Navigation – Plan du site
Pero López de Ayala y su Rimado de palacio : miradas cruzadas

El canciller Ayala y las prácticas asamblearias en la cultura política de su tiempo

José Manuel Nieto Soria

Résumés

La vie du chancelier López de Ayala se développe pendant une période de tensions et de conflits notables. L´une des principales expressions de cette conflictivité est l’augmentation de l´importance des assemblées politiques. Ayala, grâce son œuvre Rimado de Palacio et aux chroniques des règnes de Pierre Ier, Henri II, Jean Ier et Henri III, offre des points de vue intéressants sur la nécessité et l’utilité du concile et son rôle dans la solution du Schisme d´Occident et des cortès dans l´évolution de la monarchie castillane. Cet article tentera de démontrer la valorisation de ces institutions par le Chancelier dans le contexte des conflits politiques de son époque.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Michel HÉBERT, La voix du peuple. Une histoire des assemblées au Moyen Âge, París: Presses Universi (...)

1Los siglos XIV y XV han sido interpretados con razón de manera genérica para la evolución occidental como el momento decisivo de la institucionalización de un diálogo político entre gobernantes y gobernados, formalizado sobre distintas expresiones de asambleas políticas1. En ese contexto, en términos de cultura política, la vida de don Pero López de Ayala transcurrió durante una época de notables transformaciones. En tal sentido, uno de los debates más relevantes del que fue testigo y partícipe fue el nuevo papel que, por diversas circunstancias, tomó la práctica asamblearia como instrumento de gobierno y de resolución de conflictos, alcanzando un protagonismo notable en los sistemas monocráticos, tanto en el ámbito eclesiástico, como consecuencia del Cisma de Occidente, como en el de las monarquías occidentales, como consecuencia del impulso alcanzado por las asambleas políticas representativas de diverso orden. Estas son cuestiones que nos remiten a lo que desde la historiografía anglosajona se ha enunciado en términos de orígenes del constitucionalismo parlamentario.

  • 2 Hasso HOFFMANN, Rappresentanza-rappresentazione, Milán: Giuffrè, 2007.
  • 3 Antony BLACK, El pensamiento político en Europa, 1250-1450, Cambridge: Cambridge University Press, (...)

2En ambos casos, la cuestión del desarrollo de una teoría de la representación ejercía un papel fundamental2. Mientras el conciliarismo partía de una base teórica de largo recorrido, en las asambleas seculares apenas se constataba desarrollo teórico relevante. A la vez, su constatación práctica era en muchos casos más difusa e irregular, aunque, desde el punto de vista de las relaciones de poder dentro de los distintos reinos, supuso, a veces, un asunto de primer orden que ejerció un papel decisivo en la caracterización del correspondiente régimen político, siendo, con frecuencia, su potenciación o debilitamiento el resultado del surgimiento de coyunturas políticas que exigían una respuesta concreta a la materialización de uno u otro modelo de diálogo rey-reino3.

  • 4 Daniel LEE, Popular sovereignty in Early Modern Constitutional Thought, Oxford: Oxford University P (...)
  • 5 M. HÉBERT, op. cit., p. 158.
  • 6 José Manuel NIETO SORIA, “La transpersonalización del poder real en la Castilla Bajomedieval”, in: (...)

3Tal como se ha puesto de relieve, la vieja concepción corporativa que contaba con una dilatada tradición argumentativa, tanto en clave de descripción del poder regio como del poder pontificio, pasaba de situar el gobierno del cuerpo en la persona de su mandatario natural, rey o papa, constituido en su cabeza, corazón y alma, a plantear que en los momentos decisivos para la supervivencia del cuerpo que simbolizaba la comunidad política la plenitud del poder sólo se expresaba cuando el conjunto del cuerpo, con la implicación de sus distintos miembros, actuando como universitas populi, intervenía en el proceso de decisión4. Es lo que, atendiendo al giro que se le da a esta concepción corporativa, tan característica del pensamiento político medieval5. He enunciado en alguna ocasión en términos de “transpersonalización” del poder político6.

4En el caso del Canciller Ayala, este rasgo tan relevante de la cultura política de su tiempo le tocó vivirlo tanto por la vía de su actividad como embajador implicado en las largas negociaciones relacionadas con el Cisma, como consecuencia del vigor adquirido por la denominada via concilii como solución a este conflicto, como, en el ámbito de la evolución política interna castellana, por el nuevo protagonismo gubernativo adquirido por las Cortes, como rasgo muy característico de los primeros Trastámara. Con estos monarcas, la vida política castellana pareció entrar en una nueva fase en lo que tocaba a la historia de las Cortes en cuanto a su significado y perfil institucional, a lo que se añadió, para favorecer tal percepción, la creación del Consejo Real, tras la derrota de Aljubarrota y la crisis política experimentada por la monarquía castellana tras este acontecimiento y la posterior, inesperada y temprana muerte de Juan I, con la consiguiente apertura primero de la minoría de edad de Enrique III y, no mucho después, con la de Juan II. Consecuencia de estas circunstancias es que también en sus obras de mayor relieve político, el Rimado de Palacio y sus relatos cronísticos, ofrezca un reflejo relevante que hace pensar en que fue un asunto que reclamó no poca atención por su parte y al que dedicó un apreciable tiempo de reflexión.

  • 7 Hugo O. BIZZARRI, “Consejos y consejeros, según Pero López de Ayala”, in: e-Spania [en línea], el 1 (...)
  • 8 Hilario SALVADOR MARTÍNEZ, “El Cisma de occidente en el Rimado de Palacio”, in: Rica AMRAN (coord.) (...)
  • 9 Ángel Jesús RUBIO HERNÁNDEZ, “El Libro Rimado de Palacio: datos sobre la inoperatividad de las Cort (...)
  • 10 Ibid., p. 325.

5Ya en algunos trabajos anteriores distintos autores han llamado la atención sobre aspectos directamente relacionados con el interés del Canciller con respecto a usos políticos de esta índole, tal como se reflejaba en su Rimado de Palacio. En tal sentido, me parece que el trabajo de Hugo Óscar Bizzarri ofreció claves muy relevantes al abordar la valoración y reflejo de las prácticas consiliarias y de la importancia política de los consejeros en el Rimado de Palacio, aportando múltiples pistas que merecen la pena ser exploradas en orden a la valoración que pudieron haber tenido para el Canciller los procedimientos asamblearios destinados a formalizar el acto de aconsejar7. Por su parte, aunque de manera muy resumida y sin llegar a abordar el asunto en todas sus posibilidades, Hipólito Salvador Martínez fijó su atención en los indicios de conciliarismo presentes en esta misma obra del Canciller8. Finalmente, Ángel Jesús Rubio Hernández atendía al reflejo de las Cortes en el Rimado de Palacio9, concluyendo que en esta obra su autor mostraría la idea que este tenía sobre la poca falta que las Cortes harían para la gobernación del reino10, interpretación que, tal como trataré de demostrar, no me parece sostenible.

6Me referiré primero al problema del conciliarismo, para referirme luego al de las Cortes.

Ayala y el conciliarismo

  • 11 Véase en especial Didier OTTAVIANI, La naissance de la science politique: autour de Marsile de Pado (...)
  • 12 Antonio SERRANO DE HARO, El embajador don Pero López de Ayala (1332-1407), Madrid: Ministerio de As (...)
  • 13 Georges DAUMET, Étude sur l’alliance de la France et de la Castille au XIVe et au XV  siècles, Parí (...)
  • 14 Luis SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla, el Cisma y la crisis conciliar (1378-1440), Madrid: Consejo Superi (...)
  • 15 Ibid., p. 31 y 200-201.
  • 16 Ibid., p. 36 y 201-204.

7Aunque la idea y el concepto de conciliarismo suele remontarse historiográficamente a algunas décadas antes del comienzo de la actividad política de Pero López de Ayala, encontrando como obra de referencia el Defensor Pacis de Marsilio de Padua11, no fue realmente hasta la década de los años ochenta del siglo XIV cuando el tema del valor del concilio como instrumento principal de gobierno de la Iglesia universal al servicio de la solución del marasmo en el que esta había caído, a resultas de la doble elección pontificia de 1378, se ubica en el centro del debate político, lo que nos sitúa ya en una época de plena dedicación de Ayala como embajador al servicio de Juan I. De hecho, para la primera embajada en la que participa12 obtiene sus poderes el 26 de octubre de 1379, en Burgos, en compañía del deán burgalés, Alfonso de Algana, con destino a la corte de Carlos VI de Francia, para tratar de la situación creada por la doble elección pontificia13. En consecuencia, la teoría conciliarista no pudo ser más próxima a la experiencia vital de Ayala si tenemos en cuenta que se sitúa en el origen mismo de su actividad como embajador, contribuyendo, en cierta medida, a motivar su incorporación a la misma, teniendo ocasión de tratar con Pedro IV de Aragón y con el rey de Francia de la posibilidad de que la convocatoria de un concilio general se convirtiese en la salida más eficaz para el Cisma14, teniendo nuevas ocasiones de mediar como embajador en el desarrollo de este conflicto representando a los intereses castellanos en los años 139615 y 139716.

  • 17 Pero LÓPEZ DE AYALA, Rimado de Palacio, ed. H. O. Bizzarri, Madrid: Real Academia Española, 2012, e (...)
  • 18 Ibid., estrofas 206 a 208, p. 36 y estrofas 837 y 840 a 862, p. 137-144.
  • 19 A. SERRANO DE HARO, op. cit., p. 137.

8En el propio texto del Rimado se nos ofrecen datos que apuntan a cómo escribe del asunto bastantes años después, al menos dos décadas, de sus primeras negociaciones a favor del concilio, manteniendo, a pesar de no haber fructificado en nada concreto y del largo tiempo transcurrido desde sus primeras negociaciones en tal línea de actuación. Son más de una docena de estrofas las que reflejan el interés y la inquietud del Canciller por el tema del Cisma. En ellas, junto con un tono de evidente amargura por lo que ya se alarga esta crisis en el tiempo, “ca veinte de çisma son años pasados”17, muestra como única esperanza la de una concordia que se alcance mediante la convocatoria de un gran concilio18. Sin embargo, evitará entrar en un análisis detenido de las motivaciones y consecuencias del Cisma y de sus posibles soluciones lo que ha inducido a atribuir a nuestro autor una cierta inseguridad en cuanto a la trama argumental que advierte en este asunto19.

9Tal inseguridad, quizá más bien cautela, se hace comprensible. Habiendo sido un conciliarista de primera hora, escribe sobre este asunto cuando ese primer furor asambleario como mejor solución parece haber pasado y cuando todo apunta a potenciar la denominada via cessionis. Justamente por esta razón, el que todavía se nos presente Ayala como reivindicador de la opción conciliar hace pensar que estamos ante una convicción personal del autor que podría permitir entrever un planteamiento ideológico al respecto que va más allá de las posibilidades concretas de una opción para la que parecía haber pasado ya su momento, aunque fuera precisamente la que se acabara imponiendo, si bien ya en años posteriores a la muerte del Canciller.

  • 20 P. LÓPEZ DE AYALA, op. cit., estrofas 206 y 216, p. 36 y 38.
  • 21 Ibid., estrofa 208, p. 36.
  • 22 Ibid., estrofa 208, p. 36.
  • 23 Ibid., estrofas 837-838, p. 136-137.

10En consecuencia, partiendo de su reivindicación del concilio y del buen consejo que en él debería hacerse presente como vía de solución al problema, establece varios criterios a tener en cuenta al respecto. El primero ha de ser la necesaria implicación de los monarcas en impulsar decididamente la vía conciliar ya que son los que habrán de tomar la iniciativa para que luego la ejecuten en el marco asambleario los prelados20. De este modo concibe el concilio como una institución eclesiástica, plenamente sujeta a modelo canónico vigente y al margen de las innovaciones marsilianas, pero que, en este caso se produce a resultas de la iniciativa y compromiso político de los príncipes seculares. La vía conciliar no la percibe exenta de peligros, entre los cuales destaca la intervención de los grandes letrados muy disputadores21, de los que teme que sólo vengan a aportar complicaciones que puedan hacer que la “Eglesia de sangre faz’ sudores”22, no perdiendo la ocasión de volver a señalar este peligro de los letrados cuando retome varias estrofas más adelante el asunto, al manifestar su temor hacia silogismos, sofismas, lógica vana y malas porfías propias de estos letrados perniciosos23, lo que parece ser resultado de la observación directa en el desarrollo de su actividad como embajador.

  • 24 Ibid., estrofa 852, p. 141.

11En esta línea de pensamiento, acude al ejemplo de los concilios visigodos y, muy en especial, a la evocación del III concilio toledano en el que se supo resolver la división entre católicos y arrianos, lo que le ofrece la posibilidad de valorarlo como paradigma a seguir por la similitud entre el problema a superar entonces con el que ahora se plantea con motivo del Cisma, pues en ambos casos el asunto remitía a un enfrentamiento entre cristianos24.

  • 25 Ibid., estrofa 840, p. 148.

12Seguramente resultado de su propia experiencia política, apunta a la necesidad de que los cardenales se impliquen de manera especialmente decidida en el desarrollo de este concilio, de tal manera que, previo a su celebración, para asegurar su éxito, habrá que establecer, en su opinión, alguna forma de acuerdo entre príncipes y cardenales que despeje el camino hacia la elección de un solo papa25.

  • 26 Germán ORDUNA, “Una nota para el texto del Rimado de Palacio: Vemeçia, venencia, abenençia”, in: Bu (...)
  • 27 P. LÓPEZ DE AYALA, op. cit., estrofa 856.
  • 28 Ibid., 856f.
  • 29 Véase Elisabeth CROUZET-PAVAN, Le Moyen Âge de Venise: des eaux salées au miracle de pierres, París (...)

13Su preocupación por definir las condiciones de ese concilio es tanta que, en su afán de precisar soluciones en orden a facilitar la vía conciliar llegará incluso a proponer un lugar que estima particularmente óptimo para ello: la ciudad de Venecia26. Con respecto a ella parece tener un concepto político particularmente positivo27, considerando a sus gobernantes como omnes de buen tiento28, acaso como consecuencia precisamente de su modelo gubernativo que se asentaba sobre un fundamento asambleario muy relevante basado en la intervención de tres consejos que evitan cualquier exceso de personalismo gubernativo y todo ello en coincidencia con lo que será uno de los momentos de mayor expansión comercial, reconocimiento internacional y afirmación política de la república veneciana29.

  • 30 Bernardo BAYONA AZNAR “La base doctrinal de Juan de Segovia”, in: José Antonio C. R. DE SOUZA y Ber (...)

14Toda esta perspectiva conciliarista que se refleja en el Rimado de Palacio adquiere particular relevancia por lo que supone de adelanto cronológico con respecto al que se ha considerado en el plano intelectual como un conciliarismo tardío como el que se ha advertido en el caso castellano que apenas toma relieve hasta bastante después de cerrado el Cisma, percibiéndose sobre todo ya en el entorno del concilio de Basilea, personalizándose especialmente en la figura de Juan de Segovia30.

15En definitiva, estos indicios hacen pensar que, a la vez que se constata la adhesión de Ayala a la vía conciliarista, si esta no causa extrañeza en el principio de la su actividad diplomática, en tanto que se hizo presente en la estrategia castellana de esa fase inicial con relación al Cisma, en cambio, el que persista en el momento de la redacción del Rimado, cuando ya es una opción abandonada por la monarquía castellana que tardará en retomar, remite a una convicción muy personal del autor.

Ayala y el apogeo de las Cortes de Castilla

El apogeo de la Cortes castellanas

  • 31 M. HÉBERT, op. cit., p. 59.

16Los siglos XIV y XV han sido evocados como el momento parlamentario31, como consecuencia de la valoración del proceso de consolidación experimentado por las asambleas políticas en los distintos reinos occidentales.

  • 32 Julio VALDEÓN BARUQUE, “Las Cortes de Castilla y León en tiempos de Pedro I y de los primeros Trast (...)

17En el caso concreto de Castilla, se ha puesto de relieve el escaso perfil político de las Cortes con anterioridad a los Trastámara, en especial durante el reinado de Pedro I, constatándose durante el mismo como de segura celebración tan sólo la reunión habida en Valladolid en 1351, aparte de un ayuntamiento en Burgos en 1355 y otra reunión en Sevilla en 1362, acontecimientos, estos dos últimos, sobre los que hay más dudas que certezas y de los que no se conservan actas, lo que justifica que se pueda considerar a Pedro I como un monarca que gobernó al margen de la intervención de las Cortes, presentando estas un perfil político marcadamente inferior por comparación tanto con los reinados anteriores como posteriores32.

  • 33 Ibid., p. 200-201.
  • 34 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Historia del reinado de Juan I de Castilla, Madrid: Universidad Autónoma de Ma (...)
  • 35 Ibid., p. 315.
  • 36 Ibid., p. 19.

18Es posible que este rasgo, junto con las necesidades extraordinarias de legitimación propias de los primeros Trastámara, contribuyera a que desde el acceso al trono de Enrique II se estableciera una especie de contrapunto en este aspecto cuyo resultado fue la frecuente convocatoria de Cortes en coincidencia con los años políticamente más activos del Canciller Ayala. Resultado de todo ello fue que Enrique II las utilizó como elemento clave en la consolidación de su régimen33, haciendo que, más allá del uso político concreto que se hiciera de esta institución, su necesidad quedó bien asentada para las décadas siguientes34. Tal como ha observado Súarez Fernández, acaso nunca el modelo monárquico castellano y el aragonés se parecieron tanto como en época de Juan I. De este ha señalado el mencionado autor cómo, habiendo nacido en Aragón, en Épila, y casado en primeras nupcias con una aragonesa, Leonor de Aragón, de la que nacerían sus hijos Enrique y Fernando, dio señales de admiración política hacia su suegro Pedro IV de Aragón35, hasta el extremo de tener en este “una especie de modelo de gobernante”36, lo que justifica para el mencionado autor que se pueda afirmar que su aragonesismo vino a constituir uno de los rasgos personales más característicos. Consecuencia de todo ello bien pudo ser ese apogeo de las Cortes del que Ayala fue testigo singular, de manera que sin que estas llegaran al nivel de intervencionismo político propio de las aragonesas, sí afirmasen, incluso propiciasen la ampliación para ellas de un perfil político más acentuado, tal como se había comenzado a apuntar durante el reinado precedente.

  • 37 J. VALDEÓN, art. cit., p. 217.

19Este auge de las Cortes durante los primeros Trastámara tuvo sobre todo su reflejo en su participación en el voto de tributos extraordinarios, su mayor intervención en la vigilancia de las anomalías fiscales, su actuación en materia de promulgación de leyes, ofreciendo ocasionalmente una cierta imagen de compartir la potestad legislativa con el rey, y su relevante papel en materia sucesoria, convirtiéndose las Cortes en el escenario natural de los juramentos de los sucesores al trono37.

  • 38 José Manuel PÉREZ PRENDES, Cortes de Castilla, Barcelona: Ariel, 1974, p. 59.

20Ciertamente, nada de esto debe motivar el sobredimensionamiento de todo lo señalado, pues, a la vez que, en la línea de lo señalado, en concreto en los años que van desde el fracaso de Aljubarrota a la mayoría de edad de Enrique III, las Cortes parecen llevar a cabo, en palabras de Pérez-Prendes, una verdadera “revolución jurídico-política”38, tal revolución, según advirtió este mismo autor, en mero intento que acabará conociendo el fracaso, tal como se irá comprobando según nos adentramos en el siglo XV.

21De todo ello cabe encontrar reflejos relevantes en el Canciller Ayala, tanto si atendemos a su obra poética, con el Rimado de Palacio, como si prestamos atención a su obra cronística en la narración que nos presenta para los años que van desde el reinado de Pedro I hasta el de Enrique III.

Las Cortes en el Rimado de Palacio

22Bien aludidas de manera directa, o bien sin hacerse presentes como tales, pero siendo evidente que está pensando en términos acaso más amplios en lo que cabe identificar como formas de asambleas políticas representativas, Ayala deja entrever su interés por una institución que se hizo presente en la mayor parte de los momentos políticamente decisivos que le tocó vivir.

23Podría afirmarse que Ayala contempló el papel político de las Cortes bajo la pesadumbre de quien percibió en ellas una institución necesaria, pero que no siempre estuvo a la altura de las circunstancias como consecuencia, no tanto de su propio perfil institucional, sino de la prevalencia de los intereses personales de algunos de sus miembros frente a lo que debía ser el correcto cumplimiento de su función política: el buen consejo.

  • 39 P. LÓPEZ DE AYALA, op. cit., estrofa 505, p. 83.

24En el lado negativo de este balance dividido advierte sobre la limitada eficacia temporal de las decisiones que se toman en ellas, de modo que algunas que estima positivas, apenas tres meses después de acabada la reunión donde se han acordado medidas adecuadas, estas ya han caído en incumplimiento. Es esta perspectiva la que inclinó a Rubio Hernández a poner el acento en una imagen de ineficacia para las Cortes a partir del texto del Rimado que pudiera implicar alguna forma de rechazo de Ayala hacia la necesidad de tal institución. Sin embargo, en mi opinión, este es tan sólo un aspecto, y acaso no el más importante, de cómo entiende el Canciller su significado político, inclinándome más bien por su convicción personal favorable a la necesidad de una instancia representativa y asamblearia que ejerciese una función de consejo para la mejor conducción del reino39.

25En efecto, para Ayala, el valor de las Cortes se sitúa en su función consiliaria, y en tanto que el fundamento de su ideal de gobierno se encuentra en el buen consejo, manifiesta su preocupación porque estas supongan de manera efectiva la posibilidad de buen gobierno como consecuencia del ejercicio de la función de aconsejar.

  • 40 Ibid., estrofas 273-276, p. 47.
  • 41 Ibid., estrofa 284, p. 49.

26Ayala, en cierta medida, viene a expresar el avance político que vienen a representar las Cortes como superación del tradicional consejo magnaticio. Frente al consejo lisonjero que no dice la verdad, sino que busca recomendar sólo lo que el rey quiere escuchar, que se produce en el marco de los que rodean cotidianamente al monarca y que se identifica con el que proviene exclusivamente de sus privados, pareciendo pensar en ciertos nobles del círculo inmediato regio40, Ayala sitúa su esperanza de regeneración política en la formalización de un consejo amplio y cuyos miembros tengan variada procedencia, puesto que “do ha muchas cabeças, ha más entendimiento”41.

  • 42 Ibid., estrofa 287, p. 49.
  • 43 José Antonio MARAVALL, “La corriente democrática medieval en España y la fórmula ‘Quod omnes tangit (...)
  • 44 P. LÓPEZ DE AYALA, op. cit., estrofa 286, p. 49.

27La instancia de consejo que reivindica Ayala, en efecto, responde a un modelo ampliamente participativo, en donde se hace presente el debate y la contraposición de posturas como consecuencia de su diversidad al ser llamados prelados, caballeros, doctores, letrados, así como “buenos omnes de villas que hay muchos onrados”, señalando que puesto que a todos atañe, todos deben ser llamados42, pareciendo llevar a expresión poética romanceada el conocido principio quod ab omnes tangit ab omnes debet approbari43. De este modo, no puede quedar mejor descrito el modelo consiliario representado por las Cortes. No es por ello de extrañar, en coherencia con este planteamiento, que vincule el triunfo de Roma con el gobierno participativo de la época republicana, contraponiéndolo con el fracaso que asocia al abandono de dicha forma gubernativa44.

  • 45 Loc. cit.
  • 46 Cortes de los Antiguos Reinos de León y Castilla, Madrid: Real Academia de la Historia, 1861, 1, p. (...)
  • 47 Ibid., p. 552.
  • 48 Ibid., p. 556-559
  • 49 Ibid., p. 606.
  • 50 Luciano SERRANO, Cartulario del Infantado de Covarrubias, Valladolid: Tipografía y Casa editorial C (...)

28Pero, sobre todo, la eficacia del modelo político que esta reivindicando sobre la base del protagonismo de una instancia consiliaria de amplia base participativa está en que el objetivo de esta sea ante todo “la grant pro comunal de la tierra lazrada”45. Así parece hacerse presente el eco de un principio político, el del pro comunal, que había tenido amplia acogida en ordenamientos de Cortes tales como los de Madrid de 132946 o, muy especialmente, en el de Alcalá de Henares de 1348, en donde se aludía al “pro comunal de los fijosdalgo y de todos los de la tierra”47, del reino48, o del lugar49, en otro punto de tus acuerdos. Esta presencia del pro comunal como objetivo de la acción regia y del consejo que puede esperar el rey se asentará en la documentación Trastámara50, lo que nos muestra que el Canciller está escribiendo muy al hilo de del desenvolvimiento político que contempla.

  • 51 P. LÓPEZ DE AYALA, op. cit., estrofa 513, p. 85.
  • 52 Ibid., estrofas 505-520, p. 83.
  • 53 Fernando SUÁREZ BILBAO, Enrique III, 1390-1406, Palencia: Diputación Provincial de Palencia y Edito (...)
  • 54 P. LÓPEZ DE AYALA, op. cit., estrofa 506, p. 84.

29Del mismo modo parece hacerse eco de decisiones erróneas, desde su punto de vista, acaecidas en el marco de las Cortes cuando, tras hacerse evidente la división de opiniones e intereses y observado que por ser el rey “muy mançebo”51 desea la declaración de una guerra que por su poca experiencia contempla sólo desde la exhibición de las galas caballerescas y no del coste económico y humano, acabando por optar por la acción militar52. Son datos que nos hacen pensar en las Cortes de Segovia de 1396, cuando Enrique III cuenta con diecisiete años y tras no contemplar durante estas Cortes mover guerra con Portugal, acaba tomando esa decisión ante la entrada de los portugueses por Cáceres y Badajoz53, lo que ofrece cierto parecido con lo descrito en cierto momento del Rimado54.

30Con todo ello, me inclino por constatar en el Rimado una reivindicación por el Canciller del papel de las Cortes, aunque contempladas con todo el realismo de quien asume que, si la institución es necesaria, su actuación no siempre es la que cabe esperar desde el punto de vista de lo que conviene al reino, siendo consciente de sus potencialidades, pero también de sus límites.

Las Cortes en la narración cronística de Ayala

  • 55 Véase Covadonga VALDALISO CASANOVA, Historiografía y legitimación dinástica. Análisis de la Crónica (...)
  • 56 Fernando GÓMEZ REDONDO, Historia de la prosa medieval castellana, II: El desarrollo de los géneros. (...)

31El acercamiento de Ayala al tema de las Cortes en su relato cronístico no le pudo resultar más cómodo si se tiene en cuenta la intención del cronista de poner el relato al servicio de la legitimación de la nueva dinastía55, aunque sin renunciar a una razonable voluntad de objetividad y de verosimilitud del relato con manifiesto objetivo de evitar de las noticias falsas56. En este sentido, es difícil que los hechos ciertos y comprobados le pudieran resultar más convenientes para esa finalidad de legitimación en compatibilidad con lo realmente acaecido. En efecto, frente a la frecuente convocatoria de Cortes que caracterizó a los primeros Trastámara, hasta convertir el periodo que nos lleva desde 1366 a 1406 en el de mayor frecuencia de recurso a esta institución, el reinado de Pedro I se percibe como el de un monarca que apenas contó con ellas, lo que, al dar fiel reflejo de esto en la narración cronística de Ayala, contribuye a que esta pueda avanzar en ese objetivo de legitimación de los Trastámara como especialmente empeñados en potenciar un diálogo rey-reino que se presenta como prácticamente desaparecido durante el reinado de Pedro I.

  • 57 Ana ARRANZ GUZMÁN, La participación del clero en las Cortes castellano-leonesas. Reconstrucción doc (...)
  • 58 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Pedro, en Crónicas de los Reyes de Castilla, 1, Madrid: Edit (...)

32No hay ninguna seguridad de que hubiera ninguna reunión de Cortes durante este reinado más que aquellas de las que da noticia Ayala en su crónica, aunque se sospeche, sin documentación definitiva que lo avale, que, en efecto, hubiera podido haber alguna más57. Alude, en primer lugar, a las de Valladolid de 1351. A ellas, aparte de su significado como referente cronológico, no se les otorga particular relieve como acontecimiento de valor político significativo, dando sobre todo reflejo de la porfía por el asunto del conflicto de precedencia entre Toledo y Burgos, lo que no daba una imagen precisamente positiva de la actividad de las Cortes, más ocupadas en resolver problemas organizativos de la propia institución más que en intervenir de manera relevante en los asuntos de interés general del reino58.

  • 59 Ibid., p. 520
  • 60 José ZUNZUNEGUI ARAMBURU, Bulas y cartas secretas de Inocencio VI (1352-1362), Roma: Instituto Espa (...)
  • 61 Luis Vicente DÍAZ MARTÍN, Pedro I, 1350-1369, Palencia: Diputación Provincial de Palencia y Editori (...)

33La referencia que se hace sobre las Cortes de Sevilla de 1362 no puede ser más adversa para la imagen y buena memoria de Pedro I y de las propias Cortes59, puesto que alude a ellas como instrumento político utilizado por el monarca para afirmar los derechos sucesorios de la descendencia de María de Padilla, lo que suponía utilizarlas para producir una alteración dinástica a resultas de una relación que en 1354 ya había sido impugnada por el papa60 y que, de hecho, había sido motivo principal de división y de confrontación en el reino, al dar lugar a un matrimonio que carecía de la legitimidad necesaria61.

  • 62 J. VALDEÓN BARUQUE, Enrique II, 1369-1379, Palencia: Diputación Provincial de Palencia y La Olmeda, (...)

34En clara contraposición, buena parte de la imagen de legitimidad que Ayala trata de construir en torno a Enrique II y sus inmediatos sucesores proviene del papel relevante que las reuniones de Cortes adquieren en el relato cronístico. Así, Enrique de Trastámara podrá ser presentado sin dificultad como antítesis, en este punto, de Pedro I, al manifestarse empeñado en propiciar un frecuente diálogo entre rey y reino que encuentra expresión destacada en unas recurrentes reuniones de Cortes con evidente calado político de las que se da reflejo, mostrándolas como espacio para un debate de relieve para los temas más candentes para el interés general del reino62.

35Es cierto, sin embargo, que el cronista presta muy desigual atención a las reuniones de Cortes celebradas, sin que pueda considerarse su relato una guía segura para conocer todas las que, en efecto, tuvieron lugar, ni siquiera para conocer los temas más relevantes que se trataron en aquellas de cuya reunión decide dar reflejo de manera fragmentaria y muy selectiva. Sin embargo, por lo común, lo que trasciende en la mayor parte de los casos es su deseo de mostrar las reuniones de Cortes como un instrumento útil de gobierno en el que se atendía a cuestiones de importancia para el reino a fin de encauzarlas de la manera más conveniente para los intereses generales. En tal sentido, generalmente cabe advertir una valoración positiva de la institución en el marco de lo que su narración cronística venía a significar como medio de legitimación de la nueva dinastía reinante. Valgan algunos ejemplos al respecto.

  • 63 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Enrique el segundo de Castilla, en Crónicas de los Reyes de (...)
  • 64 J. VALDEÓN BARUQUE, Enrique II…, p. 136-137
  • 65 Véase Carlos ESTEPA DÍEZ, “Hombres de benefactoría y behetrías en León (siglos XI-XIV). Aproximació (...)
  • 66 Angus MACKAY, “Las Cortes de Castilla y León y la historia monetaria”, en Las Cortes de Castilla y (...)
  • 67 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Enrique Segundo…, p. 10-11.
  • 68 Miguel Ángel LADERO QUESADA, “Cortes de Castilla y León y fiscalidad regia (1369-1429)”, en Las Cor (...)

36Con motivo de la celebración de las Cortes de Toro de 1371 se afirmará que el rey “estovo en Toro faciendo sus Cortes é ordenamientos, segund entendía que cumplía á su servicio é pro de sus Regnos”63. La visión que ofrece al respecto no puede ser más coherente. Se muestra al rey muy personalmente implicado en llevar a cabo negociaciones concretas, destacándose como asuntos tratados los referentes al establecimiento de los distintivos para moros y judíos64, la regulación de las behetrías65 y la reforma monetaria66. No entra, en cambio, en asuntos tan relevantes de aquellas Cortes 67como los tocantes a la reforma de la justicia real, o lo que acaso podría ofrecer una imagen menos positiva de la institución representativa como la imposición de veinticuatro monedas para hacer frente a las muchas deudas de la monarquía de cuya gestión se harían por cierto cargo recaudadores judíos68.

37Seguramente no es casualidad que sitúe el punto de arranque del reinado de Juan I en la celebración de las Cortes de Burgos tan pronto como es posible tras su acceso al trono, viniendo a mostrar hasta qué punto la sucesión Trastámara se asentaba sobre un instrumento de legitimidad bien reconocible que, en cambio, había ignorado Pedro I como era la convocatoria de Cortes.

38Tras la muerte de Enrique II el 29 de mayo de 1379, hallándose en Santo Domingo de la Calzada, con presencia del príncipe heredero, se va a desarrollar con extraordinaria eficacia organizativa toda una concatenación de actos realizados, por lo que parece, en el más breve plazo posible, destinados, a no dudar, a dotar al proceso sucesorio de la más sólida legitimidad ritual. La cosa no era para menos. Era la ocasión para afirmar la voluntad de continuidad dinástica al abrigo de cualquier defecto en lo tocante a la legitimidad de origen. Era la primera ocasión en que había que demostrar que la ocupación del trono por el bastardo usurpador de muy breve reinado, poco más de diez años antes, no era un hecho anecdótico, sino el comienzo de una dinastía con pretensiones de extenderse en el tiempo tanto como fuera posible, atendiendo a todas las cautelas necesarias en el proceso de transmisión de la corona.

  • 69 Crónica del rey don Sancho el Bravo, en Crónicas de los Reyes de Castilla, 1, Madrid: Atlas, 1953, (...)
  • 70 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Juan el Primero de Castilla é de León, en Crónicas de los Re (...)
  • 71 Cortes de los Antiguos Reinos de León y Castilla, Madrid: Real Academia de la Historia, 1863, 2, p. (...)

39Bien se puede afirmar que, en este caso, ningún acto de afirmación de la legitimidad sucesoria se evita. Por el contrario, hasta incluso se recurre a alguno tan infrecuente como singular para la práctica sucesoria castellana como la coronación. Precisamente este era un procedimiento que excepcionalmente había sido utilizado también en otro acto sucesorio sobre el que la pesaba la sombra de la usurpación, el de Sancho IV69. Entonces, este monarca, como ahora Juan I, también hará coronar en el mismo acto a la reina, destacándose en este caso por el cronista que se trata de la hija de Pedro IV de Aragón, como si añadiese este dato algún referente de legitimidad complementario. De ninguno de esos actos de afirmación sucesoria nos evita memoria el cronista Ayala que los enumera con atención: alzamiento en Santo Domingo, el paso por el monasterio de las Huelgas de Burgos, donde se corona el rey y la reina con la celebración de actos festivos y solemnes de notable empaque y, finalmente, las Cortes. Resulta indudable que para el cronista está muy presente que al tratarse de las Cortes inaugurales del reinado exigen llevar a cabo un acto institucional decisivo de legitimación mediante un procedimiento ceremonial de acceso al trono sobre el que no puede pesar la más mínima sombra de duda. Quizá por esto Ayala refleja en su relato cronístico la función institucional que incorporan las Cortes cuando se trata de aquellas con las que se inaugura un reinado: confirmar todos los privilegios, jurar “guardar todas las franquezas é libertades é buenos usos é buenas costumbres del Regno”70. Por cierto, en el correspondiente cuaderno de estas Cortes se aludirá a cómo los privilegios y franquezas y libertades juradas fueron las dadas por su abuelo el rey Alfonso XI y su padre, evitándose la formula más habitual en la que se hacía referencia genérica a los privilegios de todos los reyes precedentes, como si en este caso se quisiera marcar una línea específica de sucesión legítima de la que no podía formar parte Pedro I71.

  • 72 Cortes…, II, p. 301-310.
  • 73 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Juan…, p. 68.

40Si las Cortes de Burgos de 1379 habían tenido el valor constitucional propio de las Cortes en las que se asegura la sucesión, no le fueron a la zaga las que se celebraron al año siguiente en Soria, entre agosto y septiembre de 1380. Si bien el cuaderno de estas Cortes no es muy extenso, sí lo fue, en cambio, su duración, pues sabemos de su comienzo para el 31 de agosto y cómo se levanta acta de lo acordado con fecha de 18 de septiembre72. De todo lo tratado a Ayala le importa sobre todo un asunto, el juramento del príncipe sucesor y el pacto matrimonial de este con Beatriz de Portugal, con la consiguiente afirmación de sus derechos sucesorios al trono de este reino. La fuerza de lo pactado, cuyo incumplimiento conducirá a Aljubarrota cinco años después, parece marcarse especialmente en el relato de Ayala al ser un acuerdo que toma un perfil especialmente vinculante por el hecho de haber tenido lugar con motivo de unas Cortes que parecen expresamente convocadas para tal fin, según su narración, y a las que mandó con este fin, tal como resalta, procuradores el rey de Portugal73. Con ello, según se presenta lo acaecido en aquellas Cortes, quedaba claramente justificado el carácter de guerra justa de la emprendida por Castilla contra Portugal años después ante el incumplimiento de lo pactado de forma tan pública y solemne, deslegitimándose la oposición portuguesa a las pretensiones castellanas sobre el trono luso.

  • 74 J. M. DÍEZ MARTÍNEZ, A. BEJARANO RUBIO y Á. L. MOLINA MOLINA, op. cit., p. 68-72.

41El propio Ayala estuvo presente en estas Cortes sorianas y tuvo un papel más que destacado pues, según un documento enviado por el rey al concejo de Murcia, siendo Ayala alférez mayor del pendón real de la banda y merino mayor de Guipúzcoa, en compañía del mayordomo mayor Pedro González de Mendoza, fue designado el 31 de agosto en el comienzo de la reunión de Cortes por el rey como curador del príncipe Enrique para que durante su celebración, en su nombre, recibieran por este el pleito-homenaje y juramento de todos los nobles, prelados y procuradores presentes reconociéndolo por su legítimo sucesor. Del mismo modo, Ayala también recibiría junto con el ya mencionado Pedro González de Mendoza y Enrique Manuel de Villena, conde de Bascales, que actuaba en nombre del rey de Portugal, el juramento de los presentes por el que se ratificaba lo ya pactado meses antes entre este y Juan I en relación al acuerdo matrimonial entre Enrique de Castilla y Beatriz, hija de Fernando I de Portugal, a la vez que se establecían los derechos sucesorios del rey de Castilla sobre el trono de Portugal y del rey luso sobre el trono de Castilla en los supuestos de ausencia de sucesión directa74. Así, una reunión de Cortes de esta índole y concebida principalmente para este fin, tal como refleja la crónica, debía suponer para Ayala un significado de un valor político singularísimo.

  • 75 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Juan…, p. 83.

42Las Cortes de 1383 en Segovia serán, sin embargo, motivo para que Ayala exprese una queja sobre la falta de observancia de lo acordado, al señalar cómo se hicieron “muchas leyes e ordenamientos, de las quales pocas se guardaron”, lo que iba muy en la línea de lo expresado en el Rimado con relación a cómo no siempre se guardan las leyes dadas en Cortes75, a pesar de lo necesarias y oportunas que puedan ser.

  • 76 Ibid., p. 107.

43Tras la derrota de Aljubarrota y llegar el rey a Sevilla, será la celebración de unas Cortes de Valladolid el primer acto político del que Ayala da reflejo en su crónica76, sin que, en este caso, entre en consideración de lo tratado.

  • 77 Ibid., p. 118.

44Más allá de solemnidades, no pierde ocasión Ayala para poner el acento sobre cómo en las Cortes a veces se producen debates y contraposiciones de opiniones, lo que no parece significar un descrédito de la institución, según su visión, sino más bien lo contrario. Así sucede en las de Briviesca de 138877, donde alude a cómo, con relación a las indemnizaciones pactadas con el duque de Lancaster, algunos lo contradixeron, no quedando de acuerdo con lo pactado los fijosdalgos presentes pues suponía que, dada la alta cuantía de la indemnización, estos debían contribuir personalmente, a pesar de sus privilegios de exención, ante la presión de los procuradores de las ciudades, de manera que hace ver la contraposición de intereses entre ambos estamentos en el desarrollo de la reunión.

  • 78 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Historia del reinado de Juan I, I, p. 373.
  • 79 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Juan…, p. 125-126.
  • 80 Ibid., p. 126-130.
  • 81 Sobre las causas de este perdón general: J. M. NIETO SORIA, “Los perdones reales en la confrontació (...)
  • 82 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Juan…, p. 130.
  • 83 Ibid., p. 130-131.
  • 84 Ibid., p. 133-134
  • 85 Ibid., p. 133.
  • 86 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Enrique tercero de Castilla e León, in: Crónicas de los Reye (...)

45Las Cortes de Guadalajara de 1390 han sido consideradas como unas de las más importantes de la historia castellana78. Tal consideración está acorde con la extensa atención que dedica a ellas el Canciller Ayala, quien empezará por describir la reunión secreta convocada por el rey para exponer su extraña idea de renunciar a la corona de Castilla para así allanar el camino para poder llegar a ser reconocido rey por los portugueses79. Seguirá con el importante perdón general que otorgó el rey en aquella ocasión que será objeto de prolija descripción80, aunque sin entrar en sus verdaderas causas81, para pasar luego a detallar la dotación recibida por el infante don Fernando82, continuando con asuntos tales como las treguas por seis años con Portugal83, la prohibición de que extranjeros puedan recibir beneficios eclesiásticos en el reino84 y el ordenamiento de lanzas que planteaba lo que bien puede considerarse como una reforma militar85. En definitiva, la amplia y detallada descripción cronística de la reunión evidencia la convicción del cronista de que realmente en ellas se estaban tomando decisiones acordes con la importancia que la historiografía ha reconocido en el acontecimiento. Además, ya iniciado el reinado de Enrique III, no faltarán las referencias que afirmen el valor de lo decidido en las Cortes de Guadalajara de 1390 como determinante y de obligada aplicación en el arranque del nuevo reinado86.

  • 87 Cristina GRANDA GALLEGO, “Las Cortes de Madrid de 1391. Esbozo cronológico”, in: En la España Medie (...)
  • 88 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Enrique tercero, p. 174.

46Ya empezado el reinado de Enrique III, aunque todavía en minoría de edad, Ayala, con motivo de las celebradas en Madrid en 139187, pondrá de relieve el compromiso del rey con las Cortes a las que consideraría como instrumento fundamental en el ejercicio de la autoridad regia hasta el extremo de que manifieste que el rey “estaba presto para esperar las Cortes, é estar a todo aquello que el Regno ordenase”88.

  • 89 Ibid., p. 212-216.
  • 90 Ibid., p. 216.

47Para el cronista, las Cortes de Madrid de 1393 no sólo son el punto de arranque del reinado efectivo, sino que se esfuerza en afirmar tal significado dedicando considerable atención a este acontecimiento89, aprovechándolo para marcar la imagen de un monarca que se compromete explícitamente a gobernar escuchando a las Cortes, asegurando que nunca impondrá servicios ni tributos sin contar con su beneplácito90, a la vez que es en el marco de las Cortes donde el rey afirma su autoridad anulando decisiones adoptadas por sus tutores.

Conclusiones

48La trayectoria biográfica del Canciller Ayala se sitúa en un tiempo de confrontaciones inéditas y de soluciones inexploradas en la evolución política, no sólo de la Corona de Castilla, sino también del Occidente Medieval. La participación de la sociedad política en la toma de decisiones mediante formas de representación institucionalizada se había abierto paso cautelosamente más de un siglo antes en el seno de la mayor parte de las monarquías occidentales. Sin embargo, en muchos casos esta novedad respondía más a expresiones de una forma de poder ritual que a lo que en determinados momentos se pudiera considerar como intervenciones lo bastante determinantes como para que pudieran ser consideradas como poseedoras de un efecto legitimador verdaderamente irrenunciable.

  • 91 Raimunda FOREVILLE, Lateranense I, II y III, Vitoria: Eset, 1972 y de la misma autora, Lateranense  (...)

49Por su parte, el pontificado había construido su perfil teocrático justamente sobre la base de la recurrente apelación a su capacidad de convocatoria conciliar, tal como se había demostrado, sobre todo, en los cuatro concilios lateranenses, entre 1123 y 121591. Sin embargo, una cosa era que el pontificado utilizase ese instrumento asambleario como forma de dotar de consenso sus propias iniciativas y otra cosa bien distinta era que, como consecuencia de la crisis del poder pontificio, la asamblea conciliar asumiese la función de regenerar y, en cierta medida, refundar al propio poder pontificio adaptándolo a nuevos principios de relación política con los príncipes y de gobierno de la Iglesia.

50Así, aquellos años de la segunda mitad del siglo XIV y comienzos del siglo XV supusieron un contexto de afirmación del poder asambleario en el que se pudo entrever las posibilidades de este para la transformación del juego político, si bien, en muchos casos, sus límites se hicieron evidentes más pronto de lo que las ensoñaciones iniciales permitían imaginar.

51Pero López de Ayala conoció muy de primera mano todo este cambio de escenografía política, tanto en el campo de los debates en torno al pontificado, como en el de la relación entre poder de las asambleas representativas y poder real en el caso concreto de la corona castellano-leonesa. Lejos de obviar las novedades que se estaban produciendo con relación a tal asunto, tendió a hacer una valoración positiva de sus posibilidades como instrumento que percibía como innovador y útil en el manejo de los contextos conflictivos y asumió su capacidad de generación de una legitimidad reforzada en momentos en los que esta parecía deficiente. Su percepción del asunto no fue ni mucho menos inocente puesto que no se le ocultaron las dificultades que se hacían evidentes a la vista del desarrollo concreto de los acontecimientos. Si el sentido y la necesidad de la vía asamblearia le parecían claros, las dudas le asaltaban con relación a la voluntad y firmeza de la correspondiente instancia monocrática de dar plena eficacia a lo acordado.

52Con relación al pontificado, se mostró claramente favorable a la opción conciliarista, yendo su adhesión a esta vía acaso más allá del conciliarismo oficial asumido de manera intermitente por la monarquía castellana. Desde el principio consideró que esta era la salida correcta que podía dar una solución definitiva a la doble elección.

53Por lo que se refiere a la política castellana, sus circunstancias contribuyeron a dar un peso singular a su principal expresión institucional de práctica asamblearia: las Cortes. Pedro I apenas había contado con ellas a lo largo de su reinado. Bien al contrario, los reinados de Enrique II, Juan I y Enrique III han sido considerados por la historiografía como los de mayor actividad e influencia en la historia de las Cortes en la Castilla medieval, acaso en toda la historia de las Cortes anterior a las de Cádiz de 1812.

54Su presencia en el Rimado de Palacio es notablemente recurrente bajo una imagen en la que, partiendo de su necesidad e importancia institucional, a veces se desliza la queja por la inobservancia y transitoriedad de algunas de sus decisiones. Podría afirmarse con relación a este asunto que Ayala se sitúa en una línea reivindicativa de las prácticas representativas, preocupándole que estas, con demasiada frecuencia, se limitaran a su papel de escenificación de la legitimidad formal en detrimento de una eficacia política más tangible.

55En coherencia con este planteamiento, de las referencias a las reuniones de Cortes en su relato cronístico se desprende su personal reconocimiento para ellas de un valor histórico relevante en el conocimiento y la memoria de los principales acontecimientos de la historia castellana narrada, a la vez que, dada su atención a la construcción de un relato legitimador de la nueva dinastía, las Cortes quedaron integradas en el mismo como un referente irrenunciable a la hora de asegurar un recuerdo conveniente del origen y primer desarrollo de los Trastámara que contribuyese a perpetuar una fama positiva de estos monarcas.

56Más allá de estos intereses personales, en mi opinión, Ayala dio una imagen muy realista del momento alcanzado por las Cortes en su evolución histórica como institución gubernativa del reino castellano. En tal sentido, entendió lo mucho que podían contribuir a la gobernabilidad del reino, situándolas en el primer plano político en contextos críticos. Comprendió los efectos positivos que para los objetivos del bien común podía tener la reunión de gente de diversas procedencias sociales, políticas y geográficas con el objetivo compartido de aconsejar mejor al monarca frente a su valoración negativa hacia lo que pudieran hacer esos consejeros lisonjeros, sólo guiados por el medro cortesano. Valoró, en definitiva, la importancia decisiva que para el reinar tenía el buen consejo sosegado y contrastado a partir de la constatación de una diversidad de opiniones, tal como se hacía posible en las Cortes. Sin embargo, no se le ocultó la inseguridad e insuficiente desarrollo constitucional de los fundamentos institucionales de las Cortes al comprobar y denunciar cómo esos buenos consejos y esos pactos de actuación quedaban demasiado pronto superados por las circunstancias sobrevenidas, denotando la debilidad del compromiso entre rey y asamblea. Acaso sin saberlo, estaba anunciando el sentido de los tiempos por venir, apenas un par de décadas después, en la historia castellana.

Haut de page

Bibliographie

ARRANZ GUZMÁN, Ana, La participación del clero en las Cortes castellano-leonesas. Reconstrucción documental y evolución cronológica (1188-1473), Säarbrucken: Editorial Académica Española, 2012.

BAYONA AZNAR, Bernardo, “La base doctrinal de Juan de Segovia”, en C. R. DE SOUZA ,José Antonio y BAYONA AZNAR, Bernardo, Doctrinas y relaciones de poder en el Cisma de Occidente y en la época conciliar (1378-1449), Zaragoza: Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2013.

BIZZARRI, Hugo O., “Consejos y consejeros, según Pero López de Ayala”, in: e-Spania [en línea], 12, dic. 2011 (URL: http://journals.openedition.org/e-spania/20603).

BLACK, Antony, El pensamiento politico en Europa, 1250-1450, Cambridge: Cambridge University Press, 1992.

BLACK, Antony, Cortes de los Antiguos Reinos de León y Castilla, 1, Madrid: Real Academia de la Historia, 1861.

BLACK, Antony, Cortes de los Antiguos Reinos de León y Castilla, 2, Madrid: Real Academia de la Historia, 1863.

BLACK, Antony, Crónica del rey don Sancho el Bravo, en Crónicas de los Reyes de Castilla, 1, Madrid: Atlas, 1953.

CROUZET-PAVAN, Elisabeth, Le Moyen Âge de Venise: des eaux salées au miracle de pierres, París: Albin Michel, 2015.

DAUMET, Georges, Étude sur l’alliance de la France et de la Castille au XIVe et au XVe siècles, París: Librairie Émile Bouillon Éditeur, 1898.

DÍAZ MARTÍN, Luis Vicente, Pedro I, 1350-1369, Palencia: Diputación Provincial de Palencia y Editorial La Olmeda, 1995.

DÍEZ MARTÍNEZ, José Manuel; BEJARANO RUBIO, Amparo y MOLINA MOLINA, Ángel Luis, Documentos de Juan I, en Colección de Documentos para la Historia del Reino de Murcia, 11, Murcia: Real Academia Alfonso X, 2001.

ESTEPA DÍEZ, Carlos, “Hombres de benefactoría y behetrías en León (siglos XI-XIV). Aproximación a su estudio”, in: RODRÍGUEZ LÓPEZ, Ana (ed.), El lugar del campesino. En torno a la obra de Reyna Pastor, Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2007, p. 113-140.

FOREVILLE, Raimunda, Lateranense I, II y III, Vitoria: Eset, 1972 y de la misma autora, Lateranense IV, Vitoria: Eset, 1972.

GÓMEZ REDONDO, Fernando, Historia de la prosa medieval castellana, II: El desarrollo de los géneros. La ficción caballeresca y el orden religioso, Madrid: Cátedra, 1999.

GRANDA GALLEGO, Cristina, “Las Cortes de Madrid de 1391. Esbozo cronológico”, in: En la España Medieval, 2, 1982, p. 457-466.

HÉBERT, Michel, La voix du peuple. Une histoire des assemblées au Moyen Âge, París: Presses Universitaires de France, 2018.

HOFFMANN, Hasso, Rappresentanza-rappresentazione, Milán: Giuffrè, 2007.

LADERO QUESADA, Miguel Ángel, “Cortes de Castilla y León y fiscalidad regia (1369-1429)”, in: Las Cortes de Castilla y León en la Edad Media, Valladolid: Cortes de Castilla y León, 1, 1988, p. 287-373.

LEE, Daniel, Popular sovereignty in Early Modern Constitutional Thought, Oxford: Oxford University Press, 2016.

LÓPEZ DE AYALA, Pedro, Crónica del rey don Enrique el segundo de Castilla, in: Crónicas de los Reyes de Castilla, 2, Madrid: Atlas, 1953.

LÓPEZ DE AYALA, Pedro, Crónica del rey don Enrique tercero de Castilla e León, in: Crónicas de los Reyes de Castilla, 2, Madrid: Atlas, 1953.

LÓPEZ DE AYALA, Pedro, Crónica del rey don Pedro, en Crónicas de los Reyes de Castilla, 1, Madrid: Editorial Atlas, 1953.

LÓPEZ DE AYALA, Pedro, Crónica del rey don Juan el Primero de Castilla é de León, en Crónicas de los Reyes de Castilla, 2, Madrid: Atlas, 1953.

LÓPEZ DE AYALA, Pedro, Rimado de Palacio, ed. H. O. Bizzarri, Madrid: Real Academia Española, 2012.

MACKAY, Angus, “Las Cortes de Castilla y León y la historia monetaria”, in: Las Cortes de Castilla y León en la Edad Media, Valladolid: Cortes de Castilla y León, 1, 1988, p. 375-426

MARAVALL, José Antonio, “La corriente democrática medieval en España y la fórmula ‘Quod omnes tangit’”, in: id., Estudios de Historia del Pensamiento Español, Madrid: Ediciones Cultura Hispánica, 1973, p. 173-190.

MARTÍNEZ, H. Salvador, “El Cisma de occidente en el Rimado de Palacio”, in: AMRÁN Rica (coord.), Autour de Pedro López de Ayala, París: Université de Picardie-Indigo, 2009, p. 241-261.

NIETO SORIA, José Manuel, “La transpersonalización del poder real en la Castilla Bajomedieval”, in: Anuario de Estudios Medievales, 17, 1987, p. 559-570.

NIETO SORIA, José Manuel, “Los perdones reales en la confrontación política de la Castilla Trastámara”, in: En la España Medieval, 25, 2002, p. 213-266.

ORDUNA, German, “Una nota para el texto del Rimado de Palacio: Vemeçia, venencia, abenençia”, Bulletin of Hispanic Studies, 61, 1964, p. 111-113.

OTTAVIANI, Didier, La naissance de la science politique: autour de Marsile de Padoue, París: Garnier, 2018.

PÉREZ PRENDES, José Manuel, Cortes de Castilla, Barcelona: Ariel, 1974.

RUBIO HERNÁNDEZ, Ángel Jesús, “El Libro Rimado de Palacio: datos sobre la inoperatividad de las Cortes de Castilla y León en el siglo XIV”, in: Las Cortes de Castilla y León, 1188-1988. Actas de la tercera etapa del Congreso Científico sobre la historia de las Cortes de Castilla y León, Valladolid: Cortes de Castilla y León, 1990, 1, p. 319-332.

SERRANO DE HARO, Antonio, El embajador don Pero López de Ayala (1332-1407), Madrid: Ministerio de Asuntos Exteriores, 2001.

SERRANO, Luciano, Cartulario del Infantado de Covarrubias, Valladolid: Tipografía y Casa editorial Cuesta, 1907.

SUÁREZ BILBAO, Fernando, Enrique III, 1390-1406, Palencia: Diputación Provincial de Palencia y Editorial La Olmeda, 1994.

SUÁREZ FERNÁNDEZ, Luis, Castilla, el Cisma y la crisis conciliar (1378-1440), Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1960.

SUÁREZ FERNÁNDEZ, Luis, Historia del reinado de Juan I de Castilla, Madrid: Universidad Autónoma de Madrid, 1977-1982.

VALDALISO CASANOVA, Covadonga, Historiografía y legitimación dinástica. Análisis de la Crónica de Pedro I de Castilla, Valladolid: Universidad de Valladolid, 2010.

VALDEÓN BARUQUE, Julio, Enrique II, 1369-1379, Palencia: Diputación Provincial de Palencia y La Olmeda, 1996.

VALDEÓN BARUQUE, Julio, “Las Cortes de Castilla y León en tiempos de Pedro I y de los primeros Trastámaras (1350-1406)”, in: Las Cortes de Castilla y León en la Edad Media, Valladolid: Cortes de Castilla y León, 1, 1988, p. 173-218.

ZUNZUNEGUI ARAMBURU, José, Bulas y cartas secretas de Inocencio VI (1352-1362), Roma: Instituto Español de Historia Eclesiástica, 1970.

Haut de page

Notes

1 Michel HÉBERT, La voix du peuple. Une histoire des assemblées au Moyen Âge, París: Presses Universitaires de France, 2018, p. 53.

2 Hasso HOFFMANN, Rappresentanza-rappresentazione, Milán: Giuffrè, 2007.

3 Antony BLACK, El pensamiento político en Europa, 1250-1450, Cambridge: Cambridge University Press, 1992, p. 270.

4 Daniel LEE, Popular sovereignty in Early Modern Constitutional Thought, Oxford: Oxford University Press, 2016, p. 1-3.

5 M. HÉBERT, op. cit., p. 158.

6 José Manuel NIETO SORIA, “La transpersonalización del poder real en la Castilla Bajomedieval”, in: Anuario de Estudios Medievales, 17, 1987, p. 559-570.

7 Hugo O. BIZZARRI, “Consejos y consejeros, según Pero López de Ayala”, in: e-Spania [en línea], el 12 de diciembre de 2011 (URL: http://journals.openedition.org/e-spania/20603).

8 Hilario SALVADOR MARTÍNEZ, “El Cisma de occidente en el Rimado de Palacio”, in: Rica AMRAN (coord.), Autour de Pedro López de Ayala, París: Université de Picardie-Indigo, 2009, p. 241-261.

9 Ángel Jesús RUBIO HERNÁNDEZ, “El Libro Rimado de Palacio: datos sobre la inoperatividad de las Cortes de Castilla y León en el siglo XIV”, in: Las Cortes de Castilla y León, 1188-1988. Actas de la tercera etapa del Congreso Científico sobre la historia de las Cortes de Castilla y León, Valladolid: Cortes de Castilla y León, 1990, 1, p. 319-332.

10 Ibid., p. 325.

11 Véase en especial Didier OTTAVIANI, La naissance de la science politique: autour de Marsile de Padoue, París: Garnier, 2018, p. 215-257.

12 Antonio SERRANO DE HARO, El embajador don Pero López de Ayala (1332-1407), Madrid: Ministerio de Asuntos Exteriores, 2001, p. 85-87.

13 Georges DAUMET, Étude sur l’alliance de la France et de la Castille au XIVe et au XV  siècles, París: Librairie Émile Bouillon Éditeur, 1898, p. 44-45.

14 Luis SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla, el Cisma y la crisis conciliar (1378-1440), Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1960, p. 9.

15 Ibid., p. 31 y 200-201.

16 Ibid., p. 36 y 201-204.

17 Pero LÓPEZ DE AYALA, Rimado de Palacio, ed. H. O. Bizzarri, Madrid: Real Academia Española, 2012, estrofa 840, p. 138.

18 Ibid., estrofas 206 a 208, p. 36 y estrofas 837 y 840 a 862, p. 137-144.

19 A. SERRANO DE HARO, op. cit., p. 137.

20 P. LÓPEZ DE AYALA, op. cit., estrofas 206 y 216, p. 36 y 38.

21 Ibid., estrofa 208, p. 36.

22 Ibid., estrofa 208, p. 36.

23 Ibid., estrofas 837-838, p. 136-137.

24 Ibid., estrofa 852, p. 141.

25 Ibid., estrofa 840, p. 148.

26 Germán ORDUNA, “Una nota para el texto del Rimado de Palacio: Vemeçia, venencia, abenençia”, in: Bulletin of Hispanic Studies, XLI, 1964, p. 111-113.

27 P. LÓPEZ DE AYALA, op. cit., estrofa 856.

28 Ibid., 856f.

29 Véase Elisabeth CROUZET-PAVAN, Le Moyen Âge de Venise: des eaux salées au miracle de pierres, París: Albin Michel, 2015.

30 Bernardo BAYONA AZNAR “La base doctrinal de Juan de Segovia”, in: José Antonio C. R. DE SOUZA y Bernardo BAYONA AZNAR, Doctrinas y relaciones de poder en el Cisma de Occidente y en la época conciliar (1378-1449), Zaragoza: Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2013, p. 297-336.

31 M. HÉBERT, op. cit., p. 59.

32 Julio VALDEÓN BARUQUE, “Las Cortes de Castilla y León en tiempos de Pedro I y de los primeros Trastámaras (1350-1406)”, in: Las Cortes de Castilla y León en la Edad Media, Valladolid: Cortes de Castilla y León, 1, 1988, p. 188-191.

33 Ibid., p. 200-201.

34 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Historia del reinado de Juan I de Castilla, Madrid: Universidad Autónoma de Madrid, 1977, I, p. 315-318.

35 Ibid., p. 315.

36 Ibid., p. 19.

37 J. VALDEÓN, art. cit., p. 217.

38 José Manuel PÉREZ PRENDES, Cortes de Castilla, Barcelona: Ariel, 1974, p. 59.

39 P. LÓPEZ DE AYALA, op. cit., estrofa 505, p. 83.

40 Ibid., estrofas 273-276, p. 47.

41 Ibid., estrofa 284, p. 49.

42 Ibid., estrofa 287, p. 49.

43 José Antonio MARAVALL, “La corriente democrática medieval en España y la fórmula ‘Quod omnes tangit’”, in: id., Estudios de Historia del Pensamiento Español, Madrid: Ediciones Cultura Hispánica, 1973, p. 173-190.

44 P. LÓPEZ DE AYALA, op. cit., estrofa 286, p. 49.

45 Loc. cit.

46 Cortes de los Antiguos Reinos de León y Castilla, Madrid: Real Academia de la Historia, 1861, 1, p. 420

47 Ibid., p. 552.

48 Ibid., p. 556-559

49 Ibid., p. 606.

50 Luciano SERRANO, Cartulario del Infantado de Covarrubias, Valladolid: Tipografía y Casa editorial Cuesta, 1907, p. 246 y p. 272.

51 P. LÓPEZ DE AYALA, op. cit., estrofa 513, p. 85.

52 Ibid., estrofas 505-520, p. 83.

53 Fernando SUÁREZ BILBAO, Enrique III, 1390-1406, Palencia: Diputación Provincial de Palencia y Editorial La Olmeda, 1994, p. 163-165.

54 P. LÓPEZ DE AYALA, op. cit., estrofa 506, p. 84.

55 Véase Covadonga VALDALISO CASANOVA, Historiografía y legitimación dinástica. Análisis de la Crónica de Pedro I de Castilla, Valladolid: Universidad de Valladolid, 2010.

56 Fernando GÓMEZ REDONDO, Historia de la prosa medieval castellana, II: El desarrollo de los géneros. La ficción caballeresca y el orden religioso, Madrid: Cátedra, 1999, p. 1790.

57 Ana ARRANZ GUZMÁN, La participación del clero en las Cortes castellano-leonesas. Reconstrucción documental y evolución cronológica (1188-1473), Säarbrucken: Editorial Académica Española, 2012, p. 99.

58 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Pedro, en Crónicas de los Reyes de Castilla, 1, Madrid: Editorial Atlas, 1953, p. 419-423.

59 Ibid., p. 520

60 José ZUNZUNEGUI ARAMBURU, Bulas y cartas secretas de Inocencio VI (1352-1362), Roma: Instituto Español de Historia Eclesiástica, 1970, p. 75-79.

61 Luis Vicente DÍAZ MARTÍN, Pedro I, 1350-1369, Palencia: Diputación Provincial de Palencia y Editorial La Olmeda, 1995, p. 137-139.

62 J. VALDEÓN BARUQUE, Enrique II, 1369-1379, Palencia: Diputación Provincial de Palencia y La Olmeda, 1996, p. 54.

63 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Enrique el segundo de Castilla, en Crónicas de los Reyes de Castilla, II, Madrid: Atlas, 1953, p. 10.

64 J. VALDEÓN BARUQUE, Enrique II…, p. 136-137

65 Véase Carlos ESTEPA DÍEZ, “Hombres de benefactoría y behetrías en León (siglos XI-XIV). Aproximación a su estudio”, in: Ana RODRÍGUEZ LÓPEZ (ed.), El lugar del campesino. En torno a la obra de Reyna Pastor, Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2007, p. 113-140.

66 Angus MACKAY, “Las Cortes de Castilla y León y la historia monetaria”, en Las Cortes de Castilla y León en la Edad Media, Valladolid: Cortes de Castilla y León, 1, 1988, p. 375-426.

67 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Enrique Segundo…, p. 10-11.

68 Miguel Ángel LADERO QUESADA, “Cortes de Castilla y León y fiscalidad regia (1369-1429)”, en Las Cortes de Castilla y León en la Edad Media, Valladolid: Cortes de Castilla y León, 1, 1988, p. 305.

69 Crónica del rey don Sancho el Bravo, en Crónicas de los Reyes de Castilla, 1, Madrid: Atlas, 1953, p. 69.

70 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Juan el Primero de Castilla é de León, en Crónicas de los Reyes de Castilla, 2, Madrid: Atlas, 1953, p. 65.

71 Cortes de los Antiguos Reinos de León y Castilla, Madrid: Real Academia de la Historia, 1863, 2, p. 289. Esta misma referencia específica a los privilegios de Alfonso XI y Enrique II, con exclusión de Pedro I, se constata en los documentos reales contenidos en José Manuel DÍEZ MARTÍNEZ, Amparo BEJARANO RUBIO y Ángel Luis MOLINA MOLINA, Documentos de Juan I, in: Colección de Documentos para la Historia del Reino de Murcia, XI, Murcia: Real Academia Alfonso X, 2001, p. 7-9 y 20-21.

72 Cortes…, II, p. 301-310.

73 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Juan…, p. 68.

74 J. M. DÍEZ MARTÍNEZ, A. BEJARANO RUBIO y Á. L. MOLINA MOLINA, op. cit., p. 68-72.

75 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Juan…, p. 83.

76 Ibid., p. 107.

77 Ibid., p. 118.

78 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Historia del reinado de Juan I, I, p. 373.

79 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Juan…, p. 125-126.

80 Ibid., p. 126-130.

81 Sobre las causas de este perdón general: J. M. NIETO SORIA, “Los perdones reales en la confrontación política de la Castilla Trastámara”, in: En la España Medieval, 25, 2002, p. 230.

82 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Juan…, p. 130.

83 Ibid., p. 130-131.

84 Ibid., p. 133-134

85 Ibid., p. 133.

86 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Enrique tercero de Castilla e León, in: Crónicas de los Reyes de Castilla, 2, Madrid: Atlas, 1953, p. 176 y 179.

87 Cristina GRANDA GALLEGO, “Las Cortes de Madrid de 1391. Esbozo cronológico”, in: En la España Medieval, 2, 1982, p 457-466.

88 P. LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Enrique tercero, p. 174.

89 Ibid., p. 212-216.

90 Ibid., p. 216.

91 Raimunda FOREVILLE, Lateranense I, II y III, Vitoria: Eset, 1972 y de la misma autora, Lateranense IV, Vitoria: Eset, 1972.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Manuel Nieto Soria, « El canciller Ayala y las prácticas asamblearias en la cultura política de su tiempo », e-Spania [En ligne], 34 | octobre 2019, mis en ligne le 09 octobre 2019, consulté le 12 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/32098 ; DOI : 10.4000/e-spania.32098

Haut de page

Auteur

José Manuel Nieto Soria

Universidad Complutense de Madrid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals