Navigation – Plan du site
Procédures d’évaluation et compétences dans l’Espagne moderne

¿A qué precio? Los ministros especializados en la venalidad durante el periodo de Olivares

Francisco Gil Martínez

Résumés

Dans ce travail nous nous proposons d’étudier l’un des domaines les plus sensibles et les plus spécialisés parmi les politiques conduites par la monarchie hispanique tout au long des XVIe, XVIIe et XVIIIe siècles: la vente de mercedes. Nous analyserons en particulier les profils des ministres concernés à l’époque du Comte Duc d’Olivarès, dans les années 1630, au moment où l’activité vénale fut la plus intense. Le nombre très élevé de ventes, de même que la complexité que revêtaient les processus de négociation conduisirent à la formation d’un groupe de conseillers issus des différents organes de la monarchie, spécialisés dans la vente d’offices et de grâce, et ce dans chaque domaine administratif. Ce groupe, qui jouissait de la pleine confiance du favori, était formé par quelques-uns des plus importants conseillers de l’époque qui, forts d’une solide expérience dans l’administration, connaissaient parfaitement les prébendes associées à chacune des mercedes, essentiellement des offices, dont ils allaient négocier le prix. Le travail de ces spécialistes en opérations vénales ne se développa pas seulement dans les Conseils au sein desquels ils occupaient un siège, mais aussi lors de commissions particulières, grâce à leur participation aux très nombreuses juntas alors en fonctionnement.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Un estado de la cuestión sobre la venalidad en: Antonio JIMÉNEZ ESTRELLA, «Poder, dinero y ventas d (...)

1La aplicación de una política determinada por parte de un estado requiere de un notable esfuerzo en dos aspectos. El primero, el coste político para el gobernante de los posibles efectos negativos, y el segundo, el esfuerzo material y humano para llevarla a cabo. Generalmente se suele poner el acento en la parte material -los eternamente insuficientes recursos económicos-, sin tener en cuenta que buena parte del éxito o fracaso de una política dependía del personal encargado de llevarla a cabo. En este trabajo pretendemos abordar precisamente las competencias y desempeño del personal implicado en una de las políticas más controvertidas llevadas a cabo durante el valimiento del Conde Duque de Olivares y, por tanto, una de las más delicadas a la hora de elegir a quienes debían llevarla a la práctica. Nos referimos a la venta generalizada de mercedes regias de toda índole, desde oficios en las instituciones de la monarquía hasta el honor de formar parte del estamento nobiliario. Pese a que no se trata de una medida novedosa, pues los monarcas anteriores ya habían llevado a cabo campañas venales, habían funcionado de forma intermitente y a una escala mucho menor que la alcanzada durante la década de 1630 y principios de los años 401. Esto, unido al cambio de facción gobernante, llevó a tener que seleccionar a un grupo de personas encargadas de vender casi todo lo vendible para allegar fondos en la crítica coyuntura que atravesó la Monarquía Hispánica durante este periodo.

2Como veremos, los encargados de gestionar las ventas fueron generalmente ministros y oficiales regios que en muchos casos formaban parte de las instituciones responsables de gestionar ordinariamente las mercedes beneficiadas. Sin embargo, en lugar de ser un tema tratado por todos los miembros de los Consejos con competencias, solo uno o dos de sus consejeros se encargaban de este asunto, adquiriendo una mayor especialización tal y como requería la tarea. Pero antes de entrar en los detalles necesitamos contextualizar adecuadamente la problemática que suponía la venalidad y por qué requería de unos perfiles tan especializados.

3Antes de entrar a analizar los pormenores del entramado administrativo por el que se tramitaron las ventas hemos de hacer una breve referencia al contexto político de la época a la que nos referimos. No nos extenderemos sobre la coyuntura hacendística que atravesaba la Monarquía Hispánica fruto fundamentalmente de los constantes gastos bélicos que, en la década de 1630, implicaban la enorme rivalidad con Francia y la preparación de la guerra que finalmente se produjo en 1635. Por desgracia para Olivares el francés no fue el único frente al que tuvo que atender, pues además de todos los abiertos por la Guerra de los Treinta Años en prácticamente media Europa se sumaron numerosas revueltas internas en los territorios de la Monarquía entre las que destacaron fundamentalmente Cataluña y Portugal en 1640.

  • 2 Alberto MARCOS MARTÍN, «Las ventas de oficios en Castilla en tiempos de suspensión de las ventas (1 (...)

4La búsqueda constante de nuevos ingresos con los que mantener la todavía imponente maquinaria bélica de la monarquía llevó a exprimir al máximo las fuentes habituales, incluyendo por supuesto los servicios que votaban las Cortes de Castilla como los célebres Millones. Sin embargo, los servicios de las Cortes también llevaban aparejados una serie de quejas, como la paralización de las ventas de mercedes, que en ocasiones llegaban a arrancar compromisos por parte de la Corona. Hay que tener en cuenta que la venalidad era un potente mecanismo para erosionar el poder de las oligarquías locales, pues permitía la entrada en las instituciones de nuevos miembros procedentes de grupos con poder adquisitivo como una incipiente burguesía mercantil. Y precisamente en algunos periodos las Cortes consiguieron que monarcas como Felipe III suspendieran oficialmente las ventas, aunque como han demostrado autores como Alberto Marcos Martín esta suspensión fuese ficticia2.

  • 3 Uno de los más destacados detractores de la venalidad en el Consejo de Indias fue el consejero Juan (...)

5Sin embargo, los debates en torno a las ventas fueron intensos tanto en las Cortes como en el propio seno de la administración, pues no pocos ministros regios la consideraban una política equivocada que causaba más daño que beneficio3. Ante todos ellos la corona trató siempre de justificar las ventas de mercedes como una medida extraordinaria y temporal que se justificaba por las enormes necesidades bélicas de la Monarquía. La existencia de un peligro que podía poner en cuestión tanto la corona como la fe católica -en referencia a las guerras contra los protestantes-, fue el argumento principal para justificar todas las medidas tomadas. Sin embargo, este discurso utilizado por la monarquía se encontraba con dos problemas principales. El primero que, al igual que había acabado sucediendo con los servicios de Millones, lo que había comenzado como una fuente de ingresos extraordinaria y puntual se había convertido prácticamente en un recurso sistemático ante la falta de fondos. Así las ventas de oficios a lo largo de las últimas décadas del siglo XVI y las primeras del XVII habían ido en un casi constante aumento -y de hecho no dejarían de ser empleadas hasta bien entrado el siglo XVIII.

  • 4 Jonathan BROWN y John ELLIOTT, Un Palacio para el Rey: El Buen Retiro y la Corte de Felipe IV, Madr (...)
  • 5 El dato lo aportan Brown y Elliott en: BROWN y ELLIOTT, op. cit., p. 104.
  • 6 Francisco GIL MARTÍNEZ, «Ingresos venales, gastos cortesanos. El discurso de la monarquía sobre la (...)

6Por otro lado, si era la guerra la justificación para conculcar los mecanismos de distribución de la gracia regia, debía ser también el objetivo último de los fondos recaudados por esta vía. Y así era en muchos de los casos, paro hay que tener en cuenta que la década de 1630 coincide también con un proceso de expansión de gasto cortesano impulsado por el propio Conde Duque de Olivares para realzar la figura de Felipe IV. Lógicamente unas Cortes a las que se les solicitaban cada vez más esfuerzos para financiar los apuros de las armas hispánicas no veían con buenos ojos la opulencia que mostraba la Casa Real. Aquí entraba en juego la habilidad política del Conde Duque para mantener, al mismo tiempo, niveles de gasto elevadísimos tanto para la Corte como para la guerra con el menor coste político posible. Aunque la venalidad venía justificada por las necesidades bélicas, no existían mecanismos que fiscalizasen el dinero que se obtenía ni su aplicación. Así pues, buena parte de este dinero fue empleado para los gastos más delicados de la monarquía, siendo el mejor ejemplo la construcción del palacio del Buen Retiro. Esta suntuosa residencia real tuvo un coste estimado superior a los dos millones y medio de ducados4, sin embargo, cuando preguntaron al Conde Duque por su financiación respondió que «había costado a la real hacienda menos de 500 ducados»5. Y ciertamente no mentía, o al menos no del todo, pues no se había costeado con rentas de la hacienda regia, sino que la práctica totalidad del dinero había salido de ventas de mercedes que no constaban en los registros del Consejo de Hacienda6.

7Pese a que se trataba de una política que se legitimaba por las urgencias bélicas, el destino real del dinero no siempre se correspondía con este fin. Sumado a esto la oposición que de inicio levantaba la venalidad entre algunos sectores de la sociedad castellana la convertían en una medida extremadamente delicada de gestionar políticamente. Por ello, en tanto que no entorpecía las propias ventas, se trató de ocultar prácticamente todo lo relacionado con ella, algo que ha influido drásticamente en la documentación que conservamos. La necesidad de discreción ya suponía una lógica limitación del personal que iba a estar encargado de vender tanto en número como en los perfiles aptos para ello.

El perfil de los ministros encargados de las ventas

8A la hora de analizar qué características reunían los ministros a los que se encargaron las ventas tenemos que diferenciar en una serie de ámbitos sobre los que más adelante entraremos en detalle. Por un lado, nos encontramos con personajes con una elevada posición en la Corte, ya sea por ostentar cargos en los principales Consejos de la monarquía ya sea por sus relaciones personales con las más altas esferas. Otro aspecto que entra en juego a la hora de seleccionar a los responsables del circuito venal fue su conocimiento técnico. Por supuesto, se trata de una tarea complicada pues requería una cierta pericia tanto para tasar como para tramitar las ventas por los canales adecuados, por lo que no se podía llevar a cabo sin un sólido conocimiento de los entresijos burocráticos de la monarquía. Por último, se valoraron también aspectos como la experiencia previa en campañas venales anteriores o el acceso a redes que permitiesen la localización de compradores en lugares lejanos. En resumen, hablamos de unos personajes que se van a mover a caballo entre un trabajo altamente técnico y complejo pero que al mismo tiempo deben controlar la dimensión política de sus actos y tener peso suficiente para solventar los obstáculos que pudieran aparecer durante el proceso.

  • 7 El ejemplo lo encontramos en Alonso Ramírez de Prado, oidor de la Chancillería de Granada que benef (...)
  • 8 Este esquema no siempre se reprodujo en los ciclos venales de la Monarquía Hispánica pues en otros, (...)
  • 9 Un ejemplo, el consejero del Consejo de Indias Lorenzo Ramírez de Prado tuvo una cierta oposición p (...)

9La práctica totalidad de los ministros implicados en las ventas durante el periodo de Olivares ocuparon al mismo tiempo plazas como consejeros en el sistema polisinodial. No obstante, este cargo no era requisito para poder tramitar las ventas pues buena parte de ellas se hicieron al margen de los circuitos establecidos para la concesión de mercedes, pero sí que simplificaba el proceso y otorgaba legitimidad, amén de que los consejeros ya eran de por sí burócratas avezados. En algunos casos puntuales, como las comisiones para vender sobre el terreno que implicaban el desplazamiento por el territorio de los ministros para vender mercedes de menor importancia, se eligió para ello a los consejeros de menor antigüedad o incluso a oidores de las chancillerías7. Pero se procuró en todo momento que los encargados de las ventas fueran siempre del más alto rango posible dentro de la administración. Por eso, pese a que durante el ciclo venal abierto por Olivares llegó a crearse todo un sistema paralelo para tramitar las ventas, el personal que las gestionó procedió siempre de las instituciones más elevadas de la monarquía, manteniendo así en cierta medida la estructura administrativa8. En algunos casos los consejeros encargados de las ventas lo serán por designación del Consejo al que corresponde la jurisdicción, pero esta no fue necesariamente la norma, pues parte de las comisiones partían directamente del monarca por lo que no siempre coincidía con que el consejero tenía el apoyo de su institución a la hora de proceder con las ventas9.

10El siguiente elemento que debemos señalar a la hora de perfilar a quienes llevaron a cabo las ventas es su estrecha relación con el valido. Como acabamos de señalar, la designación de determinados oficiales para encargarse de las enajenaciones, en la mayoría de las ocasiones, era dada directamente por el valido o incluso el propio monarca. Lógicamente recibir tales nombramientos requería de una estrecha confianza previa, pues no solo se estaba distinguiendo con este encargo a una serie de burócratas -que pasaban a controlar de forma exclusiva parcelas de la gracia regia- sino que iban a trabajar en un aspecto políticamente muy sensible. Así, los colaboradores más cercanos al privado real dentro de la Corte madrileña y de la administración fueron también los principales encargados de beneficiar las mayores mercedes. Sus vínculos dentro del sistema polisinodial también les resultaban de utilidad a la hora de tramitar mercedes que podían implicar a más de una institución, por lo que las buenas relaciones con compañeros de otros Consejos servían para mejorar el funcionamiento de toda la maquinaria.

  • 10 Francisco GIL MARTÍNEZ, «La venta de cargos de Indias en tiempos de Olivares: el Conde de Castrillo (...)
  • 11 Álvaro SÁNCHEZ DURÁN, «Gobierno y redes clientelares en la Monarquía Hispánica de Felipe IV. El pro (...)
  • 12 Véase David SEIZ RODRIGO, La disimulación honesta: los gastos secretos en el reinado de Felipe IV (...)

11La confianza no sólo era necesaria para guardar la discreción en cuanto a las ventas, sino también para gestionar unos caudales que iban a circular por sus manos con muchos menos controles de lo habitual. Buena parte de ellos, especialmente los de mayor peso, fueron también los responsables de aplicar el dinero para gastos concretos, teniendo a su cargo el dinero recaudado. En este aspecto es necesario citar dos nombres que destacaron precisamente por la discrecionalidad con la que aplicaban el dinero que generaban las ventas de mercedes. Por un lado, el Conde de Castrillo, uno de los mayores especialistas en cuanto a la venalidad de este periodo se refiere pero que, gracias a su sintonía con la reina, no solo era uno de los principales encargados de buscar la financiación del palacio del Buen Retiro, sino que tenía capacidad para gastar discrecionalmente el dinero para la decoración del palacio10. Del otro lado encontramos a Jerónimo de Villanueva11, mano derecha de Olivares que también colaboró en la financiación del Buen Retiro, pero que gracias a ser el administrador de los Gastos Secretos12 también era el encargado de financiar otras muchas operaciones, incluyendo algunas tan delicadas como el espionaje. Como se puede observar, la confianza de Olivares y del propio rey en estos personajes era fundamental para que alcanzasen semejantes grados de autonomía con la gestión del dinero venal puesto que era frecuentemente empleado para los gastos que requerían unos mayores niveles de discreción.

  • 13 En la petición de donativo de 1629 participaron algunos nombres como Juan de Chaves y Mendoza, que (...)
  • 14 Véase José Ignacio FORTEA PÉREZ, «Los donativos en la política fiscal de los Austrias (1625-1637): (...)

12Por lo que respecta a los conocimientos de los ministros este es quizá uno de los puntos más interesantes por cuanto requerían auténticos especialistas en el funcionamiento de la burocracia hispánica. Puesto que las ventas de mercedes habían sido un recurso intermitente durante los años precedentes existían dentro de las propias instituciones de la monarquía ministros que ya contaban con experiencia a la hora de enajenar mercedes. En particular, una de las campañas en la que más ministros habían participado y que constituyó una buena cantera para acumular experiencia en la venta de mercedes fueron los donativos solicitados por la corona a sus súbditos13. Aunque en teoría la participación en los donativos era libre y voluntaria, lo cierto es que en varias de las campañas quienes donaron cantidades significativas recibieron a cambio mercedes del monarca, dones que previamente habían sido acordados con los ministros encargados de su recaudación, por lo que se parecía más a un proceso de compraventa que a una donación altruista14. La experiencia era lógicamente un elemento importante a la hora de seleccionar a los agentes encargados de vender pero, puesto que la dimensión que alcanzaron las ventas durante el gobierno de Olivares fue de una magnitud muy superior a las precedentes, no fue el único criterio.

  • 15 El proceso se puede ver en la petición que hace el concejo de Málaga al Consejo de Hacienda para qu (...)

13Por otro lado, era necesario que supiesen manejarse en el complejo entramado jurisdiccional para poder llegar a expedir las mercedes tramitadas. Esto, que a priori podría parecer sencillo, podía llegar a alcanzar elevados niveles de complejidad cuando se trataba de enajenar oficios de nueva creación, cuya adscripción no siempre estaba clara y que sumado al celo que mostraban los Consejos por defender su jurisdicción podía causar largos conflictos burocráticos. Pero la mayoría de los conflictos provocados por las ventas solían provenir de aquellos que se sentían perjudicados por las mismas. Un ejemplo de ello fueron los numerosos pleitos que tuvo que afrontar el licenciado Luis Gudiel y Peralta en su comisión por el reino de Granada para la venta de baldíos y especialmente en Málaga, donde el concejo local defendió a capa y espada sus derechos sobre las tierras que pretendía enajenar el licenciado, pese a que teóricamente pertenecían al monarca15.

14Conocer los entresijos legales de las mercedes que se pretendían enajenar permitía evitar posibles conflictos, pero resultaba asimismo imprescindible para responder al interrogante más importante que debían afrontar los ministros: ¿A qué precio se debía vender una merced? Tasar las mercedes era una tarea harto compleja por los numerosos factores que intervenían sobre el valor, por lo que únicamente a través de la experiencia y de un conocimiento profundo podía estimarse acertadamente el precio de venta.

  • 16 La problemática de las escribanías en: Francisco GIL MARTÍNEZ, «Ventas de oficios y deuda pública: (...)

15El primer elemento a la hora de ponderar un precio de venta era sin duda los beneficios económicos directos y fijos que pudiese otorgar. En los casos más sencillos como oficios estamos hablando del sueldo que percibiría quien ocupase el cargo además de los posibles complementos salariales a los que tuviese derecho como los gajes y luminarias. Este aspecto era relativamente sencillo de calcular, siempre y cuando se tuviese acceso a la documentación correspondiente a oficios semejantes que no debía resultar problemática para los cualificados ministros encargados de la venta. Un poco más de dificultad presentaba el poder calcular aquellos que estaban sujetos a elementos variables. De esta forma el rédito que podían reportar oficios como escribanías o corredurías que percibían un porcentaje de lo tramitado era mucho más variable en función del volumen que manejasen, por lo que ya entraban en juego el conocimiento y las estimaciones del ministro encargado de venderlas16.

16Además de estos aspectos entraba también en juego un factor determinante, el tiempo por el cual se enajenaba la merced. La variedad era enorme pues iba desde algunas que eran únicamente puntuales, como un puesto en una flota a Indias, anuales, vitalicias e incluso perpetuas, que implicaba ya la propiedad definitiva sobre el oficio y la capacidad de transmitirlo a posteriores generaciones o revenderlo. Lógicamente esto hacía variar los precios de forma drástica y en no pocas ocasiones quienes compraron un oficio vitalicio acabaron posteriormente pagando por perpetuarlo y poder mantenerlo dentro del patrimonio familiar más allá de su propia existencia.

  • 17 La «escribanía de sacas y cosas vedadas» de Sevilla que Felipe III otorgó al Duque de Lerma en 1598 (...)

17Las ventas de oficios fueron por norma general procesos bastante flexibles, lo que permitió a los compradores añadir tantas clausulas específicas como soportase su bolsillo. Algunas de las más demandadas fueron las facultades para nombrar teniente, o en otras palabras la posibilidad de arrendar el oficio y percibir directamente una renta por él, o las facultades que suponían ciertos privilegios de estatus, como portar espada. Además, en función del rango del oficio muchos de ellos incluían la facultad de nombrar otros cargos de menor entidad que quedaban bajo su responsabilidad. Esta venalidad en cascada podía llegar a multiplicar el valor del oficio, pues constituía la posibilidad de recuperar parte de la inversión a la hora de elegir a los oficiales subalternos17.

  • 18 Un ejemplo lo tenemos en el intento de vender el oficio de tesorero de de embargos de la ciudad de (...)

18Igualmente tenemos que hacer referencia a la relación entre corrupción y venalidad pues, aunque la venta de oficios no se pudiese considerar como ilegal, sí que va a existir en el comprador la necesidad de recuperar una inversión inicial significativa que no siempre se satisfizo a través de los cauces legales. Esta relación se puede presuponer en algunos casos en los que hablamos de oficios de escaso prestigio y una baja retribución que sin embargo alcanzan grandes sumas en el mercado como podían ser los oficios vinculados al manejo de caudales18.

  • 19 Un ejemplo de comisión para vender cerramientos de tierras en AGS, Dirección General del Tesoro, le (...)
  • 20 Un análisis pormenorizado en: Javier VELA SANTAMARÍA, «Control y uso de la tierra. Los cerramientos (...)

19Fuera de las ventas de oficios el cálculo de los réditos económicos resultaba también complejo de realizar. Un ejemplo lo tenemos en los cerramientos de fincas que privatizaban las mieses que según la ley castellana eran de aprovechamiento comunal19. Pero el rendimiento de las mieses dependía de otra serie de factores como el tipo de cultivo, los recursos hídricos disponibles o el tamaño y composición de la cabaña ganadera de la zona. Otras de las licencias más demandadas fueron aquellas para tomar censos sobre bienes vinculados a mayorazgos, algo incluso más difícil de valorar puesto que simplemente se levantaba una limitación sobre una propiedad que ya era poseída. Aunque resulta aventurado plantear que los ministros que vendían esas licencias realizasen este tipo de cálculos sí es cierto que el conocimiento del mercado unido a la intuición hacía que, en los casos en que se vendían de forma sistemática los precios de este tipo de licencias fusen muy similares20.

20No es objeto de este artículo la enumeración exhaustiva de todas las mercedes que se pudieron vender en este periodo y la multitud de factores que influían sobre su precio, pero calcular los réditos económicos que podían producir no dejaba de ser una cuenta matemática, pues tanto el precio como el beneficio que podría sacar el comprador empleaban el mismo lenguaje, el de la plata. Sin embargo, hay dos aspectos que no utilizaban estos mismos términos pero que la venalidad, con la pericia de los ministros que las vendían, permitía traducirlos al idioma del dinero.

  • 21 María del Mar FELICES DE LA FUENTE, «Hacia la nobleza titulada: los “méritos” para titular en el si (...)
  • 22 Véase I.A.A. THOMPSON, «The purchase of nobility in Castile, 1552-1700», Journal of European Econom (...)

21El primero es el prestigio social que determinadas mercedes podían reportar a sus poseedores. Está claro que la posesión de un título de hidalguía o incluso de un hábito de caballero de una orden militar -no digamos ya de un título nobiliario- reportaba a su propietario un valor que iba mucho más allá de evitar pagar algunos impuestos. Lógicamente no resultaba fácil ponderar qué valor económico suponía el ascenso de cada uno de los escalones para obtener los mayores ingresos para la corona pues además las ventas de los más altos honores se trataron de ocultar en la medida de lo posible21. En este caso la ocultación obedecía no solo por las consecuencias políticas, sino que servía también para evitar que su precio se devaluase como había sucedido con las hidalguías, de las que ya en tiempos de Felipe IV no había demanda por las muchas que su padre y abuelo habían autorizado a vender públicamente22.

  • 23 Carlos ÁLVAREZ NOGAL, «El Factor General del Rey y las finanzas de la Monarquía Hispánica», Revista (...)
  • 24 Las referencias a los alguacilazgos mayores enajenados por Bartolomé Spínola se encuentran en AGS, (...)

22Pero el prestigio social también formaba parte de otras mercedes como los ya citados oficios de regidores, y sirva como ejemplo la campaña de ventas de oficios de alguacil mayor de cada uno de los concejos de Castilla que llevó a cabo Bartolomé Spínola23. A casi todos los efectos el alguacil mayor de una ciudad funcionaba como un regidor más de la misma, gozando de voz y voto en el concejo, así como de similares gajes y emolumentos. No obstante, el alguacil mayor era un oficio preeminente dentro del concejo por lo que recibía una serie de privilegios como la posición de honor en las procesiones o la facultad de portar espada. Pese a tener unas funciones muy parecidas los oficios de alguacil mayor cotizaron sensiblemente más caros que los de regidores de las mismas ciudades, diferencia esta que hay que achacar fundamentalmente al prestigio social que aportaba24.

  • 25 María Ángeles FAYA DÍAZ, «Gobierno municipal y venta de oficios en la Asturias de los siglos XVI y  (...)

23El otro de estos aspectos, que hasta la fecha ha recibido algo menos de atención, es la influencia política que se podía adquirir a través de alguno de los oficios. Los más comunes fueron sin lugar a duda los oficios de regidor que se vendieron por cientos en todo el territorio castellano25. La venta de estos cargos, pilares fundamentales del poder local, podía alterar los equilibrios existentes entre las élites y eran utilizados como trampolines sociales no ya solo por el prestigio social que reportaban, sino por las oportunidades políticas que abrían. Algunas tan directas como el poder tener voto sobre la gestión económica y negocios del concejo, y otras tan difíciles y rentables como alcanzar a ser procurador en Cortes en el caso de las ciudades con este privilegio. No fueron pocos los oficios que abrían posibilidades de medrar políticamente o de obtener beneficios para allegados y en ese sentido todos los vinculados al sistema polisinodial, especialmente los Consejos, tuvieron un valor especial, aunque no siempre se tratase de oficios con un claro prestigio social.

24Por último, debemos señalar otro factor que influía en el precio, aunque en este caso no porque modificase el valor intrínseco de la merced, sino porque incidía directamente sobre el proceso de compraventa como fueron las formas de pago. En una situación de acuciante necesidad para la hacienda regia los desembolsos en efectivo, especialmente si eran en moneda de plata, ayudaban a rebajar los precios, mientras que la suscripción de obligaciones de pago a plazos aumentaba el coste total.

25Valorar adecuadamente las mercedes era pues una labor fundamentalmente técnica que solo se podía llevar a cabo con certeza desde una cierta experiencia en el ámbito de cada merced en concreto. No obstante, esto solo era el principio del proceso, de nada servía ser capaz de tasar adecuadamente un honor u oficio si luego no se encontraban compradores que accediesen a desembolsar la cantidad estimada.

El sistema de ventas

26Los ministros elegidos debían pues ser capaces de ponderar todos estos factores para tasar adecuadamente las mercedes enajenadas, pero también ocupar un puesto elevado relacionado con el ámbito en el que se iban a producir sus ventas y, finalmente, gozar la confianza del valido. Y no había tantas personas que cumpliesen con todos estos requisitos. Así pues, conforme a la monarquía fue necesitando cada vez más fondos extraordinarios y aumentó su dependencia de los recursos venales más mercedes fueron siendo puestas en la almoneda y más oficiales se comisionaron para esta tarea. Se acabó produciendo así un sistema que primaba la especialización de tal forma que la mayoría de los ministros se encargaban de vender un tipo de mercedes muy concreto. Ello les permitía no solo aprovechar su propia experiencia sino también actuar sin la competencia que pudieran suponer sus propios compañeros.

  • 26 AGI, Indif., leg. 880.

27Las ventas se fueron estructurando en torno a tres ámbitos fundamentales. El primero coincidía con la propia estructura de la monarquía, pues no era otro que los propios Consejos. Pese a que los Consejos fueron en general instituciones reticentes a la venalidad, y en algunos casos claramente contrarias, recibieron también del monarca el encargo de vender algunas mercedes para contribuir en el sostenimiento financiero de la corona. Un buen ejemplo de ello lo encontramos en el Consejo de Indias, que comisionó en 1639 al consejero Juan Pardo Arenillas para beneficiar efectos con los que financiar una compañía de infantería26.

  • 27 Agustín JIMÉNEZ MORENO, «Honores a cambio de soldados, la concesión de hábitos de las Órdenes Milit (...)
  • 28 Francisco GIL MARTÍNEZ, La Junta de Vestir la Casa (1636-1643). Juntas, financiación de la Corte y (...)

28El segundo ámbito es fruto de una de las formas de gobernar más características del Conde Duque de Olivares: la formación de juntas. Estas instituciones que proliferaron durante el valimiento del aristócrata sevillano aunaban a consejeros especialistas en diversos ámbitos con un fin instrumental muy concreto, estando no pocas de ellas dedicadas a la recaudación de fondos mediante la venalidad. Algunas de las mejor estudiadas son la Junta de Hábitos27, por donde se tramitaron las ventas de estos preciados honores, o la Junta de Vestir la Casa, que gozaba de un amplísimo margen de maniobra con tal de recabar fondos para financiar el gasto cortesano28.

  • 29 Véase Francisco ANDÚJAR CASTILLO, «Cuando el rey delegaba la gracia: las comisiones de ventas de o (...)

29El último de estos ámbitos que estructuraron todo el circuito de ventas fueron los comisionados, es decir, los ministros que recibieron encargos directos y cuyas actuaciones no debían ser refrendadas por una institución colegiada29. Esta fue la vía más frecuente, pues no solo el rey dio comisiones particulares a algunos de sus ministros, sino que también una solución frecuentada por Consejos y Juntas, que evitaban así alargar con consultas el proceso de tramitación de las mercedes. Los nombres de algunos de los más importantes comisionados ya han aparecido en este texto, como el Conde de Castrillo, quien pese a ocupar la presidencia del Consejo de Indias tramitó personalmente un elevadísimo número de mercedes. O el Factor General Bartolomé Spínola, que recibió diversas comisiones para cobrarse los asientos que había contratado con la corona directamente de las ventas de mercedes.

  • 30 AGS, CJH, leg. 754.

30Cada institución y comisionado tenía su ámbito específico y contaba con personal especializado, aunque este sistema no siempre funcionó a la perfección y en algunos casos se acaban haciendo la competencia entre sí o no se utilizaban los cauces de la forma más eficiente. Los mejores ejemplos de las disfunciones del sistema los encontramos concentrados en uno de los comisionados más problemáticos, Luis Gudiel, que pasó varios años en diferentes comisiones en el reino de Granada. Desde allí escribía a sus compañeros en la corte solicitando poder vender otras mercedes con el argumento de que así se podrían alcanzar precios superiores al no tener que desplazarse los compradores hasta Madrid. Sin embargo, en esa misma correspondencia pocos meses después pedía que se retirase la comisión para vender licencias a un oidor de la Chancillería de Granada que actuaba en nombre de José González, camarista de Castilla que tenía a su vez encargadas una serie de ventas30. La pequeña lista de mercedes y comisionados que adjuntaba Luis Gudiel en su carta para solicitar poderes más amplios nos sirve de muestra de lo fragmentada que se encontraba la oferta de mercedes por parte de la corona:

  • Jurisdicciones y varas de alguacil mayor y menor - Consejo de Hacienda

  • Oficios de fiscales y contadores - Conde de Castrillo

  • Procuradores y regidores añales de lugares de señorío los perpetuos - Francisco Antonio de Alarcón

  • Apelaciones de treinta mil maravedís abajo donde no ha habido costumbre - Licenciado José González

  • Regidores de lugares realengos con la misma perpetuidad - Antonio de Contreras

    • 31 Loc. cit.

    Regimientos y escribanías de millones y la preeminencia de entrar con armas en los cabildos - Bartolomé Spínola31

31La lista de Gudiel simplemente da cuenta de una parte de las mercedes, las que él percibía como fáciles de enajenar sobre el terreno en el que se encontraba, pero la nómina de comisionados que estaban actuando al mismo tiempo era mucho más larga, pues incluso los que él cita también vendieron otras mercedes diferentes. Nos sirve como ejemplo de cómo se encontraba configurada el lado de la oferta en este peculiar mercado.

32Ahora bien, ¿cómo se producía el contacto y acuerdo con los compradores? La respuesta a esta pregunta no puede ser sino general, pues cada uno de los ámbitos e incluso de los ministros que participaron en la almoneda tenía su propio sistema y estilo a la hora de negociar, aunque sí se pueden establecer dos grupos generales.

33El primero lo forman aquellos que, como el citado Gudiel, se desplazaban sobre el terreno. Estos al llegar a una localidad sí buscaban dar a conocer el objetivo que traían a fin de atraer al mayor número de interesados y organizar después una almoneda en la que vender el mayor número de mercedes posibles y por el mayor precio. Esto llevaba en algunos casos a organizar almonedas incluso con pujas abiertas, aunque estos sistemas estuvieron siempre restringidos a las mercedes de menor valor.

  • 32 Así se referían a los enviados por el Consulado de Sevilla para negociar. AGI, Consulados, leg. 118

34Por otro lado, nos encontramos con todos aquellos que operan desde la Corte, donde la discreción es fundamental y además se gestionan las mercedes de mayor valor. En este ámbito la existencia de redes que permitan que la oferta llegue a exactamente a los oídos adecuados es fundamental. Priman de esta forma las negociaciones privadas que sólo se modifican al alza cuando aparece otro posible comprador. Este sistema ayuda a mantener descoordinados a los potenciales compradores, que no saben si hay realmente otros interesados en pujar por un oficio o es directamente una artimaña del ministro con quien están tratando. Por este tipo de prácticas llegó a ser conocido como un durísimo negociador el Conde de Castrillo, que no obstante fue a su vez uno de los más activos ministros implicados en las ventas32.

  • 33 Francisco ANDÚJAR CASTILLO, «La litigiosidad en torno a las ventas de oficios perpetuos en la Cast (...)

35Con un mercado en el que la oferta era un monopolio que no podía dejar escapar prácticamente ninguna posibilidad de venta, y en el que cada venta se realizaba tras una negociación particular sin que los compradores conociesen los resultados de otras semejantes daba pie a resultados con enormes variaciones. Solamente en una pequeña minoría de casos los compradores acabaron adquiriendo mercedes por encima de su capacidad para sacarles rentabilidad -o mantenerlas en el caso de aquellas de las que no se esperaba obtener un rédito económico. Por lo que apenas encontramos casos como ejecuciones hipotecarias sobre oficios o mercedes. El caso contrario, el de las ventas de oficios que se cerraban en precios muy por debajo de lo que podían producir fue mucho más frecuente, hasta el punto de que la Real Hacienda en posteriores revisiones de estas ventas acabó acuñando el término de «lesión enormísima» para referirse a ellas por el dinero que e había dejado de ingresar con su venta33.

36En cualquier caso, la Real Hacienda siempre contaba con una última alternativa para revertir aquellos procesos que considerase perjudiciales: el consumo de los oficios enajenados. Este fue el término empleado para referirse a la supresión de un oficio o su patrimonialización, pero para poder llevarlo a cabo era necesario restituir al propietario el dinero que originalmente desembolsó. Algo que, salvo casos puntuales, estuvo fuera del alcance de las exhaustas arcas reales durante buena parte del siglo XVII y que solamente se pudo empezar a realizar de una forma más sistemática en el siglo XVIII.

Conclusiones

37Como hemos tratado de mostrar en el texto, la venta de mercedes era un proceso políticamente delicado que requería de un personal muy especializado que se reclutó de las más altas instancias de la monarquía y del entorno más cercano al valido. La necesidad de discreción fue uno de los elementos principales factores que contribuyó a que el mercado venal estuviese en manos de un grupo muy restringido de ministros. A su vez, las dificultades técnicas que planteaban muchas de las ventas contribuyeron a crear una especialización entre los múltiples ámbitos administrativos desde los que se llevaron a cabo ventas de mercedes. Hablamos pues de un grupo de oficiales de alto nivel, con profundos conocimientos de la administración y amplias redes en el entorno cortesano que desempeñaban varias funciones al mismo tiempo. Desde la tasación y negociación del precio y condiciones con los potenciales compradores hasta la tramitación burocrática de la merced para terminar en muchas ocasiones con la aplicación directa del dinero recaudado.

38Resulta muy difícil evaluar el resultado de las enajenaciones realizadas entre el ascenso de Olivares a comienzos de la década de 1620 y su definitiva caída en desgracia en 1643, pues no contamos aún datos más que de forma fragmentaria. A pesar de lo cual, ciertos indicadores tan variados como el mantenimiento de un elevado nivel de gasto cortesano en el momento de más esfuerzo bélico, o la generalización de referencias en la literatura de la época al dinero como motor social parecen apuntar a que la política de ventas fue un éxito en lo que a allegar recursos para la monarquía se refiere. Sus consecuencias a medio y largo plazo son ya otra cuestión que no cabe valorar aquí.

Haut de page

Notes

1 Un estado de la cuestión sobre la venalidad en: Antonio JIMÉNEZ ESTRELLA, «Poder, dinero y ventas de oficios y honores en la España del antiguo régimen: un estado de la cuestión», Cuadernos de Historia Moderna, 37, 2012, p. 259-272.

2 Alberto MARCOS MARTÍN, «Las ventas de oficios en Castilla en tiempos de suspensión de las ventas (1600-1621)», Chronica Nova, 33, 2007, p. 13-35.

3 Uno de los más destacados detractores de la venalidad en el Consejo de Indias fue el consejero Juan de Solórzano y Pereira. Enrique GARCÍA HERNÁN, Consejero de ambos mundos: vida y obra de Juan de Solórzano Pereira (1575-1655), Madrid: Mapfre, 2007.

4 Jonathan BROWN y John ELLIOTT, Un Palacio para el Rey: El Buen Retiro y la Corte de Felipe IV, Madrid: Taurus, 2003, p. 104.

5 El dato lo aportan Brown y Elliott en: BROWN y ELLIOTT, op. cit., p. 104.

6 Francisco GIL MARTÍNEZ, «Ingresos venales, gastos cortesanos. El discurso de la monarquía sobre la venalidad y la construcción del Buen Retiro», in: Francisco ANDÚJAR CASTILLO y Pilar PONCE LEIVA (eds.), Mérito, venalidad y corrupción en España y América, siglos XVII y XVIII, Valencia: Albatros Ediciones, 2016, p. 157-172.

7 El ejemplo lo encontramos en Alonso Ramírez de Prado, oidor de la Chancillería de Granada que benefició mercedes por toda Andalucía. Archivo General de Simancas (AGS), Consejo y Juntas de Hacienda (CJH), leg. 1788.

8 Este esquema no siempre se reprodujo en los ciclos venales de la Monarquía Hispánica pues en otros, como los abiertos a principios del siglo XVIII en época de Felipe V, participaron otros actores ajenos a los Consejos. Francisco ANDÚJAR CASTILLO, Necesidad y venalidad. España e Indias, 1704-1711, Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2008.

9 Un ejemplo, el consejero del Consejo de Indias Lorenzo Ramírez de Prado tuvo una cierta oposición por parte de sus compañeros cuando se le designó para ocuparse de beneficiar efectos tocantes al Consejo de Indias. Archivo General de Indias (AGI), Indiferente General (Indif.), leg. 762.

10 Francisco GIL MARTÍNEZ, «La venta de cargos de Indias en tiempos de Olivares: el Conde de Castrillo», Anuario de Estudios Americanos, 1/74, 2017, p. 97-126.

11 Álvaro SÁNCHEZ DURÁN, «Gobierno y redes clientelares en la Monarquía Hispánica de Felipe IV. El protonotario Jerónimo de Villanueva y la Corona de Aragón (1626-1643)», Pedralbes: Revista d'historia moderna, 36, 2016, p. 249-299.

12 Véase David SEIZ RODRIGO, La disimulación honesta: los gastos secretos en el reinado de Felipe IV entre la razón de estado y la merced cortesana, Madrid: Endymion, 2010.

13 En la petición de donativo de 1629 participaron algunos nombres como Juan de Chaves y Mendoza, que posteriormente presidiría la Junta de Vestir la Casa dedicada a la venta de mercedes o el de García de Haro y Avellaneda, más conocido como Conde de Castrillo, que acabaría convirtiéndose en uno de los más activos comisionados. Ramón LANZA GARCÍA, «El donativo de 1629 en el distrito de Fernando Ramírez Fariñas», in: Luis María BILBAO, Ramón LANZA GARCÍA, Carlos ÁLVAREZ NOGAL y José Ignacio ANDRÉS UCENDO (eds.), IX Congreso Internacional de la Asociación Española de Historia Económica, Murcia: Asociación Española de Historia Económica, 2008, p. 1-37.

14 Véase José Ignacio FORTEA PÉREZ, «Los donativos en la política fiscal de los Austrias (1625-1637): ¿Servicio o beneficio?», in: Luis RIBOT GARCÍA y Luigi de ROSA (eds.), Pensamiento y política económica en la época moderna, Madrid: Editorial Actas, 2000, p. 31-76.

15 El proceso se puede ver en la petición que hace el concejo de Málaga al Consejo de Hacienda para que Luis Gudiel paralice las ventas. AGS, CJH, leg. 746, octubre de 1636. La comisión de Luis Gudiel ha sido abordada en: Antonio DOMÍNGUEZ ORTIZ, «La comisión de D. Luis Gudiel para la venta de baldíos de Andalucía», in: Congreso de historia rural: siglos XV-XIX. Actas del coloquio celebrado en Madrid, Segovia y Toledo del 13 al 16 de octubre de 1981, Madrid: Universidad Complutense, 1984, p. 511-522. Francisco GIL MARTÍNEZ, «De la negociación a la coerción: La recaudación del donativo de 1635», Studia Historica, Historia Moderna, 37, 2015, p. 211-234.

16 La problemática de las escribanías en: Francisco GIL MARTÍNEZ, «Ventas de oficios y deuda pública: las escribanías de juros en el siglo XVII», in: Máximo GARCÍA FERNÁNDEZ (ed.), III Encuentro de Jóvenes Investigadores en Historia Moderna. Familia, cultura material y formas de poder en la España moderna, Madrid: Fundación Española de Historia Moderna, 2016, p. 703-712.

17 La «escribanía de sacas y cosas vedadas» de Sevilla que Felipe III otorgó al Duque de Lerma en 1598 y que después acabó adquiriendo el cabildo hispalense para desgajar de ella las 12 escribanías subalternas que comprendía y sacarlas a la venta por separado para recuperar la inversión. Archivo Histórico Nacional (AHN), Consejos, leg. 28.306, exp. 9.

18 Un ejemplo lo tenemos en el intento de vender el oficio de tesorero de de embargos de la ciudad de Sevilla cuyo precio superó en 1636 la abultada cantidad de 100.000 ducados. AGS, CJH, leg. 664.

19 Un ejemplo de comisión para vender cerramientos de tierras en AGS, Dirección General del Tesoro, leg. 1308.

20 Un análisis pormenorizado en: Javier VELA SANTAMARÍA, «Control y uso de la tierra. Los cerramientos en la Andalucía de mediados del siglo XVII» (en prensa).

21 María del Mar FELICES DE LA FUENTE, «Hacia la nobleza titulada: los “méritos” para titular en el siglo XVII», in: Francisco ANDÚJAR CASTILLO y Pilar PONCE LEIVA (eds.), Mérito, venalidad y corrupción…, p. 19-40.

22 Véase I.A.A. THOMPSON, «The purchase of nobility in Castile, 1552-1700», Journal of European Economic History, 8, 1979, p. 313-360.

23 Carlos ÁLVAREZ NOGAL, «El Factor General del Rey y las finanzas de la Monarquía Hispánica», Revista de Historia Económica, 3, 1999, p. 507-539.

24 Las referencias a los alguacilazgos mayores enajenados por Bartolomé Spínola se encuentran en AGS, CJH, leg. 752.

25 María Ángeles FAYA DÍAZ, «Gobierno municipal y venta de oficios en la Asturias de los siglos XVI y XVII», Hispania, 213, 2003, p. 75-136.

26 AGI, Indif., leg. 880.

27 Agustín JIMÉNEZ MORENO, «Honores a cambio de soldados, la concesión de hábitos de las Órdenes Militares en una coyuntura crítica: la Junta de Hábitos (1635-1642)», in: Enrique SORIA MESA, Juan Jesús BRAVO CARO y José Miguel DELGADO BARRADO (eds.), Las élites en la época moderna: la Monarquía Española. Volumen III: Economía y poder, Córdoba: Universidad de Córdoba, 2009, p. 155-171.

28 Francisco GIL MARTÍNEZ, La Junta de Vestir la Casa (1636-1643). Juntas, financiación de la Corte y venalidad, Madrid: Ediciones Polifemo, 2017.

29 Véase Francisco ANDÚJAR CASTILLO, «Cuando el rey delegaba la gracia: las comisiones de ventas de oficios en la Castilla del siglo XVII», en Francisco ANDÚJAR CASTILLO y Pilar PONCE LEIVA (eds.), Mérito, venalidad y corrupción…, p. 135-156.

30 AGS, CJH, leg. 754.

31 Loc. cit.

32 Así se referían a los enviados por el Consulado de Sevilla para negociar. AGI, Consulados, leg. 118.

33 Francisco ANDÚJAR CASTILLO, «La litigiosidad en torno a las ventas de oficios perpetuos en la Castilla del siglo XVII», Les Cahiers de Framespa, 12, 2013, p. 2-14.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco Gil Martínez, « ¿A qué precio? Los ministros especializados en la venalidad durante el periodo de Olivares », e-Spania [En ligne], 33 | juin 2019, mis en ligne le 18 juin 2019, consulté le 19 juillet 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/30687 ; DOI : 10.4000/e-spania.30687

Haut de page

Auteur

Francisco Gil Martínez

Universidad de Almería, Grupo de investigación SURCLIO

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals