Navigation – Plan du site
Pero López de Ayala y su Rimado de palacio : miradas cruzadas

Estudio codicológico, gráfico y fonológico de la copia N del Rimado de palacio (ms. 4055 de la Biblioteca Nacional de España)

César García de Lucas

Résumés

Dans ce travail, nous reprenons le manuscrit 4055 de la Bibliothèque Nationale d’Espagne afin d’y trouver de nouvelles données codicologiques, graphiques et phonologiques qui pourront s’avérer utiles pour mieux connaitre l’histoire textuelle du Rimado de palacio.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Que abreviaremos de aquí en adelante, como es habitual en los estudios dedicados al Rimado de palac (...)
  • 2 Entre otras muchas referencias, pueden consultarse Albert F. KUERSTEINER, Poesías del Canciller Per (...)
  • 3 Para una descripción de la tradición textual, puede consultarse la citada edición H. BIZZARRI, p. 3 (...)

1El ms. 4055 de la Biblioteca Nacional de España1 suele considerarse el representante principal de la tradición manuscrita del Rimado de palacio: aunque N transmite solo 1627 estrofas en sus 144 folios, la mayoría de los editores lo usa como base de su labor ecdótica. El ms. h-III-19 de la Biblioteca del Escorial (usualmente llamado E), que suele datarse a finales del siglo XIV, es algo más largo y contiene 1939 coplas2. Se conservan también fragmentos en otros dos códices medievales –que, pese a su brevedad, son de interés textual; ambos se custodian en la Bibliothèque Nationale de France: el ms. esp. 216 (conocido como P) y el ms. esp. 37 (abreviado como C). Es además muy útil para la fijación de algunas de las coplas (924-2122) del texto poético ayalino la Glosa a los Moralia in Job conservada en los ms. 10136, 10137 y 10138 de la Biblioteca Nacional de España3.

Generalidades

  • 4 Como ya señalaba A. KUERSTEINER, op. cit., p. XI.
  • 5 Bibliófilo e hispanista alemán, seguramente hoy más conocido por haber sido el padre de Cecilia Böh (...)
  • 6 A. KUERSTEINER (op. cit., p. ii) aporta esta información al hablar de la copia que de N se hizo en (...)

2El volumen, en cuarto, mide 21,6 por 14,5 cm4. Está cubierto por una tapa de cuero roja con listones y letras doradas; probablemente recibiera esa encuadernación cuando pasó a ser propiedad de Juan Nicolás Bölh de Faber (1770-1836)5, quizás a finales del siglo XVIII o principios del XIX. Se cree que antes había pertenecido a los condes de Campo Alange6.

3En el lomo, lleva el escueto título de Libro del palacio (en tres líneas, una para cada palabra, y en mayúsculas). La signatura antigua fue M 330; aún puede verse en una etiqueta adosada en el vuelto de la tapa, tachada más tarde con lápiz:

Image 10000000000001800000011E77AD8B1EB9157193.jpg

  • 7 A. KUERSTEINER, op. cit., p. XI.

4También aparece inscrita a mano –y de nuevo rayada– en el vuelto de la hoja de guarda. Puede apreciarse que, junto a esta signatura, figura otra: Vitrina 6-3. Sin embargo, ambas referencias fueron reemplazadas por la actual Mss. 4055 en 19037.

Image 1000000000000137000000C71F607F665A795771.jpg

5Siguen tres páginas en blanco, añadidas probablemente durante la última encuadernación, antes del volumen medieval propiamente dicho (puede apreciarse la diferencia en el papel). En el cuarto folio (en realidad, fol. 0vº), nos encontramos ante la primera página escrita: contiene el conocido –y habitualmente considerado inexacto– íncipit que da título al libro, lo atribuye a Pero López de Ayala y afirma que este lo escribió durante un cautiverio en Gran Bretaña: “Este libro fizo el onrado cavallero Pero López de Ayala estando preso en Inglaterra, e llámase el Libro del palacio.

  • 8 P. LÓPEZ DE AYALA, Rimado de Palacio, ed. Florencio Janer, in: Poetas castellanos anteriores al sig (...)

6Es cierto que en la batalla de Nájera (el 3 de abril de 1367), Ayala cayó en poder de Eduardo de Woodstock –más conocido por el sobrenombre de “Príncipe negro”, aliado entonces de Pedro I; tras seis meses de cautiverio y el pago de un rescate, fue liberado y se unió de nuevo a las tropas del pretendiente. Es improbable que desde Bayona, lugar de su prendimiento, fuera trasladado a Gran Bretaña durante su prisión; por otra parte, las posesiones aquitanas de la corona británica difícilmente podrían llamarse en la época “Inglaterra”: su denominación habitual –en sus diferentes formas vulgares– era Guyena (por aféresis de Aguyenne, evolución romance de Aquitania). Así, la afirmación geográfica propuesta por el íncipit es dudosa. De cualquier modo, Pero López tenía por entonces 35 años y es probable que ya se hubiera iniciado en las letras. Janer creyó posible que, tal y como se indica, Ayala comenzase la redacción del Rimado durante su cautiverio tras la derrota de Nájera8. Por otro lado, nótese que, en el íncipit, al autor se le llama “onrado cavallero” y no “canciller”, título obviamente más prestigioso; ¿es esta mención anterior a 1398, año en el que Enrique III le otorgó esa dignidad? Por supuesto, la pregunta no es retórica y no puede responderse afirmativamente sin reservas; sea como fuere, no debemos dejar de observarlo.

Image 10000000000002580000011EEA61D03E73D4325A.jpg

  • 9 La tabla recoge menos títulos de los que se insertaron en el texto; sin embargo, ambos concuerdan e (...)
  • 10 También lo cree así A. KUERSTEINER, op. cit., p. VII-VIII.

7Sigue la tabla de contenidos –incompleta con respecto a lo que transmite el testimonio9. En el recto del folio siguiente (el 1rº) comienza la copia; todas las hojas –a excepción del fol. 105rº– fueron numeradas en el vértice superior derecho por la misma mano que reprodujo el texto10.

  • 11 A. KUERSTEINER, op. cit., p. VIII: “The paper appears to be of the same texture throughout. There a (...)

8La calidad del papel es muy homogénea a lo largo de la copia; Kuersteiner sugiere que procede de dos manufacturas diferentes, pues ve dos marcas de agua distintas11, también asegura que una mano escribió a lápiz, debajo de la última cuarteta una palabra (¿fin?), que hoy ya no se lee.

Image 1000000000000210000003608353B6283235A1F3.jpg

9Sin embargo, el profesor de Bloomington no comentó las adiciones manuscritas medievales que aparecen en los folios 49rº, 61rº, 65rº y 141rº –y en esto no difiere de los demás editores y estudiosos; nosotros nos ocuparemos de ellas más adelante en este trabajo.

Descripción gráfica

  • 12 Escribimos entre paréntesis cuadrados los números de copla o de verso de la citada edición de H. O. (...)

10Toda la copia se presenta en una letra gótica libraria con cierta tendencia a la cursividad; veamos el ejemplo del fol. 36vº, 415b [416b]12:

Image 10000000000003320000003DBC56ECCA63B00881.jpg

11Esta escritura es característica del final del siglo XIV13. Aunque sea algo obvio, quizás merezca la pena recordar que la letra es diferente a la de las Morales14 y las Crónicas15 y, por supuesto, a la de la otra copia extensa del Rimado, la del ms. escurialense RBME h-III-19:

Image 100000000000044A0000014741CDFDF300918793.jpg

  • 16 A. KUERSTEINER, op. cit., p. VIII.
  • 17 P. LÓPEZ DE AYALA, Obra poética del Canciller Ayala, ed. José LÓPEZ YEPES, Vitoria: Caja de Ahorros (...)
  • 18 P. LÓPEZ DE AYALA, Rimado de Palacio, ed. Germán ORDUNA, Pisa: Giardini Editore, 1981, 2 vols.; 1, (...)
  • 19 A. KUERSTEINER, op. cit, p. VIII.

12A nuestro parecer, la copia N es obra de un solo amanuense –también era la opinión de Kuersteiner16 o de López Yepes17, compartida por la mayoría de la crítica; Orduna pensaba, en cambio, que intervinieron dos escribanos en el trabajo: el primero, desde el folio 1 hasta el 63 y el segundo desde ahí hasta el final;18 para nosotros, hay, en efecto, una mudatio calami, pero un cambio de pluma en sentido literal y no de mano: es el inicio de un nuevo cuaderno con tinta más oscura, aunque la escritura es del mismo amanuense. Ese folio contiene otra curiosidad: el título “Cantar”, en rojo, es de un trazo diferente al resto del manuscrito; además, lleva un asterisco que parece remitir al pie de la página, en el que puede leerse, en una letra ínfima y moderna: “Escrito en 1823–G”; como también señala y sugiere Kuersteiner19, Bartolomé José Gallardo (1776-1852) debió de añadir el lema remedando la escritura medieval mientras estudiaba el manuscrito; aunque ilustrado y bibliófilo, parece que se dejó arrastrar el horror vacui de los hombres del Barroco.

13Algunos títulos de las secciones, escritos en tinta roja, estaban previstos antes de la ejecución de la copia porque alguna vez ocupan espacio dentro de la caja del texto y dan lugar a un primer verso en el que se dejó un hueco para una capital, que se añadió en un rojo o azul (fol. 11vº):

Image 1000000000000439000003353940B07922F6D038.jpg

14Sin embargo, los títulos de las secciones, generalmente, fueron insertados después de escribir las cuartetas, pues no cuentan con su propio espacio ni se siguen por una mayúscula coloreada (fol. 10rº, 15rº, 20rº, etc.):

Image 10000000000003AE0000030FDCBA4719BFB88371.jpg

15El amanuense trabajó únicamente con una pauta: la de la caja de escritura; se trazó como una referencia general (claramente visible en 64r, 72r, 141v, 142r; etc.) en la que luego él mismo estableció la separación de líneas y estrofas a medida que avanzaba en la copia; aun así, alcanzó un gran equilibrio –eso demuestra su profesionalidad. A veces, se vio obligado a hacer más pequeños los caracteres, de modo que la página contuviese el mismo número de coplas; por ejemplo, es el caso de 106v, donde se aprecia claramente la diferencia de tamaño en la letra de la primera estrofa de la plana y la última:

Image 10000000000003A6000002C9BC481BF8445FC99A.jpg

16Además de tratar de dar forma a las diferentes estrofas –cuartetas y otras composiciones varias con más o menos éxito–, intenta dividir los hemistiquios de los alejandrinos mediante vírgulas separadoras (4v, 48 [48]):

Image 1000000000000272000000BFB2C3E943ED4AC0B3.jpg

17Hay llamadas a los folios siguientes que se reparten de un modo bastante regular: 12vº, 24vº, 36vº, 48vº, 60vº, 72vº, 84vº, 96vº, 108vº, 120vº, 131vº; como puede observarse, los reclamos aparecen siempre –salvo en el último caso– en múltiplos de doce, pues ese era el número de páginas de los cuadernos.

18Se añadieron algunas correcciones marginales, aparentemente de la misma mano (69r):

Image 100000000000026D0000034CBD5F1300494C62CD.jpg

19El copista dejó algún espacio libre en la línea cuando no entendía el texto que copiaba, sin duda con la intención de encontrar una solución y completarlo después (70v, 813 [842]):

Image 100000000000022900000059870F191370D32D5D.jpg

20Incluso podía tratarse de versos completos; en el folio 131vº, se omitió el último de la copla 1524 [1559]:

Image 100000000000032F0000011E229A56AFFD8D0B8C.jpg

  • 20 Es, por supuesto, una hipótesis que podría descartarse si se demostrase que la mano se dibujó años (...)

21Como puede verse, se dibujó una manícula en el margen que señalaba el defecto, quizás con la intención de llamar la atención de un revisor para que lo remediase; si era así, eso implicaba que el amanuense debía trabajar bajo la supervisión de alguien con la potestad de decidir y resolver sobre los problemas textuales20.

22Se puede decir que N se proyectó inicialmente como una copia cuidada, bien dispuesta; fue ejecutada por una buena mano que contaba con un sentido equilibrado de los espacios y las formas de los párrafos. Por ese motivo se empezó usando tintas diferentes para cada uno de los calderones en el primer tercio del códice (roja y azul, alternativamente, hasta el fol. 56rº con una excepción: solo rojo en la plana formada por 39vº y 40rº). Aunque más tarde se abandonaran los ornamentos (desde el fol. 56vº), sin embargo, seguía observándose la estética de la página: en ese sentido, se aprecia la atención con la que se intenta distinguir entre los diferentes tipos de estrofas (fol. 77vº-78rº):

Image 1000000000000435000003598071D160E2C68EC5.jpg

  • 21 Quizás esa fuera la intención de E.

23No se trata de una copia simplista realizada con el único cometido de registrar un texto:21 N parece tener una ambición más noble. El copista es muy profesional; muestra su arte, por ejemplo en 71r, 816c [845c], donde, para completar una línea que resultaría más corta que las otras, dibuja una pluma horizontal para reemplazar la /s/ de <assi>:

Image 10000000000002DD0000008B9F789C40E9834B0F.jpg

24O en el modo en el que prolonga las /r/ de forma <2> o aumenta el tamaño de las <s> finales para completar el renglón, como en 123v, 1433 [1468] (otros ejemplos en 124r, 127r, 128v, 137v):

Image 1000000000000351000000DFA08F1F7EE1BD21D2.jpg

25También puede alargar los diacríticos de las abreviaturas o el trazo de algunas mayúsculas sobre el margen superior de la página (fol. 128vº, 120rº, 139vº).

  • 22 Bizzarri (P. LÓPEZ DE AYALA, Rimado de Palacio, ed. cit, p. 354) sospecha, muy razonablemente, que (...)

26El texto no llenó algunas planas (fol. 69vº). El folio 140vº solo reproduce dos cuartetas y deja más de la mitad de la página sin ocupar: o el amanuense copiaba de un manuscrito incompleto o bien él mismo, por motivos desconocidos, interrumpió bruscamente su labor: desde luego, la obra no concluye con un éxplicit. Sea como fuere, a juzgar por la tradición manuscrita que nos ha llegado, da la impresión de que Ayala nunca llegó a completar su versión poética de la materia de Job22.

Las notas medievales

27Como hemos adelantado, en el manuscrito 4055, se añadieron varias anotaciones ya en el Medievo a las que la crítica no parece haber dado importancia –o, al menos, no ha mostrado interés en ellas.

28Las dos primeras que observaremos son de una letra similar a la de la confección general de la copia, aunque de factura más descuidada –a nuestro parecer, de otra mano–, y que prácticamente fueron cercenadas por la cuchilla durante alguna de las encuadernaciones del volumen. En el borde inferior del folio 49rº, aún puede leerse: “consejo para regimiento de la república”:

Image 10000000000002A80000003E27521414B924B7EF.jpg

29Más adelante, en el 65r, dice “Oración que fizo Pero López de Ayala”:

Image 100000000000024700000041FBCA9B965CB750C5.jpg

30Se trata de unas líneas sin mayor relevancia que simplemente apuntan el título de la pieza que comienza en la plana siguiente de la copia; su lectura es relativamente fácil: incluso alguien, en letra moderna y a lápiz –probablemente Nicolás Sánchez–, volvió a copiar la interpretación de la segunda.

31Más oscuras, en cambio, son las dos notas restantes. En el folio 61rº, en el espacio libre del bajo de la página, se escribió en letra cortesana:

Image 10000000000003E40000013DD193024C9B914255.jpg

<ɑmj ſeño2ɑ δon ɑleon (2) δe gvɑδɑlɑg- zɑmj (3) ſeño2>: “A mi señora doña *Leon[or] de *Guadala[gue] e a mi señor”.

  • 23 Emilio HÜBNER, “Nuevas observaciones sobre la geografía antigua de España”, Boletín de la Real Acad (...)
  • 24 “C. Sánchez Albornoz, en un artículo publicado en 1944, puso magistralmente en evidencia, tras anal (...)

32Hübner, en 1900, apoyándose en Gómez Moreno, asociaba el antiguo topónimo Lacca al “río Guadi Lacea o Guadalaque de los Árabes, el célebre Guadalete”23, en la actual provincia de Cádiz. Varias décadas más tarde, Sánchez Albornoz explicó más detalladamente que Guadalaque es la denominación medieval –basada en la forma árabe Wadilacca– del río Guadalete24. Sin embargo, que sepamos, nunca ha existido un señorío de ese nombre –ni de ninguna de sus variantes–, por lo que difícilmente puede identificarse la señora a la que se dirige la nota con una persona precisa.

33Es cierto que el linaje de los Guzmán, desde finales del siglo XIII, tuvo sus dominios en las proximidades del Guadalete;25 sin embargo, la mujer de Ayala –llamada precisamente como la destinataria de la dedicatoria–, aunque ostentaba el mismo apellido, no pertenecía a la familia andaluza. Leonor de Guzmán, nacida hacia 1340 y esposa del Canciller, era hija de Pero Suárez de Toledo, I Señor de Gálvez y María Ramírez de Guzmán; su abuelo materno, Juan Ramírez de Guzmán y Cifuentes (n. 1270), III Señor de Abiados, fue el biznieto de Pero Núñez de Guzmán y García de Roa, Señor de Guzmán y Roa (en Burgos), descendiente a su vez de Ruy Núñez de Guzmán, el fundador del linaje castellano26. Esta familia nada tiene que ver, al parecer, con Alfonso Pérez de Guzmán (conocido generalmente como Guzmán el Bueno) y su parentela, de origen incierto, pero establecida en Andalucía probablemente desde la época de Fernando III27. Así pues, por muy atractiva que resulte la idea, hoy por hoy, no podemos afirmar que la nota se dirija a la pareja del autor del Rimado.

34Del mismo trazo parece la línea que figura en el folio 141rº de la copia –el último, que había quedado completamente el blanco:

Image 100000000000038900000157A8DCE45313EC5D25.jpg

  • 28 El trato de “reverendo señor”, según el CORDE, no comienza a darse en castellano hasta la primera m (...)

<ɑl muj Ɍδo ſen o2>: “Al muy reverendo28 señor”.

35La letra de ambas notas procede, sin lugar a dudas, de la misma mano; el trazo es bastante particular –principalmente por la forma de la <o>, muy alargada y oblicua– y poco firme. Pese a la aparente inseguridad –por la diferencia de tamaño de algunos grafemas y la separación dispar de los caracteres–, no puede decirse, sin embargo, que quien añadió esas líneas al códice estuviera poco familiarizado con la escritura: por el contrario, por el tipo de letra y el modo en el que utiliza las abreviaturas, da la impresión de que conoce bien las prácticas documentales; la irregularidad quizás se deba, pues, a motivos físicos o circunstanciales: ¿tenía su autor dificultades con el pulso o escribía sin un buen apoyo? Obviamente no podemos responder a esta pregunta –que quizás ni siquiera abarque todas las explicaciones posibles.

La escritura puede calificarse de cortesana privada: la cursividad, patente aquí, sin embargo, no ha evolucionado hasta la característica de la letra procesal. Hay varios elementos que parecen ubicar su factura en la primera mitad del XV: la <ɑ> inicial no se abre por la parte inferior (Image 10000000000000150000001986770FF5DC550366.png) –sino que presenta una forma similar a la a minúscula; por otro lado, la abreviatura de la conjunción copulativa, <z>, no es ni la pequeña espiral habitual entre los escribas profesionales (Image 1000000000000011000000126BE7D7ED63DC85C6.png) ni la <y> que aparece ya en algunos documentos de la segunda mitad de ese mismo siglo (Image 1000000000000012000000155A3FC600F72D4500.png).

  • 29 Podemos descartar al copista porque, de haber sido él, habría usado una letra similar a la que se e (...)

36Las dos anotaciones son dedicatorias. Cabe preguntarse qué sentido tienen unas frases así en alguien que no sea el autor, el mandatario de la copia o el propietario del volumen29.

Relación entre grafías y fonología

  • 30 “[…] cuando la distancia cronológica, y lingüística, es menor el copista suele actualizar ‘automáti (...)

37Antes de comenzar el análisis gráfico y fonético del manuscrito N, nos parece necesario hacer notar que el lector en ningún caso debe atribuir los rasgos que aquí se describan a la lengua particular de Pero López de Ayala: durante el proceso de copia, el escribano puede modificar los usos fonéticos, morfológicos y sintácticos de su original para hacerlos coincidir con los suyos propios, en particular cuando el traslado se ejecuta en un periodo lingüístico próximo30. Se trata de un fenómeno tan inconsciente como inevitable: nadie escribe lo que lee, sino lo que se dicta a sí mismo tras la lectura –y la interpretación que esta conlleva.

38El copista de N hipercaracteriza la /ŝ/ dental africada –que quizás ya comenzaba a fricativizarse– escribiendo <ç> cedilla también ante <e> e <i> (19r, 219b [220b]):

Image 10000000000003050000003FFB0EE2190CF9E505.jpg

39Desde luego, no es ninguna novedad porque ese recurso ya se empleaba incluso en el siglo XIII; sin embargo, a medida que avanza el Medievo, el uso se generaliza; obviamente, se trata de establecer una correspondencia biunívoca entre un grafema y un fonema.

40El reparto de las formas de eses y erres sigue el criterio general de toda la Edad Media europea: la ese alta <ſ> aparece al inicio de sílaba o en ligaduras (con <t>) mientras que la ese baja <s> se usa al final de sílaba (p. e., <aqſtas coſas>, fol. 119vº, 1382a [1411a]):

Image 100000000000032F00000037C7194C964AA8CCD2.jpg

41La distribución de las grafías que representan las sibilantes alveolares y dentales (<6> seis, <ſ> alta, <s>, <ϛ> sigma) no parece denunciar ninguna confusión entre los órdenes fonológicos; las formas de cada signo son claras y distintas (p. e., fol. 41vº, 488b [489b]):

Image 100000000000037A00000041143B865B3AE4EA40.jpg

42Como sabemos, en años posteriores, los rasgos distintivos tenderán a neutralizarse hasta hacerse indistinguibles en algunos contextos.

43La copia preserva, al menos gráficamente, la <f> sin aspirar (fol. 9vº, 104cd [105cd]:

Image 100000000000028800000060B56B92FAC231F189.jpg

44La grafía <h> con valor fonológico nulo /Ø/ se introduce en determinadas cadenas gráficas para darles mayor consistencia material; muy frecuentemente, se asocia a secuencias iniciales como <er> (29r, 340c [341c]):

Image 100000000000031A0000003CF48ADA5DA2422F71.jpg

45Se trata de hábitos gráficos adquiridos –es decir, que no dependen de la voluntad individual del copista (fol. 55vº, 657a [670a]):

Image 100000000000032F00000045E45C7E1E59712C37.jpg

46Palabras como <hedat> o la primera o la tercera persona del singular del presente de indicativo de aver suelen comenzar con ese grafema (fol. 6rº, 63d [64d]; fol. 10rº, 111c [112c]):

Image 10000000000003030000004F5D23040B6082D3F0.jpg

Image 10000000000002D00000005393E7F732C18836F0.jpg

47Sin embargo, no se trata de un criterio sistemático; en algunos entornos, en los que se percibe que la forma verbal va rodeada de otros elementos gráficos, la <h> se considera innecesaria (fol. 1rº, 4d):

Image 10000000000002F50000003F0C553D57BA4FE7F4.jpg

48En ese caso concreto, <aver ʃa de pe2de2>, aver s’á de perder, la tercera persona no solo va precedida por una “s alta” –que a efectos materiales, suple a la <h> de otros lugares– sino que, además, la forma de infinitivo, que se escribe generalmente del modo en el que se representa aquí, la antecede inmediatamente.

49Los arcaísmos gráficos, debidos al apego a la tradición notarial y literaria, se combinan ya con algunos cultismos (19r, 216dc [217dc]):

Image 10000000000003690000008B0746CE2075E11B96.jpg

50El adjetivo y sustantivo súbditos potencia su carácter latino con la introducción del grupo culto <ct> –una hipercorrección, pues el participio latino de SUBDĔRE es SUBDĬTUS.

51De todos modos, N no se deja llevar siempre por los latinismos gráficos (1r, 4a [4a]):

Image 10000000000002DE00000050F7A5C21C14F86404.jpg

52Vemos como aquí, en cambio, representaba explícitamente la /e/ de escritura, que, sin duda, representaba mejor la pronunciación real (de ese mismo modo deben interpretarse otros ejemplos como dotrina, fol. 69vº, 808c [838c], inoran fol. 69vº, 808f [838f], etc.

53En N, se emplea la doble ele <ll> para representar /l/ en algún cultismo como <apellada> 135r, 1365d [1606d] –en este caso, propio del ámbito judicial:

Image 100000000000036F00000043E121ABDB326AB048.jpg

Sistema fonológico subyacente

54A la vista del reparto de las grafías, puede colegirse que el sistema fonológico subyacente de la copia N no difiere mucho del medieval alfonsí:

Image 10000000000004EB000002CB72323D85ECF88ACE.jpg

55No obstante, no debe escapársenos que en la serie de las fricativas el texto deja traslucir algunas inseguridades. El elemento bilabial sonoro [B] muy probablemente ni siquiera gozase de un carácter distintivo: su aparición estaba condicionada al contexto (bozes, 242bβ, 379cα, 421dβ, etc.; frente a llamava, 1711aβ, 1713aβ). Algo semejante puede afirmarse de s sonora –idealmente considerada como fonema: lo cierto es que en N el reparto de <s> y <ss> en contexto intervocálico muestra a menudo la inexistencia de una oposición entre sonoridad y sordez: qual quier que así peca en esta ocasión <qual qie2 q- aſi peca Enesta ocaſion> 8r, 88b [89b]; e por nuestra ventura oy así pasa esto <E por nra- ventura / oy aſi paſa eſto> fol. 18vº, 210a [211a]. Por otro lado, considerando el contexto lingüístico contemporáneo, es más que probable que tras la grafía <f>, en determinadas condiciones –particularmente en posición inicial–, se ocultase el alófono aspirado velar [h] (por ejemplo, en casos como fazienda, 5cα, fazer, 13bβ, etc. y en sus demás formas); en otras ocasiones, en cambio, su pronunciación sería plena, es decir, labiodental (favor, 39aβ, 39cβ). Sin embargo no hay que olvidar el peso de la letra: en una lectura formal, probablemente nunca se optaría por la pronunciación vulgar –del mismo modo que hoy, leyendo, nadie declamaría en alta voz /andáo/ si se encontrase ante un andado impreso.

Conclusiones

56El estudio codicológico, gráfico y fonológico del ms. 4055 de la Biblioteca Nacional de España puede aportar nuevas informaciones y posibilitar algunas inferencias sobre la historia textual del Rimado de palacio. Si bien Kuersteiner –confiando en la opinión de Paz y Meliá– hizo pensar a la crítica que el manuscrito N era posterior a la copia escurialense RBME h-III-19, lo cierto es que nada impide pensar que el testimonio de Madrid fuera elaborado en los últimos años del siglo XIV o en los primeros del XV, es decir, durante el último tramo de la vida de Pero López de Ayala. La letra, el empeño que se puso en la realización del manuscrito, la atención que se prestó a su disposición, los espacios en blanco que debían completarse e, incluso, la interrupción misma de la copia sin completar siquiera un folio y sin proponer un éxplicit podrían explicarse bien si el amanuense hubiese trabajado bajo las órdenes del autor.

57Por otro lado, las dedicatorias manuscritas, añadidas en una letra muy personal y claramente distinta a la del copista del texto, aunque son de datación e interpretación difíciles, quizás ofrezcan alguna pista útil para reconstruir y comprender mejor el recorrido ecdótico de la compilación poética de Pero López de Ayala.

Haut de page

Notes

1 Que abreviaremos de aquí en adelante, como es habitual en los estudios dedicados al Rimado de palacio, como N. Disponible en: http://bdh.bne.es/bnesearch/CompleteSearch.do?field=todos&text=lopez+de+ayala&showYearItems=&exact=on&textH=&advanced=false&completeText=&autor=L%C3%B3pez+de+Ayala%2c+Pedro&pageSize=1&pageSizeAbrv=30&pageNumber=8 [consultado en agosto de 2019].

2 Entre otras muchas referencias, pueden consultarse Albert F. KUERSTEINER, Poesías del Canciller Pero López de Ayala, 1, Nueva York: The Hispanic Society of America, 1920, p. VII y ss.; Michel GARCÍA, “El Rimado de Palacio de Pero López de Ayala. Datos para la historia del texto”, in: Actas del quinto congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas: celebrado en Bordeaux del 2 al 8 de septiembre de 1974, Burdeos: Université de Bordeaux III, 1977, p. 401-406; por supuesto, Pero LÓPEZ DE AYALA, Rimado de Palacio, ed. de Hugo O. BIZZARRI, Madrid: Real Academia Española, 2012, p. 381-382.

3 Para una descripción de la tradición textual, puede consultarse la citada edición H. BIZZARRI, p. 378-401.

4 Como ya señalaba A. KUERSTEINER, op. cit., p. XI.

5 Bibliófilo e hispanista alemán, seguramente hoy más conocido por haber sido el padre de Cecilia Böhl de Faber y Larrea (1796-1877), quien adoptó el nombre de pluma de Fernán Caballero.

6 A. KUERSTEINER (op. cit., p. ii) aporta esta información al hablar de la copia que de N se hizo en el siglo XVIII –posiblemente obra de Nicolás Antonio– y que publicó Florencio Janer en el tomo 57 de la Biblioteca de Autores Españoles. “La primera condesa de Campo de Alange, Agustina de la Torre, fue una mujer ilustrada, contemporánea del rey Carlos III, que reunió una biblioteca de unos 1660 volúmenes y que se vio acrecentada por sus descendientes. Se puede considerar como la primera bibliófila de la familia quien destacó por el cuidado al formar esta selecta biblioteca y en el trato y conservación de los valiosos ejemplares que la conformaban. […] Su colección pudo mantenerse completa debido a una disposición testamentaria que impidió que la biblioteca pudiera fragmentarse y repartirse entre los herederos. De los libros que la constituían se conserva un inventario manuscrito, Índice de la Librería de la Condesa del Campo de Alange [BH MSS 1096], fechado en 1779, dividido por materias siguiendo el orden de colocación física de los libros en los armarios, además de un Suplemento al Índice [...] que reseña los nuevos ingresos de fondos”. https://biblioteca.ucm.es/historica/condesas-de-campo-de-alange-s-xviii-xix-. No encontramos nosotros en ese índice, sin embargo, ninguna mención al Rimado. Por su parte, el ms. Escurialense h.III.19 parece que fue donado o vendido a Felipe II por Jorge de Beteta “el Mozo” (1523-1590): “Fue ilustre capitán en las guerras de Italia junto al Emperador, llegando a ser gentilhombre de la Real Casa por lo que residió largas temporadas en la Corte de Felipe II. Aficionado a los estudios y al deseo de saber, reunió en su casa-palacio de Soria una pequeña colección de manuscritos de una valía extraordinaria, ya que se remontan hasta el siglo X. […] En 1575 ofertó diez u once de sus mejores códices al Monarca, no se sabe si en venta o gratuitamente, para la biblioteca de El Escorial”, http://dbe.rah.es/biografias/46429/jorge-de-beteta-castilla-y-cardenas [consultado en agosto de 2019].

7 A. KUERSTEINER, op. cit., p. XI.

8 P. LÓPEZ DE AYALA, Rimado de Palacio, ed. Florencio Janer, in: Poetas castellanos anteriores al siglo XV, (1ª ed. 1864), Madrid: Biblioteca de Autores Españoles, 1921, p. XLV-XLVI.

9 La tabla recoge menos títulos de los que se insertaron en el texto; sin embargo, ambos concuerdan en el primer y el último elemento.

10 También lo cree así A. KUERSTEINER, op. cit., p. VII-VIII.

11 A. KUERSTEINER, op. cit., p. VIII: “The paper appears to be of the same texture throughout. There are, however, two watermarks. These watermarks are never complete and are always close up to the back edge of the book”. Nosotros no hemos podido apreciarlas.

12 Escribimos entre paréntesis cuadrados los números de copla o de verso de la citada edición de H. O. BIZZARRI.

13 Se pueden observar ejemplos parecidos en Pedro SÁNCHEZ-PRIETO BORJA (coord.), Textos para la historia del español, 2, Alcalá de Henares: Universidad, 1995, p. 90-91, 101-102, 123-124, todos de la segunda mitad del siglo XIV. Kuersteiner (op. cit., p. VIII), de acuerdo con Paz y Meliá, afirmaba que “the handwriting belongs to the beginning of the XV century”.

14 Que debió de pertenecer a la biblioteca de Santillana; hoy lo guarda la Biblioteca Nacional de España bajo la referencia VITR/17/6. Disponible en http://bdh.bne.es/bnesearch/detalle/bdh0000007521 [consultado en agosto de 2019].

15 También en la BNE, Mss/2880: http://bdh.bne.es/bnesearch/CompleteSearch.do;jsessionid=ADC6369ECAAB52AACB7B3E946C858ABE?languageView=es&field=todos&text=lopez+de+ayala&showYearItems=&exact=on&textH=&advanced=false&completeText=&pageSize=1&pageSizeAbrv=30&pageNumber=3 [consultado en agosto de 2019].

16 A. KUERSTEINER, op. cit., p. VIII.

17 P. LÓPEZ DE AYALA, Obra poética del Canciller Ayala, ed. José LÓPEZ YEPES, Vitoria: Caja de Ahorros Municipal, 1974, p. 21.

18 P. LÓPEZ DE AYALA, Rimado de Palacio, ed. Germán ORDUNA, Pisa: Giardini Editore, 1981, 2 vols.; 1, p. 21.

19 A. KUERSTEINER, op. cit, p. VIII.

20 Es, por supuesto, una hipótesis que podría descartarse si se demostrase que la mano se dibujó años después; el modo de representación, sin embargo, parece medieval.

21 Quizás esa fuera la intención de E.

22 Bizzarri (P. LÓPEZ DE AYALA, Rimado de Palacio, ed. cit, p. 354) sospecha, muy razonablemente, que lo más probable es que el Canciller no acabara su Rimado: “Algunos pasajes pudieron inclusive haber quedado sin una verdadera redacción final. En definitiva, el espíritu perfeccionista del poeta, el deseo de siempre completar su creación hizo que dejara su obra inconclusa y aun con suturas mal cosidas”.

23 Emilio HÜBNER, “Nuevas observaciones sobre la geografía antigua de España”, Boletín de la Real Academia de la Historia, 36, 1900, p. 402-408, p. 408.

24 “C. Sánchez Albornoz, en un artículo publicado en 1944, puso magistralmente en evidencia, tras analizar el conjunto de fuentes árabes que narran la derrota del rey Rodrigo, que el Wadilakka o río Lakka dado como lugar del encuentro bélico, no era otro que el actual Guadalete. Abrumadora en sus argumentos, esta tesis es hoy generalmente admitida. L. Torres Balbás, para quien ‘tras de lo cual huelgan todos los razonamientos’, apoya dicha argumentación con una serie de datos sacados de las fuentes cristianas, que van de los siglos XIII al XVII, en las que se denomina al Guadalete como Guadalec, Guadalac, Guadalaque o Beladac, ‘sin que sepamos la razón del cambio y abandono del antiguo’”, Genaro CHIC GARCÍA, “Lacca”, Habis, 10-11, 1979-1980, p. 255-278, p. 257. En realidad, como apuntó Menéndez-Pidal, Guadalete se originó, simplemente, en una interpretación errónea de la <c> final de Guadalec, que se leyó como <t> en algunas fuentes antiguas.

25 Miguel Ángel LADERO QUESADA, “Los señoríos medievales en el ámbito de Cádiz y Jerez de la Frontera”, in: Estudios en memoria del profesor D. Salvador de Moxó, IUCM, 1982, p. 454-572, p. 548.

26 Ignacio ÁLVAREZ BORGE, “Parentesco y patrimonio en la baja y media nobleza castellana en la Plena Edad Media (c. 1200-c. 1250). Algunos ejemplos”, Anuario De Estudios Medievales (AEM), 39/2, julio-diciembre de 2009, p. 631-666, p. 650.

27 Vid. https://www.diariodeleon.es/articulo/cultura/guzman-bueno-cumple-760-anos-incognita-origen/201601240400021569660.html [consultado en agosto de 2019].

28 El trato de “reverendo señor”, según el CORDE, no comienza a darse en castellano hasta la primera mitad del siglo XV: la primera ocurrencia procede de una carta de Íñigo López de Mendoza fechada en 1444; sin embargo, es improbable que el marqués fuera el primero en utilizar esa fórmula respetuosa.

29 Podemos descartar al copista porque, de haber sido él, habría usado una letra similar a la que se emplea en el resto del códice; de cualquier modo, el amanuense, profesional en este caso, no podía ofrecer, a título personal, el fruto de su trabajo a un tercero.

30 “[…] cuando la distancia cronológica, y lingüística, es menor el copista suele actualizar ‘automáticamente’ (es decir, de acuerdo con los mecanismos psicológicos del acto de copiar) la lengua de su modelo”, Pedro SÁNCHEZ-PRIETO BORJA, “Interpretación fonemática de las grafías medievales”, in: José Luis GIRÓN ALCONCHEL, José Jesús de BUSTOS TOVAR (coord.), Actas del VI Congreso Internacional de Historia de la Lengua española: Madrid, 29 de septiembre-3 de octubre de 2003, 1, Madrid: Arco Libros, 2006, p. 219-260, p. 237, n° 49.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

César García de Lucas, « Estudio codicológico, gráfico y fonológico de la copia N del Rimado de palacio (ms. 4055 de la Biblioteca Nacional de España) », e-Spania [En ligne], 34 | octobre 2019, mis en ligne le 09 octobre 2019, consulté le 11 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/31826 ; DOI : 10.4000/e-spania.31826

Haut de page

Auteur

César García de Lucas

Université Paris Nanterre – EA 369 Études Romanes

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals