Navegação – Mapa do site
Pero López de Ayala y su Rimado de palacio : miradas cruzadas

La solución de Job en el Rimado de palacio

Hugo O. Bizzarri

Resumos

Las más de mil coplas que Pero López de Ayala dedica en el Rimado de Palacio a la figura de Job es una de las secciones menos conocida de la obra, especialmente en sus aspectos temáticos. Los Moralia in Job de San Gregorio Magno ofrecieron al canciller motivo para realizar largas reflexiones sobre la condición humana, los vicios, el poder, la vida y la muerte.
En este artículo se reseñan los principales temas que Ayala desarrolló en esta sección y se destaca cómo ellos se entrelazan con las secciones precedentes de la obra. Ayala, cerrando el 
Rimado con esta reflexión sobre Job, envía un mensaje al rey Enrique III en un momento clave de su vida: la restitución de obediencia.

Topo da página

Texto integral

  • 1 Rafael LAPESA, “Las rimas penitenciales del Canciller Ayala: tradición y elemento personal”, in: Ho (...)

1Las coplas 922 y 923 del Rimado de Palacio son, posiblemente, uno de los pasajes más citados de la obra: en ellas Pero López de Ayala confiesa el consuelo que le procura la lectura de los Moralia in Job de San Gregorio Magno. Ellas también son el pórtico a una larga paráfrasis poética de la obra del santo que Ayala realiza en las más de mil últimas coplas de su poema (cc. 924-2122). Estas coplas siguen a una serie de “rimas penitenciales”, según la acertada definición de Rafael Lapesa1, en las que el viejo canciller expresa la doble angustia que aqueja su alma: la que le produjo la prisión en Óbidos y el Cisma de la Iglesia.

  • 2 De hecho, los manuscritos BNE 10136-10138, que contienen la traducción de los Morales atribuida a A (...)

2López de Ayala no tiene empacho en revelar su fuente, pues ella era una de las lecturas más frecuentes de la formación moral de la Edad Media. Rara sería la biblioteca monástica o aún laica en la cual no hubiera un ejemplar de la obra del santo pontífice2.

  • 3 Remito para ello a mi edición Pero LÓPEZ DE AYALA, Rimado de palacio, ed. Hugo O. BIZZARRI, Madrid: (...)

3Se trata, sin dudas, de una de las secciones de más difícil lectura del poema ayalino. No hay que negar que esa dificultad se halla incrementada por los graves problemas textuales que presenta, en especial por el llamado doble final de la obra3. Lectura poco atractiva para el lector moderno, deficiencias textuales pueden ser las causas del casi desconocimiento de esta sección. Sabemos muy bien cómo Ayala la elaboró, pero poco o casi nada de su significación. E inclusive la crítica no ve bien cómo este texto religioso se inserta en un mensaje único de la obra.

  • 4 Luciano SERRANO, “Traducciones castellanas de los Morales de San Gregorio”, in: Revista de Archivos (...)
  • 5 Para la forma de trabajo de Ayala de esta parte, remito a Michel GARCIA, Obra y personalidad del ca (...)

4El texto de Job permitió a san Gregorio hacer largas reflexiones sobre la moral cristiana. Es por eso que Luciano Serrano calificó a esta obra como de “enciclopedia ascético-moral” y de “verdadero curso de ética cristiana”4. Ayala comprendió la forma de trabajo del santo y la siguió en su poetización. El canciller salta del texto de Job a los comentarios como si ellos fueran un todo. En la medida en que el canciller avanza en el texto, le presta cada vez más atención a los comentarios gregorianos en detrimento de la historia de Job5. De esta forma, su paráfrasis también se transforma en una “enciclopedia ascético-moral” y un “verdadero curso de ética cristiana”. Quiero decir con esto que a Ayala le interesa más la ejemplaridad de la figura de Job que la historia misma del personaje.

  • 6 Véanse, por ejemplo, las coplas 925, 930, 942, 945-946 y 1322.

5Esa historia de Job permitía al canciller presentar un ejemplo palpable de una virtud que el noble destaca por sobre las otras: la paciencia6. Job es un personaje lleno de virtudes, en su forma de hablar, su respeto a Dios, su simpleza y rectitud; sin embargo, su principal virtud es la paciencia y ella sólo se muestra en la tribulación. Por eso Dios lo pone a prueba:

  • 7 Cito por la edición de BIZZARRI, ed. cit.

Entre muchas virtudes qu’el santo Job avía,
la su grant paçiençia delantera tenía,
mas ésta non se muestra, salvo cuando la vía
del omne es menguada e viene en peoría.

Entre muchas virtudes que este justo avía,
la que era mayor e non se paresçía
era la paçiençia que ençelada yazía,
e por la publicar Dios esto consentía (cc. 925 y 1322)
7.

6Dios pone a prueba a Job para tentar esta virtud. Ella se ubica en el centro del relato bíblico y se transforma en la principal cualidad amada por Dios. Job marca el camino de la verdadera sabiduría al despreciar el mundo y volverse a la religión:

La buena sapiençia e del justo saber
es, por bienes que omne tenga, nunca ensoberveçer,
las cosas çelestiales amarlas e querer,
e por la verdat martirio padesçer (c. 1094).

7Esta es la imagen del verdadero cristiano que encarna Job: el hombre que sufre hasta el martirio el destino impuesto por Dios ejercitando su paciencia.

  • 8 Por ejemplo, en coplas 1001-1002, 1153-1157 y 1333-1342.

8El texto de los Moralia permitió a Ayala retomar ciertas reflexiones gregorianas que el canciller adoptó como suyas. A Ayala le interesa reflexionar sobre la naturaleza del hombre pecador, que él denomina de una manera general como “los malos” y sobre los que vuelve en más de un pasaje8. La caracterización que Ayala hace del pecador no se remonta a la psicología del individuo. Es la forma de actuar la que le permite realizar esa caracterización; por ejemplo, resaltando su complacencia en el sufrimiento del justo:

Costunbre es de los malos e sienpre les paresçe
cuando va bien a ellos e al justo mal recreçe
que todo es con derecho, ca Dios nunca falleçe
con justiçia e qu’el justo por su culpa peresçe.

E así cuando los malos ven en tribulaçión
padesçer a los justos, toman consolaçion
e con sobervia olvidan derecho e razón,
enpero a la fin otro es el gualardón (cc. 1001-1002).

9De este grupo colectivo, distingue los hipócritas, calificativo con el cual se acusa con frecuencia a Job (c. 1020):

  • 9 El pasaje se halla en los Moralia in Job (VIII, 42) y en la traducción de Ayala del Ms. BNE 10136, (...)

Los ipócritas trabajan por favores mundanales
que fallesçen a desora e en durar serán eguales
al junco e al carrizo que en los grandes tremadales
que están verdes con las aguas, sin ellas non fincan tales.

El ipócrita desea fazer cosas de que espanto
tomen todos, e non cura mas qu’él aya algunt tanto
de favores de los omnes e le digan que es un santo,
mas el día del juizio non se cubrá de tal manto.

El que con sobervia quiere de los omnes ser loado
de los bienes que resçibe de Dios sera conparado
al omne que grant tesoro de oro tiene allegado
e llama a los ladrones que gelo lieven furtado.

El ipócrita entiende que el omne por sinple ser
es grant neçedat pesada, ca non viene al saber,
e a los que ven a ellos sus maneras pareçer,
aquellos quieren e aman e loan su entender (cc. 1014-1017)
9.

10Una y otra vez Ayala rehuye remontarse a arquetipos para explayarse en conductas humanas. Él trabaja como un moralista.

11Hay una segunda virtud que Ayala destaca en su comentario, la obediencia:

E así la obedençia, por ende, es mas loada,
mas que otro sacrefiçio, ca la carne es penada
del omne propia mente e non es conparada
a la de los carneros que es sacreficada (c. 1518).

  • 10 H. O. BIZZARRI (ed.), Rimado de palacio, p. 367. Los diferentes estudiosos coinciden en señalar est (...)

12Esta reflexión está en el límite de la primera sección de la paráfrasis poética de Job (c. 1533)10: aquella en la que Ayala sigue el texto bíblico en detrimento del comentario del santo. A partir de aquí la paráfrasis toma el tono de una reflexión moral. Ello permitió a Ayala trabajar con más libertad.

  • 11 Véanse coplas 1053-1066, 1074, 1186-1195, 1350-1357, 1423-1437, 1447-1452.

13Entre esta serie de reflexiones sobre la naturaleza humana, aparece recurrentemente la meditación sobre la impenetrabilidad de los juicios divinos. Se trata de una de las preocupaciones que transita todo el comentario gregoriano11. Job es un personaje obediente a Dios con una serie de principios; sin embargo, no halla una justa recompensa a sus esfuerzos. Todo lo material le ha sido arrebatado; por tanto, se atiene a lo único que le queda: el amor a Dios. No obstante su fe, no deja de preguntarse por el destino humano, ni deja de expresar su perplejidad ante una aparente incongruencia: el sufrimiento de los buenos y la prosperidad de los pecadores:

Mas segunt es ya dicho, dexemos escudriñar
los juizios de Dios nin los preguntar,
ca Él faze sus obras porque maravillar
dende todos se pueden e muy más spantar.

Çierto los sus juizios a nos escuros son,
enpero que son justos e todos con razón;
pues non nós querellemos, ca sabemos que non
faze cosa que sea con puro gualardón.

E vemos que a un omne el bien nunca falleçe,
rico e bien andante e toda vía cresçe;
otro con amargura en un punto peresçe:
¿quién judgará esto por qué así acaesçe?

A buenos e a malos la vida es desigual,
el uno enriqueçe, al otro va muy mal,
después viene la muerte, que a todos es egual,
e los cubren gusanos e cosa non les val’.

¿Qué bienes pueden ser nin cuánta bienandança
los que así peresçen con mucha tribulança,
salvo que son figura, enxienplo, semejança
de una sonbra que pasa en tal desigualança?

Cuanto aquí ganara, aquí lo ha dexado,
mas en el otro mundo non le será olvidado
aver su gualardón de cómo ovo obrado:
allí darán sentençia do nunca es revocado.

El malo es condepnado para aver perdiçión,
el bueno es guardado e cobra bendiçión
de los bienes que fizo; justiçia es e razón
que cada uno aya egual su gualardón.

A los malos preçitos que son a condenar,
muchas vezes Dios sufre en el su mal obrar
e les dexa sus bienes cresçer e amuchiguar
en la vida presente: d’esto non quier’ curar.

Esto es porque Dios sabe a cuál condiçión
irán aquestos malos e a cuál perdiçión;
por ende, d’estos bienes que les agora son
asi amuchiguados nunca faze mençión.

Ca todo es pasadero e todo torna nada
aquesta bienandança que así tiene cobrada;
mas al estrecho juizio sentençia será dada,
do se toma la cuenta con muy cruel espada (cc. 1186-1195).

  • 12 Esta concepción jobiana del destino Ayala la aplica también a sus crónicas. Por ejemplo, al narrar (...)

14Esa contradicción que ofrece el mundo no es sino superficial, pues muchas veces Dios complace el progreso de los malos tan sólo para hacerlos caer en su pecado y juzgarlos rectamente. El destino humano está sujeto a los indescifrables designios de Dios; el hombre, por tanto, no puede más que mirar con perplejidad12:

Vemos ir al justo al juizio llamado,
e que dende se parte d’él todo condenado;
e vemos a un malo el favor otorgado:
de aquesta cosa tal omne es maravillado (c. 1425).

15Pero pese a estas aparentes injusticias, el individuo no tiene más que aceptar lo que Dios ha dispuesto, pues se trata de un plan divino que el hombre no puede entender:

Así lo que Dios dispone e toda su ordenança
cada uno obedesca, ca por muy justa valança
afinada e muy çierta, e sin ninguna dubdança
alcança cada uno o saña o perdonança (c. 1357).

16La renuncia a investigar los juicios de Dios permite al ser humano ejercitar las dos virtudes que destacó de Job: la obediencia (el hombre debe obedecer el destino que le marcó Dios) y la paciencia (el hombre debe aceptar el destino trazado por Dios). Así toda la reflexión sobre Job no es otra cosa que una meditación sobre la naturaleza humana y su destino.

17Pero pese al carácter religioso y moral de esta sección, Ayala no descarta algunas reflexiones sobre el poder que le ofrecía el texto gregoriano. El canciller recalca en la sección jobiana que el gobernante debe ser una persona virtuosa; por tanto, no es posible que alguien ejerza el poder si antes no ha corregido sus propios pecados:

Otrosí es nesçesario al que ha de governar
que sepa bien primero a sí mesmo emendar:
el que esto non fiziere nunca tome logar
de corregir a otros, nin los amonestar (c. 1328).

18En más de una ocasión estas consideraciones permiten hacer tácitos paralelos con el terrible periodo que le tocó vivir al canciller. Por ejemplo, cuando afirma que el gobierno no debe basarse en el temor de los súbditos, sino en el amor hacia ellos: “E, por ende, çierta mente el poder es bien tenido / cuando es el poderoso más amado que temido” (c. 1332ab).

19La reflexión política más extensa es la que concierne a la descripción del mal y buen gobernante (cc. 1358-1367 y 1368-1399). Una vez más, cuando Ayala habla del mal gobernador, vuelven a ser evidentes los paralelos con la situación política vivida en la guerra civil española. Pero aún esta terrible situación forma parte del plan que Dios traza para el hombre, pues es Dios quien alza en el poder a los malos gobernantes a causa de los pecados de los hombres:

Otrosí muchas vezes por los omnes errar,
faze Dios al malo regir e governar,
e so tal regimiento a los justos lazrar:
a esto nuestros pecados nos fizieron llegar (c. 1358).

  • 13 Para las ideas sobre el tirano no sólo en San Gregorio sino en toda la Edad Media, remito al fascin (...)

20Ayala se hace eco de la idea gregoriana (Moralia, XIII, xxxvii, 42 y xxxviii, 43) que atribuye a la voluntad de Dios la emergencia en el mundo de buenos o malos gobernantes. Tal vez en estos versos hallemos una explicación con la que justifica Ayala el terrible pasado reciente. Tal vez ese pasado reciente haya hecho que Ayala no desatendiera los pasajes en que San Greogrio se explaya sobre el tirano13:

El cuento de los años de la su tiranía
del malo non es çierto, ca peresçe en un día:
por mucho que en sobervia tome grant osadía,
cuchillo de vengança luego se sumería (c. 1127).

  • 14 La idea la expresó por primera vez Cicerón en varios pasajes de su obra; en la Edad Media la consag (...)

21Sin embargo, la solución ante el problema de la tiranía es diferente a la que el canciller explayó en sus crónicas. En ellas Ayala se ciñó más a la hipótesis de Juan de Salisbury y que era moneda corriente en la tratadística política cuatrocentista: la eliminación del tirano14. Al final de la Crónica de Pedro I, Ayala justificaba la muerte del hijo legítimo de Alfonso XI. Por eso, en la semblanza que dedica al rey muerto, no duda en describirlo como un tirano:

  • 15 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica, 2, p. 291.

E mato muchos en su rregno, por lo qual le vino todo el daño que auedes oydo. E por ende diremos aqui lo que dixo el propheta Dauid: Agora los rreyes aprendet, e seed castigados todos los que judgades el mundo, ca grand juyzio e marauilloso fue este e muy espantable. E rregno el rrey don Pedro en paz syn otro le tomar su titulo, diez e seys años conplidos, del dia que el rey don Alfonso su padre fino, que fino en el mes de março en el rreal de Gibraltar, segund dicho auemos, año del Señor mill e trezientos e çinquenta años e de la era de Çesar mill e trezientos e ochenta e ocho fasta quel rrey don Enrrique entro en el rregno e se llamo rrey en Calahorra en el mes de março, año del Señor mill e trezientos e sesenta e seys, e de Cesar mill e quatroçientos e quatro. E rregno tres años en contienda con el rrey don Enrrique15.

  • 16 Ya Franco Meregalli (La vida política del Canciller Ayala, Milán: Cisalpino, 1956, p. 51) habló del (...)

22En la crónica Ayala acepta la muerte del tirano como un designio de Dios: justifica su asesinato, pues el propio don Pedro acarreó su propio destino; él se instituye en un ejemplo para todos los que deben gobernar la tierra16.

23Ante el problema de la tiranía, el texto gregoriano imponía al canciller una solución muy diferente. En el Rimado, Ayala propone soportar al mal gobernante, pues de todas formas está a la espera de recibir el justo castigo de Dios:

Enpero que deviemos sienpre considerar
que a nuestros regidores los devemos mucho onrar,
encubriendo sus yerros, mucho disimular,
como que los non veemos nin los queremos catar.

[…]

Enpero non dezimos que por esta razón
el mal governador finque sin gualardón,
ca Dios que esto fizo por su dispusiçión
provee a los súbditos en la tribulaçión.

Por acresçentar su daño del tal mal governador
lo consiente alcançar tal poder Nuestro Señor,
e torna enduresçido su coraçón con rencor
porque muy más culpado finque en su error. (cc. 1360bc y 1363-1364).

  • 17 Una vez más la idea se halla también en Juan de Salisbury, Policraticus (Lib. VIII, cap. 18, col. 7 (...)

24La existencia de un mal gobernador (un tirano) forma parte también de ese plan que Dios trazó para la humanidad17. Le sigue una larga reflexión sobre el buen gobernador (cc. 1368-1399) en el que destaca una de las virtudes que atribuyó a Job: la obediencia a Dios:

E para todo esto lo más e lo mejor
consejo que aquí veo es que el servidor
sea a Dios obediente e non presumidor
e que su obediençia vença todo error (c. 1399).

25Las más de mil coplas del Rimado que se ocupan con la paráfrasis de los Moralia no agotan ni de lejos la riqueza de reflexiones del texto gregoriano. Ellas son obligadamente una selección de las tantísimas reflexiones del santo pontífice. En consecuencia, la elección de determinados pasajes habla ya de la apropiación que hizo Ayala de su fuente.

26En el comienzo de los Morales, San Gregorio hablaba de los cuatro niveles de su comentario, lo que él llama “entendimiento istorial, allegórico o moral o otra manera que es dicha anagogico” (Ms. BNE 10136, fol. 1r). En las coplas iniciales de su paráfrasis poética Ayala se inclina a desarrollar el nivel historial del texto, se detiene más bien en la vida de Job; pero a medida que avanza en su comentario se va interesando más en los otros niveles, en especial el moral que abarca casi todo su interés. Ayala no propone una lectura tan estructurada como la que realizó San Gregorio. Para el canciller de Castilla, como para el sumo pontífice, el Libro de Job era una manera de reflexionar sobre la condición del buen cristiano.

  • 18 Vuelve sobre ella y el público del Rimado, S. HIREL, op. cit., p. 115-119.
  • 19 Editados ahora por H. O. Bizzarri (ed.), Dichos de sabios. Jacobo Zadique de Uclés, San Millán de l (...)

27En este sentido la fecha de la paráfrasis no es un dato insignificante18. Cuando López de Ayala trabajaba en esta paráfrasis (1403-1407), otro súbdito del rey, Lorenzo Suárez de Figueroa, Maestre de la Orden de Santiago, se hallaba abocado a la traducción de un “regimiento de príncipes” para el rey Enrique III. Por orden suya, su médico, Jacobo Zadique de Uclés, traducía del catalán al castellano unos Dichos de sabios, es decir, un conjunto de sentencias de carácter político-moral19. Un propósito similar tenía Ayala en su aparente retiro de San Miguel del Monte: trabajaba en compilar sus diversos poemas en una gran obra, en la que incorporaba su extensa reflexión sobre Job.

  • 20 Fernando SUÁREZ BILBAO, Enrique III (1390-1406), Palencia: La Olmeda, 1994, p. 191-209; Noël VALOIS(...)

28Si Ayala compuso esta paráfrasis al final de su vida, como se suele sostener, no hay que desatender un hecho crucial: el 29 de abril de 1403 el rey Enrique III restituía la obediencia al Papa de Aviñón20. Se abría así un nuevo capítulo de la historia política y espiritual del reino castellano. Es posible que estos dos viejos secretarios del rey y amigos entre ellos hubieran pensado escribirle al rey obras que lo prepararan para este nuevo período que se avecinaba. Teniendo en cuenta un contexto político y espiritual como el aludido, todas las secciones del Rimado de Palacio hallan un sentido único: la primera parte ofrecía al monarca reflexiones sobre el poder; la sección lírica y la paráfrasis de Job le daban consolación al alma pecadora y un modelo a seguir. Para los tiempos que se avecinaban López de Ayala con su poema político-moral proponía adoptar una actitud como la de Job, de obediencia a Dios y de paciencia ante las adversidades.

Topo da página

Notas

1 Rafael LAPESA, “Las rimas penitenciales del Canciller Ayala: tradición y elemento personal”, in: Homenaje a Pedro Saínz Rodríguez, Madrid: Fundación Universitaria Española, 1986, 2, p. 391-403.

2 De hecho, los manuscritos BNE 10136-10138, que contienen la traducción de los Morales atribuida a Ayala, provienen de la biblioteca del Marqués de Santillana; véase Mario SCHIFF, La bibliothèque du Marquis de Santillane, París: Librairie Émile Bouillon, 1905, p. 191-193.

3 Remito para ello a mi edición Pero LÓPEZ DE AYALA, Rimado de palacio, ed. Hugo O. BIZZARRI, Madrid: Real Academia Española, 2012, p. 378-401.

4 Luciano SERRANO, “Traducciones castellanas de los Morales de San Gregorio”, in: Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 25, 1911, p. 482-497, esp. p. 487.

5 Para la forma de trabajo de Ayala de esta parte, remito a Michel GARCIA, Obra y personalidad del canciller Ayala, Madrid: Alhambra, 1982; idem, “Des Moralia de saint Grégoire au Rimado de Palacio, in: Cahiers de Lingüistique Hispanique Médiévale, 14-15, 1989-1990, p. 159-172; José Luis COY, “Busco por que lea algund libro notado. De las notas de los Morales al texto del Rimado de Palacio, in: Romance Philology, 30, 1976-1977, p. 454-469; Pablo CAVALLERO, “La adaptación poética de los Moralia in Job de San Gregorio en el Rimado de Palacio del Canciller Ayala”, in: Hispania Sacra, 38, 1986, p. 401-518; Sophie HIREL, López de Ayala, Rimado de Palacio, Clamecy: Atlante, 2018, p. 217-248.

6 Véanse, por ejemplo, las coplas 925, 930, 942, 945-946 y 1322.

7 Cito por la edición de BIZZARRI, ed. cit.

8 Por ejemplo, en coplas 1001-1002, 1153-1157 y 1333-1342.

9 El pasaje se halla en los Moralia in Job (VIII, 42) y en la traducción de Ayala del Ms. BNE 10136, fol. 139v. Para la ubicación de todos los pasajes en la fuente, véanse las Notas complementarias a mi edición.

10 H. O. BIZZARRI (ed.), Rimado de palacio, p. 367. Los diferentes estudiosos coinciden en señalar este cambio de Ayala, aunque difieren en indicar el lugar en el que se produce; véase S. HIREL, op. cit., p. 229.

11 Véanse coplas 1053-1066, 1074, 1186-1195, 1350-1357, 1423-1437, 1447-1452.

12 Esta concepción jobiana del destino Ayala la aplica también a sus crónicas. Por ejemplo, al narrar la muerte de Juan Núñez de Prado (Crónica de Pedro I (Año V [1354], caps. 1-2)), concluye señalando: “E dezian algunos que el dicho maestre don Iohan Nuñez fuera en disponer de maestre al maestre de Calatraua don Garçi Lopez, que lo freylara, e que anssi venian los juizios de Dios”, en Pero LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Pedro y del rey don Enrique, su hermano, hijos del rey don Alfonso Onceno, ed. Germán ORDUNA, Buenos Aires: Secrit, 1997, 1, p. 126-127.

13 Para las ideas sobre el tirano no sólo en San Gregorio sino en toda la Edad Media, remito al fascinante libro de Mario TURCHETTI, Tyrannie et tyrannicide de l’Antiquité à nos jours, París: Presses Universitaires de France, 2001. Ha soslayado el tema sin entrar en él María del CARMEN PASTOR CUEVAS, “Principios políticos en la Crónica de Pedro I de Pero López de Ayala”, in: Santiago FORTUÑO LLORENS y Tomás MARTÍNEZ ROMERO (eds.), Actes del VII Congrès de l’Associació Hispánica de Literatura Medieval (castello de la Plana, 22-26 setembre de 1997), Castellon de la Plana: Universitat Jaume I, 1999, 3, p. 133-143.

14 La idea la expresó por primera vez Cicerón en varios pasajes de su obra; en la Edad Media la consagró Juan de Salisbury en el Policraticus (Lib. IV, cap. 1 y Lib. VIII, cap. 16), Jacques-Paul MIGNE, Patrologia latina, 199, París, 1855, cols. 513-514 y 775-778. La retoma Egidio Romano en De regimine principum Libri III, Roma: Antonium Bladum Editor, 1556, (Lib. III, Pars II, caps. 12-14).

15 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica, 2, p. 291.

16 Ya Franco Meregalli (La vida política del Canciller Ayala, Milán: Cisalpino, 1956, p. 51) habló del discurso cronístico del canciller como una gran construcción. Va tras sus pasos Jorge N. FERRO, “El intertexto político en las Crónicas del Canciller Ayala”, in: Incipit, 10, 1990, p. 81-89 e idem, “Acerca de la prosa cronística del Canciller Ayala”, in: A.A.V.V., Estudios sobre la variación textual. Prosa castellana de los siglos XIII a XIV, Buenos Aires: Secrit, 2001, p. 93-110.

17 Una vez más la idea se halla también en Juan de Salisbury, Policraticus (Lib. VIII, cap. 18, col. 785): “Ministros Dei tamen tyrannos esse non abnego”.

18 Vuelve sobre ella y el público del Rimado, S. HIREL, op. cit., p. 115-119.

19 Editados ahora por H. O. Bizzarri (ed.), Dichos de sabios. Jacobo Zadique de Uclés, San Millán de la Cogolla: CiLengua, 2019.

20 Fernando SUÁREZ BILBAO, Enrique III (1390-1406), Palencia: La Olmeda, 1994, p. 191-209; Noël VALOIS, La France et le Grand Schisme d’Occident, Hildesheim: Georg Olms Verlagbuchhandlung, 1967, 3, p. 69-354.

Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Hugo O. Bizzarri, « La solución de Job en el Rimado de palacio », e-Spania [Online], 34 | octobre 2019, posto online no dia 09 outubro 2019, consultado o 08 dezembro 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/31616 ; DOI : 10.4000/e-spania.31616

Topo da página

Autor

Hugo O. Bizzarri

Université de Fribourg

Artigos do mesmo autor

Topo da página

Direitos de autor

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Topo da página
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals