Navigation – Plan du site
Femmes, réconciliation et fin de conflits dans l’arc nord méditerranéen médiéval et moderne

Las mujeres mediadoras, conciliadoras y/o constructoras de la concordia familiar

Les femmes médiatrices, conciliatrices et ou architectes de la concorde familiale
Women mediators, conciliators and or architects of the family concord
Cristina Segura Graiño

Résumés

Dans la société patriarcale compartimentant les espaces selon le sexe, les hommes se réservent les lieux publics, seuls espaces d’activités valorisantes. Toutes leurs activités (politiques, socio-économiques et culturelles) valorisent la compétition et leurs rivalités les poussent parfois à déclencher la guerre (leur affaire). Les espaces publics échappant aux femmes, les espaces familiaux et domestiques qui les cantonnent valorisent des relations d'amour et solidarité censées unir la famille. Dans ces espaces privés, mais unités de production, le travail gratuit par les femmes d’approvisionnement, maintenance, nourriture, éducation, soins, génère un gain en capital qui profite au chef de famille. Les liens entre femmes (sentiment maternel, filial et sororal) utiles pour unir des familles, éviter des affrontements entre hommes, la proximité entre elles aide à la concorde dans des conflits familiaux. L’amour construit entre femmes d’une famille en fait des médiateurs que les hommes utilisent en les mariant pour améliorer leur statut, négocier pactes ou engagements. Des femmes provoquent guerres ou conflits familiaux, d’autres ne sont pas agent de paix ou harmonie, mais quand la médiation existe, elle repose sur ces relations privées entre elles. La médiation de femmes puissantes est manifeste dans leurs interventions dans des affaires publiques pour conclure des accords avec des parents masculins. La succession du royaume de León au XIIIe siècle et les affrontements avec Álvaro de Luna en Castille au XVe siècle ont médiatisé reines, infantes, cousines, belle-sœurs : la reine Berengaria de Castille, fille héritière d’Alphonse VIII, la reine Maria, soeur de Juan II de Castille, mariée à Alphonse V d'Aragón et la reine Maria, soeur du même roi, mariée à Juan II d'Espagne, se sont démenées pour résoudre des conflits politiques et bâtir la paix au lieu de faire la guerre. Malgré ce rôle déterminant reconnu des chroniqueurs, l’espace les concernant dans les sources et l’historiographie est réduit : les relations politiques décisives de ces femmes n’ont pas été valorisées à leur juste mesure, d’où la revisite des faits les concernant, pour proposer d’autres analyses et méthodologies de l’Histoire des Femmes.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Cristina SEGURA GRAIÑO, Actividades remuneradas y no remuneradas de las mujeres en la España Medie (...)

1La sociedad patriarcal se organiza atendiendo a una distribución muy precisa de espacios atendiendo al sexo de las personas. Lo público es el espacio en el que se desarrollan las actividades de los hombres. En los espacios públicos se hace todo lo valorado socialmente, se crea pensamiento y cultura, se desarrolla la actividad económica, las relaciones políticas y, también, se hace la guerra. Los espacios públicos no son propios de las mujeres, ellas deben estar en los espacios domésticos, en el interior de sus casas, que es donde se desarrolla la vida familiar y todo lo considerado como doméstico, aquí las mujeres llevan a cabo todas las actividades necesarias para la supervivencia y el bienestar de las personas que integran la unidad familiar. Los espacios domésticos son espacios de mujeres y las relaciones que en ellos se establecen son relaciones de amor y solidaridad, puesto que este sentimiento es el que debe unir a todas las personas que forman la unidad familiar. Pero hay que recordar que la familia también es, sobre todo, una unidad de producción, pues en ella las mujeres llevan a cabo gratuitamente una serie de trabajos para atender al abastecimiento y mantenimiento de las personas que la integran. Estos trabajos son: alimentar, atender, educar, cuidar o sanar al marido, hijos, hijas, abuelos, abuelas y al resto de familiares que viven en la casa. Gracias a estos trabajos realizados por las mujeres gratuitamente, se generan unas plusvalías que benefician al cabeza de familia1. Esto es lo establecido por la organización patriarcal y se ha aceptado como lo conveniente para el desarrollo social.

2Además de relaciones económicas, en el seno de la familia se establecen unos lazos de amor que pueden ser utilizados de diferentes formas, según la clase social a la que pertenecen las personas. En las familias de los reyes se usan para entablar acuerdos políticos, los nobles y burgueses para incrementar su patrimonio. Las relaciones de amor entre las mujeres, abuelas, madres, hijas y hermanas se han utilizado para unir a diferentes familias e intervenir para evitar enfrentamientos entre los varones. La proximidad entre las mujeres puede ser elemento de concordia familiar, de ayuda, de proximidad. Se puede considerar que, en teoría, el amor entre las mujeres, construido por todas las que integran una unidad familiar, es importante para que ellas medien en conflictos familiares.

3Hay dos aspectos a destacar en relación a la mediación de las mujeres. Uno es cuando las mujeres son utilizadas por los hombres de su familia, que en este caso no me interesa, para lograr pactos o compromisos. Otro, que es el caso presente, cuando ellas actúan de forma directa. En el primero, los hombres mediante los enlaces matrimoniales utilizan a las mujeres de la familia para consolidar el status o mejorarlo. Pero también se las utiliza como mediadoras en casos conflictivos. Este segundo supuesto es el que ahora me interesa destacar.

  • 2 Esteban SARASA SÁNCHEZ, Sociedad y conflictos sociales en Aragón. Siglos XIII-XV, Estructuras de po (...)
  • 3 C. SEGURA, “Las mujeres en las guerras en el Antiguo Régimen”, Las mujeres y las guerras, Barcelona (...)

4No voy a defender que todas las mujeres fueron pacíficas, bondadosas y preocupadas por la concordia familiar. Sin duda hubo algunas malvadas que se comportaron de acuerdo a su temperamento o se vieron forzadas por las circunstancias, posiblemente para escapar de presiones excesivas por parte de su familia. Sobre ellas ya se ha escrito desde criterios patriarcales y se les ha infamado abundantemente, posiblemente mucho más que si los actos cuestionados los hubiera llevado a cabo un hombre. Un claro ejemplo de esto es Brianda de Luna, que escapó de un marido impuesto y se unió a otro hombre, ocasionando un conflicto entre las familias implicadas2. También las mujeres participaron en las guerras, sobre todo como victimas, pero sobre ello ya he escrito en otro lugar3.

5Quiero destacar, en relación con el segundo aspecto, que la mediación de las mujeres de las clases sociales elevadas, aunque sea en cuestiones políticas, se fundamenta, sobre las relaciones privadas entre personas. La mediación entre cuñadas, hermanas, madres e hijas, primas o cualquier otro parentesco entre mujeres, puede evitar conflictos familiares y ofrecer motivos de concordia. En los casos de mujeres de los grupos poderosos, esta mediación entre mujeres de la misma familia, se manifiesta en intervenciones en asuntos públicos, para llegar a acuerdos los parientes masculinos. Cuando las mujeres forman parte de la familia real, las reinas o infantas frecuentemente intervinieron para solucionar conflictos políticos e incluso ofrecer soluciones pacíficas en las guerras.

6No obstante, no todas las mujeres fueron agentes de paz y de concordia, también hubo algunas que ocasionaron graves guerras o conflictos familiares, como ya he indicado. Pero éste no es el tema que aquí me ocupa, ya se ha ocupado la historia convencional de resaltar los casos que hubo, para infamar a las mujeres, Por el contrario, voy a mostrar dos acontecimientos relacionados con la realeza, en los que mediaron reinas e infantas hispanas, que actuaron para evitar el conflicto, la guerra incluso, y fueron constructoras de acuerdos, de la paz y de que se estableciera la concordia. Estos hechos están relacionados con la sucesión en el reino de León en el siglo XIII y con los enfrentamientos con Álvaro de Luna en Castilla en el siglo XV. En ellos mediaron mujeres con gran autoridad. Estas mujeres fueron la reina Berenguela de Castilla (1180-1246), hija y heredera del rey Alfonso VIII. La reina María (1401-1458), hermana del rey Juan II de Castilla, casada con el rey Alfonso V de Aragón (1415) y la reina María (¿-1445), hermana del mismo rey y casada con el rey Juan II de Castilla en 1418 y dos años después consumado el matrimonio. Estas dos mujeres eran primas y además, cuñadas.

7Junto a las tres reinas citadas voy a hacer referencia a otras mujeres de la realeza con las que mantienen una relación intensa para evitar el conflicto y construir la paz. Todas estaban emparentadas con lazos más o menos fuertes, pero, sobre todo, son solidarias y tuvieron conciencia, o por lo menos sus actuaciones me inducen a percibirlo, de que era necesario evitar el conflicto. Berenguela vivió en el siglo XIII y las otras en el XV. Junto a ellas, y actuando unidas, hubo otra serie de mujeres que intervienen en los conflictos, colaborando entre todas para evitar los enfrentamientos bélicos y mediando para establecer acuerdos pacíficos.

8Bien es cierto que estas mujeres pertenecen a la realeza, pueden ser consideradas como personas excepcionales, ya que intervinieron en sucesos de estas características, pero no han trascendido a la Historia por sus hechos, sino por ser esposas, hijas o madres de hombres, reyes o infantes, sobre los que se ha escrito en abundancia. No obstante, los actos de las mujeres, aunque se desarrollaron en lo público y tuvieron trascendencia suficiente para modificar el acontecer histórico, generalmente a ellas, cuando se trata de estos hechos en las crónicas o en los libros de Historia, se les dedica escaso espacio, aunque el suceso sea largamente reseñado. Posiblemente esto se deba a que sus gestiones se hicieron aprovechando las relaciones familiares entre ellas, por lo cual puede considerarse que tienen un carácter predominante de domesticidad, que no ha trascendido a los que han escrito, o no han querido trascenderlas, o han sido incapaces de verlos, cegados por la mentalidad patriarcal dominante.

9A pesar de lo indicado, estos tratos llevados a cabo por mujeres fueron decisivos en los sucesos y sus intervenciones fueron determinantes en el desenlace de diversos acontecimientos, que son prolijamente relatados en crónicas y libros de Historia posteriores, su reseña en los escritos no es comparable a la trascendencia de las actuaciones de las mujeres. Los datos sobre ellas aparecen casi perdidos, ocupando un reducido espacio, no comparable a la importancia de sus mediaciones. Las relaciones de estas mujeres son políticas y fueron determinantes, pero no han sido valoradas en la medida justa de lo logrado por ellas. Las actuaciones que voy a analizar son políticas y estuvieron orientadas a evitar el conflicto y a construir la concordia entre los diversos reinos hispanos, pero, al mismo tiempo, para que hubiera buena relación familiar y que no se desencadenara la guerra entre parientes. Pugnaron por la paz en los reinos, pero también por la concordia familiar. Irrumpieron en lo público, pero desde las implicaciones y relaciones familiares. En ellas se basaron para construir la paz y la concordia familiar y política.

10No voy a desarrollar un largo aparato crítico con numerosas citas a crónicas de cada época o a investigaciones actuales. Los hechos a lo que me voy a referir son ampliamente conocidos y están reseñados en los manuales convencionales de Historia o en los estudios monográficos sobre cada una de las épocas. Aquí, lo que planteo, y sobre lo que voy a reflexionar, es la puesta en valor de las mediaciones de mujeres en general con ejemplos muy ilustrativos, además, voy a hacer los análisis desde planteamientos relacionados con la metodología propia de la Historia de las Mujeres.

Berenguela de Castilla (1180-1246)

  • 4 C. SEGURA, “Las mujeres y la sucesión a la Corona de Castilla en la Baja Edad Media”, En la España (...)

11La reina Berenguela fue hija del rey Alfonso VIII de Castilla y de Leonor de Aquitania, por tanto, nieta de Leonor, Duquesa de Aquitania, la mujer más poderosa de su tiempo, bajo cuyo señorío estaba más de la mitad del territorio del reino de Francia. Berenguela tuvo una importante actuación política durante toda su vida. La muerte de todos sus hermanos varones hizo que se convirtiera en heredera de la Corona de Castilla. Su hermano Enrique, un niño de pocos años, había sido preferido (1214) a ella4, que era ya una mujer que había demostrado sobradamente sus capacidades para el gobierno, pues había intervenido acertadamente en varias ocasiones. Tras la muerte accidental de Enrique (1217), ante la falta de otro heredero varón, parecía que tendría que responsabilizarse de la Corona, pero Berenguela priorizo a su joven hijo Fernando, de dieciséis años, para que fuera reconocido Rey de Castilla.

  • 5 Padre Enrique FLÓREZ DE SETIÉN Y HUIDOBRO, Memorias de las Reinas Católicas de España, Madrid, 1995 (...)

12Ella se ocupó continuamente por el gobierno y ayudó a su hijo en las empresas que éste iniciaba, además de atender a la correcta solución de los problemas que se ofrecían habitualmente. Berenguela había sido prometida en matrimonio con un hijo del emperador de Alemania, promesa que no llegó a buen término. Alfonso VIII, su padre, optó entonces por la boda con un primo de Berenguela, el rey de León Alfonso IX. El parentesco era muy próximo pero la reina Leonor, su madre “facilitó la boda, considerando con penetración política que no podían apagarse de otro modo las guerras en que ardían ambos reinos” 5. La reina Leonor conocía el talante político de su hija y sabía que mediaría entre su padre y su marido para acabar con los conflictos entre los Reinos de Castilla y León. Como así fue. La boda se celebró en 1197 y fruto del enlace nacieron cinco hijos/as, entre ellos el futuro rey Fernando III.

13Todavía Berenguela tuvo otra trascendente actuación política cuando murió su marido Alfonso IX (1230). El matrimonio había durado poco tiempo (1197-1204), se había disuelto por orden papal, por el próximo parentesco de los cónyuges, en contra del deseo de ambos, que tardaron tiempo en acatar la orden y volver Berenguela a Castilla. Habían nacido varios hijos, entre ellos el primogénito Fernando, que era un mozo de 16 años cuando murió su padre. El rey Alfonso había contraído un nuevo matrimonio, tras la anulación del suyo con Berenguela, con Teresa de Portugal, considerada como Santa, y habían nacido dos hijas, Sancha y Dulce, a las que Alfonso dejaba por herederas del reino en su testamento, eran niñas muy jóvenes, con esta decisión se propiciaba la posibilidad de que un extraño, el marido de una de las dos, se apropiara del reino de León.

14Ante esta situación, al ser desheredado su hijo Fernando, Berenguela acudió al reino de León y se entrevistó con Teresa, la otra viuda de Alfonso, en Valencia de Tuy, ambas valoraron la situación que se había planteado. Las dos mujeres tomaron una decisión favorable para todos, sobre todo para el Reino. En primer lugar, se iba a evitar cualquier tipo de conflicto que dañaría a todos. El heredero debía ser el primogénito varón de Alfonso, Fernando, como correspondía, a pesar de que el matrimonio se hubiera disuelto. Era joven y podría intervenir ante cualquier problema que se planteara. Las dos niñas, sus hermanastras, renunciaban a la herencia, por decisión de su madre Teresa, y recibirían una buena dote. Es una situación y resolución del conflicto ejemplar, las dos viudas de Alfonso IX, reunidas, mediaban en una situación complicada, creada por el desacertado testamento del rey muerto. Ellas ponderaban que debía ser lo mejor, para el reino y para sus hijos e hijas. Incumplían el testamento, que consideraban podía ser origen de conflictos y ocasionar intranquilidad y desordenes, al otorgar el poder a dos niñas. En cambio, un joven mozo, Fernando, que ya destacaba en el ejercicio de las armas y estaba avezado en el gobierno, daba mayor seguridad. Las niñas, sus hermanas de padre, eran bien dotadas con lo que estarían disputadas para contraer matrimonios favorables a su rango. Las dos viudas del mismo marido, de mutuo acuerdo, propiciaban la solución idónea, corregían el conflicto al que podía dar lugar un desacertado testamento y mediaban como constructoras de la concordia.

15Todavía Berenguela siguió preocupada por los asuntos de su hijo y estuvo hasta su muerte atendiendo a lo que él rey no podía. En silencio, sin recibir reconocimiento, pero dando los pasos necesarios para que Fernando III culminara la conquista del valle del Guadalquivir. Berenguela murió en Burgos, hasta el finar de su vida estuvo tomando las decisiones pertinentes para culminar con éxito la conquista del valle del Guadalquivir por su hijo.

Las mujeres de la realeza hispana en la primera mitad del siglo XV

16El resultado del Compromiso de Caspe (1412) llevó a Fernando, tío y tutor de Juan II, rey de Castilla, a ocupar el trono en la Corona de Aragón. Fernando había casado a su sobrino el rey Juan II de Castilla, con su hija María (1418). Además del parentesco, la unión entre las dos familias se hizo más fuerte pues la hermana mayor de Juan II, también llamada María, estaba casada (1415) con el primogénito de Fernando, que sería el rey Alfonso V de Aragón. Todavía hubo otro matrimonio entre las dos familias. La otra hermana de Juan II, Catalina, casó con Enrique, otro de los hijos de Fernando. Estas tres mujeres: la reina María de Castilla, la reina María de Aragón y la infanta Catalina de Aragón, estaban unidas por lazos de parentesco y, además, por lazos de parentesco político por sus matrimonios. La unión entre ellas era grande. Desde niñas habían estado juntas y, además de la solidaridad familiar, les unía la niñez en común. Estas tres mujeres no han despertado gran atención a la Historia, hay alguna referencia breve, que no se corresponde con su dedicación a mediar en los conflictos políticos, que, en aquellos momentos, afectaban a toda la Península.

17La más destacada fue, sin duda, la reina María de Aragón (1401-1458), “la buena reina María”, abandonada por su marido, que marchó a Nápoles al poco del matrimonio y allí estuvo hasta su muerte. Por ello no hubo hijos del matrimonio. Hay una opinión insidiosa y descalificadora para María, difundida para descalificar a una mujer que fue una excelente gobernanta, cosa que se reconoció unánimemente. Como no se la podía descalificar por el mal gobierno o por un comportamiento inadecuado, se insinuó que no tuvo hijos por estar carente de belleza física y el rey no soportarlo.

18María era la hermana primogénita del rey Juan II Castilla y fue jurada como heredera y así fue considerada hasta el nacimiento de su hermano. Su matrimonio con su primo Alfonso se pactó pronto, ambos eran los primogénitos de sus familias. Pero el matrimonio no fue bueno para María, que fue abandonada por su marido, pretextando obligaciones políticas, lo que la privo de tener hijos. Alfonso siempre le aseguraba que volvería pronto del reino de Nápoles, del que se había apropiado, para quedarse en Aragón. La Corona de Aragón tenía intereses en Nápoles desde el siglo XIII, la actividad mercantil de Cataluña, de la que se beneficiaban los reyes, precisaba tener el control del Sur de Italia. Esto originó frecuentes y permanentes conflictos. Alfonso V no quería renunciar al dominio del reino de Nápoles y de Sicilia, emplazamiento clave para los negocios mercantiles en el Mediterráneo en aquel momento.

19El rey Alfonso V y sus hermanos, los llamados Infantes de Aragón, Juan, Pedro y Enrique, por ser hijos del rey Fernando I de Aragón, no querían prescindir de la presencia en Nápoles y mantuvieron una política de intervención que los llevo a acudir en varias ocasiones al Sur de Italia y luchar contra los napolitanos, con diversa suerte. Alfonso se podía permitir esto, pues la reina María era una excelente política, actuaba con gran inteligencia y solventaba los problemas que planteaban las ausencias del rey o las derrotas como cuando todos los hermanos fueron hechos prisioneros tras la derrota en la batalla de Ponza (1435). La primera mediación de María se dio para liberar a su marido y cuñados. Pidió la intercesión de su hermano el rey Juan II de Castilla que logró que se firmara una tregua. Juan y Enrique volvieron a la Península, pero Alfonso se estableció desde entonces en Nápoles, con alguna esporádica visita a la Cataluña.

20María atendió al gobierno con gran acierto e intervino en los numerosos conflictos que se desarrollaron en aquel tiempo en la Península Ibérica. Ella evitó que alcanzaran a la Corona de Aragón las guerras nobiliarias que asolaban los reinos de Castilla y Navarra. Medio acertadamente en los conflictos urbanos entre el patriciado urbano y el artesanado, que en su tiempo estuvo latente pero no llegó a los extremos del reinado de su cuñado Juan, que sucedió a Alfonso V cuando este murió en Nápoles. María se ocupó del gobierno en el reino de su marido en el que restableció el orden, tras los conflictos derivados del Compromiso de Caspe y medió insistentemente en los problemas nobiliarios en Castilla que acompañaron al reinado de su hermano Juan II. Una de sus iniciativas importantes fue su preocupación por el desarrollo de la ciudad de Valencia, que estaba cobrando importancia en el comercio Mediterráneo y ocupando el lugar de Barcelona, asolada por conflictos urbanos. María, además, favoreció el desarrollo urbano y cultural de Valencia, tal vez por ser el lugar en el que se había casado en 1415.

21La infanta de Castilla Catalina era hermana de María y del rey Juan II, no tuvo una actuación tan destacada como las dos reinas Marías, su hermana primogénita, la “buena reina María” de la Corona de Aragón, y de su prima, la reina María de Castilla, esposa del rey Juan II de Castilla. Catalina estuvo junto a ellas en todos los acontecimientos, fue solidaria con ellas en todas las decisiones y colaboró gracias a la mediación con su marido Enrique y el resto de los hombres de la familia, sus parientes para evitar el conflicto, la guerra casi entre hermanos. Fue casada contra su voluntad con su primo Enrique, uno de los Infantes de Aragón, con el que no tuvo muy buenas relaciones, pero al que respetó y ayudó en la medida de sus posibilidades en sus empresas, sobre todo cuando fue prisionero.

22Además, hubo otras mujeres de la realeza y nobleza, muy unidas a las tres anteriores, que tuvieron intimas relaciones con ellas y colaboraron, todas de acuerdo, para intentar que la paz se impusiera en la Península y para acabar con los conflictos entre las familias reales. Entre todas estas mujeres quiero destacar a Leonor de Castilla, la mujer del rey Fernando I de Aragón, madre de los infantes de Aragón, que medió para conseguir la paz en los múltiples enfrentamientos que protagonizaron sus hijos. También hay que tener en cuenta a su hija la infanta Leonor de Aragón, casada con el rey Duarte I de Portugal (1428), que fue madre de la reina Juana, segunda mujer del rey de Castilla Enrique IV, hijo de Juan II y de María. En el tiempo que permaneció en Portugal intentó evitar las luchas entre sus cuñados tras la muerte de su marido por hacerse con el poder. Desde allí, también intentó mediar en los problemas de sus hermanos en Castilla. Cuando regresó a Castilla, se unió al grupo de mujeres de la realeza y medió, junto a todas ellas, para evitar la conflictividad de aquellos años y construir la paz.

Algunas mediaciones femeninas para construir la paz en la Corona de Castilla en la primera mitad del siglo XV

23Todas estas mujeres citadas eran de la casa de Trastámara y tuvieron una participación destacada en la política de su tiempo. Les unían lazos familiares y lazos de clase. Esto es obvio y no hay que insistir en ello. Pero también tenían un pensamiento común que era su capacidad para intervenir en la política, eran conscientes de que su inteligencia era equiparable o superior a la de sus parientes masculinos. Ellas no desdeñaban sus posibilidades para mediar en lo público. Pero bien es cierto que su intervención no era semejante a la de los hombres. Sus implicaciones políticas estaban determinadas por la construcción de la paz en los reinos y la concordia entre las personas de sus familias. Intervenían con decisión en lo público, pero al mismo tiempo estaban afirmando lo doméstico, la concordia familiar.

  • 6 Christine de PIZAN, La ciudad de las Damas, Madrid: Siruela: M. J. Lemarchand ed., 1995.
  • 7 C. SEGURA, “Estudio preliminar”, in Diego Clemencín, Elogio de la Reina Católica doña Isabel, Grana (...)
  • 8 Montserrat CABRÉ PAIRET, “El otro centenario: ‘La ciudad de las damas’ y la construcción de las muj (...)

24En 1405 Christine de Pizan había escrito El libro de la Ciudad de las Damas6. En este texto se afirmaban las capacidades femeninas para organizar una ciudad perfecta en la que había concordia y armonía. Me gustaría mucho poder afirmar que alguna de las mujeres de la realeza hispana, a las que he hecho referencia, conocía este texto, es posible que en algún momento se sepan los libros que formaban las bibliotecas que sin duda tenían estas mujeres. Conocemos que Isabel I7, por el inventario de sus bienes, tenía otro texto de Pizan, El libro de las Tres Virtudes o de Mutación de Fortuna. También hay noticias sobre la difusión del pensamiento de esta autora entre mujeres de la realeza de fines del XV y principios del XVI8. Ahora quiero plantear una hipótesis, que puede iniciar una vía de reflexión. A partir de los escritos de Pizan se inicia el debate conocido como Querella de las Mujeres. Esta autora defendía en sus escritos la inteligencia y capacidades femeninas, frente a los ataques a las mujeres que desde el siglo XIV se estaban haciendo en textos con difusión importante.

25La Querella de las Mujeres es un debate teórico, literario, pero con unas fuertes implicaciones políticas y sociales. Al reivindicar a las mujeres, se estaba cuestionando la organización social y política, que subordinaba a las mujeres a los hombres y las recluía en lo doméstico. Todas estas mujeres de familia real a las que me estoy refiriendo, irrumpieron en lo público para acabar con el conflicto. Aunque no conocieran los escritos de Christine de Pizan, estaban actuando de acuerdo al pensamiento de esta autora. Pizan con sus escritos reivindicaba a las mujeres y ellas con su práctica política estaban afirmando los valores de las mujeres. Participaban en la Querella y manifestaban que este pensamiento no respondía sólo a una teoría, sino que se implicaba en la organización de la sociedad. Los ejemplos que a continuación voy a valorar pueden servir de ejemplo de esto y de la preocupación de las mujeres por mediar en el conflicto.

26El siglo XV, hasta que ocupó el trono Isabel I en Castilla, digna descendiente de todas las mujeres citadas, que sin duda habían abierto el camino para que Isabel se hiciera con el trono, fue eminentemente violento y conflictivo. La nobleza feudal, emparentada con la realeza de los diferentes reinos peninsulares, quería mantener sus privilegios y pugnó denodadamente por mantener su poder político y su influencia. Posiblemente los que mas lucharon por ello fueron los conocidos como Infantes de Aragón, pues eran hijos del nuevo rey de Aragón Fernando I. Todos ellos eran castellanos y primos del rey de Castilla Juan II. Sus intereses fueron, sobre todo, medrar en Castilla. Frente a ellos estaba el débil e incapaz Juan II, al que dominaba su valido Álvaro de Luna. Dos de ellos, el rey Alfonso V y Enrique, habían casado con las hermanas del rey Juan II de Castilla, y Juan, el tercer hermano, con Blanca, reina de Navarra. Pero los intereses de todos ellos estaban en Castilla y no estaban dispuestos a renunciar a su poder en su reino de origen. Alfonso tras su marcha a Italia se desatendió de los temas hispanos, pero no lo hicieron así sus hermanos Enrique y Juan, que se sintieron, sobre todo, integrantes de la familia real castellana y, por ello mismo, con derechos a intervenir en todos los asuntos internos de Castilla.

  • 9 Madrid, Biblioteca de Autores Españoles, 1877, LXVIII, p. 625.
  • 10 P. E. FLÓREZ, Memorias de las Reinas Católicas de España, Madrid, 1959, II, p. 271.

27La situación era cada vez más complicada pues Álvaro de Luna dominaba al rey Juan II y luchaba por evitar la influencia de los Infantes de Aragón. La reina María, contraria al valido y de acuerdo con sus hermanos, pugnaba por lograr que éste abandonara la Corte. Los enfrentamientos armados, la violencia, los atropellos incluso a la misma persona del Rey o las vejaciones a la Reina fueron continuos. No obstante, María y su hermana Leonor, la reina de Portugal no descansaban para acabar con el valimiento de Álvaro de Luna y evitar las guerras y conflictos que asolaban Castilla. Ambas murieron sin haberlo conseguido (1445). Se especulo que ambas mujeres habían sido envenenadas por orden del válido, pues murieron de forma fulminante y con poco tiempo de diferencia. La Crónica de don Juan II afirma que la reina María “se cree que fue muerta de yerbas”9, no se culpa a nadie, pero esto ha servido de base para insinuar posteriormente que don Álvaro de Luna no estaba alejado de estas dos muertes repentinas, el mayor beneficiario era él, puesto que la reina María, ayudada de su hermana, mediaba para librar a su marido de la nefasta influencia del valido. Flórez afirma que “una y otra murieron de veneno, según la prontitud y los efectos de la muerte, pues doña Leonor acabó de repente después de recibir un remedio casero; doña María no sintió más enfermedad que dolor de cabeza, y al cuarto día murió. Los cuerpos de las dos se llenaron igualmente de ronchas después de fallecer y, por tanto, se creyó haber fallecido de veneno”10.

28La mediación de las mujeres se dio en numerosas ocasiones, voy a destacar algunas que tuvieron un carácter de mayor excepcionalidad, aunque el conflicto estaba latente. Uno de esto episodios fue cuando Enrique había apartado al rey de Castilla del valido y lo había llevado por fuerza a Ávila, donde le hizo convocar Cortes. Pero el rey estaba dominado por Álvaro de Luna y no estaba dispuesto a someterse a sus primos los Infantes de Aragón. Fueron las mujeres de la familia las que mediaron y lograron restaurar la paz. Intervinieron Leonor, madre de los Infantes, su hija la reina María, casada con Juan II, su hija Leonor y su nuera María, hermana del rey de Castilla y reina consorte de Aragón. Todas ellas se dedicaron a restaurar la paz y la concordia. Cosa que lograron, uno de los resultados fue le matrimonio de Enrique con Catalina, la hermana más joven de Juan II de Castilla, matrimonio al que se oponía el valido.

29Otro tanto puede decirse en el caso de la fallida batalla de Cogolludo (1429). Allí se encontraron las tropas castellanas que defendían a Álvaro de Luna con las de los Infantes de Aragón. La reina María de Aragón volvió a intervenir con el apoyo de las otras mujeres de la familia y logró que los ejércitos no llegaran a entablar combate. Se ha dicho que la triunfadora de la incruenta batalla de Cogolludo fue la reina María.

30La reina María de Castilla continuamente se opuso a la influencia creciente de Álvaro de Luna y buscaba el apoyo y ayuda de las otras mujeres de la familia, sus parientas. Además de las citadas hasta ahora, María también contó en varios momentos con la colaboración de la reina Blanca de Navarra, casada con el infante don Juan de Aragón. De esta manera, ambas mujeres podían mediar para restablecer un acercamiento entre sus maridos, que entre sí además eran primos. El entramado familiar era denso y complicado y las mujeres, todas, tenían un mismo programa político, mediar entre los hombres para acabar con las luchas y establecer la paz. Todas ellas pretendían acabar con el extraño a la familia, Álvaro de Luna, que era el causante de la guerra entre parientes. La actitud de todas ellas es semejante a la de Berenguela y Teresa a la muerte de Alfonso IX de León. Todas ellas quieren evitar el conflicto mediante la palabra y el acuerdo político. Que también es acuerdo y concordia familiar. La relación entre lo público y lo doméstico estaba muy presente en estas mediaciones familiares, que en último extremo pretendían establecer la paz en los reinos.

  • 11 Id., op. cit., 1959, II, p. 269.

31Un texto de Flórez sobre las “reinas católicas de España” manifiesta perfectamente el entramado de relaciones femeninas que pugnaban por la paz y se explicitan los motivos que les impulsaban a evitar la lucha armada y ocuparse denodadamente por construir la concordia. “Nuestra reina, doña María; la de Navarra, doña Blanca, que después de de las bodas de su hija con el príncipe de Asturias, perseveraba en Castilla, y la de Portugal, doña Leonor, hermana del rey de Navarra, el infante don Juan, que también se hallaba acá, viuda de su marido, el rey don Eduardo, procuraron interponerse para que no pasasen a las armas en alguna sangrienta acción, donde, venciese quien venciese, habían de llorar la muerte del hermano o del marido, y acaso ni tener desahogo de llorar al difunto vencido por no disgustar al vencedor”11.

Haut de page

Notes

1 Cristina SEGURA GRAIÑO, Actividades remuneradas y no remuneradas de las mujeres en la España Medieval”, Rentas, producción y consumo en España en la Baja Edad Media, Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 2001, p. 109-120.

2 Esteban SARASA SÁNCHEZ, Sociedad y conflictos sociales en Aragón. Siglos XIII-XV, Estructuras de poder y conflictos de clase, Madrid: Siglo XXI de España,1981, p. 101-105.

3 C. SEGURA, “Las mujeres en las guerras en el Antiguo Régimen”, Las mujeres y las guerras, Barcelona: Icaria, 2003, p. 147-169.

4 C. SEGURA, “Las mujeres y la sucesión a la Corona de Castilla en la Baja Edad Media”, En la España Medieval (12), 1989, p. 205-214.

5 Padre Enrique FLÓREZ DE SETIÉN Y HUIDOBRO, Memorias de las Reinas Católicas de España, Madrid, 1995, I, p. 464-465.

6 Christine de PIZAN, La ciudad de las Damas, Madrid: Siruela: M. J. Lemarchand ed., 1995.

7 C. SEGURA, “Estudio preliminar”, in Diego Clemencín, Elogio de la Reina Católica doña Isabel, Granada: Editorial de la Universidad de Granada, 2004, edición facsímil de 1821 (XLIX, 622 p.), p. I-XLIX.

8 Montserrat CABRÉ PAIRET, “El otro centenario: ‘La ciudad de las damas’ y la construcción de las mujeres como sujeto político”, Mujeres y espacios urbanos. Homenaje a Christine de Pizan. 1405-2005, Madrid: Almudayna, 2007, p. 27-42.

9 Madrid, Biblioteca de Autores Españoles, 1877, LXVIII, p. 625.

10 P. E. FLÓREZ, Memorias de las Reinas Católicas de España, Madrid, 1959, II, p. 271.

11 Id., op. cit., 1959, II, p. 269.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Cristina Segura Graiño, « Las mujeres mediadoras, conciliadoras y/o constructoras de la concordia familiar », e-Spania [En ligne], 33 | juin 2019, mis en ligne le 18 juin 2019, consulté le 19 juillet 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/31018 ; DOI : 10.4000/e-spania.31018

Haut de page

Auteur

Cristina Segura Graiño

Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals