Navigation – Plan du site
Pero López de Ayala y su Rimado de palacio : miradas cruzadas

De la lengua al texto del Rimado de Palacio: las coplas 695-706 del manuscrito E

José Luis Girón Alconchel

Résumés

Dans cet article, la segmentation linguistique du discours est appliquée aux strophes 695-706 du manuscrit E du Rimado de Palacio pour affirmer qu'elles ne sont pas d'un niveau stylistique inférieur à celui des strophes présentes dans les deux manuscrits, N et E, et qu'elles ne sont pas répétitives et ne peuvent, donc, pas être supprimées sans endommager le texte.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este trabajo se inserta en el marco del proyecto FFI2015-64080-P, Procesos de gramaticalización en la historia del español (V): gramaticalización, lexicalización y análisis del discurso desde una perspectiva histórica, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España.

Texte intégral

El problema de las estrofas E 695-706. Propuesta de edición

  • 1 Hugo O. BIZZARRI (ed.), Pero López de Ayala, Rimado de Palacio, Madrid: Real Academia Española, 201 (...)
  • 2 Rafael LAPESA, “El canciller Ayala” (1ª ed. 1949), in: De Ayala a Ayala. Estudios literarios y esti (...)
  • 3 H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 454.
  • 4 Michel GARCIA (ed.), “Libro de Poemas” o “Rimado de Palacio”, Madrid: Gredos, 1978, 2 vols.; Jacque (...)
  • 5 Germán ORDUNA (ed.), Rimado de palacio, Madrid: Castalia, 1987, p. 251-252, n° 694-695.

1Al final de la primera sección del Rimado de Palacio, “Confesión rimada y crítica a los estados”1, el yo-didáctico, síntesis de la “experiencia y doctrina” del propio Ayala2, proporciona una lista de consejos al privado siguiendo el modelo de los regimientos de príncipes medievales. De esos consejos hay cuatro –el primero, el segundo, el tercero y el octavo– que están en los dos manuscritos que conservan la obra, N y E. Pero hay otros cuatro –el cuarto, el quinto, el sexto y el séptimo, en total doce estrofas– que sólo figuran en el ms. E. Según Bizzarri3, esas doce estrofas corresponden a la pérdida de un folio en N. Además de Bizzarri, otros editores4 incluyen esas doce estrofas en el texto del RP; pero no lo hace Orduna, porque considera que el fragmento E 695-706 es “una interpolación ajena al arte de Ayala”, que desordena la unidad de N y es “de un nivel expresivo inferior al común de Ayala”5.

  • 6 He partido de las citadas ediciones de García, Joset, Adams, Bizzarri y Lapesa y Lago; y también de (...)

2En lo que sigue voy analizar esos consejos desde el punto de vista de la segmentación lingüística del discurso para evaluar la tesis de Orduna. Previamente he hecho un análisis filológico para proponer el texto que presento a continuación. Cada consejo es una unidad discursiva, o sea, una unidad intermedia entre el enunciado –unidad mínima de comunicación– y el texto. También es una unidad discursiva la “oración por el privado” situada entre el consejo séptimo y el octavo. Cada una de estas unidades discursivas consta de un número de enunciados que, según el modelo de Basilea (que resumiremos en el apartado siguiente), están individualizados por la doble barra (//), y que nosotros enumeramos en superíndice. Cada enunciado está integrado por las unidades informativas –Marco(s), Apéndice(s) y Núcleo–, las cuales se indican en superíndice a continuación del constituyente lingüístico que las satura. El resultado es el siguiente6:

Tres cosas le consejo en tal caso guardar,
que, si las olvidare algunt tienpo, pesar
avrá e, por ende, agora es de nenbrar,
las quales aquí quiero presentes declarar. (686)

[PRIMER CONSEJO (N, E)]
1// Después que muy privado se viere este tal /Marco
[2// –e /Marco puede su consejo valer o bien o mal /Núcleo– //]Inciso
Primeramente /Marco guarde non sea desigual
en consejar crüezas /Núcleo, pues que es omne mortal /Apéndice. // (687)
3// Conseje a su señor que sea piadoso,
dulçe e de buen ayre, e a todos graçioso,
a los buenos, alegre e a los malos brioso,
en matar a los omnes, nunca sea presuroso / Núcleo. // (688)
4// E /Marco si alguno yerra /Marco, mande a los sus jüezes
que lo vean e libren /Núcleo, pues ellos han las vezes /Apéndice; //
5// sean omnes derechos, nin pobres nin rrafezes /Núcleo,
que non vendan justiçia commo quien vende nuezes / Apéndice. // (689)
6// La muerte del pobre omne mucho es de avisar /Núcleo,
ca fecho es a Figura de Aquél quel' fue formar /Apéndice; //
7// por Dios /Marco bien se examine /Núcleo, non se vaya quexar
aquel Jüez derech(er)o que lo ha d’esaminar /Apéndice. // (690)
8// Caten leyes e fueros, e llamen ý letrados /Núcleo,
omnes de conçïençia /Apéndice non sean omiziados /Apéndice,
nin por algo corruptos /Apéndice, nin mançebos quexados /Apéndice: //
9// ý /Marco vengan los ançianos en tal caso provados /Núcleo. // (691)

  • 7 Me parece mejor la lectura de E, “toma”, que la de N, “toman”. Y así lo creen también García, Joset (...)

[SEGUNDO CONSEJO (N, E)]
1// Otrosí /Marco le conseje, el tal a su señor
que en pedir non sea duro despechador / Núcleo: //
2// pida con buena graçia e con buen amor,
e de lo que le dieren sea gradesçedor /Núcleo. // (692)
3// Si oy, si non cras /Marco, el súbdito terná
con que sirva al señor e nunca cansará /Núcleo; //
4// si ge lo toma(n)7 a fuerça /Marco, lo tal le enojará
e /Núcleo-, por mucho que tome /Apéndice, nunca aprovechará /Núcleo. // (693)

[TECER CONSEJO (N, E)]
1// Otrosí / Marco le conseje fazer buena moneda,
e la buena que tiene que sienpre esté queda /Núcleo; //
2// non la turbe nin troque / Núcleo, ca la tierra es muy leda /Apéndice,
cuando ven qu'el señor non muda la vereda /Apéndice. // (694)

  • 8 Suprimo el “ca” de “ca sería, como hacen Joset y Bizzarri, frente a García, Adams y Lapesa, que lo (...)

[CUARTO CONSEJO (E)]
1// Non le conseje guerra nin le ponga en bolliçio,
conséjele de usar muy bien de su ofiçio /Núcleo:
regir e governar, /Apéndice que non salga de quiçio /Apéndice,
ca rey que paz oviere siempre bibrá en viçio /Apéndice. // (695)
2// Si el rey oviere guerra, /Marco siempre será quexado,
de muchos pensamientos su coraçón turbado /Núcleo, //
3// el reino en grant quexa, /Núcleo de peligros tribulado /Apéndice, //
4// las gentes / Tópico Marco, maguer cuidan ganar / Marco, tienen cuidado /Núcleo. // (696)
5// Aya paz e sosiego Marco e avrá bendiçión,
muy mucho el tal avrá sosiego en coraçón,
fincará paziguado e su reino en sazón /Núcleo; //
6//pida d’esto contrario/Marco, sería8 sinrazón /Núcleo. // (697)

  • 9 El ms. único lee “en medio e enpero”, que no tiene sentido. Corrijo como Joset y Adams; la construc (...)

[QUINTO CONSEJO (E)]
1// Otrosí/Marco le conseje a Dios siempre temer/Núcleo //
[2// – maguera qu’el comienço d’esto deviera ser /Marco,
enpero9 en e[l] medio e en fin puede caber /Núcleo – //]Inciso
3// en tal castigo /Marco siempre /Marco dubda non debe aver /Núcleo. // (698)

  • 10 Añado “muy”, como Joset y Adams. El CORDE cit. (consultado el 04/03/2019) da 24 casos de “muy mucho (...)
  • 11 En esta estrofa 702 prefiero la lectura del manuscrito único, sin ninguna supresión, porque los hem (...)

[SEXTO CONSEJO (E)]
1// Desque fuere el privado grande como querría, /Marco
guárdese [muy]10 mucho que la su loçanía
non se estienda tanto /Núcleo porque la clerezía
sufra algund agravio que sofrir non devía /Apéndice. // 699)
2// Suertes son del Señor que para su serviçio
los ordenó Él //Núcleo // 3// e /Marco tal es su ofiçio /Núcleo; //
4// si ellos/ Marco, por aventura /Apéndice, andan fuera de quiçio /Marco,
no es a ti otorgado de corregir este ofiçio /Núcleo. // (700)
5// Sey tú obediente e honra la Iglesia santa /Núcleo,
ca oras por nos llora e otras vezes canta /Apéndice, //
6// por bivos e por finados /Marco su oraçión es tanta /Núcleo
que a vós aprovecha e a nós cubre con su manta /Apéndice. // (701)
7// Conseja sienpre tú al rey que faga sienpre onor11
a la noble clerezía e sea defendedor,
de los bienes de la Iglesia muy acresçentador /Núcleo, //
8// e /Marco alongarle ha su vida / Núcleo, por end’ /Apéndice, Nuestro Señor /Núcleo. // (702)

  • 12 Suprimo “de”, como hacen García, Adams y Lapesa y Lago, en “Dulçe cosa es de tañer” (704a) y añado (...)
  • 13 El manuscrito único lee “mas tiempo acaesce que pone culuebra en su seno”, un verso fuera del siste (...)
  • 14 En este verso el sentido exige suprimir la “n” de “fincan” y la métrica, añadir “muy”. Para la comb (...)
  • 15 Elimino “ante” por redundante y para conseguir el hemistiquio heptasilábico, como hacen Joset y Lap (...)

[SÉPTIMO CONSEJO (E)]
1// De tesoros de rey se guarde el privado,
de poner ý la mano, non sea ende osado,
d’ellos /Núcleo, como del fuego /Apéndice, se tenga arredrado /Núcleo,
ca vi por esto tal alguno mal parado /Apéndice. // (703)
2// Dulçe cosa es (de)12 tañer omne [en] aver ajeno
mas tiempo acaesçe que culuebra en su seno13
por aquesto tal pone /Núcleo, 3// e / Marco seco como feno
finca(n)14 [muy] sin provecho /Núcleo deziendo “¡Cómo peno!” /Apéndice // (704)
4// Cuando se reconosçe /Marco, el algo es ya gastado /Núcleo, //
5// nin /Marco tiene a qué tornar nin qué faga el cuitado,
está con grant enojo el mal soprepujado Núcleo; //
6// véndenle el axuar e lo que ha ganado /Núcleo. // (705)
7// E /Marcofíncale grant pérdida en bienes que (ante)15 tenía
cobrados e furtados, e la malencolía
del señor que cobró /Núcleo8//pues /Marco muy mejor sería
guardarse de tal toma e tal varraganía /Núcleo. // (706)

  • 16 También aquí es mejor la lectura de E “non se puede” –elegida por Orduna y Adams– que la de N; pero (...)

[ORACIÓN POR EL PRIVADO (N, E)]
1// Señor /Marco, merçed te pido, Tú quieras ayudar
al omne que se pueda d’estas cosas guardar /Núcleo,
ca si lo non guardares, no(n)16 s’ puede desviar
que non entropieçe en caso de culpar /Apéndice. // (707)

[OCTAVO CONSEJO (N, E)]
1// Entre todos consejos, uno prinçipalmente /Marco:
que a tu señor consejes /Núcleo- [2// –siempre te venga miente /Núcleo– //]Inciso
que las cosas de Eglesia nunca a su çiente
las quebrante nin fuerçe, nin solamente tiente /Núcleo. // (708)
3// Las personas de Eglesia /Tópico Marco sienpre las onrará /Núcleo, //
4// ministros son de Dios / Núcleo, // 5// a Él obedesçerá /Núcleo, //
6// por les onrar /Marco, sus bienes sienpre acreçentará /Núcleo, //
7// e /Marco vida en este mundo muy más le alongará Núcleo. // (709)
Leemos que un rrey godo a Rroma conquistase (710a)
[…]

La estructura jerárquico-informativa de los enunciados en el modelo de Basilea

  • 17 Cf. Salvador PONS BORDERÍA (ed.), Discourse Segmentation in Romance Languages, Amsterdam / Philadel (...)
  • 18 CfAngela FERRARI, “The Basel Model for paragraph segmentation: The construction units, their rela (...)
  • 19 A. FERRARI y M. BORREGUERO ZULOAGA, op. cit., p. 19.

3La segmentación lingüística del discurso es una dirección del análisis del discurso que parece idónea para comparar los consejos de E 695-710 con los que están en NE. Entre las diversas aproximaciones ensayadas17, el modelo de Basilea18 es especialmente interesante en esta comparación por dos motivos: primero, porque se basa en la “organización informativa” del enunciado, entendida “como la interfaz lengua-texto”19 y sostiene que la textualidad está inscrita en el sistema lingüístico y en sus realizaciones –es decir, propone ir de la lengua al texto–, aunque la organización del texto no sea una mera extensión de la sintaxis oracional; segundo, porque es un modelo que se ha aplicado al discurso escrito moderno, por lo que –con las cautelas oportunas– puede también aplicarse al discurso escrito medieval.

  • 20 Ibid., p. 120-121.
  • 21 Por tanto, una “Unidad Comunicativa situada en un plano textual secundario, típicamente delimitada (...)

4Con este modelo compararemos la estructura informativa de unos consejos y otros. El modelo parte del Enunciado como Unidad Comunicativa mínima. El Enunciado presenta una organización jerárquico-informativa, que es una construcción de “espacios” ordenados jerárquicamente y “saturados por material semántico-pragmático”. Estos espacios son las unidades mínimas del texto, denominadas Unidades Informativas: Núcleo, Marco y Apéndice20. Así, la primera copla del primer consejo (c. 687) tiene dos enunciados. El primero consta de dos Marcos, el Núcleo y un Apéndice. El segundo enunciado es un Inciso21 y está constituido por un Marco y el Núcleo. De modo parecido, el quinto consejo –segundo de los que solo están en E–, reducido a una sola estrofa (c. 698) tiene tres enunciados. Los tres están constituidos por Marco y Núcleo y el segundo es también un Inciso. Y así, todos los demás enunciados, según se puede observar en el texto propuesto.

  • 22 Ibid., p. 59.

5El Núcleo es la Unidad Informativa que en la arquitectura del Enunciado ocupa una posición de primer plano. Es necesario y suficiente para crear un Enunciado22. El Apéndice es una Unidad facultativa, “de carácter subordinado”, que puede depender de un Núcleo, de un Marco o de otro Apéndice. El Apéndice “pues que es omne mortal” (687d) del primer consejo depende del Núcleo; pero, en el segundo enunciado del consejo tercero (694cd), el segundo Apéndice (“cuando ven qu'el señor non muda la vereda”) lo es del primero (“ca la tierra es muy leda”). El Apéndice, pues, tiene un alcance “local”, subordinado, explicativo.

  • 23 Ibid., p. 137.
  • 24 Ibid., p. 145-146.

6El Marco es también una Unidad Informativa facultativa. Hay enunciados sin Marco, como se puede observar en el texto. El Marco precede linealmente al Núcleo y abre el Enunciado23. Las unidades lingüísticas que saturan la Unidad Informativa Marco son variadas: subordinadas (temporales, concesivas, condicionales, finales), adverbios (“primeramente”, “otrosí”, “siempre”, “ý”), complementos circunstanciales (“por Dios” 690c, “en tal castigo” 698d, “por bivos e por finados” 701c) conjunciones en función de conectores (e). También puede saturar la Unidad Marco un Tópico dislocado y doblado mediante clítico, como en “// Las personas de Eglesia /Tópico en función de Marco sienpre las onrará /Núcleo //” (709a). Las funciones textuales del Marco son principalmente tres: 1) asegurar “la coherencia y la consistencia referencial de la progresión semántico-pragmática del texto” y abrir espacios semántico-pragmáticos válidos para los Enunciados sucesivos; 2) indicar una fuente enunciativa y atribuirle la responsabilidad de una secuencia de Enunciados; 3) conectar el Enunciado con el anterior24.

7Las Unidades informativas pueden estar escindidas por la intercalación de otra. Así, por poner un solo ejemplo, podemos ver un Marco –una oración condicional– escindido por un Apéndice en “si ellos /Marco-, por aventura /Apéndice, andan fuera de quiçio / -Marco” (700c). Y el Núcleo se escinde por un Apéndice en “alongarle ha su vida /Núcleo, por end’ /Apéndice, Nuestro Señor /Núcleo”(702d), y en (703c). Un enunciado en Inciso puede igualmente escindir un Núcleo, como en (708b).

8En la Tabla 1 presentamos comparativamente las Unidades Informativas de los Enunciados y los tipos de organización jerárquico-informativa que presentan en los ocho consejos, así como el número de Enunciados por consejo o unidad discursiva:

Tabla 1. Comparación de las Unidades Informativas de los Enunciados de N/ EE

Unidades Informativas de los Enunciados

Manuscritos N y E

Manuscrito E

Marco(s) + Núcleo + Apéndice(s)

4

5

Marco(s) + Núcleo

9

12

Núcleo + Apéndice(s)

4

4

Núcleo

4

4

Enunciados en Inciso

2

1

Enunciados

22

25

Consejos (= Unidades discursivas)

4

4

9Como se puede observar fácilmente, hay un muy alto grado de igualdad en las estructuras jerárquico-informativas de los enunciados de los cuatro consejos de NE y los de los otros cuatro de E.

Las relaciones de discurso entre los enunciados

  • 25 Cf. Eladio DUQUE, Las relaciones de discurso, Madrid: Arco/Libros, 2016.
  • 26 Cf. José Luis GIRÓN ALCONCHEL, “Diacronía de la construcción discursiva en textos técnicos de los s (...)
  • 27 E. DUQUE, op. cit., p. 37-39.

10Veamos ahora las “relaciones de discurso” que contraen los enunciados entre sí. Para este tema he seguido, en parte, el esquema expositivo que ofrece Duque25, pero lo simplifico –y, al mismo tiempo, introduzco el concepto de “nivel informativo”– de la siguiente manera26. Las relaciones entre los enunciados son relaciones polinucleares o de agregación, si los enunciados son núcleos semánticos, o relaciones nucleares o de integración, si los enunciados son satélites de un núcleo. Las relaciones de agregación son la Adición y el Contraste. La Adición –“Lista” en la terminología de Duque– y el Contraste son relaciones polinucleares, que Duque sitúa dentro de la “familia de las relaciones de semejanza”, en las que incluye también relaciones de integración como la Reformulación y la Antítesis27. Para nosotros estas dos relaciones se asimilan a las de Elaboración y Causalidad, respectivamente. La Adición la señalamos gráficamente mediante el signo más (+) delante del enunciado que se adiciona; el Contraste, con el vector orientado a la izquierda (←) delante del enunciado que contrae esa relación. Adición y Contraste –en tanto que relaciones polinucleares– se sitúan en el mismo nivel informativo (n) de los núcleos dentro de la unidad discursiva.

  • 28 Ibid., p. 23-33.

11Las relaciones de integración son fundamentalmente de Elaboración, de Circunstancia y de Causalidad. La Elaboración y la Circunstancia pertenecen a lo que Duque llama “familia de las relaciones de contigüidad o ampliación”, en las que también incluye relaciones de Fondo, de Preparación, de Interpretación y de Secuencia28. Pero pensamos que Fondo, Preparación e Interpretación son relaciones nucleares asimilables a las de Elaboración y Circunstancia y que la relación de Secuencia se identifica grandemente con la relación polinuclear de Adición. Gráficamente distinguimos Elaboración y Circunstancia con un vector orientado hacia abajo (↓), indicando la relación genérica de integración, y con la especificación de Elaboración o Circunstancia entre paréntesis. Los satélites de Elaboración y Circunstancia ocupan un nivel informativo inferior al de sus respectivos núcleos.

  • 29 Ibid., p. 39-45.

12Son también relaciones de integración o nucleares las de Causalidad, que se corresponden con la “familia de las relaciones de causalidad” de Duque. Entendemos la Causalidad en un sentido amplio, que incluye la causa, la consecuencia, la explicación, la causa hipotética, la causa inefectiva, etc. Por tanto, no creemos necesario descender al nivel de especificación que distingue Duque: Causa y Resultado, Evidencia, Condición, Medio y Propósito29. Las relaciones de Causalidad, como nucleares, las indicamos genéricamente con el vector orientado hacia abajo (↓) y con la especificación entre paréntesis del tipo de causalidad. Del mismo modo que los demás satélites, los de Causalidad ocupan un nivel informativo inferior al de sus núcleos.

  • 30 E. DUQUE, op. cit., p. 60. Este marco cognitivo se activa también dentro del enunciado, en la relac (...)

13¿Cuáles son entonces estas relaciones de discurso y sus niveles informativos en nuestro texto? En el primer consejo el enunciado 3 (“Conseje a su señor que sea piadoso”, 688a) contrae una relación de Contraste con el enunciado 1 y su Inciso el enunciado 2 (“Después que muy privado se viere este tal / –e puede su consejo valer o bien o mal– / primeramente guarde non sea desigual / en consejar crüezas”, c. 687). La relación de Contraste se expresa por medio de la oposición sintáctica y léxica de “Conseje a su señor que sea piadoso” (688a) con “guarde non sea desigual / en consejar crüezas” (687cd) y mediante la antonimia léxica entre “crüezas” y “pïadoso” y los demás atributos de 688bcd. El enunciado 4 (“E si alguno yerra, mande a los sus jüezes”, 689a) se adiciona a 3 por el conector aditivo “e”. El enunciado 5 (“sean omnes derechos”, 689c), se adiciona a 4 por el subjuntivo de completiva dependiente de “mande” en 689a. El enunciado 6 (“La muerte del pobre omne mucho es de avisar”690a) es un satélite de Causalidad de 5: es su Explicación, marcada por el cambio de morfema verbal –del presente de subjuntivo al de indicativo– y, sobre todo, por el marco cognitivo activado por los imperativos de los verbos de voluntad precedentes, que demandan una explicación30. A su vez, el enunciado 6 es el núcleo del enunciado 7 (“por Dios bien se examine”, 690c), otro satélite de Causalidad, esta vez de Conclusión, marcada por el adjunto “por Dios”. El enunciando 8 (“Caten leyes e fueros”, 691a) se adiciona al enunciado 5 mediante el morfema de subjuntivo exhortativo; y el enunciando 9 (“ý vengan los ancianos”, 691d) se suma al 8 por el mismo morfema y por el adverbio anafórico “ý”. De este modo tenemos tres niveles informativos: el primero (n 1) es la lista de Adición del Contraste 1 (con el Inciso 2) y 3 con las Adiciones de 4, 5, 8 y 9; el segundo (n 2), el nivel de la justificación de los imperativos: el enunciado 6; y el tercero (n 3), el nivel de la concusión de 6: el enunciado 7. Estas relaciones y niveles se pueden observar en la Figura 1:

Figura 1. Relaciones de discurso y niveles informativos en el primer Consejo

n1

[1[2]

← (Contraste) 3

+ 4

+ 5

+ 8

+ 9

↓ (Causalidad: Explicación)

n2

6

↓ (Causalidad: Conclusión)

n3

7

  • 31 Ibid., p. 53.

14En el segundo consejo nos encontramos con la relación ya vista de Contraste, que establece con el enunciado 1 (“Otrosí le conseje […] que en pedir non sea duro despechador”, 962ab) el enunciado 2 (“pida con buena graçia”, 692c); así mismo, con la relación de Causalidad (Explicación), demandada por el imperativo; y, dentro de esta, los enunciados 3 (“Si oy, si non cras, el súbdito terná”, 693a) y 4 (“si ge lo toma(n) a fuerça, lo tal le enojará”, 693c) integran una relación de Contraste señalada por las “estructuras paralelas”31 que les proporcionan las oraciones condicionales de sus Marcos, la repetición del adverbio “nunca” (693b y 693d) y el futuro de sus Núcleos (c. 693). Hay dos niveles informativos: el del Contraste de 1 y 2 (n 1) y el de la Explicación de ese Contraste mediante un nuevo Contraste de 3 y 4 (n 2), como se puede observar en la Figura 2:

Figura 2. Relaciones de discurso y niveles informativos en el segundo Consejo

n1

1

← (Contraste) 2

↓ (Causalidad: Explicación)

n2

3

← (Contraste) 4

15La Figura 3 refleja las relaciones de discurso y los niveles informativos del tercer consejo:

Figura 3. Relaciones de discurso y niveles informativos en el tercer Consejo

n1

1

↓ (Elaboración)

n2

2

  • 32 Ibid., p. 25.
  • 33 Ibid., p. 26.

16Como se ve, está constituido por dos enunciados. El primero (“Otrosí le conseje fazer buena moneda”, 694a) es el núcleo del segundo, un satélite de Elaboración (“non la turbe nin troque”, 694c). En la relación de Elaboración el satélite proporciona información sobre el núcleo. Se vale de mecanismos referenciales (repetición, sinonimia, anáfora). “Es la relación más frecuente en el discurso y puede considerarse la relación por defecto cuando hay continuidad temática”32. En este caso la Elaboración viene marcada por la mera repetición: que la buena moneda “sienpre esté queda” es lo mismo que “non la turbe nin troque”. La relación de Elaboración es atemporal: no hace que progrese el tiempo del discurso. Por eso tiene “un papel central en las secuencias expositivas”, como esta de 694cd, y también en las descriptivas33.

17Cuarto consejo, primero del fragmento de E. Las relaciones de discurso y niveles informativos se observan en la Figura 4:

Figura 4. Relaciones de discurso y niveles informativos en el cuarto Consejo

n1

1

← (Contraste) 5

← (Contraste) 6

↓ (Causalidad: Consecuencia)

n2

2

↓ (Elaboración)

n3

3 + 4

  • 34 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA, Nueva gramática de la lengu (...)

18El primer enunciado (“Non le conseje guerra”, c. 695) es el núcleo del satélite de Causalidad expresado en el enunciando 2 (“Si el rey oviere guerra, siempre será quexado”, 696a): el enunciado 2 es la Consecuencia hipotética del enunciado 1, marcada por la oración condicional de 696a y por el cambio de tiempo verbal de los Núcleos: del presente de subjuntivo con valor de imperativo al futuro de indicativo; y los enunciados 3 (“el reino en grant quexa”, 696c) y 4 (“las gentes, maguer cuidan ganar, tienen cuidado”, 696d) forman una breve lista de Adición, que, a su vez, funciona como Elaboración del enunciado 2. La Adición de 3 + 4 está señalada por la mera yuxtaposición de dos enunciados cuyos Tópicos –“el reino” (696c), “las gentes” (696d)– son reiteraciones léxicas. La relación de Elaboración del satélite 3 + 4 con su núcleo 2 viene marcada por el cambio del morfema verbal (del futuro al presente de indicativo) y por su carácter descriptivo. En cuanto al enunciado 5 (“Aya paz e sosiego e avrá bendición”, 697a) establece una relación de Contraste con el enunciado 1; y el enunciado 6 (“pida d’esto contrario, sería sinrazón”, 697d) mantiene también una relación de Contraste con el enunciado 5, señalada por el paralelismo antitético: por un lado, “Aya paz e sosiego e avrá bendiçión” (697a) es un “imperativo retórico”, susceptible de una interpretación condicional, como “Cásate y serás feliz”34, de modo que es una expresión paralela desde el punto de vista de la sintaxis y, al mismo tiempo, opuesta desde la perspectiva del contenido a “Non le conseje guerra […], conséjele de usar muy bien de su ofiçio” (695ab), enunciado este en el que ya el Contraste se expresa en su mismo Núcleo informativo mediante la yuxtaposición con sentido adversativo; por otro lado, el paralelismo antitético continúa en el enunciado 6: de nuevo un imperativo retórico, ahora con el verbo de la apódosis en condicional, subrayando solo la probabilidad de la situación, y un contenido opuesto al del enunciado 5, con el que conecta también mediante la anáfora textual “esto”: “pida d’esto contrario, sería sinrazón” (697d). Lo único menos elaborado de esta sintaxis es la rareza del sintagma “d’esto contrario”, “lo contrario de esto”.

19En la Figura 5 se representan gráficamente la relación de discurso y los niveles informativos del quinto consejo:

Figura 5. Relaciones de discurso y niveles informativos en el quinto Consejo

n1

1[2]

↓ (Causalidad: Explicación)

n2

3

20El enunciado 1 y el 2, su Inciso (“Otrosí le conseje a Dios siempre temer / –maguera qu’el comienço d’esto deviera ser, / enpero en e[l] medio e en fin puede caber–, 698abc), son el núcleo del satélite de Causalidad del enunciado 3 (“en tal castigo siempre dubda non debe aver”, 698d); este es la Explicación de 1[2], señalada por el adjunto anafórico “en tal castigo”. El enunciado 2 en inciso es un intento de explicación retórica de la ordenación de ese importantísimo y canónicamente primer precepto o consejo –el temor de Dios– de cualquier regimiento de príncipes. El período concesivo pleonástico se ofrece como el instrumento lingüístico adecuado de esta explicación retórica, ya que la conjunción adversativa (“enpero”) en la apódosis sirve para repetir que lo dicho en esta se impone a lo que se dice en la prótasis.

  • 35 E. DUQUE, op. cit., p. 35.

21En el Sexto consejo el enunciado 1 (“Desque fuere el privado grande como querría, / guárdese [muy] mucho” c. 699), el 5 (“Sey tú obediente”, 701ab) y el 7 (“Conseja sienpre tú al rey”, 702abc) constituyen la lista de Adición de los preceptos. La marca de Adición es la “serie enumerativa”35 de los imperativos (“guárdese muy mucho de”, “Sey tú obediente”, “Conseja siempre tú”).

  • 36 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Diccionario de la lengua española, 23.ª ed., [versión 23.2 en línea]. https (...)
  • 37 E. DUQUE, op. cit., p. 43.

22Los tres enunciados son núcleos de respectivos enunciados satélites. 1 es núcleo del satélite de Causalidad (Explicación) 2 (“Suertes son del Señor”, 700ab); con 2 forma una lista de Adición 3 (“e tal es su ofiçio”, 700b), marcada por el conector e y por el anafórico “tal”. A su vez la lista 2 + 3 es núcleo del satélite de Causalidad (Consecuencia) 4 (“si ellos, por aventura, andan fuera de quiçio, / no es a ti otorgado de corregir este ofiçio”, 700cd). La marca de Causalidad es doble. Primero, la proyección léxica del sustantivo “suertes” (700a), que ha de entenderse en sentido metafórico de la acepción 11ª del DLE:36 “Parte de tierra de labor, separada de otra u otras por sus lindes”; este significado metafórico activa un marco cognitivo que nos permite interpretar como consecuencia de 2 + 3 el “no es a ti otorgado” (700d). La transición de la tercera a la segunda persona (“no es a ti otorgado”) refuerza la idea de prohibición de entrar en un terreno acotado en el que el privado no tiene jurisdicción. En segundo lugar, la oración condicional que satura el Marco de 4, por expresar la causa hipotética, es igualmente una marca de Causalidad (de Consecuencia “virtual37”). También 5 es el núcleo del satélite de Causalidad (Explicación) 6 (“por bivos e por finados su oraçión es tanta”, 701cd). Esta relación se señala por el adjunto de finalidad o provecho en posición de foco “por bivos e por finado”s de 6. Por último, 7 (“Conseja sienpre tú al rey”, 702abc) es núcleo del satélite de Causalidad (Consecuencia) 8 (“e alongarle ha su vida, por end’, Nuestro Señor”, 702d), señalado por los conectores “e” y “por end(e)”.

23En la Figura 6 se pueden observar estas relaciones de discurso y niveles informativos:

Figura 6. Relaciones de discurso y niveles informativos en el sexto Consejo

n1

1

+ 5

+ 7

↓ (Causalidad: Explicación)

↓ (Causalidad: Explicación)

↓ (Causalidad: Consecuencia)

n2

2

+ 3

6

8

↓ (Causalidad: Consecuencia)

n3

4

24El consejo séptimo se diferencia de los seis precedentes y del siguiente porque afecta solo al privado y también por su sintaxis discursiva. Contiene un solo precepto, el enunciado 1 (“De tesoros de rey se guarde el privado”, c. 703), justificado –relación de Causalidad– por el satélite 2 (“Dulçe cosa es tañer omne [en] aver ajeno”, 704a). Como ya vimos, la modalidad imperativa del enunciado 1 –el núcleo– crea un marco cognitivo que demanda una explicación o justificación, concretada en el satélite 2; el cambio de morfemas verbales (del imperativo al presente generalizador de indicativo) es otra marca coadyuvante de la Causalidad.

25El enunciado 2 forma una breve lista de Adición con 3 (“e seco como feno / finca [muy] sin provecho”, 704cd); y 3 es el núcleo del satélite de Circunstancia 4 (“Cuando se reconosçe, el algo es ya gastado”, 705a), al que se suma la lista de Adición de 5 (“nin tiene a qué tornar”, 705b), 6 (“véndenle el axuar”, 705d) y 7 (“E fíncale grant pérdida”, 706a), siendo 7, a su vez, núcleo del satélite de Causalidad (Consecuencia) 8 (“pues muy mejor sería / guardarse de tal toma e tal varraganía”, 706cd).

  • 38 Ibid., p. 24.
  • 39 Ibid., p. 55.

26El consejo séptimo se diferencia también de los anteriores por la relación de Circunstancia. En ella el satélite –el enunciado 4– “proporciona detalles sobre el núcleo o sobre una de las entidades que en él se introducen”;38 viene señalada por el Marco temporal39 “Cuando se reconosçe” (705a). El enunciado 5 es Adición de 4, marcada por el conector “nin” y 6 lo es de 5 por yuxtaposición y por la anáfora “le”, y 7 lo es de 6 por el conector “E” y también por el “le” anafórico. Así, la lista de adición de 4 + 5 + 6 + 7 constituye una secuencia narrativa que se puede considerar satélite de la más breve secuencia explicativa de 2 + 3. Finalmente, como he dicho, 8 es un satélite de Consecuencia de 7 y de toda la lista desde 4 a 7 y está señalado por el marcador estructurador de la información comentador “pues”. Por último, este consejo séptimo se distingue así mismo de todos los demás porque posee 4 niveles informativos, como se puede ver en la Figura 7:

Figura 7. Relaciones de discurso y niveles informativos en el séptimo Consejo

n1

1

↓ (Causalidad: Explicación)

n2

2

+ 3

↓ (Circunstancia)

n3

4

+ 5

+ 6

+ 7

↓ (Causalidad: Consecuencia)

n4

8

  • 40 G. ORDUNA, El arte narrativo y poético del Canciller Ayala, Madrid: CSIC, 1998, p. 167.

27Entre el consejo séptimo y el octavo Figura en los dos manuscritos la estrofa 707, que se ha titulado “Oración por el privado”. Se reduce a un solo enunciado con un Marco vocativo que orienta sobre el acto ilocutivo que se representa e introduce nuevas personas del discurso: el yo-didáctico que aconseja se torna yo-orante y el tú-privado cede su puesto al “tú-trascendente”,40 Dios. Por tanto, no hay relaciones de discurso entre enunciados. Pero las personas del discurso diferencian temáticamente este enunciado de los consejos precedentes y del inmediatamente posterior, por lo que –como unidad discursiva– mantiene una significativa relación de discurso con la unidad discursiva precedente (con el séptimo consejo). La analizaremos en el epígrafe siguiente.

28El consejo octavo y último está también en los dos manuscritos. En la Figura 8 vemos sus relaciones de discurso y niveles informativos:

Figura 8. Relaciones de discurso y niveles informativos en el octavo Consejo

n1

1 [2]

+ 3

+ 5

+ 6

↓ (Causalidad: Explicación)

↓ (Causalidad: Consecuencia)

n2

4

7

  • 41 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA, op. cit., § 23.7.1b.
  • 42 E. DUQUE, op. cit., p. 57-58.
  • 43 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA, op. cit., § 31.3.1g.

29El primer enunciado contiene un segundo en Inciso (“Entre todos consejos, uno prinçipalmente: / que a tu señor consejes –siempre te venga miente– / que las cosas de Eglesia nunca a su çiente / las quebrante nin fuerçe, nin solamente tiente”, c. 708) y comunica el principio del precepto que atañe a la función de privado. Con él mantienen una relación de Adición los enunciados 3 (“Las personas de Eglesia sienpre las onrará /”, 709a), 5 (“a Él obedesçerá”, 709b) y 6 (“por les onrar, sus bienes sienpre acreçentará”, 709c), relación expresada mediante la repetición del futuro de indicativo en tercera persona con un sentido de instrucción41. La referencia de esa tercera persona –el Tópico– es el rey. Estos hechos, junto con el Tópico en función de Marco de 3, dislocado y doblado por el clítico (“Las personas de Eglesia”) y el Marco de 6 (“por les onrar)” y los sucesivos Focos de 5 (“a Él”) y 6 (“sus bienes siempre”) dan cohesión a los tres enunciados adicionados por yuxtaposición. El enunciado 3 dispone de un satélite de Causalidad (Explicación), el 4 (“ministros son de Dios”, 709b), demandado por el imperativo y señalado, como en 690a, 700a y 704a por el tiempo y aspecto verbales42 –presente de indicativo– y por la estructura atributiva. El enunciado 7 (“e vida en este mundo muy más le alongará”, 709d) está adicionado a 6 por el conector “e”; pero ya el sujeto nulo no es el rey, sino Dios, y el futuro tiene más de buen deseo o recomendación que de instrucción, con lo que el predicado, más que un suceso, expresa una situación o un estado de cosas deseado. Por todo ello 7 adquiere una “interpretación ilativa”43y, aunque es satélite de Consecuencia o Conclusión de 6, extiende este sentido a todos los enunciados precedentes.

30¿Hay en las relaciones de discurso y en los niveles informativos diferencias sustanciales entre los consejos –cada uno una unidad discusiva (UD)– de N, E, de una parte, y los de E, de otra? Observemos la Tabla 2. Solo hay dos (3º de N, E y 5º de E) con una sola relación (Elaboración y Causalidad, respectivamente) y dos niveles informativos. Solo hay uno (4º de E) con cuatro relaciones (Adición, Contraste, Elaboración y Causalidad) y tres niveles informativos. Con tres relaciones de discurso hay tres: dos (1º y 2º de N, E) que combinan Adición, Contraste y Causalidad, con tres y dos niveles informativos, respectivamente; y uno (7º de E) que contiene relaciones de Adición, Circunstancia y Causalidad, con cuatro niveles informativos:

Tabla 2. Relaciones de discurso, número de enunciados y niveles informativos en los consejos de N, E y en los de E

Consejo (UD)

Relaciones de discurso

Número de enunciados

Niveles Informativos

1º (N, E)

Adición, Contraste, Causalidad (Explicación y Consecuencia)

9

3

2º (N, E)

Adición, Contraste, Causalidad (Explicación)

4

2

3º (N, E)

Elaboración

2

2

8º (N, E)

Adición, Causalidad (Explicación y Consecuencia)

7

2

4º (E)

Adición, Contraste, Elaboración, Causalidad (Consecuencia)

6

3

5º (E)

Causalidad (Explicación)

3

2

6º (E)

Adición, Causalidad (Explicación, Consecuencia)

8

3

7º (E)

Adición, Circunstancia, Causalidad (Explicación, Consecuencia)

8

4

31Por tanto, las diferencias son pocas. Solo en el ms. E encontramos un consejo, el 4º, con cuatro relaciones de discurso; solo en E hay un consejo, el 7º, que emplea la relación de Circunstancia –lo que le abre una secuencia narrativa, ausente de los otros siete consejos– y que tiene cuatro niveles informativos. Pero nótese que este consejo se separa de los otros siete porque es un consejo exclusivo para el privado. Creo que estas diferencias en ningún caso permiten afirmar que E 695-706 es “una interpolación ajena al arte de Ayala” ni que tiene un nivel estilístico más bajo que el de los consejos de N, E ni que “desordena la unidad de N”.

Las relaciones de discurso entre las unidades discursivas

  • 44 He ensayado este análisis de las relaciones de discurso entre unidades discursivas en textos clásic (...)

32Los enunciados son constituyentes de las unidades discursivas (UDs); estas vienen determinadas por las cadenas léxicas y las redes anafóricas y también establecen relaciones de discurso entre sí. Son las mismas relaciones de los enunciados: polinucleares de Adición y Contraste y nucleares de Elaboración, Circunstancia y Causalidad. Las señales encargadas de vehicularlas se suelen hallar en los primeros enunciados de cada unidad discursiva y son también las mismas de las relaciones entre enunciados44.

  • 45 Para el concepto de “discurso instructivo”, cf. José Manuel BUSTOS GISBERT, “El estudio de las cara (...)

33Cadenas léxicas y redes anafóricas nos han proporcionado las nueve UDs que constituyen el discurso instructivo45 que hemos editado aquí: ocho consejos (Cs) y la oración por el privado de la estrofa 707, intercalada entre el C7 y el C8. Si aplicamos ahora al texto el criterio de las personas del discurso, hallamos que estas nueve UDs se agrupan en tres categorías: 1ª) la que responde a un acto directivo complejo, que contiene otro acto directivo, según la fórmula ‘aconsejo al privado que aconseje al rey X’ (UDs1, 2, 3, 4, 5, 6 y 9); 2ª) la reducida a un acto directivo simple, destinado exclusivamente al privado: ‘aconsejo al privado X’ (UD7); y 3ª) la reducida a un acto de petición a Dios (UD8). Si a continuación utilizamos el criterio de las relaciones de discurso entre UDs encontraremos alguna diferencia entre los Cs de N, E y los de E y, al mismo tiempo, un sólido argumento para incluir necesariamente a estos en el texto del Rimado.

34Observemos primero en la Figura 9 las relaciones de discurso y los niveles informativos de las nueve UDs:

Figura 9. Relaciones de discurso y niveles informativos de las unidades discursivas (entre paréntesis los consejos enumerados y la oración)

n1

UD1 (C1)

UD2 (C2)

UD3 (C3)

UD4 (C4)

UD5 (C5)

+ UD9 (C8)

↓(Causalidad: Consecuencia)

n2

UD6 (C6)

+ UD7 (C7)

↓ (Causalidad: Consecuencia)

n3

UD8 (oración)

35La diferencia que apuntábamos en estas relaciones entre los Cs de los mss. NE y los que están solo en el ms. E consiste en que el primer enunciado de cada UD (de cada C) de N, E está encabezado por un Marco o por dos que la ordenan en una lista de Adición que se identifica con el primer nivel informativo (n 1): “Después que muy privado se viere este tal […], / primera mente”(687abc); “Otrosí le conseje” (692a); “Otrosí le conseje” (694a); “Entre todos consejos, uno principalmente” (708a). Cada UD o C de esos cuatro de N, E reproduce un acto directivo complejo.

36En cambio, las cuatro UDs (Cs) exclusivos de E exhiben una ordenación más variada. La UD4 (C4) también es un acto directivo complejo y se añade a la lista de Adición (n 1) por integrarse en la “serie enumerativa” de los tres primeros consejos; lo señala la cohesión léxica aportada por la repetición de “consejar” y por la reiteración de la relación de Contraste: en la UD4 mediante el esquema interoracional adversativo entre oraciones yuxtapuestas (“Non le conseje guerra […] conséjele de usar muy bien de su ofiçio”, 695ab) y en las tres primeras UDs en virtud de la relación supraoracional de Contraste entre los dos primero enunciados (“guarde non sea desigual / en consejar crüezas, 687cd / Conseje a su señor que sea piadoso” 688a en la UD1; “le conseje […] que en pedir non sea duro despechador 692ab / pida con buena graçia”, 692c en la UD2; “le conseje fazer buena moneda […] 694a / non la turbe nin troque”, 694c en la UD3). Además, la antonimia guerra-paz en su apertura y su cierre (“Non le conseje guerra nin le ponga en bolliçio (695a); Aya paz e sosiego e avrá bendición (697a)”) deja claro que la UD4 (C4) es un miembro más de la lista de Adición iniciada en la UD1 (C1). Por lo que respecta a la UD5 (C5), el Marco de su primer enunciado, saturado por el conector “otrosí” (“Otrosí le conseje a Dios siempre temer”, 698a), y la repetición de “conseje” vuelven a señalar su agregación a la lista de Adición.

  • 46 Cf. Elena MÉNDEZ GARCÍA DE PAREDES, Las oraciones temporales en castellano medieval, Sevilla: Unive (...)

37La variación más llamativa de las relaciones de las UDs del ms. E, con respecto a las de N, E se concentra en la UD6 y la UD7. La UD6 (C6) no es un núcleo de la lista de Adición, sino un satélite de Causalidad (Consecuencia o Resultado) de la UD5 (C5); por tanto, pertenece al n 2. La señal de esta relación “interdiscursiva” es el Marco de su primer enunciado, saturado por la subordinada temporal con sentido concesivo: “Desque fuere el privado grande como querría” (699a)46. El período concesivo –la expresión de la causa inefectiva– manifiesta una relación de Causalidad con valor de Consecuencia entre el Núcleo (UD5) y su satélite (UD6). Por tanto, aunque la UD6 sea el C6, se nos brinda como un Resultado del C5: la principal consecuencia del temor de Dios es respetar a su Iglesia, a la “clerezía”, vocablo que se repite al comienzo (699c) y al final (702b) de la UD6, proporcionándole cohesión léxica. También la cohesión léxica creada por la repetición del término “Dios” y sus sinónimos –“Dios” (698a), “Señor” (700a), “Nuestro Señor” (702d)– y por la anáfora –“Él” (700)– refuerza la conexión de la UD6 con la UD5. Por último, a diferencia de los cinco primeros Cs, que ofrecen el orden “precepto” + “justificación”, el C6 presenta el orden inverso, “justificación” (cc. 699-701) + “precepto” (c. 702), y la justificación es, por otro lado, un precepto solo para el privado; es decir, un acto directivo “simple que justifica el acto directivo complejo que se realiza en el “precepto”.

38Por el contrario, la UD7 (C7) es claramente un acto directivo simple; su destinatario único es el privado; mantiene relación de Adición con la UD6 (y, por tanto, se presenta también como consecuencia de la UD5, en el n 2), señalada por el imperativo dirigido a la tercera persona y mediante la cohesión léxica, conseguida por la repetición de “guardarse en su apertura y cierre: De tesoros de reyse guarde el privado” (703a); “pues muy mejor sería / guardarse de tal toma e tal varraganía” (706cd). Por otra parte, la UD7 es núcleo de un satélite de Causalidad (Consecuencia), que es la UD8, la oración del yo-orante –no ya el yo-didáctico– al “tú-trascendente”, situada en el n 3.

39En efecto, la UD8 (c. 707) –en N y en E– es una oración a Dios para que libre al privado de los riesgos que acarrea robar al rey. Es una UD, reducida a un solo enunciado, cuyo Marco es el vocativo “Señor”, que introduce un nuevo destinatario y un nuevo tema; está relacionada con la UD7 (C7), que solo está en E, por la cohesión léxica conseguida por la repetición de guardarse en la UD7 (en 703a, 706d) y en la UD8 (en 707b); por la referencia de “omne” (707b) y lo (707c), que solo puede ser “el privado”; y, sobre todo, por la referencia del complemento de régimen preposicional anafórico “d’estas cosas” (707b), que no puede ser sino las malas consecuencias, para el privado, de haber metido la mano en la hacienda real. Este complemento anafórico es la principal señal de la relación de Causalidad (Consecuencia) de la UD8 (satélite) con la UD7 (su núcleo); la cohesión léxica y la anáfora señaladas subrayan esa relación. Tras aconsejar exclusivamente al privado que no se apropie de los tesoros del rey y argumentar ese consejo con la exposición de los peligros de contravenirlo y la ejemplificación narrativa de dichos peligros, el yo-didáctico, como conclusión o resultado de tal consejo, deviene yo-orante y ruega a Dios que defienda al privado de tales desgracias.

40Y esta relación de Causalidad es el principal argumento para rechazar la supresión del C7 y también la de los otros tres consejos anteriores (o sea, E 695-706). No tiene sentido suprimir esas coplas, porque el sintagma anafórico “d’estas cosas” (707b), que está en E y en N, queda sin la referencia propia, como pasa en la edición de Orduna: en este texto dicho sintagma rompe la coherencia textual –detalle que, al parecer, se le escapó al llorado maestro de la crítica textual–, porque no puede referirse a los tres primeros Cs, que están en ambos manuscritos; solo puede referirse a los riesgos de robar los “tesoros del rey” (703a), y quizá a los de infringir el derecho canónico (cc. 699-701), o sea a la UD6 y a la UD7, riesgos que están descritos únicamente en el manuscrito E.

  • 47 G. ORDUNA, ed. cit., p. 13.

41Por último, fijémonos en el C8 (UD9). Se ha tildado de repetición del C6 (UD6), un si es no es innecesaria y torpe. Pero creemos que no es exactamente así. En primer lugar, la UD9 se sitúa en la lista de Adición de UD1 (C1), UD2 (C2), UD3 (C3), UD4 (C4) y UD5 (C5), en el n 1. El Marco de su primer enunciando señala claramente la relación de Adición con los cinco primeros Cs, que son actos directivos complejos; también lo es el C6 (UD6), pero, además de situarse en el n 2 por ser satélite de Consecuencia del C5 (UD5), combina actos directivos simples, dirigidos exclusivamente al privado –“guárdese [muy] mucho”, (699b); “Sey tú obediente e honra la Iglesia santa”, (701a)– con el acto directivo complejo, el principal precepto, que cierra la UD6: “Conseja siempre tú al rey que faga siempre onor / a la noble clerecía”, (702ab). Por otra parte, volviendo al Marco del primer enunciado de la UD9, está claro que el C8 se presenta como síntesis final de la serie de los ocho consejos: “Entre todos consejos, uno principalmente” (708a). Es verdad que la UD9 (C8) y la UD6 (C6) terminan con sendos enunciados casi idénticos: “e alongarle ha su vida, por end’, Nuestro Señor” (702d) y “e vida en este mundo muy más le alongará” (709d); pero tal repetición es achacable a la ausencia de una última mano correctora por parte de su autor, ausencia que se deja percibir en este apartado del RP y en otros muchos. Por lo demás, esa repetición de honrar a la Iglesia e incrementar sus bienes materiales en la UD9 –que es solo una parte del contenido del C6 (UD6)– parece más que una mera repetición una amplificatio final de la serie de los actos directivos complejos. Lo sugieren los dos largos “enxienplos” que lo ilustran: el de Alarico y el de la Iglesia de Santiago (cc. 710-724). Una amplificatio que, sin duda, responde a la religiosidad de Ayala. Su padre, Fernán Pérez, le había inculcado “la profunda religiosidad y la preocupación por el destino de la Iglesia”47 y en los últimos años del Canciller esa religiosidad se había incrementado con su acercamiento a los jerónimos y sus meditaciones sobre Job.

42Hay diferencias en la sintaxis de las UDs, pero no obedecen a “una interpolación ajena al arte de Ayala”, ni a una caída estilística, ni desordenan la unidad de los consejos de N. Las UDs que comunican los cuatro consejos de NE constituyen una lista de Adición de núcleos sin satélites en el n 1, pura relación de agregación. También lo es la UD4, la primera de las cuatro que están solo en E. En cambio, las otras tres –UD5, UD6 y UD7– ofrecen relaciones nucleares de integración. La UD5 (C5) se suma a la lista de Adición de los cuatro consejos inmediatamente anteriores en el n 1; pero, al mismo tiempo, es el núcleo de un satélite de Causalidad situado en el n 2, la UD6 (C6), al que se adiciona la UD7 (C7), que, por ello, es también un satélite de Causalidad de la UD5 (C5); y, a su vez, la UD7 es el núcleo de otro satélite de Causalidad en el n 3, que es la oración por el privado. Esta arquitectura tiene sentido. El temor de Dios (UD5, C5) –principal consejo de los regimientos de príncipes, con independencia del lugar que ocupe en la dispositio del discurso instructivo– tiene consecuencias para el privado: no debe invadir la jurisdicción eclesiástica y tiene que aconsejar al rey que proteja a la Iglesia y a sus ministros (UD6, C6) y nunca debe apropiarse de los “tesoros del rey” (UD7, C7). Por eso este C7 es un acto directivo simple: porque el rey no se puede robar a sí mismo. Es tan grave el asunto de la UD7 (C7) que se configura, a su vez, como núcleo de un satélite de Causalidad (Consecuencia o resultado): la oración por el privado (UD8, ya en NE). El locutor ruega a Dios que lo libre de esos peligros. Esta oración contiene el complemento anafórico (707b) que prohíbe suprimir el C7 y quizá el C6 de la edición del texto; es también la solución de continuidad que indica que la UD9 (C8) es un colofón que culmina la lista de Adición de los consejos, cerrada por el C5 (UD5) –el temor de Dios– y sus consecuencias: UD6 (C6), UD7 (C7) y UD8 (la oración); una amplificatio de la importancia de proteger a la Iglesia (lo cual era solo una parte del C6).

Conclusión

  • 48 H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 354.

43El análisis de la organización jerárquico-informativa de los enunciados y de sus relaciones de discurso dentro de la UD y de las relaciones de las UDs dentro del discurso instructivo nos permite afirmar que no hay intervención de otro autor, ni diferencias estilísticas sustanciales ni desorden en las estrofas E 695-706. Es más, nos permite sostener que no se pueden suprimir esas coplas, como demuestra claramente el sintagma “d’estas cosas” (707b). Pero el análisis aquí realizado también nos conduce a la aceptación de la explicación de Bizzarri, según la cual algunos pasajes del RP pudieron quedar sin una redacción final: “el espíritu perfeccionista del poeta, el deseo de siempre completar su creación hizo que dejara su obra inconclusa y aun con suturas mal cosidas”48. Por último, el análisis que hemos llevado a cabo demuestra que la segmentación lingüística del discurso es una herramienta útil para el análisis filológico y la edición de textos medievales.

Haut de page

Notes

1 Hugo O. BIZZARRI (ed.), Pero López de Ayala, Rimado de Palacio, Madrid: Real Academia Española, 2012, p. 357.

2 Rafael LAPESA, “El canciller Ayala” (1ª ed. 1949), in: De Ayala a Ayala. Estudios literarios y estilísticos, Madrid: Istmo, 1988, p 9-37, p. 13-14.

3 H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 454.

4 Michel GARCIA (ed.), “Libro de Poemas” o “Rimado de Palacio”, Madrid: Gredos, 1978, 2 vols.; Jacques JOSET (ed.), Libro rimado del Palacio, Madrid: Alhambra, 1978, 2 vols.; Kenneth ADAMS (ed.), Libro Rimado de Palacio, Madrid: Cátedra, 1993; Rafael LAPESA MELGAR, con la colaboración de Pilar LAGO (eds.), Rimado de Palacio, Esbozo de una edición crítica, Introducción de Giuseppe Di Stefano, Valencia: Generalitat Valenciana, 2010.

5 Germán ORDUNA (ed.), Rimado de palacio, Madrid: Castalia, 1987, p. 251-252, n° 694-695.

6 He partido de las citadas ediciones de García, Joset, Adams, Bizzarri y Lapesa y Lago; y también de la de Orduna para las cc. 686-694 y 707-709. En cuanto a la puntuación, la he corregido con criterios actuales y, sobre todo, con el criterio derivado del análisis de la estructura informativa del enunciado.

7 Me parece mejor la lectura de E, “toma”, que la de N, “toman”. Y así lo creen también García, Joset, Adams y Bizzarri. También en el segundo hemistiquio de este mismo verso prefiero –como García, Orduna, Adams y Bizzarri– la lectura de E, “lo tal”, a la de N, “el tal”.

8 Suprimo el “ca” de “ca sería, como hacen Joset y Bizzarri, frente a García, Adams y Lapesa, que lo mantienen, aunque García dice que oscurece el sentido del verso y Lapesa pone al margen: “Verso sin sentido”. Pero el verso, sin ese “ca”, recobra su sentido como período hipotético de imperativo con sentido condicional.

9 El ms. único lee “en medio e enpero”, que no tiene sentido. Corrijo como Joset y Adams; la construcción “maguera que… enpero” es una concesiva pleonástica, caracterizada por llevar un conector adversativo (“pero”, “enpero”, “sin embargo”) en la apódosis. Estas construcciones son frecuentes en las partes más modernas de la Crónica General, a finales del siglo XIII y, “como forma selecta, pasarán a la literatura del XIV y siglos siguientes”; aumentan sus usos en los siglos XIV y XV y se mantienen con una frecuencia alta en los siglos XVI y XVII (Francisco Javier HERRERO RUIZ DE LOIZAGA, Sintaxis histórica de la oración compuesta en español, Madrid: Gredos, 2005, p. 473, con la bibliografía allí recogida). Según la REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. http://www.rae.es (consulta el 15/03/2019), con “enpero” en la apódosis Ayala emplea esta construcción en el Libro de la caça de las aves (1386), en la Traducción del Soberano bien de San Isidoro (a. 1400), en la Traducción de las Décadas de Tito Livio (a. 1400), en la Crónica del rey don Pedro (c. 1400), en la Caída de príncipes (1402), y en el RP, aunque solo en la tercera sección (materia de Job), porque el CORDE digitaliza la edición citada aquí de Orduna. Lo significativo de esta construcción es su carácter literario y el uso más bien tardío por parte de Ayala. Por los datos del CORDE parece que no es tan ajena al estilo del Canciller y que el pasaje del RP en que se encuentra apunta a una redacción tardía.

10 Añado “muy”, como Joset y Adams. El CORDE cit. (consultado el 04/03/2019) da 24 casos de “muy mucho” en el RP. El parecido con este verso es muy grande en “Por ende nos deuemos muy mucho nos guardar (657a) y tanto Orduna como Bizzarri añaden “muy” en “por [muy] mucho que sea de los bienes conplido” (1197b / 1212b).

11 En esta estrofa 702 prefiero la lectura del manuscrito único, sin ninguna supresión, porque los hemistiquios son octosílabos. Así lo hacen Lapesa y Lago (para ellos es la E 701). Incluso la repetición de “siempre” en 702a no tiene por qué ser defectuosa: atribuye especial énfasis a la trascendencia que el autor concede a la relación del monarca y del privado con la Iglesia.

12 Suprimo “de”, como hacen García, Adams y Lapesa y Lago, en “Dulçe cosa es de tañer” (704a) y añado “en”, como Adams, Joset, García y Lapesa y Lago, añadido confirmado por el CORDE cit., que, entre 1380 y 1407 (consulta el 04/03/2019), da 27 casos de “tañer en”. Uno de ellos de la Crónica del rey don Pedro: “el vn caso es en lo que tañe en vuestra fazienda”.

13 El manuscrito único lee “mas tiempo acaesce que pone culuebra en su seno”, un verso fuera del sistema de la métrica de Ayala. Siguiendo a Lapesa y Lago, he regularizado los hemistiquios heptasílabos trasladando “pone” al primero del verso siguiente, sin necesidad de suprimir nada.

14 En este verso el sentido exige suprimir la “n” de “fincan” y la métrica, añadir “muy”. Para la combinación “muy sin” entre 1380 y 1407 el CORDE cit. (consulta el 4/3/2019) da 20 casos y de ellos 7 son de Ayala: solo en el RP “muy sin sospecha” (147a y 1942b) y “muy sin razón” (1350b).

15 Elimino “ante” por redundante y para conseguir el hemistiquio heptasilábico, como hacen Joset y Lapesa y Lago.

16 También aquí es mejor la lectura de E “non se puede” –elegida por Orduna y Adams– que la de N; pero elimino, como Adams, la “n” de “non” y apocopo el pronombre “se”, que en este caso no puede ser enclítico (ya que el adverbio non no admite la enclisis), sino proclítico, aunque esta proclisis pueda parecer enclisis, como observó Ramón MENÉNDEZ PIDAL, Cantar de mio Cid. Texto, gramática y vocabulario (1ª ed. 1908-1912), 4ª ed., Madrid: Espasa-Calpe, 1964, § 205,3.

17 Cf. Salvador PONS BORDERÍA (ed.), Discourse Segmentation in Romance Languages, Amsterdam / Philadelphia: John Benjamins Publishing Company, 2014.

18 CfAngela FERRARI, “The Basel Model for paragraph segmentation: The construction units, their relationships and linguistic indication”, in: S. PONS BORDERÍA (ed.), op. cit., p. 23-53; y A. FERRARI, y Margarita BORREGUERO ZULOAGA, La interfaz lengua-texto. Un modelo de estructura informativa, Madrid: Biblioteca Nueva, 2015.

19 A. FERRARI y M. BORREGUERO ZULOAGA, op. cit., p. 19.

20 Ibid., p. 120-121.

21 Por tanto, una “Unidad Comunicativa situada en un plano textual secundario, típicamente delimitada por paréntesis o rayas (o guiones largos)”, Ibid., p. 156.

22 Ibid., p. 59.

23 Ibid., p. 137.

24 Ibid., p. 145-146.

25 Cf. Eladio DUQUE, Las relaciones de discurso, Madrid: Arco/Libros, 2016.

26 Cf. José Luis GIRÓN ALCONCHEL, “Diacronía de la construcción discursiva en textos técnicos de los siglos XVII y XVIII”, in: Xosé Alfonso ÁLVAREZ PÉREZ, Jairo Javier GARCÍA SÁNCHEZ, Manuel MARTÍ y Ana Mª RUIZ MARTÍNEZ (eds.), Nuevas perspectivas en la diacronía de las lenguas de especialidad, Alcalá de Henares: Universidad de Alcalá, 2018, p. 155-188.

27 E. DUQUE, op. cit., p. 37-39.

28 Ibid., p. 23-33.

29 Ibid., p. 39-45.

30 E. DUQUE, op. cit., p. 60. Este marco cognitivo se activa también dentro del enunciado, en la relación interoracional. Tendemos a justificar una oración imperativa (Núcleo del enunciado) con una causal de la enunciación (Apéndice), tanto en la distancia como en la inmediatez comunicativa. Lo vemos en este mismo consejo: “primeramente guarde non sea desigual / en consejar crüezas, pues que es omne mortal”, (687cd); y también en el séptimo: “dellos, como de fuego, se tenga arredrado, / ca vi por esto tal alguno mal parado”, (703cd); y del mismo modo, en la oralidad: “Cierra la ventana, que hace frío”.

31 Ibid., p. 53.

32 Ibid., p. 25.

33 Ibid., p. 26.

34 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA, Nueva gramática de la lengua española. Manual, Madrid: Espasa, 2010, § 31.3.1g y § 42.2.2g.

35 E. DUQUE, op. cit., p. 35.

36 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Diccionario de la lengua española, 23.ª ed., [versión 23.2 en línea]. https://dle.rae.es [18 de marzo de 2019], s.vsuerte.

37 E. DUQUE, op. cit., p. 43.

38 Ibid., p. 24.

39 Ibid., p. 55.

40 G. ORDUNA, El arte narrativo y poético del Canciller Ayala, Madrid: CSIC, 1998, p. 167.

41 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA, op. cit., § 23.7.1b.

42 E. DUQUE, op. cit., p. 57-58.

43 REAL ACADEMIA ESPAÑOLA y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA, op. cit., § 31.3.1g.

44 He ensayado este análisis de las relaciones de discurso entre unidades discursivas en textos clásicos, literarios y técnico-científicos: cf. J. L. GIRÓN ALCONCHEL, “La segmentación lingüística del discurso en la prosa de la segunda mitad del siglo XVII”, in: Marta FERNÁNDEZ ALCAIDE, Elena LEAL ABAD y Álvaro OCTAVIO DE TOLEDO y HUERTA (eds.), En la estela del Quijote. Cambio lingüístico, normas y tradiciones discursivas en el siglo XVII, Frankfurt am Main: Peter Lang, 2016, p. 215-232; “La segmentación lingüística del discurso historiográfico. De Solís (1686) a Bacallar (¿1726?)”, in: Araceli LÓPEZ SERENA, Antonio NARBONA JIMÉNEZ y Santiago del REY QUESADA (dirs.), El español a través del tiempo. Estudios ofrecidos a Rafael Cano Aguilar, Sevilla: Editorial Universidad de Sevilla, 2, 2016, p. 933-955; La creación de gramática y de texto: del enunciado a la unidad discursiva en el Quijote”, in: J. L. GIRÓN ALCONCHEL, F. J. HERRERO RUIZ DE LOIZAGA y Daniel M. SÁEZ RIVERA (eds.), Procesos de textualización y gramaticalización en la historia del español, Madrid / Frankfurt a. M.: Iberoamericana / Vervuert, 2018, p. 311-344; y en J. L. GIRÓN ALCONCHEL, “Diacronía de la construcción discursiva”, art. cit.

45 Para el concepto de “discurso instructivo”, cf. José Manuel BUSTOS GISBERT, “El estudio de las características sintácticas del discurso escrito”, in: Dicenda. Estudios de lengua y literatura españolas, 36, 2018, p. 89-114.

46 Cf. Elena MÉNDEZ GARCÍA DE PAREDES, Las oraciones temporales en castellano medieval, Sevilla: Universidad de Sevilla, 1995, p. 130; y “Desque en español antiguo” in: Claudio GARCÍA TURZA, Fabián GONZÁLEZ BACHILLER y Javier MANGADO MARTÍNEZ (eds.), Actas del IV Congreso Internacional de Historia de la Lengua Española, Logroño: Universidad de la Rioja, 1998, 1, p. 421-433, p. 429. Como indica esta autora, el sentido concesivo de “desque” descansa en el contraste léxico del predicado de la prótasis (en nuestro caso, “Desque fuere el privado grande”, 699a) y el de la apódosis (“guárdese muy mucho”, 699b). Véase también Rolf EBERENZ, “Oraciones temporales”, in: Concepción COMPANY (dir.), Sintaxis histórica de la lengua española. Tercera parte: Preposiciones, Adverbios, y conjunciones. Relaciones interoracionales, México: Universidad Nacional Autónoma de México y Fondo de Cultura Económica, 3, p. 4169-4279, p. 4237. Marta López Izquierdo, (“De la sintaxis oracional a la estructura del texto: la organización discursiva en el Libro de los gatos y en su fuente latina”, in: J. L. GIRÓN ALCONCHEL, J. HERRERO RUIZ DE LOYZAGA, y D. M. SÁEZ RIVERA (eds.), op. cit., p. 173-192) ha señalado la función interdiscursiva de las oraciones condicionales en el Libro de los gatos. Esa función la desempeñan no solo las condicionales, sino también las concesivas, como “construcciones oracionales periféricas” que son (cf. J. M. BUSTOS GISBERT, op. cit., p. 109-110). He encontrado concesivas interdiscursivas en textos literarios, históricos y técnicos del siglo XVII y de principios del XVIII.

47 G. ORDUNA, ed. cit., p. 13.

48 H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 354.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Luis Girón Alconchel, « De la lengua al texto del Rimado de Palacio: las coplas 695-706 del manuscrito E », e-Spania [En ligne], 34 | octobre 2019, mis en ligne le 09 octobre 2019, consulté le 11 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/31884 ; DOI : 10.4000/e-spania.31884

Haut de page

Auteur

José Luis Girón Alconchel

Universidad Complutense de Madrid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals