Navigation – Plan du site
Pero López de Ayala y su Rimado de palacio : miradas cruzadas

La escritura genealógica en Pedro López de Ayala: conceptos y desarrollo

Arsenio Dacosta et Agurtzane Paz Moro

Résumés

L'objectif de cet article est de clarifier les processus et les effets de l'écriture généalogique au sein de la noblesse castillane à la fin du Moyen Âge. Compte tenu de son caractère précurseur, nous analyserons le cas du Libro del linaje de los señores de Ayala. Il s’agit d’une œuvre généalogique commencée en 1371 par Fernán Pérez de Ayala et que son fils, le chancelier Pedro López ainsi que d'autres descendants, continueront au cours du siècle suivant. Outre cette composition importante qui concerne, de manière intéressée, l’origine et l’évolution du lignage ainsi que leurs alliances, nous analyserons brièvement le contenu d'un texte inclus dans le manuscrit Espagnol 285, conservé à la Bibliothèque Nationale de France. Les deux textes cherchent à exalter le lignage et à prouver sa légitimité à travers divers mécanismes : les valeurs chevaleresques attribuées à ses membres, la propagande antipétriste qui justifie son positionnement politique, l'acquisition de propriété et de droits de patronage ou la parenté avec ses prédécesseurs du manoir d’Ayala, le Salcedo. Le principal bénéficiaire de cette construction laborieuse n’est nul autre que Pedro López de Ayala, chancelier de Castille.

Haut de page

Texte intégral

La escritura genealógica ayalina en su contexto: carácter original y precursor

  • 1 Este artículo forma parte del proyecto de investigación De la Lucha de Bandos a la hidalguía univer (...)
  • 2 La transcripción y el análisis detallado de estos textos puede consultarse en Arsenio DACOSTA, El “ (...)
  • 3 Una descripción sobre las implicaciones de fijar por escrito la genealogía familiar puede observars (...)

1El Libro del linaje de los señores de Ayala y sus continuaciones es un proyecto de escritura genealógica colectiva y transgeneracional que ocupa a los miembros del linaje de Ayala desde que iniciara el proyecto Fernán Pérez de Ayala1, padre del futuro Canciller, en el año 13712. Una de las principales características del género genealógico es la fijación de la memoria colectiva y la creación de un discurso en torno a ella que permitiese el engrandecimiento del linaje, su justificación dinástica, su arraigo territorial y su legitimidad señorial3. En este contexto, la memoria genealógica elaborada por los miembros del linaje de Ayala entre finales del siglo XIV y finales del XV (e incluso después), es ilustrativa y presenta una serie de peculiaridades.

  • 4 Isabel BECEIRO PITA, “El uso de los ancestros por la aristocracia castellana: el caso de los Ayala” (...)
  • 5 José Antonio BARRIO (ed.), Generaciones y semblanzas. Fernán Pérez de Guzmán, Madrid: Cátedra, 1998
  • 6 Sobre la formación del futuro Canciller, véanse Michel Garcia, Obra y personalidad del Canciller Ay (...)
  • 7 Para más información sobre la tardía cronología de la literatura genealógica castellana y las matiz (...)

2Por un lado, la de Fernán Pérez de Ayala es una obra precursora al ser el primer texto castellano –fuera de la corte regia– que recoge toda la línea sucesoria desde un ancestro legendario hasta los parientes contemporáneos del escritor, y es original por su función en la fijación de la memoria y en la exaltación del linaje4. En Castilla no se halla nada comparable hasta mediados del siglo XV, con las Generaciones y Semblanzas de Fernán Pérez de Guzmán, precisamente sobrino carnal del Canciller Ayala5. Una explicación a este hecho procede del alto nivel cultural de los miembros de este linaje, fundamentalmente de Fernán Pérez de Ayala, que se formó bajo el amparo de su tío, el cardenal Barroso, y de su hijo, el canciller Pedro López de Ayala6. En este contexto, es pertinente recalcar el carácter tardío atribuido a la literatura genealógica castellana con respecto a otros territorios europeos. No obstante, hoy en día se está matizando su excepcionalidad en este contexto por los avances que se están realizando en la recuperación de textos de este tipo y por la necesidad de poner el foco de atención en los que aún quedan por recuperar7. Además, es conveniente resaltar el papel de la oralidad en la transmisión de estas memorias, que habría sido fundamental para la redacción de ese manuscrito y sus continuaciones.

  • 8 Existe un quinto manuscrito, el anónimo custodiado en el archivo monástico de Quejana, publicado po (...)

3Los descendientes de Fernán Pérez de Ayala continuaron y completaron su obra genealógica a lo largo de varias generaciones. Se conocen al menos tres textos más en periodo medieval: el elaborado por su hijo, Pedro López, y los encargados, posiblemente, por Pedro López de Ayala, nieto homónimo del Canciller, y por el sobrino del anterior, heredero e instaurador de una nueva línea familiar, el mariscal García López de Ayala8. Este hecho es también una particularidad a escala europea, sólo comparable con los ricordanze italianos, aunque presentan algunas diferencias en el género, pues los textos ayalinos tienen un carácter genealógico y transgeneracional mientras que los ricordanze ofrecen una escritura mixta y pragmática, con un enfoque diarístico, y no específicamente orientado a la reconstrucción genealógica.

Estructura y objetivos de la obra original: Fernán Pérez de Ayala y su Libro del Linaje

  • 9 La disputa está sobradamente estudiada por diversos autores: M. GARCIA, “Genealogía de los señores (...)
  • 10 Entre las acciones que llevó a cabo, destaca la fijación por escrito del Fuero de Ayala, cuya impro (...)
  • 11 A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 56-57 y 82-83.

4El relato genealógico concebido por Fernán Pérez de Ayala, continuado por el Canciller, presenta una estructura lineal que se remonta a un ancestro de estirpe real, don Vela, y transcurre a lo largo de once generaciones. Su objetivo es presentar la línea sucesoria que le ha conducido a la titularidad del señorío sobre el valle de Ayala, cuyo acceso estuvo precedido por una enconada disputa hereditaria entre varios aspirantes9. Esta realidad debilitó su posición en el lugar; por ello, ideó un ambicioso programa que le permitiera legitimarse en el poder, asentarse en el territorio y proyectar una imagen de su linaje ante el resto de la nobleza10. Uno de los elementos esenciales de ese programa fue la elaboración de una memoria genealógica que justificara su acceso al poder, un género literario que ofrece múltiples posibilidades de construcción de la memoria e interpretación del pasado garantizando la transmisión del discurso legitimador que necesitaba para afianzarse en su nueva posición. En este contexto, el relato genealógico por él iniciado se centra en engrandecer su línea y desprestigiar a las ramas oponentes. Para ello, se sirve de insertos narrativos que refuerzan el relato y lo dotan de numerosos ejemplos familiares que, además, han sido reinterpretados moralmente por el autor buscando el ensalzamiento del linaje11. Es una relación que refleja una selección genealógica interesada, y que converge en su persona, la de Fernán Pérez de Ayala, como refundador del linaje.

  • 12 Sobre don Vela y las diferentes teorías sobre su persona, véase I. BECEIRO PITA, art. cit. p. 53-82 (...)

5Creemos oportuno destacar dos de esas digresiones pues ilustran la consecución de ambos objetivos. Por un lado, encabezando el relato, destaca la leyenda familiar de don Vela, un hijo no primogénito del monarca Sancho de Aragón, que entra al servicio del rey castellano Alfonso VI. Las cualidades que se le atribuyen (la ascendencia real, su condición de hijo menor, el servicio al monarca, su labor en la población del valle de Ayala, entre otras) son un reflejo de las propias circunstancias vitales del autor y persiguen un objetivo claro: el enaltecimiento del linaje a través de su vinculación con la realeza, y la justificación dinástica de su acceso al poder, en relación a su vocación servicial y a pesar de ser un hijo segundón12. En este sentido, es remarcable la procedencia toledana de Fernán Pérez y su ascenso social vinculado, primero a los Manuel en Murcia y, después, directamente al monarca. Por otro lado, Fernán Pérez expone la línea sucesoria de los Guevara. La introducción de este relato tiene su transcendencia porque los Guevara y los Ayala presentaban los mismos derechos sucesorios sobre el señorío del valle de Ayala. Ambos descendían de María Sánchez de Salcedo, aunque los Guevara lo hacían por vía de primogenitura. Por tanto, Fernán Pérez de Ayala necesitaba legitimar su acceso al señorío en detrimento de aquellos que aparentemente presentaban mayores derechos sucesorios, a los que deslegitima, y lo hace señalando un acuerdo de sus antepasados que imposibilitaría la concentración del señorío de Ayala y el de Guevara en una misma persona:

  • 13 A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 142.

E esta doña María Sánchez de Salcedo casó con el conde don Pedro Ladrón, que era señor de Guevara e de Oñate. E quando la casaron, don San García de Salzedo e doña María Yéñeguez de Pédrola non habíen fijo varón alguno. Entonces posieron sus posturas entre ellos: que non habíe de heredar a Ayala, ni a Salcedo, ni el valle de Orduña el fijo que dellos oviesse de heredar a Guevara e a Oñate, sinon que lo llevasse el mediano de sus fijos13.

Encadenamiento y originalidad en la Continuación de Pedro López de Ayala

  • 14 La versión más antigua conocida de este documento está custodiada en el archivo del monasterio de S (...)
  • 15 A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 156-170.

6El Canciller retoma la obra de su padre en el punto exacto en el que éste la dejó y la finaliza con su defunción, precedida del inserto de dos documentos muy importantes: la carta fundacional del monasterio de San Juan de Quejana (02.12.1378)14 y su testamento (06.01.1375), en los que, entre otras cosas, se recoge la institución de dos mayorazgos familiares: el de Pedro López, con los bienes de los Ayala en Álava; y el de su hermana Mencía, esposa de Beltrán Vélez de Guevara, con los bienes de los Ceballos en la merindad de Trasmiera. El relato exalta la figura de Fernán Pérez y sus logros individuales, fundamentalmente en lo relativo a la acumulación patrimonial, tanto de rentas como de bienes inmuebles, muchos de los cuales se incorporaron en premio a su servicio a los monarcas castellanos. Así, Pedro López convierte la vida de su padre en un ejemplo, y lo presenta como un modelo (re)fundador del linaje. Paralelamente, desarrolla detalladamente la línea genealógica de su madre, que había quedado en un segundo plano en la obra elaborada por Fernán Pérez, padre del Canciller, ensalzando asimismo a sus antepasados por vía materna15.

  • 16 M. L. LAHOZ, El arte gótico en Álava, Vitoria-Gasteiz: Diputación Foral de Álava, 1999, p. 100.
  • 17 M. L. LAHOZ, “La capilla funeraria del Canciller Ayala. Sus relaciones con Italia”, Boletín del Mus (...)

7Uno de los aspectos más destacados de la Continuación que efectúa el Canciller Ayala es la incorporación de valores caballerescos, sobre todo vinculados con la cultura o la prudencia. No en vano, pertenece a la segunda generación de caballeros de este linaje que se integra en la Orden de la Banda, donde alcanzó el cargo de alférez mayor del pendón de dicha orden. Su interés por la caballería y por encarnar el ideal cristiano es manifiesto también en el panteón que edificó en el solar de Quejana, considerado por Lucía Lahoz, que ha estudiado detenidamente las características formales del conjunto monumental de Quejana, como “uno de los conjuntos mejores del gótico español”16. Erigió la capilla de la Virgen del Cabello, a la que dotó de un programa iconográfico compuesto por el retablo y el pie de altar; por el relicario de la Virgen del Cabello; y finalmente, por su sepulcro y el de su esposa Leonor de Guzmán. Las imágenes del Canciller y su esposa, representados con un aspecto juvenil, en consonancia con la creencia cristiana en la resurrección, así como su indumentaria militar, le presentan como miles christi, acorde a la idea del caballero como soldado por excelencia17.

  • 18 A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 158-159.

8En estrecha relación con el espíritu caballeresco, el relato introduce un parentesco con el Cid procedente del linaje materno. Antolina de la Hoz, una bisabuela de su madre, presentaría un parentesco lejano con el héroe castellano, por ser hija de uno de sus sobrinos. El origen cidiano es un recurso habitual entre los caballeros norteños. Sin embargo, el parentesco con el Cid no le resulta suficientemente glorioso a Pedro López y establece una equiparación entre el Cid y uno de sus antepasados lejanos, Ruy González de Ceballos, realizando así un ejercicio de autoafirmación del linaje: “Rui González de Cevallos, que fue en su tiempo señor de todo el solar de Cevallos, e dicen que non dava bentaja en las lides al Cid”18.

  • 19 Es un ejemplo de su actuación al frente del señorío durante el cautiverio de Pedro López tras la ba (...)
  • 20 Fernán Pérez de Ayala instituyó dos mayorazgos familiares (los primeros documentados de Castilla): (...)

9Este ideal caballeresco y los valores positivos que el conjunto de la literatura genealógica de los Ayala asigna a sus ascendientes masculinos, también se hace extensible a las mujeres, convirtiendo a esas mujeres, asimismo, en ejemplos familiares. Los valores femeninos se centraban en el rango nobiliario, la riqueza, la belleza, la honestidad o la virtud, vislumbrando que la honra de la nobleza medieval alcanzaba a hombres y mujeres por igual. Es destacable que hay un porcentaje alto de personajes femeninos en la literatura genealógica de los Ayala, lo que se traduce en una necesidad del linaje por mostrar su red clientelar desde una perspectiva de la calidad del origen, de las estrategias del linaje y de su engrandecimiento frente a otros linajes de similar condición. No obstante, y a pesar de extrapolar a estas mujeres el ideal de vida medieval, se las presenta, en ocasiones, ejerciendo un papel activo en la administración del patrimonio familiar, como hace Leonor de Guzmán durante las ausencias de su esposo, pues “labró su muger la casa fuerte en Baracaldo”19, y también en la transmisión del patrimonio, tal y como sucede con los bienes de Elvira Álvarez de Ceballos, la madre del Canciller, que pasan a manos de su hija, Mencía20.

  • 21 Es una expresión que resume la manifestación extrema de la honra nobiliaria entre las gentes del no (...)

10Estos valores caballerescos no son exclusivos del texto del Canciller, y ya planeaban sobre la obra de su padre. Sin embargo, el relato de Fernán Pérez, en ocasiones, abandona el ideal caballeresco e introduce valores más propios de la hidalguía, como el honor o la venganza. Estos valores, relacionados con la expresión del “más valer”21, son un reflejo de los conflictos que atenazaron a la nobleza de los siglos XIVXV –principalmente a su sector inferior, el hidalgo–, y forman parte de la experiencia vital de Fernán Pérez. Por tanto, el espíritu caballeresco que introduce en algunos puntos de su relato parece intentar ocultar su verdadero origen; es decir: se trata de un linaje de escuderos que ha ascendido en la última generación hasta la más alta jerarquía nobiliaria castellana.

  • 22 A. DACOSTA, “Apuntes acerca de la dimensión castellana…”.

11Ese ascenso se encuentra estrechamente relacionado con su servicio a los Manuel, que les llevó a adquirir un protagonismo notable en el reino de Murcia, donde desarrollaron su actividad al servicio de este noble linaje. El tatarabuelo homónimo del Canciller fue nombrado preceptor del infante Manuel. El hijo de aquel, Juan Sánchez de Ayala, fue mayordomo de don Juan Manuel y ejerció en su nombre el cargo del adelantamiento mayor de Murcia. Pedro López de Ayala, hijo del anterior y abuelo del futuro Canciller, también sirvió a los Manuel como lugarteniente del adelantamiento mayor y como alférez de su casa, convirtiéndose en su hombre de confianza. Esta estrecha relación se mantuvo hasta 1326 cuando ambos –don Jua  Manuel y Pedro López– pugnaron por alzarse con el adelantamiento de Murcia. A partir de este momento, la vocación servicial de los Ayala se vinculó directamente con el rey Alfonso XI y con sus sucesores22.

  • 23 A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 156.

12Ante esta coyuntura, resulta llamativo que las memorias genealógicas elaboradas por los Ayala omitieran intencionadamente esta realidad y vincularan su éxito exclusivamente al servicio al rey. Así se observa en la explicación que ofrece el Canciller sobre el acceso de su padre al adelantamiento de Murcia: “desque murió el rey don Pedro dio [Enrique II] a este don Fernán Pérez el adelantamiento del reino de Murcia, ca lo tovo don Pero López su padre”23, obviando completamente la mención a don Juan Manuel, en un esfuerzo por ocultar la servidumbre y posterior enfrentamiento que mantuvieron ambos linajes por el control del reino de Murcia a principios del siglo XIV.

  • 24 A. DACOSTA, “Memoria linajística, legitimación dinástica y justificación personal en el Libro del l (...)
  • 25 Id.
  • 26 A. PAZ MORO, Colección documental del monasterio de San Juan de Quejana, p. 84.

13En última instancia, queremos destacar el discurso propagandístico del que está imbuido el conjunto de la literatura genealógica de los Ayala. Esta dimensión política es muy evidente en el tono antipetrista de algunos pasajes de los textos genealógicos posteriores a Fernán Pérez de Ayala, incluido el del Canciller24. Pedro López, por ejemplo, obvia su propia vinculación política con Pedro I, y justifica el cambio de bando por los Ayala, acusando a aquel rey de mostrar cierta inquina hacia su linaje, pues “teníe mala querencia con los de Ayala”25. Este argumento del Canciller –rastreable tanto en la continuación al texto familiar como en sus crónicas– sitúa necesariamente a su padre como víctima de la arbitrariedad que cimenta el arquetipo petrista y justifica el tiranicidio. Sin embargo, esta versión choca frontalmente con la consideración que presenta su padre hacia el monarca ya que, en el texto fundacional del convento de Quejana, encomienda expresamente a las monjas que velen por su alma: “otrosí, les encomiendo el ánima del rey don Pero, que me dio a Quartango”26.

14Este discurso antipetrista en el relato del Canciller se acentúa en las narraciones encargadas por su nieto Pedro López de Ayala, el último miembro de esta rama del linaje, que murió sin descendencia, y por su sobrino el mariscal García López de Ayala, sucesor de la casa. El relato, prácticamente idéntico, que ambos textos realizan sobre la relación entre el monarca y Teresa de Ayala, sobrina del Canciller, es tremendamente ilustrativo, y resulta contradictorio por la decisión de Teresa de Ayala, y de su hija María, por enterrarse con las armas reales del monarca, evidenciando su pertenencia a la familia real:

  • 27 A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 190.

Seiendo ella esta doña Theresa doncella de muy pequeña edad, criándose en casa del rey don Pedro con doña Costanza y doña Ysabel sus fijas que a la sazón eran llamadas ynfantas, el dicho rey don Pedro por fuerza ovo en ella una hija que dixieron doña María, y fue monja en el monasterio de Santo Domingo el Real de Toledo e fue muy noble señora e muy devota religiosa. Y la dicha doña Theresa, su madre, después que finó el dicho Juan Núñez de Aguilar, su marido, como quiera que ella quedase en assaz combenible edad para casar dexó el mundo y entró en el monasterio monja con su fija. El qual monasterio como quiera que antes tubiese algún comienzo pero según el pequeño fundamento que teníe y según lo mucho que ella con el aiuda de Dios en el fiz ansí en edificios y obras como en el doctar de posessiones y en ganar de los reis mercedes y limosnas como en lo guarnecer de ornamentos y en lo poblar de muchas nobles dueñas fijasdalgo y, lo que más es de notar, en lo regir y governar discretamente, bien se puede decir que ella lo fundó27.

  • 28 Sobre la estrategia matrimonial del linaje de Ayala, véase A. PAZ y A. DACOSTA, “‘Las muchas e nota (...)

15Este extracto refleja la contraposición de arquetipos, personificando la vileza en un monarca violador e innoble, y la virtud en una dama de noble estirpe que ejemplifica el prototipo de mujer medieval. Por un lado, contrae matrimonio, cumpliendo así el papel que se asignaba a las mujeres nobles (y también a los hombres) como garantes del engrandecimiento del linaje a través de alianzas matrimoniales con linajes de rango equivalente28. Por otro lado, por su entrada en religión tras la defunción de su marido y las funciones que ejerce en el interior del claustro, promocionando la institución a la que pertenece y administrándola eficazmente.

Otros materiales genealógicos atribuibles a Pedro López de Ayala: el texto del manuscrito Espagnol 285 de la BNFr

  • 29 Un análisis –tanto formal como de contenido– de estos manuscritos puede consultarse en A. DACOSTA y (...)

16La genealogía elaborada por los Ayala, además de ser un texto de uso interno, estaba concebida para su difusión, y los miembros de este linaje recurrían a ella cuando lo consideraban oportuno. Así se advierte en un manuscrito compilatorio de la compra de diversos derechos de patronazgo, cuya noticia nos ha llegado a través de tres copias tardías: el manuscrito Espagnol 285, conservado en la Bibliothèque Nationale de France (BNFr), la más antigua, datada en el siglo XVI; y los manuscritos 18 007 y 18 022 de la Biblioteca Nacional de España (BNE), fechados a lo largo del siglo XVII29.

  • 30 Editado paleográficamente por Béatrice de Florès en Atalaya, 3, 1922, p. 65-74.
  • 31 Este no es un asunto menor, puesto que una de las aspiraciones de este linaje consistía en integrar (...)

17El manuscrito se inicia con un resumen del texto genealógico elaborado por Fernán Pérez de Ayala30, incluyendo una semblanza final del autor procedente de la Continuación efectuada por el Canciller Ayala. A continuación, sigue el documento fundacional del monasterio de San Juan de Quejana –también incluido en el relato genealógico de Pedro López–, una carta ejecutoria de Juan I en el pleito que enfrentó a Fernán Pérez y a la villa de Orduña en torno a la posesión de ciertas aldeas31, y una breve relación de los bienes que pertenecieron al monasterio de Quejana. A partir de este punto, se insertan una serie de relatos genealógicos de los linajes que se repartieron los derechos de patronazgo de las iglesias de Oquendo, Orozco, Abando, Perea, Quejana y Baracaldo, a modo de justificación del origen de esos derechos, que vincula a los vendedores entre sí y los conecta con sus ancestros comunes, los Salcedo. Así, asistimos a una utilización de la genealogía como documento, es decir: como herramienta de control y de poder.

18En relación con estas referencias genealógicas, el manuscrito finaliza con una recopilación de extractos de compraventas de derechos de patronazgo sobre las instituciones citadas. Se trata de compras ínfimas, efectuadas, en gran medida, por Fernán Pérez, probablemente antes del año 1375, que reflejan una enorme fragmentación del señorío que adquirió Fernán Pérez a su llegada a Ayala. Únicamente, se registran dos compras posteriores, protagonizadas por el Canciller Ayala en 1394.

19A pesar de que el protagonista principal de las compras parece ser Fernán Pérez de Ayala –con alusiones expresas a compras realizadas también por el Canciller–, surgen dudas en torno a la autoría, el lugar y a la fecha de compilación del manuscrito original. La existencia de una nota marginal que remite al año 1420, sugiere que la recopilación podría haberse efectuado en torno a esta fecha, durante el gobierno del hijo o del nieto del Canciller. Tampoco es descartable la participación del propio Pedro López o alguien de su entorno en su elaboración, pues todas las transacciones se efectúan en el siglo XIV y las que protagoniza él mismo son las más detalladas. En cualquier caso, los indicios apuntan a un texto elaborado a partir de materiales anteriores. Esta afirmación permite vincular este manuscrito con la existencia de un archivo –o protoarchivo– familiar del linaje de Ayala en tiempos remotos, a partir del segundo tercio del siglo XIV.

  • 32 Son los docs. 2, p. 67-69; 5, p. 74-76; y 6, p. 76-77 de A. PAZ MORO, Colección documental del mona (...)

20Ese archivo familiar se habría custodiado puntualmente en el monasterio de Quejana, con independencia del archivo monástico. Así lo atestiguan algunos de los documentos guardados en dicho archivo. En primer lugar, una compraventa que Fernán Pérez de Ayala realizó en 1339 al hilo del proceso de acumulación patrimonial iniciado por este señor a su llegada al señorío de Ayala, que perseguía la formación de un señorío fuerte y extenso. En segundo lugar, la merced real concedida a favor de Pedro López en 1377 que le eximía del pago de la alcabala de las ferrerías que pretendía edificar en Orozco y Baracaldo. Ninguno de estos documentos presentan relación, a priori, con el patrimonio monástico, y su presencia en el archivo monástico responde a la caducidad de sus contenidos, al menos en cuanto a los derechos que correspondían a los Ayala. Sin embargo, un último documento, la retrocesión del mayorazgo que realiza Pedro López a favor de su padre en 1374, muestra una mayor relación con el archivo monástico, pues a pesar de ser un texto eminentemente señorial forma parte del proceso fundacional de la institución. Este texto es un reflejo de la vinculación entre ambas instituciones –señorío y monasterio– permitiéndonos introducir el concepto de archivos vinculados32.

  • 33 Un documento manuscrito del Canciller reconoce el préstamo de ciertas obras pertenecientes a la bib (...)

21La existencia de este archivo familiar debe vincularse además con la existencia de uno o varios escritorios señoriales. Es evidente en el caso del Canciller y las numerosas obras literarias que redactó a lo largo de su vida, para lo que se nutrió de algunos de los libros contenidos en la biblioteca del monasterio de Quejana33, pero también, en los documentos que escribió durante su retiro en el monasterio de San Miguel de la Morcuera. Asimismo, se puede extrapolar esta afirmación a su padre, quien, además del relato genealógico, fijó por escrito el Fuero de Ayala (1373). Por tanto, estaríamos ante dos scriptoria familiares paralelos e independientes que se habrían desarrollado alrededor de las actividades públicas de estos individuos y que se habrían fusionado en uno a la muerte de Fernán Pérez en 1385.

Conclusiones: la escritura genealógica al servicio del linaje

22Los textos genealógicos elaborados por el linaje de Ayala fueron un útil instrumento de propaganda política, de justificación dinástica y de legitimación señorial en un periodo convulso que los encumbró como señores de Ayala, permitiéndoles acceder a su primer señorío jurisdiccional. Por ello, el inicio de la redacción de este texto debemos encuadrarlo en un contexto más amplio, que se inicia con su asentamiento en el solar de Quejana, donde establecieron su centro de poder, tanto civil como religioso, y que continúa con el proceso de compraventas que les permitió ampliar sus posesiones y su red clientelar en el territorio. Un proyecto de recomposición señorial que culmina con las obras que se ejecutaron al final de la vida del padre del Pedro López: la fundación del monasterio de San Juan de Quejana, la fijación por escrito del Fuero de Ayala, y la redacción de su memoria genealógica. Un ambicioso proyecto de fijación de la memoria de su linaje continuado por el Canciller y que abarca, como vemos, múltiples aspectos, desde la memoria funeraria a la escritura genealógica, pasando por la ampliación de la base dominical, la compilación escrita derecho señorial o las prácticas escriturales y archivísticas. En este contexto, es innegable que la finalidad original del relato genealógico era alcanzar una amplía difusión y acallar las posibles controversias acerca de la legitimidad de la rama ayalina, objetivo que alcanzó a tenor de los autores que reconocen haber consultado estos textos: Fernán Pérez de Guzmán en sus Generaciones y semblanzas o la genealogía anónima custodiada en el archivo del monasterio de Quejana, entre otros muchos testimonios medievales.

23Una de las características más destacadas de este tipo de relatos es su construcción interesada, resaltando los aspectos más oportunos y obviando aquellos más inconvenientes, convirtiéndose así en una útil herramienta del poder señorial en algunos aspectos fundamentales para la consolidación y arraigo de estos linajes en los espacios en los que tuvieron aspiraciones políticas. En primer lugar, permitían al linaje justificar sus derechos frente a otras ramas con similares aspiraciones y derechos sucesorios. La construcción de un relato de estas características permitía la exaltación de una rama familiar en detrimento de otras, que quedaban desprestigiadas. Es muy evidente en el caso de los Guevara, pero no sólo durante la vida de Fernán Pérez, sino también cuando el Mariscal Ayala recibió la titularidad de su señorío en menoscabo de sus primos Guevara, derechos en todos los casos transmitidos por vía femenina.

24Otro de los aspectos que estas genealogías es que buscan resaltar el engrandecimiento del linaje a través de las alianzas con otras estirpes de un mismo nivel, reflejando la importancia de la política matrimonial de estas familias en el incremento de su poder y en la ampliación de su red clientelar. En este sentido, se atribuyen valores positivos a los ascendientes creando múltiples ejemplos familiares a los que se atribuyen valores moralizantes. Lo más distintivo es que esos valores no se asignan exclusivamente a los hombres, y las mujeres del linaje son un dechado de virtudes, representando el ideal de vida medieval. En este contexto, es muy significativo el interés de los Ayala por reflejar la línea sucesoria de las mujeres de su linaje, quienes además de su papel pasivo como esposas virtuosas adquirieron un rol activo en la administración del patrimonio, en la posesión, la transmisión y la vinculación de bienes, así como en la pervivencia del linaje legando su apellido.

25A pesar de ello, estos manuscritos son un ejemplo de descendencia linajística centrada en el primogénito varón. Por tanto, respetan la lógica de la primogenitura en consonancia con el modelo de transmisión del linaje tardomedieval. De hecho, este aspecto forma parte de un plan mayor centrado en la transmisión íntegra del patrimonio señorial, que culminó con la institución del primer mayorazgo documentado de Castilla en la persona de Pedro López, primogénito varón. En este contexto, es destacable el enorme esfuerzo realizado por los Ayala para recomponer el señorío que recibieron –sobre todo en lo relativo a los derechos de patronazgo–, pues se encontraba tremendamente fragmentado, su deseo por conservarlo intacto y, también, por ampliarlo como reflejo de su poder e influencia territorial.

26Por ello, en estrecha relación con esta idea, cabe señalar una última función de la literatura genealógica: su utilidad en la recomposición del señorío ayalino. Los Ayala persiguen la reconstrucción del conjunto del señorío original que había pertenecido a los Salcedo, anteriores titulares y sus antepasados, en una forma de vincularse con el prestigio de sus ancestros. Por tanto, la genealogía permite establecer el vínculo entre los derechos señoriales sobre ciertos espacios emblemáticos perdidos, como los “monasterios” fundados por sus antepasados, en los que, además, se ordenaron inhumar, y el recién ascendido linaje. Esto explica la intensa política de compra de derechos de patronazgo que emprendieron los Ayala. En ese sentido, el manuscrito Espagnol 285 es muestra inequívoca de este objetivo. Paralelamente, la incorporación de derechos de diversa índole, así como tierras y vasallos, serán esenciales para sus ambiciones: crear un señorío fuerte y extenso que permitiese el engrandecimiento de su linaje. De todo ello, además de protagonista y factor, fue principal beneficiario Pedro López de Ayala, Canciller de Castilla.

Haut de page

Notes

1 Este artículo forma parte del proyecto de investigación De la Lucha de Bandos a la hidalguía universal: transformaciones sociales, políticas e ideológicas en el País Vasco (siglos XIV y XV), Ministerio de Ciencia e Innovación (HAR2017-83980-P) y del Grupo (A) de Investigación del Grupo Universitario Vasco Sociedad, poder y cultura, IT-896-16.

2 La transcripción y el análisis detallado de estos textos puede consultarse en Arsenio DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala” y otros textos genealógicos. Materiales para el estudio de la conciencia del linaje en la Baja Edad Media, Bilbao: EHU Press, 2007.

3 Una descripción sobre las implicaciones de fijar por escrito la genealogía familiar puede observarse en A. DACOSTA, “Mecanismos y articulaciones discursivas en la construcción de la memoria genealógica: el caso de los Ayala”, in: A. DACOSTA et alii (eds.), La conciencia de los antepasados. La construcción de la memoria de la nobleza en la Baja Edad Media, Madrid: Marcial Pons, 2014, p. 145-173, p. 156-158.

4 Isabel BECEIRO PITA, “El uso de los ancestros por la aristocracia castellana: el caso de los Ayala”, Revista de dialectología y tradiciones populares, 50, 1995, p. 53-82.

5 José Antonio BARRIO (ed.), Generaciones y semblanzas. Fernán Pérez de Guzmán, Madrid: Cátedra, 1998.

6 Sobre la formación del futuro Canciller, véanse Michel Garcia, Obra y personalidad del Canciller Ayala, Madrid: Alhambra, 1982 y José Ramón Díaz de Durana y A. Dacosta, “Biografía de Don Pero López de Ayala: una revisión crítica” in: La figura del Canciller Ayala, Vitoria-Gasteiz: Diputación Foral de Álava, 2007, p. 22-95.

7 Para más información sobre la tardía cronología de la literatura genealógica castellana y las matizaciones que actualmente se están llevando a cabo, véanse los trabajos de A. DACOSTA, “De la anomalía a lo extraordinario: nobleza, linaje y escritura genealógica en Castila (siglos XIII-XIV)”, Hispania, 75 (251), 2015, p. 617-640 y “A propósito de un aparente silencio: la memoria genealógica escrita de la nobleza peninsular en la Baja Edad Media”, Tiempos Modernos, 16 (1), 2016, p. 73-87.

8 Existe un quinto manuscrito, el anónimo custodiado en el archivo monástico de Quejana, publicado por A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 199-206 y por Agurtzane PAZ MORO, Colección documental del monasterio de San Juan de Quejana (Álava, 1332-1525), Bilbao: EHU Press, 2017, doc. anexos 2, p. LXV-LXXI.

9 La disputa está sobradamente estudiada por diversos autores: M. GARCIA, “Genealogía de los señores de Ayala”, in: La formación de Álava. 650 Aniversario del Pacto de Arriaga (1332-1982). II Congreso de Estudios Históricos, Vitoria-Gasteiz: Diputación Foral de Álava, 1984-1985, p. 167-179; Ernesto GARCÍA FERNÁNDEZ, “El linaje del Canciller don Pedro López de Ayala”, in: Félix LÓPEZ DE ULLÍBARRI (dir.), El linaje del Canciller Ayala, Vitoria-Gasteiz: Diputación Foral de Álava, p. 80-291 y A. DACOSTA, “Apuntes acerca de la dimensión castellana de los Ayala durante la Baja Edad Media”, in: E. GARCÍA FERNÁNDEZ (coord.), La tierra de Ayala. Actas de las Jornadas de Estudios Históricos en conmemoración del 600 Aniversario de la construcción de la Torre de Quejana, Vitoria-Gasteiz: Diputación Foral de Álava, 2001, p. 101-116.

10 Entre las acciones que llevó a cabo, destaca la fijación por escrito del Fuero de Ayala, cuya impronta quedó patente en su proemio (1373) –Luis María URIARTE LEBARIO, El Fuero de Ayala. Introducción: Antonio María de Oriol y Urquijo, Vitoria-Gasteiz: Diputación Foral de Álava, 1974–, y la edificación del conjunto monumental del solar de Quejana –María Lucía LAHOZ, “En torno al panteón de don Fernán Pérez de Ayala”, Sancho el Sabio. Revista de cultura e investigación vasca, 5, 1995, p. 285-297 y Micaela PORTILLA, Quejana, solar de los Ayala, Vitoria: Diputación Foral de Álava, 1983–, integrado por el palacio y el monasterio de monjas dominicas –Agurtzane PAZ MORO, San Juan de Quejana, un monasterio familiar de dominicas en el valle alavés de Ayala (1378-1525). Sus vínculos con el linaje de Ayala, Bilbao: EHU Press, 2017.

11 A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 56-57 y 82-83.

12 Sobre don Vela y las diferentes teorías sobre su persona, véase I. BECEIRO PITA, art. cit. p. 53-82 y “La legitimación del linaje a través de los ancestros”, in: Jon Andoni FERNÁNDEZ DE LARREA y J. R. DÍAZ DE DURANA (eds.), Memoria e historia. Utilización política en la Corona de Castilla al final de la Edad Media, Madrid: Sílex, 2010, p. 77-99, así como E. GARCÍA FERNÁNDEZ, art. cit., p. 144-156.

13 A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 142.

14 La versión más antigua conocida de este documento está custodiada en el archivo del monasterio de San Juan de Quejana y se remonta a un traslado del año 1513. Está editado en A. PAZ MORO, Colección documental del monasterio de San Juan de Quejana, doc. 9, p. 81-85.

15 A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 156-170.

16 M. L. LAHOZ, El arte gótico en Álava, Vitoria-Gasteiz: Diputación Foral de Álava, 1999, p. 100.

17 M. L. LAHOZ, “La capilla funeraria del Canciller Ayala. Sus relaciones con Italia”, Boletín del Museo e Instituto Camón Aznar, 53, 1993, p. 71-112 y A. PAZ MORO, San Juan de Quejana, p. 79-82. En este sentido, es importante destacar también que los Moralia de Gregorio Magno, una obra que despertó gran interés en el Canciller Ayala pues procedió a su traducción, fue uno de los referentes en la equiparación de los dos miembros de la militia christi, el monje y el soldado, en su faceta como combatientes del mal en los planos espiritual y físico respectivamente –José Luis Senra, “El mecenazgo artístico de la nobleza en los monasterios románicos benedictinos de Castilla y León”, in: José Ángel García de Cortázar y Ramón Teja (coords.), Monasterios y nobles en la España del románico: entre la devoción y la estrategia, Palencia: Fundación Santa María La Real, 2014, p. 61-95.

18 A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 158-159.

19 Es un ejemplo de su actuación al frente del señorío durante el cautiverio de Pedro López tras la batalla de Aljubarrota. Se encuentra recogido en la Compilación que efectuó el Mariscal Ayala, publicada en Ibid., p. 185.

20 Fernán Pérez de Ayala instituyó dos mayorazgos familiares (los primeros documentados de Castilla): el de su primogénito Pedro López de Ayala, integrado por su señorío en el valle de Ayala y sus posesiones y cargos en Toledo; y el de su hija mayor, Mencía de Ayala, casada con Beltrán Ibáñez de Guevara, constituido con los bienes que su esposa había disfrutado en la merindad de Trasmiera. Mencía de Ayala, además de ejercer un señorío jurisdiccional sobre algunos de esos lugares (Escalante en Cantabria), fue la encargada de designar heredero, optando por transmitir ese patrimonio a su segundogénito (A. PAZ y A. DACOSTA, “‘Las muchas e notables dueñas’: las estrategias de alianza linajística tejidas en torno al Canciller Ayala”, in: Rica AMRÁN (ed.), Releyendo Pedro López de Ayala diez años después, Amiens/Binges: Université de Picardie Jules Verne/Éditions Orbis Tertius, 2019, p. 29-49, p. 36-39).

21 Es una expresión que resume la manifestación extrema de la honra nobiliaria entre las gentes del norte de la Corona de Castilla, concepto especialmente nítido en las obras de Lope García de Salazar (1399-1476), fundamentalmente en su Libro de las buenas andanças e fortunas (ed. Consuelo Villacorta, Bilbao: EHU Press, 2015). La bibliografía al respecto es amplia, y sólo citaremos algunas obras de referencia: Julio CARO BAROJA, Linajes y bandos. A propósito de la nueva edición de las “Bienandanzas e fortunas”, Bilbao: Diputación Foral de Vizcaya, 1956; José Ángel ACHÓN INSAUSTI, “‘Valer más’ o ‘valer igual’: estrategias banderizas y corporativas en la constitución de la provincia de Guipúzcoa”, in: El Pueblo Vasco en el Renacimiento (1491-1521), Bilbao: Mensajero, 1994, p. 55-76; y A. DACOSTA, Los linajes de Bizkaia en la Baja Edad Media: poder, parentesco y conflicto, Bilbao: EHU Press, 2003, en especial, cap. 1.

22 A. DACOSTA, “Apuntes acerca de la dimensión castellana…”.

23 A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 156.

24 A. DACOSTA, “Memoria linajística, legitimación dinástica y justificación personal en el Libro del linaje de los señores de Ayala y sus continuaciones”, e-Spania [en ligne], 11 | Juin 2011, consulté le 25 septembre 2019. URL: https://journals.openedition.org/e-spania/20260.

25 Id.

26 A. PAZ MORO, Colección documental del monasterio de San Juan de Quejana, p. 84.

27 A. DACOSTA, El “Libro del Linaje de los señores de Ayala”, p. 190.

28 Sobre la estrategia matrimonial del linaje de Ayala, véase A. PAZ y A. DACOSTA, “‘Las muchas e notables dueñas’”.

29 Un análisis –tanto formal como de contenido– de estos manuscritos puede consultarse en A. DACOSTA y José Ángel LEMA PUEYO, “Del documento al archivo: estrategias de edición en la reconstrucción de una historia del siglo XIV”, in: Miguel Anxo PENA; Inmaculada DELGADO (coords.), A quinientos años de la Políglota: el proyecto humanístico de Cisneros. Fuentes documentales y líneas de investigación, Salamanca: Universidad Pontificia de Salamanca, p. 287-305.

30 Editado paleográficamente por Béatrice de Florès en Atalaya, 3, 1922, p. 65-74.

31 Este no es un asunto menor, puesto que una de las aspiraciones de este linaje consistía en integrar esta villa (más tarde convertida en ciudad) entre sus posesiones, único reducto de realengo en las inmediaciones de su señorío. No obstante, y a pesar de la voluntad de la monarquía por satisfacer esa ambición, que se vio recompensada con diversas prerrogativas sobre el lugar, la resistencia de la villa impidió su traspaso absoluto a la órbita del linaje de Ayala. E. GARCÍA FERNÁNDEZ, “Resistencia antiseñorial en el País Vasco: las relaciones entre los Ayala y sus vasallos en la Edad Media”, in: Rosario PORRES MARIJUÁN (ed.), Poder, resistencia y conflicto en las Provincias Vascas (siglos XV-XVIII), Bilbao: EHU Press, 2001, p. 85-110 y Juan Manuel GONZÁLEZ CEMBELLÍN, “Orduña en la Edad Media: del concejo abierto al concejo cerrado”, Vasconia. Cuadernos de Historia-Geografía, 15, 1990, p. 58-75.

32 Son los docs. 2, p. 67-69; 5, p. 74-76; y 6, p. 76-77 de A. PAZ MORO, Colección documental del monasterio de San Juan de Quejana. Una descripción más detallada de los vestigios del archivo familiar en el archivo monástico y de los vínculos generados entre ambas instituciones puede consultarse en ibid., p. 35-42 y en id., “Vestigios de un archivo familiar en un archivo monástico. La vinculación de la Casa de Ayala con el monasterio de Quejana (Ayala, Álava)”, in: Véronique LAMAZOU-DUPLAN (dir.), Trésor, Arsenal, Mémorial. Les archives de famille en péninsule Ibérique et dans l’Occident chrétien (Moyen Âge, première modernité), en prensa.

33 Un documento manuscrito del Canciller reconoce el préstamo de ciertas obras pertenecientes a la biblioteca monástica: se trata de tres ejemplares en romance de los Moralia de Gregorio Magno, la Secunda Secundae de santo Tomás de Aquino, la Suma Johanina, una copia en latín de las Epístolas de San Pablo, y por último un salterio glosado –A. PAZ MORO, Colección documental del monasterio de San Juan de Quejana, doc. 22, p. 112-113. Una introducción a las características de la biblioteca de San Juan de Quejana está disponible en A. PAZ MORO, San Juan de Quejana, p. 229-232.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Arsenio Dacosta et Agurtzane Paz Moro, « La escritura genealógica en Pedro López de Ayala: conceptos y desarrollo », e-Spania [En ligne], 34 | octobre 2019, mis en ligne le 09 octobre 2019, consulté le 12 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/32121 ; DOI : 10.4000/e-spania.32121

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals