las fundadas sospechas que tenía de su carácter parcial o totalmente apócrifo.

1639-1640: Vázquez Siruela, eminencia gris del obispo de Jaén

  • 9 Para el conocimiento de esta figura he consultado las siguientes biografías (casi hagiografías) esc (...)
  • 10 De estos manuscritos, solo utilizaré en este artículo el BNE, ms. 6184, porque contiene una parte d (...)

5Don Baltasar Moscoso y Sandoval fue el principal promotor del culto de las reliquias de santos en el obispado de Jaén9. Bajo su ministerio, muchos pueblos “inventaron” reliquias, en los dos sentidos antiguo y moderno de la palabra, como por ejemplo Baeza, Arjona, Villanueva de la Reina, Begíjar, Marmolejo. Para calificar estas reliquias y autorizar el culto, el obispo montó un verdadero taller virtual de escritura y fábrica de la historia antigua: digo “virtual” porque sus miembros estaban dispersos por toda España, con una lógica concentración en el obispado de Jaén, y colaboraban mediante una red epistolar que tenemos hoy la suerte de poder documentar con varios manuscritos10. Esta red tenía por principal punto de apoyo una agrupación de eruditos locales, clérigos de profesión –se percibe por parte del obispo una estrategia que consiste en involucrar figuras representativas de cada orden religiosa, y en particular los historiadores oficiales de estas– unos hombres deseosos de defender “sus” reliquias y la gloria de la patria chica. Cada vez que uno de estos soldados de primera fila redactaba un memorial, una información o un tratado, lo remitía al obispo o a uno de sus secretarios, quienes a su vez lo despachaban a un erudito de mayor talla intelectual, generalmente residente en otra ciudad, para que este lo sometiera a una lectura crítica cuyo objetivo era notar los posibles fallos de la argumentación y remediarlos, completar con pruebas textuales o materiales, en suma, revestir los textos de defensa de las reliquias de una armadura inatacable. Las fuentes utilizadas por este batallón de escritores eran no solamente los tradicionales textos grecorromanos que ofrecían testimonios sobre la antigua Bética, sino también las “nuevas crónicas” forjadas por Román de la Higuera y atribuidas por él a una serie de autores antiguos y medievales. Así lo dice explícitamente Francisco de Rus Puerta en el primer capítulo de su Historia eclesiástica, y su declaración puede hacerse extensiva a los demás tratados que se escribieron en el “taller”:

  • 11 Francisco de Rus Puerta, Historia eclesiástica del reino y obispado de Jaén, primera parte que cont (...)

El mayor adorno que puede tener un buen ingenio es la lección de la antigüedad y noticia de las cosas pasadas. Para las que escribo he procurado valerme de buenos autores, averiguándolas con todo cuidado. Para la situación de los lugares antiguos donde se ejercieron las acciones que se refieren, me he ayudado de Plinio, Ptolomeo, Estrabón, del Itinerario del emperador Antonino Pío, Tito Livio y otros, principalmente de la grande diligencia del maestro Ambrosio de Morales, a quien debe todo reconocimiento la antigüedad de España. Ayudarán también Flavio Dextro, san Marco Máximo, Eutrando, Heleca y Juliano, arcipreste de santa Justa. […] [E]llos han de ser los principales que me darán materia para llenar esta historia hasta el siglo onceno: autores antiguos, llenos de todo crédito, cuyos escritos después de muchos siglos han aparecido en el nuestro para mayor gloria de España11.

  • 12 El mismo autor reprodujo el memorial dividido en fragmentos, seguidos de la censura de Vázquez Siru (...)
  • 13 No sé si por el término de “memorial” Vázquez Siruela designa la obra mayor de F. de Rus Puerta, Hi (...)
  • 14 F. de Bilches, op. cit., libro 3.
  • 15 Esta Apología se conserva inacabada y manuscrita en varios ejemplares. He consultado el de la BCC, (...)
  • 16 Por lo visto, el testimonio que manejo (BCC, ms. 59-5-7) presenta un error de copia en este fragmen (...)
  • 17 Apología del doctor Martín Vázquez Siruela respondiendo al padre Francisco de Bilches, fol. 3r.
  • 18 Varios indicios apuntan a que los dos tratados adolecían de las mismas graves imperfecciones. En la (...)

6En este taller, el obispo distribuía el trabajo y los honores con que lo recompensaba, secundado en esta tarea por varios secretarios hábiles. En base a los documentos contenidos en el ms. 6184, puedo decir que Martín Vázquez Siruela fue uno de ellos entre agosto de 1639 y el verano de 1640, residiendo en Jaén al servicio del obispo. El propio Vázquez Siruela refirió las circunstancias de su fichaje por el prelado y de su llegada a Jaén en una Apología que presentaré a continuación: estando ausente de su obispado Moscoso y Sandoval en 1638, retenido en Madrid por el rey, lo sustituía el doctor don Pablo de Valencia. Este era el encargado de examinar las solicitudes de admisión de “nuevos santos” propuestas por clérigos de la diócesis. En busca de apoyo para esta misión, remitió a Vázquez Siruela, amigo suyo y reconocido experto en antigüedades e historia eclesiástica, dos memoriales para que los revisara de manera informal. Uno era el Memorial de los santos de Baeza de Francisco de Bilches, padre de la Compañía de Jesús y rector del colegio de San Ignacio de la ciudad de Baeza12; el segundo había sido redactado por Francisco de Rus Puerta, prior de Begíjar y después de Bailén13. Los dos trabajos compartían un mismo objetivo y al parecer se elaboraron de manera concertada: presentaban una lista de nuevos santos para el obispado de Jaén, con argumentos para probar su santidad y su relación con la diócesis. Con la redacción de dos informes empezó la colaboración de Vázquez Siruela con el obispo de Jaén o su sustituto, Valencia, pero también una larga enemistad con los dos clérigos censurados. Bilches tomó a mal las críticas (bastante suaves, como veremos) de Vázquez Siruela, y lo atacó trece años después, tachándolo de plagiario y replicando punto por punto a cada uno de sus argumentos14. Todo este tiempo había necesitado el rencoroso jesuita para preparar su réplica. La fuente en la que me apoyo para reconstruir el episodio es la respuesta del interesado: una Apología en respuesta al padre Francisco de Bilches que redactó Vázquez Siruela después de 1653 para justificar a posteriori su trabajo al servicio de obispo de Jaén y responder a las acusaciones de su contrincante15. En esta Apología, Vázquez Siruela esboza un retrato mordaz de Bilches, que obviamente responde a la necesidad de defenderse, pero que apenas parece exagerado a la lectura del opus del jesuita: lo presenta como un hombre piadoso, pero de pocas luces, inexperto en antigüedades y por esto ingenuo y crédulo, trabajador pero torpe y, para más inri, extremadamente terco e incapaz de recibir consejos. En resumidas cuentas: un fanático, deseoso de acrecentar la gloria de su patria chica, atribuyéndole cuantos más santos fuera posible, independientemente de la fiabilidad de las fuentes alegadas. De Rus Puerta apenas habla, aparte de un juicio diplomático sobre su memorial: “poco tuvo que hacer [es decir, que poco había que censurar] y, si tuvo algo, fue en aquella parte que coincidía con plano [sic]16 del historiador de Baeza”17. Pero esta relativa benevolencia de Vázquez Siruela hacia el trabajo de Rus Puerta no debe engañar: suavizar el juicio que le merecía permitía subrayar por contraste los defectos del Memorial de Bilches. En efecto, el disgusto que se había llevado Rus Puerta a la lectura del informe de Vázquez Siruela no había degenerado en polémica abierta18, de modo que Vázquez Siruela tenía interés en distinguirlo de su comparsa.

  • 19 Se pueden leer fragmentadas, con las respuestas agrias del jesuita en Bilches, op. cit., libro 3.
  • 20 Es lo que afirma Vázquez Siruela en su Apología, y la lectura de los fragmentos de su censura publi (...)
  • 21 M. Vázquez Siruela, Apología, fol. 4v.

7En esta fase inicial, que se puede situar entre finales de 1638 y principios de 1639, se esperaba que Vázquez Siruela, todavía residente en Granada, revisara estos tratados y dictaminara a qué santos se podía rendir culto en el obispado de Jaén y a cuáles no, para lo cual era necesario investigar si eran realmente santos los presentados como tales, y si tenían alguna vinculación con este obispado. Vázquez Siruela redactó entonces unas diplomáticas Observaciones al memorial de los santos de Baeza19, señalando únicamente los reparos más graves20, más otro informe sobre el memorial de Rus Puerta, cuyo título y contenido desconocemos, y con ellos llegó a Jaén en agosto de 1639 para entregarlos personalmente a su amigo, y ponerse a disposición del obispo, que así se lo había pedido al volver a Jaén21. En resumen: Vázquez Siruela fue fichado para ejercer de crítico y encauzar el trabajo de los clérigos más celosos y crédulos del obispado. Moscoso y Sandoval incentivaba por un lado trabajos de calidad mediocre, confiándoles personalmente a personajes del calibre de Rus y Puerta, Bilches o, como veremos a continuación, Acuña del Adarve y, por otro lado, pedía a los eruditos más serios de que tenía noticia y a quienes podía reclutar que los revisaran, para que de esta confrontación saliera la “Verdad”, con mayúscula. Así lo resume un biógrafo de Moscoso y Sandoval:

  • 22 A. de Jesús María, op. cit., libro IV, capítulo 2, párrafo 667. Las bastardillas están en el impres (...)

[El obispo] encomendó al padre Francisco de Bilches, de la Compañía de Jesús, varón muy piadoso y docto, escribiese lo que acerca de este punto hallase. Y porque así como la falsedad, sin que alguno coopere a su acabamiento, por su propia debilidad se envejece y caduca hasta no poderse tener, así, al contrario, la verdad, cuanto más la impugnan, tanto más vigorosa persiste, y tanto más, a fuer de palma, vencedora del peso se descuella, trazó que el padre Luis de Tero, por de la misma Compañía más a propósito para medir las armas de la erudición, trabase con el padre Bilches una lid literaria, impugnando aquel lo que fuese escribiendo este. También nombró fiscales de toda satisfacción, porque tuviese la justicia quien la celase aun contra el afecto de la piedad, que cuando prevalece demasiado, suele arrastrar el juicio22.

8Se pidió, a fin de cuentas, a Vázquez Siruela que fuera uno de esos “fiscales”, o sea que sirviese de aval científico y moral para autorizar el culto de nuevos santos, desempeñando un papel análogo al del abogado del diablo, incrédulo por oficio y acusador de los santos, en los procesos de beatificación y canonización, pero en un contexto en que esa misión resultaba seguramente mucho más peliaguda, siendo el virtuoso cardenal, lo quisiera o no, a la vez juez y parte interesada muy directamente en la exaltación de los bienaventurados locales. En Roma, sobraban santos y mártires, y se podía prescindir de algunos; en Jaén, había una escasez intolerable.

9Una de las primeras tareas que encomendaron a nuestro erudito fue la redacción de un decreto, en el cual se autorizaba el culto de aquellos nuevos santos cuya vinculación con el obispado de Jaén no había sido cuestionada por ningún erudito. La ausencia de crítica fue tomada como aprobación tácita. Sin embargo, basta con leer la Apología para entender que Vázquez Siruela distaba de aprobar todo lo que no había censurado:

  • 23 Desacuerdo: “Significa asimismo error o desacierto. Latín. Error. Incuria. Indeliberatio” (Autorida (...)

[…] entre los desacuerdos23 del Memorial, había unos remotos o digamos extrínsecos […] que se decían por incidencia […]. Otros eran intrínsecos y formales que tocaban al punto inmediatamente. Los del primer género no se comunicaron a nadie, ni quise avergonzar al autor, visto que no importaban […]. A él solo se los advertí en papel aparte […]. En los otros del segundo género que no admitían disimulación, ni se podía excusar que viniesen a manos de quien me había encomendado esta diligencia, procedí con tal cortesía y circunspección que cualquier sujeto menos asido a sus dictámenes hubiera tenido mucho que agradecer, y estimádolo por servicio más que ordinario. Porque lo primero, si algo había en el Memorial sólido y bien probado, no lo pasé sin justa loa. Lo segundo, en todo aquello que pareció tolerable y que con algún viso de probabilidad podía sostenerse, aunque fuese menos ajustado a la opinión común, notifiqué mi propio juicio y me conformé al del autor, sin tildar ni reprehender nada. Lo tercero, algunas doctrinas en el Memorial en sí verisímiles, pero que no se comprobaban o, si traían prueba, era floja y tibia, las esforcé con nuevas probanzas, conjeturas y testimonios. Lo último en lo que no pude no disentir, como en los nombres de los santos que después de larga consideración juzgué se debían excluir, no hallando título ni color porque se pudiesen atribuir a Baeza, se hizo con toda urbanidad y templanza, mirando en extremo por el decoro del autor, calificando con palabras honoríficas su celo en trabajar por la honra de Dios y sus santos. (Apología, fol. 4r)

  • 24 BNE, ms. 6184, fol. 104.
  • 25 Ibid., fol. 140.

10Debió de causarle cierta sorpresa que su trabajo sirviera para avalar en bloque todo lo que no había criticado oficialmente ¡y ser, además, el encargado de redactar el decreto! En efecto, conservamos el borrador de dicho decreto redactado de la mano de Vázquez Siruela, con su inconfundible minúscula letra y no pocas tachaduras y correcciones24, así como la versión impresa de octubre de 163925.

11Una vez en Jaén, Vázquez Siruela prosiguió su trabajo de revisión de los tratados que llegaban. Tenía que aprobarlos o ponerles reparos, invitar a sus autores a investigar más a fondo tal o tal aspecto, pero lo que en principio era un loable esfuerzo de examinar la información con rigurosos métodos de verificación, en la realidad solía limitarse, ante las presiones del obispo y de los clérigos más devotos del círculo, en una simple operación para cubrir estos tratados de un barniz de ciencia jurídica y anticuaria. Los documentos conservados muestran que intervino en particular en la calificación de las reliquias de Santa Potenciana de Villanueva de Andújar y en las de Arjona. Veamos para empezar una carta del obispo a Vázquez Siruela, en la que se despachan los asuntos corrientes:

  • 26 Bernardino de Villegas (1592-1653), jesuita, catedrático de prima de teología en su colegio de Alca (...)

Deseo haya llegado vuestra merced con buena salud y que haya descansado del trabajo del camino. Y hago saber a vuestra merced le eché mucho de menos para reconocer una piedra muy antigua en que reparé que estaba en el sepulcro antiguo de santa Potenciana con algunas letras, que se holgará vuestra merced de ver, y con particular cuidado hice se sacase y guardase para otra ocasión. Y ahora suplico a vuestra merced vaya poniendo en limpio la carta para Roma, valiéndose de Morales para que la escriba, que es bien esté con los demás papeles de los santos. Y las dos que tuve del padre Mendoza, con los apuntamientos al papel del padre Villegas26, me hará vuestra merced merced de remitírmelas, para que se copien, que deseo enviarlas a Toledo. Y en Villanueva, con las ocupaciones, no reparé en que examinásemos al doctor Acuña en lo de la moneda. Y así estimaré no falte esta diligencia, y que vuestra merced me diga los puntos principales en que se ha de hacer el examen, para que despache comisión para que se haga. Y al doctor Acuña dejé dichoso con el gusto que tendría en mi casa; a don Martín de Jimena, queriendo venir a ella. Bailén, 18 de [abril de] 1640. […]
Moscoso y Sandoval [firma autógrafa] (BNE, ms. 6184, fol. 100)

  • 27 Lo confirma el biógrafo tardío del obispo, A. de Jesús María, op. cit, libro IV, capítulo 1, párraf (...)

12Llama la atención el tono de confianza que emplea el obispo, particularmente palpable en las líneas en que dicta su estrategia para recompensar la fidelidad y los esfuerzos de los diferentes eruditos del círculo, invitándoles a una estancia o visita en su casa, de las que saldrían con renovado ardor por la causa27. Vázquez Siruela es la eminencia gris del obispo, quien se apoya en sus conocimientos en materia de epigrafía, para leer una inscripción hallada en Villanueva. También cuenta con él para la redacción de la correspondencia con Roma (se trataba de reunir un “dossier” lo más convincente que fuera posible para obtener la calificación de las reliquias, constituido a partir de las “pruebas” y de los “argumentos” del ejército de eruditos que dirigen los dos hombres, como veremos a continuación). Parece obvio que el obispo cuenta con su buen criterio para el examen de los tratados que les llegan.

  • 28 No he podido consultar directamente el tratado, cuyo título conozco por K. OLDS, “The Ambiguities o (...)

13Para ver concretamente en qué consistía la colaboración de Vázquez Siruela y Moscoso y Sandoval, empecemos por el caso de las reliquias de Arjona. El 1 de octubre de 1639, fray Francisco de Santa María (1567-1649), historiador oficial de la orden de los carmelitas, mandó al obispo un trabajo titulado Calificatio solemnis reliquiarum sanctorum martyrum urgavonensium destinado a aportar pruebas con vistas a la calificación de las reliquias de Arjona28. Lo acompañaba la siguiente nota, dirigida personalmente a Vázquez Siruela, que nos revela que la escritura del tratado respondía a un encargo del obispo y a unas exigencias específicas dictadas por el secretario:

Ya envío a su eminencia el papel que me mandó hacer, que no me ha costado poco trabajo en el mayor rigor de los calores de agosto y septiembre. Bien sé que vuestra merced ha de ser su patrón y que con esto va seguro a juicio. Mucho he hecho en atreverme en entrar en este golfo sin guía, no hallando quién haya tratado especialmente del modo de calificar reliquias. El párrafo uno me costó mucho trabajo. Hágame merced vuestra merced de mirarlo con atención y enmendarlo, pues sabe que de nadie recibiré la corrección con tanto gusto ni tanta satisfacción. […] El 14, que es súplica por la calificación, hice por el mandato de vuestra merced. (BNE, ms. 6184, fol. 29).

14Conservamos el borrador de la respuesta de Vázquez Siruela, fechada en Jaén, el 6 de marzo de 1640. El secretario ha leído el tratado y propone las siguientes mejoras, afirmando que son deseos del propio obispo:

  • 29 Este “eminentísimo dueño” es obviamente el cardenal obispo de Jaén, don Baltasar de Moscoso y Sando (...)
  • 30 El obispo les ha mandado que discutan de cómo extender o amplificar el opúsculo del carmelita dándo (...)
  • 31 La obra en cuestión ha de ser un impreso de 19 hojas in folio titulado Beatissimo Urbano, urbis dom (...)
  • 32 Tomás Tamayo de Vargas.
  • 33 Quasimodo: el segundo domingo después de Pascuas. No sé si el viaje en cuestión sería uno de los qu (...)

[…] Después que vuestra paternidad nos dejó, como en ausencia es dulce la memoria de los amigos, la hemos hecho varias veces de vuestra paternidad, y nuestro eminentísimo dueño29 ha querido que pongamos en plática lo que toca a su libro y cómo se podrá crecer a más cuerpo, pues tiene alma para todo30. En esto me habla de día y de noche, que es señal de que en dentro del corazón tiene este deseo, y me manda decir a vuestra paternidad vea si será conveniente hacer algunas de las adiciones que se siguen. 1) Añadir un párrafo más en que se trate de las cruces que se hallaron gravadas en las piedras, de que vuestra paternidad verá en esos mis borrones un breve y no mal trabajado rasguño. 2) Esforzar y ponderar cuanto más se pudiere el argumento de la moneda, por ser una antigualla tan segura y tan [d]el sabor de todos, especialmente de los extranjeros. 3) Dilatar el discurso de la sangre, haciendo alguna particular ponderación de lo que condujo a probar no solo la verdad de las reliquias, sino que sea de legítimos mártires, y en los demás milagros lo mismo. 4) En el párrafo de las Actas, advertir cómo la copia primera del padre Bivar, aquella de que él hace mención en la Apología31, se halla entre sus papeles en el monasterio de su orden, que es en Galicia. Con las mismas puntualísimas señas que él la describe, y está ya en poder del señor Cardenal. 5) Que para mayor autoridad de las reliquias y que se entienda que tienen muchos y grandes valedores, se hiciese una breve lista de los autores que han escrito de ellas. Son estos: el doctor Bernardo de Aldrete; el padre fray Manuel Tamayo; el doctor Adarve de Acuña, canónigo doctoral de Jaén; el [padre] Francisco de Bivar en las Apologías por las actas de san Bonoso y Máximo y por los santos mártires Apolo y Sacio y Crotas y en lo que escribió por Flavio Dextro a nuestro muy santo Padre Urbano VIII, y últimamente en los Comentarios sobre M. Máximo que dedica a los santos mártires Máximo y Bonoso; el padre maestro Jerónimo de Pancorvo, carmelita; el padre Bernardo de Villegas; y entiendo que de paso ha de hacer mención de estas reliquias el padre Juan Eusebio en la Historia natural que los años pasados imprimió en Antuerpia. También podríamos justamente poner en este número a don Tomás Tamayo32, de quien he visto algunas cartas y papeles manuscritos sobre este negocio, en que descubre su gran juicio y erudición, y los guardo y tengo en mayor estima que mucho de lo impreso. Estos son los que ahora [se] me ocurren. Si hubiere más, lo iré avisando en otras. Y de todo esto escoja vuestra paternidad lo que más le pareciere a propósito y más conformare con sus ideas. De mis cosas y algunas en que vuestra paternidad me ha de favorecer en Madrid, diré otro día para no cansarle más. Solo advierto que mi viaje está echado para después de Quasimodo33, ya con término fijo y licencia, aunque limitada hasta el mes de junio. Dios disponga lo que más fuere de su servicio y me guarde a vuestra merced. Jaén, marzo 6 de 1640 Martín Vázquez Siruela [firma autógrafa] (BNE, ms. 6184, fol. 98).

  • 34 La lista no es exhaustiva, huelga decirlo. Un estudio sistemático de la correspondencia de los secr (...)

15Fascinante documento que nos revela los secretos de fabricación de este y otros tratados que se elaboraban en el entorno de Moscoso y Sandoval. La parte final, en la cual Vázquez Siruela establece la lista de los eruditos que participaron en la defensa de las reliquias de Arjona, permite delinear con bastante precisión la red de eruditos que en algún momento entraron en contacto epistolar con el obispo34. De todos ellos conservamos cartas al obispo o a su secretario, y las respuestas, donde se transmiten instrucciones, juicios críticos sobre el trabajo de otro erudito del círculo, etc. Vázquez Siruela recomienda a Santa María que cite en su trabajo estas autoridades para demostrar cuántos apoyos habían recibido las reliquias. Se trata de fabricar respetabilidad científica a través del argumento de autoridad – muchos han dicho lo mismo, entonces ha de ser verdad – sin mencionar que todas estas autoridades están en realidad ligadas por intereses comunes y que todos sirven al mismo patrón.

  • 35 A. Agustín, op. cit. Ambrosio de Morales, “Discurso general sobre las antigüedades, donde se enseña (...)
  • 36 Flavii Lucii Dextri […] chronicon omnimodae historiae […] nunc demum opera et studio fr. Francisci (...)
  • 37 Cécile Vincent-Cassy, “Los santos re-fundadores. El caso de Arjona (Jaén) en el siglo XVII” in: Fra (...)
  • 38 Sobre los santos de Arjona, además del ya citado artículo de Cécile Vincent, véase K. OLDS, op. cit (...)
  • 39 Habla de ellas un testigo, el padre fray Manuel Tamayo, citado en el Pleito judicial para la califi (...)

16Por otra parte, en esta carta llama la atención la importancia otorgada a las pruebas materiales, supuestamente más seguras que las textuales – estos eruditos son herederos de la epistemología de Antonio Agustín y Ambrosio de Morales, quienes defendieron esta regla metodológica35. Se utilizan para confirmar unas pruebas textuales discutibles y discutidas, a saber, el cronicón de Dextro, que había revelado que san Bonoso y san Maximiano habían sido martirizados en Alba Urgabonense, es decir, Arjona. En efecto, como explica Cécile Vincent, en cuanto Francisco de Bivar editó esta crónica en 162736, Yáñez de Herrera, catedrático de Baeza, reunió al clero y a las autoridades de Arjona, les leyó lo que tocaba al martirio de los dos santos, incitándoles a celebrar su memoria y a buscar sus reliquias37. Así quedó lanzada una campaña de excavaciones que permitieron hallar no solamente los presuntos huesos de Bonoso y Maximiano, sino decenas de cuerpos y gran cantidad de cenizas, pues la suerte hizo que se empezara a excavar en una necrópolis argárica (1500-1000 a. C.)38. Para demostrar que todos los huesos encontrados eran reliquias de mártires, era necesario demostrar que se habían producido en esta ciudad masivas masacres de cristianos, aunque ninguna fuente textual hablase de ello. La primera prueba material mencionada por Vázquez Siruela, son unas cruces grabadas en piedras, que se encontraron a partir de mayo de 1630 en las excavaciones “salvajes” que se hicieron en el sitio llamado de San Nicolás en Arjona39. La falta de control sobre estas excavaciones, realizadas mientras el obispo había abandonado Jaén para cumplir en Roma una misión diplomática a petición del rey, en un ambiente inaudito de fervor y exaltación mística, ofrecía incluso menos garantías de lo habitual sobre la fiabilidad de dichas “pruebas”. Pero en todo caso venían muy a propósito, porque las dos piedras redondas “con cruces en forma de cruz arzobispal” correspondían maravillosamente a la existencia de dos mártires, ambos obispos.

  • 40 Jimena Jurado llegaría a ocupar el cargo de secretario de don Baltasar de Moscoso y Sandoval cuando (...)

17La segunda prueba material es una moneda, hallada más que oportunamente por el presbítero don Martín de Jimena Jurado en 1637, que le valió la confianza del obispo y, a partir de allí, una ascensión personal rápida40. Merece la pena detenerse en el detalle de esta o más bien de estas tres monedas, ya que el numisma aludido por Vázquez Siruela pertenece a una serie de tres, que un trabajo reciente de María de los Santos Mozas Moreno ha identificado como inconfundibles falsificaciones, seguramente imaginadas por el propio Jimena Jurado, que era de los pocos que tenía la pericia y los conocimientos necesarios para elaborar una falsificación tan verosímil:

  • 41 María de los Santos Mozas Moreno, Martín de Ximena Jurado: Manuscrito 1180 de la Biblioteca Naciona (...)

Para elaborar los dibujos-falsificación, Jimena utilizó como referentes monedas romanas de la época imperial con efigies de emperadores para los que la historia había documentado especial animadversión hacia los cristianos: Nerón, Diocleciano o Maximiano, entre otros. En el campo opuesto, el anticuario utiliza a veces otras imágenes de emperadores y emperatrices piadosos y justos, como Marco Aurelio, el “emperador filósofo” o “Pompeia Plotina”, esposa de Trajano, considerada por la historiografía una de las emperatrices más virtuosas. […] Los dibujos-falsificación de Jimena mantienen todos los aspectos esenciales de una tipología monetal genuina (retratos, símbolos fundacionales, objetos cultuales…) y son únicamente las leyendas grabadas, sobre todo en los reversos, las que se suelen “retocar y cambiar”41.

  • 42 Ibid., p. 239.
  • 43 El libro está incluido en BNE, ms. 1180, fol. 1-12. Lo reproduce y estudia M. de los Santos Mozas M (...)
  • 44 J. Parejo Delgado, art. cit. y M. Rodríguez Arévalo, art. cit., p. 11.
  • 45 El tratado está en BNE, ms. 1180, fol. 296-307. Lo estudia M. de los Santos Mozas Moreno, op. cit., (...)

18Concretamente una de estas monedas – la que menciona Vázquez Siruela – rezaba en el reverso “SUPERSTITIONE CHRISTIAN[ORUM] DELETA” y se presentó como testimonio material supuestamente irrebatible de que hubo en la ciudad de Arjona (presunto lugar de emisión de dicha moneda, lo que era imposible, porque al parecer no se emitieron nunca monedas en esta localidad42) una represión feroz contra grupos de cristianos. Para dar a conocer esta “prueba” la incluyó en un Libro de monedas que elaboró, mezcla de monedas auténticas copiadas con gran escrupulosidad y de dibujos-falsificaciones43. Entre estos uno por lo menos se llegó a forjar: la moneda que describe Vázquez Siruela, que fue ofrecida oficialmente al consejo municipal de Arjona por el propio Jimena Jurado44. Por fin, Jimena Jurado escribió nada menos que un tratado titulado Explicación de un antiguo numisma de Arjona, dedicado al obispo Moscoso y Sandoval, para resaltar la trascendencia de esta prueba material para la defensa de las reliquias de Arjona45. La Explicación termina con una carta al obispo, donde Jimena Jurado cuenta las circunstancias del hallazgo del numisma. Merece ser citada porque, a falta de aclarar directamente la responsabilidad de Jimena Jurado en la falsificación, permite palpar el ambiente de devoción y exaltación en el que se elaboró la superchería:

  • 46 Se trata de la Explicación de un antiguo numisma de Arjona.
  • 47 También transcribe la carta M. de los Santos Mozas Moreno, op. cit., p. 152-153, aunque con ligeras (...)

Después de escrito este tratado46 y visto por vuestra eminencia, pareciéndole que estaba falto si no había en él una relación de cómo vino a mis manos y adónde se halló, me mandó la escribiese aquí al fin, y yo, por obedecer, estimando en mucho que vuestra eminencia sea quien corrija y advierta mi descuido como singularísimo favor y merced, y también el mucho cuidado de las cosas que pertenecen a los santos de Arjona, digo, eminentísimo señor, que el año de 1637, estando en Villanueva, junto a Andújar, Pedro de la Cuesta, vecino de esta ciudad de Baeza, con sus dos hijos, Juan Furgolla de la Cuesta y Pedro Moreno Palomino, imprimiendo el libro que aquel año sacó a luz el doctor Juan Acuña del Adarve, prior de la iglesia de aquel lugar, que trata de los efigies non manufactos de Cristo, uno entre muchos otros días que salió de su imprenta a pasearse un rato y desenfadarse, porque estaba enfermo y no podía ya trabajar, se halló en una calle de las que del arrecife bajan al arenal y río Guadalquivir una moneda de cobre mohosa. Bajose por ella como la vio en el suelo, entendiendo que era una de las que corren ahora. Mas, viendo que tenía un rostro de emperador por una parte y, por la otra, una guirnalda, vino a la imprenta que estaba en casa del doctor Acuña y la dio a sus hijos, para que, en yendo allí, me la diesen, porque ya sabían él y ellos que yo era aficionado a recoger medallas antiguas, y me habían dado otras; los cuales, entrando yo una tarde donde estaban imprimiendo, se vinieron a mí con mucha alegría, por la que yo había de recibir con la moneda antigua que traían, y me la dieron y contaron cómo se la había hallado su padre, y después a él mismo pregunté yo adónde y cómo se había hallado aquella moneda; la cual limpié, con que se descubrieron así las letras que están con el rostro del emperador, como los de la corona y ara. Esto es, eminentísimo señor, lo que puedo y debo decir con verdad, para gloria y honra de Dios y de sus santos mártires y cumplimiento del mandato de vuestra eminencia. Baeza, septiembre 8 de 1639 don Martín de Jimena Jurado [firma autógrafa] (BNE, ms. 6184, fol. 306)47

  • 48 Juan ACUÑA DEL ADARVE, Discursos de las effigies y verdaderos retratos non manufactos del santo ros (...)
  • 49 Concretamente Acuña del Adarve se apoyó en Dextro y Julián Pérez para afirmar que la Santa Faz de l (...)

19Jimena Jurado diluye la responsabilidad de la invención-falsificación hacia un círculo de hombres devotos, en el que se mezclan eruditos y hombres dedicados a oficios mecánicos, entregados estos al servicio de aquellos, y capaces de dar cuerpo a sus inventos. Están ocupados en imprimir el último libro del doctor Juan Acuña del Adarve, catedrático de prima de teología en la universidad de Baeza y prior de la iglesia de Villanueva de Andújar, uno de los más firmes defensores de santa Potenciana, de la que volveremos a hablar más adelante. Este buen hombre instaló en 1637 una imprenta en su casa para imprimir a su costa los Discursos de las efigies y verdaderos retratos non manufactos del santo rostro y cuerpo de Cristo48, una apología de la “Santa Faz” de Jaén, cuya antigüedad y autenticidad “demostró” a partir de los falsos cronicones49. Resulta desopilante para el lector moderno esta evocación de los “verdaderos retratos non manufactos” en medio de la narración de la “invención” de un numisma visiblemente forjado a medida de los deseos devotos. En este ambiente de devoción exaltada, el pretendido encuentro casual de la moneda, simplemente recogida en el suelo en plena ciudad, ni siquiera es justificado o adornado con una historia verosímil, tan evidente es para todos que es obra de la divina providencia.

  • 50 Calculo este porcentaje redondeado a partir de la tabla publicada por M. de los Santos Mozas Moreno (...)

20Vemos pues cómo la defensa de las reliquias de Arjona requería la defensa férrea e incondicional de Dextro, y cómo a su vez la defensa de este texto forjado fue el inicio de falsificaciones en serie para acreditarlo. Una falsificación llamaba otra. Estas eran, pues, las pruebas que el cultísimo Martín Vázquez Siruela aconsejaba que su corresponsal utilizara en su tratado. ¿Cómo no iba a sospechar, desde su posición de coordinador del trabajo de los demás, que se trataba de falsificaciones? Es más: Vázquez Siruela fue un colaborador habitual de Jimena Jurado para ayudarle a reunir los numismas que componen el Libro de las Medallas, de las cuales un 70% son monedas auténticas, y un 30% falsificaciones, todas destinadas a aportar pruebas materiales para la calificación de las reliquias de los diferentes pueblos del obispado50. Según los datos proporcionados por el propio Jimena Jurado y recopilados por María de los Santos Mozas Moreno, Vázquez Siruela entregó supuestamente trece monedas a Jimena Jurado, para que las dibujara en su libro. De los dibujos que se sacaron de ellas, uno es claramente una falsificación y otro contiene un posible error de transcripción, si no es también una falsificación. Nada prueba que las monedas hayan existido realmente, ni que Vázquez Siruela participara directamente en la falsificación (Jimena Jurado pudo atribuirle monedas para darles mayor crédito). En todo caso, cuesta creer que fuera completamente inconsciente o ignorante, desde su situación de jefe del taller, de las actividades de los hombres de su círculo.

21Entre las misiones del secretario entraba también poner su red de contactos al servicio del obispo para que este pudiera reclutar a otros sabios. Así, conservamos el borrador de una carta sin fecha, caligrafiada con la inconfundible menudísima letra de Vázquez Siruela, escrita en nombre de Baltasar Moscoso y Sandoval al gran erudito y traductor Vicent Mariner, para pedir su ayuda y colaboración. Conservaré en la transcripción algunas de las tachaduras que he podido descifrar, porque son extremadamente reveladores de la manera de pensar del secretario:

Los años pasados, como la fama habrá dicho a vuestra merced, fue nuestro Señor servido que en la villa de Arjona, que es de este mi obispado de Jaén, se descubriese una gran cantidad de reliquias unos sepulcros antiguos y, en ellos, gran cantidad de cenizas y huesos de cuerpos humanos que, según los indicios que en ellos se descubren y las maravillas y demostraciones que el cielo ha obrado en su favor, piadosamente se puede presumir que son reliquias de santos mártires, como la voz común de los pueblos, no solo en este mi obispado, sino en toda España, lo publica con tanto aplauso y devoción. Yo, a quien, por el oficio de prelado en quien Dios me ha puesto, toca el conocimiento de esta causa, deseando cumplir con mi obligación y dar cobro a negocio tan importante, y que puede ser de tanto lustre para toda España y toda la Iglesia, voy buscando procurando todos los aquellos medios que puedan ayudarme a su calificación. Entre ellos es uno el apurar y averiguar las historias de los antiguos mártires que padecieron en las primeras persecuciones de la Iglesia, y ver si en ellas se halla alguna cosa que tenga consonancia o pueda dar alguna luz a estas reliquias, que en esta forma se han descubierto. Para lo cual, he tenido noticia que en la librería de San Lorenzo el Real se halla un fragmento griego del libro De Martyribus que escribió Eusebio Cesariense y que vuestra merced tiene copia de él, y aun lo ha traducido de griego en latín con vuestra elegancia. Y heme querido atrever a su cortesía, suplicándole que, en un caso de tanta piedad, aliente mis deseos y favorezca estas reliquias prestándome este libro – o la copia griega o la interpretación latina que vuestra merced ha hecho. Acaso sea Dios servido que con él podamos descubrir algo que ayude el progreso de esta calificación y a vencer las dudas que en ella es forzoso se vayan ofreciendo cada día. Y si vuestra merced, como tan erudito y que tantas noticias alcanza de la antigüedad, hallare alguna cosa o supiere de otra que pueda promover este intento, no deje de favorecerme con ella, que, siendo tan de interés de los santos, su premio se tiene seguro, y yo no me olvidaré de ser agradecido por lo que a mí toca. (BNE, ms. 6184, fol. 49)

  • 51 Sobre el concepto de “pía afición”, véase el excelente estudio de K. OLDS, art. cit.

22Las autocorrecciones no dejan lugar a dudas: Vázquez Siruela, como el obispo en nombre de quien habla y de quien abraza aquí la causa, está absolutamente convencido de la autenticidad de las reliquias de Arjona, aunque tome precauciones oratorias para no anticipar la conclusión, a saber, que los huesos y cenizas encontrados en Arjona son santas reliquias. En nombre de esta verdad superior, el hombre de ciencias que también era bien podía cerrar los ojos sobre la manera de probar dicha verdad, en particular de cara a “los extranjeros”, que es el público que tiene en mente Vázquez Siruela cuando le aconseja a Santa María que se valga del argumento de la moneda. La “pía afición” autorizaba a poner entre paréntesis las reglas y los métodos de la engorrosa erudición51. La carta confirma también las tácticas utilizadas por el obispo para ganarse el apoyo de nuevos eruditos, entre el chantaje emocional (obrar por el interés de los santos) y promesas vagas de promoción personal.

  • 52 BNE, ms. 8809, fol. 37-58.
  • 53 BNE, ms. 6184, fol. 62-97.
  • 54 Vázquez Siruela reutilizó como soporte para el borrador de la Súplica, el revés y los contornos de (...)

23Las gestiones de Vázquez Siruela en favor de la calificación de las reliquias de Arjona se vieron coronadas por la redacción de una larguísima Súplica a nuestro muy santo padre Urbano VIII por la calificación de las reliquias de Arjona que conservamos en estado de borrador muy tachado52 y de copia puesta en limpio, caligrafiada por otra mano que la de Vázquez Siruela, quien corrigió en el margen la ortografía de tres palabras53. Este larguísimo texto de 37 folios, que se elaboró en la primera mitad de 164054, es una síntesis de todos los trabajos elaborados por los historiadores del círculo –“muchos varones prudentes, píos y doctos”– adornada con una retórica particularmente brillante. Citaré como botón de muestra un fragmento de la introducción donde se desarrolla un concepto ingenioso: en agradecimiento por la púrpura recibida (el cardenalato), Moscoso y Sandoval ofrece otra púrpura, la sangre espumosa de las reliquias de Arjona:

[Una] oculta y maravillosa providencia se ha servido de poner en mis manos unos grandes tesoros al parecer, con que, si no me engaño, he de poder hacer alguna muestra de mi gratitud y volver en púrpura a la Iglesia romana la púrpura que recibí de su pastor benigna y liberalmente. Digo esto porque aquí en mi diócesis los años pasados se descubrieron ciertas reliquias que, según los indicios que en ellas se ven y los testimonios del cielo y de la tierra que las acompañan, es muy verisímil, a juicio de muchos varones prudentes píos y doctos, que son despojos de santos mártires, imitadores de Jesucristo y testigos de la verdad cristiana, los cuales en el tiempo de la primitiva iglesia no solo lavaron sus estolas en la sangre purísima del cordero, sino que, bañados en la suya propia, derramándola en testimonio de la fe, se presentaron al tribunal de Cristo con ropas de grana y púrpura real, a quien en los oráculos divinos es comparada la sangre de los mártires, más excelente y de mejor y más encendido color y precio que la finísima y preciosísima de Tiro, tan celebrada de la antigüedad. Y no contentos con haberla derramado entonces, y teñido una vez su carne con ella, para realzar la fineza de esta púrpura, la han reteñido otra vez y otras muchas: ahora después que parecieron, vertiendo nuevamente sangre, si entonces en testimonio de la verdad católica que profesaban y por quien animosamente morían, ahora en testimonio de la verdad de sus reliquias, que vuelven a salir a la luz pública y a vivir en la piedad y religioso afecto de los corazones católicos. De manera que, en cuanto se puede entender de las muestras que estas reliquias han dado y las veces que las han visto correr arroyos de sangre, no tienen que ver en su comparación aquellas resplandecientes y luminosas púrpuras que los antiguos llamaron δίβαφας, porque dos veces entraban en el tinte, aunque Plinio con tanto encarecimiento hable de su precio y hermosura; pues aquí no dos veces, no tres, no cuatro, sino tantas que no se pueden reducir a número, estas reliquias han renovado sus pasiones y a vista de pueblo enteros y con admiración y pasmo suyo han parecido bañadas en su sangre. Esta pues es la púrpura que vengo a presentar a la iglesia romana, por la que de ella recibí […]. (BNE, ms. 6184, f. 62v-63r)

  • 55 Ibid, fol. 70v.
  • 56 Ibid, fol. 72v.

24Pasado el exordio, Vázquez Siruela utiliza todos los argumentos ensayados en los tratados analizados precedentemente: los milagros de las reliquias; las inscripciones que confirman que Arjona se llamaba antiguamente Alba Urgabonense; las piedras con cruces que testimonian que los muertos eran cristianos (con un espacio en blanco para “estampar” una reproducción de las mismas55); las monedas de Jimena Jurado (con otro espacio en blanco para reproducirlas56), etc. Ningún argumento nuevo, pero una presentación eficaz y elegante de todo el trabajo colectivo que había dirigido.

  • 57 Comenta esta carta José del Moral de la Vega, “Comentarios a dos cartas inéditas del prior de Villa (...)

25El segundo tema en el que se involucró Vázquez Siruela fue el examen de las reliquias de santa Potenciana, en Villanueva de Andújar, hoy Villanueva de la Reina. El 23 de julio de 1640, el doctor Acuña del Adarve –el autor del libro sobre la “Santa Faz”– contestó en detalle a las dudas y a los reparos que le había transmitido Vázquez Siruela en una carta anterior, no conservada57. Al final de la misiva, estalla el mal humor del doctor Acuña. Le recuerda a su corresponsal cuál fue la misión que le encargó el obispo (fijar un día para el rezo de la santa) y cómo se está excediendo, volviendo a hacer toda la investigación para inquirir si de verdad era santa la tal Potenciana, y si merecía ser honrada:

  • 58 Suprimo una repetición: “lo que lo que”.

Y no quiero dejar de decir a vuestra merced que excede de su comisión en pedir noticia de todos los particulares que dice en su carta, porque lo que58 a vuestra merced se le comete es el ajustamiento del rezo que puede el cardenal mi señor como obispo de Jaén dar a una santa adorada y recibida con culto público inmemorialmente en esta provincia. Y solo esto es lo que vuestra merced debe ajustar, conformándose con el auto proveído por su eminencia, en que manda la continuación del culto público. Y querer vuestra merced ahora saber muchas causas del culto público dado a la santa y los nombres de las personas consultadas para el dicho decreto parece que es querer residenciar lo proveído y ser juez de la justificación que para eso hubo, que es fuera de su comisión. Vuestra merced se debe conformar con el auto proveído. […] Y suplico a vuestra merced que ajuste esto con brevedad, sin dilación, ni detenimientos sin causa, y nos dé presto un buen día, que será para mí muy particular merced, y a la santa muy gran servicio. Advierta que los santos son buenos amigos, ni quiera vuestra merced tenerlos quejosos, y más mi santa, que tan propicia es para todos, y así me lo asegura la buena conciencia y religión de vuestra merced. […] Villanueva, 23 de julio de 1640, doctor Acuña [firma autógrafa] (BNE, ms. 6184, fol. 46r y v)

  • 59 Acuña del Adarve afirmaba que la santa había vivido en Villanueva en una época que no precisaba. Ta (...)

26¡Difícil misión la de Vázquez Siruela, en la que se le pedía hacer uso de juicio crítico, pero no demasiado, para que sus dudas y preguntas no llevasen a cuestionar el culto de la santa, que todos esperaban que fuera a autorizar en calidad de experto en antigüedades! Volvemos a encontrar aquí el mismo escrúpulo que observamos anteriormente en la revisión del Memorial del padre Bilches, a saber, la voluntad de no autorizar el culto de ningún falso santo. En el caso de Potenciana, su santidad no era acreditada por ninguna crónica. Tampoco había sido martirizada y nada permitía demostrar qué tipo de vida había llevado. Hasta existían dudas sobre la época y el lugar en que había vivido59. Acuña del Adarve solo podía atestiguar que existía un culto local “de tiempo inmemorial a esta parte”, según la fórmula repetida incansablemente por su devoto defensor.

  • 60 Carta autógrafa de Jerónimo de Pancorvo a Pedro Díaz de Rivas, “De nuestro colegio de San Roque”, 2 (...)
  • 61 Carta autógrafa de Pedro Díaz de Rivas a Jerónimo de Pancorvo, s. l., s. f. [primavera de 1641], BC (...)
  • 62 J. de Acuña del Adarve, Alegación apologética por santa Potenciana hecha por un devoto suyo contra (...)
  • 63 J. de Pancorvo, Respuesta a la alegación apologética por santa Potenciana, s. l., s. e., s. f. [¿16 (...)
  • 64 J. de Pancorvo, Disquisición de santa Potenciana virgen.
  • 65 P. Díaz de Rivas, Antiapología. Disputa acerca del rezo de Santa Potenciana, natural del obispado d (...)
  • 66 Carta autógrafa de Pedro Díaz de Rivas a Martín Vázquez Siruela, Córdoba, 21-II-1642, Biblioteca de (...)
  • 67 Por ejemplo, se conserva entre los papeles de Vázquez Siruela una carta del Jerónimo de Pancorvo al (...)

27Ante las resistencias de Acuña y frente al carácter azaroso del caso de santa Potenciana, esta vez la estrategia de Vázquez Siruela fue hacer intervenir a más expertos. En 1641, cuando ya había abandonado Jaén, le hizo llegar a Jerónimo de Pancorvo, catedrático de sagrada escritura en el Convento Grande de Sevilla, una copia del defensorio de Acuña, para que diera su opinión. Pancorvo tuvo las mismas dudas que Vázquez Siruela sobre la legitimidad del culto de santa Potenciana y escribió a Pedro Díaz de Rivas, remitiéndole también el texto de Acuña del Adarve, para decirle que no encontraba a santa Potenciana en ningún breviario y que el argumento de la tradición no bastaba a su parecer para calificar de santa a una persona: “tradiciones sin fundamento tienen a la simpleza del vulgo y a la ignorancia por testigos que la abonan”60. Díaz de Rivas, prudente, no quiso entrar en la discusión de la legitimidad del culto. Prefirió abordar el problema desde una perspectiva jurídica y respondió que no era competencia del obispo autorizar el rezo de santa Potenciana, una manera hábil de deshacerse del problema61. Este primer intercambio epistolar semi-privado, semi-público fue el principio de una apasionada polémica. En efecto, el doctor Acuña contestó en 1641 con una Alegación apologética por santa Potenciana por un devoto suyo62, impresa, a la cual contestaron cada uno por su lado Pancorvo y Díaz de Rivas, el primero con dos tratados impresos (uno anónimo de 4 folios: Respuesta a la alegación apologética por santa Potenciana63, y otro más elaborado y escrito bajo su nombre: Disquisición de Santa Potenciana64), el segundo con un tratado manuscrito (Antiapología65). Sabemos que por esas fechas Vázquez Siruela y Díaz de Rivas eran asiduos corresponsales. Conservamos una carta de Díaz de Rivas a Vázquez Siruela del 21 de febrero de 1642, es decir, inmediatamente después de que Acuña publicara su Alegación apologética, en la que Díaz de Rivas le pide a Vázquez Siruela que le mande “el papel de Santa Potenciana” del que le había hablado66. Jerónimo de Pancorvo también pertenecía al círculo de los eruditos que trabajan al servicio del obispo Moscoso y Sandoval67. Vemos, pues, cómo Vázquez Siruela, seguramente escaldado por la polémica anterior con Bilches y Rus Puerta, mueve los hilos con extrema habilidad: no entra personalmente en la polémica con Adarve, sino que entrega materiales útiles para que otros hombres de confianza lo hagan por él (Díaz de Rivas o Pancorvo). Pero por estas fechas, ya había abandonado Jaén, apenas un año después de haber entrado al servicio del obispo, probable señal de que las presiones e intereses particulares contradictorios a los que se veía sometido debieron de parecerle insoportables.

1650-1658: Dextro apócrifo… y defendido

  • 68 El final de la carta ya citada de Vázquez Siruela a Santa María (6 de marzo de 1640) deja pensar qu (...)
  • 69 Están reunidas en desorden en el manuscrito II/158 de la Biblioteca de Palacio.
  • 70 Carta 1 de Vázquez Siruela a Nicolás Antonio, Sevilla, 24-VIII-1655. Citada en N Antonio, Censura d (...)

28La estancia en Jaén no fue inútil para la carrera de Vázquez Siruela. Los contactos que estableció con los diferentes miembros del círculo de Moscoso y Sandoval le permitieron darse a conocer y obtener el codiciable puesto de preceptor del hijo de Luis Méndez de Haro Guzmán (1598-1661), VI marqués del Carpio y futuro duque de Olivares, para enseñar latinidad al pequeño don Gaspar, nacido en 162968. Ocupó este cargo hasta 1645 y en otoño de ese año viajó a Sevilla con su señor don Luis Méndez de Haro, obteniendo en recompensa de sus buenos servicios para la educación de don Gaspar un cargo de racionero de la catedral hispalense del que tomó posesión al año siguiente. Fue allí donde conoció al gran erudito Nicolás Antonio (1617-1684), con el que trabó una sincera y duradera amistad, que podemos seguir leyendo 31 cartas de Nicolás Antonio remitidas entre 1650 y 165869, más 2 cartas en respuesta de Vázquez Siruela conservadas en estado de borradores o publicadas por fragmentos en la Censura de Nicolás Antonio70.

  • 71 Robert Jammes y Odette Gorsse, “Nicolas Antonio et le combat pour la vérité (31 lettres de Nicolas (...)
  • 72 De esta primera etapa quedan 5 cartas, escritas durante las ausencias de Vázquez Siruela, quien pas (...)
  • 73 Carta n° 8 de Nicolás Antonio a Martín Vázquez Siruela, Madrid, 6-VIII-1652, fol. 86v.
  • 74 Ibid, fol. 86v.

29Esta correspondencia no deja lugar a dudas sobre el papel que Vázquez Siruela desempeñó en el descubrimiento del carácter ficticio de los falsos cronicones y de otros textos que derivaron de ellos. Odette Gorsse y Robert Jammes ya contaron, en una magnífica contribución, la historia del descubrimiento de la falsificación de Román de la Higuera desde el punto de vista de Nicolás Antonio71. Propongo en las líneas que siguen utilizar las mismas cartas para poner de relieve el papel que desempeñó Vázquez Siruela en esta aventura científica y humana. Todo empezó en Sevilla, donde los dos hombres se trataban asiduamente72. Allí Vázquez Siruela –lector avezado y extremadamente culto, al juicio de Nicolás Antonio, quien siempre lo consideró como un maestro– compartió con su joven amigo las dudas que le inspiraban algunos fragmentos de los nuevos cronicones. Según él mismo refiere, Vázquez Siruela le mostró “cuánta diferencia hacen entre sí las cláusulas de Dextro, Luitprando y Juliano, y con cuánta afectación parecen estar escritas algunas”73. Al observar la falta de unidad del texto, le comunicó a Nicolás Antonio su hipótesis de que parte del texto sería auténtica, parte manipulada y hasta forjada por Román de la Higuera. Los dos hombres tenían sospechas, pero les faltaba, como escribe Nicolás Antonio, el “testigo de casa que conven[ciera] de falsos estos autores”74. El 6 de agosto de 1652 el discípulo escribió triunfante al maestro para pedirle albricias, reconociendo inmediatamente su deuda intelectual:

En cuanto a lo segundo, que toca a Dextro y cómplices, vuestra merced me enseñó a caminar este campo con el tiento que sabe, y cada día me confirmo más en que hubo fondo sobre que se edificó la grande y ambiciosa fábrica que hoy vemos y que ha pasmado el mundo. Lo que yo he averiguado nuevamente con probanzas a mi parecer evidentísimas y inevitables es la falsedad y suposición de mucha parte de estos autores. (fol. 86v)

  • 75 José Godoy Alcántara, Historia crítica de los falsos cronicones, (primera edición 1868), ed. facsím (...)

30La convicción de los dos hombres era que existía un “Dextro auténtico” (la expresión vale como sinécdoque para la totalidad de los cronicones), que el padre Román de la Higuera había realmente recibido de la abadía de Fulda en Alemania en 1594. Sobre esta trama genuina, habría hilado toda una serie de fábulas, reescribiendo y ampliando estos textos con invenciones suyas. Esta teoría partía de una intuición filológica acertada, puesto que, como sabemos hoy desde la impecable demostración de Godoy Alcántara, existieron efectivamente dos fases de composición: una primera versión relativamente breve, escrita poco antes de 1594, y otra mucho más desarrollada, difundida a principios del siglo XVII, después de la exitosa recepción de las láminas del Sacromonte75. Pero lo que no llegó a demostrar Nicolás Antonio, aunque sí lo intuyó, era que la primera versión de estos cronicones también había sido forjada por Román de la Higuera.

31Para demostrar la falsificación del padre Higuera (entendida, en principio, como amplificatio fraudulenta, aunque poco a poco las sospechas se fueron extendiendo también al núcleo inicial), Nicolás Antonio cotejó las versiones de los cronicones comúnmente recibidas, es decir, las ediciones de Juan Calderón, Francisco de Bivar y Rodrigo Caro, con otra versión citada por el propio Román de la Higuera en su Historia de Toledo, escrita a finales del siglo XVI, supuestamente cuando acababa de recibir al auténtico Dextro, y antes de que lo modificara. En una carta posterior, del 13 de abril de 1655, Nicolás Antonio precisa el método que está empleando para su demonstración:

Yo no quiero condenar a Flavio Dextro y los demás en el todo; antes tengo conjeturas muy buenas para creer que fueron algo. Pero los libros que yo tengo del padre Higuera, escritos después que tuvo estos tesoros que tanto celebra en su poder, y en que cita a estos autores a cada paso, me dicen lo que había en ellos entonces y lo que no había. Y así mi cuidado es advertir el lugar que parece libre de sospecha, que es el que se cita como testimonio de alguno de ellos, en estos libros que digo, y condenar el que no se cita. (Carta n° 14, Madrid, 13-IV-1655, fol. 127v)

32Se trataba de confundir al padre Higuera con sus propias armas. Obviamente el método tenía sus límites, porque suponía auténticos todos los fragmentos presentes en la versión primitiva, aunque la intuición le hacía sentir que podían ser fábulas también:

Y no puedo dejar de decir que he hallado algunas cosas notadas de Higuera por autoridad de algunos de ellos que tuve siempre por sospechosas, como la venida de Mahoma a España y otras cosas. Lo cual me ha puesto en mejor crédito de ellas […]. Pudiera alguno desconfiado decir que toda la composición de estos autores fue de mano de Higuera, pero que no se hicieron de una vez y que, cuando hacía esta historia, estaban ya de la primera mano, a que después se añadió lo mucho que entonces no había en ellos. Como quiera que sea, para mi intento quedarán por falsos enteramente aquellos lugares de que él no se acordare en esta Historia [de Toledo] y por sospechoso todo lo demás, como salido de tales manos. (Carta 8, Madrid, 6-VIII-1652, fol. 87v)

  • 76 Carta n° 14, Madrid, 13-IV-1655, fol. 127v.
  • 77 Véase por ejemplo N. Antonio, Censura, p. 42.
  • 78 Coincido plenamente con Mayáns cuando escribe que, si Nicolás Antonio no dio el salto decisivo para (...)

33A la lectura de las cartas de Nicolás Antonio, sentimos que Vázquez Siruela se asustó, porque más de una vez el discípulo intenta tranquilizar al maestro sobre sus intenciones (“no quiero condenar a Flavio Dextro y los demás en el todo”76). Obviamente cuando compartió sus dudas sobre la autenticidad de determinados fragmentos, no se esperaba que Antonio llevara a cabo una demolición tan sistemática de la versión ampliada de Dextro, la cual, aunque dejara indemne la más temprana y breve, ya suponía renunciar a una enorme cantidad de informaciones tan útiles para la historia eclesiástica. Vázquez Siruela no estaba preparado para ello. Adivinamos sus reticencias y reparos a partir de las respuestas de Antonio a cuantos reparos le oponía su amigo para frenarlo: ¿quizás las dos versiones de Dextro eran auténticas, porque Román de la Higuera recibió primero un epítome desde Alemania y después la versión completa? Nicolás Antonio contesta a estos argumentos en las cartas, y los utiliza también a la hora de redactar su gran obra de las Censura de obras fabulosas, sin nombrar a su amigo77. Esta fue otra contribución de Vázquez Siruela: hacer de abogado del diablo y ayudar a Nicolás Antonio a consolidar su argumentación78.

  • 79 Mucho me ha picado (si he de decir a vuestra merced la verdad como debo) el oír a don Juan Durán, (...)

34Pero la contribución más esencial de Vázquez Siruela fue abrir a su amigo su inmensa biblioteca y enviarle cuantos manuscritos necesitaba para su demostración. En una de sus estancias en casa del marqués del Estepa, Vázquez Siruela encontró en la biblioteca nada más y nada menos que la versión primitiva de la crónica de Dextro, que confirmaba todos los análisis anteriores de Antonio. Este se enteró del hallazgo por vía ajena, y le reprochó con su habitual franqueza que no le hubiera avisado antes79. Inmediatamente le contestó Vázquez Siruela confirmándole la noticia, y copiándole diferentes cláusulas del “Dextro primitivo”, entremezcladas con comentarios suyos, donde expresa su convicción de haber encontrado al verdadero Dextro:

No sé que en esto se pueda tachar nada, si no es los dos cómputos del año de Cristo 416-430, que el más lerdo lector advertirá luego que son [ilegible]. Lo demás me parece limpio y sin achaques. Comienza continuadamente el crónico por esta cláusula: Augusto et Sylvano consulibus Chriti nascitur anno Urbis 752. Esas tengo por sincerísimas, como ya me acuerdo que lo escribí a vuestra merced en otra ocasión, hablando de este mismo papel, y ahora que le he visto de próximo, me certifico más en ello, y que la cláusula [ilegible] comienza el impreso se fabricó para comentos o enmendar cosa, como lo delata su mismo estilo. Síguese inmediatamente a lo dicho [ilegible] in Hispaniam venit, 36, y luego unos apuntamientos brevísimos con los nombres de algunos santos y obispos de diferentes iglesias de Barcelona, que no sé si todos están en el impreso, y sí se echa de ver que es desfloración hecha a la obra mayor, por alguno que buscaba noticias de la iglesia de Barcelona. No doy más de aquesto hasta el año de 350, pero desde ahí comienza el crónico, y se va prosiguiendo de año en año con mucho concierto y juicio [fragmento ilegible] […] sin extravagancias, anteposiciones o yuxtaposiciones, ni aquellos paréntesis [ilegible] que echan a perder el impreso, encajando en ellas opiniones y paradojas. (Borrador de carta, 21-I-1658, ms. 8809, f. 23v).

  • 80 Rodrigo Caro, Tomás Tamayo de Vargas, el padre Roa, entre otros, defendieron la autenticidad de la (...)

35Al leer el Dextro primitivo, Vázquez Siruela vio la confirmación de lo que quería pensar: que se trataba de un texto auténtico, sin las incoherencias que afeaban el impreso, achacables, según él, a la reescritura de Higuera. Para las incoherencias que quedaban, las explicó como comentarios marginales de lectores modernos insertos indebidamente en el cuerpo del texto por el copista, utilizando las mismas excusas que los defensores de la versión ampliada80. Si esta explicación tenía cierta credibilidad en el caso de la versión ampliada, que efectivamente había circulado mucho en manuscritos llenos de marginalias, el argumento perdía toda fuerza aplicado a la versión primitiva. En efecto, dentro de la lógica que defendían Nicolás Antonio y Vázquez Siruela, el seudo Dextro auténtico apenas había circulado desde que lo recibiera Román de la Higuera de la abadía de Fulda, escondido celosamente por el jesuita para disimular su ampliación fraudulenta. En esta carta a Nicolás Antonio, Vázquez Siruela se aferra a unos argumentos frágiles para confirmar su convicción. En todo caso, los dos hombres venían a coincidir:

Huélgome mucho que vamos concurriendo en el dictamen acerca de Dextro. Vuestra merced podrá ver algún día la mucha razón que tengo para sentir mal de él y de sus compañeros, enviándole yo algunos pliegos o todos de lo que se fuere poniendo en perfección, si es que se puede decir esto de obra mía (Carta 15, 11-V-1655, fol.  88r).

  • 81 En la carta 13, 16-III-1655, fol. 130 solicita el tratado. En la carta 14, 13-IV-1655, fol. 127v ag (...)
  • 82 En la carta 17, 27-VII-1655, fol. 131 pide que Vázquez Siruela mire el contenido de esta obra. En c (...)
  • 83 Carta 16, 6-VII-1555, fol. 95r. El libro es R. P. Theophili Raynaudi […] Erotemata de malis ac boni (...)

36El Dextro primitivo no fue el único tesoro bibliográfico que comunicó Vázquez Siruela. También le facilitó un tratado manuscrito de Alonso de la Serna contra Dextro, que le ayudó a perfeccionar sus propias observaciones81; una copia muy codiciada de la Crónica de España atribuida a Lorenzo de Padilla (1485-1540) que alegaban todos los defensores de los cronicones como prueba inequívoca de su autenticidad, porque en ella se citaba a un tal “Dextero”, antes de que Román de la Higuera hubiera divulgado el texto82; y una lista de autores, nacionales y extranjeros, que hablaron mal de Dextro: los Dextro-mastyges como los llama, entre ellos el jesuita francés Théophile Raynaud, autor de Erotemata de bonis ac malis libris, al que no conocía Nicolás Antonio83.

  • 84 [seudo] Aulo Halo, De adventu in Hispanias [sic] Sancti Iacobi Zebedaei filii, Madrid: Diego de la (...)
  • 85 Las demás citas se encuentran en la carta 15, 11-V-1655, Palacio, ms. II/158, fol. 88r y en la cart (...)

37Vázquez Siruela también ayudó a Nicolás Antonio a detectar otras falsificaciones, además de los cronicones. Era un lector extremadamente culto y seguramente dotado de una memoria excepcional, un filólogo talentoso capaz de reconocer alteraciones, rupturas de estilo e interpolaciones en los textos que leía y analizaba, como vamos a comprobar en otro ejemplo. En 1648 Juan Tamayo de Salazar, publicó un poema heroico sobre la venida a España de Santiago: De adventu in Hispanias [sic] Sancti Iacobi Zebedaei filii, que dijo haber descubierto en un viejo manuscrito de letras góticas84. Lo atribuyó a un poeta latino del siglo XII llamado Aulo Halo y lo anotó y comentó eruditamente. Resulta que este Aulo Halo era –como Dextro, Julián Pérez, Luitprando y consortes– uno de los cronistas antiguos cuyas obras perdidas había “inventado” Román de la Higuera. El De adventu se presenta, pues, como una obra más de Aulo Halo, poética en vez de histórica, rescatada cincuenta años después del primer presunto hallazgo de Román de la Higuera. En realidad, Tamayo de Salazar forjó el poema a partir de fragmentos de poemas neolatinos hilvanados entre sí, imitando los métodos de falsificación del propio Higuera. Pues bien, de una carta de Nicolas Antonio a Vázquez Siruela se deduce que fue Martín Vázquez Siruela el primero en descubrir el fraude, cuando reconoció en el De adventu fragmentos de la Talichristia (1522), un largo poema heroico-religioso en hexámetros latinos de Álvar Gómez de Ciudad Real (1488-1538). Se lo advirtió a Nicolás Antonio, quien continuó la investigación y encontró más fragmentos taraceados, no solamente en el De adventu, sino también en el Martirologio español del mismo Tamayo de Salazar. Nicolás Antonio reconoce su deuda con Vázquez Siruela en tres momentos, aunque solo citaré un fragmento85:

Mucho me embaraza de haber de litigar no solo con un muerto, sino con otro vivo, que, si no dio con los mismos papeles del Padre Higuera, le heredó el mismo espíritu, de que juega asaz en el Martirologio español. Vuestra merced se acordará de que fue el primero que me enseñó la felonía del mal taraceado Aulo Halo, en quien yo he descubierto aun más trama, llevando en la mano el hilo que vuestra merced me puso en ella. Y aun en otro fragmento –de san Orencio, según él dice, y, según la verdad, suyo mismo, que no desmiente la mano– he hallado versos de la Talichristia, y le trae en el tomo 4. (Carta 21, 25-XII-1657, fol. 98v).

  • 86 La correspondencia de Martín Vázquez Siruela y Nicolás Antonio revela otros casos de falsificacione (...)
  • 87 Véase Mercedes BLANCO, “Cómo leía a Góngora un gran erudito del Siglo de Oro: las notas de Martín V (...)
  • 88 Martín Vázquez Siruela, Discurso sobre el estilo de don Luis de Góngora, (ed.) Saiko Yoshida in: Fr (...)
  • 89 Ibid., p. 105.

38La metáfora del hilo del que se puede tirar y que hay que aprender a reconocer en la trama del texto –maravillosa imagen de la agudeza filológica de Vázquez Siruela– no solo le permitió detectar numerosas falsificaciones86, sino que aclara maravillosamente la naturaleza del trabajo hermenéutico que llevó a cabo Vázquez Siruela a partir de los poemas de Góngora: en este caso también el erudito reconocía hilos provenientes de los textos de la Antigüedad para analizar qué motivos dibujaban en la tupida contextura del poema gongorino87. De manera muy significativa, una metáfora similar aparece en el Discurso sobre el estilo de don Luis de Góngora de Vázquez Siruela, esta vez para valorar el trabajo realizado por Salcedo Coronel en su comentario de las obras de Góngora: “[vuestra merced] m[uestra] cuánta necesidad tienen los poetas de un hilo de oro, que guíe sin error a los demás por sus laberintos”88. Tirar de este hilo permite “no ignorar [la] contextura y significación de las voces” y, sobre todo, “sac[ar] de su retiro” los conceptos y “descifr[ar] lo misterioso de ellos”89. Los poemas y las crónicas históricas se leen con la misma atención aguda y minuciosa a los detalles finamente bordados en la trama.

39Por estos años, Vázquez Siruela llevaba muchos años trabajando en una obra sobre la historia antigua de la Bética. Pero por encargo de la catedral de Sevilla, de la cual Vázquez Siruela era racionero, se le pidió que revisara los Officia propia de este obispado. Nicolás Antonio acogió la noticia con tristeza y no poca frustración, porque veía que con esto se retrasaría mucho la tan deseada Bética:

  • 90 Alusión a dos obras anteriores sobre los santos de Sevilla: Antonio de Quintanadueñas, Santos de la (...)
  • 91 La comparación de las falsificaciones del Padre Higuera con las fábulas de Annio de Viterbo es un a (...)

Mucho siento faltar de esa ciudad cuando tanto interés pierdo, no pudiendo registrar los comentarios que vuestra merced va poniendo en limpio de esta misma obra [la Bética]. Y la que se ha interpuesto de las antigüedades de la iglesia de Sevilla por precepto de su cabildo, aunque no dejará de embarazar a vuestra merced, supuesto que ha de dilatarse más en este argumento así dividido de lo que podía corresponderle siendo parte de la obra mayor, con todo eso, por el obsequio que se hace a nuestra ciudad y porque vuestra merced la saque de teatros a que ya ha salido dos veces90, remito de buena gana la intención con que quisiera no perdiese vuestra merced punto en la obra principal. Holgareme mucho que vuestra merced se ponga a discurrir con Dextro y consortes para ver cómo le va. Y mire que le prevengo que con el tiempo han de ser los que citan y creen a Dextro tan señalados y notados como los que se dejaron llevar de las fábulas anianas91. Yo, con lo que he apuntado a vuestra merced, ya estoy tan mal con estos libros que no me atreveré a apoyar con ellos aun cosas muy ligeras, porque en la ley de la verdad y legalidad es muy recomendada aquella protestación que quien engaña en parte no será creído en nada. (Carta 9, 30-VI-1653, fol. 52r)

40Dos años más tarde, la Bética seguía sin progresar, provocando la exasperación de Nicolás Antonio. Este sentía sinceramente que su amigo gastara su energía y talento en balde, en vez de escribir la gran obra que todos los eruditos de España esperaban:

  • 92 Cahohetes em. cachoetes. Latinismo (palabra procedente del griego): perniciosos.

Siento mucho lo que vuestra merced me dice en cuanto a la lentitud con que se trabaja en nuestra Bética, no cuidando vuestra merced de su fama que tanto enciende los corazones de los más espirituosos y doctos. Si valgo algo para notificarle a vuestra merced de parte de toda la Antigüedad y de parte de la gloria de nuestra España: que no deje la pluma de la mano un instante. Lo hago una y muchas veces con toda la solemnidad que es necesaria, para que no pueda durar más la omisión sin culpa gravísima de vuestra merced. ¿Es posible que cada día han de salir libros llenos de disparates y para estos ha de haber cacohetes92 afrentando nuestra nación o con la barbaridad o con la ignorancia de las cosas necesarias, y vuestra merced, que puede entre muy pocos volver por nuestra honra, haga tan mal hijo de nuestra España que entre tantas lechuzas no quiera ser águila? ¿No le corren tantos libros buenos, doctos, elegantes de las naciones y que, teniendo nosotros más ingenio que sus autores y capacidad para hacer otros tales con mayores lindezas, dejemos volar fuera de España la ignorante barbaridad, que no sé por qué desdicha nuestra es la que todo lo mueve y nunca perecea por salir y mostrarse? Señor mío, no hay disculpa: vuestra merced está ya empeñado en hacer esto, y yo así lo digo en este mi trabajuelo que creo dar a la estampa muy brevemente, como vuestra merced ha visto. Y si no me da vuestra merced muy seguras esperanzas de que prosigue y ha de proseguir, raeré su memoria de las mías, como si hubiese incurrido en gravísimo delito. (Carta n°13, 16-III-1655, fol. 129v-130r)

41Esta Bética sería un estudio de la historia eclesiástica de la antigua Bética y, de llevarlo a cabo, Vázquez Siruela necesariamente hubiera tenido que tomar públicamente posición acerca de los falsos cronicones. Por eso Nicolás Antonio contaba tanto con esta contribución que veía como complementaria de la suya. Hasta donde sé de momento, Vázquez Siruela no pasó de reunir apuntes y notas. En cambio, sí que desarrolló mucho la obra encargada por el cabildo de Sevilla, aunque no la llegó a pulir del todo. Se conserva en varias copias manuscritas bajo el título de Los santos de Sevilla. En ella, Vázquez Siruela abordó frontalmente el espinoso problema de la autenticidad de las nuevas crónicas. Su posición está a años luz de lo que podía esperar el tan íntegro Nicolás Antonio.

42Como explica en la introducción, Vázquez Siruela tenía que llevar a cabo más o menos la misma labor que para el obispado de Jaén: investigar si los santos recogidos en los Oficios lo eran, y si pertenecían a la diócesis de Sevilla. Esta vez dice que renunciará a probar su naturalidad:

Estos dos requisitos, si bien es verdad que han de concurrir en ambos, no piden un mismo grado de certeza. El primero, como esencial para la veneración, debe ser infalible y apoyado con tales fundamentos que no pueden faltar, porque fuera grande ignominia de la pureza y religión cristiana venerar por santo en lo público al que no lo es […]. El segundo tiene más latitud y es de condición de accidente, que puede estar o irse sin diminución del sujeto. Pues, cuando el santo que celebra Sevilla por natural de su diócesis hubiese nacido en otra tierra, el título fundamental de la veneración siempre queda salvo. (BCC, ms. 59-5-7, fol. 34 r y v)

  • 93 Ibid, fol. 35v.

43Aclarado este punto, pasa a enumerar las fuentes que sirven para establecer la naturalidad de un santo: breviarios, las tradiciones locales y… Flavio Dextro, lo que le obliga a aclarar la opinión que le merece “y las cautelas con que lo citar[á]”93. Nombra entonces a algunos detractores y concluye:

  • 94 Ibid, fol. 36r.

será pues cordura, mientras su autoridad anduviere así fluctuando entre estas olas de sospechas y siniestros juicios, retirarse de su testimonio y, pudiendo excusarlo, abstenerse de todo punto”94.

  • 95 Ibid, fol. 36v.

44Algunas líneas después, continúa: “quisiera yo mucho […] que estos oficios de nuestros santos sevillanos en nada dependiesen de su autoridad, o lo menos que fuere posible”95. Pero esto era imposible. Como deja entender a continuación, Dextro y consortes eran una fuente imprescindible e irremplazable para hablar de los santos de un obispado. En efecto, “entre las paradojas y anacronismos que tanto exageran sus Aristarcos tiene cosas verdaderísimas”, es decir, informaciones que Dextro fue el único en transmitir y que eran de consulta obligatoria para escribir un santoral: “otros santos hay en que la prueba (de su naturalidad) es imposible sin que a dicho Flavio Dextro se interponga por ser testigo singular en la materia”. Lo ilustra con san Antolín, reconocido como patrón de la iglesia de Palencia desde que Dextro lo afirmó, y desde que lo probó Francisco de Sandoval, apoyándose en “anales” y “muchos papeles” de su iglesia, cuando, antes de Dextro, se le consideraba un santo francés. Hay varios argumentos implícitos en esta manera de razonar: 1) Una vez “demostrada” la naturalidad de un santo –independientemente de la validez de los argumentos empleados– no se puede cuestionar, so riesgo de hacer peligrar toda la historia eclesiástica escrita en los últimos cincuenta años, de la cual Vázquez Siruela había sido un artífice prolijo. 2) Prescindir de Dextro sería renunciar a demasiados santos y poner en peligro los fundamentos de la religión católica. 3) Por fin, como queda explicado de entrada, ¿qué más daba que estos santos fueran de aquí o de allá? Si eran santos, merecían ser rezados.

  • 96 Ibid., fol. 37v.

45Entonces, empieza en los folios que siguen una larga defensa de Dextro, injustamente atacado por unos Aristarcos que “pasan los límites de la decencia y de la equidad”, desolidarizándose Vázquez Siruela del grupo de eruditos con el que sin embargo estaba en estrecho contacto epistolar por estas fechas (además de Nicolás Antonio, el marqués de Mondéjar, el padre Tomás de León, etc.). Se esperaría, como mínimo, una distinción entre el presunto “Dextro primitivo auténtico” en cuya autenticidad creía sinceramente, según vimos, y la reelaboración posterior falsificada por Román de la Higuera, pero no: Dextro es defendido sin matices, porque los santos lo requieren. La escrupulosidad, el rigor científico, la finura filológica –que eran cualidades que poseía Vázquez Siruela en extremo grado– debían ceder ante el interés superior a sus ojos de la defensa de la religión católica. Y Vázquez Siruela vuelve a emplear exactamente las mismas armas que quince años antes para defender la autenticidad de los santos de Arjona. Veamos un ejemplo particularmente llamativo. Que haya habido masacres de cristianos en “Hispali, Iliturgi, Iliberi, Tarracone”, Dextro es el único autor en afirmarlo. Se podría dudar de la fiabilidad del dato, puesto que ninguna fuente histórica lo certifica y que tampoco han quedado inscripciones en mármoles de dichos martirios, pero, por suerte, “lo que el papel calla contesta el bronce, por una moneda que batió la ciudad de Iliturgi, una de las empadronadas, adulando a Nerón por lo que había hecho contra la religión”96. ¡Otra vez el argumento de la moneda! Y pasa a describir un numisma batido en la “colonia Iliturgitana” en tiempos de Nerón, que lleva en la circunferencia la famosa fórmula: “SUPERSTITIONE CHRISTIANORUM DELETA”.

Insigne antigualla, de más valor que mil testigos de otro género para establecer la fe de lo escrito y la fe del escritor, publicado primero que la medalla se desenterrase. Pareció pocos años ha en los campos de Andújar, a quien la Iliturgi de los antiguos fue muy cercana. De allá la remitieron a Rodrigo Caro que la estimaba justamente por alhaja preciosa, y con ilustraciones suyas la deseaba sacar a luz en las Adiciones a Flavio Dextro. Con su muerte se desvaneció esta esperanza, mas no la moneda, en cuya posesión sucedí por merced y liberalidad de su eruditísimo dueño. (fol. 38r)

46No puede tratarse de la moneda presuntamente hallada por Jimena Jurado en 1637, porque esta se presentaba como batida en Alba Urgabonensis, mientras que la que ahora describe Vázquez Siruela es supuestamente de Iliturgi. De dos cosas una: o la de Iliturgi es auténtica, y entonces ha de ser la fuente de la que se inspiró Jimena Jurado para forjar el numisma de Arjona, o las dos monedas son falsas y creadas con la misma intención de forjar pruebas materiales ad hoc, sin que se pueda decir si fueron fabricadas en el mismo momento y por las mismas personas, o una a imitación de la otra. Discernirlo supera mis conocimientos. Pero, incluso en el primer caso, el carácter repetitivo del argumento, utilizado como un “truco” para dar respetabilidad seudocientífica a la tesis de la autenticidad de Dextro, no podía escapársele a Vázquez Siruela

  • 97 Véase el luminoso estudio de M. BARRIOS AGUILERA, op. cit., capítulo IV.

47El recorrido propuesto sobre casi veinte años de la vida de Vázquez Siruela muestra hasta qué punto su vida estuvo estrechamente entrelazada con la defensa de los intereses de la Iglesia, que venían a coincidir con los suyos personales (promoción personal, obtención de prebendas, etc.). Sus cualidades intelectuales, su excepcional erudición y su talento de filólogo lo hicieron muy consciente de los problemas que las diferentes crónicas del seudo Dextro planteaban, y la correspondencia privada muestra que suscribía plenamente a la tesis defendida valientemente por su joven amigo, Nicolás Antonio, de que buena parte de las informaciones transmitidas por las seudo crónicas de Dextro era falsa, fruto de reescrituras y afabulaciones de Román de la Higuera. Los documentos presentados muestran también que no dudó en acudir a pruebas materiales falsificadas, supuestamente más fidedignas que las textuales, para “demostrar” la veracidad de los cronicones. Cuesta imaginar que Vázquez Siruela participara directamente en la concepción intelectual o material de las dos monedas evocadas, pero en todo caso un espíritu tan lúcido e inteligente como el suyo no podía no darse cuenta del fraude intelectual de acudir a este tipo de pruebas tan oportunamente caídas del cielo. Pero una cosa era entender los mecanismos de la falsificación y otra cosa asumir públicamente las consecuencias de este descubrimiento: prescindir de Dextro hubiera requerido un acto de coraje excepcional, heroico incluso, y el cuestionamiento de todo su trabajo de escritura de la historia eclesiástica de Andalucía. A las razones de carácter personal, en las que se mezclan intereses de carrera y un carácter modesto, poco propenso a romper estrepitosamente con las tradiciones, se añade, creo, la convicción de que, al defender un texto apócrifo, defendía los intereses de la Iglesia, la fe católica, la edificación moral y religiosa de sus compatriotas que encontraban en los santos dechados de virtud y consuelo antes las dificultades de la vida, sobre todo en un contexto de grave crisis económica y social, como la que conocía España por estos años. No hay que olvidar que Vázquez Siruela dedicó muchos años de su mocedad a la evangelización de pueblos recónditos y completamente abandonados de Andalucía, con el espíritu misionero característico de los canónigos del Sacromonte97. Gran intelectual, sí, pero hombre de terreno también, plenamente consciente de la importancia de la misión pastoral de la Iglesia, que se apoyaba en gran parte en el culto de los santos para aportar lo que consideraba un consuelo espiritual a unas poblaciones desheredadas. Hay que tener presente esta faceta de su trayectoria, que no aparece en los documentos que he presentado, para poner en perspectiva su decisión de no denunciar públicamente la falsedad de Dextro. Espero poder demostrarlo en otra oportunidad.

Haut de page

Notes

1 Vaya toda mi gratitud a Héctor Ruiz y Mathilde Albisson, quienes fotografiaron por mí fragmentos de manuscritos de la BNE; a Juan Ballesteros, quien tuvo la amabilidad de leer este artículo y compartir conmigo referencias bibliográficas e ideas que me ayudaron a precisar detalles; a Antonio Valiente, quien me ayudó a descifrar un fragmento de manuscrito; y, por fin, a Mercedes Blanco, quien revisó mi texto con gran meticulosidad, y me ayudó a mejorar muchos aspectos.

2 Juan Ramón BALLESTEROS, “A ciegas entre candiles: Vázquez Siruela, la epigrafía estepeña y la aproximación barroca a la Antigüedad”, Habis, 46, 2015, p. 325-344 y del mismo autor, La antigüedad barroca: Libros, antigüedades y disparates en el entorno del III Marqués de Estepa, Estepa: Diputación de Sevilla, Ayuntamiento de Estepa, 2002.

3 Helena Gimeno Pascual y Armin U. Stylow, “Intelectuales del siglo XVII: sus aportaciones a la epigrafía de la Bética”, POLIS. Revista de ideas y formas políticas de la Antigüedad clásica, 10, 1998, p. 89-156.

4 Gallego Morell edita “Mazarí”. Corrijo por el sentido. No pude ver el original.

5 Tomo la cita de Antonio GALLEGO MORELL, Francisco y Juan de Trillo y Figueroa, Granada: Universidad de Granada, 1950, p. 101. Cuenta la anécdota Trillo y Figueroa en el Apologético historial sobre la antigüedad de Granada (ms. 1672 de la biblioteca del Museo británico, ed. Encarnación Almenzar Rodríguez. Memoria de licenciatura, Universidad de Granada, 1960). Modernizo la ortografía en esta y las siguientes citas.

6 Antonio AGUSTÍN, Diálogos de medallas, inscripciones y otras antigüedades. Ex bibliotheca Ant. Augustini Archiepiscopi Tarraconensis, (1ª edición 1587), Madrid: en la oficina de Joseph Francisco Martínez Abad, 1744, p. 447-449: “Como me contó Latino Latini, natural de Viterbo, hombre docto y de mucha verdad, que fray Juan Annio había hecho esculpir ciertos caracteres en una losa y que la hizo enterrar en una viña, la cual había de ser cavada presto junto a Viterbo. Y cuando supo que había cavadores en la viña, les hizo cavar hacia donde estaba su losa, diciendo que él hallaba en sus libros que en aquella parte había un templo el más antiguo del mundo. Y como se cavase hacia la losa, el primero que topó con la piedra se lo vino a decir, y él hizo que la descubriesen poco a poco, y comenzó a maravillarse de la piedra y de los caracteres. Y tomando copia de ella fue a los que tenían cargo de la ciudad y les dijo que cumplía mucho a la honra de la ciudad que aquella piedra se pusiese en la parte más honrada de ella, porque allí estaba la fundación de Viterbo, pues la fundaron Isis y Osiris, y contóles sus fábulas y se hizo todo lo que él quiso. Y de esta piedra andan también los traslados de molde, y creo que comienza: EGO SUM ISIS”. La anécdota de Trillo y Figueroa invierte la situación descrita por Antonio Agustín: el engañador es engañado con el mismo método que utilizaba su ilustre predecesor para estafar a la gente crédula. Es una especie de revancha simbólica de la sensatez y del sentido común, frente al fraude disfrazado de ciencia.

7 Nicolás Antonio escribe acerca de su amigo Vázquez Siruela: “Multa hic vir eruditissimus observavit, in adversaria retulit, memoria continuit; pauca ad unguem absolvit, ut fere consueverat nihil perfunctiore aut per transennam, quod ex occasione offerretur, examinare; unde plurima incepta mansuerunt in schedis”. “Sumamente erudito, este varón fijó su atención en muchos asuntos, consignó sus hallazgos en borradores, los mantuvo encerrados en su memoria; mas pocos escritos concluyó, perfeccionándolos con la última lima; de modo que se había acostumbrado a no examinar a la ligera –como de paso– ninguna materia de cuantas a la ocasión se le ofrecían; motivo por el cual muchos escritos a los que había dado inicio se quedaron en anotaciones dispersas” (la traducción es de Jesús Ponce, a quien agradezco mucho que me permitiera utilizarla, y figura en su artículo en este mismo dossier). Nicolás Antonio, Bibliotheca Hispana nova, tomus secundus, Madrid, Joaquín de Ibarra, 1788, p. 112.

8 Dos fuentes antiguas nos ofrecen breves biografías de Martín Vázquez Siruela: el ya citado artículo de N. Antonio, Bibliotheca Hispana nova, op. cit., II, p. 112 y Cristóbal Medina Conde, El fingido Dextro convencido de tal por su pluma o descubierto de su misma mano, Málaga: en la Imprenta de la Plaza, 1772, capítulo V, p. 38-56. Entre las investigaciones modernas, la primera, y hasta ahora la más importante por la cantidad y calidad de documentos exhumados; es la de A. GALLEGO MORELL, “Algunas notas sobre don Martín Vázquez Siruela”, Estudios dedicados a Menéndez Pidal, 4, Madrid: CSIC, 1953, p. 405-424. En fechas recientes, le han dedicado rápidas reseñas biográficas H. Gimeno Pascual, s. v. “Vázquez Siruela, Martín” Diccionario biográfico español (DBE de ahora en adelante) en línea: http://dbe.rah.es/biografias/18312/martin-vazquez-siruela y Jesús Salas Álvarez, s. v. “Vázquez Siruela, Martín”, in: M. DÍAZ-ANDREU, G. MORA RODRÍGUEZ y J. CORTADELLA I MORRAL (dirs.), Diccionario histórico de la arqueología en España, Madrid: Marcial Pons, 2009, p. 679-681. Otras contribuciones se centran en episodios de su vida o facetas de su actividad. Manuel BARRIOS AGUILERA estudió la participación de Vázquez Siruela en las misiones de evangelización del Sacromonte, La invención de los libros plúmbeos. Fraude, historia y mito, Granada: Universidad de Granada, 2011, capítulo IV, p. 147-208. Carlos Alonso analizó las actividades de Vázquez Siruela para defender los plomos: Los apócrifos del Sacromonte. Estudio histórico, Valladolid: ed. Estudio Agustiniano, 1979, capítulos XIX y XX; Fernando Rodríguez Mediano expuso el interés de Vázquez Siruela por la lengua y la cultura árabes en “Fragmentos de orientalismo español del s. XVII”, Hispania. Revista Española de Historia, 65, 222, 2006, p. 243-276 y “Al-Andalus y la lengua árabe en la España de los siglos de oro”, in: Manuela Marín (dir.), Al-Andalus/España. Historiografías en contraste. Siglos XVII-XXI, Madrid: Casa de Velázquez, 2009, p. 1-20. En línea: https://books.openedition.org/cvz/1369?lang=fr

9 Para el conocimiento de esta figura he consultado las siguientes biografías (casi hagiografías) escritas en el siglo XVII: Alonso de Andrade, Idea del perfecto prelado en la vida del eminentísimo cardenal don Baltasar de Moscoso y Sandoval, arzobispo de Toledo, primado de las Españas, Madrid: Joseph de Buendía, 1668 y Antonio de Jesús María, Don Balthasar de Moscoso y Sandoval, presbítero cardenal de la SIR del título de Santa Cruz en Jerusalén, arzobispo de Toledo, primado de las Españas […], Madrid: Bernardo de Villadiego, impresor del rey, 1680. Véase también Ángel Fernández Collado s. v. “Moscoso y Sandoval, Baltasar”, DBE, en línea: http://dbe.rah.es/biografias/16573/baltasar-moscoso-y-sandoval

10 De estos manuscritos, solo utilizaré en este artículo el BNE, ms. 6184, porque contiene una parte de la correspondencia de Vázquez Siruela. Estas correspondencias ya fueron estudiadas de forma parcial, pero falta aún un estudio de conjunto. Se interesaron por ellas C ALONSO, Los apócrifos del Sacromonte. op. cit. y Katrina OLDS, Forging the past. Invented histories in Counter-Reformation Spain, New Heaven-London: Yale University Press, 2015.

11 Francisco de Rus Puerta, Historia eclesiástica del reino y obispado de Jaén, primera parte que contiene […] los santos mártires así de Arjona como de Baeza. Al eminentísimo señor don Baltasar de Moscoso y Sandoval, Jaén: Francisco Pérez de Castilla, 1634, fol. 2r.

12 El mismo autor reprodujo el memorial dividido en fragmentos, seguidos de la censura de Vázquez Siruela, en una obra muy posterior, de la que se tratará a continuación: Francisco de Bilches, Santos y santuarios del obispado de Jaén. Prueba de lo resuelto por los santos, al Eminentísimo S. B. de Moscoso y Sandoval, Madrid: Domingo García y Morras, 1653, p. 299-392.

13 No sé si por el término de “memorial” Vázquez Siruela designa la obra mayor de F. de Rus Puerta, Historia eclesiástica del reino y obispado de Jaén, op. cit., u otro texto posterior.

14 F. de Bilches, op. cit., libro 3.

15 Esta Apología se conserva inacabada y manuscrita en varios ejemplares. He consultado el de la BCC, ms. 59-5-7, que adolece de unos evidentes y frecuentes errores de copia.

16 Por lo visto, el testimonio que manejo (BCC, ms. 59-5-7) presenta un error de copia en este fragmento. No he podido ver ningún otro testimonio. El sentido es que solo hubo que censurar aquellos fragmentos en los que Rus Puerta coincidía con Bilches. Se trata obviamente de una lítote.

17 Apología del doctor Martín Vázquez Siruela respondiendo al padre Francisco de Bilches, fol. 3r.

18 Varios indicios apuntan a que los dos tratados adolecían de las mismas graves imperfecciones. En la Apología, fol. 8r, nos enteramos de que Rus Puerta tampoco apreció las críticas de Vázquez Siruela y que redactó a vuela pluma un Defensorio para defender a los santos rechazados por el censor. Pero la cosa no pasó de ahí y sus argumentos no fueron admitidos por el obispo.

19 Se pueden leer fragmentadas, con las respuestas agrias del jesuita en Bilches, op. cit., libro 3.

20 Es lo que afirma Vázquez Siruela en su Apología, y la lectura de los fragmentos de su censura publicados por Bilches en Santos y santuarios, libro 3 lo confirma.

21 M. Vázquez Siruela, Apología, fol. 4v.

22 A. de Jesús María, op. cit., libro IV, capítulo 2, párrafo 667. Las bastardillas están en el impreso.

23 Desacuerdo: “Significa asimismo error o desacierto. Latín. Error. Incuria. Indeliberatio” (Autoridades). Incluso, puede ser un eufemismo por “tontería”, “ignorancia”. Los desacuerdos extrínsecos eran los que no afectaban las conclusiones del memorial, aparte de aminorar la autoridad de su autor, mostrando su poco saber e inteligencia; los intrínsecos eran los que quitaban validez a las pruebas alegadas.

24 BNE, ms. 6184, fol. 104.

25 Ibid., fol. 140.

26 Bernardino de Villegas (1592-1653), jesuita, catedrático de prima de teología en su colegio de Alcalá de Henares, autor de un Memorial sobre la calificación de las reliquias de los Santos Mártyres de Arjona, Baeza: Juan de la Cuesta,1639.

27 Lo confirma el biógrafo tardío del obispo, A. de Jesús María, op. cit, libro IV, capítulo 1, párrafo 651: “Para conseguir las noticias que deben anteceder a las resoluciones del gobierno, convidaba muchas veces a comer algunos de los priores de más autoridad, a quien honraba mucho y daba grande crédito, para que en los demás creciese su estimación, al paso que los veían favorecidos del obispo. Agradecíales repetidamente lo que le ayudaban a llevar el peso de la dignidad, con que, si alguno trabajaba menos, confuso ponía con nuevo aliento los hombros al trabajo”.

28 No he podido consultar directamente el tratado, cuyo título conozco por K. OLDS, “The Ambiguities of the Holy: Authenticating Relics in Seventeenth-Century Spain”, Renaissance Quarterly, 65 (1), 2012, p. 135-184, p. 163. Sobre la figura de Santa María como defensor de los santos españoles, véase de la misma autora, Forging the past, op. cit., p. 168-169.

29 Este “eminentísimo dueño” es obviamente el cardenal obispo de Jaén, don Baltasar de Moscoso y Sandoval.

30 El obispo les ha mandado que discutan de cómo extender o amplificar el opúsculo del carmelita dándole más cuerpo, cosa posible puesto que el alma que tiene, la sustancia y riqueza de sentido, consiente que se le dé tanto cuerpo como se quiera. Se trata de una hábil lisonja, dirigida al fraile.

31 La obra en cuestión ha de ser un impreso de 19 hojas in folio titulado Beatissimo Urbano, urbis domino, orbis doctori, summo Ecclesiae pontifici, pro Fl. L. Dextro libellus supplex et apologeticus, s. l, s. n., s. a. 1630, en art. cit., p. 178. Existe un ejemplar en la Biblioteca de Estudio Teológico Agustiniano de Valladolid.

32 Tomás Tamayo de Vargas.

33 Quasimodo: el segundo domingo después de Pascuas. No sé si el viaje en cuestión sería uno de los que hacía el secretario por el obispado para cumplir sus misiones o si trata de su vuelta definitiva a Madrid.

34 La lista no es exhaustiva, huelga decirlo. Un estudio sistemático de la correspondencia de los secretarios del obispo con herramientas digitales permitirá delinear con más precisión los contornos del taller y su evolución en el tiempo.

35 A. Agustín, op. cit. Ambrosio de Morales, “Discurso general sobre las antigüedades, donde se enseña la manera de bien averiguarlas y entenderlas”, Las antigüedades de las ciudades de España que van nombradas en la Corónica con la averiguación de sus sitios y nombres antiguos, Alcalá de Henares: Juan Íñiguez de Lequerica, 1575.

36 Flavii Lucii Dextri […] chronicon omnimodae historiae […] nunc demum opera et studio fr. Francisci Bivarii, Lugduni, sumptibus Claudii Landry, 1627.

37 Cécile Vincent-Cassy, “Los santos re-fundadores. El caso de Arjona (Jaén) en el siglo XVII” in: François Delpech (dir.), L’imaginaire du territoire en Espagne et au Portugal (XVIe-XVIIe siècles), Madrid: Collection de la Casa de Velázquez, 105, 2008, p. 193-211, p. 196.

38 Sobre los santos de Arjona, además del ya citado artículo de Cécile Vincent, véase K. OLDS, op. cit, p. 140-141. Sobre la existencia de la necrópolis, véase Juan ESLAVA GALÁN, “Las defensas de Arjona”, Boletín del Instituto de Estudios Giennenses, 125, 1986, p. 25-91.

39 Habla de ellas un testigo, el padre fray Manuel Tamayo, citado en el Pleito judicial para la calificación de las reliquias: “Preguntado si los cuerpos, huesos y cenizas que en el dicho sitio se hallaron […] los tiene por santos y católicos […] dice que los tiene y los venera por de santos martirizados por la fe de Jesucristo, y los motivos que tiene son primero el haberle dicho muchas personas fidedignas y ser público y notorio en Arjona que se aparecieron en aquel sitio y partes de él muchas y diferentes luces en diferentes tiempos y horas […]; lo segundo, porque, entre otras cosas y hornos y hogueras que se descubrieron, una de ellas le parece como cisterna […] adonde se hallaron muchos huesos humanos, alechos [sic] con cantidad de cenizas y dos piedras redondas con dos cruces en forma de la cruz arzobispal, que suelen llevar delante los prelados arzobispos. Y asimismo, descubriendo los huesos en esta misma losa […], cuando se levantó la piedra primera con cruz, se sintió un olor y fragancia muy grande y extraordinaria”, Memorial del pleito sobre el reconocimiento, aprovación y calificación de los milagros, veneración y colocación de las reliquias de los santuarios que se descubrieron en la villa de Arjona, desde el año de mil y seiscientos y veinti y ocho, hasta el de quarenta y dos, Jaén: s. e., s. f. [c. 1645], p. 173.

40 Jimena Jurado llegaría a ocupar el cargo de secretario de don Baltasar de Moscoso y Sandoval cuando este fue nombrado arzobispo de Toledo en 1646 y obtendría incluso una prebenda de racionero en 1651 en la catedral de Toledo. Sobre este curioso personaje, véase Manuel Rodríguez Arévalo, “Martín Ximena Jurado: historiador villanovero del reino de Jaén”, Boletín del Instituto de Estudios Giennenses, 179 (jul./dic.), 2001, p. 7-28; María Josefa Parejo Delgado, “Don Martín de Ximena Jurado, historiador del reino de Jaén”, in: Emilio Cabrera Muñoz (dir.), Actas del primer congreso de Historia de Andalucía, Córdoba: Publicaciones del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, 1982, p. 1275-1285; y J. R. Ballesteros s. v. “Jimena Jurado, Francisco”, DBE, en línea: http://dbe.rah.es/biografias/78554/martin-de-jimena-jurado

41 María de los Santos Mozas Moreno, Martín de Ximena Jurado: Manuscrito 1180 de la Biblioteca Nacional de España. Arqueología en Jaén en el siglo XVII: monedas y antigüedades, Jaén: UJA editorial, 2018, p. 238-239. También habló de esta falsificación K. OLDS, op. cit, p. 252-253.

42 Ibid., p. 239.

43 El libro está incluido en BNE, ms. 1180, fol. 1-12. Lo reproduce y estudia M. de los Santos Mozas Moreno, op. cit., p. 151-244.

44 J. Parejo Delgado, art. cit. y M. Rodríguez Arévalo, art. cit., p. 11.

45 El tratado está en BNE, ms. 1180, fol. 296-307. Lo estudia M. de los Santos Mozas Moreno, op. cit., p. 152-153.

46 Se trata de la Explicación de un antiguo numisma de Arjona.

47 También transcribe la carta M. de los Santos Mozas Moreno, op. cit., p. 152-153, aunque con ligeras diferencias de transcripción.

48 Juan ACUÑA DEL ADARVE, Discursos de las effigies y verdaderos retratos non manufactos del santo rostro y cuerpo de Christo... desde el principio del mundo y que la Santa Verónica que se guarda en la Santa iglesia de Iaén es vna del duplicado ò triplicado que Christo [...] dio a la [...] Verónica [...], Impresso en Villanueva de Andujar: en las casas del autor, por Iuan Furgolla de la Cuesta, 1637. Estudió este tratado C Vincent-cassy, “L’inventaire des empreintes sacrées. Le discours de Juan Acuña del Adarve sur les saintes faces (Jaén, 1637)”, in: María Tausiet y Hélène Tropé (dirs.), Folklore y leyendas en la península ibérica. En torno a la obra de Francois Delpech, Madrid: CSIC, 2014, p. 1-96.

49 Concretamente Acuña del Adarve se apoyó en Dextro y Julián Pérez para afirmar que la Santa Faz de la catedral de Jaén era aquella imagen que santa Verónica había deposito en Roma y que fue después llevada a Iliturgi por Eufrasio, primer obispo de la diócesis de Jaén. Ver C. Vincent-Cassy, “L’inventaire des empreintes sacrées”, art. cit., p. 90.

50 Calculo este porcentaje redondeado a partir de la tabla publicada por M. de los Santos Mozas Moreno, op. cit., p. 191-193.

51 Sobre el concepto de “pía afición”, véase el excelente estudio de K. OLDS, art. cit.

52 BNE, ms. 8809, fol. 37-58.

53 BNE, ms. 6184, fol. 62-97.

54 Vázquez Siruela reutilizó como soporte para el borrador de la Súplica, el revés y los contornos de una carta, cuya fecha nos da une término ab quo para la composición de la Súplica: 7 de febrero de 1640.

55 Ibid, fol. 70v.

56 Ibid, fol. 72v.

57 Comenta esta carta José del Moral de la Vega, “Comentarios a dos cartas inéditas del prior de Villanueva de Andújar, doctor don Juan Acuña del Adarve, referentes a la causa de santa Potenciana”, Boletín de estudios giennenses, 147, 1993, p. 61-72.

58 Suprimo una repetición: “lo que lo que”.

59 Acuña del Adarve afirmaba que la santa había vivido en Villanueva en una época que no precisaba. Tan solo indicaba que en la ermita donde se habían encontrado sus huesos había una inscripción escrita con letras góticas, y que existía “una constante, uniforme y antigua tradición de casi trescientos años a esta parte continuada de padres y abuelos a hijos y nietos de que santa Potenciana fue una santa mujer que vivió y murió en una ermita […] haciendo en ella vida eremítica”. (Carta de Juan de Acuña del Adarve al obispo, 12-XII-1639, BNE, ms. 6184, fol. 24r-26v, fol. 24 r). En cambio, Jerónimo de Pancorvo terminó defendiendo, después de haber cuestionado la existencia de una santa natural de Andalucía, que los huesos encontrados en Villanueva eran los de una santa romana, llamada Pudenciana en el Martirologio romano, llevados a Villanueva por el obispo san Eufrasio, cuando llegó a la Bética. (Jerónimo de Pancorvo, Disquisición de santa Potenciana virgen. Al reverendísimo y eminentísimo señor cardenal Sandoval, Sevilla: Simón Fajardo, 1643).

60 Carta autógrafa de Jerónimo de Pancorvo a Pedro Díaz de Rivas, “De nuestro colegio de San Roque”, 21-IV-1641, BCC, ms. 56-3-25, fol. 1-6, fol. 5r.

61 Carta autógrafa de Pedro Díaz de Rivas a Jerónimo de Pancorvo, s. l., s. f. [primavera de 1641], BCC, ms. 56-3-25, fol. 8-12. Esta carta pasó a ser el capítulo 2 de la Antiapología, tratado manuscrito dedicado al obispo Moscoso y Sandoval que presentaré más adelante. El propio Díaz de Rivas aclara las circunstancias de escritura de esta correspondencia en dicha Antiapología, fol. 4 r.

62 J. de Acuña del Adarve, Alegación apologética por santa Potenciana hecha por un devoto suyo contra una consulta invectiva hecha por un religioso grave y docto al licenciado Pedro Díaz de Rivas, presbítero de Córdoba, bien conocido por su erudición y letras en ella y su comarca, en Jaén, por Francisco Pérez de Castilla, s. f. Contiene una aprobación firmada en Jaén el 8 de diciembre de 1641 por el doctor Diego Osorio Dávila, y una licencia otorgada en Jaén el 9 de diciembre de 1641 por el licenciado don Francisco de Mendoza, racionero de la santa Iglesia de Jaén, provisor del obispado. La identidad del “devoto” anónimo es revelada sin lugar a dudas en los textos escritos en respuesta por Díaz de Rivas y Pancorvo. Véase por ejemplo P. DÍAZ DE RIVAS, Antiapología, capítulo 3: “El doctor Acuña, como tan devoto a santa Potenciana y lleno de tan varias noticias en todo género de letras, prosiguiendo con su asunto de que se le puede dar rezo a santa Potenciana, hizo un tratado que intituló Alegación apologética por santa Potenciana, en que se responde a algunos argumentos hechos en el precedente discurso”.

63 J. de Pancorvo, Respuesta a la alegación apologética por santa Potenciana, s. l., s. e., s. f. [¿1642?]. Sin portada ni colofón. Consulté el ejemplar de la Biblioteca Universitaria de Sevilla.

64 J. de Pancorvo, Disquisición de santa Potenciana virgen.

65 P. Díaz de Rivas, Antiapología. Disputa acerca del rezo de Santa Potenciana, natural del obispado de Jaén. Explícanse varias bulas de sumos pontífices y decisiones de la sacra congregación de ritos, varias cuestiones del rezo y culto de los santos del Martirologio romano, de la beatificación y canonización, Biblioteca de Toledo, ms. 293.

66 Carta autógrafa de Pedro Díaz de Rivas a Martín Vázquez Siruela, Córdoba, 21-II-1642, Biblioteca de Palacio, ms. II/158, fol. 172 r.

67 Por ejemplo, se conserva entre los papeles de Vázquez Siruela una carta del Jerónimo de Pancorvo al obispo, 2-IX-1639, BNE, ms. 6184, fol. 102; y Pancorvo escribió una Disquisición de los santos mártires de Arjona. Al eminentísimo señor don Baltasar Moscoso y Sandoval, cardenal de la santa iglesia de Roma, obispo de la de Jaén, Sevilla: Simón Fajardo, 1634.

68 El final de la carta ya citada de Vázquez Siruela a Santa María (6 de marzo de 1640) deja pensar que el carmelita pudo favorecer sus intereses: “De mis cosas y algunas en que vuestra paternidad me ha de favorecer en Madrid, diré otro día para no cansarle más”. Fuera esta o no la llave maestra que le abrió las puertas de casa del marqués, no cabe dudar que fue por este tipo de favores recíprocos como pudo conseguir la plaza.

69 Están reunidas en desorden en el manuscrito II/158 de la Biblioteca de Palacio.

70 Carta 1 de Vázquez Siruela a Nicolás Antonio, Sevilla, 24-VIII-1655. Citada en N Antonio, Censura de historias fabulosas, obra posthuma de don Nicolás Antonio […] Publica estas obras don Gregorio Mayáns y Siscar, en Valencia: por Antonio Bordazar de Artazu, 1742, p. 24-25. La carta 2, 21-I-1658 se conserva en estado de borrador, extremadamente difícil de leer: BNE, ms. 8809, fol. 23-26 y Mayáns cita un fragmento en la introducción de la Censura, p. XVI.

71 Robert Jammes y Odette Gorsse, “Nicolas Antonio et le combat pour la vérité (31 lettres de Nicolas Antonio a Vázquez Siruela)”, Hommage des hispanistes français à Noël Salomon, Barcelona: Editorial Laia, 1979, p. 411-429.

72 De esta primera etapa quedan 5 cartas, escritas durante las ausencias de Vázquez Siruela, quien pasaba largas temporadas en Estepa con el marqués del mismo nombre.

73 Carta n° 8 de Nicolás Antonio a Martín Vázquez Siruela, Madrid, 6-VIII-1652, fol. 86v.

74 Ibid, fol. 86v.

75 José Godoy Alcántara, Historia crítica de los falsos cronicones, (primera edición 1868), ed. facsímil, Granada: universidad de Granada, 1999.

76 Carta n° 14, Madrid, 13-IV-1655, fol. 127v.

77 Véase por ejemplo N. Antonio, Censura, p. 42.

78 Coincido plenamente con Mayáns cuando escribe que, si Nicolás Antonio no dio el salto decisivo para demostrar la falsedad de todas las crónicas nuevas, es seguramente por la influencia de los hombres de su círculo, entre ellos Vázquez Siruela. Mayans, “Vida de don Nicolás Antonio”, inserta en las páginas preliminares de la Censura, p. XIX.

79 Mucho me ha picado (si he de decir a vuestra merced la verdad como debo) el oír a don Juan Durán, nuestro amigo, que ha descubierto vuestra merced en poder del marqués unos fragmentos de Flavio Dextro diferentes de los que andan comunes”. Carta 21, 25-XII-1657, fol. 98r.

80 Rodrigo Caro, Tomás Tamayo de Vargas, el padre Roa, entre otros, defendieron la autenticidad de la versión editada modernamente con este argumento. Véanse K. OLDS, op. cit, y Muriel ELVIRA, “Góngora, Dextro y las láminas del Sacromonte: Díaz de Rivas y el abad de Rute ante las polémicas literarias e historiográficas de su tiempo”, in: Juan Montero y Mercedes Blanco (dirs.), Controversias y poesía, Universidad de Sevilla, 2019, en prensa.

81 En la carta 13, 16-III-1655, fol. 130 solicita el tratado. En la carta 14, 13-IV-1655, fol. 127v agradece que Vázquez Siruela haya accedido a prestárselo. En la carta 17, 27-VII-1655, fol. 131 anuncia que lo está trasladando.

82 En la carta 17, 27-VII-1655, fol. 131 pide que Vázquez Siruela mire el contenido de esta obra. En carta del 24 de agosto de 1655, Vázquez Siruela le contesta en detalle, le explica cómo obtuvo copia de ella y la cotejó con el original conservado en Córdoba. Publica la carta Nicolás Antonio, Censura, p. 24-35. José Godoy Alcántara demostró que también en la Crónica de España las citas de Dextro eran espurias e inventadas por Padilla, al que siguió y desarrolló Román de la Higuera. J. Godoy Alcántara, op. cit., p. 19-29, nota.

83 Carta 16, 6-VII-1555, fol. 95r. El libro es R. P. Theophili Raynaudi […] Erotemata de malis ac bonis libris, Lyon: Jean-Antoine Huguetan y Marc Antoine Ravaud, 1653.

84 [seudo] Aulo Halo, De adventu in Hispanias [sic] Sancti Iacobi Zebedaei filii, Madrid: Diego de la Carrera, 1648.

85 Las demás citas se encuentran en la carta 15, 11-V-1655, Palacio, ms. II/158, fol. 88r y en la carta 16, 6-VI-1655, Palacio, ms. II/158, fol. 95r.

86 La correspondencia de Martín Vázquez Siruela y Nicolás Antonio revela otros casos de falsificaciones detectadas por nuestro erudito. Así, recelaba (con razón) de numerosos fragmentos de la Historia eclesiástica de Granada de Bermúdez de Pedraza (carta de Nicolás Antonio, Granada, 30-VI-1653, ms. II /158, v. 51v-52r). También el Tratado del origen de los reyes de Granada del seudo Fernando de Pulgar (en realidad un apócrifo probablemente redactado por Bermúdez de Pedraza) le pareció raro, porque solamente recopilaba fuentes cristianas (borrador de carta de Vázquez Siruela, Sevilla, 21-I-1658, BNE, ms. 8809, fol. 23 v). Para un análisis de ambas obras, remito al artículo de Frédéric ALCHALABI, “La fabrique de l’histoire. À propos de l’activité historiographique de la famille morisque Granada Venegas aux environs de 1600, e-Spania, 32, 2019, en línea en este número de la revista.

87 Véase Mercedes BLANCO, “Cómo leía a Góngora un gran erudito del Siglo de Oro: las notas de Martín Vázquez Siruela a la Soledad segunda”, e-Spania, 32, 2019, en línea en este número de la revista.

88 Martín Vázquez Siruela, Discurso sobre el estilo de don Luis de Góngora, (ed.) Saiko Yoshida in: Francis CERDAN, Autour des “Solitudes”. En torno a las “Soledades” de Luis de Góngora, Toulouse: Presses Universitaires du Mirail, 1995, p. 91-106, p. 104.

89 Ibid., p. 105.

90 Alusión a dos obras anteriores sobre los santos de Sevilla: Antonio de Quintanadueñas, Santos de la ciudad de Sevilla y su arzobispado: fiestas que su santa iglesia metropolitana celebra. Al ilustrísimo señor deán y cabildo de la mesma santa iglesia, impreso en Sevilla: por Francisco de Lyra, 1637; Martín Anaya Maldonado, Tratado nuevo de los santos de Sevilla, Barcelona: por Sebastián de Comellas, 1637.

91 La comparación de las falsificaciones del Padre Higuera con las fábulas de Annio de Viterbo es un argumento frecuentemente esgrimido por los detractores de los falsos cronicones. Sobre esta figura, Julio Caro Baroja, Las falsificaciones de la Historia (en relación con la de España), Barcelona: Seix Barral, 1992 y Renaud MALAVIALLE, “Juan de Vergara (1492-1557) vs Annius de Viterbe (1432-1502). Critique historique et épistémologie de l’histoire en Espagne au XVIe siècle : un enjeu politique, e-Spania, 32, 2019, en línea.

92 Cahohetes em. cachoetes. Latinismo (palabra procedente del griego): perniciosos.

93 Ibid, fol. 35v.

94 Ibid, fol. 36r.

95 Ibid, fol. 36v.

96 Ibid., fol. 37v.

97 Véase el luminoso estudio de M. BARRIOS AGUILERA, op. cit., capítulo IV.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Muriel Elvira, « Semblanza de Vázquez Siruela a través de su correspondencia. Las reliquias y los falsos cronicones », e-Spania [En ligne], 32 | février 2019, mis en ligne le 05 février 2019, consulté le 25 mars 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/29929 ; DOI : 10.4000/e-spania.29929

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals