Navigation – Plan du site
Varia

El hipérbaton de Góngora y el latín

Bartolomé Pozuelo Calero

Résumés

L'altération de l'ordre naturel des mots est un fait intrinsèque de la poésie latine et, également, de la poésie gongorine. On peut se demander si l'ordre des mots de Góngora est le résultat de l'imitation du latin ou, au contraire, d'une complication artificielle de l'ordre castillan qui opère à partir du castillan. L’article catalogue les principaux types d’hyperbate gongorine et indique dans chaque cas des structures analogues dans la poésie latine; en même temps, on remarque que toutes les structures latines ne sont pas imitées. La conclusion est que, dans l'ordre des mots gongorins, deux facteurs interviennent: d'une part, le désir conscient de reproduire les structures typiques des poètes latins, dans le contexte de l’humanisme ; de l'autre, le système espagnol, qui fixe des limites pour la sélection de celles-ci.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Este trabajo es deudor de mis colegas Guy Lazure y Francisco J. Escobar Borrego, compañeros del pan (...)
  • 2 Edward J. Kenney y Wendell v. Clausen (eds.), Historia de la literatura clásica (Cambridge Universi (...)
  • 3 E.  J. Kenney y W. v. Clausen (eds.), op. cit., p. 90.
  • 4 J. Marouzeau, op. cit., p. 327, 333.
  • 5 Ibid., p. 334.
  • 6 E. J. Kenney, “Ovid’s Language and Style”, in: Barbara W. Boyd (ed.), Brill's Companion to Ovid, Le (...)
  • 7 J. Marouzeau, L’ordre des mots dans la phrase latine, Vol. III: Les articulations de l’énoncé, Parí (...)
  • 8 El ejemplo por excelencia de este fenómeno es el inicio de las Metamorfosis de Ovidio: el lector qu (...)

1Si hay un rasgo formal que caracteriza a la poesía latina es el hipérbaton, entendido (cf. infra) como la separación de los miembros de un sintagma1. La crítica ha descrito su introducción en las letras romanas, como novedad respecto a las griegas, por Ennio en el siglo II a. C., y su conversión en marca del lenguaje poético latino a partir de los neotéricos2; también sus efectos: “se plantea un enigma en la mitad del verso, que se resuelve con el correspondiente nombre al final”3; la consiguiente espera, y la sorpresa final aporta a los miembros implicados autonomía, así como un especial relieve que puede concretarse en múltiples matices: calidad, intensidad, etc4. Ahora bien, su uso acabó generalizándose –el proceso culmina en autores tardíos como Claudiano– hasta el extremo de convertirse en un fenómeno connatural al lenguaje poético, independiente de efectos concretos5, que simplemente obliga al lector a hacer una lectura particularmente concentrada6, a realizar un esfuerzo jalonado de satisfacciones7, y a ir corrigiendo el sentido de dicha lectura a medida que avanza en ella8.

  • 9 Cf. Ana Cristina López Viñuela, El hipérbaton en Góngora (editado en disquete), Salamanca: Universi (...)

2Por lo que toca a Góngora, su peculiar orden de palabras, caracterizado igualmente por el hipérbaton, puede explicarse a priori de dos formas contrapuestas: o bien como una imitación de este orden latino, es decir, como un cultismo más, en la misma línea que sus latinismos léxicos y sintácticos por ejemplo9; o bien, alternativamente, como una complicación artificiosa del orden del castellano que opera desde dentro de la propia lengua. La opinión más extendida tradicionalmente es, como es bien sabido, la primera. Por destacar algunas muestras, hacia 1616/1617 el comentarista Pedro Díaz de Rivas proclamaba en sus Discursos apologéticos por el estilo del Polifemo y Soledades que

  • 10 Jesús Ponce Cárdenas (ed.), Luis de Góngora, Fábula de Polifemo y Galatea (1ª ed. 2010), Madrid: Cá (...)

para conseguir nuestro poeta esta alteza y elegancia en el decir, o le fue necesario o convenientísimo revolver los tesoros de la lengua latina, usurparle muchas voces [...] y muchas frases bizarras10;

  • 11 Marina Maquieira, “Un aspecto de la polémica gongorina: la lengua de las Soledades y el Polifemo co (...)
  • 12 María José Osuna Cabezas, Góngora vindicado: “Soledad primera, ilustrada y defendida”, Zaragoza: Pr (...)
  • 13 Citado por M. Maquieira, art. cit., p. 142.
  • 14 M. Blanco, art. cit., p. 186 y 200.
  • 15 Citado por M. Maquieira, art. cit., p. 151.
  • 16 Citado por A. C. López Viñuela, op. cit., p. 137.
  • 17 Citado por M. Blanco, art. cit., p. 185-186.

entre 1615 y 1624 Díaz de Rivas (Anotaciones y defensas a la primera “Soledad”) aseguraba que Góngora “va descubriendo las ocultas minas y linderos de nuestra lengua, que, como hija de la latina, es capaz de admitir en sí anchuras y licencias de esta”11; por esos mismos años, el anónimo autor de la Soledad primera ilustrada y defendida justificaba el estilo de Góngora alegando que “el poeta español, que tiene el lenguaje más grave y más espiritoso [...], ayudado de la vecindad de la lengua latina podrá levantarse más”, y que “debemos permitir y admitir en la [lengua] castellana” vocablos latinos “pues no es menos hija de la latina que esta de la griega”12; en 1625, Gonzalo Correas (Arte de la lengua española y castellana, 1625) defiende el “orden natural” del castellano y critica, pensando sin duda en el estilo gongorino, a los que “huien de hablar castellano claro i bueno, sino bastardeado con un poco de latín o italiano que saben”13; por esos años Francisco del Villar, en la novena de las Cartas filológicas recopiladas por Cascales, alaba a Góngora por haber imitado a los poetas latinos, “a cuya superioridad todo el mundo reconoce vasallaje”, y en su respuesta a esta carta Cascales culpa a Góngora porque, con sus hipérbatos, usa “idioma de la lengua latina, y no de la castellana”14; en 1630 Pellicer y Salas de Tovar (Lecciones solemnes a las obras de don Luis de Góngora y Argote) proclama que Góngora fue quien “puso en perfección” la poesía castellana al coronar la tendencia latinizante iniciada por Juan de Mena;15 en 1639 Faria y Sousa critica a Góngora por “querer usar en nuestro idioma lo que es sólo del latín”16; en 1648 el príncipe de Esquilache, en el prólogo en décimas a la edición de sus Obras en verso, ataca la poesía cultista por “usar en Madrid / el traje que usaba Roma”, en alusión al hipérbaton17.

  • 18 Dámaso Alonso, La lengua poética de Góngora. Parte primera, Madrid: CSIC, 1961, p. 182.
  • 19 María Rosa Lida de Malkiel, Juan de Mena, poeta del Prerrenacimiento español, México: El Colegio de (...)

3Este punto de vista se ha seguido manteniendo en la crítica moderna: Dámaso Alonso considera que Góngora “exageró esta libertad normal en el español [la alteración del orden natural] con los ojos puestos en la lengua poética de los latinos” y habla de “hipérbatos latinizantes”, distinguiendo entre ellos “cuáles fueron debidos a la adopción del orden normal latino y cuáles a la imitación de las transposiciones estilísticas de los escritores [latinos] en prosa y de los poetas”18; M. R. Lida entiende que Góngora, al igual que su paisano Juan de Mena, desea imitar la cadencia y estructura del verso latino19; W. Bahner afirma que

  • 20 Werner Bahner, La lingüística española del Siglo de Oro, Madrid: 1966, 157, citado por A. C. López (...)

Góngora, en el fondo, no hace distinción entre el castellano y el latín; ambas lenguas forman para él una unidad; la lengua latina ofrece los medios necesarios para elevar la corrompida lengua de España a la altura del latín y hacer revivir así nuevamente la unidad primitiva20;

  • 21 A. C. López Viñuela, op. cit., p. 524
  • 22 J. Ponce Cárdenas, ed. cit., p. 108-111.

A. C. López Viñuela entiende que “con el hipérbaton y los cultismos” Don Luis intenta “recubrir de un tono latinizante la superficie del poema” (para así “exigir un esfuerzo de lectura que lleve consigo la dignificación del contenido”)21; y recientemente Ponce Cárdenas se refiere al “poso latino” de Góngora, en el que distingue cuatro estadios, como son las grafías etimologizantes, los vocablos latinos, y los latinismos semánticos por un lado y sintácticos por otro22.

  • 23 M. Blanco, art. cit., p. 178.
  • 24 Luis de Góngora, Soledades, ed. de R. Jammes (1ª ed. 1994), Madrid: Castalia, 2016, p. 109-113. Esa (...)
  • 25 Nadine Ly, “Anacoluthe et grammaire. La syntaxe du morphème que dans les Soledades de Góngora”, in: (...)

4La opinión contraria es sugerida ya por uno de los autores de la polémica gongorina, como es Espinosa Medrano, quien, en palabras de Blanco, autora de un excelente análisis de su Apologético, parece “avoir eu en tout cas l’intuition d’une fidélité des figures syntaxiques de Góngora à l’esprit de la langue espagnole23. Pero es especialmente en los últimos años cuando se vienen sucediendo interesantes análisis del orden de palabras gongorino que tienden a verlo más como un artificio circunscrito a la gramática española, que como la importación de estructuras de una lengua distinta. Así Jammes minimiza la incidencia del latín sobre el hipérbaton gongorino subrayando la “diferencia fundamental que existe entre el hipérbaton en la poesía clásica latina y el que utiliza Góngora”, y sugiriendo que la mayoría de los supuestos hipérbatos pueden leerse alternativamente como construcciones apositivas (“aquella que sin alas vuela hermosa escuadra” / “aquella, que sin alas vuela, hermosa escuadra”)24. Nadine Ly, en un estudio sobre el morfema “que” en las Soledades25, en palabras de Mercedes Blanco

  • 26 M. Blanco, art. cit., p. 176.

rend plausible une hypothèse audacieuse: ce Góngora…, que l’on accuse de jargonner, de parler une langue artificielle, latinisée jusqu’à l’extravagance, s’avère le plus castillan, le plus castizo des poètes26;

  • 27 Nadine Ly, “Gramática gongorina del hipérbaton (1609-1615)”, in: Begoña López Bueno (ed.), El poeta (...)

y en un trabajo más reciente propone que lo que subyace en construcciones del tipo “A las que esta montaña engendra arpías” pueden ser tres hechos circunscritos al castellano: la analogía con “*Cuantas esta montaña engendra arpías”, el uso de las relativas como adjetivos calificativos y la combinación de la proposición relativa adjetiva con la relativa sustantiva27. M. Blanco coincide con Jammes al destacar que “Góngora fait bien autre chose que calquer l’ordre des mots chez les Latins” y propone que

  • 28 M. Blanco, art. cit., p. 217.

la prouesse de Góngora serait de s’appuyer sur l’exemple de la poésie latine la plus raffinée, pour actualiser des virtualités encore inexplorées (et depuis, peut-être refermées) qu’offrent à la langue espagnole les particularités de son système28.

  • 29 D. Alonso, en La lengua poética de Góngora..., p. 203-210, propone diez tipos:
    1. Determinativo ... (...)
  • 30 A. C. López Viñuela, en El hipérbaton en Góngora, propone básicamente cuatro grupos de separaciones (...)

5Por mi parte, con el objetivo de contribuir a clarificar esta disyuntiva, me propongo llevar a cabo una doble tarea: por un lado, elaborar una tipología de las alteraciones gongorinas del orden de palabras (o de la mayor parte de ellas); por otro, observar en cada caso si existe una estructura latina que pueda estar actuando como modelo; en esta segunda vertiente radica, básicamente, la novedad de esta respecto a otras tipologías propuestas en el pasado, como las de Dámaso Alonso29 o A. C. López Viñuela30. Partiré del análisis del Polifemo, las Soledades y la Fábula de Píramo y Tisbe.

  • 31 Cf. Diego Catalán Menéndez-Pidal (ed.), Historia de la lengua española de Ramón Menéndez Pidal, Mad (...)
  • 32 D. Alonso, op. cit., p. 182-189.
  • 33 Ramón Menéndez Pidal, “Oscuridad, dificultad entre culteranos y conceptistas”, Romanische Forschung (...)
  • 34 Cf. A. C. López Viñuela, op. cit., p. 15. A este respecto López Viñuela (ibid., p. 258) entiende qu (...)

6Antes de entrar en materia conviene recordar el proceso histórico en el que se inscriben los hipérbatos gongorinos: me refiero a la tendencia latinizante, que remonta al menos al siglo XV y abarca el verso y la prosa, consistente en introducir en el castellano toda clase de usos sintácticos del latín, entre ellos su orden de palabras31. El mismo Dámaso Alonso trató la cuestión, señalando la presencia de hipérbatos latinizantes en autores de los siglos XV y XVI, como el Arcipreste de Talavera (“Las potencias del ánima tres”), Juan de Mena (“A la moderna volviéndome rueda”), Garcilaso de la Vega (“Como en luciente de cristal coluna”), Fernando de Herrera (“De la prisión huir no pienso mía”) y los poetas de las Flores de poetas ilustres de España (Pedro Rodríguez: “Las reliquias al pueblo diste santo”; Martín de la Plaza: “Al que honró sol hermoso tu corriente”)32. De hecho, como se ha señalado, “todos los elementos del gongorismo” se hallan “en las épocas anteriores”, de suerte que sería su acumulación e intensificación lo que forja “una modalidad de arte completamente nueva”33; el mismo Faria expresaba ya esta idea en 163934.

  • 35 D. Alonso, op. cit., p. 182.

7Entrando ya en nuestra tipología, hay que comenzar con una distinción, ya formulada por Dámaso Alonso35: vistas desde la perspectiva del latín, las alteraciones del orden de palabras que encontramos en Góngora se dividen en dos grupos netamente diferentes; por un lado están las imitaciones del orden natural latino; por otro, las imitaciones de las propias alteraciones del orden latino practicadas por los poetas romanos. Las primeras suelen corresponderse con casos de inversión del orden del castellano, obedeciendo a la tendencia del latín al orden Determinado-Determinante; las segundas, con casos de separación (hipérbaton) de miembros que deberían ir juntos, como resultado de la interposición entre ellos de un elemento extraño al sintagma.

  • 36 Heinrich Lausberg, Manual de retórica literaria (1ª ed. 1960), 3 vols., Madrid: Gredos, 1983, 2, p. (...)
  • 37 Johann C. G. Ernesti, Lexikon technologiae Latinorum rhetoricae, Lipsiae, 1797, p. 401, recoge como (...)

8Hay que advertir que existe cierta imprecisión terminológica en el terreno que nos ocupa. Lausberg es tajante al designar la inversión (transmutatio en contacto)36 como “anastrophe” (“la inversión del orden normal de dos palabras inmediatamente sucesivas”) o inuersio (siguiendo a Quintiliano 1, 5, 50)37, y la separación, como “hipérbaton”

  • 38 H. Lausberg, op. cit., p. 163.

(la separación de dos palabras, estrechamente unidas sintácticamente, por el intercalamiento de un elemento [que consta de una o varias palabras] que no pertenece inmediatamente a ese lugar)38.

  • 39 Ibid., p. 161.
  • 40 Ibid., p. 166.
  • 41 Ibid., p. 164.
  • 42Verum id cum in duobus uerbis fit, anastrophe dicitur” (Quint. 8, 6, 65).
  • 43 Así lo entiende A. Moure CASAS, op. cit., p. 72: “Quintiliano hace referencia a los dos tipos de hi (...)
  • 44 Pese a no pertenecer a la tradición retórica, es habitual el empleo de este término incluso en trat (...)
  • 45 J. C. G. Ernesti, op. cit., p. 401.
  • 46 Ibid.
  • 47 Quint. 1, 5, 50.
  • 48 Sobre el concepto de “hipérbaton” en la tradición gramatical latina, cf. M. Blanco, art. cit., p. 1 (...)

o transiectio (siguiendo la Rhet. Ad Herennium, 4, 32, 44)39. Por cierto, a estos dos fenómenos añade un tercero, la mixtura verborum o sínquisis, que define como “caos de la sucesión de las palabras en la frase producido por el empleo (la mayoría de las veces repetido) de la anástrofe y del hipérbaton”40. Por su parte, la Rhetorica ad Herennium, como resume Lausberg, “llama al concepto superior transgressio ‘hipérbaton en sentido lato’, subdividiéndolo en perversio ‘anástrofe’ y transiectio ‘hipérbaton’”41. En cuanto a Quintiliano, es más vago, al definir el “hipérbaton” como el “desplazamiento de una palabra” (uerbi transgresio; 8, 6, 62), añadiendo: “pero cuando esta [la mutación del orden] tiene lugar entre dos palabras, se llama anástrofe”42; con ello parece incluir bajo el término “hipérbaton” tanto la anástrofe como el hipérbaton propiamente dicho43. Por mi parte, distinguiré entre, por un lado, hipérbaton, separación o disyunción44 (hyperbaton o transgressio en la terminología clásica)45, entendiendo por tal la separación de los miembros de un sintagma debido a la interposición de términos ajenos a él, y por otro inversión o anástrofe (en terminología clásica anastrophe, reuersio46 o inuersio47), términos con los que recojo los casos de orden de palabras invertido en contacto48.

9Con esto damos paso a nuestra tipología de las alteraciones del orden de palabras de Góngora, vistas desde la perspectiva del latín. Comenzamos con el primer grupo.

Imitaciones del orden natural latino

  • 49 Es un efecto análogo al de las inversiones que tienen lugar en latín, que J. Marouzeau (Traité..., (...)

10En la poesía de Góngora encontramos al menos tres tipos de inversión (anástrofe) que reproducen el orden natural de la lengua latina: Adjetivo calificativo – Nombre, Complemento del Nombre – Nombre y Complementos oracionales – Verbo. Su efecto es doble: por un lado causan sorpresa49; por otro aportan al texto el sonido latino que persigue el poeta. Veámoslos caso por caso.

Adjetivo calificativo – Sustantivo50

  • 50 Sigo en parte la clasificación propuesta por A. C. López Viñuela, op. cit.
  • 51 En su clásico y aún vigente manual sobre el orden de palabras latino Jules Marouzeau, L’ordre des m (...)
  • 52 Nicolás Lisón Huguet, El orden de palabras en los grupos nominales en latín, Zaragoza: Universidad (...)
  • 53 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Nueva gramática de la lengua española, 2 vols., Madrid: Espasa, 1, p. 990.

11Resultaría sumamente prolijo y, seguramente, bastante poco esclarecedor que nos pusiéramos a distinguir aquí tipos de adjetivos y su funcionamiento de cara a su posición en el grupo nominal en latín51. Para nuestro propósito lo relevante es que en latín clásico predomina la ordenación Adjetivo – Nombre (doctus poeta, frequentissimus senatus, pulchra puella), que alcanza en torno al 70% de los casos52, y que en cambio “el español se caracteriza por elegir la situación posnominal del adjetivo como posición no marcada”, según la descripción de la RAE, aplicable en sus líneas básicas al español del Siglo de Oro53. La consecuencia de ello es que expresiones de Góngora en las que el grupo nominal aparece en orden inverso al esperable en el lenguaje común, como

Al cóncavo ajustando de los cielos
el sublime edificio (Sol. 1, 100);

Acaba en mortal fiera (Sol. 1, 113);

Triunfador siempre de celosas lides (Sol. 1, 157);

Purpúreos hilos es de grana fina (Sol., 1, 162);

Del músico jayán el fiero canto (Pol. 20),

  • 54 J. Marouzeau, Traité de Stylistique latine, p. 325, señala que en latín la inversión del orden natu (...)

aparecen como imitaciones del latín, aparte de que la inversión pueda conferir un valor especial a los términos implicados54; compárense con:

Auro sublimia tecta linuntur (Ov., Medic., 7)
(Los edificios elevados se revisten de oro);

Perdendum est mortale genus (Ov., Met., 1, 188)
(Debe perecer el linaje mortal);

Abstineto / –dixit– irarum calidaeque rixae (Hor., Carm., 3, 27, 69-70)
(Abstente –dijo– de iras y de lides acaloradas);

Qui color / [...] esse solet [...] purpureae Aurorae (Ov., Met., 3, 184)
(El color que suele tener la Aurora cuando se tiñe de púrpura);

Saeuam / militiam puer [...] tulisti (Hor., Epist., 1, 18, 54-55)
(De joven soportaste un servicio militar feroz).

Complemento nominal – Nombre

  • 55 N. Lisón Huguet, op. cit., p. 185, aprecia “una ligera tendencia a favor del orden Nombre-Genitivo

12Lo mismo ocurre con este grupo. Las contabilizaciones, complicadas debido a la diversidad de tipos, arrojan resultados inciertos55. Lo relevante es nuevamente que el orden CN – N es connatural al latín, de modo que su uso en español suena a latinismo. Así, sintagmas como

Ya de la Aurora bella
al rosado balcón (Sol. 1, 388-389);

De la tierra bostezo (G. Pol. 41),

recuerdan inevitablemente otros latinos análogos, como

Aurorae lumina (Ov. Met. 7, 835)
(Las luces de la Aurora);

De terrae nomine (Ov. Met. 6, 71)
(Sobre el nombre de la tierra).

Complementos – Verbo

  • 56 J. Marouzeau, Traité de Stylistique latine, p. 331.

13También la colocación del verbo a final de frase, tras los complementos, además de que añade relieve a los elementos afectados56, aporta sonido latino. Así, expresiones como

Purpúreas rosas sobre Galatea
la Alba entre lilios cándidos deshoja (Pol. 105-106);

Donde espumoso el mar sicilïano
el pie argenta de plata al Lilibeo [...]
pálidas señas cenizoso un llano [...]
del duro oficio da (Pol. 25-31),

a la luz de la poesía latina se sienten como imitaciones de construcciones como

Ipsa tuis manibus siluestri nata sub umbra
mollia fraga
leges (Ov. Met. 13, 815-816)
(Tú misma, con tus propias manos, blandas fresas nacidas bajo la sombra del bosque tomarás).

14Resulta interesante observar que este tipo de orden, en Góngora es especialmente frecuente en oraciones de relativo:

Ahora que de luz tu niebla doras (Pol. 5);

Cuanto las cumbres ásperas cabrío
de los montes esconde (Pol. 46-7).

15Ello parece responder al orden latino, que en las proposiciones relativas es especialmente significativo, ya que su comienzo y final suele estar marcado respectivamente por el propio pronombre de relativo y por el verbo:

Inueni geminos, qui tecum ludere possint,
[...] catulos [...] ursae (Ov. Met. 13, 834-835)
(Me he encontrado a dos cachorros de osa que contigo jugar podrían).

Imitaciones de las alteraciones del propio orden latino habituales en la poesía latina

  • 57 En particular en este apartado sigo, aunque parcialmente, la tipología de A. C. López Viñuela, op.  (...)

16Como indicábamos al inicio, la poesía latina basa su encanto estético en gran medida en el hipérbaton. Por lo que respecta a Góngora, muchos de sus estilemas más característicos coinciden con las disyunciones más repetidas por los poetas latinos. Pueden clasificarse en cuatro grupos: separación de los miembros del sintagma nominal, del sintagma verbal, de sintagmas coordinados y en frontera de oración. Veamos caso por caso57.

Separación de los miembros del sintagma nominal

17Consideraremos cinco tipos: Nombre ... Adjetivo calificativo, Nombre ... Complemento nominal, Determinador ... Nombre, Aposición ... Núcleo y Antecedente ... Pronombre relativo.

1. Nombre ... Adjetivo calificativo

  • 58 Joseph Hellegouarc'h, “Les structures verbales de l'hexamétre dans les Annales d'Ennius et la créat (...)
  • 59 S. Hoffer, art. cit., p. 299ss.
  • 60 Thomas E. V. Pearce, “A Pattern of Word Order in Latin Poetry”, Classical Quarterly, 18 (2), 1968, (...)
  • 61 J. Marouzeau, Traité de Stylistique latine, p. 334.
  • 62 Cf. R. Jammes, ed. cit., p. 276, quien remite a Leo Spitzer, “La Soledad primera de Góngora: notas (...)
  • 63 Jáuregui en su Antídoto (§ 41; véase Ángel Pariente (ed.), En torno a Góngora, Madrid: Júcar, 1986, (...)

18Es una disyunción intrínseca a la poesía latina clásica. Fue introducida ya por Ennio en el hexámetro dactílico romano58, pero su uso se generaliza sobre todo gracias a Catulo y su poema 6459; sigue usándose, si bien con más mesura, en la época augústea60, y alcanza sus máximas cotas en poetas tardíos como Claudiano, que, al decir de Marouzeau, convirtieron este artificio, a base de reiterarlo, en un puro atributo del lenguaje poético, desprovisto ya de efectos estilísticos61. De este proceso pueden dar idea las siguientes cifras: en los primeros veinte versos de Catul. 64, Verg. Aen, Ov. Met. y Claud. Rap. Pros. encontramos respectivamente 21, 11, 8 y 23 casos. Por cierto, resulta interesante recordar aquí la conocida predilección de Góngora por Claudiano62. En los poemas gongorinos su uso está lejos de estas cantidades: en los veinte primeros versos de Pol. y Sol. encontramos solo uno (dos si incluimos los casos de Determinante ... Nombre) y dos casos respectivamente. Sin embargo, cualitativamente es uno de los rasgos más genuinos de Góngora, y uno de los que más sonido latino aporta a sus versos63. Aparecen en todas las variedades que encontramos en latín:

  • Sin inversión: “El coturno besar dorado intenta” (Pol. 401), compárese con: “Nocte tegentur opaca” (Verg. Aen. 4, 123, “Se cubrirán de noche oscura”).

    • 64 Jáuregui (§ 41; A. PARIENTE, ed. cit., p. 91) censura particularmente este subtipo (“entiéndese que (...)

    Con inversión64: “Sordo engendran gusano” (Sol. 740), compárese con: “Et antiquum tenuerunt flumina nomen” (Ov. Met. 13, 897, “Y el río conservó su nombre antiguo”).

    • 65 Del mismo modo que ocurre en latín, como describe J. Marouzeau, Traité de Stylistique latine, p. 33 (...)

    Con más de un término introducido en el sintagma, lo que aumenta el efecto al aumentar la espera65: “Al infelice olmo que pedazos / la segur de los celos hará aguda (Pol. 355-356), compárese con: “Purpureo tingit pendentia mora colore (Ov. Met. 4, 127, “Tiñe de color púrpura las moras colgantes”).

  • 66 Gordon Williams, Tradition and Originality in Roman Poetry, Oxford: Clarendon Press, 1985, p. 705; (...)
  • 67 J. Marouzeau, Traité de stylistique latine, p. 320-321.Ya se encuentran ejemplos en Ennio; cf. J. H (...)

19Obsérvese que en este ejemplo, adjetivo y nombre ocupan las posiciones inicial y final del verso. Se trata de un rasgo que adoptan Catulo y los neotéricos66 y que se convierte en característico de la poesía latina, que lo reserva, según Marouzeau, “à l’expression d’une grande idée, d’un sentiment puissant, d’un tableau majestueux67. Góngora lo imita con notable asiduidad, tanto en octosílabos (Pir. 465: “Humor se bebió purpúreo”; 401; 432; 482; etc.) como en heptasílabos (Sol. 1, 732: “Digna la juzga esposa”; 740; etc.) y endecasílabos (Pol. 134: “La fuga suspender podrá ligera”; 166; 300; 332; 355; Sol. 1, 609; 679; etc.).

  • 68 L. R. Palmer, op. cit., p. 117ss.; J. Marouzeau, op. cit., p. 182-183.

20En este punto debemos referirnos asimismo a una estructura muy característica de la poesía latina como es el entrecruzamiento de dos sintagmas adjetivales. Como tantas, es una innovación de Catulo y los neotéricos, que “si en un verso aparecen dos nombres y uno de ellos ha de ser calificado por un adjetivo, para lograr un equilibrio dotan al otro nombre de un epíteto”, y colocan habitualmente primero ambos adjetivos y después ambos nombres, siguiendo una disposición paralelística (abAB ) o quiástica (abBA)68:

Peliaco quondam prognatae uertice pinus (Cat. 64, 1)
(Pinos nacidos otrora en la cima del Pelión);

Caerula uerrentes abiegnis aequora palmis (Cat. 64, 7)
(Barriendo los azules mares con astiles de abeto).

  • 69 James O’Hara, “Vergil’s style”, in: Charles Martindale (ed.), The Cambridge Companion to Virgil, Ca (...)

21El nivel máximo de estilización, como es sabido, es el que Dryden llamó “verso áureo” (“Golden Line”), resultante de la colocación del verbo en el centro, entre los adjetivos y los nombres –en estructura quiástica o paralelística–69, un estilismo que alcanzará en poetas tardíos como Claudiano su máxima frecuencia (catorce casos solo en Rap. Pros. 1, 1-200):

Implacidas nullo solabor pignore curas? (Claud. Rap. Pros. 1, 110)
(¿Con ningún hijo consolaré mis molestas turbaciones?);

Tertia supremae patior dispendia sortis (Claud. Rap. Pros. 1, 100)
(El tercer lote soporto del reparto supremo).

  • 70 En alguna rara ocasión podemos encontrar dos sintagmas –bien es verdad que no adjetivales ambos– en (...)

22En relación con esto resulta interesante observar que Góngora parece sentir el impulso de construir versos que contengan dos sintagmas adjetivales, aunque sin entrecruzarlos, algo que los haría difíciles de entender dada la ausencia de casos gramaticales en castellano70. Los dispone tanto en paralelo como en quiasmo:

  • 71 Obsérvese que “menuda” es precisamente un epíteto al servicio del paralelismo entre los dos sintagm (...)

De la menuda hierba el seno blando (Sol. 1, 1010)71;

Mientras casero lino Ceres tanta (Sol. 1, 861).

23Y es más; con significativa frecuencia encontramos el verbo en el centro del verso separando los dos sintagmas:

Sacros troncos sudar fragrantes gomas (Sol. 1, 923);

Del himno culto dio el último acento (Sol. 1, 944).

24En mi opinión, con estas estructuras Góngora puede muy bien estar imitando conscientemente unos estilemas tan genuinos de la poesía latina como el doble sintagma adjetival y el verso áureo, siempre con el propósito de dotar sus versos de sonido latino. El estilístico sería así otro nivel de imitación, junto al semántico y al sintáctico. En cuanto a la decisión de no entrecruzar los sintagmas (podría hacerse de modo inteligible caracterizando uno en singular y otro en plural; por ejemplo: “*hartas fresca de hierba las ovejas”), refleja la prudencia y la intuición del poeta, consciente de los límites de la lengua castellana y en guardia frente a un nivel de oscuridad excesivo.

2. Nombre ... Complemento genitivo

  • 72 “De su frente [...] émula” (vv. 109-110); “de amor [...] ciego” (v. 341).

25Menos abundante, pero muy característico también de la poesía latina, es este hipérbaton, que en los primeros veinte versos de Aen., Met. y Rapt., aparece respectivamente en tres, ninguna (hay que esperar el verso 26) y una ocasión. En la poesía gongorina presenta cifras menores: en los 504 versos de que consta Pol. he contabilizado quince casos (incluyendo dos de complementos de adjetivo)72. Góngora imita en ellos todas las variantes que ofrece la poesía latina; sin inuersio (once casos: Pol. 7; 29-31; 32; 49; 96; 138; 204; 220; 240; 401; 419-21):

Si ya los muros no te ven de Huelva
peinar el viento, fatigar la selva (Pol. 7-8);

compárese con: “Ingenio confisa loci” (Claud. Rap. Pros. 1, 142, “Confiando en la naturaleza del lugar”), o con ella (en tres ocasiones: 109-110; 341; 428): “De helvecias picas es muralla aguda (Pol. 428), compárese con: “Extemplo Lybiae magnas it Fama per urbes” (Verg. Aen. 4, 173, “Al punto sale la fama por las ciudades de Libia”).

26A menudo –y ello es una novedad de Góngora frente a la poesía latina– los dos miembros aparecen separados por una forma del verbo “ser”, sola (cuatro veces en Pol.) o acompañada de alguna otra expresión:

Tal la música es de Polifemo (Pol. 96);

Mordaza es a una gruta de su boca (Pol. 32).

  • 73 D. ALONSO, op. cit., p. 206.

27Pero, como advirtió Dámaso Alonso, Góngora “tiende a hacer más violenta la transposición separando [mucho] los elementos transpuestos”73:

Espejo de zafiro fue luciente
la playa azul de la persona mía (Pol. 419-20).

28Como ejemplo de separación amplia de los elementos sin participación del verbo “ser”, valga el siguiente:

Al que, ya deste o de aquel mar, primero
surcó, labrador fiero,
el campo undoso (Sol, 1, 369-371).

29Obsérvese, por cierto, en los últimos dos ejemplos cómo el sentido definitivo de la frase no aparece hasta la última palabra; es otra muestra de la relectura que el hipérbaton de Góngora –de igual forma que el de los poetas latinos– obliga a hacer constantemente al lector, a la que antes aludíamos (cf. Nota 8).

3. Determinativo ... Nombre

30Distinguiré aquí los siguientes cuatro subtipos: Artículo determinado/Determinante+Oración de relativo+Antecedente, “Cuanto” ... Nombre, Numeral ... nombre y Otros determinantes ... Nombre.

a. Artículo determinado/Determinante+Oración de relativo+Antecedente

  • 74 Raramente pueden encontrarse en sonetos y romances separaciones entre el artículo y el nombre sin q (...)
  • 75 Nótese cómo en el ejemplo la forma reproduce el sentido.

31Es el subtipo más abundante del grupo. Consiste en la separación entre el determinador y el nombre motivada por la inserción de una oración de relativo vinculada al nombre74: “A las que tanto mar divide playas” (Sol. 1, 376)75.

  • 76It is a common poetic device to let the relative clause precede the ‘antecedent’” (cf. W. S. Ander (...)
  • 77 En realidad esta construcción latina puede concebirse de dos formas: como inversión del par anteced (...)

32Creo que se corresponde con una artificiosa construcción, puesta en práctica ocasionalmente por los poetas latinos (Anderson contabiliza dieciocho casos en los libros 1-5 de Ov. Met.), como es la oración de relativo con el antecedente al final76: “Quod tegit omnia caelum” (Ov. Met. 1, 5, “El cielo que todo lo cubre [*El que todo lo cubre cielo]”). Para verter esta frase al español conservando al máximo su literalidad, sin devolver sin más el antecedente al comienzo de la oración (“El cielo que cubre todas las cosas”), no hay más remedio que habilitar un artículo al comienzo de la frase: “El que cubre todas las cosas cielo”; de otro modo (*”Que cubre todas las cosas cielo”) la frase sería ininteligible. Eso es lo que hace Góngora, dando así lugar a la disyunción entre el artículo y su nombre, que nos aparece como uno de sus estilemas más genuinos77.

  • 78 Nadine LY, autora de un minucioso análisis de este tipo de construcciones, contabiliza sólo dos cas (...)

33El uso de un determinante en lugar del artículo constituye una variante mucho menos frecuente de esta construcción78: “De aquellas que la sierra dio Bacantes (Sol. 1, 272). Existen precedentes latinos que podrían haber influido en este uso de Góngora, como una frase de la canción que dirige Polifemo a Galatea tratando de seducirla:

Inueni geminos qui tecum ludere possint, [...]
uillosae catulos in summis montibus ursae (Ov. Met. 13, 834-836)
(He hallado en lo alto de los montes dos cachorros de una peluda osa, que podrían jugar contigo).

34De todas formas, los ejemplos latinos son tan escasos que resulta tentador ver en este la extensión analógica del tipo “El”+Or. rel.+Antecedente.

b. “Cuanto (-a, -os, -as)” ... Nombre

  • 79 Cae fuera de nuestro interés, ya que no es hiperbático, el grupo “cuando”+antecedente, en contacto, (...)
  • 80 N. LY, ibid., p. 101. Son siete los casos si eliminamos de la lista uno de los ejemplos recogidos, (...)

35La oración de relativo introducida por el cuantificador “cuanto” separado del nombre es otra de las construcciones distintivas del lenguaje gongorino79. Ly contabiliza siete casos80 en Pol. y veintidós en Sol., y sugiere que Góngora utiliza la fórmula “como cifra y emblema sintáctico gramatical de la Fábula de Polifemo” por oposición a su obra anterior. El nombre puede aparecer en su interior o al final:

De cuantos pisan faunos la montaña (Gong. Sol. 1, 189);

Rico de cuantos la agua engendra bienes (Pol. 123).

  • 81 N. LY, ibid., p. 117.
  • 82 Espinosa (Apologético, f. 11r, cit. por J. Núñez Cáceres, art. cit., p. 336) señala explícitamente (...)

36El hecho de que en estos ejemplos, como observa Ly81, “el/la/los/las que” es sustituible por “cuanto/a/os/as”, sugiere una extensión analógica de la primera construcción a la segunda (en realidad, ambas podrían haberlo hecho recíprocamente entre sí). Sin embargo, también podrían haber influido los usos hiperbáticos del latín quantus -a, -um que encontramos en la poesía latina82. Como se sabe, este adjetivo indefinido, interrogativo y relativo, de valor intensivo (“cuán grande/numeroso”), puede introducir oraciones relativas, comparativas e interrogativas; en estas dos últimas podemos encontrarlo usado como adjetivo y separado del nombre:

Aspice quantum / adgrediare nefas (Ov. Met. 7, 70)
(Mira qué enorme impiedad intentas);

Conueniunt animae, quantas uiolentior Auster
decutit arboribus frondes (Claud. Rap. Pros. 2, 308-309)
(Acuden las almas, tan numerosas como las hojas que el más violento austro hace caer de los árboles);

Quantaque uitarit narrare pericula gestit (Ov. Met. 4, 130)
(Arde en deseos de narrarle qué enormes peligros ha evitado);

Quantas ostentant, aspice, uiris (Verg. Aen. 6, 771)
(Mira de qué grandes fuerzas hacen gala).

37También lo encontramos usado como adjetivo exclamativo y separado del nombre:

Punica se quantis attollet gloria rebus! (Verg. Aen. 4, 49)
(¡A qué altos logros se elevará la gloria de Cartago!);

Quam nuper sublimis eram quantisque procorum
cingebar studiis! (Claud. Rap. Pros. 3, 412-413)
(¡Qué alta estaba hace poco, y qué grandes amores de pretendientes tenía a mi alrededor!);

  • 83 El propio Góngora usó ocasionalmente el “cuánto” admirativo en hipérbasis (cf. A. C. López Viñuela, (...)

Me miserum, quanto cogor meminisse dolore
temporis illius!
(Ov. Met. 13, 280-281)
(Ay de mí, con qué inmenso dolor me obligan a recordar aquel momento)83.

38El sonido tan genuinamente latino de este tipo de disyunciones sin duda puede haber pesado en Góngora al otorgarles un papel tan relevante en su estilo.

c. Sustantivo ... Numeral cardinal

39Se trata de una disyunción bastante usual en Góngora, y muy característica de su estilo:

Copos nieva en la otra [Pales] mil de lana (Pol. 148);

Abetos suyos tres (Sol. 1, 413).

40Evidentemente se trata de una imitación de los poetas latinos, en los que este es un uso habitual: “Harundinibus compacta est fistula centum (Ov. Met. 13, 784, “Una zampoña formada por cien cañas”).

d. Resto de hipérbatos del sintagma Determinante ... Nombre

41En la poesía latina la disyunción Determinante ... Nombre es tan habitual como la del tipo Adjetivo calificativo ... Nombre (A1). Por su parte, en Góngora su frecuencia, al margen de los tres subtipos que acabamos de distinguir, es alta –aunque menos que la de los calificativos–, especialmente en casos como los demostrativos y el cuantificador “tanto”:

  • 84 Abunda especialmente el tipo “este, pues+ nombre: Pol. 41 “De este, pues, formidable de la tierra (...)

En esta, pues, Cartago (Sol. 2, 293)84.

Con tantas del primer atrevimiento
señas (Sol. 1, 439-40).

42A veces la secuencia interpuesta comprende más de un sintagma:

Tantas al fin el arroyuelo, y tantas
montañesas da el prado (Sol. 1, 250-260);

43Compárense estos ejemplos con:

Tantaque offensa magistra (Ov. Met. 6, 24)
(Ofendida por tan gran maestra);

Ipsa quoque interius cum duro lingua palato (Ov. Met. 6, 306)
(También la misma lengua, por dentro, con su paladar duro).

44También encontramos ejemplos relativamente abundantes de indefinidos como “otro”, “tal” o “algún”, y del ordinal “segundo”, todos con paralelos latinos:

Otra con ella montaraz zagala (Sol. 1, 243);

Víbora pisa tal (Sol. 1, 747);

Sino algún siempre verde, siempre cano / sátiro de las aguas (Sol. 2, 460-461);

Temeridades enfrenar segundas (Sol. 1, 442).

45Compárese con:

Vt uincas alios, Acheloe, dracones (Ov. Met. 9, 68)
(Aunque seas superior, Aqueloo, a los demás dragones);

Talibus adgreditur Venerem Saturnia dictis (Verg. Aen. 4, 92)
(La Saturnia se presenta a Venus con estas palabras);

Pomi iactu remorata secundi (Ov. Met. 10, 671)
(Detenida por el lanzamiento de la segunda fruta).

  • 85 D. Alonso, op. cit., p. 206.
  • 86 A. C. López Viñuela, op. cit., p. 183.

46Y es llamativa la relativa abundancia de los grupos Artículo ... Nombre en hipérbaton85, sin duda efecto de la extensión analógica del tipo Determinante ... Nombre, como sugiere el hecho, observado por López Viñuela de que los poetas que utilizan una de estas construcciones (Garcilaso, Herrera, Carrillo), también usan la otra, mientras que quienes no emplean una de las dos (Mena, Barahona), no emplean ninguna de ellas86:

Las de su edad corta historias largas (Sol. 1, 508);

Al de las bodas dios (Sol. 1, 654).

El tarde ya torrente
arrepentido y aun retrocedente (Sol. 2, 15-16).

  • 87 Sólo los treinta y dos primeros versos de Ov. Met. 6 contienen cuatro ejemplos; v. 15: “Deseruere s (...)

47En cambio, es llamativa la casi total ausencia de posesivos en hipérbaton, pese a ser uno de los tipos más frecuentes en la poesía latina87. Sin duda Góngora ha resuelto que no funcionan en castellano con la misma fluidez que otras disyunciones y los ha evitado.

48Igual que ocurre en las separaciones Adjetivo calificativo ... Nombre (A1), el efecto de todas estas construcciones es mayor cuanto más distantes se encuentran los términos, lo mismo en la poesía latina como en la gongorina:

¡Oh, cuánta al peregrino el amebeo
alterno canto dulce fue lisonja! (Sol. 2, 626-627).

49Por cierto, entre los poetas latinos es manifiesta la inclinación por los versos iniciados y rematados respectivamente por los dos términos implicados: “Talibus obscuram resecuta est Pallada dictis” (Ov. Met. 6, 36, “Contestó a la furtiva Palas con estas palabras”). Tras la considerable frecuencia de este tipo en los poemas gongorinos puede estar, entre otros factores, su imitación: “Tanta ofrecen los árboles zagala” (Sol. 1, 664).

4. Aposición ... Sustantivo

50En la poesía gongorina encontramos ocasionalmente construcciones como estas:

Marino joven, las cerúleas sienes,
del más tierno coral ciñe Palemo (Pol. 121-122);

  • 88 La aposición es aquí ambigua, tal vez deliberadamente (cf. M. Blanco, art. cit., p. 182). Tradicion (...)

¡Oh tú que, de venablos impedido,
muros de abeto, almenas de diamante,
bates los montes (Sol., dedic. 6-7)88.

  • 89 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, op. cit., 1, p. 849.

51La extrañeza que producen reside en la separación entre la aposición y el término al que esta se refiere, ya que el español “requiere contigüidad” entre ambos89. En cambio resultan normales en la poesía latina:

Nec minus Heliades lugent et, inania morti
munera, dant lacrimas (Ov. Met. 2, 340-341)
(No menos lo lloran las Helíades, y le ofrecen sus lágrimas, vanas ofrendas a la muerte).

5. Antecedente ... Pronombre relativo

  • 90 “Las oraciones de relativo se integran en el grupo nominal en el que funcionan como modificadores, (...)
  • 91 A. C. López Viñuela, op. cit., p. 186-188 y 344, contabiliza dos casos en sus obras mayores (25 en (...)

52También es el castellano un tanto reacio a separar antecedente y pronombre relativo90, una construcción abundante en Góngora91:

El nombre articular que más querría (Pol. 250);

Flores su bozo es, cuyas colores
como duerme la luz, niegan las flores (Pol. 279-280);

Las columnas Etón que erigió el griego (Pol. 339).

53En cambio en la poesía latina es una construcción que no tiene nada de raro:

Hic locus est, quem [...]
haud timeam magni dixisse Palatia caeli (Ov. Met. 1, 175-176)
(Este [la Vía Láctea] es un lugar que [...] no dudaría en llamar el Palatino del inmenso cielo);

Iamque dies, nisi fallor, adest, quem semper acerbum
[...] habebo (Verg. Aen. 5, 49)
(Ya está aquí, si no me engaño, el día que siempre consideraré amargo).

Separación de miembros en el sintagma verbal

  • 92 A. C. López Viñuela, op. cit., p. 192-208.

54En este apartado, siguiendo en líneas generales a López Viñuela92, trataré tres disyunciones: Auxiliar ... Participio, “No” ... Verbo y Formas no personales del verbo ... Sus complementos.

1. Auxiliar ... Participio

  • 93 Ibid., p. 193, A. C. López Viñuela contabiliza nueve casos en los poemas mayores de Góngora; es una (...)

55No es extraño encontrar en Góngora esta disyunción93:

[...] el bosquejo que ya había
en su imaginación Cupido hecho (Pol. 270-271).

56A veces afecta a los términos de una locución adverbial:

Entre un lascivo enjambre iba de amores
Himeneo añudando (Sol. 1, 762-3).

57En ocasiones los términos se encuentran a gran distancia, tendiendo a abrir y cerrar versos o proposiciones:

Que habían con trabajo
por la fragosa cuerda del atajo
las gallardas serranas desmentido (Sol. 1, 337-339).

58Se trata de un fenómeno corriente en la poesía latina, que en ocasiones coloca igualmente ambos términos a llamativa distancia, con tendencia a abrir y cerrar el verso:

Acis erat Fauno nymphaque Symaethide cretus (Ov. Met. 13, 751)
(Acis había sido engendrado por Fauno y por la ninfa Simétide);

Suntque oculis tenebrae per tantum lumen obortae (Ov. Met. 2, 181)
(Invadieron tinieblas sus ojos en medio de una luz tan grande).

2. “No” ... Verbo

  • 94 He contabilizado al menos seis casos solo en Sol. 1: v. 97; 108; 129; 171; 481-482; 504-505.

59En la poesía latina la separación del adverbio negativo, non, y el verbo es completamente usual: “Si mihi non animo fixum immotumque sederet [...]” (Verg. Aen. 4, 15, “Si no estuviese en mi ánimo fijo en inquebrantable [...]”). Góngora reproduce a menudo, con particular frecuencia en Sol.94, este rasgo, reacio al castellano, sin duda buscando el sonido latino resultante:

No la Trinacria en sus montañas fiera
armó de crueldad, calzó de viento (Gong. Pol. 65-66).

3. Formas no personales del verbo ... Sus complementos

60No es raro encontrar en los poemas gongorinos hipérbatos en los sintagmas conformados por una forma no personal de verbo y sus propios complementos, debidos a la interposición de palabras pertenecientes a la oración principal. Ocurre con participios, gerundios e infinitivos:

Esparcidos imagina
por el fragoso arcabuco (Pír. 405-406);

No a la Soberbia está aquí la Mentira
dorándole los pies (Sol. 1, 129-130);

Lucir vi un sol en mi frente (Pol. 421);

El que menos peinar puede las flores (Sol. 1, 301).

61En ocasiones el infinitivo es el núcleo de una oración de infinitivo latina, trasplantada a la sintaxis castellana:

  • 95 Por “Cuando veo que un haya ligurina entrega [...]”.

Cuando entre globos de agua entregar veo
a las arenas ligurina haya
en cajas los aromas del Sabeo (Pol. 441-443)95.

62Como puede verse, habitualmente la palabra que se interpone en el sintagma es el verbo de la oración principal; de otra forma, el resultado podría resultar difícilmente inteligible en castellano. Si hay otras palabras se trata de complementos unidos estrechamente al verbo principal, como un adverbio, un pronombre o incluso, excepcionalmente, su sujeto:

[...] y ser más quisiera
breve flor (Pol. 349-350);

[...] cuanto ya el vestido
Ocëano ha bebido,
restituir le hace a las arenas (Sol. 1, 34-36);

Que beberse no pudo el sol ardiente
las que siempre dará cerúleas señas (Sol. 1, 362-363).

63En todo ello, Góngora reproduce usos habituales en la poesía latina:

Ne cui me uinclo uellem sociare iugali (Verg. Aen. 4, 16)
(A nadie querría asociarme en vínculo conyugal);

Quis [...] tecum malit contendere bello (Verg. Aen. 4, 108)
(¿Quién preferiría entrar en guerra contigo?).

Separación de dos sintagmas coordinados

  • 96 D. Alonso, op. cit., p. 187; A. C. López Viñuela, op. cit., p. 211-225.

64Tal es el fenómeno, destacado por Dámaso Alonso y López Viñuela96, que encontramos en pasajes como los siguientes:

El silencio del can siga y el sueño (Pol. 176);

Alterada la ninfa esté o suspensa (Pol. 291).

  • 97 Justamente Heinrich Lausberg, Elementos de retórica literaria (1ª ed. 1963), Madrid: Gredos, 1983, (...)

65Se trata de una construcción con dos sintagmas coordinados (“el silencio” y “el sueño”; “alterada” y “suspensa”), entre los que encontramos interpuestos otros elementos de la oración, de modo que el segundo termina siendo una especie de añadido, a modo de epífrasis97.

66Lo que debemos destacar en este punto es que se trata de una estructura muy habitual y característica de la poesía latina:

Quique Iouem et caelum sperno et penetrabile fulmen [...] (Ov. Met. 13, 857)
(Y yo que a Júpiter, y al cielo desprecio, y al rayo fulminante [...]);

[...] Quid bella Tyro surgentia dicam
germanique minas? (Verg. Aen. 4, 43-44)
(¿Qué diré de las guerras que están surgiendo desde Tiro, y de las amenazas de tu hermano?).

Hipérbatos por transposiciones en la frontera de proposiciones de relativo

1. Por anticipación de elementos de una proposición relativa en la principal

67Es el caso de pasajes como los siguientes:

Concurren todas [las deidades del mar] y el peñasco duro
la sangre que exprimió cristal fue puro (Pol. 495-496);

Las columnas Etón que erigió el griego (Pol. 339);

Y en boj, aunque rebelde, a quien el torno
forma elegante dio (Sol. 1, 145-146).

  • 98 Parafraseado por R. Jammes, ed. cit., p. 227 así: “En una escudilla de boj a quien el torno, a pesa (...)

68Los tres contienen hipérbatos producidos por la prolepsis de un elemento de la oración de relativo (el sujeto en los dos primeros casos; una locución concesiva en el tercero)98 por delante de esta. Lo que nos interesa aquí es señalar que esta transposición no es rara en composiciones latinas que Góngora puede estar imitando:

[...] Ego te, miseranda, peremi,
in loca plena metus qui iussi nocte uenires (Ov. Met. 4,110-111)
(Yo te he matado, infortunada, yo que te he mandado que vinieses de noche a un lugar terrorífico);

[...] Non sic decus ardet eburnum
Lydia Sidonio quod femina tinxerit ostro (Claud. Rap. Pros. 1, 274-275)
(No arde así el esplendor de marfil que una mujer lidia ha teñido de púrpura sidonia).

  • 99 No obstante, también aparecen anticipados grupos de palabras; cf. J. Marouzeau, L’ordre..., vol. II (...)

69Resulta interesante constatar que los poetas latinos anticipan con más frecuencia un único término que varios, y que este las más veces es un adjetivo que concierta con un nombre incluido en la relativa99:

[...] Maximus Atlas
est auus
, aetherium qui fert ceruicibus axem (Ov. Met. 6, 174-175)

(El grandísimo Atlas es mi abuelo, que lleva en sus hombros el eje celeste).

  • 100 Claud. Rap. Pros. 1, 181: [...] uolucri qui peruia nubila tractu / signant (“[los dragones] que, en (...)

70Unas cifras pueden ser indicativas: en los 288 versos de que consta el libro I del Rapto de Prosérpina de Claudiano he contabilizado ocho casos de prolepsis de un elemento de una proposición relativa; en siete de ellos es un único término la secuencia anticipada, la cual es un adjetivo en cuatro ocasiones100. Góngora, en cambio, prefiere adelantar sintagmas más plenos, sin duda porque eso facilita la intelección del sentido.

2. Por inclusión de elementos de la oración principal en una proposición relativa

  • 101 Excepcionalmente podemos encontrar en una relativa un elemento de la oración principal distinto del (...)

71Una de las construcciones más típicamente gongorinas es la inclusión del antecedente de una relativa en el interior de esta. Considero aquí solo los casos en los que el antecedente aparece estrictamente en el interior de la relativa (si aparece al final entiendo que nos encontramos simplemente ante la interposición de una oración de relativo en el sintagma Determinante – Nombre [tipo A3.1, tratado supra])101. Lo relevante en estos casos es que el determinador del antecedente –generalmente el artículo; a veces el demostrativo– permanece en la principal separado de su núcleo, dando lugar, por consiguiente, a un hipérbaton:

Estas que me dictó rimas sonoras
culta sí, aunque bucólica, Talía (Pol. 1-2);

Y la que desvïada
luz poca pareció (Sol. 1, 86-87);

Solicita el que más brilla diamante
en la nocturna capa de la esfera (Sol. 1, 383-384);

[...] a la que sella
cerúlea tumba fría
las cenizas del día (Sol. 1, 390-392);

Rompieron los que armó de plumas ciento
Lestrigones el Istmo (Sol. 1, 423-424);

Hoy te convida al que nos guarda sueño
política alameda (Sol. 1, 521-522);

A la que menos del sañudo viento
pudiera antigua planta
temer rüina o recelar fracaso (Sol. 1, 551-553);

  • 102 Jáuregui censuró este pasaje en concreto por su ambigüedad, Antídoto, § 39 (A. PARIENTE, ed. cit., (...)

[...] admira cortesano / [...]
los que por las calles espaciosas
fabrican arcos, rosas (Sol. 1, 714-719)102;

Cenizas hizo las que su memoria
negras plumas vistió (Sol. 1, 738-739).

  • 103 N. Ly (“Gramática gongorina...”, p. 107) ve en el tipo “el que”+ antecedente (en contacto) el resul (...)

72Desde esta óptica, es irrelevante que el antecedente está en contacto con el relativo, como en los ejemplos que siguen, o no lo esté103:

[...] dirías
ser menos las que verdes Hamadrías
abortaron las plantas (Sol. 1, 259-262);

El que tapiz frondoso
tejió de verdes hojas la arboleda (Sol. 1, 716-717);

Al que pajizo albergue los aguarda (Sol. 1, 850).

  • 104 A. C. López Viñuela (op. cit., p. 189-191) menciona una aislada aparición en Carrillo.
  • 105 L. Rubio, op. cit., 284-288; Raphael Kühner y Carl Stegmann, Ausführliche Grammatik der lateinische (...)

73¿De dónde proceden estas construcciones, que carecen prácticamente de precedentes en la poesía castellana?104 Desde mi punto de vista, sin duda del latín. Como es sabido (cfsupra, n. 77), la lengua latina admite la inclusión del antecedente en la relativa, con el relativo funcionando, por consiguiente, como adjetivo105:

Vixi et quem dederat cursum Fortuna peregi (Verg. Aen. 4, 653)
(He vivido y he recorrido el camino que la Fortuna me había asignado).

Illic et Tyrium quae purpura sensit aënum
texitur (Ov. Met. 6, 61-62).
(Allí se teje también la púrpura que ha sentido la caldera tiria).

74Si nos propusiéramos verter al castellano estas secuencias del modo más literal posible, manteniendo el latinismo, obtendríamos algo así como “*He recorrido el que camino me había asignado la fortuna”, “*Allí se teje la que púrpura ha sentido la caldera tiria”; es decir, llegamos exactamente al tipo gongorino con artículo (la variante Determinante+que+Nombre [“Estas que me dictó rimas sonoras [...]”] sería una extensión analógica de la anterior [cfsupra]). Obsérvese que en un ejemplo como

[...] dirías
ser menos las que verdes Hamadrías
abortaron las plantas (Sol. 1, 260-262),

tanto la construcción como el orden de palabras (Relativo – Antecedente (Sujeto) –Verbo – CD) coinciden exactamente con los de los versos de Ovidio citados. Nos encontraríamos por tanto ante uno más de los “tesoros” que Góngora, al decir de Díaz de Rivas (cfsupra), “usurpó” a la lengua latina.

  • 106 Y añade: “en consecuencia, se puede equiparar grosso modo la proposición: ‘las [que sidón telar tur (...)
  • 107 Ibid. p. 107, 116 y 115. Respecto a la tercera propuesta, argumenta así (p. 116): “al confundirse a (...)

75Resultan muy interesantes tres agudas propuestas de Nadine Ly para explicar estas construcciones desde la propia lengua castellana: la extensión analógica de la construcción “‘normal’ cuanto+sustantivo creando la ‘anormal’ el que+sustantivo”, el uso de las relativas “como si fueran simples adjetivos calificativos antepuestos al sustantivo”106, y la “combinación en una sola de dos construcciones perfectamente ortodoxas, como son la proposición relativa adjetiva y la proposición sustantiva introducida por un relativo”107. Por mi parte diría que estas analogías favorecen la aclimatación de este latinismo en nuestra lengua; como venimos señalando, no todos los latinismos funcionan, y la razón de ello está, evidentemente, en el sistema del castellano.

Conclusiones

  • 108 R. Menéndez Pidal, art. cit., p. 218 (cfsupra).
  • 109 Imitado por Juan de Mena con fórmulas como “tanta de parte” (A. C. López Viñuela, op. cit., p. 242)
  • 110 Ibid., p. 126-7.
  • 111 Imitado por Juan de Mena, Laberinto, est. 174 “Segund la Fortuna lo ya desponía” (A. C. López Viñue (...)

76Creo que queda acreditado que detrás de cada uno de los tipos de hipérbaton que usa Góngora –de la gran mayoría al menos– existe una estructura latina. Hemos recordado además que la imitación deliberada de las construcciones latinas se enmarca en una tendencia latinizante, vigente desde el siglo XV y compartida por muchos poetas contemporáneos, tendencia que encontramos intensificada en la obra del cordobés108. Todo ello nos lleva a reconocer manifiestamente en Góngora el ideal de incorporar en gran escala a su lenguaje poético los rasgos de todo tipo (sintácticos, estilísticos, léxicos) de la poesía romana, sentida como ideal en un momento, no lo olvidemos, en que la cultura está asociada al humanismo latino. Ahora bien, al mismo tiempo hemos observado que no todos los usos del latín hallan acomodo en la obra gongorina: no encontramos, por ejemplo, adjetivos y nombres separadas por la preposición (un tipo frecuentísimo en los poetas latinos: breue post tempus)109, preposiciones separadas de su régimen (que sí aparecen en Juan de Mena e incluso en Garcilaso)110, ni posesivos o pronombres personales separados respectivamente del nombre o del verbo111; tampoco se aventura Góngora a poner en práctica un doble hipérbaton adjetival (Adj1-Adj2-Nombre-Nombre), pese a su dilatado uso en la poesía latina postneotérica.

  • 112 Compárese con la visión de D. Alonso, op. cit., p. 182 (“Góngora violentó, sí, el idioma, pero no c (...)
  • 113 M. Blanco, art. cit., p. 214.
  • 114 Así lo entendió, como es sabido, Dámaso Alonso (op. cit., p. 157-162), aunque tal concepción podría (...)

77De todo ello se desprende, a mi entender, que las dos vertientes de la disyuntiva planteada al inicio son inseparables e intervienen por igual: Góngora, por un lado, desarrolla un ferviente plan poético consistente en implantar en sus versos las estructuras sintácticas y estilísticas de la poesía latina, su modelo estético esencial; por otro, jamás pierde de vista el sistema del castellano, que le impone unos límites, identificables básicamente con la inteligibilidad y la elegancia: estos dos factores determinan la zona en la que, a su juicio, son aceptables las innovaciones112. Así, habrá construcciones latinas difícilmente introducibles, como las que acabamos de señalar; habrá otras perfectamente imitables, como las que hemos recogido en nuestra tipología; y habrá por último otras que precisen de una adaptación para resultar inteligibles, como es el caso, por poner un ejemplo, de la de doble dativo con verbo sum (“esse spectaculo populo”, “servir de espectáculo al pueblo”): no funciona calcada tal cual del latín (“*a Polifemo a bárbara choza es”), como advierte Mercedes Blanco113, pero encuentra acomodo mediante la conversión del dativo de cosa en atributo (“[la gruta] a Polifemo [...] bárbara choza es”)114.

  • 115 En torno a su autoría véase la argumentación de R. Jammes, p. 614-616. Sigo la edición de la carta (...)

78En cualquier caso, resulta evidente que en la base de la poesía de Góngora está su deseo consciente de introducir en sus versos las estructuras verbales del latín, su voluntad de forjar una lengua que suene a latín. Eso es lo que viene a declarar la “Carta de Don Luis de Góngora en respuesta de la que le escribieron”, redactada, si no por el propio poeta, por alguien cercano a sus posiciones115: al jactarse de poseer “la oscuridad y estilo entrincado de Ovidio”, y de que “nuestra lengua a costa de mi trabajo haya llegado a la perfección y alteza de la latina” está aludiendo a la apropiación de las fórmulas que refulgen en los poemas latinos, eterno modelo de perfección en la cultura humanística; en contrapartida, al proclamar que

no van en más que una lengua las Soledades, aunque pudiera, quedando el brazo sano, hacer una miscelánea de griego, latín y toscano con mi lengua natural, y creo no fuera condenable

  • 116 Precisamente de eso lo acusan, falsamente, Lope de Vega y Quevedo, al censurarlo, respectivamente, (...)

defiende la corrección idiomática del resultado, sujeto a las potencialidades gramaticales del castellano. De haber elaborado una miscelánea de ese tipo, Góngora habría resultado ser uno más de los prosélitos de Teófilo Folengo116. Lo habría podido hacer, y lucidamente, pero su camino era otro.

Haut de page

Bibliographie

Alonso, Dámaso, La lengua poética de Góngora. Parte primera, Madrid: CSIC, 1961.

Anderson, William. S., Ovid’s Metamorphoses. Books 1-5. Edited, with Introduction and Commentary, Norman: University of Oklahoma Press, 1996.

Blanco, Mercedes, “Góngora et la querelle de l’hyperbate”, Bulletin hispanique, 112 (1), 2010, p. 169-217.

Catalán Menéndez-Pidal, Diego (ed.), Historia de la lengua española de Ramón Menéndez Pidal, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal, 2005.

Ernesti, Johann Christian Gottlieb, Lexikon technologiae Latinorum rhetoricae, Lipsiae, 1797.

Góngora y Argote , Luis de, Obras completas, ed. J. Millé Giménez y I. Millé Giménez, Madrid: Aguilar, 1967.

Góngora, Luis de, Soledades, ed. de R. Jammes (1ª ed. 1994), Madrid: Castalia, 2016 (reimpr.).

Góngora, Luis de, Fábula de Polifemo y Galatea (1ª ed., 2010), ed. Jesús Ponce Cárdenas (1ª ed., 2010), Madrid: Cátedra, 2017.

Hellegouarc'h, Joseph, “Les structures verbales de l'hexamétre dans les Annales d'Ennius et la création du vers épique latin”, Latomus, 41, 1982, p. 743-765.

Hoffer, Stanley, “The Use of Adjective Interlacing (Double Hyperbaton) in Latin Poetry”, Harvard Studies in Classical Philology, 103, 2007, p. 299-340.

Jammes, Robert (2016): véase Luis de Góngora (2016).

Kenney, Edward J., “Ovid’s Language and Style”, in: Barbara W. BOYD (ed.), Brill's Companion to Ovid, Leiden: Brill, 2002, p. 27-90.

Kenney, Edward J. y Clausen, Wendell v. (eds.), Historia de la literatura clásica (Cambridge University), vol. II.: Literatura latina (1ª ed. 1982), Madrid: Gredos, 1989.

Kühner, Raphael y Stegmann, Carl, Ausführliche Grammatik der lateinischen Sprache, vol. 2 (2) (1ª ed. 1914), Hannover: Hahnsche Buchhandlung, 1971.

Lapesa, Rafael, Historia de la Lengua Española, Madrid: Gredos, 1981.

Lausberg, Heinrich, Elementos de retórica literaria (1ª ed. 1963), Madrid: Gredos, 1983.

Lausberg, Heinrich, Manual de retórica literaria. 3 vols. (1ª ed. 1960), Madrid: Gredos, 1983.

Lida de Malkiel, María Rosa, Juan de Mena, poeta del Prerrenacimiento español, México: El Colegio de México, 1950.

López Viñuela, Ana Cristina, El hipérbaton en Góngora, disquete, Salamanca: Universidad de Salamanca, 1996.

López-Cañete, Daniel, “Ambigüedad progresiva, frontera de verso y parà prosdokían en Horacio”, in: Ana ALDAMA, Nova et vetera. Nuevos horizontes de la Filología Latina, Madrid: Sociedad de Estudios Latinos, 2002, vol. I, p. 375-382.

Ly, Nadine, “Anacoluthe et grammaire. La syntaxe du morphème que dans les Soledades de Góngora”, in: Hommage des hispanistes français à Henri Bonneville, Grenoble: SHF, 1996, p. 301-330.

Ly, Nadine, “Gramática gongorina del hipérbaton (1609-1615)”, in: Begoña López Bueno (ed.), El poeta Soledad. Góngora 1609-1615, Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, 2011, p. 83-121.

Macchi, Yves, “Le poème comme sculpture de la temporalité intraphrastique – Chronosyntaxe (V)”, Bulletin Hispanique, 107 (1), 2005, p. 35-70.

Maestre Maestre, José María y Torreblanca López, Mercedes, “¿Gonzalo García de Santa María, fuente de las biografías latina y castellana de Juan II de Aragón compuestas por Lucio Marineo Sículo?”, in: José María Maestre Maestre, V Congreso de Humanismo y Pervivencia del Mundo Clásico. Homenaje al Profesor Juan Gil, 5 vols., Alcañiz, Madrid: IEH – CSIC, 2015, 4, p. 1675-1767.

Maquieira, Marina, “Un aspecto de la polémica gongorina: la lengua de las Soledades y el Polifemo como discutido criterio de corrección”, Quaderns de filologia. Esdudis linguístics, 13, 2008, p. 135-156.

Marouzeau, Jules, L’ordre des mots dans la phrase latine, vol. I: Les groupes nominaux, París: Les Belles Lettres, 1922.

Marouzeau, Jules, L’ordre des mots dans la phrase latine, vol. III: Les articulations de l’énoncé, París: Les Belles Lettres, 1949.

Marouzeau, Jules, Traité de Stylistique latine (1ª ed.: 1935), París: Les Belles Lettres, 1970.

Menéndez Pidal, Ramón, “Oscuridad, dificultad entre culteranos y conceptistas”, Romanische Forschungen, 56, 1942, p. 211-218.

Moure Casas, Ana, Sobre el orden de palabras en latín. Sintaxis opaca y OP, Cuadernos de Filología Clásica. Estudios latinos anejos. Serie de monografías, 2007.

Núñez Cáceres, Javier, “Quanto las cumbres ásperas cabrío / de los montes esconde...”, Nueva Revista de Filología Hispánica, 27 (2), 1978, p. 330-336.

Osuna Cabezas, María José, Góngora vindicado: “Soledad primera, ilustrada y defendida”, Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, 2009.

O’Hara, James, “Vergil’s style”, en Charles Martindale (ed.), The Cambridge Companion to Virgil, Cambridge: Cambridge Univ. Press., 1997, p. 241-258.

Palmer, Leonard R., Introducción al latín, Madrid: Ariel, 1984.

Pariente, Ángel (ed.), En torno a Góngora, Madrid: Júcar, 1986.

Pearce, Thomas E. V., “The Enclosing Word Order in the Latin Hexameter. II”, The Classical Quarterly, 16 (2), 1966, p. 298-320.

Pearce, Thomas E. V., “A Pattern of Word Order in Latin Poetry”, Classical Quarterly, 18 (2), 1968, p. 334-354.

PONCE CÁRDENAS, Jesús (2010): véase GÓNGORA, Luis de (2017).

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Nueva gramática de la lengua española, 2 vols., Madrid: Espasa, 2009.

Rubio, Lisardo, Introducción a la sintaxis estructural del latín (1ª ed. 1966), Barcelona: Ariel, 1976.

Williams, Gordon, Tradition and Originality in Roman Poetry, Oxford: Clarendon Press, 1985.

Haut de page

Annexe

Abreviaturas

Pír.: Fábula de Píramo y Tisbe; Pol.: Fábula de Polifemo y Galatea; Sol.: Soledades. Los autores y obras latinas siguen en líneas generales el sistema de abreviaturas del Oxford Latin Dictionnary (Oxford 2000) o, en su defecto, el Thesaurus Linguae Latinae: así, Claud., Rapt. Pros. vale por Claudiano, De raptu Proserpina.

Haut de page

Notes

1 Este trabajo es deudor de mis colegas Guy Lazure y Francisco J. Escobar Borrego, compañeros del panel en el que presenté su primer esbozo en el XIII Congreso de la Society for Renaissance and Baroque Hispanic Poetry, celebrado en Sevilla en 2017; de mi maestro, José María Maestre, que me ofreció preciosos consejos sobre su planteamiento; de diferentes colegas que en el Congreso mencionado me animaron a publicarlo, entre quienes debo destacar a Begoña López Bueno, Rodrigo Cacho y particularmente Muriel Elvira, que me hizo partícipe de generosas ideas. A Daniel López-Cañete debo sus siempre atinados pareceres; a los informantes anónimos, oportunas sugerencias. Deseo destacar en particular a Mercedes Blanco, por su atenta lectura del borrador y sus expertos consejos. A todos ellos, mi sincero agradecimiento. Esta investigación se inscribe en el proyecto FFI2015-64490-P del Plan Nacional de I+D y en el proyecto de “Red de Excelencia” FFI2017-69200-REDT del Gobierno de España.

2 Edward J. Kenney y Wendell v. Clausen (eds.), Historia de la literatura clásica (Cambridge University), Vol. II, Literatura latina (1ª ed. 1982), Madrid: Gredos, 1989, p. 90; Jules Marouzeau, Traité de Stylistique latine (1ª ed. 1935), París: Les Belles Lettres, 1970, p. 334; Leonard R. Palmer, Introducción al latín, Madrid: Ariel, 1984, p. 117.

3 E.  J. Kenney y W. v. Clausen (eds.), op. cit., p. 90.

4 J. Marouzeau, op. cit., p. 327, 333.

5 Ibid., p. 334.

6 E. J. Kenney, “Ovid’s Language and Style”, in: Barbara W. Boyd (ed.), Brill's Companion to Ovid, Leiden: Brill, 2002, p. 27-90, p. 43.

7 J. Marouzeau, L’ordre des mots dans la phrase latine, Vol. III: Les articulations de l’énoncé, París: Les Belles Lettres, 1949, p. 163; Stanley Hoffer, “The Use of Adjective Interlacing (Double Hyperbaton) in Latin Poetry”, Harvard Studies in Classical Philology, 103, 2007, p. 299-340, p. 300.

8 El ejemplo por excelencia de este fenómeno es el inicio de las Metamorfosis de Ovidio: el lector que lo aborda percibe en el verso 1 (In noua fert animus mutatas dicere formas) el sentido “Mi ánimo me lleva a cosas nuevas, a cantar las transformaciones de las formas”; sin embargo, al llegar al verso 2 se encuentra súbitamente con corpora, que da un sentido distinto a noua (acentuado por el encabalgamiento) imponiendo una nueva lectura del pasaje: “Mi ánimo me lleva a cantar las transformaciones de las formas a cuerpos nuevos” (E. J. Kenney y W. v. Clausen (eds.), Historia de la literatura clásica, p. 477-478; William S. Anderson, Ovid’s Metamorphoses. Books 1-5, Edited, with Introduction and Commentary, Norman: University of Oklahoma Press, 1996, p. 151). Ha estudiado este artificio en Horacio Daniel López-Cañete, “Ambigüedad progresiva, frontera de verso y parà prosdokían en Horacio”, in: Ana Aldama, Nova et vetera. Nuevos horizontes de la Filología Latina, Madrid: Sociedad de Estudios Latinos, 2002, vol. I, p. 375-382; sobre su uso en Góngora, cf. Yves Macchi, “Le poème comme sculpture de la temporalité intraphrastique – Chronosyntaxe (V)”, Bulletin Hispanique, 107 (1), 2005, p. 35-70, y Mercedes Blanco, “Góngora et la querelle de l’hyperbate”, Bulletin hispanique, 112 (1), 2010, p. 169-217, p. 205.

9 Cf. Ana Cristina López Viñuela, El hipérbaton en Góngora (editado en disquete), Salamanca: Universidad de Salamanca, 1996, p. 396: “Desde siempre se ha considerado el hipérbaton como un intento de emulación en romance del estilo de los autores latinos”. Resulta interesante la observación de que el estilo latino o latinizante de autores modernos obedece habitualmente a la imitación directa de los modelos, más que a tratadistas o preceptivas; cf. Ana Moure Casas, Sobre el orden de palabras en latín. Sintaxis opaca y OP, Cuadernos de Filología Clásica. Estudios latinos anejos. Serie de monografías, 2007, p. 111, remitiendo a J. M. Núñez González, “El orden de palabras en el latín renacentista”, Helmantica, 45, 1994, p. 295-303.

10 Jesús Ponce Cárdenas (ed.), Luis de Góngora, Fábula de Polifemo y Galatea (1ª ed. 2010), Madrid: Cátedra, 2017, p. 107.

11 Marina Maquieira, “Un aspecto de la polémica gongorina: la lengua de las Soledades y el Polifemo como discutido criterio de corrección”, Quaderns de filologia. Esdudis linguístics, 13, 2008, p. 135-156, p. 149.

12 María José Osuna Cabezas, Góngora vindicado: “Soledad primera, ilustrada y defendida”, Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, 2009, p. 65 y 110.

13 Citado por M. Maquieira, art. cit., p. 142.

14 M. Blanco, art. cit., p. 186 y 200.

15 Citado por M. Maquieira, art. cit., p. 151.

16 Citado por A. C. López Viñuela, op. cit., p. 137.

17 Citado por M. Blanco, art. cit., p. 185-186.

18 Dámaso Alonso, La lengua poética de Góngora. Parte primera, Madrid: CSIC, 1961, p. 182.

19 María Rosa Lida de Malkiel, Juan de Mena, poeta del Prerrenacimiento español, México: El Colegio de México, 1950, citada por A. C. López Viñuela, op. cit., p. 157.

20 Werner Bahner, La lingüística española del Siglo de Oro, Madrid: 1966, 157, citado por A. C. López Viñuela, op. cit., p. 409.

21 A. C. López Viñuela, op. cit., p. 524

22 J. Ponce Cárdenas, ed. cit., p. 108-111.

23 M. Blanco, art. cit., p. 178.

24 Luis de Góngora, Soledades, ed. de R. Jammes (1ª ed. 1994), Madrid: Castalia, 2016, p. 109-113. Esa ambigüedad sintáctica, por otra parte, se produce exactamente igual en latín.

25 Nadine Ly, “Anacoluthe et grammaire. La syntaxe du morphème que dans les Soledades de Góngora”, in: Hommage des hispanistes français à Henri Bonneville, Grenoble: SHF, 1996, p. 301-330.

26 M. Blanco, art. cit., p. 176.

27 Nadine Ly, “Gramática gongorina del hipérbaton (1609-1615)”, in: Begoña López Bueno (ed.), El poeta Soledad. Góngora 1609-1615, Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, 2011, p. 83-121, p.107, 116, 115.

28 M. Blanco, art. cit., p. 217.

29 D. Alonso, en La lengua poética de Góngora..., p. 203-210, propone diez tipos:
1. Determinativo ... Sustantivo: “cuanto ya el vestido / océano ha bebido”.
2. Adjet. ... Sustant.: “Pasos de un peregrino son errante”.
3. Genitivo ... Sustant.: “De Alcides le llevó luego a las plantas”.
4. Artículo ... Sustant.: “La tantos siglos muda ya sirena [...]”.
5. Artíc. – Orac. Relat. – Antec.: “Las que siempre dará cerúleas señas”.
6. Verbo al final: “Invidia de las ninfas y cuidado / de cuantas honra el mar deidades era”.
7. Compl. – Verbo – Compl.: “Rosas traslada y lilios al cabello”.
8. Verbo ... Verbo auxiliar: “Al mayor ministerio proclamado / de los fogosos hijos fue del viento”.
9. Negación ... verbo: “De trompa militar no o destemplado / son de cajas fue el sueño interrumpido”.
10. Transposición de complementos en dos oraciones: “Quejaos, señor, o celebrad con ella [con la pluma] / del desdén, el favor de vuestra dama” [“del desdén” se refiere a “quejaos”].

30 A. C. López Viñuela, en El hipérbaton en Góngora, propone básicamente cuatro grupos de separaciones: A. Entre Adyacente y Núcleo en el sintagma nominal. B. En el sintagma verbal. C. En sintagmas coordinados. D. Otros (en estructuras comparativas; entre el adjetivo y sus complementos; en enumeraciones; en locuciones).

31 Cf. Diego Catalán Menéndez-Pidal (ed.), Historia de la lengua española de Ramón Menéndez Pidal, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal, 2005, p. 620ss., y Rafael Lapesa, Historia de la lengua española, Madrid: Gredos, 1981, p. 267-268, citados por José María Maestre Maestre y Mercedes Torreblanca López, “¿Gonzalo García de Santa María, fuente de las biografías latina y castellana de Juan II de Aragón compuestas por Lucio Marineo Sículo?”, in: José María Maestre Maestre, V Congreso de Humanismo y Pervivencia del Mundo Clásico. Homenaje al Profesor Juan Gil, 5 vols., Alcañiz, Madrid: IEH–CSIC, 2015, 4, p. 1675-1767, p. 1745, quienes proponen una nueva autoría para la Vida del serenísimo príncipe don Juan segundo, rey de Aragón basándose, entre otros factores, en la consideración de la tendencia latinizante del siglo XV.

32 D. Alonso, op. cit., p. 182-189.

33 Ramón Menéndez Pidal, “Oscuridad, dificultad entre culteranos y conceptistas”, Romanische Forschungen, 56, 1942, p. 218

34 Cf. A. C. López Viñuela, op. cit., p. 15. A este respecto López Viñuela (ibid., p. 258) entiende que la originalidad de Góngora, “que escandalizó a sus coetáneos”, reside en “la acumulación, las preferencias en cuanto a tipos, las concreciones gramaticales en que éstos se vierten y, sobre todo, el entrelazamiento entre ellos”. La autora recoge en su estudio (p. 154-258) los antecedentes de cada tipo hiperbático gongorino en la poesía castellana.

35 D. Alonso, op. cit., p. 182.

36 Heinrich Lausberg, Manual de retórica literaria (1ª ed. 1960), 3 vols., Madrid: Gredos, 1983, 2, p. 15.

37 Johann C. G. Ernesti, Lexikon technologiae Latinorum rhetoricae, Lipsiae, 1797, p. 401, recoge como término alternativo para la anástrofe el de reuersio (no así el de inuersio).

38 H. Lausberg, op. cit., p. 163.

39 Ibid., p. 161.

40 Ibid., p. 166.

41 Ibid., p. 164.

42Verum id cum in duobus uerbis fit, anastrophe dicitur” (Quint. 8, 6, 65).

43 Así lo entiende A. Moure CASAS, op. cit., p. 72: “Quintiliano hace referencia a los dos tipos de hipérbaton que él distingue, a saber, a la anástrofe –o cambio del lugar respectivo entre dos palabras contiguas– y al hipérbaton propiamente dicho, esto es a la separación que pueden guardar entre sí dos términos íntimamente relacionados por la sintaxis”.

44 Pese a no pertenecer a la tradición retórica, es habitual el empleo de este término incluso en tratados de filología clásica, como el de J. Marouzeau, Traité de Stylistique latine, que usa regularmente “disjonction” y “élément disjonctif” (cf. p. 332 et pass).

45 J. C. G. Ernesti, op. cit., p. 401.

46 Ibid.

47 Quint. 1, 5, 50.

48 Sobre el concepto de “hipérbaton” en la tradición gramatical latina, cf. M. Blanco, art. cit., p. 173; sobre la terminología empleada entre los contemporáneos de Góngora, Javier Núñez Cáceres, “Quanto las cumbres ásperas cabrío / de los montes esconde...”, Nueva Revista de Filología Hispánica, 27 (2), 1978, p. 330-336, p. 331. Sobre la terminología de la retórica clásica, J. C. G. Ernesti, op. cit.

49 Es un efecto análogo al de las inversiones que tienen lugar en latín, que J. Marouzeau (Traité..., p. 332) describe así: “L’esprit de l’auditeur est surpris de rencontrer d’abord le terme qu’il n’attendait qu’en second lieu; il en résulte que ce terme frappe vivement son attention et se trouve par là même mis en relief; le relief est déterminé ici par la surprise”.

50 Sigo en parte la clasificación propuesta por A. C. López Viñuela, op. cit.

51 En su clásico y aún vigente manual sobre el orden de palabras latino Jules Marouzeau, L’ordre des mots dans la phrase latine, vol. 1: Les groupes nominaux, París: 1922, p. 13-98, operando de esta forma, dedica cerca de un centenar de páginas a la cuestión.

52 Nicolás Lisón Huguet, El orden de palabras en los grupos nominales en latín, Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 2001, p. 64.

53 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Nueva gramática de la lengua española, 2 vols., Madrid: Espasa, 1, p. 990.

54 J. Marouzeau, Traité de Stylistique latine, p. 325, señala que en latín la inversión del orden natural es “susceptible de conférer à l’un ou l’autre des termes une certaine valeur”.

55 N. Lisón Huguet, op. cit., p. 185, aprecia “una ligera tendencia a favor del orden Nombre-Genitivo”.

56 J. Marouzeau, Traité de Stylistique latine, p. 331.

57 En particular en este apartado sigo, aunque parcialmente, la tipología de A. C. López Viñuela, op. cit.

58 Joseph Hellegouarc'h, “Les structures verbales de l'hexamétre dans les Annales d'Ennius et la création du vers épique latin”, Latomus, 41, 1982, p. 743-765, p. 755.

59 S. Hoffer, art. cit., p. 299ss.

60 Thomas E. V. Pearce, “A Pattern of Word Order in Latin Poetry”, Classical Quarterly, 18 (2), 1968, p. 334-354, p. 348 y 352; E. Kenney, art. cit., p. 43.

61 J. Marouzeau, Traité de Stylistique latine, p. 334.

62 Cf. R. Jammes, ed. cit., p. 276, quien remite a Leo Spitzer, “La Soledad primera de Góngora: notas críticas y explicativas a la nueva edición de Dámaso Alonso”, Revista de Filología Hispánica, 2, 1940, p. 151-176, y a Eunice J. GATES, “Góngora’s indebtedness to Claudian”, Romanic Review, 28, 1937, p. 19-31. Véase ahora además Daría CASTALDO, De flores despojando el verde llano: Claudiano nella poesia barocca, da Faría a Góngora, Pisa: ETS, 2014.

63 Jáuregui en su Antídoto (§ 41; véase Ángel Pariente (ed.), En torno a Góngora, Madrid: Júcar, 1986, p. 90) censura su abundancia (“bastaría usarlos media vez”), poniendo como ejemplo a Garcilaso, que lo habría empleado sólo en una ocasión (“Como en luciente de cristal columna”).

64 Jáuregui (§ 41; A. PARIENTE, ed. cit., p. 91) censura particularmente este subtipo (“entiéndese que el sustantivo ha de preceder a su epíteto”).

65 Del mismo modo que ocurre en latín, como describe J. Marouzeau, Traité de Stylistique latine, p. 332: “Le premier [terme] exprimé demande à être retenu par l’auditeur jusqu’à ce que survienne l’énoncé du second, et […] comme l’esprit de l’auditeur se trouve occupé de la notion qu’on lui a proposée […], le terme introducteur se trouve occuper dans son esprit une place notable; le relief est alors dèterminé par l’attente”.

66 Gordon Williams, Tradition and Originality in Roman Poetry, Oxford: Clarendon Press, 1985, p. 705; Thomas E. V. Pearce, “The Enclosing Word Order in the Latin Hexameter. II”, The Classical Quarterly, 16 (2), 1966, p. 298-320.

67 J. Marouzeau, Traité de stylistique latine, p. 320-321.Ya se encuentran ejemplos en Ennio; cf. J. Hellegouarc’h, art. cit., p. 759.

68 L. R. Palmer, op. cit., p. 117ss.; J. Marouzeau, op. cit., p. 182-183.

69 James O’Hara, “Vergil’s style”, in: Charles Martindale (ed.), The Cambridge Companion to Virgil, Cambridge: Cambridge Univ. Press., 1997, p. 241-258, p. 243 y 117; S. Hoffer, art. cit., p. 301ss.

70 En alguna rara ocasión podemos encontrar dos sintagmas –bien es verdad que no adjetivales ambos– entrecruzados, como en Sol. 2, 239-240: “Ponderador saluda afectüoso / del esplendor que admira el estranjero / al Sol [...]”. El primer sintagma, de acuerdo con la lectura de Jammes (ed. cit., p. 457), es “Ponderador (A) “del esplendor” (a, pero es un complemento nominal, no un adjetivo); el segundo, “afectuoso” (b) “el extranjero” (B); el entrecruzamiento es AbaB. El resultado, como puede verse, es bastante oscuro. Lo significativo es que Góngora casi nunca se permite semejantes sínquisis.

71 Obsérvese que “menuda” es precisamente un epíteto al servicio del paralelismo entre los dos sintagmas.

72 “De su frente [...] émula” (vv. 109-110); “de amor [...] ciego” (v. 341).

73 D. ALONSO, op. cit., p. 206.

74 Raramente pueden encontrarse en sonetos y romances separaciones entre el artículo y el nombre sin que medie oración de relativo (A. C. López Viñuela, op. cit., p. 336-338).

75 Nótese cómo en el ejemplo la forma reproduce el sentido.

76It is a common poetic device to let the relative clause precede the ‘antecedent’” (cf. W. S. Anderson, op. cit., p. 153, comentando a Ov. Met. 1, 5, y p. 576).

77 En realidad esta construcción latina puede concebirse de dos formas: como inversión del par antecedente-oración de relativo (la visión de Anderson), o como inclusión del antecedente en la oración de relativo, en virtud de la capacidad del latín para construir oraciones relativas adjetivas, usando el relativo como adjetivo (Habetis quam petistis facultatem; cf. Lisardo Rubio, Introducción a la sintaxis estructural del latín [1ª ed.: 1966], Barcelona: Ariel, 1976, p. 284-288). De cara a nuestro propósito este dilema es irrelevante: lo que encontramos en Góngora es una disyunción del sintagma Determinativo ... Nombre, motivada por la inserción de una oración relativa entre ambos. Distinto es el caso cuando el antecedente no va tras la oración de relativo, sino en el interior de esta (por ejemplo Pol. 1, 2: “Estas que me dictó rimas sonoras / culta sí, aunque bucólica, Talía”; trataremos esta variente, característica de Sol. (frente a la expresión del antecedente al final de la oración, mayoritario en Pol., según observa López Viñuela, op. cit., p. 388), en el grupo D, Hipérbatos en frontera de oración.

78 Nadine LY, autora de un minucioso análisis de este tipo de construcciones, contabiliza sólo dos casos en Pol.  (“Gramática gongorina...”, p. 101).

79 Cae fuera de nuestro interés, ya que no es hiperbático, el grupo “cuando”+antecedente, en contacto, (Sol. 1, 900: “Cuanto estambre vital Cloto os traslada”), una novedad de Sol., frente a Pol., según señala N. Ly, art. cit., p. 105, que contabiliza tres casos. Lo mismo ocurre con el grupo Núcleo nominal+“cuanto” (Sol. 786-91: “Rubíes tempranos, / cuantos engasta el oro del cabello, / [...] / de sus mejillas [...] / purpúreo son trofeo”), del que LY (ibid., p. 107) recoge dos casos, ambos en Sol.: en rigor aquí cabría hablar o de inuersio del grupo Determinante-Nombre, o de un uso aposicional de la relativa introducida por “cuanto”.

80 N. LY, ibid., p. 101. Son siete los casos si eliminamos de la lista uno de los ejemplos recogidos, no hiperbático: “Tantos jazmines cuanta hierba esconde / la nieve de sus miembros, da a una fuente” (Pol. 23-24).

81 N. LY, ibid., p. 117.

82 Espinosa (Apologético, f. 11r, cit. por J. Núñez Cáceres, art. cit., p. 336) señala explícitamente la imitación del latín como origen de la construcción “Cuanto en las cumbres ásperas cabrío [...]”: “no á menester [Góngora] hablar de cabras para hacer sus galantes y airosas transposiciones, por sobrarle caudal y artificio para imitar la colocación latina”.

83 El propio Góngora usó ocasionalmente el “cuánto” admirativo en hipérbasis (cf. A. C. López Viñuela, op. cit., p. 327): “Oh cuánta beberás en tanta escuela / religión pura” (Canc. 415, 10-11).

84 Abunda especialmente el tipo “este, pues+ nombre: Pol. 41 “De este, pues, formidable de la tierra / bostezo”; Sol. 1, 477 “Esta, pues, nave ahora”; 580 “Este, pues, centro era”; 737 “Este, pues, sol”; 2, 144 “Esta, pues, culpa mía”; 293; etc. Su frecuencia es un indicio manifiesto de que para Góngora la hipérbasis es un valor estético per se, no necesariamente vinculado a eventuales efectos. A. C. López Viñuela, op. cit., p. 318, observa que su uso se limita a dos franjas cronológicas: 1609-1614 y 1617-1619.

85 D. Alonso, op. cit., p. 206.

86 A. C. López Viñuela, op. cit., p. 183.

87 Sólo los treinta y dos primeros versos de Ov. Met. 6 contienen cuatro ejemplos; v. 15: “Deseruere sui Nymphae uineta Timoli”; 16: “suas Nymphae Pactolides undas; 30: consilium nec sperne meum”; 32: “ueniamque tuis, temeraria, dictis”. A. C. López Viñuela, op. cit., p. 327, menciona dos únicos ejemplos gongorinos, pertenecientes ambos a sonetos: 158, 2-3 “Incapaz a la tuya, oh gran Señora, / Concepción limpia”; 144, 13 “De nuestros ya de hoy más seguros lares”.

88 La aposición es aquí ambigua, tal vez deliberadamente (cf. M. Blanco, art. cit., p. 182). Tradicionalmente (Pellicer, Salcedo, Dámaso Alonso) se ha entendido como referida a “venablos”; R. Jammes, sin embargo (ed. cit., p. 184-6), prefiere ponerla en relación con “montes”, lo que convertiría el pasaje en ejemplo de separación entre la aposición y su sustantivo. Véase además Rafael BONILLA CEREZO, “A vueltas con los muros de abeto y las almenas de diamante de la Dedicatoria al Duque de Béjar (Góngora, Soledades, 1613, v. 6)”, Ánfora Nova, 107-108, 2016.

89 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, op. cit., 1, p. 849.

90 “Las oraciones de relativo se integran en el grupo nominal en el que funcionan como modificadores, por lo que aparecen inmediatamente después de su antecedente” (REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, op cit.., 2, p. 3296).

91 A. C. López Viñuela, op. cit., p. 186-188 y 344, contabiliza dos casos en sus obras mayores (25 en su obra completa), una cifra que habría que aumentar si añadimos otros como Pol. 279-280 y 339 [cfsupra]), no registrados en su cómputo; su uso es semejante (cfLópez Viñuela, ibid., p. 188) en Garcilaso (6 casos), Herrera (4) y Barahona (4).

92 A. C. López Viñuela, op. cit., p. 192-208.

93 Ibid., p. 193, A. C. López Viñuela contabiliza nueve casos en los poemas mayores de Góngora; es una cifra pequeña si la comparamos con Garcilaso (43 casos), la Angélica de Barahona (14) y el Laberinto de Mena (8).

94 He contabilizado al menos seis casos solo en Sol. 1: v. 97; 108; 129; 171; 481-482; 504-505.

95 Por “Cuando veo que un haya ligurina entrega [...]”.

96 D. Alonso, op. cit., p. 187; A. C. López Viñuela, op. cit., p. 211-225.

97 Justamente Heinrich Lausberg, Elementos de retórica literaria (1ª ed. 1963), Madrid: Gredos, 1983, p. 165-166, considera esta construcción “un tipo especial de hipérbaton” originado “por epífrasis, es decir, por adición acumulativa”.

98 Parafraseado por R. Jammes, ed. cit., p. 227 así: “En una escudilla de boj a quien el torno, a pesar de la dureza de esta madera, había dado forma elegante”.

99 No obstante, también aparecen anticipados grupos de palabras; cf. J. Marouzeau, L’ordre..., vol. III: Les articulations..., p. 124-126, quien, en cuanto a la intención de esta prolepsis concluye (p. 129) que a veces parece responder al gusto por lo artificioso y a veces a simple licencia poética.

100 Claud. Rap. Pros. 1, 181: [...] uolucri qui peruia nubila tractu / signant (“[los dragones] que, en rápida pasada, surcan las transitables nubes”). Los otros tres ejemplos de adjetivos anticipados son Rap. Pros. 1, 203; 230 y 249; en cambio se trata de sustantivos en Rap. Pros. 1, 22; 125 y 237. En Rap. Pros. 1, 275, los elementos en prolepsis son dos.

101 Excepcionalmente podemos encontrar en una relativa un elemento de la oración principal distinto del antecedente: “[...] rica nave / besó la playa miserablemente, / de cuantas vomitó riquezas grave / por las bocas del Nilo el Orïente” (Pol. 433-436). En este caso el hipérbaton es el resultado de incluir el predicativo “grave”, perteneciente a la principal, en la relativa. Diferente sería que el predicativo se refiriera al propio pronombre relativo (y su antecedente): “Entre los olmos que robustos besa” (Sol. 1, 545); en tal caso no habría hipérbaton, obviamente.

102 Jáuregui censuró este pasaje en concreto por su ambigüedad, Antídoto, § 39 (A. PARIENTE, ed. cit., p. 88).

103 N. Ly (“Gramática gongorina...”, p. 107) ve en el tipo “el que”+ antecedente (en contacto) el resultado de la analogía “cuanto”+ antecedente, considerándolo diferente a la construcción a distancia (cfinfra).

104 A. C. López Viñuela (op. cit., p. 189-191) menciona una aislada aparición en Carrillo.

105 L. Rubio, op. cit., 284-288; Raphael Kühner y Carl Stegmann, Ausführliche Grammatik der lateinischen Sprache. Vol. 2 (2) (1ª ed. 1914), Hannover: Hahnsche Buchhandlung, 1971, p. 311; cfsupra.

106 Y añade: “en consecuencia, se puede equiparar grosso modo la proposición: ‘las [que sidón telar turquesco / no ha sabido imitar] verdes alfombras’ [Sol. 1, 614-615] con una fórmula como: *las inimitables, aun por sidón telar turquesco, verdes alfombras, oración algo rara, pero no incorrecta” (N. Ly, “Gramática gongorina...”, p. 116).

107 Ibid. p. 107, 116 y 115. Respecto a la tercera propuesta, argumenta así (p. 116): “al confundirse ambas construcciones, se producen dos fenómenos: 1) el arranque de la proposición es el de la oración sustantiva, [...] el que, la que [...]; 2) siendo en realidad adjetiva la proposición relativa, necesita de un apoyo sustantivo, efectivamente nombrado, pero incómodamente pospuesto al relativo”.

108 R. Menéndez Pidal, art. cit., p. 218 (cfsupra).

109 Imitado por Juan de Mena con fórmulas como “tanta de parte” (A. C. López Viñuela, op. cit., p. 242).

110 Ibid., p. 126-7.

111 Imitado por Juan de Mena, Laberinto, est. 174 “Segund la Fortuna lo ya desponía” (A. C. López Viñuela, ibid., p. 91 y 243).

112 Compárese con la visión de D. Alonso, op. cit., p. 182 (“Góngora violentó, sí, el idioma, pero no contra la corriente, sino exagerando una tendencia que estaba implícita en él”) y de M. Blanco, art. cit., p. 214 (“Il n’est tout simplement pas possible de reproduire la syntaxe d’une langue dans une autre langue. On peut tout au plus étendre les possibilités d’une langue pour transposer les effets de sens qu’une autre langue obtient par une construction qui lui est propre”). Resulta muy pertinente, en este sentido, recordar la llamada de N. Ly (“Gramática gongorina...”, p. 86-87) a indagar en la “inteligencia de la lengua” como factor que guía a Góngora en la elección de sus fórmulas hiperbáticas.

113 M. Blanco, art. cit., p. 214.

114 Así lo entendió, como es sabido, Dámaso Alonso (op. cit., p. 157-162), aunque tal concepción podría no explicar todas las apariciones de esta construcción (cf. M. Blanco, ibid.).

115 En torno a su autoría véase la argumentación de R. Jammes, p. 614-616. Sigo la edición de la carta de Millé (Luis de Góngora y Argote, Obras completas, ed. J. Millé Giménez y I. Millé Giménez, Madrid: Aguilar, 1967, p. 956-957).

116 Precisamente de eso lo acusan, falsamente, Lope de Vega y Quevedo, al censurarlo, respectivamente, por “merlinizar” y “merlincocaizar” –aludiendo al pseudónimo de Folengo, Merlinus Cocaius–: “Quién hay que no perfile sus estancias / de un trilingüe escuadrón de estravagancias, / y como merlinice, / no responda que Góngora lo dice” (Laurel de Apolo, I, v. 182ss.); “merlincocaizando nos fatiscas / vorágines [...] (soneto 834 “Al mesmo D. Luis”, en Francisco de Quevedo, Poesía original, ed. J. M. BLECUA, Barcelona: Planeta, 1963, p. 1175).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Bartolomé Pozuelo Calero, « El hipérbaton de Góngora y el latín », e-Spania [En ligne], 32 | février 2019, mis en ligne le 05 février 2019, consulté le 15 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/30358 ; DOI : 10.4000/e-spania.30358

Haut de page

Auteur

Bartolomé Pozuelo Calero

Universidad de Cádiz

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals