Navigation – Plan du site
Preuve/Épreuve : démonstration de la vérité en péninsule Ibérique (XIIIe-XVe siècle)
I. Usage de la preuve dans l’œuvre d’Alphonse X

Los relatos históricos de Alfonso X: búsqueda y construcción de la verdad

Joaquín Rubio Tovar

Résumés

Los historiadores alfonsíes se plantearon los mismos problemas que han interesado a historiadores de todos los tiempos. Buscaron documentación y determinaron cuál era la más fiable para su propósito. Sin embargo, la jerarquía otorgada a algunas fuentes no era un argumento suficiente para incorporar hechos en el relato de la historia, ni era prueba de que lo que se iba a narrar era verdadero. Una vez escogida, la autoridad se daba por buena, pero se explicaba y confrontaba con otras autoridades. Era imprescindible un ejercicio de raciocinio para comprobar la veracidad, la lógica de lo leído en las fuentes, así como la exposición razonada de los hechos, una narración adecuada a la trascendencia de lo que se narraba. La prueba se construía también con una redacción coherente.

Haut de page

Texte intégral

1. La verdad y la razón

1La lenta elaboración de mi tesis doctoral sobre la relación entre varios manuscritos de la Estoria de España (EE) y otras crónicas me permitió descubrir problemas y áreas de estudio distintos a los objetivos que me planteé inicialmente. Poco a poco empezó a interesarme la práctica de la traducción y las ideas que la sustentaban, así como la idea de historia que inspiraba la obra y su dimensión política, el largo y complejo proceso para elaborar un texto y los problemas que suscitó a los historiadores la conversión de los fechos en narrativa.

2A estos intereses debo añadir la influencia de algunos ensayistas e historiadores, relacionados con distintas corrientes de pensamiento del siglo XX, y cuya obra se desarrolla entre la filosofía, la crítica literaria y la historia. El contenido de las páginas que siguen es fruto, por un lado, de la continua lectura de textos alfonsíes y, por otro, de reflexiones sobre la naturaleza del saber histórico, que proceden de autores como los mencionados.

  • 1 No se me oculta que los historiadores recogieron noticias que debieron resultarles increíbles. Me r (...)

3Los historiadores alfonsíes consideraban que los hechos que narraban habían sucedido y eran, por lo tanto, verdaderos1. Es cierto que algunas de las fuentes que manejaron no siempre presentaban la forma deseada o se mostraban a la manera de fábulas o fabliellas, pero los historiadores consideraban que bajo esa forma se escondían también hechos verdaderos. Del mismo modo, y como recordaré en su momento, era impensable que prescindieran del testimonio de los juglares, aunque sus cantares no gozaran del mismo aprecio que otras obras eruditas. Tanto en la General estoria, como en la Estoria de España se escogen hechos sucedidos: ¿podría ser de otra manera tratándose del género histórico? Puede recordarse en este punto la autoridad de Aristóteles, pero sobre todo de san Isidoro.

4Sin embargo, no hay que remontarse a estos maestros, porque en la obra del propio rey, tanto en algunos prólogos, como en pasajes entreverados en el relato de los hechos (hoy los llamamos metadiscursivos), leemos que aquellos que se recogen y narran son verdaderos, que la razón es una guía sólida para encontrar la verdad y diferenciar lo cierto de los que no lo es. La razón preside la empresa regia. Alfonso X lo expresa con total claridad en El Setenario y en el prólogo a la General Estoria. En el Setenario leemos:

  • 2 Kenneth H. VANDERFORD (ed.), Setenario (estudio preliminar de Rafael LAPESA), Barcelona: Crítica, 1 (...)

Rrazón [...] es atal commo la lunbre entre las tiniebras; ca ella alunbra el entendimiento e ffaz connosçer la natura e ssabe ciertamiente las cosas, e demuéstralas, rrazonando e departiendo lo que sse muestra por ssignifficança, e ordena los ffechos, cada uno o deue, e dales acabamiento commo conuyene2.

5Y también:

  • 3 Loc. cit.

[la razón] alunbra todas las cosas que sson oscuras de entender e de ssaber en todos los tienpos que los omnes han, tan bien en lo pasado, commo en lo de luego, commo en lo otro que ha de venir3.

6En el prólogo a la Primera Partida se afirma:

  • 4 Ramón MENÉNDEZ PIDAL, Rafael LAPESA, Mª Soledad ANDRES CASTELLANOS, Centro de Estudios Históricos, (...)

Fezimos ende este libro por que nos ayudemos del e los otros que después de nos veniesen conosçiendo las cosas e yendo a ellas çierta mente. Ca mucho conuiene a los reyes, e señalada mente a los destos rregnos, de auer muy grant entendimiento para conosçer las cosas segunt son. Et estremar el derecho del tuerto e la manera de la verdat. Ca el que esto non supiese non podrá fazer la justicia [...] Ca los reyes, sabiendo las cosas que son verdaderas e derechas, fazer las han ellos e non consintirán a los otros que pasen contra ellas4.

7Y resulta capital en este punto recordar el prólogo a la General Estoria, donde se refiere a la existencia de tres tiempos y se expresa la convicción de que los hechos que tuvieron lugar en el pasado pueden conocerse:

  • 5 Pedro SÁNCHEZ-PRIETO BORJA (ed.), Alfonso X el Sabio. General Estoria. Primera parte, Madrid: Bibli (...)

Natural cosa es de cobdiciar los omnes saber los fechos que acahescen en todos los tiempos, tan bien en el tiempo que es pasado como en aquel en que están, como en el otro que á de venir. Peró d’estos tres tiempos non puede omne ser cierto fueras d’aquel que es passado. Ca si es del tiempo que á de venir, non pueden los omnes saber el comienço nin la fin de las cosas y auernan, e por ende non lo saben çierta mientre; si es del tiempo en que están, maguer saben los comienços de los fechos que en él se fazen, por que non pueden saber la fin qual será, tenemos que non lo saben complida mientre; mas del tiempo pasado, por que saben los comienços e los acabamientos de los fechos que y se fizieron, dezimos que alcançan los omnes por este tiempo cierte mientre el saber de las cosas que fueron5.

8La prueba de que los hechos son ciertos es incuestionable: tuvieron un principio y un final. Sabemos cómo empezaron y acabaron. Destaco el empleo de los términos cierto y verdad:

  • 6 Loc. cit.

Onde porque el saber del tiempo que fue es çierto e non de los otros dos tiempos, trabajáronse los sabios omnes de meter en escrito los fechos que son pasados por aver remembrança d’ellos como si estonçes fuesen, e que lo sopiessen los que avién de venir assí como ellos. Et fizieron d’esto muchos libros que son llamados estorias e gestas en que contaron de los fechos de Dios e de los profetas e de los santos, e otrossí de los reyes, e de los altos omnes e de las cavallerías e de los pueblos. E dixieron la verdat de todas las cosas, e non quisieron nada encobrir6.

9La preocupación por la verdad, por contar los hechos que sucedieron y la discusión de los omnes sabios acerca de la realidad de lo narrado es una constante en las crónicas, tanto la universal como la de España. Las citas que avalan esta información pueden multiplicarse. Valga una como ejemplo:

  • 7 Belén ALMEIDA (ed.), Alfonso X el Sabio. General Estoria. Segunda parte, Madrid: Biblioteca Castro, (...)

E en este lugar se acaba el fecho e el destruimiento de Troya, e porque aquellos dos cavalleros sabios Daires de Troya e Ditis de Grecia se acertaron en todo el fecho de Troya, el uno con los troyanos e el otro con los griegos, e fizieron ellos ende este escrito, departen los omnes buenos e sabios que esta estoria segunt que la aquí avernos contada es la más verdadera que y á. Pero porque fablan munchos abtores e otros sabios de los fechos de Troya [...] e fizieron ende cada unos sus estorias que dexaron escritas en que dixeron los unos de una guisa e los otros de otra e á ý razones apuestas e fermosas para aquí, mas non las contaron ellos, e queremos nós dezir agora aquí algunas d’ellas por que sea la su estoria más complida7.

10Los historiadores cotejaron todos los relatos y agotaron las fuentes de que disponían. El sentido crítico les permitía valorar y discutir los testimonios conservados y crear un texto en el que se armonizaran, o no, distintas versiones de los hechos. Pero no son infrecuentes pasajes como el reproducido en el que se expresan las dificultades de los historiadores para armonizar las fuentes y cómo encajar versiones contrapuestas. Estas manifestaciones, así como la lectura de fragmentos que no han llegado a ensamblarse son reveladores del valor que daban aquellos equipos de trabajo a su tarea.

2. El descenso al lenguaje

11Las dificultades surgen cuando hay que trasladar esta verdad a la escritura, cuando hay que decidir cuál de las estorias conservadas es la más fiable, en virtud de qué principios organizar el discurso y dar preeminencia a unos hechos frente a otros y cómo hacerlo; en definitiva, cómo narrar los hechos, cómo materializar y exponer la verdad. Es decir, el problema se presenta cuando se desciende al lenguaje, al orden del discurso. Los historiadores dejaron constancia de sus dificultades, de las decisiones que debían tomar al comprobar contradicciones y errores cronológicos en las fuentes, al comprobar que un mismo episodio se narraba en años y espacios diferentes y se perdía su unidad, al tener que decidir cuál de las versiones de que disponían era preferible. La expresión de estas dificultades es muy reveladora, porque explica qué clase de pruebas o argumentos se consideraban válidos y permitían dar un relato por verdadero. Una de las ideas que sostengo en este ensayo es que la verdad se busca, pero también se construye, y estas dos actividades –la búsqueda y la construcción– condicionan la escritura de la historia y todas las fases que determinan el proceso.

2.1. El trabajo sobre las fuentes: búsqueda y prueba de la verdad

12Las fuentes no eran ventanas abiertas al pasado, como creían los positivistas, pero tampoco muros que impidieran analizar las obras, sino textos que era necesario comparar. El análisis de las distorsiones de cada fuente era el principio del camino crítico.

  • 8 “Était approuvée par l’autorité commune” (Bernard GUENÉE, Histoire et Culture historique dans l’Occ (...)
  • 9 Beda el Venerable escribía en la Historia eclesiástica del pueblo de los anglos que había escrito l (...)

13El historiador se apoyaba siempre en un libro (auctoritas), cuya solvencia era refrendada por una poderosa tradición como señala Guenée8. Y en la mayor parte de los casos, se trataba de fuentes escritas9. La auctoritas proviene de los libros y las pruebas para demostrar la verdad de un hecho se toman de ellas. En las obras históricas a que me vengo refiriendo, las referencias a la auctoritas no son infrecuentes. En ocasiones, el término prueba va unido al de autoridad, como leemos en estos dos ejemplos;

  • 10 P. SÁNCHEZ-PRIETO BORJA, General Estoria. Primera parte, 1, p. 160.

para probar la incarnación de Nuestro Señor Jesucristo aduzen en las lecciones de la noche de Navidat sus pruevas de autoridades tan bien de gentiles tomadas del arábigo, e otrossí de judíos10.

  • 11 B. ALMEIDA, General Estoria. Segunda parte, 2, p. 46.

Onde esto así cuemo oídes por las pruebas de los autores verdat fue que ovo en la isla de Creta cient ciudades buenas11.

14Otras veces, la prueba aparece junto al nombre de algún autor que era considerado autoridad:

  • 12 P. SÁNCHEZ-PRIETO BORJA, General Estoria. Primera parte, 2, p. 161.

Onde diz sobr’este logar Lucas obispo de Tuy que estas pruebas d’estos saberes non las podrían fazer si non omnes que visquiessen quinientos e treinta años12.

  • 13 Elena TRUJILLO (ed.), Alfonso X el Sabio. General Estoria. Quinta parte, Madrid: Biblioteca Castro, (...)

E este loor que los judíos fazién a Dios muestra Josefo que verdadero fue, e pruébalo por Estrabo, e Nicolao, e por Tito Livio, e por todos los otros que escribieron los fechos de Pompeyo, e de las otras istorias de Roma13.

15Frente a las compilaciones históricas que se limitaban a yuxtaponer los textos sin mayor reflexión sobre ellos, los historiadores alfonsíes escrutaron las fuentes y determinaron cuáles de ellas merecían ayuntarse y cómo. Las fuentes no se dispusieron sin más, una tras otra, sin criterio alguno. El cotejo que realizaron debió de alertar a los historiadores de desavenencias y problemas. Los comentarios que dejaron aquí y allá sobre discrepancias y sobre la endeblez de algunos textos y las contradicciones en cuanto a la cronología y errores son muy elocuentes y reflejan las dificultades con que se encontraron. Hubo un trabajo de jerarquización, de discriminación, porque no todos los historiadores ni sus relatos tenían la misma credibilidad. Si las fuentes concordaban y no presentaban contradicciones, el historiador debía seguirlas. Pero cuando aparecía el desacuerdo, entonces se procedía a una revisión y discusión crítica. No se podía acceder a los hechos ni examinarlos en sí mismos y era la razón, el examen crítico de los textos, quienes determinaban la verdad.

16La tarea del historiador comenzaba por establecer o aceptar una jerarquía a partir de la cual podía deducir qué relato debía seguir y cuál debía rechazar. Para un historiador del siglo XIII, la autoridad proviene del libro, de los relatos de los omnes sabios, que dedicaron tanto tiempo a espaladinar estorias, “los nuestros”, como los llama a veces.

17En principio se imponían los relatos más pormenorizados, los más ricos en información, pero esto no significa que fueran siempre los preferidos. Lo que sí es cierto es que en caso de desavenencias entre unos relatos y otros había más respeto por unas fuentes que por otras. Los estudios sobre la Estoria de España que realizó Diego Catalán son concluyentes a este respecto:

  • 14 Diego CATALÁN, La Estoria de España de Alfonso X. Creación y Evolución, Madrid: Seminario Menéndez (...)

En caso de discernimiento no armonizable entre las fuentes, se da preferencia a las más respetadas, de acuerdo con un orden jerárquico que, por ejemplo, exige corregir al Tudense con el Toledano, a la Historia Roderici con estos dos historiadores generales, a Ibn ʽAlqama con la Historia Arabum y a los cantares de gesta y romances de los juglares con cualquier fuente erudita14.

  • 15 Diego CATALÁN, La épica española. Nueva documentación y nueva evaluación, Madrid: Fundación Ramón M (...)

18Alfonso X tuvo en muy alta consideración la narración del Toledano, pero completó su relato, siempre que lo considerara oportuno, con el relato del Tudense y otros textos. Acudió a los relatos escuchados a los juglares, que presentaban a veces versiones conflictivas con los relatos latinos. Cuando no existían fuentes eruditas con las que contrastar y subordinar la narración, el cantar de gesta conservaba una gran autonomía, pero cuando pasaba por un filtro historiográfico, entonces no se resumía de manera homogénea15; de ahí que sea desigual el tratamiento dado a unas escenas y a otras con el fin de que la narración se conformara a los cánones de la historia a que se atenía Alfonso X y que defiende explícitamente.

  • 16 Marta LACOMBA indica que para justificar la elección de sus fuentes, los cronistas apelaban a dos t (...)

19Alfonso X creía necesario contrastar la verdat que leía en las historias escritas en latín por los omnes sabios, con la versión de los sucesos ocurridos en la península que difundían las narraciones poéticas transmitidas oralmente. El género épico no tenía el prestigio de las escripturas en latín. Este juicio de los historiadores alfonsíes figuraba ya un cuarto de siglo antes en De rebus Hispaniae, donde leemos que es preferible aceptar la evidencia de los hechos que dar oídos a las narraciones fabulosas. A los historiadores que venían de la tradición erudita se les llamaba “honrados omnes”, “maestros”, “omnes sabios e onrrados”, que “en sus latines ovieron sabor de escodriñar las estorias”, y frente a ellos, el género épico y los juglares16. Pero a pesar de esta desconfianza, los historiadores alfonsíes tuvieron muy presentes los cantares divulgados oralmente. Los juglares habían creado una memoria colectiva del pasado para un público amplio sin el apoyo de la escritura y, a la vez, una cultura literaria con la que debían contar los letrados. Los historiadores, dice Diego Catalán:

  • 17 Ibid., p. 17.

encontraban en los cantares de gesta memoria viva de conflictos políticos y sociales del pasado que la historia de los ‘sabios’ no había sido capaz de retener, y relatos ‘cumplidos’, esto es, demorados, de los acontecimientos, que les permitían revivir los dramas históricos17.

20No es extraño que encontremos constancia de las diferentes versiones de los hechos y que se tome partido por un relato u otro. Estas desavenencias aparecen en todas las crónicas nacidas de la tradición alfonsí, como la Crónica de Veinte Reyes:

  • 18 Mariano DE LA CAMPA GUTIÉRREZ (ed.), La 'Estoria de España' de Alfonso X. Estudio y edición de la v (...)

Algunos dizen en sus cantares que avie el rrey don Ferrando un fijo de ganançia que era cardenal en Rroma, e legado de toda España, [...] et avie nonbre don Ferrando, mas esto non lo fallamos en las estorias de los maestros que las escripturas conpusieron, et por ende tenemos que non fue verdad, ca si quier non es derecho que vn omne tantas dignidades touiesse18.

21O también:

  • 19 Íbid. La cursiva es mía.

Dizen aquí el arçobispo de Toledo, don Rrodrigo de Toledo et don Lucas de Tuy [...] que en su salud, antes que enfermase el rey don Ferrando [...] que fizo el sus cortes en Leon et que estonçes partio los rregnos a los fijos e que dio y a doña Urraca su fija a Çamora [...] Et como quier que esta sea la verdad que estos onrrados omnes dizen, fallamos en otros logares e en el cantar que dizen del rey don Ferrando que en el castillo de Cabeçón, yaziendo el doliente, partio los rregnos asi como deximos19.

22Pero los historiadores no siempre contrapusieron las diferentes versiones de un mismo hecho, sino que a veces intentaron armonizarlas en un relato único, de suerte que corregían la narración de la fuente menos digna de crédito (de acuerdo con su escala de autoridad) para reducir sus discrepancias respecto a la que consideraban más autorizada. Los historiadores del scriptorium se esforzaron en crear un relato carente de contradicciones en el que se armonizaran las divergencias entre las fuentes. Aun reconociendo mayor autoridad a las fuentes latinas, identificadas como “los nuestros”, véase como en este pasaje se ilustra la voluntad de no prescindir de ninguna versión, sean latinas o árabes, como es el caso de la Estoria de Alguazif, por un deseo de conocimiento exhaustivo antes de decidir, razonadamente, aquello que se estima cierto:

  • 20 Inés FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ y Raúl ORELLANA (eds.), Alfonso X el Sabio. General Estoria. Cuarta parte, M (...)

E esto que vos avernos contado de Jeremías fasta aquí, dízenlo maestre Pedro e don Lucas, obispo de Tuy, e otros, mas fallamos en la Estoria de Alguazif que vivo falló Nabucodonosor a Jeremías cuando a Egipto entró, e ques le levó consigo pora Jerusalem [...] e pero que lo de los nuestros es de creer e tener, e assí lo otorgamos nós. Tod esto vos contaremos nós adelant en sos logares, ó lo cuenta essa Estoria, por que veades que nos non fincó ninguna cosa de lo que fallamos que los sabios dixieron et de sus asmanças que dexaron escritas. Ca en los dichos de los sabios siempre aprende omne algo, porque si algunos ý á a que semejen contrallas, escoge omne dend lo que tiene por mejor e más verdadero e en que acuerdan los más. E de la cosa escollecha muchas vezes á omne mayor sabor que non de la que falla en que escoja si non a ella20.

23Tras procurar armonizar las contradicciones entre las Antigüedades judaicas de Flavio Josefo, la Biblia y los Cánones crónicos de Eusebio de Cesarea, resolvieron en cada caso recurriendo al sentido crítico. Para ello, escogieron el lugar en que se interpolarían las noticias concernidas, e intentaron un acuerdo en la fecha de la finalización de los setenta años de la transmigración a Babilonia (Textos 1 y 2 del Anexo).

2.2. Auctoritas

24La auctoritas se impone, se da como buena, pero hay que explicarla. Si se trata de demostrar cómo y en qué orden sucedieron unos hechos, es necesario exponerlos de manera ordenada y coherente. Este orden es uno de los procedimientos que permitirá probar la verdad.

  • 21 D. CATALÁN, La Estoria de España de Alfonso X, p. 21.

25Conviene recordar en este punto la influencia de la escuela, de la técnica del comentario de textos, que resultó necesaria para incorporar los mitos ovidianos al texto historiográfico. Sin la interpretación alegórica, las fábulas no tendrían cabida en la General Estoria. Las fábulas, recordaba Diego Catalán, interesan por los hechos que cuentan y por sus significados profundos, no por el mundo que evocan21. Los historiadores medievales no pretendían la reconstrucción arqueológica del pasado, sino su incorporación al mundo cultural presente.

  • 22 Irene SALVO GARCÍA, “El mito de Icario en la General estoria de Alfonso X”, Memorabilia, 14, p. 145 (...)
  • 23 Loc. cit.

26Los mitos no ofrecían interés historiográfico, pero podía extraerse de ellos una lectura moral, de ahí que no se dejaran fuera de una historia del mundo. La glosa alegórica funciona al servicio de esta intención, pues cumplía dos funciones fundamentales en la historia alfonsí: “aportar una enseñanza productiva para príncipes, reyes y nobles, y justificar la inclusión de pasajes ajenos a las fuentes historiográficas básicas”22. La interpretación moral no siempre estaba presente en las fuentes habituales que manejaban los historiadores alfonsíes para interpetar los fragmentos mitográficos, y se veían obligados a justificar en el cierre de los episodios la razón de la presencia de estos pasajes23. Según Irene Salvo García, este pasaporte hacia su interpretación como parte de la narración histórica no parece ser siempre aceptado por los componentes del taller historiográfico, lo que provoca la recepción irregular de los diferentes mitos de un mismo libro.

  • 24 Irene SALVO GARCÍA, “La materia ovidiana en la General estoria de Alfonso X: problemas metodológico (...)

27Si las estorias de Alfonso X no consisten, en ningún caso, en el mero ensamblaje de noticias, la incorporación de relatos míticos tampoco fue un procedimiento mecánico. Como ha destacado Salvo García, los rasgos sobrenaturales y mágicos exigían una lectura alegórica, que permitía extraer de ellos una enseñanza moral; pero este procedimiento no puso ni siquiera de acuerdo a todos los historiadores, puesto que no todos los mitos se tratan de la misma manera en la obra24.

  • 25 Julius H. PETERMANN, Emil RÖDIGER y Alfred SCHÖNE (eds.), Eusebi Chronicorum canonum quae supersu (...)

28El relato histórico no consiste solamente en la yuxtaposición los hechos, pues hay que explicarlos y justificar su presencia en la estoria. Si Eusebio y Jerónimo se referían al relato de Ío e Ínaco en su obra, entonces había ya una razón, y una autoridad de peso para incorporar este relato a la General Estoria25. El mito aparece en el capítulo XVIII del libro VI del Génesis de esta compilación universal:

  • 26 P. SÁNCHEZ-PRIETO BORJA, General Estoria. Primera parte, 1, p. 300.

E pues que Eusebio, que fue obispo de Cesarea e santo omne, e Jerónimo, otrossí obispo e santo, e que trasladó la Biblia en este nuestro latin, fablan d’ estas razones en sus crónicas, querémosvos contar aquí d’ elIas, segund las cuentan los autores de los gentiles, e desí diremos en cabo lo que quieren dezir. Ca fallamos que tan bien dixieron los gentiles palabras e razones que dizen uno e dan ál a entender como lo fazen los nuestros testamentos, el de la nueva ley e el de la vieja, que andudo siempre en figura, lo que non faze tanto el nuevo, que anda ya en el fecho de la cosa26.

29La hija del rey Ínaco fue convertida en vaca, y si Ovidio contaba esta historia, era porque había un fondo de verdad en el relato:

  • 27 Ibid., p. 315.

Los autores de los gentiles fueron muy sabios omnes, e fablaron de grandes cosas e en muchos logares en figura e en semejança d’uno por ál, como lo fazen oy las escrituras de la nuestra Santa Eglesia. E sobre todos los otros autores Ovidio en el so Libro mayor, e esto tira a la su teología de los gentiles más que otras razones que ellos ayan. E el Ovidio Mayor non es ál entr’ ellos si non la teología e la Biblia d’ ello entre los gentiles27.

30Es interesante destacar que hablan de Ovidio poeta, es decir, inventor, descubridor, intérprete:

  • 28 Ibid., p. 302.

Agora en este logar Ovidio, que fue muy sabio e muy cumplido poeta entre los autores (e poeta quier dezir tanto como fallador de nuevo de razón e enfenidor d’ella e assacador), por mostrar razones de solaz por sus palabras en este fecho, e aun razones e palabras de verdad segund lo que ellos quieren dar a entender por ellas mostrar como oiredes adelant28.

31Así las cosas, la historia del rey Inaco y de su hija, forzada por Júpiter,

  • 29 Ibid., p. 316.

non lo tenga ninguno por fabliella, porque es de las razones de Ovidio. Ca el que las sus razones bien catare e las entendiere fallará que non á ý fabliella ninguna. Nin freires predigadores e los menores que se trabajan de tornarIo en la nuestra teología non lo farién si assí fuesse. Mas todo es dicho en figura e en semejança de ál. Agora departir vos emos cómo29.

  • 30 Franco ALESSIO, “Conservazione e modelli di sapere nel Medioevo”, in: Pietro ROSSI (ed), La memoria (...)

32Pero sin la lectio, sin la explicación que encerraba la fábula, no podía ser incorporado como prueba para mostrar las enseñanzas que encerraba y demostrar que los hechos narrados por Ovidio cabían en un texto histórico como la General Estoria. Se trata de un desciframiento reglado y jerarquizado de la litera, del sensus y de la sententia30. Las fuentes se cotejaban y contrastaban de acuerdo con la lógica, para averiguar qué acontecimiento se produjo en tal año, cuáles fueron las causas de un hecho, etc. La verdad se buscaba y construía mediante el trabajo que vengo mencionando. Y en ocasiones, había que interpretar el sentido de las fuentes.

3. Los principios impuestos

  • 31 B. ALMEIDA, General Estoria. Segunda parte, 1, p. 180.

33La narración y, en su caso, la exposición de los hechos, exigía unos principios organizadores, unas grandes líneas de fuerza. Estos principios no venían determinados por las fuentes, sino que se impusieron al ingente material que se traían entre manos los historiadores. La idea de “contar la estoria toda como contesció e non dexar della ninguna cosa”31 exigía manejar un caudal de testimonios, de ahí que el desafío mayor fuera estructurar tal cantidad de informaciones y comentarios. Los fundamentos a que me refiero interesan tanto a la ideología como al nivel formal y al orden del relato. Se trata de la cronología, el concepto de señorío y, en su caso, de la genealogía, que guiaron y condicionaron la narración y exposición.

34Situar los sucesos en el tiempo (lo que Guenée llama la obsesión por la fecha) fue una preocupación esencial para los historiadores medievales. Las genealogías y cronologías permitían una sucesión ordenada y rigurosa de los hechos, y suponían una evidencia de la continuidad histórica. En este punto, la historiografía alfonsí es heredera del inmenso esfuerzo realizado por Eusebio de Cesarea y por la traducción de san Jerónimo para dotar a la historia universal de una sólida armadura cronológica. El fruto de este trabajo se conoce como Cánones crónicos o Cánones cronológicos y su influencia es determinante en la General Estoria. Pero la organización cronológica no fue una simple herencia de las fuentes que se aplicara de manera mecánica, y planteó numerosos problemas a los historiadores a la hora de determinar contigüidades temporales y a la hora de contar relatos complejos muy extendidos en el tiempo.

  • 32 Ramón MENÉNDEZ PIDAL y Diego CATALÁN (eds.), Primera Crónica General de España, Madrid: Gredos, 197 (...)

35El otro gran principio impuesto fue el señorío. La estoria se concibió como una sucesión de señoríos o gobiernos terrenales. Los protagonistas de la historia no fueron los pueblos que poblaron las naciones, sino los señores que ejercieron el imperium sobre ella. El rey, que había recibido de la divinidad el poder, se convierte, por los derechos que le otorga la linna, en figura central de la estoria. El escaso protagonismo de los pueblos se explica porque estos no son más que una proyección del soberano: “Todos los omnes del mundo se forman et se assemeian a manera de su rey”32.

36La persona en quien recaía el imperium obtenía este derecho al ser descendiente de los primeros reyes de la tierra. Existía una línea directa entre los hijos de Noé y los soberanos posteriores. En la cuarta parte de la General Estoria se narra la formación de los cuatro principales reinos del mundo, una vez que los descendientes de Noé se esparcieron por el orbe. Así las cosas, Alfonso X se sentía descendiente de Nemrod (aunque no precisamente por las virtudes de aquel rey). La relación que unía a Alfonso con Nemrod era la linna. La misma idea política aparece en la Estoria de España. En algún punto se alteraba el relato del Toledano y se variaba la relación que don Rodrigo estableció entre Hércules e Hispán, su sucesor al mando del señorío de España, hasta inventar un vínculo de parentesco entre ellos. Algunas sociedades medievales basaban su legitimidad en la autoridad del pasado, en lo que Max Weber llamaba la autoridad del eterno ayer.

  • 33 Francisco RICO, Alfonso el Sabio y la “General estoria”, Barcelona: Ariel, 1972, p. 114-115.
  • 34 María Rosa LIDA DE MALKIEL, “La General Estoria: notas literarias y filológicas (I)”, Romance Philo (...)
  • 35 B. ALMEIDA, General Estoria. Segunda parte, 1, p. 205.

37Los señoríos gobernados por reyes y emperadores son el eje vertebrador de la historia. Francisco Rico señala que las Regum series de los Cánones crónicos y su posteridad amparaban una concepción de la historia universal en que las genealogías reales desempeñaban un papel decisivo, al arrimo de la creencia en que todas “las potestades e los poderíos de Dios son”33. Lida de Malkiel34 recordaba que si aparecen las fabliellas de Ovidio “son estas razones todas de reyes e de fijos e nietos de reyes”35.

38Sin embargo, ni el orden cronológico, que parece universal, mecánico y sin carga ideológica alguna, ni el interés en que fueran los señoríos los que gobernaran el contenido de la historia, dejaron de presentar problemas. Ya he dicho que la cronología nunca fue un simple procedimiento heredado que se aplicara ciegamente. De hecho, los historiadores protestaron en más de una ocasión, al leer la repetición de un mismo suceso en dos o tres lugares diferentes:

  • 36 Ibid., p. 373.

E dexámoslo nós agora aquí, maguer que Eusebio e Jerónimo lo cuentan a este ano, e decir lo emos adelant en su lugar, ca otrossí lo ponen ellos mismos adelant en otro lugar. E esto de muchas razones lo fazen en muchos lugares Eusebio e Jerónimo, de ponerlas en dos tiempos e en tres, e aun a las vezes en cuatro36.

39Estos desajustes y fallos provocaron rupturas del orden cronológico y obligaron a los historiadores a trasladar noticias. No era extraño que tras cotejar las fuentes se descubrieran errores, y los historiadores debían alterar el orden de hechos para ajustarse a la verdad descubierta, y se conseguía, además que la historia, que se entendiera mejor. En ocasiones, los historiadores reunían en unos capítulos los antecedentes de un reinado, sin atender a precisiones cronológicas, con el fin de dar consistencia y veracidad al relato. Estas visiones retrospectivas introductorias de los reyes de señoríos les llevaron, como en el caso de los godos, a realizar introducciones de muchos capítulos que ponían en peligro la comprensibilidad de la armazón cronológica de la historia. En vez de contar los sucesos en sus debidos tiempos, se presentaba de manera conjunta la historia de cada reino (en el caso de Navarra, Aragón y Portugal). Pueden encontrarse algunos ejemplos, como el que aparece en el capítulo 783 de la Estoria de España:

  • 37 Ramón MENÉNDEZ PIDAL y Diego CATALÁN (eds.), ed. cit.

Quenta la estoria que después de la muerte del rey don Vermudo de León e de la del conde don Sancho de Castilla assi commo dixiemos, que fallesçio el linaje de los varones e torno el señorío a las mujeres. Et por ende, conuiene aquí de enxerir el linaje de los Reyes de Nauarra que casaron con las dueñas cuyo era el señorío de León e de Castiella37.

40Se trata de insertar en un punto concreto una información extensa y unitaria. El ejemplo más claro es el de las estorias unadas, que trataban fechos tan notables que merecían salvarse del olvido en unidades de relato autónomas. Estas unidades narrativas superan o desbordan la fragmentación analística y concentran en un punto histórico todos los conocimientos vinculados a un suceso para realzar su relevancia. Su incorporación a la historia permite pensar en el propósito didáctico de la obra, porque los hechos, si se exponían según la lógica de causas y efectos, se entendían mejor, y así narrados, servían de prueba de la continuidad de los señoríos y para demostrar la importancia de los reinos. Pero en la formación de esta clase de relatos intervino también el deseo de rescatar, entre la multitud de noticias históricas, hechos de especial significado a los que se les daba, además, relevancia estructural.

  • 38 Inés FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, Las estorias de Alfonso el Sabio, Madrid: Istmo, 1992, p. 55.

41Estas estorias no solo nacieron de la imposibilidad de asignar fechas a cada detalle de la historia, sino que son el resultado de evitar deliberadamente la división cronológica de la narración histórica, como señala Fernández-Ordóñez, a quien sigo en estas páginas38. Eran necesarias para presentar de manera unitaria la historia de la formación del linaje de un pueblo. Se trataba, como digo, de reunir una serie de acontecimientos que estaban relacionados y considerarlos y convertirlos en un solo fecho, una unidad narrativa histórica. Antes de comenzar la narración de la Estoria de Troya, el historiador de la General Estoria aclaraba los motivos de la transgresión temporal:

  • 39 B. ALMEIDA, General Estoria. Segunda parte, 2, p. 48.

E maguer leuamos esta General estoria por los annos en que acaescieron las cosas –e se deurien contar cada una de ellas en sus tienpos–, pero por memoria desta estoria de Troya, e por que fuese el su fecho todo ayuntado, e que se entendiese por y mejor toda la estoria e los achaques por do vino el destruymiento desta cibdad, touimos estas estorias e sus razones todas para aquí, asy commo vienen unas en pos otras ordena mientre39.

  • 40 I. FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, Las estorias de Alfonso el Sabio, p. 59

42En ocasiones, la inclusión de las estorias unadas acarrea la repetición de alguna noticia histórica. Esta se cuenta allí donde corresponde de acuerdo con la cronología, pero también donde se decide incluir el relato aunado basado en las fuentes narrativas. Estamos, pues, ante un sistema mixto que “impedía que la inserción de estorias unadas trajera consigo la transgresión del principio de organización temporal de la Estoria40.

  • 41 Ibid., p. 117.

43La búsqueda de la verdad obligó a los historiadores a variar la fecha de algún hecho y a cambiar las noticias de sitio y agruparlas donde procediese. En algunos comentarios metadiscursivos se da cuenta de las dificultades, de las diferentes versiones de un mismo hecho y, en ocasiones, se elige. La Estoria de España seleccionó las fuentes, las jerarquizó y las combinó, y a veces, se atrevió a repartir los hechos analísticamente “aun a costa de tener que deducir las fechas no consignadas por las fuentes”41. La búsqueda de la coherencia fue, pues, un principio operativo en la técnica compilatoria. Más que aplicar una jerarquización automática de los relatos que escogieron, los compiladores resolvieron sus dudas caso por caso mediante su sentido crítico.

44La prueba de la veracidad de unos hechos no podía contrastarse con ninguna realidad exterior, sino que es fruto de un trabajo de reflexión y de aplicar la razón a las fuentes. Los historiadores se afanaron por expresar con coherencia el contenido de los relatos, así como la comprensión exacta y la valoración de los sucesos. A lo largo de estas páginas he señalado el valor de la palabra entendimiento. Entender un hecho implica conocer sus causas. Es el caso de la figura del rey Minos de Creta:

  • 42 B. ALMEIDA, General Estoria. Segunda parte, 1, p. 559-560 (apud FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, Las estorias de (...)

El fecho del Minotauro e d’aquel infant Androgeo e del rey Minos [...] en un tiempo fueron, mas non en un año; e nós porque los fechos fueron todos principalmientre, ayuntamos nós agora aquí todas estas razones como por d’este año, ca tenemos que la estoria non pierde ý ninguna cosa, mas que se entiende muy mejor por ello yendo toda unada como en una42.

  • 43 D. CATALÁN, La Estoria de España de Alfonso X, p. 37.
  • 44 J. RUBIO TOVAR, “La traducción en la General Estoria”, in La cultura en la Europa del siglo XIII. E (...)

45Quisiera destacar, finalmente, que existe una lógica que recorre los textos de arriba abajo y que está relacionada con la técnica traductora de los equipos alfonsíes. Me refiero al esfuerzo por hacer explícitas las conexiones lógicas y que se percibe tanto en la concatenación de los fechos como en el recurso constante a la subordinación43. Los traductores de la Estoria de España desarrollan y explican cada acción y se preocupan por conectar más estrechamente los sucesos de los relatos. De esta cuestión me he ocupado en un trabajo muy general y voy a volver pronto sobre ella44.

4. El pasado como texto

  • 45 Carlo GINZBURG, Rapports de forcé. Histoire, rhétorique, preuve (trad. de Jean-Pierre Bardos), Pari (...)
  • 46 Jaume AURELL, La historiografía medieval. Entre la historia y la literatura. Valencia: Universidad (...)

46Una de las tesis de la crítica posmoderna ha sido hacer depender el contenido de los relatos históricos de la narración y los procedimientos retóricos que la hacen posible. Dicho en otras palabras: el contenido de la historia y la forma en que se expresa van de la mano. Algunos teóricos han llegado a reducir las reflexiones y procedimientos de trabajo de los historiadores a unas cuantas figuras retóricas y a convertir la historia en un relato con el mismo grado de verdad que la ficción45. Para algunos pensadores de la tendencia mencionada, la retórica es una disciplina que ayuda y enseña a convencer mediante sus tropos y figuras, mediante una adecuada disposición del discurso. Su objetivo es la eficacia, nunca la verdad, que es una pretensión inalcanzable e inútil y no pasa de ser, según escribía Nietzsche, un conjunto de metáforas o metonimias. Así las cosas, la obra de los historiadores constituiría un mundo textual autónomo que no mantiene una relación demostrable con la realidad extratextual. Es posible que algunos teóricos de la posmodernidad eligieran, si lo conociesen, el trabajo de los historiadores alfonsíes para abonar su tesis. Bastaría contemplar la tarea que realizaron para afirmar que el pasado es un texto y que se accede a él a través de los relatos y las palabras. Es evidente que los alfonsíes tuvieron que reflexionar a partir de la información que aparecía en los textos. Utilizaron fuentes diversas, de distinta factura y contenido: crónicas latinas, poemas latinos, relatos franceses cercanos a la ficción, cantares de gesta de origen y difusión oral, fuentes árabes y los géneros literarios bíblicos, junto a la glosa académica y las explanaciones de obras complejas y de distintos comentaristas. Y redujeron esa complejidad hasta construir un único texto coherente. La justificación del orden con que se narraban los hechos, el aprovechamiento y discusión de las fuentes, la necesaria traducción y la explanación de los hechos y su justificación para incluirlos en la estoria obligaban a crear una historia compleja. Y todo este trabajo estuvo consagrado a la búsqueda de la verdad. Por lo demás, las estorias se escribieron partiendo de unos principios. Según algunos teóricos contemporáneos, “la forma a través de la cual el historiador representa el pasado deviene el mismo contenido del pasado representado en forma narrativa”46. La forma y el contenido se identifican en el discurso. El estudio de los géneros elegidos por los historiadores, que hoy diferenciamos entre literarios y de carácter histórico, ha llevado a destacar los aspectos retóricos del relato, también del histórico, y han acabado por sustituir a otras preocupaciones llamadas hoy tradicionales, como la veracidad de lo narrado o la solidez de la documentación aportada, para destacar cuestiones como la persuasión lógica y retórica de la narrativa, frente a otras preocupaciones de los historiadores. Y se ha recurrido a veces a la retórica antigua y a la obra de Aristóteles con el fin de justificar algunos postulados como los que acabo de recordar. Se olvida, sin embargo, que la esencia de la retórica, el antiguo arte del pensamiento discursivo, reside en la deliberación, en las deducciones, los entimemas. Haberla reducido a la idea de que solo se propone convencer y de que su objetivo es la eficacia es un falseamiento y empobrecimiento de sus capacidades. Y he mencionado los entimemas, que comprenden formas indispensables de razonamiento, como las inferencias destinadas a obtener la mejor explicación. Las pruebas, lejos de ser incompatibles con la retórica, constituyen su núcleo fundamental.

47Según Ginzburg, de la Retórica de Aristóteles se desprende la idea de que la historia puede reconstituirse a partir de rastros, restos, indicios (semeia) y que estas reconstituciones implican tácitamente una serie de relaciones naturales y necesarias (tekmeria) que muestran un carácter de certeza, de certidumbre. La función de la historia siempre ha sido la de conocer el pasado, recoger testimonios, pruebas y organizarlas con el fin de explicar el pasado de manera convincente. Y esto es válido para historiadores de todas las épocas.

  • 47 Esto no significa, en absoluto, que los colaboradores del rey sostuvieran una especie de relativism (...)
  • 48 I. FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, Las estorias de Alfonso el Sabio, p. 55.

48Los historiadores alfonsíes discutieron, sin duda, qué hechos deberían figurar en las estorias y cuáles no, discutieron cuándo y dónde tuvieron lugar, debatieron sus causas y sus consecuencias, el modo en que deberían exponerse. La prueba de su veracidad, la de su importancia y trascendencia se construía, se presentaba mediante procedimientos narrativos47. He recordado el papel que cumplían las estorias unadas. Su inclusión, así como su justificación y las dificultades que les planteaba es de enorme interés. La construcción de esta clase de estorias nos invita a reflexionar sobre la coherencia expositiva, el orden del relato y el modo en hacerlo más creíble. Los hechos expuestos en una relación de causa y efecto se entienden mejor, escribe Fernández-Ordóñez, pero “también intervino el deseo de rescatar, entre la multitud de noticias históricas, hechos de especial significado por el procedimiento de darles cierta importancia estructural”48. Las estorias unadas expresan el problema que planteaba la organización narrativa del discurso histórico y el triunfo de la historia como exposición razonada frente a sucesos inconexos. Estas estorias surgieron frente a las estorias departidas por años. Convengamos que existían, al menos, dos maneras de organizar los hechos. El acceso a la verdad no es exclusiva de una única manera de historiar y esto no invalida la búsqueda de la verdad como la tarea esencial del historiador.

5. Conclusiones

49Los historiadores alfonsíes se plantearon los mismos problemas que interesan a historiadores de todos los tiempos. Buscaron documentación y determinaron cuál era la más fiable para su propósito. Sin embargo, la jerarquía otorgada a algunas fuentes no era un argumento suficiente para incorporar hechos en el relato de la historia, ni era prueba de que lo que se iba a narrar era verdadero. Una vez escogida, la autoridad se daba por buena, pero se explicaba y confrontaba con otras autoridades, siempre que fuera posible. Era imprescindible un ejercicio de raciocinio para comprobar la veracidad, la lógica de lo leído en las fuentes, y era imprescindible la exposición razonada de los hechos, una narración adecuada a las necesidades, a la trascendencia de lo que se narraba. La prueba se construye con una redacción coherente, en la que se ven, por ejemplo, los orígenes de un hecho, las razones que lo produjeron, cómo se desarrolló y sus consecuencias.

50El resultado de la lectio, que permitía descubrir significados ocultos en un relato, era una prueba de que el texto podía incorporarse a la estoria porque ofrecía, además, un ejemplo moral. La verdad se descubre gracias a los comentarios de los esplanadores, y se construye mediante una explicación razonada a través de la agrupación de hechos comunes en las estorias unadas. La narración no actúa solamente al final del proceso. No era la última actividad de unos trabajos, sino que estaba viva a lo largo del cotejo y discusión sobre las versiones de los hechos. En definitiva, la verdad se buscaba, pero también se construía.

Haut de page

Annexe

Texto 1

Sobre la cuenta d’estos años de la catividad de los judíos de que dize la Biblia, en el primero capítulo del Libro de Esdras, que soltó Ciro, rey de Persia, a los judíos de la trasmigración de Babiloña [... ], e dize Josefo en el tercero capítulo del primero libro, que fue aquell el LXXº año del día en que acaeció de passar el so pueblo cativo a Babiloña, ay mester departimiento, ca d’otra guisa semejan las razones contrallas e que non podrié assí seer. Ca segund dizen Eusebio e Jerónimo, Ciro, rey de Persia, regnó primeramientre andados treinta e un año de la trasmigración. E esto segund esta cuenta aluéngasse la soltura de los judíos del primero año del regnado del rey Ciro. E a esto departen Eusebio e Jerónimo que unos toman el primer año de la trasmigración de Babiloña del tercero año del regnado de Joaquim, o Eliaquín, ca estos dos nombres ovo aquel rey de Judá, e fue esto de cuando Nabucodonosor levó los primeros judíos cativos a Babiloña. Mas aun por tod esto non ay aun más de cincuenta e dos años de la trasmigración. Otros ay que toman la cuenta d’estos setenta años del XVIJº año del regnado del rey Josías, cuando Jeremías profeta començó a profetar e profetó en Jerusalem, e esta cuenta viene cierta tomándola d’aquell año que dezimos del rey Josías, e pudo seer, ca estonces levava ya Senaquerib, rey de Assiria, presos de los judíos de Samaria e de Israel a Assiria, si d’allí se contare la trasmigración. Mas nós dezimos quequier que diga Esdras en el primero capítulo del so libro, e Josefo otrossí, que la verdadera e cierta trasmigración de los de Judá que se començó andados onze años del regnado del rey Sedequías, cuando fue él levado preso a Babiloña, e los ojos sacados, assí como lo avernos contado e departido ante d’esto allí ó fablamos de la trasmigración. E andados treinta e un año d’ella, regnó el rey Ciro primeramientre en Persia, e cierta cosa es que el primero año que el rey Ciro regnó en Persia que non era señor de Caldea nin de Babiloña nin de Assiria, ó los judíos estavan cativos. Pues dond el señor non era non semeja cosa guisada que él pudiesse soltar a ninguno de regno ageno. E regnó él en la trasmigración treinta años, e andados d’ellos los veinte, dio a los judíos la soltura de tornarse a Jerusalem. E después de los treinta del so regnado d’este rey Ciro, duró la trasmigración ocho años en el regnado de so fijo el rey Cambises, e dos en el regnado de Dario, rey de Persia, fijo de Idaspo. E en el cabo del regnado de Sedequías, rey de Judá, se començó la verdadera trasmigración de Jerusalem a Babiloña, e se acabó en el segundo año del regnado de Dario fijo de Idaspo. E esto cuentan d’esta guisa en sus crónicas Eusebio en el griego e Jerónimo en el latín49.

Texto 2

Mas por que non semeje que Josefo nin Eusebio e Jerónimo desvían de la verdad algunos d’ellos, diziendo Josefo que fue Artaxerses fijo de Xerses, e Eusebio e Jerónimo que fijo de Darío, departimos nós ende assí aquí en esta manera: que es de saber que fueron dos los reyes de Persia a que dixieron este nombre Artaxerses, e que dixo esto Josefo por aquell rey que regnó VII en Persia después de Xerses, so padre, e de Artabano, que les entró en medio e siete meses, como es ya contado, e non más. E peró que entra en la cuenta de los reyes, non entra en la liña de la crónica de los años d’ellos, ca non ovo año en qué, demás que regnó como traidor, que mató al rey so señor, e subió en la su siella como non devié. Et bien tenemos e es razón que por este Artaxerses VII de Persia dixo Josefo que fuera fijo de Xerses, que fue el quinto rey de Persia, e porque parece más que sea assí en el regnado d’aquell Artaxerses seteno de Persia cuenta Josefo la estoria de Ester. E que d’este otro Artaxerses onzeno de Persia dizen Eusebio e Jerónimo que fue fijo de Dario que regnó ant’éll, que les non entró otro rey en medio. E al tiempo d’este rey Artaxerses Assuero e a éll mismo cuentan Eusebio e Jerónimo la estoria de Ester e el so fecho. Por que dezimos que dixo Josefo con razón d’aquell otro Artaxerses que fue fijo de Xerses empós quien regnó, e fue el VIIº rey de Persia; e Eusebio e Jerónimo otrossí que dixieron verdad por este otro Artaxerses que fue el onzeno rey otrossí de Persia, entrando Sogdiano en la cuenta de los reyes d’allí, e fue este Artaxerses d’esta guisa el onzeno rey de Persia e fijo de Dario el tercero. E d’esta guisa se departen aquí estas semejanças que semejan contrallas entre los dichos de los sabios Josefo e Eusebio e Jerónimo50.

Haut de page

Notes

1 No se me oculta que los historiadores recogieron noticias que debieron resultarles increíbles. Me refiero a algunas de las maravillas descritas por Plinio, los prodigios que tenían lugar en el Nilo, o las noticias desarrolladas en algunas amplificaciones bíblicas. Puede que el afán de exhaustividad les llevara a recoger cualquier información que apareciese en fuentes que consideraban prestigiosas.

2 Kenneth H. VANDERFORD (ed.), Setenario (estudio preliminar de Rafael LAPESA), Barcelona: Crítica, 1984, p. 46.

3 Loc. cit.

4 Ramón MENÉNDEZ PIDAL, Rafael LAPESA, Mª Soledad ANDRES CASTELLANOS, Centro de Estudios Históricos, Crestomatía del español medieval, Madrid: Universidad Complutense de Madrid, Gredos, 1983, p. 217-218.

5 Pedro SÁNCHEZ-PRIETO BORJA (ed.), Alfonso X el Sabio. General Estoria. Primera parte, Madrid: Biblioteca Castro, Fundación José Antonio de Castro, 1,2009, p. 5.

6 Loc. cit.

7 Belén ALMEIDA (ed.), Alfonso X el Sabio. General Estoria. Segunda parte, Madrid: Biblioteca Castro, Fundación José Antonio de Castro, 2, 2009, p. 318. Sobre el tema de Troya en la General Estoria y en otras obras debe consultarse Juan Casas Rigall, La materia de Troya en las letras romances del siglo XIII hispano, Santiago de Compostela: Universidade de Santiago de Compostela, 1999.

8 “Était approuvée par l’autorité commune” (Bernard GUENÉE, Histoire et Culture historique dans l’Occident médiéval, Paris: Aubier, Collection historique, 1980, p. 133).

9 Beda el Venerable escribía en la Historia eclesiástica del pueblo de los anglos que había escrito la obra: “En la medida en que he podido averiguarla por los escritos antiguos o por la tradición de los mayores o por mi propio conocimiento” (litterae antiquorum, traditio maiorum, sua cognitio). Cito por la traducción de José Luis MORALEJO ÁLVAREZ, Madrid, Akal, Clásicos latinos medievales y renacentistas 28, 2013 (V, 25, 2).

10 P. SÁNCHEZ-PRIETO BORJA, General Estoria. Primera parte, 1, p. 160.

11 B. ALMEIDA, General Estoria. Segunda parte, 2, p. 46.

12 P. SÁNCHEZ-PRIETO BORJA, General Estoria. Primera parte, 2, p. 161.

13 Elena TRUJILLO (ed.), Alfonso X el Sabio. General Estoria. Quinta parte, Madrid: Biblioteca Castro, Fundación José Antonio de Castro, 2009, 1, p. 248.

14 Diego CATALÁN, La Estoria de España de Alfonso X. Creación y Evolución, Madrid: Seminario Menéndez Pidal, Fundación Ramón Menéndez Pidal, Universidad Autónoma de Madrid, 1992, p. 35. Sobre el uso de los cantares y la noción de verdad, debe verse: Marta LACOMBA, (2006) “L'utilisation des cantares et la notion de vérité dans la Version de ca 1283 de l'Estoria de España: le recours à l'argumentum comme critère de définition du vraisamblable”, CEHM 29, p. 265-276.

15 Diego CATALÁN, La épica española. Nueva documentación y nueva evaluación, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal, Seminario Menéndez Pidal, Universidad Complutense de Madrid, 2000, p. 25.

16 Marta LACOMBA indica que para justificar la elección de sus fuentes, los cronistas apelaban a dos tipos de argumentos, el primero fundamentado en consideraciones objetivas, mientras que el segundo es claramente subjetivo: “Les compilateurs sont conscients de privilégier une versión de l'histoire plutôt qu'une autre”. Ante un testimonio narrado por dos fuentes, es la voluntad del compilador la que, en última instancia, “détermine le choix de la source” (LACOMBA 2006: p. 272).

17 Ibid., p. 17.

18 Mariano DE LA CAMPA GUTIÉRREZ (ed.), La 'Estoria de España' de Alfonso X. Estudio y edición de la versión crítica desde Fruela II hasta la muerte de Fernando II, Málaga: Analecta Malacitana, Anejo 75, 2009, p. 417. Aduce también este texto Marta LACOMBA en su artículo sobre la utilización de los cantares (2006: 268), pero lo reproduce a través de la versión de 1283. Conocí este pasaje tal y como se lee en el manuscrito N de la Crónica de Veinte Reyes, que se conserva en el Monasterio del Escorial, fols, 81v y 82r.

19 Íbid. La cursiva es mía.

20 Inés FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ y Raúl ORELLANA (eds.), Alfonso X el Sabio. General Estoria. Cuarta parte, Madrid: Biblioteca Castro, Fundación José Antonio de Castro, 2009, 1, p. xxv-xxvi y 134-135.

21 D. CATALÁN, La Estoria de España de Alfonso X, p. 21.

22 Irene SALVO GARCÍA, “El mito de Icario en la General estoria de Alfonso X”, Memorabilia, 14, p. 145-160, p. 157.

23 Loc. cit.

24 Irene SALVO GARCÍA, “La materia ovidiana en la General estoria de Alfonso X: problemas metodológicos en el estudio de su recepción”, in: Jimena GAMBA CORRADINE y Francisco BAUTISTA PÉREZ (eds.), Estudios sobre la Edad Media, el Renacimiento y la Temprana Modernidad, San Millán de la Cogolla: CiLengua, 2010, p. 359-369, p. 368.

25 Julius H. PETERMANN, Emil RÖDIGER y Alfred SCHÖNE (eds.), Eusebi Chronicorum canonum quae supersunt, Dublín: Weidmannos, 1967 [1866].

26 P. SÁNCHEZ-PRIETO BORJA, General Estoria. Primera parte, 1, p. 300.

27 Ibid., p. 315.

28 Ibid., p. 302.

29 Ibid., p. 316.

30 Franco ALESSIO, “Conservazione e modelli di sapere nel Medioevo”, in: Pietro ROSSI (ed), La memoria del sapere. Forme di conservazione e strutture organizative dall’ Antichità a oggi, Rome-Bari: Laterza, 1988, p. 99-133.

31 B. ALMEIDA, General Estoria. Segunda parte, 1, p. 180.

32 Ramón MENÉNDEZ PIDAL y Diego CATALÁN (eds.), Primera Crónica General de España, Madrid: Gredos, 1977, 1, p. 314a, ls. 7-8.

33 Francisco RICO, Alfonso el Sabio y la “General estoria”, Barcelona: Ariel, 1972, p. 114-115.

34 María Rosa LIDA DE MALKIEL, “La General Estoria: notas literarias y filológicas (I)”, Romance Philology, XII(1), p. 11-142, p. 127-128.

35 B. ALMEIDA, General Estoria. Segunda parte, 1, p. 205.

36 Ibid., p. 373.

37 Ramón MENÉNDEZ PIDAL y Diego CATALÁN (eds.), ed. cit.

38 Inés FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, Las estorias de Alfonso el Sabio, Madrid: Istmo, 1992, p. 55.

39 B. ALMEIDA, General Estoria. Segunda parte, 2, p. 48.

40 I. FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, Las estorias de Alfonso el Sabio, p. 59

41 Ibid., p. 117.

42 B. ALMEIDA, General Estoria. Segunda parte, 1, p. 559-560 (apud FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, Las estorias de Alfonso el Sabio, p. 57).

43 D. CATALÁN, La Estoria de España de Alfonso X, p. 37.

44 J. RUBIO TOVAR, “La traducción en la General Estoria”, in La cultura en la Europa del siglo XIII. Emisión, intermediación, audiencia. Estella: Semana de Estudios Medievales, 2014, p. 247-284.

45 Carlo GINZBURG, Rapports de forcé. Histoire, rhétorique, preuve (trad. de Jean-Pierre Bardos), Paris: Gallimard, le Seuil, 2003. Ginzburg, entre otros, ha sido muy crítico con estos planteamientos.

46 Jaume AURELL, La historiografía medieval. Entre la historia y la literatura. Valencia: Universidad de Valencia, 2016, p. 83.

47 Esto no significa, en absoluto, que los colaboradores del rey sostuvieran una especie de relativismo, sino de destacar que el hecho de integrar fuentes heterogéneas, y a veces contradictorias, en un mismo relato, de suerte que es necesario elegir una y otra, provoca “une remise en question de la notion même de vérité”. Marta LACOMBA 2006: 275.

48 I. FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, Las estorias de Alfonso el Sabio, p. 55.

49 I. FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ y R. ORELLANA, General Estoria. Cuarta parte, 1, p. 531-532.

50 Ibid., 2, p. 166. Agradezco a Ricardo Pichel Gotérrez la ayuda que me ha prestado para revisar este ensayo.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Joaquín Rubio Tovar, « Los relatos históricos de Alfonso X: búsqueda y construcción de la verdad », e-Spania [En ligne], 34 | octobre 2019, mis en ligne le 09 octobre 2019, consulté le 12 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/32165

Haut de page

Auteur

Joaquín Rubio Tovar

Universidad de Alcalá

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals