Navigation – Plan du site
Varia

¿Por qué no hubo campañas de extirpación de idolatrías en las Filipinas (siglo XVII)?

Alexandre Coello de la Rosa

Résumés

Le contexte du XVIIe siècle péruvien, au cours duquel l’historiographie coloniale a fait des visites d’idolâtrie une variante des visites ecclésiastiques, se différencie grandement du contexte philippin. Dans cet essai, j’analyse l’absence de visiteurs ecclésiastiques aux Philippines, et de fait, des campagnes contre l’idolâtrie et l’hérésie, en tant que dérive de la fragmentation particulière du contexte de l’archipel philippin. Les zones ethnolinguistiques influentes étaient rattachées à différents ordres religieux, et s’y sont développés des conflits juridictionnels entre les archevêques de Manille et les ordres religieux, en rapport avec l’imposition de la ride tridentine : l’accès au paroisse des ordres et la nomination du clergé séculier. L’analyse du haut niveau conflictuel de ses institutions nous permettra d’enrichir le débat historiographique, à propos du signifié et de la portée de l’autorité religieuse/monacale, en tant que système de gouvernement aux Philippines.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Alejandro CAÑEQUE, The King’s Live Image. The Culture and Politics of Vicerregal Power in Colonial (...)
  • 2 Nicholas P. CUSHNER, SJ, Spain in the Philippines. From Conquest to Revolution, Quezon City, Philip (...)
  • 3 Sobre la fama de limosnero del arzobispo Mogrovejo, véase Guillermo LOHMANN VILLENA, “Santo Toribio (...)

1A finales del siglo XVI la Iglesia Católica no podía ser contemplada de forma independiente de la esfera política1. El apoyo de la Corona a los obispos de las Filipinas tenía como objetivo defender el Real Patronato, sometiendo a las órdenes religiosas a la autoridad de los prelados, siguiendo los preceptos tridentinos2. En septiembre de 1581, fray Domingo de Salazar (1512-1594), OP, designado primer obispo de Manila (1578) por el papa Gregorio XIII (1572-1585), llegó a las islas Filipinas. Casi simultáneamente, el segundo arzobispo de Lima, Toribio Alfonso de Mogrovejo (1581-1606), tomaba posesión de la sede episcopal en Lima, capital del virreinato peruano. Ambos eran individuos carismáticos que defendieron su independencia y autoridad moral frente a los poderes civiles y eclesiásticos consolidados. Además, fueron muy sensibles ante el padecimiento y explotación de sus feligreses. El primero fue un fervoroso seguidor de las doctrinas lascasianas, mientras que el segundo se ganó el sobrenombre de “limosnero” por su caridad hacia los más pobres3. Durante su gobierno, ninguno de ellos estuvo interesado en declarar una “guerra justa” a los nativos paganos y mucho menos, en extirpar idolatrías.

  • 4 Marta Mª MANCHADO, Conflictos Iglesia-Estado en el Extremo Oriente Ibérico, 1767-1787, Murcia: Publ (...)
  • 5 Toribio Alfonso de MOGROVEJO, Libro de visitas de Santo Toribio de Mogrovejo (1593-1605), Introducc (...)
  • 6 CORDERO FERNÁNDEZ, Institucionalizar y desarraigar, p. 152-159.

2En este ensayo analizo los conflictos jurisdiccionales que protagonizaron los prelados de Manila con las órdenes religiosas, y en particular, sus relaciones con los jesuitas, con el objetivo de explicar la ausencia de visitadores eclesiásticos y por consiguiente de campañas para combatir idolatrías, herejías y pecados públicos en Filipinas. La obligación anual de la visita pastoral o inspección realizada por el obispo (visitatio), establecida en el Concilio de Trento, fue una lucha sorda por ejercer la autoridad episcopal sobre los doctrineros, que no dio sus frutos hasta la llegada del arzobispo Basilio Sancho de Santa Justa y Rufina (1767-1787)4. En el Perú, el arzobispo Toribio de Mogrovejo efectuó tres visitas generales (1593, 1597 y 1605) por todo su arzobispado, lo que supuso un hito en su época5. Su sucesor, Bartolomé Lobo Guerrero (1609-1620), estableció la autoridad episcopal sobre la base del Sínodo de 1613, por el que se prohibieron la mayoría de bailes, fiestas y ceremonias nativas en todo el Perú central, regulando y favoreciendo las visitas de extirpación de idolatrías y nombrando visitadores seculares con amplios poderes para preservar la unidad y pureza de la fe. En 1625, los visitadores del arzobispo Gonzalo de Ocampo (1625-1626) recorrían las zonas rurales de la diócesis de Lima buscando idolatrías. Para ello contaron con la entusiasta colaboración de la Compañía de Jesús6.

  • 7 La noción de frailocracia fue acuñada por Marcelo Hilario del Pilar y Gatmaitan (1850-1896) en un p (...)

3Claramente, la autoridad de los prelados peruanos superaron con creces la de sus pares en Filipinas. No sólo tuvieron serias dificultades para inspeccionar las doctrinas y parroquias administradas por los religiosos, sino que además se enfrentaron con los poderes civiles en el ejercicio de sus funciones como vicepatronos. Esta ausencia de visitas, que no de idolatrías, enriquece el debate historiográfico acerca del significado y alcance de la frailocracia como forma de gobierno en las Filipinas7.

Domingo de Salazar, OP, primer obispo de Manila (1579-1594)

  • 8 Dos estudios clásicos sobre el papel de los obispos en la reforma católica son Hubert JEDIN, Il tip (...)
  • 9 Una carta del cosmógrafo italiano Juan Bautista Gesio, fechada en abril, 1578, que prevenía a Felip (...)
  • 10 Pablo FERNÁNDEZ, OP, History of the Church in the Philippines (1521-1898), Manila: National Book St (...)

4La conquista y colonización de Filipinas se inició justo después de las conclusiones del Concilio de Trento (1563) y de las Ordenanzas del Patronazgo Real (1574). Los obispos, convertidos en figuras esenciales de gobierno para el rey Felipe II y el Consejo de Indias8, debían cumplir un doble objetivo. Por un lado, atemperar la explotación de los indios por parte de los poderes civiles (encomenderos, gobernadores); por el otro, consolidar la presencia castellana frente a las veleidades francesas y portuguesas en la región9. Por este motivo, en 1578, el dominico fray Domingo de Salazar fue consagrado como primer obispo de las Filipinas mediante las bulas de nominación del papa Gregorio XIII (1572-1585). Tras su llegada a Manila en septiembre de 1581 manifestó su deseo de informarse de la marcha de su diócesis, siguiendo las directrices del derecho canónico, pero se topó con la resistencia de los religiosos agustinos y franciscanos, para quienes la creación del obispado (1580) suponía “la imposición de una autoridad eclesiástica bajo el mando de la Corona, y no el Vaticano”10.

  • 11 Fernando PALANCO AGUADO, “Los primeros años de Inquisición en Filipinas. Jueces eclesiásticos, el o (...)
  • 12 P. FERNÁNDEZ, History of the Church, p. 89-93.
  • 13 Alejandro AGÜERO, “Acusaciones e Inquisiciones (DCH)”. Max Planck Institute for European Legal Hist (...)

5A continuación erigió la sede episcopal, sufragánea de la de México, y asumió la jurisdicción del Santo Oficio, ejerciendo por primera vez como inquisidor el 11 de enero de 158211. Poco después convocó el Sínodo o Junta de Manila (1582-1585) donde se discutieron problemas relacionados con la esclavitud, la encomienda, el tributo indígena (o situado real) y los abusos de los conquistadores12. Acto seguido su intención fue dar comienzo a las visitas pastorales. Recordemos que el Concilio Tridentino estableció que los obispos y primados visitaran anualmente sus diócesis, ya fuera por sí mismos o por medio de su vicario general o visitadores, e investigar los delitos13. Según el concilio ecuménico, el objetivo consistía en

  • 14 CONCILIO DE TRENTO, Sesión 24, Cap. III, en: Los Sacrosantos Ecuménicos Concilios de Trento y Vatic (...)

[…] mantener y conservar la sana doctrina, destruyendo las herejías; que se promuevan las buenas costumbres y corrijan las malas, exhortasen a los fieles a la observancia de la religión, a la paz cristiana, y en fin, que ordenen, arreglen, corrijan, reformen y manden se guarde todo lo que provienen los sagrados cánones, según su prudencia les dice, para enmienda delos fieles y utilidad de sus obispados14.

  • 15 Real Cédula, 17 de mayo de 1582, en: Recopilación de las Leyes de los Reinos de las Indias, Libro I (...)
  • 16 P. FERNÁNDEZ, History of the Church, p. 29; 111; Horacio V. DE LA COSTA, SJ, “Church and State in t (...)

6Con todo, y a pesar de las recomendaciones del rey Felipe II en este sentido15, el obispo Salazar desistió de su intención de evitar y corregir los abusos de los curas doctrineros, sobre todo los que cometían los frailes franciscanos y agustinos, gracias a la intervención del gobernador don Gonzalo Ronquillo de Peñalosa (1580-1583), y sobre todo, al asesoramiento del agustino de México, fray Alonso de Vera Cruz (1507-1584), cuyos sabios consejos supieron apaciguar la conciencia del inquieto obispo16.

  • 17 Sínodo de Manila de 1582 / Domingo de Salazar, Libro 1, Cap. 15, “De los trabajos personales de los (...)
  • 18 En 1580, cuando la orden franciscana apenas llevaba dos años en las Filipinas, el fraile Pablo de J (...)

7Sin embargo, aunque las órdenes religiosas se opusieron al carácter fiscalizador del obispo, no pudieron evitar la creación de un estatuto protector indígena. El Memorial de 1582, redactado por el mismo Salazar después de pasar medio año en Manila, denunció el elevado grado de explotación al que los españoles sometían a la población nativa, condenando la esclavitud. En una ocasión, el capitán Blas de la Serna, encomendero de Mindanao, llegó a abofetear públicamente a un religioso agustino por haberlo excomulgado. Se le acusó de maltratar a sus indios y de llevar una vida desordenada y licenciosa17. Al ser reclamada su presencia en Manila, los encomenderos se rebelaron contra los religiosos agustinos, y en particular, contra las premisas lascasianas del obispo Salazar, que exigía la reforma del sistema de encomiendas. Sin embargo, el problema de fondo consistía en procurar el buen tratamiento de los nativos filipinos y evitar su esclavitud18.

  • 19 Sínodo de Manila de 1582 / Domingo de Salazar, p. 95-96.
  • 20 Jean-Noël SÁNCHEZ PONS, “De acá llevan las fuerças”: las islas Molucas en el horizonte de los posib (...)
  • 21 Antonio M. MOLINA, Historia de Filipinas, Madrid: Ediciones Cultura Hispánica, 1984, p. 102; Cayeta (...)
  • 22 Sínodo de Manila de 1582 / Domingo de Salazar, p. 113-114. Los tratados antiislámicos de Avalos fue (...)

8Ese mismo año de 1582, a raíz de la unión dinástica (1580), se personó en Manila el portugués don Manuel Pereira de Villasboas solicitando ayuda al gobernador Ronquillo de Peñalosa para tratar de reconquistar las islas Molucas19. A la primera expedición, liderada por el capitán Juan Ronquillo del Castillo, le siguieron dos más con resultados igualmente decepcionantes20. En ese contexto los manileños se consideraron legitimados a esclavizar a los no cristianos hechos prisioneros en “guerra justa”, pero el obispo Salazar instó a las autoridades de Manila a pactar con los musulmanes21. Frente a la opinión del fraile dominico, el oidor de la Audiencia de Manila, don Melchor de Ávalos, publicó una Carta al rey Felipe II, con fecha en Manila, 20 de junio de 1585, en la que declaraba que los musulmanes eran “enemigos de la Iglesia y de España”, y por lo tanto, los españoles tenían el deber y la obligación de hacerles la guerra para castigarlos por sus costumbres. Y claramente, allí donde había musulmanes existía el riesgo de “escándalo e idolatría”22.

  • 23 John Leddy O’PHELAN, The Hispanization of the Philippines. Spanish Aims and Filipino Responses, 156 (...)

9Para organizar el territorio misional de aquellas finis terrae, el 17 de junio de 1595 Felipe II despachó una Real Cédula a su embajador en Roma solicitando al papa Clemente VIII (1592-1605) la erección del arzobispado de Manila, estableciendo cuatro áreas misionales asignadas a las diferentes órdenes religiosas: la Pampanga e Ilocos, bajo la administración de los agustinos; los Camarines y Tayabas, bajo la de los franciscanos; las Visayas, controladas por agustinos y jesuitas; y las provincias de Pangasinán, Cagayán, además de la evangelización de los chinos del Parián o alcaicería de Manila, asignadas a la Provincia del Santísimo Rosario de las Filipinas. La parte del león correspondió a las dos primeras, mientras que los jesuitas recibieron las áreas más pobres y menos pobladas23.

Fray Ignacio de Santibáñez, OFM, primer arzobispo de Manila (1596-1598)

  • 24 N. P. CUSHNER, Spain in the Philippines, p. 84-85; I. RODRÍGUEZ, “Filipinas: la organización de la (...)
  • 25 L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 74; Fernando MUÑOZ SÁNCHEZ, “La construcción de una vida e (...)
  • 26 Manuel RODRÍGUEZ PAZOS, OFM, “El P. Diego del Villar extermina la idolatría entre los tagalos filip (...)

10El 28 de mayo de 1598 llegó el primer arzobispo a Manila, fray Ignacio de Santibáñez (1596-1598), OFM. Se trató de la última maniobra de Felipe II por imponer los decretos del concilio tridentino como ley de estado en los territorios más alejados del imperio luso-español24. A pesar del interés del “rey prudente” por implementar el Patronato real, su intento fracasó estrepitosamente por la firme oposición de las órdenes mendicantes, reacias a someterse al poder diocesano, y sobre todo, por los escasos tres meses de gobierno del primer arzobispo de la recién creada archidiócesis de Manila25. Desde 1596, sus cofrades franciscanos, en particular fray Diego del Villar (¿-1634), OFM, se habían encargado de la extirpación de la idolatría tagala en la cabecera de San Francisco de Lumban, donde se edificaba la iglesia y la escuela, quemando toda clase de bichas, “que son las imágenes y figuras de los ídolos”, pero también sortijas y abalorios de las catalonas (o catalonan) o sacerdotisas, lo que provocó un auténtico revuelo en la región26. Así,

  • 27 RODRÍGUEZ PAZOS, “El P. Diego del Villar extermina la idolatría entre los tagalos filipinos de Lumb (...)

[dichas bichas] fueron ciento y sesenta y tres nombres de demonios, que algunas estaban cubiertas de ojas de oro de martillo, y otras de plata, y encubiertas en anillos, y otras en piedras y palos, más estimadas y guardadas que los propios ojos. Con ellas sacó y hizo juntar todos los instrumentos de estas catalonas de que usaban en sus sacrificios, y teniéndolos juntos en un aposento para quemarlos todos (como lo hizo) en medio del patio, con arto sentimiento de aquella gente ruin27.

  • 28 Federico PALOMO, “Confesionalización”, en: José Luis BETRÁN, Bernat HERNÁNDEZ, Doris MORENO (eds.), (...)
  • 29 RODRÍGUEZ PAZOS, “El P. Diego del Villar extermina la idolatría entre los tagalos filipinos de Lumb (...)
  • 30 F. MUÑOZ SÁNCHEZ, “La construcción de una vida edificante…”, p. 119.
  • 31 Francisco COLIN, Labor Evangélica. Ministerios Apostólicos de los Obreros de la Compañía de Jesús. (...)

11La necesidad de robustecer el carácter centralizado de la autoridad monárquica en los territorios más alejados del imperio colisionó con las particularidades locales, que dificultaron la imposición de políticas sistemáticas de confesionalización y de imposición de los principios tridentinos desde las instancias del poder diocesano28. La extirpación de idolatría en Lumbang correspondió, como hemos visto, a la orden franciscana, encargada exclusivamente de “segar la espesa cizaña del trigo que lo abrojava”, actuando con total autonomía del arzobispo como visitadores eclesiásticos29. Al prelado burgalés correspondió la tarea de organizar la población. Para ello consiguió independizar definitivamente a Manila de la sede metropolitana de México por medio de la bula del papa Clemente VIII, dictada el 14 de agosto de 1595, estableciendo tres sedes sufragáneas: dos en la isla de Luzón (Nueva Segovia y Nueva Cáceres) y otra en la isla de los Pintados, sede en Cebú, por lo que a finales del siglo XVI las islas del sur (Mindanao, Bisayas) se consideraban como territorios de frontera y conquista del espacio imperial español30. Poco después falleció de “una pesadumbre que le dio”, según su sucesor, el arzobispo dominico fray Miguel de Benavides y Añoza (1602-1605), por causa de la miseria y pobreza de las islas31.

Mapa de las diócesis de Manila.

Mapa de las diócesis de Manila.

Fuente: Roberto Blanco Andrés, “El cabildo eclesiástico de Manila. Entre el Patronato y la defensa de los derechos del clero secular de Filipinas (1797-1872), en: Xavier HUETZ DE LEMPS, Gonzalo ÁLVAREZ CHILLIDA y Mª Dolores ELIZALDE PÉREZ-GRUESO, Gobernar colonias, administrar almas. Poder colonial y órdenes religiosas en los imperios ibéricos (1808-1930), Madrid: Casa de Velázquez, 2018, p. 91-114.

  • 32 María Fernanda GARCÍA DE LOS ARCOS, “Colonias y factorías. Reflexiones sobre el modelo filipino y l (...)
  • 33 A su llegada a la isla de Bohol en marzo de 1565, López de Legazpi y sus hombres tuvieron las prime (...)
  • 34 Según la Relación del padre Diego de Bobadilla, SJ, el rey Felipe IV prometió a Rodríguez de Figuer (...)
  • 35 Cesar Adib MAJUL, Muslims in the Philippines, Diliman, Quezon City: University of the Philippines P (...)
  • 36 Isaac DONOSO, Historia cultural de la lengua española en Filipinas. Ayer y hoy, Madrid: Verbo, 2012 (...)
  • 37 L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 191.
  • 38 P. HIDALGO NUCHERA, Encomienda, tributo y trabajo en Filipinas, p. 283; P. HIDALGO NUCHERA, “¿Escla (...)

12Uno de los rasgos definitorios de la colonización de Filipinas fue la imposición de tributos y trabajos forzosos, los cuales a menudo motivaron el descontento popular32. Sin embargo, la disminución de la productividad de la tierra, el encarecimiento de los bastimentos y los problemas de fiscalidad sobre los nativos se habían acentuado como consecuencia de los dos incendios que asolaron Manila en 1595. Esta escasez generalizada de ganancias fue la razón principal por la cual en 1596 el gobernador don Francisco Tello de Guzmán (1596-1602) resolvió promover la conquista del norte de Mindanao, donde se tenían noticias de la existencia de oro y canela (cassia lignum) en los pueblos de Butuán, Suriago y Calagán33. Desde mediados del siglo XVI, los musulmanes se habían establecido en la gran isla del sur, pero uno de los veteranos del fundador Miguel López de Legazpi (1502-1572), el adelantado Esteban Rodríguez de Figueroa, solicitó licencia real para conquistarla (abril, 1595 - febrero, 1596), comprometiéndose a establecer poblaciones de españoles en el plazo de tres años34. Mientras que en 1573 en la América hispánica el proceso de conquista había finalizado, en las Filipinas había dado comienzo lo que el historiador Cesar Adib Majul definió como la segunda etapa de las guerras contra los “moros”35. Tras la llegada de los españoles, el colapso del comercio regional que estaba en manos de los musulmanes favoreció las estructuras basadas en el tráfico de esclavos, las acciones militares y los ataques piráticos, provocando una gran inestabilidad en la región36. Frente a las tesis del padre Lucio Gutiérrez37, los ataques coordinados de los “moros” para capturar esclavos no eran exclusivos de las poblaciones del sur, sino que fueron más bien ser una respuesta a los ataques previos de los españoles, ávidos también de adquirir esclavos amparados por la llamada “guerra justa” contra el infiel38.

El arzobispo fray Miguel de Benavides y Añoza, OP (1602-1605)

  • 39 Eduardo DESCALZO YUSTE, “Las misiones más trabajosas y difíciles, que tiene la universal Compañía ( (...)
  • 40 Antonio de MORGA, Sucesos de las islas Filipinas. Edición crítica y comentada y estudio preliminar (...)
  • 41 N. P. CUSHNER, Spain in the Philippines, p. 157; Manuela Águeda GARCÍA GARRIDO, “Desobediencia y co (...)
  • 42 Jorge MOJARRO ROMERO, “Historia misional y literatura en un raro impreso de fray Miguel de Benavide (...)
  • 43 Manuel F. FERNÁNDEZ CHAVES & Rafael M. PÉREZ GARCÍA, “Filipinas en las estrategias de las élites se (...)
  • 44 J. MOJARRO ROMERO, “Historia misional y literatura…”, p. 280.
  • 45 La mayoría de hospitales en Filipinas fueron fundados por los franciscanos. Sin embargo, el hospita (...)
  • 46 J. MOJARRO ROMERO, “Historia misional y literatura…”, p. 278.
  • 47 Manuel OLLÉ, La empresa de China. De la Armada Invencible al Galeón de Manila, Barcelona: Acantilad (...)

13Las parroquias funcionaban como entidades autónomas, ajenas al Patronato Regio y sin la visita del ordinario. La incomodidad de los desplazamientos, a causa de la dispersión de la población y a las duras condiciones naturales y climáticas del archipiélago filipino, no favorecían la labor de los prelados39. No en vano, el dominico Benavides y Añoza (1550-1605), anterior obispo de la diócesis de Nueva Segovia (1598-1602) y sucesor de Santibáñez en el cargo40, confesó al rey las pocas esperanzas que existían de alcanzar en aquellas islas un gobierno digno a causa de la escasez de medios materiales y humanos41. Al igual que Santibáñez, las relaciones del arzobispo Benavides con el gobernador Tello de Guzmán nunca fueron buenas42. Lo acusó de ser un “miserable hombre”, codicioso y mayormente corrupto43. Tampoco tuvo buenas relaciones con el gobernador Pedro de Acuña (1602-1606), con quien tuvo numerosas desavenencias44. Además de fundar el hospital de San Gabriel (1587)45, en intramuros de Manila, Benavides destacó como misionero en el Parián, un gueto construido para albergar cerca de 30.000 chinos sangleyes, en su mayoría provenientes de Fujian y Cantón, que vivían extramuros de la capital. Allí aprendió su lengua y colaboró con el padre Juan Cobo (1547-1593), OP, en la redacción de la Doctrina Christiana en lengua china, que constituyó probablemente, según Mojarro, “el primer libro jamás impreso en Filipinas”46. Para los dominicos, el Parián significó una plataforma de lanzamiento para conseguir una eventual penetración en China47.

  • 48 L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 58. Véase también M. de BENAVIDES, OP, Relación de Don Fra (...)
  • 49 M. de BENAVIDES, OP, Relación del estado de la fe (Valencia, 1601), en ibidem, p. 287-294.
  • 50 El gobernador Acuña acusó al arzobispo Benavides de “haber dado ocasión a gran escándalo con sus pr (...)

14Como es sabido, este proyecto no fructificó, por lo que a partir de 1590 el prelado se centró en la evangelización y fortalecimiento de las misiones dominicas en Bataán, provincia cercana a Manila, Panganisán, provincia grande y rica al norte de la isla de Luzón, y el gran valle de Cagayán, en el extremo norte48. Sus escritos, abundantes y polémicos, denunciaban el desgobierno de las Filipinas, acusando a los funcionarios reales de imponer trabajos forzados a los nativos, y a los agustinos de la provincia de Ilocos, de agraviarlos. El parroquialismo de Benavides se hace evidente, sobre todo, en la redacción de su Relación del estado de la fe (1598). Siendo por entonces obispo de Nueva Segovia, ensalzaba la labor heroica de sus cofrades con el fin de reclutar nuevos misioneros y atraerse el favor papal49. No olvidemos que su situación era comprometida, habida cuenta de que el gobernador Acuña lo responsabilizó de la revuelta de los sangleyes (1603) del Parián donde, según Benavides, las normas de sociabilidad y policía no habían arraigado50.

Don Diego Vázquez de Mercado (1608-1616), primer arzobispo secular de Manila

15El 11 de marzo de 1609 don Diego Vázquez de Mercado (1533-1609), obispo de Yucatán (1604-1609) y perteneciente al clero secular, recibió las bulas del arzobispado de Manila. La realidad de las Filipinas no le era desconocidas. En la década de 1580 viajó con el primer obispo de Manila, fray Domingo de Salazar, como primer deán de la iglesia catedral, en cuya fábrica se lesionó una pierna. El 20 de febrero de 1585, el obispo Salazar lo nombró rector de la ermita de Nuestra Señora de Guía, y luego, cura y vicario de la villa de Arévalo en la provincia de Otón. Posteriormente, el 4 de mayo, mermado de salud, fue nombrado como provisor, visitador y vicario del obispado.

  • 51 Registro Yucateco. Periódico literario, Tomo I, Mérida de Yucatán: Imprenta de Castillo y Compañía, (...)
  • 52 R. BLANCO ANDRÉS, “El cabildo eclesiástico de Manila…”, p. 121.

16El 22 de octubre de 1603, el entonces deán de la iglesia de Valladolid (actual Morelia), de la región de Michoacán, fue promovido a la mitra yucateca, concediéndosele licencia para embarcar el 9 de junio de 1604. A su llegada visitó por dos veces su diócesis hasta que el 30 de enero de 1609 cedió su autoridad al cabildo eclesiástico para que la gobernase en su nombre51. Tras su regreso a Manila en 1609, Diego Vázquez de Mercado (1609-1616), quien recordemos, pertenecía al clero secular, insistió en limitar el derecho de jurisdicción de los clérigos sobre las parroquias y las poblaciones bautizadas. En 1611 convocó una reunión con los provinciales y superiores de las órdenes, las cuales sobrepasaron siempre en número al clero secular, en la que les explicó su intención de visitar periódicamente las parroquias52. Nada que debería extrañarnos, puesto que ya había desempeñado esa función en la Nueva España.

  • 53 Macarena CORDERO FERNÁNDEZ, “Naturaleza jurídica de las visitas de idolatrías de la diócesis de Lim (...)
  • 54 Macarena CORDERO FERNÁNDEZ, Institucionalizar y desarraigar. Las visitas de idolatrías en la Dióces (...)

17En ese mismo período, el arzobispo de Lima, don Bartolomé Lobo Guerrero, apoyado por el Marqués de Montesclaros, Virrey del Perú (1607-1615) y por la Compañía de Jesús, inauguró las primeras visitas de idolatrías como una institución autónoma e independiente, derivadas de las visitas pastorales o eclesiásticas, cuyo objetivo consistió en corregir y sancionar los vicios, pecados y malas costumbres de las zonas rurales andinas53. Los visitadores eclesiásticos, como el padre Francisco de Ávila (1573-1647), que operaban principalmente en la diócesis de Lima, surgieron como consecuencia del fracaso del proyecto evangelizador. Desde la década de 1590 se constató el fracaso de las reducciones de indios. El forasterismo y el yanaconaje aumentaron, certificándose la escasez de mano de obra para la pujante industria minera. Ante la necesidad de ejercer su autoridad frente a los curas doctrineros, en su mayoría regulares, los obispos apoyaron las visitas de extirpación idolátrica nombrando misioneros clérigos seculares, convirtiéndose, según Macarena Cordero, en una institución propia del derecho canónico indiano54.

  • 55 M. A. GARCÍA GARRIDO, “Desobediencia y conflictos…”. https://journals.openedition.org/nuevomundo/67 (...)
  • 56 J. L. O’PHELAN, The Hispanization of the Philippines.
  • 57 Pedro RUBIO MERINO, Don Diego Camacho y Ávila, arzobispo de Manila y de Guadalajara de México (1695 (...)
  • 58 Horacio DE LA COSTA, SJ, “Episcopal Jurisdiction in the Philippines”, en: Gerald H. ANDERSON (coord (...)
  • 59 En un reciente trabajo, Romain Bertrand analiza la tortura y condena a muerte de Inés Sinapas, acus (...)

18En las Filipinas, sin embargo, nada de eso ocurrió. En primer lugar, por la desobediencia general del clero regular, así como por los duros enfrentamientos entre las órdenes, que retrasaron la implantación de las disposiciones tridentinas55. Esa “frailocracia”, apuntada ya por John L. O’Phelan (1959), se caracterizó especialmente por su oposición a las visitas pastorales diocesanas orientadas a la corrección de los abusos cometidos por los párrocos en el ejercicio de su ministerio parroquial56. Sin embargo, el problema radicaba en que los regulares dependían no sólo de la jurisdicción episcopal, como ministros de doctrina, sino también de la organización jerárquica de sus institutos religiosos57. A pesar de las regulaciones existentes, la indisciplina de los doctrineros prevaleció. No sólo se negaron a aceptar la visita pastoral sino que en caso de intromisión, amenazaron con abandonar las parroquias, por lo que el arzobispo Vázquez de Mercado (1533-1616) acabó desistiendo58. No es extraño, pues, que las idolatrías, si las hubo, no trascendieran y su extirpación, esto es, la destrucción de los ídolos y la prohibición de ritos paganos, se limitara al ámbito jurisdiccional de las parroquias locales59.

El arzobispo fray Miguel García Serrano, OSA, “singular afecto de la Compañía de Jesús” (1618-1629)

  • 60 Diego DE OÑA, SJ, Labor Evangélica. Ministerios apostólicos de los obreros de la Compañía de Jesús. (...)
  • 61 René B. JAVELLANA, SJ, “The Jesuits and the Indigenous Peoples of the Philippines”, en: John W. O’M (...)
  • 62 Para los subanos de Mindanao, divata no significaba demonio, sino una especie de espíritu, la deida (...)
  • 63 Pedro MURILLO VELARDE, SJ, Historia de la Provincia de Filipinas de la Compañía de Jesús. Segunda P (...)
  • 64 “Informe del arzobispo de Manila” (1621), en Antonio GARCÍA-ABÁSOLO, “Formación de las Indias Orien (...)
  • 65 En 1621, las campañas de extirpación idolátrica disminuyeron notablemente en el Virreinato del Perú (...)

19Cuando en 1618, el arzobispo fray Miguel García Serrano (1618-1629), anteriormente provincial agustino del Santísimo Nombre de Jesús en Filipinas (1611-1613) y obispo de la diócesis de Nueva Segovia (1611-1618), fue promocionado a la mitra de Manila, tuvo que ocuparse de asuntos muy delicados60. En 1621 hubo una serie de revueltas en cuatro pueblos de la isla de Bohol, donde los padres jesuitas Juan de Torres (1564-1624) y Gabriel Sánchez (1670-1617) se encontraban desterrando a hechiceros y falsos sacerdotes y concentrando a los nativos a pueblos61. En 1622, dichas revueltas, lideradas por un sacerdote pagano, o babaylan, llamado Tamblot, extendieron a otros seis pueblos de la isla de Leyte, donde se acusó a Bankaw, que había sido datu de Limasawa, de adorar al “Divata [diwata] o demonio”62, y de negarse a pagar tributos al rey ni derechos a la Iglesia63. Dichas revueltas se propagaron hasta la isla de Cebú, donde vivían unos cien españoles con sus mujeres y una guarnición de cincuenta soldados, amenazando la continuidad del control español sobre las islas64. Los rebeldes quemaron iglesias y profanaron las imágenes sagradas, pero a pesar de los agravios cometidos, el arzobispo agustino nunca organizó ninguna campaña de extirpación idolátrica65.

  • 66 J. L. O’PHELAN, The Hispanization of the Philippines, p. 34-89; Luis Alonso ÁLVAREZ, El costo del i (...)
  • 67 Patricio HIDALGO NUCHERA, La implantación de la encomienda en Filipinas: de la conquista a la prime (...)
  • 68 Patricio HIDALGO NUCHERA, Las polémicas iglesia-estado en las Filipinas. La posición de la iglesia (...)
  • 69 L. A. ÁLVAREZ, El costo del imperio asiático, p. 192-93.
  • 70 Ibidem, p. 166; L. A. ÁLVAREZ, “El modelo colonial en los primeros siglos…”, p. 41.
  • 71 L. A. ÁLVAREZ, El costo del imperio asiático, p. 145-177, 188-191; Luis Alonso ÁLVAREZ, “El modelo (...)

20El origen de dichas revueltas tenía que ver con las onerosas prestaciones de trabajo a las que estaban sometidos, los llamados polos o prestaciones obligatorias de servicios personales, especialmente en lo que se refiere a la construcción de galeones y a la economía agraria intensiva66. Mientras que en América el valor económico de las encomiendas fue progresivamente decreciendo, en las Filipinas la centralidad de estas instituciones, en especial las que pertenecían a los religiosos, fueron fundamentales en la transformación de la economía indígena67. Para los historiadores Patricio Hidalgo Nuchera y Luis Alonso Álvarez, los encomenderos, alcaldes mayores y órdenes religiosas jugaron un papel fundamental en la transformación de la economía indígena, enfatizando los conflictos de intereses entre obispos, encomenderos y órdenes mendicantes por la jurisdicción de las doctrinas y la recaudación del tributo68. Un tributo que, recordemos, se pagaba en especie por un valor que consistía entre ocho y diez reales de plata por matrimonio (la mitad para los solteros)69. Los abusos en el cobro de dicho tributo, a pagar en productos de la tierra, hacía que en realidad pagaran cantidades hasta seis veces superiores, sirviendo para abastecer los mercados urbanos de Manila y Cebú70. La coacción fiscal ejercida sobre la población nativa a través de las bandalas (o ventas forzadas de alimentos) y los polos (o prestaciones obligatorias de servicios personales) representaron ingresos fundamentales en la economía de Filipinas, asegurando la base material de la conquista así como la instrucción religiosa posterior71.

  • 72 F. COLIN, Labor Evangélica, Libro IV, Cap. XXXIII, p. 586.
  • 73 El encargado de sofocar la revuelta fue don Juan de Alcaraz (o Alcarazo), alcalde mayor de Cebú, qu (...)
  • 74 Sínodo de Manila de 1582 / Domingo de Salazar, p. 314-315.

21Eran tiempos recios, que diría Santa Teresa de Jesús (Libro de la Vida, 33,5). Los jesuitas, como el clero regular de Filipinas, exigían polos durante un período de tiempo preestablecido que solía ser de cuarenta días anuales de trabajo gratuito para la Corona, similar a la mita minera peruana, lo que a menudo provocaba reacciones violentas entre los nativos. En 1614, el arzobispo Vázquez de Mercado ya avisaba al rey Felipe III de los abusos cometidos contra los indios, a los que se les pagaba entre cuatro y cinco pesos mensuales, sin incluir la ida y vuelta a sus pueblos, lo que suponía enormes agravios72. El padre Diego de Oña certificaba estos abusos. A diferencia de los sangleyes, el jesuita denunciaba que “los pobres indios […] son los que llevan el peso en las continuas sacas de gente para el corte de las maderas necesarias para los galeones de la Carrera de la Nueva España”73. Ciertamente la presencia de religiosos supuso al mismo tiempo una mayor presión económica sobre las comunidades indígenas, incapaces de satisfacer las cargas tributarias y las levas forzosas de mano de obra. Atrás quedaban las críticas del obispo Salazar a su continuo maltrato y explotación74. En un contexto de conflicto permanente donde el poder diocesano no estaba suficientemente consolidado y la mano de obra tan necesaria, ¿era conveniente el establecimiento de mecanismos represores que fiscalizaran la moral de los feligreses? ¿podían los obispos visitar libremente las doctrinas y organizar actividades extirpadoras? ¿cuáles eran los riesgos? ¿y los beneficios?

  • 75 No obstante esta resolución fue ampliamente criticada por los religiosos de las Filipinas (DE LA CO (...)
  • 76 N. P. CUSHNER, SJ, Spain in the Philippines, p. 85; H. DE LA COSTA, “Episcopal Jurisdiction in the (...)

22La autonomía de las órdenes y su independencia con respecto a los obispos no podía alterarse con facilidad, a pesar de que contradecía las disposiciones tridentinas y las bulas subsiguientes. El 5 de febrero de 1622 Gregorio XV dictó la bula Inscrutabili Dei providentia por la que sometía a las órdenes religiosas a la jurisdicción, visita y corrección del ordinario, mientras por su parte la Corona dictó una Real Cédula, con fecha del 22 de enero de 1624, por la que reconocía el derecho de los obispos a visitar las parroquias de los ministros regulares in officio officiando, facultando a los provinciales para corregir la conducta de sus religiosos75. Esto supuso una derogación tácita de las bulas concedidas por el papa Pío V, y en particular, la Alias Felices (1521) y la Exponi nobis, conocida como la Omnimoda (10 de mayo de 1522) de Adriano VI, que facultaba a los frailes para asumir las tareas pastorales y sacramentales del clero secular, y asimismo, para actuar como jueces eclesiásticos ordinarios con facultades inquisitoriales allí donde no había todavía obispos, reforzando los acuerdos existentes entre la jurisdicción episcopal y el Patronato Regio76.

  • 77 J. N. SCHUMACHER, Readings in Philippine Church History, p. 128.
  • 78 Emilio SOLA CASTAÑO, Historia de un desencuentro. España y Japón, 1580-1614, Alcalá de Henares: Fug (...)
  • 79 José BORAO, “La colonia de japoneses en Manila en el marco de las relaciones de Filipinas y Japón e (...)
  • 80 Para una pequeña biografía del padre Valdemoros, véase Eusebio GÓMEZ PLATERO, OFM, Biographical Cat (...)
  • 81 H. DE LA COSTA, “Episcopal Jurisdiction in the Philippines”, p. 53-54; N. P. CUSHNER, Spain in the (...)

23En este contexto favorable, el 24 de junio de 1622, el arzobispo fray García Serrano visitó la parroquia franciscana de San Miguel de Dilao (más conocida como Paco)77. El 7 y 8 de noviembre 1614, cuando don Juan de Silva (1609-1616) gobernaba las Filipinas, muchos cristianos japoneses y misioneros abandonaron tierras niponas a causa de las persecuciones del shōgun Tokugawa Ieyasu (1543-1616). Cinco navíos zarparon con dirección a Manila, estableciendo una populosa colonia de unas quinientas personas en Dilao, lo que favoreció las quejas de los españoles, cuyo número no ascendía a más de mil quinientas personas78. En 1619 el número de japoneses asentados en Manila aumentó hasta dos mil personas, extendiéndose hacia otros barrios aledaños, lo que probablemente motivó la voluntad del arzobispo García Serrano de visitarlos79. Sin embargo, fray Alonso de Valdemoros (¿-1626), cura de la parroquia80, se negó a abrirle la puerta de la iglesia y a mostrarle los libros parroquiales, por lo que el prelado decidió excomulgarlo y encerrarlo en un convento de su orden. Para frenar estas resistencias solicitó el apoyo de la Real Audiencia, pero ésta se inhibió, lo que evidenció la debilidad del arzobispo, situado en franca minoría frente al poder de las órdenes religiosas81.

  • 82 Una pequeña biografía del padre Arce se encuentra en F. COLIN, Labor Evangélica, Libro IV, Cap. X, (...)
  • 83 Ibidem, p. 25; L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 62; H. DE LA COSTA, The Jesuits in the Phil (...)

24El papel de las órdenes como agentes indispensables en las misiones de frontera era fundamental. Mientras que desde 1595 los jesuitas emprendieron su labor misional en las provincias de Samar, Leyte y Bohol (Bisayas), no fue hasta 1622 cuando el obispo de Cebú, don Pedro de Arce (¿-1645)82, asignó a los agustinos recoletos las islas de Cuyo y Palawan, asediadas periódicamente por los “moros” del sur83. El 9 de noviembre de 1625, los camucones, aliados de Muhammad Dipatwān Qudrāt, más conocido como Cachil Corralat (1619-1671), hijo del sultán Buisan, asaltaron los pueblos de la isla de Samar (Bisayas). Según la Relación del padre Diego de Bobadilla, SJ,

  • 84 D. de BOBADILLA, Relación de las gloriosas…, 1638, fol. 13r°.

El año de 1625, estando el arzobispo don Fr. Miguel García Serrano visitando el partido de Bondoc, dieron estos camucones [una nación que habitan unas islas sujetas al rey de Burney] una mañana en el Pueblo, y no hizo poco el Arzobispo en escaparse por aquellos montes, más robáronle cuanto llevaba, y la plata y Pontifical84.

  • 85 P. MURILLO VELARDE, Historia de la Provincia de Philipinas, Libro I, Cap. VIII, fol. 31v. El gobern (...)
  • 86 H. DE LA COSTA, The Jesuits in the Philippines, p. 322-323.
  • 87 Josep Mª FRADERA, “La formación de una colonia. Objetivos metropolitanos y transacciones imperiales (...)
  • 88 Alexandre COELLO DE LA ROSA, “Políticas geo-estratégicas y misionales en el sur de Filipinas: el ca (...)

25En 1626 el nuevo gobernador de Manila, don Juan Niño de Távora (1626-1632), caballero de la orden de Calatrava85, organizó una Junta en el Colegio de Manila en la que participaron no sólo jesuitas sino personalidades de otras religiones con el objetivo de poner remedio a los asaltos que los joloanos, liderados por el datu Aché, habían cometido sobre las islas de Camarines86. En 1629 Felipe IV llamaba de nuevo la atención sobre la Real Cédula de 1624, insistiendo en la necesidad de los provinciales de informar a los prelados de los traslados de los ministros a otras parroquias, debiendo someterse al correspondiente examen de aptitud. Pero lo que preocupaba a las autoridades españolas, incapaces de contener la rapacidad de los musulmanes sobre las poblaciones “cristianizadas” de las Bisayas, eran las relaciones diplomáticas entre aquellos “corsarios” y la administración holandesa de Batavia, cuya flota asolaba Manila87. Filipinas se encontraba así entre dos fuegos y las misiones de los recoletos (provincia de Calamianes; nordeste de Mindanao) y jesuitas (Bisayas) se convirtieron en baluartes que garantizaban la ocupación española de las Filipinas88.

Fray Pedro de Arce Ibáñez, OSA, en sede vacante (1629-1635)

  • 89 François GIPOULOUX, La Mediterránee asiatique. Villes portuaires et réseaux marchands en Chine, au (...)
  • 90 OÑA, Labor Evangélica, fol. 289r°-297r°.
  • 91 Ibidem, fol. 297r°-304r°.
  • 92 Ibidem, fol. 55r°; 233r°. Sus muchas “virtudes” ya fueron impresas en la Primera Parte de la Labor (...)
  • 93 NEWSON, Conquest and Pestilence in the Early Spanish Philippines, p. 84.
  • 94 OÑA, Labor evangélica, fol. 778r°; fol. 595r°; fol. 599r°-602r°.
  • 95 Pedro de ARCE, OSA, “Carta del obispo de Cebú, gobernador del arzobispado de Manila de las islas Fi (...)

26Durante el primer tercio del siglo XVII los provinciales jesuitas emprendieron “misiones largas” para conectar el “centro” de Manila con las “periferias” geopolíticas y culturales situadas en las islas de Bisayas o Pintados (las provincias de Sámar, Leyte y Bohol, Negros, Panay, Masbate y Mindoro), y luego, con las de Mindanao y Joló, bajo control de los sultanatos musulmanes. El afan de los jesuitas por controlar lo que François Gipouloux definió como el “mediterráneo asiático” era incansable89. Entre 1629 y 1634 las órdenes religiosas, y en particular, los jesuitas, se encargaron de ocupar y evangelizar la isla de Marinduque90, donde los padres Alonso de Humanes (1562-1633) y Domingo Peñalver (1579-1629) redujeron los nativos a pueblos; y la isla de Mindoro91, cuya administración fue aceptada a regañadientes por el provincial a instancias del arzobispo García Serrano, que era “singularmente afecto de la Compañía”92. Asimismo fray Pedro de Arce, que había dejado vacante el obispado de Cebú hasta su regreso en 1635 (1635-1642), les encargó la evangelización de las islas de Ilog, al oeste de la isla de Negros, así como la fundación de la residencia de Dapitán (1631), en la costa oeste de Mindanao93. Dicho proyecto correspondió al padre rector Pedro Gutiérrez (1593-1651), de quien los nativos subanos “estaban tan prendados” que escribieron al gobernador para que nunca se apartara de su lado94. Nada que debiera extrañarnos, puesto que el 24 de junio de 1632, el gobernador del arzobispado de Manila escribió una carta al rey, Felipe IV, por la que manifestaba su preocupación (y desconfianza) hacia el nombramiento de clérigos seculares, los cuales, a su juicio, eran relajados e independientes, mientras que las órdenes religiosas eran las únicas capaces de sujetar a “tantos millares de infieles” que había en los alrededores de Manila y en las Bisayas95. La competencia misionera de los jesuitas era, pues, intachable.

El primer arzobispo desterrado de Manila: fray Hernando Guerrero Cabrera, OSA (1635-1641)

  • 96 “Anales Eclesiásticos de Filipinas”, Philippiniana Sacra, 3(9), 1968, p. 603.
  • 97 Para más información sobre los conflictos entre el arzobispo Guerrero, los jesuitas y el gobernador (...)

27El 25 de junio de 1635, el agustino fray Hernando Guerrero Cabrera tomaba posesión del arzobispado de Manila96. A diferencia de sus antecesores, el arzobispo Guerrero no tuvo ninguna sintonía con los jesuitas ni tampoco con don Sebastián Hurtado de Corcuera (1635-1644), el nuevo gobernador y presidente de la Audiencia de Manila, quien, además de muchos otros conflictos que no vamos a reproducir aquí, lo condujo el 10 de mayo de 1636 al primer extrañamiento de un arzobispo de su sede en Manila. Una expulsión que reflejaba las dialécticas de poderes entre las autoridades civiles y eclesiásticas, así como los conflictos entre las diferentes órdenes religiosas, a menudo enfrentadas entre sí97.

  • 98 Archivo Histórico Nacional, “Sucesos de 1637-38”, Madrid, Sección “Diversos”, Indias 332, citado en (...)
  • 99 M. A. BONIALIAN, “La historia económica del Pacífico…”, p. 77-99.
  • 100 Juan GIL, Los Chinos en Manila. Siglos XVI y XVII, Macao: Centro Científico e Cultural de Macau – F (...)

28El 2 de febrero de 1637, el antiguo gobernador de Panamá partió de Manila con una armada de once champanes para hacer frente a Cachil Corralat, en la región central de Mindanao, que le reportó fama y un buen número de esclavos cautivos, aunque fue ampliamente criticado por su elevado costo98. En 1640 la ruptura con Portugal y los trastornos consiguientes en el comercio con Macao, unida a la caída de la actividad comercial transpacífica (1640-1670) y a los disturbios ocasionados por la caida del imperio Ming, limitaron momentáneamente las actividades de conquista y evangelización del sur de las Filipinas99. La drástica reducción del flujo de plata fue el detonante de una de las mayores dificultades a las que el gobernador Corcuera tuvo que hacer frente, además de la sublevación de Ilocos y Cagayán: la nueva rebelión de los sangleyes del Parián (1639)100.

  • 101 Manuel OLLÉ, “La proyección de Fujian en Manila: los sangleyes del Parián y el comercio de la Nao d (...)
  • 102 Citado en Chenchen FANG, “Una mirada hacia ultramar: las mujeres fujianesas en la Edad Moderna”, en (...)
  • 103 D. de OÑA, Labor evangélica, fol. 894r°.

29El padre Oña no los tenía en ninguna estima. Primeramente, porque su protagonismo mercantil, artesanal y menestral significó, como señaló Ollé, la marginación de los naturales de las Filipinas, quienes quedaron excluidos de los sectores más rentables y dinámicos de la vida comercial manilense101. En segundo lugar, por su temperamento e inclinación natural al engaño. Y finalmente, por su avidez de plata, que “buscan con demasía” por su gran valor y beneficio, la cual ya había sido descrita por sus cofrades, Alessandro Valignano (1539-1606) y Matteo Ricci (1552-1610), pero también por los libros de las dinastías Ming y Qing102. Además, eran poco religiosos, pues “aun de los que se bautizan, son pocos los que echan raíces en la fe”. Recomendaba que tales “sanguijuelas” no vivieran en los pueblos de indios, como Tondo, Binondo y Santa Cruz, porque “tienen por lícito entre sí el engaño, y no hay cosa que pase por sus manos que se pueda comprar sin recelo, porque a ojos vistas engañan”103.

  • 104 Charles R. BOXER, “Plata es sangre: Sidelights on the Drain of Spanish-American Silver in the Far E (...)
  • 105 “Memorial de fray Cristóbal Pedroche, OP”, con fecha en Hospital de San Gabriel, Alcaicería Parián (...)
  • 106 Ibidem, p. 137; Fernando NEGREDO DEL CERRO y Miguel Fernando GÓMEZ VOZMEDIANO, “Dominicos y mundo c (...)
  • 107 D. de OÑA, Labor evangélica, fol. 897r°.

30Otros sacerdotes, como el agustino Sebastião Manrique (1587-1669), quien acuñó la famosa frase “plata es sangre”104, o los dominicos fray Cristóbal Pedroche (¿-1698), vicario del Parián y comisario del Santo Oficio, y Vittorio (o Victorio) Ricci Florentín (1621-1685), también responsabilizaron a los sangleyes de la ruina espiritual de los españoles y de los nativos de Filipinas, acusándolos de monopolizar el comercio local y regional y de estar únicamente interesados en la plata mexicana, que luego redirigían a China105. Ambos escribieron sendos memoriales a favor de la expulsión de los chinos no cristianos de las Filipinas106. A mediados del siglo XVII los escasos españoles de Manila desconfiaban de la lealtad de los sangleyes, y sobre todo, de su excesivo número, que en ocasiones había llegado hasta 40.000, lo que muchos religiosos, como Pedroche, consideraban una seria amenaza para la República. A pesar de todos estos inconvenientes, el arzobispo Guerrero, que por entonces frisaba más de 70 años de edad, no dispuso enviar visitadores de idolatrías contra aquella nación, “más ateísta que gentil”, según el parecer del jesuita Diego de Oña107.

El breve gobierno del Dr. Fernando Montero de Espinosa (1646-1648)

  • 108 P. Pius Bonifacius GAMS, OSB (ed.), Series Episcoporum, Ecclesiae Catholicae, Quotquot innotuerunt, (...)
  • 109 D. de OÑA, Labor evangélica, fol. 1095r°.
  • 110 F. COLIN, Labor Evangélica, Libro IV, Cap. XXXI, p. 519-20; “Anales Eclesiásticos de Filipinas”, Ph (...)
  • 111 F. COLIN, Labor Evangélica, Libro IV, Cap. XXXI, p. 520-21; D. de OÑA, Labor Evangélica, fol. 1100r (...)

31El 19 de febrero de 1639, el Dr. Fernando Montero de Espinosa, natural de la ciudad de Madrid, fue elegido como obispo de Nueva Segovia, siendo preconizado el 16 de julio de 1640 por Juan de Palafox y Mendoza (1600-1659), obispo de Puebla de los Ángeles (México)108. Desde México partió a las Filipinas, llegando en julio de 1645, cuando las naos Nuestra Señora de la Encarnación y Nuestra Señora del Rosario consiguieron burlar el bloqueo holandés y tomar puerto en Lampón, fuera del Embocadero. Su nombramiento había generado grandes expectativas109. Sin embargo, a los ocho días del apresurado desembarco llegó al pueblo de Pila, situado en la laguna de Bay, falleciendo a los pocos días víctima de una fiebre de tabardillo110. El 6 de septiembre de 1645 su cadáver fue enterrado en la iglesia catedral antigua sobre las gradas del altar mayor, junto al arzobispo fray Miguel de Benavides y Añoza. De su repentina muerte “resultaron nuevos disturbios, y disensiones”, como fue el terrible terremoto de San Andrés (30 de noviembre), que destruyó prácticamente toda la ciudad de Manila, lo que parecía demostrar, según el agustino Martínez de Zúñiga, la ira divina111.

Doctor Miguel de Poblete Casasola (1649-67), primer arzobispo criollo de Manila

  • 112 Ibidem, fol. 1141r°.
  • 113 Ana Mª PRIETO LUCENA, “La iglesia filipina en los años 1653-1663”, Ifigenia. Revista de la Sección (...)
  • 114 D. de OÑA, Labor Evangélica, fol. 1296r°. Como señala la “Breve Relación de la misión que los Padre (...)
  • 115 T. A. de MOGROVEJO, Libro de Visitas, p. XV-XX.
  • 116 Alfredo J. MORALES, “Una catedral para Manila”, en: Alfredo J. MORALES (dir.), Filipinas, puerta de (...)
  • 117 CORDERO FERNÁNDEZ, Institucionalizar y desarraigar, p. 264-275.
  • 118 Nada que ver con lo expuesto en el Sínodo de 1613 (CORDERO FERNÁNDEZ, Institucionalizar y desarraig (...)

32Del mismo modo que los jesuitas eran indispensables en las Bisayas, esas mismas misiones que los jesuitas administraban se convirtieron en la “palestra donde se hace la guerra contra el vicio y el demonio”112. A mediados del siglo XVII el primer arzobispo criollo, el doctor Don Miguel [Millán] de Poblete Casasola (1649-1667)113, anterior maestrescuela de Puebla de los Ángeles y firme defensor de las misiones jesuitas, gobernaba la sede episcopal de Manila114. Su fama de limosnero era compartida por todos los fieles en Manila, solo comparable, quizás, a la del arzobispo de Lima, Toribio Alfonso de Mogrovejo115. Por este motivo, y porque sus intereses se orientaban a otras tareas, como la reconstrucción de la catedral de Manila, destruida en el terremoto del 30 de noviembre de 1645116, el arzobispo Poblete tampoco puso en marcha ninguna campaña de extirpación idolátrica contra la acción de los dogmatizadores, apóstatas, sacerdotes o ministros paganos que impedían el asentamiento de la fe. Ni aun cuando en junio de 1649 los padres jesuitas se vieron envueltos en el alzamiento iniciado en la provincia de Palápag (Ibabao), en la costa norte de la isla de Samar, y que luego se extendió a la isla de Leyte, el arzobispo Poblete consideró seriamente reprimir los actos alejados de la ortodoxia católica mediante visitadores de idolatrías. Nada que ver, pues, con lo que su homólogo peruano, el arzobispo Pedro de Villagómez (1641-1671), reflejó en su famosa Carta pastoral de exhortación e instrucción contra las idolatrías de los indios del arzobispado de Lima (Lima, 1649)117. Por el contrario, Poblete prefirió dejar el asunto de la extirpación en manos de los jesuitas, coincidiendo más bien con la opinión del anterior arzobispo de Lima, el criollo Hernando Arias de Ugarte (1630-1638), para quien la idolatría de los indios fue siempre un problema menor. Esta opinión, reflejada en el Sínodo de 1636, formaba parte de un programa general de evangelización a largo plazo para lograr la ortodoxia católica en los Andes118.

  • 119 Como ya señaló Taylor para el caso de México central, los hábitos de consumo de los nativos se alte (...)
  • 120 D. de OÑA, Labor Evangélica, fol. 1196r°.
  • 121 L. ALONSO ÁLVAREZ, “El modelo colonial en los primeros siglos…”, p. 41.
  • 122 Josep María FRADERA, Filipinas, la colonia más peculiar. La hacienda pública en la definición de la (...)

33Varias fueron las causas que movieron a los naturales de Palápag, Bacor, Catubig y otras poblaciones de Samar, liderados por Juan Ponce Sumuroy, a sublevarse contra los españoles. Unas, intrínsecas, que tenían que ver con la embriaguez y los amancebamientos, que daba al traste con la labor de los jesuitas, estableciéndose una correlación entre alcohol y violencia que, según los misioneros, fomentaba los vicios y las idolatrías119; otras, extrínsecas, que giraban en torno al exceso de trabajo que sobrevino como consecuencia del traslado forzoso de nativos de las Bisayas orientales a la ribera de Cavite, donde se necesitaba mano de obra para trabajar en los astilleros, “sin que el ministro hallase otro alivio, viendo a sus ovejas llevar casi como reses al matadero”120. En realidad los tagalos y pampangos protestaban por el oneroso sistema de polos y servicios, un sistema compulsivo de prestación de trabajo que obligaba a los nativos entre 16 y 60 años de edad a trabajar durante 40 días en la construcción de puentes, iglesias, o cortes de maderas para la construcción de galeones121. Y en un contexto de escasez de plata, los gobernadores no siempre pagaban con puntualidad122.

  • 123 D. de OÑA, Labor Evangélica, fol. 1209r°.
  • 124 I. ALVA RODRÍGUEZ, “La centuria desconocida: el siglo XVII”, p. 229.
  • 125 D. de OÑA, Labor Evangélica, fol. 1224r°.
  • 126 Alexandre COELLO DE LA ROSA, “Comerciantes, diplomáticos y mártires jesuitas en la corte de Corrala (...)

34Para derrotar a los sediciosos de Palápag, centro misional de la Compañía de Jesús, el alcalde de Leyte dispuso una armada que salió del pueblo de Catbalogan, pero como señala Oña, su ineptitud no consiguió apagar el fuego sino más bien avivarlo123. Los sublevados habían extendido su radio de acción a varias provincias de Luzón –Camarines, Panganisán e Ilocos (1660-61)– y a las de Caraga y Zamboanga (Mindanao), por lo que se temía una alianza con el enemigo holandés124. Para remediarlo, se encargó a López de Azáldigui y al capitán don Ginés de Rojas, hombres de experiencia militar contrastada, la labor de sofocar la revuelta, lo que sucedió en julio de 1650125. Tras la firma del tratado de paz entre Madrid y las Provincias Unidas en Münster, Westfalia (1648), que puso fin al largo hostigamiento holandés por todo el archipiélago, las misiones jesuitas y sus mártires se convirtieron en figuras clave en las periferias de los imperios coloniales ibéricos, creando y/o reforzando vínculos y lealtades entre la Compañía de Jesús y las autoridades civiles y eclesiásticas126.

  • 127 F. COLIN, Labor Evangélica, p. 697. Véase también H. DE LA COSTA, The Jesuits in the Philippines, p (...)
  • 128 M. Mª MANCHADO, Conflictos Iglesia-Estado…, p. 24.
  • 129 P. FERNÁNDEZ, History of the Church, p. 112; L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 210-22; M. Mª (...)

35En agosto de 1654, el oidor fiscal de la Audiencia de Manila, don Juan de Bolívar, trató de imponer las Reales Cédulas de 1622 y 1629 que ordenaban las visitas pastorales, pero los provinciales de las órdenes se opusieron127. Paralelamente el arzobispo Poblete trató de efectuar la visita pastoral de su diócesis, pero como señala Manchado López, no tuvo mejor suerte que sus predecesores128. A pesar de contar con el apoyo de las autoridades civiles para efectuar la visita pastoral, las cuatro órdenes religiosas – dominicos, jesuitas, agustinos y franciscanos – se pusieron de acuerdo para impedirlo, amenazando con renunciar a todas sus parroquias y retirarse a sus conventos si los obispos persistían en la visita diocesana. Aseguraban que ejercían ese ministerio en un acto de “caridad” por falta de clero, y no porque les correspondiese ejercerlo129.

  • 130 Vicente L. RAFAEL, “La vida después del Imperio: Soberanía y revolución en las Filipinas españolas” (...)
  • 131 Imago Primi Saeculi Societatis Iesu (Amberes, 1640).
  • 132 H. DE LA COSTA, Studies in Philippine Church History, p. 61; P. FERNÁNDEZ, History of the Church, p (...)

36Como subraya Vicente Rafael, los frailes se convirtieron en “agentes dobles” que ejecutaban, pero al mismo tiempo, desafiaban la vocación absolutista de la soberanía del rey130. La Audiencia de Manila mostró su desacuerdo ante las amenazas de los religiosos y retuvo los estipendios de aquellos que no cumpliesen con las disposiciones establecidas por la Corona. Sin la ayuda de las órdenes religiosas, la Corona no hubiera podido cumplir con las obligaciones del Patronato Regio, y sin el apoyo real, los jesuitas, por su parte, habrían fracasado a la hora de impulsar su proyecto de evangelización a nivel planetario: Unus non sufficit orbis131. Por esta razón, cuando el oidor fiscal apeló al Consejo de Indias, su respuesta, con fecha el 23 de octubre de 1666, fue un expediente rubricado con un lacónico “visto”, lo que significaba que la Corona no pensaba actuar contra los religiosos132.

El arzobispo Juan López Galván, OP (1672-1674)

  • 133 “Bula de Clemente X al Rey Carlos II, comunicándole la provisión del Arzobispado de Manila, vacante (...)

37El 23 de abril de 1663, el papa Alejandro VII nombró al dominico Juan López (1613-74) como obispo de Cebú (1663-72), sucediendo al padre Juan Vélez, obispo electo que murió antes de su consagración. Anteriormente había ejercido como párroco del Parián de Manila (1652-54) y procurador de la orden de los predicadores (1656-1662) en las cortes de Madrid y Roma, hasta que el rey Felipe IV lo designó como obispo de Cebú. En 1665 fue consagrado por el obispo de Michoacán y el 14 de noviembre de 1672, el papa Clemente X lo designó como sustituto del arzobispo Poblete, fallecido en 1667133.

  • 134 D. de OÑA, Labor Evangélica, fol. 281-288r°; P. MURILLO VELARDE, Historia de la Provincia de Philip (...)
  • 135 Los procuradores jesuitas recurrieron el fallo ante el Consejo de Indias y al año siguiente consigu (...)

38En 1670, a instancia de don Juan de Rueda, párroco de Quiapo, el cabildo catedralicio de Manila escribió una carta a la reina regente Mariana de Austria, reclamando que la ejecución de las cédulas reales de 1639 y 1648 por la que se debía devolver la parroquia de Santa Cruz, que estaba colindante a la de Quiapo, al clero secular, a lo que los jesuitas se negaron. Dicha parroquia había sido cedida a los jesuitas por el arzobispo fray Miguel García Serrano, y autorizada por el gobernador don Juan Niño de Tavora134. El párroco los acusaba de haber comprado una huerta y desde ella ampliar la propiedad, ambicionando el control del pueblo entero. La regente remitió la disputa a las autoridades locales, y en 1673 el arzobispo fray Juan López falló a favor de los capitulares. Por decreto el 23 de agosto de 1675 el Real Consejo confirmó su decisión, pero los jesuitas desobedecieron, a pesar de que en 1677 llegaron diversas Reales Cédulas ordenaban la restitución del pueblo y ministerio de Santa Cruz a los clérigos dominicos135.

El segundo arzobispo desterrado de Manila: fray Felipe Pardo, OP (1677-1689)

  • 136 Alexandre COELLO DE LA ROSA, “Pasquines, libelos y corrupción: los conflictos jurisdiccionales entr (...)
  • 137 Marta Mª MANCHADO LÓPEZ, “Los zambales filipinos en la segunda mitad del siglo XVII. Evangelización (...)
  • 138 “De la administración de los indios sangleyes de Meyalegur, Santa Cruz y del término de Quiapo”, Ma (...)
  • 139 Recopilación de las Leyes de los Reynos de las Indias (1681), citado en M. Mª MANCHADO LÓPEZ, “Los (...)
  • 140 V. L. RAFAEL, “La vida después del Imperio…”, p. 186.
  • 141 J. D. BLANCO, “La religión cristiana filipina…”, p. 216.
  • 142 A. COELLO, “Pasquines, libelos y corrupción…”, p. 114-117.
  • 143 No fue el arzobispo Pardo el único en oponerse a la ordenación de un clero nativo. En 1653, el arzo (...)

39En el último tercio del siglo XVII, la actitud hostil del arzobispo Felipe Pardo (1611-89) provocó fracturas importantes entre el poder diocesano y la Compañía de Jesús136. Nombrado para la mitra de Manila en noviembre de 1677, las bulas papales no llegaron hasta cuatro años más tarde, por lo que su consagración tuvo lugar el 28 de octubre de 1581137. Y desde entonces, el prelado no hizo otra cosa que atacar a los jesuitas en diversos frentes, dejando entrever los intereses económicos de la Compañía en la administración de las doctrinas138. Para ello aplicó al pie de la letra la ley XXXIII, libro I, título XV, que explicitamente ordenaba que “(….) donde los hubiere agustinos, no haya franciscos, ni religiosos de la Compañía donde hubiere dominicos (…)”139. Como ha señalado Vicente Rafael, “las relaciones entre la Iglesia y el Estado eran, entre sí, tan dependientes como antagónicas, porque ambos pretendían la prerrogativa absoluta sobre el otro”140. Pero esa misma conducta revelaba no sólo un conflicto de intereses entre “las dos Majestades”, la espiritual y la temporal, sino sobre todo, en el seno mismo de la Iglesia en Filipinas141. La Compañía protestó enérgicamente ante lo que consideró una agresión en toda regla. Felipe Pardo era un prelado de recio carácter, que se caracterizó por su autoritarismo e intransigencia142. Su hostilidad hacia los privilegios de las órdenes, en especial los que distinguían a los jesuitas, debería entenderse también en el contexto de implementación de los preceptos tridentinos, orientados a la formación de un futuro clero nativo143.

  • 144 A. COELLO, “Pasquines, libelos y corrupción…”, p. 132.
  • 145 Carolyn BREWER, Shamanism, Catholicism and Gender Relations in Colonial Philippines, 1521-1685, Ald (...)
  • 146 M. Mª MANCHADO LÓPEZ, “Los zambales filipinos en la segunda mitad del siglo XVII…”, p. 170.

40Tras su regreso del exilio forzoso al que le sometió la Audiencia de Manila en Lingayén (provincia de Panganisán) en 16 de noviembre de 1684144, el arzobispo Pardo descubrió la persistencia de ritos idolátricos en la provincia de Zambales, donde los recoletos operaban desde 1607. Dominicos y jesuitas aspiraban a sustituirlos, sobre todo cuando entre 1679 y 1685 los primeros confirmaron la existencia de prácticas idolátricas en las cabeceras de Bonilao, Sigayan, Agalao y Sambac, donde se hallaron gran cantidad de objetos que las catalonas o “brujas” empleban para los sacrificios clandestinos con los que honraban a sus dioses (“anitos”)145. Las sospechas eran ciertas, pero el arzobispo Pardo confió su extirpación a los cofrades dominicos, los cuales aprovecharon la ocasión para atribuir a los recoletos su negligencia y mal ejemplo. En este contexto, los jesuitas intentaron hacerse con el control de la provincia, contando para ello con el beneplácito del gobernador de las Filipinas, don Gabriel de Curuceálegui y Arriola (1684-1689) y de los mismos zambales –también conocidos como negritos o aetas. Sin embargo, la oposición del arzobispo Pardo no ocultaba, como bien ha señalado Manchado López, una pertinaz hostilidad hacia los jesuitas, por lo que las doctrinas de la provincia quedaron finalmente bajo la tutela de los dominicos (1688)146.

  • 147 El arzobispo Pardo presentó los autos en el Consejo de Indias, que resolvió a su favor (Antonio M. (...)
  • 148 Antonio M. JARAMILLO, SJ, Prefacio al “Memorial al Rey Nuestro Señor por la provincia de la Compañí (...)
  • 149 Victoriano VICENTE, OP, El padre Alonso Sandin, OP, Procurador a Cortes, 1640-1701, Madrid: Imprent (...)

41Igualmente, el prelado expropió la estancia de Mariquina o Jesús de la Peña, que la Compañía de Jesús había dirigido desde 1633, entregándola a los agustinos con la connivencia del gobernador de las Filipinas y el alcalde de Tondo, don Juan Pimentel, prendiendo a varios de sus sacerdotes. Asimismo procedió a anular las licencias de los jesuitas, prendiendo a varios de sus sacerdotes147. Posteriormente el arzobispo despojó a los jesuitas de la doctrina de Cainta (23/2/1688)148. Se consumaba así su venganza frente a lo que consideraba un complot de los “tres poderosos brazos” de las islas Filipinas, a saber: la Compañía de Jesús, la Audiencia de Manila y el cabildo eclesiástico149.

  • 150 Alexandre COELLO DE LA ROSA, “Conflictividad capitular y poderes locales en el Cabildo de Manila (1 (...)
  • 151 P. RUBIO MERINO, Don Diego Camacho y Ávila.
  • 152 M. Mª MANCHADO LÓPEZ, Conflictos Iglesia-Estado..., p. 24; M. Mª MANCHADO LÓPEZ, “Las relaciones en (...)

42En un contexto de anti-jesuitismo creciente, los jesuitas se hallaban en el punto de mira de los obispos y las órdenes religiosas, celosas de su influencia en los poderes civiles, por lo que no dudaron en enviar a sus procuradores a las cortes de Madrid y Roma para proteger sus derechos adquiridos. Tras la muerte del arzobispo Felipe Pardo, la sede metropolitana permaneció vacante (1690-1697)150 hasta la entrada oficial del arzobispo don Diego Camacho y Ávila (1697-1704) en Manila en septiembre de 1697, reactivando las visitas pastorales de su antecesor151. Un gesto que dejaba entrever las futuras dificultades de los prelados del siglo XVIII para imponer su autoridad episcopal a las órdenes religiosas de las Filipinas152.

Conclusiones

  • 153 J. D. BLANCO, “La religión cristiana filipina…”, p. 185-186.
  • 154 CORDERO FERNÁNDEZ, Institucionalizar y desarraigar, p. 190-91.
  • 155 Pierre DUVIOLS, Procesos y visitas de idolatrías. Cajatambo, siglo XVII (con documentos anexos), Li (...)
  • 156 En 1697, el arzobispo el arzobispo Diego Camacho y Ávila (1697-1705) reclamó su derecho a visitar t (...)
  • 157 Como apunta SUBRAHMANYAM, “modern world history should not be written from a single centre, and tha (...)

43En las Filipinas, las relaciones entre el poder civil y eclesiástico eran tan dependientes como antagónicas, porque ambos aspiraban a imponer su autoridad153. La debilidad del poder diocesano dificultó tanto el despliegue de las visitas pastorales como la eventual organización de visitas de idolatrías. Por este motivo, lo que sucedió en los virreinatos americanos fue radicalmente distinto. Mientras que en México era el obispo, quien mediante un sistema muy parecido al de la actuación ordinaria de la Inquisición española, atendía las causas de fe154, en Perú lo que movió a quemar w’akas e ídolos en la plaza mayor de Lima (20/12/1609) o en el corregimiento de Cajatambo (1617-1664), apoyados siempre por sacerdotes jesuitas, fue su celo a favor de la ortodoxia de los dogmas155. En Manila los intereses de sus homólogos dependían de las contingencias históricas del momento. Primeramente, la jurisdicción episcopal siempre fue controvertida156. Los superiores de las órdenes religiosas, celosos de su independencia, rechazaron cualquier intervención de los obispos en sus parroquias, lo que obligará a los historiadores a repensar los mecanismos utilizados para corregir las desviaciones de la fe del estamento indígena, así como la dimensión y alcance de la Inquisición en Filipinas. En segundo lugar, las relaciones entre gobernadores y prelados de Manila, fueron muy tensas, como demuestran los destierros que padecieron los arzobispos Hernando Guerrero y Felipe Pardo, lo que impidió contar con un frente común. Finalmente, no hay que olvidar que las dinámicas globales de evangelización no fueron procesos lineales, sujetos a lógicas de aceptación pasiva, sino que por el contrario encontraron respuestas (adaptativas, de acomodación o de resistencia) de las culturas con las que entraron en contacto157. Futuras investigaciones demostrarán que las parroquias y misiones, lejos de ser consideradas como espacios de dominación colonial, fueron, en realidad, espacios de negociación y conflicto entre los religiosos y grupos de poder local, lo que a la postre nos permitirá evaluar con mayor precisión la viabilidad y alcance de los preceptos tridentinos en Filipinas, y en particular, de la frailocracia como herramienta interpretativa del poder de la Iglesia católica en Asia.

Haut de page

Notes

1 Alejandro CAÑEQUE, The King’s Live Image. The Culture and Politics of Vicerregal Power in Colonial Mexico, New York: Routledge, 2004, p. 76. Véase también José Carlos HESLES BERNAL, El vuelo de Astrea. Configuración jurídico-política de la monarquía católica, México: Porrúa y Facultad de Derecho de la UNAM, 2005.

2 Nicholas P. CUSHNER, SJ, Spain in the Philippines. From Conquest to Revolution, Quezon City, Philippines - Vermont - Tokyo: Ateneo de Manila UP & Charles E. Tuttle, 1971, p. 84-85; Isacio RODRÍGUEZ, “Filipinas: la organización de la iglesia”, en: Pedro BORGES (coord.), Historia de la iglesia en Hispanoamérica y Filipinas. Vol. II, Madrid: BAC & Estudio Teológico de San Ildefonso de Toledo & Quinto Centenario, 1992, p. 703.

3 Sobre la fama de limosnero del arzobispo Mogrovejo, véase Guillermo LOHMANN VILLENA, “Santo Toribio, el limosnero”, Boletín del Instituto Riva-Agüero, 19, 1992, p. 65-78.

4 Marta Mª MANCHADO, Conflictos Iglesia-Estado en el Extremo Oriente Ibérico, 1767-1787, Murcia: Publicaciones de la Universidad de Murcia, 1994, p. 53-230; Roberto BLANCO ANDRÉS, “El cabildo eclesiástico de Manila y la defensa de los derechos del clero secular de Manila”, Philippiniana Sacra, XXXIX (115), 2004, p. 125; Salvador P. ESCOTO, “The Manila Archbishop’s Visitation of Parishes, 1773-1775. A Look into the Lives of the Common People”, Philippine Studies, 58 (1-2), 2010, p. 239-72.

5 Toribio Alfonso de MOGROVEJO, Libro de visitas de Santo Toribio de Mogrovejo (1593-1605), Introducción, transcripción y notas de José Antonio Benito, Lima: PUCP, 2006, xi.

6 CORDERO FERNÁNDEZ, Institucionalizar y desarraigar, p. 152-159.

7 La noción de frailocracia fue acuñada por Marcelo Hilario del Pilar y Gatmaitan (1850-1896) en un panfleto propagandístico de gran repercusión: La frailocracia filipina, Barcelona: Imprenta Ibérica de Francisco Fossas, 1889.

8 Dos estudios clásicos sobre el papel de los obispos en la reforma católica son Hubert JEDIN, Il tipo ideale di vescovo secondo la riforma cattolica, Brescia: Morcelliana, 1950; y José Ignacio TELLECHEA, El obispo ideal en el siglo de la Reforma, Roma: Iglesia Nacional de España, 1963.

9 Una carta del cosmógrafo italiano Juan Bautista Gesio, fechada en abril, 1578, que prevenía a Felipe II de una eventual intervención francesa en Asia y otra, de octubre de 1578, que notificaba al rey de la fundación de la diócesis de Macao (23/1/1576), activaron la necesidad de erigir el obispado de Manila (3/7/1578) para reforzar la presencia castellana en Filipinas (Guillaume GAUDIN, “Estableciendo la autoridad del rey en Filipinas: la erección del obispado de Manila y su primer obispo, F. Domingo de Salazar (años 1570-1590)”. 56º Congreso Internacional de Americanistas, Salamanca, España, Julio 2018, p. 903-913).

10 Pablo FERNÁNDEZ, OP, History of the Church in the Philippines (1521-1898), Manila: National Book Store, 1979, p. 111; John N. SCHUMACHER, SJ, Readings in Philippine Church History, Manila: Ateneo de Manila UP & Loyola School of Theology, 1987, p.125-127; Lucio GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia en Filipinas (1565-1900), Madrid: Mapfre, 1992, p. 210-211; M. Mª MANCHADO, Conflictos Iglesia-Estado…, p. 21; John D. BLANCO, “La religión cristiana filipina durante la época colonial: transculturación de las costumbres e innovación de las prácticas”, en: Mª Dolores ELIZALDE PÉREZ-GRUESO (ed.), Repensar Filipinas. Política, Identidad y Religión en la construcción de la nación filipina, Barcelona: Bellaterra, 2009, p. 215-216.

11 Fernando PALANCO AGUADO, “Los primeros años de Inquisición en Filipinas. Jueces eclesiásticos, el obispo Domingo de Salazar y los comisarios agustinos fray Francisco Manrique y fray Diego Muñoz (1577-1594)”, Archivo Agustiniano, 102, 2018, p. 84-85. Igualmente, “la década de 1580 assinala o início súbito da representaçao inquisitorial” en la vecina Macao (Miguel RODRIGUES LOURENÇO, A articulaçao da periferia. Macau e a Inquisiçao de Goa (c. 1582-c. 1650), Lisboa: Centro Cientifico e Cultural de Macau, LP & Fundaçao Macau, 2016, p. 117).

12 P. FERNÁNDEZ, History of the Church, p. 89-93.

13 Alejandro AGÜERO, “Acusaciones e Inquisiciones (DCH)”. Max Planck Institute for European Legal History Research Paper Series, nº 2017-06, p. 22. http://ssrn.com/abstract=3033687.

14 CONCILIO DE TRENTO, Sesión 24, Cap. III, en: Los Sacrosantos Ecuménicos Concilios de Trento y Vaticano, Madrid: Librería Católica de Gregorio del Amo, 1903.

15 Real Cédula, 17 de mayo de 1582, en: Recopilación de las Leyes de los Reinos de las Indias, Libro I, Ley XIII, Título VII, Consejo de la Hispanidad, Tomo II, Madrid: Gráficas Ultra [1791] 1943.

16 P. FERNÁNDEZ, History of the Church, p. 29; 111; Horacio V. DE LA COSTA, SJ, “Church and State in the Philippines during the Administration of Bishop Salazar, 1581-1594”, Hispanic American Historical Review, 30:3, 1950, p. 314-335.

17 Sínodo de Manila de 1582 / Domingo de Salazar, Libro 1, Cap. 15, “De los trabajos personales de los indios”. Estudio introductorio, glosa y transcripción de los textos sinodales a cargo de José Luis PORRAS CAMÚÑEZ, Madrid: CSIC, 1988, p. 148.

18 En 1580, cuando la orden franciscana apenas llevaba dos años en las Filipinas, el fraile Pablo de Jesús, OFM, lamentaba “los muchos esclavos que ay en esta tierra y los modos como se an hecho y oy dia hazen que son muy injustos” (AGI, Filipinas 84, nº 15, f. 1r, citado en Marina TORRES TRIMÁLLEZ, Rescate, catolicismo e hibridación cultural en las misiones mendicantes en la China de la dinastía Qing, Tesis Doctoral, Santander, Universidad de Cantabria, 2019, p. 284). Para más información sobre la esclavitud en Filipinas, véase Patricio HIDALGO NUCHERA, La recta administración. Primeros tiempos de la colonización en Filipinas: la situación de la población nativa, Madrid: Polifemo, 2001; Jean-Noël SÁNCHEZ PONS, “Autour d’une source: De l’esclavage aux Philippines, XVIe-XVIIe siècles”, en: André GOUNOT, Jean-Noël SANCHEZ PONS (ed.), Source(S), 7, p. 97-172; Tatiana SEIJAS, Asian Slaves in Colonial Mexico. From Chinos to Indians, New York: Cambridge UP, 2014.

19 Sínodo de Manila de 1582 / Domingo de Salazar, p. 95-96.

20 Jean-Noël SÁNCHEZ PONS, “De acá llevan las fuerças”: las islas Molucas en el horizonte de los posibles e imposibles” (Manuscrito); J.-N. SÁNCHEZ PONS, “Discurso[s] en razón de la Compañía que tienen los rebeldes de Olana: les projets espagnols de réformes économiques en Asie au XVIIe siècle à l’aune de modèle de la VOC”, Source(S), nº 13, 2018, p. 36.

21 Antonio M. MOLINA, Historia de Filipinas, Madrid: Ediciones Cultura Hispánica, 1984, p. 102; Cayetano SÁNCHEZ FUERTES, “La Iglesia y sus relaciones con los filipinos en los siglos XVI y XVII”, en: Leoncio CABRERO (eds.), España y el Pacífico. Legazpi. Tomo II, Madrid: Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, 2004, p. 336-340; Jaume GORRIZ ABELLA, “La Compañía de Jesús”, en: L. CABRERO (eds.), España y el Pacífico. Legazpi. Tomo II, p. 363-369.

22 Sínodo de Manila de 1582 / Domingo de Salazar, p. 113-114. Los tratados antiislámicos de Avalos fueron publicados por Lewis HANKE, Cuerpos de documentos del siglo XVI sobre los derechos de España en las Indias y Filipinas, México, FCE, p. 98-115.

23 John Leddy O’PHELAN, The Hispanization of the Philippines. Spanish Aims and Filipino Responses, 1565-1700, Madison: Milwaukee & London: Wisconsin UP, [1959] 1967, p. 49-50; L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 71-73; 204; R. L. GREEN, Tropical Idolatry. A Theological History of Catholic Colonialism in the Pacific World, 1568-1700, Lanham, Boulder, New York & London: Lexington Books, 2018, p. 42.

24 N. P. CUSHNER, Spain in the Philippines, p. 84-85; I. RODRÍGUEZ, “Filipinas: la organización de la iglesia”, p. 703.

25 L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 74; Fernando MUÑOZ SÁNCHEZ, “La construcción de una vida edificante: fray Ignacio de Santibáñez, arzobispo de Manila (1598)”, en: Eliseo SERRANO MARTÍN (coord.), De la tierra al cielo: líneas recientes de investigación en historia moderna, Vol. II, 2012, p. 117-133.

26 Manuel RODRÍGUEZ PAZOS, OFM, “El P. Diego del Villar extermina la idolatría entre los tagalos filipinos de Lumbang”. Archivo Ibero-Americano, 8, 1948, p. 531-535.

27 RODRÍGUEZ PAZOS, “El P. Diego del Villar extermina la idolatría entre los tagalos filipinos de Lumbang”, p. 534.

28 Federico PALOMO, “Confesionalización”, en: José Luis BETRÁN, Bernat HERNÁNDEZ, Doris MORENO (eds.), Identidades y fronteras culturales en el mundo ibérico en la Edad Moderna, Bellaterra: Publicacions de la UAB, 2016, p. 73.

29 RODRÍGUEZ PAZOS, “El P. Diego del Villar extermina la idolatría entre los tagalos filipinos de Lumbang”, p. 535.

30 F. MUÑOZ SÁNCHEZ, “La construcción de una vida edificante…”, p. 119.

31 Francisco COLIN, Labor Evangélica. Ministerios Apostólicos de los Obreros de la Compañía de Jesús. Fundación y Progresos de su Provincia en las Islas Filipinas. Parte Primera, Barcelona: Imprenta y Litografía de Henrich y Compañía, [1663] 1900, p. 465. Véase también L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 74.

32 María Fernanda GARCÍA DE LOS ARCOS, “Colonias y factorías. Reflexiones sobre el modelo filipino y la presencia occidental en Asia”, en: Marta Mª MANCHADO LÓPEZ y Miguel LUQUE TALAVÁN (coords.), Un mar de islas, un mar de gentes. Población y diversidad en las islas Filipinas, Córdoba: Publicaciones de la Universidad de Córdoba, 2014, p. 93.

33 A su llegada a la isla de Bohol en marzo de 1565, López de Legazpi y sus hombres tuvieron las primeras noticias de la existencia de oro y canela en Butuán, en las costas del norte de Mindanao (Patricio HIDALGO NUCHERA, Encomienda, tributo y trabajo en Filipinas (1570-1608), Madrid: Polifemo & Universidad Autónoma de Madrid, 1995, p. 41).

34 Según la Relación del padre Diego de Bobadilla, SJ, el rey Felipe IV prometió a Rodríguez de Figueroa 10.000 vasallos tributarios como pago de sus servicios (Diego de BOBADILLA, SJ, Relación de las gloriosas victorias que en mar, y tierra an tenido las Armas de nuestro invictíssimo Rey, y Monarca Felipe IV, el Grande, en las islas Filipinas, contra los Moros de la gran Isla de Mindanao, y su rey Cachil Corralat, debajo de la conducta de don Sebastián Hurtado de Corcuera, caballero de la orden de Alcántara, y del Consejo de Guerra de su Majestad, Gobernador y Capitán General de aquellas islas. México: Imprenta de Pedro de Quiñones, 1638, fol. 10r).

35 Cesar Adib MAJUL, Muslims in the Philippines, Diliman, Quezon City: University of the Philippines Press, [1973] 1999, p. 108-116. Tras la toma de la bahía de Manila a los musulmanes de Rajá Solimán el mozo (1571), el adelantado guipuzcoano don Miguel López de Legazpi fue el primero que definió a los pueblos malayos de las tierras bajas o litoral de las islas Filipinas como “moros”, diferenciándolos de los pueblos del interior, donde predominaban los “gentiles” (Wesceslao Emilio RETANA Y GAMBOA, “Notas” a la edición de Antonio DE MORGA, Sucesos de las islas Filipinas. Edición crítica y comentada y estudio preliminar de Patricio HIDALGO NUCHERA, Madrid: Ediciones Polifemo, 1997, p. 40).

36 Isaac DONOSO, Historia cultural de la lengua española en Filipinas. Ayer y hoy, Madrid: Verbo, 2012, p. 93.

37 L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 191.

38 P. HIDALGO NUCHERA, Encomienda, tributo y trabajo en Filipinas, p. 283; P. HIDALGO NUCHERA, “¿Esclavitud o liberación? El fracaso de las actitudes esclavistas de los conquistadores de Filipinas”, Revista Complutense de Historia de América, 20, 1994, p. 64-65.

39 Eduardo DESCALZO YUSTE, “Las misiones más trabajosas y difíciles, que tiene la universal Compañía (1581-1768)”, Revista Estudios, 32-I, 2016, p. 23-27.

40 Antonio de MORGA, Sucesos de las islas Filipinas. Edición crítica y comentada y estudio preliminar de Francisca PERUJO. México: Fondo de Cultura Económica, 2007, p. 55.

41 N. P. CUSHNER, Spain in the Philippines, p. 157; Manuela Águeda GARCÍA GARRIDO, “Desobediencia y conflictos en el clero de las islas Filipinas (1595-1616)”, Nuevo mundo/Mundos Nuevos, 2015. DOI: 10.4000/nuevomundo.67689. https://journals.openedition.org/nuevomundo/67689.

42 Jorge MOJARRO ROMERO, “Historia misional y literatura en un raro impreso de fray Miguel de Benavides, obispo de Nueva Segovia: Relación del estado de la fe (1601)”, Philippiniana Sacra, LI (152), 2016, p. 280.

43 Manuel F. FERNÁNDEZ CHAVES & Rafael M. PÉREZ GARCÍA, “Filipinas en las estrategias de las élites sevillanas entre los siglos XVI y XVI: el caso del gobernador Francisco Tello de Guzmán (1596-1602)”, Anais de história de além-mar, 15, 2014, p.310.

44 J. MOJARRO ROMERO, “Historia misional y literatura…”, p. 280.

45 La mayoría de hospitales en Filipinas fueron fundados por los franciscanos. Sin embargo, el hospital de San Gabriel, fue fundado por los dominicos para fomentar el apostolado entre los chinos sangleyes (GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 153-165). Su objetivo, pues, no consistió exclusivamente en el problema de salud de los pobres y desvalidos sino sobre todo de promover la salvación de sus almas. Sobre la función de los hospitales como instituciones que procuraban la salvación de los naturales, véase Peregrine HORDEN, Hospitals and Healing from Antiquity to the Later Middle Ages, Ashgate: Variorum, 2008, p. 133-145.

46 J. MOJARRO ROMERO, “Historia misional y literatura…”, p. 278.

47 Manuel OLLÉ, La empresa de China. De la Armada Invencible al Galeón de Manila, Barcelona: Acantilado.

48 L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 58. Véase también M. de BENAVIDES, OP, Relación de Don Fray Miguel Benavides, Obispo de Nueva Segovia en las Islas Filipinas, del Estado de ú fe de su Obispado y de la Maravillosa Conversión a la Misma Fe de Aquellas Provincias Hecha por Ministerio de los Religiosos de Predicadores, a Nuestro Santísimo Padre Clemente VIII, con Otras Tres Cartas de lo Mismo (Valencia: Juan de Crisóstomo, 1601), en: J. MOJARRO ROMERO, “Historia misional y literatura…”, p. 287-294.

49 M. de BENAVIDES, OP, Relación del estado de la fe (Valencia, 1601), en ibidem, p. 287-294.

50 El gobernador Acuña acusó al arzobispo Benavides de “haber dado ocasión a gran escándalo con sus profecías y revelaciones” (GARCÍA GARRIDO, “Desobediencia y conflictos…”, art. cit.).

51 Registro Yucateco. Periódico literario, Tomo I, Mérida de Yucatán: Imprenta de Castillo y Compañía, 1845, p. 159.

52 R. BLANCO ANDRÉS, “El cabildo eclesiástico de Manila…”, p. 121.

53 Macarena CORDERO FERNÁNDEZ, “Naturaleza jurídica de las visitas de idolatrías de la diócesis de Lima. Siglo XVII”, en: Julio Retamal Ávila (coord.), Estudios Coloniales V, Santiago de Chile: Centro de Estudios Coloniales, Universidad Andrés Bello, 2006, p. 233.

54 Macarena CORDERO FERNÁNDEZ, Institucionalizar y desarraigar. Las visitas de idolatrías en la Diócesis de Lima, siglo XVII, Lima: PUCP, Universidad Adolfo Ibáñez & Instituto Riva Agüero, 2016, p. 208.

55 M. A. GARCÍA GARRIDO, “Desobediencia y conflictos…”. https://journals.openedition.org/nuevomundo/67689).

56 J. L. O’PHELAN, The Hispanization of the Philippines.

57 Pedro RUBIO MERINO, Don Diego Camacho y Ávila, arzobispo de Manila y de Guadalajara de México (1695-1712), Sevilla: CSIC, 1958, p. 227-28.

58 Horacio DE LA COSTA, SJ, “Episcopal Jurisdiction in the Philippines”, en: Gerald H. ANDERSON (coord.), Studies in Philippine Church History, Ithaca & London: Cornell UP, 1969, p. 51-52; M. Mª MANCHADO, Conflictos Iglesia-Estado..., p. 21-22; Inmaculada ALVA RODRÍGUEZ, “La centuria desconocida: el siglo XVII”, en: Leoncio CABRERO (ed.), Historia General de Filipinas, Madrid: AECI & Ediciones de Cultura Hispánica, p. 244.

59 En un reciente trabajo, Romain Bertrand analiza la tortura y condena a muerte de Inés Sinapas, acusada de brujería durante el gobierno de Francisco de Sande (1574-1580), poniendo de relieve la cultura religiosa de las Bisayas de la segunda mitad del siglo XVI (Romain BERTRAND, Le long remords de la conquête. Manille-Mexico-Madrid. L’affaire Diego de Ávila (1577-1580), París: Seuil, 2015).

60 Diego DE OÑA, SJ, Labor Evangélica. Ministerios apostólicos de los obreros de la Compañía de Jesús. Progresos de las islas Filipinas. Segunda Parte (ca. 1700) (Archivum Romanum Societatis Iesu, Philip. 19-I, fol. 55r°; 233r°.

61 René B. JAVELLANA, SJ, “The Jesuits and the Indigenous Peoples of the Philippines”, en: John W. O’MALLEY, SJ, Gauvin A. BAILEY, Steven J. HARRIS y T. Frank KENNEDY, SJ, (eds.), The Jesuits. Culture, Sciences, and the Arts, 1540-1773, Toronto, Buffalo, London: Toronto UP, [1999] 2000, p. 428.

62 Para los subanos de Mindanao, divata no significaba demonio, sino una especie de espíritu, la deidad suprema o señor del cielo (Leoncio CABRERO, “La población indígena de Mindanao al finalizar el gobierno español”, Revista de la Universidad Complutense, XXII (87), 1973, p. 44).

63 Pedro MURILLO VELARDE, SJ, Historia de la Provincia de Filipinas de la Compañía de Jesús. Segunda Parte que comprehende los progresos de esta provincia desde el año de 1616 hasta el 1716, Libro I, Cap. VI, Manila: Nicolás de la Cruz Bagay, 1749, fol. 17r°-18v°. Véase también L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 169.

64 “Informe del arzobispo de Manila” (1621), en Antonio GARCÍA-ABÁSOLO, “Formación de las Indias Orientales españolas. Filipinas en el siglo XVI”, en: Leoncio CABRERO (eds.), Historia General de Filipinas, p. 212. Véase también Linda A. NEWSON, Conquest and Pestilence in the Early Spanish Philippines, Honolulu: Hawai’i UP, 2009, p. 84.

65 En 1621, las campañas de extirpación idolátrica disminuyeron notablemente en el Virreinato del Perú. En 1622 mueren los principales protagonistas, el jesuita Pablo José de Arriaga, rector del colegio de San Martín, y el arzobispo Bartolomé Lobo Guerrero, y el Virrey Francisco de Borja, Príncipe de Esquilache (1577-1658), regresó a España.

66 J. L. O’PHELAN, The Hispanization of the Philippines, p. 34-89; Luis Alonso ÁLVAREZ, El costo del imperio asiático. La formación colonial de las islas Filipinas bajo dominio español, 1565-1800, A Coruña: Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, 2009, p. 83. Véase también Horacio DE LA COSTA, SJ, The Jesuits in the Philippines (1581-1768), Cambridge, Massachusetts: Harvard UP, [1961] 1989, p. 343-344.

67 Patricio HIDALGO NUCHERA, La implantación de la encomienda en Filipinas: de la conquista a la primera década del siglo XVII, Córdoba: Publicaciones de la Universidad de Córdoba, 1990.

68 Patricio HIDALGO NUCHERA, Las polémicas iglesia-estado en las Filipinas. La posición de la iglesia ante la cobranza de los tributos en las encomiendas sin doctrina y las restituciones a fines del siglo XVI, Córdoba: Publicaciones de la Universidad de Córdoba, 1993; P. HIDALGO NUCHERA, Encomienda, tributo y trabajo en Filipinas (1570-1608), Madrid: Polifemo & Publicaciones de la UAM, 1995; L. A. ÁLVAREZ, El costo del imperio asiático. En sus Sucesos de las islas Filipinas (México, 1606), el oidor don Antonio de Morga (1559-1636) ya había destacado la negativa influencia de las órdenes religiosas en asuntos relacionados con temas económicos, diplomáticos, mano de obra y ocupación del territorio (Antonio de MORGA, Sucesos de la islas Filipinas, México: FCE, 2007).

69 L. A. ÁLVAREZ, El costo del imperio asiático, p. 192-93.

70 Ibidem, p. 166; L. A. ÁLVAREZ, “El modelo colonial en los primeros siglos…”, p. 41.

71 L. A. ÁLVAREZ, El costo del imperio asiático, p. 145-177, 188-191; Luis Alonso ÁLVAREZ, “El modelo colonial en los primeros siglos. Producción agraria e intermediación comercial: azar y necesidad en la especialización de Manila como entrêpot entre Asia y América, 1565-1593”, en: Mª Dolores ELIZALDE PÉREZ-GRUESO (ed.), Las relaciones entre España y Filipinas, siglos XVI-XX, Madrid: CSIC, 2002, p. 40.

72 F. COLIN, Labor Evangélica, Libro IV, Cap. XXXIII, p. 586.

73 El encargado de sofocar la revuelta fue don Juan de Alcaraz (o Alcarazo), alcalde mayor de Cebú, quien les impuso un castigo ejemplar (D. de OÑA, Labor evangélica, fol. 923r°. Véase también L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 170).

74 Sínodo de Manila de 1582 / Domingo de Salazar, p. 314-315.

75 No obstante esta resolución fue ampliamente criticada por los religiosos de las Filipinas (DE LA COSTA, “Episcopal Jurisdiction in the Philippines”, p. 54-58).

76 N. P. CUSHNER, SJ, Spain in the Philippines, p. 85; H. DE LA COSTA, “Episcopal Jurisdiction in the Philippines”, p. 55; M. Mª MANCHADO, Conflictos Iglesia-Estado…, p. 21-23; P. FERNÁNDEZ, History of the Church, p. 98-109.

77 J. N. SCHUMACHER, Readings in Philippine Church History, p. 128.

78 Emilio SOLA CASTAÑO, Historia de un desencuentro. España y Japón, 1580-1614, Alcalá de Henares: Fugaz/Ediciones, 1999, p. 141.

79 José BORAO, “La colonia de japoneses en Manila en el marco de las relaciones de Filipinas y Japón en los siglos XVI y XVII”. Cuaderno Canela, 17, 2005, p. 25-53 http://homepage.ntu.edu.tw/~borao/2Profesores/7.%20Canela.pdf.

80 Para una pequeña biografía del padre Valdemoros, véase Eusebio GÓMEZ PLATERO, OFM, Biographical Catalogue of the Religious Franciscan Province of San Gregorio Magno of the Philippines from the First Arrival to Manila since 1577 up to our Days, Manila: College of Sto. Tomas, 1880, p. 42.

81 H. DE LA COSTA, “Episcopal Jurisdiction in the Philippines”, p. 53-54; N. P. CUSHNER, Spain in the Philippines, p. 84-85; M. Mª MANCHADO, Conflictos Iglesia-Estado…, p. 22; M. Á. GARCIA GARRIDO, “Peticiones contra el 'breve de la alternativa' o el rechazo de la hibridación clerical en Filipinas (siglo XVII)”. e-Spania, [En línea], 30 junio de 2018; http://journals.openedition.org/e-spania/28007

82 Una pequeña biografía del padre Arce se encuentra en F. COLIN, Labor Evangélica, Libro IV, Cap. X, p. 152.

83 Ibidem, p. 25; L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 62; H. DE LA COSTA, The Jesuits in the Philippines, p. 136-171.

84 D. de BOBADILLA, Relación de las gloriosas…, 1638, fol. 13r°.

85 P. MURILLO VELARDE, Historia de la Provincia de Philipinas, Libro I, Cap. VIII, fol. 31v. El gobernador Niño de Távora fue un gran benefactor de los jesuitas, los cuales lo tuvieron siempre por gobernador ejemplar (D. de OÑA, Labor evangélica, fol. 276-278r°.). A su muerte, fue enterrado en la iglesia de la Compañía en Manila (Eduardo DESCALZO YUSTE, “Las crónicas jesuíticas de Filipinas en el siglo XVIII: Pedro Murillo Velarde”, en: Eliseo SERRANO (coord.), De la tierra al cielo, p. 243).

86 H. DE LA COSTA, The Jesuits in the Philippines, p. 322-323.

87 Josep Mª FRADERA, “La formación de una colonia. Objetivos metropolitanos y transacciones imperiales”, en: Mª D. ELIZALDE, J. Mª FRADERA, L. A. ÁLVAREZ (eds.), Imperios y naciones en el Pacífico. Vol. 1. La formación de una colonia: Filipinas, Madrid: CSIC, 2001, p. 89.

88 Alexandre COELLO DE LA ROSA, “Políticas geo-estratégicas y misionales en el sur de Filipinas: el caso de Mindanao y Joló (siglo XVIII)” (Revista de Indias, en prensa).

89 François GIPOULOUX, La Mediterránee asiatique. Villes portuaires et réseaux marchands en Chine, au Japon et en Asie du Sud-Est XVIe-XXIe siècle, París: CNRS Éditions, 2009.

90 OÑA, Labor Evangélica, fol. 289r°-297r°.

91 Ibidem, fol. 297r°-304r°.

92 Ibidem, fol. 55r°; 233r°. Sus muchas “virtudes” ya fueron impresas en la Primera Parte de la Labor Evangélica (Madrid: Ioseph Fernandez de Buendia, 1663) que escribió su cofrade, el padre Francisco Colín (1592-1660), SJ, y por tanto, como apuntaba Oña, no necesitaban de mayor abundamiento (Ibidem, fol. 56r°). Horacio de la Costa señala que fue a raíz de la misión del padre Domingo de Peñalver (1579-1629), quien estuvo misionando la zona costera por espacio de dos meses (1626). El pastor de Naujan invitó a los jesuitas a establecerse de manera permanente y evangelizar el interior de la isla, mientras el clero secular se ocupaba de las regiones tagalas de la costa (H. DE LA COSTA, The Jesuits in the Philippines, p. 375).

93 NEWSON, Conquest and Pestilence in the Early Spanish Philippines, p. 84.

94 OÑA, Labor evangélica, fol. 778r°; fol. 595r°; fol. 599r°-602r°.

95 Pedro de ARCE, OSA, “Carta del obispo de Cebú, gobernador del arzobispado de Manila de las islas Filipinas, al Rey Nuestro Señor”, 2 fol. Manila, 24 de junio de 1632. Biblioteca Nacional (BN), Madrid. Sala Cervantes, R/33375/28.

96 “Anales Eclesiásticos de Filipinas”, Philippiniana Sacra, 3(9), 1968, p. 603.

97 Para más información sobre los conflictos entre el arzobispo Guerrero, los jesuitas y el gobernador Corcuera, véase P. FERNÁNDEZ, History of the Church, p. 126-128; N. P. CUSHNER, Spain in the Philippines, p. 163-164; Mª Lourdes DÍAZ-TRECHUELO LÓPEZ-SPÍNOLA, “Relaciones Iglesia-Estado en Filipinas: gobernadores, audiencias y arzobispos”, en: Paulino CASTAÑEDA DELGADO y Manuel J. COCIÑA Y ABELLÁ (coord.), Iglesia y poder público: actas del VII Simposio de Historia de la Iglesia en España y América, Sevilla: Cajasur, 1997, p. 89-99.

98 Archivo Histórico Nacional, “Sucesos de 1637-38”, Madrid, Sección “Diversos”, Indias 332, citado en William J. McCARTHY (“Cashiering the Last Conquistador: the “Juicio de Residencia” of Don Sebastián Hurtado de Corcuera, 1635-1644”, Colonial Latin American Historical Review, 1 (1), 2013, p. 16).

99 M. A. BONIALIAN, “La historia económica del Pacífico…”, p. 77-99.

100 Juan GIL, Los Chinos en Manila. Siglos XVI y XVII, Macao: Centro Científico e Cultural de Macau – FCT, 2011. Para otros historiadores dominicos, como Lucio GUTIÉRREZ (Historia de la iglesia, p. 235-236), y más recientemente W. J. McCARTHY (“Cashiering the Last Conquistador…”, p. 8), sofocar dicha rebelión supuso la pérdida de la posición española en Formosa (1642) y, por lo tanto de la misión dominica establecida al norte de dicha isla.

101 Manuel OLLÉ, “La proyección de Fujian en Manila: los sangleyes del Parián y el comercio de la Nao de China”, en: Salvador BERNABÉU ALBERT y Carlos MARTÍNEZ SHAW (eds.), Un océano de seda y plata: el universo económico del Galeón de Manila, Sevilla: CSIC, 2013, p. 161.

102 Citado en Chenchen FANG, “Una mirada hacia ultramar: las mujeres fujianesas en la Edad Moderna”, en: Ana RUIZ GUTIÉRREZ (ed.), Lo que fue de ellas. Mujeres protagonistas en la ruta transpacífica del Galeón de Manila. Siglos XVI-XIX, Granada: Editorial Alhulia, 2018, p. 67.

103 D. de OÑA, Labor evangélica, fol. 894r°.

104 Charles R. BOXER, “Plata es sangre: Sidelights on the Drain of Spanish-American Silver in the Far East, 1550-1700”, Philippine Studies, 18, 1970, p. 463.

105 “Memorial de fray Cristóbal Pedroche, OP”, con fecha en Hospital de San Gabriel, Alcaicería Parián de los sangleyes, 10 de junio de 1682 (AGI, Filipinas 28), en Antonio GARCÍA-ABÁSOLO GONZÁLEZ, Murallas de piedra y cañones de seda. Chinos en el imperio español (siglos XVI-XVIII), Córdoba: Publicaciones de la Universidad de Córdoba, 2015, p. 136-137.

106 Ibidem, p. 137; Fernando NEGREDO DEL CERRO y Miguel Fernando GÓMEZ VOZMEDIANO, “Dominicos y mundo converso en Toledo. El convento de San Pedro Mártir (siglos XVI-XVII)”, eHumanista/Conversos, 5, 2017, p. 218. Un análisis del Memorial de Riccio, “Discurso y parecer en que se demuestra que no combiene que la nación de China (que llaman sangleyes) habite ni viva de asiento en las Islas Philippinas” (Manila, 1677) se encuentra en Anna BUSQUETS ALEMANY, “Koxinga, los españoles de Manila y el alzamiento de los chinos de 1662: el testimonio de Victorio Riccio”, Revista Iberoamericana de Estudios de Asia-Oriental, 6, 2013, p. 22-31.

107 D. de OÑA, Labor evangélica, fol. 897r°.

108 P. Pius Bonifacius GAMS, OSB (ed.), Series Episcoporum, Ecclesiae Catholicae, Quotquot innotuerunt, A beato Petro Apostolo. A multis adjutus, Leipzig, Verlag Karl W. Hiersemann, 1931; Manuel GONZÁLEZ POLA, OP, “Episcopologio dominicano en la diócesis de “Nueva Segovia”, en Filipinas”, en: José BARRADO, OP, Los dominicos y el Nuevo Mundo. Actas del II Congreso Internacional, Salamanca, 28 de marzo – 1 de abril de 1989, Salamanca: Edit. San Esteban, 1990, p. 620.

109 D. de OÑA, Labor evangélica, fol. 1095r°.

110 F. COLIN, Labor Evangélica, Libro IV, Cap. XXXI, p. 519-20; “Anales Eclesiásticos de Filipinas”, Philippiniana Sacra, 4(2), 1969, p. 273-281.

111 F. COLIN, Labor Evangélica, Libro IV, Cap. XXXI, p. 520-21; D. de OÑA, Labor Evangélica, fol. 1100r°-1101r°; J. MARTÍNEZ DE ZÚÑIGA, OSA, Historia de las islas Filipinas, Sampaloc, Filipinas: Imprenta de fray Pedro Argüelles de la Concepción, 1803, p. 297-298.

112 Ibidem, fol. 1141r°.

113 Ana Mª PRIETO LUCENA, “La iglesia filipina en los años 1653-1663”, Ifigenia. Revista de la Sección de Geografía e Historia, 1, 1984, p. 97.

114 D. de OÑA, Labor Evangélica, fol. 1296r°. Como señala la “Breve Relación de la misión que los Padres de la Compañía de Jesús hicieron en estas islas Filipinas a instancias del Ilustrísimo Señor don Miguel de Poblete, arzobispo metropolitano dellas y del Consejo de su Majestad”, desde que el arzobispo Poblete entró en la capital encargó al provincial Rafael de Bonafé su ferviente deseo que “dos padres de la Compañía [Nicolás Caní y Diego Luis de San Vitores] saliesen a misión por las estancias y pueblos comarcanos de Manila necesitados de doctrina y enseñanza” (ARSI, Philippin. Historia, 1609-1658, vol. 11, fol. 243r-248r).

115 T. A. de MOGROVEJO, Libro de Visitas, p. XV-XX.

116 Alfredo J. MORALES, “Una catedral para Manila”, en: Alfredo J. MORALES (dir.), Filipinas, puerta de Oriente. De Legazpi a Malaspina, Vitoria-Gasteiz: Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior, 2003, p. 98-99.

117 CORDERO FERNÁNDEZ, Institucionalizar y desarraigar, p. 264-275.

118 Nada que ver con lo expuesto en el Sínodo de 1613 (CORDERO FERNÁNDEZ, Institucionalizar y desarraigar, p. 161).

119 Como ya señaló Taylor para el caso de México central, los hábitos de consumo de los nativos se alteraron con la venta de vino español en las aldeas de indios de México central. El consumo masivo de alcohol transformaba a los indios en seres grotescos (William B. TAYLOR, Drinking, Homicide, and Rebellion in Colonial Mexican Villages, Stanford, California: Stanford UP, 1979, p. 28-72).

120 D. de OÑA, Labor Evangélica, fol. 1196r°.

121 L. ALONSO ÁLVAREZ, “El modelo colonial en los primeros siglos…”, p. 41.

122 Josep María FRADERA, Filipinas, la colonia más peculiar. La hacienda pública en la definición de la política colonial, 1762-1868, Madrid: CSIC, 1999, p. 45.

123 D. de OÑA, Labor Evangélica, fol. 1209r°.

124 I. ALVA RODRÍGUEZ, “La centuria desconocida: el siglo XVII”, p. 229.

125 D. de OÑA, Labor Evangélica, fol. 1224r°.

126 Alexandre COELLO DE LA ROSA, “Comerciantes, diplomáticos y mártires jesuitas en la corte de Corralat (Mindanao, siglo XVII)” (Manuscrito).

127 F. COLIN, Labor Evangélica, p. 697. Véase también H. DE LA COSTA, The Jesuits in the Philippines, p. 425; H. DE LA COSTA, Studies in Philippine Church History, p. 59; P. FERNÁNDEZ, History of the Church in the Philippines, p. 112.

128 M. Mª MANCHADO, Conflictos Iglesia-Estado…, p. 24.

129 P. FERNÁNDEZ, History of the Church, p. 112; L. GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 210-22; M. Mª MANCHADO, “La ‘Concordia de las religiones’ y su significado para la historia de la iglesia en Filipinas”, en: Florentino RODAO (ed.), España y el Pacífico, Madrid: AECI & AEEP, 1989, p. 68-69; M. Mª MANCHADO, Conflictos Iglesia-Estado…, p. 24.

130 Vicente L. RAFAEL, “La vida después del Imperio: Soberanía y revolución en las Filipinas españolas”. En: María Dolores ELIZALDE PÉREZ-GRUESO (ed.), Repensar Filipinas. Política, Identidad y Religión en la construcción de la nación filipina, Barcelona: Bellaterra, 2009, p. 186.

131 Imago Primi Saeculi Societatis Iesu (Amberes, 1640).

132 H. DE LA COSTA, Studies in Philippine Church History, p. 61; P. FERNÁNDEZ, History of the Church, p. 112.

133 “Bula de Clemente X al Rey Carlos II, comunicándole la provisión del Arzobispado de Manila, vacante por defunción de Miguel Poblete, a favor de Juan López [Galván] (OP), antes Obispo de Cebú (Santísimo Nombre de Jesús), en Filipinas (AGI, MP-BULAS BREVES, 162).

134 D. de OÑA, Labor Evangélica, fol. 281-288r°; P. MURILLO VELARDE, Historia de la Provincia de Philipinas, Libro I, Cap. IX, fol. 32r°.

135 Los procuradores jesuitas recurrieron el fallo ante el Consejo de Indias y al año siguiente consiguieron revertir la decisión (Eduardo DESCALZO YUSTE, La Compañía de Jesús en Filipinas (1581-1768): realidad y representación. Tesis doctoral. Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona, 2015, p. 222). El 9 de mayo de 1678 el Consejo de Indias otorgó nuevamente la administración de la parroquia de Santa Cruz a la Compañía de Jesús, lo que confirmó el rey Carlos II en una Real Cédula del 13 de diciembre de 1678 (“Carta de Felipe Pardo, Manila, 7 de enero de 1678” (AGI, Filipinas 74, Microfilm, AGI, 64, fol. 1057r). Véase también H. DE LA COSTA, The Jesuits in the Philippines, p. 514.

136 Alexandre COELLO DE LA ROSA, “Pasquines, libelos y corrupción: los conflictos jurisdiccionales entre el arzobispo de Manila, fray Felipe Pardo y la Compañía de Jesús (1677-1689)”, Colonial Latin American Historical Review (CLAHR), 1(2), 2013, p. 113-145.

137 Marta Mª MANCHADO LÓPEZ, “Los zambales filipinos en la segunda mitad del siglo XVII. Evangelización, idolatría y sincretismo”, en: M. Mª MANCHADO LÓPEZ y M. LUQUE TALAVÁN (coords.), Un mar de islas, un mar de gentes, p. 147.

138 “De la administración de los indios sangleyes de Meyalegur, Santa Cruz y del término de Quiapo”, Manila, 23 de mayo de 1678, en AGI, Filipinas 74, Microfilm AGI, 64, fol. 1024v°-1025r°.

139 Recopilación de las Leyes de los Reynos de las Indias (1681), citado en M. Mª MANCHADO LÓPEZ, “Los zambales filipinos en la segunda mitad del siglo XVII…”, p. 169.

140 V. L. RAFAEL, “La vida después del Imperio…”, p. 186.

141 J. D. BLANCO, “La religión cristiana filipina…”, p. 216.

142 A. COELLO, “Pasquines, libelos y corrupción…”, p. 114-117.

143 No fue el arzobispo Pardo el único en oponerse a la ordenación de un clero nativo. En 1653, el arzobispo Poblete ordenó al pampango Miguel Jerónimo, pero a partir de entonces no hubo ninguna iniciativa por parte de las órdenes por cumplir la legislación vigente (GUTIÉRREZ, Historia de la iglesia, p. 205-207; H. DE LA COSTA, SJ, “The Development of the Native Clergy in the Philippines”, en: Gerald H. ANDERSON (coord.), Studies in Philippine Church History, Ithaca & London: Cornell UP, 1969, p. 78-86).

144 A. COELLO, “Pasquines, libelos y corrupción…”, p. 132.

145 Carolyn BREWER, Shamanism, Catholicism and Gender Relations in Colonial Philippines, 1521-1685, Aldershot: Ashgate, 2004, especialmente la tercera parte sobre Bonilao.

146 M. Mª MANCHADO LÓPEZ, “Los zambales filipinos en la segunda mitad del siglo XVII…”, p. 170.

147 El arzobispo Pardo presentó los autos en el Consejo de Indias, que resolvió a su favor (Antonio M. JARAMILLO, SJ, “Memorial al Rey Nuestro Señor con varios reparos, sobre otro, que fray Raimundo Verart, del Sagrado Orden de Santo Domingo, y como poder aviente del R. Arzobispo de Manila, presentó a su Majestad”, Madrid: Imprenta de Antonio Román, 1691 (Biblioteca de la Universidad de Sevilla, Fondo Antiguo, A 109/094(10), f. 6).

148 Antonio M. JARAMILLO, SJ, Prefacio al “Memorial al Rey Nuestro Señor por la provincia de la Compañía de Jesús de las islas Filipinas en satisfacción de varios escritos y violentos hechos con que a dicha provincia ha agraviado el reverendo arzobispo de Manila don fray Felipe Pardo del orden de Santo Domingo” Madrid, 1689 (Archivo Histórico de la Compañía de Jesús de Castilla (antes Toledo) (en adelante, AHCJC), Filipinas, Estante 2, Caja 96. Legajo 1157, ff. 88; 109; 128). Véase también H. DE LA COSTA, The Jesuits in the Philippines, p. 500.

149 Victoriano VICENTE, OP, El padre Alonso Sandin, OP, Procurador a Cortes, 1640-1701, Madrid: Imprenta Sáez, 1976.

150 Alexandre COELLO DE LA ROSA, “Conflictividad capitular y poderes locales en el Cabildo de Manila (1690-1697)”, Colonial Latin American Review, 25(3), 2016, p. 325-350.

151 P. RUBIO MERINO, Don Diego Camacho y Ávila.

152 M. Mª MANCHADO LÓPEZ, Conflictos Iglesia-Estado..., p. 24; M. Mª MANCHADO LÓPEZ, “Las relaciones entre la autoridad civil y las órdenes religiosas en Filipinas durante el gobierno de Don Pedro Manuel de Arandia”. Anuario de Estudios Americanos, 53(1), 1996, p. 37-52; M. Mª MANCHADO LÓPEZ, “Extensión y límites del Real Patronato en Filipinas. La diócesis de Cebú en la segunda mitad del siglo XVIII”, en: Antonio GARCÍA-ABÁSOLO (eds.), España y el Pacífico, Córdoba: Ministerio de Asuntos Exteriores/AEEP, 1997, p. 195-206.

153 J. D. BLANCO, “La religión cristiana filipina…”, p. 185-186.

154 CORDERO FERNÁNDEZ, Institucionalizar y desarraigar, p. 190-91.

155 Pierre DUVIOLS, Procesos y visitas de idolatrías. Cajatambo, siglo XVII (con documentos anexos), Lima: PUCP & IFEA, [1986] 2003; CORDERO FERNÁNDEZ, Institucionalizar y desarraigar, p. 163-172.

156 En 1697, el arzobispo el arzobispo Diego Camacho y Ávila (1697-1705) reclamó su derecho a visitar todas las parroquias de su diócesis manileña. Su objetivo consistió en dividir la lealtad de los firmantes del acuerdo o Concordia de las Religiones (1697), pero fracasó (Pedro RUBIO MERINO, Don Diego Camacho y Ávila, arzobispo de Manila y de Guadalajara de México (1695-1712), Sevilla: Escuela de Estudios Hispanoamericanos & Excmo. Ayuntamiento de Badajoz, 1958, p. 215-239).

157 Como apunta SUBRAHMANYAM, “modern world history should not be written from a single centre, and that it must necessarily be thought of as polyphonic” (Sanjay SUBRAHMANYAM, “Introduction”, en: Jerry H. BENTLEY, Sanjay SUBRAHMANYAM, y Merry E. WIESNER-HANKS (eds.), The Cambridge World History. Vol. VI. The Construction of a Global World, 1400-1800 CE. Part I: Foundations, Cambridge: Cambridge UP, 2015, p. 7).

Haut de page

Table des illustrations

Titre Mapa de las diócesis de Manila.
Légende Fuente: Roberto Blanco Andrés, “El cabildo eclesiástico de Manila. Entre el Patronato y la defensa de los derechos del clero secular de Filipinas (1797-1872), en: Xavier HUETZ DE LEMPS, Gonzalo ÁLVAREZ CHILLIDA y Mª Dolores ELIZALDE PÉREZ-GRUESO, Gobernar colonias, administrar almas. Poder colonial y órdenes religiosas en los imperios ibéricos (1808-1930), Madrid: Casa de Velázquez, 2018, p. 91-114.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/30948/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 400k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alexandre Coello de la Rosa, « ¿Por qué no hubo campañas de extirpación de idolatrías en las Filipinas (siglo XVII)? », e-Spania [En ligne], 33 | juin 2019, mis en ligne le 18 juin 2019, consulté le 19 juillet 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/30948 ; DOI : 10.4000/e-spania.30948

Haut de page

Auteur

Alexandre Coello de la Rosa

Universitat Pompeu Fabra (UPF)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals