Navigation – Plan du site
Góngora visto por un intelectual del siglo XVII: Martín Vázquez Siruela y el manuscrito BNE 3893

La “biblioteca” de don Martín Vázquez Siruela a partir de sus anotaciones gongorinas

Pedro Conde Parrado

Résumés

Cet article offre une description analytique de la « bibliothèque » érudite d’importance considérable, à laquelle eut recours le chanoine de l’abbaye de Sacromonte à Grenade pour rédiger un ensemble copieux d’annotations sur la poésie de Góngora, conservées dans un manuscrit de la Bibliothèque Nationale d’Espagne. Nous tentons également d’ébaucher un portrait de la personnalité intellectuelle de cet éminent homme de lettres de l’Espagne du XVIIe siècle.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Afanes y destellos gongorinos de un intelectual del siglo XVII. Martín Vázquez Siruela y el manuscr (...)
  • 2 Que llevó el título “Entremos en la oficina de la erudición: consideraciones sobre la biblioteca de (...)
  • 3 La edición de esas anotaciones gongorinas de Vázquez Siruela correrá a cargo de la propia profesora (...)

1Cuando me planteé cuál podría ser el asunto de mi intervención en el seminario de estudios sobre el comentarista gongorino Martín Vázquez Siruela que se celebró en París en marzo de 20181, opté por centrarme en una de las secciones en que aparece dividido el manuscrito BNM 3893, aparentemente dedicadas a una parte concreta de la poesía de Góngora, y analizar la labor exegética realizada allí por el erudito canónigo del Sacromonte granadino. Tras revisar unos cuantos folios de la sección escogida, me percaté de lo que sigue: en primer lugar, de que evidentemente no se trata de anotaciones sistemáticas centradas en un único poema de Góngora, o en alguna parte de uno de ellos, a pesar de lo que indica el epígrafe ubicado en el primer folio de dicha sección (“Segunda Soledad”, en ese caso), sino de una numerosa serie de ellas con variada procedencia, especialmente de los llamados “poemas mayores” (Polifemo, Soledades, Panegírico al duque de Lerma), presentadas de un modo en apariencia aleatorio; en segundo lugar, de que para hacerse una idea cabal del sentido y la forma de la anotación gongorina por parte de Vázquez Siruela, así como del origen e índole de su erudición, es muy necesario poseer una visión mucho más amplia de la que pueda ofrecer el análisis de una sola sección del códice, por lo que me decidí a revisarlo entero; y en tercer lugar, de que el propio escoliasta facilitó en gran medida la tarea con su loable y mantenida costumbre de indicar el número de página de la obra en la que había recabado el testimonio con el que pretendía en cada caso arrojar luz acerca de tal o cual pasaje del poeta cordobés. Dadas las facilidades de consulta que nos brindan hoy en día los instrumentos bibliográficos disponibles en internet, parecía muy posible, con paciencia y un concienzudo método de pesquisa, reconstruir con bastante certidumbre la que pudo ser la “biblioteca” de don Martín. Decidí, por tanto, dedicar a ello mi intervención en el citado seminario parisino2, para el cual intenté y más o menos logré aportar casi completa la que podría ser –y eventualmente será– la sección de “Obras hipotéticamente citadas o consultadas por el polemista” en la bibliografía que preceda a la edición de estas muy valiosas y muy interesantes anotaciones gongorinas en el proyecto Edición digital y estudio de la polémica gongorina del Observatoire de la vie littéraire (OBVIL), albergado en Sorbonne-Université y dirigido por la ya citada profesora Blanco3.

2El elenco bibliográfico obtenido supera las trescientas veinte entradas, siendo bastante mayor la cifra de obras recogidas en él, dado que son numerosos los autores de los que se consigna más de una. Como decíamos, de la mayor parte de ellas puede afirmarse que es la edición consultada y citada por Vázquez Siruela, si bien en algunos casos no es posible precisar con exactitud la fecha, dado que era muy habitual que de una obra se lanzaran al mercado, a partir de la princeps, diferentes emisiones en años sucesivos que eran una copia “a plana y renglón” de aquella. En esos casos, se ha procurado buscar e incluir esa edición inicial en la lista bibliográfica, aunque ello no siempre ha sido posible.

3Una vez elaborada esa bibliografía, opté por presentarla en el mencionado seminario repartida en diferentes secciones, con vistas a obtener un panorama general de la variada erudición que manejaba don Martín; tal es también el objeto del presente trabajo.

***

  • 4 Q. Horatius Flaccus cum erudito Laeuini Torrentii Commentario, nunc primum in luce edito. Item Petr (...)
  • 5 Q. Horatius Flaccus, ex fide atque auctoritate complurium librorum manu-scriptorum, opera Dionysii (...)
  • 6 Quintus Horatius Flaccus. Accedunt nunc Danielis Heinsii De Satyra Horatiana Libri duo, in quibus t (...)
  • 7 Praelectiones Petri Gualterii Chabotii Pictonis Sanlupensis quibus Quinti Horatii Flacci Venusini v (...)
  • 8 Iani Dousae Nordouicis in nouam Q. Horatii Flacci editionem Commentariolus, Antuerpiae, Ex officina (...)

4No resulta muy sorprendente que la primera, la más amplia (con mucho) y la más importante de esas secciones sea la que encuadra las ediciones y comentarios de autores clásicos griegos y romanos, la cual incluye más de un centenar de entradas bibliográficas; de entre ellas más de sesenta corresponden, a su vez, a autores latinos, tanto poetas como prosistas, de todas las épocas de la latinidad antigua. Es especialmente reseñable el hecho de que en la gran mayoría de los casos Vázquez Siruela consulte y remita no a meras ediciones de esos autores y obras, con solo el texto latino y poca información añadida, sino a las que podríamos considerar más “filológicas”, pues corrieron a cargo de editores humanistas que las acompañaron de aparatos tanto ecdóticos como exegéticos más o menos extensos. Así, por ejemplo, de Quinto Horacio Flaco maneja y cita, sobre todo, la edición de su poesía con los comentarios de Lievin van der Becke (Laevinus Torrentius), a los que se sumaban los de otro humanista neerlandés, Pieter Nanninck (Petrus Nannius), al Ars poetica4; pero también la voluminosa de París que incluía el texto de Horacio fijado por el gran filólogo francés Denis Lambin (Dionysius Lambinus), junto con sus comentarios y los del también francés Adrien Turnébe (Adrianus Turnebus) y el holandés, aunque desarrolló su prolífica carrera en Francia, Théodore Marcile (Theodorus Marcilius; estos últimos bajo el título de Quotidiana, et emendatae lectiones)5; igualmente la edición del holandés Daniel Heinsius publicada en 1629 junto a su tratado sobre las sátiras del poeta de Venusia6; y, en fin, a ellas se añaden las Praelectiones a su obra lírica por Pierre Gaultier Chabott (Petrus Gualterius Chabotius)7 y el commentariolus del neerlandés Jan van der Does (Janus Dousa, padre), que es un breve compendio de anotaciones filológicas sobre variados pasajes de su obra, e incluso de algunos otros poetas latinos en sus últimos capítulos8.

  • 9 P. Virgilius Maro, Et in eum Commentationes, et Paralipomena Germani Valentis Guellii, PP. Eiusdem (...)
  • 10 P. Virgilii Maronis Bucolica et Georgica Argumentis, Explicationibus, et Notis illustrata a Ioanne (...)
  • 11 P. Vergilii Maronis Bucolicωn, Georgicωn, et Aeneidos vocum omnium, ac rerum syluae Index certissim (...)
  • 12 Probablemente a través de Notae ad M. Catonem M. Varronem L. Columellam de re rustica ad Kalend. Ru (...)

5La consulta de la obra de Publio Virgilio Marón se verifica a través de la edición del sacerdote y jurista francés Germain Vaillant de Guélis (Germanus Valens Guellius), que contiene también la de la Appendix Vergiliana por José Justo Escalígero junto con sus comentarios9, y, como era bien de esperar, recurre igualmente a la magna edición comentada del jesuita Juan Luis de la Cerda10. A ellas se suma el por entonces muy consultado índice de términos virgilianos del jurista italiano Niccolò Rossi (Nicolaus Erythraeus)11. Maneja y cita, así mismo, los comentarios a las Bucólicas y las Geórgicas del antiguo escoliasta virgiliano Junio Filargirio12.

  • 13 Publii Papinii Statii Opera, cum obseruationibus ac cum commentariis tam veterum quam recentiorum I (...)

6En el caso de Publio Papinio Estacio, un autor alegado en muchas ocasiones por el docto canónigo, este recurrió sin duda a una edición debida al político francés Émeric Crucé (Emericus Cruceus) que incluía, además de los suyos propios a las Siluae, los comentarios de Lactancio (ss. III-IV), el humanista italiano del s. XV Domizio Calderini, los humanistas belgas del XVI-XVII Jan Bernaerts (Johannes Bernartius) y Jan Caspar Gevaerts (Janus Casparus Gevartius) y el francés coetáneo Fréderic Morel (Fredericus Morellus)13.

  • 14 Cl. Claudiani poetae celeberrimi opera […], Lugduni, Apud Seb. Gryphium, 1548.
  • 15 Claudii Claudiani poetae praegloriosissimi quae extant. Caspar Barthius recensuit, et Animaduersoru (...)

7En cuanto a Claudio Claudiano, también muy presente en sus anotaciones gongorinas, manejó la edición de su poesía publicada en Lyon en 154814, pero también la de 1612 con los comentarios (animaduersa) del humanista de origen polaco Caspar von Barth (Kaspar Barthius)15, autor muy citado por Vázquez Siruela debido a su frecuente consulta de una obra suya, los Aduersariorum commentaria, que después se consignará aquí.

  • 16 T. Lucretii Cari De rerum natura libri sex, Mendis innumerabilibus liberati; et in pristinum paene, (...)
  • 17 T. Lucretii Cari De rerum natura libri VI, a Dion. Lambino Monstroliensi […] emendati, ac fere redi (...)

8El De rerum natura de Tito Lucrecio Caro lo cita Vázquez Siruela a partir de las ediciones del humanista neerlandés Hubert van Giffen (Obertus Gifanius)16 y del ya citado Denis Lambin17, ambas con muy útiles anotaciones.

  • 18 M. Valerii Martialis Epigrammaton libri omnes, nouis commentariis, multa cura, studioque confectis, (...)
  • 19 M. Val. Martialis Epigrammaton libri, animaduersi, emendati et commentariolis luculenter explicati, (...)

9De Marco Valerio Marcial encontramos citadas las ediciones con comentario del jesuita alemán Matthaeus Rader18 y del inglés Thomas Farnaby19; resulta un tanto sorprendente en este sentido que no recurriera a la del español Lorenzo Ramírez de Prado (París 1607), si bien es cierto que esta, aunque ofrecía el texto completo de Marcial, solo incluía comentarios a los cinco primeros libros de Epigrammata.

  • 20 T. Petronii Arbitri E. R. Satiricon Extrema editio ex Musaeo D. Iosephi Antonii Gonzali de Salas, F (...)
  • 21 Satyricon Petronii Arbitri Viri Consularis. Longe quam antea tersius et emendatius. Cui accessit le (...)

10No sucede lo mismo con la edición del Satiricón petroniano dada a la luz en 1629 por José González de Salas20, cuya segura consulta complementó Vázquez Siruela con la de otras tres, una de las cuales, la de 1610, contiene los comentarios del ya citado Janus Dousa y del jurista francés François Pithou (Franciscus Pithoeus), ambos citados expresamente en las anotaciones21; todo ello es prueba de la enorme boga e interés alcanzados, también en España, por la magistral novela romana en la primera mitad del siglo XVII.

11Podemos afirmar, por tanto, que nuestro comentarista se preocupó en general por acudir a algunas de las mejores ediciones de clásicos disponibles en su época, debidas a los humanistas europeos más punteros: así, además de las ya citadas, las de Suetonio, Persio, Polibio y Teofrasto por Isaac Casaubon, las de Catulo, Tibulo y Propercio, reunidos, y Manilio, Varrón y Ausonio por el ya citado José Justo Escalígero, y la de Séneca por Justo Lipsio; esto es, de los por entonces conocidos como “triúnviros de la república literaria”. A ellos cabría añadir las ediciones de la Historia Augusta, Tertuliano y Solino por el gran filólogo francés Claude Saumaise (Claudius Salmasius) o la de Marciano Capela por el no menos brillante erudito neerlandés Hugo de Groot (Hugo Grotius).

12En sintonía con su condición de hombre de Iglesia, la siguiente sección está integrada por las obras de índole religiosa, en la que cabe incluir las ediciones de autores cristianos, sobre todo antiguos (aunque también cita a algunos medievales), los comentarios bíblicos y un amplio grupo de variadas obras sobre esa temática; en conjunto, ascienden a algo más de sesenta entradas en la bibliografía de las anotaciones gongorinas de Vázquez Siruela. De las autoridades cristianas, cita a Agustín, Jerónimo, Isidoro de Sevilla, Paulino de Nola, Enodio y Salviano de Marsella entre los latinos, y a Cirilo y Clemente de Alejandría, Eusebio y Procopio de Cesarea, Juan Crisóstomo, Eustacio de Antioquía y Filón de Alejandría, entre los griegos. Cabe destacar el hecho de que alegue con relativa frecuencia comentarios bíblicos coetáneos, sobre todo al Antiguo Testamento y en especial a los profetas (Isaías, principalmente), a los Salmos y al Cantar de los Cantares; muchos de ellos son obra de exégetas españoles, la mayoría de ellos pertenecientes a la Compañía de Jesús (Luis de Alcázar, Diego de Daza, Juan Maldonado, Juan de Pineda, Jerónimo Prado, Agustín de Quirós o Gaspar Sánchez), a los que cabe sumar a Benito Arias Montano con sus comentarios a Isaías y a los Salmos. Además de otras obras de asunto religioso más restringido, como pueden ser, por ejemplo, del De Antichristo del dominico Tomás Maluenda o el De osculatione pedum Romani Pontificis del valenciano Josep Esteve, obispo de Vieste, en la Puglia, Vázquez Siruela se vale de magnas compilaciones de textos tales como la Anthologia Sacra, ex probatissimis utriusque linguae patribus collecta debida al teólogo benedictino Jacques de Billy (Jacobus Billius), la Bibliotheca Veterum Patrum, seu Scriptorum Ecclesiasticorum, publicada en París y en varios tomos por el también teólogo francés Margarin de la Bigne, o la Bibliotheca Cluniacensis reunida por André du Chesne (Andreas Quercetanus) y publicada igualmente en París en 1614. Maneja, así mismo, los casi indefectibles Annales Ecclesiastici y Martyrologium Romanum del cardenal Cesare Baronio, así como el Polyhistor Symbolicus y el De eloquentia sacra et humana del jesuita francés Nicolás Caussin.

13Otra sección integrada por un numeroso conjunto de obras es la que conforman las de asunto histórico, las cuales rondan las cuarenta entradas bibliográficas. Comenzando por la historia patria, el canónigo alborgeño alega tanto obras de índole general –así, la Coronica general de España de Ambrosio de Morales, la Historia general de España del padre Juan de Mariana o las Varias antigüedades de España, Africa y otras provincias de Bernardo Aldrete– como particular, especialmente las centradas en su región de origen, Andalucía (entre ellas las Antiguedades, y principado de la ilustrissima ciudad de Sevilla de Rodrigo Caro o las Grandezas, y antiguedades de la isla y ciudad de Cadiz debidas a Juan Bautista Suárez de Salazar), sin olvidar la notable y ya por entonces nutrida bibliografía historiográfica dedicada al Nuevo Mundo, de la que encontramos citadas en sus anotaciones obras como las Decades de rebus oceanicis et de orbe nouo de Pedro Mártir de Anglería, La relación y comentarios de Alvar Núñez Cabeza de Vaca, la Historia verdadera de la conquista de Nueva España por Bernal Díaz del Castillo o la Historia general de las Indias de Francisco López de Gómara. Pero Vázquez Siruela no se circunscribe a la consulta de una bibliografía de sesgo digamos “localista” o, como mucho, “nacionalista”, sino que también concede notable atención a obras historiográficas sobre otros pueblos y naciones, incluso remotos: así, la de Portugal, con las Antiquitates Lusitaniae, et de municipio Eborensi de André de Resende, la de otras naciones europeas –los Annales […] quibus res gestae Francorum explicantur de Jean Papire Masson, las Res Germanicae de Beato Renano, la Flandria de Jacobus Marchantius, los Annales Boiorum (sobre Baviera) de Johann Georg Turmair (Johannes Aventinus) o la Historia de gentibus septentrionalibus de Olao Magno–, la de los turcos (por ejemplo, las Pandectes historiae Turcicae de Ioannes Leunclavius) y la de las regiones de Oriente, representada, entre otras obras, por las Historiae Indicae del jesuita italiano Giovanni Pietro Maffei o las Decadas da Asia del historiador portugués Joao de Barros.

14Muy relacionada con la sección anterior está la que engloba obras sobre geografía y viajes, igualmente bastante nutrida y que demuestra un muy notable interés en esta clase de saberes por parte de Vázquez Siruela. Entre las generales de asunto geográfico podemos destacar L’universale fabrica del mondo de Giovanni Lorenzo d’Anania, los seis libros de la Introductio in uniuersam Geographiam de Philipp Clüver (Philippus Cluverius), el Elementale Geographiae de Joseph Lange o la Cosmographia generalis de Paulo Merula. Entre las dedicadas a la narración de viajes, cabe señalar que nuestro canónigo se sirvió de compilaciones como la publicada a mediados del siglo XVI por Giovanni Battista Ramusio bajo el título Delle navigationi et viaggi y que contiene interesantes relaciones como la Descrittione dell’Africa por Juan León Africano, Delle cose della Moscovia de Paulo Giovio, el De Sarmatia Asiana atque Europea de Mathias de Miechow, Del crescimento del Nilo por Girolamo Fracastoro, la Navigatione del navegante y explorador veneciano Alvise di Ca da Mosto (s. XV) o el Viaggio della Tana del también veneciano, y coetáneo de aquel, Giosafat Barbaro, obras todas que cita el canónigo sacromontino en sus anotaciones a Góngora. Manejó, así mismo, la versión latina de dicha compilación, publicada por Simon Grynaeus, con la colaboración, entre otros, de Sebastian Munster, bajo el título Nouus Orbis regionum ac insularum veteribus incognitarum […] et aliquot aliis consimilis argumenti libellis, nunc nouis nauigationibus auctus. Otros relatos de viaje, ya exentos, consultados por Vázquez Siruela y alegados en sus anotaciones son, por ejemplo, las Relaciones de Juan de Persia dirigidas a Felipe III o el Itinerarium de Benjamín de Tudela.

15A este grupo de obras puede razonablemente asociarse el de las relacionadas con lo que por entonces se conocía como “filosofía natural”: me refiero a obras de variado asunto como la Historia natural y moral de las Indias del jesuita José de Acosta, los Discursos de las cosas aromáticas, arboles y frutales […] que se traen de la India oriental del cirujano Juan Fragoso, el De piscibus y el De cetis de Ulisse Aldrovandi, la Historia generalis plantarum de Jacques Dalechamp, el Speculum lapidum de Camilo Leonardi o el De gemmis de François de la Rue (Franciscus Rueus). Si aunamos las obras asignables a las secciones comentadas en este y en los tres párrafos precedentes (esto es, historia, geografía, viajes y filosofía natural), encontramos que su número asciende a cerca de setenta.

16Muy afín también a las cuestiones de índole historiográfica –y, en menor medida, geográfica– está la sección que conforman obras elaboradas y publicadas en el ámbito, muy en auge por entonces y en el que, como luego comentaremos, entra de lleno don Martín, de lo que se denominaban Antiquitates, esto es, tratados que se consagraban a la exploración y estudio de muy variados asuntos particulares referidos al mundo antiguo, especialmente el griego y el latino: instituciones, ritos, costumbres, economía, ejército, sociedad, etc. En dicho ámbito se incluirían obras citadas por nuestro comentarista como los De militia Romana, Saturnales sermones de gladiatoribus y Admiranda siue de magnitudine Romana del gran Justo Lipsio, el De arte gymnastica de Girolamo Mercuriale, las Familiae Romanae quae reperiuntur in antiquis numismatibus de Fulvio Orsini, los Imperatorum Romanorum numismata aurea de Jacques de Bie, la célebre colección de Inscriptiones antiquae reunida por Johann Gruter, las obras sobre ritos funerarios antiguos debidas a Johann Kirchmann (De funeribus Romanorum) y Jacques Guthière (De iure manium seu de ritu, more et legibus prisci funeris), el De pictura, plastice, statuaria de Jules-César Boulenger, el De re vestiaria de Lazare de Baïf o el De thermis de Andrea Bacci. En este caso, Vázquez también conoció y manejó voluminosas obras de carácter compilatorio-enciclopédico, como las por él varias veces citadas Antiquitates Romanae del alemán Johann Roszfeld (Johannes Rosinus), enriquecidas con los añadidos y comentarios del erudito escocés Thomas Demspter.

  • 22 Véase al respecto el artículo de Mercedes Blanco en este mismo monográfico.

17En este sentido, no podían faltar en su “biblioteca” las obras referentes a lo que podríamos denominar “varia erudición”, esto es, las enciclopedias, las misceláneas, los tratados filológicos de variae lectiones, animaduersiones, emendationes, obseruationes, etc., así como diccionarios e instrumentos lexicográficos de variada índole. Aquí incluiríamos obras como las colecciones de Adagia, de Erasmo y de sus émulos y continuadores (Johann Alexander Brassicanus, Polidoro Virgilio, Paulo Manuzio, Gilbert Cousin, Adrien Turnèbe, Adrien de Jonghe, etc.), los Adagialia sacra Veteris et Noui Testamenti del jesuita Martín Antonio del Río, los Miscellanea de Angelo Poliziano, las Antiquae lectiones de Ludovico Celio Rodigino, los Prouerbia Arabica de José Justo Escalígero, el Uniuersae naturae theatrum de Jean Bodin, la Didascalia multiplex del abad de Rute (Francisco Fernández de Córdoba), la Mythologia de Natale Conti, los Hieroglyphica de Pierio Valeriano, el Glossarium Graeco-Barbarum de Jan van Meurs (Johannes Meursius), el Lexicon Iuridicum de Johann Kahl (Johannes Calvinus), el Diccionario de Antonio de Nebrija, el Tesoro de Sebastián de Covarrubias, los Aduersaria de Turnèbe y, sobre todo, los muy extensos y útiles Aduersariorum commentariorum libri LX del más arriba citado Caspar von Barth, que es la obra de esta classis más aprovechada y citada, con diferencia, por Vázquez Siruela en sus schedae sobre la poesía de Luis de Góngora22. En esta sección se recogen cerca de cuarenta y cinco entradas bibliográficas.

18Teniendo en cuenta que las anotaciones gongorinas de Vázquez Siruela se encuadran de manera indudable en el marco de la mayor polémica literaria generada en la literatura española y probablemente en la europea de todos los tiempos, no es de extrañar que debamos dedicar una sección de su bibliografía a los tratados sobre poética y teoría literaria en general, que incluiría las que tienen por asunto otras célebres polémicas, entre las cuales podemos destacar la mantenida en la Italia del Cinquecento entre Lodovico Castelvetro y los partidarios del poeta Annibal Caro, o los no menos polémicos Discorsi del Signor Torquato Tasso. Dell’Arte Poetica; et in particolare del Poema Heroico. Por supuesto, también en este conjunto de obras han de incluirse las referentes a la propia polémica gongorina que cita Vázquez, y que son, sobre todo, los comentarios de García de Salcedo Coronel y José de Pellicer, que no suele nombrar directamente, pero que es indudable que conoce y maneja, pues en bastantes ocasiones los alude y, en el caso del segundo de ellos, incluso censura acremente, ocultando a veces el nombre de su autor bajo el apodo de Salicio. Entre los tratados sobre cuestiones literarias, podemos señalar los casi indefectibles Poetices libri septem de Julio César Escalígero, además del De satirica Graecorum poesi de Isaac Casaubon, De poetica de Girolamo Fracastoro o la Philosophia antigua poetica de Alonso López Pinciano, así como comentarios a poetas en lengua vernácula, entre ellos los de Tomasso Porcacchi a la Arcadia de Sannazaro, de Manoel Correa a Os Lusiadas de Camoens o de Francisco Sánchez de las Brozas a Garcilaso y a Juan de Mena. Con poco más de quince títulos, no es una sección excesivamente representada, lo que en principio podría sorprendernos, dado que estamos analizando la bibliografía manejada por el comentarista de una obra poética. Algo más adelante trataremos de ofrecer alguna explicación para ello.

  • 23 No obstante, es demasiado exiguo el número de poetas neolatinos citados por Vázquez Siruela, los cu (...)
  • 24 No así, curiosa y extrañamente, el de Ariosto, del que solamente se verifica una cita, en el folio  (...)

19Pero antes debemos considerar la última de las posibles secciones en que podría dividirse tal bibliografía y que ya se apunta en esas últimas obras mencionadas al final del párrafo anterior. Me refiero a las obras literarias en sentido estricto (excluyendo las clásicas), de las que Vázquez Siruela cita en torno a una treintena. Lógicamente, se trata sobre todo de obras poéticas, especialmente italianas, entre las que se cuentan textos tanto en latín (así, los Poemata de Giovanni Gioviano Pontano y Lorenzo Gambara o las Siluae de Angelo Poliziano y Agostino Mascardi23) como en vernáculo, ámbito del que cita Vázquez a algunos de los grandes autores y obras: la Arcadia de Sannazaro, el Orlando de Boiardo24, la Gerusalemme de Torquato Tasso o el Amadigi de su padre, Bernardo Tasso, en el que Vázquez Siruela cree ver un muy interesante conjunto de hipotextos gongorinos, abriendo una vía de indagación que sería necesario explorar de aquí en adelante, pues es bastante probable que esa relación intertextual exista. Son igualmente varios los poetas y dramaturgos españoles cuya presencia se verifica en sus anotaciones gongorinas: además de los ya citados Mena y Garcilaso, encontramos menciones y citas de Francisco de Aldana, Gaspar Gil Polo, Bernardo de Balbuena, Bartolomé Leonardo de Argensola, Hortensio Félix Paravicino, Lope de Vega y Antonio Mira de Amescua. Resulta especialmente notorio, e incluso algo sorprendente, que el canónigo granadino se muestre aficionado a la novela de caballerías, pues, a propósito de un pasaje de la Soledad Primera, cita un relativamente amplio pasaje del Libro primero del valeroso y inuencible Principe don Belianís de Grecia (Sevilla, 1545), debido a Jerónimo Fernández.

***

  • 25 Se señala allí, además, que “aunque existen títulos de toda índole y temática, dominan las materias (...)

20Se ha ofrecido hasta aquí una panorámica de conjunto, obligadamente sucinta, de la bibliografía manejada por don Martín Vázquez Siruela a la hora de redactar su vasto conjunto de schedae sobre la poesía gongorina contenidas en el manuscrito 3893 de la Biblioteca Nacional de España. Tal panorámica dibuja la silueta de un erudito de muy variados intereses y que parece bastante bien informado sobre lo que podríamos considerar la “vanguardia” intelectual de su época, tanto en su país como en el resto de Europa, tal como se comprueba, sobre todo, al analizar las ediciones de autores clásicos a las que recurre. Parece claro que nuestro canónigo no pudo disponer permanentemente, ni mucho menos, de una biblioteca tan extensa y valiosa que contuviera todas las obras que se recoge en sus anotaciones, pero su trayectoria vital y profesional sí puede ayudarnos a explicar que tuviera acceso, seguramente en diferentes fases y épocas, a todas las obras que allí cita: hay que tener en cuenta que, además de sus cargos y dignidades eclesiásticas en Granada y en Sevilla, que seguramente lo pondrían en contacto con importantes y bien nutridos fondos bibliográficos (como la Biblioteca Capitular y Colombina de la capital hispalense), residió algunos años de su vida (concretamente entre 1642 y 1645) en el corazón de la misma corte real en Madrid, dado que sirvió como maestro de Gramática del hijo del valido don Luis de Haro, cabeza de una familia de notables bibliófilos y aficionados a las antigüedades. No obstante todo lo explicado, según el estadio actual de nuestra investigación puede afirmarse que todo apunta a que don Martín no llegó a manejar obras publicadas con posterioridad a 1640; tal vez, afinando un poco, podríamos apuntar al año 1636, fecha en que se publicó el primer volumen de comentarios gongorinos de García de Salcedo Coronel, lo cual tal vez desanimó al canónigo sacromontino a continuar su labor, al pensar que aquel parecía dispuesto a despachar la totalidad de la obra con más rapidez de la que era posible para él, quien, según vemos, no parecía seguir un método sistemático y de trabajo continuo y sostenido en lo que respecta a la poesía de Góngora. De ser así, ello supondría que el origen libresco de la erudición de Vázquez Siruela, en lo que atañe a su labor exegética gongorina, habría que circunscribirlo a la propia abadía del Sacromonte, a la que estuvo adscrito durante un buen número de años (ca. 1625-1642) y que contaba, al parecer, con una muy notable biblioteca (la web de dicha institución explica que actualmente “cuenta con 22 000 libros, la mayoría de los siglos XVI y XVII”25). Pero de momento, como decía, son todo meras hipótesis de trabajo.

  • 26 Es posible que un specimen o echantillon de ese eventual comentario lo conformen los folios del man (...)

21Sea como fuere, para comprender de manera más cabal la índole y alcance de esa erudición, hemos de tener en cuenta la muy notable peculiaridad de su acercamiento a la poesía gongorina: salvo en lo que atañe a algunas determinadas y bastante breves secciones del citado códice de la BNM, la gran mayoría de sus folios presentan, como señalábamos al principio, las anotaciones de Vázquez Siruela en un orden y disposición tan heterogéneos, mezclando constantemente versos de variado origen, que es imposible hallar un criterio que no sea la pura aleatoriedad (o sea, un “no criterio”). La única posibilidad de explicación que puede ocurrírsele a quien se enfrenta a la lectura de esas anotaciones es que el canónigo del Sacromonte granadino efectuaba una labor que iba, por así decirlo, de las fuentes al poema y no a la inversa, como se supone que solían actuar habitualmente los comentaristas de una obra poética: es decir, que, en este caso, no partía de la lectura de los poemas de Luis de Góngora para lanzarse a buscar posibles fuentes de su elocutio, de su inuentio o de ambas a la vez, sino que era en la lectura de obras de muy diversa índole y con objetivos también diversos (como el mero deleite, la propia instrucción o la búsqueda de datos para otros proyectos intelectuales) donde don Martín se topaba con pasajes que lo remitían a un verso o fragmento poético gongorino y en los que creía encontrar una información que podía arrojar alguna luz para “ilustrarlo”, y no siempre (es más, en no muchas ocasiones) proponiendo una fuente (o un hipotexto, según la terminología moderna) para él. Ello conduce forzosamente a la conclusión de que era tan aficionado a –por no decir devoto de– la poesía de Góngora, que prácticamente la sabía de memoria, al menos en lo que respecta a sus “poemas mayores”. Son muy numerosas las secuencias de anotaciones en las que el denominador común no es ni que los versos procedan de la misma composición poética de Góngora, ni que traten sobre un mismo asunto, ni que contengan el mismo tipo de figura retórica, etc., sino la fuente que está suministrando información a Vázquez Siruela y que era la que estaba consultando, con el fin que fuera, precisamente en ese momento, si bien siempre con sus cuadernos de schedae gongorinas a mano para continuar enriqueciéndolos, tal vez con el objetivo de elaborar en su día un comentario sistemático y comme il faut a la poesía de su ídolo cordobés26. Por poner un par de ejemplos, entre los folios 92v y 94r encontramos hasta siete anotaciones seguidas a versos del Polifemo y de las dos Soledades en las que se alega el comentario de Junio Filargirio a Virgilio; y entre los folios 129r y 129v son cinco las anotaciones contiguas en las que Vázquez Siruela pone un verso de Góngora en relación con un pasaje del Amadigi de Bernardo Tasso. Ello supone, en fin, una manera de ilustrar la poesía gongorina mucho más libre e incluso podríamos decir que “relajada”, dado que no se siente forzado a tener que encontrar posibles fuentes para un poema concreto, como se supone que le sucede a quien opta por tomarlo como base de su comentario, viéndose en la obligación de encontrar una fuente al menos aceptable para el mayor número de versos posible.

22Otra peculiaridad, ya señalada al comienzo de este trabajo y que ha resultado clave para poder reconstruir la que pudo ser su “biblioteca erudita”, es el hecho de que Vázquez Siruela se preocupara por consignar casi siempre el número de página de la obra en que recababa su información, algo muy poco habitual en los comentarios a obras literarias, empezando por los gongorinos (así, los ya citados de Pellicer y Salcedo Coronel, o el de Salazar Mardones al romance sobre Píramo y Tisbe), al menos en la versión que se daba a la imprenta. No podemos saber a ciencia cierta si, de haber logrado culminar su esfuerzo con la elaboración y publicación de un magno comento a la poesía del cordobés, habría mantenido esas referencias en él –tal vez queriendo mostrar, con cierta actitud orgullosa, que no obraba como el resto de comentaristas y sí ofrecía la posibilidad al curioso lector de comprobar en la fuente de consulta los datos tomados de esta–, o si las habría suprimido porque solamente pretendía que le sirvieran de referencia para no tener que repetir búsquedas cuando eventualmente volviera sobre sus schedae al redactar el comentario definitivo; en todo caso, es claro que, aunque la razón y objetivo iniciales del preocuparse por reflejar en sus notas los números de página hubieran podido ser lo recién apuntado, podría perfectamente haberlos conservado en la versión para imprenta de dicho comentario. Seguramente nunca lo sabremos.

  • 27 Véase, como ejemplo, el trabajo de Juan Ramón BALLESTEROS, “‘A ciegas entre candiles’: Vázquez Siru (...)

23En ese sentido, aunque nunca llegó a imprimirse ningún original de Vázquez Siruela (y se conservan muchos manuscritos suyos), sabemos que este sabio canónigo se encuadraba en el bando de los muchos eruditos “anticuarios” que proliferaron en la España y la Europa de aquellos tiempos, obsesionados por las disciplinas consideradas auxiliares de la historia (epigrafía, paleografía, codicología, numismática, etc.) en su afán por demostrar, verbigracia, que tal topónimo hallado en un Itinerario antiguo correspondía con tal población moderna, enzarzándose muchas veces en agrias polémicas con otros eruditos27; así, por ejemplo, en el folio 87r de sus anotaciones gongorinas remite a cierto “papel” dedicado a la antigua ciudad de Ilípula y que muy probablemente sea de su autoría. Ello condice claramente con las nutridas secciones de la bibliografía aquí comentada que se dedican a obras sobre historia, geografía, viajes y cuestiones propias de ese “anticuarianismo” tan en auge, como indicábamos, en esos tiempos; y también podría ayudar a explicar la escasa presencia en estas anotaciones gongorinas de obras relacionadas con la teoría literaria y las polémicas en ese ámbito, dado que no eran uno de los campos principales de indagación de don Martín, lo que no obsta a que fuera un muy fino degustador de las sublimes bellezas poéticas que hallaba en las composiciones de un coetáneo que bien puede considerarse un verdadero ídolo suyo: Luis de Góngora y Argote.

Haut de page

Notes

1 Afanes y destellos gongorinos de un intelectual del siglo XVII. Martín Vázquez Siruela y el manuscrito BNE 3893, CLEA-LEMH, coordinatrice: Mercedes Blanco. Institut Hispanique, Paris, 23 mars 2018.

2 Que llevó el título “Entremos en la oficina de la erudición: consideraciones sobre la biblioteca de don Martín Vázquez Siruela”. La cita en cursiva es una frase del comentarista gongorino que puede leerse en el folio 64v del códice BNM 3893.

3 La edición de esas anotaciones gongorinas de Vázquez Siruela correrá a cargo de la propia profesora Blanco y de quien esto escribe. Se prevé que la edición esté lista y difundida online en el otoño de 2019.

4 Q. Horatius Flaccus cum erudito Laeuini Torrentii Commentario, nunc primum in luce edito. Item Petri Nannii Alcmariani in Artem Poëticam, Antuerpiae, Ex officina Plantiniana, Apud Ioannem Moretum, 1608. Para no sobrecargar el artículo de notas meramente bibliográficas, se ofrecerán datos de las ediciones consultadas por Vázquez Siruela solo en el caso de esta primera sección, por considerarla la más importante. Para el resto, se remite a la futura edición online de sus anotaciones gongorinas en la citada plataforma del OBVIL.

5 Q. Horatius Flaccus, ex fide atque auctoritate complurium librorum manu-scriptorum, opera Dionysii Lambini Monstroliensis, literarum Graecarum Professoris et Interpretis Regii emendatus, et cum diuersis exemplaribus antiquis comparatus, et ab eodem paulo, quam e vita decederat, recognitus, atque mendis omnibus perpurgatus dilucidiusque, quam aliis editionibus, commentariis auctis, atque amplificatis, illustratus. Accesserunt postremae huic editioni Adriani Turnebii philosophiae et Graecarum literarum Regii professoris in eundem Horatium Commentarii. Insuper et Theodori Marcilii professoris eloquentiae Regii, Quotidiana, et emendatae lectiones […], Parisiis, Apud Bartholomaeum Macaeum, 1604.

6 Quintus Horatius Flaccus. Accedunt nunc Danielis Heinsii De Satyra Horatiana Libri duo, in quibus totum Poëtae institutum et genius expenditur. Cum eiusdem in omnia Poëtae Animaduersionibus, longe auctioribus, Lugduni Batauorum, Ex Officina Elzeuiriana, 1629.

7 Praelectiones Petri Gualterii Chabotii Pictonis Sanlupensis quibus Quinti Horatii Flacci Venusini vatis poemata lyrica triplici artificio, Dialectico, Grammatico, et Rhetorico accurate explicantur […], Basileae, ex Officina Leonhardi Ostenii, 1587.

8 Iani Dousae Nordouicis in nouam Q. Horatii Flacci editionem Commentariolus, Antuerpiae, Ex officina Christophori Plantini, 1580.

9 P. Virgilius Maro, Et in eum Commentationes, et Paralipomena Germani Valentis Guellii, PP. Eiusdem Virgilii Appendix, cum Iosephi Scaligeri Commentariis et castigationibus, Antuerpiae, Ex officina Christophori Plantini, 1575. Vázquez Siruela cita también otra edición de la Appendix acompañada de una amplia colección de otros poetas latinos y debida igualmente a Escalígero hijo: Catalecta Virgilii et aliorum Poëtarum Latinorum veterum Poematia: Cum Commentariis Iosephi Scaligeri Iul. Caes. Fil., Lugduni Batauorum, Apud Ioannem Maire, 1617.

10 P. Virgilii Maronis Bucolica et Georgica Argumentis, Explicationibus, et Notis illustrata a Ioanne Ludouico de la Cerda Toletano e Societate Iesu, s.l. [Madrid], s.i., s.a. [1608]. // P. Virgilii Maronis priores sex libri Aeneidos Argumentis, Explicationibus Notis illustrati. Auctore Ioanne Ludouico de la Cerda Toletano Societatis Iesu, in curia Philippi Regis Hispaniae Primario Eloquentiae Professore. Editio quae non antea lucem vidit […], Lugduni, Sumptibus Horatii Cardon, 1612. // P. Virgilii Maronis posteriores sex libri Aeneidos Argumentis, Explicationibus Notis illustrati. Auctore Ioanne Ludouico de la Cerda Toletano Societatis Iesu, in curia Philippi Regis Hispaniae Primario Eloquentiae Professore. Editio quae non antea lucem vidit. Accessit ad calcem Index Erythraei ad faciliorem vocum disquisitionem […], Lugduni, Sumptibus Horatii Cardon, 1617.

11 P. Vergilii Maronis Bucolicωn, Georgicωn, et Aeneidos vocum omnium, ac rerum syluae Index certissimus, quo Nicolaus Erythraeus I.C. in conscribendis suis de lingua Latina libris annos iam multos utitur, Venetiis, Apud Io. Antonium Sabium, de Nicolinis, 1538. Es la edición princeps.

12 Probablemente a través de Notae ad M. Catonem M. Varronem L. Columellam de re rustica ad Kalend. Rusticum Farnesianum et veteres inscriptiones Fratrum Arualium. Iunius Philargyrius in Bucolica et Georgica Virgilii. Notae Ad Seruium in Bucol. Georg. et Aneid. Virg. Velius Longus De ortographia Ex bibliotheca Fului Ursini, Romae, In aedib. S.P.Q.R., Apud Georgium Ferrarium, 1587.

13 Publii Papinii Statii Opera, cum obseruationibus ac cum commentariis tam veterum quam recentiorum Interpretum. Emericus Cruceus recensuit, et nouo Commentario Statii Syluas illustrauit, Parisiis, Sumptibus Thomae Blaise, 1618 // Publii Papinii Statii Syluae variorum expositionibus illustratae. Opus Emer. Crucei cura recognitum, et recentis commentarii accessione auctum, Parisiis, Sumptibus Thomae Blaise, 1618.

14 Cl. Claudiani poetae celeberrimi opera […], Lugduni, Apud Seb. Gryphium, 1548.

15 Claudii Claudiani poetae praegloriosissimi quae extant. Caspar Barthius recensuit, et Animaduersorum librum adiecit, Hanouiae, In Bibliopolio Willieriano, 1612.

16 T. Lucretii Cari De rerum natura libri sex, Mendis innumerabilibus liberati; et in pristinum paene, veterum potissime librorum ope ac fide, Ab Oberto Gifanio Burano Iuris studioso, restituti. […] Antuerpiae, Ex officina Christophori Plantini, 1566.

17 T. Lucretii Cari De rerum natura libri VI, a Dion. Lambino Monstroliensi […] emendati, ac fere redintegrati, et praeterea breuibus, ac perquam utilibus commentariis illustrati: nunc ab eodem recogniti, et longe meliores facti, planeque iam in suam pristinam integritatem restituti: cum iisdem commentariis, plus quarta parte auctus […], París, Apud Ioannem Bene natum, 1570.

18 M. Valerii Martialis Epigrammaton libri omnes, nouis commentariis, multa cura, studioque confectis, explicati, illustrati […] a Matthaeo Radero, de Societate Iesu, Ingolstadii, Ex Typographeo Adami Sartorii, 1602.

19 M. Val. Martialis Epigrammaton libri, animaduersi, emendati et commentariolis luculenter explicati, Londini, Excudebat Felix Kingstonius impensis Gulielmi Welby, 1615.

20 T. Petronii Arbitri E. R. Satiricon Extrema editio ex Musaeo D. Iosephi Antonii Gonzali de Salas, Francofurti, Cura Wolfgangi Hofmanni, 1629.

21 Satyricon Petronii Arbitri Viri Consularis. Longe quam antea tersius et emendatius. Cui accessit lepidus in oculos puellae lachrimantis lusus incerto auctore, cum Petronii Icone. […] Accesserunt Iani Douzae Praecidanea, et Ioan. Richardi notae. Quibus noue spicilegia G. Dupeyratii L. annexa sunt. Sulpitiae Satyra de edicto Domitiani et in eam Schediasma Iani Douzae […] Secunda editio, Parisiis, Apud Gulielmum Linocerium,  587. // Petronii Arbitri Satyricon; Multis virorum illustrium Notis et Obseruationibus illustratum. Editio postrema. Omnium fere, quae hactenus prodierunt, tersissima, Lugduni, Sumptibus Pauli Frellon, 1608. // T. Petronii Arbitri, Equitis Romani Satiricon, cum Petroniorum fragmentis, Nouiter recensitum, interpolatum et auctum. Accesserunt seorsim Notae et Obseruationes variorum, Helenopoli, Pro bibliopoleo Ioan. Theobaldi Schönuuetteri, excudit Ioannes Bringerus, 1610.

22 Véase al respecto el artículo de Mercedes Blanco en este mismo monográfico.

23 No obstante, es demasiado exiguo el número de poetas neolatinos citados por Vázquez Siruela, los cuales no parecían contarse entre sus lecturas habituales. En un trabajo de próxima aparición en el Bulletin Hispanique mostraré cómo la huella de esos poetas en la poesía de Góngora pudo ser muy relevante, pero siempre, o casi siempre, a través de la consulta y empleo de los Epitheta de Ravisius Textor, una fuente de información a la que sí recurrieron (y mucho, aunque lo declaren muy poco) exégetas gongorinos como Salcedo Coronel y Pedro Días de Rivas, pero que no es una obra susceptible de lectura normal, toda seguida, al tratarse de un vasto repositorio de datos para mera consulta puntual. Tal vez ello ayude a explicar que no aparezca mencionado en las anotaciones de Vázquez Siruela, debido a su método de anotación, sobre cuya naturaleza esbozaré una explicación al final del presente trabajo.

24 No así, curiosa y extrañamente, el de Ariosto, del que solamente se verifica una cita, en el folio 148v, pero que seguramente proceda del Tesoro de Covarrubias.

25 Se señala allí, además, que “aunque existen títulos de toda índole y temática, dominan las materias que históricamente fueron impartidas en esta institución educativa, particularmente Teología, Patrística, Filosofía, Derecho Civil y Eclesiástico, Historia y Ciencias. Hay volúmenes en lengua latina, griega y castellana, además de libros en árabe y, también, en francés” (https://abadiasacromonte.org/biblioteca-y-archivo-historico; consulta en enero de 2019). Todo ello, como se comprueba, cuadra bastante con lo que explicamos en estas páginas.

26 Es posible que un specimen o echantillon de ese eventual comentario lo conformen los folios del manuscrito 3893 (182r-194r) en los que parece claro que Vázquez Siruela puso “en limpio” un conjunto de anotaciones a la Soledad Segunda, aunque, aun así, tampoco dejó de revisarlas y corregirlas, pues también muestran bastantes pentimenti y tachaduras; véase al respecto el artículo de Mercedes Blanco en este mismo monográfico.

27 Véase, como ejemplo, el trabajo de Juan Ramón BALLESTEROS, “‘A ciegas entre candiles’: Vázquez Siruela, la epigrafía estepeña y la aproximación barroca a la Antigüedad”, Habis 46 (2015), p. 325-344; así mismo, el artículo de Jesús PONCE CÁRDENAS en este mismo monográfico de e-Spania, en el que este estudioso ofrece una actualización biográfica de don Martín que trasciende la ya añeja, pero aún valiosa, de Antonio Gallego Morell (“Algunas noticias sobre don Martín Vázquez Siruela”, en Estudios dedicados a Menéndez Pidal, Madrid: C.S.I.C.-Patronato Menéndez Pelayo, 1953, 4, p. 405-424) y que puede complementarse con otras aportaciones recientes como las de J. SALAS ÁLVAREZ en el Diccionario histórico de la arqueología en España, Madrid: 2009, p. 679-681, s.v. “Martín Vázquez Siruela”, y Helena GIMENO PASCUAL en el Diccionario Biográfico Español, Madrid: Real Academia de la Historia, 20, 49, p. 412-413, s.v. “Martín Vázquez Siruela”, quien ofrece una lista de obras manuscritas de este autor. En el caso de los españoles, no son factores como la mera curiosidad o la pedantería erudita (aunque no escaseaban precisamente ni la una ni la otra) los que bastan para explicar esos intereses: como es bien sabido, estaban en juego las antiguas glorias de la Hispania romana y paleocristiana, y la tensión entre quienes buscaban a toda costa huellas de mártires y de santos y quienes aspiraban a que los españoles se mostraran más capaces de ciencia y de crítica; precisamente, los conocidos como “plomos del Sacromonte”, junto con los “falsos cronicones” de Jerónimo Román de la Higuera, fueron la punta de lanza de las polémicas más enconadas por entonces, a las que no fue nada ajeno Martín Vázquez Siruela (véase al respecto, entre la bibliografía más reciente, Katrina B. OLDS, Forging the Past: Invented Histories in Counter-Reformation Spain, New Haven: Yale University Press, 2015).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Pedro Conde Parrado, « La “biblioteca” de don Martín Vázquez Siruela a partir de sus anotaciones gongorinas », e-Spania [En ligne], 32 | février 2019, mis en ligne le 05 février 2019, consulté le 25 mars 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/30094 ; DOI : 10.4000/e-spania.30094

Haut de page

Auteur

Pedro Conde Parrado

Universidad de Valladolid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals