Navigation – Plan du site
Pero López de Ayala y su Rimado de palacio : miradas cruzadas

Reelaboración sintáctica de los Morales en el Rimado de Palacio: las cláusulas de infinitivo no concertado en la prosa y en el verso

Marta López Izquierdo

Résumés

Ce travail compare le texte des Moralia in Iob de Saint Grégoire avec la traduction castillane du XIVe siècle, attribuée à Ayala, d'une part, mais aussi avec les passages du Rimado de Palacio qui s'inspirent plus directement de cette tradition. Notre objectif est d'observer les transformations qui s'opèrent dans la traduction en prose et dans la réélaboration poétique. L'étude s'intéresse plus particulièrement à la traduction des propositions infinitives latines (AcI) et propose de nouvelles données sur les modalités d'entrée de cette construction latinisante dans la langue espagnole, dont la datation est généralement située au milieu du XVe siècle.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Para facilitar el seguimiento de las coplas citadas en este trabajo, seguiremos la edición de Hugo (...)

1En este trabajo, nos vamos a acercar a algunos pasajes de la parte final del Rimado de Palacio, coplas 924-2122, en las que el Canciller Pero López de Ayala lleva a cabo una adaptación de los Moralia in Job del papa Gregorio Magno. La parte del Rimado que nos ocupa se ha conservado en dos manuscritos (N y E): las coplas 924-1668 están presentes en ambos, pero las últimas, 1669-2122, solo se encuentran en E1.

2Hemos cotejado el texto latino de San Gregorio con la traducción castellana atribuida a Ayala, por una parte, y con los pasajes del Rimado de Palacio que siguen más de cerca esta tradición, con el objetivo de observar qué transformaciones se operan en la labor traductiva y en la reelaboración poética. Nuestro estudio se centrará específicamente en la traducción que se lleva a cabo para las cláusulas de infinitivo no concertado latinas (AcI), como ejemplo de construcción latinizante cuya entrada en la historia de la lengua española, como veremos, ha podido realizarse antes de lo descrito (mediados del siglo XV), de la mano de autores y traductores del siglo XIV, como el Canciller de Ayala, pero según modalidades características de esta época.

3Este trabajo se divide en tres secciones. En la primera, presentaremos la tradición textual de la materia jobiana en la que se basa nuestro estudio. En la segunda, nos interesaremos por la labor traductora como proceso de retextualización en la Edad Media y, más concretamente, en los Moralia. La tercera y última parte se dedica al cotejo de las cláusulas AcI en los textos seleccionados y al análisis de los datos recogidos, tras la cual presentaremos algunas conclusiones.

El Libro de Job y los Moralia de San Gregorio en la obra del Canciller Ayala

4Como es bien sabido, no era esta la primera vez que Ayala se sirve del Libro de Job para sus composiciones: la materia jobiana ha sido ampliamente estudiada y reelaborada por el Canciller a lo largo de su vida y, especialmente, en sus últimos años. Hemos conservado varias traducciones y varias composiciones que son obra segura o probable de Ayala.

5El Libro de Job, por su profundo sentido teológico, filosófico y existencial, ha irrigado todo el campo del saber desde sus orígenes hasta la actualidad y ha inspirado múltiples receptores, desde exegetas, teólogos, filósofos, sacerdotes, hasta poetas, escritores, artistas plásticos o músicos en una gran multiplicidad de formas.

  • 2 Franklin T. Harkins y Aaron Canty (eds.), A companion to Job in the Middle Ages, Leiden, Boston: Dr (...)

6La trascendencia medieval de este libro está fuera de toda duda (v. el reciente trabajo de Harkins y Canty2, así como el influjo de las obras que lo comentan y glosan, en particular los comentarios del papa Gregorio Magno conocidos como Moralia in Iob.

  • 3 Henri de Lubac, Exégèse médiévale. Les quatre sens de l'écriture, Paris : Aubier, 1959, 1, p. 538.
  • 4 René Waselynck, “Présence de Saint Grégoire le Grand dans les recueils canoniques (Xe-XIIe siècles) (...)

7Los Moralia in Iob de San Gregorio son el primer comentario hecho versículo por versículo del Libro de Job en la tradición cristiana. Su importancia puede medirse en la expresión que utilizó Henri de Lubac al hablar de una “ Edad Media gregoriana ” (un Moyen Âge grégorien) indicando que “pour la plupart de nos exégètes, en effet, Grégoire est le premier des maîtres3. Los comentarios de Gregorio Magno alimentaron el pensamiento cristiano, moral y también jurídico, del occidente cristiano durante toda la Edad Media4.

  • 5 Su gestación se ha relacionado con una crisis personal de Gregorio quien, en el año 574, dimite de (...)

8Los Moralia son un extenso texto, compuesto por 35 libros que representan mucho más que un comentario al Libro de Job, pues constituyen una summa del saber enciclopédico de la época en lo relativo a las ciencias naturales, la medicina, la naturaleza humana o la sociedad, además de reflexionar sobre la cristología, el pecado y la culpa o el papel de la Iglesia en la sociedad de su tiempo. Concebido como un manual de vida cristiana, ofrece a través del examen del Libro de Job, una guía para vencer al pecado y las debilidades de cada uno por medio del auto-análisis y la disciplina. El libro hunde sus raíces en la tradición oratoria de Cicerón, Quintiliano, así como Ambrosio y Agustín5.

  • 6 Marc Adriaen (ed.), San Gregorii Magini Moralia in Job, 3 vols., Turnhout: Brepols, 1979, p. VI-XXX (...)

9De la importancia de la difusión de los Moralia en el occidente cristiano da idea el número de manuscritos conservados citados por Adriaen en su edición6, aunque se mencionan pocos manuscritos presentes en bibliotecas españolas. Hay que tener en cuenta igualmente las numerosísimas versiones abreviadas en forma de compendios y florilegios, en latín o en vernáculo, que circulan por Europa.

  • 7 Gemma Avenoza: “Traducir y copiar la materia de Job en el siglo XV”, in: Carlos ALVAR (ed.), Estudi (...)

10Para la Península, sabemos de la presencia de la obra de San Gregorio desde fecha temprana gracias a Leandro de Sevilla, con una difusión importante hasta finales de la Edad Media. En un artículo reciente, Avenoza7 indica la existencia en el siglo XV de scriptoria especializados en la copia de los Morales de San Gregorio, lo que da idea de la importancia que este texto mantuvo en España.

  • 8 Luciano Serrano, “Traducciones castellanas de los Morales de San Gregorio”, Revista de Archivos, Bi (...)

11El libro se traduce al castellano en el siglo XIV: contamos para este siglo con dos traducciones, una anónima y otra atribuida al Canciller Ayala8, como explicamos más detalladamente en la sección “Las traducciones castellanas de los Moralia en el siglo XIV” de este artículo.

12Los textos de López de Ayala en torno a la materia jobiana se insertan en una tradición multisecular que arranca del texto bíblico en hebreo, pasando por sus traducciones y comentarios latinos, hasta las distintas composiciones en castellano, algunas atribuidas con certeza a Ayala, otras con dudas (marcadas con interrogación en la lista siguiente):

    • 9 Francesco Branciforti (ed.), El Libro de Job, Messina/Florencia: G. d'Anna, 1962. Se trata de una t (...)

    ?Traducción del Libro de Job (ed. Branciforti)9

    • 10 No existe edición de este texto actualmente.

    ?Traducción de los Moralia in Job de San Gregorio10

    • 11 Traducción sintética a partir de San Gregorio. Según Morrison (op. cit.), que edita esta traducción (...)

    ?Traducción abreviada de los Moralia in Job (ed. Morrison)11

    • 12 F. Branciforti (ed.), Las Flores de los Morales de Job, Florencia: Felice le Monnier, 1963. Florile (...)

    Flores de los Morales sobre Job (ed. Branciforti)12

  • Rimado de Palacio (coplas 924-2122) (varias ediciones)

    • 13 José Luis Coy, “Las Flores a los Morales de Job de Pero López de Ayala y las notas a los manuscrito (...)

    Notas marginales a la traducción de los Moralia13.

  • 14 El Libro de... F. BRANCIFORTI, “Regesto delle opere di Pero López de Ayala”, in: Saggi e Ricerche i (...)
  • 15 M. GARCIA, art. cit., p. 169.
  • 16 Las Flores...

13Según Branciforti14, el Libro de Job es una redacción posterior a la traducción de los Morales. Según Garcia15, es imposible saber si se compusieron antes las Flores o el Rimado. Branciforti16 propone el orden siguiente: Morales de San Gregorio, Flores de los Morales, Libro de Job, Rimado de Palacio (última parte), orden que refleja la figura 1.

Figura 1. Filiación textual del Rimado de Palacio

Figura 1. Filiación textual del Rimado de Palacio
  • 17 J. L. Coy, “Para la cronología de las obras del Canciller Ayala: la fecha de la traducción de los M (...)
  • 18 H. O. BIZZARRI, op. cit., p. 367.

14La dependencia entre la última parte del Rimado de Palacio y el texto de San Gregorio es evidente para todos los investigadores que se han acercado al tema, aunque no hay acuerdo en cuanto a saber si Ayala se sirvió directamente del texto latino o de la traducción romance a la hora de componer el Rimado. Lo que sí parece claro es que López de Ayala utilizó el texto de las notas marginales, que salpican la traducción castellana, para la redacción del Rimado, tal y como probó Coy17. Según Bizzarri18, Ayala elabora su poema utilizando sucesivamente el Libro de Job, el comentario de San Gregorio y los marginalia de la traducción castellana, independientemente de que esta última fuera o no obra suya. Resulta evidente cuando se cotejan las diferentes versiones que Ayala tuvo a la vista la traducción castellana cuando lleva a cabo su adaptación poética, como tendremos ocasión de mostrar.

Traducción y adaptación en la Edad Media

  • 19 Gérard Genette, Palimpsestes, París: Seuil, 1982.
  • 20 Inés Fernández-Ordóñez, Transmisión y metamorfosis: hacia una tipología de mecanismos evolutivos en (...)

15Esta forma de trabajar era habitual en la Edad Media y los textos de Ayala nos permiten investigar cómo se construían las obras medievales, a través de un proceso de reelaboración constante, que remonta con frecuencia a una tradición textual milenaria y en la que los procesos de traducción ocupan un espacio fundamental. El conjunto de reelaboraciones de la materia que nos ocupa forma un milhojas que hunde sus raíces en la tradición bíblica y los comentarios patrísticos medievales y se constituye a través de una densa intertextualidad. Recordemos que dentro de las transformaciones formales que afectan a un texto, Genette (1982)19 incluye la traducción junto a la prosificación, la versificación, los cambios de estilo o de género literario. Este tipo de transformaciones estaba perfectamente aceptado e incluso promovido por la retórica antigua y medieval, como señala Fernández-Ordóñez (2012)20.

  • 21 Rafael Cano, “La sintaxis del castellano primitivo: oración compleja y estructura discursiva”, in: (...)

16Desde el punto de vista de la lengua, la traducción es un espacio de contacto interlingüístico que va a permitir la aparición de interferencias en diversos niveles. Así, según Cano, refiriéndose a los primeros textos en romance, es fundamental “la comparación de los textos romances con los coetáneos latinos, para determinar hasta qué punto en la configuración sintáctica del romance que se empieza a escribir tienen peso los moldes ya hechos en la tradicional forma latina”21.

  • 22 Santiago Del Rey Quesada, Diálogo y traducción: Los Coloquios erasmianos en la Castilla del siglo X (...)

17Por su parte, Del Rey, refiriéndose a los textos medievales y renacentistas traducidos del latín, escribe: “En los intentos de imitación y emulación de los modelos, también se creaba un espacio de intercambio lingüístico que coadyuvaba a que la lengua romance se viera afectada por características, sobre todo estilísticas, de la lengua de partida”22.

  • 23 Marta LÓpez Izquierdo, Textualité et intertextualité des relations conditionnelles dans la prose ex (...)

18En varios trabajos recientes23, hemos tenido ocasión de estudiar cómo se lleva a cabo la reelaboración sintáctica en los textos romances medievales (en castellano y en francés) a través del proceso de traducción de un texto latino fuente, las Fabulae de Odo de Chériton.

19Siguiendo con esta línea de trabajo, parece evidente, a la luz de lo expuesto, que el conjunto de textos de la materia jobiana que se articulan en torno a la figura del Canciller Ayala, estén o no directamente compuestos por él, suponen un campo de estudio muy prometedor, pues nos permite, por así decir, entrar en su taller y nos da a ver las modificaciones que se han llevado a cabo a través de las traslaciones, adaptaciones, o de manera más global, retextualizaciones.

  • 24 Henri Meschonnic, “Poétique de la traduction”, in: Pour la poétique II, París: Gallimard, 1973, p (...)
  • 25 Mona Baker, “Corpus Linguistics and Translation Studies. Implications and Applications”, in: M. Bak (...)

20La traducción supone un proceso de textualización comparable a otros procesos de producción textual: según Meschonnic24, traducir y escribir son dos modalidades similares de producción textual, dado que la traducción es la escritura de la lectura de un texto hecha para un sujeto en una época histórica determinada. Sin embargo, estudios más recientes tienden a demostrar que la actividad traductora supone ciertos procesos lingüísticos específicos o más frecuentes en los textos traducidos que en los textos redactados directamente en una lengua, lo que se ha venido a llamar “universales de la traducción”25. Según Foz:

  • 26 Clara Foz, El traductor, la Iglesia y el rey. La traducción en España en los siglos XII y XIII, B (...)

La traducción constituye en efecto un terreno privilegiado de observación de la lengua en acción, de la relación del traductor con ésta, un material sobre el que opera, un material que nunca es inocente ni puramente instrumental y que está siempre ideológicamente cargado26.

21Entre los dos polos invocados por San Jerónimo de la traducción ad verbum, reservada a los textos sagrados, y la traducción ad sensum, adecuada para los textos profanos, la Edad Media desarrolla prácticas traductivas múltiples, en que no se distingue siempre la traslación de la imitación o la adaptación. Como lo indica Foz:

  • 27 C. FOZ, loc. cit.

hemos de pensar en una gran variedad de prácticas que, según la motivación del traductor, del mecenas o de ambos, van desde la transcripción pura y simple a la adaptación más libre que podamos considerar, sin que, por ello, y como ocurrirá en otros periodos de la historia de la traducción, haya que invocar criterios estéticos27.

  • 28 C. Alvar y José Manuel Lucía, Diccionario Filológico de Literatura Medieval Española: Textos y Tran (...)
  • 29 José Antonio Pascual, La traducción de la Divina Comedia atribuida a D. Enrique de Aragón. Estudio (...)
  • 30 Ibid. p. 17.

22Podemos encontrar por consiguiente desde los “romanceamientos libres”, práctica traductiva característica del siglo XIII que, según Alvar y Lucía, deja amplio margen a la libertad de los autores/traductores, pues da cabida a una amplia gama de intervenciones: “ampliación de la frase, aclaración del significado, desdoblamiento sinonímico del léxico, agregado de comentarios del traductor, circunstancial tendencia a la abreviación, redistribución de la frase latina”28, hasta prácticas traductivas “literalizantes” en palabras de Pascual29 (1974), propias según este autor de los traductores del siglo XV, que muestran una rígida servidumbre a las palabras de la lengua de origen y en la que gobierna “la más estricta tiranía de la palabra”30.

  • 31 Julio César Santoyo, La traducción medieval en la península ibérica (siglos III-XV), León: Universi (...)
  • 32 En primer lugar, por el abandono del árabe como lengua meta sustituido por el latín, el griego y ot (...)

23Entre el siglo XIII y el XV, el siglo del Canciller Ayala fue, según Santoyo31, un periodo clave para entender la historia de la traducción peninsular, ya que se produjeron cambios radicales y definitivos32.

  • 33 Ibid., p. 297.

24En el siglo XIV, la traducción se desvincula del patrocinio real y se “descentraliza”, ampliándose y extendiéndose a toda la Península e incluso otros parajes europeos [...]. Se amplía considerablemente no sólo el abanico de lenguas origen (de hecho se traduce de diez idiomas: griego, latín, castellano, catalán, árabe, hebreo, francés, portugués, italiano y provenzal), sino el de lenguas meta, ya que por primera vez se traduce coetáneamente y no poco a todos los romances peninsulares33.

  • 34 C. Alvar, “Aportación al conocimiento de las traducciones medievales del francés en España”, in: Fr (...)

25También se inicia en este siglo la reflexión en torno a la actividad traductora, aunque de manera muy tímida, como ha señalado Alvar (1989)34.

26El siglo XIV representa, en definitiva, un siglo de transición entre las corrientes medievales de los siglos XII y XIII y las nuevas corrientes humanistas que atraviesan el siglo XV, dentro del cual el Canciller ocupa una posición central para esta actividad en Castilla, pues fue autor o instigador de varias traducciones de obras latinas al castellano.

Las traducciones castellanas de los Moralia en el siglo XIV

  • 35 Branciforti, en “Per il testo dei Morales...” (art. cit.), indica la existencia de al menos tres tr (...)

27La traducción castellana atribuida a Ayala (1399 a quo – 1407 ad quem) se conserva en los manuscritos siguientes35:

  • Mss. BNM 10136-8. Copia de 1401 ca. – 1450 ca. (ejemplares procedentes de la biblioteca del Marqués de Santillana).

  • Mss. BNM RES/292-295. Copia de 1450 ca. (Biblioteca Casa de Alba).

  • Ms. BNM Vitrina 17-6 (texto igual al del ms. 10137).

    • 36 F. ML. MORRISON, op. cit.
    • 37 Para una información detallada de cada uno de los Manuscritos conservados y de su filiación, cf. la (...)

    Ms. BNM 12720: traducción abreviada, ha sido editada por Morrison36. (Biblioteca Conde de Haro)37.

28La segunda traducción coetánea (1390 ca. - 1410 ca.), de autor desconocido, se ha conservado a su vez en varios manuscritos:38

  • Ms. BNM 12734-6. Copia de 1455 ad quem. (Biblioteca Conde de Haro).

  • Mss. Esc. b.II.12, b.II.6, b.II.8, b.I.8, b.II.10, b.II.11. Copia del siglo XV.

  • Ms. Esc. R-II-10.

  • Ms. BU Salamanca, 338. Copia del siglo XV.

  • 39 Branciforti, en “Per il testo dei Morales...” (art. cit.), compara los diferentes manuscritos de la (...)

29Los editores de los textos de Ayala (Coy, Joset, Morrison, Garcia, Orduna, Branciforti, Bizzarri...) son sin duda quienes más han estudiado las relaciones entre los diversos textos de la materia jobiana. Sin embargo, al comparar los Moralia con la traducción castellana y la versificación del Rimado, la atención se ha centrado en aspectos relacionados con la disposición de la materia, la modificación de contenidos y, en menor medida, con procedimientos retóricos propios de la traducción. Tocan muy de soslayo el tema de la lengua39.

  • 40 Morrison compara el prólogo latino y el libro 6 y 18 de los Moralia en la versión latina (M. Adriae (...)
  • 41 Pablo Cavallero, “La adaptación poética de los Moralia in Job de San Gregorio en el Rimado de Palac (...)

30Profundizan en mayor medida esta cuestión el estudio de Morrison ya citado40, quien compara el texto latino con la traducción castellana, así como con la traducción abreviada del ms. 12720, y el de Cavallero41, que coteja el Rimado de Palacio con el texto latino y solo puntualmente con la traducción castellana de los Morales.

  • 42 F. BRANCIFORTI, “Per il testo dei Morales...”, art. cit., p. 20.
  • 43 Subrayado nuestro.
  • 44 F. ML. MORRISON, op. cit., p. 20.

31Estos autores destacan la fidelidad de Ayala en su trasvase del texto gregoriano al castellano, Branciforti habla así de “strenua aderenza al testo latino42, algo que acepta Morrison, aunque admitiendo la presencia de numerosos cambios: “although there are many changes43 the net result is a relatively slight modification of the original translation44.

  • 45 M. GARCIA, art. cit.
  • 46 P. CAVALLERO, art. cit.

32Nos detendremos brevemente en el cotejo que realiza Garcia45 y en el de Cavallero46, que aportan elementos interesantes desde el punto de vista de la traducción y la adaptación como retextualización.

  • 47 Garcia estudia la distinta técnica parafrástica utilizada por Ayala en la traducción romance, que é (...)
  • 48 Ibid., p. 166.

33Según Garcia47, en el Rimado de Palacio, Ayala utiliza la técnica de adaptación propia del mester de clerecía, que el estudioso define así: “Le métier de clergie ne se définit pas autrement que comme une technique conçue pour l’adaptation en vers romans d’un texte latin préexistant48.

34Dicha técnica traductiva seguía, según este mismo autor, los siguientes principios de composición:

  1. respeto de la continuidad del texto-modelo,

  2. división del texto-modelo en unidades breves adaptables a una unidad estrófica,

  3. reproducción y puesta en relieve, en lugares estratégicos del verso, de palabras y grupos de palabras del modelo,

    • 49 “dans la mesure où sa complexité n’excède pas les jeux d’opposition ou les parallélismes susceptibl (...)

    respeto de la sintaxis del modelo49.

  • 50 Le dedica un breve párrafo en la p. 167 para aludir a la conservación de la oposición “ojos-coraçon (...)

35A nosotros nos va a interesar especialmente el punto 4, que Garcia trata muy sucintamente50, relacionándolo con el orden en que aparecen determinados términos clave dentro del verso.

  • 51 P. CAVALLERO, art. cit.

36Cavallero51 lleva a cabo un estudio comparativo muy completo del texto del Rimado con el texto latino fuente de San Gregorio para examinar el grado de dependencia que existe entre ambos textos. No utiliza más que muy puntualmente el texto de la traducción castellana de los Morales para llevar a cabo la comparación, y siempre por vía indirecta, lo que a nuestro juicio no le permite apreciar qué elementos novedosos del Rimado estaban ya (o no) en la traducción al vernáculo.

  • 52 Ibid., p. 105.
  • 53 Ibid., p. 108.

37Cavallero identifica numerosos pasajes en que RP se aleja de la fuente latina a través de diversos procedimientos que afectan a la disposición de la materia (retrocesos y trueques, saltos) y al contenido (alteraciones). Según Cavallero, estos alejamientos del texto fuente obedecen a la voluntad creativa de Ayala que “no vacila en modificar la fuente para adecuarla al propio pensamiento”52 o en saltar pasajes de interpretación alegórica, por no considerarlos aptos para su intención didáctico-práctica53.

38Señala finalmente tres procedimientos lingüísticos que Ayala introduce en su poema por su efecto didáctico: se trata del uso de un tú genérico y de invocaciones dentro de un marco enunciativo propicio al carácter didáctico de la obra (1), del uso de desdoblamientos parasinonímicos (2a-c), o del agregado de nombres propios (Saúl en 2a-c):

(1a) En esta vida mesquina, si menos alcançares,
menos temerás si lo bien pensares,
ca la muy grant cobdiçia, cuando menos catares,
fázelo perder todo con muy muchos pesares.
(
RP 1086, apud Cavallero 1986: 111).

(2a) Quid enim Samuele benignius qui de principatu regendi populi deiectus, succesorem sibi humiliter requirit, inuentumque ungit in regem [...]? (Moralia XXVII, X, 17).

(2b) ¿Quién diremos que fue más benigno nin más manso que Samuel profecta, el cual por mandamiento de Dios ungió a Saúl por rey [...]? (Morales, ms. 10138, fol.  4v-5r).

(2c) Benigno e graçioso mucho fuera tenido
santo Samuel profecta, el que
ovo ungido
el rey Saúl, [...]
(RP 1407).

Cotejo de los Morales y del Rimado de Palacio: un ejemplo de reelaboración sintáctica

39En el cotejo que hemos realizado entre el texto latino de los Moralia y su traducción castellana, por un lado, y la adaptación del Rimado, por otro, nos ha llamado la atención el diferente tratamiento reservado a las construcciones latinas de acusativo con infinitivo (AcI).

  • 54 José Miguel Baños Baños (coord.), Sintaxis del latín clásico, Madrid: Liceus E-xcellence, 2009, p.  (...)
  • 55 Las completivas con AcI son frecuentes sobre todo con verbos declarativos (“dico) y de percepción (...)
  • 56 Es decir, correferente con un argumento del verbo principal.

40Recordemos que estas construcciones se usaban en latín para formar subordinadas completivas dependientes de un verbo principal y se caracterizaban por llevar un sujeto en acusativo. Era el procedimiento más común para formar este tipo de subordinadas en todas las épocas, desde el latín arcaico hasta los textos más tardíos54, ya que no conocía restricciones en cuanto a la semántica del verbo regente55 o a la presencia de un sujeto con control56 o no.

  • 57 Adaptado de J. M. Baños Baños, ibid., p. 526.

41En el cuadro siguiente (1), se reflejan las clases semánticas de verbos regentes en latín y el tipo de subordinación completiva que podían llevar57. Destaquemos, sin embargo, que las completivas con infinitivo AcI se asociaban de manera prototípica a la modalidad declarativa (dico + AcI: “decir”, “contar algo a alguien” frente a dico + subj. “pedir a alguien que haga algo”).

Cuadro 1. Completivas latinas: formas personales y no personales.

Completiva con formas no personales

Completiva con formas personales

Predicado principal

inf.

AcI

NcI

part.

ger.

subj.

ut (non)

ut (ne)

quod,

quia

quin, quo minus

int. ind.

accidit 'sucede'

+

+

+

difficile est 'es difícil'

+

+

audio 'oigo'

+

+

+

+

gaudeo 'me alegro'

+

+

+

+

dico 'digo'

+

+

+

+

+

+

impedio 'impedir'

+

+

+

+

Leyenda: AcI (Acusativo con Infinitivo); NcI (Nominativo con infinitivo), int. ind. (interrogativa indirecta), part. (participio), ger. (gerundio), sup. (supino).

  • 58 El infinitivo latino conocía una oposición de aspecto (“infectum/perfectum): “amare-amavisse, de (...)

42Es importante indicar que, en estas construcciones, el sujeto del infinitivo estaba casi siempre expreso, incluso cuando era correferente con el sujeto del verbo principal (infinitivo concertado)58.

  • 59 J. M. Baños Baños, op. cit., p. 529.

(3) haec se audisse scribit Caelius “Celio escribió que esto lo ha oído él” (Cic. div. 1, 56, apud Baños)59.

43El origen de las completivas de AcI remontaría a las construcciones con verbos de doble complementación, acusativo de persona + infinitivo:

(4a) iubeo te uenire “te ordeno venir”.

(4b) doceo te scribere “te enseño a escribir”.

44La construcción se habría extendido más tarde a los verba dicendi y sciendi, con reanálisis sintáctico: el acusativo objeto (te) pasa a interpretarse como sujeto del infinitivo.

  • 60 Esta explicación fue formulada ya por Kühner y Stegmann (Raphael Kühner y Carl STEGMANN, Ausführlic (...)

(5) dicum illum + uenire > dico [illum uenire] “digo que él viene”60.

  • 61 J. M. Baños Baños op. cit., p. 528; Alide M. Bolkestein, “AcI and ut-clauses with verba dicendi in (...)
  • 62 María José RODRÍGUEZ ESPIÑEIRA, “Un ejemplo de reanálisis sintáctico: la construcción la tina de ‘A (...)

45Se ha discutido sin embargo la equivalencia entre las dos construcciones iubeo te uenire y dico illum uenire, ya que en la segunda illum uenire constituye un único argumento (COD de dico), mientras que, en la primera, el COD de iubeo es te, y uenire es un tercer argumento61. Según Rodríguez Espiñeira62, la estructura con verbos de lengua (dicere), cuyo acusativo es no motivado, va a ser objeto de un reanálisis sintáctico, de manera que termina siendo equivalente a la estructura con verbo de percepción o de influencia, con acusativo motivado por el verbo regente.

  • 63 Guy Serbat, Grammaire fondamentale du latin VI: l’emploi des cas en latin, vol I: Nominatif, Vocati (...)

46Una segunda hipótesis consiste en hacer derivar estas construcciones de estructuras predicativas de acusativo + participio/adjetivo, como las que dependen de un verbo de percepción (6a), que se generalizarían después a verbos declarativos (6b):63

  • 64 J. M. BAÑOS BAÑOS, op. cit., p. 532.

(6a) occlusam ianuam uideo (Plaut. Stich308, apud Baños)64.
part. + NACUS. + V
“veo la puerta cerrada”

  • 65 J. M. BAÑOS BAÑOS, loc. cit.

(6b) dicant te benignum (Plaut. Trin. 740, apud Baños)65.
V + Pron.
ACUS. + Adj.ACUS.
“te llamarían bueno” “dirían que eres bueno”

Las cláusulas de infinitivo en español

  • 66 Es decir, aquellos infinitivos cuyo sujeto, tácito o expreso, no es correferente con el del verbo p (...)

47En español actual, las cláusulas de infinitivo no concertado66 pueden llevar sujeto tácito o, de manera mucho más limitada, expreso.

48Llevan sujeto expreso las oraciones no dependientes de un verbo principal, como las adverbiales introducidas por una preposición (7a) o las interrogativas y exclamativas eco (7b).

(7a) Al salir yo de casa, entró él.

(7b) ¡Comprar esa casa! Imposible.

  • 67 La posposición del sujeto en estos casos es habitual en español estándar, pero existe una variación (...)

49Tienen también sujeto expreso algunas subordinadas sustantivas en función de sujeto:67

(8) No ir con él fue un error.

  • 68 Llamados también “verbos de control” pues seleccionan infinitivos con un sujeto que recibe rasgos s (...)

50Y finalmente, las oraciones de infinitivo con verbos de percepción y causativos68, donde el sujeto del infinitivo se realiza como COD del verbo principal:

(9a) Veo a la gente pasar

(9b) Oigo gente chillar.

(9c) Hizo entrar a María inmediatamente.

  • 69 Existen rasgos sin embargo que diferencian las estructuras de infinitivo con verbos de percepción d (...)

51Según el análisis más extendido, el elemento subrayado en los ejemplos anteriores es a la vez el COD del verbo principal y el sujeto del infinitivo. Comparten esta construcción, además de los verbos de percepción como ver u oír, etc. los verbos causativos como hacer y dejar69.

  • 70 V. entre otros estudios: Rafael Cano Aguilar, “Las construcciones causativas en español”, Boletín (...)
  • 71 Se ha propuesto considerarlo un complemento predicativo a la luz de paralelismos como:
    Deja [tranqu
    (...)

52Estas serían en rigor las únicas supervivencias de las construcciones de AcI latinas en romance y han sido ampliamente estudiadas70. Su interpretación sintáctica sigue siendo debatida en la actualidad, en particular el estatuto funcional del infinitivo con respecto al verbo principal71.

  • 72 Casos como “Me había prometido encargarse él de la gestión” no se consideran sujetos expresos del i (...)

53Han de distinguirse estas construcciones de las que presentan sujeto tácito con verbos de voluntad (querer), sentimiento (alegrarse) e influencia (obligar, permitir), entre otros, donde el sujeto sobreentendido se interpreta por correferencia con otros argumentos del verbo principal (sujeto, COD o COI):72

(10a) Ana prefiere ir a la montaña (“Ana”: sujeto de “preferir”, correferente con sujeto de “ir”).

(10b) El policía nos obligó a parar en la cuneta (“nos”: COD de “obligar”, correferente con sujeto de “parar”).

(10c) Juan prohibió a su hija ver la televisión por las noches (“a su hija”: COI de “prohibir” correferente con sujeto de “ver”).

  • 73 Citemos finalmente los llamados infinitivos con verbos de ascenso (M. T. Rodríguez Ramalle, op. cit (...)

54La diferencia entre los infinitivos con verbo de percepción o causativo (v. supra 9a-c) y estos es la distinta función sintáctica de los complementos, la cual se refleja en distintas posibilidades de pronominalización73:

(11a) Pedro permitió [a Ana]COI [salir]COD.

(11b) Se lo permitió.

(12a) Pedro dejó a Ana salir.

  • 74 El asterisco indica que la secuencia es agramatical o no es posible con ese significado.

(12b) *Se lo dejó74.

(12c) La dejó salir/hacerlo.

  • 75 Jószef Herman, La formation du système roman des conjonctions de subordination, Berlín: Akademie Ve (...)
  • 76 Espinoza ofrece las siguientes cifras tras comparar las completivas en textos latinos hispánicos: s (...)
  • 77 Ibid., 2740.

55En español medieval, las construcciones de AcI latinas no se mantuvieron, sino que la subordinación completiva pasó a expresarse mayoritariamente con una conjunción, cuyo prototipo era “que”, seguida de un verbo conjugado. Este nuevo modelo de subordinación compite durante largos siglos con el preferido por el latín, AcI, como destaca Herman75. El latín hispano continúa usando ambos procedimientos entre los siglos VI y X, pero en esta última época, las completivas introducidas por quod (u otra conjunción equivalente) han desbancado a los AcI de su posición dominante76, y el proceso está ya concluido en los primeros testimonios romances. Según Espinoza77, la preferencia por las completivas introducidas por conjunción habría sido mucho más temprana en la lengua latina hablada que en la escrita. Los restos de AcI que aún perduran en el siglo X se encuentran insertos en expresiones formulares jurídicas (quod fieri minime creo “lo que de ninguna manera creo que suceda”, y variantes similares).

56Así pues, la posibilidad de introducir completivas con AcI desaparece desde los primeros textos en español, a excepción de las construcciones con verbos sentiendi (ver) o causativos (fazer), que pueden considerarse, como hemos visto, parcialmente continuadoras de estas estructuras.

  • 78 Suele explicarse esta imposibilidad por la ausencia de marca aspectual y temporal del infinitivo, l (...)

57Por consiguiente, a diferencia de lo que hemos expuesto para el latín, no eran posibles en español medieval, ni lo son hoy, las cláusulas infinitivas de sujeto no concertado tras un verbo de lengua (decir, afirmar, declarar...) o tras un verbo de percepción intelectual (comprender, entender...):78

  • 79 No debe confundirse este tipo de ejemplos con estructuras como:

(13) *María afirmó Juan no saber nada79.

  • 80 Christopher J. Pountain, “Learned syntax and the Romance Languages: the ‘Accusative and Infinitive’ (...)
  • 81 Lola Pons Rodríguez, “El infinitivo no concertado latino en el castellano del siglo XV: propiedades (...)

58Sin embargo, existió un período en castellano en que, como resultado de la actividad latinizante de los escritores letrados humanistas del siglo XV, volvieron a aparecer estructuras de AcI con verbos de percepción intelectual (saber) y verbos de lengua (decir). Se ha hecho referencia a ellas en diversos trabajos de historia de la lengua española, algunos de ellos dedicados específicamente a estas construcciones latinizantes, en particular Pountain80 y Pons Rodríguez81, de donde extraemos algunos ejemplos:

– Con verbo declarativo:

  • 82 L. PONS RODRÍGUEZ, “El infinitivo no concertado...”, art. cit.
  • 83 Marcamos en rojo el verbo principal, en azul el infinitivo y subrayado el complemento que coincide (...)

(14) Vistas estas tres maneras de escrivir, podemos dezir el estilo de aquestas coplas ser sátiro e comedio (Mena, Coronación, apud Pons82)83.

Con verbo de percepción intelectual:

(15) yo no creo, según pienso, yr conmigo el que contigo queda (Celestina, Auto 1, apud Pountain, art. cit., p. 12).

Con verbo ver en sentido figurado (= percepción intelectual “entender”):

  • 84 L. PONS RODRÍGUEZ, “Las construcciones imitativas...”, p. 20.

(16) Otros que vi que sobreseo / por la grand prolixidad, / aunque manifiesto veo / ser de grand actoridad (Santillana, Triumphete 112, apud Pons)84.

  • 85 En estos casos, la subordinada de infinitivo tiene función de sujeto del verbo principal.

Con verbos impersonales y estructuras predicativas85:

(17) Sobre lo susodicho es de considerar el amor seer muy sin freno et non subjetado a alguno (Madrigal, Breviloquio, 24, apud Pons ibid., p. 13).

(18) Ansí que manifiesto paresçe [...] el saçerdoçio a los apóstoles, non a nuestra Señora, más digna de todos ellos, aver seido encomendado (Padrón, Triunfo, 238, apud Pons, loc. cit.).

  • 86 C. Pountain, art. cit., p 13-16.
  • 87 RAE, Esbozo de una nueva gramática de la lengua española, Madrid: Espasa-Calpe,1973, p. 486.
  • 88 Esta innovación podría deberse, según Pountain (art. cit., p. 24) a la coherencia con otras constru (...)

59Las primeras apariciones de esta construcción se documentan en la lírica de cancionero del siglo XV, por lo que se evidencia su carácter culto y latinizante, si bien su introducción pudo verse facilitada por la pervivencia de estructuras similares en la lengua romance con verbos de percepción y causativos86. Por otro lado, la adopción castellana de la construcción latinizante no reproduce los Mismos rasgos formales: como han indicado Pountain, Pons e igualmente la RAE87, la construcción española utiliza un pronombre sujeto para expresar el sujeto del infinitivo (o bien un sintagma nominal sin preposición), en lugar del caso acusativo propio de la construcción latina, que sí se conserva en las construcciones infinitivas con verbos perceptivos y causativos88.

  • 89 L. PONS RODRÍGUEZ, “Las construcciones imitativas...”, art. cit., p. 10.

(19) Podría ser que algunos (...) dixessen yo haver tomado todo o la mayor parte d’estos Proverbios de las doctrinas e amonestamientos de otros (Santillana, Prohemio Centiloquio, apud Pons)89.

  • 90 RAE-ASALE, op. cit., p. 1992.

(20) El dulce sonido de tu habla [...] me certifica ser mi señora (La Celestina, apud RAE-ASALE)90.

60Los infinitivos que pueden aparecer en estas construcciones son principalmente “ser”, junto a otros intransitivos, y más raramente transitivos (aunque nótese que en 19 y 20, se trata de un infinitivo de aspecto perfectivo). En latín, no existía este tipo de restricciones.

(21) pensando Pleberio y Alisa tener su hija Melibea el don de la virginidad conservado (Celestina, Auto 16, apud Pountain ibid., p. 20).

  • 91 L. Pons, “Las construcciones imitativas...”, art. cit.
  • 92 RAE-ASALE, op. cit., p. 2013; RAE, op. cit., p. 486.

61La construcción, introducida en español en el siglo XV, se extiende a otros tipos textuales a partir del XVI: escritura oficial y administrativa, textos expositivos y doctrinales, Viaje de Turquía, la traducción de Boscán de Il Cortegiano... De forma esporádica, se le puede seguir el rastro hasta el siglo XVIII, donde aparece en textos notariales y doctrinales, como marca de escrituralidad muy fuerte91, o incluso hasta el XX, pero solo con infinitivos de verbos intransitivos (generalmente ser o estar) o con infinitivo compuesto92.

(22) [...] el autor de Orfeo afirmaba haber empleado Garcilaso una sola vez el acusativo griego (Alonso, La lengua poética de Góngora, apud Pountain, ibid., p. 12).

62En 1973, la RAE escribía:

  • 93 RAE, ibid.

Hoy mismo podría decirse: “Dos testigos declararon ser tú (o yo, él, ella) cómplice del robo; [...] Este documento prueba haber tú nacido en 1938”. Admiten esta construcción los infinitivos de ser, estar y otros verbos intransitivos93.

63En la sección “Análisis de los datos” de este estudio, veremos que de igual modo que la desaparición de la construcción latinizante no se hizo de manera abrupta, sino progresiva, llegando sus reminiscencias hasta la lengua de hoy, aunque en circunstancias muy restringidas, su emergencia tampoco fue impromptu, sino que puede rastrearse un proceso de convergencia que seguramente, tuvo que haber nacido en la práctica traductiva de textos latinos que se intensifica a finales del siglo XIV y prefigura la floración humanista del siglo XV. Ahora bien, la comparación del texto latino de los Moralia y su traducción castellana con el poema del Canciller nos permitirá ver en qué grado se producían trasvases entre tradiciones de escritura no coincidentes, en nuestro caso, las traducciones del latín y el mester de clerecía romance.

Ocurrencias de AcI en el corpus estudiado:

  • 94 No hemos tomado en cuenta los casos de AcI con verbo de percepción física o con verbo causativo, pu (...)
  • 95 Citamos el texto latino a partir de la edición de Adriaen ya mencionada. Siempre que podemos, citam (...)

64Hemos estudiado 38 casos de AcI en latín con sujeto no concertado y verbo principal distinto a un verbo de percepción física o causativo94 en los pasajes en que el Rimado sigue de cerca el modelo de Gregorio Magno. En algunos casos, el pasaje procede del Libro de Job, en la versión de la vulgata latina que comenta San Gregorio. Hemos observado si la construcción de AcI se conserva en la traducción castellana de los Morales y cómo se ha reelaborado en el Rimado95. Los presentamos a continuación, siguiendo el orden de las coplas del Rimado. Destacamos en rojo el verbo principal, en azul el infinitivo de la cláusula AcI y subrayamos su sujeto. Cuando la cláusula AcI es sustituida por una subordinada introducida por que destacamos esta en verde.

  • 96 M. GARCIA, ed. cit., p. 281, H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 563.

RP 1113 Job, 13, 24-2596:

(23a) Lat. cur faciem tuam abscondis et arbitraris me inimicum tuum [esse] (Libro de Job 13, 24-25, Vulgata latina, apud www.bibliamedieval.es).

  • 97 Se incluye esta transcripción en la versión Miscelánea XV del proyecto bibliamedieval.es, con esta (...)

(23b) Cast. Quantas maldades yo he e pecados demuéstrame. E ¿por qué la tu faz escondes e me asmas seer enemigo?97 (Libro de Job, ms. 10138, apud www.bibliamedieval.es).

(23c) Cast. ¿Por qué escondes la tu faz e me judgas por tu enemigo? (ms. 1036, fols. 191r-v, apud Bizzarri, loc. cit).

(23d) RP 1113, 1072 N, 1088 E:
Señor, la tu faz non la escondas de mí,
nin por tu enemigo me judgues contra Ti,
ca non só sinon foja que aína me perdí
por un ligero viento, e çedo fallesçí.

  • 98 M. GARCIA, ed. cit., p. 288.

– RP 1182-3 ← Moralia XV, XLIII, 4998:

(24a) Lat. Amicis autem beati Job qui idcirco hunc iniustum esse crediderunt, quia flagellatum uiderunt, recte eiusdem sancti uiri uoce de iniquorum flore et perditione ostensum est quia praesentis uitae prosperitas innocentiae testis non est.

  • 99 Pasaje ilegible.

(24b) Cast. Et por ende los amigos deste santo omne Job que touieron e creyeron que fuera él malo e injusto por quanto lo vieron açotado e penado / por ende con rrazon en?99 suya del dela bien andança delos Malos e de su perdimiento es demostrado / quela bien andança desta vida presente nos es testigo dela ynonçençia e que ala vida perdurable con açotes e tribulaçiones (ms. RES293, fol. 143ra).

(24c) Cast. E porque los amigos del santo Job non creyeron aver seído justo el varón santo, pues que así lo veían açotado, derechamente les es agora mostrado por las palabras del santo Job el destruimiento e la bienandança de los Malos. Ca la bienandança de la vida deste siglo no puede ser testigo de inosçençia e justiçia, porque muchos son retornados a la vida perdurable por los açotes, e muchos han de ser levados a los tormentos que sienpre han a durar mueren sin algund açote tenporal... (ms. esc. b-II-8, fol. 97va, apud Garcia ed.  it., p. 288).

(24d) RP 1182-1183, N 1142-1143, E 1158-1159:
Dize aquí Sant Gregorio, que en esto no ha dudança:
al que en este mundo creçe mucho la buenandança,
que los omnes sospechen que muy aína alcança
enojos e pesares, tristura e tribulança.

Ca bienes e riquezas d'este mundo presente
çierto non son testigos qu'el omne es inoçente,
que el enojo nin quexa aquí nunca lo siente,
de convertirse a Dios nunca la viene emiente.

  • 100 Jacques JOSET (ed), Libro rimado del Palaçio, 2 vols., Madrid: Alhambra, 1978, p. 391.

65Bizzarri considera que estas dos estrofas son desarrollo de Ayala, pero ya Garcia señaló la presencia de reminiscencias de los Moralia, algo que es perceptible especialmente en la copla 1183. También lo señaló Joset100. La construcción de AcI, que se conserva en la traducción castellana que recoge el ms. escurialense, se transforma en completiva con “que” tras verbo de pensamiento en la traducción de RES293 y no deja ninguna huella en el RP. En RP encontramos un verbo principal de pensamiento (“sospechen”) del que dependen dos complementos: uno de persona (“al que en este mundo creçe mucho la buenandança”) y otro proposicional (“que muy aína alcança enojos y pesares...”). El primer complemento puede entenderse como un COI.

  • 101 M. GARCIA, ed. cit., p. 289.

RP 1193 ← Moralia XV, LVII, 68101:

  • 102 El verbo “permittere lleva aquí una completiva con AcI (infinitivo “florere, sujeto en acusativo: (...)

(25a) Lat. Interrogate quemlibet de viatoribus, et haec eadem (25a.1) illum intelligere cognoscetis [...]. Saepe etenim diu diuina patientia tolerat quos jam ad supplicia (25a.2) praescita condemnat, permittit102 florere quos adhuc (25a.3) cernit deteriora perpetrare. Quia enim uidet ad quam damnationis foueam tendant, hoc eis pro nihilo (25a.4) esse existimat, quod hic peruersi relinquenda multiplicant. Sed quisquis praesentis uitae gloriam diligit, magnam (25a.5) esse felicitatem deputat hic secundum uotum florere, quamuis cogatur postmodum supplicia aeterna tolerare.

(25b) Cast. preguntat a qual qujer de los camjneros. e estas cosas aquel entender conosçeredes (Libro de Job, 21, 29, ms. 10138, apud www.bibliamedieval.es).

(25c) Cast. Preguntat a cada uno delos camjneros e (25c.1) conosçeredes que estas mesmas cosas entiende [...] Ca muchas bezes la presçiençia de dios sufre aquellos que ya (25c.2) para los tormentos presçitos condepno e consiente floresçer aquellos que (25c.3) sabe que ahun peores fechos obraran. Ca por quanto vee a qual foyo de condepnaçion van (25c.4) esto por nada lo cuenta enellos quelos Malos eneste mundo amuchiguan los bienes los quales han a dexar. Mas qual quier que ama la gloria deste presente siglo (25c.5) piensa que es grant bien andança este tal floresçer aqui segunt el su deseo maguera despues sea costreñjdo de sofrir los tormentos perpetuos (ms. RESP293, fol. 151r).

(25d) Cast. Preguntad a qualquier de los camineros e (25d.1) sabredes que esto mesmo entienden [...]. Muchas vezes sufre la sabiduría divinal los que (25d.2) sabe ser condepnados para los tormentos a ellos aparejados, e dexa floresçer en esta vida (25d.3) los que aún vee obrar peores cosas de cada día. E porque sabe que se allegan a la cueva de la dapnaçión, no (25d.4) tiene en ellos ser cosa alguna lo que de cada día allegan para dexar en esta vida tenporal. Mas el que ama la gloria de la vida presente grand bien aventurança (25d.5) piensa ser floresçer en ella segund que desea, como quier que después sea costreñido a sofrir los tormentos perdurables de la vida avenidera [...] (ms. Esc. b-II-8, fol 104r, apud Garcia, loc. cit).

(25e) RP 1193, N 1152
A los Malos preçitos que son a condenar,
muchas vezes Dios sufre en el su mal obrar
e les dexa sus bienes cresçer e amuchiguar
en la vida presente: d’esto non quier’ curar.

66Indica Bizzarri la utilización del mismo texto que aparece en 1193 en las Flores, donde vemos reaparecer la estructura de AcI dependiendo de un verbo de influencia (lat. permittere), pero con el verbo sufrir, que se asemeja a un verbo de influencia o causativo (“tolerar”, “dejar”), sin ser totalmente idéntico.

(25f) Muchas vezes la paçiençia de Dios sufre [a aquellos que para los tormentos preçitos condenó] floreçer y aver muchos bienes tenporales (apud Bizzarri, op. cit., p. 196).

67Señala igualmente Bizzarri que esta es la única copla del pasaje que se ajusta el texto de San Gregorio, aunque Garcia identifica también la copla siguiente, que copiamos a continuación (copla 1194 en la edición de Bizzarri), donde se aprecia la ausencia de cláusulas AcI.

RP 1194, N 1153:
Esto es porque Dios sabe a cuál condiçión
irán aquestos malos e a cuál perdiçión;
por ende, d'estos bienes que les agora son
así amuchiaguados nunca faze mençión.

  • 103 M. GARCIA, ed. cit., p. 291, H. O. Bizzarri, ed. cit., p. 571.

RP 1214 ← Job 26, 3; Moralia XVII, XIX, 28; XVII, XX, 29103:

(26a) Lat. cui dedisti consilium forsitan illi qui non habet sapientiam et prudentiam tuam ostendisti plurimam [esse] (Vulgata latina, apud www.bibliamedieval.es)

(26b) Lat. Cui dedisti consilium? Forsitan illi qui non habet sapientiam? Quem docere uoluisti? Nonne eum qui fecit spiramentum?

(26c) Cast. Aqujen diste consejo por ventura aqujen non | ha sabiduria ¶ E la tu sabiduria mos|traste seer mucha (Libro de Job, ms. 10138, apud www.bibliamedieval.es).

(26d) Cast. A quien diste consejo por aventura a aquel que non ha sapiençia [...] E la tu prudençia mostraste mucha (RES293, fols. 193v-194r).

(26e) RP 1214 (N 1173):
Tú quieres consejar al que es aconsejado,
e quiéreste mostrar por sabidor letrado,
bien sabes que Él nos fizo e nos ovo formado,
pues ¿qué orgullo es esto que has imaginado?

  • 104 M. GARCIA, ed. cit., p. 292.

RP 1220 ← Job, 27, 5; Moralia XVIII, IV, 8104:

(27a) Lat. Absit a me ut iustos uos esse iudicem.

(27b) Cast. menos | sera demj que yo vos judgue ser justos (Libro de Job, ms. 1038, apud bibliamedieval.es).

(27c) Cast. Non sea dado amj que vos judgue yo justos (Morales, ms. 10137, fol. 4rb).

(27d) RP 1220, N 1179:
E nunca los Mis labros dirán sinon verdat,
e nunca pensaré yo contra Él maldat;
en cuanto refolgare e pueda respirar,
esperaré su graçia e la su piedat.

68La copla del Rimado suprime la oración con verbo principal “judgar” e infinitivo atributivo “ser justos”, mantiene sin embargo otros elementos del pasaje, que reproducimos aquí in extenso:

ca demjentra fuere en mj el spiritu de | dios en mjs narizes
non fablaran | los Mjs rrostros maldat njn la mj le
n|gua non pensara mentyra
menos | sera demj q
ue yo vos judgue ser justos | fasta que yo peresca non me partire | dela mj bondat (Libro de Job 27, 3-5, ms. 10138, apud bibliamedieval.es).

  • 105 M. GARCIA, ed. cit., p. 293; H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 572.

RP 1230 ← Moralia, XVIII, XLIII, 69105:

(28a) Lat. Sed quid quod plerosque antiquorum patrum nouimus hanc sapientiam et intrinsecus uiuaciter tenuisse et curas mundi extrinsecus sollemniter ministrasse?

(28b) Cast. Mas que diremos · ca muchos delos antiguos padres conosçimos esta sapiençia de dentro ensi verdadera mente la auer tenjdo e de fuera auer administrado muy solepne mento los cuydados e cargas deste mundo (ms. 10137, fol. 16vb).

(28c) RP, 1230, N 1189:
Sobr'esto una quistión se podría aquí fazer,
ca de muchos ya leemos e podemos
saber
que cobraron sapiençia, e vímosles tener
solepnes dignidades, onras a grant poder.

  • 106 M. GARCIA, ed. cit., p. 293; H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 572.

RP 1231 Moralia XVIII, XLIII, 69106:

(29a) Lat. An perceptione hujus sapientiae Joseph privatum dicimus [...]?

(29b) Cast. O commo diremos de non ca vimos josep ser conplido desta sapiencia [...] (ms. 10137, fol. 16v).

(29c) RP 1231, N 1190:
Leemos que josep de sapiençia abondado
fue [...]

69Se observa un cambio en la categoría léxica del verbo que rige la subordinada: el verbo de lengua latino se traduce por un verbo de percepción, que puede considerarse aquí a caballo entre lo físico y lo intelectual (“ver”), mientras que el Rimado se decanta por esta última acepción (“leer”). La cláusula de infinitivo se conserva con su valor pasivo en la traducción castellana, pero el Rimado la modifica en una completiva tras “que”.

  • 107 M. GARCIA, ed. cit., p. 302; H. O. Bizzarri, ed. cit., p. 579.

RP 1311 Moralia, XXIII, I, 1107:

(30a) Lat. Antiquus itaque hostis, quia uinci se in domesticis doluit, protinus exteriora requisiuit. Amicos namque eius de locis singulis, quasi pro exercenda caritate commouit, eorumque ora sub specie consolationis aperuit; sed per haec iacula increpationis intorsit, quae eo durius cor secure audientis infigerent.

(30b) Cast. E el enemigo antigo por cuanto se veía ser vençido, fallándolo así apartado, buscó sus amigos trayendo a cada uno donde morava que viniesen a él como que los traía para que le fiziesen consolaçión e en semejança que así lo conortasen los fizo fablar palabras duras e agras (ms. 10137, fos. 87v-88r).

(30c) RP 1311, N 1272, E 1207:
E Satán, enemigo, por esto fuera buscar
otros sus tres amigos para lo acompañar
non porque era su entinçión de lo bien consolar,
e con duras palabras le fueron todos fablar.

70Cambia la clase léxica del verbo latino que rige AcI en la traducción castellana, pasando de un verbo de sentimiento (“dolere”, ‘deplorar’) a un verbo de percepción, aquí tal vez intelectual más que física (“verse”). Nótese igualmente la traducción del infinitivo pasivo latino por una forma perifrástica equivalente en castellano (“ser vençido”).

71El Rimado reduce toda la justificación de la causal (“quia” / “por quanto”) a un conciso sintagma preposicional: “por esto”.

  • 108 H. O. Bizzarri, ed. cit., p. 581-2.

RP 1340 Moralia, XXV, VII, 13108:

(31a) Lat. Metuunt in his quae se (31a.1) egisse meminerunt; puniunt flendo quod (31a.2) perpetrasse se intellegunt; timent subtilia diuina iudicia, etiam de his quae in semetipsis intelligere fortasse non possunt.

(31b) Cast. E los tales temen e han miedo de las cosas que (31b.1) se acuerdan que non bien fizieron e llorando penan en sí aquello que non (31b.2) entienden como lo fizieron e han grant temor d’aquellos agudos e sotiles juizios de Dios e aun han miedo de aquellas cosas que por aventura en sí mesmos non pueden entender (ms. 10137, fol. 119v).

(31c) RP 1340, N 1299, E 1222:
Quien bien considerare que Dios nos ha de judgar,
maguer que por luengo tienpo aquí nos quiere esperar,
aquel justa mente teme e va bien
considerar
sus pecados, e tal graçia Dios solo le puede dar.

72Las cláusulas de AcI dependientes de verbos de pensamiento (“memineri, intellegere) son sustituidas en la traducción de los Morales por completivas introducidas por “que” y por “como”. El Rimado ofrece un lejano eco con el verbo de pensamiento “considerar” y un sintagma complemento (“sus pecados”).

  • 109 M. GARCIA, ed. cit., p. 304, H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 582.

RP 1342 Moralia, XXV, X, 27109:

(32a) Lat. Nam qui imminere districtum iudicium non credunt, qui inulte se peccare suspicantur, quod pacto uel esse uel dici fideles possunt ?

(32b) Cast. Ca aquellos que non creen que estrecho juizio de Dios ha de dar sobre estas cosas e se veen de cada día así pecar, querría saber como e por cual manera pueden ser dichos fieles cristianos (ms. 10137, fol. 124v).

(32c) Cast. El que non cree que estrecho juizio ha de ser delante Dios e peca de cada día, non puede ser dicho fiel cristiano (ms. 10137, fol. 124v, marginalia).

(32d) RP 1342, N 1301, E 1224:
Así conviene creer e en ello non dubdar
que sera juizio estrecho para todos nos judgar,
e el que
esto non cree e non dexa de pecar
non es fiel cristiano, nin se puede salvar.

73El texto latino contiene varios ejemplos de AcI (imminere, peccare, esse, dici), pero solo en el primer caso estamos ante cláusulas de sujeto no concertado. La traducción castellana no conserva la estructura infinitiva y la sustituye por una completiva con que, el Rimado mantiene un verbo de pensamiento (“creer”) que desdobla con un equivalente negativo (“non dubdar”), y construye igualmente con completiva tras subordinante “que”.

  • 110 M. GARCIA, ed. cit., p. 306.

RP 1359 Moralia, XXV, XVI, 34110:

(33a) Lat. Scriptum namque est: Dabo tibi reges in furore meo” (Oseae XIII, 11). Quid ergo illos nobis praeesse despicimus, quorum surer nos regimina ex Domini furore suscipimus? Si igitur irascente Deo secundum nostra merita rectores accipimus, in illorum actione colligimus, quid ex nostra aestimatione pensemus. Quamvis plerumque et electi subjaceant reprobis.

(33b) Cast. Desto es escripto Daré ati reyes enla mi saña. Pues como desecharemos aquellos ser sobre nos rregidores cuyo rregimiento conla saña de dios lo rresçibimos Ca si por ser dios sañudo contra nos segunt los nuestros meresçimientos tomamos e resçebimos malos rregidores enla obra dellos podemos entender que dela nuestra estimaçion devamos pensar · ca si mal usan contra nos · esto es por que nos somos malos Maguera que muchas vezes muchos buenos yazen so el señorio delos Malos rregidores (ms. 10137, fol. 127v).

  • 111 Bizzarri propone aquí otro pasaje de los Moralia, que nos resulta más alejado: “Cur hoc? quia videl (...)

(33c) RP 1359111, N 1317, E 1239:
E Dios contra nos porque nós los Mereçimos,
da un mal governador e esto porque quisimos
caer en la su saña e nunca comedimos
partirnos de fazer mal, nin perdón a Él pedimos.

74Desaparece totalmente la construcción sintáctica con AcI en el Rimado, reelaboración completa del pasaje del que se conserva una idea general.

RP 1389 ← Moralia XXVI, XXVII, 49:

(34a) Lat. Quia enim divitiae visibiliter potentes ostendunt, apud semetipsos pauperes sunt, qui elati in suis conscientiis non sunt.

(34b) Cast. Ca por quanto las rriquezas ala vista delos omnes muestran los omnes ser poderosos e por ende açerca desi mesmos pobres son aquellos que enlas sus conçiençias non son orgullosos [...] (ms. 10137, fol. 143v).

(34c) RP 1389, N 1348, E 1270:
Maguer que las riquezas
muestren ser muy poderoso
al que las cobra e tiene e muestra ser orgulloso,
enpero sobre todo esto aquel Juez espantoso
declara cuál es el pobre e el rico sobervioso.

75Es interesante notar en este ejemplo que el latín no presenta construcción de AcI, es una innovación de la traducción castellana, que en esta ocasión conserva el RP, donde se añade un segundo uso con sujeto concertado (“muestra ser orgulloso”, sujeto: “el que cobra y tiene riquezas”).

  • 112 M. GARCIA, ed. cit., p. 314.

RP 1448-1450 Moralia XXXII, IV, 5112:

(35a) Lat. et mens eius ab iniquitate libera, sed verberibus pressa, ad judicia occulta revocatur, ut superna sententia, etsi non est cognita, non tamen credatur injusta; sed eo saltem justum (35a.1) [esse] credat omne quod patitur, quo nimirum constat quia Deo auctore patiatur. (35a.2) Magna enim satisfactio percussionis est voluntas justa conditoris.

(35b) Cast. E la voluntat de Job libre de toda maldat e con estos açotes apremiada torrna a rreconosçer los escondidos e encubiertos juyzios de dios por quela sentençia soberana de aquel alto e justo juez e si por aventura non es conosçida enpero non sea tenida por injusta · mas que por ende alo menos (35b.1) crea onbre ser justa cosa todo aquello que padesçe pues que non dubda que por mandamiento o consentimiento de dios justo juez es todo lo que sufre. Ca grant satisfaçion es enla ferida (35b.2) conosçer omne la voluntat de aquel quelo fiere ser justa (ms. 10138, fol. 105r).

  • 113 El pasaje que propone Bizzarri (ed. cit., p. 590-1) como modelo para las coplas 1448-1449 nos parec (...)

(35c) RP 1448-1450113, N 1407-9, E 1323-4, 1326:
La sentençia que Dios diere como de juez derecho
tengamos que es dada, e que por nuestro fecho
mal o bien padesçemos cada uno por su trecho,
que con juez lo avemos que l' non corronpe pecho.

E çierto la ferida es muy grant satisfaçión
(35c.2)
conosçer que la culpa es nuestra e de otro non,
e
conosçer que el juez, que da pena o gualardón
Él es justo e fue sienpre, non pena sin razón
.

E aunque la sentençia sea de Dios ençelada,
sienpre (35c.1)
la nós judguemos ser justa mente dada
de Aquél que nunca fizo cosa desordenada:
de tener es firme mente, que non faze ley errada.

  • 114 M. GARCIA, ed. cit., p. 331, H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 605.

RP 1661 ← Moralia V, XLVI, 84114:

(36a) Lat. Hinc est quod Cain ad perpetrandum fratricidium corruit; quia despecto suo sacrificio, (36a.1) praelatum sibi infremuit cuius Deus hostiam accepit; et (36a.2) quem meliorem se esse exhorruit ne utcumque esset, amputauit.

(36b) Cast. D'este pecado de enbidia fue que Caím que para fazer aquella obra de matar a su hermano cayó, por cuanto menospreçiado el su sacrefiçio, (36b.1) murmuró ser Abel adelantado d'él, cuyo sacrefiçio Dios avía resçibido; e por cuanto (36b.2) aborresçió qu'el fuese mejor qu'él, por que lo non fuese lo firió (ms. 10136 fol. 89v, apud Bizzarri).

(36c) RP 1661, N 1621:
La ira, segunt leemos, de la enbidia començara:
en ésta pecó Caím cuando a su hermano matara,
porque del su sacrefiçio con enbidia
murmurara,
teniendo que era mejor e, por ende, así errara.

76El verbo principal “infremo “enfurecerse”, lleva una cláusula de AcI en voz pasiva, con elisión del verbo atributivo: “praelatum [esse]”, el sujeto del infinitivo (Abel) no está explícito, pero depende de él la relativa que se abre con “cuius”. El segundo verbo con AcI es también un verbo de sentimiento, “exhorreo” “aborrecer”, y lleva igualmente una completiva con AcI. Solo la primera estructura de AcI se conserva en la traducción castellana, si bien la traducción de “infremo” por “murmuró” supone un cambio de clase léxica, pues se trata de un verbo de lengua, que indica aquí “hablar enfadado”, “protestar”. Con “aborresçer”, la completiva va introducida por “que”. El Rimado conserva la selección léxica de la traducción, “murmurar”, pero rehace su construcción sintáctica: se construye con un SPrep con valor de complemento de régimen (“murmurar del su sacrefiçio”), y añade un gerundio explicativo, con verbo de pensamiento y subordinada tras “que” (“teniendo que” “considerando que”). Se suprime totalmente el final del pasaje.

  • 115 M. GARCIA, ed. cit., p. 333.

RP 1675-1676 ← Moralia, XIV, LVI, 72115:

(37a) Lat. Tunc mihi obiecit, dicens: Cum scriptum sit: Caro et sanguis regnum Dei possidere non possunt »; qua ratione credendum est resurgere ueraciter carnem?.

(37b) Cast. Estonçe el obispo arguyó contra mí deziendo: Como sea el escripto, la carne e la sangre el regno de Dios non pueden poseer. Pues ¿por la quál razón es de creer la carne verdadera mente ser resuçitada? (ms. 10136, fol. 229r, apud Garcia).

(37c) RP 1675-6, E 1444-5:
Respondió el obispo, dixo: “Puedes saber,
escripto es del Apóstol, segunt que podrás leer:
‘La carne e la sangre non puede poseer
el reino çelestial’. Por ende, entender

podemos cómo carne jamás resusçitada,
non puede ser: esta propusiçión negada,
por mí aquí es fecha, non puedo afirmada
tener yo la contraria, ca me paresçería nada”.

77El verbo principal de pensamiento, “credere, se mantiene en español, por medio de una perífrasis de necesidad, “es de creer, que da cuenta de la forma perifrástica latina de similar valor. La completiva con AcI latina se mantiene en la traducción castellana, con un infinitivo pasivo. La sintaxis es reelaborada en el Rimado por medio de una expresión perifrástica de significado relacionado (non es de creer → no puede ser), pero que se construye con un infinitivo concertado: “carne jamás resusçitada / non puede ser” “la carne nunca puede resucitar”.

  • 116 M. GARCIA, loc. cit.

RP 1682 ← Moralia, XIV, LVI, 73116:

(38a) Lat. Ille itaque in augmento gloriae resurrectionis non (38a.1) dixit grano seminis deesse quod erat, sed adesse quod non erat. Iste autem dum. (38a.2) uerum corpus resurgere denegat, nequaquam (38a.3) dicit adesse quod deerat, sed deesse quod erat.

(38b) Cast. E así él, en el acresçentamiento de la gloria de la resureçión non (38b.1) dixo al grano de la simiente ser menguado lo que era. E este obispo, en quanto (38b.2) niega verdadero cuerpo resuçitar, non (38b.3) dize ser en él lo que era, mas dize ser en él lo que fallesçía (ms. 10136, fol. 229r, apud Garcia).

(38c) RP 1682, E 1452:
E aún con todo esto el obispo porfiando
afirmava su razón al Apóstol alegando,
que
diz' qu'el omne non está el grano luego senbrado,
el cuerpo por venir, mas el grano acresçentado.

78Se da en este pasaje un encadenamiento en latín de varias AcI dependiendo de verbos de lengua: “dixit, “denegat, que se mantienen todos ellos en la traducción castellana. El Rimado introduce una completiva con “que” dependiendo del verbo “dezir”.

  • 117 M. GARCIA, ed. cit., p. 334; H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 607.

RP 1683 ← Moralia, XIV, LVI, 74117:

(39a) Lat. [...] et utriusque partis allegationem pensans, eumdem librum quem de resurrectione scripserat, suis quoque allegationibus destruens, deliberauit ut flammis cremari debuisset.

(39b) Cast. e pensando (el enperador Tiberio) las alegaçiones de las dos partes aquel libro qu'el obispo avía scripto de la resureçión con todas sus alegaçiones judgó ser destruido e quemado en el fuego (ms. 10136, fol. 229r, apud Bizzarri).

(39c) RP 1683, E 1452:
Pasadas estas quistiones e la tal deputaçión,
el enperador Tiverio luego en aquella sazón
mandó quemar los sus libros de aquesta tal opinión
qu'el obispo defendía, e çesó este sermón.

  • 118 No hay acuerdo sin embargo entre los lingüistas sobre si mandar pertenece al modelo de “permitir” ( (...)

79Tenemos en latín un infinitivo pasivo concertado dependiendo del verbo debere, traducido: “(El emperador) decidió que (el libro del obispo) debía ser quemado en el fuego”. La traducción castellana mantiene el infinitivo pero construye una proposición AcI, con doble infinitivo pasivo: “ser destruido e quemado”, dependiendo del verbo “judgar”, que traduce el latín “deliberauit”. El verbo “judgar” puede considerarse un verbo de pensamiento (en su acepción de “considerar” o “decidir”, o más cerca del latín, “deliberar”) pero también está cerca de un verbo de influencia o causativo, pues el juicio causa el acto. Es la interpretación que favorece el Canciller en el Rimado, al sustituirlo por el verbo “mandar”, con el que la construcción de AcI es admitida en español118. En este caso, el agente del infinitivo es indeterminado, “los sos libros” es el COD de “quemar”.

  • 119 M. GARCIA, ed. cit., p. 334, H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 608.

RP 1688 ← Moralia XIV, LVI, 76119:

(40a) Lat. Si itaque iste uir sanctus ante effectum resurrectionis dominicae reducendam carnem in integro statu credidit, quis erit reatus nostrae dubitationis, si uera carnis resurrectio nec post exemplum creditur.

(40b) Cast. Si este santo varón antes que Nuestro Señor resuçitase que aun non era encarnado creyó la carne ser reduzida en entero estado como primero, ¿cuál será el pecado de la nuestra dubda si la verdadera resureçión de la carne nin aun después del enxienplo de Nuestro Señor que a nos dios después que fue encarnado e muerto e resuçitado de nos non fuese creída? (ms. 10136, fol. 229v, apud Bizzarri).

(40c) RP 1688, E 1457
Pues si este omne gentil antes de la encarnaçión
creyó así firme mente aquella resurreçión,
¿qué podemos nós fazer?
Pues que por nos Pasión
sufrió el Salvador, sería grant ocasión.

80La forma latina del infinitivo aquí (“reducendam [esse]”) es la que corresponde al infinitivo futuro pasivo latino, de manera que el pasaje se traduciría así en español actual (destacamos en negrita la traducción de la completiva que nos interesa): “Así pues si este santo hombre creyó, antes de que se produjera la resurrección del Señor, que la carne había de ser devuelta a su estado íntegro...”.

81La traducción medieval introduce un infinitivo pasivo (“ser reduzida”) pero no mantiene el valor de futuro que podían expresar los infinitivos latinos y que no pueden expresar los infinitivos castellanos ni entonces ni ahora (salvo en su forma perifrástica “ir a devolver/ser devuelto”). Nótese el uso del verbo “reduzir”, con valor etimológico aquí, y no el actual de “disminuir” (que ya estaba presente como acepción secundaria en latín, cf. Gaffiot s/v reduco).

82En el Rimado, como hemos visto en otras ocasiones, la completiva de AcI es sustituida por un SN: “aquella resurreçión”.

  • 120 M. GARCIA, ed. cit., p. 344, H. O. BIZZARRI, ed. cit. p. 617.

RP 1795 Moralia XI, I, 1120:

(41a) Lat. Itaque inopiam suam despicientes despicit, atque in sterquilinio corpore positus, in quanto uirtutum culmine apud se sedeat ostendit, cum nihil (41a.1) esse praesentis uitae diuitias memorat. (41a.2) Quas abundare et reprobis narrat dicens [...].

(41b) Cast. Las riquezas desta presente vida (41b.1) dize ser nada, las quales los Malos las han con grant abondamiento, lo qual (41b.2) declara quando dize [...] (ms. 10136, fol. 181, apud Garcia).

(41c) RP 1795, E 1564:
Riquezas e poderíos d'este mundo tenporal
asez abondosa mente las cobra el omne mortal;
mas non piensan los Mesquinos que les viene mucho mal,
cuando tal bien alcançan e pierden lo çelestial.

83Es claro el alejamiento del Rimado con respecto al modelo, se trata más de una paráfrasis, en la que no se conserva ni la estructura AcI ni el verbo declarativo regente.

  • 121 M. GARCIA, ed. cit., p. 348; H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 621.

RP 1839 Moralia XI, XLIV, 60121:

(42a) Lat. Cur tanta rectitudine impetis eum quem sic infirmum esse in temptatione cognoscis? (Adriaen 620).

(42b) Cast. Como si abierta mente llorase diziendo: Señor, ¿por qué con tan grant estrechura requieres al omne al cualconosçes ser enfermo de tantas tenptationes? (ms. 1086, fol. 191v bis, apud Bizzarri).

(42c) RP 1839, E 1609:
Señor, ¿por qué nos requieres con tanta estrechura?,
pues
conosçes condiçión de nuestra flaca natura:
somos del todo enfermos e con mucha amargura,
cualquier tentaçión nos vençe, aunque non sea muy dura.

84El Rimado mantiene el verbo principal pero modifica la construcción sintáctica, introduciendo un sintagma nominal como complemento directo (“condiçión de nuestra flaca natura”), y añadiendo como oración yuxtapuesta el contenido que se expresaba con AcI en latín y en la traducción castellana: “somos del todo enfermos...”

  • 122 M. GARCIA, ed. cit., p. 351; H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 624.

RP 1871 Moralia XII, XII, 16122:

(43a) Lat. ut cum hoc imminet quod fieri nolumus, sic per infirmitatem petamus ut non fiat, quatenus per fortitudinem parati sumus ut uoluntas conditoris nostri etiam contar uoluntatem nostram fiat.

(43b) Cast. por que quando aquello paresçe que non queriamos ser fecho asi como enfermos pidamos que se non faga por que siquiera con fortaleza seamos aparejados (ms. 1086, fol. 196v, apud Bizzarri).

(43c) RP 1871, E 1640:
Temor de humanidat el Señor resçebía,
como por obedençia a su Padre dezía:
“Padre, tu voluntad aquí e non la mía
se cunpla e se faga: non quiero más porfía”.

85En la traducción castellana, observamos una construcción con verbo de voluntad (“querer”) e infinitivo no concertado, algo insólito en el español de todos los tiempos, por influencia latinizante. La construcción desaparece en el Rimado, ya que el pasaje es reelaborado sintácticamente y se suprime este comentario.

  • 123 M. GARCIA, ed. cit., p. 356; H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 630.

RP 1929 ← Moralia XII, LV, 64:123

(44a) Lat. Grauis quippe est iniquitas quando is qui peruersus est (44a.1) ostendere alios peruersos molitur, ut inde ipse quasi sanctus appareat, quod alios sanctos non (44a.2) esse docuerit.

(44b) Cast. Grande çierto es la maldat quando aquel que es malo se esfuerça (44b.1) mostrar a los otros que son malos porque dende el como santo paresca quando. (44b.2) a los otros enseñare e mostrare non ser santos (ms. 10136, fol. 205v, apud Bizzarri).

(44c) RP 1929, E 1710:
Yerro faze muy grande quien
quiere con su maldat
mostrarse a los otros que todo es bondat
el yerro qu’el fiziera, e non se ha piedat
de sí mismo el cuitado, pues encubre la verdat.

86La construcción de AcI con “molitur es de sujeto concertado con el infinitivo “ostendere, aunque puede considerarse que de este infinitivo pende una completiva de AcI con verbo esse elidido: “ostendere alios peruersos [esse]” y sujetos no concertados. Es lo que interpreta la traducción castellana. Para la segunda cláusula latina, estamos ante AcI de sujeto no concertado (“alios ... esse docuerit”). En la traducción castellana, el verbo principal se desdobla en dos verbos de tipo causativo-perceptivo: “enseñar”, “mostrar”.

87La copla del Rimado presenta un estructura de infinitivo concertado (“quiere mostrarse”), en la que el infinitivo “mostrar” rige a su vez una subordinada completiva introducida por “que”. Nótese que lleva además un segundo complemento reflexivo de COD, “se”.

  • 124 M. GARCIA, ed. cit., p. 362, H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 637.

RP 1989 ← Moralia XIII, XXX, 33-34124:

(45a) Lat. Vnde et beatus Iob quia (45a.1) dies suos considerat breuiari, et solum sibi. (45a.2) superesse sepulcrum pensat, apte subiungit: Non peccaui et in amaritudinibus moratur oculus meus. Ac si aperte dicat: Culpam non feci et flagella suscepi.

  • 125 Job 17, 1.

(45b) Cast. E por ende este santo Job, por quanto (45b.1) considera los sus días ser abreviados e (45b.2) que non le finca ál salvo la sepoltura, con razón dize adelante: “non pequé e en amarguras tarda el mi ojo”125. Como si claramente diga: culpa non fize e açotes tomé (ms. 10136, fol. 211v, apud Bizzarri).

(45c) RP 1989, E 1770:
Dezía Job aquí palabras de notar,
deziendo: “Yo non pequé e van así morar
en amargura mis ojos”.
Aquesto es a catar
cómo tales palabras se pueden concordar.

88La traducción castellana conserva la primera completiva con AcI, infinitivo en voz pasiva como en latín (“breuiari → “ser abreuiados), pero coordina una segunda completiva con “que”, dependiendo de un mismo verbo de pensamiento (“considera”), frente al latín con doble verbo: considerat, pensat. Nada de esto se conserva en el pasaje correspondiente del Rimado, que se centra en citar las palabras de Job (“non pequé...”).

Análisis de los datos

89A continuación, resumimos los datos presentados según la clase de verbo principal latino que rige el infinitivo, parámetro que, como hemos visto, es esencial para comprobar el grado de latinización de la construcción. Indicamos también la clase léxica del infinitivo latino, si es activo o pasivo, así como su valor temporal (presente, pasado, futuro):

90Verbos de lengua: 5 ocurrencias (ejs. 29, 38.1, 38.2, 38.3, 41.1). Los verbos latinos empleados son “dicere”, “denegare, narrare”, que se traducen en castellano respectivamente por “dezir”, “negar”, “declarar”. En un caso (29), se modifica la clase léxica del verbo latino “dicere y se hace además tanto en Morales como en RP, aunque con soluciones diferentes: “dicimus > vimos > leemos. El latín presenta AcI en todos los ejemplos, construcción que mantiene Morales menos en una ocasión (41.1): “quas abundare ... narrat > lo qual declara”. En RP se modifica AcI por completiva con “que” en dos casos: “leemos que” (29), “diz que” (38.3). En todos los otros casos, toda la oración de verbo de lengua desaparece del poema.

91Verbos de pensamiento: son los Más numerosos, con 20 ocurrencias. Se trata de los verbos latinos “cognoscere, credere, iudicare, cernere, noscere, existimare, deputare, meminisse, intellegere, pensare, considerare, memorare, arbitror”, que se traducen por un número más reducido de piezas léxicas en castellano: “conosçer”, “saber”, “creer”, “judgar”, “contar”, “tener” (con sentido de percepción intelectual), “pensar”, “acordarse”, “considerar”, “asmar”, en ocasiones, con cambio léxico hacia verbos de percepción, en los que la interpretación intelectual es posible: “ver” (25.3), o con cambio a la clase de los verbos de lengua: “memorare > “dezir” (41.2).

92La construcción latina es AcI en 18 casos (en dos ocasiones, el complemento es nominal y es el texto castellano de los Morales el que introduce una completiva de infinitivo (25.2 y 35.2)). De estas 18 cláusulas, los Morales conserva 10 casos, pero en 9 de ellos el infinitivo es “ser”. Cuando el infinitivo pertenece a otra clase léxica (“obrar”, “fazer”, “dar”, “fincar”...), se utiliza la completiva tras “que”: “dies suos considerat breuiari et solum sibi superesse sepulcrum pensat > considera los sus días ser abreviados e que non le finca ál...” (45.2). También se puede encontrar completiva tras que con verbo ser en la subordinada (24, 25.5): “piensa que es grant bienandança”, etc. El único caso en que se conserva AcI con un verbo distinto a ser tiene la particularidad de ser un infinitivo compuesto (ej. 28): “nouimus hanc sapientiam [...] tenuisse et [...] curas mundi [...] ministrasse > “conosçimos esta sapiençia [...] la auer tenjdo et [...] auer administrado [...] los cuydados e cargas [...]”. Ha de notarse igualmente que las completivas con “que” comportan un verbo en la subordinada con una orientación temporal distinta al presente en todos los casos menos dos (25.5, 45.2): “creyeron que fuera, sabe que [...] obrarán, se acuerdan que [...] fizieron, creen que [...] ha de dar, etc.

93En el Rimado, las estructuras subordinadas desaparecen en la mayoría de los casos, dejando a lo sumo un complemento nominal en la función de COD (ej. 31.1: “se egisse meminerunt > “considerar sus pecados”; ej. 42: “quem sic infirmum esse [...] cognoscis > “conosçes condiçión de nuestra flaca natura”, etc.). Se conservan como completivas tras “que” en tres casos: 28. “saber que cobraron sapiencia”, 32. “creer e [...] non dubdar que sera juizio estrecho”, 35.2. “conosçer que la culpa es nuestra [...] e conosçer que el juez [...] Él es justo e fue sienpre [...]”. En dos ocasiones, encontramos cláusulas de infinitivo no concertado: en 28, donde el verbo de pensamiento latino se ha traducido por el verbo “ver”, favoreciéndose así la conservación del AcI: “vímosles tener solepnes dignidades”, y en 35.1, donde el infinitivo es una vez más “ser”, o más precisamente, la voz pasiva “ser dada”: “sienpre la nós judguemos ser justa mente dada”.

94Verbos de sentimiento: 4 casos presentan verbo principal de sentimiento (lat. “doleré, descipere, infremere, exhorrere”) con AcI, que se traducen por verbos de la misma clase en dos casos (“exhorrere > “aborresçer” en Morales, ej. 36.2; “despicere > desechar”, ej. 33), pero en los otros dos sufren un cambio de clase: “dolere” > “ver” (20), “infremere > “murmurar” “protestar” (36.1). La conservación de AcI en la traducción de los Morales parece ligada aquí también a la presencia de un verbo ser atributivo o de voz pasiva: “desecharemos aquellos ser sobre nos rregidores, murmuró ser Abel adelantado d'él”. El Rimado rehace totalmente esta estructura sintáctica, aunque conserva el verbo “murmurar”: “con enbidia murmurara, teniendo que era mejor” (36.1).

95Verbos de voluntad: 1 solo ejemplo, el 43, muy poco común, pues se trata de un uso de sujeto no concertado que no admite AcI en español. Morales conserva la estructura latina: “quod fieri nolumus” > “que non queriamos ser fecho”. Nótese que aparece de nuevo “ser”, aquí con el infinitivo en voz pasiva. El Rimado no muestra ningún rastro de esta construcción.

96Verbos de obligación: En un caso (39), una perífrasis de obligación latina con “debere” y sujeto concertado, dependiente del verbo de pensamiento “deliberare”, va a dar lugar a un cambio de clase léxica: en Morales, el verbo principal “judgar rige directamente una construcción AcI con infinitivo pasivo: “deliberauit ut flammis cremari debuisset > “aquel libro […] judgó ser destruido e quemado”. En RP, el cambio lleva a adoptar un verbo de influencia que se construye con infinitivo: “mandó quemar los sus libros”.

97Verbos causativos-perceptivos: Hemos dejado para el final esta categoría, por su carácter híbrido. Presentan 4 ocurrencias (ejs. 26, 34, 44.1 y 44.2). Los verbos latinos empleados son “ostendere” (3 oc.), que se traduce siempre por “mostrar”, y “docere” (1 oc.), que se traduce por “enseñar”. La construcción latina es AcI en 3 casos (pero con verbo “esse elidido en dos ocasiones). La cláusula con infinitivo explícito “ser” se mantiene en dos casos en Morales y una sola vez, pero con uso repetido, en RP (34).

98Se trata de verbos que expresan a la vez percepción, física o intelectual, y causación, como “mostrar”'hacer ver’, ‘hacer entender’, o “enseñar” ‘hacer ver’, ‘hacer saber’. Puede discutirse si la presencia de AcI con estos verbos en castellano es un latinismo o un ejemplo de la conservación de la construcción con verbos de percepción y causativos. Debe hacerse notar, además, que en todos los casos en que se conserva AcI en la traducción castellana, el infinitivo es ser. El Rimado presenta una vez esta construcción con “mostrar”, y lo hace en uno de los casos en que el latín no presenta AcI: 34. “divitiae visibiliter potentes ostendunt > “las rriquezas [...] muestran los omnes ser poderosos” (Morales) > “Maguer que las riquezas muestren ser muy poderoso al que las cobra e tiene” (RP).

99Se ha aludido al valor de semiauxiliar de “mostrar” con “ser” en el español actual (RAE-ASALE 1999: 2130), sin embargo, en estos empleos, la construcción es de sujeto concertado: “La noción de cultura muestra ser un arma eficaz...” Dado que en nuestros ejemplos, el verbo “mostrar” admite la construcción con sujeto no concertado, pensamos que puede deberse a latinismo.

Conclusiones

100Hemos podido comprobar que existe una gran fidelidad de la traducción castellana de los Morales al texto latino, como han señalado los diversos autores que se han acercado a ella, si bien no llegan nunca a producirse pasajes de traducción “calco” o “literalizante” que provoquen secuencias sin sentido. Se conservan algunas estructuras de AcI latinas como calcos sintácticos en español, aunque también se usan otras modalidades de traducción más acordes con las posibilidades del español del siglo XIV, en particular:

  1. Modificación de la naturaleza semántica del verbo principal, que se transforma a menudo a verbo de percepción y puede así mantenerse la construcción de AcI. En estos casos, la percepción intelectual no está totalmente excluida de la interpretación, lo que supone una extensión de la construcción latina en español, pues como hemos visto, la construcción de AcI heredada por el español está limitada a los verbos de percepción física (aún hoy: “le vi salir de casa”, *“le vi tener razón”).

  2. Uso de la conjunción de subordinación “que” con verbo flexionado. Esta es la solución que prefiere de lejos el Rimado, donde se evita cuidadosamente la estructura de AcI y donde, con frecuencia, el grado de reelaboración sintáctica suprime incluso la presencia de la subordinación. Quedan sin embargo algunos indicios que hacen pensar que el poeta del Rimado se sirvió (si no fue autor) de la traducción castellana, como el uso consistente de “murmurar” en MoralesRimado allí donde el texto latino presenta el verbo “infremere” (36.1).

101Estos ejemplos demuestran, por otro lado, la entrada progresiva de esta construcción ya desde finales del siglo XIV en español, anunciando el fenómeno que llegará a su apogeo a mediados del siglo XV, si bien esta entrada se realiza dentro de una modalidad de textualización, o tradición textual, precisa: la de las traducciones del latín, pero también tímidamente, en la adaptación del Rimado.

102Sin embargo, un rasgo sobresaliente distingue las construcciones AcI del siglo XIV de las que veremos florecer en el siglo XV: el constituyente sujeto del infinitivo no presenta caso sujeto sino objeto. Además, la vía de penetración de esta construcción parece estar muy vinculada a la aparición de un infinitivo atributivo o pasivo con el verbo “ser”, posibilidad que ha sido propia de la lengua antigua, con verbos de pensamiento y a veces, verbos de lengua, y que se ha documentado desde Santillana (46a) hasta Moratín (46b), pero que, como hemos visto “supra”, extiende su influencia hasta el siglo XX (RAE-ASALE 1999: 2013).

(46a) Creyer ser la opinion suya errada (Santillana, Bías, apud RAE-ASALE).

(46b) Comenzó a caer tal granizo de libros sobre los pedantes que desde luego los Menos locos reconocieron ser inevitable su ruina (Moratín, Lección, apud RAE-ASALE).

103Por otro lado, se ha afirmado que, en estas construcciones, no habría un sujeto en acusativo sino en nominativo, algo que ya había señalado Pons, y que sugería igualmente Pountain para la lengua antigua:

(47a) Y respondiéndole yo ser esto imposible sin quedar deshonrado, se sosegó (Cervantes, Galatea, apud RAE-ASALE).

(47b) Entiendo ser ello verdad.

  • 126 RAE-ASALE, op. cit., p. 2014.

104Según RAE-ASALE126, en estos ejemplos, “si el pronombre neutro fuera un sujeto en acusativo, debería esperarse únicamente en estos casos ‘Lo entiendo ser verdad o Creyéndolo ser así’”.

105No obstante, algunos ejemplos de AcI con ser conservados en la tradición castellana de los Morales presentan sujeto con claros índices de ser un acusativo y no un nominativo:

  • Maguer que las riquezas muestren ser muy poderoso al que las cobra e tiene (RP, ej. 24)

  • al cual tu conosçes ser enfermo (Morales, ej. 42)

  • me asmas Tú seer enemigo (Libro de Job, ej. 23)

106Estos datos ofrecen por consiguiente nuevas perspectivas a la hora de entender las vías de penetración de los latinismos sintácticos en español y de los procesos de reanálisis que han experimentado a lo largo de la historia de la lengua. Se destaca asimismo el papel que han jugado en estos procesos las traducciones del latín, que se aceleran en el siglo XIV, de la mano de figuras como el Canciller Ayala en Castilla, si bien parece existir en este una frontera bien delimitada entre los procedimientos propios de la prosa de la traducción y de la composición poética, con algunos tímidos ejemplos de trasvase de las construcciones latinizantes estudiadas en el Rimado. Habrá que esperar medio siglo para ver entrar ya de manera resuelta los calcos latinos que caracterizan la prosa y la poesía humanista de la Castilla de mediados del siglo XV.

Haut de page

Notes

1 Para facilitar el seguimiento de las coplas citadas en este trabajo, seguiremos la edición de Hugo O. Bizzarri, (ed.), Rimado de Palacio, Madrid: Real Academia Española, 2012.

2 Franklin T. Harkins y Aaron Canty (eds.), A companion to Job in the Middle Ages, Leiden, Boston: Drill, 2016.

3 Henri de Lubac, Exégèse médiévale. Les quatre sens de l'écriture, Paris : Aubier, 1959, 1, p. 538.

4 René Waselynck, “Présence de Saint Grégoire le Grand dans les recueils canoniques (Xe-XIIe siècles)”, Mélanges de Science Religieuse, 22, 1965, p. 205-219.

5 Su gestación se ha relacionado con una crisis personal de Gregorio quien, en el año 574, dimite de su puesto como prefecto de la ciudad de Roma y entra en la congregación monástica de S. Andrés, aunque pocos años después será enviado por el Papa Pelagio II como legado a la Corte Imperial de Constantinopla. Aquí comienza la redacción de los Moralia (579), que continuará en Roma (586) y publicará en 596. El libro va precedido de una carta dedicatoria a su amigo Leandro de Sevilla (fechada en 595) en que da cuenta de las circunstancias vitales en que Gregorio redactó esta magna obra. Expone en ella los tres niveles de interpretación del texto bíblico: 1. histórico, 2. alegórico, 3. anagógico o moral, es decir, sentido literal, espiritual y místico, que se relacionan con las tres categorías antropológicas del alejandrino Orígenes (uno de los tres pilares de la teología cristiana, junto a Agustín y Tomás de Aquino): el cuerpo, la mente y el alma (Straw 2016: 81). Sin embargo, estos tres niveles no se desarrollan de manera homogénea en las distintas partes del texto gregoriano. Cf. Carole STRAW, “Job’s sin in the Moralia of Gregory the Great”, in: F. T. HARKINS y A. CANTY, (eds.), op. cit, p. 71-100.

6 Marc Adriaen (ed.), San Gregorii Magini Moralia in Job, 3 vols., Turnhout: Brepols, 1979, p. VI-XXXI.

7 Gemma Avenoza: “Traducir y copiar la materia de Job en el siglo XV”, in: Carlos ALVAR (ed.), Estudios de literatura medieval en la Península Ibérica, La Rioja: Cilengua, 2015, p. 267-277.

8 Luciano Serrano, “Traducciones castellanas de los Morales de San Gregorio”, Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 25, 1911 p. 389-405.

9 Francesco Branciforti (ed.), El Libro de Job, Messina/Florencia: G. d'Anna, 1962. Se trata de una traducción a partir de la vulgata latina, según Frederick MacLaurin MORRISON, The abbreviated version of Ayala’s translation of the Moralia of St. Gregory the Great: edition and study, 2 vols., Ann Arbor, Michigan: U.M.I., 1987. Branciforti (ed. cit.) lo edita y muestra el carácter autónomo de esta traducción con respecto a otras del mismo libro conservadas en castellano. Asimismo, indica que la versión de la Vulgata que tuvo que usar el traductor castellano era próxima a la Vulgata que se lee en los Moralia de Gregorio, a través de los versículos fragmentados. Sin embargo, existen elementos derivados de la Biblia gregoriana, que pertenece a la llamada familia española (F. BRANCIFORTI, ibid. p. XXXIII), que hacen suponer un entramado de variantes complejas. Branciforti piensa que el traductor del libro, según él Ayala, dispuso de varias versiones distintas de la Vulgata a la hora de hacer su traducción. Es importante tener en cuenta la gran red de versiones latinas de la Vulgata que circularon por la Edad Media en Europa, con gran número de variantes. La traducción castellana se encuentra al final del ms. 10138 (fol. 171v-185r), que forma parte de los tres volúmenes de la BNM en que se encuentra la traducción de los Morales de Job atribuida a Ayala. Branciforti considera una y otra obra de Ayala, a partir de variados elementos externos e internos (ibid. p. VII).

10 No existe edición de este texto actualmente.

11 Traducción sintética a partir de San Gregorio. Según Morrison (op. cit.), que edita esta traducción, este compendio sería también obra de Ayala. Garcia le sigue en este punto (Cf. Michel Garcia, “Des  Moralia  de Saint Grégoire au Rimado de Palacio”, in : Cahiers d’Études Hispaniques Médiévales, 14/1, 1989-90, p. 159-172, en línea: https://www.persee.fr/doc/cehm_0396-9045_1989_num_14_1_1068. Ya Branciforti había estudiado esta abreviación, que él atribuye igualmente a Ayala, indicando la similitud de los pasajes conservados con el texto de la traducción integral de los ms. 10136-8 de la BNM, y apuntando el motivo de los pasajes eliminados. Según el estudioso italiano, se suprimen todas las interpretaciones alegóricas del comentario de San Gregorio. Cf. F. BRANCIFORTI, “Per il testo dei Morales sobre Job di López de Ayala”, Siculorum Gymnasium, 18, 1965, p. 1-92.

12 F. Branciforti (ed.), Las Flores de los Morales de Job, Florencia: Felice le Monnier, 1963. Florilegio de sentencias sacadas de los Moralia de San Gregorio.

13 José Luis Coy, “Las Flores a los Morales de Job de Pero López de Ayala y las notas a los manuscritos 10136-10138 de la Biblioteca Nacional de Madrid”, Revista de Estudios Hispánicos, 9, 1975, p. 403-423; idem., “El Rimado de Palacio, las Flores de los ‘Morales sobre Job’, y una traducción atribuida al Canciller Ayala”, South Atlantic Bulletin, 42/1, 1977, p. 53-61, en línea: https://www.jstor.org/stable/3199054?seq=1#page_scan_tab_contents; idem, El “Rimado de Palacio”:  tradición manuscrita y texto original, , Madrid: Paraninfo, Colección filológica, 1985.

14 El Libro de... F. BRANCIFORTI, “Regesto delle opere di Pero López de Ayala”, in: Saggi e Ricerche in Memoria di Ettore Li Gatti, Palermo: 1962, p. 289-317.

15 M. GARCIA, art. cit., p. 169.

16 Las Flores...

17 J. L. Coy, “Para la cronología de las obras del Canciller Ayala: la fecha de la traducción de los Morales de San Gregorio”, Romance Notes, 18/1, 1977, p. 141-145, en línea: https://www.jstor.org/stable/43801480; idem, ‘Busco porque lea algunt libro notado’. De las notas de los Morales al texto del Rimado de Palacio”, Romance Philology, XXX, 3, 1977, p. 454-469; idem, El Rimado de Palacio: tradición..., p. 32-51.

18 H. O. BIZZARRI, op. cit., p. 367.

19 Gérard Genette, Palimpsestes, París: Seuil, 1982.

20 Inés Fernández-Ordóñez, Transmisión y metamorfosis: hacia una tipología de mecanismos evolutivos en los textos medievales, Salamanca: SEMYR, 2012.

21 Rafael Cano, “La sintaxis del castellano primitivo: oración compleja y estructura discursiva”, in: Claudio García Turza, Fabián González Bachiller y José Javier Mangado Martínez (coords.), Actas del IV Congreso de Historia de la Lengua Española, La Rioja: Universidad de La Rioja, 1, p. 17-36, p. 24.

22 Santiago Del Rey Quesada, Diálogo y traducción: Los Coloquios erasmianos en la Castilla del siglo XVI, Tübingen: Narr Verlag, 2015, p. 106.

23 Marta LÓpez Izquierdo, Textualité et intertextualité des relations conditionnelles dans la prose exemplaire castillane (XIIIe-XVe siècles), inédit d’HDR, 2018 ; idem, “De la sintaxis oracional a la estructura del texto: la organización discursiva en el Libro de los gatos y en su fuente latina”, in: José Luis Girón Alconchel, Javier Herrero y Daniel M. Sáez Rivera (eds.), Gramaticalización y textualización en la historia del español, Madrid/Fráncfurt: Iberoamericana/Vervuert, 2018, p. 231-256; idem, “Traducciones y patrones de organización discursiva: textos ejemplares latinos y romances en la Edad Media”, in: S. Del Rey Quesada, Florencio del Barrio, Jaime González (eds.), Lenguas en contacto, ayer y hoy. Multilingüismo y traducción desde una perspectiva filológica, Fránkfurt: Peter Lang, 2018, p. 143-168.

24 Henri Meschonnic, “Poétique de la traduction”, in: Pour la poétique II, París: Gallimard, 1973, p. 305-454.

25 Mona Baker, “Corpus Linguistics and Translation Studies. Implications and Applications”, in: M. Baker, Gill Francis y Elena Tognini-Bonelli (eds.), Text and Technology: In Honour of John Sinclair, Ámsterdam/Philadelphia: John Benjamins, 1993, p. 233-250; Gideon Toury, Descriptive Translations Studies and Beyond, Ámsterdam: John Benjamins, 1995.

26 Clara Foz, El traductor, la Iglesia y el rey. La traducción en España en los siglos XII y XIII, Barcelona: Gedisa, 2000.

27 C. FOZ, loc. cit.

28 C. Alvar y José Manuel Lucía, Diccionario Filológico de Literatura Medieval Española: Textos y Transmisión, Madrid: Castalia, 2002, p. 905.

29 José Antonio Pascual, La traducción de la Divina Comedia atribuida a D. Enrique de Aragón. Estudio y edición del Infierno, Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 1974.

30 Ibid. p. 17.

31 Julio César Santoyo, La traducción medieval en la península ibérica (siglos III-XV), León: Universidad de Léon, 2009, p. 240.

32 En primer lugar, por el abandono del árabe como lengua meta sustituido por el latín, el griego y otras lenguas romances; del latín se tradujo abundantísimamente en este siglo, al castellano y, sobre todo, al catalán y otras modalidades orientales del romance peninsular (valenciano, aragonés en torno a la figura de Juan Fernández de Heredia, que hace traducir también del griego), en lo que se ha considerado una oleada prehumanista (J. C. SANTOYO ibid., p. 254). Se cita así, entre las obras traducidas al catalán, una traducción muy libre del Morales de Job (ibid., p. 261). La traducción del latín al castellano aumenta notablemente en este siglo también, aunque no llega a la variedad o la cantidad de textos traducidos en el Reino de Aragón por esta misma época.

33 Ibid., p. 297.

34 C. Alvar, “Aportación al conocimiento de las traducciones medievales del francés en España”, in: Francisco Lafarga (ed.), Imágenes de Francia en las letras hispánicas, Barcelona: PPU, 1989, p. 201-207.

35 Branciforti, en “Per il testo dei Morales...” (art. cit.), indica la existencia de al menos tres traducciones de los Morales en España: 1. la de Alfonso Álvarez de Toledo, publicada a primeros del siglo XVI; 2. una traducción anónima, contenida en los códices de la BNM (12734-6) y del Escorial (b.I.8, b.II.6, b.II.8, b.II.10, b.II.11, b.II.12 + ii.R.8); 3. la traducción atribuida a Ayala, que Serrano (1911) demostró independiente del anónimo (códices: BNM 10136-8; Vitrina 17-6). Branciforti no menciona los mss. RES/292-295. La comparación del texto latino con los dos manuscritos que él compara (BNM 10137 y VIT/17-6) le llevan a afirmar que la traducción de Ayala no opera una condensación o abreviación del texto latino, sino que se realiza con absoluta fidelidad al texto fuente: “Nè è da sospettarsi una tendenza all’abbreviazione del testo latino, perchè ciò é contraddetto dall’intero contesto, che traduce costantemente la fonte con assoluta fedeltà, fino a ricalcarne il costrutto sintattico (se mai è da prospettarsi, como vedremo, l’ipotesi contraria, cioè di una spinta all’amplificazione)” (ibid., p. 13). Branciforti (loc. cit.) propone el stemma de los manuscritos existentes de esta traducción y defiende la notable fidelidad de Ayala al texto fuente

36 F. ML. MORRISON, op. cit.

37 Para una información detallada de cada uno de los Manuscritos conservados y de su filiación, cf. la página dedicada a este texto en Philobiblon.

38 Cf. Philobiblon.

39 Branciforti, en “Per il testo dei Morales...” (art. cit.), compara los diferentes manuscritos de la traducción de los Morales con un objetivo de reconstrucción editorial. El cotejo es detallado, pero siempre dentro de una óptica ecdótica; los ejemplos reunidos en muy completos cuadros comparativos se clasifican en torno a las categorías propias de esta disciplina textual: lagunas, errores conjuntivos, innovaciones... Coy, por su parte, se interesa por la utilización de los marginalia a la traducción romance tanto en las Flores como en el RP, y defiende la autoría inequívoca de Ayala en la traducción de los Morales. Cf. J. L. Coy, “Para la cronología...” (art. cit); idem, “ “Busco porque lea...” (art. cit); idem, “El Rimado de Palacio...” (art. cit).

40 Morrison compara el prólogo latino y el libro 6 y 18 de los Moralia en la versión latina (M. Adriaen, ed. cit.) y en el ms. 12.720 (versión abreviada). Se fija esencialmente en la traducción del verbo, en particular, en el subjuntivo, en la voz pasiva, y en los infinitivos perfectos, por considerarlos puntos conflictivos para el traductor. Las comparaciones que lleva a cabo Morrison no nos satisfacen plenamente, ya que se refiere a un uso general del español (“ordinary Spanish”), pero no especifica qué referencias o qué modalidades lingüísticas está utilizando. Por otro lado, disentimos en la interpretación que da de algunas operaciones traductivas, como cuando considera que hay un error de transmisión en el texto porque Ayala no usa sistemáticamente el futuro de subjuntivo para traducir temporales latinas del tipo: “cum venerit → “quando viniere”. Secuencias como “cum uitia uicerit, que se traduce “quando amata los pecados”, son enmendadas por Morrison: “quando amata[re]” (ibid. p. 49). De igual manera, no estamos de acuerdo con su idea de “fracaso en la traducción” a propósito de las perífrasis con gerundio latino, como “trahenda sunt, que Ayala traduce, a nuestro juicio muy acertadamente, con una perífrasis obligativa castellana: “son de traher”. El fracaso de Ayala, según Morrison, consistiría en no haber podido mantener el uso de gerundio con valor de obligación en castellano.

41 Pablo Cavallero, “La adaptación poética de los Moralia in Job de San Gregorio en el Rimado de Palacio del Canciller de Ayala”, Hispania Sacra, 38, 1986, p. 401-518.

42 F. BRANCIFORTI, “Per il testo dei Morales...”, art. cit., p. 20.

43 Subrayado nuestro.

44 F. ML. MORRISON, op. cit., p. 20.

45 M. GARCIA, art. cit.

46 P. CAVALLERO, art. cit.

47 Garcia estudia la distinta técnica parafrástica utilizada por Ayala en la traducción romance, que él atribuye a Ayala, en las Flores, en el RP y en los marginalia. La traducción es, según Garcia, un compendio, pues de los tres niveles de significación que presenta el texto gregoriano, el traductor se queda con el más sencillo, el literal o histórico (istorial), movido por una voluntad didáctica. Considera para esta traducción la disposición de la materia y la lengua, a la que dedica algunas breves observaciones referidas esencialmente a la organización discursiva, que busca en la traducción mantener un máximo de claridad por medio del uso de disposiciones simétricas, introducción de glosas con “ca” y el alejamiento de neologismos o cultismos de difícil acceso para los futuros lectores (M. GARCIA, art. cit., p. 162).

48 Ibid., p. 166.

49 “dans la mesure où sa complexité n’excède pas les jeux d’opposition ou les parallélismes susceptibles d’être contenus dans l’espace de la strophe”, ibid., p. 166.

50 Le dedica un breve párrafo en la p. 167 para aludir a la conservación de la oposición “ojos-coraçon” en la adaptación en verso de la estrofa 1245, donde dichos términos se colocan en un lugar estratégico en el centro del segundo hemistiquio.

51 P. CAVALLERO, art. cit.

52 Ibid., p. 105.

53 Ibid., p. 108.

54 José Miguel Baños Baños (coord.), Sintaxis del latín clásico, Madrid: Liceus E-xcellence, 2009, p. 528.

55 Las completivas con AcI son frecuentes sobre todo con verbos declarativos (“dico) y de percepción (“audio), pero también con verbos de sentimiento (“gaudeo) en alternancia con las completivas introducidas por “quod, con verbos yusivos (“iubeo), en alternancia con completivas de “ut/ne + subjuntivo, e incluso con verbos impersonales (“accidit), donde compiten con “ut (non)” + subj, con verbos negativos como “non dubito, que se construyen igualmente con completivas introducidas por “quin, o con verbos de temor (“uereor), donde compiten con “ne + subjuntivo (J. M. Baños Baños, loc. cit.; Marius Lavency, “La proposition infinitive (A.C.I.)”, in : Colette Bodelot (ed.), 2003, p. 97-192).

56 Es decir, correferente con un argumento del verbo principal.

57 Adaptado de J. M. Baños Baños, ibid., p. 526.

58 El infinitivo latino conocía una oposición de aspecto (“infectum/perfectum): “amare-amavisse, de voz (activa/pasiva): “amare-amari, y desarrolla una distinción de tiempo-modo con un infinitivo de futuro activo/infinitivo de futuro pasivo, con valores modales: “amaturus esse-amatus iri, amandus esse. En latín tardío, la forma de futuro pasivo (“amandus esse), pasa a expresar un valor de futuro y deja de expresar valores modales.

59 J. M. Baños Baños, op. cit., p. 529.

60 Esta explicación fue formulada ya por Kühner y Stegmann (Raphael Kühner y Carl STEGMANN, Ausführliche Grammatik der lateinischen Sprache, Hannover: 1914) y más tarde por Ernout y Thomas (Alfred ERNOUT y François THOMAS, Syntaxe latine, París: Kliensieck, 1972 [19511], p. 320. Existe una reformulación de la misma en el marco de la gramática generativa, que se explica como un ascenso del sujeto de la subordinada a objeto del verbo principal que conlleva la marca del acusativo del SN y la adopción del infinitivo como verbo de la subordinada. Cf. William J. Pepicello, “Raising in Latin”, Lingua, 42, 1977, p. 209-218.

61 J. M. Baños Baños op. cit., p. 528; Alide M. Bolkestein, “AcI and ut-clauses with verba dicendi in Latin”, Glotta, 54, 1976, p. 263-291; Harm Pinkster, Sintaxis y semántica del latín, Madrid: Ediciones clásicas, 1995 [11990 en inglés], p. 159-163.

62 María José RODRÍGUEZ ESPIÑEIRA, “Un ejemplo de reanálisis sintáctico: la construcción la tina de ‘Accusativus cum infinitivo’”, Verba, 12, 1985, p. 62-105., en línea: https://minerva.usc.es/xmlui/handle/10347/4909.

63 Guy Serbat, Grammaire fondamentale du latin VI: l’emploi des cas en latin, vol I: Nominatif, Vocatif, Accusatif, Génitif, Datif, Lovaina/París: Peeters, 1996, p. 194.

64 J. M. BAÑOS BAÑOS, op. cit., p. 532.

65 J. M. BAÑOS BAÑOS, loc. cit.

66 Es decir, aquellos infinitivos cuyo sujeto, tácito o expreso, no es correferente con el del verbo principal.

67 La posposición del sujeto en estos casos es habitual en español estándar, pero existe una variación dialectal, principalmente en el español de varios países de América, donde es habitual la construcción “antes de yo irme, para usted sacar cualquier cosa” (John Lipsky, El español de América, Madrid: Cátedra, 1996). V. RAE-ASALE, Nueva gramática de la lengua española, Madrid: Espasa, 2009, p. 1993-1994, §26.7g-j.

68 Llamados también “verbos de control” pues seleccionan infinitivos con un sujeto que recibe rasgos semánticos y formales de un argumento de la oración.

69 Existen rasgos sin embargo que diferencian las estructuras de infinitivo con verbos de percepción de las estructuras causativas, en particular la alternancia de función (COD/COI) para el complemento del verbo principal y sujeto del infinitivo: 1) La madre {le/la} dejó subir al tobogán (apud Inés FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ, “Leísmo, laísmo y loísmo”, in: Igancio BOSQUE y Violeta DEMONTE (coords.), Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid: Espasa, 1999, p. 1317-1398, p. 1327). Para más detalles sobre esta cuestión, v. tb. Emilio ALARCOS LLORACH, “Términos adyacentes del infinitivo”, in: Estudios de gramática funcional del español, Madrid: Gredos, 1970, p. 182-199; Esthela TREVIÑO, Las causativas del español con complemento infinitivo, México: El Colegio de México, 1994.

70 V. entre otros estudios: Rafael Cano Aguilar, “Las construcciones causativas en español”, Boletín de la RAE, 57, 1977, p. 221-258; Mª Lluïsa Hernanz, El infinitivo en español, Barcelona: UAB, Bellaterra, 1982; idem, “El infinitivo”, in: I. Bosque y V. Demonte (eds.), op. cit., p. 2197-2356; Mª Fátima Carrera de la Red, Las expresiones causativas en las obras de Gonzalo de Berceo, Logroño: Instituto de Estudios Riojanos, 1982; Marina Fernández Lagunilla, y Francisco Javier de Dios López, “Dos análisis gramaticales de ciertas construcciones completivas de infinitivo en español: a propósito de los verbos causativos y de percepción”, Revista Española de Lingüística, 21, 2, 1992, p. 217-232; Milagros Alfonso Vega, Construcciones causativas en el español medieval, México: UNAM-El Colegio de México, 1998; idem, “Verbos causativos”, in: Concepción Company (dir.), Sintaxis histórica de la lengua española. Primera parte: La frase verbal, 2. México: UNAM, Fondo de Cultura Económica, 2006, p. 971-1052.

71 Se ha propuesto considerarlo un complemento predicativo a la luz de paralelismos como:
Deja [tranquilo]
CPTIVO [a Juan] COD
Deja [descansar]
CPTIVO [a Juan] COD
Vi [a Ester]
COD [sentada]CPTIVO
Vi [a Ester]COD [sentarse] CPTIVO

Esta interpretación es rechazada por algunos autores, que prefieren considerar una oración de infinitivo con función de complemento directo: Veo [sentarse a Ester]COD

Cf. Mª Teresa Rodríguez Ramalle, Manual de sintaxis del español, Madrid: Castalia, 2005, p. 310.

72 Casos como “Me había prometido encargarse él de la gestión” no se consideran sujetos expresos del infinitivo sino pronombres enfáticos. V. RAE-ASALE, op. cit., §26.7m.

73 Citemos finalmente los llamados infinitivos con verbos de ascenso (M. T. Rodríguez Ramalle, op. cit, p. 310), como los que aparecen en:

1) Ana parece estar cansada

2) La película resultó ser un fracaso

Muy parecidos a las construcciones copulativas (de hecho, podemos expresar con un valor muy semejante Ana parece cansada, La película resultó un fracaso), en estos verbos se ha propuesto la existencia de un solo argumento proposicional, la oración de infinitivo [Ana estar cansada] o [La película ser un fracaso], con desplazamiento (ascenso) del sujeto del infinitivo a la posición de sujeto del verbo principal. Admiten esta construcción en español “ser”, “estar”, “parecer”, “resultar”, “semejar”.

74 El asterisco indica que la secuencia es agramatical o no es posible con ese significado.

75 Jószef Herman, La formation du système roman des conjonctions de subordination, Berlín: Akademie Verlag, 1963. La superioridad numérica del AcI en los siglos de la baja latinidad es evidente al comparar los datos que reúne este estudioso: Petronio (s. I): 4 “quod” / 224 AcI; Apuleyo (s. II): 9 / 221; Tertuliano (s. II): 74 / 2500; Cipriano (s. III): 74 / 918... (J. Herman, ibid., p. 32-33).

76 Espinoza ofrece las siguientes cifras tras comparar las completivas en textos latinos hispánicos: siglo VI: 49% con “quod” - 51% con AcI; siglo X: 92% “quod” - 8% AcI. VLaura Espinoza Gutiérrez, “Reestructuración general del sistema de subordinación latino. Las completivas de objeto directo”, in: C. COMPANY (dir.), op. cit., 3, 2, (Tercera parte: Preposiciones, adverbios y conjunciones. Relaciones interoracionales), p. 2671-2789.

77 Ibid., 2740.

78 Suele explicarse esta imposibilidad por la ausencia de marca aspectual y temporal del infinitivo, lo que obliga a explicitar, por medio de un verbo conjugado, la referencia temporal de la subordinada. Cuando el infinitivo es compuesto o se refiere a un evento atemporal, el infinitivo es posible hoy en día, en alternancia con la completiva introducida por “que”:
1) Pedro dice no haberla visto / que no la ha visto

2) Pedro dice estar muy cansado / que está muy cansado

79 No debe confundirse este tipo de ejemplos con estructuras como:

1) María afirmó no saber nada → correferencia de sujetos de “afirmar” y “saber” (infinitivos concertados).

2) La detenida afirmaba tener ella sola todo el dinero robado → “ella sola” es un complemento predicativo del sujeto sobreentendido del infinitivo, que marca aquí énfasis.

80 Christopher J. Pountain, “Learned syntax and the Romance Languages: the ‘Accusative and Infinitive’ construction with declarative verbs in Castilian”, Transactions of the Philological Society, 96, 2, 1998, p. 159-201.

81 Lola Pons Rodríguez, “El infinitivo no concertado latino en el castellano del siglo XV: propiedades formales”, in: Actes du XXIVe Congrès International de Linguistique et Philologie Romanes, Niemeyer: 2007, p. 273-286; idem, “Las construcciones imitativas del Accusativus cum infinitivo: modelos latinos y consecuencias romances”, Revista de Historia de la Lengua Española, 3, 2008, p. 117-148.

82 L. PONS RODRÍGUEZ, “El infinitivo no concertado...”, art. cit.

83 Marcamos en rojo el verbo principal, en azul el infinitivo y subrayado el complemento que coincide con el sujeto del infinitivo.

84 L. PONS RODRÍGUEZ, “Las construcciones imitativas...”, p. 20.

85 En estos casos, la subordinada de infinitivo tiene función de sujeto del verbo principal.

86 C. Pountain, art. cit., p 13-16.

87 RAE, Esbozo de una nueva gramática de la lengua española, Madrid: Espasa-Calpe,1973, p. 486.

88 Esta innovación podría deberse, según Pountain (art. cit., p. 24) a la coherencia con otras construcciones de infinitivo que estaban en la misma época aumentando notablemente su frecuencia de aparición, pero como desarrollo popular, las cuales admiten la no correferencialidad de sujetos: los infinitivos preposicionales, como en “Tras haberlo dicho él, todos comprendimos que tenía razón”.

89 L. PONS RODRÍGUEZ, “Las construcciones imitativas...”, art. cit., p. 10.

90 RAE-ASALE, op. cit., p. 1992.

91 L. Pons, “Las construcciones imitativas...”, art. cit.

92 RAE-ASALE, op. cit., p. 2013; RAE, op. cit., p. 486.

93 RAE, ibid.

94 No hemos tomado en cuenta los casos de AcI con verbo de percepción física o con verbo causativo, pues estas construcciones, como hemos indicado, han sido heredadas por el español desde los primeros tiempos y no son indicio de latinismo.

95 Citamos el texto latino a partir de la edición de Adriaen ya mencionada. Siempre que podemos, citamos la traducción a partir de los manuscritos 10136, 10137 o 10138, en transcripción paleográfica. Cuando no podemos citar el manuscrito directamente, lo hacemos a través de Bizzarri (ed. cit.), o bien a través de Garcia (M. GARCIA (ed.): Libro de Poemas o Rimado de Palacio, 2 vols., Madrid: Gredos, 1978), siguiendo sus criterios de edición. En los casos en que el pasaje es ilegible, citamos el pasaje equivalente en la otra versión conservada de esta misma traducción (ms. RES292-293 de la Biblioteca Nacional de Madrid) y cotejamos cuando nos parece pertinente con la traducción más tardía conservada en el ms. b-II-8 de la Biblioteca de El Escorial, a partir de Garcia (ed. cit.). Las citas de la traducción del Libro de Job conservada en el ms. 10138 (a continuación del Rimado de Palacio) se hacen a partir de la edición digital de la página Biblia Medieval (www.bibliamedieval.es), así como las citas de la vulgata latina de este mismo libro.

96 M. GARCIA, ed. cit., p. 281, H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 563.

97 Se incluye esta transcripción en la versión Miscelánea XV del proyecto bibliamedieval.es, con esta descripción: “Libro de Job (Madrid: Biblioteca Nacional, ms. 10138): el códice con las Flores de los Morales de Job incluye entre los folios 171-185 una traducción a partir del latín del Libro de Job compuesta por el Canciller López De Ayala entre 1398 y 1407”.

98 M. GARCIA, ed. cit., p. 288.

99 Pasaje ilegible.

100 Jacques JOSET (ed), Libro rimado del Palaçio, 2 vols., Madrid: Alhambra, 1978, p. 391.

101 M. GARCIA, ed. cit., p. 289.

102 El verbo “permittere lleva aquí una completiva con AcI (infinitivo “florere, sujeto en acusativo: [“quos...”]), que se mantiene en la traducción de los Morales y en el Rimado (dependiendo de los verbos “consentir”, “dexar”, “sufrir”), pero es un verbo de influencia por lo que no lo incluimos en nuestro corpus de construcciones latinizantes.

103 M. GARCIA, ed. cit., p. 291, H. O. Bizzarri, ed. cit., p. 571.

104 M. GARCIA, ed. cit., p. 292.

105 M. GARCIA, ed. cit., p. 293; H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 572.

106 M. GARCIA, ed. cit., p. 293; H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 572.

107 M. GARCIA, ed. cit., p. 302; H. O. Bizzarri, ed. cit., p. 579.

108 H. O. Bizzarri, ed. cit., p. 581-2.

109 M. GARCIA, ed. cit., p. 304, H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 582.

110 M. GARCIA, ed. cit., p. 306.

111 Bizzarri propone aquí otro pasaje de los Moralia, que nos resulta más alejado: “Cur hoc? quia videlicet secundum meritum plebium disponuntur corda rectorum” (Moralia, XXV, XVI, 35).

112 M. GARCIA, ed. cit., p. 314.

113 El pasaje que propone Bizzarri (ed. cit., p. 590-1) como modelo para las coplas 1448-1449 nos parece más alejado: “Peccatis namque nostris ipsi flagelum fiunt, de quorum tali uita dum percutimur, ab aeterna morte liberamur” (Moralia XXIX, XX, 37) / “Ca los tales açotes por los nuestros pecados se fazen. E en tanto que d'ellos somos feridos, somos librados de la muerte perpetua” (ms. 10138, 43r).

114 M. GARCIA, ed. cit., p. 331, H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 605.

115 M. GARCIA, ed. cit., p. 333.

116 M. GARCIA, loc. cit.

117 M. GARCIA, ed. cit., p. 334; H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 607.

118 No hay acuerdo sin embargo entre los lingüistas sobre si mandar pertenece al modelo de “permitir” (con doble actante, COD + COI) o al de “dejar”, con AcI. V. RAE-ASALE, op. cit. 2009: 2005.

119 M. GARCIA, ed. cit., p. 334, H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 608.

120 M. GARCIA, ed. cit., p. 344, H. O. BIZZARRI, ed. cit. p. 617.

121 M. GARCIA, ed. cit., p. 348; H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 621.

122 M. GARCIA, ed. cit., p. 351; H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 624.

123 M. GARCIA, ed. cit., p. 356; H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 630.

124 M. GARCIA, ed. cit., p. 362, H. O. BIZZARRI, ed. cit., p. 637.

125 Job 17, 1.

126 RAE-ASALE, op. cit., p. 2014.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1. Filiación textual del Rimado de Palacio
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/32014/img-1.png
Fichier image/png, 21k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Marta López Izquierdo, « Reelaboración sintáctica de los Morales en el Rimado de Palacio: las cláusulas de infinitivo no concertado en la prosa y en el verso », e-Spania [En ligne], 34 | octobre 2019, mis en ligne le 09 octobre 2019, consulté le 12 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/32014 ; DOI : 10.4000/e-spania.32014

Haut de page

Auteur

Marta López Izquierdo

Université Paris 8 – Laboratoire d'Études Romanes (EA 4385).

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals